Archivo

Entradas Etiquetadas ‘artículo 175’

El Parlamento alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Jueves, 29 de junio de 2017

bundestagEl Bundestag o cámara baja del Parlamento de Alemania aprobó el jueves por unanimidad un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. Una buena noticia empañada por una enmienda de última hora en la redacción final. La CDU/CSU de la canciller Angela Merkel ha impuesto que la rehabilitación solo sea posible si los implicados en los hechos tenían más de 16 años. Una clara discriminación con respecto a las relaciones entre personas de distinto sexo, para las cuales rige una edad de consentimiento dos años menor.

El Estado alemán rehabilitará próximamente a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia Heiko Maas superó el pasado jueves su tramitación parlamentaria con la aprobación por unanimidad en el Bundestag. El Gobierno de gran coalición le había dado su respaldo el pasado mes de marzo. Maas anunció su decisión de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175 en mayo del año pasado.

rehabilitierungEl texto establece que cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes. La fundación Magnus Hirschfeld, por su parte, recibirá 500.000 euros en concepto de “indemnización colectiva”. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

La nota decepcionante de la histórica ley la puso el pasado martes la CDU/CSU en la comisión parlamentaria donde se tramitaba el proyecto de ley. Los democristianos impusieron un cambio que eleva a 16 años la edad mínima de referencia para poder optar a la rehabilitación. Hasta entonces, la propuesta excluía a los condenados por actos en los que hubieran participado menores de 14 años, que es la edad de consentimiento para las relaciones entre personas de distinto sexo desde la introducción del Código Penal de 1871.

Los socialdemócratas del SPD no comprenden el motivo de esta enmienda “innecesaria” de última hora, pero la admitieron para, según afirman, no retrasar más la aprobación de la ley. La redacción de la CDU/CSU únicamente menciona la “protección de los menores” como intento de justificar lo que no es más que una nueva discriminación de las personas LGTB frente a las heterosexuales.

El presidente de la fundación Magnus Hirschfeld, Jörg Litwinschuh, lamenta que la modificación impuesta por los democristianos dejará sin resarcimiento, por ejemplo, a personas que fueron denunciadas por sus padres cuando eran adolescentes. La ley hace tabla rasa por debajo de los 16 años y no contempla la existencia o no de consentimiento o la diferencia de edad entre los participantes en los actos condenados. Litwinschuh anunció que su fundación prestará asistencia a los afectados que quieran presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para corregir esta tropelía de la formación de Merkel.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, seguían siendo consideradas hasta ahora como válidas. Según opinaba la CDU entonces, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condenaba a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El Gobierno alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Viernes, 31 de marzo de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasEl Gobierno alemán aprobó la semana pasada un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ha logrado el respaldo de los socios democristianos de la CDU/CSU. Ahora debe ratificarla el Bundestag, donde se espera unanimidad.

Ya el pasado mes de mayo informábamos de la iniciativa de Maas de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175. La decisión se producía después de que la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación presentara un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales durante el más de un siglo de vigencia de la legislación homófoba. Las conclusiones del documento eran claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

Más de cinco meses después, el ministro de Justicia presentó por fin un proyecto de ley con medidas concretas para materializar la reparación de las víctimas del §175. Cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes y un coste máximo de unos treinta millones de euros. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

680x382Desde el SPD, el candidato a canciller Martin Schulz ha publicado un tuit de apoyo a la iniciativa. “Los hombres que aman a hombres eran enviados a prisión en nuestro país. Nadie se ha disculpado hasta ahora. ¡Gracias por cambiarlo, Heiko Maas!”. También la CDU de la canciller Merkel ha mostrado su adhesión al texto, reprochando eso sí al ministro de Justicia el retraso en su aprobación. Los democristianos exigían incluir en el proyecto de ley que no se otorgará ninguna rehabilitación de condenas por actos que siguen siendo ilegales hoy en día.

Los partidos de la oposición, Los Verdes y La Izquierda, han saludado la medida pero piden más avances. El diputado verde Volker Beck pidió que se amplíe el proyecto para incluir no solo a los condenados en sentencias firmes, sino a todos aquellos contra los que se inició un procedimiento legal. El portavoz de La Izquierda hizo hincapié en la necesidad de una indemnización colectiva que, de manera simbólica, sirva de resarcimiento para los que han fallecido esperando su rehabilitación.

La concesión de un indulto general a los condenados por homosexualidad en Inglaterra y Gales parece haber servido de acicate para otros países. En febrero era el Gobierno irlandés el que daba su visto bueno a una iniciativa similar, pero que además contemplaba la petición de disculpas para los afectados. Solo unos días después, la ministra de Justicia de Nueva Zelanda anunciaba ante el Parlamento un proyecto en la mismo dirección.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Agencias/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania quiere eliminar los antecedentes a personas condenadas por ser homosexuales

Miércoles, 18 de mayo de 2016

780x580-noticias-simbolo-homosexual-en-los-campos-de-concentracion-nazisEl ministro de Justicia alemán anuncia la rehabilitación de los condenados por el homófobo artículo 175

Muchos ya no podrán verlo, pero nunca es tarde cuando se trata de reparar una injusticia de décadas. Alemania plantea por fin dar los pasos necesarios para resarcir a los condenados por las sentencias basadas en el infame artículo 175 del Código Penal, que hasta su completa derogación en 1994 castigó las relaciones consentidas entre hombres. El titular de Justicia Heiko Maas anunció un proyecto de ley cuya concreción tiene aún que discutir el Consejo de Ministros.

La persecución de los homosexuales continuó después del régimen nazi, por lo que Alemania quiere compensar a las víctimas y anuncia su intención de anular los registros de todas las personas que hayan sido condenadas por su orientación sexual. Como parte un «derecho de compensación», el gobierno alemán anuncia que va a proceder a la eliminación de todas las condenas a hombres homosexuales que fueron encarcelados después de la Segunda Guerra Mundial debido exclusivamente a su orientación sexual. Como muchos otros países, Alemania también sostenía la prohibición contra los homosexuales, o más específicamente, las actividades sexuales entre hombres.

Los homosexuales fueron otro más de los grupos perseguidos bajo el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque continuaron siendo víctimas después de la guerra en base a una ley conocida ahora como Párrafo 175, cuyo primer borrador no es precisamente nazi, dado que se remonta a 1871, otorgando un amparo legal a los diferentes gobiernos alemanes para continuar con la persecución contra la comunidad LGTB. Las estimaciones señalan que alrededor de 50.000 personas fueron condenadas entre 1946 y 1969, año en el que la homosexualidad fue finalmente descriminalizada.

Ya se habían anulado las condenas de los homosexuales que sucedieron bajo el régimen nazi en el año 2002, quedando intactas las de años posteriores debido a un conflicto técnico sobre la legitimidad del actual gobierno para anular condenas previas. Un problema que parece haberse eliminado gracias a un estudio de la Agencia Federal contra la Discriminación, que señala que no existe ninguna barrera legal para su eliminación definitiva, lo que permitiría la eliminación definitiva de todo registro de cualquier persona que haya sido condenada por ser homosexual.

220px-Maas_HeikoEl pasado miércoles, la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación Christine Lüders presentaba un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales basada en el artículo 175 durante el más de un siglo de su vigencia. Las conclusiones del documento son claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionaba rápidamente al escrito anunciando un proyecto de ley para la anulación de las condenas basadas en el artículo 175 y la concesión de las correspondientes indemnizaciones. Maas reconoce la imposibilidad de “reparar por completo las infamias del Estado de derecho” que patrocinó la persecución de las relaciones homosexuales y admite la dificultad de la tarea que ahora comienza: gran parte de la documentación necesaria puede haberse perdido. No obstante, hace un llamamiento a la unidad para borrar de una vez “la mancha del prejuicio” que aún portan las víctimas de la ley homófoba.

Pese a lo positivo del anuncio, cabe ser prudentes todavía. Como ha ocurrido ya en varias ocasiones dentro de la gran coalición entre CDU/CSU y SPD, los democristianos tienen menos prisa que sus socios para implantar medidas a favor de la igualdad LGTB. Así, cuando la materialización del mensaje del ministro de Justicia ya se daba por hecha, el titular de Transporte Alexander Dobrindt (CSU) aseguraba en sede parlamentaria que el asunto no se había discutido en el Consejo de Ministros que acababa de celebrarse. El secretario de Estado de Justicia Christian Lange aclaraba a continuación que la propuesta aún se encuentra en una fase preliminar y, por tanto, se desconocen los plazos de su tramitación. Dada la trayectoria del Gobierno durante estos casi tres años, estaremos muy pendientes de los próximos pasos que se den.

«Nunca podremos retirar las horribles atrocidades cometidas por este país, pero queremos rehabilitar a las víctimas. Los homosexuales condenados no deberían tener que seguir viviendo con la marca negra de una condena penal», declara Heiko Maas, ministro de justicia. Asimismo, ha anunciado que el proceso se hará de forma general, no teniendo que cursar ninguno de los afectados petición alguna para la eliminación de sus antecedentes. Se ha previsto que los supervivientes puedan reclamar una compensación por el daño causado, siendo destinado a programas de educación en el caso de aquellas víctimas que ya hayan fallecido.

Esta regulación se ha estado elaborando en los últimos meses y requiere su aprobación por el parlamento alemán. Grupos de derechos por la comunidad LGTB que han presionado para que su aprobación definitiva se haga posible de la manera más rápida posible, evitando que pueda utilizarse como moneda de cambio entre partidos políticos. «El tiempo es esencial para que las víctimas de la persecución homosexual puedan restaurar su dignidad», explican desde la Asociación de Lesbianas y gays de Alemania.

A menudo la persecución de los homosexuales se atribuye únicamente al período del conflicto bélico, pero continuó igualmente durante la posguerra. Si bien la mayor parte de estas víctimas son ahora personas mayores, la compensación sigue siendo un problema a tratar debido a los problemas que pudieran haber tenido en su momento de cara a la inserción laboral como consecuencia de las condenas. La decisión del gobierno alemán no puede deshacer las atrocidades cometidas, pero puede contribuir a que las familias de las víctimas puedan pasar página sobre unos terribles acontecimientos.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Universogay/Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Austria permitirá la anulación de las sentencias previas a la despenalización de la homosexualidad

Viernes, 18 de septiembre de 2015

20140610519-Handschellen-470El ministro de Justicia austriaco ha presentado un proyecto de ley ante el Parlamento que fijará un procedimiento de anulación de las sentencias basadas en las leyes que castigaban la homosexualidad hasta su completa derogación en 2002. La medida no ha terminado de gustar a los activistas LGTB, que la tachan de insuficiente.

Tras la despenalización de la homosexualidad en Austria en 1971, se dictaron nuevas normas que siguieron penalizando las relaciones entre personas del mismo sexo. Concretamente, la prostitución masculina fue ilegal hasta 1989, y la “promoción de la homosexualidad” y la fundación o participación en organizaciones de derechos LGTB no estuvieron permitidas hasta 1997. Hasta la reciente fecha de 2002, las edad de consentimiento para el sexo entre varones era de 18 años, frente a los 14 del sexo heterosexual o lésbico.

Los incansables esfuerzos de Rechtskomitee Lambda (RKL) para conseguir la rehabilitación de los condenados por estas leyes homófobas han dado su primer fruto, si bien todavía insuficiente. El proyecto presentado por el ministro de Justicia, Wolfgang Brandstetter, introduce un procedimiento para anular las sentencias basadas en estas normas ahora derogadas. Una iniciativa que responde también a una sentencia de 2013 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Los activistas, sin embargo, critican que la normativa no prevea una anulación general de las condenas, sino que insta a cada afectado a solicitar dicha anulación por la vía judicial, que debería ser concedida siempre que los hechos que dieron lugar al fallo no constituyan un delito en la actualidad. Tampoco se contempla ningún tipo de reparación para las víctimas de estas injusticias.

Como recogimos en dosmanzanas con motivo del 20º aniversario de la derogación del infame artículo 175, la situación de las víctimas de la criminalización de la homosexualidad en la vecina Alemania no es mucho mejor. Con posterioridad a la despenalización completa en 1994, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de esas sentencias y la reparación de sus víctimas.

Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

En Alemania, los neonazis hostigan a gays en una zona de “cruising” y los graban en vídeo

Sábado, 29 de agosto de 2015

NeonazisLV_BrandenburgPreocupante noticia procedente de Alemania. “Protección Urbana”, un grupo patrocinado por el partido neonazi La Derecha (Die Rechte), ha subido a la red social YouTube un vídeo en el que se los puede ver adentrándose en una zona de cruising cercana a la ciudad de Dortmund para amedrentar a los allí presentes. Por el momento no se tiene noticia de agresiones físicas, si bien el modo de actuar recuerda peligrosamente al de la violenta banda rusa Occupy Pedofilyaj.

El vídeo en cuestión, con el título de “La “Protección Urbana” de La Derecha pone en el punto de mira un aparcamiento gay”  fue colgado de manera anónima en Internet hace dos semanas. En la grabación se observa a unos cinco hombres vestidos con camisetas amarillas con el logotipo de La Derecha, un pequeño partido de ideología neonazi con presencia en el ayuntamiento de Dortmund. El concejal Michael Brück, único representante municipal de esta formación, participa en la “patrulla” y explica a la cámara su intención de acabar con los “contactos entre personas del mismo sexo” en lugares públicos, un “delito” contra el que la policía “no se siente obligada a actuar”.

La banda, que se hace llamar “Protección Urbana” (“Stadtschutz”) llega al atardecer a un aparcamiento junto a la autopista limítrofe con un bosque, en el que se internan y se dirigen a los hombres que están allí, con la intención de intimidarlos. “¿Es usted tal vez homosexual y tiene relaciones sexuales prohibidas en este lugar de vez en cuando?”, le preguntan a uno de ellos, por ejemplo. Los homófobos “aleccionan” a sus víctimas sobre la supuesta ilegalidad de sus acciones, y no renuncian a dejar de grabar a pesar de la petición expresa de algunos de los participantes involuntarios en el vídeo.

Lejos de distanciarse de los hechos que se muestran en la grabación, La Derecha defiende su incursión homófoba con el objetivo declarado de “causar inquietud entre la comunidad” y avisan de nuevas acciones en el mismo lugar “hasta que quede claro que el tiempo de la despreocupada impudicia homosexual se ha acabado”. El partido ya estaba siendo investigado por su radicalismo de extrema derecha y ha sido protagonista de otras provocaciones racistas, antisemitas y serófobas. Su afán de notoriedad les llevó a conseguir la condena unánime de la clase política de Dortmund cuando solicitaron la identificación de las zonas habitadas por judíos o de las personas con VIH en la ciudad. Sus posiciones virulentamente homófobas también quedaron de manifiesto con csd-dortmund-2014-nazi-demo-plakat-470-la convocatoria de una manifestación coincidente con el Orgullo LGTB para pedir la reinstauración del infame Artículo 175, que criminalizaba la homosexualidad en Alemania.

Las reacciones no se han hecho esperar. El ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra Dortmund, declaró que “si los neonazis patrullan por la noche e intimidan a la población, hay que hacer algo”. Y el portavoz de los Verdes y abiertamente gay Volker Becker instó a “pararles los pies de manera decidida” a un partido que tiene como objetivo “en especial a los judíos, los gays y los refugiados”.

La comunidad LGTB contraataca con un vídeo satírico

Apenas diez días después de producirse estos hechos, un grupo denominado “Vögelschutz” (juego de palabras de difícil traducción con el nombre de la banda neonazi y el verbo vögeln, palabra coloquial para mantener relaciones sexuales) ha grabado un vídeo en el mismo aparcamiento que los homófobos, para ridiculizar a estos.

Con el título “¿Es el amarillo el nuevo marrón?”, en referencia a los colores asociados respectivamente a La Derecha y al también neonazi NPD, los activistas se hacen eco del “rumor” sobre la presencia de “salchichitas marrones voyeuristas que intentan martirizar a ciudadanos inocentes”. “Según hemos oído, estos autodenominados sheriffs molestan a los hombres que disfrutan aquí de la naturaleza”, afirman los anónimos creadores de la grabación satírica, con la que pretenden plantar cara a las amenazas de los extremistas.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

La situación de los homosexuales en Alemania hasta la época nazi

Miércoles, 12 de agosto de 2015

2015080810331299590Los nazis cosían triángulos rosa en los uniformes de los acusados de actos homosexuales.

Cuando Alemania completó su proceso de unificación se introdujo en 1871 en el nuevo Código Penal un artículo que castigaba con penas de prisión las relaciones sexuales entre hombres. El artículo número 175 señalaba lo siguiente: “la fornicación/lujuria contra natura realizada entre hombres o de personas con animales se castigará con pena de cárcel; también se podrán retirar los derechos civiles”. Esta penalización recogía el punto de vista conservador prusiano de su propio código frente a otros mucho más liberales, como los de Baviera o Hannover que, ya en la primera mitad del siglo XIX habían despenalizado dichas relaciones, fruto de la influencia francesa. En 1913 se estableció una aclaración sobre lo que significaba la “fornicación/lujuria contra natura”, que quedaría definida como “acciones similares al concúbito natural”, pero como esta definición era un tanto ambigua, se dejó a la interpretación de los jueces.

En el año 1900 se aprobó una ley que prohibía la publicación y venta de libros e imágenes lujuriosas, con fuertes penas pecuniarias y de cárcel.

Los socialdemócratas comenzaron a luchar a finales del siglo para que el Parlamento alemán aboliera el artículo 175. Se hicieron eco de la campaña que había emprendido el psiquiatra Magnus Hirschelfd y su Comité Científico-Humanitario contra el mencionado artículo. Auguste Bebel declaró en 1898 que la policía de Berlín tenía listas tan largas de homosexuales y que abarcaban todas las clases sociales que el Estado prusiano se vería obligado a construir dos nuevas cárceles. Bebel se refería a las “listas rosas”, “listas de homosexuales” o “listas de sospechosos de homosexualidad”. El calificativo de “rosas” debió aparecer mucho tiempo después, terminada la Segunda Guerra Mundial. En esas listas se incluían a los que acudían a los baños públicos en busca de sexo anónimo o frecuentaban determinados ambientes.

En la época de la República de Weimar se mantuvo e intensificó la represión contra los homosexuales, pero el grado de la misma no fue uniforme en todo el país. Al parecer, en las ciudades de Berlín y Hamburgo había un grado de mayor tolerancia por parte de la policía, frente a lo que ocurría en otras ciudades. En esta época se crearon unidades policiales específicas para perseguir a los homosexuales y se siguieron elaborando las “listas rosas”.

La batalla legal iniciada a finales del siglo XIX por los socialdemócratas contra el artículo 175 comenzó a tener sus frutos en la segunda mitad de los años veinte. Importantes intelectuales, escritores, artistas y científicos alemanes apoyaron dicha abolición. Entre ellos, habría que destacar a Thomas Mann, Rainer Maria Rilke, George Grosz, August Bebel, Karl Kaustky, etc.. En una comisión parlamentaria del año 1925 se propuso eliminar el artículo 175 y sustituirlo por otros dos, intentando penalizar solamente los casos con agravantes, es decir, de aquellos de hombres que ejerciesen una posición de poder para conseguir sexo con otros hombres, los que acudiesen a la prostitución y los que tuviesen relaciones sexuales con menores de 21 años. Bien es cierto que se mantenía la discriminación pero en el proyecto de reforma del Código Penal de 1929 se despenalizaba el sexo entre hombres adultos. Pero dicha reforma nunca entró en vigor. Todo se paralizó cuando los nazis irrumpieron con fuerza en el Parlamento e hicieron imposible la formación de una mayoría para conseguir aprobar la reforma.

Fuente Público

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

‘Diferente de los otros’, la primera película de temática gay

Sábado, 24 de enero de 2015

Anders_als_die_AndernAnders als die Andern, producida en 1919, habla de las dificultades de una pareja de gays acorralada por las leyes y el rechazo social.

Raúl Jiménez

Alemania, 1918. Comienza la República de Weimar después de la Gran Guerra. La censura queda abolida y un director de cine, Richard Oswald, y un sexólogo, Magnus Hirschfeld, ambos homosexuales, deciden hacer una película a favor de los derechos de los gays en Alemania. Un colectivo fuertemente golpeado con el famoso artículo 175 del código penal alemán, que es el verdadero protagonista de la historia. Anders als die Andern (en España con el nombre de Diferente de los otros), fue el título de esta película estrenada en 1920.

En ese momento las leyes en Alemania castigaban duramente al colectivo homosexual, incluso llegando en ocasiones a la castración, aludiendo que las relaciones homosexuales suponían un peligro para la salud pública. Por tanto no era un momento especialmente propicio para hacer una película de estas características.

Hirschfeld había desarrollado la teoría del tercer sexo y defendía la transexualidad y la libertad de género. Desde el Institut für Sexualwissenschaft (Instituto para el estudio de la sexualidad), ubicado en Berlín, creó una plataforma a favor de la abolición del artículo 175, que contó con el respaldo de intelectuales muy importantes como Albert Einstein. Hermann Hesse o Thomas Mann, entre otros.

El escándalo después del estreno de la película agitó a la opinión pública alemana de tal forma que la censura volvió en 1920. Una mala noticia para los creadores alemanes del momento. El filme fue prohibido en los canales de exhibición pero, sin embargo, se permitió que la vieran médicos e investigadores.

Conrad Veidt es el actor más destacado del filme, aunque no fue hasta su siguiente película, El gabinete del Dr. Caligari, cuando fue consagrado como estrella fulgurante del momento. Después llegaron los nazis al poder y comenzó la brutal represión, y lo que el colectivo había ganado en la República de Weimar, se perdió en un abrir y cerrar de ojos. Se destruyó el Instituto para el estudio de la sexualidad con todos los libros de su excelsa biblioteca –una de las más importantes de Europa–, se quemaron todas las películas y se persiguió implacablemente a todos los “diferentes”, ampliando los delitos que aparecían en el artículo 175. Unos 100.000 homosexuales fueron fichados y condenados desde 1936 hasta el final del nazismo.

Sin embargo, se encontraron con alguna dificultad como el propio Conrad Veidt, que tenía miles de seguidores en Alemania y no se le podía discriminar por razones étnicas, ya que era alemán “puro”, así que los nazis iniciaron una campaña de desprestigio contra él, aprovechando que había interpretado a un personaje judío en una película inglesa.

Veidt sabía que la Gestapo iba tras de él y tuvo que huir a Londres y después a Hollywood, donde hizo películas inolvidables como Casablanca (1942), donde interpreta al mayor Heinrich Strasser, El espía negro (1939) o El ladrón de Bagdad (1940). Por su parte, Osvald y Hirschfeld, de origen judío, tuvieron que huir al exilio.

La cinta se dio por perdida hasta 1970, cuando apareció en Munich una copia con subtítulos ucranianos. Se restauró y completó con fotos fijas utilizando el programa de recuperación de películas clásicas perdidas de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA).

Hay un dato revelador después de conocer la historia de esa película. Y es que no fue hasta 1994 cuando se derogaron las leyes alemanas que criminalizaban a las personas por razones sexuales, 75 años después de estrenarse la película. Un dato que habla a las claras de las dificultades del colectivo LGTB por reclamar sus derechos durante el siglo XX y que aún hoy continúan haciendo.

En 1961 se estrenó en Reino Unido la película Victim, basada en el argumento de Diferente de los otros.

La película

Fuente Cáscara amarga

Cine/TV/Videos, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Se cumplen 20 años de la despenalización completa de la homosexualidad en Alemania

Miércoles, 18 de junio de 2014

Hiller_tract_against_Paragraph_175Hoy en día, la legalidad de las relaciones entre personas del mismo sexo en un país de Europa occidental se da por hecha. Sin embargo, no está de más recordar que la homosexualidad formó parte del Código Penal alemán hasta la relativamente reciente fecha de 1994. Por desgracia, en la semana en la que se cumplen 20 años de la derogación del infame artículo 175, todavía hay quien añora los largos años de su vigencia.

La criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Dirigente local de la CDU lamenta el fin de la persecución LGTB

A pesar de la más que evidente injusticia cometida, y todavía sin reparar, contra las personas LGTB en Alemania, algunos sienten nostalgia de los años en los que la homosexualidad era un delito. El ya exlíder de la CDU en la localidad de Wallmerod (en el estado de Renania-Palatinado), Sven Heibel, duda de que la derogación del artículo 175 “sea un motivo de celebración y se jacta de poseer un Código Penal anterior a 1994 en el que todavía figura el párrafo homófobo. Heibel, de 32 años, se justifica remitiéndose  “como cristiano” a la Biblia, así como ironizando: “en la mayoría de los países del mundo [la homosexualidad] está penada… entonces están todos equivocados” y esgrimiendo la “obligación de proteger a los niños”.

Las reacciones dentro de su partido han sido de un rápido distanciamiento: las juventudes democristianas lo han expulsado de sus filas, y la federación de la CDU de Renania-Palatinado se ha desmarcado de las posiciones de Heibel señalando que “no representan la opinión del partido”. Finalmente, el político ha abandonado el partido este lunes aduciendo que la CDU “no acepta la expresión libre de mis propias opiniones” y ha borrado su página de Facebook. Eso sí, sin retractarse en ningún momento de sus homófobas opiniones.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

En Múnich es reelegido el único concejal de un partido LGTB en Europa.

Jueves, 20 de marzo de 2014

imageEn el ayuntamiento de la capital de Baviera, considerado el estado más tradicional y católico de Alemania, se sienta sin embargo el único concejal perteneciente a un partido LGTB del continente: Thomas Niederbühl, líder de Lista Rosa, ha sido reelegido en las elecciones municipales del pasado domingo.

La Iniciativa Electoral Gay-Lésbica Lista Rosa de Múnich (Rosa Liste) se fundó en 1989 como una escisión de Los Verdes (Die Grünen) y está presente en el ayuntamiento muniqués desde 1996, representada por Niederbühl. El término “lista rosa” hace referencia a las recopilaciones de datos de homosexuales, reales o supuestos, que se llevaban a cabo en Alemania hasta la derogación total, en 1994, del artículo 175 que condenaba la homosexualidad.

La formación forma parte de la coalición de gobierno roja-verde-rosa liderada por el alcalde socialdemócrata Christian Ude, que no podrá reeditarse por haberse quedado a un concejal de la mayoría absoluta debido a las pérdidas del SPD. Lista Rosa ha ostentado además desde 2008 la presidencia del distrito municipal de Ludwigsvorstadt-Isarvorstadt de la capital bávara con el apoyo, curiosamente, de los socialcristianos bávaros de la CSU.

Entre los logros de Niederbühl en la corporación municipal destaca la ordenanza contra la discriminación en el acceso a los puestos de trabajo municipales, la primera de este tipo en Alemania. Lista Rosa también ha promovido la integración de gays y lesbianas en los principales eventos de la ciudad, entre ellos la famosa Oktoberfest.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.