Archivo

Entradas Etiquetadas ‘CSU’

La ultraderecha alemana presenta su plan para acabar con el matrimonio igualitario

Miércoles, 20 de junio de 2018

alles-andere-ist-was-anderes-600Durante una sesión parlamentaria en la que se debatían cambios legales para lograr la igualdad real de las parejas homosexuales, el ultraderechista Stephan Brandner presentó un proyecto de ley de su partido, el AfD, para acabar con el matrimonio igualitario en Alemania.

Alemania aprobó el matrimonio igualitario en la pasada legislatura con el voto en contra de la cancillera Merkel que, aún así, dio libertad de voto a los miembros de su partido. Eso no significa que ya esté todo hecho y que el colectivo LGTB+ germano se haya quedado sin problemas que resolver.

El viernes pasado se discutía una propuesta de ley de Los Verdes para mejorar las normas de filiación y equiparar los derechos de las parejas del mismo sexo. Tal como explicó la diputada Ulle Schauws, del partido ecologista, todavía hay desigualdades como las que se dan cuando dos mujeres se casan y una de ellas ya tiene descendencia. En esos casos, y a diferencia de las parejas heterosexuales, no se reconoce que su esposa pasa a ser automáticamente la segunda madre y en cambio debe superar todos los trámites legales para adoptar legalmente a sus hijos. Un cambio legal que su partido ve necesario precisamente para garantizar la seguridad jurídica de los niños.

En medio de este debate le tocó el turno a Stephan Brandner del partido ultraderechista AfD (Alternative für Deutschland, Alternativa para Alemania) que por desgracia es la tercera fuerza política en el Bundestag. Brandner, que en estos momentos preside la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos y de Protección del Consumidor es, como otros muchos de su partido, un homófobo sin muchos complejos, y aprovechó su turno de palabra para presentar un proyecto de ley de la AfD para poner fin al matrimonio igualitario en Alemania.

No es la primera vez que este señor deja caer algo parecido: poco después de ocupar su escaño parlamentario en esta legislatura, ya había colgado en su página de Facebook un adelanto de este proyecto de ley, además de esta imagen para celebrar su entrada en el parlamento en la que posa mientras dice que hay que cambiar la constitución alemana para excluir del matrimonio a las parejas homosexuales:

“Un matrimonio consiste en una mujer y un hombre. Todo lo demás son cosas distintas. ¡Por esta razón hay que modificar la constitución!”

Los medios LGTB+ alemanes consideran que con su intervención del viernes pasado Brandner y su partido, han declarado abiertamente la guerra al colectivo, con la intención de ganar puntos entre su electorado. En su discurso aseguró que para la AfD es fundamental presentar en el futuro inmediato un proyecto para acabar con el matrimonio igualitario, de forma que relativice y corrija los errores que los otros grupos han cometido al respecto.

Brandner está particularmente obsesionado con los ecologistas, a los que ya había  acusado en otras ocasiones de ser pedófilos y cocainómanos, pero en esta ocasióncriticó a todos los otros grupos y se metió hasta con los parlamentarios de la CDU de Merkel que votaron a favor del matrimonio igualitario, a los que acusó de ser unos fracasados y traidores a su ideal conservador. La postura oficial de AfD es que el matrimonio se abrió a parejas del mismo sexo por intereses clientelistas y no se permitió un debate social para hablar abiertamente del tema, olvidando convenientemente que un 83% de los alemanes ya estaban a favor de la igualdad.

El representante ultraderechista aseguró que su propuesta no está motivada por el odio a los homosexuales y que la presenta para garantizar que se cumpla la ley fundamental alemana, que establece en uno de sus artículos que “El matrimonio y la familia están bajo la protección especial de la orden estatal”.

Es cierto que la postura retrógrada y abiertamente homófoba de la AfD es completamente minoritaria en el parlamento alemán: los representantes de los demás partidos se mostraron en general a favor de la propuesta de Los Verdes e incluso la diputada de la CDU Mechthild Heil, que ya había votado en su momento a favor del matrimonio igualitario, dijo que “los padres deben tener derechos y obligaciones legales claros con respecto a sus hijos, para todos los padres: tanto para las familias tradicionales como para los matrimonios entre personas del mismo sexo y también en todos los casos en los que los hijos no fueron concebidos de forma natural.”

Volker Ullrich, de la CSU (los socios bávaros de la CDU, en general todavía más conservadores), reconoció también que tal como está ahora mismo, la ley del matrimonio igualitario sigue estando incompleta.

Los homófobos de AfD no tienen los apoyos necesarios para lograr el cambio constitucional que les gustaría hacer. También parece que los cambios propuestos saldrán adelante (visto que todos los partidos parecen estar a favor).

Los colectivos LGTB+ alemanes recuerdan que lo que habría que hacer sería blindar la Constitución para proteger la igualdad matrimonial (algo para lo que sí habría, en teoría, una mayoría suficiente).

Fuente | Queer.de , vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Alemania discutirá el blindaje en la Constitución de la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género

Lunes, 4 de junio de 2018

BundesratLos Gobiernos de cinco estados federados alemanes registraron este miércoles una iniciativa legislativa ante el Bundesrat alemán para elevar a rango constitucional la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Las administraciones regionales, en las que están representados los partidos socialdemócrata, verde, liberal y Die Linke (La Izquierda), atienden así una demanda histórica de los colectivos LGTB. El acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD, que concedió a Angela Merkel su cuarto mandato, la había pasado por alto. Pero la aprobación de la reforma constitucional requeriría necesariamente el concurso del partido de la canciller.

Los Gobiernos regionales de Berlín (SPD-Linke-Verdes), Brandeburgo (SPD-Linke), Bremen (SPD-Verdes), Renania-Palatinado (SPD-FDP-Verdes) y Turingia (Linke-SPD-Verdes) han presentado una iniciativa para blindar el derecho a la no discriminación de las personas LGTB en la Ley Fundamental alemana. La reforma presentada en el Bundesrat, la cámara de representación de los estados federados, consistiría en añadir la «identidad sexual y de género» a las categorías merecedoras de protección que recoge el artículo 3.3 de la Constitución, que en la actualidad reza:

Nadie debe ser discriminado o privilegiado por razón de su sexo, su origen familiar, su raza, su lengua, su procedencia, sus creencias, sus ideas religiosas o políticas. Nadie debe ser discriminado por razón de su discapacidad.

El blindaje constitucional de la protección contra la discriminación basada en la orientación sexual y en la identidad de género es una reivindicación histórica del activismo LGTB alemán, que lo puso sobre la mesa tras las elecciones de 2017. El decepcionante acuerdo que renovó la gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD ignoró este punto junto con el resto de las demandas de los colectivos.

Ahora, sin embargo, el SPD se une al resto de fuerzas favorables a la igualdad LGTB representadas en el Parlamento alemán y con las que gobierna en cinco Länder para reclamar la medida. Se trata de una iniciativa promovida por el Gobierno de la ciudad-estado de Berlín, a la que se han unido otros estados federados regidos por coaliciones sin presencia de los democristianos de la CDU o la CSU.

El auge de los discursos de odio LGTBfobo, que tiene en la presencia parlamentaria de la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) su más clara expresión política, ha sido la principal motivación de las fuerzas representadas en los Gobiernos que han propuesto la medida. La legislación alemana contempla la prohibición expresa de la discriminación basada en la «identidad sexual» desde la aprobación en 2006 de la Ley General de Igualdad de Trato, pero su plasmación a nivel constitucional serviría de blindaje de estos derechos.

El proyecto presentado el pasado miércoles en el Bundesrat necesita el apoyo de los dos tercios tanto de esta cámara como del Bundestag, por tratarse de una reforma de la Constitución. Descartada la AfD por su abierta LGTBfobia, el concurso de la CDU/CSU se hace por tanto imprescindible para su aprobación. La conocida reticencia de la formación de la canciller a los avances legislativos en la igualdad LGTB enfría las expectativas de éxito de la propuesta.

Actualmente, las Constituciones de Bolivia, Ecuador y Malta hacen referencia explícita a la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Las de México, Portugal, Sudáfrica y Suecia mencionan solo la orientación sexual. Dentro de Alemania, los estados federados de Brandeburgo y Turingia se refieren en sus leyes fundamentales a la protección de las personas LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Gobierno bávaro renuncia finalmente a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio igualitario en Alemania

Jueves, 15 de marzo de 2018

christopher-street-day-muenchenDuda disipada: el Gobierno de Baviera anunció el martes que no presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que abrió el matrimonio a las parejas del mismo sexo el año pasado en Alemania. El Ejecutivo del Land, gobernado con mayoría absoluta por los socialcristianos de la CSU, ha decidido que un recurso de este tipo tenía muy pocas posibilidades de prosperar. El Tribunal Constitucional alemán, de hecho, ha tumbado en el pasado importantes discriminaciones que afectaban a la comunidad LGTBI.

En junio de 2017, el Bundestag alemán aprobaba el matrimonio igualitario en una votación histórica. Pero poco antes de su entrada en vigor en octubre de 2017, el Gobierno del estado federado de Baviera anunciaba que exploraría la posibilidad de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la nueva ley. Basaron su decisión en el argumentario habitual de los conservadores: según ellos, la Ley Fundamental alemana excluye a las parejas del mismo sexo cuando habla de la “protección especial del matrimonio y la familia”. El Ejecutivo socialcristiano de Horst Seehofer (CSU) encargó entonces un dictamen legal para decidir sobre la idoneidad de recurrir la norma.

Cinco meses después han llegado las conclusiones. Los expertos consultados han determinado que las posibilidades de que prosperara un recurso eran muy escasas, entre otros motivos porque los cambios sociales han superado la visión del matrimonio como una institución exclusiva de las parejas de distinto sexo. También apoya su decisión la propia trayectoria del Tribunal Constitucional, que ha tumbado en el pasado importantes discriminaciones que afectaban a la comunidad LGTBI, ante la pasividad de los diferentes Gobiernos de Angela Merkel. Tras conocer las recomendaciones del dictamen, la Administración de Seehofer votó mayoritariamente (pero no por unanimidad) en contra de presentar el recurso de inconstitucionalidad.

El sector favorable a recurrir teme una pérdida de votos hacia la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) por parte del sector más conservador del electorado de la CSU, con la vista puesta en las elecciones regionales del próximo octubre. Mientras que la fracción más pragmática pide confiar en la opinión de los expertos, que recuerdan también que ningún Tribunal Constitucional o institución equivalente en otros países ha anulado, por ahora, una ley de matrimonio igualitario en vigor. Un ejemplo es el de España, que rechazó el recurso del PP contra la norma 13/2005 por ocho votos a tres en noviembre de 2012.

Según la ley alemana, pueden presentar un recurso de inconstitucionalidad el Gobierno federal, el de un Land o al menos una cuarta parte de los diputados del Bundestag. Baviera es el único estado federado con un Gobierno monocolor: la CSU, partido hermano de la CDU de Merkel, tiene mayoría absoluta desde las elecciones de 2013. La presencia de formaciones favorables al matrimonio igualitario en el resto de Ejecutivos regionales aleja cualquier otra posibilidad de llevar la medida ante el Constitucional. El grupo parlamentario de la AfD en el Bundestag, a pesar de su beligerante oposición a la igualdad LGTBI, no alcanza la cifra necesaria de escaños para recurrir la medida.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Merkel y Schulz pactan una nueva gran coalición que no contempla las principales reivindicaciones de los colectivos LGTBI alemanes

Sábado, 10 de febrero de 2018

e383e489b22333e1b295a9f95be8337e7e5e96ee-jpg_1718483346Más de cuatro meses después del varapalo electoral a ambas formaciones, los democristianos de Angela Merkel y los socialdemócratas de Martin Schulz han alcanzado un acuerdo para gobernar los próximos cuatro años en una nueva gran coalición. Como ya ocurrió tras las elecciones de 2013, el documento consensuado prácticamente solo contiene referencias vagas al respeto de la diversidad afectivo-sexual y de género. Las principales reivindicaciones del activismo, sobre derechos trans, lucha contra la LGTBfobia o refugiados, se han quedado fuera del pacto firmado por la CDU/CSU y el SPD.

Nuevo Gobierno en Alemania. Las elecciones de septiembre del año pasado castigaron a los dos principales partidos, que habían gobernado juntos desde 2013, y abrieron las puertas del Bundestag a la extrema derecha de AfD. Angela Merkel intentó un acuerdo a tres entre democristianos, liberales y verdes, pero tras el fracaso de de las conversaciones se dirigió a los socialdemócratas para pedirles que se replantearan su rechazo inicial a repetir una gran coalición con la canciller. Largas semanas de encuentros a varias bandas que han cristalizado en un documento (PDF) que todavía debe ser ratificado por los afiliados del SPD.

Ya durante las negociaciones, la Federación de Gais y Lesbianas de Alemania (LSVD) redactó una propuesta (PDF) con sus principales reivindicaciones a los partidos del futuro Gobierno. Pues bien, ninguno de sus puntos se encuentra claramente recogido en el acuerdo, que dedica apenas quince líneas de sus 179 páginas a la comunidad LGTBI. En el apartado de Familia, los partidos de la gran coalición manifiestan de manera genérica su “respeto” por la diversidad de género y la igualdad de derechos y obligaciones y su disposición a luchar contra la homofobia y la transfobia. Uno de los pocos compromisos concretos es la prohibición de las cirugías de “normalización” en menores intersexuales, salvo en casos de riesgo para la vida.

La segunda mención a la realidad LGTBI se encuentra en el capítulo de Derechos. La CDU/CSU y el SPD se comprometen a implementar las reformas que aún sean necesarias para garantizar el acceso al matrimonio de las parejas del mismo sexo, que lleva vigente desde octubre del año pasado. También reivindican la labor de la fundación Magnus Hirschfeld, tras conocerse que en su patronato se sentará una diputada de la extrema derecha de AfD que defiende posturas ferozmente LGTBfobas.

Y eso es todo: ni una palabra sobre asuntos decisivos como la reforma de la Constitución para incluir la orientación sexual y la identidad de género en el artículo que prohíbe la discriminación. Una carencia chocante si se tiene en cuenta que la CDU/CSU sí que accedió a hablar sobre este tema con el FDP y los Verdes, antes de que naufragara esa opción de Gobierno. Ausente está, de igual modo, la reforma de la ley de identidad de género para eliminar el requisito previo de un dictamen judicial, una larga reivindicación de las personas trans. Tampoco se da marcha atrás en la decisión de calificar a los países del Magreb como “seguros, también para los refugiados LGTBI. Ni se pondrá en marcha un nuevo plan federal de lucha contra la LGTBfobia.

El panorama, por tanto, no se presenta especialmente alentador para la comunidad. Parece que el SPD se conforma con la aprobación del matrimonio igualitario en la pasada legislatura y ha preferido dar la batalla en otros asuntos de su programa electoral. Este resultado decepcionante marcará probablemente los próximos cuatro años, puesto que la experiencia muestra que las mayorías parlamentarias tienen menos peso que los pactos de Gobierno. Basta recordar que la igualdad matrimonial solo se logró in extremis, a pesar del predominio de las fuerzas favorables a la misma. Aunque el nuevo Bundestag conserva en teoría una mayoría pro-LGTB (si se suman los escaños de SPD, FDP, Linke y Verdes), alcanzar un acuerdo de coalición satisfactorio en esta materia habría sido crucial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Los derechos LGTB, punto de discordia en las negociaciones de Gobierno entre democristianos, liberales y verdes en Alemania

Martes, 7 de noviembre de 2017

coalicion-jamaica-alemania-290x150Pero los “malos” eran los socialistas según algunos medios LGTB…

Las elecciones generales celebradas el pasado mes de septiembre en Alemania marcaron el comienzo de los contactos para formar un nuevo Gobierno, que será el cuarto encabezado por Angela Merkel. La negativa de los socialdemócratas del SPD a participar en una nueva gran coalición y la fragmentación en el Bundestag dejan, en la práctica, una sola opción viable: un acuerdo a tres bandas entre los democristianos de la CDU/CSU, los liberales del FDP y Los Verdes. Las negociaciones para intentar alcanzar este pacto “a la jamaicana” (llamado así por los colores de su bandera) acaban de arrancar, pero ya se han encontrado con escollos en el ámbito LGTB, entre otros.

El resultado de las elecciones del pasado 24 de septiembre fue demoledor para los dos principales partidos alemanes, que habían gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La CDU/CSU de Merkel perdía más de ocho puntos, aunque mantenían la primera posición por la caída de los socialdemócratas, que se dejaban cinco. Por primera vez en décadas, irrumpía un partido de extrema derecha en el Bundestag: Alternativa para Alemania (AfD) se hizo con el tercer puesto con un 12,6 % de los votos.

La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha dejaba en principio dos alternativas viables: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición, o un acuerdo tipo “Jamaica” entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) es la que se está negociando desde el pasado mes de octubre, después de que los socialdemócratas descartaran volver a pactar con la CDU/CSU.

La consecución de un pacto entre tres partidos con planteamientos tan divergentes en muchos temas será muy complicada, como ya se está constatando al poco de comenzar las conversaciones. Uno de los puntos donde hay fricciones, como ya ocurriera hace cuatro años, es la política LGTB. Mientras que FDP y Verdes, con distinta intensidad, son favorables a la igualdad, los sectores más conservadores de la CDU y de la CSU batallan por limitar el alcance de los avances en este ámbito.

Concretamente, la Federación de Gais y Lesbianas de Alemania (LSVD) presentó el pasado 19 de octubre, coincidiendo con el inicio oficial de las negociaciones, sus seis demandas en materia LGTB a los partidos del futuro Gobierno:

  1. Un plan nacional de lucha contra la LGTBfobia.
  2. La reforma de la Constitución para incluir la orientación sexual y la identidad de género en el artículo que prohíbe la discriminación.
  3. La reforma de la ley de identidad de género.
  4. El reconocimiento legal y la protección de los hijos de familias homoparentales.
  5. Una política de refugiados e integración inclusiva con las personas LGTB.
  6. Un posicionamiento creíble por la despenalización y la aceptación de la realidad LGTB a nivel global.

Los equipos negociadores, por el momento, solo han accedido a hablar sobre los tres primeros puntos. Los democristianos no consideran necesarias reformas para el reconocimiento de las nuevas realidades familiares. Probablemente teman la reacción vociferante de AfD, que ha hecho alarde de su LGTBfobia con este asunto. Tampoco la situación de los refugiados LGTB está sobre la mesa por ahora. En este punto, la CDU/CSU y el FDP coinciden en calificar a los países del Magreb como “seguros. En cuanto a la lucha contra la discriminación, las tres formaciones no han acordado aún ninguna medida y solo han consensuado una declaración de principios: “Vivimos en una sociedad diversa, en la que la discriminación de cualquier tipo (entre otros, LGTBI) no debe tener cabida”.

El panorama, por tanto, no se presenta especialmente alentador para los derechos LGTB. Aunque todavía quedan previsiblemente varias semanas de negociaciones, un resultado decepcionante marcaría probablemente toda la legislatura, puesto que la experiencia muestra que las mayorías parlamentarias tienen menos peso que los pactos de Gobierno. Basta recordar que la igualdad matrimonial solo se logró in extremis, a pesar del predominio de las fuerzas favorables a la misma. Aunque el nuevo Bundestag conserva en teoría una mayoría pro-LGTB, alcanzar un acuerdo de coalición satisfactorio en esta materia será crucial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Karl y Bodo, primera pareja del mismo sexo que contrae matrimonio en Alemania después de 38 años de relación

Martes, 3 de octubre de 2017

afp-sz5xeEste primero de octubre se han celebrado las primeras bodas de parejas del mismo sexo en Alemania, una vez que la ley de matrimonio igualitario ha entrado plenamente en vigor. La primera boda ha sido la de Karl Kreile y Bodo Mende, de 59 y 60 años de edad, pareja desde hace 38 años. Ha sido en el Ayuntamiento de Schöneberg, distrito berlinés muy vinculado a la historia del colectivo LGTB alemán.

El mismo edificio desde cuyas escalinatas J.F. Kennedy se proclamó berlinés en 1963 ha acogido, a las nueve y media de la mañana de este domingo, la primera boda entre dos personas del mismo sexo en Alemania. Karl y Bodo, pareja desde hace 38 años, contrajeron matrimonio delante de un centenar de amigos y familiares. Se conocieron en una fiesta de cumpleaños el 14 de julio de 1979, y poco después se hicieron pareja. Han estado juntos desde entonces. En este periodo no han dejado de dar la batalla como activistas para conseguir su sueño de contraer matrimonio, y de hecho ya fueron de los primeros en registrarse como pareja en Berlín en 2002.

La ley de matrimonio igualitario fue rubricada el pasado 21 de julio por el presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. El 30 de junio había sido aprobada por el Bundestag, tras una larga espera: pese a existir mayoría parlamentaria favorable (SPD, la izquierda de Die Linke y los verdes reunían en la anterior legislatura más escaños que los democristianos de la CDU/CSU), tres proyectos de ley languidecieron durante años por la negativa de los socialdemócratas a respaldar su tramitación para no contrariar a sus socios de gobierno. Solo cuando la canciller Angela Merkel accedió a conceder libertad de voto a los diputados democristianos, el SPD reaccionó desatascando el proceso y la medida se aprobó en pocos días, con el apoyo de casi dos tercios de la cámara baja del Parlamento alemán. Una semana después era el Bundesrat o Consejo Federal (la institución que representa a los estados federados de Alemania y que actúa a modo de cámara alta) el que le dio su visto bueno sin necesidad de proceder a una votación. Un resultado que dejaba claro el deseo de la propia Merkel de dejar resuelto este tema antes de la que era ya inminente campaña electoral (lo explicamos con detalle entonces).

Hace ahora una semana tenían por fin lugar las elecciones, con el resultado ya conocido (en esta misma página hicimos un análisis en clave LGTB, no precisamente optimista). La ley de matrimonio igualitario, en cualquier caso, es ya una realidad y no es previsible marcha atrás. Por cierto que entre las parejas del mismo sexo que se han casado este domingo, además de Karl Kreile y Bodo Mende, se encuentran Volker Beck y Adrian Petkov. Beck, histórico diputado verde, es considerado unánimemente uno de los principales impulsores de los derechos LGTB en Alemania (incluyendo, como no podía ser de otra forma, el matrimonio igualitario). Diputado en el Bundestag desde 1994 hasta este mismo año (ya no se ha presentado a las elecciones del pasado domingo), es uno de los políticos abiertamente homosexuales más visibles de su país, así como el principal referente en asuntos LGTB de su partido. Su activismo se remonta a los años 80, cuando luchó contra la estigmatización de la población con VIH, y posteriormente entró a formar parte de la federación de gais y lesbianas de Alemania (LSVD). Como diputado ha sido uno de los principales valedores tanto de la antigua ley de uniones civiles como del matrimonio igualitario.

Fuente Dosmanzanas

Foto Berliner Zeitung

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El fin de la mayoría parlamentaria de izquierda y la irrupción de la extrema derecha de AfD auguran una legislatura difícil para los derechos LGTB en Alemania

Viernes, 29 de septiembre de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasLas elecciones generales celebradas este domingo en Alemania han supuesto un duro varapalo para los dos principales partidos, que han gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La canciller Angela Merkel, a pesar de perder más de ocho puntos, obtiene su cuarto mandato consecutivo. Los socialdemócratas pagan el precio de la gran coalición y se dejan cinco puntos, con lo que volverán probablemente a la oposición. Y por primera vez en décadas, irrumpe un partido de extrema derecha en el Bundestag. Atrás queda una legislatura en la que solo se logró la igualdad matrimonial in extremis, a pesar de la existencia de una mayoría de fuerzas favorables a la misma. El giro global a la derecha, y en particular la potente entrada como tercera fuerza política de Alternativa para Alemania (AfD), abre un panorama muy desalentador para los derechos LGTB.

En materia LGTB, la legislatura que ahora termina será recordada sin duda como la de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario, que entrará en vigor en octubre. No conviene olvidar, sin embargo, las circunstancias en las que se produjo. Pese a existir mayoría parlamentaria favorable (SPD, la izquierda de Die Linke y los verdes reunían más escaños que los democristianos), tres proyectos de ley languidecieron durante años por la negativa de los socialdemócratas a permitir su tramitación, temerosos de contrariar a sus socios de gobierno. Solo cuando la canciller accedió a conceder libertad de voto a sus diputados, el SPD reaccionó desatascando el proceso y la medida se aprobó en pocos días, con el apoyo de casi dos tercios del Bundestag.

Con anterioridad a la igualdad matrimonial, los principales avances en la equiparación de derechos vinieron forzados por sentencias del Tribunal Constitucional, que tumbaron numerosas discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas. Por parte de la gran coalición, quizás la medida más simbólica en el ámbito LGTB fue la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175. Entre las sombras del tercer mandato de Merkel se cuentan la designación de los países del Magreb como “segurospara los demandantes de asilo (también para los refugiados LGTB) o la negativa a incluir explícitamente la homofobia y la transfobia en la reforma de la ley sobre delitos de odio.

Pero sin duda la circunstancia más preocupante para los derechos LGTB y de las minorías en general ha sido el ascenso de la AfD durante los cuatro últimos años. La formación, que nació como un partido básicamente anti-euro, se movió rápidamente hacia la extrema derecha xenófoba y LGTBfoba. Entre sus principales caballos de batalla se encuentra la educación en la diversidad afectivo-sexual, contra la que se ha manifestado de la mano del movimiento Demo für alle. Tampoco han faltado los exabruptos LGTBfobos de varios de sus miembros y cargos electos. Una imagen que intentaron lavar designando como cabeza de cartel a Alice Weidel, abiertamente lesbiana, en lo que muchos vieron una clara muestra de pinkwashing.

Merkel, reelegida a la espera de los pactos

Los resultados de los comicios han traído la consolidación de las tendencias apuntadas por las encuestas y por las elecciones regionales de los últimos meses, con algunos cambios. Los democristianos de Angela Merkel descienden más de lo previsto (pasan del 41,5% de los votos al 32,9%, consiguiendo 246 escaños en el Bundestag), pero superan ampliamente a los socialdemócratas de Martin Schulz, que como ya les pasara en las elecciones de 2009 bajan tras participar en un Gobierno de gran coalición (pasan del 25,7% al 20,5%, con 153 escaños). Ambos partidos, de hecho, obtienen sus peores resultados desde las elecciones de 1949. El resto del Bundestag se reparte entre AfD, que entra por primera vez directamente como tercera fuerza (pasa del 4,7% al 12,6% y consigue 94 escaños), los liberales, que regresan tras una legislatura de ausencia (pasan del 4,8% al 10,7% y consiguen 80 escaños), la izquierda de Die Linke (que pasa del 8,6% al 9,2%, y consigue 69 escaños) y los verdes de Die Grünen (que pasan del 8,4% al 8,9%, haciéndose con 67 escaños).

A la espera de que se configure la próxima coalición de Gobierno, la primera lectura es clara: las formaciones de izquierda (considerando como tales a socialdemócratas, Die Linke y verdes) pierden la mayoría parlamentaria que al fin y al cabo tenían en el Bundestag, que gira claramente a la derecha con la reentrada de los liberales y, sobre todo, la fuerte irrupción de AfD. La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha deja dos alternativas: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición y que ya ha descartado Schulz, o un pacto tipo “Jamaica” (llamado así por los colores de su bandera) entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) se intuye como la más probable en estas primeras horas, aunque requerirá de un gran esfuerzo negociador.

Los retos y las amenazas de la nueva legislatura

A pesar de carecer de posibilidades de acceder a posiciones de Gobierno, la presencia de AfD se hará notar sin duda en los debates parlamentarios, en los que dispondrá de un altavoz privilegiado para transmitir su mensaje reaccionario. Su poder para revertir los avances alcanzados en el ámbito LGTB será, sin embargo, limitado: para plantear un recurso de inconstitucionalidad contra una ley aprobada, por ejemplo, se requiere la firma de al menos una cuarta parte de los diputados.

No es probable, por lo tanto, que se produzcan importantes retrocesos legales en la nueva legislatura. Pero sí es de temer que algunas medidas que están pendientes queden pospuestas sine die a causa de la ruidosa oposición de la extrema derecha. Entre ellas, el refuerzo de la legislación contra el discurso de odio LGTBfobo, la educación en la diversidad o la protección a los refugiados LGTB. También es previsible que se repitan campañas callejeras como la del autobús contra el matrimonio igualitario de los socios de HazteOír, que encontrarán aliento en los diputados de AfD. En este sentido, poco cabe esperar del hecho de que una de sus principales figuras sea la economista Alice Weidel, abiertamente lesbiana y unida civilmente a otra mujer. Al menos desde que fue elegida como una de sus cabezas de cartel, la presencia de Weidel no ha supuesto que AfD haya moderado sus posiciones en materia LGTB.

En definitiva, un panorama de entrada sombrío. Los primeros movimientos, en cualquier caso, irán destinados a la formación de una coalición estable de Gobierno con Merkel al frente. Estaremos pendientes de esas negociaciones, que serán indicativas de cómo se va a desarrollar la legislatura que comienza en el ámbito LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

El presidente de la República Federal de Alemania rubrica la histórica ley de matrimonio igualitario

Sábado, 22 de julio de 2017

or-38619El presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha rubricado este viernes la histórica ley que abre el matrimonio a las parejas del mismo sexo en el país más poblado y primera potencia económica de la Unión Europea. La ley entrará en vigor a partir de los tres meses de su publicación en el boletín oficial del estado alemán, lo que sucederá en próximos días. Será en octubre, por tanto, cuando veamos celebrarse las primeras bodas.

Hace ahora tres semanas el Bundestag aprobaba el proyecto de ley de matrimonio igualitario por 393 votos a favor frente a 226 en contra. Como entonces detallamos, los acontecimientos se habían precipitado días antes, cuando la canciller Angela Merkel avanzaba su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados. Un cambio de criterio que provocaba, de forma inmediata, la reacción de los socialdemócratas, que durante toda la legislatura habían rechazado sumar sus votos a los de la oposición para aprobar una medida que estaba fuera del acuerdo de gobierno entre democristianos y socialdemócratas (la “gran coalición”) y que abría la puerta a una rápida aprobación de un texto que llevaba esperando desde 2015, año en que lo aprobó el Bundesrat.

Una semana después de que el Bundestag lo aprobara con una clara mayoría (además de los votos del SPD, de Los Verdes y de La Izquierda contó con el apoyo de 75 de los 309 diputados democristianos), era el Bundesrat o Consejo Federal (la institución que representa a los dieciséis estados federados de Alemania y que actúa a modo de cámara alta) el que le dio su visto bueno sin necesidad de proceder a una votación. Un resultado que dejaba claro el deseo de la propia CDU de Merkel (y de sus socios bávaros de la CSU) de dejar resuelto este tema antes de la inminente campaña electoral. Lo explicamos con detalle entonces.

Quedaba un único trámite: la rúbrica del presidente de la República Federal de Alemania, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier. A pesar de que sus atribuciones son sobre todo protocolarias y de representación, Steinmeier podría haberse negado a estampar su firma y solicitar antes la opinión del Tribunal Constitucional. No lo ha hecho, y la ley alemana de matrimonio igualitario ya es una realidad. Cuando se cumplan tres meses de su publicación en el boletín oficial del estado de Alemania, las parejas del mismo sexo ya podrán contraer matrimonio en ese país bajo las mismas condiciones que las de distinto sexo. Y es que, como ya explicamos, el “Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo”, un texto muy parecido a la ley española de 2005, modifica el Código Civil alemán con la frase “Die Ehe wird von zwei Personen verschiedenen oder gleichen Geschlechts auf Lebenszeit geschlossen” (“El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida”).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

El matrimonio igualitario recibe el visto bueno de los estados alemanes representados en el Bundesrat y queda solo pendiente de la rúbrica del jefe del Estado

Lunes, 10 de julio de 2017

BundesratEl Bundesrat o Consejo Federal, la institución que representa a los dieciseis estados federados de Alemania y que actúa a modo de cámara alta, ha dado su visto bueno sin necesidad de voto a la ley de matrimonio igualitario aprobada hace solo una semana por el Bundestag. Incluso Baviera, cuyo gobierno se opone a la ley, ha optado por no obstaculizar su aprobación, con lo que ya solo falta que el presidente de la República, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, la rubrique. La ley entrará en vigor el próximo 1 de octubre.

Hace una semana el Bundestag aprobaba el proyecto de ley de matrimonio igualitario por 393 votos a favor frente a 226 en contra. Como entonces detallamos, los acontecimientos se habían precipitado días antes, cuando la canciller Angela Merkel avanzaba su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados en esta materia. Un cambio de criterio que provocaba, de forma inmediata, la reacción de los socialdemócratas, que durante toda la legislatura habían rechazado sumar sus votos a los de la oposición para aprobar una medida que quedaba expresamente fuera del acuerdo de gobierno entre democristianos y socialdemócratas (la “gran coalición”) y que abría la puerta a una rápida aprobación de un texto que llevaba esperando desde 2015, año en que lo aprobó el Bundesrat.

Solo una semana después de que el Bundestag aprobara con una clara mayoría la ley (que contó incluso con el apoyo de 75 de los 309 diputados democristianos), el Bundesrat le ha dado su visto bueno. Lo ha hecho por acuerdo de todos los estados allí representados, lo que muestra además de forma evidente el deseo de la CDU de Merkel (y de sus socios bávaros de la CSU) de dejar resuelto este tema antes de la inminente campaña electoral. Lo explicamos: a diferencia, por ejemplo, del Senado español, el Bundesrat es una verdadera cámara de representación territorial, en la cual están representados los dieciséis gobiernos de los estados alemanes. Los representantes de cada estado deciden en bloque, y en el caso de los gobiernos de coalición (que en este momento son todos, salvo Baviera) los partidos que la forman deben acordar su posición. Si no hay acuerdo, el estado se abstiene.

Todos los ojos estaban puestos, en este caso, tanto en los estados en los que la CDU forma parte de un gobierno de coalición (con socialdemócratas y/o verdes y/o liberales), como sobre todo en el estado de Baviera, el único que a día de hoy gobiernan en solitario los conservadores (en concreto, la CSU o Unión Social Cristiana, el homólogo bávaro de la CDU, que se mantiene como partido independiente y que de hecho suele mantener posturas especialmente conservadoras). Pues bien, ninguno de ellos ha hecho uso de su derecho a solicitar el voto, lo que hubiera obligado a los estados en los que de una u otra forma gobierna la CDU a pronunciarse. Dado que estos son hoy día mayoría, podría haberse dado la circunstancia de que hubiera mayoría de abstenciones, lo que hubiese supuesto enviar la ley a un comité de mediación y muy posiblemente dejarla en vía muerta dada la fecha (la de hoy era la última sesión del Bundesrat antes de la pausa veraniega) y la cercanía de las elecciones. Ni siquiera Baviera, cuyo ministro de Justicia Winfried Bausback ha intervenido mostrando su convencimiento de que el matrimonio es “entre un hombre y una mujer” y dudando de la constitucionalidad de la ley, ha querido obstaculizar su aprobación definitiva…

En este momento, solo queda un trámite: la rúbrica del presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. A pesar de que sus atribuciones son sobre todo protocolarias y de representación, Steinmeier puede negarse a rubricar una ley si tiene dudas de su constitucionalidad, solicitando antes la opinión del Tribunal Constitucional. Nadie duda, sin embargo, que Steinmeier, un socialdemócrata, firmará la ley, que entrará en vigor el próximo 1 de octubre (precisamente una semana después de las elecciones generales).

Un sencillo articulado

Como explicamos hace una semana, el Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo” es un texto muy parecido a la ley española de 2005, y en cuyo primer artículo se modifica el Código Civil con la frase:

El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida.

La ley también prevé la conversión de las uniones civiles a matrimonios, como han hecho otros países.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

La ultraderecha alemana estudia recurso constitucional contra matrimonio igualitario

Miércoles, 5 de julio de 2017

afd-koeln-alice-weidelAlice Weidel: lesbiana, homófoba, de ultra derecha…

El partido de extrema derecha Alternative für Deutschland avisa de que pretende recurrir al Constitucional para frenar la legalización del matrimonio igualitario en el país.

La canciller Angela Merkel votó en contra de estas uniones, así como el ministro de Interior, Thomas de Maiziere.

Mientras la derecha católica se opone al matrimonio, todos los diputados musulmanes del Bundestag votaron a favor.

La semana pasada el parlamento alemán votaba a favor de legislar el matrimonio igualitario. Angela Merkel votaba en contra porque, para ella, el matrimonio es una cosa que ha de ocurrir entre un hombre y una mujer. Para que quede muy claro: la izquierda aprobó el matrimonio igualitario, la derecha votó en contra. Es un dato que quiero dejar ahí para los que van a venir ahora a decirnos que los derechos LGTBI no son patrimonio exclusivo de la izquierda.

La ley fue aprobada con los votos del Partido Socialdemócrata (SPD), socio minoritario de la actual coalición de gobierno, y de los partidos de la oposición. La mayoría de los diputados de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su ala bávara, la Unión Cristianosocial (CSU), votaron en contra aunque 75 de los diputados de esas dos agrupaciones se sumaron al proyecto, Entre los diputados de la CDU/CSU que votaron a favor del matrimonio homosexual están el ministro de la Cancillería, Peter Altmeier, y la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen.

La canciller Angela Merkel votó en contra, así como el ministro de Interior, Thomas de Maiziere. De Maiziere dijo que una de las razones por las cuales votó en contra es porque considera que la introducción del matrimonio homosexual requiere una reforma constitucional, por lo que cree que un recurso ante el TC puede tener posibilidades de éxito.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, considera en cambio que una reforma constitucional, que necesitaría una mayoría de dos tercios en la Cámara Alta -donde están representados los gobiernos regionales-, no es necesaria.

Entre quienes defienden que el matrimonio homosexual requiere una reforma constitucional está también el expresidente del TC Hans-Jürgen Papier. “Si se quiere abrir el matrimonio (a parejas del mismo sexo), hay que cambiar la constitución. Eso es algo que no se puede hacer a través de una ley“, dijo Papier en declaraciones al semanario ‘Der Spiegel‘.

Pues si la derecha de Merkel votó en contra, los de la ultra-derecha del Alternative für Detuschland, también votaron en contra. El partido radical, dirigido por la política abiertamente lesbiana Alice Weidel, ha dicho que pretende frenar todo lo posible la aprobación del matrimonio igualitario y para hacerlo tienen pensado hacer algo que os sonará a muchos: recurrir al Tribunal Constitucional.

La Constitución alemana no define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, sólo señala que esa unión “deberá disfrutar de una protección especial por parte del estado“. Pero algunas sentencias judiciales sí se han basado en la Constitución para definir el matrimonio únicamente como el heterosexual. Y a ese clavo ardiendo se quieren agarrara los del AfD, cuyo vicepresidente, Alexander Gauland, ha declarado que “estamos considerando llevar el caso ante el Tribunal Federal Constitucional. Yo estoy a favor. El matrimonio gay nos somete a valores que harán daño a nuestra sociedad.

En una nota publicada en su página web tras la votación, el AfD dijo estar “de luto” por la familia alemana “cuya protección constitucional ha sido enterrada por los ‘representantes del pueblo’” y le dicen adiós a “la libertad de opinión“. Lo peor es que Alice Wiedel, la candidata del partido, tiene dos hijos que está criando junto a otra mujer; pero ella dice que no es hipócrita al estar en contra del matrimonio igualitario.

Como nota curiosa, para todos aquellos que van diciendo que cuando los musulmanes dominen Europa a los primeros que matarán serán a los gais que tanto les defendemos  resulta que mientras la derecha cristiana hace lo posible por detener el matrimonio igualitario todos los parlamentarios musulmanes del Bundestag votaron a favor del mismo. Cem Özdemir, Ekin Deligöz, Özcan Mutlu y Omid Nouripour son todos diputados del Partido de los Verdes (los que presentaron la moción para aprobar el matrimonio) y dijeron que sí al mismo. También lo hizo Aydan Özoguz, del Partido Socialista. Incluso Cemile Giosouf, del partido de Merkel, votó a favor.

Fuente | Gay Star NewsPink News, vía EstoyBailando/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Por fin! El Parlamento alemán aprueba el matrimonio igualitario por abrumadora mayoría… con el voto en contra de Angela Merkel

Sábado, 1 de julio de 2017

ddjdx8cxoaixj4tDía histórico para los derechos LGTB en Europa: el Bundestag de Alemania aprueba el matrimonio igualitario

En la mañana de ayer el Parlamento alemán ha aprobado la medida con 393 votos a favor y 226 en contra.

Alemania se convierte en el 14º país europeo en eliminar la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio, tras una larga lucha y con un amplísimo respaldo social.

Después de muchas idas y venidas, se venían debatiendo y votando distintas propuestas desde el 2010, el Bundestag ha dicho sí. La propuesta partía del SPD, el partido socialdemócrata, que había amenazado a la Unión Cristianodemócrata que no habría coalición tras las elecciones si no se aprobaba el matrimonio.

Alemania celebrará elecciones en septiembre, y para evitar que este asunto se convirtiera en “tema electoral”, Merkel decidió dar libertad de voto a sus diputados, aunque ella votó en contra porque dice que “el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer”. Eso sí, ahora dice que ha cambiado de idea respecto a la adopción y que en ese punto está a favor.

Parecía impensable hace tan solo una semana, y hoy es una realidad. El Bundestag alemán ha dado su visto bueno, por 393 votos a favor frente a 226 en contra, al proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Respaldaron el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata que lidera Merkel, que dio libertad de voto para que se votara en conciencia.Los acontecimientos se han precipitado desde que Angela Merkel avanzara su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados este lunes. En una jugada maestra de Martin Shulz, en apenas cuatro días, el levantamiento del bloqueo por parte de los socialdemócratas ha permitido la tramitación de la medida y ha hecho valer, en la recta final de la legislatura, la mayoría progresista de la cámara baja. Alemania deja de ser una excepción en Europa occidental y sienta un importante precedente para otros países de su órbita cultural y política. Ahora el texto debe ser ratificado de nuevo por la cámara alta y firmado por el presidente Frank-Walter Steinmeier, antes de entrar en vigor. Las primeras bodas se celebrarán previsiblemente en octubre.

alemania-matrimonio-igualitario-696x392La canciller fue una de las primeras en depositar su voto en la urna colocada en el centro del salón de plenos y eligió la tarjeta azul, que hoy representaba el “no” a la legalización del matrimonio homosexual.

El portavoz socialdemócrata, Thomas Oppermann, defendió el paso dado por su partido, que forzó que se debatiera la iniciativa antes de finalizar la legislativa rescatando un proyecto de ley de 2015 del estado federado de Renania-Palatinado que ya había pasado por el Bundesrat, la cámara alta, y que estaba aparcado en el Bundestag. “Esta decisión quizá no es buena para la coalición, pero es buena para las personas, y buena para el Parlamento”, manifestó Oppermann, quien rechazó que sea necesario reformar la Constitución. “Si el matrimonio para todos llega, se habrá dado algo a alguien, pero no se le habrá quitado nada a nadie“, subrayó intentando convencer a los diputados reticentes, a quienes mostró su respeto.

 En nombre de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el líder del grupo parlamentario, Volker Kauder, se convirtió en portavoz de quienes defienden que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”, aunque manifestó su respeto a sus compañeros con una opinión diferente. “Yo personalmente nunca pondré mi firma en algo que represente el matrimonio para todos, por motivos de conciencia”, declaró Kauder, quien expresó dudas sobre la constitucionalidad de la ley al entender que la concepción cristiana del matrimonio está protegida en la ley fundamental alemana.

Desde el mismo partido, el diputado Jan Marco Luczak defendió el “sí” al proyecto al recordar que el respeto, el amor y la convivencia son valores tradicionales que deben defender los conservadores y consideró que no se necesita ninguna reforma constitucional para abrir el matrimonio.

Desde La Izquierda y los Verdes se felicitaron por el logro “histórico” alcanzado y reivindicaron su lucha durante décadas por los derechos de los homosexuales, con numerosos activistas presentes hoy en la tribuna de invitados.

Merkel se ha mostrado a favor del derecho de adopción para las parejas homosexuales, pero justificó su “no” al proyecto para legalizar el matrimonio homosexual al señalar que, para ella, el matrimonio según la Constitución es la unión de un hombre y una mujer. Merkel argumentó su voto en una breve comparecencia ante los medios después de que el pleno del Bundestag (cámara baja) aprobara la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, con los votos de los diputados socialdemócratas, de La Izquierda y de los Verdes y también de parlamentarios conservadores, que tuvieron libertad de voto. La canciller recordó que en los últimos años se habían eliminado “paso a paso” todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, dijo , llegó a la conclusión de que “la adopción también debería ser posible” para las parejas homosexuales.

Sin embargo, a su juicio, el artículo 6 de la Constitución alemana, cuando señala que “el matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal”, está hablando del matrimonio entre un hombre y una mujer. Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, decidió que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Calificó el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de “emocional”, también para ella, y confió en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalLa lucha por la igualdad de todas las parejas en el acceso al matrimonio en Alemania se remonta muchos años atrás. Desde que el Gobierno de Gerhard Schröder, de coalición entre socialdemócratas y verdes, aprobó una ley de uniones civiles en 2001, los activistas LGTB reivindican su derecho a no ser tratados como ciudadanos de segunda. Su incansable trabajo y la aprobación de leyes de matrimonio igualitario en otros países europeos y del resto del mundo acabaron por convencer a las principales formaciones políticas del centro y la izquierda. Pero la posición dominante de los democristianos de la CDU/CSU de Angela Merkel desde 2005, impidió a sus socios de coalición (fueran el SPD o el FDP) hasta ahora los intentos de aprobar la medida.

Durante la legislatura 2009-2013, en la que la canciller se apoyó en los liberales del abiertamente gay Guido Westerwelle para gobernar, la igualdad matrimonial llegó a la primera línea política. En septiembre de 2010, el Bundesrat (cámara de representación de los estados federados) rechazaba una propuesta presentada por el estado de Berlín. En junio de 2012 era el Bundestag el que votaba contra un proyecto de ley de Los Verdes. Solo unos meses antes, el SPD, entonces en la oposición, había decidido incluir la defensa del matrimonio igualitario y la adopción homoparental a su ideario. Unos meses más tarde hacía lo propio el FDP, si bien su posicionamiento no se materializó en un apoyo a las iniciativas que iban llegando al Parlamento. A pesar de ello, el Bundesrat aprobaba en 2013 una propuesta de matrimonio igualitario, que no llegó al Bundestag y entró en vía muerta con las elecciones de septiembre de ese año.

El resultado de esos comicios animaba a un moderado optimismo: la salida de los liberales dejaba una mayoría progresista de partidos favorables a la igualdad matrimonial en el Bundestag. Ya durante las negociaciones para formar Gobierno, sin embargo, el panorama se ensombrecía. Y efectivamente, la decepción se instaló al constatar que el acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD carecía prácticamente de compromisos concretos en el ámbito LGTB. Todos los focos se dirigieron desde entonces a los socialdemócratas, de cuyo apoyo dependía cualquier avance. Pero la la obstinación de la CDU/CSU en el acuerdo de Gobierno impidió cumplir su compromiso electoral de “igualdad al 100%”.

Quedó bloqueada durante toda la legislatura la tramitación de tres proyectos de ley de matrimonio igualitario. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) ya en octubre de 2013. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat en septiembre de ese mismo año y es el que casi dos años después ha votado por fin el Bundestag. Durante meses, que se convirtieron en años, las tres iniciativas languidecieron en la comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara baja. Mientras tanto, el Tribunal Constitucional eliminaba importantes discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas.

El impasse se mantuvo durante la mayor parte de la legislatura. Hasta en treinta ocasiones, los socialdemócratas unieron sus votos a los democristianos para impedir que el Bundestag debatiera y votara los proyectos de ley de matrimonio igualitario. La nominación de Martin Schulz, en enero de este año, como candidato a canciller por el SPD despertaba nuevas esperanzas, pero tampoco consiguió doblegar a Merkel.

martin-schulz-devrait-etre-designer-candidat-du-spdEn abril, sin embargo, se produjo un movimiento que se reveló posteriormente como decisivo, al iniciar la reacción en cadena que ha desembocado en la votación de hoy. Los Verdes establecían la apertura del matrimonio como línea roja en una futura negociación de Gobierno. Fue decisiva la insistencia de Volker Beck, incansable defensor de la igualdad. Un mes después, los socialdemócratas sugerían que adoptarían la misma posición. También el líder del FDP, partido al que todas las encuestas auguran la reentrada en el Bundestag, se comprometía a defender la medida. El SPD esperaría a la convención de su partido, el domingo pasado, para hacer un pronunciamiento más rotundo.

Excluida la extrema derecha de la AfD y la izquierda de Die Linke, la probable cuarta victoria consecutiva de Merkel se tendrá que apoyar en el FDP, el SPD o Los Verdes para llegar a la mayoría absoluta en un Parlamento fragmentado. Con los tres partidos firmemente instalados en el compromiso irrenunciable con la igualdad matrimonial, la canciller debió de pensar que era mejor ceder a tiempo. Este lunes por la noche, calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario.

9495067403_dcff1d3bb7_o-696x391Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsaría una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de Merkel y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición, pero apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrían libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Finalmente, 75 (sobre un total de 309) de ellos han votado a favor. Entre ellos Jan-Marco Luczak, que defendió lo que considera un valor “conservador y cristiano“.

Una ley con un sencillo articulado

La comisión de Asuntos Jurídicos daba vía libre este miércoles a la votación en el pleno del Bundestag, con el apoyo de SPD, Verdes y Linke y la oposición de la CDU/CSU. Esa misma tarde se anunciaba el orden del día de la sesión plenaria de este viernes, cuyo primer punto era la discusión y votación del “Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo”. Un texto muy parecido a la ley española de 2005, y en cuyo primer artículo se modifica el Código Civil con la frase:

El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida.

La ley también prevé la conversión de las uniones civiles a matrimonios, como han hecho otros países. El debate parlamentario del viernes por la mañana lo abrió Thomas Oppermann, del SPD, que defendió la ley como una medida que “dará mucho a algunos sin quitarle nada a nadie“. A favor de la medida hablaron también los portavoces de Linke, Dietmar Bartsch, y Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, quien agradeció el trabajo de su compañero Volker Beck, que también tomó la palabra. En contra se manifestó el líder del grupo de la CDU/CSU Volker Kauder, convencido oponente de los derechos LGTB. El histórico resultado final, 393 votos a favor frente a 226 en contra… incluido el de la propia canciller.

La aprobación de la medida podría ejercer una influencia en Austria, cuyo canciller, el socialdemócrata Christian Kern, ha prometido impulsar el matrimonio igualitario antes de que termine la legislatura. La votación de hoy en Alemania, el país más poblado y locomotora económica de la Unión Europea, puede de hecho sentar un importante precedente en otros Estados de su órbita cultural y económica. No olvidemos que en el país viven comunidades numerosas de ciudadanos procedentes de Turquía, Oriente Próximo y Europa oriental y meridional entre otros.

Sobre las consecuencias internas, en pleno periodo preelectoral, se harán muchos análisis. Parece claro que, a pesar de la rabia de los sectores más reaccionarios de la CDU/CSU, la canciller se quita de encima un asunto polémico que podía complicar las negociaciones de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El SPD, por su parte, lo utilizará sin duda para intentar marcar distancia con los democristianos y remontar en las encuestas. El miedo de la formación de Merkel a perder electores conservadores contrasta con el amplísimo respaldo social a la igualdad matrimonial, que alcanza el 83% de la población, de acuerdo con una encuesta del pasado mes de enero.

Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA, ha declarado que “Después de años de espera y esperanzas, las familias arcoíris en Alemania recibirán ahora el mismo reconocimiento ante la ley. Este es un hito histórico que inspirará aún más cambios para las personas LGTB+”.

La de hoy es sin duda una jornada histórica para los derechos LGTB, un sentimiento incrementado si cabe por lo inesperado de la noticia hasta hace escasos días. El matrimonio para todos (Ehe für alle) es ya una realidad en Alemania. Glückwunsch! Nosotros nos alegramos mucho pero el matrimonio es solo un paso más. Queda mucho por hacer.

Por su parte, la Iglesia Evangélica Alemana (39% población de Alemania) celebra que el Parlamento apruebe el matrimonio homosexual

Y es que varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Ya sea con inscripción en los registros parroquiales, una simple bendición o aún algo inoficial: el camino al altar será más fácil para las parejas homosexuales alemanas. Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Y a pesar de que en la Iglesia católica la bendición de estas parejas solo sucede en secreto, cada vez se elevan más voces pidiendo una regulación oficial, y no sólo en las bases. El hecho de que el papa haya cambiado totalmente el tono respecto al tema de la homosexualidad, es para muchos una señal de esperanza… Sin embargo, los obispos alemanes han afirmado ante los matrimonios homosexuales que  “No es discriminatorio que se llamen de otra manera”…

Fuentes | El País y El Mundo, vía EstoyBailando, Dosmanzanas, Universogay, AmbienteG

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Jueves, 29 de junio de 2017

bundestagEl Bundestag o cámara baja del Parlamento de Alemania aprobó el jueves por unanimidad un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. Una buena noticia empañada por una enmienda de última hora en la redacción final. La CDU/CSU de la canciller Angela Merkel ha impuesto que la rehabilitación solo sea posible si los implicados en los hechos tenían más de 16 años. Una clara discriminación con respecto a las relaciones entre personas de distinto sexo, para las cuales rige una edad de consentimiento dos años menor.

El Estado alemán rehabilitará próximamente a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia Heiko Maas superó el pasado jueves su tramitación parlamentaria con la aprobación por unanimidad en el Bundestag. El Gobierno de gran coalición le había dado su respaldo el pasado mes de marzo. Maas anunció su decisión de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175 en mayo del año pasado.

rehabilitierungEl texto establece que cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes. La fundación Magnus Hirschfeld, por su parte, recibirá 500.000 euros en concepto de “indemnización colectiva”. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

La nota decepcionante de la histórica ley la puso el pasado martes la CDU/CSU en la comisión parlamentaria donde se tramitaba el proyecto de ley. Los democristianos impusieron un cambio que eleva a 16 años la edad mínima de referencia para poder optar a la rehabilitación. Hasta entonces, la propuesta excluía a los condenados por actos en los que hubieran participado menores de 14 años, que es la edad de consentimiento para las relaciones entre personas de distinto sexo desde la introducción del Código Penal de 1871.

Los socialdemócratas del SPD no comprenden el motivo de esta enmienda “innecesaria” de última hora, pero la admitieron para, según afirman, no retrasar más la aprobación de la ley. La redacción de la CDU/CSU únicamente menciona la “protección de los menores” como intento de justificar lo que no es más que una nueva discriminación de las personas LGTB frente a las heterosexuales.

El presidente de la fundación Magnus Hirschfeld, Jörg Litwinschuh, lamenta que la modificación impuesta por los democristianos dejará sin resarcimiento, por ejemplo, a personas que fueron denunciadas por sus padres cuando eran adolescentes. La ley hace tabla rasa por debajo de los 16 años y no contempla la existencia o no de consentimiento o la diferencia de edad entre los participantes en los actos condenados. Litwinschuh anunció que su fundación prestará asistencia a los afectados que quieran presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para corregir esta tropelía de la formación de Merkel.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, seguían siendo consideradas hasta ahora como válidas. Según opinaba la CDU entonces, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condenaba a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Alemania podría aprobar el matrimonio igualitario en los próximos días

Jueves, 29 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalUn inesperado giro de los acontecimientos ha provocado que la igualdad de todos los alemanes en el acceso al matrimonio sea repentinamente una posibilidad con muchas opciones de materializarse en los próximos días. Este lunes, la canciller Angela Merkel (CDU) calificaba la medida como una “cuestión de conciencia“, abriendo la puerta a la libertad de voto de sus diputados en una votación parlamentaria. Los acontecimientos se precipitaban. Los socialdemócratas tomaban la iniciativa el martes y anunciaban que desbloquearán este mismo miércoles la tramitación parlamentaria del proyecto de ley aprobado en septiembre de 2015 por el Bundesrat (la cámara alta del Parlamento alemán). Si el SPD vota a favor de introducir el tema en la agenda de las próximas sesiones del Bundestag, el matrimonio igualitario será una realidad en Alemania en pocos días.

Largos años de estancamiento han transcurrido desde que la igualdad matrimonial se convirtiera en una reivindicación prioritaria de la comunidad LGTB alemana. Un asunto que  hemos seguido muy de cerca. Apenas una semana después de informar del último jarro de agua fría, la realidad da un vuelco y coloca la aprobación de la medida al alcance de la mano. Es el resultado de una reacción en cadena, en pleno periodo preelectoral, que comenzó con el compromiso por escrito de Los Verdes de no firmar ningún acuerdo de coalición que no incluyera el matrimonio igualitario. Los liberales del FDP anunciaban que se unirían a ellos y los socialdemócratas del SPD, aunque sin fijarlo por escrito, reafirmaron su apuesta el pasado fin de semana. El candidato a canciller Martin Schulz fue el encargado de pronunciar la promesa durante el transcurso de la conferencia política en la que se aprobó el programa electoral.

Con todos sus posibles futuros aliados de Gobierno unidos por la igualdad, Angela Merkel ha debido de pensar que era preferible ceder a tiempo. Respondiendo a una pregunta del público en un acto organizado por la revista Brigitte en Berlín este lunes por la noche, la canciller calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia“. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario. Era la primera vez que la líder de los democristianos se declaraba favorable a la libertad de voto en este asunto, sobre el que imponía su criterio negativo al resto del partido a pesar de algunas voces disidentes. Los intentos del SPD de introducir el tema a principios de este año se toparon con un muro.

Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsará una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de la canciller y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Hace tan poco tiempo como el miércoles pasado, el SPD votaba junto con la CDU/CSU en contra de incluir la propuesta en el orden del día. Hasta este lunes, todo hacía pensar que el asunto se retrasaba hasta después de las elecciones de septiembre.

El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición. Surgieron algunas voces como las del portavoz parlamentario Volker Kauder, que calificó el anuncio de los socialdemócratas como una ruptura de la confianza. Apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller, que aseguraba que en su cambio de opinión había influido la invitación de una pareja de mujeres que cuidan a ocho menores de acogida y querían explicarle las dificultades a las que se enfrentan. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrán libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Varios de ellos ya se han pronunciado a favor.

Durante toda esta legislatura la pelota ha estado en el tejado de los socialdemócratas, como venimos recordando desde las elecciones de 2013 que culminaron en un acuerdo de gran coalición que ignoraba el matrimonio igualitario. Finalmente ha sido la unanimidad de los demás partidos (salvo la extrema derecha de la AfD) en exigir la igualdad, la que ha acabado por doblegar a la inflexible canciller. Con su concesión, los democristianos evitan además una posible crisis con sus socios de Gobierno. Estaremos muy pendientes de la trascendental reunión de la comisión de Asuntos Jurídicos (Rechtsausschuss) que tendrá lugar mañana en el Bundestag. De ahí puede salir la fecha de la votación parlamentaria que, con los votos favorables de SPD, Verdes y Linke, así como algunos de la CDU/CSU, aprobaría el matrimonio igualitario en Alemania. Se convertiría en el 14º país europeo en reconocer este derecho.

 Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

El Constitucional alemán avala el bloqueo impuesto por la gran coalición a la tramitación del matrimonio igualitario

Sábado, 24 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalSe cierra una nueva puerta al matrimonio igualitario en Alemania. El Tribunal Constitucional de ese país ha desestimado el recurso presentado por Los Verdes contra el bloqueo parlamentario de democristianos y socialdemócratas a tres proyectos de ley para la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La gran coalición tiene vía libre para seguir posponiendo una votación sobre el tema en el Bundestag hasta después de las elecciones de septiembre y, de hecho, es lo que volvió a hacer este miércoles. El SPD, además, mantiene las dudas sobre su compromiso con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno.

Pocas novedades y mucha frustración en Alemania. Los últimos movimientos políticos y judiciales no son muy halagüeños para la igualdad LGTB. El martes pasado, el Tribunal Constitucional hacía pública su decisión de desestimar el recurso presentado hace un mes por el diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos. El político verde pretendía obligar a los partidos del Gobierno, por la vía judicial, a desbloquear la tramitación parlamentaria de los proyectos de ley sobre matrimonio igualitario que llevan gran parte de la legislatura encallados por decisión de democristianos y socialdemócratas.

Concretamente son tres. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) justo después de las elecciones de 2013, que resultaron en el acuerdo de gran coalición CDU/CSU – SPD. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento donde están representados los estados federados, en septiembre de ese mismo año. Los partidos del Gobierno han sacado sistemáticamente del orden del día la discusión en el Pleno de los tres proyectos de ley, que languidecen en la comisión correspondiente del Bundestag.

El inmovilismo es una táctica que les conviene a ambos. A la CDU/CSU de Angela Merkel, por su posición contraria y para evitar la posibilidad de que aparezcan diputados “rebeldes” en sus filas, que voten favorablemente a la igualdad matrimonial. Y al SPD, para no tener que escoger entre rechazar la medida, contraviniendo su programa y sus promesas electorales, o votar a favor, provocando una posible crisis con sus socios de Gobierno. La perdedora de este juego de táctica partidista es la comunidad LGTB y la sociedad alemana en general, donde la igualdad de derechos goza de un apoyo ampliamente mayoritario.

Si los democristianos son coherentes con su posición oficial contraria a la equiparación, los socialdemócratas siguen jugando a la indefinición. En mayo, el ministro de Justicia Heiko Maas anunciaba lo que parecía un compromiso, y así lo recogimos, con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno: “No me puedo imaginar que el SPD firme un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. Pues bien, la dirección del partido ha decidido no incluir una propuesta de SPDqueer, el grupo LGTB del SPD, para fijar sobre papel precisamente la posición innegociable del partido sobre la igualdad matrimonial. La iniciativa se habría discutido en la convención de la que saldrá el programa electoral de los socialdemócratas y que tendrá lugar el próximo fin de semana.

El otro gran partido de centroizquierda, Los Verdes, sí que ha reafirmado su compromiso con el matrimonio igualitario en su programa electoral: “Con nosotros no habrá ningún acuerdo de coalición sin matrimonio igualitario”. Los democristianos de la CDU, por su parte, no descartan un acuerdo a nivel federal con la formación ecologista, con la que ya gobiernan en los Länder de Baden-Wurtemberg y Hesse. En ese caso, las posiciones inmovilistas de la CDU podrían flexibilizarse, según admite (a su pesar) el portavoz de política interior de la formación democristiana. En definitiva, todo dependerá de la correlación de fuerzas que salga de las elecciones de septiembre, para la que las últimas encuestas auguran de nuevo un claro triunfo de la formación de Merkel y la entrada de los liberales del FDP y la extrema derecha de AfD.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socialdemócratas alemanes prometen que el matrimonio igualitario será condición para entrar en una coalición de Gobierno

Miércoles, 24 de mayo de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal220px-Maas_HeikoHeiko Maas, ministro de Justicia

Tras meses de presión, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anuncia por fin lo que parece un compromiso: el matrimonio igualitario será una condición necesaria para entrar en una coalición de Gobierno tras las elecciones federales del próximo septiembre. Así lo afirmaba el ministro de Justicia, Heiko Maas, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia el pasado miércoles. Los Verdes, mientras tanto, acuden al Tribunal Constitucional para denunciar la reiterada negativa de la gran coalición a discutir en el Parlamento los proyectos de ley que ya se han presentado sobre el asunto.

Era el movimiento decisivo, toda vez que está ya prácticamente descartada una votación favorable sobre el matrimonio igualitario en lo que queda de legislatura. La pregunta clave, que el SPD se resistía a contestar, era si la medida iba a ser irrenunciable a la hora de negociar un pacto de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El ministro de Justicia, Heiko Maas, ha dado una respuesta: “no me puedo imaginar que el SPD firmara un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. El posicionamiento, sin ser taxativo, es el más claro que ha emitido un político socialdemócrata sobre la cuestión hasta la fecha.

La cuestión es fundamental después de que, el pasado mes de abril, la CDU de la canciller Angela Merkel rechazara el intento del SPD de introducir la cuestión de la equiparación de derechos en la reunión de seguimiento del pacto de Gobierno. A dicha reunión asistía por primera vez el candidato socialdemócrata Martin Schulz, que tras esquivar el tema en las primeras semanas tras su designación, había expresado su posición “inequívoca a favor del matrimonio igualitario y a la adopción homoparental.

La posición inflexible de los democristianos hacía desvanecer las posibilidades de que la medida sea una realidad antes de las próximas elecciones. Unos comicios en los que el SPD, sin miedo a la incoherencia, volverá a enarbolar la bandera de la igualdad matrimonial, como ya hizo en 2013 sin que luego haya sido capaz de llevar esta promesa a la práctica. Veremos ahora si llevan su compromiso hasta el final.

Los Verdes acuden al Constitucional

Los que se han posicionado más claramente sobre el asunto son Los Verdes, quienes por boca de su líder Cem Özdemir fijaban el matrimonio igualitario como línea roja para firmar un acuerdo de coalición. El diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos, acudió el jueves al Tribunal Constitucional con sede en Karlsruhe. Bajo el brazo, un recurso contra el bloqueo al someten los partidos de la gran coalición a las iniciativas para aprobar el matrimonio igualitario cuya tramitación aún está pendiente.

El último aplazamiento del debate había tenido lugar el día anterior, cuando los grupos de la CDU/CSU y SPD rechazaron la tramitación de los tres proyectos de ley que se encuentran pendientes de votación en el Bundestag, algunos desde hace años: el de La Izquierda (Die Linke), el de los propios Verdes y el que aprobó el Bundesrat, la cámara alta. El objetivo del diputado verde es que sea el Constitucional el que obligue a los partidos que sostienen el Gobierno de Merkel a retratarse con una votación parlamentaria sobre la igualdad matrimonial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

En Alemania, la CDU de Merkel se mantiene inflexible y desinfla las expectativas sobre la aprobación del matrimonio igualitario

Miércoles, 5 de abril de 2017

ob_c3a76298917833a63bfb3b92dde4d1fa_angela-merkel123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalLa nueva ofensiva anunciada por el SPD para forzar a sus socios de gran coalición a cambiar de postura no ha podido ser. Tras la primera reunión de seguimiento del pacto de Gobierno a la que asistía el candidato socialdemócrata Martin Schulz, la CDU/CSU se mantiene firme en su oposición a la medida.

Hace unas semanas que el asunto del matrimonio igualitario ha vuelto a la arena política en Alemania, poco después de la presentación de Schulz como candidato del SPD a canciller. Después de una legislatura dominada por la intransigencia y el inmovilismo de los democristianos, a principios de marzo se producían dos gestos que parecían indicar un cambio de rumbo. Los socios de Angela Merkel en la gran coalición decidían introducir la cuestión de la equiparación de derechos en la próxima reunión de seguimiento del pacto de Gobierno.

Los democristianos, adelantaban que cualquier cambio de posición con respecto al asunto tendrían que decidirlo en un congreso y recordaban que el acuerdo de gran coalición no contempla la medida. Aun así, la expectación creció cuando se supo que a la reunión del pacto entre la CDU/CSU y el SPD acudiría por primera vez Schulz. El candidato socialdemócrata, que había esquivado el tema en las primeras semanas tras su designación, acababa de expresar su posición “inequívoca” a favor del matrimonio igualitario y a la adopción homoparental.

En la madrugada del jueves al viernes la reunión de la gran coalición acababa sin que los partidos alcanzaran un acuerdo para promover la igualdad matrimonial en los seis meses que quedan de legislatura. La posición inflexible de los democristianos, adelantada por el portavoz parlamentario Volker Kauder, hacía desvanecer las posibilidades de que la medida sea una realidad antes de las próximas elecciones. Unos comicios en los que el SPD, volverá a enarbolar la bandera de la igualdad matrimonial.

Lo cierto es que, cuanto más se retrasa el fin de la discriminación de los ciudadanos LGTB, más crece la brecha entre las posiciones de la formación de Merkel y las de la población en su conjunto. Los sondeos de opinión llevan años mostrando un apoyo mayoritario al matrimonio igualitario que, según la última encuesta, se eleva al 75% de los alemanes. Un respaldo social abrumador que debería empujar a la CDU/CSU a recapacitar su posición. Aunque probablemente esta reflexión tenga que esperar a después de las elecciones generales, cuando el miedo de los democristianos a perder su electorado más reaccionario hacia la derecha extrema de Alternativa para Alemania (AfD) deje de jugar un papel crucial.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El Gobierno alemán aprueba la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175

Viernes, 31 de marzo de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasEl Gobierno alemán aprobó la semana pasada un proyecto de ley para indemnizar a los condenados por el infame artículo 175 del Código Penal, que durante décadas criminalizó las relaciones consentidas y en privado entre hombres. La iniciativa del ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ha logrado el respaldo de los socios democristianos de la CDU/CSU. Ahora debe ratificarla el Bundestag, donde se espera unanimidad.

Ya el pasado mes de mayo informábamos de la iniciativa de Maas de dar los pasos necesarios para resarcir a los procesados por las sentencias basadas en el artículo 175. La decisión se producía después de que la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación presentara un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales durante el más de un siglo de vigencia de la legislación homófoba. Las conclusiones del documento eran claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

Más de cinco meses después, el ministro de Justicia presentó por fin un proyecto de ley con medidas concretas para materializar la reparación de las víctimas del §175. Cada condenado recibirá 3.000 euros por sentencia y 1.500 euros más por cada año que haya comenzado en prisión o en reclusión forzosa en establecimientos psiquiátricos. El ministerio espera unas 5.000 solicitudes y un coste máximo de unos treinta millones de euros. El procedimiento prevé que los afectados o sus familiares puedan presentar una solicitud de rehabilitación ante la fiscalía y la eliminación de sus antecedentes en el registro penal. Las víctimas de la legislación pueden solicitar las indemnizaciones económicas, pero no sus allegados en el caso de que los condenados hayan fallecido ya.

680x382Desde el SPD, el candidato a canciller Martin Schulz ha publicado un tuit de apoyo a la iniciativa. “Los hombres que aman a hombres eran enviados a prisión en nuestro país. Nadie se ha disculpado hasta ahora. ¡Gracias por cambiarlo, Heiko Maas!”. También la CDU de la canciller Merkel ha mostrado su adhesión al texto, reprochando eso sí al ministro de Justicia el retraso en su aprobación. Los democristianos exigían incluir en el proyecto de ley que no se otorgará ninguna rehabilitación de condenas por actos que siguen siendo ilegales hoy en día.

Los partidos de la oposición, Los Verdes y La Izquierda, han saludado la medida pero piden más avances. El diputado verde Volker Beck pidió que se amplíe el proyecto para incluir no solo a los condenados en sentencias firmes, sino a todos aquellos contra los que se inició un procedimiento legal. El portavoz de La Izquierda hizo hincapié en la necesidad de una indemnización colectiva que, de manera simbólica, sirva de resarcimiento para los que han fallecido esperando su rehabilitación.

La concesión de un indulto general a los condenados por homosexualidad en Inglaterra y Gales parece haber servido de acicate para otros países. En febrero era el Gobierno irlandés el que daba su visto bueno a una iniciativa similar, pero que además contemplaba la petición de disculpas para los afectados. Solo unos días después, la ministra de Justicia de Nueva Zelanda anunciaba ante el Parlamento un proyecto en la mismo dirección.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Agencias/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Martin Schulz, candidato del SPD a canciller de Alemania, se posiciona a favor del matrimonio igualitario y la adopción homoparental

Sábado, 11 de marzo de 2017

martin-schulz-devrait-etre-designer-candidat-du-spd¿Algo se mueve en la larga reivindicación de la igualdad matrimonial en Alemania? Hasta hace bien poco parecía que no, pero en los últimos días se han producido dos gestos de los socialdemócratas (SPD) que, si no forman parte de alguna estrategia electoral, podrían indicar un cambio de rumbo. Los socios de Angela Merkel en la gran coalición han decidido introducir la cuestión de la equiparación de derechos en la próxima reunión de seguimiento del pacto de Gobierno, por primera vez en más de tres años. Además, su candidato Martin Schulz ha expresado su posición “inequívoca” a favor del matrimonio igualitario y a la adopción homoparental.

Hace un par de semanas que surgieron rumores sobre posibles movimientos del SPD para poner la cuestión de la igualdad matrimonial en el orden del día del Gobierno. La trayectoria de los socios de la CDU/CSU de Merkel, que llevan toda la legislatura posponiendo el debate, no hacía albergar demasiado optimismo. Por eso causó sorpresa el anuncio que hizo el líder del grupo parlamentario socialdemócrata la semana pasada. Thomas Oppermann aseguró que su partido llevará el asunto a la próxima reunión de seguimiento del pacto de Gobierno con los democristianos. El diputado insta a la CDU/CSU a dejar de bloquear la medida. El detonante que ha animado a su partido a dar un paso adelante ha sido la entrada en vigor del matrimonio igualitario en Finlandia el pasado 1 de marzo. “Alemania no debería quedarse atrás”, según el político socialdemócrata.

Lo que ya es más dudoso es que vayan a conseguir convencer a sus socios democristianos, que como informábamos la semana pasada, siguen instalados en su discurso contrario a la equiparación completa. Este mismo miércoles, el diputado Marcus Weinberg (CDU) recordaba en el Bundestag que el acuerdo de gran coalición no contempla la apertura del matrimonio y que, en cualquier caso, la posición oficial de su partido sigue siendo la misma. En diciembre de 2015, el congreso de la CDU decidía mantener la discriminación de las parejas del mismo sexo en el ideario de la formación.

A la próxima reunión del pacto entre la CDU/CSU y el SPD acudirá por primera vez Martin Schulz. El candidato socialdemócrata a canciller, que había esquivado el tema en las primeras semanas tras su designación, expresó este lunes su postura favorable. En una entrevista en Die Zeit, Schulz respondía a la pregunta “¿Se podrán casar las lesbianas y los gais?” con un claramente sí y se declaraba “a favor del matrimonio para todos con todos los derechos, también a favor de la adopción”. La entrevista no contenía, por desgracia, la pregunta clave que podría marcar la diferencia: si para el SPD la apertura del matrimonio igualitario en Alemania será una medida innegociable para sellar un acuerdo de Gobierno tras las próximas elecciones.

Es precisamente lo que exigen algunas voces como la presidenta de SPDqueer, el grupo LGTB de su partido (anteriormente conocido como Schwusos). Petra Nowacki quiere que la igualdad matrimonial sea uno de los temas centrales de la campaña electoral de los socialdemócratas, y que a diferencia de lo que ocurrió en 2013, esta vez la promesa cristalice en un compromiso firme. La pelota está en el tejado del SPD, que tendrá que dilucidar si por fin toma la iniciativa o si vuelve a decepcionar a su electorado comprometido con los derechos LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , ,

Precampaña electoral en Alemania: la CDU descarta el matrimonio igualitario y el SPD no se pronuncia

Lunes, 6 de marzo de 2017

merkel_schulzAún quedan seis meses para los comicios, pero en Alemania ya se respira un ambiente preelectoral. Los dos principales partidos, la CDU de la canciller Angela Merkel y el SPD de Martin Schulz, empiezan a mostrar sus planes para el último tramo de la legislatura y sus propuestas electorales. Con respecto a los derechos LGTB, pocas novedades: los democristianos de Merkel rechazan cualquier avance y los socialdemócratas no se comprometen, por el momento, a exigir la igualdad matrimonial como condición para una futura coalición de Gobierno.

Alemania se prepara para las elecciones generales que se celebrarán el próximo mes de septiembre y en las que se decidirá si Angela Merkel obtiene un cuarto mandato como canciller o se forja una coalición alternativa. El anuncio en enero de la candidatura del socialdemócrata Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo, ha dado un impulso al SPD en las encuestas, hasta colocarse en empate técnico con la CDU/CSU de Merkel. Paralelamente, la derecha extrema de Alternativa para Alemania (AfD) experimenta una leve bajada, aunque se mantiene en la tercera posición según los sondeos.

En el ámbito LGTB no se esperan grandes avances de aquí a septiembre. El partido de la canciller se reafirma en su inmovilismo. El vicepresidente de la CDU Armin Laschet se ha expresado acerca de la adopción homoparental aludiendo al “bienestar de los niños” frente a los “intereses de las parejas”. Con respecto a la apertura del matrimonio, Laschet recurría de nuevo a la excusa de que sería necesaria una reforma constitucional. Un argumento falso, ya que la ley fundamental alemana ordena la “protección especial del matrimonio y la familia”, pero no establece una definición excluyente de ambas instituciones.

También el líder del grupo parlamentario de la CDU/CSU, Volker Kauder, ha rechazado recientemente la apertura completa de la adopción homoparental y ha criticado la educación en la diversidad afectivo-sexual. Este es precisamente uno de los temas que ha utilizado la AfD para movilizar al electorado más ultramontano. Kauder es uno de los oponentes a los derechos LGTB más activos de la CDU y ya antes de las anteriores elecciones de 2013 prometía que, con un Gobierno de Merkel, no se aprobaría el matrimonio igualitario ni la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Poco antes de que acabe la legislatura, su promesa se está cumpliendo, gracias en parte a la pasividad del SPD. Los socialdemócratas, que en la gran coalición controlan entre otras carteras el ministerio de Justicia, han defraudado a la comunidad LGTB tras prometer la “igualdad al 100%” durante la campaña electoral. Escudándose en su acuerdo de coalición con la CDU/CSU, que apenas contemplaba medidas para la comunidad LGTB, los diputados del SPD han votado en contra de las propuestas de la oposición en este ámbito. El Gobierno solo ha transigido en indemnizar a las víctimas de la legislación homófoba.

El propio ministro de Justicia Heiko Maas reconocía a mediados de la legislatura que aprobar el matrimonio igualitario en la gran coalición sería “difícil. Asimismo, en una entrevista reciente, el diputado socialdemócrata abiertamente gay Jens Spahn confiaba en que la igualdad matrimonial fuera una realidad “en esta década, abandonando prácticamente la posibilidad de alcanzarla antes de las próximas elecciones. La gran incógnita es la posición de Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo y candidato a canciller. Schulz, que ha impulsado al SPD a cifras de intención de voto muy superiores a las de años anteriores, se mostraba partidario en 2014 de restringir la ayuda al desarrollo a los países que aprobaran leyes homófobas. Pero los socialdemócratas no han respondido todavía a la pregunta clave de si la apertura del matrimonio igualitario en Alemania será una condición sine qua non para participar en una coalición de Gobierno tras las próximas elecciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Angela Merkel anuncia que se presentará para un cuarto mandato en 2017. ¿Cuatro años más de inmovilismo en materia LGTB en Alemania?

Martes, 29 de noviembre de 2016

Wahl_MerkelCDU2La canciller alemana anunció el pasado domingo que se presentará a un cuarto mandato a la cabeza de la CDU/CSU en las elecciones federales del año que viene. En materia LGTB, los Gobiernos de Angela Merkel se han caracterizado hasta ahora por una paralización casi total de los avances, con independencia de quienes sean sus socios de coalición. Su oposición al matrimonio igualitario no le ha impedido, sin embargo, hacer bandera de la lucha contra la discriminación LGTB en los últimos tiempos… Eso sí, la que viene de fuera de Alemania.

Tras meses de especulaciones, se confirma que el rostro de Angela Merkel volverá a figurar en los carteles electorales de la CDU para las próximas elecciones federales de Alemania, que tendrán lugar en septiembre de 2017. Una cita fundamental que puede poner patas arriba el sistema político del país, debido a la irrupción de la derecha populista de Alternativa para Alemania (AfD). Las actuales proyecciones reflejan una pérdida de apoyos para la coalición democristiana de Merkel, que aún así mantendría holgadamente la primera posición. Por detrás quedaría un menguado SPD, seguido de AfD, Verdes, La Izquierda y los liberales del FDP.

Los once años que lleva en el Gobierno la canciller han sido un páramo en lo que se refiere a derechos LGTB. Tanto con los socialdemócratas (2005-2009), como con los liberales (2009-2013), como de nuevo en gran coalición (desde 2013 hasta la actualidad), la CDU/CSU se ha opuesto a las principales iniciativas presentadas por la oposición. Los democristianos reciben el apoyo de sus diferentes socios de Gobierno, que se suelen declarar atados por los acuerdos de legislatura con la formación de Merkel.

Desde el advenimiento de la denominada “crisis de los refugiados”, sin embargo, el partido de la canciller ha cambiado ligeramente de estrategia. Sin variar un ápice su bloqueo a la mayoría de las propuestas de equiparación de derechos LGTB incluido el matrimonio igualitario, la CDU y en particular su líder han empezado a mostrar una faceta comprensiva con el asunto. Eso sí, solo cuando se trata de las supuestas amenazas procedentes del exterior.

Hace ahora un año ya señalábamos la contradicción de este planteamiento. La formación conservadora proponía entonces un contrato de integración para los extranjeros que quieran instalarse en Alemania, en el que se comprometan a respetar la igualdad de derechos para las personas LGTB. El pasado mes de junio, tras la masacre de Orlando, Merkel expresaba su pesar por el ataque “dirigido contra personas lesbianas y gais” y su “inquietud” por el crecimiento de la homofobia en Alemania.

Más recientemente, con motivo de la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, la canciller declaraba su compromiso con “los derechos y la dignidad de las personas con independencia de su origen, color de piel, religión, sexo, orientación sexual o posición política”. Y esta misma semana se presentaba uno de los documentos que se discutirán en la próxima convención federal de la CDU y en el se “recuerda” a los refugiados que viven en el país que “la discriminación o la denigración de las mujeres o de las etnias, de los creyentes de otras religiones o de los homosexuales” merecen tanto rechazo como el antisemitismo.

En definitiva, un inmovilismo que se pretende camuflar con una defensa retórica de los derechos LGTB frente a las supuestas amenazas externas, ya procedan de Estados Unidos o de las personas demandantes de asilo en Alemania. Un planteamiento cuya incoherencia no parece preocupar a la canciller, pero que no permite albergar muchas esperanzas de cambio en los próximos años en vista del panorama político que se presenta tras el anuncio de su candidatura.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.