Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Párrafo 175’

¿Qué significaba el triángulo invertido rosa?

Martes, 16 de julio de 2019

El triángulo invertido rosa fue un símbolo con el que se identificó a los homosexuales en la Segunda Guerra Mundial. Ahora es un símbolo de activismo LGBT+.

El periodo comprendido entre los años 1939 y 1945 ha pasado a la historia como una de las épocas más trágicas en la historia de la humanidad. El mundo entero había centrado su atención en el problema bélico que existía entre las principales potencias del mundo y en los estragos que esta ocasionaba. La Segunda Guerra Mundial había cobrado la vida a millones de personas en todo el mundo. Personas cuyo único ‘delito’ era pertenecer al pueblo judío, oponerse a los ideales del nazismo o pertenecer a la comunidad LGBT+.

Todos los que fueron perseguidos e introducidos a los campos de concentración eran identificados con triángulos invertidos de diferentes colores. Los enemigos políticos se identificaban con el rojo, los criminales con verde, los inmigrantes con azul, los testigos de Jehová con morado y los homosexuales con rosa. Si estos también pertenecían a la comunidad judía, se le agregaba un triángulo color amarillo que apuntaba hacia arriba, formando una figura similar a la estrella de David.

Triángulo-invertido-rosa-2-696x933Esquema con el que identificaban a los presos en los campos de concentración. / Foto: ALF (Pincha para agrandarla)

¿Por qué se perseguía a los homosexuales?

Antes de que el nazismo ascendiera al poder en la Democrática República de Weimar (hoy Alemania), la homosexualidad no era perseguida. Aunque el Párrafo 175 del Código Penal prohibía los actos sexuales entre dos hombres, estos tenían la libertad de expresarse moderadamente en público.

Sin embargo, con la llegada de Hitler al poder las cosas cambiaron. El Párrafo 175 sufrió modificaciones: ahora cualquier conducta homosexual era castigada con hasta 10 años de prisión. ¿Por qué? La homosexualidad era considerada un ‘mal’ que podía propagarse con facilidad entre la población, motivo por el que los gays estaban separados del resto de los presos. Además, esta orientación sexual era considerada como una muestra de degeneración racial.

 Muchos de los presos en cárceles fueron llevados a los campos se concentración para realizar trabajos forzados. El triángulo invertido rosa los ubicaba en la ‘clase’ más baja de todos los perseguidos. Entre torturas, hambre, enfermedades y maltratos vivieron los homosexuales durante la Segunda Guerra Mundial. Por estas condiciones, el índice de muerte en homosexuales fue superior al del resto de los prisioneros; se estima que 7 de cada 10 gays murieron en este periodo.

Después de concluida la Segunda Guerra Mundial, el triángulo invertido rosa dejó de ser un símbolo de persecución y tomó un significado de opresión y discriminación. La homosexualidad siguió siendo considerada una falta a la moral y un delito, pues el Párrafo 175 continuó vigente muchos años después de terminada la guerra.

Triángulo-invertido-rosa-4Monumento con el triángulo rosa invertido en Sitges, España. / Foto: Pinterest

Fue hasta 1978 cuando la bandera del Orgullo LGBT+ reemplazó al triángulo rosa como símbolo de la diversidad sexual. Esta, a través de sus colores, mandaba un nuevo mensaje al mundo entero: vida, salud, luz, naturaleza, serenidad y espíritu. A pesar de esto, el triángulo rosa sigue siendo utilizado como un símbolo de activismo LGBT+.

En varias ciudad del mundo, como en Ámsterdam, San Franscisco y Tel Aviv, se han erigido diversos monumentos con este símbolo como memorial para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Además, es un recordatorio para seguir luchando por la igualdad de los derechos humanos.

Triángulo-invertido-rosa-3

“Homomonument”, en Ámsterdam, recuerda a las víctimas homosexuales de la Segunda Guerra Mundial. / Foto: Out Traveler

 Con información de EcuRed, Gizmodo y Diario Vasco , vía SoyHomosensual

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Compensación económica a las víctimas homosexuales de la Alemania nazi

Martes, 19 de marzo de 2019

gays-alemania-naziEl ministerio de Justicia alemán, encabezado por la socialdemócrata Katarina Barley, ha aprobado una directiva para ampliar la lista de potenciales beneficiarios de la ley de rehabilitación de las víctimas del artículo 175. A partir de ahora, no solo tendrán derecho a la reparación los condenados en firme por la infame norma que durante décadas criminalizó las relaciones entre hombres. También podrán solicitarla todos los que hayan sido objeto de un proceso o puestos en prisión provisional en aplicación de la legislación homófoba.

Alemania ha comenzado a ofrecer compensación a las personas LGTBI que enfrentaron investigaciones criminales según las leyes anti-homosexuales en la época nazi. El país extendió la compensación a las personas LGBT+ que se enfrentaron a la opresión bajo las autoridades tanto en Alemania Oriental como Occidental tras la caída de los nazis.

Los homosexuales fueron solo uno de los muchos grupos minoritarios perseguidos por los nazis, pero la ley que prohibía las relaciones sexuales con personas del mismo sexo (exactamente el párrafo 175), que se expandió bajo el gobierno nazi, se mantuvo vigente en toda Alemania durante décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial.

queers-campsEl pasado 13 de marzo, el Ministerio Federal de Justicia de Alemania anunció que comenzaría a pagar una indemnización a los hombres investigados en virtud de las leyes por tener sexo gay antes de la abolición de la ley en 1968 en Alemania Oriental y 1969 en la Occidental.

Se calculan que fueron unas 70.000 personas las condenadas por actos homosexuales consensuados por esta ley, pero fueron muchas más; ya que no todas fueron condenadas, pero sí sufrieron por ello.

El cambio se produce después de que el Bundestag o cámara baja del Parlamento de Alemania  aprobara en junio de  2017 por unanimidad un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. El Gobierno de Coalición  un  ya había aprobado unos meses antes, tras el anuncio del entonces ministro de Justicia Heiko Maas (SPD). El texto establece que cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal.

or-38619Previamente, en un acto sin precedentes el jefe de Estado alemán, Frank-Walter Steinmeier, (en la fotografía) hizo un “mea culpa” por los años de “injusticias”, “represión” y “silencio” que ha vivido la comunidad gay en esta nación. Llegamos tarde, ha reconocido Steinmeier ante el monumento a las víctimas homosexuales del Tercer Reich. Se refería a la ley aprobada el año pasado por la que se anularon las condenas impuestas tras la II Guerra Mundial en base al artículo 175 del Código Penal, endurecido durante el nazismo y no abolido completamente hasta 1994.

Alrededor de 30 millones de euros se reservaron originalmente para cubrir los costes del sistema de compensación, pero Associated Press informa de que sólo 133 personas lo aplicaron con el sistema existente, con pagos hasta la fecha por un total de 433.500 euros.

El plan del gobierno permite que cualquier persona que haya sido investigada en virtud de la ley histórica pueda solicitar una indemnización, no solo los condenados. Las personas que fueron investigadas conforme a la ley tendrán derecho a pagos de 500€, mientras que los pagos adicionales de 1.500€ estarán disponibles para aquellos cuyo bienestar profesional, financiero o personal se vio significativamente afectado por la ley.

rehabilitierungLa compensación se puso a disposición en 2017 para los hombres que fueron encarcelados. Estos tenían derecho a 3.000€ más 1.500€ por año de servicio.

Incialmente, se reservaron alrededor de 30 millones de euros para cubrir los pagos, pero Associated Press informó que solo 133 personas lo solicitaron y que, hasta la fecha, solo se han gastado 433.500€ de los 30 millones.

Una declaración aclara que los pagos “no deben entenderse como daños y perjuicios”, sino que son una parte importante del “reconocimiento simbólico de las deficiencias sufridas”.

Ley anti-gay de Alemania, Párrafo 175, y ‘vidas destruidas’

220px-Katarina_Barley-4934La ministra de Justicia de Alemania, Katarina Barley (SPD)

Con la reforma introducida el pasado miércoles por la ministra de Justicia Katarina Barley (del SPD como su antecesor), la categoría de víctima se amplía. Si hasta ahora solo se consideraban a los condenados por sentencias en firme, la nueva directiva contempla que los imputados o recluidos en prisión provisional por el artículo 175 también puedan beneficiarse de las medidas contempladas en la ley, aunque hubieran sido finalmente absueltos.

La enmienda prevé una indemnización de 500 euros por cada proceso iniciado y de 1.500 euros por año comenzado en prisión provisional. Del mismo modo, pueden solicitar una reparación de hasta 1.500 euros los que se hayan visto afectados en su salud, trabajo o economía a causa de la apertura de una investigación por homosexualidad.

La Ministra Federal Katarina Barley dijo: “El párrafo 175 del Código Penal castiga a las personas por amar a personas del mismo sexo. El párrafo 175 destruyó vidas.” Y añadió: “Es importante que mostremos solidaridad y reconocimiento. La persecución de los homosexuales fue un grave error desde la perspectiva actual, y debemos responsabilizarnos por ello”.

wolfgang-lauinger-1La directiva evitará casos como el del activista Wolfgang Lauinger, (en la Foro, de joven y ya mayor)perseguido durante el régimen nazi y de nuevo bajo la República Federal en los años cincuenta. Lauinger solicitó una reparación que le fue denegada porque, aunque pasó meses en prisión provisional, no llegó a ser condenado en firme. Por desgracia, falleció en diciembre de 2017 antes de poder beneficiarse de la reforma aprobada ahora. Una medida que, por otra parte, no aborda la cláusula que los democristianos de la CDU/CSU impusieron a última hora a la ley original para elevar la edad de referencia a 16 años, dos más que la de consentimiento para las relaciones entre personas de diferente sexo. Una modificación que deja sin resarcimiento, por ejemplo, a personas que fueron denunciadas por sus padres cuando eran adolescentes. A pesar de ello, la reforma de la ministra Barley ya ha recibido el apoyo de Los Verdes y los liberales del FPD.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi cuando, en 1935, redefinieron el crimen como un delito grave toda forma de afecto entre hombres. La pena máxima prevista por la ley también se aumentó de seis meses a cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, seguían siendo consideradas hasta ahora como válidas. Según opinaba la CDU entonces, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condenaba a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Oveja Rosa/Cromosomax/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Alemania quiere eliminar los antecedentes a personas condenadas por ser homosexuales

Miércoles, 18 de mayo de 2016

780x580-noticias-simbolo-homosexual-en-los-campos-de-concentracion-nazisEl ministro de Justicia alemán anuncia la rehabilitación de los condenados por el homófobo artículo 175

Muchos ya no podrán verlo, pero nunca es tarde cuando se trata de reparar una injusticia de décadas. Alemania plantea por fin dar los pasos necesarios para resarcir a los condenados por las sentencias basadas en el infame artículo 175 del Código Penal, que hasta su completa derogación en 1994 castigó las relaciones consentidas entre hombres. El titular de Justicia Heiko Maas anunció un proyecto de ley cuya concreción tiene aún que discutir el Consejo de Ministros.

La persecución de los homosexuales continuó después del régimen nazi, por lo que Alemania quiere compensar a las víctimas y anuncia su intención de anular los registros de todas las personas que hayan sido condenadas por su orientación sexual. Como parte un «derecho de compensación», el gobierno alemán anuncia que va a proceder a la eliminación de todas las condenas a hombres homosexuales que fueron encarcelados después de la Segunda Guerra Mundial debido exclusivamente a su orientación sexual. Como muchos otros países, Alemania también sostenía la prohibición contra los homosexuales, o más específicamente, las actividades sexuales entre hombres.

Los homosexuales fueron otro más de los grupos perseguidos bajo el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque continuaron siendo víctimas después de la guerra en base a una ley conocida ahora como Párrafo 175, cuyo primer borrador no es precisamente nazi, dado que se remonta a 1871, otorgando un amparo legal a los diferentes gobiernos alemanes para continuar con la persecución contra la comunidad LGTB. Las estimaciones señalan que alrededor de 50.000 personas fueron condenadas entre 1946 y 1969, año en el que la homosexualidad fue finalmente descriminalizada.

Ya se habían anulado las condenas de los homosexuales que sucedieron bajo el régimen nazi en el año 2002, quedando intactas las de años posteriores debido a un conflicto técnico sobre la legitimidad del actual gobierno para anular condenas previas. Un problema que parece haberse eliminado gracias a un estudio de la Agencia Federal contra la Discriminación, que señala que no existe ninguna barrera legal para su eliminación definitiva, lo que permitiría la eliminación definitiva de todo registro de cualquier persona que haya sido condenada por ser homosexual.

220px-Maas_HeikoEl pasado miércoles, la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación Christine Lüders presentaba un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales basada en el artículo 175 durante el más de un siglo de su vigencia. Las conclusiones del documento son claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionaba rápidamente al escrito anunciando un proyecto de ley para la anulación de las condenas basadas en el artículo 175 y la concesión de las correspondientes indemnizaciones. Maas reconoce la imposibilidad de “reparar por completo las infamias del Estado de derecho” que patrocinó la persecución de las relaciones homosexuales y admite la dificultad de la tarea que ahora comienza: gran parte de la documentación necesaria puede haberse perdido. No obstante, hace un llamamiento a la unidad para borrar de una vez “la mancha del prejuicio” que aún portan las víctimas de la ley homófoba.

Pese a lo positivo del anuncio, cabe ser prudentes todavía. Como ha ocurrido ya en varias ocasiones dentro de la gran coalición entre CDU/CSU y SPD, los democristianos tienen menos prisa que sus socios para implantar medidas a favor de la igualdad LGTB. Así, cuando la materialización del mensaje del ministro de Justicia ya se daba por hecha, el titular de Transporte Alexander Dobrindt (CSU) aseguraba en sede parlamentaria que el asunto no se había discutido en el Consejo de Ministros que acababa de celebrarse. El secretario de Estado de Justicia Christian Lange aclaraba a continuación que la propuesta aún se encuentra en una fase preliminar y, por tanto, se desconocen los plazos de su tramitación. Dada la trayectoria del Gobierno durante estos casi tres años, estaremos muy pendientes de los próximos pasos que se den.

«Nunca podremos retirar las horribles atrocidades cometidas por este país, pero queremos rehabilitar a las víctimas. Los homosexuales condenados no deberían tener que seguir viviendo con la marca negra de una condena penal», declara Heiko Maas, ministro de justicia. Asimismo, ha anunciado que el proceso se hará de forma general, no teniendo que cursar ninguno de los afectados petición alguna para la eliminación de sus antecedentes. Se ha previsto que los supervivientes puedan reclamar una compensación por el daño causado, siendo destinado a programas de educación en el caso de aquellas víctimas que ya hayan fallecido.

Esta regulación se ha estado elaborando en los últimos meses y requiere su aprobación por el parlamento alemán. Grupos de derechos por la comunidad LGTB que han presionado para que su aprobación definitiva se haga posible de la manera más rápida posible, evitando que pueda utilizarse como moneda de cambio entre partidos políticos. «El tiempo es esencial para que las víctimas de la persecución homosexual puedan restaurar su dignidad», explican desde la Asociación de Lesbianas y gays de Alemania.

A menudo la persecución de los homosexuales se atribuye únicamente al período del conflicto bélico, pero continuó igualmente durante la posguerra. Si bien la mayor parte de estas víctimas son ahora personas mayores, la compensación sigue siendo un problema a tratar debido a los problemas que pudieran haber tenido en su momento de cara a la inserción laboral como consecuencia de las condenas. La decisión del gobierno alemán no puede deshacer las atrocidades cometidas, pero puede contribuir a que las familias de las víctimas puedan pasar página sobre unos terribles acontecimientos.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Universogay/Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.