Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Heiko Maas’

El activista gay Wolfgang Lauinger fallece a los 99 años sin ser compensado por Alemania como víctima del nazismo y de la posguerra

Jueves, 28 de diciembre de 2017

wolfgang-lauinger-1El 20 de diciembre fallecía en Frankfurt el activista homosexual Wolfgang Lauinger, a la edad de 99 años. Lauinger, que fue encarcelado tanto por el régimen nazi como por la Alemania de posguerra a causa de su orientación sexual, ha muerto sin haber sido rehabilitado por el Gobierno alemán, a pesar de su contribución para que saliera adelante, el pasado mes de junio, la ley que indemniza a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. Incluso fue invitado a la primera audiencia de la nueva ley en el Bundestag. Sin embargo, paradójicamente, en octubre recibía una carta del ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, en la que le comunicaba que “lamento no poder darle una respuesta favorable” a su solicitud de indemnización. Volker Beck, activista LGTB abiertamente gay y diputado en el Bundestag por Los Verdes desde 1994 hasta este mismo año, ha dicho que “el Gobierno tomó una decisión equivocada” con respecto a la petición de Lauinger.

El antiguo líder de Los Verdes en Alemania Volker Beck, que tuvo la oportunidad de conocer al desaparecido Wolfgang Lauinger y escuchar su historia en primera persona, ha lamentado que el casi centenario activista haya muerto sin recibir la rehabilitación oficial por ser perseguido tanto por la Alemania nazi como por la República Federal Alemana, debido a su orientación homosexual. “Él quería que su dignidad fuera reconocida por este estado y la ley de Heiko Maas, la CDU/CSU y el SPD lo rechazaron”, ha publicado Beck en su cuenta de Twitter.

queers-camps

Wolfgang Lauinger nació en Zúrich en 1918 como el segundo hijo del periodista judío Artur Lauinger y su esposa cristiana Mathilde. Su padre trabajó en el Consulado General de Alemania en Zúrich. En el invierno de 1918 la familia regresó a Frankfurt, ciudad en la que Wolfgang y su hermano mayor Herbert crecieron. En 1924, los progenitores se divorciaron y los hijos quedaron bajo el cuidado del padre. A finales de los años 30, Wolfgang Lauinger se quedó solo en Frankfurt, tras el exilio de su hermano a Argentina en 1937 y, posteriormente, el de su padre en 1939 (al lograr la liberación del campo de concentración de Buchenwald).

En 1940 Wolfgang Lauinger se unió al Harlem Club de Frankfurt, una asociación informal de “chicos de swing”. Debido, entre otras cosas, a la ropa que utilizaban (inusual entre los jóvenes alemanes de la época), al uso del pelo largo, a que hablaban en inglés entre ellos y a la propia afición por la música swing que compartían, el grupo se colocaría en el punto de mira de la Gestapo.

Franz Kremer fue el primer miembro del grupo en ser arrestado (ocurrió en 1941, cuando el detenido tenía 16 años). Tras un violento interrogatorio que se prolongaría un par de meses, Kremer se negó a admitir que el “medio judío” Wolfgang Lauinger era homosexual. Kremer no traicionó a su amigo. Después de la muerte de su abuelo, Franz Kremer sería puesto en libertad. En diciembre de 1941 otros jóvenes del Harlem Club fueron detenidos por la Gestapo, entre ellos Wolfgang Lauinger. Se les acusaba de escuchar “transmisiones enemigas” y de presentar “tendencias anglófilas”.

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerHasta marzo de 1942, cuando tuvo lugar el juicio, el aparato nazi mantuvo a Lauinger en régimen de aislamiento y le sometió a reiterados interrogatorios para intentar extraerle declaraciones que pudieran incriminarle. Al no obtener ninguna información por su parte y no encontrar pruebas de ningún tipo, en el juicio se le acabó acusando de robo. Fue liberado en junio de ese mismo año, pero hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial siguió controlado por la Gestapo y sometido a nuevos interrogatorios y arrestos, como el de 1944.

No obstante, incluso acabada la contienda internacional, Wolfgang Lauinger siguió siendo víctima de la homofobia de Estado en la República Federal de Alemania. En 1950 se le detuvo como sospechoso de contravenir el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. Se le mantuvo durante 6 meses incomunicado y no sería absuelto hasta la celebración del juicio, en febrero de 1951.

Wolfgang Lauinger, activista por la memoria histórica y contra la homofobia

Wolfgang Lauinger fue uno de los fundadores del programa de educación para jóvenes “Balduinstein”. Impartió conferencias y organizó numerosos eventos, especialmente con jóvenes, en los que compartió sus experiencias. Pero uno de sus principales luchas durante buena parte de su vida fue primero la derogación del artículo 175 del Código Penal y luego la exigencia de rehabilitación, que se materializaría este mismo año en la ley que indemniza a los condenados por la homofobia de Estado. Cerca de 50.000 hombres fueron a la prisión debido a esta legislación, que fue aprobada en el siglo XIX y fortalecida bajo los nazis.

A pesar de la contribución de Lauinger (incluso fue invitado a la primera audiencia de la nueva ley en el Bundestag), recibía en octubre una carta del ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, en la que le comunicaba que “lamento no poder darle una respuesta favorable” a su solicitud de indemnización. Dicha solicitud fue denegada porque la víctima había estado bajo custodia “solo” durante meses, pero nunca había sido condenado. En una carta al Ministro de Justicia Heiko Maas (SPD), Lauinger preguntó: “¿es esto justicia?”.

Por su parte, el secretario de Estado contra la discriminación, Kai Klose, ha sido uno de los dirigentes que ha expresado su profundo pesar por la muerte de Lauinger. También el partido de Los Verdes decía públicamente que se “avergüenza de que el Estado de Derecho ha fracasado, a pesar de la ley definitivamente aprobada para rehabilitarlo antes de su muerte y para compensar su detención”. Desde las filas de esta formación también se ha asegurado que “el coraje personal de Lauinger, su capacidad de recuperación, su fino sentido del humor y su pronunciada filantropía hubieran impresionado a mucha gente”.

Hace más de seis años que falleció Rudolf Brazda

image-234316-860_panofree-lxie-234316La historia de Wolfgang Lauinger nos ha despertado el recuerdo de otro hombre, Rudolf Brazda, último superviviente conocido de los que fueron encerrados en los campos de concentración nazis por su homosexualidad y cuyo fallecimiento en agosto de 2011, a los 98 años de edad, también recogimos. Los restos de Brazda, que sobrevivió tres años al internamiento en Buchenwald, reposan junto a los del que fue su pareja durante más de cincuenta años. Poco antes de morir Brazda fue nombrado Caballero de la Legión de Honor, la más alta condecoración otorgada por la República Francesa.

Brazda contó por primera vez detalles de su historia en 2008, a raíz de la inauguración de un monumento en Berlín a los homosexuales asesinados por los nazis. En octubre de 2010 volvió a hablar con los medios de comunicación, y más tarde se publicó una biografía sobre su historia, titulada Das Glück kam immer zu mir. Rudolf Brazda: Das Überleben eines Homosexuellen im Dritten Reich (“La suerte siempre volvía a mí. Rudolf Brazda: la supervivencia de un homosexual en el Tercer Reich”).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Jueves, 29 de junio de 2017

bundestagEl Bundestag o cámara baja del Parlamento de Alemania aprobó el jueves por unanimidad un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. Una buena noticia empañada por una enmienda de última hora en la redacción final. La CDU/CSU de la canciller Angela Merkel ha impuesto que la rehabilitación solo sea posible si los implicados en los hechos tenían más de 16 años. Una clara discriminación con respecto a las relaciones entre personas de distinto sexo, para las cuales rige una edad de consentimiento dos años menor.

El Estado alemán rehabilitará próximamente a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia Heiko Maas superó el pasado jueves su tramitación parlamentaria con la aprobación por unanimidad en el Bundestag. El Gobierno de gran coalición le había dado su respaldo el pasado mes de marzo. Maas anunció su decisión de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175 en mayo del año pasado.

rehabilitierungEl texto establece que cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes. La fundación Magnus Hirschfeld, por su parte, recibirá 500.000 euros en concepto de “indemnización colectiva”. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

La nota decepcionante de la histórica ley la puso el pasado martes la CDU/CSU en la comisión parlamentaria donde se tramitaba el proyecto de ley. Los democristianos impusieron un cambio que eleva a 16 años la edad mínima de referencia para poder optar a la rehabilitación. Hasta entonces, la propuesta excluía a los condenados por actos en los que hubieran participado menores de 14 años, que es la edad de consentimiento para las relaciones entre personas de distinto sexo desde la introducción del Código Penal de 1871.

Los socialdemócratas del SPD no comprenden el motivo de esta enmienda “innecesaria” de última hora, pero la admitieron para, según afirman, no retrasar más la aprobación de la ley. La redacción de la CDU/CSU únicamente menciona la “protección de los menores” como intento de justificar lo que no es más que una nueva discriminación de las personas LGTB frente a las heterosexuales.

El presidente de la fundación Magnus Hirschfeld, Jörg Litwinschuh, lamenta que la modificación impuesta por los democristianos dejará sin resarcimiento, por ejemplo, a personas que fueron denunciadas por sus padres cuando eran adolescentes. La ley hace tabla rasa por debajo de los 16 años y no contempla la existencia o no de consentimiento o la diferencia de edad entre los participantes en los actos condenados. Litwinschuh anunció que su fundación prestará asistencia a los afectados que quieran presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para corregir esta tropelía de la formación de Merkel.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, seguían siendo consideradas hasta ahora como válidas. Según opinaba la CDU entonces, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condenaba a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El Constitucional alemán avala el bloqueo impuesto por la gran coalición a la tramitación del matrimonio igualitario

Sábado, 24 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalSe cierra una nueva puerta al matrimonio igualitario en Alemania. El Tribunal Constitucional de ese país ha desestimado el recurso presentado por Los Verdes contra el bloqueo parlamentario de democristianos y socialdemócratas a tres proyectos de ley para la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La gran coalición tiene vía libre para seguir posponiendo una votación sobre el tema en el Bundestag hasta después de las elecciones de septiembre y, de hecho, es lo que volvió a hacer este miércoles. El SPD, además, mantiene las dudas sobre su compromiso con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno.

Pocas novedades y mucha frustración en Alemania. Los últimos movimientos políticos y judiciales no son muy halagüeños para la igualdad LGTB. El martes pasado, el Tribunal Constitucional hacía pública su decisión de desestimar el recurso presentado hace un mes por el diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos. El político verde pretendía obligar a los partidos del Gobierno, por la vía judicial, a desbloquear la tramitación parlamentaria de los proyectos de ley sobre matrimonio igualitario que llevan gran parte de la legislatura encallados por decisión de democristianos y socialdemócratas.

Concretamente son tres. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) justo después de las elecciones de 2013, que resultaron en el acuerdo de gran coalición CDU/CSU – SPD. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento donde están representados los estados federados, en septiembre de ese mismo año. Los partidos del Gobierno han sacado sistemáticamente del orden del día la discusión en el Pleno de los tres proyectos de ley, que languidecen en la comisión correspondiente del Bundestag.

El inmovilismo es una táctica que les conviene a ambos. A la CDU/CSU de Angela Merkel, por su posición contraria y para evitar la posibilidad de que aparezcan diputados “rebeldes” en sus filas, que voten favorablemente a la igualdad matrimonial. Y al SPD, para no tener que escoger entre rechazar la medida, contraviniendo su programa y sus promesas electorales, o votar a favor, provocando una posible crisis con sus socios de Gobierno. La perdedora de este juego de táctica partidista es la comunidad LGTB y la sociedad alemana en general, donde la igualdad de derechos goza de un apoyo ampliamente mayoritario.

Si los democristianos son coherentes con su posición oficial contraria a la equiparación, los socialdemócratas siguen jugando a la indefinición. En mayo, el ministro de Justicia Heiko Maas anunciaba lo que parecía un compromiso, y así lo recogimos, con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno: “No me puedo imaginar que el SPD firme un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. Pues bien, la dirección del partido ha decidido no incluir una propuesta de SPDqueer, el grupo LGTB del SPD, para fijar sobre papel precisamente la posición innegociable del partido sobre la igualdad matrimonial. La iniciativa se habría discutido en la convención de la que saldrá el programa electoral de los socialdemócratas y que tendrá lugar el próximo fin de semana.

El otro gran partido de centroizquierda, Los Verdes, sí que ha reafirmado su compromiso con el matrimonio igualitario en su programa electoral: “Con nosotros no habrá ningún acuerdo de coalición sin matrimonio igualitario”. Los democristianos de la CDU, por su parte, no descartan un acuerdo a nivel federal con la formación ecologista, con la que ya gobiernan en los Länder de Baden-Wurtemberg y Hesse. En ese caso, las posiciones inmovilistas de la CDU podrían flexibilizarse, según admite (a su pesar) el portavoz de política interior de la formación democristiana. En definitiva, todo dependerá de la correlación de fuerzas que salga de las elecciones de septiembre, para la que las últimas encuestas auguran de nuevo un claro triunfo de la formación de Merkel y la entrada de los liberales del FDP y la extrema derecha de AfD.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socialdemócratas alemanes prometen que el matrimonio igualitario será condición para entrar en una coalición de Gobierno

Miércoles, 24 de mayo de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal220px-Maas_HeikoHeiko Maas, ministro de Justicia

Tras meses de presión, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anuncia por fin lo que parece un compromiso: el matrimonio igualitario será una condición necesaria para entrar en una coalición de Gobierno tras las elecciones federales del próximo septiembre. Así lo afirmaba el ministro de Justicia, Heiko Maas, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia el pasado miércoles. Los Verdes, mientras tanto, acuden al Tribunal Constitucional para denunciar la reiterada negativa de la gran coalición a discutir en el Parlamento los proyectos de ley que ya se han presentado sobre el asunto.

Era el movimiento decisivo, toda vez que está ya prácticamente descartada una votación favorable sobre el matrimonio igualitario en lo que queda de legislatura. La pregunta clave, que el SPD se resistía a contestar, era si la medida iba a ser irrenunciable a la hora de negociar un pacto de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El ministro de Justicia, Heiko Maas, ha dado una respuesta: “no me puedo imaginar que el SPD firmara un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. El posicionamiento, sin ser taxativo, es el más claro que ha emitido un político socialdemócrata sobre la cuestión hasta la fecha.

La cuestión es fundamental después de que, el pasado mes de abril, la CDU de la canciller Angela Merkel rechazara el intento del SPD de introducir la cuestión de la equiparación de derechos en la reunión de seguimiento del pacto de Gobierno. A dicha reunión asistía por primera vez el candidato socialdemócrata Martin Schulz, que tras esquivar el tema en las primeras semanas tras su designación, había expresado su posición “inequívoca a favor del matrimonio igualitario y a la adopción homoparental.

La posición inflexible de los democristianos hacía desvanecer las posibilidades de que la medida sea una realidad antes de las próximas elecciones. Unos comicios en los que el SPD, sin miedo a la incoherencia, volverá a enarbolar la bandera de la igualdad matrimonial, como ya hizo en 2013 sin que luego haya sido capaz de llevar esta promesa a la práctica. Veremos ahora si llevan su compromiso hasta el final.

Los Verdes acuden al Constitucional

Los que se han posicionado más claramente sobre el asunto son Los Verdes, quienes por boca de su líder Cem Özdemir fijaban el matrimonio igualitario como línea roja para firmar un acuerdo de coalición. El diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos, acudió el jueves al Tribunal Constitucional con sede en Karlsruhe. Bajo el brazo, un recurso contra el bloqueo al someten los partidos de la gran coalición a las iniciativas para aprobar el matrimonio igualitario cuya tramitación aún está pendiente.

El último aplazamiento del debate había tenido lugar el día anterior, cuando los grupos de la CDU/CSU y SPD rechazaron la tramitación de los tres proyectos de ley que se encuentran pendientes de votación en el Bundestag, algunos desde hace años: el de La Izquierda (Die Linke), el de los propios Verdes y el que aprobó el Bundesrat, la cámara alta. El objetivo del diputado verde es que sea el Constitucional el que obligue a los partidos que sostienen el Gobierno de Merkel a retratarse con una votación parlamentaria sobre la igualdad matrimonial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El Gobierno alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Viernes, 31 de marzo de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasEl Gobierno alemán aprobó la semana pasada un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ha logrado el respaldo de los socios democristianos de la CDU/CSU. Ahora debe ratificarla el Bundestag, donde se espera unanimidad.

Ya el pasado mes de mayo informábamos de la iniciativa de Maas de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175. La decisión se producía después de que la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación presentara un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales durante el más de un siglo de vigencia de la legislación homófoba. Las conclusiones del documento eran claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

Más de cinco meses después, el ministro de Justicia presentó por fin un proyecto de ley con medidas concretas para materializar la reparación de las víctimas del §175. Cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes y un coste máximo de unos treinta millones de euros. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

680x382Desde el SPD, el candidato a canciller Martin Schulz ha publicado un tuit de apoyo a la iniciativa. “Los hombres que aman a hombres eran enviados a prisión en nuestro país. Nadie se ha disculpado hasta ahora. ¡Gracias por cambiarlo, Heiko Maas!”. También la CDU de la canciller Merkel ha mostrado su adhesión al texto, reprochando eso sí al ministro de Justicia el retraso en su aprobación. Los democristianos exigían incluir en el proyecto de ley que no se otorgará ninguna rehabilitación de condenas por actos que siguen siendo ilegales hoy en día.

Los partidos de la oposición, Los Verdes y La Izquierda, han saludado la medida pero piden más avances. El diputado verde Volker Beck pidió que se amplíe el proyecto para incluir no solo a los condenados en sentencias firmes, sino a todos aquellos contra los que se inició un procedimiento legal. El portavoz de La Izquierda hizo hincapié en la necesidad de una indemnización colectiva que, de manera simbólica, sirva de resarcimiento para los que han fallecido esperando su rehabilitación.

La concesión de un indulto general a los condenados por homosexualidad en Inglaterra y Gales parece haber servido de acicate para otros países. En febrero era el Gobierno irlandés el que daba su visto bueno a una iniciativa similar, pero que además contemplaba la petición de disculpas para los afectados. Solo unos días después, la ministra de Justicia de Nueva Zelanda anunciaba ante el Parlamento un proyecto en la mismo dirección.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Agencias/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Precampaña electoral en Alemania: la CDU descarta el matrimonio igualitario y el SPD no se pronuncia

Lunes, 6 de marzo de 2017

merkel_schulzAún quedan seis meses para los comicios, pero en Alemania ya se respira un ambiente preelectoral. Los dos principales partidos, la CDU de la canciller Angela Merkel y el SPD de Martin Schulz, empiezan a mostrar sus planes para el último tramo de la legislatura y sus propuestas electorales. Con respecto a los derechos LGTB, pocas novedades: los democristianos de Merkel rechazan cualquier avance y los socialdemócratas no se comprometen, por el momento, a exigir la igualdad matrimonial como condición para una futura coalición de Gobierno.

Alemania se prepara para las elecciones generales que se celebrarán el próximo mes de septiembre y en las que se decidirá si Angela Merkel obtiene un cuarto mandato como canciller o se forja una coalición alternativa. El anuncio en enero de la candidatura del socialdemócrata Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo, ha dado un impulso al SPD en las encuestas, hasta colocarse en empate técnico con la CDU/CSU de Merkel. Paralelamente, la derecha extrema de Alternativa para Alemania (AfD) experimenta una leve bajada, aunque se mantiene en la tercera posición según los sondeos.

En el ámbito LGTB no se esperan grandes avances de aquí a septiembre. El partido de la canciller se reafirma en su inmovilismo. El vicepresidente de la CDU Armin Laschet se ha expresado acerca de la adopción homoparental aludiendo al “bienestar de los niños” frente a los “intereses de las parejas”. Con respecto a la apertura del matrimonio, Laschet recurría de nuevo a la excusa de que sería necesaria una reforma constitucional. Un argumento falso, ya que la ley fundamental alemana ordena la “protección especial del matrimonio y la familia”, pero no establece una definición excluyente de ambas instituciones.

También el líder del grupo parlamentario de la CDU/CSU, Volker Kauder, ha rechazado recientemente la apertura completa de la adopción homoparental y ha criticado la educación en la diversidad afectivo-sexual. Este es precisamente uno de los temas que ha utilizado la AfD para movilizar al electorado más ultramontano. Kauder es uno de los oponentes a los derechos LGTB más activos de la CDU y ya antes de las anteriores elecciones de 2013 prometía que, con un Gobierno de Merkel, no se aprobaría el matrimonio igualitario ni la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Poco antes de que acabe la legislatura, su promesa se está cumpliendo, gracias en parte a la pasividad del SPD. Los socialdemócratas, que en la gran coalición controlan entre otras carteras el ministerio de Justicia, han defraudado a la comunidad LGTB tras prometer la “igualdad al 100%” durante la campaña electoral. Escudándose en su acuerdo de coalición con la CDU/CSU, que apenas contemplaba medidas para la comunidad LGTB, los diputados del SPD han votado en contra de las propuestas de la oposición en este ámbito. El Gobierno solo ha transigido en indemnizar a las víctimas de la legislación homófoba.

El propio ministro de Justicia Heiko Maas reconocía a mediados de la legislatura que aprobar el matrimonio igualitario en la gran coalición sería “difícil. Asimismo, en una entrevista reciente, el diputado socialdemócrata abiertamente gay Jens Spahn confiaba en que la igualdad matrimonial fuera una realidad “en esta década, abandonando prácticamente la posibilidad de alcanzarla antes de las próximas elecciones. La gran incógnita es la posición de Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo y candidato a canciller. Schulz, que ha impulsado al SPD a cifras de intención de voto muy superiores a las de años anteriores, se mostraba partidario en 2014 de restringir la ayuda al desarrollo a los países que aprobaran leyes homófobas. Pero los socialdemócratas no han respondido todavía a la pregunta clave de si la apertura del matrimonio igualitario en Alemania será una condición sine qua non para participar en una coalición de Gobierno tras las próximas elecciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania indemnizará a los homosexuales condenados en el pasado

Jueves, 20 de octubre de 2016

780x580-noticias-simbolo-homosexual-en-los-campos-de-concentracion-nazis

El Gobierno compensará a 5.000 hombres perseguidos por su condición sexual entre 1945 y 1969

El ministro de Justicia alemán anuncia la rehabilitación de los condenados por el homófobo artículo 175

Ya lo habíamos adelantado en mayo pasado y pronto será una realidad. Muchos ya no podrán verlo, pero nunca es tarde cuando se trata de reparar una injusticia de décadas. Alemania plantea por fin dar los pasos necesarios para resarcir a los condenados por las sentencias basadas en el infame artículo 175 del Código Penal, que hasta su completa derogación en 1994 castigó las relaciones consentidas entre hombres. El titular de Justicia Heiko Maas anunció un proyecto de ley cuya concreción tiene aún que discutir el Consejo de Ministros.

El Gobierno alemán destinará 30 millones de euros a compensar a alrededor de 5.000 hombres que fueron condenados por su homosexualidad entre 1945 y 1969, anuncia el ministro de Justicia, Heiko Maas, en una entrevista publicada este sábado en el Süddeutsche Zeitung.

La gran coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas que gobierna en Alemania ha acordado rehabilitar a los damnificados mediante un proyecto de ley que podría estar listo para pasar por el Consejo de Ministros este octubre.

El Gobierno alemán avanzó el año pasado que pretende ampliar los derechos de las parejas homosexuales, pero descartó la equiparación absoluta con las parejas heterosexuales, incluido el matrimonio, durante esta legislatura, que concluye el próximo septiembre.

El Ministerio de Justicia anunció entonces que estaba preparando un paquete legal para reformar hasta 23 leyes y normativas, algo que “supondrá un paso adelante” en el reconocimiento y equiparación de derechos para gais y lesbianas.

La persecución de los homosexuales continuó después del régimen nazi, por lo que Alemania quiere compensar a las víctimas y anuncia su intención de anular los registros de todas las personas que hayan sido condenadas por su orientación sexual. Como parte un «derecho de compensación», el gobierno alemán anuncia que va a proceder a la eliminación de todas las condenas a hombres homosexuales que fueron encarcelados después de la Segunda Guerra Mundial debido exclusivamente a su orientación sexual. Como muchos otros países, Alemania también sostenía la prohibición contra los homosexuales, o más específicamente, las actividades sexuales entre hombres.

Los homosexuales fueron otro más de los grupos perseguidos bajo el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque continuaron siendo víctimas después de la guerra en base a una ley conocida ahora como Párrafo 175, cuyo primer borrador no es precisamente nazi, dado que se remonta a 1871, otorgando un amparo legal a los diferentes gobiernos alemanes para continuar con la persecución contra la comunidad LGTB. Las estimaciones señalan que alrededor de 50.000 personas fueron condenadas entre 1946 y 1969, año en el que la homosexualidad fue finalmente descriminalizada.

Ya se habían anulado las condenas de los homosexuales que sucedieron bajo el régimen nazi en el año 2002, quedando intactas las de años posteriores debido a un conflicto técnico sobre la legitimidad del actual gobierno para anular condenas previas. Un problema que parece haberse eliminado gracias a un estudio de la Agencia Federal contra la Discriminación, que señala que no existe ninguna barrera legal para su eliminación definitiva, lo que permitiría la eliminación definitiva de todo registro de cualquier persona que haya sido condenada por ser homosexual.

La directora de la Oficina Federal Antidiscriminación Christine Lüders presentaba un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales basada en el artículo 175 durante el más de un siglo de su vigencia. Las conclusiones del documento son claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

220px-Maas_HeikoEl ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionaba rápidamente al escrito anunciando un proyecto de ley para la anulación de las condenas basadas en el artículo 175 y la concesión de las correspondientes indemnizaciones. Maas reconoce la imposibilidad de “reparar por completo las infamias del Estado de derecho” que patrocinó la persecución de las relaciones homosexuales y admite la dificultad de la tarea que ahora comienza: gran parte de la documentación necesaria puede haberse perdido. No obstante, hace un llamamiento a la unidad para borrar de una vez “la mancha del prejuicio” que aún portan las víctimas de la ley homófoba.

Las compensaciones, avanza Maas, se concederán con carácter individual, tras el estudio de cada caso, y estarán relacionadas con “la duración de una pena de privación de libertad”.

El proyecto de ley prevé asimismo una compensación colectiva “para asumir y documentar el daño y la injusticia que han sufrido los individuos”.

«Nunca podremos retirar las horribles atrocidades cometidas por este país, pero queremos rehabilitar a las víctimas. Los homosexuales condenados no deberían tener que seguir viviendo con la marca negra de una condena penal», declara Heiko Maas, ministro de justicia. Asimismo, ha anunciado que el proceso se hará de forma general, no teniendo que cursar ninguno de los afectados petición alguna para la eliminación de sus antecedentes. Se ha previsto que los supervivientes puedan reclamar una compensación por el daño causado, siendo destinado a programas de educación en el caso de aquellas víctimas que ya hayan fallecido.

Esta regulación se ha estado elaborando en los últimos meses y requiere su aprobación por el parlamento alemán. Grupos de derechos por la comunidad LGTB que han presionado para que su aprobación definitiva se haga posible de la manera más rápida posible, evitando que pueda utilizarse como moneda de cambio entre partidos políticos. «El tiempo es esencial para que las víctimas de la persecución homosexual puedan restaurar su dignidad», explican desde la Asociación de Lesbianas y gays de Alemania.

Las relaciones homosexuales entre hombres estuvieron penadas en la República Democrática Alemana (RDA) hasta 1968 y en la República Federal Alemana hasta un año más tarde. De hecho, el correspondiente artículo del código penal no se eliminó completamente hasta 1994.

A menudo la persecución de los homosexuales se atribuye únicamente al período del conflicto bélico, pero continuó igualmente durante la posguerra. Si bien la mayor parte de estas víctimas son ahora personas mayores, la compensación sigue siendo un problema a tratar debido a los problemas que pudieran haber tenido en su momento de cara a la inserción laboral como consecuencia de las condenas. La decisión del gobierno alemán no puede deshacer las atrocidades cometidas, pero puede contribuir a que las familias de las víctimas puedan pasar página sobre unos terribles acontecimientos.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Agencias/Cristianos Gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Alemania quiere eliminar los antecedentes a personas condenadas por ser homosexuales

Miércoles, 18 de mayo de 2016

780x580-noticias-simbolo-homosexual-en-los-campos-de-concentracion-nazisEl ministro de Justicia alemán anuncia la rehabilitación de los condenados por el homófobo artículo 175

Muchos ya no podrán verlo, pero nunca es tarde cuando se trata de reparar una injusticia de décadas. Alemania plantea por fin dar los pasos necesarios para resarcir a los condenados por las sentencias basadas en el infame artículo 175 del Código Penal, que hasta su completa derogación en 1994 castigó las relaciones consentidas entre hombres. El titular de Justicia Heiko Maas anunció un proyecto de ley cuya concreción tiene aún que discutir el Consejo de Ministros.

La persecución de los homosexuales continuó después del régimen nazi, por lo que Alemania quiere compensar a las víctimas y anuncia su intención de anular los registros de todas las personas que hayan sido condenadas por su orientación sexual. Como parte un «derecho de compensación», el gobierno alemán anuncia que va a proceder a la eliminación de todas las condenas a hombres homosexuales que fueron encarcelados después de la Segunda Guerra Mundial debido exclusivamente a su orientación sexual. Como muchos otros países, Alemania también sostenía la prohibición contra los homosexuales, o más específicamente, las actividades sexuales entre hombres.

Los homosexuales fueron otro más de los grupos perseguidos bajo el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque continuaron siendo víctimas después de la guerra en base a una ley conocida ahora como Párrafo 175, cuyo primer borrador no es precisamente nazi, dado que se remonta a 1871, otorgando un amparo legal a los diferentes gobiernos alemanes para continuar con la persecución contra la comunidad LGTB. Las estimaciones señalan que alrededor de 50.000 personas fueron condenadas entre 1946 y 1969, año en el que la homosexualidad fue finalmente descriminalizada.

Ya se habían anulado las condenas de los homosexuales que sucedieron bajo el régimen nazi en el año 2002, quedando intactas las de años posteriores debido a un conflicto técnico sobre la legitimidad del actual gobierno para anular condenas previas. Un problema que parece haberse eliminado gracias a un estudio de la Agencia Federal contra la Discriminación, que señala que no existe ninguna barrera legal para su eliminación definitiva, lo que permitiría la eliminación definitiva de todo registro de cualquier persona que haya sido condenada por ser homosexual.

220px-Maas_HeikoEl pasado miércoles, la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación Christine Lüders presentaba un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales basada en el artículo 175 durante el más de un siglo de su vigencia. Las conclusiones del documento son claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionaba rápidamente al escrito anunciando un proyecto de ley para la anulación de las condenas basadas en el artículo 175 y la concesión de las correspondientes indemnizaciones. Maas reconoce la imposibilidad de “reparar por completo las infamias del Estado de derecho” que patrocinó la persecución de las relaciones homosexuales y admite la dificultad de la tarea que ahora comienza: gran parte de la documentación necesaria puede haberse perdido. No obstante, hace un llamamiento a la unidad para borrar de una vez “la mancha del prejuicio” que aún portan las víctimas de la ley homófoba.

Pese a lo positivo del anuncio, cabe ser prudentes todavía. Como ha ocurrido ya en varias ocasiones dentro de la gran coalición entre CDU/CSU y SPD, los democristianos tienen menos prisa que sus socios para implantar medidas a favor de la igualdad LGTB. Así, cuando la materialización del mensaje del ministro de Justicia ya se daba por hecha, el titular de Transporte Alexander Dobrindt (CSU) aseguraba en sede parlamentaria que el asunto no se había discutido en el Consejo de Ministros que acababa de celebrarse. El secretario de Estado de Justicia Christian Lange aclaraba a continuación que la propuesta aún se encuentra en una fase preliminar y, por tanto, se desconocen los plazos de su tramitación. Dada la trayectoria del Gobierno durante estos casi tres años, estaremos muy pendientes de los próximos pasos que se den.

«Nunca podremos retirar las horribles atrocidades cometidas por este país, pero queremos rehabilitar a las víctimas. Los homosexuales condenados no deberían tener que seguir viviendo con la marca negra de una condena penal», declara Heiko Maas, ministro de justicia. Asimismo, ha anunciado que el proceso se hará de forma general, no teniendo que cursar ninguno de los afectados petición alguna para la eliminación de sus antecedentes. Se ha previsto que los supervivientes puedan reclamar una compensación por el daño causado, siendo destinado a programas de educación en el caso de aquellas víctimas que ya hayan fallecido.

Esta regulación se ha estado elaborando en los últimos meses y requiere su aprobación por el parlamento alemán. Grupos de derechos por la comunidad LGTB que han presionado para que su aprobación definitiva se haga posible de la manera más rápida posible, evitando que pueda utilizarse como moneda de cambio entre partidos políticos. «El tiempo es esencial para que las víctimas de la persecución homosexual puedan restaurar su dignidad», explican desde la Asociación de Lesbianas y gays de Alemania.

A menudo la persecución de los homosexuales se atribuye únicamente al período del conflicto bélico, pero continuó igualmente durante la posguerra. Si bien la mayor parte de estas víctimas son ahora personas mayores, la compensación sigue siendo un problema a tratar debido a los problemas que pudieran haber tenido en su momento de cara a la inserción laboral como consecuencia de las condenas. La decisión del gobierno alemán no puede deshacer las atrocidades cometidas, pero puede contribuir a que las familias de las víctimas puedan pasar página sobre unos terribles acontecimientos.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Universogay/Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

“6 consejos para evitar una agresión homófoba”, por Ramón Martínez

Martes, 19 de enero de 2016

homofobia_cerdanyolaInteresante artículo que publica en Cáscara Amarga:

Los consejos deberían ser para esas personas que no son capaces de permitir la existencia de diversidad a su alrededor, porque son ellas quienes dan comienzo a la agresión.

 2016 ha empezado con una ola de violencia. En Colonia unas cien de mujeres han sido robadas y agredidas sexualmente por un millar de hombres durante la madrugada del primero de enero. Supuestamente el grueso de la jauría lo formaban varones inmigrantes, y se ha llegado a sugerir que muchos de ellos eran refugiados sirios.

Así, ha comenzado a propagarse un discurso que emplea un supuesto feminismo como excusa para propagar el racismo y la xenofobia, incluso acusando al Feminismo de apartar la vista de estas agresiones desde pasquines ultra como InfoVaticana.

Extraño pensamiento éste que ignora que los derechos de las mujeres se defienden a diario, no cuando puede emplearse esa reivindicación para atacar la dignidad de las personas migrantes y refugiadas, forma de purplewhasing que ha denunciado muy acertadamente Brigitte Vasallo en la revista Píkara.

Este discurso me recuerda, en el caso de la Diversidad Sexual y de Género, a aquellas extrañas palabras de un responsable del partido ultra Vox durante las elecciones autonómicas en Andalucía el pasado marzo cuando señalaba que debe impedirse la inmigración de personas musulmanas para evitar “que desde la Giralda se arroje a los homosexuales“, denunciando la homofobia salvaje de DAESH pero aprovechándola como estrategia de pinkwashing para enmascarar y potenciar sus ideas contra los derechos de la diversidad étnica y de origen nacional.

Como respuesta a la oleada de agresiones machistas Henriette Reker, alcaldesa de Colonia, tuvo la poco afortunada idea de ofrecer a las mujeres de su ciudad algunos consejos para evitar los ataques. Ha sido muy comentado el que recomendaba mantener al menos un brazo de distancia con cualquier persona en la calle, si bien sus palabras han sido duramente contestadas por Heiko Maas y Manuela Schwesig, ministros de Justicia y Mujer y Familia, que le recuerdan que la responsabilidad de evitar las agresiones no es nunca de las mujeres, sino de los agresores. Además, como hace poco me comentó Eduardo García Ríos, amigo y compañero de Arcópoli, esa técnica se vuelve inútil cuando el agresor tiene el brazo más largo que tú.

También hemos sabido que en España este comienzo de año ha sido especialmente violento. A día de hoy son ya 7 las mujeres asesinadas por violencia de género, y nos hemos encontrado con un gravísimo aumento en la frecuencia de  atentados contra personas LGTB. 2016 empezó con una agresión a un joven gay en el madrileño barrio de Salamanca el mismo 1 de enero a las siete de la mañana, a la que siguieron los golpes e insultos a una pareja de hombres en el centro de Segovia.

Días después en Lavapiés una mujer trans fue brutalmente agredida por un grupo de jóvenes, que la llamaron “maricón” y dejaron inconsciente entre muchos golpes. Además, otras tres agresiones están siendo ya atendidas por Arcópoli. En total son al menos siete víctimas en dieciséis días.

Frente a esta oleada de violencia desmedida podríamos considerar necesaria una respuesta semejante a la de la alcaldesa de Colonia, y ofrecer consejos de seguridad para lesbianas, gais, bisexuales y transexuales que les sirvieran para evitar una agresión. Pero no. No es lícito responsabilizar a las personas no heterosexuales de su propia seguridad. ¿Por qué debemos tener más cuidado al ocupar un espacio público que una persona heterosexual? ¿Por qué no son los agresores los que se preocupan de dejarnos en paz, y cuando sientan ese deseo de agredirnos ponen un brazo de distancia entre ellos y el mundo civilizado? Los consejos deberían ser para esas personas que no son capaces de permitir la existencia de diversidad a su alrededor, porque son ellas quienes dan comienzo a la agresión. Las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales simplemente estamos en la calle, igual que cualquier otra persona.

No obstante, son muchas las cosas que puedes hacer para evitar que siga habiendo agresiones homófobas -y bífobas y tránsfobas-; y quiero resumirlas en seis puntos:

1.- Exige al Gobierno de España una Ley contra los Delitos de Odio, que modifique el Código Penal para incluir expresamente el discurso de odio y las acciones que de él se derivan como delito específico.

2.- Exige al Gobierno de España una Ley para la Igualdad Efectiva de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales y contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género, que ponga a disposición de las personas LGTB los mecanismos necesarios para que puedan defender sus derechos, como por ejemplo un Observatorio Nacional contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia.

3.- Exige al Gobierno de España una Ley Integral de Transexualidad que reconozca a las personas trans su derecho a la atención sanitaria gratuita cuando sea solicitada, que responda adecuadamente a las necesidades de menores y personas migrantes y que despatologice definitivamente cualquier forma de identidad de género que se aparte de la cisexualidad.

4.- Exige al Gobierno de España que incorpore a una nueva Ley de Educación las medidas necesarias para que en todos los colegios, institutos y universidades aparezca de manera transversal la Diversidad Sexual y de Género como un valor social que proteger, y de forma específica a través de una asignatura como Educación para la Ciudadanía, además de potenciar el desarrollo de nuevas masculinidades no fundamentadas en la violencia.

5.- Exige al gobierno de tu comunidad Leyes Autonómicas que protejan y reconozcan los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en todos los ámbitos de sus competencias.

6.- Exige a tu ayuntamiento Ordenanzas Municipales sobre Diversidad Sexual y de Género que además de garantizar los derechos de las personas no heterosexuales se comprometan a promoverlos, que conciencie a la policía local de que uno de sus deberes fundamentales es garantizar también la seguridad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, y que facilite el asociacionismo LGTB a través de la subvención y cesión de espacios públicos.

Todos estos puntos pueden resumirse en uno solo: para evitar que la homofobia, la bifobia y la transfobia sigan presentes en nuestras calles lo único que hace falta es que el discurso activista llegue a las instituciones, porque son ellas las que deben preocuparse por nuestra seguridad, no nosotros y nosotras. Lo único que hace falta es más activismo. Porque para acabar con la homofobia no hay que tener cuidado, hay que tener derechos.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

Biblioteca, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Munilla vincula la masacre de París con la crisis de refugiados sirios en Europa

Martes, 17 de noviembre de 2015

obispo-munilla_560x280Lo de este personaje ya clama al cielo. Estas declaraciones, además de irresponsables son de una crueldad que muestra lo alejado que está del Evangelio que dice defender… ¿Cuándo se lo van a llevar a Roma y esconderlo en algún Dicasterio?

Afirma en Twitter que Cañizares “fue injuriado por alertarnos del peligro”

El diputado general de Gipúzkoa tilda de “especialmente desafortunada” la opinión del obispo

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha aprovechado que el pasaporte de uno de los terroristas de los atentados del viernes en París era supuestamente de un refugiado para defender al cardenal Antonio Cañizares, que se preguntó si “esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio” y pidió no dejar “pasar todo” porque podría ser “el caballo de Troya dentro de las sociedades europeas”.

Aunque las autoridades están advirtiendo que el pasaporte podría ser falso, Munilla ha querido defender a Cañizares, criticado por estas palabras, que a su juicio fue “injuriado por alertarnos del peligro”. “El cardenal Cañizares fue injuriado por alertarnos del peligro. ¡Cuántas lecciones nos da la historia, subrayó. “La realidad no es en blanco y negro: ni xenofobia hacia los inmigrantes, ni dejación ante la amenaza yihadista”, ha dicho el obispo de San Sebastián.

En respuesta a estas palabras de Munilla, el presidente de CEAR-Euskadi, Javier Galparsoro, ha pedido “al común de los políticos y obispos” que piensen que los refugiados “está sufriendo horrores exactamente igual que el pueblo francésy que “son perseguidos por razones muy parecidas o las mismas” por las que se ha producido la “tremenda tragedia” de París.

Por su parte, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha reprobado hoy al obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, por vincular los atentados terroristas de París con la oleada de refugiados que llegan a Europa. Su pronunciamiento, según ha censurado, ha sido “especialmente desafortunado”, por lo que ha hecho un llamamiento a actuar de forma “responsable” a la hora de realizar declaraciones públicas.

 

El pasaporte encontrado a uno de los terroristas que actuó en el Estadio de Francia lleva el nombre de Ahmad Al Mohammad, junto al nombre de la ciudad siria de Idleb y la fecha de nacimiento del 10 de septiembre de 1990.   La Fiscalía francesa ha puntualizado que está pendiente de verificar la autenticidad de ese pasaporte, pero que las huellas tomadas a Al Mohammad corresponden con las de una persona que llevaba el documento y que fue objeto de un control de identidad en Grecia a comienzos de octubre.  

Sin embargo, hoy mismo el ministro de Justicia de Alemania, Heiko Maas, ha tachado de “totalmente irresponsable” establecer una conexión entre los refugiados y los atentados de París “sin ninguna prueba” porque, ha advertido, el pasaporte es “probablemente, una falsificación”.

“Sabemos además del Estado Islámico, que se dejan pruebas de forma conscientes para politizar y radicalizar más el debate de los refugiados”, manifestó Maas en una entrevista en la televisión pública germana.

También informó de esto mismo la cadena norteamericana CBS, citando fuentes de la inteligencia estadounidense, que aseguran que los números del documento y la fotografía no se corresponden con el nombre que aparece en él.

Las autoridades francesas habían vinculado este pasaporte sirio a un hombre que habría llegado a Francia a través de Grecia, pero no han encontrado información relacionada con esta identidad. El vicepresidente griego a cargo de la Policía, Nikos Toscas, confirmó que “el poseedor del pasaporte cruzó la isla de Leros el 3 de octubre, donde fue identificado siguiendo la normativa de la Unión Europea”.

(RD/Agencias)

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

El debate sobre el matrimonio igualitario se instala en el partido de Merkel

Lunes, 8 de junio de 2015

11313302_1438298829808650_2025763886_nLa aprobación del matrimonio igualitario por la vía del referéndum en Irlanda ha reabierto un debate prácticamente congelado durante el primer tercio de la legislatura en Alemania. Un goteo de cargos de la gobernante CDU y de sus colegas bávaros de la CSU muestran públicamente su apoyo a la igualdad matrimonial, aunque la posición oficial se sigue agarrando al inmovilismo homófobo.

Hace una semana recogíamos las declaraciones de la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación, así como de los partidos de la oposición parlamentaria (La Izquierda y Los Verdes), pidiendo que de una vez por todas se haga valer la mayoría progresista del Bundestag para aprobar una ley de matrimonio igualitario. La reacción del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, fue presentar un proyecto para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las unidas civilmente en una serie (limitada) de disposiciones legales. El propio Maas advertía unos días antes que convencer a sus socios de Gobierno de la CDU/CSU, de ir más allá, iba a ser “difícil”.

Ciertamente, la posición de la cúpula democristiana no se ha movido ni un milímetro de su postura contraria a la ampliación de los derechos de las personas LGTB. Tras discutir el asunto durante más de una hora en la ejecutiva del partido el pasado lunes, el secretario general de la CDU Peter Tauber anunció que la formación no daría ni un paso más de lo estipulado en el acuerdo de Gobierno que fraguó la actual gran coalición; un documento que carece prácticamente de compromisos concretos y se limita a prometer el acatamiento de las sentencias del Tribunal Constitucional al respecto. La propia canciller Angela Merkel habría reiterado su convencimiento de que excluir a las parejas del mismo sexo del acceso al matrimonio no es discriminatorio.

A pesar de este inmovilismo oficial, en el partido de Merkel se van alzando voces discordantes. Es el caso de la vicepresidenta del grupo parlamentario en el Bundestag, Nadine Schön, quien ha afirmado que es “favorable a una apertura del matrimonio para las parejas homosexuales”. A nivel de los estados federados el líder de la CDU en el parlamento del Schleswig-Holstein, así como diputados democristianos de las cámaras regionales del Sarre y de Baja Sajonia, han mostrado el mismo apoyo a la medida. Incluso en la CSU, el partido bávaro hermanado con la CDU pero considerado socialmente más conservador que esta, han surgido voces a favor del matrimonio igualitario. Es el caso de la diputada en el Bundestag Dagmar Wöhrl, que ha publicado un artículo en su página web titulado ¡Mi «sí» al matrimonio para todos!.

Al mismo tiempo, sin embargo, se ha desatado una cierta polémica por algunas declaraciones poco afortunadas para tratar de justificar el rechazo a la igualdad LGTB. La presidenta del Sarre, Annegret Kramp-Karrenbauer (CDU), alertaba de que si se permitía a las parejas del mismo sexo acceder al matrimonio, “no se pueden descartar otras reclamaciones, como un enlace entre familiares cercanos o de más de dos personas”. “¿De verdad queremos eso?”, se preguntaba. En el parlamento de Baja Sajonia, la diputada Editha Lorberg echaba mano del argumentarlo democristiano al afirmar que la “protección especial del matrimonio y la familia” que ordena la Constitución alemana obliga, en su opinión, a la discriminación de las personas LGTB.

Las encuestas muestran un apoyo ampliamente mayoritario

Al calor del debate político, se han publicado dos encuestas para sondear la opinión pública sobre el asunto. Los resultados son concluyentes: ambas muestran un apoyo muy mayoritario de la población alemana al matrimonio igualitario. El de YouGov da un 65% de respuestas favorables a la pregunta “¿Apoyaría o rechazaría una ley que permitiera el matrimonio a las parejas homosexuales?”, con un 28% en contra. El apoyo es transversal a todos los partidos representados en el Bundestag, incluida la CDU/CSU (57% a favor) y alcanza un máximo en los votantes de Los Verdes (94% a favor). También una mayoría del 57% frente al 35% se muestra partidaria de la adopción homoparental.

Aún mayor es el apoyo que ha revelado la encuesta del semanario Stern: un abrumador 74% de los alemanes estarían de acuerdo con el matrimonio igualitario, mientras que un 23% se opondría. Los votantes de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria estarían mayoritariamente a favor, democristianos de nuevo incluidos. Está claro, por tanto, que la cuestión es ya puramente un asunto de iniciativa política en una sociedad que va muy por delante de sus gobernantes.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aumenta la presión sobre Merkel para equiparar uniones homosexuales con matrimonio

Viernes, 29 de mayo de 2015

ob_c3a76298917833a63bfb3b92dde4d1fa_angela-merkel123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal

El Gobierno alemán aprobó un grupo de leyes destinado a combatir la discriminación de los homosexuales, aunque descartó de nuevo abrir en la actual legislatura la posibilidad del matrimonio para personas del mismo sexo.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos.

“El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos”

Tras la aprobación en referéndum del matrimonio igualitario en Irlanda, y en Groenlandia, parece que algo se mueve en Alemania. Los activistas LGTB empiezan a perder la paciencia ante el inmovilismo del Gobierno de gran coalición, donde la intransigencia de la CDU/CSU de Angela Merkel mantiene a la principal potencia económica de Europa en una situación cada vez más desfasada con respecto a los países de su entorno y aumenta la presión sobre el Gobierno de la canciller Angela Merkel, que el miércoles tenía previsto debatir un proyecto de ley para ampliar los derechos de las uniones de hecho, pero sin abordar la plena equiparación con el matrimonio.

“Extenderemos a las parejas de hecho la regulación relativa al matrimonio en 23 leyes y decretos. Esto supone un paso más hacia una amplia equiparación”, explicó el ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ante la reunión del Consejo de Ministros.

El objetivo de la gran coalición que lidera la canciller, Angela Merkel, es “avanzar hacia la plena equiparación de derechos, fiscales y de otra índole” de las parejas de hecho homosexuales, indicó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert. En ese capítulo no entra, sin embargo, la posibilidad del matrimonio civil entre personas del mismo sexo, añadió el portavoz, que se remitió al compromiso incluido en el pacto de coalición entre conservadores y socialdemócratas de “dirimir las diferencias discriminatorias entre homosexuales y heterosexuales”. Seibert insistió, asimismo, en que el caso de Irlanda, donde unos días atrás se aprobó en referéndum el matrimonio homosexual, no afectará los planes de la gran coalición alemana. El portavoz destacó que Merkel estaba “satisfecha” con las medidas introducidas “paso a paso” para la equiparación de los derechos de los homosexuales bajo su mandato y dijo que ésa será la dinámica a seguir en lo que resta de mandato.

Entre las medidas aprobadas hoy en Consejo de ministros se encuentran una serie de regulaciones, fiscales, jurídicas y administrativas para evitar tratos discriminatorios a ese colectivo.

La declaración del portavoz se produjo en pleno debate en el país tras el paso dado por Irlanda y mientras aumentan los pronunciamientos, incluso en las propias filas gubernamentales, a favor de la plena homologación de derechos.

Alemania aprobó bajo el Gobierno de coalición socialdemócrata-verde que lideró Gerhard Schröder, de 1998 a 2005, la fórmula de la pareja de hecho entre homosexuales, considerado en ese momento un hito para ese colectivo. Desde entonces ha ido avanzando hacia la plena equiparación con las parejas heterosexuales, en muchos casos a instancias del Tribunal Constitucional, que ha dictado sucesivas sentencias a favor de los colectivos homosexuales en materia de derecho hereditario o fiscal.

Sigue descartada la adopción de hijos por parejas homosexuales -aunque sí existe la posibilidad de que uno de sus miembros adopte en solitario-. La adopción está restringida en Alemania a solteros o a matrimonios, pero no a las parejas de hecho, única fórmula de unión hasta ahora posible para los homosexuales.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos y han surgido voces a favor también en el seno de las filas conservadoras. No obstante, el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, subrayó la semana pasada que “el acuerdo de coalición no contempla la equiparación completa de matrimonio y unión de hecho, por lo que tampoco habrá un proyecto del Gobierno al respecto en esta legislatura“.

En su página en la red social Facebook, Maas se había mostrado convencido de que para abrir la opción del matrimonio a las parejas de hecho homosexuales no era imprescindible una reforma de la Constitución, aunque admitía que el objetivo era “lamentablemente poco viable” en la actual coalición con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y los conservadores bávaros de la CSU. Con su opinión coincidió su compañera de partido y titular de Familia, Manuela Schwesig, quien, en ese contexto, aplaudió el proyecto de ley de Maas como un “paso importante” hacia el objetivo de la equiparación.

Mientras, en unas declaraciones a la edición digital del semanario “Der Spiegel”, el presidente de la Federación de Gais y Lesbianas en la Unión, el cristianodemócrata Alexander Vogt, expresó su esperanza de que la canciller “deje de hacer caso de una vez por todas a los que bloquean”. “El claro ‘sí’ en Irlanda es una señal. En Alemania y precisamente también en nuestro partido debe ocurrir algo ahora”, exigió el político cristianodemócrata, que llamó a la canciller a actuar y “subirse al carro”, Según Vogt, “que países tan marcadamente católicos como Irlanda y España se hayan abierto al matrimonio es una muestra del gran giro que ha dado la sociedad”.

Desde la CSU, el diputado Berndt Fabritius abogó en unas declaraciones al “Munchner Merkur” por dar nuevos pasos hacia la homologación de derechos y apostó por dejar a los parlamentarios libertad de voto para aclarar la posición de la mayoría “mejor hoy que mañana”.

La primera voz en alzarse el lunes pasado, tras conocerse el contundente resultado del referéndum irlandés, fue la de Christine Lüders, directora de la Oficina Federal Antidiscriminación (un organismo independiente que tiene como misión asegurar el cumplimiento de las leyes al respecto). Lüders recordó que la mayoría de los Estados de Europa occidental ya cuentan con leyes igualitarias de matrimonio y se mostró convencida de que la “gran mayoría” de los diputados en el Bundestag son favorables a la medida; por lo que pidió una iniciativa multipartita sobre el asunto en la cámara baja que se someta a votación sin disciplina de partido para todos los representantes. Christine Lüders, calificó de “insuficiente” los cambios en materia de derecho civil y procesal que contempla el proyecto de ley y estimó que “no hay razones objetivas para negar a las parejas del mismo sexo el libre acceso al matrimonio”. “El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos“, aseguró la comisionada, favorable también a que no haya disciplina de voto cuando se debata la cuestión en el Bundestag.

La oposición parlamentaria, formada por La Izquierda y Los Verdes, se ha sumado a este llamamiento. Pero la respuesta del Gobierno, como viene siendo habitual, se ha quedado bastante por debajo de las expectativas. El ministerio de Justicia, con el socialdemócrata Heiko Maas a la cabeza, presentó este miércoles un proyecto de ley para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las uniones civiles en 23 disposiciones legales. Un procedimiento de “parcheado” al que ya nos tienen acostumbrados y que la oposición tacha de incompleto y chapucero, pero que parece ser el único con el que los democristianos transigen. La presidenta del grupo de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, consideró en unas declaraciones a “Die Welt” que “la Unión de Merkel no podrá dejar pasar como si nada el debate en torno al matrimonio para todos”. Recordó que Alemania fue precursor de la equiparación con su ley de uniones de hecho para parejas homosexuales de 2001 y lamentó que, entre tanto, “hasta Irlanda” la haya adelantado. En la misma línea, el portavoz de Asuntos de Política Interior de Los Verdes, Volker Beck, recordó que “unas 150 normas en 54 leyes y decretos hacen todavía una diferenciación entre el matrimonio y las parejas de hecho”.

La CDU/CSU está convencida de que la igualdad LGTB es un tema que no va con ellos y sigue defendiendo una discriminación cada vez más injustificable con la excusa de salvaguardar los “principios tradicionales, culturales y religiosos de Alemania. Tan solo voces aisladas como la del diputado abiertamente gay Jens Spahn se atreven a afirmar que lo que pueden hacer los católicos irlandeses, podemos hacerlo nosotros también.

Lo cierto es que uno de los principales motivos para este inmovilismo podría ser de carácter más electoralista: la canciller Merkel mantiene una elevada popularidad tras cerca de diez años en el Gobierno y su partido sigue cómodamente por encima del 40% de intención de voto en las encuestas; por lo que no tendrían ninguna motivación para “abrir un melón” que podría costarle desafecciones hacia la derecha cada vez más radical y homófoba de Alternativa para Alemania (AfD).

Los activistas LGTB, sin embargo, no se resignan, y han puesto en marcha varias iniciativas para reavivar el debate entre la población y presionar al Gobierno y al Parlamento para que se produzcan ya avances reales. Dos peticiones en esta dirección se han puesto en marcha en change.org y en openPetition, recabando por el momento cerca de 30.000 firmas en conjunto. El asunto también se mueve en las redes sociales: en Twitter, la discusión se canaliza con el hashtag #ehefueralle (“matrimonio para todos”) y en Facebook, la página Enough is Enough ha creado un botón para mostrar el apoyo a la igualdad LGTB. También en esta página, una iniciativa espontánea para manifestarse el próximo sábado por las calles de Berlín en apoyo al matrimonio igualitario va ganando adeptos.

Vía Cáscara amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socialdemócratas alemanes reconocen que aprobar el matrimonio igualitario en la gran coalición con Merkel será “difícil”

Sábado, 23 de mayo de 2015

220px-Maas_HeikoPreocupante inconsistencia del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), que gobierna en coalición con la CDU/CSU de Angela Merkel, en relación a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. En tan solo dos días, el ministerio de Justicia –liderado por el socialdemócrata Heiko Maas– ha pasado de rechazar la medida por requerir, en su opinión, una reforma constitucional, a reafirmar el compromiso de su partido con la misma. El ministro avisa, eso sí, de que convencer a sus socios democristianos en el Gobierno se presenta muy difícil.

Todo comenzó con la pregunta escrita de Los Verdes al ministro de Justicia para saber el estado de tramitación de la proposición de ley de este grupo para equiparar los derechos y obligaciones de las uniones civiles y los matrimonios. El proyecto fue registrado el pasado día 5 de marzo y se requería una respuesta del ministerio antes del 8 de mayo. El departamento comandado por Maas contestó que quiere revisar el texto de Los Verdes por encontrarlo “confuso”, pero sorprendentemente fue incluso más allá del contenido de la pregunta al afirmar que el matrimonio igualitario requeriría una reforma constitucional.

Los socialdemócratas cambiaban completamente su postura “oficial” y secundaban con esta toma de posición el mismo argumento que los sectores más conservadores de la CDU/CSU y la propia canciller Merkel utilizan contra la igualdad LGTB: que el artículo de la Constitución alemana que consagra la “protección especial del matrimonio y la familia” debe ser interpretado para discriminar a las familias no tradicionales y a las parejas del mismo sexo. Esta inesperada respuesta provocó la reacción del portavoz de Interior de Los Verdes. Volker Beck, que es abiertamente gay, acusó a Maas de aliarse con “una minoría homófoba y anticuada” de la CDU/CSU para perpetuar la discriminación de las personas LGTB.

También el grupo LGTB del SPD, Schwusos, criticó el escrito del ministerio de Justicia y le “recordó” que el artículo de la Constitución que hace referencia al matrimonio ni establece ni prohíbe el matrimonio igualitario. Ante el revuelo generado, el propio Heiko Maas intentaba recomponer el daño con un post en Facebook, en el que achaca todo a un malentendido:

Como hoy ha habido “intentos de interpretación” sobre este tema, aclaro aquí de nuevo sin problemas: la apertura completa del matrimonio para parejas del mismo sexo es y sigue siendo nuestra posición. Para ello no es necesaria una reforma constitucional. Pero también es cierto que en la coalición con CDU/CSU, por desgracia, es difícil llevar a cabo una equiparación completa [de derechos]. Pero no debería haber ninguna duda: seguiremos luchando por ello.

Lo cierto es que, pese a la rectificación de Maas, la tramitación de la iniciativa de Los Verdes se retrasa, y con ello la igualdad legal de las personas LGTB en multitud de áreas. La política del Gobierno de gran coalición se limita por ahora a “parchear” las leyes que hacen referencia al matrimonio para incluir en ellas a las uniones civiles, a menudo únicamente por mandato del Tribunal Constitucional alemán; un procedimiento que Los Verdes han tachado de “chapucero e incompleto”.

El papel de los socialdemócratas, por mucho que aseguren lo contrario, es además bastante decepcionante: si ya en el acuerdo de coalición relegaban la igualdad LGTB de la lista de asuntos prioritarios, hace un año votaban disciplinadamente con sus socios contra la adopción homoparental y ahora se vuelven a escudar en la lealtad al partido de Merkel para excusar la falta de avances que probablemente se verá en esta legislatura.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Alemania aprueba un procedimiento de adopción conjunta “en dos pasos” para las parejas del mismo sexo.

Viernes, 14 de marzo de 2014

merkel-gabriel-koalition-2-540x304El Gobierno alemán de gran coalición entre los democristianos de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD ha cumplido uno de sus muy escasos compromisos con los ciudadanos LGTB, que además era un mandato del Tribunal Constitucional del país, y ha presentado un proyecto de ley para que gays y lesbianas puedan adoptar también a los hijos adoptados de sus parejas.

Se trata de un procedimiento de adopción “en dos pasos” que el alto tribunal dictaminó en febrero del año pasado para que las personas que hayan contraído unión civil con una persona de su mismo sexo puedan adoptar a los hijos previamente adoptados por sus parejas, algo que solo estaba permitido en parejas heterosexuales; el plazo que daban los jueces del Constitucional para hacer efectivo el fallo concluía el 30 de junio de este año.

Democristianos y socialdemócratas incluyeron este punto entre sus mínimos compromisos con el colectivo LGTB, probablemente conscientes de que, en cualquier caso, estaban obligados a legislar en ese sentido. Bajo el epígrafe “Respetar la identidad sexual”, se anunciaba también la intención de “intentar acabar con las discriminaciones existentes” basadas en la orientación sexual y ampliar el Plan Federal contra el Racismo, la Xenofobia y el Antisemitismo para incluir la homofobia y la transfobia. También hacía mención, de forma vaga, a mejorar la situación de las personas intersexuales y transexuales.

En Alemania solo pueden adoptar las personas solteras y los matrimonios, por lo que están excluidas las uniones civiles entre personas del mismo sexo, en las que solo era posible la adopción del hijo biológico de la pareja. El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ha calificado la reforma presentada este miércoles como “un importante paso adelante en el camino hacia la igualdad legal completa de las parejas del mismo sexo”.

La iniciativa parece, sin embargo, un paso demasiado timorato en la equiparación de los derechos de parentalidad. El portavoz de Justicia de Los Verdes, Volker Beck, ha instado al SPD a “no dejar que los viejos homófobos de la Unión le dicten las políticas” y ha criticado que la coalición no haya abierto la adopción conjunta a las parejas del mismo sexo. La CDU/CSU de la canciller Angela Merkel se opone frontalmente a esta posibilidad, como se oponía también a la medida que ahora ha tenido que aprobar por imperativo legal.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.