Archivo

Entradas Etiquetadas ‘FDP’

Alemania retoma la reforma constitucional para prohibir la discriminación basada en la orientación sexual

Martes, 12 de noviembre de 2019

verfassungggwdrimagogjpg100~_v-TeaserAufmacher.jpgAlemania está un paso más cerca de aprobar una reforma constitucional que proteja a sus ciudadanos LGTBI al máximo nivel normativo. El Bundestag inició el viernes pasado el debate sobre la inclusión en la Ley Fundamental de la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual. El cambio de postura de la CDU/CSU de la canciller Angela Merkel, que tras rechazar la iniciativa se muestra ahora favorable a estudiarla, aumenta las posibilidades de que se alcance un acuerdo en las próximas semanas.

El blindaje constitucional de la protección contra la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género es una reivindicación histórica del activismo LGTB alemán, que lo puso sobre la mesa tras las elecciones de 2017. Aunque el consenso parecía posible en las fallidas negociaciones entre CDU/CSU, FDP y Verdes, el decepcionante acuerdo que finalmente renovó la gran coalición entre democristianos y socialdemócratas ignoró este punto junto con el resto de las demandas de los colectivos.

En junio del año pasado, sin embargo, el SPD se unía al resto de fuerzas favorables a la igualdad LGTB representadas en el Parlamento alemán y con las que gobierna en cinco Länder para reclamar la medida. El Gobierno regional de Berlín, al que se unieron los de Brandeburgo, Bremen, Renania-Palatinado y Turingia, presentaba una iniciativa para blindar el derecho a la no discriminación de las personas LGTB en la Ley Fundamental alemana. La reforma presentada en el Bundesrat, la cámara de representación de los estados federados, consistiría en añadir la «identidad sexual y de género» a las categorías merecedoras de protección que recoge el artículo 3.3 de la Constitución, que en la actualidad reza:

Nadie debe ser discriminado o privilegiado por razón de su sexo, su origen familiar, su raza, su lengua, su procedencia, sus creencias, sus ideas religiosas o políticas. Nadie debe ser discriminado por razón de su discapacidad.

La reforma constitucional necesita el apoyo de los dos tercios tanto de la cámara alta como del Bundestag, por lo que el concurso de la CDU/CSU se hace imprescindible para su aprobación. La reticencia de la formación de la canciller a los avances legislativos en la igualdad LGTB provocó que la propuesta de los Länder en el Bundesrat quedara en suspenso por falta de mayoría. Ello a pesar de que a los cinco estados promotores se les había unido Schleswig-Holstein, gobernado por una coalición «jamaicana» entre CDU, liberales y verdes.

Bloqueada la vía del Bundesrat, los partidos de la oposición democrática (FDP, La Izquierda y Los Verdes) pusieron en marcha una iniciativa paralela en la cámara baja. El pasado mes de mayo anunciaron una proposición de ley para incluir la «identidad sexual» en el artículo 3.3 de la carta magna, una iniciativa que presentaron en el Bundestag en septiembre. Todavía entonces, los democristianos del partido de Merkel cuestionaban la necesidad del cambio. A diferencia del proyecto del Bundesrat, los legisladores omitieron la expresión «identidad de género», alegando que las personas trans ya están cubiertas por la referencia al sexo.

El debate sobre la proposición comenzó el pasado viernes con la grata sorpresa de la disposición de los democristianos a sumarse al consenso por la reforma. Un giro que explicitó Volker Ullrich al mostrarse favorable a un debate «abierto, sincero y constructivo» sobre la propuesta. Más aún, el diputado de la CSU defendió el blindaje de la no discriminación como una forma de disipar dudas sobre la constitucionalidad de las leyes de igualdad LGTBI, como el matrimonio igualitario. El apoyo de la formación de la canciller despejaría el camino hacia la aprobación de la reforma de la Ley Fundamental, a pesar de la beligerante oposición de la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD). Su diputado Fabian Jacobi justificó su rechazo a la medida en que, según su visión, la mayoría de los homosexuales querría mantener su orientación «en la esfera privada».

Precisamente el auge de los discursos de odio LGTBfobo, como el de los representantes de AfD, ha sido la principal motivación de las fuerzas políticas que han propuesto la medida. La legislación alemana contempla la prohibición expresa de la discriminación basada en la «identidad sexual» desde la aprobación en 2006 de la Ley General de Igualdad de Trato, pero su plasmación a nivel constitucional serviría de blindaje de estos derechos.

Actualmente, las Constituciones de BoliviaEcuador y Malta hacen referencia explícita a la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Las de MéxicoPortugalSan Marino, Sudáfrica y Suecia mencionan solo la orientación sexual. Dentro de Alemania, los estados federados de Brandeburgo y Turingia se refieren en sus leyes fundamentales a la protección de las personas LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania: recurso de inconstitucionalidad contra una ley de paridad por ignorar la existencia de personas no binarias

Jueves, 14 de febrero de 2019

600px-Piraten-Rainbow-Signet.svgEl reconocimiento legal de las personas de género no binario en Alemania abre un nuevo debate sobre la legislación de igualdad de género. El parlamento del estado federado de Brandeburgo, en la parte oriental del país, aprobó la semana pasada una ley de paridad que obliga a los partidos a presentar listas electorales con el mismo número de mujeres y de hombres. El Partido Pirata ha anunciado que presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la norma por ignorar la existencia de personas de género no binario. A ellos se han unido las juventudes liberales (FDP). Una sentencia del Tribunal Constitucional de Karlsruhe, trasladada a ley en diciembre del año pasado, introdujo «diverso» como tercera opción de sexo legal.

En noviembre de 2017, el Constitucional federal emitía una sentencia histórica al fallar a favor de Vanja, una persona que solicitaba la inscripción de su sexo legal como «inter/diverso». Según los jueces del alto tribunal, el derecho al libre desarrollo de la personalidad recogido en el artículo 2 de la norma fundamental alemana incluye la protección de la propia identidad y expresión de género, que es una condición indispensable para poder ejercer dicho derecho. Además, negarles el reconocimiento a las personas que no se identifican ni con el género masculino ni con el femenino constituye una discriminación por razón de género prohibida por la Constitución.

El Constitucional dio de plazo hasta el 31 de diciembre de 2018 al Bundestag para que regulara el derecho a la identidad de género de todos los ciudadanos. El Gobierno federal presentó un proyecto de ley en agosto del año pasado. El término para designar la nueva opción de sexo legal fue «diverso», que se añadió a los existentes de «masculino» y «femenino». Sigue estando disponible la posibilidad de dejar en blanco el registro del sexo. Cuatro meses después de su aprobación en el Consejo de Ministros y apenas dos semanas antes de que expirara el plazo fijado por el Constitucional, ambas cámaras del Parlamento alemán daban su visto bueno a la medida y entraba en funcionamiento la nueva opción de sexo legal.

La entrada en vigor de la ley federal ha abierto el debate sobre los efectos de algunas normas de igualdad de género. En concreto, sobre una ley de paridad en el estado federado de Brandeburgo, aprobada la semana pasada, que obliga a las formaciones políticas a presentar listas con el mismo número de hombres que de mujeres. El texto recibió los votos favorables de SPD y Linke, en el Gobierno regional, y de Los Verdes desde la oposición. El Partido Pirata, que carece de representación en el Parlamento, ha anunciado la presentación de un recurso contra la norma ante el Tribunal Constitucional de Brandeburgo.

La formación, a la que se han unido los Jóvenes Liberales del FDP, considera que la nueva ley vulnera la libertad de organización de los partidos y el derecho al sufragio pasivo y es discriminatoria contra las personas de género no binario. Según el portavoz de los Piratas para políticas queer, Zoey Matthies, el texto aprobado por el Parlamento de Brandeburgo ignora la sentencia del Tribunal Constitucional federal sobre el reconocimiento de un tercer sexo legal y podría forzarles a manifestar su género a personas que preferirían no revelarlo.

Se abre un interesante debate sobre los efectos y la extensión de las leyes de igualdad de género, en particular las de paridad, en los países que reconocen un tercer sexo legal. Se trata de medidas que han adoptado países como Australia en 2011 o Canadá y Malta el año pasado. En   California, ya han introducido medidas de ese tipo.  El Tribunal Constitucional de Austria y Holanda han abierto la puerta al derecho a registrarse bajo una tercera opción de género en 2018 . La posibilidad de registrarse bajo un tercer género o de dejar en blanco el género también ha sido regulada de diferentes formas en países como Pakistán, IndiaNepal,  y Nueva Zelanda. Siendo normas relativamente recientes, probablemente surjan debates parecidos en otros países.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Alemania discutirá el blindaje en la Constitución de la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género

Lunes, 4 de junio de 2018

BundesratLos Gobiernos de cinco estados federados alemanes registraron este miércoles una iniciativa legislativa ante el Bundesrat alemán para elevar a rango constitucional la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Las administraciones regionales, en las que están representados los partidos socialdemócrata, verde, liberal y Die Linke (La Izquierda), atienden así una demanda histórica de los colectivos LGTB. El acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD, que concedió a Angela Merkel su cuarto mandato, la había pasado por alto. Pero la aprobación de la reforma constitucional requeriría necesariamente el concurso del partido de la canciller.

Los Gobiernos regionales de Berlín (SPD-Linke-Verdes), Brandeburgo (SPD-Linke), Bremen (SPD-Verdes), Renania-Palatinado (SPD-FDP-Verdes) y Turingia (Linke-SPD-Verdes) han presentado una iniciativa para blindar el derecho a la no discriminación de las personas LGTB en la Ley Fundamental alemana. La reforma presentada en el Bundesrat, la cámara de representación de los estados federados, consistiría en añadir la «identidad sexual y de género» a las categorías merecedoras de protección que recoge el artículo 3.3 de la Constitución, que en la actualidad reza:

Nadie debe ser discriminado o privilegiado por razón de su sexo, su origen familiar, su raza, su lengua, su procedencia, sus creencias, sus ideas religiosas o políticas. Nadie debe ser discriminado por razón de su discapacidad.

El blindaje constitucional de la protección contra la discriminación basada en la orientación sexual y en la identidad de género es una reivindicación histórica del activismo LGTB alemán, que lo puso sobre la mesa tras las elecciones de 2017. El decepcionante acuerdo que renovó la gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD ignoró este punto junto con el resto de las demandas de los colectivos.

Ahora, sin embargo, el SPD se une al resto de fuerzas favorables a la igualdad LGTB representadas en el Parlamento alemán y con las que gobierna en cinco Länder para reclamar la medida. Se trata de una iniciativa promovida por el Gobierno de la ciudad-estado de Berlín, a la que se han unido otros estados federados regidos por coaliciones sin presencia de los democristianos de la CDU o la CSU.

El auge de los discursos de odio LGTBfobo, que tiene en la presencia parlamentaria de la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) su más clara expresión política, ha sido la principal motivación de las fuerzas representadas en los Gobiernos que han propuesto la medida. La legislación alemana contempla la prohibición expresa de la discriminación basada en la «identidad sexual» desde la aprobación en 2006 de la Ley General de Igualdad de Trato, pero su plasmación a nivel constitucional serviría de blindaje de estos derechos.

El proyecto presentado el pasado miércoles en el Bundesrat necesita el apoyo de los dos tercios tanto de esta cámara como del Bundestag, por tratarse de una reforma de la Constitución. Descartada la AfD por su abierta LGTBfobia, el concurso de la CDU/CSU se hace por tanto imprescindible para su aprobación. La conocida reticencia de la formación de la canciller a los avances legislativos en la igualdad LGTB enfría las expectativas de éxito de la propuesta.

Actualmente, las Constituciones de Bolivia, Ecuador y Malta hacen referencia explícita a la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Las de México, Portugal, Sudáfrica y Suecia mencionan solo la orientación sexual. Dentro de Alemania, los estados federados de Brandeburgo y Turingia se refieren en sus leyes fundamentales a la protección de las personas LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Merkel y Schulz pactan una nueva gran coalición que no contempla las principales reivindicaciones de los colectivos LGTBI alemanes

Sábado, 10 de febrero de 2018

e383e489b22333e1b295a9f95be8337e7e5e96ee-jpg_1718483346Más de cuatro meses después del varapalo electoral a ambas formaciones, los democristianos de Angela Merkel y los socialdemócratas de Martin Schulz han alcanzado un acuerdo para gobernar los próximos cuatro años en una nueva gran coalición. Como ya ocurrió tras las elecciones de 2013, el documento consensuado prácticamente solo contiene referencias vagas al respeto de la diversidad afectivo-sexual y de género. Las principales reivindicaciones del activismo, sobre derechos trans, lucha contra la LGTBfobia o refugiados, se han quedado fuera del pacto firmado por la CDU/CSU y el SPD.

Nuevo Gobierno en Alemania. Las elecciones de septiembre del año pasado castigaron a los dos principales partidos, que habían gobernado juntos desde 2013, y abrieron las puertas del Bundestag a la extrema derecha de AfD. Angela Merkel intentó un acuerdo a tres entre democristianos, liberales y verdes, pero tras el fracaso de de las conversaciones se dirigió a los socialdemócratas para pedirles que se replantearan su rechazo inicial a repetir una gran coalición con la canciller. Largas semanas de encuentros a varias bandas que han cristalizado en un documento (PDF) que todavía debe ser ratificado por los afiliados del SPD.

Ya durante las negociaciones, la Federación de Gais y Lesbianas de Alemania (LSVD) redactó una propuesta (PDF) con sus principales reivindicaciones a los partidos del futuro Gobierno. Pues bien, ninguno de sus puntos se encuentra claramente recogido en el acuerdo, que dedica apenas quince líneas de sus 179 páginas a la comunidad LGTBI. En el apartado de Familia, los partidos de la gran coalición manifiestan de manera genérica su “respeto” por la diversidad de género y la igualdad de derechos y obligaciones y su disposición a luchar contra la homofobia y la transfobia. Uno de los pocos compromisos concretos es la prohibición de las cirugías de “normalización” en menores intersexuales, salvo en casos de riesgo para la vida.

La segunda mención a la realidad LGTBI se encuentra en el capítulo de Derechos. La CDU/CSU y el SPD se comprometen a implementar las reformas que aún sean necesarias para garantizar el acceso al matrimonio de las parejas del mismo sexo, que lleva vigente desde octubre del año pasado. También reivindican la labor de la fundación Magnus Hirschfeld, tras conocerse que en su patronato se sentará una diputada de la extrema derecha de AfD que defiende posturas ferozmente LGTBfobas.

Y eso es todo: ni una palabra sobre asuntos decisivos como la reforma de la Constitución para incluir la orientación sexual y la identidad de género en el artículo que prohíbe la discriminación. Una carencia chocante si se tiene en cuenta que la CDU/CSU sí que accedió a hablar sobre este tema con el FDP y los Verdes, antes de que naufragara esa opción de Gobierno. Ausente está, de igual modo, la reforma de la ley de identidad de género para eliminar el requisito previo de un dictamen judicial, una larga reivindicación de las personas trans. Tampoco se da marcha atrás en la decisión de calificar a los países del Magreb como “seguros, también para los refugiados LGTBI. Ni se pondrá en marcha un nuevo plan federal de lucha contra la LGTBfobia.

El panorama, por tanto, no se presenta especialmente alentador para la comunidad. Parece que el SPD se conforma con la aprobación del matrimonio igualitario en la pasada legislatura y ha preferido dar la batalla en otros asuntos de su programa electoral. Este resultado decepcionante marcará probablemente los próximos cuatro años, puesto que la experiencia muestra que las mayorías parlamentarias tienen menos peso que los pactos de Gobierno. Basta recordar que la igualdad matrimonial solo se logró in extremis, a pesar del predominio de las fuerzas favorables a la misma. Aunque el nuevo Bundestag conserva en teoría una mayoría pro-LGTB (si se suman los escaños de SPD, FDP, Linke y Verdes), alcanzar un acuerdo de coalición satisfactorio en esta materia habría sido crucial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Los derechos LGTB, punto de discordia en las negociaciones de Gobierno entre democristianos, liberales y verdes en Alemania

Martes, 7 de noviembre de 2017

coalicion-jamaica-alemania-290x150Pero los “malos” eran los socialistas según algunos medios LGTB…

Las elecciones generales celebradas el pasado mes de septiembre en Alemania marcaron el comienzo de los contactos para formar un nuevo Gobierno, que será el cuarto encabezado por Angela Merkel. La negativa de los socialdemócratas del SPD a participar en una nueva gran coalición y la fragmentación en el Bundestag dejan, en la práctica, una sola opción viable: un acuerdo a tres bandas entre los democristianos de la CDU/CSU, los liberales del FDP y Los Verdes. Las negociaciones para intentar alcanzar este pacto “a la jamaicana” (llamado así por los colores de su bandera) acaban de arrancar, pero ya se han encontrado con escollos en el ámbito LGTB, entre otros.

El resultado de las elecciones del pasado 24 de septiembre fue demoledor para los dos principales partidos alemanes, que habían gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La CDU/CSU de Merkel perdía más de ocho puntos, aunque mantenían la primera posición por la caída de los socialdemócratas, que se dejaban cinco. Por primera vez en décadas, irrumpía un partido de extrema derecha en el Bundestag: Alternativa para Alemania (AfD) se hizo con el tercer puesto con un 12,6 % de los votos.

La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha dejaba en principio dos alternativas viables: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición, o un acuerdo tipo “Jamaica” entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) es la que se está negociando desde el pasado mes de octubre, después de que los socialdemócratas descartaran volver a pactar con la CDU/CSU.

La consecución de un pacto entre tres partidos con planteamientos tan divergentes en muchos temas será muy complicada, como ya se está constatando al poco de comenzar las conversaciones. Uno de los puntos donde hay fricciones, como ya ocurriera hace cuatro años, es la política LGTB. Mientras que FDP y Verdes, con distinta intensidad, son favorables a la igualdad, los sectores más conservadores de la CDU y de la CSU batallan por limitar el alcance de los avances en este ámbito.

Concretamente, la Federación de Gais y Lesbianas de Alemania (LSVD) presentó el pasado 19 de octubre, coincidiendo con el inicio oficial de las negociaciones, sus seis demandas en materia LGTB a los partidos del futuro Gobierno:

  1. Un plan nacional de lucha contra la LGTBfobia.
  2. La reforma de la Constitución para incluir la orientación sexual y la identidad de género en el artículo que prohíbe la discriminación.
  3. La reforma de la ley de identidad de género.
  4. El reconocimiento legal y la protección de los hijos de familias homoparentales.
  5. Una política de refugiados e integración inclusiva con las personas LGTB.
  6. Un posicionamiento creíble por la despenalización y la aceptación de la realidad LGTB a nivel global.

Los equipos negociadores, por el momento, solo han accedido a hablar sobre los tres primeros puntos. Los democristianos no consideran necesarias reformas para el reconocimiento de las nuevas realidades familiares. Probablemente teman la reacción vociferante de AfD, que ha hecho alarde de su LGTBfobia con este asunto. Tampoco la situación de los refugiados LGTB está sobre la mesa por ahora. En este punto, la CDU/CSU y el FDP coinciden en calificar a los países del Magreb como “seguros. En cuanto a la lucha contra la discriminación, las tres formaciones no han acordado aún ninguna medida y solo han consensuado una declaración de principios: “Vivimos en una sociedad diversa, en la que la discriminación de cualquier tipo (entre otros, LGTBI) no debe tener cabida”.

El panorama, por tanto, no se presenta especialmente alentador para los derechos LGTB. Aunque todavía quedan previsiblemente varias semanas de negociaciones, un resultado decepcionante marcaría probablemente toda la legislatura, puesto que la experiencia muestra que las mayorías parlamentarias tienen menos peso que los pactos de Gobierno. Basta recordar que la igualdad matrimonial solo se logró in extremis, a pesar del predominio de las fuerzas favorables a la misma. Aunque el nuevo Bundestag conserva en teoría una mayoría pro-LGTB, alcanzar un acuerdo de coalición satisfactorio en esta materia será crucial.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El fin de la mayoría parlamentaria de izquierda y la irrupción de la extrema derecha de AfD auguran una legislatura difícil para los derechos LGTB en Alemania

Viernes, 29 de septiembre de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasLas elecciones generales celebradas este domingo en Alemania han supuesto un duro varapalo para los dos principales partidos, que han gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La canciller Angela Merkel, a pesar de perder más de ocho puntos, obtiene su cuarto mandato consecutivo. Los socialdemócratas pagan el precio de la gran coalición y se dejan cinco puntos, con lo que volverán probablemente a la oposición. Y por primera vez en décadas, irrumpe un partido de extrema derecha en el Bundestag. Atrás queda una legislatura en la que solo se logró la igualdad matrimonial in extremis, a pesar de la existencia de una mayoría de fuerzas favorables a la misma. El giro global a la derecha, y en particular la potente entrada como tercera fuerza política de Alternativa para Alemania (AfD), abre un panorama muy desalentador para los derechos LGTB.

En materia LGTB, la legislatura que ahora termina será recordada sin duda como la de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario, que entrará en vigor en octubre. No conviene olvidar, sin embargo, las circunstancias en las que se produjo. Pese a existir mayoría parlamentaria favorable (SPD, la izquierda de Die Linke y los verdes reunían más escaños que los democristianos), tres proyectos de ley languidecieron durante años por la negativa de los socialdemócratas a permitir su tramitación, temerosos de contrariar a sus socios de gobierno. Solo cuando la canciller accedió a conceder libertad de voto a sus diputados, el SPD reaccionó desatascando el proceso y la medida se aprobó en pocos días, con el apoyo de casi dos tercios del Bundestag.

Con anterioridad a la igualdad matrimonial, los principales avances en la equiparación de derechos vinieron forzados por sentencias del Tribunal Constitucional, que tumbaron numerosas discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas. Por parte de la gran coalición, quizás la medida más simbólica en el ámbito LGTB fue la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175. Entre las sombras del tercer mandato de Merkel se cuentan la designación de los países del Magreb como “segurospara los demandantes de asilo (también para los refugiados LGTB) o la negativa a incluir explícitamente la homofobia y la transfobia en la reforma de la ley sobre delitos de odio.

Pero sin duda la circunstancia más preocupante para los derechos LGTB y de las minorías en general ha sido el ascenso de la AfD durante los cuatro últimos años. La formación, que nació como un partido básicamente anti-euro, se movió rápidamente hacia la extrema derecha xenófoba y LGTBfoba. Entre sus principales caballos de batalla se encuentra la educación en la diversidad afectivo-sexual, contra la que se ha manifestado de la mano del movimiento Demo für alle. Tampoco han faltado los exabruptos LGTBfobos de varios de sus miembros y cargos electos. Una imagen que intentaron lavar designando como cabeza de cartel a Alice Weidel, abiertamente lesbiana, en lo que muchos vieron una clara muestra de pinkwashing.

Merkel, reelegida a la espera de los pactos

Los resultados de los comicios han traído la consolidación de las tendencias apuntadas por las encuestas y por las elecciones regionales de los últimos meses, con algunos cambios. Los democristianos de Angela Merkel descienden más de lo previsto (pasan del 41,5% de los votos al 32,9%, consiguiendo 246 escaños en el Bundestag), pero superan ampliamente a los socialdemócratas de Martin Schulz, que como ya les pasara en las elecciones de 2009 bajan tras participar en un Gobierno de gran coalición (pasan del 25,7% al 20,5%, con 153 escaños). Ambos partidos, de hecho, obtienen sus peores resultados desde las elecciones de 1949. El resto del Bundestag se reparte entre AfD, que entra por primera vez directamente como tercera fuerza (pasa del 4,7% al 12,6% y consigue 94 escaños), los liberales, que regresan tras una legislatura de ausencia (pasan del 4,8% al 10,7% y consiguen 80 escaños), la izquierda de Die Linke (que pasa del 8,6% al 9,2%, y consigue 69 escaños) y los verdes de Die Grünen (que pasan del 8,4% al 8,9%, haciéndose con 67 escaños).

A la espera de que se configure la próxima coalición de Gobierno, la primera lectura es clara: las formaciones de izquierda (considerando como tales a socialdemócratas, Die Linke y verdes) pierden la mayoría parlamentaria que al fin y al cabo tenían en el Bundestag, que gira claramente a la derecha con la reentrada de los liberales y, sobre todo, la fuerte irrupción de AfD. La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha deja dos alternativas: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición y que ya ha descartado Schulz, o un pacto tipo “Jamaica” (llamado así por los colores de su bandera) entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) se intuye como la más probable en estas primeras horas, aunque requerirá de un gran esfuerzo negociador.

Los retos y las amenazas de la nueva legislatura

A pesar de carecer de posibilidades de acceder a posiciones de Gobierno, la presencia de AfD se hará notar sin duda en los debates parlamentarios, en los que dispondrá de un altavoz privilegiado para transmitir su mensaje reaccionario. Su poder para revertir los avances alcanzados en el ámbito LGTB será, sin embargo, limitado: para plantear un recurso de inconstitucionalidad contra una ley aprobada, por ejemplo, se requiere la firma de al menos una cuarta parte de los diputados.

No es probable, por lo tanto, que se produzcan importantes retrocesos legales en la nueva legislatura. Pero sí es de temer que algunas medidas que están pendientes queden pospuestas sine die a causa de la ruidosa oposición de la extrema derecha. Entre ellas, el refuerzo de la legislación contra el discurso de odio LGTBfobo, la educación en la diversidad o la protección a los refugiados LGTB. También es previsible que se repitan campañas callejeras como la del autobús contra el matrimonio igualitario de los socios de HazteOír, que encontrarán aliento en los diputados de AfD. En este sentido, poco cabe esperar del hecho de que una de sus principales figuras sea la economista Alice Weidel, abiertamente lesbiana y unida civilmente a otra mujer. Al menos desde que fue elegida como una de sus cabezas de cartel, la presencia de Weidel no ha supuesto que AfD haya moderado sus posiciones en materia LGTB.

En definitiva, un panorama de entrada sombrío. Los primeros movimientos, en cualquier caso, irán destinados a la formación de una coalición estable de Gobierno con Merkel al frente. Estaremos pendientes de esas negociaciones, que serán indicativas de cómo se va a desarrollar la legislatura que comienza en el ámbito LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Por fin! El Parlamento alemán aprueba el matrimonio igualitario por abrumadora mayoría… con el voto en contra de Angela Merkel

Sábado, 1 de julio de 2017

ddjdx8cxoaixj4tDía histórico para los derechos LGTB en Europa: el Bundestag de Alemania aprueba el matrimonio igualitario

En la mañana de ayer el Parlamento alemán ha aprobado la medida con 393 votos a favor y 226 en contra.

Alemania se convierte en el 14º país europeo en eliminar la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio, tras una larga lucha y con un amplísimo respaldo social.

Después de muchas idas y venidas, se venían debatiendo y votando distintas propuestas desde el 2010, el Bundestag ha dicho sí. La propuesta partía del SPD, el partido socialdemócrata, que había amenazado a la Unión Cristianodemócrata que no habría coalición tras las elecciones si no se aprobaba el matrimonio.

Alemania celebrará elecciones en septiembre, y para evitar que este asunto se convirtiera en “tema electoral”, Merkel decidió dar libertad de voto a sus diputados, aunque ella votó en contra porque dice que “el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer”. Eso sí, ahora dice que ha cambiado de idea respecto a la adopción y que en ese punto está a favor.

Parecía impensable hace tan solo una semana, y hoy es una realidad. El Bundestag alemán ha dado su visto bueno, por 393 votos a favor frente a 226 en contra, al proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Respaldaron el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata que lidera Merkel, que dio libertad de voto para que se votara en conciencia.Los acontecimientos se han precipitado desde que Angela Merkel avanzara su intención de otorgar libertad de voto a sus diputados este lunes. En una jugada maestra de Martin Shulz, en apenas cuatro días, el levantamiento del bloqueo por parte de los socialdemócratas ha permitido la tramitación de la medida y ha hecho valer, en la recta final de la legislatura, la mayoría progresista de la cámara baja. Alemania deja de ser una excepción en Europa occidental y sienta un importante precedente para otros países de su órbita cultural y política. Ahora el texto debe ser ratificado de nuevo por la cámara alta y firmado por el presidente Frank-Walter Steinmeier, antes de entrar en vigor. Las primeras bodas se celebrarán previsiblemente en octubre.

alemania-matrimonio-igualitario-696x392La canciller fue una de las primeras en depositar su voto en la urna colocada en el centro del salón de plenos y eligió la tarjeta azul, que hoy representaba el “no” a la legalización del matrimonio homosexual.

El portavoz socialdemócrata, Thomas Oppermann, defendió el paso dado por su partido, que forzó que se debatiera la iniciativa antes de finalizar la legislativa rescatando un proyecto de ley de 2015 del estado federado de Renania-Palatinado que ya había pasado por el Bundesrat, la cámara alta, y que estaba aparcado en el Bundestag. “Esta decisión quizá no es buena para la coalición, pero es buena para las personas, y buena para el Parlamento”, manifestó Oppermann, quien rechazó que sea necesario reformar la Constitución. “Si el matrimonio para todos llega, se habrá dado algo a alguien, pero no se le habrá quitado nada a nadie“, subrayó intentando convencer a los diputados reticentes, a quienes mostró su respeto.

 En nombre de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el líder del grupo parlamentario, Volker Kauder, se convirtió en portavoz de quienes defienden que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”, aunque manifestó su respeto a sus compañeros con una opinión diferente. “Yo personalmente nunca pondré mi firma en algo que represente el matrimonio para todos, por motivos de conciencia”, declaró Kauder, quien expresó dudas sobre la constitucionalidad de la ley al entender que la concepción cristiana del matrimonio está protegida en la ley fundamental alemana.

Desde el mismo partido, el diputado Jan Marco Luczak defendió el “sí” al proyecto al recordar que el respeto, el amor y la convivencia son valores tradicionales que deben defender los conservadores y consideró que no se necesita ninguna reforma constitucional para abrir el matrimonio.

Desde La Izquierda y los Verdes se felicitaron por el logro “histórico” alcanzado y reivindicaron su lucha durante décadas por los derechos de los homosexuales, con numerosos activistas presentes hoy en la tribuna de invitados.

Merkel se ha mostrado a favor del derecho de adopción para las parejas homosexuales, pero justificó su “no” al proyecto para legalizar el matrimonio homosexual al señalar que, para ella, el matrimonio según la Constitución es la unión de un hombre y una mujer. Merkel argumentó su voto en una breve comparecencia ante los medios después de que el pleno del Bundestag (cámara baja) aprobara la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, con los votos de los diputados socialdemócratas, de La Izquierda y de los Verdes y también de parlamentarios conservadores, que tuvieron libertad de voto. La canciller recordó que en los últimos años se habían eliminado “paso a paso” todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, dijo , llegó a la conclusión de que “la adopción también debería ser posible” para las parejas homosexuales.

Sin embargo, a su juicio, el artículo 6 de la Constitución alemana, cuando señala que “el matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal”, está hablando del matrimonio entre un hombre y una mujer. Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, decidió que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Calificó el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de “emocional”, también para ella, y confió en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalLa lucha por la igualdad de todas las parejas en el acceso al matrimonio en Alemania se remonta muchos años atrás. Desde que el Gobierno de Gerhard Schröder, de coalición entre socialdemócratas y verdes, aprobó una ley de uniones civiles en 2001, los activistas LGTB reivindican su derecho a no ser tratados como ciudadanos de segunda. Su incansable trabajo y la aprobación de leyes de matrimonio igualitario en otros países europeos y del resto del mundo acabaron por convencer a las principales formaciones políticas del centro y la izquierda. Pero la posición dominante de los democristianos de la CDU/CSU de Angela Merkel desde 2005, impidió a sus socios de coalición (fueran el SPD o el FDP) hasta ahora los intentos de aprobar la medida.

Durante la legislatura 2009-2013, en la que la canciller se apoyó en los liberales del abiertamente gay Guido Westerwelle para gobernar, la igualdad matrimonial llegó a la primera línea política. En septiembre de 2010, el Bundesrat (cámara de representación de los estados federados) rechazaba una propuesta presentada por el estado de Berlín. En junio de 2012 era el Bundestag el que votaba contra un proyecto de ley de Los Verdes. Solo unos meses antes, el SPD, entonces en la oposición, había decidido incluir la defensa del matrimonio igualitario y la adopción homoparental a su ideario. Unos meses más tarde hacía lo propio el FDP, si bien su posicionamiento no se materializó en un apoyo a las iniciativas que iban llegando al Parlamento. A pesar de ello, el Bundesrat aprobaba en 2013 una propuesta de matrimonio igualitario, que no llegó al Bundestag y entró en vía muerta con las elecciones de septiembre de ese año.

El resultado de esos comicios animaba a un moderado optimismo: la salida de los liberales dejaba una mayoría progresista de partidos favorables a la igualdad matrimonial en el Bundestag. Ya durante las negociaciones para formar Gobierno, sin embargo, el panorama se ensombrecía. Y efectivamente, la decepción se instaló al constatar que el acuerdo de gran coalición entre la CDU/CSU y el SPD carecía prácticamente de compromisos concretos en el ámbito LGTB. Todos los focos se dirigieron desde entonces a los socialdemócratas, de cuyo apoyo dependía cualquier avance. Pero la la obstinación de la CDU/CSU en el acuerdo de Gobierno impidió cumplir su compromiso electoral de “igualdad al 100%”.

Quedó bloqueada durante toda la legislatura la tramitación de tres proyectos de ley de matrimonio igualitario. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) ya en octubre de 2013. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat en septiembre de ese mismo año y es el que casi dos años después ha votado por fin el Bundestag. Durante meses, que se convirtieron en años, las tres iniciativas languidecieron en la comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara baja. Mientras tanto, el Tribunal Constitucional eliminaba importantes discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas.

El impasse se mantuvo durante la mayor parte de la legislatura. Hasta en treinta ocasiones, los socialdemócratas unieron sus votos a los democristianos para impedir que el Bundestag debatiera y votara los proyectos de ley de matrimonio igualitario. La nominación de Martin Schulz, en enero de este año, como candidato a canciller por el SPD despertaba nuevas esperanzas, pero tampoco consiguió doblegar a Merkel.

martin-schulz-devrait-etre-designer-candidat-du-spdEn abril, sin embargo, se produjo un movimiento que se reveló posteriormente como decisivo, al iniciar la reacción en cadena que ha desembocado en la votación de hoy. Los Verdes establecían la apertura del matrimonio como línea roja en una futura negociación de Gobierno. Fue decisiva la insistencia de Volker Beck, incansable defensor de la igualdad. Un mes después, los socialdemócratas sugerían que adoptarían la misma posición. También el líder del FDP, partido al que todas las encuestas auguran la reentrada en el Bundestag, se comprometía a defender la medida. El SPD esperaría a la convención de su partido, el domingo pasado, para hacer un pronunciamiento más rotundo.

Excluida la extrema derecha de la AfD y la izquierda de Die Linke, la probable cuarta victoria consecutiva de Merkel se tendrá que apoyar en el FDP, el SPD o Los Verdes para llegar a la mayoría absoluta en un Parlamento fragmentado. Con los tres partidos firmemente instalados en el compromiso irrenunciable con la igualdad matrimonial, la canciller debió de pensar que era mejor ceder a tiempo. Este lunes por la noche, calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario.

9495067403_dcff1d3bb7_o-696x391Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsaría una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de Merkel y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición, pero apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrían libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Finalmente, 75 (sobre un total de 309) de ellos han votado a favor. Entre ellos Jan-Marco Luczak, que defendió lo que considera un valor “conservador y cristiano“.

Una ley con un sencillo articulado

La comisión de Asuntos Jurídicos daba vía libre este miércoles a la votación en el pleno del Bundestag, con el apoyo de SPD, Verdes y Linke y la oposición de la CDU/CSU. Esa misma tarde se anunciaba el orden del día de la sesión plenaria de este viernes, cuyo primer punto era la discusión y votación del “Proyecto de ley para la introducción del derecho al matrimonio para las personas del mismo sexo”. Un texto muy parecido a la ley española de 2005, y en cuyo primer artículo se modifica el Código Civil con la frase:

El matrimonio se contrae por dos personas de distinto o del mismo sexo para toda la vida.

La ley también prevé la conversión de las uniones civiles a matrimonios, como han hecho otros países. El debate parlamentario del viernes por la mañana lo abrió Thomas Oppermann, del SPD, que defendió la ley como una medida que “dará mucho a algunos sin quitarle nada a nadie“. A favor de la medida hablaron también los portavoces de Linke, Dietmar Bartsch, y Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, quien agradeció el trabajo de su compañero Volker Beck, que también tomó la palabra. En contra se manifestó el líder del grupo de la CDU/CSU Volker Kauder, convencido oponente de los derechos LGTB. El histórico resultado final, 393 votos a favor frente a 226 en contra… incluido el de la propia canciller.

La aprobación de la medida podría ejercer una influencia en Austria, cuyo canciller, el socialdemócrata Christian Kern, ha prometido impulsar el matrimonio igualitario antes de que termine la legislatura. La votación de hoy en Alemania, el país más poblado y locomotora económica de la Unión Europea, puede de hecho sentar un importante precedente en otros Estados de su órbita cultural y económica. No olvidemos que en el país viven comunidades numerosas de ciudadanos procedentes de Turquía, Oriente Próximo y Europa oriental y meridional entre otros.

Sobre las consecuencias internas, en pleno periodo preelectoral, se harán muchos análisis. Parece claro que, a pesar de la rabia de los sectores más reaccionarios de la CDU/CSU, la canciller se quita de encima un asunto polémico que podía complicar las negociaciones de Gobierno tras las elecciones de septiembre. El SPD, por su parte, lo utilizará sin duda para intentar marcar distancia con los democristianos y remontar en las encuestas. El miedo de la formación de Merkel a perder electores conservadores contrasta con el amplísimo respaldo social a la igualdad matrimonial, que alcanza el 83% de la población, de acuerdo con una encuesta del pasado mes de enero.

Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA, ha declarado que “Después de años de espera y esperanzas, las familias arcoíris en Alemania recibirán ahora el mismo reconocimiento ante la ley. Este es un hito histórico que inspirará aún más cambios para las personas LGTB+”.

La de hoy es sin duda una jornada histórica para los derechos LGTB, un sentimiento incrementado si cabe por lo inesperado de la noticia hasta hace escasos días. El matrimonio para todos (Ehe für alle) es ya una realidad en Alemania. Glückwunsch! Nosotros nos alegramos mucho pero el matrimonio es solo un paso más. Queda mucho por hacer.

Por su parte, la Iglesia Evangélica Alemana (39% población de Alemania) celebra que el Parlamento apruebe el matrimonio homosexual

Y es que varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Ya sea con inscripción en los registros parroquiales, una simple bendición o aún algo inoficial: el camino al altar será más fácil para las parejas homosexuales alemanas. Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Y a pesar de que en la Iglesia católica la bendición de estas parejas solo sucede en secreto, cada vez se elevan más voces pidiendo una regulación oficial, y no sólo en las bases. El hecho de que el papa haya cambiado totalmente el tono respecto al tema de la homosexualidad, es para muchos una señal de esperanza… Sin embargo, los obispos alemanes han afirmado ante los matrimonios homosexuales que  “No es discriminatorio que se llamen de otra manera”…

Fuentes | El País y El Mundo, vía EstoyBailando, Dosmanzanas, Universogay, AmbienteG

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alemania podría aprobar el matrimonio igualitario en los próximos días

Jueves, 29 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalUn inesperado giro de los acontecimientos ha provocado que la igualdad de todos los alemanes en el acceso al matrimonio sea repentinamente una posibilidad con muchas opciones de materializarse en los próximos días. Este lunes, la canciller Angela Merkel (CDU) calificaba la medida como una “cuestión de conciencia“, abriendo la puerta a la libertad de voto de sus diputados en una votación parlamentaria. Los acontecimientos se precipitaban. Los socialdemócratas tomaban la iniciativa el martes y anunciaban que desbloquearán este mismo miércoles la tramitación parlamentaria del proyecto de ley aprobado en septiembre de 2015 por el Bundesrat (la cámara alta del Parlamento alemán). Si el SPD vota a favor de introducir el tema en la agenda de las próximas sesiones del Bundestag, el matrimonio igualitario será una realidad en Alemania en pocos días.

Largos años de estancamiento han transcurrido desde que la igualdad matrimonial se convirtiera en una reivindicación prioritaria de la comunidad LGTB alemana. Un asunto que  hemos seguido muy de cerca. Apenas una semana después de informar del último jarro de agua fría, la realidad da un vuelco y coloca la aprobación de la medida al alcance de la mano. Es el resultado de una reacción en cadena, en pleno periodo preelectoral, que comenzó con el compromiso por escrito de Los Verdes de no firmar ningún acuerdo de coalición que no incluyera el matrimonio igualitario. Los liberales del FDP anunciaban que se unirían a ellos y los socialdemócratas del SPD, aunque sin fijarlo por escrito, reafirmaron su apuesta el pasado fin de semana. El candidato a canciller Martin Schulz fue el encargado de pronunciar la promesa durante el transcurso de la conferencia política en la que se aprobó el programa electoral.

Con todos sus posibles futuros aliados de Gobierno unidos por la igualdad, Angela Merkel ha debido de pensar que era preferible ceder a tiempo. Respondiendo a una pregunta del público en un acto organizado por la revista Brigitte en Berlín este lunes por la noche, la canciller calificó la discusión del matrimonio igualitario como una “cuestión de conciencia“. Unas palabras que hacían pensar en el levantamiento de la disciplina de voto de su grupo parlamentario. Era la primera vez que la líder de los democristianos se declaraba favorable a la libertad de voto en este asunto, sobre el que imponía su criterio negativo al resto del partido a pesar de algunas voces disidentes. Los intentos del SPD de introducir el tema a principios de este año se toparon con un muro.

Aprovechando el momento, el SPD reaccionaba el martes por la mañana anunciando que impulsará una votación en el Bundestag esta semana. Los socialdemócratas vieron una ventana de oportunidad ante el cambio de posición de la canciller y decidieron utilizarla para levantar el bloqueo en la tramitación del proyecto de ley de matrimonio igualitario que aprobó el Bundesrat en septiembre de 2015. Hace tan poco tiempo como el miércoles pasado, el SPD votaba junto con la CDU/CSU en contra de incluir la propuesta en el orden del día. Hasta este lunes, todo hacía pensar que el asunto se retrasaba hasta después de las elecciones de septiembre.

El órdago del SPD provocaba un revuelo político en sus socios de coalición. Surgieron algunas voces como las del portavoz parlamentario Volker Kauder, que calificó el anuncio de los socialdemócratas como una ruptura de la confianza. Apenas unas horas después, se imponía la visión de la canciller, que aseguraba que en su cambio de opinión había influido la invitación de una pareja de mujeres que cuidan a ocho menores de acogida y querían explicarle las dificultades a las que se enfrentan. La CDU y sus aliados bávaros de la CSU anunciaban que sus diputados tendrán libertad de voto sobre la igualdad matrimonial. Varios de ellos ya se han pronunciado a favor.

Durante toda esta legislatura la pelota ha estado en el tejado de los socialdemócratas, como venimos recordando desde las elecciones de 2013 que culminaron en un acuerdo de gran coalición que ignoraba el matrimonio igualitario. Finalmente ha sido la unanimidad de los demás partidos (salvo la extrema derecha de la AfD) en exigir la igualdad, la que ha acabado por doblegar a la inflexible canciller. Con su concesión, los democristianos evitan además una posible crisis con sus socios de Gobierno. Estaremos muy pendientes de la trascendental reunión de la comisión de Asuntos Jurídicos (Rechtsausschuss) que tendrá lugar mañana en el Bundestag. De ahí puede salir la fecha de la votación parlamentaria que, con los votos favorables de SPD, Verdes y Linke, así como algunos de la CDU/CSU, aprobaría el matrimonio igualitario en Alemania. Se convertiría en el 14º país europeo en reconocer este derecho.

 Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

El Constitucional alemán avala el bloqueo impuesto por la gran coalición a la tramitación del matrimonio igualitario

Sábado, 24 de junio de 2017

123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principalSe cierra una nueva puerta al matrimonio igualitario en Alemania. El Tribunal Constitucional de ese país ha desestimado el recurso presentado por Los Verdes contra el bloqueo parlamentario de democristianos y socialdemócratas a tres proyectos de ley para la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La gran coalición tiene vía libre para seguir posponiendo una votación sobre el tema en el Bundestag hasta después de las elecciones de septiembre y, de hecho, es lo que volvió a hacer este miércoles. El SPD, además, mantiene las dudas sobre su compromiso con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno.

Pocas novedades y mucha frustración en Alemania. Los últimos movimientos políticos y judiciales no son muy halagüeños para la igualdad LGTB. El martes pasado, el Tribunal Constitucional hacía pública su decisión de desestimar el recurso presentado hace un mes por el diputado Volker Beck, incansable promotor de la equiparación de derechos. El político verde pretendía obligar a los partidos del Gobierno, por la vía judicial, a desbloquear la tramitación parlamentaria de los proyectos de ley sobre matrimonio igualitario que llevan gran parte de la legislatura encallados por decisión de democristianos y socialdemócratas.

Concretamente son tres. El primero lo presentó La Izquierda (Die Linke) justo después de las elecciones de 2013, que resultaron en el acuerdo de gran coalición CDU/CSU – SPD. El segundo lo introdujo el grupo de Los Verdes en junio de 2015. Y el tercero lo aprobó el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento donde están representados los estados federados, en septiembre de ese mismo año. Los partidos del Gobierno han sacado sistemáticamente del orden del día la discusión en el Pleno de los tres proyectos de ley, que languidecen en la comisión correspondiente del Bundestag.

El inmovilismo es una táctica que les conviene a ambos. A la CDU/CSU de Angela Merkel, por su posición contraria y para evitar la posibilidad de que aparezcan diputados “rebeldes” en sus filas, que voten favorablemente a la igualdad matrimonial. Y al SPD, para no tener que escoger entre rechazar la medida, contraviniendo su programa y sus promesas electorales, o votar a favor, provocando una posible crisis con sus socios de Gobierno. La perdedora de este juego de táctica partidista es la comunidad LGTB y la sociedad alemana en general, donde la igualdad de derechos goza de un apoyo ampliamente mayoritario.

Si los democristianos son coherentes con su posición oficial contraria a la equiparación, los socialdemócratas siguen jugando a la indefinición. En mayo, el ministro de Justicia Heiko Maas anunciaba lo que parecía un compromiso, y así lo recogimos, con la igualdad matrimonial como condición irrenunciable para entrar en una nueva coalición de Gobierno: “No me puedo imaginar que el SPD firme un acuerdo de coalición en el que el matrimonio para todos no esté incluido. Es una cuestión de justicia”. Pues bien, la dirección del partido ha decidido no incluir una propuesta de SPDqueer, el grupo LGTB del SPD, para fijar sobre papel precisamente la posición innegociable del partido sobre la igualdad matrimonial. La iniciativa se habría discutido en la convención de la que saldrá el programa electoral de los socialdemócratas y que tendrá lugar el próximo fin de semana.

El otro gran partido de centroizquierda, Los Verdes, sí que ha reafirmado su compromiso con el matrimonio igualitario en su programa electoral: “Con nosotros no habrá ningún acuerdo de coalición sin matrimonio igualitario”. Los democristianos de la CDU, por su parte, no descartan un acuerdo a nivel federal con la formación ecologista, con la que ya gobiernan en los Länder de Baden-Wurtemberg y Hesse. En ese caso, las posiciones inmovilistas de la CDU podrían flexibilizarse, según admite (a su pesar) el portavoz de política interior de la formación democristiana. En definitiva, todo dependerá de la correlación de fuerzas que salga de las elecciones de septiembre, para la que las últimas encuestas auguran de nuevo un claro triunfo de la formación de Merkel y la entrada de los liberales del FDP y la extrema derecha de AfD.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Angela Merkel anuncia que se presentará para un cuarto mandato en 2017. ¿Cuatro años más de inmovilismo en materia LGTB en Alemania?

Martes, 29 de noviembre de 2016

Wahl_MerkelCDU2La canciller alemana anunció el pasado domingo que se presentará a un cuarto mandato a la cabeza de la CDU/CSU en las elecciones federales del año que viene. En materia LGTB, los Gobiernos de Angela Merkel se han caracterizado hasta ahora por una paralización casi total de los avances, con independencia de quienes sean sus socios de coalición. Su oposición al matrimonio igualitario no le ha impedido, sin embargo, hacer bandera de la lucha contra la discriminación LGTB en los últimos tiempos… Eso sí, la que viene de fuera de Alemania.

Tras meses de especulaciones, se confirma que el rostro de Angela Merkel volverá a figurar en los carteles electorales de la CDU para las próximas elecciones federales de Alemania, que tendrán lugar en septiembre de 2017. Una cita fundamental que puede poner patas arriba el sistema político del país, debido a la irrupción de la derecha populista de Alternativa para Alemania (AfD). Las actuales proyecciones reflejan una pérdida de apoyos para la coalición democristiana de Merkel, que aún así mantendría holgadamente la primera posición. Por detrás quedaría un menguado SPD, seguido de AfD, Verdes, La Izquierda y los liberales del FDP.

Los once años que lleva en el Gobierno la canciller han sido un páramo en lo que se refiere a derechos LGTB. Tanto con los socialdemócratas (2005-2009), como con los liberales (2009-2013), como de nuevo en gran coalición (desde 2013 hasta la actualidad), la CDU/CSU se ha opuesto a las principales iniciativas presentadas por la oposición. Los democristianos reciben el apoyo de sus diferentes socios de Gobierno, que se suelen declarar atados por los acuerdos de legislatura con la formación de Merkel.

Desde el advenimiento de la denominada “crisis de los refugiados”, sin embargo, el partido de la canciller ha cambiado ligeramente de estrategia. Sin variar un ápice su bloqueo a la mayoría de las propuestas de equiparación de derechos LGTB incluido el matrimonio igualitario, la CDU y en particular su líder han empezado a mostrar una faceta comprensiva con el asunto. Eso sí, solo cuando se trata de las supuestas amenazas procedentes del exterior.

Hace ahora un año ya señalábamos la contradicción de este planteamiento. La formación conservadora proponía entonces un contrato de integración para los extranjeros que quieran instalarse en Alemania, en el que se comprometan a respetar la igualdad de derechos para las personas LGTB. El pasado mes de junio, tras la masacre de Orlando, Merkel expresaba su pesar por el ataque “dirigido contra personas lesbianas y gais” y su “inquietud” por el crecimiento de la homofobia en Alemania.

Más recientemente, con motivo de la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, la canciller declaraba su compromiso con “los derechos y la dignidad de las personas con independencia de su origen, color de piel, religión, sexo, orientación sexual o posición política”. Y esta misma semana se presentaba uno de los documentos que se discutirán en la próxima convención federal de la CDU y en el se “recuerda” a los refugiados que viven en el país que “la discriminación o la denigración de las mujeres o de las etnias, de los creyentes de otras religiones o de los homosexuales” merecen tanto rechazo como el antisemitismo.

En definitiva, un inmovilismo que se pretende camuflar con una defensa retórica de los derechos LGTB frente a las supuestas amenazas externas, ya procedan de Estados Unidos o de las personas demandantes de asilo en Alemania. Un planteamiento cuya incoherencia no parece preocupar a la canciller, pero que no permite albergar muchas esperanzas de cambio en los próximos años en vista del panorama político que se presenta tras el anuncio de su candidatura.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Alemania quiere eliminar los antecedentes a personas condenadas por ser homosexuales

Miércoles, 18 de mayo de 2016

780x580-noticias-simbolo-homosexual-en-los-campos-de-concentracion-nazisEl ministro de Justicia alemán anuncia la rehabilitación de los condenados por el homófobo artículo 175

Muchos ya no podrán verlo, pero nunca es tarde cuando se trata de reparar una injusticia de décadas. Alemania plantea por fin dar los pasos necesarios para resarcir a los condenados por las sentencias basadas en el infame artículo 175 del Código Penal, que hasta su completa derogación en 1994 castigó las relaciones consentidas entre hombres. El titular de Justicia Heiko Maas anunció un proyecto de ley cuya concreción tiene aún que discutir el Consejo de Ministros.

La persecución de los homosexuales continuó después del régimen nazi, por lo que Alemania quiere compensar a las víctimas y anuncia su intención de anular los registros de todas las personas que hayan sido condenadas por su orientación sexual. Como parte un «derecho de compensación», el gobierno alemán anuncia que va a proceder a la eliminación de todas las condenas a hombres homosexuales que fueron encarcelados después de la Segunda Guerra Mundial debido exclusivamente a su orientación sexual. Como muchos otros países, Alemania también sostenía la prohibición contra los homosexuales, o más específicamente, las actividades sexuales entre hombres.

Los homosexuales fueron otro más de los grupos perseguidos bajo el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque continuaron siendo víctimas después de la guerra en base a una ley conocida ahora como Párrafo 175, cuyo primer borrador no es precisamente nazi, dado que se remonta a 1871, otorgando un amparo legal a los diferentes gobiernos alemanes para continuar con la persecución contra la comunidad LGTB. Las estimaciones señalan que alrededor de 50.000 personas fueron condenadas entre 1946 y 1969, año en el que la homosexualidad fue finalmente descriminalizada.

Ya se habían anulado las condenas de los homosexuales que sucedieron bajo el régimen nazi en el año 2002, quedando intactas las de años posteriores debido a un conflicto técnico sobre la legitimidad del actual gobierno para anular condenas previas. Un problema que parece haberse eliminado gracias a un estudio de la Agencia Federal contra la Discriminación, que señala que no existe ninguna barrera legal para su eliminación definitiva, lo que permitiría la eliminación definitiva de todo registro de cualquier persona que haya sido condenada por ser homosexual.

220px-Maas_HeikoEl pasado miércoles, la directora de la Oficina Federal Antidiscriminación Christine Lüders presentaba un extenso informe en el que se analizaba el alcance de la persecución a los hombres homosexuales basada en el artículo 175 durante el más de un siglo de su vigencia. Las conclusiones del documento son claras: la criminalización de una parte de la población atentó contra los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado tiene ahora la obligación de eliminar los antecedentes penales que aún pesan sobre los que fueron objeto de esas injustas sentencias y de resarcirlos.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, reaccionaba rápidamente al escrito anunciando un proyecto de ley para la anulación de las condenas basadas en el artículo 175 y la concesión de las correspondientes indemnizaciones. Maas reconoce la imposibilidad de “reparar por completo las infamias del Estado de derecho” que patrocinó la persecución de las relaciones homosexuales y admite la dificultad de la tarea que ahora comienza: gran parte de la documentación necesaria puede haberse perdido. No obstante, hace un llamamiento a la unidad para borrar de una vez “la mancha del prejuicio” que aún portan las víctimas de la ley homófoba.

Pese a lo positivo del anuncio, cabe ser prudentes todavía. Como ha ocurrido ya en varias ocasiones dentro de la gran coalición entre CDU/CSU y SPD, los democristianos tienen menos prisa que sus socios para implantar medidas a favor de la igualdad LGTB. Así, cuando la materialización del mensaje del ministro de Justicia ya se daba por hecha, el titular de Transporte Alexander Dobrindt (CSU) aseguraba en sede parlamentaria que el asunto no se había discutido en el Consejo de Ministros que acababa de celebrarse. El secretario de Estado de Justicia Christian Lange aclaraba a continuación que la propuesta aún se encuentra en una fase preliminar y, por tanto, se desconocen los plazos de su tramitación. Dada la trayectoria del Gobierno durante estos casi tres años, estaremos muy pendientes de los próximos pasos que se den.

«Nunca podremos retirar las horribles atrocidades cometidas por este país, pero queremos rehabilitar a las víctimas. Los homosexuales condenados no deberían tener que seguir viviendo con la marca negra de una condena penal», declara Heiko Maas, ministro de justicia. Asimismo, ha anunciado que el proceso se hará de forma general, no teniendo que cursar ninguno de los afectados petición alguna para la eliminación de sus antecedentes. Se ha previsto que los supervivientes puedan reclamar una compensación por el daño causado, siendo destinado a programas de educación en el caso de aquellas víctimas que ya hayan fallecido.

Esta regulación se ha estado elaborando en los últimos meses y requiere su aprobación por el parlamento alemán. Grupos de derechos por la comunidad LGTB que han presionado para que su aprobación definitiva se haga posible de la manera más rápida posible, evitando que pueda utilizarse como moneda de cambio entre partidos políticos. «El tiempo es esencial para que las víctimas de la persecución homosexual puedan restaurar su dignidad», explican desde la Asociación de Lesbianas y gays de Alemania.

A menudo la persecución de los homosexuales se atribuye únicamente al período del conflicto bélico, pero continuó igualmente durante la posguerra. Si bien la mayor parte de estas víctimas son ahora personas mayores, la compensación sigue siendo un problema a tratar debido a los problemas que pudieran haber tenido en su momento de cara a la inserción laboral como consecuencia de las condenas. La decisión del gobierno alemán no puede deshacer las atrocidades cometidas, pero puede contribuir a que las familias de las víctimas puedan pasar página sobre unos terribles acontecimientos.

Artículo 175: más de cien años de infamia

47-artc3adculo-175-la-infamia-del-siglo-kurt-hillerLa criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Fuente Universogay/Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Fallece Guido Westerwelle, el que fue primer vicecanciller de Alemania abiertamente gay

Martes, 22 de marzo de 2016

ZRE_Westerwelle.indd“Hemos luchado. Tuvimos un objetivo en común. Estamos agradecidos por el tiempo tan increíble que hemos pasado juntos. El amor permanece”. Así se despedía Guido Westerwelle, junto al gran amor de su vida, Michael Mronz, en la web de la Westerwelle FoundationEl que fuera vicecanciller y ministro de Exteriores de Alemania, abiertamente gay, ha fallecido este viernes 18 de marzo en Colonia como consecuencia de una leucemia.

Guido Westerwelle fue elegido en 2001, siendo abiertamente gay, líder del Partido Liberal Alemán (FDP). Durante años ejerció la oposición al primero de los gobiernos de “gran coalición” entre los democristianos de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD, hasta que tras las elecciones federales de 2009, tras conseguir para su partido un porcentaje de voto sin precedentes, acordó un gobierno de coalición con los democristianos de Angela Merkel en el que él mismo ocupó la Vicecancillería y el Ministerio de Exteriores. Un año después formalizó su unión civil con el empresario Michael Mronz. Su relación de pareja, de hecho, había sido antes fuente de críticas, centradas en el hecho de que Mronz hubiese acompañado ya a Westerwelle en viajes oficiales (se le acusó de haber utilizado esos viajes para su provecho personal, algo que él siempre negó).

Westerwelle, si bien un ejemplo de visibilidad en lo tocante a su vida personal, fue muy criticado por su falta de compromiso con cualquier iniciativa que pudiera percibirse como comprometida con los derechos LGTB (su actitud llegó a propiciar incluso la campaña “Gays against Guido”). Aún así, su homosexualidad siempre condicionó de alguna manera su carrera política y provocó algún que otro incidente. Aún se recuerda cuando el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, le instó a llevar “una vida normal”, palabras por las que luego pidió disculpas aunque insistiendo en seguir “reprobando” las relaciones homosexuales. Disculpas que duraron poco: meses después aseguró que “mejor ser dictador que ser gay”, tras conocer que Westerwelle se había referido a él como el último dictador de Europa.

Un historial de luces y sombras

Visibilidad aparte, lo cierto es que los liberales no se separaron en ningún momento de las directrices de sus socios democristianos y votaron en contra de prohibir las “terapias reparadoras” de la homosexualidad en menores, de la equiparación fiscal de las parejas del mismo sexo, de ampliar la protección contra los crímenes de odio homófobos o del propio matrimonio igualitario, entre otros ejemplos (y eso que en 2011 su partido los liberales se habían pronunciado a favor del mismo, ya después de que Westerwelle, aún en el gobierno, hubiese renunciado al liderazgo del partido). En las elecciones federales de 2013, ya sin Westerwelle, los liberales cosecharon un resultado catastrófico y se convirtieron en una fuerza extraparlamentaria, dando paso al segundo gobierno de gran coalición entre democristianos y socialdemócratas.

Ya retirado de la vida pública, Westerwelle concedía a principios de 2014 una entrevista al semanario Stern en la que hablaba de sus vivencias como uno de los principales políticos abiertamente homosexuales de Alemania. En ella llama la atención la nula asunción de responsabilidades por la falta de avances en materia de derechos LGTB, que achaca únicamente a la voluntad de Angela Merkel. Westerwelle se felicitaba por la reacción positiva del gobierno alemán a la salida del armario del exfutbolista Thomas Hitzlsperger, pero declaraba que hubiese preferido “la igualdad legal completa de las uniones civiles entre personas del mismo sexo con el matrimonio”. También afirmó que fue la oposición de la canciller la que impidió esta medida, y la emplazaba a hacerlo en ese momento: “Está en sus manos”. Westerwelle, sin embargo, aseguraba que hubiera vuelto a alinearse con los democristianos para gobernar en coalición de haber tenido la oportunidad. Y es que, según Westerwelle, “el SPD no era mucho mejor”.

El político liberal acababa aquella entrevista con un pronóstico: para cuando muriese, “ser gay será lo más natural del mundo”. Desgraciadamente, no ha sido así, o al menos no en buena parte del mundo. Meses después se conocía que Westerwelle había sido diagnosticado de leucemia aguda. Una enfermedad contra la que ha luchado denodadamente, sabiendo que posiblemente le conduciría a la muerte. Una lucha que le llevó incluso a escribir un libro, titulado literalmente “Entre dos vidas, desde el amor, la muerte y la confianza”. 

Con sus luces y sus sombras, pero ante todo agradeciéndole la visibilidad de la que siempre hizo gala, descanse en paz.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

El Senado de Alemania aprueba un proyecto de ley para legalizar el matrimonio igualitario

Lunes, 28 de septiembre de 2015

BundesratEl proyecto de ley, que implica reformar el Código Civil alemán, fue presentado en la Cámara Alta por los gobiernos de cuatro estados federados en los que gobiernan coaliciones del SPD, Los Verdes y La Izquierda.

La batalla por la igualdad jurídica de las personas LGTB en Alemania continúa a pesar del muro aparentemente infranqueable del Gobierno de Angela Merkel. Por segunda vez en dos años, el Bundesrat o cámara alta del Parlamento alemán ha aprobado una proposición de ley para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. El texto pasará al Bundestag, donde la gran coalición tendrá que retratarse de nuevo.

El Bundesrat es la cámara que representa a los estados federados y sus miembros no se agrupan por partidos políticos, sino por delegaciones de cada uno de los gobiernos regionales. Cada Land cuenta con entre tres y seis miembros, según su población, y el apoyo o no a una iniciativa parlamentaria por parte de un estado debe estar respaldado por todos los partidos que forman parte de su gobierno.

En la actualidad, cinco Länder cuentan con ejecutivos de gran coalición (CDU y SPD); en uno gobiernan los socialcristianos de la CSU con mayoría absoluta (Baviera); en otro la CDU con Los Verdes (Hesse); y los nueve restantes están regidos por diferentes coaliciones de izquierdas. Ya en junio informábamos de la moción de apoyo al matrimonio igualitario que respaldaron estos nueve estados. La resolución no era vinculante, pero preparaba el camino para una anunciada nueva propuesta de ley. Un proyecto que el viernes pasado se sometió a votación y obtuvo el apoyo de 42 de los 69 miembros. Los Länder con presencia de la CDU se han abstenido y Baviera ha sido el único en votar en contra.

La aprobación en el Bundesrat del “Proyecto de ley para la implantación del derecho a contraer matrimonio para las personas del mismo sexo pone de nuevo la pelota en el tejado del Gobierno de Merkel, y muy en particular de sus socios de coalición socialdemócratas. El texto debe ser discutido por el Bundestag, cámara en la que a pesar de que los partidos favorables a la igualdad suman mayoría absoluta, los intentos de introducir el tema en la agenda legislativa se han topado hasta ahora con el cierre en banda de la CDU/CSU. La canciller alemana, Angela Merkel, ha dejado claro en recientes intervenciones públicas que para ella el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, pero ha reconocido también que existe un debate con distintas opiniones en el seno de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU) que recientemente rechazó el matrimonio igualitario, en una consulta a militantes.

El Partido Socialdemócrata (SPD), socio en el gobierno de Berlín, es favorable al reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque su legalización no es un punto incluido en el acuerdo de gran coalición firmado con Merkel al inicio de la legislatura.

El proyecto de ley, que implica reformar el Código Civil alemán, fue presentado en la Cámara Baja por los gobiernos de cuatro estados federados en los que gobiernan coaliciones del SPD, Los Verdes y La Izquierda.

Los antecedentes, por tanto, no invitan al optimismo. Salvo sorpresa mayúscula, los partidos del Gobierno federal rechazarán la proposición de ley por ideología (en el caso de los democristianos) o lealtad al acuerdo de legislatura (el motivo que los socialdemócratas han “calcado” de los liberales, antiguos socios de Merkel). La CDU ha conseguido enfriar un debate que se había instalado en la sociedad y la clase política alemana tras el ejemplo de Irlanda. Y a pesar de que ya se empiezan a escuchar voces disidentes en su seno, la discusión, si es que se produce, tendrá que esperar al congreso del partido del próximo diciembre.

El referéndum de Irlanda, argumentan en su iniciativa, reabrió un debate que hizo patentes los cambios en las relaciones de pareja y “que no había ningún motivo” para tratar de manera diferente a heterosexuales y homosexuales. Éstos últimos pueden registrarse en Alemania como parejas de hecho, una fórmula considerada un hito en la lucha por los derechos de los homosexuales al ser aprobada en 2001 por el entonces gobierno de coalición de socialdemócratas y verdes, que lideraba Gerhard Schröder. Sin embargo, y a pesar de los avances dados para equiparar los derechos entre los matrimonios y las parejas de hecho, todavía hay diferencias entre ambas fórmulas, especialmente ante la adopción, subrayan los defensores de la reforma legal.

Que la lucha es larga lo demuestra el hecho de que no es la primera vez que el Bundesrat aprueba una proposición de ley de matrimonio igualitario. En 2013, una iniciativa similar obtuvo el aval de la mayoría de la cámara, pero debido a la proximidad de las elecciones de septiembre de ese año su discusión en el Bundestag nunca llegó a producirse. En esta ocasión, por el contrario, la tramitación comienza en el ecuador de la legislatura, por lo que la cámara baja tendrá que pronunciarse al respecto.

A pesar de la probable respuesta negativa, el movimiento Ehe für alle (“Matrimonio para todos”) ya ha tomado forma en el país y está preparado para seguir dando la batalla. Al menos hasta que Alemania legisle un derecho que ya reconocen cinco de los países con los que comparte frontera y que cuenta con el apoyo de hasta un 74 % de la población según las encuestas.

Fuente Agencias, Cáscara Amarga y Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Austria permitirá la anulación de las sentencias previas a la despenalización de la homosexualidad

Viernes, 18 de septiembre de 2015

20140610519-Handschellen-470El ministro de Justicia austriaco ha presentado un proyecto de ley ante el Parlamento que fijará un procedimiento de anulación de las sentencias basadas en las leyes que castigaban la homosexualidad hasta su completa derogación en 2002. La medida no ha terminado de gustar a los activistas LGTB, que la tachan de insuficiente.

Tras la despenalización de la homosexualidad en Austria en 1971, se dictaron nuevas normas que siguieron penalizando las relaciones entre personas del mismo sexo. Concretamente, la prostitución masculina fue ilegal hasta 1989, y la “promoción de la homosexualidad” y la fundación o participación en organizaciones de derechos LGTB no estuvieron permitidas hasta 1997. Hasta la reciente fecha de 2002, las edad de consentimiento para el sexo entre varones era de 18 años, frente a los 14 del sexo heterosexual o lésbico.

Los incansables esfuerzos de Rechtskomitee Lambda (RKL) para conseguir la rehabilitación de los condenados por estas leyes homófobas han dado su primer fruto, si bien todavía insuficiente. El proyecto presentado por el ministro de Justicia, Wolfgang Brandstetter, introduce un procedimiento para anular las sentencias basadas en estas normas ahora derogadas. Una iniciativa que responde también a una sentencia de 2013 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Los activistas, sin embargo, critican que la normativa no prevea una anulación general de las condenas, sino que insta a cada afectado a solicitar dicha anulación por la vía judicial, que debería ser concedida siempre que los hechos que dieron lugar al fallo no constituyan un delito en la actualidad. Tampoco se contempla ningún tipo de reparación para las víctimas de estas injusticias.

Como recogimos en dosmanzanas con motivo del 20º aniversario de la derogación del infame artículo 175, la situación de las víctimas de la criminalización de la homosexualidad en la vecina Alemania no es mucho mejor. Con posterioridad a la despenalización completa en 1994, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de esas sentencias y la reparación de sus víctimas.

Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

El partido anti-euro Alternativa para Alemania estudia incorporar a su ideario la prohibición de la “propaganda homosexual”

Martes, 28 de abril de 2015

demo-fuer-alle-hannover-afd-plakate-600-La incorporación más reciente al sistema de partidos alemán, la formación de derecha populista y anti-euro Alternativa para Alemania (AfD), vuelve a mostrar su cara más homófoba. Militantes del partido han redactado una moción contra lo que denominan “ideología de género” que, entre otras propuestas, incluye la prohibición de la “propaganda homosexual”.

Desde su fundación en febrero de 2013, la AfD se va implantando en las instituciones alemanas tras cada nueva elección. Pocos meses después de su presentación oficial, y con un programa centrado en la salida de la zona euro, la AfD daba la sorpresa en las elecciones federales de septiembre de 2013 al alcanzar un 4,7 % de los votos y quedarse a las puertas de entrar en el Bundestag (la barrera de entrada a la cámara baja del Parlamento alemán es el 5 %). En las siguientes citas electorales, el nuevo partido ha conseguido entrar en el Parlamento Europeo con siete diputados, y en los parlamentos regionales de Brandeburgo, Hamburgo, Sajonia y Turingia, con resultados de entre el 6 % y el 12 %.

La formación no tardó en mostrar su lado más reaccionario en materia de libertades, y en concreto, de derechos LGTB. Para empezar, se apuntó con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto en enero de 2013 por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg, integrado por verdes y socialdemócratas, incluye entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”; algo que ha motivado la ira de los ultraconservadores, que han desarrollado una serie de manifestaciones en las cuales ha participado activamente la AfD.

El próximo mes de junio tendrá lugar la cuarta conferencia del partido, durante la cual se discutirán varias propuestas programáticas. Una de ellas contiene ocho medidas de lucha contra lo que denominan “Gender Mainstream” o “ideología de género” (término que desde el ámbito más conservador se utiliza para denigrar tanto al feminismo como a buena parte de las reivindicaciones del colectivo LGTB, muy especialmente la lucha en favor de los derechos trans). Los promotores de la iniciativa quieren “terminar por completo con la ideología de género” en los ámbitos “político, legal y mediático” y en “todas las instituciones públicas y privadas”.

Para ello, si el congreso del partido aprueba la propuesta, la AfD se comprometerá a: ayudar a las madres que decidan abandonar su trabajo para dedicarse al cuidado de sus hijos; eliminar las cuotas de género para el acceso a determinados trabajos o cargos; modificar las clases de educación sexual para evitar la “sexualización prematura de los niños”; fortalecer el “derecho de los padres” a educar a los hijos con arreglo a sus creencias; proteger la libertad religiosa contra el “lobby de género”; y, lo más preocupante en lo que concierne a la comunidad LGTB:

d. La Alternativa para Alemania considera incompatible con los intereses vitales de los alemanes la promoción política, burocrática y legal y la publicidad activa en los medios de comunicación de la anticoncepción, el aborto y el comportamiento homosexual.

Estaremos pendientes para ver si esta reaccionaria iniciativa, que se acerca peligrosamente a la ley contra la “propaganda homosexual” aprobada en Rusia, se convierte en junio en parte del ideario oficial del partido. Lo que está claro es que la AfD, como explicábamos antes, ya viene mostrando síntomas preocupantes de homofobia. Además de su participación en las marchas de la Demo für alle, otros indicios fueron invitar a un defensor de los homófobos en Francia y Rusia como Jürgen Elsässer a un acto de su partido o reafirmar su posición contraria a la adopción homoparental.

En resumen, una formación que, si ha venido a ocupar el espacio de los ahora extraparlamentarios liberales del FDP (cuya ambigüedad en materia LGTB hemos comentado en varias ocasiones), confirmaría una derechización de la política alemana y abriría un panorama aún más sombrío para los derechos de gays, lesbianas y transexuales en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El estado alemán de Baja Sajonia introducirá la enseñanza de la diversidad afectivo-sexual en las aulas

Sábado, 20 de diciembre de 2014

2013112414081445137Nuevo éxito contra la invisibilización de la realidad LGTB en los colegios. El parlamento del estado federal de Baja Sajonia, en el noroeste de Alemania, aprobó el lunes pasado la inclusión de la diversidad afectivo-sexual y la lucha contra el acoso como parte del currículo educativo. Se trata del segundo Land que introduce legislación de este tipo, tras Baden-Wurtemberg.

La propuesta de los partidos que sostienen al gobierno de coalición, socialdemócratas (SPD) y verdes, contó también con el apoyo de los liberales del FDP. Según la ministra de Educación Frauke Heiligenstadt, con el proyecto de ley se quiere poner en valor “la contribución de la escuela a la apertura y la tolerancia frente a las opciones e identidades sexuales” y sensibilizar en la lucha contra el acoso homófobo y tránsfobo. El portavoz del FDP, partido que en Baden-Wurtemberg se oponía a una medida similar, destacó que la iniciativa pretende simplemente reconocer en el espacio educativo que cada persona tiene una orientación sexual. Los democristianos de la CDU, coherentes con sus postulados contrarios a los derechos LGTB, se opusieron.

Como ya ocurriera en el primer estado que aprobó un cambio de este tipo, la oposición en la calle ha sido virulenta. El pasado mes de noviembre, durante la discusión de la misma, varios centenares de personas se manifestaban en Hannover en el marco del movimiento homófobo Demo für alle. Protestaban contra lo que consideran una “sexualización de los niños” y una “disolución de los géneros”, asimilando de nuevo, y de manera poco disimulada, la homosexualidad con la pedofilia. En Baden-Wurtemberg, de hecho, la incansable campaña homófoba (en la que el pujante partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD) tuvo un papel destacado) empujó al gobierno regional a posponer la entrada en vigor del nuevo plan de estudios inclusivo con la diversidad afectivo-sexual.

Si finalmente llegan a buen puerto ambas iniciativas, a los estados de Baden-Wurtemberg y Baja Sajonia se podría unir en los próximos meses el de Turingia. El acuerdo de gobierno entre La Izquierda, SPD y verdes (el primero que va a otorgar la presidencia de un Land a un miembro de Die Linke) incluye la puesta en marcha de un currículo escolar que incluya las diferentes orientaciones e identidades sexuales. En Baviera, sin embargo, la mayoría absoluta de los conservadores de la CSU rechazó una propuesta similar de la oposición.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , ,

Preocupantes posiciones en materia LGTB de la AfD, el pujante partido alemán anti-euro

Jueves, 13 de noviembre de 2014

ale. afd candidatoDesde su fundación en febrero de 2013, el partido de derecha populista y anti-euro Alternativa para Alemania (AfD) se va implantando en las instituciones germanas tras cada nueva elección. Analizamos sus posiciones en materia LGTB, que no invitan precisamente al optimismo.

Pocos meses después de su presentación oficial, y con un programa centrado en la salida de Alemania de la zona euro, la AfD daba la sorpresa en las elecciones federales de septiembre del año pasado al alcanzar un 4,7% de los votos y quedarse a las puertas de entrar en el Bundestag (la barrera de entrada a la cámara baja del Parlamento alemán es el 5%). En las siguientes citas electorales, el nuevo partido ha conseguido entrar en el Parlamento Europeo con siete diputados, y en los parlamentos regionales de Brandeburgo, Sajonia y Turingia, con resultados alrededor del 10%.

Centrados en un principio en las propuestas económicas y de regeneración política, la AfD no tardó en mostrar su lado más reaccionario en materia de libertades, y en concreto, de derechos LGTB. Si bien desde el comienzo han intentado mostrar una cara amable alejada de extremismos, iniciativas como la de apoyar la equiparación fiscal de las parejas del mismo sexo (a la que se sumó AfD Berlín) se toparon con el rechazo de la cúpula del partido.

La formación se ha apuntado además con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto en enero de este año por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg, integrado por verdes y socialdemócratas, incluye entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”; algo que ha motivado la ira de los ultraconservadores, que han desarrollado una serie de manifestaciones en las cuales ha participado activamente la AfD.

A pesar de las numerosas pancartas con el logo y los colores del partido y eslóganes como No al plan educativo bajo el arco iris o “La familia está amenazada, ¿dónde está su rescate?”, dentro de la AfD se ha formado también un grupo LGTB, Homosexuelle in der AfD. Este grupo podría haber adoptado una posición similar a la de LSU (Gays y Lesbianas en la Unión, el partido democristiano en el Gobierno alemán) de defensa de los derechos LGTB dentro de una formación generalmente hostil a los mismos, ha afirmado sin embargo que su posicionamiento es en primer lugar contra los gritones verdes y de izquierda, según unas declaraciones recientes.

Mientras tanto, tras cinco manifestaciones en Stuttgart (la capital de Baden-Wurtemberg) y otras en ciudades como Hanóver y Dresde con la participación de AfD, este partido da nuevas muestras de su política contra los derechos LGTB. Dos de las más recientes: invitar a un defensor de los homófobos en Francia y Rusia como Jürgen Elsässer a un acto de su partido o reafirmar su posición contraria a la adopción homoparental. En resumen, una formación que, si ha venido a ocupar el espacio de los ahora extraparlamentarios liberales del FDP (cuya ambigüedad en materia LGTB hemos comentado en varias ocasiones), confirmaría una derechización de la política alemana y abriría un panorama aún más sombrío para los derechos de gays, lesbianas y transexuales en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dimite Klaus Wowereit, el alcalde abiertamente gay de Berlín

Martes, 2 de septiembre de 2014

wowereit_freund_ddp_386248pKlaus Wowereit con su pareja Jörn Kubicki

El último brindis de Klaus Wowereit, el alcalde gay de Berlín

Está casado con un neurocirujano y fue muy abierto con su homosexualidad

Hijo de una limpiadora, trabajó para pagarse sus estudios de Derecho

Como alcalde, será recordado por su gran humanidad

Klaus Wowereit,  quizás el político abiertamente homosexual más conocido de Alemania y uno de los referentes de la visibilidad LGTB en Europa, anunció el pasado martes su dimisión como alcalde de Berlín. La caída en picado de su popularidad por la gestión de la construcción del nuevo aeropuerto de la capital lo han llevado finalmente a tirar la toalla tras 13 años en el cargo.

En 2001, un prácticamente desconocido Wowereit, entonces portavoz del grupo socialdemócrata (SPD) en el Parlamento de Berlín, asumía la candidatura de su partido a las elecciones regionales. Pocos meses antes de los comicios, el político sorprendía a propios y extraños al proclamar, en una conferencia de su partido, Ich bin schwul, und das ist auch gut so (“Soy gay, y eso está muy bien”), una frase que se volvió icónica en Alemania. Wowereit ganó la alcaldía y se convirtió en el primer cargo público de relevancia abiertamente homosexual del país.

El carácter cercano del nuevo alcalde (su otra frase más famosa es “Berlín es pobre, pero sexy”) y su capacidad para aliarse con La Izquierda (Die Linke, partido con una fuerte implantación en los antiguos territorios del Este) le granjearon durante años el apoyo de los berlineses, que lo reeligieron en 2006 y 2011. También despertaron interés en el resto de Alemania: tras la debacle electoral del SPD en las elecciones federales de 2009, su nombre llegó a sonar como posible nuevo líder socialdemócrata, aunque finalmente se quedó como uno de sus vicepresidentes.

A partir de 2012, sin embargo, su popularidad empezó a caer en picado, de la mano de los retrasos y sobrecostes del nuevo aeropuerto de Berlín-Brandeburgo, cuya inauguración estaba prevista para mayo de ese año y fue pospuesta indefinidamente en el último momento. A causa de los numerosos fallos de proyecto y construcción, la fecha de apertura del aeródromo sigue siendo una incógnita, y Wowereit parece haberse resignado a no ver concluido, estando en el cargo, su gran proyecto para la capital alemana.

De lo que no cabe duda es de que Wowi, como se le conoce cariñosamente, ha sido en todo momento un ejemplo de visibilidad, participando por ejemplo en varias ocasiones en el Orgullo LGTB de Berlín; también se ha dejado ver frecuentemente con su pareja desde 1993, el neurocirujano Jörn Kubicki. El alcalde berlinés abrió la puerta en Alemania para toda una generación de políticos LGTB de casi todo el espectro ideológico, como el líder liberal y ex vicecanciller y ministro de Exteriores Guido Westerwelle, el alcalde (entre 2001 y 2010) democristiano de Hamburgo Ole von Beust o la actual ministra de Medio Ambiente y Seguridad Nuclear, Barbara Hendricks.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Se cumplen 20 años de la despenalización completa de la homosexualidad en Alemania

Miércoles, 18 de junio de 2014

Hiller_tract_against_Paragraph_175Hoy en día, la legalidad de las relaciones entre personas del mismo sexo en un país de Europa occidental se da por hecha. Sin embargo, no está de más recordar que la homosexualidad formó parte del Código Penal alemán hasta la relativamente reciente fecha de 1994. Por desgracia, en la semana en la que se cumplen 20 años de la derogación del infame artículo 175, todavía hay quien añora los largos años de su vigencia.

La criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre hombres llegó a Alemania en 1871, año en que se ilegalizaron “los actos contra natura entre personas del sexo masculino o entre personas y animales”. La pena alcanzaba entonces los seis meses de prisión. La situación empeoró considerablemente bajo el régimen nazi, cuando toda forma de afecto entre hombres fue castigada con cinco años de prisión; miles de homosexuales o sospechosos de serlo fueron enviados a los campos de concentración, donde la mayoría de ellos murieron a causa de los malos tratos y los trabajos forzados.

Pero mientras que las demás víctimas del Holocausto fueron debidamente compensadas y reconocidas tras la Segunda Guerra Mundial, y las leyes contra ellas derogadas, el artículo 175 mantuvo su vigencia y las personas LGTB siguieron siendo perseguidas; a veces, incluso, con pruebas recogidas durante los años del nazismo. La evolución fue diferente en la República Federal (RFA) y la República Democrática (RDA): el Gobierno comunista de la RDA dejó de perseguir a homosexuales a partir de finales de los años 50, reformó la legislación para permitir las relaciones consentidas entre varones adultos en 1968 y equiparó la edad de consentimiento con la del sexo heterosexual en 1988. Sin embargo, la RFA castigó las relaciones entre varones hasta 1973 y no eliminó por completo el vergonzante artículo 175 hasta 1994, ya después de la reunificación.

Con posterioridad a la derogación, los colectivos LGTB se centraron en conseguir la anulación de las sentencias por homosexualidad y la reparación de sus víctimas. Por sorprendente que parezca, hasta 2002 no se consiguió la nulidad de las condenas dictadas durante el régimen nazi, y ello todavía contra el criterio de los democristianos de la CDU/CSU y de los liberales del FDP. Las sentencias posteriores a 1945, a pesar de basarse en la versión agravada del artículo 175 aprobada por los nazis, siguen siendo consideradas como válidas. Según la CDU, “las decisiones de un Estado de derecho y sus tribunales no pueden ser consideradas de manera global como injustas”. Una posición que condena a cientos de homosexuales a vivir con el estigma de tener antecedentes penales por el mero hecho de serlo.

Dirigente local de la CDU lamenta el fin de la persecución LGTB

A pesar de la más que evidente injusticia cometida, y todavía sin reparar, contra las personas LGTB en Alemania, algunos sienten nostalgia de los años en los que la homosexualidad era un delito. El ya exlíder de la CDU en la localidad de Wallmerod (en el estado de Renania-Palatinado), Sven Heibel, duda de que la derogación del artículo 175 “sea un motivo de celebración y se jacta de poseer un Código Penal anterior a 1994 en el que todavía figura el párrafo homófobo. Heibel, de 32 años, se justifica remitiéndose  “como cristiano” a la Biblia, así como ironizando: “en la mayoría de los países del mundo [la homosexualidad] está penada… entonces están todos equivocados” y esgrimiendo la “obligación de proteger a los niños”.

Las reacciones dentro de su partido han sido de un rápido distanciamiento: las juventudes democristianas lo han expulsado de sus filas, y la federación de la CDU de Renania-Palatinado se ha desmarcado de las posiciones de Heibel señalando que “no representan la opinión del partido”. Finalmente, el político ha abandonado el partido este lunes aduciendo que la CDU “no acepta la expresión libre de mis propias opiniones” y ha borrado su página de Facebook. Eso sí, sin retractarse en ningún momento de sus homófobas opiniones.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento alemán rechaza la adopción conjunta por parte de parejas del mismo sexo.

Miércoles, 28 de mayo de 2014

gay-adoptionCon los socialdemócratas igual que anteriormente con los liberales, la CDU/CSU de Angela Merkel no encuentra ninguna dificultad para imponer sus posiciones, contrarias a la igualdad LGTB, a sus compañeros de coalición. Así volvió a quedar de manifiesto el pasado jueves, en la votación de un proyecto de ley para equiparar la situación de las parejas del mismo y de distinto sexo en el acceso a la adopción conjunta.

Hasta ahora, las personas que se encuentran en una unión civil (eingetragene Lebenspartnerschaft) solo podían adoptar al hijo biológico de su pareja. En marzo de este año, el Gobierno de gran coalición entre democristianos y SPD introducía un procedimiento para permitir también la adopción de los hijos previamente adoptados, a título individual, por el otro miembro de la unión civil. Esta modificación legal, exigida por el Tribunal Constitucional hace más de un año, fue aprobada el Bundestag el pasado jueves con los votos favorables de sus impulsores y la oposición de La Izquierda (Die Linke) y Los Verdes.

Ambos partidos, que conforman la oposición al Gobierno de Angela Merkel, apostaron por la eliminación del veto a la adopción conjunta de niños por parte de parejas unidas civilmente. El grupo parlamentario de Los Verdes presentó un proyecto de ley en esa dirección, que se topó con el rechazo de los diputados de los partidos del Ejecutivo, con escasas excepciones. Entre ellas, la del portavoz socialdemócrata de asuntos LGTB Johannes Kahrs, quien, pesar de votar a favor de la propuesta verde, justificó el rechazo de su partido por fidelidad al acuerdo de coalición con la CDU/CSU.

Entre las filas democristianas destaca la abstención del diputado abiertamente gay Stefan Kaufmann, quien propuso un paso intermedio hacia la equiparación total mediante la concesión de la adopción a las parejas del mismo sexo que hayan sido padres de acogida. Esta opción, accesible tanto para los matrimonios como para las uniones civiles, presenta sin embargo una gran inseguridad para la familia de acogida al dejar abierta la posibilidad de que el menor regrese con sus padres biológicos. Por lo demás, 68 diputados se ausentaron de la votación, entre ellos la canciller Merkel y el vicecanciller y líder del SPD Sigmar Gabriel.

Candidatos europeos firman compromiso contra la igualdad LGTB

En la víspera de las elecciones al Parlamento Europeo supimos también de la existencia de una lista con ocho compromisos contra los derechos LGTB preparada por la Iniciativa para la Protección de la Familia (Initiative Familienschutz). Esta plataforma homófoba ha contribuido a la organización de las manifestaciones de la Demo für Alle (traducción de la Manif pour tous francesa) contra el proyecto educativo inclusivo con la diversidad afectivo-sexual del estado alemán de Baden-Wurtemberg, y también se ha movilizado activamente contra el informe Lunacek contra la discriminación homófoba aprobado por el Parlamento Europeo en febrero de este año.

Los puntos de la lista incluyen la defensa de la exclusión de las parejas del mismo sexo del acceso al matrimonio y a la adopción conjunta, así como el blindaje de las competencias en estas materias a nivel de cada Estado miembro de la Unión Europea. Entre las listas alemanas con opciones de acceder a Estrasburgo este domingo, 16 candidatos han firmado el compromiso. Entre ellos destacan 11 integrantes de Alternativa para Alemania (AfD), formación de derecha populista y anti-euro a la que las encuestas otorgan hasta un 7% de los votos. También se han comprometido con la homofobia cuatro candidatos de la CDU/CSU y uno de los liberales del FDP.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.