Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Occupy Pedofilyaj’

Visto para sentencia el juicio contra los «Pilla-Pilla», el grupo que a finales de 2013 se dedicó a «cazar» homosexuales y difundir en vídeo cómo los humillaban

Sábado, 23 de noviembre de 2019

1516210488_671881_1516210903_noticia_normalEl pasado viernes quedó visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Granollers el juicio contra los «Pilla Pilla», el infame grupo homófobo que, a imitación de los neonazis rusos de Occupy Pedofilyaj, se dedicó a finales de 2013 a hostigar, en los alrededores de Barcelona, a homosexuales con los que contactaban a través de chats. La Fiscalía solicita penas de 21 años de prisión para sus dos cabecillas, acusados de tres delitos contra la integridad moral y dos contra la intimidad, además de condenas de 15, 6 y 2 años de prisión para otros cuatro acusados, uno de ellos menor de edad en el momento de los hechos.

El juicio se celebró la pasada semana y en él se personaron además como acusación particular la Comisió Unitària 28 de Juny (que agrupa a diversos colectivos LGTBI catalanes), la FELGTB, la Fundación Triángulo y el Movimiento contra la Intolerancia, representados por la abogada Laia Serra. Las sesiones del juicio, en cualquier caso, no han arrojado sorpresas sobre lo que ya se conocía. El «proyecto Pilla-Pilla», liderado por el joven de origen ucraniano Mikola Zatkalnitsky, alias «El Rusky», fue desarticulado por los Mossos d’Esquadra a finales de 2013. Durante aquellos días, su actividad alcanzó gran eco en redes sociales, gracias a su supuesta finalidad «cazapederastas», aunque pronto quedó claro que no era más que un grupo homófobo creado a imitación de Occupy Pedofilyaj, una red de grupúsculos rusos responsables de numerosos episodios de violencia contra personas LGTBI especialmente activa en esa época y con la que de hecho compartían simbología: un puño cerrado con el pulgar hacia arriba, aunque doblado. Los acusados, sin embargo, han mantenido que su intención era solo la de perseguir pederastas.

El fiscal contra los delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, describía en su acusación al menos tres ataques acreditados del grupo a víctimas en Granollers, todos ellos con el objetivo de «atemorizar, humillar y represaliar» a hombres homosexuales valiéndose de la «notable desproporción» de su fuerza numérica. Tras engañarla a través de las redes sociales, el grupo concertaba un encuentro con la víctima, a la que rodeaba por sorpresa para que no huyera, la retenía y la filmaba mientras la sometía a un interrogatorio humillante, con preguntas vejatorias sobre su condición sexual, que finalizaba con la coacción a la víctima para que dijera frente a una cámara que era un «pederasta». Les obligaba además a facilitar ante las cámaras su nombre completo y DNI para poder quedar libres. La mecánica era, en este sentido, calcada a la de los neonazis rusos, cuyos vídeos el propio Mikola Zatkalnitsky compartía en su perfil de VKontakte, principal red social rusa (en la que por desgracia sigue siendo posible acceder a numerosas de estas grabaciones en las que se maltrata a homosexuales).

El líder de Occupy Pedofilyaj, recordemos, era Maxim Martsinkevich, alias «Tesak», un famoso neonazi ruso que ya antes había sido el inspirador de Format 18, organización racista que pocos años antes se había hecho muy conocida por sus salvajes agresiones a ciudadanos no rusos. Martsinkevich fue condenado en 2014 a 5 años de prisión en su propio país, mientras que otros 6 integrantes de Occupy Pedofilyaj fueron condenados en 2015, también en Rusia, a entre 3 y 6 años de prisión.

Volviendo a los «Pilla-Pilla», hay que tener en cuenta que, también a imitación de los neonazis rusos, al maltrato del momento se unía el hecho de que los vídeos eran luego difundidos para escarnio de las víctimas, algo que la Fiscalía considera que causó un daño irreparable en su honor y en su dignidad. El fiscal destaca además que los ataques causaron un estado de alarma social entre el colectivo homosexual, que temió por su integridad y se vio gravemente afectado en su dignidad colectiva. Por todo ello, además de las penas de cárcel, el fiscal reclama indemnizaciones por valor de 31.000 euros euros para cada una de las tres víctimas y la prohibición de acercarse a un kilómetro de distancia. Por cierto, que meses después de la desarticulación del grupo se supo de su conexión con una agresión racista ocurrida en el metro de Barcelona.

El Observatori contra l’Homofòbia espera una sentencia justa

En declaraciones a dosmanzanas, Ton Mansilla, asesor jurídico del Observatori contra l’Homofòbia, ha expresado su esperanza en que el juicio derive en unas condenas justas. «Desde el Observatori valoramos muy positivamente que todas las acusaciones coincidieran en remarcar el agravio que supuso el ‘Proyecto Pilla-Pilla’ contra la dignidad de todo el colectivo LGTBI, así como el potencial lesivo de los hechos, que va más allá de las víctimas concretas», ha declarado. «Las entidades LGTBI esperamos una sentencia justa en términos de derechos humanos y de protección de las minorías, que mande un mensaje claro contra la impunidad de los grupos de extrema derecha, y a la vez suponga un paso más para romper el silencio de las víctimas de la LGTBIfobia. Tal y como remarcó la abogada de la acusación popular, Laia Serra, los Estados tienen la obligación de proteger a sus ciudadanos frente a los delitos de odio, según ha establecido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos», ha añadido Mansilla.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) espera una sentencia ejemplar ya que se trata de un juicio contra la homofobia de la extrema derecha.  Recuerda que la FELGTB, Movimiento contra la Intolerancia y Fundación Triángulo se presentaron como acusación popular junto a la Comisión Unitaria 28 de junio de Cataluña y participarán en el proceso como testigos.
La vocal de delitos de odio de FELGTB, Arantxa Mirandal, recuerda que relacionar la homosexualidad con la pederastia es una estrategia recurrente de la ultraderecha para desacreditar a las personas LGTBI y fomentar la LGTBIfobia. “Aún podemos recordar como Vox Massamagrell declaró a través de su cuenta de twitter el pasado verano que la celebración del Orgullo impone a los más pequeños una ideología que fomenta la pederastia”, explica.
En este sentido, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, defiende que “ante la normalización de los discursos de odio y el enaltecimiento de la LGTBIfobia en la esfera pública, necesitamos más que nunca una Ley Estatal LGTBI que, a través de la pedagogía, prevenga el odio a las personas LGTBI y garantice medidas de protección y reparación a las víctimas de violencia y discriminación debido a su orientación afectivo-sexual y/o a su identidad de género”.
FELGTB recuerda que, aunque entre el 60 y el 80% de los delitos de odio e incidentes discriminatorios contra personas LGTBI no se denuncian, solo en 2018, se registraron en España más de 600 agresiones contra miembros del colectivo.

Estaremos atentos.

Fuente Dosmanzanas/FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La policía de Indonesia detiene por “pornografía” a una pareja gay que subió a Facebook fotos besándose

Martes, 18 de octubre de 2016

indonesia_beso_gay_01-768x432Se acumulan las informaciones negativas procedentes de Indonesia en relación al colectivo LGTB. La radicalización política del país se está transformando en un hostigamiento hacia cualquier expresión igualitaria. En este sentido, la policía ha informado de la detención de una pareja gay por subir a su cuenta de Facebook unas fotos besándose, junto con un mensaje de amor. Las autoridades, sin embargo, han calificado las imágenes como “pornografía”. A estos hechos se suman el veto de aspirantes LGTB a plazas públicas, el cierre de la única escuela para personas trans de Indonesia y la persecución de webs LGTB y apps de contactos gais, entre otras cosas.

Aunque ya han sido puestos en libertad, la pareja gay que fue detenida en Indonesia por subir a Facebook unas fotografías afectivas se enfrenta a una posible pena de prisión de hasta siete años. Para las autoridades, estas imágenes representan un fomento de la “pornografía LGTB, al mostrar dos hombres besuqueándose”. En el país de mayoría musulmana más poblado del mundo la “lascivia pública” está perseguida por la ley y cualquier muestra de diversidad suele considerarse una “ofensa a la moralidad”.

Los dos jóvenes, de 22 y 24 años (en la fotografía superior), aparecen con los torsos desnudos compartiendo besos y otras muestras de cariño, junto al texto “nuestro amor durará para siempre”. Taufik, que publicó las imágenes, ya las ha retirado de su muro, disculpándose y asegurando que “no se volverá a repetir”. Una postura comprensible al pensar que su juicio puede convertirse en un escarnio público. De hecho, muchos usuarios le han escrito mensajes ofensivos y homófobos y aún así dice que seguirá pidiendo perdón.

780x580-noticias-anuncio-discriminatorio-de-indonesiaDesgraciadamente, las tropelías LGTBfóbicas se acumulan en Indonesia. Por ejemplo, el gobierno de Indonesia publica una anuncio en el que busca una persona para cubrir un puesto de embajador de la juventud entre cuyos requisitos indica que tiene que demostrar que no pertenece a la comunidad LGTB. Concretamente, el Gobierno está buscando jóvenes con “creatividad” para ocupar una plaza como embajador y, al parecer, solo las personas heterosexuales cuentan con este talento. La convocatoria de la administración incluye, de matera textual, la exigencia de que los candidatos sean “mentalmente sanos, que no sean promiscuos ni con comportamiento sexual desviado, incluyendo personas LGTB, que debe probar mediante certificado médico”, dice el anuncio publicado por el Gerakan Nasional Pemuda Kreatif (Movimiento Nacional creativo para jóvenes), que pretende atraer candidatos, de entre 20 y 27 años de edad, siempre que sean estrictamente heterosexuales, para cubrir un puesto para un programa del Ministerio de Juventud y Deportes que tiene como objetivo buscar a jóvenes creativos en todos los campos que generen proyectos para ayudar al país a reducir el desempleo juvenil.

Desde las redes sociales o han tardado en criticar la ironía de esta convocatoria que busca personas creativas que no sean gays, algo tradicionalmente asociado, precisamente, a las personas de la comunidad LGTB. Un defensor de la igualdad del colectivo LGTB se ha preguntado retóricamente: “¿no saben que [la comunidad LGTB] es la columna vertebral de las artes y la industria creativa?”.

Asimismo, grupos en defensa de los derechos humanos no han dejado de resaltar la fuerte atmósfera de discriminación hacia las personas homosexuales, bisexuales y transexuales a pesar de la legalidad de las relaciones entre personas del mismo sexo, una discriminación que no ha dejado de incrementarse en los últimos meses.

 No obstante, además del apoyo de algunas personas jóvenes hacia las personas LGBT, algunos funcionarios han advertido de que el creciente aumento del sentimiento homófobo perjudicará las posibilidades de detener el aumento de las infecciones de VIH en el país. Entre 2007 y 2015, el VIH entre hombres que mantuvieron relaciones con otros hombres en Indonesia pasó del 5,4% al 25,8%, en contraste con la caída de las tasas globales. En parte, el miedo a la discriminación influye en una reducción de las pruebas de detección y, a su vez, esto ocasiona que las personas infectadas no tomen las oportunas medidas de prevención.

Cierra la única escuela musulmana para personas trans

Hace tan solo unos días la única escuela musulmana de toda Indonesia que admitía  a alumnos trans se ha visto obligada a cerrar sus puertas al ser señalada como promotora de la “inmoralidad”. Hasta el momento de su cierre, este centro ha sido uno de los referentes de tolerancia de la comunidad LGTB en el mundo musulmán. Para Agnes Dwi Rusjiyati, coordinadora local del grupo activista Bhinneka Tunggal, “por desgracia, en los últimos años los grupos intolerantes han ido imponiendo sus creencias rígidas en las personas”.  Y en marzo se clausuró la única mezquita que admitía personas transexuales

La estigmatización del colectivo LGTB en el ámbito educativo se ha intensificado en Indonesia, especialmente, desde principios de este año. En enero, Muhammad Nasir, ministro de Estudios Superiores de este país asiático apelaba a “normas morales” para perseguir a los alumnos LGTB en la universidad. Pero el sentimiento de odio se ha propagado como un virus en el resto de niveles educativos.

Muhammad Nasir, a la sazón ministro de Investigación, Tecnología y Estudios Superiores, aseveraba que el colectivo LGTB representa “una grave amenaza para la nación”. Nasir, además, negaba que las universidades sean el marco para la “discusión” o la elaboración de “trabajos científicos” relacionados con la comunidad LGTB, una circunstancia que calificaba de “grave”, por ser contraria a la “moral”.

Prohibición de apps de contactos gais y castración química

En febrero, las autoridades indonesias anunciaban su intención de solicitar que Facebook y WhatsApp eliminaran los emojis que aludían a la comunidad LGBT y bloquearan ciertas cuentas de Tumblr por su contenido. Desde el pasado mes de septiembre, por orden del Gobierno de Indonesia, se ha bloqueado Grindr y otras 80 aplicaciones (apps) de contactos gais, así como webs LGTB que, supuestamente, contribuyen a la “propaganda desviada”. Líderes musulmanes iniciaban una campaña contra el colectivo LGTB, poniendo en peligro incluso destinos turísticos como Bali, para posteriormente retener un cargamento de preservativos cuyo único objetivo era el de luchar contra el aumento del VIH en Indonesia y el mes pasado bloqueaban tres aplicaciones de citas

Pero Indonesia no es el único país con homofobia de estado que censura webs LGTB o que prohíbe o utiliza las apps de contacto para perjudicar a hombres gais. En países como los Emiratos Árabes tampoco está permitida la descarga de Grindr y en Egipto la policía utiliza estas apps para “cazar” homosexuales y enjuiciarlos.

Los detractores de los derechos LGTB en Indonesia han construido un peligroso discurso público de asociación de la pedofilia y la homosexualidad, algo similar a lo ocurrido en Rusia con los mensajes de grupos ultras como Occupy Pedofilyaj. Precisamente, por esta acientífica e injusta equiparación, resulta especialmente preocupante la denuncia que hace unas horas ha realizado Amnistía Internacional: el Gobierno empezará a aplicar la castración química a “pedófilos” y “violadores”.

Nadie defiende la impunidad de las personas que abusen de menores o de otros adultos. Según ha explicado Papang Hidayat, investigadora en Indonesia de Amnistía Internacional, “el abuso sexual de los niños es indescriptiblemente horrible. Pero someter a los delincuentes a la castración química o a ejecuciones no es justicia sino que es la adición de una crueldad a otra”. Algunos grupos de médicos han adelantado que se niegan a aplicar estas prácticas porque violan la ética médica. Y también violan el derecho internacional sobre la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes que figura en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y en la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), del que Indonesia es uno de los estados firmantes.

Sin embargo, a pesar de la crueldad de estas medidas para cualquier condenado, la castración química puede ser una peligrosa arma incluso para personas completamente inocentes. Falsas acusaciones o malentendidos por la ignorancia de la realidad LGTB pueden provocar la privación de la sexualidad física a personas que únicamente tengan una orientación sexual o una identidad de género diversa o contraria a la heteronormatividad.

Indonesia, un infierno para la diversidad LGTB

250px-locationindonesia_svgNo se puede negar la belleza natural de Indonesia, un país de postal que oculta en su interior un infierno para la comunidad LGTB. Sin ir más lejos, el pasado mes de febrero dosmanzanzanas publicaba un post recogiendo cómo la oleada de virulenta homofobia y transfobia se abre paso a un ritmo preocupante en Indonesia. Publicábamos entonces que políticos y líderes religiosos se turnan con declaraciones incendiarias que estigmatizan cada ver más a la población LGTB.

Recordemos que la provincia autónoma de Aceh (en la zona norte de Sumatra) aprobó en septiembre de 2014 una penosa ley que castiga las relaciones homosexuales con la pena de recibir cien azotes en público con una vara de ratán. La legislación entraba en vigor en octubre de 2015. Ese mismo mes nos hacíamos eco de la detención de dos jóvenes lesbianas (de 18 y 19 años) por abrazarse públicamente y confesar que eran pareja. Según el jefe de la policía islámica las chicas serían “sometidas a rehabilitación con la participación de psicólogos en dependencias sociales”.

Indonesia presenta una realidad muy diferente para su comunidad LGTB dependiendo de la región. Formalmente, la homosexualidad no es delito en el país con mayor número de fieles musulmanes del mundo, que mantiene un código penal heredado de la época colonial neerlandesa. La excepción es Aceh, donde desde 2005 rige la sharia o ley islámica gracias a la autonomía que le fue concedida al firmar la paz con los separatistas, poco después del tsunami que asoló la región. Pero la influencia islamista se deja sentir también en otros lugares de Indonesia. La de Aceh es desde luego la peor situación, puesto que como decíamos arriba la homosexualidad no es formalmente delito en el resto del país. Ello no significa que en otras partes sea buena. En 2004, las autoridades municipales de Palembang, en Sumatra Meridional, dictaron por ejemplo una regulación en la que aglutinaban la actividad de las personas LGTB como “prostitución”. En virtud de ese reglamento, todas las personas acusadas de cometer cualquiera de esas actividades se enfrentan a la perspectiva de un máximo de seis meses de prisión o 5.000.000 de rupias (360 euros, 380 dólares) de multa.

En otras zonas existe una actitud algo más tolerante, especialmente en zonas urbanas como Yakarta. Con todo, la influencia de los islamistas más radicales se hace sentir cada vez más.En la propia Yakarta, la capital, las autoridades prohibieron en 2012 un concierto de Lady Gaga,  abanderada de los derechos LGTB, por considerarla un personaje diabólico y antirreligioso.

Los fundamentalistas también han obligado a cancelar una reunión de la división asiática de la ILGA (International Lesbian and Gay Association) en Surabaya y han amenazado a los organizadores del Q! Film Festival, un festival de cine LGTB, por mencionar otros dos ejemplos.

En marzo de 2015, el Consejo de Ulemas de Indonesia dictó una fetua en la que se exigía que los actos homosexuales sean castigados con la pena de muerte. Aunque el Consejo de Ulemas no tiene ningún poder legislativo o ejecutivo en Indonesia, su influencia social es elevada.

Indonesia también votó el pasado 2014 en contra de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas contra la homofobia y la transfobia y ha sido calificado, por su propia población, como un mal lugar para vivir si eres gay o lesbiana (solo un 2% opina lo contrario) en una encuesta de Gallup.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

La Marcha del Orgullo de Chisináu, la capital de Moldavia, debe disolverse a los 15 minutos por el ataque de grupos LGTBfóbicos

Lunes, 30 de mayo de 2016

004_4La Marcha del Orgullo de Chisináu, la capital moldava, fue interrumpida a poco de iniciarse por centenares de LGTBfobos, que portaban banderas moldavas, ortodoxas y crucifijos. La Policía, como medida de seguridad, decidió disolver la Marcha, que duró apenas quince minutos. Moldavia se sitúa entre los países de Europa con mayores carencias en cuanto a la igualdad de derechos y protección contra la discriminación de sus ciudadanos LGTB.

El pasado domingo 22 de mayo, la asociación de defensa de los derechos LGTB  GenderDoc-M había convocado una Marcha del Orgullo por las calles de Chisináu, la capital de Moldavia, bajo el lema Fără frică (Sin miedo). La convocatoria, la cuarta en celebrarse en la capital, logró reunir a unos 300 manifestantes, que de manera pacífica reclamaban por las calles de su ciudad la igualdad de derechos para los ciudadanos LGTB. Entre los participantes se encontraban representantes diplomáticos de Alemania, Francia, Suecia y los Estados Unidos.

007_nm_1Según testigos, nada más iniciarse la Marcha se podía ver a un sacerdote ortodoxo, rodeado de una veintena de adeptos, que arrojaban agua bendita a los manifestantes. Poco a poco, el grueso de los LGTBfobos fue incrementándose, hasta que se reunieron cientos de ellos, que insultaban, amenazaban y arrojaban huevos a los manifestantes, mientras enarbolaban banderas moldavas, ortodoxas y crucifijos.

La Policía decidió disolver la manifestación y conducir a los participantes hasta un lugar seguro, cuando apenas habían transcurrido 15 minutos desde su inicio. Arnaud Gauthier-Fawas, un activista de la Inter-LGBT francesa presente en la Marcha moldava, describía así lo sucedido: “Estoy triste y orgulloso a la vez. Triste porque se acabó muy rápidamente, pero muy orgulloso al mismo tiempo por todo el trabajo que hicieron los organizadores”.

Marcha-del-Orgullo-de-Chisinau-Moldavia-2015Ya en mayo de 2015, GenderDoc-M propuso la celebración de una Marcha por las calles de Chisináu. Según el informe de ILGA-Europa, dos días antes del evento, la Policía solicitó a GenderDoc-M que cambiase la ubicación y la fecha, debido a una supuesta preocupación por la seguridad. La compañía de autobuses contratada para llevar a los participantes a la Marcha no se presentó, tras recibir una llamada de Policía. Miembros de Occupy Pedofilyaj, el infame grupo LGTBfobo de procedencia rusa, amenazaron a los participantes y les arrojaron huevos podridos, sin que hubiera ningún acusado por delitos contra el orden público.

Moldavia ocupa el puesto 42 (sobre 50) entre los países europeos en cuanto al respeto de los derechos de las personas LGTB, según la lista confeccionada por ILGA-Europa. El matrimonio igualitario está prohibido constitucionalmente, sin que haya ningún reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo. En 2012 se aprobó una ley de igualdad, que, debido a las presiones de la Iglesia ortodoxa, solo reconocía el derecho a la no discriminación por razón de la orientación sexual en el mercado de trabajo, sin establecer el mismo derecho en los demás ámbitos. En el año 2013, el Gobierno aprobó una ley que prohibía la “propaganda homosexual”, a semejanza de la rusa, que afortunadamente fue derogada tres meses después de su entrada en vigor, como contrapartida a la firma de un acuerdo comercial con la Unión Europea. Según una encuesta efectuada en 2014, el 76 % de los moldavos opinan que la homosexualidad es una enfermedad que se puede curar.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Asesinato homófobo en Rusia: el periodista Dmitry Tsilikin, apuñalado hasta la muerte por un joven simpatizante de la extrema derecha

Sábado, 16 de abril de 2016

2016-04-russa-eca-tsilikinOtra terrible noticia la que nos llega desde Rusia, convertida desde hace unos pocos años en un infierno para las personas LGTB. Dmitry  Tsilikin, conocido periodista cultural, colaborador de varios medios y crítico teatral, ha sido asesinado en su casa de San Petersburgo. El asesino es el estudiante de 21 años Sergei Kosirev, simpatizante de la extrema derecha.

Dmitry Tsilikin era homosexual, aunque no lo había hecho público. Algo a lo que las personas LGTB rusas están acostumbradas, si no quieren exponerse al ostracismo social, al acoso, a represalias en sus lugares de trabajo e incluso a persecución legal si  se considera que su visibilidad puede ser entendida como “promoción de las relaciones no tradicionales”. Pero incluso limitando su visibilidad a círculos privados, muchos caen en las trampas que les tienden -sobre todo a través de internet- extorsionadores y grupos vinculados a la extrema derecha (Occupy Pedofilyaj y similares), que los someten a terribles vejaciones que con frecuencia graban en vídeo y difunden en redes sociales con el objeto de arruinar sus vidas.

Aunque las primeras informaciones nada decían sobre la posible causa, todo apunta a que el asesinato de Tsikilin se encuadra en este contexto de brutal homofobia. Tsikilin y Sergei Kosirev entablaron contacto a través de internet, concertando un encuentro en casa del periodista. Es difícil saber lo que sucedió allí, pero según la investigación policial el joven le habría chantajeado. Sea como fuese la discusión acabó con el apuñalamiento de Tsikilin, con el que Kosirev se ensañó especialmente: el periodista murió desangrado, tras recibir una docena de cuchilladas. Su cadáver no fue encontrado hasta el 31 de marzo, varios días después de su muerte (que la investigación ha situado después el 27 de marzo). El asesino aprovechó para robarle un ordenador portátil y la cartera antes de abandonar la casa.

La policía dio con Kosirev rastreando las llamadas de teléfono de Tsikilin. Aunque las versiones sobre su testimonio difieren ligeramente, lo que parece claro es que tras su detención el joven, simpatizante de la extrema derecha, admitió haber asesinado a Tsikilin movido por el odio y el afán de “limpieza” social. Tanya Cooper, investigadora en Rusia de la organización Human Rights Watch, sospecha sin embargo que ni aun así se reconocerá el componente homófobo. “Rusia dispone de leyes contra los delitos de odio que podrían aplicarse. Pero tengo razones para ser escéptica: de las varias docenas de ataques antiLGTB que he documentado en años recientes, ninguno fue investigado ni perseguido como delito de odio. Ni siquiera aquellos en los que más descaradamente el odio era la causa”, ha escrito.

Silencio, vergüenza, miedo…

Muy interesante nos ha parecido, en este sentido, el artículo que la periodista ruso-estadounidense Masha Gessen ha publicado en The New York Times, en el que precisamente denuncia el trato que los medios y la propia sociedad rusa dan a asesinatos como el de Tsikilin. Gessen cita el estremecedor testimonio de Alexander Smirnov, un funcionario ruso hoy solicitante de asilo en Estados Unidos, uno de cuyos amigos murió asesinado de la misma forma que Tsikilin, y que sufrió además en sus propias carnes una brutal agresión tras concertar un encuentro online.

“Les rogué que al menos no me mataran. No puedes imaginarte la vergüenza que sentía ante ellos, que eran los que habían entrado en mi hogar y casi me matan. Se llevaron todo lo que tenía, hasta mi teléfono. Ellos eran los delincuentes, pero yo era el que me sentía avergonzado. Temblando, no pude ni llamar a una ambulancia, porque hubiera tenido que explicarles lo que me había pasado. Y por supuesto, no podía decir nada en el trabajo. Pedí a unos amigos que llamaran a la oficina y dijeran que me habían asaltado en una parada de autobús. Y no acudí a la policía. Hubiera resultado muy fácil encontrar a los atacantes, pero no tenía el valor de ponerme delante de un policía en uniforme. Ahora me culpo por haber sido débil, porque aquellos dos han podido matar a otros”, cuenta Smirnov a Gessen.

La periodista, que denuncia el clima de vergüenza, silencio y miedo que rodea a estas agresiones, culpa sobre todo a Vladimir Putin y a su infame política antiLGTB de contribuir a perpetuar estas agresiones.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la terrible realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades.

De hecho, en lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Y aun así sigue habiendo valientes que se atreven a dar la cara, como el joven Ivan Kravistin, del que hablábamos hace solo unas pocas semanas, que se niega a volver al armario y hacer más discreta su apariencia pese a haber sufrido una grave agresión por parte de un hombre al que no gustó su aspecto de “maricón”. Kravistin sí que denunció, y aunque el agresor fue acusado de “gamberrismo” no hubo la más mínima intención de considerar el ataque un crimen de odio…

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

La Unión Europea alerta del preocupante aumento de la represión y la violencia contra el colectivo LGBTI en Crimea

Viernes, 12 de febrero de 2016

noticias_file_foto_1027094_1455111274El Parlamento Europeo ha emitido una resolución en la que expresa su preocupación por la situación de los derechos humanos en la península de Crimea desde la ocupación rusa, cuya anexión sigue considerando ilegal. Aunque el texto aprobado abunda especialmente en la opresión que sufre la minoría tártara y quienes no aceptan la ciudadanía rusa, también incluye un apartado en el que “expresa su profunda preocupación por la situación de las personas LGBT en Crimea”.

El presidente de Uzbekistán, Islam Karimov, decía esta semana que la homosexualidad es una manifestación “vulgar” de la cultura occidental en un nuevo ataque contra las personas LGBTI en este país de Asia Central en el que la relación sexual voluntaria de dos individuos de sexo masculino es castigada con hasta tres años de prisión. Una situación similar se vive en Crimen, sobre todo, desde que Rusia se anexionó la península en marzo de 2014 hasta el punto de que la Unión Europea ha expresado su ‘profunda preocupación’ por el deterioro de la situación de los derechos LGBTI en la región. El primer ministro, Sergei Aksyonov (en la fotografía), sobre el que pesa la acusación de presuntos vínculos con el crimen organizado, ha prohibido todas las manifestaciones públicas del colectivo LGBTI intensificando la ‘caza de brujas’ contra la diversidad.

El Parlamento Europeo ha adoptado una resolución en relación a la situación de los Derechos Humanos en la Península de Crimea, condenando las restricciones a la libertad de expresión, de asociación y reunión pacífica, así como los reiterados discursos de odio homofóbico. El Parlamento Europeo adoptó una resolución este pasado 3 de febrero en el que condena la “acción represiva y amenazas por parte de las autoridades de facto y grupos paramilitares contra las personas LGBTI. La eslovena, Tanja Fajon, vice-presidente del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre los derechos LGBTI, dijo que estaba “profundamente preocupada” por la situación: “Con la retórica homofóbica procedentes de los niveles más altos y la violencia que impera con total impunidad, no es de extrañar que muchos no ven otra opción que abandonar la península”, dijo la política de la UE.

La resolución, fechada el pasado 4 de febrero, hace un detallado análisis de la situación de los derechos humanos en la península de Crimea desde la ocupación rusa. Según la resolución, tanto las fuerzas rusas ocupantes como los grupos paramilitares son responsables de la discriminación y violencia a que son sometidas las minorías que no aceptan la anexión a Rusia. Despierta gran preocupación en el Parlamento Europeo la situación de quienes se han negado a adoptar la ciudadanía rusa y, en especial, la minoría tártara, que se situó en el bando ucraniano durante el conflicto.

En el apartado 17, además, el Parlamento Europeo “expresa su profunda preocupación por la situación de las personas LGBT en Crimea, que se ha agravado sustancialmente tras la anexión a Rusia, y respecto a los actos de represión y amenazas por parte de las autoridades de facto y los grupos paramilitares”.

El Parlamento Europeo recuerda a Rusia que “como potencia ocupante tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de toda la población, y el respeto de los derechos humanos, culturales y religiosos de los tártaros indígenas y de todas las demás minorías de Crimea, así como la defensa del orden jurídico en Crimea”.

La independencia de la Península de Crimea de Ucrania y su posterior anexión a la Federación Rusa en 2014 ha traído severos ajustes para la población que van mucho más allá de la asunción de a un nuevo huso horario.

Se trata de la ”importación” de los preceptos más reaccionarios impulsados por el gobierno de Vladimir Putin, que han agudizado la merma de los derechos humanos en un territorio que históricamente tampoco se había abierto de manera adecuada a su reconocimiento.

Por esta razón, y ante el conflicto de intereses que enfrenta a la Federación Rusa con la Unión Europea desde entonces, el Parlamento Europeo ha vuelto a poner el foco en la inseguridad y riesgo que atraviesa la comunidad LGTB en el territorio emancipado.

A través de la resolución adoptada ayer, la cámara comunitaria mostró su preocupación ante la situación de los derechos humanos en Crimea y las graves restricciones a las libertades de expresión, de asociación y de reunión pacífica.

En su inicio, la resolución condena “los niveles sin precedentes de violaciones de los derechos humanos perpetrados contra residentes de Crimea” después de la anexión rusa.

Y en lo que respecta específicamente a la ciudadanía LGBTI, la resolución “expresa su grave preocupación por la seguridad del colectivo, añadiendo que su situación de vulnerabilidad ha “empeorado sustancialmente” a raíz de la ocupación. A su vez, el Parlamento destaca que se encuentra alarmado por los  “actos y amenazas que llevan a cabo las autoridades de facto represivo y grupos paramilitares” en el territorio.

Prueba de ello es que todas las organizaciones LGBTI con presencia en Crimea han tenido que cesar sus actividades, debido a la ley federal de Rusia que prohíbe la expresión pública de la homosexualidad, así como la represión y amenazas por parte de las autoridades de ocupación y los grupos paramilitares.

En este sentido, la vicepresidente del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre los derechos LGBTI Tanja Fajon ha expresado:

Estoy profundamente preocupado por la situación de las personas LGBTI en Crimea. Con la retórica homofóbica procedentes de los niveles más altos, y la violencia va en total impunidad, no es de extrañar que muchos ven otra opción que abandonar la península “. […] Como potencia ocupante, Rusia tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de toda la población, incluidas las personas LGBTI. Hago un llamamiento a los Estados miembros de la UE, la Comisión Europea y el Consejo de Europa para mantener la presión sobre las autoridades rusas “.

El problema es que la UE sólo puede aconsejar y denunciar cuando considera que los derechos sociales son mancillados, como está sucediendo en Crimea y, en este caso, hacer un llamamiento a Rusia: “Como potencia ocupante, Rusia tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de toda la población, incluidas las personas LGBTI. Hago un llamado a los estados miembros de la UE, la Comisión Europea y el Consejo de Europa para mantener la presión sobre las autoridades rusas”, añadió Fajon.

Todos los grupos LGBTI en Crimea se vieron forzados a cesar sus actividades y el desfile anual del Orgullo fue cancelado después de la ley federal rusa contra la propaganda gay se impuso en el antiguo territorio de Ucrania. El primer ministro Sergei Aksyonov lo ha dejado claro públicamente: ‘No necesitamos este tipo de personas y nunca se llevará a cabo sus eventos públicamente en Crimea’. Tampoco faltaron las amenazas por parte de Aksyonov: “Nuestra policía y las fuerzas de autodefensa van a reaccionar de inmediato y en tres minutos les explicarán (a las personas LGBTI) qué tipo de orientación sexual deben cumplir”.

Pero, ¿quién es el primer ministro, Sergei Aksyonov?. Sirvió a mediados de la década de 1990 como teniente, o supervisor, con el apodo de “Goblin” en la banda criminal organizada “Salem”. En 1995, algunos miembros de Salem habían asumido sus funciones como diputados locales con inmunidad legislativa. Aksyonov colocó a su lado a otro miembro de la banda, Serhiy Voronkov, a principios del 1990. Voronkov es un conocido jefe de la mafia que fue liberado de la cárcel en 2008 y todavía está haciendo negocios en Crimea, según Andrei Yanitskiy, un periodista del diario Livio Bereh que investigó Aksyonov.

De acuerdo con Mikhelson, Aksyonov comenzó su carrera criminal en la banda “Greki” (griegos), creada en Crimea por los hermanos Savopulo.

También se dice que tiene vínculos con la organización separatista de Azerbaiyán, República de Nagorno Karabaj. Existe la sospecha de que la oficina regional de la Fiscalía General de Ucrania recibió 60.000 dólares por suspender la investigación sobre el asesinato de Volodymyr Tykhonchuk, que se atribuye a Aksyonov. Y esto no es más que la punta del iceberg de un personaje con un pasado más que turbio.

La pertinaz discriminación de la población LGTB en Crimea

Tras la aprobación de la independencia de Crimea por su Parlamento en 2014 y la posterior anexión a Rusia, no reconocida por la mayoría de los países y organismos internacionales, la población LGTB de la península empezó a estar sometida a las leyes homófobas rusas en vigor. Una legislación que impide de hecho la propia visibilidad de las personas LGTB. Por ejemplo, cualquier celebración de las festividades del Orgullo, por ejemplo, es prohibida por ser considerada “propaganda de relaciones no tradicionales a menores”, como quedó probado con la inmediata prohibición de las Marchas del Orgullo de Sebastopol en ese mismo año 2014.

Además, la población LGTB se enfrenta a una LGTBfobia social de igual, o incluso mayor, intensidad que la que sufrían bajo la dominación ucraniana. Si en Ucrania sufrían los ataques de miembros de partidos de extrema derecha como Svoboda (“Libertad”), en Rusia debían padecer la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de autoridades y población.

En un correo electrónico dirigido a la cadena de noticias estadounidense NBC News, uno de los miembros de la comunidad LGTB de Crimea, Maxim Kornilov, resumía la situación tras la anexión a Rusia de la siguiente manera: “antes de la ocupación rusa era muy complicado ser gay en Ucrania, por eso seguía en el armario y me sentía atrapado. Ahora es absolutamente insoportable”.

Por www.lgbt-ep.eu / Redacción chueca/Ragap/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

El Comité Legislativo del Parlamento ruso rechaza el proyecto que pretendía castigar las salidas públicas del armario

Jueves, 21 de enero de 2016

rusos-agarrados-de-la-manoEl Comité de Legislación Constitucional y Construcción del Estado de la Duma (la cámara baja del Parlamento ruso) ha rechazado un proyecto de ley que pretendía penalizar la salida del armario o la expresión de una orientación sexual distinta a la heterosexual. Presentada el pasado mes de octubre por dos veteranos diputados del Partido Comunista, la propuesta legislativa hacía incluso referencia a las leyes de la extinta Unión Soviética, que penaban la homosexualidad con penas de cinco a ocho años de prisión.

El proyecto de ley presentado por los diputados Ivan Nikitchuk y Nikolai Arefyev, ambos miembros del Partido Comunista de la Federación Rusa, ni siquiera ha logrado superar el primer trámite parlamentario, al ser rechazado por el Comité de Legislación Constitucional y Construcción del Estado de la Duma. Según los miembros del Comité, la iniciativa ha sido rechazada debido principalmente al hecho de que, desde una perspectiva jurídica formal, el proyecto de ley era analfabeto”. Por tanto, acaba aquí su periplo, sin ser sometido al escrutinio de los representantes de la cámara baja del Parlamento ruso.

La proposición legislativa pretendía enmendar la ley que prohíbe la “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales ante menores”, aprobada en 2013, y que se dirige exclusivamente a la población LGTB. La reforma estaba encaminada a endurecer aún más las condiciones de las personas LGTB rusas, al penar la mera salida pública del armario o declaración de la propia orientación sexual con multas de hasta 5.000 rublos (71 euros, 80 dólares), que se convertían en penas de prisión o arresto de hasta 15 días si se realizaba en centros educativos o culturales y edificios de la administración estatal o local.

Para Nikitchuk, uno de los ponentes, las sanciones y penas establecidas en su proposición de reforma tan solo debían ser aplicadas a los varones homosexuales o bisexuales, no a las mujeres. En unas declaraciones a la emisora de radio Russkaya Sluzhba Novostei afirmaba que “creemos que las mujeres son personas más razonables y más capaces de manejar sus emociones. Por el momento, no incluiremos a las mujeres”. Para el diputado, la homosexualidad es “un grave peligro para cualquier persona y para la humanidad por entero”, pues puede incitar a niños y jóvenes a evitar reproducirse, y “en un sentido biológico, la insuficiencia de reproducción es igual a la muerte, y esto hace que la homosexualidad sea un peligro mortal para la humanidad “.

Ambos proponentes hacían referencia en su texto a los tiempos en que la homosexualidad era más duramente perseguida, como en la extinta Unión Soviética, cuyas leyes penaban la homosexualidad con penas de cinco a ocho años de prisión. También evocaban la Grecia clásica, pues, según ellos, “en Atenas, durante el período clásico, los homosexuales tenían que declarar su vicio a la asamblea del pueblo y eran despojados de sus derechos civiles. A quienes trataban de ocultarlo se les exiliaba o ejecutaba. Las leyes de la antigua Esparta eran aún más estrictas, sin declaración alguna cualquier persona que era sorprendida era ejecutada”.

La reforma era tan delirante en su pretensiones y en su forma, que incluso los LGTBfobos más recalcitrantes como Vitaly Milonov la rechazaban, aunque en su caso es por estimar que la ley actual ya penaliza las salidas públicas del armario si pueden ser contempladas por menores.

Sin embargo, el mero hecho de que esta propuesta llegue a presentarse, sin embargo, es muy sintomático de la extrema vulnerabilidad de las personas LGTB en Rusia, país donde quienes defienden sus derechos humanos más elementales son continuamente perseguidos por las autoridades. Bien sea por el mero hecho de enarbolar una bandera arcoíris o por reivindicar la celebración del Orgullo son detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Por no mencionar la violencia extrema que las personas LGTB soportan por parte de grupos de odio como Occupy Pedofilyaj, tímidamente perseguidos por las autoridades.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Condena a 6 meses de internamiento al agresor racista del metro de Barcelona, conectado con el homófobo “Proyecto Pilla-Pilla”

Jueves, 24 de diciembre de 2015

noticias_file_foto_815662_1404138726Seis meses de internamiento en régimen cerrado y un año de libertad vigilada. Es la condena que le ha sido impuesta a Vladislav T., el menor de origen ruso que agredió a otro joven de origen asiático en el metro de Barcelona en junio del año pasado. El agresor, recordamos, estaba también vinculado al homófobo “Proyecto Pilla-Pilla”.

Las imágenes de la agresión, grabada en vídeo por dos acompañantes del agresor y difundidas en YouTube, causaron en su momento gran conmoción. Uno de los dos acompañantes, mayor de edad, será juzgado en enero y se enfrenta a una posible pena de tres años de cárcel. El otro, también menor en el momento de la agresión, ha sido condenado a cuatro meses de libertad vigilada.

Este tipo de agresiones racistas grabadas en el metro y difundidas luego en redes sociales cuentan, por desgracia, con cierta tradición en Rusia, donde grupos neonazis las popularizaron antes de dirigir su odio hacia los homosexuales. Fue precisamente la difusión de las imágenes la que posibilitó que el agresor de Barcelona y sus acompañantes fueran identificados y finalmente detenidos por los Mossos d’Esquadra.

El agresor principal, de hecho, aparecía fotografiado en redes sociales junto a Mikola Zatkalnitsky, alias “El Rusky”, el joven de origen ucraniano que lideró el Proyecto Pilla-Pilla, que a imitación de los neonazis rusos de Occupy Pedofilyaj se dedicó a finales de 2013 a hostigar a homosexuales con los que contactaban a través de chats en los alrededores de Barcelona. Los dos aparecen haciendo el gesto característico del grupo ruso, cuyos miembros se dedican a agredir a personas LGTB a las que engañan a través de internet simulando una posible cita. Tras el encuentro, las víctimas son sometidas a todo tipo de humillaciones y actos de violencia terrible. Muchas de ellas han sido secuestradas, torturadas y se teme que que en algún caso asesinadas. Las imágenes de las infames agresiones de Occupy Pedofilyaj han sido además ampliamente difundidas a través de redes sociales (en especial de la rusa VKontakte). Recientemente seis de sus miembros eran condenados por la justicia rusa a penas de entre tres y seis años de prisión como autores de diversas agresiones, aunque fueron absueltos del delito de pertenecer a un grupo extremista y no se les aplicó aplicado ningún agravante por tratarse de delitos de odio.

Otro de los agresores del metro de Barcelona anunciaba por cierto en su cuenta de Twitter el 25 de junio de 2014 que “El Proyecto Pilla Pilla volverá pronto” (El grupo había sido desarticulado por los Mossos unos meses antes). Y tres días más tarde, Día del Orgullo LGTB, tuiteaba la frase “Volvemos?” acompañada de la imagen del joven ruso ahora condenado en compañía de  Zatkalnitsky haciendo el gesto homófobo delante de un escaparate con una bandera arco iris. La cuenta de Twitter (@Payo_cura) fue luego desactivada.

Afortunadamente no se han vuelto a producir nuevas agresiones de este tipo, pero no está de más recordar los consejos que en su momento dio la policía autonómica catalana a las personas que concierten citas con desconocidos a través de internet: recabar la mayor información posible sobre la persona, informar a alguien de tu confianza de sus datos y del lugar donde tiene lugar el encuentro, evitar en la medida de lo posible acudir solo a la primera cita y ante la más mínima sospecha llamar al 112.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El veterano periodista ruso Vladimir Pozner aboga por la derogación de las leyes homófobas vigentes en su país

Martes, 15 de diciembre de 2015

10794527-largeEl veterano periodista ruso Vladimir Pozner ha declarado en una entrevista concedida a Business-Gazeta.RU que las leyes homófobas vigentes en su país son “una reliquia de la era soviética carente de sentido”, y que deben ser derogadas. El informador estima que “ya es hora de que los políticos dejen de centrarse en la sexualidad de la gente”. Pozner es una de las pocas voces dentro de los medios de comunicación rusos que se ha atrevido a criticar la persecución que sufre la población LGTB de su país.

Vladimir Pozner, de 81 años de edad, es un conocido periodista y presentador de la primera cadena de la televisión rusa, donde produce y presenta un programa semanal de actualidad que es visto por más de 10 millones de personas. Su prestigio y reconocimiento provienen de los años 80, donde condujo una serie de programas emitidos simultáneamente en Leningrado y los Estados Unidos, que tuvieron un enorme éxito, sobre todo en el lado soviético. También es fundador de la más importante escuela de periodismo televisivo de Rusia. Siempre se ha destacado por su defensa sin ambages de los derechos humanos, aunque ha reconocido en su memorias que “se ha vuelto más difícil hablar abiertamente” de estos asuntos desde la llegada al poder de Vladimir Putin.

Entrevistado por el medio Bussines-Gazeta.Ru, Pozner se ha referido a las leyes que castigan la llamada “propaganda homosexual ante menores” en Rusia, aprobadas a nivel federal en junio de 2013. El periodista cree que, a pesar de haberse instaurado recientemente, son una reminiscencia de las leyes de la época soviética que castigaban penalmente la homosexualidad. Las encuentra además “carentes de sentido” porque “no podemos convertir en gay a un hombre heterosexual, si realmente es heterosexual, de la misma manera que no podemos convertir en heterosexual a un gay”. Pozner no teme ser contundente y explícito al respecto: “Si dos hombres quieren acostarse juntos, ¿en qué te afecta eso a ti? Si no te gusta, nadie te obliga a unirte a ellos”.

El periodista muestra su extrañeza cuando le preguntan sobre si los activistas LGTB tratan de “imponer su cultura en Rusia” vulnerando los “sentimientos religiosos” de la mayoría de la población. Pozner cree que quienes creen afectadas sus creencias religiosas deben preguntarse “si Dios está en el origen del mundo, también es el padre creador del 10 % de la población del planeta que es LGBT”, y que si  ese porcentaje de la población no es de su agrado “deberían enviar a Dios sus reproches y críticas”.

Vladimir Pozner recibió en 2013 la medalla de oro de GLAAD por su defensa de los derechos de las personas LGTB durante los Juegos Olímpicos de Sochi. En aquella ocasión, preguntado sobre cómo afectaba a la población LGTB la legislación vigente en Rusia, contestaba lo siguiente:

Los gais rusos viven unos momentos muy duros. He conocido a algunos que han estado al borde del suicidio. Otros quieren salir del país. Este es un país homófóbo. Estimo que el 85 % de la población es muy, muy homófoba. Quiero decir que puede llegar a ser algo físico. Están en una situación muy difícil. Y la ley que se ha aprobado, a pesar de que dicen que es una ley para proteger a los menores de la propaganda gay, de hecho, juega a favor de esa mentalidad homófoba.

Efectivamente, recientes encuestas evidencian el incremento de la intolerancia hacia las personas LGTB, desde la aprobación de las leyes homófobas, por parte de la población rusa. Según esos estudios, un 21% de los ciudadanos rusos estaría a favor de que los homosexuales fueran “liquidados”, mientras que un 37% opina que deberían ser aislados del resto de la sociedad. Más de la mitad de la población rusa, por tanto, estaría a favor de tomar medidas drásticas contra sus conciudadanos homosexuales.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB, que son, tímidamente perseguidos por las autoridades.

En lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplementede enarbolan una bandera arcoíris o  reivindican la celebración del Orgullo son detenidos, sancionados o incluso encarcelados.

Bien sea por el mero hecho de enarbolar una bandera arcoíris o por reivindicar la celebración del Orgullo son detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Por no mencionar la violencia extrema que las personas LGTB soportan por parte de grupos de odio como Occupy Pedofilyaj, tímidamente perseguidos por las autoridades.
Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Las leyes homófobas se endurecen en Rusia: proposición de ley para castigar las salidas públicas del armario o la mera declaración de la propia homosexualidad será un crimen

Lunes, 2 de noviembre de 2015

viewimage_story.phpEn el país de las Tatu nos lo están poniendo más difícil todavía. Dos disputados rusos, Ivan Nikitchuk y Nikolai Arefyev, afirman que la llamada “ley contra la propaganda homosexual” que se aprobó hace un par de años en Rusia no está siendo todo lo eficaz que debería, con lo cual han propuesto una enmienda más terrorífica todavía: salir del armario será un crimen según la ley en Rusia.

Dos diputados del Partido Comunista ruso han presentado una propuesta de reforma de la ley contra la llamada “propaganda homosexual”, con la pretensión de que la mera declaración pública de la propia homosexualidad sea castigada con fuertes multas e incluso con la cárcel. Los proponentes  afirman que su reforma está basada en la “experiencia histórica”, como los tiempos de la extinta Unión Soviética, cuando la homosexualidad se castigaba con penas de cinco a ocho años de cárcel.

Los diputados Ivan Nikitchuk y Nikolai Arefyev, ambos miembros del Partido Comunista, han presentado en la Duma (la cámara baja del Parlamento ruso) un proyecto de reforma de la ley que prohíbe la “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales ante menores”, aprobada en 2013 y que se dirige exclusivamente contra la población LGTB. La reforma está destinada a endurecer aún más las condiciones del colectivo, al penar la mera salida pública del armario o declaración de la propia orientación sexual con multas de hasta 5.000 rublos (71 euros, 80 dólares), que se convierten en penas de prisión o arresto de hasta 15 días si se realiza en centros educativos o culturales y edificios de la administración estatal o local.

Así es Rusia, el país en el que investigan si los emojis gays cumplen la ley, o en el que Vladimir Putin se atreve a afirmar que allí hay igualdad de derechos para todas las personas del colectivo LGBT. Los dos citados diputados son veteranos e integrantes del Partido Comunista, y proponen multas de unos 70 euros para todo aquel que manifieste en público su condición de homosexual, bisexual o transexual, e incluso penas de 15 dias en la cárcel si esto se hace en lugares como colegios o edificios del gobierno ruso.

Según declaraba Ivan Nikitchuk , la proposición de reforma se debe a que “el problema es grave y urgente, ya que atañe a enfermedades sociales y a la educación moral de las nuevas generaciones. Por desgracia, el mecanismo propuesto en la ley 2013 ‘Sobre la protección de los niños contra la información que daña su salud y desarrollo’ ha demostrado ser ineficaz y es lo que nos ha llevada a desarrollar nuevas medidas”. Para el diputado, la homosexualidad es “un grave peligro para cualquier persona y para la humanidad por entero”, pues puede incitar a niños y jóvenes a evitar reproducirse, y “en un sentido biológico, la insuficiencia de reproducción es igual a la muerte, y esto hace que la homosexualidad sea un peligro mortal para la humanidad “.

Los proponentes hacen referencia en su texto a los tiempos en que la homosexualidad era más duramente perseguida, como en la extinta Unión Soviética, cuyas leyes penaban la homosexualidad con penas de cinco a ocho años de prisión. También evocan la Grecia clásica, pues, según ellos, “en Atenas, durante el período clásico, los homosexuales tenían que declarar su vicio a la asamblea del pueblo y eran despojados de sus derechos civiles. A quienes trataban de ocultarlo se les exiliaba o ejecutaba. Las leyes de la antigua Esparta eran aún más estrictas, sin declaración alguna cualquier persona que era sorprendida era ejecutada”.

Para Nikitchuk, las sanciones y penas establecidas en su proposición de reforma tan solo deben ser aplicadas a los varones homosexuales o bisexuales, no a las mujeres. En unas declaraciones a la emisora de radio Russkaya Sluzhba Novostei afirmaba que “creemos que las mujeres son personas más razonables y más capaces de manejar sus emociones. Por el momento, no incluiremos a las mujeres…Hasta ahora no tenemos pensado tocarlas”. Ivan Nikitchuk se justifica diciendo que “en el sentido biológico, no reproducirse es lo mismo que la muerte y en ese sentido la homosexualidad es una amenaza letal para toda la humanidad. El problema a solucionar es urgente, porque afecta a los actuales problemas de nuestra sociedad y a la moral de las nuevas generaciones”. Así está el patio en Rusia, para que venga luego Putin a decir que no pasa nada…

Por fortuna la delirante reforma parece tener pocos visos de poder ser aprobada en el Parlamento. Los representantes del partido gubernamental dan por ahora el tema por zanjado, e incluso los LGTBfobos más recalcitrantes como Vitaly Milonov la rechazan, aunque en su caso es por estimar que la ley actual ya penaliza las salidas públicas del armario si pueden ser contempladas por menores.

El mero hecho de que esta propuesta llegue a presentarse, sin embargo, es muy sintomático de la extrema vulnerabilidad de las personas LGTB en Rusia, país donde quienes defienden sus derechos humanos más elementales son continuamente perseguidos por las autoridades. Bien sea por el mero hecho de enarbolar una bandera arcoíris o por reivindicar la celebración del Orgullo son detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Por no mencionar la violencia extrema que las personas LGTB soportan por parte de grupos de odio como Occupy Pedofilyaj, tímidamente perseguidos por las autoridades.

Fuente Cromosomax y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Un 21% de los ciudadanos rusos cree que los homosexuales deben ser “liquidados”

Sábado, 17 de octubre de 2015

homofobia-rusiaSegún los datos de una reciente encuesta, un 21% de los ciudadanos rusos estaría a favor de que los homosexuales fueran “liquidados”, mientras que un 37% opina que deberían ser aislados del resto de la sociedad. Más de la mitad de la población rusa, por tanto, estaría a favor de tomar medidas drásticas contra sus conciudadanos homosexuales. El estudio demuestra un alarmante incremento de la homofobia social desde la aprobación de la ley que prohíbe la supuesta “propaganda homosexual”.

El Centro de Análisis Yuri Lavada realiza frecuentes encuestas sobre todo tipo de asuntos entre la población rusa. Muchas de ellas se repiten en el tiempo, con lo que pueden ofrecer un perfil de cómo evoluciona la sociedad rusa respecto a cuestiones como, por ejemplo, la homosexualidad.

Como muestra de esa evolución, se pueden contrastar los resultados de sendas encuestas realizadas en 1999 y este 2015. En 1999, tan solo seis años después de que la homosexualidad fuera despenalizada, un 15% de los ciudadanos rusos opinaba que los homosexuales deberían ser “liquidados”; en 2015 ese porcentaje se ha incrementado hasta el 21%. En 1999, un 23% de los encuestados creían que los homosexuales deberían ser aislados del resto de la sociedad; en 2015 afirma lo mismo un 37%. El incremento de la homofobia social es abrumador.

En otro de los estudios de Yuri Lavada, un 37% de los encuestados opinaba que la homosexualidad es una enfermedad que necesita ser curada, a pesar de que la administración rusa la eliminó del catálogo de enfermedades mentales en 1999.

A nadie se le escapa que la aprobación de la ley contra la “propaganda homosexual” tiene mucho que ver con este imparable aumento de la homofobia social. La ley, recordemos, prohíbe dar información positiva de “relaciones no tradicionales” ante menores, relacionando torticeramente la homosexualidad con la protección a la infancia, con lo que la aversión social está servida.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades. En lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la esgrimida por las autoridades de San Petersburgo, que fue aprobada en 2013, y prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Un grupo de apoyo a los adolescentes LGTB rusos resurge con éxito tras su expulsión de las redes sociales por dictamen judicial

Viernes, 2 de octubre de 2015

Children-404_logoTras la expulsión de la red social VKontakte dictada por los tribunales rusos, la web Deti-404 (Muchachos-404), que se dedica a ayudar a los adolescentes LGTB, ha vuelto a inscribir un nuevo grupo con inusitado éxito, al recibir el apoyo de más de 75.000 integrantes de la red social en tan solo un día. Repetidamente sancionada por violar la ley contra la llamada “propaganda homosexual”, la página prosigue de esta manera en su encomiable empeño de brindar a los LGTB más jóvenes toda la ayuda posible en esa difícil etapa de la vida.

Un tribunal de la ciudad rusa de Barnaúl ordenó al Roskomnadzor, la autoridad responsable de la supervisión de los medios de comunicación, la suspensión de cinco grupos inscritos en la red social VKontakte, la de mayor éxito en Rusia y semejante en su formato a Facebook, por violar la ley contra la llamada “propaganda homosexual” vigente en el país. Uno de los grupos afectados por la sentencia ha sido el de la web Deti-404 (Muchachos-404), un sitio dedicado a apoyar a los jóvenes LGTB.

Tras el dictamen del tribunal y la eliminación del grupo de Deti-404 en Vkontakte, la  fundadora del sitio web, Elena Klimova, decidió abrir uno nuevo tan solo un día después. La respuesta fue abrumadora, al unirse más de 75.000 integrantes de la red social en tan solo veinticuatro horas, muchos más de los que nunca había tenido el grupo cerrado por mandato judicial. “Hola de nuevo. Con amor, el equipo del proyecto”, escribía Klimova en el primer mensaje del nuevo grupo, añadiendo a modo de himno y declaración de intenciones la emblemática música del I will survive de Gloria Gaynor.

En Deti-404, los adolescentes LGTB rusos pueden enviar cartas, fotografías o trabajos en los que expresar y compartir sus temores, sus angustias, su soledad…  en una etapa de la vida que es siempre difícil, pero que lo es aún más cuando el ambiente que rodea es manifiestamente hostil. El mismo nombre del espacio web hace referencia al mensaje de error que se muestra cuando no se encuentra una página, como símbolo de la soledad en que se encuentran los niños y adolescentes LGTB rusos. Desde la página se les ofrecen, además de ese espacio, artículos, vídeos, noticias e información diversa que puedes ser de su interés, así como números de teléfono desde donde pueden conseguir apoyo psicológico.

Elena Klimova ha sido repetidamente sancionada por esta labor, debido a las denuncias de Mediagvardia, un proyecto dirigido por el movimiento juvenil progubernamental Molodaia Gvardia (Joven Guardia, en castellano). Tal y como recuerda Amnistía Internacional, los miembros de Mediagvardia navegan por internet para identificar sitios webs y grupos en las redes sociales que consideran ilegales, y los denuncian al Roskomnadzor y a la fiscalía, solicitando que sean bloqueados. Al dictaminar sobre estas denuncias, las autoridades administrativas y judiciales rusas han entendido que el apoyo ofrecido a los adolescentes LGTB por Deti-404 podía “crear la impresión entre los niños de que ser homosexual es ser una persona valiente, fuerte, segura y que se respeta a sí misma” y que, por consiguiente, podría acarrear “una actitud positiva hacia las relaciones sexuales no tradicionales”. Debido a ello, Klimova se ha enfrentado a multas de 50.000 rublos (690 euros, 730 dólares) por violar la ley contra la llamada “propaganda homosexual”, con la persistente amenaza del cierre definitivo de la web.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades.

En lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Elton John se preocupa de la situación de las personas LGTB en Rusia… y dos humoristas de ese país responden con una burla

Sábado, 19 de septiembre de 2015

elton_johnEl cantante, que afirmó que le gustaría reunirse con el presidente ruso para tratar sobre derechos LGTB, tras descubrir el engaño ha afirmado que “las bromas son divertidas. La homofobia no lo es”.

Elton John ha sido víctima de la desgradable “broma” de dos humoristas de la televisión pública rusa, Vladimir Krasnov y Alexei Stolyarov, que tras las declaraciones del cantante en las que este se mostraba deseoso de hablar con el presidente Vladimir Putin sobre la situación de los derechos LGTB en Rusia, se hicieron pasar por el presidente y su secretario de prensa y consiguieron hablar con él por teléfono, grabando la conversación. Elton John, creyendo que había sido real, llegó a colgar un mensaje en Instagram en el que alababa la actitud de Putin, junto a una fotografía del presidente ruso. “Las bromas son divertidas. La homofobia nunca lo es”, ha declarado el cantante tras conocerse lo sucedido.

Como recogíamos hace pocos días, tras una visita de contenido activista a Ucrania y en entrevista concedida a la BBC, Elton John aseguraba que le gustaría reunirse con Vladimir Putin para pedirle que ponga fin a su “ridícula” postura sobre los derechos LGTB en Rusia. Durante su estancia en Ucrania, de hecho, el cantante tuvo un encuentro con el presidente ucraniano Petró Poroshenko, y pidió al país que brindase un mayor apoyo a sus ciudadanos LGTB. También se reunió con varios líderes empresariales para pedirles que no discriminen a sus empleados por razón de su orientación o identidad sexual.

Vladimir_Krasnov_y_Alexey_StolyavrovVladimir Krasnov y Alexey Stolyavrov

El ofrecimiento trascendió fronteras, aunque pocos esperaban realmente que Putin fuese a aceptar la propuesta. Sin embargo, un bientencionado Elton John “picó” y sí creyó que en realidad recibía una llamada del Kremlin cuando en realidad se trataba de dos humoristas de la televisión pública rusa, Vladimir Krasnov y Alexei Stolyarov (conocidos en su país como “Vovan y Lexus”), este último con un excelente nivel de inglés, que se hicieron pasar por Putin y su secretario de prensa. Elton John respondió de forma muy cortés, expresando su cariño y admiración hacia el pueblo ruso y agradeciendo el gesto.

Cuando los bromistas, no sabemos con qué intención, intentaron desviar la conversación hacia los derechos LGTB, Elton John aseguró que prefería hablar del tema en un encuentro “cara a cara” en lugar de discutirlo por teléfono, dando lugar a que el falso Putin ofreciese celebrar un encuentro en noviembre, algo que el cantante consideró ”fantástico”. Para rematar la conversación, los humoristas preguntaron al cantante si estaría dispuesto a acudir al Orgullo de Moscú, a lo que este respondió afirmativamente.

Insertamos a continuación la grabación, para todos aquellos que comprendáis el inglés:

https://www.youtube.com/watch?v=ueGQt9aTZB4

Quizá la invitación al Orgullo debería haber hecho reflexionar a John, dado que esta celebración reivindicativa lleva años siendo un acto ilegal en Moscú. No fue así, y el cantante dio por buena la llamada.

La noticia se divulgó rápidamente, hasta el punto de que el propio Kremlin salió al paso y negó que tal llamada hubiera tenido lugar. No fue hasta que Krasnov y Stolyarov la hicieron pública que la “broma” fue descubierta.

Educadísima reacción de Elton John

“Las bromas son divertidas. La homofobia, sin embargo, nunca lo es. Amo Rusia, y mi oferta para discutir con el presidente Putin sobre derechos LGTB sigue en pie. Siempre defenderé a aquellos a los que se degrada y sufren discriminación. Pero si este desafortunado incidente ayuda a sacar a la luz pública un asunto tan asunto vital, me consideraré feliz en esta ocasión”, replicaba, también en Instagram, Elton John.

El mensaje ya no se acompañaba de una fotografía de Putin, sino de la de un joven agredido:

Instagram-Elton-John-la-homofobia-nunca-es-divertidaUna reacción que muestra la educación y categoría humana de Elton John. A nosotros, desde luego, maldita la gracia que nos hace el episodio, teniendo en cuenta la infame situación de las personas LGTB en Rusia. Homofobia de estado, con leyes que prohíben informar positivamente de la homosexualidad a la vez que permiten que quienes enarbolan una bandera arcoíris o reivindican el Orgullo LGTB sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados; práctica impunidad de grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades… Poca broma.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

En Alemania, los neonazis hostigan a gays en una zona de “cruising” y los graban en vídeo

Sábado, 29 de agosto de 2015

NeonazisLV_BrandenburgPreocupante noticia procedente de Alemania. “Protección Urbana”, un grupo patrocinado por el partido neonazi La Derecha (Die Rechte), ha subido a la red social YouTube un vídeo en el que se los puede ver adentrándose en una zona de cruising cercana a la ciudad de Dortmund para amedrentar a los allí presentes. Por el momento no se tiene noticia de agresiones físicas, si bien el modo de actuar recuerda peligrosamente al de la violenta banda rusa Occupy Pedofilyaj.

El vídeo en cuestión, con el título de “La “Protección Urbana” de La Derecha pone en el punto de mira un aparcamiento gay”  fue colgado de manera anónima en Internet hace dos semanas. En la grabación se observa a unos cinco hombres vestidos con camisetas amarillas con el logotipo de La Derecha, un pequeño partido de ideología neonazi con presencia en el ayuntamiento de Dortmund. El concejal Michael Brück, único representante municipal de esta formación, participa en la “patrulla” y explica a la cámara su intención de acabar con los “contactos entre personas del mismo sexo” en lugares públicos, un “delito” contra el que la policía “no se siente obligada a actuar”.

La banda, que se hace llamar “Protección Urbana” (“Stadtschutz”) llega al atardecer a un aparcamiento junto a la autopista limítrofe con un bosque, en el que se internan y se dirigen a los hombres que están allí, con la intención de intimidarlos. “¿Es usted tal vez homosexual y tiene relaciones sexuales prohibidas en este lugar de vez en cuando?”, le preguntan a uno de ellos, por ejemplo. Los homófobos “aleccionan” a sus víctimas sobre la supuesta ilegalidad de sus acciones, y no renuncian a dejar de grabar a pesar de la petición expresa de algunos de los participantes involuntarios en el vídeo.

Lejos de distanciarse de los hechos que se muestran en la grabación, La Derecha defiende su incursión homófoba con el objetivo declarado de “causar inquietud entre la comunidad” y avisan de nuevas acciones en el mismo lugar “hasta que quede claro que el tiempo de la despreocupada impudicia homosexual se ha acabado”. El partido ya estaba siendo investigado por su radicalismo de extrema derecha y ha sido protagonista de otras provocaciones racistas, antisemitas y serófobas. Su afán de notoriedad les llevó a conseguir la condena unánime de la clase política de Dortmund cuando solicitaron la identificación de las zonas habitadas por judíos o de las personas con VIH en la ciudad. Sus posiciones virulentamente homófobas también quedaron de manifiesto con csd-dortmund-2014-nazi-demo-plakat-470-la convocatoria de una manifestación coincidente con el Orgullo LGTB para pedir la reinstauración del infame Artículo 175, que criminalizaba la homosexualidad en Alemania.

Las reacciones no se han hecho esperar. El ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra Dortmund, declaró que “si los neonazis patrullan por la noche e intimidan a la población, hay que hacer algo”. Y el portavoz de los Verdes y abiertamente gay Volker Becker instó a “pararles los pies de manera decidida” a un partido que tiene como objetivo “en especial a los judíos, los gays y los refugiados”.

La comunidad LGTB contraataca con un vídeo satírico

Apenas diez días después de producirse estos hechos, un grupo denominado “Vögelschutz” (juego de palabras de difícil traducción con el nombre de la banda neonazi y el verbo vögeln, palabra coloquial para mantener relaciones sexuales) ha grabado un vídeo en el mismo aparcamiento que los homófobos, para ridiculizar a estos.

Con el título “¿Es el amarillo el nuevo marrón?”, en referencia a los colores asociados respectivamente a La Derecha y al también neonazi NPD, los activistas se hacen eco del “rumor” sobre la presencia de “salchichitas marrones voyeuristas que intentan martirizar a ciudadanos inocentes”. “Según hemos oído, estos autodenominados sheriffs molestan a los hombres que disfrutan aquí de la naturaleza”, afirman los anónimos creadores de la grabación satírica, con la que pretenden plantar cara a las amenazas de los extremistas.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Policía de Egipto utiliza las redes sociales para “cazar” a hombres gais y envía a la cárcel a un refugiado sirio

Martes, 30 de junio de 2015

noticias_file_foto_850281_1409648444A pesar del respiro que se creyó vivir en Egipto tras la denominada “Primavera Árabe”, no se ha producido ningún signo de cambio en lo que a derechos de las personas LGTB se refiere. Y no solo eso, sino que no tiene visos de mejorar la situación. El país está deteriorando su credibilidad internacional, a pasos agigantados, en los ámbitos de las actuaciones de las fuerzas de seguridad, de las administraciones y de la vida política, conforme va pasando el tiempo. Solo hay que remitirse a los hechos. El último episodio de la deriva que se está produciendo en este estado africano es que la “Policía de la Moralidad” está utilizando apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que ha sido humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Aquellos que debieran velar por el orden y el bienestar de la ciudadanía en Egipto, contrariamente, se están convirtiendo en los que persiguen a civiles inocentes. Así se desprende de una de las últimas actuaciones policiales, además de otros sucesos anteriores que no vienen más que a reafirmar la veracidad de esta premisa. En este caso, la infame “Policía de la Moralidad” (sic) ha decidido utilizar apps móviles de contacto para gais y otras redes sociales para tender emboscadas a supuestos hombres gais y conseguir que, al ser “cazados” in fraganti, un tribunal les pueda condenar a prisión, después de someterlos a vejaciones y a pruebas internacionalmente cuestionadas por distintas organizaciones de derechos humanos. La práctica de este tipo de persecuciones no difiere mucho de la de grupos neonazis rusos como el violento Occupy Pedofilyaj, entre otros.

La detención de un refugiado sirio mediante el uso de estas dudosas artimañas policiales no dista mucho, como decimos, de las prácticas empleadas por organizaciones ultra de otros lugares del mundo. Además, recuerda a la denuncia que hacía George Michael, a finales de los 90, en su sarcástico videoclip ‘Outside’, en el que denunciaba las “cazas” de la Policía de Los Ángeles (EE.UU.), por aquel entonces, de las que él mismo fue víctima. En todo caso, volviendo a la detención y a la condena de un año de prisión para un refugiado sirio, acusado de “libertinaje sexual”, su abogado considera que no hubo tal “libertinaje” y se pregunta retóricamente “si el envío de mensajes personales es inconstitucional”.

Utilizando los mensajes que intercambió la víctima como pretexto, la policía detenía al refugiado sirio, incluso sin que llegara a producirse ningún encuentro sexual que sostuviera sus acusaciones. Al arrestado, tras su detención, se le sometió a un examen rectal del que, sin embargo, no se pudo determinar que hubiera realizado ninguna “práctica homosexual”. Los exámenes rectales, como supuesta “evidencia” de homosexualidad de los detenidos, “viola las normas internacionales contra la tortura”, como recuerda la ONG Human Rights Watch. Aún así, la víctima ha sido sentenciada a prisión por un tribunal, debido a su supuesta “incitación a cometer actos inmorales en público” (aunque tal “incitación”, en realidad, parta de los propios cuerpos de seguridad del estado egipcio).

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

El propio Ministerio de Asuntos Exteriores de España, en su ficha de Egipto, “desaconseja que las mujeres viajen solas, sin agencia de viajes y/o fuera de los circuitos turísticos” y explica a continuación que “aunque la homosexualidad no está formalmente tipificada como delito, los actos homosexuales en público son ilegales y hay precedentes de homosexuales condenados a prisión por contravenir leyes de ‘decencia pública’”. Asimismo, el pasado mes de abril nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

El Ministerio de Exteriores español recuerda también en su informe sobre Egipto que el 48,1 % de su Producto Interior Bruto (PIB) procede del sector servicios, en el que el turismo ocupa un lugar muy notable. La triste realidad egipcia y la reiterada violación de derechos humanos podría ser, además un motivo de condena internacional,  un freno para uno de los pilares sobre el que se sostiene la economía egipcia: el turismo. Desde luego, visto lo visto, Egipto no parece un destino turístico recomendable, especialmente para las personas LGTB.

Pero sin duda, los principales afectados son los ciudadanos oriundos que no cuentan apenas con ninguna herramienta legal o social para hacer valer sus derechos más elementales. Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, sigue pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

Los procedimientos irregulares se institucionalizan

El pasado mes de noviembre nos hacíamosa eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB. Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El activista ruso Nicolai Alekseev es sancionado con una multa por organizar la Marcha del Orgullo de Moscú

Sábado, 27 de junio de 2015

AlekseevRedSqEl conocido activista ruso Nicolai Alekseev ha sido sancionado por un tribunal con una multa de 20.000 rublos por intentar celebrar la Marcha del Orgullo de Moscú sin autorización, tras pasar 10 días en la cárcel. Aunque ha presentado el correspondiente recurso, Alekseev no confía en la justicia rusa, por lo que ha expresado su intención de apelar finalmente ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Según el activista, la situación de los derechos humanos en Rusia, y de los derechos LGTB en particular, no hace más que empeorar.

El pasado 30 de mayo fueron detenidos tres de los activistas que intentaron celebrar la 10º Marcha del Orgullo de Moscú, a pesar de la prohibición dictada por las autoridades de la ciudad. El Ayuntamiento de Moscú había vuelto a denegar, por décimo año consecutivo, el permiso para la celebración del Orgullo LGTB, algo nada extraño viendo la manera en que el Gobierno ruso ha institucionalizado la homofobia y viene discriminando a las personas LGTB desde hace tiempo. Por si esto fuera poco, el portavoz de la alcaldía, Alexei Mayorov, advertía con la amenaza de que el incumplimiento de dicha negativa podría acarrear “riesgos”.

Según varios medios locales, el conocido activista Nicolai Alekseev fue atacado por radicales ortodoxos cuando se personó en la céntrica calle Tverskaya, una de las más concurridas de Moscú, para celebrar el acto. En ese momento, otros activistas que se encontraban en el lugar habrían acudido en ayuda de Alekseev lo que habría desembocado en un choque violento que obligó a las fuerzas del orden a bloquear el tráfico en esa zona. Asimismo, uno de los activistas intentó desplegar una bandera arcoíris a la vez que la policía se dispuso a detenerles. Durante el incidente, alrededor de treinta contramanifestantes lanzaron huevos a los participantes en el acto.

“Detenido y golpeado en el 10º Orgullo de Moscú. ¡Estamos detenidos! Seguramente me han roto el dedo de la mano izquierda”, denunciaba el propio Alekseev a través de Twitter, a lo que añadía que otros dos compañeros activistas habían sido detenidos como él “bajo la acusación de protesta ilegal y desobediencia a las órdenes de la policía”. Tras la detención, Alekseev ha permanecido encarcelado durante 10 días y ha sido condenado por el tribunal municipal de Moscú a una multa de 20.000 rublos (330 euros, 370 dólares). Es la primera vez que el intento de celebración del Orgullo ha ocasionado el encarcelamiento de los participantes, ya que en años anteriores los detenidos habían permanecido arrestados en las dependencias policiales y habían sido puestos en libertad en breve tiempo.

En declaraciones efectuadas a Gay Star News, Nicolai Alekseev muestra su preocupación por el incremento de la hostilidad de las autoridades rusas hacia la los miembros de la comunidad LGTB, a la vez que expresa su intención de acudir a las instancias europeas para denunciar los abusos a los que se ven sometidos:

No espero nada ni tengo confianza en los tribunales rusos. Por eso, las prohibiciones de los eventos del Orgullo, así como las detenciones y la multa serán todas apeladas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La situación en materia de derechos humanos en general, y de los derechos LGBT en particular, está empeorando en Rusia. Ha sido la primera vez, en los 10 años que organizo la Marcha del Orgullo de Moscú, que alguien ha sido enviado a prisión por participar en ella. Es una nueva forma de presionar a los activistas para disuadirlos de manifestarse en las calles. Enormes multas, detenciones, despidos de sus trabajos. No espero que la situación vaya a mejorar en un futuro próximo, pero el Consejo de Europa y el Tribunal Europeo debe presionar más al Gobierno ruso respecto a la situación de las personas LGBT en Rusia y las violaciones de sus derechos.

Recordemos que, desde 2013, la administración rusa tiene prohibido informar positivamente de la homosexualidad a menores, una legislación que permite que aquellos que, simplemente, enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos y sancionados. Aun más temible es la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

El colectivo LGTB ruso llama al boicot contra Pfizer por el despido de un trabajador que participó en el Orgullo de Moscú

Martes, 23 de junio de 2015

DIGITAL CAMERALas autoridades moscovitas habían dejado claro su mensaje: prohibían por décimo año consecutivo la celebración del Orgullo LGTB en la capital de Rusia y advertían a los organizadores de los “riesgos” de desoír su negativa. Hace unos días nos hacíamos eco de la detención de Nikolai Alekseev y de otros dos activistas al intentar celebrar una marcha del Orgullo, pese a la prohibición municipal. Uno de los arrestados, junto a Alekseev, fue precisamente Vadim Gruzdev, quien además de haber sufrido una privación de libertad de 10 días (que sería ilegal, atendiendo a la legislación europea y a los estándares legales internacionales) ahora recibe su despido de la filial rusa de la multinacional farmacéutica Pfizer, para la que trabajaba. La respuesta de la comunidad LGTB rusa a este despido es la petición de una campaña de boicot global contra Pfizer.

Pese a las prohibiciones, el activista Nikolai Alexeev declaraba valientemente que “llevaremos a cabo algún tipo de acción el 30 de mayo, aunque el lugar todavía no está decidido”, como ya recogió dosmanzanas en su momento. Y así fue. Alekseev y Gruzdev, condujeron frente al ayuntamiento moscovita portando banderas arcoíris y tubos de humo de colores. Esta fue una de las iniciativas, además de otras protagonizadas por otros activistas. Según Amnistía Internacional, la policía rusa detuvo a tres activistas (Alekseev, Gruzdev y Yevgeny Gerasimov), así como a otras 12 personas. Todos fueron liberados a excepción de los tres activistas, a los que se les privó de libertad durante 10 días por “desobedecer una orden legal de la policía”, aunque ninguno opuso resistencia en el momento del arresto. Otra de las personas detenidas fue la periodista y activista LGBT Elena Kostyuchenko, que trató de desplegar una pancarta en la que se podía leer “hacer el amor, no la guerra”. Algunos de los arrestados, sin embargo, eran ultras que trataban de impedir cualquier tipo de reivindicación proLGTB.

Después de todo lo ocurrido, y una vez puesto en libertad, a Vadim Gruzdev le esperaba otra sorpresa: fue despedido de la multinacional farmacéutica Pfizer por su supuesta “conducta poco ética e ilegal”. La respuesta pública de Pfizer, todavía más desconcertante, es que “Gruzdev nunca ha sido un empleado” y que la compañía “tiene políticas claras sobre la diversidad y la inclusión y está comprometida con el principio de igualdad”.

Gruzdev participó en el Orgullo de Moscú “por mi propia voluntad, porque creo que la homofobia y la discriminación ha florecido en Rusia, y es en última instancia, en contra de sus normas y valores de la civilización” y apela a que “Pfizer debe adherirse a las normas civilizadas y valores de un estado democrático como los Estados Unidos”, ya que es en este país donde se radica la sede central de la farmacéutica. El propio afectado ha denunciado la ilegalidad de su detención y ha exigido que su expediente sea analizado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y sobre su despido, él mismo ha explicado que su contrato vencía en agosto, por lo que los dos meses que restaban “para mí son más una cuestión de principios y reputación”. Sin duda, el despido de Vadim Gruzdev refuerza las posiciones homófobas de la administración de Putin y son ejemplarizantes de los “riesgos” de cualquier iniciativa que favorezca los derechos humanos de las personas LGTB (utilizando el propio lenguaje de los dirigentes del consistorio de Moscú).

Recordemos que, desde 2013, la administración rusa tiene prohibido informar positivamente de la homosexualidad a menores, una legislación que permite que aquellos que, simplemente, enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos y sancionados. Aun más temible es la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades.

Boicot LGTB global contra Pfizer

Ante el cúmulo de injusticias sufridas por el activista Vadim Gruzdev, entre ellas su despido de la multinacional farmacéutica Pfizer, la comunidad LGTB rusa ha iniciado una llamada a la acción global contra esta compañía que, entre otros medicamentos, produce el antiinflamatorio Celebrex y las conocidas pastillas de Viagra. En la web española de la multinacional se puede leer una lista completa de los medicamentos que fabrica y distribuye la farmacéutica. Entre otros, se incluyen tratamientos para los aparatos digestivo y respiratorio, cardiovasculares, para dolores e inflamaciones, de ginecología, oncología, reumatología, hematología o de lucha contra el tabaquismo.

Con todo, no es la primera vez que la farmacéutica Pfizer se ve envuelta en escándalos internacionales. Algunos ejemplos: en 2004, fue multada en Estados Unidos por promover entre los médicos el uso de su antiepiléptico Neurontin para indicaciones para las que no estaba autorizado. En 2009 fue condenada por la misma práctica, en esta ocasión con el antiinflamario Bextra. Y en verano de 2012 un tribunal de Argentina condenó a la multinacional por “una conducta delictiva” y por financiar “un oscuro sistema de coimas y sobornos a los médicos en el marco de la cadena de comercialización de los medicamentos”.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un tribunal de San Petersburgo confirma el despido de una profesora por ser lesbiana

Lunes, 27 de abril de 2015

USDjKK7fqPbQqmsq4NY9tAUn tribunal de San Petersburgo ha confirmado el despido de una profesora de música, que fue separada de sus labores educativas por el hecho de ser lesbiana. La educadora, que mantenía su orientación sexual en el ámbito privado, fue despedida tras la denuncia de un activista homófobo, que se jacta de haber conseguido que otros 28 profesores hayan perdido su trabajo. Para la dirección del centro, su orientación sexual suponía la vulneración del artículo 81 del código de trabajo ruso, que permite despedir a trabajadores del sector educativo por cometer “actos inmorales”. Lamentablemente, esta consideración ha sido sustentada ahora por un tribunal. Los abogados de la profesora han manifestado su intención de apelar la sentencia.

La profesora de música, de quien tan solo ha trascendido que se llama Alevtina y que tiene 27 años, no ha sido nunca activista LGTB, ni había mencionado su orientación sexual a sus compañeros de trabajo, ni mucho menos a sus alumnos (niños discapacitados). Lo que sí hacía, confiada, era colgar fotos en redes sociales en las que, entre otras cosas, se la podía ver con su pareja. Eso fue suficiente para ser detectada por un activista de la organización homófoba Padres de Rusia, Timur Bulatov (que utiliza también como pseudónimo el nombre de Timur Isayev), que se dedica a rastrear en redes sociales para encontrar pistas que le revelen la condición homosexual de personas que trabajen como profesores para después notificarlo a los colegios y conseguir su despido.

El 8 de diciembre de 2014, Bulatov denunciaba a Alevtina ante la escuela número 565 de San Petersburgo en los siguientes términos: “Esta profesora se muestra abiertamente en redes sociales como una persona amoral, que según los datos de las redes sociales vive con otra mujer igualmente enferma”. El director del centro educativo, Stanislav Vinogradov, llamó a capítulo a la profesora y le pidió que dimitiera. “No puedes trabajar con niños”, le dijo.

“Salí de la oficina del director casi histérica”, recuerda Aletvina, ”no sabía qué hacer. Tenía tantos planes creativos con mis estudiantes…  Había puesto toda mi alma en este trabajo, y también sabía que yo no era culpable de nada”. Debido a ello, se negó a presentar su dimisión, por lo que el colegio procedió a despedirla acogiéndose al punto 8 del artículo 81 del código de trabajo ruso, que permite despedir a trabajadores del sector educativo por cometer “actos inmorales incompatibles con actividades pedagógicas”, una acusación que suponía acabar con su carrera como educadora.

Alevtina procedió a recurrir su despido, para lo que contó con el apoyo legal del colectivo LGTB Coming Out, y solicitó tanto la restitución en su puesto de trabajo como una compensación por el salario perdido y por los daños morales sufridos. Pero lamentablemente, el pasado jueves, una de los miembros del equipo legal, Ksenia Kirichenko, anunciaba que el tribunal de San Petersburgo, donde se había celebrado el juicio a puerta cerrada, había fallado en contra de Alevtina y confirmado su despido.

Según Kirichenko, al menos seis profesores homosexuales, o que han mostrado su apoyo a los derechos LGTB, fueron víctimas el año pasado de las denuncias de Timur Bulatov. Tres de ellos dimitieron, siendo Alevtina la única en plantar cara legalmente a la injusticia de su despido. Y aún continúa en su empeño, pues Kirichenko también ha comunicado que va a presentar la correspondiente apelación contra la sentencia del tribunal de San Petersburgo.

Por su parte, Timur Bulatov ha tenido que cesar en su labor de caza de homosexuales. Actualmente permanece en prisión tras ser arrestado en diciembre de 2014, al ser identificado por la policía rusa como un condenado a dos años y seis meses de prisión por malversación de fondos, fugado de la justicia desde 2005, antes de que pudiera cumplir su sentencia.

Un ambiente irrespirable de opresión y violencia

Es obvio que los actos de Tumur Bulatov, la reacción del director del centro y la decisión del tribunal de San Petersburgo responden al clima de pronunciada homofobia reinante actualmente en Rusia.  Este hecho es una muestra más de la homofobia de estado vigente en Rusia, representada sobre todo por la legislación aprobada en 2013 por su Parlamento, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar, cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos, como el que  ocurrió a finales de octubre, cuando tres activistas fueron asediados en Lipetsk. El último episodio del que nos hicimos eco ocurrió apenas hace unos días, cuando dos activistas sufrieron daños tras ser atacada la sede de una organización LGTB en Múrmansk.

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Nuevo ataque contra activistas LGTB en Rusia

Jueves, 23 de abril de 2015

0h8zj0lrtcu_0El pasado 13 de abril se produjo un nuevo ataque a activistas LGTB rusos en la localidad de Múrmansk. Los atacantes lanzaron un gas acre contra la sede de Maximum, una organización de ayuda a las víctimas de la discriminación homófoba, cuando en su interior aún permanecían dos personas, que sufrieron episodios de asfixia y náuseas. Los activistas denuncian también la pasividad de las fuerzas del orden, que no actuaron hasta que se presentó una denuncia pese a que habían sido avisados del ataque por un testigo.

A las 6 de la tarde del pasado 13 de abril, unos desconocidos lanzaron algún tipo de gas lacrimógeno contra la sede de la organización LGTB Maximum, situada en la ciudad portuaria de Múrmansk, cercana a la frontera con Noruega y Finlandia. Dos activistas aún se encontraban aún en el local cuando se produjo el ataque, que les provocó fuertes episodios de asfixia y vómitos. Uno de ellos era Violetta Grudina, que fue quién se encargó de llamar a la policía.

Sin embargo, las fuerzas del orden solo aparecieron transcurridos 40 minutos desde la llamada, y no iniciaron ninguna investigación. Tan solo ofrecieron a Violetta la posibilidad de cursar una denuncia. La activista se puso más tarde en contacto con la comisaría, en cuyas dependencias la invitaron a personarse. Allí supo que un testigo ocular de los hechos había avisado del ataque en su momento. La policía, sin embargo, no actuó hasta la llamada de Violetta. El encargado del caso ha comunicado a Violetta que el día 14 se había dado inicio a una investigación sobre el caso

La sede de Maximum se define como un centro de asistencia psicológica y de apoyo legal a las víctimas de la discriminación y la homofobia social. Como tal, la organización ha sido multada recientemente con 300.000 rublos de multa (5.360 euros, 4.900 dólares) por vulnerar la ley contra la “propaganda homosexual” vigente en Rusia, pues bajo esa normativa el trabajo de información positiva de la homosexualidad que realizan es considerado ilegal.

Para poder continuar con la labor y evitar la sanción, las autoridades exigían a Maximum que se inscribiera como “agencia extranjera”, lo que fue absolutamente rechazado por la organización LGTB. Maximum, como otras muchas asociaciones del mismo tipo, queda así en situación de ilegalidad, y por tanto sujeta tanto a sanciones administrativas como indefesnsa ante la hostilidad social.

Este nuevo ataque es una muestra más de la homofobia de estado vigente en Rusia, representada sobre todo por la legislación aprobada en 2013 por su Parlamento, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar, cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos (el último episodio del que nos hicimos eco ocurrió a finales de octubre, cuando tres activistas fueron asediados en Lipetsk).

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Amnistía Internacional pone en marcha una campaña de apoyo a la periodista sancionada por “propaganda homosexual” en Rusia

Jueves, 12 de marzo de 2015

1082280701Hace unas pocas semanas nos hacíamos eco de la sanción impuesta por la justicia rusa, en aplicación de la ley contra la “propaganda homosexual”, a la web Deti-404 (Muchachos-404). La página, que brinda apoyo a los adolescentes LGTB, es un proyecto impulsado por la periodista Elena Klimova y corre el riesgo de desaparecer. Para evitar dicho extremo y respaldar a Klimova, que también ha sido sancionada, desde la organización no gubernamental Amnistía Internacional se ha iniciado una campaña en la que se denuncia que “se ha violado su derecho a un juicio justo” y se invita a la ciudadanía a dirigirse a la administración rusa por declararla culpable.

El organismo gubernamental de control de los medios de comunicación de Moscú, denominado Roskomnadzor, presentó el pasado noviembre un escrito en el juzgado afirmando que había recibido 130 cartas de protesta contra Deti-404, una web auspiciada por la periodista Elena Klimova. En dicho escrito alegaba que la información publicada por esta organización podía “crear la impresión entre los niños de que ser homosexual es ser una persona valiente, fuerte, segura y que se respeta a sí misma” y que, por consiguiente, podría crear “una actitud positiva hacia las relaciones sexuales no tradicionales”.

El Roskomnadzor ha respaldado su homófoba denuncia con la “declaración de testigo” del responsable de Mediagvardia, un proyecto dirigido por el movimiento juvenil progubernamental Molodaia Gvardia (que en castellano significa Joven Guardia). Tal y como recuerda Amnistía Internacional, los miembros de Mediagvardia navegan por internet para identificar sitios webs y grupos en las redes sociales que consideran ilegales, y los denuncian al Roskomnadzor y a la fiscalía, solicitando que sean bloqueados.

Aunque la miopía burocrática y legal de la administración y de la justicia de Rusia impida reconocer las bondades de Deti-404  se trata una plataforma de apoyo a los jóvenes LGTB rusos. Los adolescentes LGTB pueden enviar cartas, fotografías o trabajos en los que expresar y compartir sus temores, sus angustias, su soledad, etc.  en una etapa de la vida que es siempre difícil, pero que lo es aún más cuando el ambiente que rodea es manifiestamente hostil. El mismo nombre del espacio web hace referencia al mensaje de error que se muestra cuando no se encuentra una página, como símbolo de la soledad en que se encuentran los niños y adolescentes LGTB rusos. Desde la página se les ofrece, además de ese espacio, artículos, vídeos, noticias e información diversa que puedes ser de su interés, así como números de teléfono desde donde pueden ofrecerles apoyo psicológico.

Un juez del Tribunal de Distrito de Dzerzhinsky (en Nizhnii Taghil) vio caso del Roskomnadzor contra Elena Klimova y Deti-404 el pasado 23 de enero. El magistrado se negó a aplazar la vista a pesar de la ausencia por enfermedad del abogado de Elena Klimova. Amnistía Internacional recalca que al no poder asistir su abogado “se violó el derecho de la acusada a un juicio con las debidas garantías”. El juez también rechazó una solicitud anterior de Klimova para que se realizara un peritaje alternativo del contenido de las páginas web de Deti-404, alegando que ella ya había visto opiniones de peritos a favor y en contra de dicho contenido, por lo que una nueva evaluación no representaría ninguna diferencia.

Al final, Klimova fue declarada culpable de “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales entre menores” y condenada a pagar una multa de 50.000 rublos (690 euros, 730 dólares) de multa. Por si no fuera suficiente, Mediagvardia trata de cerrar Deti-404, que se ha convertido en una valiosa fuente de apoyo para miles de adolescentes LGBTI, incluidos los que corren el riesgo de autolesionarse o suicidarse.

La ONG Amnistía Internacional ha puesto una campaña en marcha para defender los derechos de Klimova (ignorados por el LGTBfóbico sistema judicial y administrativo de Rusia) y denunciar las tropelías y los intentos de acabar con Deti-404. Hasta el próximo 13 de marzo animan a todos los ciudadanos (tanto rusos como de cualquier otro país) a escribir a diversos representantes rusos expresando su disconformidad: al Fiscal de la región de Sverdlovsk, Sergei Alekseevich (sverdloblprokuratura@mail.ru), al Jefe del Roskomnadzor, Alexander Aleksandrovich (rsoc_in@rkn.gov.ru) y recomiendan poner el copia a la Defensora de los Derechos Humanos de la Región de Sverdlovsk, Tatiana Georgievna (ombudsman@midural.ru).

Esta sentencia es una muestra más de la homofobia de estado vigente en Rusia, representada sobre todo por la legislación aprobada en 2013 por el Parlamento ruso, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar, como en este caso, cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas. Por no hablar del acoso policial y vecinal a las dueñas de un local de ambiente lésbico que se atrevieron a publicar en redes sociales unas fotografías en las que aparecían besándose en un avión delante del político y conocido activista homófobo Vitaly Milonov.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos (el último episodio del que nos hicimos eco ocurrió a finales de octubre, cuando tres activistas fueron asediados en Lipetsk).

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Rusia: sancionada una página web de apoyo a adolescentes LGTB por violar la ley contra la “propaganda homosexual”

Jueves, 29 de enero de 2015

RUSSIA-GAY-RIGHTS-PROTESTMientras una diputada rusa ha defendido que la homosexualidad es “una enfermedad que destruye a la persona”, la justicia rusa, en aplicación de la ley contra la llamada “propaganda homosexual”, ha sancionado con una fuerte multa a una página web dedicada a ofrecer apoyo a los adolescentes LGTB. El juicio ha tenido lugar tras la denuncia presentada por Molodaïa Gvardia (Joven Guardia), un grupo juvenil de inspiración progubernamental.

El sitio web Deti-404 (Muchachos-404) está dedicado a apoyar a los jóvenes LGTB rusos. Los adolescentes LGTB pueden enviar cartas, fotografías o trabajos en los que expresar y compartir sus temores, sus angustias, su soledad…  en una etapa de la vida que es siempre difícil, pero que lo es aún más cuando el ambiente que rodea es manifiestamente hostil.

El mismo nombre del espacio web hace referencia al mensaje de error que se muestra cuando no se encuentra una página, como símbolo de la soledad en que se encuentran los niños y adolescentes LGTB rusos. Desde la página web se les ofrece, además de ese espacio, artículos, vídeos, noticias e información diversa que puedes ser de su interés, así como números de teléfono desde donde pueden ofrecerles apoyo psicológico.

Para la justicia rusa, sin embargo, toda esa dedicación no es más que “propaganda de relaciones no tradicionales ante menores”, y por ello la fundadora de la página, Elena Klimova, ha sido sancionada con 50.000 rublos (690 euros, 730 dólares) de multa. Klimova, que es periodista y activista LGTB, ha comunicado que apelará la sentencia.

Por su parte, Ilya Podsevatkine, responsable de la denunciante Molodaïa Gvardia, ha expresado su satisfacción por la sentencia, pues, según su criterio “puede suponer el cierre de Deti-404”. Roskomnadzor, la autoridad responsable de la supervisión de los medios de comunicación, comunicó el pasado mes de noviembre que se habían presentando más de cien quejas contra Deti-404, por, según el organismo, “dar a entender que las relaciones homosexuales son mejores que las tradicionales”.

Consultando la página, sin embargo, lo que se encuentran son testimonios de adolescentes que muestran el dolor que les produce el aislamiento y la incomprensión que deben sufrir. Muchos de ellos hablan del acoso que sufren por parte de sus compañeros de estudios, otros de la fuerte LGTBfobia que demuestran sus propios profesores o padres. Unos se muestran esperanzados y apuestan por un futuro mejor, mientras otros, como se lee en uno de los últimos testimonios enviado por una joven lesbiana, desearían “morir o ni siquiera haber nacido” porque no ven ese futuro.

A nadie, salvo a los fanáticos que denuncian y aplican las leyes, se le puede escapar lo importante que puede ser para estos adolescentes un punto de encuentro como el que les ofrece Elena Klimova, cuyo empeño en no arredrarse y continuar en su labor es otro ejemplo más de la extraordinaria valentía que demuestran los activistas LGTB rusos.

russianatigay Un ambiente de opresión y violencia

Esta sentencia es una muestra más de la homofobia de estado vigente en Rusia, representada sobre todo por la legislación aprobada en 2013 por el Parlamento ruso, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar, como en este caso, cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos (el último episodio del que nos hicimos eco ocurrió a finales de octubre, cuando tres activistas fueron asediados en Lipetsk).

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.