Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Donación de sangre’

Islandia está revisando la normativa que prohíbe donar sangre a varones homosexuales

Sábado, 15 de septiembre de 2018

donacion_sangreLa Ministra de Salud de Islandia, Svandís Svavarsdóttir, confirma que están revisando la normativa que prohíbe donar sangre a los varones homosexuales y bisexuales, inspirados por la iniciativa de Dinamarca, donde estarían revisando esa misma normativa, y ante el hecho de que el porcentaje homosexuales y heterosexuales infectados por VIH es el mismo en el país Escandinavo.

Ya sea con la condición del celibato o con una carencia de 12 meses sin haber mantenido relaciones íntimas, todavía hay países que restringen o prohíben donar sangre a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales. Una discriminación que surge del hecho de que las personas homosexuales y bisexuales sean el grupo demográfico con el mayor número de nuevas infecciones por VIH. Actualmente, los varones homosexuales tienen prohibido donar sangre en Islandia, pero según informan desde el Ministerio de Salud, estarían valorando modificar esta restricción.

Los avances científicos y la implementación de los procesos de evaluación sanitaria han llevado a algunos países a la reconsideración de este tipo de normativas restrictivas. Argentina y Sudáfrica han eliminado totalmente este tipo de restricciones, mientras que en el Reino Unido tan solo se aplica una carencia de tres meses después de haber mantenido relaciones sexuales, a excepción de Irlanda del Norte donde se mantiene la restricción de un año, como sucede en Francia o Suiza. En los Estados Unidos, se producía la insólita paradoja de que los amigos de la víctimas del club Pulse no podían donar sangre debido a esta restricción, mientras que el presidente de Canadá, Justin Trudeau, ha manifestado públicamente su decepción ante el hecho de que se siga manteniendo en su país esta misma prohibición.

A principios de este año, Israel anunciaba su intención de iniciar un nuevo protocolo, que probará a lo largo los dos próximos años, que llevaría la eliminación total de esta prohibición, siendo Dinamarca el último país en revisar este tipo de normativas que muchos consideran discriminatorias, lo que ha servido de inspiración para que Islandia revise las suyas. La Ministra de salud islandesa, Svandís Svavarsdóttir, ha dado como plazo las próximas semanas o principios del mes que viene para dar una respuesta al respecto, después de haber consultado con epidemiólogos y el Banco de Sangre. El porcentaje de personas con VIH en Islandia es prácticamente el mismo entre personas homosexuales y heterosexuales, por lo que su normativa se considera obsoleta.

Ser mayor de edad, pesar más de 50 kilogramos y no padecer ni haber padecido enfermedades que se transmitan por vía sanguínea son algunos de los requisitos que en España se piden a las personas que quieran donar sangre, sin que exista o haya existido ninguna restricción respecto a la orientación sexual o identidad de género. Un grupo de activistas lanzaban en junio una iniciativa para crear conciencia sobre las prácticas discriminatorias de cara a la donación de sangre en países como Brasil, Australia, Alemania, Canadá y los Estados Unidos. Un estudio de 2014, realizado por el estudio Williams Institute de la UCLA, determina que la eliminación del límite de tiempo para que los gays puedan donar sangre en los Estados Unidos podría salvar hasta un millón de vidas al año.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB , ,

“Lucharé por ti y pelearé contigo”: Justin Trudeau está “molesto” porque aún en Canadá no todos los hombres gays pueden donar sangre

Lunes, 28 de mayo de 2018

PARIS, FRANCE - NOVEMBER 29: Canadian Prime minister, Justin Trudeau makes a statement during a press conference next to French President Francois Hollande at the Elysee Presidential Palace on November 29, 2015 in Paris, France. France will host climate change conference COP21 in Paris from November 30 to December 11, 2015. (Photo by Chesnot/Getty Images) En Canadá los hombres homosexuales y bisexuales deben estar un año sin tener relaciones sexuales para poder donar sangre. Antes de la llegada del primer ministro el tiempo de abstinencia era de cinco años.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se manifestó decepcionado porque aún en su país se mantienen las restricciones que impiden a todos los hombres gays sexualmente activos poder donar sangre.

“Sí, estamos trabajando en ello, pero también estoy molesto de que todavía no se haya logrado (…) Nuestro Gobierno entero está comprometido con la igualdad total para la comunidad LGBTIQ. Usted tiene mi palabra sobre eso”, afirmó tras recibir el premio por su trabajo en defensa de los derechos del colectivo LGBT+ otorgado por el grupo de derechos humanos Egale Canada.

En el 2016 se redujo en Canadá a un año sin tener relaciones sexuales el requisito para que los hombres homosexuales y bisexuales puedan donar sangre. Hasta esa fecha la ley exigía cinco años de abstinencia. Este paso se logró con la llegada de Trudeau al poder.

Entretanto, el Servicio de Sangre de Canadá ha informado que trabajan –apoyados en la tecnología- en mejorar los controles de detección a fin de cambiar los requisitos actuales de elegibilidad de los donantes de sangre.

Al aceptar su premio, Trudeau destacó que su país había dado grandes pasos hacia la igualdad LGBT+, sin embargo, todavía queda mucho más por hacer. Entre las tareas aún pendiente indicó: la falta de vivienda entre los jóvenes, la discriminación y el abuso que sufren las personas transgéneros en Canadá.

Sus palabras ante el auditorio fueron: Lucharé por ti y pelearé contigo, hecho que le valió una sonora ovación.

Justin Trudeau, quien se define como abiertamente feminista y respetuoso de los derechos del colectivo LGBTI+, ha sido una figura importante para que la comunidad gay continúe ganando espacios en esta nación norteamericana y en el mundo. Fue el primer jefe de Gobierno de Canadá en participar en una marcha del orgullo gay.

En el 2016 el primer ministro introdujo una ley para garantizar los derechos legales y la seguridad de las personas transgénero.

Desde el 20 de julio de 2005 es permitido el matrimonio entre parejas del mismo sexo en Canadá y también está permitida la adopción para parejas homosexuales.

En el Reino Unido se redujo de un año a 3 meses después de la última relación sexual el requisito para que los hombres homosexuales y bisexuales puedan donar sangre. Esto ha sido producto de los avances en materia de detección y una mayor comprensión del VIH, afirmó la doctora Gail Miflin, directora médica y de investigación de NHS Blood and Transplant.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Nueva Zelanda: Rechazado como donante por ser gay

Miércoles, 21 de marzo de 2018

corey-rechazado-donar-organosDespués de sufrir un terrible accidente automovilístico el mes pasado, el neozelandés Corey Eteveneaux fue trasladado al hospital en estado crítico. Lamentablemente, murió cuatro días después, pero el dolor de su familia se convirtió en indignación cuando se enteró de que las válvulas cardíacas y las córneas de Eteveneaux no podían ser aceptadas para su donación porque era homosexual.

Las palabras de Cherie, su madre, estaban llenas de indignación y de dolor al recibir semejante noticia.

Hablé con una mujer de Organ Donation NZ e inicialmente pensé que quería hablar conmigo sobre los tatuajes de Corey y cuándo fue la última vez que se tatuó. En cambio, ella me dijo que no podían utilizar las válvulas cardíacas o las córneas de Corey debido a su ‘estilo de vida’.

corey-tatuajes-450x600En Nueva Zelanda, se excluye a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres para que donen sangre o tejidos durante 12 meses después de su última relación sexual, independientemente de si practican de sexo seguro o no o de si tienen pareja estable.

Corey, de 24 años, llevaba saliendo con Daniel Jacobs, de 29 años, durante casi dos años. Según Cherie, los dos se hicieron la prueba del VIH cuando comenzaron a salir y ambas fueron negativas.

Corey era un hombre en forma y saludable. Simplemente no tiene sentido. Hay personas que están sufriendo y podríamos haberles ayudado. Sé que a Corey le hubiera encantado ayudar a alguien y alguna familia ha perdido la oportunidad.

Jacobs dijo que el rechazo es aún más molesto ya que todavía está procesando la pérdida de su novio.

No veo por qué nosotros, como hombres homosexuales, debemos ser discriminados por lo que hacemos a puertas cerradas. Seguimos siendo humanos, no somos diferentes a las personas que caminan por la calle.

rechazado-donante-ser-gay-338x600Hace unos años, los hombres gays no podían donar tejidos ni sangre durante 10 años. Ese período se redujo a cinco años en 2008, y luego a 12 meses en 2014.

Richard Charlewood, del Servicio de Sangre de Nueva Zelanda, dice que los criterios no son para señalar a hombres homosexuales, sino para excluir a aquellos involucrados en actividades de alto riesgo.

A pesar de la disponibilidad de pruebas de VIH, todavía hay una ventana de varios meses en los que el virus podría no aparecer.

Charlewood dijo que se planea otra revisión de este tipo de regulaciones y que se llevará a cabo en los próximos años.

Tenemos en cuenta que es un tema delicado. Si rebajamos los criterios, debemos estar seguros de que no aumentamos el riesgo para el receptor. En primer lugar, se trata de la seguridad de los destinatarios que no tienen otra opción.

Fuente Oveja Rosa

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Argentina: Impiden donar sangre a hombre gay en el Hospital Garrahan

Martes, 8 de agosto de 2017

sin-titulo-53-1068x667Ariel Heredia, jugador de Los Dogos, la Selección Argentina de fútbol gay, presentó una denuncia por discriminación.

Ariel Heredia, jugador de Los Dogos, la Selección Argentina de fútbol gay, fue al Hospital Garrahan a donar sangre. Sin embargo, la donación fue rechazada debido a su orientación sexual.

En ninguna parte decía que si soy gay no podía donar. Sin embargo, no me dejaron ni a mí ni a dos compañeros de trabajo y el argumento fue porque teníamos relaciones sexuales con hombres, contó Heredia.

En la Argentina, el 16 de septiembre de 2015 se modificó la Resolución Nº 865/2006, que reglamentaba la Ley Nº 22.990. La normativa contenía un cuestionario de donación de sangre que incluía una pregunta sobre la orientación sexual del donante, y por la que se podía excluir a las personas gays, lesbianas, travestis, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI).

Heredia es funcionario del Ministerio de Modernización, institución que había firmado un convenio con el Hospital Garrahan para que sus empleados donaran sangre.

“Fui ayer con mis estudios en mano, que tienen menos de un mes. Es mi derecho poder donar sangre, dijo Heredia. Minutos antes de entrar, uno de sus compañeros de trabajo que había sido discriminado le había escrito para contarle la situación y que por eso decidió grabar la charla. “No iba a grabar, pero cuando empezó el doctor a anotar mis datos y hablar de «normalizar a la gente», decidí grabar, detalló.

Durante la charla, se escucha cuando la profesional de la salud le explica que por tener relaciones sexuales con hombres tiene más riesgos de contraer alguna enfermedad, y que por eso no podía donar. Además, la trabajadora del hospital de niños le reconoce que existe “una ley” que les permite donar, pero que en el Garrahan “aún no se aplica” y que, seguramente más adelante eso iba a cambiar.

Heredia compartió con La Nación el instructivo que le dieron antes de pasar a la entrevista. En ninguna parte se menciona la orientación sexual como impedimento para donar sangre.

Tras esta situación, el jugador se contactó con el área de Recursos Humanos de la cartera de Modernización, donde le pidieron disculpas tanto a él como a los otros discriminados por el Garrahan.

Fue muy feo sentirse discriminado. Aunque ya sabía que podía pasar. La situación fue muy violenta. Que no te den una razón válida, un argumento como la gente. La ley está, pero la institución no la cumple”, dijo Heredia y concluyó: Tienen el lema de que donar salva vidas, pero yo siendo gay no tengo la posibilidad de salvar a nadie porque una normativa de la institución no lo permite”.

Heredia contó que ya presentó una denuncia en la Defensoría LGBTI de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y en el Inadi junto con la Federación Argentina LGBTI.

La respuesta del Garrahan

Nosotros adherimos y cumplimos con la resolución del año 2015, que dice que la elección se debe basar en evidencia científica y datos epidemiológicos locales. En base a eso, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres no pueden donar sangre, dijo a La Nación Silvina Kuperman, jefa del servicio de Hemoterapia del Hospital Garrahan.

Tenemos la obligación de tomar donantes de bajo riesgo y poner el centro en el paciente. Por eso diseñamos estas preguntas. Tenemos el principio de precaución y por eso abrimos el paraguas lo suficientemente grande. Este riesgo que asume el hospital es porque donar no es un derecho, el derecho es el que tiene el paciente de recibir sangre segura. Para donar hay que ser elegible, detalló Kuperman que explicó que, según el último boletín de HIV del país, el 0.4% de la población tiene riesgo de contraer el virus, pero que ese número sube al 7% en drogadictos que usan jeringas, al 15% en hombres gays y al 34% en los transexuales.

La médica aseguró que el Garrahan no discrimina, sino que es una selección que lleva adelante el centro de salud y que la resolución 1509/2015 no prohíbe preguntarle a un hombre con quien tuvo relaciones, sino que deja la potestad en cada institución de decidir a quién acepta como donante.

La resolución es ambigua y nosotros elegimos los donantes basándonos en los párrafos que hablan de evidencia científica y datos epidemiológicos locales para determinar quién puede ser donante”, dijo Kuperman y concluyó: “Esto no será así siempre, si nuevos estudios dicen que el el riesgo baja, se los aceptará. Con lo que contamos ahora nosotros decidimos no aceptarlos.

Fuente:  La Nación, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

La prohibición a varones gais y bisexuales de donar sangre en Estados Unidos se revela absurda tras la masacre de Orlando

Sábado, 18 de junio de 2016

donacion_sangrePese a las informaciones que aseguraban lo contrario, lo cierto es que ni siquiera una tragedia de las dimensiones de lo sucedido en Orlando ha permitido poner fin, ni siquiera temporalmente, a la discriminación explícita de los varones homosexuales y bisexuales a la hora de donar sangre en los Estados Unidos. Una discriminación que la FDA (Food and Drug Administración, la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos, productos sanitarios y alimentos en ese país), decidió mantener, aunque de forma parcial, hace ya dos años y medio.

Ante la confusión derivada de informaciones contradictorias, One Blood, la compañía que provee de sangre a los centros sanitarios de Florida, publicaba ayer domingo en su perfil de Twitter un mensaje dejando claro que las directrices de la FDA seguían plenamente vigentes, y que las informaciones que aseguraban lo contrario eran simplemente falsas:

A pesar de ello, no pocos medios siguieron reproduciendo, de forma errónea, que la prohibición había sido levantada temporalmente.

¿Cuáles son las susodichas directrices? A finales de 2014, la FDA puso fin a la exclusión absoluta de los varones homosexuales y bisexuales a la hora de donar sangre vigente hasta entonces, recomendando que se permitiera a los hombres que mantuvieran relaciones sexuales con otros hombres donar sangre… siempre y cuando no lo hubieran hecho durante un año. Una medida que insulta a la inteligencia: se anunciaba “el fin de la discriminación” pero se les imponía un periodo de abstinencia con independencia del tipo de prácticas que mantuviesen, una política que los expertos hace años que consideran obsoleta.

En España, por ejemplo, la ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de la orientación sexual. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley marca que se excluya la donación“durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año. Hay que tener en cuenta que la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos. Y aunque existe la posibilidad de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” entre el momento preciso de la transmisión y el momento en que las pruebas dan positivo, la introducción de pruebas más sensibles (que detectan material genético del virus en lugar de anticuerpos) ha reducido este periodo ventana al mínimo. De hecho, en los últimos diez años no se ha producido en nuestro país ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados (y no es que la situación epidemiológica del VIH en el colectivo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres sea en España especialmente buena, por desgracia).

Cuando el peso del prejuicio vence a la ciencia

Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009) y Reino Unido (en 2011), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones con otros hombres y quieren donar sangre un año de abstinencia, aunque menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales. Los últimos países de nuestro entorno en sumarse a esta posición han sido Portugal Francia (este último caso es es especialmente sangrante, dado que las autoridades francesas llegaron a elevar el tema hasta la justicia europea para conseguir mantener la discriminación).

Bastante más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó de su normativa la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en MéxicoChile y Argentina, por mencionar tres países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012, 2013 y 2015 la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

Indignación entre el activismo

Ya hubo reacciones muy duras entre el activismo LGTB cuando la FDA anunció sus nuevas recomendaciones. Gay Men’s Health Crisis (GMHC), una de las más batalladoras ONG estadounidenses de lucha contra el VIH/sida, con sede en Nueva York, consideró la decisión “ofensiva y dañina”. Para GMHC, los expertos de la FDA deberían hacer caso de las ya mencionadas Cruz Roja, Asociación Médica Americana o Asociación Americana de Bancos de Sangre y preocuparse de implementar un sistema de cribado basado en las prácticas de riesgo para la infección por VIH, con independencia de si se es gay, bisexual o heterosexual. “El VIH se transmite por lo que haces, no por lo que eres”, expresó entonces la GMHC.

Una indignación que se ha reproducido con ocasión de la masacre de Orlando. “Tenemos que poner fin a la moralmente ruinosa y peligrosa prohibición a los gais de donar sangre. Hay algo más absurdo que se prohíba a alguien donar sangre a su propio marido?”, tuiteaba el congresista demócrata por Colorado (y abiertamente gay) Jared Polis, por mencionar solo un ejemplo.

Esperemos que lo sucedido reabra un debate que en su momento se cerró en falso.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Premio Arcoíris de Lambda a falla contra el veto a la donación de sangre por homosexuales

Lunes, 21 de marzo de 2016

falla_premiada Falla Pedro Cabanes-Juan XXIII | Twitter

El premio Arcoíris es un galardón que la asociación entrega desde hace 14 años a aquellos monumentos que, dentro del ingenio y la crítica, mejor reflejen la diversidad sexual, de género y familiar.

Criticar y poner de manifiesto “la sinrazón de las sentencias judiciales que prohíben donar sangre al colectivo LGTB, unas leyes que nos parecen aberrantes”. Es la explicación que la comisión fallera de Pedro Cabanes de la Ciudad del Turia ha dado sobre la escena que ha merecido el 14º “Premio Arcoíris” que entrega el Colectivo Lambda. La organización LGTB valenciana ha recordado que “hay unos 50 estados donde las personas homosexuales o transexuales tienen vetada la donación de sangre”. Que en una fiesta popular con tanta visibilidad pública como las Fallas, incluso desde la sátira que las caracteriza, se realicen este tipo de críticas y denuncias significa que la normalidad y la igualdad van ganando terreno y pidiendo paso.
Para el jurado de Lambda la decisión ha sido “complicada por la gran cantidad de monumentos que participaban este año en el concurso y la calidad de las escenas”, pero finalmente el galardón ha recaído en la falla Pedro Cabanes-Juan XXIII.

La escena, tal y como explican desde la propia comisión fallera, quiere denunciar “la sinrazón de las sentencias judiciales que prohíben donar sangre al colectivo LGTB, unas leyes que nos parecen aberrantes”. Según Fani Boronat, coordinadora de Lambda, “por suerte en nuestro país la orientación sexual del donante no es motivo de discriminación a la hora de donar sangre, pero actualmente hay unos 50 estados donde las personas homosexuales o transexuales tienen vetada la donación de sangre”. Lambda y otras asociaciones LGTB afirman que “la orientación sexual o identidad de género del donante no significa mayor probabilidad de padecer infecciones de transmisión sexual, puesto que lo que existen son prácticas sexuales de riesgo y no colectivos de riesgo”.

Desde el Colectivo Lambda de Valencia se pretende concienciar de que “la orientación sexual o identidad de género del donante no significa mayor probabilidad de padecer infecciones de transmisión sexual, puesto que lo que existen son prácticas sexuales de riesgo y no colectivos de riesgo”. Un mensaje que toda la Comunidad LGTB lleva tiempo reivindicando. En abril del año pasado, por ejemplo, recogíamos en un post la preocupante sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta institución judicial considera que “puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, habida cuenta de la situación predominante en el Estado miembro de que se trate”. Dosmanzanas denunciaba entonces que el hecho de anteponer un prejuicio social a la evidencia científica supone un retroceso histórico.

La sentencia, por cierto, tiene su origen en Francia: en abril de 2009, un médico del Établissement Français du Sang rechazó la sangre de Geoffrey Léger porque este había tenido una relación sexual con otro hombre (tal y como contempla la normativa francesa). Pero Léger recurrió, razón por la cual el Tribunal Administrativo de Estrasburgo ha acabado preguntando al Tribunal de Justicia de la Unión Europea si esa exclusión permanente es compatible con la directiva que determina que las personas cuya conducta sexual supone un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre sean excluidas permanentemente de la donación de sangre (se trata, en concreto, de la directiva 2004/33/CE).

Asimismo, desde esta página nos hemos hecho eco de las restricciones discriminatorias de países occidentales como los Estados Unidos, Holanda, Portugal, Francia o Canadá, en los que se ha levantado la prohibición de donar sangre a hombres gais, pero con la condición de no haber mantenido relaciones sexuales en uno y cinco años, respectivamente. En el lado contrario, países como Argentina, México o Chile, al igual que en España, se atienen a las prácticas de riesgo que se haya tenido durante el año previo, con independencia de si se trata de una persona homosexual, bisexual o heterosexual.

Una novedad que desde Lambda han querido anunciar es que a partir de la edición del año que viene, en la cual se celebrarán los 15 años de vida del premio, los monumentos infantiles también podrán participar en el concurso. “Todos los años hay fallas infantiles que incorporan mensajes por la igualdad y el respeto hacia lesbianas, gays, transexuales y bisexuales y que desean participar del premio Arcoíris, así que conscientes de la importancia de educar en valores desde la infancia, hemos creído necesario crear un segundo premio para los monumentos infantiles”, explica Boronat.

falla_plaza_negritoFalla Plaza del Negrito | Facebook

Este año la asociación ha decidido hacer entrega de una mención especial al monumento infantil de la Plaza del Negrito, que realizó su falla con la idea de participar del premio Arcoíris sin conocer que sólo los monumentos grandes podían sumarse al concurso. Así, Lambda ha querido valorar que la falla Plaza del Negrito creara el monumento “pensando en la educación en la tolerancia desde la más tierna infancia, pues es a través de nuestros niños y niñas que conseguiremos un nuevo mundo”, tal y como destacaron desde la propia comisión fallera.

La comisión de Cuba-Literato Azorín, de la Sección Especial, se ha hecho con el primer premio de todas las fallas de Valencia 2016, gracias al monumento plantado por el artista Carlos Carsí (por otra parte, debutante en la máxima categoría). La falla ubicada en el barrio de Ruzafa, además, también ha recibido el primer premio de Ingenio y Gracia.

La fiesta de las Fallas, en otro orden de cosas, es la actual candidatura española para recibir la declaración de “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” por parte de la UNESCO. El veredicto se dará a conocer en noviembre de 2016. Según la propia organización internacional “la comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida”.

Y hablando de respeto, aunque las Fallas siguen poco a poco en la senda inclusiva, todavía quedan algunos resquicios de homofobia (sean consciente o inconscientemente, como ocurre en la mayoría de casos) por erradicar completamente. Uno de ellos es el cántico de “maricón el que no bote”, que el propio Colectivo Lambda propone sustituir por “borinot el que no bote”. Lambda ha querido aprovechar la entrega del premio Arcoíris para agradecer al mundo fallero y a todas las entidades que se han implicado este año para erradicar de la fiesta de las Fallas actos de homofobia como el cántico “maricón el que no bote”. La Junta Central Fallera, la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, charangas y bandas de música y ayuntamientos como los de Valencia, Gandia, Benicarló, Manises o La Eliana, se han sumado a esta campaña de Lambda donde la asociación pide que cambiemos la letra de la canción para hacerla más respetuosa. Además, gracias a la Concejalía de Igualdad y Políticas Inclusivas del Ayuntamiento de Valencia, la campaña podrá verse en las televisiones de todos los autobuses de la EMT hasta el final de las Fallas. “El año pasado la campaña “Borinot el que no bote” tuvo un gran éxito en las redes sociales, pero estas Fallas nos ha desbordado la implicación de muchas entidades y administraciones públicas, lo que nos hace ver que estamos trabajando en la línea correcta para conseguir unas fiestas sin discriminación”, ha concluido Boronat.

Fuente Cáscara amarga/Dosmanzanas

General , , , , , , , , , , , , , ,

Francia también exigirá un año de abstinencia a los varones homo y bisexuales que quieran donar sangre a partir de 2016

Sábado, 7 de noviembre de 2015

noticias_file_foto_1025991_1446640548La ministra Marisol Touraine

Continúa el disparate anticientífico. Ahora es el Gobierno francés el que ha decidido “acabar” con la discriminación (es una forma de hablar) de los varones homo y bisexuales a la hora de donar sangre… siempre y cuando mantengan un periodo de abstinencia de un año. La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, ha llegado a argumentar que este tipo de medidas de precaución también son aplicables a “los heterosexuales que tengan prácticas de riesgo, por ejemplo con prostitutas”.

Hace unos días os contamos que los hombres homosexuales y bisexuales en Holanda podrán donar sangre por primera vez desde 1998 bajo la nueva regulación anunciada por el ministro de Salud del país. La única condición es que no pueden haber tenido parejas masculinas los últimos 12 meses para ser considerados donantes aceptables. En abril de este año la Unión Europea permitía a los países discriminar para que los gays no donen sangre pero esto no será así en Francia porque el gobierno galo autorizará a partir de la primavera de 2016 las donaciones de sangre de homosexuales, lo que terminará con más de tres décadas de exclusión impuestas en la década de los ochenta, en plena psicosis social por el contagio del sida.

La ministra de Salud francesa, Marisol Touraine, ha anunciado en una entrevista al diario ‘Le Monde “el fin de un tabú y de una discriminación”. “A partir de la primavera de 2016, nadie podrá ser excluido para donar sangre en función de su orientación sexual”, ha confirmado.

Touraine ha avanzado que la medida impuesta en 1983 se irá levantando “por etapas”. En una primera fase, ha explicado la ministra, podrán donar sangre “los homosexuales que no hayan tenido relaciones con otro hombre en los doce meses previos”, mientras que en el caso del plasma podrán “si están en una relación estable desde hace cuatro meses o si no han tenido relaciones sexuales en ese mismo periodo”.

Las autoridades sanitarias galas realizarán estudios a partir de estas primaras donaciones y, “si no hay riesgos“, la normativa se convertirá en “general” al año siguiente. Los cuestionarios previos serán “reescritos” para “precisar” las condiciones previas a la extracción de sangre y determinar “prácticas de riesgo” para toda la población.

El presidente francés, François Hollande, prometió durante la campaña electoral levantar el veto, una histórica reivindicación de la comunidad LGTBI y de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. A principios de abril, los diputados también votaron una enmienda para reclamar el fin de la prohibición.

A raíz de una solicitud presentada por una corte gala, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció este año sobre la prohibición de donar sangre a los hombres que han tenido relaciones homosexuales y publicó una resolución de doble lectura.

Así, determinó que la prohibición vigente en países como Francia “puede resultar justificada”, siempre y cuando las autoridades entiendan que “estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH, y que no existen técnicas eficaces de detección o métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores”.

Fuente Ragap

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Argentina pone punto final a la discriminación de las personas homosexuales a la hora de donar sangre

Viernes, 18 de septiembre de 2015

donacion_sangreArgentina sigue dando lecciones al mundo sobre lo que significa acabar con la discriminación jurídica de las personas LGTB. Este miércoles, el Ministerio de Salud de ese país ha puesto punto final a uno de los pocos “puntos negros” que aún persistían en esta materia, al eliminar la prohibición de donar sangre a las personas homosexuales. La atención se deberá dirigir ahora a la existencia de conductas de riesgo, con independencia de si estas se dan entre personas del mismo o de distinto sexo.

“A partir de estas medidas la sangre en Argentina va a ser más segura de lo que ya era”, aseguraba este miércoles el ministro de Salud argentino, Daniel Gollán, tras la firma de las resoluciones que actualizan los requisitos para la donación de sangre en todo el territorio nacional (algunos territorios del país, entre ellos la ciudad de Buenos Aires, ya lo habían hecho). “Durante mucho tiempo la gente creyó que si tenía una relación con una persona homosexual corría más riesgos que teniéndolas con una persona heterosexual. La epidemia se encargó de demostrar que no era así y que lo que había que resguardar eran las prácticas y las conductas que podían ser de riesgo”, explicaba el ministro, según el cual modificar esta creencia “costó tiempo y probablemente costó que muchas personas se infectaran por vivir con este prejuicio”. “Lo que estamos haciendo está avalado científica y técnicamente” y “basado en un criterio sanitario que sustituye al viejo concepto de ‘grupos de riesgo’ por la cuestión real de situaciones de riesgo incrementado”, añadía.

La noticia ha sido recibida con satisfacción por los colectivos LGTB argentinos. Para Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), “es una enorme alegría haber podido dar este paso hacia la igualdad y no discriminación, uno de los últimos reductos que explícitamente excluían a nuestro colectivo del goce pleno de los derechos. Saludamos la decisión del Ministro Gollán que recogió el trabajo y lucha de nuestras organizaciones”. “Con esta resolución damos un paso más hacia un horizonte de igualdad plena. Sin dudas este era uno de los temas más sensibles para nuestro colectivo ya que implicaba una exclusión arbitraria de determinado grupo de personas ante un acto de solidaridad y enorme nobleza como es el donar sangre. Finalmente tantos años de lucha en el Parlamento y concientizando a la sociedad hoy tienen sus frutos”, ha añadido Paulón.

El presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, ha querido destacar la calidad del nuevo cuestionario que se pasará a los donantes, ya que “garantiza más y mejor tanto el hecho de donar sangre como el de recibirla. Porque se hacen las preguntas correctas, sin ningún tipo de prejuicio, sin pensar que el virus se transmite a través de una orientación sexual o de una identidad de género”. “Hoy es un día de reconocimiento y de agradecimiento al Ministerio de Salud y a todo su equipo porque nuestros quince años de lucha tuvieron un buen final”, ha añadido Cigliutti.

“En el contexto de igualdad que se conquistó en la Argentina con el matrimonio igualitario, la ley de identidad de género y las miles de familias LGBTI con hijos e hijas, era inadmisible que para la donación de sangre aún persistiera la histórica discriminación por orientación sexual e identidad de género. El cambio de paradigma de grupos de riesgo por el de prácticas de riesgo vuelve a posicionar a la Argentina a la vanguardia mundial en materia de igualdad y no discriminación”, ha declarado por su parte Martín Canevaro, Secretario de 100% Diversidad y Derechos.

Argentina se adhiere a la evidencia científica

Nunca nos cansaremos de repetirlo: hace años que los expertos consideran obsoleto que se prohíba donar en función de la orientación sexual. En España, que en esta materia es un buen ejemplo, la ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de si han sido con personas de su mismo o de distinto sexo. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley española marca que se excluya la donación “durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año.

Hay que tener en cuenta que en España la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos. Y aunque existe la posibilidad de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” entre el momento preciso de la transmisión y el momento en que las pruebas dan positivo, la introducción de pruebas más sensibles (que detectan material genético del virus en lugar de anticuerpos) ha reducido este periodo ventana al mínimo. En los últimos diez años no se ha producido en nuestro país ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados (y no es que la situación epidemiológica del VIH en el colectivo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres sea en España especialmente buena, por desgracia).

Sin embargo son muchos los países en los que el peso del prejuicio es mayor que la evidencia científica. Es el caso de los Estados Unidos: en 2010 la FDA (Food and Drug Administración, la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos) sorprendía al mantener la prohibición pese al criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. El propio comité reconocía entonces que dicha postura excluía muchas donaciones de bajo riesgo y permitía otras potencialmente más peligrosas. Cuatro años después, en 2014, la FDA recomendaba por fin levantar la prohibición, aunque manteniéndola de facto: solo los gais célibes durante un año podrán donar. Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009), Reino Unido (en 2011) y hace escasas semanas Portugal, y algo menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin relaciones sexuales.

Más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en México y Chile, por mencionar dos países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012 y 2013 (respectivamente) la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas. Ahora se suma Argentina.

Argentina, líder en reconocimiento de derechos a las personas LGTB

Argentina, en definitiva, se consolida en el grupo de cabeza por lo que al reconocimiento de derechos relacionados con la esfera LGTB se refiere, muy por delante de buena parte de Europa o de los Estados Unidos.

Además de la eliminación de la discriminación a la hora de donar sangre, leyes como las de matrimonio igualitario o de identidad de género (más avanzada que por ejemplo la ley española, al respetar el principio de autodeterminación del género y no exigir diagnósticos o tratamientos psicológicos ni médicos para proceder a la rectificación de los datos registrales) o el reconocimiento expreso de nuevos modelos familiares que hasta ahora carecían de sustento jurídico (es el caso de los menores con triple filiación) avalan esta afirmación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Portugal exigirá un periodo de abstinencia sexual a aquellos hombres homo y bisexuales que quieran donar sangre

Martes, 25 de agosto de 2015

donacion-sangre-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielHasta ahora, el contacto sexual de hombres con otros hombres era definido en Portugal como factor de riesgo permanente.

A pesar de que el Ministerio de Sanidad portugués ha aceptado eliminar la suspensión definitiva como donantes para hombres que tienen sexo con hombres, portavoces del ILGA criticaron el criterio de suspensión temporal instaurado por el Instituto Portugués de Sangre y Trasplantes (IPST).

Nuevamente un disparate es sustituido por otro disparate. Portugal acabará con la prohibición total a los varones homo y bisexuales de donar sangre. Sin embargo, pasará a exigirles un periodo de abstinencia de entre seis y doce meses para poder hacerlo. Es la decisión que según ha adelantado la prensa portuguesa habría adoptado por unanimidad el grupo de trabajo del Instituto Portugués de Sangre y Trasplantes (IPST), y que supone mantener una política discriminatoria que carece de respaldo científico.

No nos cansaremos de repetirlo: hace años que los expertos -prejuicios aparte- consideran obsoleto que se prohíba donar en función de la orientación sexual. En España, por ejemplo, la ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo del donante, con independencia de si esas conductas han sido con personas de su mismo o de distinto sexo. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley española marca que se excluya la donación “durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año.

Hay que tener en cuenta que en España la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos. Y aunque existe la posibilidad de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” entre el momento preciso de la transmisión y el momento en que las pruebas dan positivo, la introducción de pruebas más sensibles (que detectan material genético del virus en lugar de anticuerpos) ha reducido este periodo ventana al mínimo. En los últimos diez años no se ha producido en nuestro país ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados (y no es que la situación epidemiológica del VIH en el colectivo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres sea en España especialmente buena, por desgracia).

Sin embargo son muchos los países en los que el peso del prejuicio es mayor que la evidencia científica. Es el caso de los Estados Unidos, donde este tema viene siendo objeto de debate desde hace varios años. En 2010 la FDA (Food and Drug Administración, la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos) sorprendía al decidir el mantenimiento de la prohibición pese al criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. El propio comité reconocía entonces que dicha postura excluía muchas donaciones de bajo riesgo y permitía otras potencialmente más peligrosas. Cuatro años después, en 2014, la FDA recomendaba por fin levantar la prohibición, aunque manteniéndola de facto: solo los gais célibes durante un año podrán donar. Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009) y Reino Unido (en 2011), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que quieren donar sangre un año de abstinencia, aunque algo menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales.

Más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en México y Chile, por mencionar dos países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012 y 2013 (respectivamente) la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

Portugal, a la espera de que el IPST y el Ministerio portugués de Salud hagan públicas las directrices oficiales (por el momento solo se ha conocido el acuerdo del grupo de trabajo del IPST), se sumaría a este grupo de países que mantienen una política discriminatoria expresa hacia los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, que simplemente por ello serían considerados personas de riesgo… aunque sus prácticas no lo sean. Eso sí, el criterio de “suspensión definitiva” pasaría a ser “de suspensión temporal”, estableciéndose un periodo de tiempo de entre seis y doce meses desde la última relación sexual, además de un procedimiento de evaluación individual del riesgo.

Prohibiciones avaladas por la justicia europea

Lo preocupante es que este tipo de decisiones discriminatorias cuentan ahora con el aval del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en abril consideró que “puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, habida cuenta de la situación predominante en el Estado miembro de que se trate” (reproducción del comunicado de prensa en castellano del tribunal). Eso sí, el tribunal intentó matizar su fallo añadiendo que para que un estado prohíba a los homosexuales donar sangre “es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH, y que no existen técnicas eficaces de detección o métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores”.

La sentencia del alto tribunal europeo tiene su origen en Francia: en abril de 2009, un médico del Établissement Français du Sang rechazó la sangre de Geoffrey Léger porque este había tenido una relación sexual con otro hombre (tal y como contempla la normativa francesa). Pero Léger recurrió, razón por la cual el Tribunal Administrativo de Estrasburgo acabó preguntando al Tribunal de Justicia de la Unión Europea si esa exclusión permanente era compatible con la directiva que determina que las personas cuya conducta sexual supone un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre sean excluidas permanentemente de la donación de sangre (se trata, en concreto, de la directiva 2004/33/CE).

En palabras llanas, lo que la justicia francesa preguntó a la europea es si el hecho que un hombre tenga relaciones con otro hombre podía ser considerado “de alto riesgo” para así encajar la discriminación como una consecuencia de la directiva. Y la justicia europea, atribuyéndose una autoridad científica de la que carece, respondió que sí, obviando un principio fundamental y básico: que para prevenir la transmisión del VIH debe atenderse a la existencia o no de prácticas de riesgo, con independencia del sexo de las personas que las practican.

Eso sí, lanzada la piedra, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea escondió la mano, y consideró que en el caso francés quizá sí pueda bordearse la discriminación ya que “no cabe excluir la posibilidad de que el VIH pueda detectarse mediante técnicas eficaces que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores (…) De no existir tales técnicas, el Tribunal Administrativo de Estrasburgo deberá determinar si existen o no métodos que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores y sean menos coercitivos que la exclusión permanente de la donación de sangre y, en particular, si el cuestionario y la entrevista personal a cargo de un profesional sanitario pueden permitir identificar con más precisión las conductas sexuales de riesgo”.

Matizaciones que no impiden considerar muy grave una sentencia cuya argumentación facilita a cualquier estado miembro de la Unión Europea la posibilidad de discriminar legalmente, en pleno año 2015, a los varones homo y bisexuales.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En Perú, una mujer es rechazada como donante de sangre por ser lesbiana

Lunes, 13 de julio de 2015

jennytrujilloUna mujer lesbiana de Perú es rechazada como donante de sangre para su sobrino menor de edad por la homofobia de las enfermeras de la clínica.

Jenny Trujillo es el nombre de la ingeniera geóloga peruana que fue discriminada del proceso de donación de sangre a su sobrino de ocho años por ser considerada dentro de un grupo factor de riesgo debido al hecho de ser lesbiana.

El centro de salud en que tuvo lugar dicha discriminación fue Clínica Anglo Americana. La mujer denunció éste acto tras rellenar un formulario previo a la donación y ser acusada por parte de los médicos de dicha clínica de no haberlo hecho correctamente al haber ocultado su “riesgo de infección” por ser homosexual.

La aludida pidió una disculpa por parte de las enfermeras, quienes justificaron su actitud argumentando que “no tenía buenas venas” para extraer sangre. Así, el centro emitió un comunicado que fue difundido la noche del martes por el canal América Televisión, en el que rechazaba cualquier tipo de discriminación por orientación sexual y argumentó que el formulario entregado a la afectada cumple con la legalidad vigente.

Tras esto, Jenny consideró que tal acto era claramente denunciable así como injustamente discriminatorio: “Me sentí muy mal cuando me preguntaron si mi familia era conocedora de mi opción sexual. No me considero una persona de riesgo porque sé a lo que se refieren. Mi pareja tiene un bebé 11 meses, y no por ser homosexuales tenemos que ser irresponsables, promiscuos o infieles”, explicó Trujillo.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

James Costos, embajador de Estados Unidos en España abiertamente gay, dona sangre en Madrid

Viernes, 15 de mayo de 2015

costos-e1431511946451El embajador de Estados Unidos en España, el abiertamente gay James Costos, ha subido a la cuenta de Instagram que comparte con su pareja una fotografía en la que se muestra donando sangre en Madrid, a la vez que anima a todo el mundo a hacerlo. La casualidad ha hecho que la fecha de la fotografía coincida de forma aproximada en el tiempo con la discriminadora y anticientífica sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que justifica la exclusión permanente de la donación de sangre en determinados países a los hombres que mantienen sexo con hombres.

James Costos aparece sonriente y orgulloso en la fotografía que muestra su colaboración con la campaña de donación de sangre auspiciada por la Cruz Roja. Acompaña a la imagen el siguiente texto: “Me he unido al equipo de la embajada de Estados Unidos en Madrid en donar sangre. Por favor, uníos a nosotros, se siente uno bien donando…  ¡confiad en mí! Gracias. #cruzroja”. En los comentarios a la instantánea, aparte de las felicitaciones por la generosidad que representa la donación de sangre, algunos se extrañan porque haya podido hacerlo siendo abiertamente gay. Rápidamente les responden que en España no hay discriminación al respecto.

También lo recalcan algunos de los medios internacionales que han recogido la noticia: “En España los donantes son examinados en función de sus factores de riesgo”. En efecto, en España la ley establece la exclusiónde la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de la orientación sexual. El resultado de ajustarse a los criterios estrictamente científicos, y no a los prejuicios o las especulaciones, es que en los últimos diez años no se ha producido en España ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados.

La difusión de la imagen de James Costos, uno de los embajadores abiertamente gais nombrados por la administración presidida por Barack Obama, adquiere mayor relevancia dado estupor que ha causado la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, quien a instancias de la justicia francesa, país donde la donación de sangre les está prohibida a hombres que hayan mantenido sexo con otros hombres, ha considerado que “puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, habida cuenta de la situación predominante en el Estado miembro de que se trate”. Resulta altamente preocupante que una institución del calado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea pueda emitir, en pleno siglo XXI, una sentencia en la que de una forma tan obvia se anteponga el prejuicio a la evidencia científica para justificar una discriminación.

No podría hacerlo en su propio país

Pero la fotografía y el mensaje del embajador Costos también es relevante porque la donación de sangre que ha efectuado no sería posible en el propio país al que representa. En los Estados Unidos aún se mantiene la prohibición de donar sangre a los hombres homosexuales, pese al criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. Recientemente la FDA (Food and Drug Administration, la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos, productos sanitarios y alimentos) ha decidido recomendar que los hombres que mantengan relaciones sexuales con otros hombres sí que puedan donar sangre, pero siempre y cuando no lo hayan hecho durante un año. Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009) y Reino Unido (en 2011), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que quieren donar sangre un año de abstinencia, aunque algo menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales.

Más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó de su normativa la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en México y Chile, por mencionar dos países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012 y 2013 (respectivamente) la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tribunal de Justicia de la Unión Europea permite a los países discriminar para que los gays no donen sangre

Jueves, 30 de abril de 2015

donacion-sangre-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielEl Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha considerado que los homosexuales pueden ser excluidos permanentemente de donar sangre si lo justifica la situación sanitaria en su país.

Colegas califica de “inaudita” e “injusta” esta decisión y pide a Europa que “reaccione ante este atropello antes de que sea tarde”.

Es posiblemente la sentencia más preocupante de la que nos hemos hecho eco en nuestros casi diez años de existencia. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea considera que “puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, habida cuenta de la situación predominante en el Estado miembro de que se trate” (reproducción literal del comunicado de prensa en castellano del tribunal). Más allá del litigio concreto, el que una institución así anteponga un prejuicio social a la evidencia científica para justificar la discriminación de un colectivo supone un retroceso que bien podemos calificar de histórico.

Este miércoles 29 de abril, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido una discriminatoria sentencia que permite excluir a los homosexuales de la donación de sangre. Así, a partir de ahora un Estado miembro pueda establecer una excepción permanente con hombres que hayan mantenido relaciones sexuales con otros hombres por el “alto riesgo” de contraer enfermedades infecciosas que presentan. El tribunal, no obstante, deja en manos de la justicia francesa -la que elevó la cuestión a instancias europea- decidir si las leyes de ese país son proporcionales al riesgo y si la evidencia científica disponible basta para justificar tal medida.

El origen de esta sentencia surgió en el 29 de abril de 2009, cuando en la ciudad francesa de Metz un médico rechazó la donación de sangre del señor Léger porque este había mantenido relaciones homosexuales. Tal negativa estaba basada en una orden ministerial francesa que permite excluir permanentemente a los homosexuales de la donación. El donante recurrió la decisión al considerar que esa norma infringe las normas europeas y el Tribunal Administrativo de Estrasburgo, encargado de pronunciarse sobre el litigio, elevó la cuestión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que se pronunciase, tal como apunta la agencia EFE, y si esa exclusión permanente es compatible con la directiva que determina que las personas cuya conducta sexual supone un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre sean excluidas permanentemente de la donación de sangre (se trata, en concreto, de la directiva 2004/33/CE).  La sentencia europea, por tanto, tiene amplia repercusión porque vincula a cualquier otro tribunal europeo que se enfrente a un caso similar, no solo al que preguntó.

En palabras llanas, lo que la justicia francesa ha preguntado a la europea es si el hecho que un hombre tenga relaciones con otro hombre puede ser considerado “de alto riesgo” para así encajar la discriminación como una consecuencia de la directiva. Y la justicia europea, atribuyéndose una autoridad científica de la que carece, responde que sí, obviando un principio fundamental y básico: que para prevenir la transmisión del VIH debe atenderse a la existencia o no de prácticas de riesgo, con independencia del sexo de las personas que las practican. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se atreve incluso a argumentar, para reforzar su postura, que “en el periodo comprendido entre 2003 y 2008 la práctica totalidad de las contaminaciones por el VIH se ha debido a una relación sexual, y la mitad de las nuevas contaminaciones afectan a hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres”.

El alto tribunal europeo con sede en Luxemburgo determinó que “para ello es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH“. También corresponderá al país en cuestión demostrar que “no existen técnicas eficaces de detección o métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores“. Lanzada la piedra, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea esconde la mano, y considera que en el caso francés quizá sí pueda bordearse la discriminación ya que “no cabe excluir la posibilidad de que el VIH pueda detectarse mediante técnicas eficaces que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores. El tribunal nacional deberá verificar si existen estas técnicas, teniendo en cuenta que las pruebas deben realizarse siguiendo los procedimientos científicos y técnicos más recientes. De no existir tales técnicas, el Tribunal Administrativo de Estrasburgo deberá determinar si existen o no métodos que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores y sean menos coercitivos que la exclusión permanente de la donación de sangre y, en particular, si el cuestionario y la entrevista personal a cargo de un profesional sanitario pueden permitir identificar con más precisión las conductas sexuales de riesgo”.

La directiva comunitaria indica también que las personas cuya conducta sexual supone un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre quedan excluidas permanentemente de la donación de sangre, recordó el Tribunal europeo. En su sentencia de hoy el TJUE declara que la corte de Estrasburgo “deberá determinar si en Francia un hombre que ha tenido relaciones sexuales con otro hombre está expuesto a un elevado riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre” y para ello tendrá que tener en cuenta la situación epidemiológica en Francia.

La corte europea señaló también que según datos europeos entre 2003 y 2008 la práctica totalidad de las contaminaciones por el VIH se debió a una relación sexual, y la mitad de las nuevas contaminaciones afectan a hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres. También indica que “en ese mismo periodo, estos últimos constituían la población más afectada por la contaminación por el VIH, en un porcentaje 200 veces superior al de la población heterosexual francesa”. Agrega también que “de entre todos los países de Europa y de Asia central, Francia es el que presenta una mayor prevalencia del VIH en el grupo de los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres”.

Al respecto de la normativa francesa, indica la corte que “puede entrañar una discriminación por razón de la orientación sexual en contra de las personas homosexuales de sexo masculino”. La corte europea subraya que “sólo se pueden introducir limitaciones al ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE cuando éstas sean necesarias y respondan efectivamente a objetivos de interés general reconocidos por la UE o a la necesidad de proteger los derechos y libertades de los demás“. También señala que el TJUE “no resuelve el litigio nacional” y que es la justicia nacional quien debe hacerlo conforme a la decisión del europeo, que “vincula igualmente a los demás tribunales nacionales que conozcan de un problema similar”.

Consciente del alcance de una decisión así, el tribunal con sede en Luxemburgo insta al tribunal francés –y a cualquier otro que examine una demanda de este tipo- a que garantice que la medida es proporcionada. “Una contraindicación permanente para la donación de sangre aplicable a la totalidad del grupo constituido por los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres solo resulta proporcionada si no existen métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores”, indica la sentencia. Medio centenar de países en el mundo tienen la donación prohibida a los homosexuales.

En la práctica, será cada tribunal nacional el que decida si la sanidad pública de su país tiene alternativas para garantizar la seguridad de las donaciones de sangre. El Gobierno francés alega que existe un periodo inmediatamente posterior a la infección viral en el que, aunque se hagan pruebas de VIH, no es posible detectar el virus en el enfermo, aunque parece que los heterosexuales son inmunes a este virus, pues para ellos no hay esa ventana de precaución. Aun así, los datos que supuestamente justifican esa mayor situación de riesgo entre el colectivo homosexual resultan dudosos. Entre 2003 y 2008, casi todas las contaminaciones de sida se produjeron por contacto sexual y el 48% de las nuevas, por hombres que mantuvieron relaciones homosexuales (nada se dice del 52% restante). Este colectivo gay constituía la población más afectada por el VIH, en un porcentaje 200 veces superior al de los heterosexuales franceses. Y Francia es el país de Europa y Asia central que presenta mayor prevalencia entre los homosexuales, según la información del tribunal.

El daño,  ya está hecho. Haga lo que haga finalmente la justicia francesa, el alto tribunal europeo ya ha construido una argumentación jurídica que facilita a cualquier estado miembro de la Unión la posibilidad de discriminar legalmente.

Sanidad recuerda que en España no se pregunta si se es homosexual para donar sangre

Hace años que los expertos consideran obsoleto prohibir donar en función de la orientación sexual. En España, por ejemplo, la ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de la orientación sexual. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley marca que se excluya la donación “durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año. Hay que tener en cuenta que la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos. Y aunque existe la posibilidad de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” entre el momento preciso de la transmisión y el momento en que las pruebas dan positivo, la introducción de pruebas más sensibles (que detectan material genético del virus en lugar de anticuerpos) ha reducido este periodo ventana al mínimo. Como bien señala el diario El País, en los últimos diez años no se ha producido en España ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados (y no es que la situación epidemiológica del VIH en el colectivo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres sea en España mucho mejor que en Francia).

En España Sanidad ha tenido que salir a aclarar que en este país no se pregunta si se es homosexual a la hora de donar, y que en la última década no ha habido “ni un sólo contagio de virus como el VIH o la Hepatitis”. Así lo ha recordado este miércoles el Ministerio de Sanidad, que dispone de un sistema de “hemovigilancia” que monitoriza estos sucesos.

Fuentes consultadas por la agencia de comunicación Europa Press se referían así a la citada sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea según la cual puede “estar justificado”, como hace Francia, prohibir que los hombres homosexuales donen sangre, eso sí, no habiendo protocolos sanitarios eficaces para cribar si la donación está sana o por el contrario, porta enfermedad.

Desde el departamento que dirige Alfonso Alonso, inciden en que “España cuenta con unos requisitos clínicos que garantizan la seguridad de los receptores” y que “no pasan por preguntar la orientación sexual de nadie” que se acerque a donar sangre.

En particular, destacan que se hacen “entrevistas” a los futuros posibles donantes pero también “pruebas para ciertos virus” una vez se ha recogido la muestra de sangre y si se detecta alguna afectada, esta “se desecha”. “Son sistemas de vigilancia“, según explican, para tener la “garantía de que no hay riesgo de un contagio”.

Sin embargo son muchos los países en los que el peso del prejuicio es mayor que la evidencia científica. Es el caso de los Estados Unidos, donde este tema viene siendo objeto de debate desde hace varios años. En 2010, de hecho, la FDA (Food and Drug Administración, la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos) sorprendía al decidir el mantenimiento de la prohibición pese al criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. El propio comité reconocía entonces que dicha postura excluía muchas donaciones de bajo riesgo y permitía otras potencialmente más peligrosas. Cuatro años después, en 2014, la FDA recomendaba por fin levantar la prohibición, aunque manteniéndola de facto: solo los gais célibes durante un año podrán donar. Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009) y Reino Unido (en 2011), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que quieren donar sangre un año de abstinencia, aunque algo menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales.

Más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó de su normativa la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en México y Chile, por mencionar dos países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012 y 2013 (respectivamente) la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

Sentencia “injusta” e “inaudita”

Las reacciones de los colectivos LGTB y de lucha contra el VIH no se han hecho esperar. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) “recuerda que el género de las parejas sexuales no es un criterio de riesgo en la transmisión de ninguna infección, tampoco del VIH”. “Para la FELGTB, la alta prevalencia de VIH en hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres comparada con población general no justifica la exclusión porque con las pruebas diagnósticas con las que cuenta un país como Francia, se puede detectar la infección del VIH en sangre, en el caso de darse. Las prácticas sexuales con riesgo para la transmisión del VIH están perfectamente descritas y determinadas y no tienen que ver con la orientación sexual de las personas”, añade. “Francia, como Canadá o Reino Unido, deben revisar sus legislaciones y basarlas en criterios científicos y no estigmatizantes. La exclusión per se de una persona por ser homosexual o bisexual es discriminatoria e insostenible en unos países cuyas legislaciones deben garantizar la igualdad”, ha afirmado el presidente de la organización, Jesús Generelo.

Para Fundación Triángulo, en palabras de su presidente José María Núñez, “resulta inadmisible que en pleno siglo XXI veamos cómo el mas alto tribunal de la Unión Europea ampara la discriminación, y mas aún que esta se produzca en Francia. Ningún criterio científico puede avalar que a un ciudadano se le impida realizar donaciones de sangre por mantener relaciones homosexuales. Hace tiempo que la comunidad científica tiene claro que no existen grupos sociales de riesgo ante las enfermedades de transmisión sexual, sino conductas de riesgo. El hecho de que la prevalencia de transmisión de VIH sea mayor entre hombres que tienen sexo con hombres no justifica esta prohibición, porque toda la sangre donada se analiza, porque prácticas de riesgo las pueden tener heterosexuales, bisexuales y homosexuales, y porque además el periodo ventana existe para todos. No es de recibo que la sanidad pública de cualquier país europeo pueda no garantizar un correcto proceso de donaciones de sangre, por lo que la discriminación ante las donaciones a los homosexuales ni se justifica ni se puede permitir. La Unión Europea debería instar a los cambios normativos necesarios para que no pueda tener lugar en ningún país miembro”.

Desde la Confederación Española LGBT COLEGAS aseguran estar “sorprendidos e indignados por esta polémica sentencia del Tribunal Europeo de Justicia. Nos parece inaudito que una sentencia de este calibre pueda afectar y poner dudas en las actuales leyes permisivas sobre la donación de sangre a homosexuales que abundan en la mayoría de los países europeos. La mayoría de países occidentales que hasta hace poco tenían leyes prohibitorias las están aboliendo tras las sólidas evidencias científicas que avalan los controles existentes para detectar el virus VIH, como Estados Unidos que las permite de nuevo tras prohibirlas durante 31 años”. “Esta polémica sentencia vuelve a poner la diana en el grupo de los homosexuales o de Hombres que tienen sexo con Hombres (HSH), como principales responsables de la expansión del VIH en el mundo. Creíamos que hace años que habíamos superado que los culpables del mal llamado ‘cáncer rosa’ no eramos los homosexuales, sino las prácticas de riesgo de algunos homosexuales y también de heterosexuales por supuesto. Nos negamos a pagar justos por pecadores. No todos los homosexuales tenemos prácticas de riesgo, y no todas las prácticas de riesgo son realizadas por homosexuales”, afirma Paco Ramírez, presidente de COLEGAS. “Esta sentencia además de injusta y discriminatoria es peligrosa al dar argumentos a la minoría de violentos de la sociedad que aún no acepta la diversidad sexual para volver a ser diana del odio y podrían incrementar la discriminación y las agresiones en la sociedad. También dará alas a las teorías de la conspiración que nos señalan como iniciadores y propagadores de la pandemia del SIDA”, continúa Ramírez. “Europa y España debe reaccionar ante este atropello antes de que sea tarde. Como miembros del Comité Asesor y Consultivo de ONGs de la Comisión Nacional de Coordinación y Seguimiento de Programas de Prevención del Sida(COAC), COLEGAS propondrá un rechazo total a esta sentencia”, finaliza Ramírez.

Son solo algunos ejemplos. En parecidos términos se han expresado Projecte dels NOMS-Hispanosida, XEGA, Algarabía, etc. El gerente de CESIDA (Coordinadora Estatal de VIH/Sida), Toni Poveda, aseguraba a El País que “hay tecnología para asegurar esto sin necesidad de aplicar una medida que es discriminatoria, obsoleta y que, además, puede llevar a una relajación a otras poblaciones que pueden pensar que a ellas no les afecta el VIH”.

 

#MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra y #StopHomofobia: las redes responden ante la prohibición a los gays de donar sangre

noticias_file_foto_996497_1430317477Por este motivo, las redes sociales han estallado en protestas con el hastag #StopHomofobia y #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra. Recopilamos algunos de los mejores tuits que se han publicado, incluso algunos rostros populares, como el periodista Oriol Nolís o la cantante María Carrasco:

“Homofobia intolerable en el seno de la UE. ¡Vergonzoso! #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra #Europa #gay #StopHomofobia” @OriolNolis

“Si no quedara sangre bien que aceptarían la nuestra #StopHomofobia@SrPaceWolf

“O sea, que si quiero a alguien de mi mismo sexo no puedo donar sangre. Ojalá sus vidas dependan alguna vez de nuestra sangre. #StopHomofobia@SheilaCP_98

 “Hola, buenas, aquí os traigo mi certificado de heterosexualidad, ¿puedo donar ya?” #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra@OvejaPelirroja

“Ahora resulta que tendré la sangre diferente y no se puede donar no vaya a contagiar a alguien…Que asco de UE #StopHomofobia” @RobertoJotaG

“¿Perdón? ¿Impedir donar sangre por ser homosexual en pleno siglo XXI? ¿Pero qué tipo de broma es esta? #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra”  @Maria_CarrascoJ

“Parece vergonzoso que a nivel europeo, un continente entero supuestamente desarrollado, planteen si quiera una ley así. #StopHomofobia” @IhumeWild

“¿Grupo sanguíneo? Señale: – maricón – bollera – le doy a tó ¿Así lo vais a hacer ahora @EUCourtPress ? #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra@MaluYVane

Un precedente inquietante

En cualquier caso, lo que más preocupante resulta a nuestro juicio es que una institución del calado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea pueda emitir, en pleno siglo XXI, una sentencia en la que de una forma tan obvia se anteponga el prejuicio a la evidencia científica para justificar una discriminación. No es, desde luego, un buen presagio.

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Irlanda del Norte reconoce que no tiene bases para prohibir las donaciones de sangre de homosexuales, mientras en Canadá, la Universidad de British Columbia,ha anunciado que sí acepta estas donaciones.

Jueves, 12 de febrero de 2015

donacion-sangre-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielEl Departamento de Salud de Irlanda del Norte ha reconocido públicamente que no tiene ningún tipo de razones para prohibir las donaciones de sangre por parte de hombres homosexuales y que, de basar sus decisiones en la ciencia, no estaría prohibiendo las donaciones de sangre de estas personas.

En la actualidad, el gobierno de Irlanda del Norte prohíbe que cualquier hombre abiertamente homosexual pueda donar sangre, sin importar el tiempo que haya pasado desde su última relación sexual, por lo que obliga a la ciudadanía homosexual a mentir sobre su identidad sexual si quiere donar sangre.

Dicha prohibición contra la donación de sangre por parte de hombres abiertamente homosexuales no tiene ningún tipo de excepción, por lo que da igual si el donante en cuestión lleva años sin mantener relaciones sexuales.

La cadena pública británica BBC, tras solicitar al gobierno de Irlanda del Norte que indique los motivos que le llevan a imponer una normativa homófoba, ha conseguido que el Departamento de Salud de Irlanda del Norte reconozca que su decisión no tiene ningún tipo de base científica.

El gobierno de Irlanda del Norte ha respondido a la BBC indicando que “no poseemos ningún tipo de documento en relación con la evidencia médica en la que alegamos basarnos para mantener la prohibición de donar sangre de forma permanente para hombres que han tenido relaciones sexuales con hombres”.

Por contra, una universidad canadiense está aceptando donaciones de sangre de hombres homosexuales.

La Universidad de British Columbia, en Canadá, ha anunciado que acepta donaciones de sangre de hombres homosexuales, sin importar cuando hayan mantenido relaciones sexuales. El centro universitario usa las donaciones para proyectos de investigación.

El centro universitario ha alegado que no está incumpliendo las leyes canadienses al aceptar donaciones de sangre de hombres homosexuales que no se han abstenido de mantener sexo en los últimos 5 años. Desde la Universidad de British Columbia han expresado que la ley les permite aceptar dichas donaciones de sangre si, como es su caso, las destinarán a proyectos de investigación realizados por sus estudiantes en el centro educativo.

El anuncio es noticia porque el Servicio de Sangre de Canadá continúa prohibiendo en 2015 que los hombres homosexuales puedan donar sangre si no se han abstenido de mantener relaciones sexuales durante al menos 5 años, medida que no es exigida a los ciudadanos heterosexuales.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Estados Unidos levanta la prohibición a los gais de donar sangre… solo si llevan un año sin mantener relaciones

Sábado, 27 de diciembre de 2014

donacion_sangreTímido paso adelante de la FDA (Food and Drug Administración), la agencia federal responsable de la regulación de medicamentos, productos sanitarios y alimentos en Estados Unidos, cuyo panel de expertos ha decidido recomendar que los hombres que mantengan relaciones sexuales con otros hombres puedan por fin donar sangre, siempre y cuando no lo hayan hecho durante un año. Una decisión que mantiene, aunque sea de forma parcial, la discriminación explícita de los varones homosexuales y bisexuales. Todo ello pese a que los expertos hace años que consideran obsoleto prohibir donar en función de la orientación sexual y no de las conductas de riesgo.

En España, por ejemplo, la ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de la orientación sexual. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley marca que se excluya la donación “durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año. Hay que tener en cuenta que la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos, pero existe la posibilidad teórica de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” de varias semanas entre el momento preciso de la infección y el momento en que las pruebas comunes dan positivo.

Sin embargo son muchos los países en los que el peso del prejuicio es mayor que la evidencia científica. Es el caso de los Estados Unidos, donde este tema viene siendo objeto de debate desde hace varios años. En 2010, de hecho, la FDA sorprendía al decidir el mantenimiento de la prohibición pese al criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. El propio comité reconocía entonces, curiosamente, que dicha postura excluía muchas donaciones de bajo riesgo mientras que permitía otras potencialmente más peligrosas. Cuatro años más tenido que pasar para que la FDA levante la prohibición, aunque manteniéndola de facto: solo los gais célibes durante un año podrán donar. Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009) y Reino Unido (en 2011), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones homosexuales y que quieren donar sangre un año de abstinencia, aunque algo menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales.

Más razonables han sido los cambios de normativa en Alemania, que eliminó de su normativa la mención explícita a la homosexualidad en 2010, o en México y Chile, por mencionar dos países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012 y 2013 (respectivamente) la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

Decisión “ofensiva y dañina” para algunos activistas

Aunque se considere un cierto avance sobre la situación previa, la que será nueva reglamentación sobre donación de sangre en Estados Unidos -que se implementará a lo largo de 2015- sigue siendo vista de hecho como discriminatoria por los activistas en favor de los derechos LGTB y de las personas con VIH, que consideran además que no contribuirá a la lucha contra el estigma.

Especialmente dura ha sido, por ejemplo, la reacción de Gay Men’s Health Crisis (GMHC), una de las más batalladoras ONG estadounidenses de lucha contra el VIH/sida, con sede en Nueva York, que considera la decisión de la FDA es “ofensiva y dañina”. Para GMHC, los expertos de la FDA deberían hacer caso de las ya mencionadas Cruz Roja, Asociación Médica Americana o Asociación Americana de Bancos de Sangre y preocuparse de implementar un sistema de cribado basado en las prácticas de riesgo para la infección por VIH, con independencia de si se es gay, bisexual o heterosexual. “El VIH se transmite por lo que haces, no por lo que eres”, expresa en su comunicado GMHC.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La justicia europea ve ilegal la prohibición a las personas homosexuales para donar sangre

Lunes, 21 de julio de 2014

donacion-sangre-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielEl fallo se refiere en concreto a la legislación francesa, que prohíbe de manera permanente la donación de sangre a los hombres que mantengan o hayan mantenido relaciones sexuales con otros hombres.

El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), Paolo Mengozzi, ha dictaminado este jueves que la exclusión permanente de los homosexuales de la donación de sangre vulnera la legislación comunitaria.

A raíz de una denuncia de un ciudadano homosexual francés que deseaba donar sangre, el tribunal administrativo de Estrasburgo preguntó a la justicia europea si esta prohibición es compatible con la legislación de la UE. Esta legislación excluye de forma permanente a las personas cuya conducta sexual suponga un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves que puedan ser transmitidas por la sangre.

Varios países europeos, como Francia, Andorra o el Reino Unido, prohíben la donación de sangre a los homosexuales por miedo a la transmisión del sida. De hecho, la legislación francesa prohíbe desde 1983 a los homosexuales participar en transfusiones. Aunque el personal sanitario galo rara vez aplica el texto, un decreto galo de 2009 relanza y perfecciona esa prohibición, pese a la oposición del cuerpo médico y a que sus supuestas bases científicas están muy cuestionadas. La polémica circular francesa autoriza a excluir de una donación de sangre a cualquier varón que responda de manera afirmativa a la pregunta: “¿Ha tenido relaciones sexuales con hombres?”. En su día, la extitular de Sanidad, la conservadora Roselyne Bachelot (bajo la presidencia de Nicolás Sarkozy), la calificó de ‘una cuestión de seguridad transfusional’. Bachelot desató la polémica en una entrevista concedida al diario Libération, al afirmar: “Los datos epidemiológicos son incuestionables. Entre un 10% y un 18% de los gays están contaminados, cuando ese porcentaje es de un 0,2% para los heterosexuales. Y zanjó: Hay un riesgo, y ese riesgo es demasiado elevado“.

En su día, la validez de los datos que manejaba la exministra fueron duramente atacados por la asociación antidiscriminación Act-UP. El colectivo recordó que dos de cada tres nuevas contaminaciones con el virus del sida se producen entre heterosexuales, y subrayó un elemento que escapó a la ministra. Sólo el hecho de tener relaciones protegidas y el hecho de haber efectuado el test del virus garantizas que la sangre está libre de contaminación. Algo que los cuestionarios impuestos por la ministra no citan. Sin embargo en 2012, el presidente galo François Hollande acordó que hombres homosexuales y bisexuales no deben ser excluidos de la donación de sangre.

En sus conclusiones, el abogado general considera que “el mero hecho de que un hombre mantenga o haya mantenido relaciones sexuales con otro hombre no constituye una ‘conducta sexual’, en el sentido de la directiva, que justifique su exclusión permanente de la donación de sangre“.

A su juicio, el criterio establecido por Francia está formulado de un modo “demasiado amplio y demasiado genérico”, mientras que la directiva “exige la identificación de una conducta y de una actitud precisas que expongan al posible donante a un riesgo elevado de infección“.

“Al excluir de forma definitiva de la donación de sangre a todo hombre que mantenga o haya mantenido relaciones sexuales con otro hombre, la normativa francesa introduce una evidente discriminación indirecta fundada en la combinación del sexo (los hombres) y de la orientación sexual (la homosexualidad y la bisexualidad)“, apunta el abogado general.

donacion-sangre1En su opinión, esta diferencia de trato puede estar justificada por el objetivo legítimo de reducir al máximo los riesgos de infección de los receptores, pero “puede ir más allá de lo necesario para lograrlo”, incumpliendo así el principio de proporcionalidad.

El abogado general destaca asimismo que la normativa francesa es incoherente, pues no existen contraindicaciones específicas que afecten a una mujer cuya pareja mantenga o haya mantenido relaciones sexuales con otros hombres. Por otra parte, una persona cuya pareja es seropositiva sólo está sujeta a una contraindicación temporal de cuatro meses, mientras que en tal caso la exposición al riesgo es real.

Finalmente, el fallo compara el supuesto de un hombre que ha tenido, una vez en su vida o de forma ocasional, una relación homosexual protegida, que queda excluido de forma definitiva de la donación de sangre, con el de una persona heterosexual que mantenga regularmente relaciones no protegidas, a quien, sin embargo, sólo afectará una contraindicación temporal.

‘Siendo un hombre gay o bisexual no debe significar una suspensión de por vida de donación de sangre en muchos países europeos’, según el Tribunal de Justicia Europeo. El abogado europeísta, Paulo Mengozzi, ha sugerido que cada donante de sangre debe ser evaluado de manera individual antes de ser excluidos de forma automática. Mengozzi señaló que la directiva de la UE establece claramente que cualquier grupo que tiene una conducta sexual de alto riesgo debe ser excluido en la donación de sangre. ‘Como la homosexualidad, en sí misma, no es inherentemente de riesgo, los hombres homosexuales y bisexuales no entran dentro de la prohibición’, ha asegurado el abogado..

Las opiniones del abogado general no vinculan al Tribunal de Justicia, aunque éste suele seguir sus recomendaciones en el 80% de los casos. Los jueces empiezan ahora a deliberar y la sentencia final se dictará en los próximos meses.

Paulo Côrte-Real, co-presidente del Consejo Ejecutivo de ILGA-Europe, ha asegurado: “Esta es una opinión muy importante que identifica claramente el problema principal con este tipo de prohibiciones: la identidad de una persona o de una sexualidad particular, como tal, no representa un factor de riesgo en la donación de sangre y las autoridades responsables de garantizar la seguridad pública debe tener en cuenta el comportamiento sexual individual de cada donantes de sangre y sopesar si puede suponer una conducta de riesgo. Esperamos que la Corte se pronuncie de acuerdo con las conclusiones del Abogado General y que tales prácticas discriminatorias pueden ser abolidas.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.