Archivo

Entradas Etiquetadas ‘CDU.CSU’

El debate sobre el matrimonio igualitario se instala en el partido de Merkel

Lunes, 8 de junio de 2015

11313302_1438298829808650_2025763886_nLa aprobación del matrimonio igualitario por la vía del referéndum en Irlanda ha reabierto un debate prácticamente congelado durante el primer tercio de la legislatura en Alemania. Un goteo de cargos de la gobernante CDU y de sus colegas bávaros de la CSU muestran públicamente su apoyo a la igualdad matrimonial, aunque la posición oficial se sigue agarrando al inmovilismo homófobo.

Hace una semana recogíamos las declaraciones de la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación, así como de los partidos de la oposición parlamentaria (La Izquierda y Los Verdes), pidiendo que de una vez por todas se haga valer la mayoría progresista del Bundestag para aprobar una ley de matrimonio igualitario. La reacción del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, fue presentar un proyecto para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las unidas civilmente en una serie (limitada) de disposiciones legales. El propio Maas advertía unos días antes que convencer a sus socios de Gobierno de la CDU/CSU, de ir más allá, iba a ser “difícil”.

Ciertamente, la posición de la cúpula democristiana no se ha movido ni un milímetro de su postura contraria a la ampliación de los derechos de las personas LGTB. Tras discutir el asunto durante más de una hora en la ejecutiva del partido el pasado lunes, el secretario general de la CDU Peter Tauber anunció que la formación no daría ni un paso más de lo estipulado en el acuerdo de Gobierno que fraguó la actual gran coalición; un documento que carece prácticamente de compromisos concretos y se limita a prometer el acatamiento de las sentencias del Tribunal Constitucional al respecto. La propia canciller Angela Merkel habría reiterado su convencimiento de que excluir a las parejas del mismo sexo del acceso al matrimonio no es discriminatorio.

A pesar de este inmovilismo oficial, en el partido de Merkel se van alzando voces discordantes. Es el caso de la vicepresidenta del grupo parlamentario en el Bundestag, Nadine Schön, quien ha afirmado que es “favorable a una apertura del matrimonio para las parejas homosexuales”. A nivel de los estados federados el líder de la CDU en el parlamento del Schleswig-Holstein, así como diputados democristianos de las cámaras regionales del Sarre y de Baja Sajonia, han mostrado el mismo apoyo a la medida. Incluso en la CSU, el partido bávaro hermanado con la CDU pero considerado socialmente más conservador que esta, han surgido voces a favor del matrimonio igualitario. Es el caso de la diputada en el Bundestag Dagmar Wöhrl, que ha publicado un artículo en su página web titulado ¡Mi «sí» al matrimonio para todos!.

Al mismo tiempo, sin embargo, se ha desatado una cierta polémica por algunas declaraciones poco afortunadas para tratar de justificar el rechazo a la igualdad LGTB. La presidenta del Sarre, Annegret Kramp-Karrenbauer (CDU), alertaba de que si se permitía a las parejas del mismo sexo acceder al matrimonio, “no se pueden descartar otras reclamaciones, como un enlace entre familiares cercanos o de más de dos personas”. “¿De verdad queremos eso?”, se preguntaba. En el parlamento de Baja Sajonia, la diputada Editha Lorberg echaba mano del argumentarlo democristiano al afirmar que la “protección especial del matrimonio y la familia” que ordena la Constitución alemana obliga, en su opinión, a la discriminación de las personas LGTB.

Las encuestas muestran un apoyo ampliamente mayoritario

Al calor del debate político, se han publicado dos encuestas para sondear la opinión pública sobre el asunto. Los resultados son concluyentes: ambas muestran un apoyo muy mayoritario de la población alemana al matrimonio igualitario. El de YouGov da un 65% de respuestas favorables a la pregunta “¿Apoyaría o rechazaría una ley que permitiera el matrimonio a las parejas homosexuales?”, con un 28% en contra. El apoyo es transversal a todos los partidos representados en el Bundestag, incluida la CDU/CSU (57% a favor) y alcanza un máximo en los votantes de Los Verdes (94% a favor). También una mayoría del 57% frente al 35% se muestra partidaria de la adopción homoparental.

Aún mayor es el apoyo que ha revelado la encuesta del semanario Stern: un abrumador 74% de los alemanes estarían de acuerdo con el matrimonio igualitario, mientras que un 23% se opondría. Los votantes de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria estarían mayoritariamente a favor, democristianos de nuevo incluidos. Está claro, por tanto, que la cuestión es ya puramente un asunto de iniciativa política en una sociedad que va muy por delante de sus gobernantes.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania: la nueva ley contra los delitos de odio excluye mencionar explícitamente la homofobia y la transfobia

Jueves, 26 de marzo de 2015

german_bundestagEl Bundestag (cámara baja del parlamento alemán) aprobó el pasado jueves con los votos de la gobernante gran coalición un proyecto de ley para endurecer las penas a los delitos de odio. A pesar de las protestas de la oposición, el nuevo texto solo menciona explícitamente los crímenes con una motivación racista o xenófoba, pero relega otros agravantes como la homofobia y la transfobia a la categoría general de otros actos “contra la dignidad humana”.

La iniciativa parte de la comisión de investigación contra el grupo terrorista neonazi NSU (“Clandestinidad Nacionalsocialista”), que propuso que, a la hora de establecer la pena para un delito de odio, se tengan en cuenta no solo las víctimas directas, sino todo el colectivo al que se quiere amedrentar con el crimen. Para ello se consideran “los móviles y objetivos del autor” del delito, frase en la que en la última modificación se introdujeron el racismo y la xenofobia entre esas motivaciones. El proyecto de ley pretende mejorar la detección por parte de policías, fiscales y jueces de indicios racistas en los delitos perseguidos.

En el Comité de Leyes del Bundestag se han escuchado las protestas de los grupos de la oposición, Los Verdes y La Izquierda, al proyecto aprobado por democristianos y socialdemócratas. Los primeros querían incluir explícitamente el odio religioso y ambos, la homofobia y la transfobia en la redacción del proyecto de ley. Una iniciativa que rechazó el portavoz del SPD, Johannes Fechner, con el argumento de que estas categorías ya están incluidas como actos “contra la dignidad humana”. El texto propuesto por CDU/CSU y SPD se aprobó en el pleno del Bundestag con los votos de estas dos formaciones y la abstención de la oposición.

También la Federación Alemana de Lesbianas y Gays (LSVD) ha expresado su decepción con las limitaciones de la medida. En un comunicado con el título “La homofobia también es un crimen de odio”, el portavoz Manfred Bruns lamentaba que la exclusión de los delitos contra la comunidad LGTB del texto legal no facilitará la lucha contra estos ataques, porque “lo que no expone explícitamente en la ley cae por lo general, en el olvido durante la práctica de las investigaciones policiales y la evaluación penal” de estos hechos.

Contra las recomendaciones de la Unión Europea

El criterio que ha impuesto el Gobierno de gran coalición va, además, en sentido contrario a las recomendaciones de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que en octubre del año pasado instaba, entre otros, a reconocer y proteger a las personas LGTB que son víctimas de delitos motivados por prejuicios.

Los estados miembros, según esas recomendaciones, deben considerar la adopción de leyes que aborden la incitación al odio y los delitos motivados por prejuicios homofóbicos y transfóbicos.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Se cumplen 20 años de la despenalización completa de la homosexualidad en Alemania

Miércoles, 18 de junio de 2014

Hiller_tract_against_Paragraph_175Hoy en día, la legalidad de las relaciones entre personas del mismo sexo en un país de Europa occidental se da por hecha. Sin embargo, no está de más recordar que la homosexualidad formó parte del Código Penal alemán hasta la relativamente reciente fecha de 1994. Por desgracia, en la semana en la que se cumplen 20 años de la derogación del infame artículo 175, todavía hay quien añora los largos años de su vigencia.

La criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Dirigente local de la CDU lamenta el fin de la persecución LGTB

A pesar de la más que evidente injusticia cometida, y todavía sin reparar, contra las personas LGTB en Alemania, algunos sienten nostalgia de los años en los que la homosexualidad era un delito. El ya exlíder de la CDU en la localidad de Wallmerod (en el estado de Renania-Palatinado), Sven Heibel, duda de que la derogación del artículo 175 “sea un motivo de celebración y se jacta de poseer un Código Penal anterior a 1994 en el que todavía figura el párrafo homófobo. Heibel, de 32 años, se justifica remitiéndose  “como cristiano” a la Biblia, así como ironizando: “en la mayoría de los países del mundo [la homosexualidad] está penada… entonces están todos equivocados” y esgrimiendo la “obligación de proteger a los niños”.

Las reacciones dentro de su partido han sido de un rápido distanciamiento: las juventudes democristianas lo han expulsado de sus filas, y la federación de la CDU de Renania-Palatinado se ha desmarcado de las posiciones de Heibel señalando que “no representan la opinión del partido”. Finalmente, el político ha abandonado el partido este lunes aduciendo que la CDU “no acepta la expresión libre de mis propias opiniones” y ha borrado su página de Facebook. Eso sí, sin retractarse en ningún momento de sus homófobas opiniones.

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.