Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Katrin Göring-Eckardt’

¡Por fin! El Parlamento alemán aprueba el matrimonio igualitario por abrumadora mayoría… con el voto en contra de Angela Merkel

Sábado, 1 de julio de 2017

ddjdx8cxoaixj4tDía histórico para los derechos LGTB en Europa: el Bundestag de Alemania aprueba el matrimonio igualitario

En la mañana de ayer el Parlamento alemán ha aprobado la medida con 393 votos a favor y 226 en contra.

Alemania se convierte en el 14º país europeo en eliminar la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio, tras una larga lucha y con un amplísimo respaldo social.

Después de muchas idas y venidas, se venían debatiendo y votando distintas propuestas desde el 2010, el Bundestag ha dicho sí. La propuesta partía del SPD, el partido socialdemócrata, que había amenazado a la Unión Cristianodemócrata que no habría coalición tras las elecciones si no se aprobaba el matrimonio.

Alemania celebrará elecciones en septiembre, y para evitar que este asunto se convirtiera en “tema electoral”, Merkel decidió dar libertad de voto a sus diputados, aunque ella votó en contra porque dice que “el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer”. Eso sí, ahora dice que ha cambiado de idea respecto a la adopción y que en ese punto está a favor.

Parecía impensable hace tan solo una semana, y hoy es una realidad. El Bundestag alemán ha dado su visto bueno, por 393 votos a favor frente a 226 en contra, al proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Respaldaron el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata que lidera Merkel, que dio libertad de voto para que se votara en conciencia.Los acontecimientos se han precipitado desde que Angela Merkel avanzara su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados este lunes. En una jugada maestra de Martin Shulz, en apenas cuatro días, el levantamiento del bloqueo por parte de los socialdemócratas ha permitido la tramitación de la medida y ha hecho valer, en la recta final de la legislatura, la mayoría progresista de la cámara baja. Alemania deja de ser una excepción en Europa occidental y sienta un importante precedente para otros países de su órbita cultural y política. Ahora el texto debe ser ratificado de nuevo por la cámara alta y firmado por el presidente Frank-Walter Steinmeier, antes de entrar en vigor. Las primeras bodas se celebrarán previsiblemente en octubre.

alemania-matrimonio-igualitario-696x392La canciller fue una de las primeras en depositar su voto en la urna colocada en el centro del salón de plenos y eligió la tarjeta azul, que hoy representaba el “no” a la legalización del matrimonio homosexual.

El portavoz socialdemócrata, Thomas Oppermann, defendió el paso dado por su partido, que forzó que se debatiera la iniciativa antes de finalizar la legislativa rescatando un proyecto de ley de 2015 del estado federado de Renania-Palatinado que ya había pasado por el Bundesrat, la cámara alta, y que estaba aparcado en el Bundestag. “Esta decisión quizá no es buena para la coalición, pero es buena para las personas, y buena para el Parlamento”, manifestó Oppermann, quien rechazó que sea necesario reformar la Constitución. “Si el matrimonio para todos llega, se habrá dado algo a alguien, pero no se le habrá quitado nada a nadie“, subrayó intentando convencer a los diputados reticentes, a quienes mostró su respeto.

 En nombre de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el líder del grupo parlamentario, Volker Kauder, se convirtió en portavoz de quienes defienden que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”, aunque manifestó su respeto a sus compañeros con una opinión diferente. “Yo personalmente nunca pondré mi firma en algo que represente el matrimonio para todos, por motivos de conciencia”, declaró Kauder, quien expresó dudas sobre la constitucionalidad de la ley al entender que la concepción cristiana del matrimonio está protegida en la ley fundamental alemana.

Desde el mismo partido, el diputado Jan Marco Luczak defendió el “sí” al proyecto al recordar que el respeto, el amor y la convivencia son valores tradicionales que deben defender los conservadores y consideró que no se necesita ninguna reforma constitucional para abrir el matrimonio.

Desde La Izquierda y los Verdes se felicitaron por el logro “histórico” alcanzado y reivindicaron su lucha durante décadas por los derechos de los homosexuales, con numerosos activistas presentes hoy en la tribuna de invitados.

Merkel se ha mostrado a favor del derecho de adopción para las parejas homosexuales, pero justificó su “no” al proyecto para legalizar el matrimonio homosexual al señalar que, para ella, el matrimonio según la Constitución es la unión de un hombre y una mujer. Merkel argumentó su voto en una breve comparecencia ante los medios después de que el pleno del Bundestag (cámara baja) aprobara la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, con los votos de los diputados socialdemócratas, de La Izquierda y de los Verdes y también de parlamentarios conservadores, que tuvieron libertad de voto. La canciller recordó que en los últimos años se habían eliminado “paso a paso” todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, dijo , llegó a la conclusión de que “la adopción también debería ser posible” para las parejas homosexuales.

Sin embargo, a su juicio, el artículo 6 de la Constitución alemana, cuando señala que “el matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal”, está hablando del matrimonio entre un hombre y una mujer. Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, decidió que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Calificó el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de “emocional”, también para ella, y confió en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalLa lucha por la igualdad de todas las parejas en el acceso al matrimonio en Alemania se remonta muchos años atrás. Desde que el Gobierno de Gerhard Schröder, de coalición entre socialdemócratas y verdes, aprobó una ley de uniones civiles en 2001, los activistas LGTB reivindican su derecho a no ser tratados como ciudadanos de segunda. Su incansable trabajo y la aprobación de leyes de matrimonio igualitario en otros países europeos y del resto del mundo acabaron por convencer a las principales formaciones políticas del centro y la izquierda. Pero la posición dominante de los democristianos de la CDU/CSU de Angela Merkel desde 2005, impidió a sus socios de coalición (fueran el SPD o el FDP) hasta ahora los intentos de aprobar la medida.

Durante la legislatura 2009-2013, en la que la canciller se apoyó en los liberales del abiertamente gay Guido Westerwelle para gobernar, la igualdad matrimonial llegó a la primera línea política. En septiembre de 2010, el Bundesrat (cámara de representación de los estados federados) rechazaba una propuesta presentada por el estado de Berlín. En junio de 2012 era el Bundestag el que votaba contra un proyecto de ley de Los Verdes. Solo unos meses antes, el SPD, entonces en la oposición, había decidido incluir la defensa del matrimonio igualitario y la adopción homoparental a su ideario. Unos meses más tarde hacía lo propio el FDP, si bien su posicionamiento no se materializó en un apoyo a las iniciativas que iban llegando al Parlamento. A pesar de ello, el Bundesrat aprobaba en 2013 una propuesta de matrimonio igualitario, que no llegó al Bundestag y entró en vía muerta con las elecciones de septiembre de ese año.

El resultado de esos comicios animaba a un moderado optimismo: la salida de los liberales dejaba una mayoría progresista de partidos favorables a la igualdad matrimonial en el Bundestag. Ya durante las negociaciones para formar Gobierno, sin embargo, el panorama se ensombrecía. Y efectivamente, la decepción se instaló al constatar que el acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD carecía prácticamente de compromisos concretos en el ámbito LGTB. Todos los focos se dirigieron desde entonces a los socialdemócratas, de cuyo apoyo dependía cualquier avance. Pero la la obstinación de la CDU/CSU en el acuerdo de Gobierno impidió cumplir su compromiso electoral de “igualdad al 100%”.

Quedó bloqueada durante toda la legislatura la tramitación de tres proyectos de ley de matrimonio igualitario. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) ya en octubre de 2013. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat en septiembre de ese mismo año y es el que casi dos años después ha votado por fin el Bundestag. Durante meses, que se convirtieron en años, las tres iniciativas languidecieron en la comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara baja. Mientras tanto, el Tribunal Constitucional eliminaba importantes discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas.

El impasse se mantuvo durante la mayor parte de la legislatura. Hasta en treinta ocasiones, los socialdemócratas unieron sus votos a los democristianos para impedir que el Bundestag debatiera y votara los proyectos de ley de matrimonio igualitario. La nominación de Martin Schulz, en enero de este año, como candidato a canciller por el SPD despertaba nuevas esperanzas, pero tampoco consiguió doblegar a Merkel.

martin-schulz-devrait-etre-designer-candidat-du-spdEn abril, sin embargo, se produjo un movimiento que se reveló posteriormente como decisivo, al iniciar la reacción en cadena que ha desembocado en la votación de hoy. Los Verdes establecían la apertura del matrimonio como línea roja en una futura negociación de Gobierno. Fue decisiva la insistencia de Volker Beck, incansable defensor de la igualdad. Un mes después, los socialdemócratas sugerían que adoptarían la misma posición. También el líder del FDP, partido al que todas las encuestas auguran la reentrada en el Bundestag, se comprometía a defender la medida. El SPD esperaría a la convención de su partido, el domingo pasado, para hacer un pronunciamiento más rotundo.

Excluida la extrema derecha de la AfD y la izquierda de Die Linke, la probable cuarta victoria consecutiva de Merkel se tendrá que apoyar en el FDP, el SPD o Los Verdes para llegar a la mayoría absoluta en un Parlamento fragmentado. Con los tres partidos firmemente instalados en el compromiso irrenunciable con la igualdad matrimonial, la canciller debió de pensar que era mejor ceder a tiempo. Este lunes por la noche, calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario.

9495067403_dcff1d3bb7_o-696x391Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsaría una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de Merkel y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición, pero apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrían libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Finalmente, 75 (sobre un total de 309) de ellos han votado a favor. Entre ellos Jan-Marco Luczak, que defendió lo que considera un valor “conservador y cristiano“.

Una ley con un sencillo articulado

La comisión de Asuntos Jurídicos daba vía libre este miércoles a la votación en el pleno del Bundestag, con el apoyo de SPD, Verdes y Linke y la oposición de la CDU/CSU. Esa misma tarde se anunciaba el orden del día de la sesión plenaria de este viernes, cuyo primer punto era la discusión y votación del “Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo”. Un texto muy parecido a la ley española de 2005, y en cuyo primer artículo se modifica el Código Civil con la frase:

El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida.

La ley también prevé la conversión de las uniones civiles a matrimonios, como han hecho otros países. El debate parlamentario del viernes por la mañana lo abrió Thomas Oppermann, del SPD, que defendió la ley como una medida que “dará mucho a algunos sin quitarle nada a nadie“. A favor de la medida hablaron también los portavoces de Linke, Dietmar Bartsch, y Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, quien agradeció el trabajo de su compañero Volker Beck, que también tomó la palabra. En contra se manifestó el líder del grupo de la CDU/CSU Volker Kauder, convencido oponente de los derechos LGTB. El histórico resultado final, 393 votos a favor frente a 226 en contra… incluido el de la propia canciller.

La aprobación de la medida podría ejercer una influencia en Austria, cuyo canciller, el socialdemócrata Christian Kern, ha prometido impulsar el matrimonio igualitario antes de que termine la legislatura. La votación de hoy en Alemania, el país más poblado y locomotora económica de la Unión Europea, puede de hecho sentar un importante precedente en otros Estados de su órbita cultural y económica. No olvidemos que en el país viven comunidades numerosas de ciudadanos procedentes de Turquía, Oriente Próximo y Europa oriental y meridional entre otros.

Sobre las consecuencias internas, en pleno periodo preelectoral, se harán muchos análisis. Parece claro que, a pesar de la rabia de los sectores más reaccionarios de la CDU/CSU, la canciller se quita de encima un asunto polémico que podía complicar las negociaciones de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El SPD, por su parte, lo utilizará sin duda para intentar marcar distancia con los democristianos y remontar en las encuestas. El miedo de la formación de Merkel a perder electores conservadores contrasta con el amplísimo respaldo social a la igualdad matrimonial, que alcanza el 83% de la población, de acuerdo con una encuesta del pasado mes de enero.

Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA, ha declarado que “Después de años de espera y esperanzas, las familias arcoíris en Alemania recibirán ahora el mismo reconocimiento ante la ley. Este es un hito histórico que inspirará aún más cambios para las personas LGTB+”.

La de hoy es sin duda una jornada histórica para los derechos LGTB, un sentimiento incrementado si cabe por lo inesperado de la noticia hasta hace escasos días. El matrimonio para todos (Ehe für alle) es ya una realidad en Alemania. Glückwunsch! Nosotros nos alegramos mucho pero el matrimonio es solo un paso más. Queda mucho por hacer.

Por su parte, la Iglesia Evangélica Alemana (39% población de Alemania) celebra que el Parlamento apruebe el matrimonio homosexual

Y es que varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Ya sea con inscripción en los registros parroquiales, una simple bendición o aún algo inoficial: el camino al altar será más fácil para las parejas homosexuales alemanas. Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Y a pesar de que en la Iglesia católica la bendición de estas parejas solo sucede en secreto, cada vez se elevan más voces pidiendo una regulación oficial, y no sólo en las bases. El hecho de que el papa haya cambiado totalmente el tono respecto al tema de la homosexualidad, es para muchos una señal de esperanza… Sin embargo, los obispos alemanes han afirmado ante los matrimonios homosexuales que  “No es discriminatorio que se llamen de otra manera”…

Fuentes | El País y El Mundo, vía EstoyBailando, Dosmanzanas, Universogay, AmbienteG

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aumenta la presión sobre Merkel para equiparar uniones homosexuales con matrimonio

Viernes, 29 de mayo de 2015

ob_c3a76298917833a63bfb3b92dde4d1fa_angela-merkel123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal

El Gobierno alemán aprobó un grupo de leyes destinado a combatir la discriminación de los homosexuales, aunque descartó de nuevo abrir en la actual legislatura la posibilidad del matrimonio para personas del mismo sexo.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos.

“El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos”

Tras la aprobación en referéndum del matrimonio igualitario en Irlanda, y en Groenlandia, parece que algo se mueve en Alemania. Los activistas LGTB empiezan a perder la paciencia ante el inmovilismo del Gobierno de gran coalición, donde la intransigencia de la CDU/CSU de Angela Merkel mantiene a la principal potencia económica de Europa en una situación cada vez más desfasada con respecto a los países de su entorno y aumenta la presión sobre el Gobierno de la canciller Angela Merkel, que el miércoles tenía previsto debatir un proyecto de ley para ampliar los derechos de las uniones de hecho, pero sin abordar la plena equiparación con el matrimonio.

“Extenderemos a las parejas de hecho la regulación relativa al matrimonio en 23 leyes y decretos. Esto supone un paso más hacia una amplia equiparación”, explicó el ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ante la reunión del Consejo de Ministros.

El objetivo de la gran coalición que lidera la canciller, Angela Merkel, es “avanzar hacia la plena equiparación de derechos, fiscales y de otra índole” de las parejas de hecho homosexuales, indicó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert. En ese capítulo no entra, sin embargo, la posibilidad del matrimonio civil entre personas del mismo sexo, añadió el portavoz, que se remitió al compromiso incluido en el pacto de coalición entre conservadores y socialdemócratas de “dirimir las diferencias discriminatorias entre homosexuales y heterosexuales”. Seibert insistió, asimismo, en que el caso de Irlanda, donde unos días atrás se aprobó en referéndum el matrimonio homosexual, no afectará los planes de la gran coalición alemana. El portavoz destacó que Merkel estaba “satisfecha” con las medidas introducidas “paso a paso” para la equiparación de los derechos de los homosexuales bajo su mandato y dijo que ésa será la dinámica a seguir en lo que resta de mandato.

Entre las medidas aprobadas hoy en Consejo de ministros se encuentran una serie de regulaciones, fiscales, jurídicas y administrativas para evitar tratos discriminatorios a ese colectivo.

La declaración del portavoz se produjo en pleno debate en el país tras el paso dado por Irlanda y mientras aumentan los pronunciamientos, incluso en las propias filas gubernamentales, a favor de la plena homologación de derechos.

Alemania aprobó bajo el Gobierno de coalición socialdemócrata-verde que lideró Gerhard Schröder, de 1998 a 2005, la fórmula de la pareja de hecho entre homosexuales, considerado en ese momento un hito para ese colectivo. Desde entonces ha ido avanzando hacia la plena equiparación con las parejas heterosexuales, en muchos casos a instancias del Tribunal Constitucional, que ha dictado sucesivas sentencias a favor de los colectivos homosexuales en materia de derecho hereditario o fiscal.

Sigue descartada la adopción de hijos por parejas homosexuales -aunque sí existe la posibilidad de que uno de sus miembros adopte en solitario-. La adopción está restringida en Alemania a solteros o a matrimonios, pero no a las parejas de hecho, única fórmula de unión hasta ahora posible para los homosexuales.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos y han surgido voces a favor también en el seno de las filas conservadoras. No obstante, el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, subrayó la semana pasada que “el acuerdo de coalición no contempla la equiparación completa de matrimonio y unión de hecho, por lo que tampoco habrá un proyecto del Gobierno al respecto en esta legislatura“.

En su página en la red social Facebook, Maas se había mostrado convencido de que para abrir la opción del matrimonio a las parejas de hecho homosexuales no era imprescindible una reforma de la Constitución, aunque admitía que el objetivo era “lamentablemente poco viable” en la actual coalición con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y los conservadores bávaros de la CSU. Con su opinión coincidió su compañera de partido y titular de Familia, Manuela Schwesig, quien, en ese contexto, aplaudió el proyecto de ley de Maas como un “paso importante” hacia el objetivo de la equiparación.

Mientras, en unas declaraciones a la edición digital del semanario “Der Spiegel”, el presidente de la Federación de Gais y Lesbianas en la Unión, el cristianodemócrata Alexander Vogt, expresó su esperanza de que la canciller “deje de hacer caso de una vez por todas a los que bloquean”. “El claro ‘sí’ en Irlanda es una señal. En Alemania y precisamente también en nuestro partido debe ocurrir algo ahora”, exigió el político cristianodemócrata, que llamó a la canciller a actuar y “subirse al carro”, Según Vogt, “que países tan marcadamente católicos como Irlanda y España se hayan abierto al matrimonio es una muestra del gran giro que ha dado la sociedad”.

Desde la CSU, el diputado Berndt Fabritius abogó en unas declaraciones al “Munchner Merkur” por dar nuevos pasos hacia la homologación de derechos y apostó por dejar a los parlamentarios libertad de voto para aclarar la posición de la mayoría “mejor hoy que mañana”.

La primera voz en alzarse el lunes pasado, tras conocerse el contundente resultado del referéndum irlandés, fue la de Christine Lüders, directora de la Oficina Federal Antidiscriminación (un organismo independiente que tiene como misión asegurar el cumplimiento de las leyes al respecto). Lüders recordó que la mayoría de los Estados de Europa occidental ya cuentan con leyes igualitarias de matrimonio y se mostró convencida de que la “gran mayoría” de los diputados en el Bundestag son favorables a la medida; por lo que pidió una iniciativa multipartita sobre el asunto en la cámara baja que se someta a votación sin disciplina de partido para todos los representantes. Christine Lüders, calificó de “insuficiente” los cambios en materia de derecho civil y procesal que contempla el proyecto de ley y estimó que “no hay razones objetivas para negar a las parejas del mismo sexo el libre acceso al matrimonio”. “El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos“, aseguró la comisionada, favorable también a que no haya disciplina de voto cuando se debata la cuestión en el Bundestag.

La oposición parlamentaria, formada por La Izquierda y Los Verdes, se ha sumado a este llamamiento. Pero la respuesta del Gobierno, como viene siendo habitual, se ha quedado bastante por debajo de las expectativas. El ministerio de Justicia, con el socialdemócrata Heiko Maas a la cabeza, presentó este miércoles un proyecto de ley para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las uniones civiles en 23 disposiciones legales. Un procedimiento de “parcheado” al que ya nos tienen acostumbrados y que la oposición tacha de incompleto y chapucero, pero que parece ser el único con el que los democristianos transigen. La presidenta del grupo de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, consideró en unas declaraciones a “Die Welt” que “la Unión de Merkel no podrá dejar pasar como si nada el debate en torno al matrimonio para todos”. Recordó que Alemania fue precursor de la equiparación con su ley de uniones de hecho para parejas homosexuales de 2001 y lamentó que, entre tanto, “hasta Irlanda” la haya adelantado. En la misma línea, el portavoz de Asuntos de Política Interior de Los Verdes, Volker Beck, recordó que “unas 150 normas en 54 leyes y decretos hacen todavía una diferenciación entre el matrimonio y las parejas de hecho”.

La CDU/CSU está convencida de que la igualdad LGTB es un tema que no va con ellos y sigue defendiendo una discriminación cada vez más injustificable con la excusa de salvaguardar los “principios tradicionales, culturales y religiosos de Alemania. Tan solo voces aisladas como la del diputado abiertamente gay Jens Spahn se atreven a afirmar que lo que pueden hacer los católicos irlandeses, podemos hacerlo nosotros también.

Lo cierto es que uno de los principales motivos para este inmovilismo podría ser de carácter más electoralista: la canciller Merkel mantiene una elevada popularidad tras cerca de diez años en el Gobierno y su partido sigue cómodamente por encima del 40% de intención de voto en las encuestas; por lo que no tendrían ninguna motivación para “abrir un melón” que podría costarle desafecciones hacia la derecha cada vez más radical y homófoba de Alternativa para Alemania (AfD).

Los activistas LGTB, sin embargo, no se resignan, y han puesto en marcha varias iniciativas para reavivar el debate entre la población y presionar al Gobierno y al Parlamento para que se produzcan ya avances reales. Dos peticiones en esta dirección se han puesto en marcha en change.org y en openPetition, recabando por el momento cerca de 30.000 firmas en conjunto. El asunto también se mueve en las redes sociales: en Twitter, la discusión se canaliza con el hashtag #ehefueralle (“matrimonio para todos”) y en Facebook, la página Enough is Enough ha creado un botón para mostrar el apoyo a la igualdad LGTB. También en esta página, una iniciativa espontánea para manifestarse el próximo sábado por las calles de Berlín en apoyo al matrimonio igualitario va ganando adeptos.

Vía Cáscara amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.