Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Tribunal Constitucional Alemán’

El Gobierno bávaro renuncia finalmente a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio igualitario en Alemania

Jueves, 15 de marzo de 2018

christopher-street-day-muenchenDuda disipada: el Gobierno de Baviera anunció el martes que no presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que abrió el matrimonio a las parejas del mismo sexo el año pasado en Alemania. El Ejecutivo del Land, gobernado con mayoría absoluta por los socialcristianos de la CSU, ha decidido que un recurso de este tipo tenía muy pocas posibilidades de prosperar. El Tribunal Constitucional alemán, de hecho, ha tumbado en el pasado importantes discriminaciones que afectaban a la comunidad LGTBI.

En junio de 2017, el Bundestag alemán aprobaba el matrimonio igualitario en una votación histórica. Pero poco antes de su entrada en vigor en octubre de 2017, el Gobierno del estado federado de Baviera anunciaba que exploraría la posibilidad de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la nueva ley. Basaron su decisión en el argumentario habitual de los conservadores: según ellos, la Ley Fundamental alemana excluye a las parejas del mismo sexo cuando habla de la “protección especial del matrimonio y la familia”. El Ejecutivo socialcristiano de Horst Seehofer (CSU) encargó entonces un dictamen legal para decidir sobre la idoneidad de recurrir la norma.

Cinco meses después han llegado las conclusiones. Los expertos consultados han determinado que las posibilidades de que prosperara un recurso eran muy escasas, entre otros motivos porque los cambios sociales han superado la visión del matrimonio como una institución exclusiva de las parejas de distinto sexo. También apoya su decisión la propia trayectoria del Tribunal Constitucional, que ha tumbado en el pasado importantes discriminaciones que afectaban a la comunidad LGTBI, ante la pasividad de los diferentes Gobiernos de Angela Merkel. Tras conocer las recomendaciones del dictamen, la Administración de Seehofer votó mayoritariamente (pero no por unanimidad) en contra de presentar el recurso de inconstitucionalidad.

El sector favorable a recurrir teme una pérdida de votos hacia la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) por parte del sector más conservador del electorado de la CSU, con la vista puesta en las elecciones regionales del próximo octubre. Mientras que la fracción más pragmática pide confiar en la opinión de los expertos, que recuerdan también que ningún Tribunal Constitucional o institución equivalente en otros países ha anulado, por ahora, una ley de matrimonio igualitario en vigor. Un ejemplo es el de España, que rechazó el recurso del PP contra la norma 13/2005 por ocho votos a tres en noviembre de 2012.

Según la ley alemana, pueden presentar un recurso de inconstitucionalidad el Gobierno federal, el de un Land o al menos una cuarta parte de los diputados del Bundestag. Baviera es el único estado federado con un Gobierno monocolor: la CSU, partido hermano de la CDU de Merkel, tiene mayoría absoluta desde las elecciones de 2013. La presencia de formaciones favorables al matrimonio igualitario en el resto de Ejecutivos regionales aleja cualquier otra posibilidad de llevar la medida ante el Constitucional. El grupo parlamentario de la AfD en el Bundestag, a pesar de su beligerante oposición a la igualdad LGTBI, no alcanza la cifra necesaria de escaños para recurrir la medida.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

El fin de la mayoría parlamentaria de izquierda y la irrupción de la extrema derecha de AfD auguran una legislatura difícil para los derechos LGTB en Alemania

Viernes, 29 de septiembre de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasLas elecciones generales celebradas este domingo en Alemania han supuesto un duro varapalo para los dos principales partidos, que han gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La canciller Angela Merkel, a pesar de perder más de ocho puntos, obtiene su cuarto mandato consecutivo. Los socialdemócratas pagan el precio de la gran coalición y se dejan cinco puntos, con lo que volverán probablemente a la oposición. Y por primera vez en décadas, irrumpe un partido de extrema derecha en el Bundestag. Atrás queda una legislatura en la que solo se logró la igualdad matrimonial in extremis, a pesar de la existencia de una mayoría de fuerzas favorables a la misma. El giro global a la derecha, y en particular la potente entrada como tercera fuerza política de Alternativa para Alemania (AfD), abre un panorama muy desalentador para los derechos LGTB.

En materia LGTB, la legislatura que ahora termina será recordada sin duda como la de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario, que entrará en vigor en octubre. No conviene olvidar, sin embargo, las circunstancias en las que se produjo. Pese a existir mayoría parlamentaria favorable (SPD, la izquierda de Die Linke y los verdes reunían más escaños que los democristianos), tres proyectos de ley languidecieron durante años por la negativa de los socialdemócratas a permitir su tramitación, temerosos de contrariar a sus socios de gobierno. Solo cuando la canciller accedió a conceder libertad de voto a sus diputados, el SPD reaccionó desatascando el proceso y la medida se aprobó en pocos días, con el apoyo de casi dos tercios del Bundestag.

Con anterioridad a la igualdad matrimonial, los principales avances en la equiparación de derechos vinieron forzados por sentencias del Tribunal Constitucional, que tumbaron numerosas discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas. Por parte de la gran coalición, quizás la medida más simbólica en el ámbito LGTB fue la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175. Entre las sombras del tercer mandato de Merkel se cuentan la designación de los países del Magreb como “segurospara los demandantes de asilo (también para los refugiados LGTB) o la negativa a incluir explícitamente la homofobia y la transfobia en la reforma de la ley sobre delitos de odio.

Pero sin duda la circunstancia más preocupante para los derechos LGTB y de las minorías en general ha sido el ascenso de la AfD durante los cuatro últimos años. La formación, que nació como un partido básicamente anti-euro, se movió rápidamente hacia la extrema derecha xenófoba y LGTBfoba. Entre sus principales caballos de batalla se encuentra la educación en la diversidad afectivo-sexual, contra la que se ha manifestado de la mano del movimiento Demo für alle. Tampoco han faltado los exabruptos LGTBfobos de varios de sus miembros y cargos electos. Una imagen que intentaron lavar designando como cabeza de cartel a Alice Weidel, abiertamente lesbiana, en lo que muchos vieron una clara muestra de pinkwashing.

Merkel, reelegida a la espera de los pactos

Los resultados de los comicios han traído la consolidación de las tendencias apuntadas por las encuestas y por las elecciones regionales de los últimos meses, con algunos cambios. Los democristianos de Angela Merkel descienden más de lo previsto (pasan del 41,5% de los votos al 32,9%, consiguiendo 246 escaños en el Bundestag), pero superan ampliamente a los socialdemócratas de Martin Schulz, que como ya les pasara en las elecciones de 2009 bajan tras participar en un Gobierno de gran coalición (pasan del 25,7% al 20,5%, con 153 escaños). Ambos partidos, de hecho, obtienen sus peores resultados desde las elecciones de 1949. El resto del Bundestag se reparte entre AfD, que entra por primera vez directamente como tercera fuerza (pasa del 4,7% al 12,6% y consigue 94 escaños), los liberales, que regresan tras una legislatura de ausencia (pasan del 4,8% al 10,7% y consiguen 80 escaños), la izquierda de Die Linke (que pasa del 8,6% al 9,2%, y consigue 69 escaños) y los verdes de Die Grünen (que pasan del 8,4% al 8,9%, haciéndose con 67 escaños).

A la espera de que se configure la próxima coalición de Gobierno, la primera lectura es clara: las formaciones de izquierda (considerando como tales a socialdemócratas, Die Linke y verdes) pierden la mayoría parlamentaria que al fin y al cabo tenían en el Bundestag, que gira claramente a la derecha con la reentrada de los liberales y, sobre todo, la fuerte irrupción de AfD. La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha deja dos alternativas: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición y que ya ha descartado Schulz, o un pacto tipo “Jamaica” (llamado así por los colores de su bandera) entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) se intuye como la más probable en estas primeras horas, aunque requerirá de un gran esfuerzo negociador.

Los retos y las amenazas de la nueva legislatura

A pesar de carecer de posibilidades de acceder a posiciones de Gobierno, la presencia de AfD se hará notar sin duda en los debates parlamentarios, en los que dispondrá de un altavoz privilegiado para transmitir su mensaje reaccionario. Su poder para revertir los avances alcanzados en el ámbito LGTB será, sin embargo, limitado: para plantear un recurso de inconstitucionalidad contra una ley aprobada, por ejemplo, se requiere la firma de al menos una cuarta parte de los diputados.

No es probable, por lo tanto, que se produzcan importantes retrocesos legales en la nueva legislatura. Pero sí es de temer que algunas medidas que están pendientes queden pospuestas sine die a causa de la ruidosa oposición de la extrema derecha. Entre ellas, el refuerzo de la legislación contra el discurso de odio LGTBfobo, la educación en la diversidad o la protección a los refugiados LGTB. También es previsible que se repitan campañas callejeras como la del autobús contra el matrimonio igualitario de los socios de HazteOír, que encontrarán aliento en los diputados de AfD. En este sentido, poco cabe esperar del hecho de que una de sus principales figuras sea la economista Alice Weidel, abiertamente lesbiana y unida civilmente a otra mujer. Al menos desde que fue elegida como una de sus cabezas de cartel, la presencia de Weidel no ha supuesto que AfD haya moderado sus posiciones en materia LGTB.

En definitiva, un panorama de entrada sombrío. Los primeros movimientos, en cualquier caso, irán destinados a la formación de una coalición estable de Gobierno con Merkel al frente. Estaremos pendientes de esas negociaciones, que serán indicativas de cómo se va a desarrollar la legislatura que comienza en el ámbito LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Por fin! El Parlamento alemán aprueba el matrimonio igualitario por abrumadora mayoría… con el voto en contra de Angela Merkel

Sábado, 1 de julio de 2017

ddjdx8cxoaixj4tDía histórico para los derechos LGTB en Europa: el Bundestag de Alemania aprueba el matrimonio igualitario

En la mañana de ayer el Parlamento alemán ha aprobado la medida con 393 votos a favor y 226 en contra.

Alemania se convierte en el 14º país europeo en eliminar la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio, tras una larga lucha y con un amplísimo respaldo social.

Después de muchas idas y venidas, se venían debatiendo y votando distintas propuestas desde el 2010, el Bundestag ha dicho sí. La propuesta partía del SPD, el partido socialdemócrata, que había amenazado a la Unión Cristianodemócrata que no habría coalición tras las elecciones si no se aprobaba el matrimonio.

Alemania celebrará elecciones en septiembre, y para evitar que este asunto se convirtiera en “tema electoral”, Merkel decidió dar libertad de voto a sus diputados, aunque ella votó en contra porque dice que “el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer”. Eso sí, ahora dice que ha cambiado de idea respecto a la adopción y que en ese punto está a favor.

Parecía impensable hace tan solo una semana, y hoy es una realidad. El Bundestag alemán ha dado su visto bueno, por 393 votos a favor frente a 226 en contra, al proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Respaldaron el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata que lidera Merkel, que dio libertad de voto para que se votara en conciencia.Los acontecimientos se han precipitado desde que Angela Merkel avanzara su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados este lunes. En una jugada maestra de Martin Shulz, en apenas cuatro días, el levantamiento del bloqueo por parte de los socialdemócratas ha permitido la tramitación de la medida y ha hecho valer, en la recta final de la legislatura, la mayoría progresista de la cámara baja. Alemania deja de ser una excepción en Europa occidental y sienta un importante precedente para otros países de su órbita cultural y política. Ahora el texto debe ser ratificado de nuevo por la cámara alta y firmado por el presidente Frank-Walter Steinmeier, antes de entrar en vigor. Las primeras bodas se celebrarán previsiblemente en octubre.

alemania-matrimonio-igualitario-696x392La canciller fue una de las primeras en depositar su voto en la urna colocada en el centro del salón de plenos y eligió la tarjeta azul, que hoy representaba el “no” a la legalización del matrimonio homosexual.

El portavoz socialdemócrata, Thomas Oppermann, defendió el paso dado por su partido, que forzó que se debatiera la iniciativa antes de finalizar la legislativa rescatando un proyecto de ley de 2015 del estado federado de Renania-Palatinado que ya había pasado por el Bundesrat, la cámara alta, y que estaba aparcado en el Bundestag. “Esta decisión quizá no es buena para la coalición, pero es buena para las personas, y buena para el Parlamento”, manifestó Oppermann, quien rechazó que sea necesario reformar la Constitución. “Si el matrimonio para todos llega, se habrá dado algo a alguien, pero no se le habrá quitado nada a nadie“, subrayó intentando convencer a los diputados reticentes, a quienes mostró su respeto.

 En nombre de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el líder del grupo parlamentario, Volker Kauder, se convirtió en portavoz de quienes defienden que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”, aunque manifestó su respeto a sus compañeros con una opinión diferente. “Yo personalmente nunca pondré mi firma en algo que represente el matrimonio para todos, por motivos de conciencia”, declaró Kauder, quien expresó dudas sobre la constitucionalidad de la ley al entender que la concepción cristiana del matrimonio está protegida en la ley fundamental alemana.

Desde el mismo partido, el diputado Jan Marco Luczak defendió el “sí” al proyecto al recordar que el respeto, el amor y la convivencia son valores tradicionales que deben defender los conservadores y consideró que no se necesita ninguna reforma constitucional para abrir el matrimonio.

Desde La Izquierda y los Verdes se felicitaron por el logro “histórico” alcanzado y reivindicaron su lucha durante décadas por los derechos de los homosexuales, con numerosos activistas presentes hoy en la tribuna de invitados.

Merkel se ha mostrado a favor del derecho de adopción para las parejas homosexuales, pero justificó su “no” al proyecto para legalizar el matrimonio homosexual al señalar que, para ella, el matrimonio según la Constitución es la unión de un hombre y una mujer. Merkel argumentó su voto en una breve comparecencia ante los medios después de que el pleno del Bundestag (cámara baja) aprobara la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, con los votos de los diputados socialdemócratas, de La Izquierda y de los Verdes y también de parlamentarios conservadores, que tuvieron libertad de voto. La canciller recordó que en los últimos años se habían eliminado “paso a paso” todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, dijo , llegó a la conclusión de que “la adopción también debería ser posible” para las parejas homosexuales.

Sin embargo, a su juicio, el artículo 6 de la Constitución alemana, cuando señala que “el matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal”, está hablando del matrimonio entre un hombre y una mujer. Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, decidió que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Calificó el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de “emocional”, también para ella, y confió en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalLa lucha por la igualdad de todas las parejas en el acceso al matrimonio en Alemania se remonta muchos años atrás. Desde que el Gobierno de Gerhard Schröder, de coalición entre socialdemócratas y verdes, aprobó una ley de uniones civiles en 2001, los activistas LGTB reivindican su derecho a no ser tratados como ciudadanos de segunda. Su incansable trabajo y la aprobación de leyes de matrimonio igualitario en otros países europeos y del resto del mundo acabaron por convencer a las principales formaciones políticas del centro y la izquierda. Pero la posición dominante de los democristianos de la CDU/CSU de Angela Merkel desde 2005, impidió a sus socios de coalición (fueran el SPD o el FDP) hasta ahora los intentos de aprobar la medida.

Durante la legislatura 2009-2013, en la que la canciller se apoyó en los liberales del abiertamente gay Guido Westerwelle para gobernar, la igualdad matrimonial llegó a la primera línea política. En septiembre de 2010, el Bundesrat (cámara de representación de los estados federados) rechazaba una propuesta presentada por el estado de Berlín. En junio de 2012 era el Bundestag el que votaba contra un proyecto de ley de Los Verdes. Solo unos meses antes, el SPD, entonces en la oposición, había decidido incluir la defensa del matrimonio igualitario y la adopción homoparental a su ideario. Unos meses más tarde hacía lo propio el FDP, si bien su posicionamiento no se materializó en un apoyo a las iniciativas que iban llegando al Parlamento. A pesar de ello, el Bundesrat aprobaba en 2013 una propuesta de matrimonio igualitario, que no llegó al Bundestag y entró en vía muerta con las elecciones de septiembre de ese año.

El resultado de esos comicios animaba a un moderado optimismo: la salida de los liberales dejaba una mayoría progresista de partidos favorables a la igualdad matrimonial en el Bundestag. Ya durante las negociaciones para formar Gobierno, sin embargo, el panorama se ensombrecía. Y efectivamente, la decepción se instaló al constatar que el acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD carecía prácticamente de compromisos concretos en el ámbito LGTB. Todos los focos se dirigieron desde entonces a los socialdemócratas, de cuyo apoyo dependía cualquier avance. Pero la la obstinación de la CDU/CSU en el acuerdo de Gobierno impidió cumplir su compromiso electoral de “igualdad al 100%”.

Quedó bloqueada durante toda la legislatura la tramitación de tres proyectos de ley de matrimonio igualitario. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) ya en octubre de 2013. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat en septiembre de ese mismo año y es el que casi dos años después ha votado por fin el Bundestag. Durante meses, que se convirtieron en años, las tres iniciativas languidecieron en la comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara baja. Mientras tanto, el Tribunal Constitucional eliminaba importantes discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas.

El impasse se mantuvo durante la mayor parte de la legislatura. Hasta en treinta ocasiones, los socialdemócratas unieron sus votos a los democristianos para impedir que el Bundestag debatiera y votara los proyectos de ley de matrimonio igualitario. La nominación de Martin Schulz, en enero de este año, como candidato a canciller por el SPD despertaba nuevas esperanzas, pero tampoco consiguió doblegar a Merkel.

martin-schulz-devrait-etre-designer-candidat-du-spdEn abril, sin embargo, se produjo un movimiento que se reveló posteriormente como decisivo, al iniciar la reacción en cadena que ha desembocado en la votación de hoy. Los Verdes establecían la apertura del matrimonio como línea roja en una futura negociación de Gobierno. Fue decisiva la insistencia de Volker Beck, incansable defensor de la igualdad. Un mes después, los socialdemócratas sugerían que adoptarían la misma posición. También el líder del FDP, partido al que todas las encuestas auguran la reentrada en el Bundestag, se comprometía a defender la medida. El SPD esperaría a la convención de su partido, el domingo pasado, para hacer un pronunciamiento más rotundo.

Excluida la extrema derecha de la AfD y la izquierda de Die Linke, la probable cuarta victoria consecutiva de Merkel se tendrá que apoyar en el FDP, el SPD o Los Verdes para llegar a la mayoría absoluta en un Parlamento fragmentado. Con los tres partidos firmemente instalados en el compromiso irrenunciable con la igualdad matrimonial, la canciller debió de pensar que era mejor ceder a tiempo. Este lunes por la noche, calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario.

9495067403_dcff1d3bb7_o-696x391Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsaría una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de Merkel y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición, pero apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrían libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Finalmente, 75 (sobre un total de 309) de ellos han votado a favor. Entre ellos Jan-Marco Luczak, que defendió lo que considera un valor “conservador y cristiano“.

Una ley con un sencillo articulado

La comisión de Asuntos Jurídicos daba vía libre este miércoles a la votación en el pleno del Bundestag, con el apoyo de SPD, Verdes y Linke y la oposición de la CDU/CSU. Esa misma tarde se anunciaba el orden del día de la sesión plenaria de este viernes, cuyo primer punto era la discusión y votación del “Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo”. Un texto muy parecido a la ley española de 2005, y en cuyo primer artículo se modifica el Código Civil con la frase:

El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida.

La ley también prevé la conversión de las uniones civiles a matrimonios, como han hecho otros países. El debate parlamentario del viernes por la mañana lo abrió Thomas Oppermann, del SPD, que defendió la ley como una medida que “dará mucho a algunos sin quitarle nada a nadie“. A favor de la medida hablaron también los portavoces de Linke, Dietmar Bartsch, y Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, quien agradeció el trabajo de su compañero Volker Beck, que también tomó la palabra. En contra se manifestó el líder del grupo de la CDU/CSU Volker Kauder, convencido oponente de los derechos LGTB. El histórico resultado final, 393 votos a favor frente a 226 en contra… incluido el de la propia canciller.

La aprobación de la medida podría ejercer una influencia en Austria, cuyo canciller, el socialdemócrata Christian Kern, ha prometido impulsar el matrimonio igualitario antes de que termine la legislatura. La votación de hoy en Alemania, el país más poblado y locomotora económica de la Unión Europea, puede de hecho sentar un importante precedente en otros Estados de su órbita cultural y económica. No olvidemos que en el país viven comunidades numerosas de ciudadanos procedentes de Turquía, Oriente Próximo y Europa oriental y meridional entre otros.

Sobre las consecuencias internas, en pleno periodo preelectoral, se harán muchos análisis. Parece claro que, a pesar de la rabia de los sectores más reaccionarios de la CDU/CSU, la canciller se quita de encima un asunto polémico que podía complicar las negociaciones de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El SPD, por su parte, lo utilizará sin duda para intentar marcar distancia con los democristianos y remontar en las encuestas. El miedo de la formación de Merkel a perder electores conservadores contrasta con el amplísimo respaldo social a la igualdad matrimonial, que alcanza el 83% de la población, de acuerdo con una encuesta del pasado mes de enero.

Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA, ha declarado que “Después de años de espera y esperanzas, las familias arcoíris en Alemania recibirán ahora el mismo reconocimiento ante la ley. Este es un hito histórico que inspirará aún más cambios para las personas LGTB+”.

La de hoy es sin duda una jornada histórica para los derechos LGTB, un sentimiento incrementado si cabe por lo inesperado de la noticia hasta hace escasos días. El matrimonio para todos (Ehe für alle) es ya una realidad en Alemania. Glückwunsch! Nosotros nos alegramos mucho pero el matrimonio es solo un paso más. Queda mucho por hacer.

Por su parte, la Iglesia Evangélica Alemana (39% población de Alemania) celebra que el Parlamento apruebe el matrimonio homosexual

Y es que varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Ya sea con inscripción en los registros parroquiales, una simple bendición o aún algo inoficial: el camino al altar será más fácil para las parejas homosexuales alemanas. Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Y a pesar de que en la Iglesia católica la bendición de estas parejas solo sucede en secreto, cada vez se elevan más voces pidiendo una regulación oficial, y no sólo en las bases. El hecho de que el papa haya cambiado totalmente el tono respecto al tema de la homosexualidad, es para muchos una señal de esperanza… Sin embargo, los obispos alemanes han afirmado ante los matrimonios homosexuales que  “No es discriminatorio que se llamen de otra manera”…

Fuentes | El País y El Mundo, vía EstoyBailando, Dosmanzanas, Universogay, AmbienteG

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Constitucional alemán avala el bloqueo impuesto por la gran coalición a la tramitación del matrimonio igualitario

Sábado, 24 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalSe cierra una nueva puerta al matrimonio igualitario en Alemania. El Tribunal Constitucional de ese país ha desestimado el recurso presentado por Los Verdes contra el bloqueo parlamentario de democristianos y socialdemócratas a tres proyectos de ley para la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La gran coalición tiene vía libre para seguir posponiendo una votación sobre el tema en el Bundestag hasta después de las elecciones de septiembre y, de hecho, es lo que volvió a hacer este miércoles. El SPD, además, mantiene las dudas sobre su compromiso con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno.

Pocas novedades y mucha frustración en Alemania. Los últimos movimientos políticos y judiciales no son muy halagüeños para la igualdad LGTB. El martes pasado, el Tribunal Constitucional hacía pública su decisión de desestimar el recurso presentado hace un mes por el diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos. El político verde pretendía obligar a los partidos del Gobierno, por la vía judicial, a desbloquear la tramitación parlamentaria de los proyectos de ley sobre matrimonio igualitario que llevan gran parte de la legislatura encallados por decisión de democristianos y socialdemócratas.

Concretamente son tres. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) justo después de las elecciones de 2013, que resultaron en el acuerdo de gran coalición CDU/CSU – SPD. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento donde están representados los estados federados, en septiembre de ese mismo año. Los partidos del Gobierno han sacado sistemáticamente del orden del día la discusión en el Pleno de los tres proyectos de ley, que languidecen en la comisión correspondiente del Bundestag.

El inmovilismo es una táctica que les conviene a ambos. A la CDU/CSU de Angela Merkel, por su posición contraria y para evitar la posibilidad de que aparezcan diputados “rebeldes” en sus filas, que voten favorablemente a la igualdad matrimonial. Y al SPD, para no tener que escoger entre rechazar la medida, contraviniendo su programa y sus promesas electorales, o votar a favor, provocando una posible crisis con sus socios de Gobierno. La perdedora de este juego de táctica partidista es la comunidad LGTB y la sociedad alemana en general, donde la igualdad de derechos goza de un apoyo ampliamente mayoritario.

Si los democristianos son coherentes con su posición oficial contraria a la equiparación, los socialdemócratas siguen jugando a la indefinición. En mayo, el ministro de Justicia Heiko Maas anunciaba lo que parecía un compromiso, y así lo recogimos, con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno: “No me puedo imaginar que el SPD firme un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. Pues bien, la dirección del partido ha decidido no incluir una propuesta de SPDqueer, el grupo LGTB del SPD, para fijar sobre papel precisamente la posición innegociable del partido sobre la igualdad matrimonial. La iniciativa se habría discutido en la convención de la que saldrá el programa electoral de los socialdemócratas y que tendrá lugar el próximo fin de semana.

El otro gran partido de centroizquierda, Los Verdes, sí que ha reafirmado su compromiso con el matrimonio igualitario en su programa electoral: “Con nosotros no habrá ningún acuerdo de coalición sin matrimonio igualitario”. Los democristianos de la CDU, por su parte, no descartan un acuerdo a nivel federal con la formación ecologista, con la que ya gobiernan en los Länder de Baden-Wurtemberg y Hesse. En ese caso, las posiciones inmovilistas de la CDU podrían flexibilizarse, según admite (a su pesar) el portavoz de política interior de la formación democristiana. En definitiva, todo dependerá de la correlación de fuerzas que salga de las elecciones de septiembre, para la que las últimas encuestas auguran de nuevo un claro triunfo de la formación de Merkel y la entrada de los liberales del FDP y la extrema derecha de AfD.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socialdemócratas alemanes prometen que el matrimonio igualitario será condición para entrar en una coalición de Gobierno

Miércoles, 24 de mayo de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal220px-Maas_HeikoHeiko Maas, ministro de Justicia

Tras meses de presión, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anuncia por fin lo que parece un compromiso: el matrimonio igualitario será una condición necesaria para entrar en una coalición de Gobierno tras las elecciones federales del próximo septiembre. Así lo afirmaba el ministro de Justicia, Heiko Maas, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia el pasado miércoles. Los Verdes, mientras tanto, acuden al Tribunal Constitucional para denunciar la reiterada negativa de la gran coalición a discutir en el Parlamento los proyectos de ley que ya se han presentado sobre el asunto.

Era el movimiento decisivo, toda vez que está ya prácticamente descartada una votación favorable sobre el matrimonio igualitario en lo que queda de legislatura. La pregunta clave, que el SPD se resistía a contestar, era si la medida iba a ser irrenunciable a la hora de negociar un pacto de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El ministro de Justicia, Heiko Maas, ha dado una respuesta: “no me puedo imaginar que el SPD firmara un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. El posicionamiento, sin ser taxativo, es el más claro que ha emitido un político socialdemócrata sobre la cuestión hasta la fecha.

La cuestión es fundamental después de que, el pasado mes de abril, la CDU de la canciller Angela Merkel rechazara el intento del SPD de introducir la cuestión de la equiparación de derechos en la reunión de seguimiento del pacto de Gobierno. A dicha reunión asistía por primera vez el candidato socialdemócrata Martin Schulz, que tras esquivar el tema en las primeras semanas tras su designación, había expresado su posición “inequívoca a favor del matrimonio igualitario y a la adopción homoparental.

La posición inflexible de los democristianos hacía desvanecer las posibilidades de que la medida sea una realidad antes de las próximas elecciones. Unos comicios en los que el SPD, sin miedo a la incoherencia, volverá a enarbolar la bandera de la igualdad matrimonial, como ya hizo en 2013 sin que luego haya sido capaz de llevar esta promesa a la práctica. Veremos ahora si llevan su compromiso hasta el final.

Los Verdes acuden al Constitucional

Los que se han posicionado más claramente sobre el asunto son Los Verdes, quienes por boca de su líder Cem Özdemir fijaban el matrimonio igualitario como línea roja para firmar un acuerdo de coalición. El diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos, acudió el jueves al Tribunal Constitucional con sede en Karlsruhe. Bajo el brazo, un recurso contra el bloqueo al someten los partidos de la gran coalición a las iniciativas para aprobar el matrimonio igualitario cuya tramitación aún está pendiente.

El último aplazamiento del debate había tenido lugar el día anterior, cuando los grupos de la CDU/CSU y SPD rechazaron la tramitación de los tres proyectos de ley que se encuentran pendientes de votación en el Bundestag, algunos desde hace años: el de La Izquierda (Die Linke), el de los propios Verdes y el que aprobó el Bundesrat, la cámara alta. El objetivo del diputado verde es que sea el Constitucional el que obligue a los partidos que sostienen el Gobierno de Merkel a retratarse con una votación parlamentaria sobre la igualdad matrimonial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

La mayoría conservadora del Tribunal Constitucional vuelve a avalar la discriminación de las parejas del mismo sexo anteriores a 2005

Lunes, 18 de julio de 2016

tribunal-constitucionalEl TC avala que las parejas homosexuales pagasen más impuestos de sucesiones

El TC se remite al fallo de 2014 que denegó la pensión de viudedad a un homosexual que convivió con su pareja durante 40 años pero no pudo casarse con él.

El Tribunal Constitucional vuelve a avalar, una vez más, la discriminación de las familias LGTB por lo que se refiere a la situación anterior a la aprobación de la ley de matrimonio igualitario. En esta ocasión, según adelantan los medios, el Constitucional da su visto bueno al hecho de que las parejas del mismo sexo no pudiesen acceder a determinadas reducciones en el impuesto de sucesiones reservadas a parejas casadas.

El Tribunal Constitucional ha establecido que no vulnera la Constitución el hecho de que las parejas homosexuales no pudiesen acceder a determinadas reducciones en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones al no poder casarse antes de que se aprobase la Ley del matrimonio homosexual en 2005.

En un auto que ya recogen diversos medios pero que en el momento de ser publicada esta entrada sigue sin estar disponible en los listados de su página web (algo tristemente habitual en España, por otra parte), el Tribunal Constitucional ha rechazado la cuestión que le planteó la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo sobre si las reducciones tributarias previstas solamente para “cónyuges” en el impuesto de sucesiones vulneraron los derechos a la igualdad y a un sistema tributario justo de las parejas del mismo sexo (que aunque quisieran casarse tuvieron prohibido el acceso al matrimonio civil hasta el año 2005).

El Constitucional responde al Supremo que este conflicto ya quedó aclarado cuando avaló la constitucionalidad de la Ley General de la Seguridad Social, que negaba la pensión de viudedad a los supervivientes de parejas del mismo sexo. El Supremo había elevado la cuestión al Constitucional debido al recurso de una mujer que al fallecer su pareja, con la que no pudo nunca casarse, se vio obligada a pagar el doble de impuestos que si hubiese heredado de un hipotético marido.

El Constitucional rechaza la cuestión que sobre este asunto presentó la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, que planteó si la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que prevé reducciones para “cónyuges”, vulneró los derechos a la igualdad y a un sistema tributario justo de las parejas homosexuales, dado que éstas no pudieron casarse hasta 2005.

En el auto, el Tribunal Constitucional rechaza admitir a trámite la cuestión del Supremo, porque, según dice, ya resolvió este asunto cuando avaló la constitucionalidad de la Ley General de la Seguridad Social, que privaba de pensión de viudedad a homosexuales en esta misma situación.

Es decir, las parejas homosexuales no podían casarse cuando aún no existía la Ley del matrimonio homosexual y, sin embargo, determinadas normas beneficiaban en esos años a los “cónyuges” (en concreto, la ahora avalada les concedía reducciones fiscales), todo lo cual constituyó, según los recurrentes, una vulneración de su derecho a la igualdad.

En esta línea, el Supremo le preguntó al TC si la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones no vulneró el derecho a la igualdad de los gays. El caso que dio origen a la controversia es el de una mujer que presentó ante el Supremo un recurso porque se vio obligada a pagar el doble de impuestos que una persona que hubiera heredado de una pareja con la que estuviera casada.

El Constitucional ya avaló la discriminación

Efectivamente, el Tribunal Constitucional, que cuenta con una férrea mayoría conservadora gracias a los sucesivos nombramientos promovidos desde las instituciones que controla el PP, avaló ya en 2014 la constitucionalidad de que las parejas del mismo sexo que en su momento no pudieron contraer matrimonio fuesen discriminadas, en aquel caso en su acceso a la pensión de viudedad.

El TC se remite al fallo de 2014 que avaló la Ley General de Seguridad Social cuando denegó su amparo y la concesión de la pensión de viudedad a un hombre homosexual que convivió con su pareja durante 40 años pero no pudo casarse con él. El argumento central de aquel fallo era que, según el TC, el trato diferenciado a los homosexuales a este respecto entra dentro del margen de apreciación del Estado.

“La configuración del matrimonio como unión que sólo cabe entre personas de diferente sexo es una opción del legislador acorde con nuestra Constitución, sin que ello implique, no obstante, que esa sea la única configuración constitucionalmente legítima”, decía entonces el TC y repite ahora en este auto. El trato “más favorable a la unidad familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convencionales” no vulnera el derecho a la igualdad, añadía y dice ahora también el TC. Se basa en “el amplio margen de apreciación y configuración del legislador en cuanto al régimen de prestaciones económicas de la Seguridad Social y las situaciones que han de considerarse merecedoras de protección”.

Aquella sentencia, de hecho, se permitía incluso ir mucho más allá, al pronunciarse sobre la propia constitucionalidad del matrimonio igualitario, del que llegaba a decir que era simplemente una opción decidida por el legislador “sin que ello implique, no obstante, que esa sea la única configuración constitucionalmente legítima”. Como ya subrayamos entonces, la sentencia nos pareció especialmente despreciativa hacia el recurrente y su pareja fallecida, al aludir al supuesto “desembolso económico del erario público” que podría suponer la decisión contraria olvidando que de lo que se trataba era de reconocer a la pareja sobreviviente los derechos generados por el fallecido en sus años de trabajo. También nos llamó la atención que una sentencia del Tribunal Constitucional se refiriese literalmente al “matrimonio homosexual”, institución jurídica inexistente en España: el Código Civil habla simplemente de “matrimonio”, una única institución abierta desde 2005 a contrayentes del mismo o de distinto sexo.

Aquella sentencia, que contó con el voto discrepante de cuatro magistrados progresistas (su vicepresidenta Adela Asúa, Luis Ortega, Fernando Valdés y Juan Antonio Xiol) marcó la línea que luego siguieron sentencias similares.

Votos particulares

No es de extrañar, con estos antecedentes, que tres de los magistrados que entonces se opusieron a aquella sentencia vuelvan a hacerlo con este auto (el cuarto de ellos, Luis Ortega, falleció en 2015, y su vacante aún no ha sido cubierta, dejando de hecho al sector progresista aún más en minoría).

Formalmente, Asúa, Valdés y Xiol rechazan que se pueda resolver la cuestión planteada simplemente con refiriéndose a las sentencias sobre la pensión de viudedad, mientras que sobre la cuestión de fondo los discrepantes sostiene que en efecto el recurso está fundamentado y que ha existido una discriminación por razones de orientación sexual. Algo que, por poner solo un ejemplo, el Tribunal Constitucional alemán reconoció ya en 2010… y eso que allí ni siquiera se ha aprobado todavía el matrimonio igualitario.

Como decimos, en su voto particular el magistrado Juan Antonio Xiol, a quien apoyan la vicepresidenta Adela Asúa y el magistrado Fernando Valdés, rechaza que se pueda resolver la cuestión planteada simplemente con referencia a la sentencia sobre la pensión de viudedad y, además, apoya el derecho de la reclamante a la igualdad.

“La cuestión examinada no puede considerarse como notoriamente infundada”, dice el voto particular de los progresistas. En el caso examinado, la recurrente no contrajo matrimonio ante “la imposibilidad legal de hacerlo” antes de entrada en vigor de la Ley del matrimonio homosexual, añade el voto, antes de concluir que la norma recurrida “provoca una discriminación por orientación sexual” prohibida por la Constitución.

FELGTB: se avala una injusticia histórica

Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) han lamentado la decisión del Constitucional, que consideran que avala una injusticia histórica. Para su presidente, Jesús Generelo, resulta triste que todavía pervivan instancias del sistema democrático que no creen “verdaderamente” en la igualdad por orientación sexual e identidad de género. Generelo advierte, en este sentido, que hay que seguir trabajando para conseguir reparar este tipo de injusticias.

Fuente Agencias/Cáscara Amarga/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

El debate sobre el matrimonio igualitario se instala en el partido de Merkel

Lunes, 8 de junio de 2015

11313302_1438298829808650_2025763886_nLa aprobación del matrimonio igualitario por la vía del referéndum en Irlanda ha reabierto un debate prácticamente congelado durante el primer tercio de la legislatura en Alemania. Un goteo de cargos de la gobernante CDU y de sus colegas bávaros de la CSU muestran públicamente su apoyo a la igualdad matrimonial, aunque la posición oficial se sigue agarrando al inmovilismo homófobo.

Hace una semana recogíamos las declaraciones de la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación, así como de los partidos de la oposición parlamentaria (La Izquierda y Los Verdes), pidiendo que de una vez por todas se haga valer la mayoría progresista del Bundestag para aprobar una ley de matrimonio igualitario. La reacción del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, fue presentar un proyecto para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las unidas civilmente en una serie (limitada) de disposiciones legales. El propio Maas advertía unos días antes que convencer a sus socios de Gobierno de la CDU/CSU, de ir más allá, iba a ser “difícil”.

Ciertamente, la posición de la cúpula democristiana no se ha movido ni un milímetro de su postura contraria a la ampliación de los derechos de las personas LGTB. Tras discutir el asunto durante más de una hora en la ejecutiva del partido el pasado lunes, el secretario general de la CDU Peter Tauber anunció que la formación no daría ni un paso más de lo estipulado en el acuerdo de Gobierno que fraguó la actual gran coalición; un documento que carece prácticamente de compromisos concretos y se limita a prometer el acatamiento de las sentencias del Tribunal Constitucional al respecto. La propia canciller Angela Merkel habría reiterado su convencimiento de que excluir a las parejas del mismo sexo del acceso al matrimonio no es discriminatorio.

A pesar de este inmovilismo oficial, en el partido de Merkel se van alzando voces discordantes. Es el caso de la vicepresidenta del grupo parlamentario en el Bundestag, Nadine Schön, quien ha afirmado que es “favorable a una apertura del matrimonio para las parejas homosexuales”. A nivel de los estados federados el líder de la CDU en el parlamento del Schleswig-Holstein, así como diputados democristianos de las cámaras regionales del Sarre y de Baja Sajonia, han mostrado el mismo apoyo a la medida. Incluso en la CSU, el partido bávaro hermanado con la CDU pero considerado socialmente más conservador que esta, han surgido voces a favor del matrimonio igualitario. Es el caso de la diputada en el Bundestag Dagmar Wöhrl, que ha publicado un artículo en su página web titulado ¡Mi «sí» al matrimonio para todos!.

Al mismo tiempo, sin embargo, se ha desatado una cierta polémica por algunas declaraciones poco afortunadas para tratar de justificar el rechazo a la igualdad LGTB. La presidenta del Sarre, Annegret Kramp-Karrenbauer (CDU), alertaba de que si se permitía a las parejas del mismo sexo acceder al matrimonio, “no se pueden descartar otras reclamaciones, como un enlace entre familiares cercanos o de más de dos personas”. “¿De verdad queremos eso?”, se preguntaba. En el parlamento de Baja Sajonia, la diputada Editha Lorberg echaba mano del argumentarlo democristiano al afirmar que la “protección especial del matrimonio y la familia” que ordena la Constitución alemana obliga, en su opinión, a la discriminación de las personas LGTB.

Las encuestas muestran un apoyo ampliamente mayoritario

Al calor del debate político, se han publicado dos encuestas para sondear la opinión pública sobre el asunto. Los resultados son concluyentes: ambas muestran un apoyo muy mayoritario de la población alemana al matrimonio igualitario. El de YouGov da un 65% de respuestas favorables a la pregunta “¿Apoyaría o rechazaría una ley que permitiera el matrimonio a las parejas homosexuales?”, con un 28% en contra. El apoyo es transversal a todos los partidos representados en el Bundestag, incluida la CDU/CSU (57% a favor) y alcanza un máximo en los votantes de Los Verdes (94% a favor). También una mayoría del 57% frente al 35% se muestra partidaria de la adopción homoparental.

Aún mayor es el apoyo que ha revelado la encuesta del semanario Stern: un abrumador 74% de los alemanes estarían de acuerdo con el matrimonio igualitario, mientras que un 23% se opondría. Los votantes de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria estarían mayoritariamente a favor, democristianos de nuevo incluidos. Está claro, por tanto, que la cuestión es ya puramente un asunto de iniciativa política en una sociedad que va muy por delante de sus gobernantes.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La iglesia católica alemana aprueba “suavizar” en alguno casos su política de despidos de homosexuales y divorciados

Jueves, 14 de mayo de 2015

katholische-kirche-bischofssynode-rom-papst-homosexualitaet-sexLa iglesia católica en Alemania podría suavizar su discriminatoria política laboral en relación a los integrantes de una unión civil o a las personas divorciadas que se vuelven a casar. La conferencia episcopal del país aprobó el pasado martes una resolución que, cuando entre en vigor, podría evitar que muchos de sus empleados que se encuentren en estas situaciones sean automáticamente despedidos como hasta ahora.

Un importante aunque insuficiente paso adelante contra la discriminación laboral (no por legal y admitida menos injusta) de los más de 700.000 empleados en las instituciones regentadas por la iglesia católica alemana. Con la entrada en vigor del documento aprobado, las circunstancias personales de estos trabajadores solo podrán constituir una causa justificada de despido cuando supongan un “conflicto considerable con los servicios comunitarios o en el ámbito laboral”. Si bien la formulación no da una lista de casos en los que se podría considerar que existe ese conflicto, sí da ejemplos como “la promoción del aborto” o de la xenofobia. También seguirá siendo motivo de destitución el abandono de la iglesia católica.

Las nuevas reglas, además, no se aplicarán de igual manera a todos los empleados de las instituciones católicas: para los sacerdotes y agentes pastorales, así como para los profesores de religión, seguirán en vigor las mismas condiciones estrictas como hasta ahora. Cada obispado podrá definir qué empleados estarán sujetos a esta “lealtad suplementaria” exigida. De hecho, la propia decisión de implantar las nuevas normas en sus diócesis estará, en última instancia, en manos de los propios prelados. Algo menos de un tercio de los obispos, con posiciones más conservadoras, se opuso a la aprobación del texto y podría ahora torpedear su aplicación.

Este sector justifica además su postura en la sentencia del Tribunal Constitucional alemán de noviembre del año pasado, que reafirmó el derecho de la iglesia católica a definir sus propios criterios de contratación y despido en las instituciones que regentan, aunque estos entren en conflicto con el principio de no discriminación por orientación sexual u otras circunstancias personales.

La discrecionalidad otorgada a la iglesia católica a la hora de despedir a sus empleados es un problema que trasciende fronteras. En Alemania el asunto está a la orden del día, y precisamente las polémicas que en algunos casos se han generado, han contribuido a la decisión que ha tomado ahora su conferencia episcopal. Tan solo hace unas semanas, por ejemplo, la directora de una guardería de Caritas era despedida por contraer una unión civil con su compañera sentimental.

En dosmanzanas hemos recogido también casos de otros países, como las amenazas de la jerarquía británica de despedir a  que mantengan relaciones no autorizadas (entre ellas con personas del mismo sexo). En España, el asunto reviste aún más gravedad si cabe, si tenemos en cuenta que la iglesia católica decide sobre la continuidad o no de estos trabajadores incluso cuando estos ejercen la docencia en centros públicos, pagados por tanto por todos los ciudadanos.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Alemania: Los Verdes presentan un proyecto de ley para equiparar los derechos y obligaciones de las uniones civiles y los matrimonios

Jueves, 6 de noviembre de 2014

pab_volker-beck02Nuevo intento de la oposición alemana por introducir los derechos LGTB en la agenda del Gobierno de gran coalición entre los democristianos de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD. Ante el obstinado rechazo del partido de la canciller Angela Merkel en abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo, el grupo parlamentario de Los Verdes ha preparado un proyecto de ley para, al menos, acabar con las discriminaciones que todavía sufren estas parejas frente a las heterosexuales.

Más de un año después de las elecciones que dieron su tercera victoria a la canciller alemana Angela Merkel y cimentaron la formación de la segunda gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD bajo su mandato, los pronósticos que hacíamos entonces sobre las perspectivas para la igualdad LGTB se cumplen: el asunto sigue prácticamente ausente de la lista de prioridades del Gobierno. En este marco de inmovilismo, Los Verdes (Die Grünen) han realizado un trabajo de diagnóstico del marco legal alemán para identificar las leyes que todavía hoy, pese a las numerosas sentencias del Tribunal Constitucional, siguen discriminando a las parejas unidas civilmente (eingetragene Lebenspartnerschaft) frente a las casadas.

Los diputados verdes, a iniciativa del abiertamente gay Volker Beck, han localizado unas 150 disposiciones, en 54 leyes, que hacen referencia a los matrimonios pero obvian la existencia de las uniones civiles. Las desigualdades afectan a asuntos tan diversos como el derecho penal, la ley sobre refugiados y demandantes de asilo o la adopción conjunta. Los Verdes ya llevaron al Bundestag este último tema hace unos meses, pero su propuesta fue rechazada con los votos de la CDU/CSU y el SPD. Los partidos en el Gobierno sí aprobaron en marzo (obligados, eso sí, por un fallo del Constitucional) un procedimiento para que gays y lesbianas puedan adoptar a los hijos adoptados de sus parejas.

También por mandato del alto tribunal es como se ha producido el otro pequeño avance en lo que va de legislatura: en mayo de este año, el Ejecutivo de Merkel introducía un nuevo parche legal para equiparar una serie de derechos fiscales de las parejas del mismo y de distinto sexo. Este desesperante proceso de igualación por la vía de añadir la expresión “o compañero civil” (Lebenspartner) en las disposiciones legales donde aparezca el término “cónyuge” (Ehepartner) ha sido criticado por Los Verdes y La Izquierda (Die Linke) por “incompleto” y “chapucero”. Ambas formaciones han reclamado repetidamente la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo, pero el grupo parlamentario verde ofrece ahora la opción de, por el momento, acabar con las discriminaciones más evidentes.

Mientras tanto, el Gobierno sigue sin mostrar ninguna prisa por legislar sobre el tema. Hace un mes, Beck preguntó en sede parlamentaria cuándo estaba previsto el cumplimiento del punto del acuerdo de legislatura que hacía referencia a “intentar acabar con las discriminaciones existentes” basadas en la orientación sexual. La respuesta del socialdemócrata Christian Lange fue que la decisión en el seno de la coalición sobre este asunto “todavía no está tomada”. Una indiferencia hacia los derechos de gays y lesbianas que parece confirmar, una vez más, que el SPD del vicecanciller Sigmar Gabriel no tiene ningún interés en hacer de la igualdad LGTB en Alemania un objetivo por el que luchar durante los próximos tres años.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania introduce un nuevo parche legal para equiparar derechos fiscales de las parejas del mismo y de distinto sexo.

Martes, 13 de mayo de 2014

merkel-gabriel-koalition-2-540x304Nuevo paso adelante para los derechos LGTB en Alemania, que continúa sin embargo evidenciando las contradicciones inherentes al planteamiento de “igualdad sin matrimonio” que rige en el país. El Bundestag ha aprobado, con los votos de los partidos integrantes del Gobierno de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD, un nuevo proyecto de ley para equiparar una serie de beneficios fiscales de las parejas del mismo y de distinto sexo.

Ante un hemiciclo vacío, los discursos sobre la ley solo fueron registrados por los taquígrafos, lo que da idea del escaso interés del Ejecutivo por el asunto. El proyecto ni siquiera surge por su propia iniciativa, sino que responde al mandato emitido por el Tribunal Constitucional con sede en Karlsruhe en junio del año pasado; la sentencia consideraba discriminatorio privar a las parejas del mismo sexo del Ehegattensplitting, una ventaja fiscal para los matrimonios que les permite ahorrarse varios miles de euros en impuestos al año. Apenas una semana después del fallo, el entonces Ejecutivo de democristianos y liberales introdujo la legislación necesaria para darle cumplimiento. Una ley apresurada que, a pesar de ser manifiestamente insuficiente por mantener intactas otras discriminaciones fiscales, fue boicoteada en su aplicación mediante una orden del ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble que la convertía en papel mojado.

La nueva medida pretende ir un paso más allá de lo exigido por el alto tribunal, con el objetivo de evitar futuras sentencias que obliguen al Gobierno a tumbar otras desigualdades. Entre ellas se encuentra, además del mencionado Ehegattensplitting, el acceso a las pensiones de viudedad, ayudas a la adquisición de viviendas o los beneficios fiscales por hijo (si bien esta última equiparación también fue requerida por Karlsruhe en octubre del año pasado). A modo de curiosidad, el proyecto contempla la ampliación a las parejas del mismo sexo del derecho de los diplomáticos y sus cónyuges a adquirir café libre de impuestos.

Esta anécdota ejemplifica lo incomprensible del proceso de igualación de derechos por la vía de añadir la expresión “o compañero civil” (Lebenspartner) en las disposiciones legales donde aparezca el término “cónyuge” (Ehepartner). Un procedimiento de “parcheado” que ha sido criticado por Los Verdes por “chapucero e incompleto”. Este partido ha vuelto a pedir la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo para acabar de un plumazo con todas las discriminaciones a las que estas se enfrentan. También La Izquierda, que junto con Los Verdes conforma tras las elecciones del pasado septiembre la oposición al Gobierno de Merkel, ha acusado a “la parte conservadora de esta cámara” de no “adaptarse a la realidad” y de legislar solo a rebufo de las sentencias del Tribunal Constitucional.

Indiferencia de los socialdemócratas

Los democristianos de la CDU/CSU, por su parte, se enrocaron en su postura de mantener ciertos derechos solo disponibles para las parejas de distinto sexo, y así lo manifestó sin ningún disimulo el portavoz de los conservadores bávaros de la CSU. Según el socio de Merkel, de la provisión constitucional que establece la “protección especial del matrimonio y la familia” se deriva necesariamente un “tratamiento desigual de otras formas de convivencia”. Un planteamiento defendido por la propia canciller, que sin embargo ha mantenido silencio sobre el asunto en lo que va de legislatura.

Elocuente fue también el silencio de los socialdemócratas, que ni siquiera se pronunciaron en el Bundestag sobre la medida aprobada por el Gobierno del que forman parte. Parece confirmado que el SPD del vicecanciller Sigmar Gabriel no tiene ningún interés en hacer de la igualdad LGTB en Alemania un objetivo por el que luchar durante los próximos tres años.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Alemania aprueba un procedimiento de adopción conjunta “en dos pasos” para las parejas del mismo sexo.

Viernes, 14 de marzo de 2014

merkel-gabriel-koalition-2-540x304El Gobierno alemán de gran coalición entre los democristianos de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD ha cumplido uno de sus muy escasos compromisos con los ciudadanos LGTB, que además era un mandato del Tribunal Constitucional del país, y ha presentado un proyecto de ley para que gays y lesbianas puedan adoptar también a los hijos adoptados de sus parejas.

Se trata de un procedimiento de adopción “en dos pasos” que el alto tribunal dictaminó en febrero del año pasado para que las personas que hayan contraído unión civil con una persona de su mismo sexo puedan adoptar a los hijos previamente adoptados por sus parejas, algo que solo estaba permitido en parejas heterosexuales; el plazo que daban los jueces del Constitucional para hacer efectivo el fallo concluía el 30 de junio de este año.

Democristianos y socialdemócratas incluyeron este punto entre sus mínimos compromisos con el colectivo LGTB, probablemente conscientes de que, en cualquier caso, estaban obligados a legislar en ese sentido. Bajo el epígrafe “Respetar la identidad sexual”, se anunciaba también la intención de “intentar acabar con las discriminaciones existentes” basadas en la orientación sexual y ampliar el Plan Federal contra el Racismo, la Xenofobia y el Antisemitismo para incluir la homofobia y la transfobia. También hacía mención, de forma vaga, a mejorar la situación de las personas intersexuales y transexuales.

En Alemania solo pueden adoptar las personas solteras y los matrimonios, por lo que están excluidas las uniones civiles entre personas del mismo sexo, en las que solo era posible la adopción del hijo biológico de la pareja. El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ha calificado la reforma presentada este miércoles como “un importante paso adelante en el camino hacia la igualdad legal completa de las parejas del mismo sexo”.

La iniciativa parece, sin embargo, un paso demasiado timorato en la equiparación de los derechos de parentalidad. El portavoz de Justicia de Los Verdes, Volker Beck, ha instado al SPD a “no dejar que los viejos homófobos de la Unión le dicten las políticas” y ha criticado que la coalición no haya abierto la adopción conjunta a las parejas del mismo sexo. La CDU/CSU de la canciller Angela Merkel se opone frontalmente a esta posibilidad, como se oponía también a la medida que ahora ha tenido que aprobar por imperativo legal.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.