Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Laia Serra’

Visto para sentencia el juicio contra los «Pilla-Pilla», el grupo que a finales de 2013 se dedicó a «cazar» homosexuales y difundir en vídeo cómo los humillaban

Sábado, 23 de noviembre de 2019

1516210488_671881_1516210903_noticia_normalEl pasado viernes quedó visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Granollers el juicio contra los «Pilla Pilla», el infame grupo homófobo que, a imitación de los neonazis rusos de Occupy Pedofilyaj, se dedicó a finales de 2013 a hostigar, en los alrededores de Barcelona, a homosexuales con los que contactaban a través de chats. La Fiscalía solicita penas de 21 años de prisión para sus dos cabecillas, acusados de tres delitos contra la integridad moral y dos contra la intimidad, además de condenas de 15, 6 y 2 años de prisión para otros cuatro acusados, uno de ellos menor de edad en el momento de los hechos.

El juicio se celebró la pasada semana y en él se personaron además como acusación particular la Comisió Unitària 28 de Juny (que agrupa a diversos colectivos LGTBI catalanes), la FELGTB, la Fundación Triángulo y el Movimiento contra la Intolerancia, representados por la abogada Laia Serra. Las sesiones del juicio, en cualquier caso, no han arrojado sorpresas sobre lo que ya se conocía. El «proyecto Pilla-Pilla», liderado por el joven de origen ucraniano Mikola Zatkalnitsky, alias «El Rusky», fue desarticulado por los Mossos d’Esquadra a finales de 2013. Durante aquellos días, su actividad alcanzó gran eco en redes sociales, gracias a su supuesta finalidad «cazapederastas», aunque pronto quedó claro que no era más que un grupo homófobo creado a imitación de Occupy Pedofilyaj, una red de grupúsculos rusos responsables de numerosos episodios de violencia contra personas LGTBI especialmente activa en esa época y con la que de hecho compartían simbología: un puño cerrado con el pulgar hacia arriba, aunque doblado. Los acusados, sin embargo, han mantenido que su intención era solo la de perseguir pederastas.

El fiscal contra los delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, describía en su acusación al menos tres ataques acreditados del grupo a víctimas en Granollers, todos ellos con el objetivo de «atemorizar, humillar y represaliar» a hombres homosexuales valiéndose de la «notable desproporción» de su fuerza numérica. Tras engañarla a través de las redes sociales, el grupo concertaba un encuentro con la víctima, a la que rodeaba por sorpresa para que no huyera, la retenía y la filmaba mientras la sometía a un interrogatorio humillante, con preguntas vejatorias sobre su condición sexual, que finalizaba con la coacción a la víctima para que dijera frente a una cámara que era un «pederasta». Les obligaba además a facilitar ante las cámaras su nombre completo y DNI para poder quedar libres. La mecánica era, en este sentido, calcada a la de los neonazis rusos, cuyos vídeos el propio Mikola Zatkalnitsky compartía en su perfil de VKontakte, principal red social rusa (en la que por desgracia sigue siendo posible acceder a numerosas de estas grabaciones en las que se maltrata a homosexuales).

El líder de Occupy Pedofilyaj, recordemos, era Maxim Martsinkevich, alias «Tesak», un famoso neonazi ruso que ya antes había sido el inspirador de Format 18, organización racista que pocos años antes se había hecho muy conocida por sus salvajes agresiones a ciudadanos no rusos. Martsinkevich fue condenado en 2014 a 5 años de prisión en su propio país, mientras que otros 6 integrantes de Occupy Pedofilyaj fueron condenados en 2015, también en Rusia, a entre 3 y 6 años de prisión.

Volviendo a los «Pilla-Pilla», hay que tener en cuenta que, también a imitación de los neonazis rusos, al maltrato del momento se unía el hecho de que los vídeos eran luego difundidos para escarnio de las víctimas, algo que la Fiscalía considera que causó un daño irreparable en su honor y en su dignidad. El fiscal destaca además que los ataques causaron un estado de alarma social entre el colectivo homosexual, que temió por su integridad y se vio gravemente afectado en su dignidad colectiva. Por todo ello, además de las penas de cárcel, el fiscal reclama indemnizaciones por valor de 31.000 euros euros para cada una de las tres víctimas y la prohibición de acercarse a un kilómetro de distancia. Por cierto, que meses después de la desarticulación del grupo se supo de su conexión con una agresión racista ocurrida en el metro de Barcelona.

El Observatori contra l’Homofòbia espera una sentencia justa

En declaraciones a dosmanzanas, Ton Mansilla, asesor jurídico del Observatori contra l’Homofòbia, ha expresado su esperanza en que el juicio derive en unas condenas justas. «Desde el Observatori valoramos muy positivamente que todas las acusaciones coincidieran en remarcar el agravio que supuso el ‘Proyecto Pilla-Pilla’ contra la dignidad de todo el colectivo LGTBI, así como el potencial lesivo de los hechos, que va más allá de las víctimas concretas», ha declarado. «Las entidades LGTBI esperamos una sentencia justa en términos de derechos humanos y de protección de las minorías, que mande un mensaje claro contra la impunidad de los grupos de extrema derecha, y a la vez suponga un paso más para romper el silencio de las víctimas de la LGTBIfobia. Tal y como remarcó la abogada de la acusación popular, Laia Serra, los Estados tienen la obligación de proteger a sus ciudadanos frente a los delitos de odio, según ha establecido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos», ha añadido Mansilla.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) espera una sentencia ejemplar ya que se trata de un juicio contra la homofobia de la extrema derecha.  Recuerda que la FELGTB, Movimiento contra la Intolerancia y Fundación Triángulo se presentaron como acusación popular junto a la Comisión Unitaria 28 de junio de Cataluña y participarán en el proceso como testigos.
La vocal de delitos de odio de FELGTB, Arantxa Mirandal, recuerda que relacionar la homosexualidad con la pederastia es una estrategia recurrente de la ultraderecha para desacreditar a las personas LGTBI y fomentar la LGTBIfobia. “Aún podemos recordar como Vox Massamagrell declaró a través de su cuenta de twitter el pasado verano que la celebración del Orgullo impone a los más pequeños una ideología que fomenta la pederastia”, explica.
En este sentido, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, defiende que “ante la normalización de los discursos de odio y el enaltecimiento de la LGTBIfobia en la esfera pública, necesitamos más que nunca una Ley Estatal LGTBI que, a través de la pedagogía, prevenga el odio a las personas LGTBI y garantice medidas de protección y reparación a las víctimas de violencia y discriminación debido a su orientación afectivo-sexual y/o a su identidad de género”.
FELGTB recuerda que, aunque entre el 60 y el 80% de los delitos de odio e incidentes discriminatorios contra personas LGTBI no se denuncian, solo en 2018, se registraron en España más de 600 agresiones contra miembros del colectivo.

Estaremos atentos.

Fuente Dosmanzanas/FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Multa a un taxista por proferir insultos homófobos contra una pareja gay

Sábado, 7 de febrero de 2015

14204869790010Fredy, uno de los miembos de la pareja

El Juzgado de Instrucción número 6 de Barcelona ha impuesto a un taxista una multa de 240 euros por dos faltas de injurias al considerar probado que profirió insultos homófobos y racistas a una pareja gay ecuatoriana con la que tuvo una discusión de tráfico. La pareja circulaba en bicicleta por el carril bici, donde el taxista había estacionado su vehículo. La pareja circulaba con sus bicicletas por el carril bici, que el taxi del condenado ocupaba. Este argumenta que las bicicletas golpearon su vehículo -aunque en el juicio declaró que solo escuchó el supuesto golpe- y que una ralladura que el coche presenta en su aleta es consecuencia de dicho golpe. Sea como sea el taxista ha reconocido en el juicio que llamó “sudacas de mierda” y “maricones” a la pareja. Por fortuna en ese momento se personó una pareja de la guardia urbana de Barcelona que escuchó los insultos (uno de cuyos componentes ha declarado en el juicio).

Un juez de Barcelona ha condenado a un taxista a 240 euros de multa, la pena más alta por dos faltas de vejaciones, por proferir expresiones homófobas y racistas a una pareja de gays con la que discutió, “con intención evidente de humillarlos”.

La sentencia condena al taxista a la multa más alta por vejaciones, al entender que las ofensas que dirigió a la pareja gay se refieren “a circunstancias personales de las víctimas que en una sociedad como la nuestra han de ser singularmente protegidas: la orientación sexual y la condición de extranjeros”.

Según cree probado el titular del juzgado de instrucción número 6 de Barcelona, las vejaciones sucedieron en el marco de una pelea en la que el taxista se enzarzó en una discusión con una pareja de gays que circulaban por el carril bici de la calle Diputació de Barcelona, donde el condenado tenía estacionado su vehículo.

Los ciclistas siguieron circulando por el carril bici cuando llegaron a la altura del coche, lo que motivó que el taxista, Domingo F., les recriminara que hubieran dañado su vehículo mientras les llamaba reiteradamente “sudacas de mierda” y “maricones”.

El taxista también denunció a la pareja por una falta contra el patrimonio por los daños que asegura causaron en su coche, pero el juez los ha absuelto, al considerar que no hay pruebas suficientes para acreditar que el golpe se produjo y, en su caso, si fue intencionado.

Por el contrario, la sentencia condena al taxista y recuerda que él mismo reconoció que había dirigido las palabras vejatorias a la pareja con la intención de que fueran “particularmente ofensivas” para sus destinatarios.

“Las palabras que les dirigió son objetivamente vejatorias y singularmente adecuadas para ofender, dadas las circunstancias personales de aquellos a quienes se dirigen”, sostiene el magistrado, Miguel Ángel Tabarés.

El juez cree que está justificado imponer la pena máxima al taxista porque las palabras dirigidas a la pareja de homosexuales “se profirieron a gritos, en la vía pública, con intención evidente de humillar a sus destinatarios ante otros usuarios de la vía, cosa que los perjudicados dicen que el condenado consiguió“.

El juez absuelve en cambio a la pareja al considerar que no se puede demostrar que la ralladura del coche tenga relación con el incidente.

Laia Serra, abogada del Observatorio contra la Homofobia, ha celebrado la sentencia porque “evidencia que la justicia se toma seriamente las discriminaciones diarias que sufre el colectivo LGTB” y ha recalcado que la Ley contra la homofobia que recientemente ha aprobado el Parlament supone “una herramienta muy valiosa por las sanciones administrativas que comporta”.

Fuente La Vanguardia

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

‘Si no fueses maricón serías perfecto’: La homofobia, el principal delito de odio

Viernes, 9 de enero de 2015

14205441616658Jorge, víctima de homofobia, en San Lorenzo de El Escorial.LUIS CUERVO

Un excelente reportaje de Joaquín Vera que hemos leído en El Mundo:

Repuntan las agresiones homófobas en España

Interior sitúa estos ataques como el principal delito de odio

Sólo dos de cada 10 víctimas se atreve a denunciar

 Las asociaciones LGTB (las siglas que engloban a gais, lesbianas, transexuales y bisexuales) alertan de un “importante repunte” de las agresiones homófobas durante 2014 en España. Los últimos datos oficiales dicen que en 2013 se cometieron 452 delitos de odio -abusos, lesiones, amenazas, agresiones o vejaciones- que tuvieron que ver con la libertad sexual. El Ministerio del Interior sitúa estos ataques como el principal delito de odio en nuestro país.

Jorge, Javier y Fredy son tres víctimas de estas agresiones y han querido compartir su testimonio con EL MUNDO.

Insultos, burlas y humillaciones llevaron a Jorge a una profunda depresión. Tiene pánico de volver a su trabajo

Un día llegó al trabajo y se encontró que en su taquilla alguien había dibujado unos penes acompañados de la frase: ‘Aquí deja la ropa un maricón

Jorge tiene “pánico” de volver a su puesto de trabajo después de nueve meses de baja por depresión. Estuvo casi un año alejado del restaurante de comida rápida en el que estaba contratado, donde tenía que soportar cómo las encargadas rezaban delante de él “para que no les saliese un hijo maricón como yo”.

A las oraciones se sumaba una retahíla de insultos diarios -el bucle de “maricón de mierda” o el “si no fueses maricón, serías perfecto”– ante los que él siempre respondía con lo mismo: el absoluto silencio. “No quería perder mi trabajo, estaba bloqueado y no era capaz de defenderme, no entendía tanto odio por ser gay”, explica Jorge, este joven de 30 años de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), que se vio incluso obligado un día a dar explicaciones de lo que hacía en sus días libres: “¿Para qué quieres librar? ¿Para irte a follar con tu novio? Vais a acabar con la humanidad“. Todo ello después de que, una vez más, el jefe de personal le cambiase la libranza en el último momento.

“Y un día no pude más”. Llegó al trabajo y se encontró que en su taquilla alguien había dibujado unos penes acompañados de la frase: “Aquí deja la ropa un maricón“.

Poco después, un encargado le tiró directamente un trapo a la cara: “Limpia tú, que eso se os da muy bien”.

“En un principio, por miedo a denunciar, aguanté. Tampoco recibía el apoyo de todos mis compañeros, que por miedo a perder sus empleos, callaban”, recuerda Jorge, quien cree que usaron su condición sexual para minar su moral y desgastar su ánimo con el fin de provocar su salida voluntaria de la empresa.

El resultado: un informe médico que habla de ansiedad, presión psíquica grave, síncopes de origen emocional, desorientación y tristeza, entre otros males que le llevaron a estar casi un mes sin poderse levantar de la cama: “Me dieron tantas pastillas que no podía ni moverme.Me pesaba todo”.

El caso de Jorge, pendiente de resolución judicial, representa el extremo más cruel de ese 60% de personas homosexuales, transexuales o bisexuales que ha vivido algún tipo de discriminación u hostilidad en su trabajo en los dos últimos años, según un reciente estudio realizado por la Esade Business School y la Universidad Ramon Llull.

 

14204869492646Javier (nombre ficticio), tras ser agredido.JAVIER BARBANCHO

‘Me rompieron el húmero’

Se despidió de sus amigos a la salida de una discoteca del centro de Madrid para irse a casa: “Tenía que trabajar“. Le persiguieron tres hombres corpulentos hasta situarse a un palmo de su nuca: “Me llamaron follaculos”. Comenzó aterrado a correr, se abalanzaron contra este joven hasta tirarlo al suelo y le amenazaron con “hincharlo a hostias” si no se levantaba a la de tres: “Me rompieron el húmero, me han tenido que operar”.

Una secuencia de agresión que esta vez le ha tocado a Javier -nombre ficticio-, un joven de 30 años que prefiere mantenerse en el anonimato “por miedo”, pero que, según denuncian varios colectivos y asociaciones LGTB, se repite cada fin de semana en toda la geografía española y está sufriendo un considerable aumento en los últimos meses.

Javier había escuchado sobre “amigos de amigos” que habían sufrido agresiones homófobas en Madrid, pero nunca pensó que le podría suceder a él. “Y menos en Madrid. No creo que sea un lugar homófobo. Me podría haber pasado en otra ciudad, pero extraña por la gran diversidad que hay aquí“, confiesa el joven, que se recupera -“aunque es para largo“- de la agresión.

Está asustado, tiene miedo a que le pueda volver a ocurrir, por lo que ha decidido poner kilómetros contra la homofobia de por medio y ha renunciado de momento a la búsqueda de trabajo en Madrid.

Desde Arcópoli, la asociación LGTB de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid, su vicesecretario general y responsable del registro de agresiones homófobas, Rubén López, explica que han tenido que reforzar el equipo de voluntarios que se encargan de este tipo de casos en la ciudad “porque todos los fines de semana, sobre todo en el centro“, suceden agresiones homófobas.

14204869790010Fredy, en una calle de Barcelona.ANTONIO MORENO

Y busca alguna explicación: “Ahora empezamos a creernos la visibilidad y la igualdad. Lo asumimos y nos comportamos como cualquier otra persona en los lugares públicos y eso hace que a la gente que no está preparada para verlo le moleste. Y esa gente es la que tiene que cambiar su actitud”.

‘Os atraparé, maricones’

Un taxi obstaculizando un carril bici del centro de Barcelona fue el detonante de una discusión entre una pareja homosexual y el dueño del vehículo. Un simple “por favor, puede mover el taxi que no podemos pasar” acabó en una respuesta improcedente por parte del taxista: “Putos maricones”. Entre las dos frases, hubo insultos homófobos de todo tipo tras percatarse el denunciado de la orientación sexual de la pareja.

Fredy da la cara “para visibilizar un problema cada vez más latente“. En su denuncia, también hace notar la impasividad de los agentes de seguridad, a los que se les explicó con detalle lo ocurrido.

Los Mossos d’Esquadra, tal y como se recoge en su versión de lo sucedido, presenciaron sin intervenir cómo el taxista les dijo: “Ya veréis cuando os atrape, maricones”.

El próximo día 20 tendrán que enfrentarse al juicio en el que la defensora de la pareja va a solicitar que se aplique la circunstancia agravante penal por discriminación sexual, aunque reconoce que conseguirlo va a ser como “encontrar una perla en el desierto”.

La letrada Laia Serra, abogada del Observatorio contra la Homofobia de Cataluña, explica las triquiñuelas que utilizan los acusados en este tipo de juicios: “Es muy recurrente” que la parte denunciada recurra a la estrategia de “hacerse pasar por gay” y alegue ante el juez, sin ningún tipo de reparo, que expresiones como ‘maricón de mierda‘ o ‘putos maricones‘ son habituales en sus lenguajes. Asegura utilizarlas como sinónimo de otros insultos, como “cabrón o hijo de puta”, pero en ningún caso -así se justifica- con intención homófoba.

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.