Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mona Iraqi’

Egipto: nueve detenidos en una redada homófoba en Alejandría

Sábado, 20 de enero de 2018

egypt_detains_14_for_homosexual_acts_at_medical_centreNueva redada homófoba en Egipto, un país cada vez más hostil para las personas LGTB. La policía irrumpió el pasado lunes en un domicilio privado en Alejandría y detuvo a nueve hombres, acusados de “libertinaje”. Por desgracia no se trata de un caso aislado: la persecución de la comunidad LGTB va en aumento y se tema que pueda ir acompañada próximamente de medidas legales para limitar más aún su libertad de expresión, reunión y asociación.

Los arrestos fueron ordenados por el director de Departamento de Seguridad de Alejandría, Mustafa al-Nimr. La policía de la comisaría de Dekheila, un suburbio de Alejandría, había recibido el aviso de que un grupo de jóvenes “extraños” se reunían en un piso de la zona. Según la prensa local, las investigaciones llevadas a cabo revelaron que una inmobiliaria alquilaba la vivienda para la celebración de “fiestas de sexo grupal”. Una acusación probablemente inventada por las propias autoridades.

Los agentes irrumpieron en el piso ante la sospecha de que se estuvieran cometiendo delitos de “indecencia”, en cuya amplia definición incluyen las relaciones entre personas del mismo sexo. Al-Nimr había calificado esta posibilidad de “amenaza a la seguridad pública”. Para su protección, los ocupantes usaban una palabra clave para identificarse entre ellos y permitir el acceso a la vivienda. Intentaron impedir la irrupción de las fuerzas de seguridad, pero estas consiguieron entrar y detener a nueve personas.

Egipto intensificó la LGTBfobia de Estado en 2017

Si bien la homosexualidad no está explícitamente prohibida por la actual legislación egipcia (aunque podría llegar a cambiar), la policía persigue a la población LGTB con cargos como la “indecencia o libertinaje”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”. Amnistía Internacional denuncia que algunos de los detenidos han sido sometidos a exámenes anales en contra de su voluntad. La ONU considera que este tipo de exámenes son “una forma de tortura”, así como “malos tratos prohibidos por el derecho internacional”.

El pasado 2017 no fue un buen año para en colectivo LGTB en Egipto. Ese año se produjo una intensificación de la persecución LGTBfoba de Estado: en octubre nos hacíamos eco de que, hasta ese momento 57 personas habían sido detenidas, básicamente, por su orientación sexual o identidad de género, así como por el mero apoyo a los derechos igualitarios (con los cargos oficiales anteriormente referidos).

De esas 57 detenciones, según EIPR (Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales) 54 todavía están en prisión. No obstante, hay que leer las cifras con precaución, pensando que la falta de transparencia de la administración y de la justicia de Egipto puede falsear la realidad y suponer, por lo tanto, un escoyo para esclarecer si hay otros casos ocultos por razones desconocidas e incluso por supuestos intereses de las élites.

En octubre de 2017 también conocíamos la noticia de que el Consejo Supremo para la Regulación de los Medios de Comunicación (SCMR) daba la orden para prohibir todas las formas de apoyo a la comunidad LGBT en los medios de comunicación egipcios.

Un mes antes, siete personas eran detenidas por ondear banderas arcoíris durante el concierto en la capital egipcia de la banda libanesa Mashrou’ Leila, cuyo vocalista Hamed Sinno es abiertamente gay. Además de estos arrestos, el grupo musical se enfrentó a descalificaciones y de momento no volverá a tocar en el país, debido al veto del Sindicato de Profesiones Musicales egipcio (ya fue vetada en Jordania tras una campaña promovida por Dima Tahboub, portavoz de Frente de Acción Islámica). Dos de los siete detenidos quedaron en libertad bajo fianza a comienzos de este año.

Los antecedentes LGTBfóbicos ya eran preocupantes

En abril de 2016 fueron condenados once hombres egipcios a penas que oscilaban entre los 3 y los 12 años de cárcel, acusados del delito de “libertinaje e incitación al libertinaje”, que es el cargo que se utiliza habitualmente en Egipto para detener y condenar a homosexuales. Las detenciones se llevaron a cabo en septiembre de 2015, fruto de unas redadas que formaban parte de una “campaña de moralidad” con motivo de la festividad que marca el fin del Ramadán.

Un año antes (abril de 2015) nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el Estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

En junio de 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentesLa última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía en diciembre de 2014 un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, siguió pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

En noviembre de 2014 nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto.

Ese mismo año, también informábamos de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión, por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

 

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , ,

Egipto: dos de los siete detenidos en el concierto de Mashrou’ Leila por agitar banderas arcoíris salen en libertad bajo fianza

Viernes, 5 de enero de 2018

concierto-egipto-mashrou-leila-bandera-lgtb-detenidos-696x522Sarah Hejazy y Ahmed Alaa han abandonado la cárcel, tras el pago de 2.000 libras egipcias (algo más de 93 euros). Son dos de los siete detenidos durante el concierto de la banda libanesa de rock alternativo Mashrou’ Leila, que congregó a unas 30.000 personas en El Cairo el pasado 22 de septiembre. Por el simple hecho de exhibir y agitar banderas arcoíris, siete personas fueron arrestadas y se les acusa de “unirse a grupos fuera de la ley, cuyo objetivo es alterar las disposiciones de la Constitución y la ley”. Sarah Hejazy y Ahmed Alaa, aunque estén en libertad provisional bajo fianza, siguen enfrentándose a los mismos cargos que el resto de arrestados. Según las cifras que maneja la Egyptian Initiative for Personal Rights (Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales o EIPR, en sus siglas en inglés) ahora mismo 54 personas siguen detenidas en Egipto por apoyar al colectivo LGTB, por su orientación sexual (real o percibida) o por su identidad de género.

Como recogíamos en septiembre del año que acabamos de abandonar, siete personas eran detenidas por ondear banderas arcoíris durante el concierto en la capital egipcia de la banda libanesa Mashrou’ Leila, cuyo vocalista Hamed Sinno es abiertamente gay. Además de estos arrestos, el grupo musical se enfrentó a descalificaciones y de momento no volverá a tocar en el país, debido al veto del Sindicato de Profesiones Musicales egipcio (ya fue vetada en Jordania tras una campaña promovida por Dima Tahboub, portavoz de Frente de Acción Islámica).

El vicepresidente de dicho sindicato, Reda Ragab, condenó la actuación de la banda libanesa como “un escándalo contra nuestras tradiciones que está muy lejos del arte serio y con significado”. Mientras que la escritora Mona Eltahawy lamentó la persecución, tachando de “completamente ridículo” que se arreste a alguien por ondear una bandera o por su sexualidad.

Este 2 de enero ha saltado a la palestra informativa internacional la salida provisional de prisión bajo fianza de dos de las siete personas arrestadas en el citado concierto de Mashrou’ Leila en El Cairo: son Sarah Hejazy y Ahmed Alaa (de 28 y 21 años, respectivamente). Un tribunal egipcio ha autorizado la liberación, tras el depósito de 2.000 libras egipcias (algo más de 93 euros) como fianza.

De las 54 víctimas que siguen detenidas en Egipto por apoyar al colectivo LGTB, por su orientación sexual (real o percibida) o por su identidad de género, “varias de estas personas ya han sido declaradas culpables de los cargos y diez acusados en nueve casos han recibido sentencias de prisión duras, que van de uno a seis años”, explica la EIPR.

Si bien la homosexualidad no está explícitamente prohibida por la actual legislación egipcia (aunque podría llegar a cambiar, lo que la ONU ya ha condenado expresamente), las 54 personas que permanecen en prisión comparten supuestos cargos como la “indecencia o libertinaje”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”. Por su parte, la abogada Doaa Mostafa, que asistió a los interrogatorios de una de las chicas detenidas, ha explicado que lo más difícil no son las preguntas irrelevantes, sino saber que la víctima regresaría a una celda donde presuntamente fue agredida sexualmente.

El abogado de la Asociación para la Libertad de Pensamiento y Expresión, Ahmed Othman, también dijo hace unos meses que los interrogatorios se prolongan durante más de 10 horas. Al parecer, a los acusados se les pregunta acerca de sus puntos de vista religiosos y políticos. Además, les obligan a revelar las contraseñas de sus cuentas en redes sociales y les investigan sus mensajes.

Amnistía Internacional denuncia que algunos de los detenidos han sido sometidos a exámenes anales en contra de su voluntad. La ONU considera que este tipo de exámenes son “una forma de tortura”, así como “malos tratos prohibidos por el derecho internacional”. Human Rights Watch, por su parte, apunta que el Sindicato Médico Egipcio no ha tomado ninguna medida para evitar que los profesionales de la sanidad realicen estas degradantes pruebas, no consentidas por las víctimas de la represión LGTBfóbica ejercida por el Estado.

Egipto ha intensificado la LGTBfobia de Estado en 2017

El ya pasado 2017 no ha sido un buen año para en colectivo LGTB en Egipto. Este pasado año se ha producido una intensificación de la persecución LGTBfóbica de Estado: en octubre nos hacíamos eco de que, hasta ese momento 57 personas habían sido detenidas, básicamente, por su orientación sexual o identidad de género, así como por el mero apoyo a los derechos igualitarios (con los cargos oficiales anteriormente referidos).

De esas 57 detenciones, según EIPR, como decíamos, 54 todavía están en prisión (tras la liberación provisional de Sarah Hejazy y Ahmed Alaa). No obstante, hay que leer las cifras con precaución, pensando que la falta de transparencia de la administración y de la justicia de Egipto puede falsear la realidad y suponer, por lo tanto, un escoyo para esclarecer si hay otros casos ocultos por razones desconocidas e incluso por supuestos intereses de las élites.

En octubre de 2017 también conocíamos la noticia de que el Consejo Supremo para la Regulación de los Medios de Comunicación (SCMR) daba la orden para prohibir todas las formas de apoyo a la comunidad LGBT en los medios de comunicación egipcios. Desde abril del año pasado, por decreto del presidente Abdel Fatah al-Sisi, los medios de comunicación de este país están regulados por la referida organización, así como por la Autoridad Nacional de Prensa (NPA) y la Autoridad Nacional de Medios (NMA).

Makram Mohamed, responsable del SCMR, expresaba a raíz del concierto de Mashrou ‘Leila que la homosexualidad es una “enfermedad vergonzosa” y que no debería promoverse en los medios de comunicación. Y no solo eso, sino que en su opinión (formada por los prejuicios y su propia ignorancia) no se debe permitir que las personas LGTB se integren a menos que reciban tratamiento para mantener la moralidad pública.

Los antecedentes LGTBfóbicos ya eran preocupantes…

En abril de 2016 fueron condenados once hombres egipcios a penas que oscilaban entre los 3 y los 12 años de cárcel, acusados del delito de “libertinaje e incitación al libertinaje”, que es el cargo que se utiliza habitualmente en Egipto para detener y condenar a homosexuales. Las detenciones se llevaron a cabo en septiembre de 2015, fruto de unas redadas que formaban parte de una “campaña de moralidad” con motivo de la festividad que marca el fin del Ramadán.

Un año antes (abril de 2015) nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el Estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

En junio de 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía en diciembre de 2014 un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, siguió pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

En noviembre de 2014 nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto.

Ese mismo año, también informábamos de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión, por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un diputado egipcio recaba apoyos para criminalizar la homosexualidad por considerarla “más peligrosa” que el terrorismo

Jueves, 30 de noviembre de 2017

egipto_detenidos-300x150Lo anunciábamos el pasado mes, pero ampliamos la noticia:

De facto, la defensa pública de la diversidad sexual en Egipto ya está siendo perseguida de un tiempo a esta parte, aunque sin una legislación específicamente LGTBfóbica. Sin embargo, y por primera vez, este país del norte de África podría sacar adelante una ley que formalmente sirva para invisibilizar al colectivo LGTB, prohibiendo cualquier tipo de “propaganda”, y criminalizando las relaciones entre personas del mismo sexo (tanto femeninas como masculinas). El diputado egipcio Riad Abdul Sattar, de la formación liberal Egipcios Libres, ha presentado un proyecto de ley que se debatirá en próximas semanas y que ha sido firmado por 67 señorías. Para el promotor del texto, la homosexualidad sería “más peligrosa” que el terrorismo o la violencia, por lo que urge “poner fin a esas prácticas que conducen a la destrucción de la sociedad”. Amnistía Internacional denuncia que “se pretende fomentar el estigma, la humillación y el odio contra las personas debido a la orientación sexual que tengan o parezcan tener”.

Aumentan (todavía más) las alarmas de LGTBfobia de Estado en Egipto. A la persecución de cualquier atisbo de diversidad que ya sufre la población, se suma el intento de oficializar, a través de la ley, la criminalización de las relaciones entre personas del mismo sexo. Asimismo, el proyecto que abandera el diputado liberal Riad Abdul Sattar también pretende cerrar locales, prohibir reuniones, vetar cualquier apoyo al colectivo LGTB e impedir la “propaganda” en cualquier medio público (incluyendo las redes sociales).

Así reza el artículo 2 del borrador legislativo que ya han firmado, al menos, 67 diputados egipcios: “por cada dos o más personas, ya sean hombres o mujeres, que mantengan una relación sexual pervertida entre ellos, en cualquier lugar público o privado, la pena será de prisión por un período no inferior a un año y no superior a tres años, y en caso de reincidencia, la pena será de cinco años”.

Y no “solo” eso, sino que la responsabilidad penal también recaería en “cualquier persona que fomente las relaciones homosexuales, sea lo que sea, ya sea incitándolas o facilitándolas a otros, preparando un lugar para que se practiquen, o invitando a otros a los mismos, incluso si no las están practicando, se le impondrá pena de prisión por un período no inferior a un año y no superior a tres años, más el cierre de los locales. En caso de reincidencia, la pena será de cinco años de prisión”, establece el artículo 3 del proyecto de ley.

La “propaganda” LGTB también sería ilegal, a través de cualquier medio o plataforma, según dicta el artículo 4. Por lo que respectaría a la visibilidad, aparte de vetar cualquier tipo de publicación o aparición pública a favor de la diversidad, se velaría por “prohibir llevar cualquier signo o símbolo para homosexuales, así como fabricarlo, venderlo, comercializarlo o publicitarlo. El castigo para cualquiera que viole esto será la prisión por un período no menor de un año y no más de tres años”.

Con estas últimas medidas, si llega a aprobarse esta ley discriminativa, habría un respaldo legal para enjuiciar a cualquier persona simplemente por ondear banderas arcoíris. Recordemos que, como recogió dosmanzanas, en septiembre fueron detenidas siete personas durante un concierto de la banda Mashrou’ Leila en El Cairo por este motivo. Estas y otras detenciones, hasta el momento, se basan en la arbitraria y moralista acusación de “promover el libertinaje”.

El diputado liberal Riad Abdul Sattar, en calidad de promotor de esta propuesta legislativa, ha aseverado públicamente que la homosexualidad conduce a “la destrucción de la sociedad”, ya que es, en su ignorante opinión, “más peligrosa” que el terrorismo o la violencia. Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el norte de África, por su parte, ha puesto de manifiesto que “no solo se propone con este anteproyecto de ley penalizar las relaciones homosexuales, que ni siquiera deberían ser delito, sino que también se pretende fomentar el estigma, la humillación y el odio contra las personas debido a la orientación sexual que tengan o parezcan tener”.

Amnistía Internacional también ha hecho un contundente llamamiento a “los líderes del mundo, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, que recibió a su homólogo egipcio, Abdelfatah Al-Sisi, el mes pasado en el Elíseo”, ya que “deben alzar la voz para condenar esta represión homófoba. En vez de tender alfombras rojas para recibir al presidente egipcio en las capitales europeas y firma nuevos acuerdos, deben utilizar su influencia para garantizar que el Parlamento retira este anteproyecto de ley totalmente represivo”.

Egipto incrementa la escalada de LGTBfobia de Estado

bandera_egiptoLa realidad demuestra que las administraciones y los políticos egipcios han acabado enterrando el espíritu democrático, humanitario y social que se reclamaba en la Primavera Árabe. El actual presidente de Egipto, Abdelfatah Al-Sisi, asumió el cargo en 2014, después de haber encabezado meses atrás un golpe de Estado contra Mohamed Morsi, de los llamados “Hermanos Musulmanes”. Desde entonces, lejos de implementar avances en materia de derechos humanos en el país, se están sucediendo los retrocesos. En concreto, el colectivo LGTB está siendo uno de los principales perjudicados, si bien no el único, y de manera más intensa a raíz del concierto de Mashrou’ Leila del pasado mes de septiembre.

A principios de octubre nos hacíamos eco de que Egipto intensificaba la persecución LGTBfóbica de Estado, deteniendo a 57 personas por su orientación sexual o identidad de género, además de otras víctimas que lo fueron solo por mostrar su apoyo al colectivo (independientemente de su sexualidad). Como decíamos en líneas anteriores, en este país las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no están formalmente penalizadas. Por ello, a los detenidos se les suele imputar acusaciones tales como incitar al libertinaje, desviación sexual y violación de la moral pública. La Autoridad de Medicina Forense de Egipto también somete a los arrestados a exámenes anales forzados, tal y como están denunciando distintas organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch. Con estas tácticas decimonónicas, sin el respaldo de la comunidad forense y científica internacional, se trata de extraer “pruebas” de una supuesta “conducta homosexual”.

La ONU considera que este tipo de exámenes son “una forma de tortura”, así como “malos tratos prohibidos por el derecho internacional”. Human Rights Watch, por su parte, apunta que el Sindicato Médico Egipcio no ha tomado ninguna medida para evitar que los profesionales de la sanidad realicen estas degradantes pruebas, no consentidas por las víctimas de la represión LGTBfóbica ejercida por el Estado.

Desde octubre hasta hoy, según denuncia Amnistía Internacional, las detenciones LGTBfóbicas ya se habrían incrementado de 57 “a más de 70 personas”.

Odio y persecuciones al colectivo LGTB: una constante en los últimos años

Egypt_Gay_SaunaEn junio de 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía en diciembre de 2014 un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El CairoUn tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, siguió pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

En noviembre de 2014 también nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto. Ese mismo año, también informábamos de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión, por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Egipto intensifica la persecución LGTBfóbica de Estado: 57 personas detenidas por su orientación sexual o identidad de género

Sábado, 7 de octubre de 2017

egipto_detenidos-300x150Hace solo unos días, nos hacíamos eco de la detención de siete personas en El Cairo por ondear banderas arcoíris durante un concierto de la banda libanesa Mashrou’ Leila. Ahora sabemos que la escalada de LGTBfobia de Estado en Egipto se extiende como una plaga entre las autoridades y las fuerzas de “seguridad” de este país transcontinental. Se está hablando de al menos 57 arrestados por su orientación sexual o su identidad de género. Pero también hay afectados heterosexuales que han visibilizado su apoyo a la igualdad de derechos del colectivo LGTB. Human Rights Watch asegura que este país debería centrarse en “mejorar su gravísimo historial de derechos humanos” y Amnistía Internacional denuncia que algunos de los detenidos han sido sometidos a exámenes anales en contra de su voluntad. Por otra parte, se acaba de prohibir la presencia LGTB y el apoyo al colectivo en los medios de comunicación.

Cada vez son más preocupantes las noticias que nos llegan desde Egipto en materia LGTB. El propio Estado está organizando una persecución planificada, cada vez más intensa, contra la diversidad de orientación sexual e identidad de género, pero también contra la visibilización de la igualdad de derechos LGTB e incluso contra personas que brindan apoyo a las reivindicaciones del colectivo. Según cifras oficiales, 57 personas habrían sido detenidas por estos motivos arbitrarios (22 de ellas solo en lo que llevamos de octubre). Sin embargo, el número de arrestados puede ser mayor, teniendo en cuenta los antecedentes, la poca transparencia y la escasa credibilidad de las autoridades en lo que se refiere al respeto de la diversidad sexual y de género.

Como venimos recogiendo en dosmanzanas en el seguimiento informativo de la realidad LGTB en Egipto, en este país las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no están formalmente penalizadas. Por ello, a los detenidos se les suele imputar acusaciones tales como incitar al libertinaje, desviación sexual y violación de la moral pública. La Autoridad de Medicina Forense de Egipto también somete a los arrestados a exámenes anales forzados, tal y como están denunciando distintas organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch. Con estas tácticas decimonónicas, sin el respaldo de la comunidad forense y científica internacional, se trata de extraer “pruebas” de una supuesta “conducta homosexual”.

La ONU considera que este tipo de exámenes son “una forma de tortura”, así como “malos tratos prohibidos por el derecho internacional”. Human Rights Watch, por su parte, apunta que el Sindicato Médico Egipcio no ha tomado ninguna medida para evitar que los profesionales de la sanidad realicen estas degradantes pruebas, no consentidas por las víctimas de la represión LGTBfóbica ejercida por el Estado.

“Egipto debe dejar de dedicar recursos estatales a cazar a la gente por lo que supuestamente hacen en sus dormitorios o por expresarse en un concierto de rock y en su lugar debe centrar su energía en la mejora de su gravísimo historial de derechos humanos”, declara Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio y del Norte de África de Human Rights Watch.

El abogado egipcio Ahmed Othman, miembro de la Asociación para la Libertad de Pensamiento y Expresión, ha denunciado que a los acusados también se les pregunta sobre sus puntos de vista religiosos y políticos. Además, las contraseñas de sus cuentas de redes sociales son recopiladas y se examinan sus mensajes en busca de pistas y de mayor información sobre sus actividades.

Respondiendo a las intransigentes peticiones de lobbies políticos y sociales LGTBfóbicos, el Sindicato de Profesiones Musicales egipcio impedirá a Mashrou ‘Leila actuar en Egipto nuevamente, después de la visibilización de banderas arcoíris y mensajes inclusivos durante su último concierto, celebrado el pasado 25 de septiembre. Como publicábamos estos días atrás, la banda, cuyo vocalista Hamed Sinno es abiertamente gay, ya fue vetada en Jordania tras una campaña promovida por Dima Tahboub, portavoz de Frente de Acción Islámica (la marca de los Hermanos Musulmanes en Jordania).

Egipto excluye a las personas LGTB de los medios de comunicación

El Consejo Supremo para la Regulación de los Medios de Comunicación (SCMR) ha dado a conocer una orden para prohibir todas las formas de apoyo a la comunidad LGBT en los medios de comunicación egipcios. Desde el pasado mes de abril, por decreto del presidente Abdel Fatah al-Sisi, los medios de comunicación de este país están regulados por la referida organización, así como por la Autoridad Nacional de Prensa (NPA) y la Autoridad Nacional de Medios (NMA).

Makram Mohamed, responsable del SCMR, ha expresado a raíz del concierto de Mashrou ‘Leila que la homosexualidad es una “enfermedad vergonzosa” y que no debería promoverse en los medios de comunicación. Y no solo eso, sino que en su opinión (formada por los prejuicios y su propia ignorancia) no se debe permitir que las personas LGTB se integren a menos que reciban tratamiento para mantener la moralidad pública.

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

El propio Ministerio de Asuntos Exteriores de España, en su ficha de Egipto“desaconseja que las mujeres viajen solas, sin agencia de viajes y/o fuera de los circuitos turísticos” y explica a continuación que “aunque la homosexualidad no está formalmente tipificada como delito, los actos homosexuales en público son ilegales y hay precedentes de homosexuales condenados a prisión por contravenir leyes de ‘decencia pública’”.

Efectivamente, aunque las relaciones homosexuales no son ilegales, sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia o libertinaje”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”. Además, en abril de 2015 nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el Estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

Como señalábamos anteriormente, en abril de este 2016 fueron condenados once hombres egipcios a penas que oscilaban entre los 3 y los 12 años de cárcel, acusados del delito de “libertinaje e incitación al libertinaje”, que es el cargo que se utiliza habitualmente en Egipto para detener y condenar a homosexuales. Las detenciones se llevaron a cabo en septiembre de 2015, fruto de unas redadas que formaban parte de una “campaña de moralidad” con motivo de la festividad que marca el fin del Ramadán.

En junio de 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de appsde contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía en diciembre de 2014 un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, siguió pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo,trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

En noviembre de 2014 nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto.

Ese mismo año, también informábamos de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión, por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La policía egipcia se vale de Grindr y otras aplicaciones para arrestar a gais y lesbianas

Martes, 30 de agosto de 2016

GrindrEs una noticia que ya publicamos en 2014 y nuevamente en enero de este año, pero por su importancia y alertar de la inseguridad de algunas aplicaciones, volvemos a ello…

Una vez más queda de manifiesto el peligro que presenta el acceso por parte de individuos o autoridades homófobas a las aplicaciones de citas para personas LGTB. Según un medio local, la policía egipcia está utilizando los datos que almacenan estas redes sociales para localizar y detener a gais y lesbianas.

Según revelan fuentes anónimas al digital CairoScene, espías al servicio del Gobierno egipcio se están sirviendo de las aplicaciones de contactos como Grindr para localizar a personas LGTB y detenerlos bajo cargos de “conducta inmoral”. La posición del usuario en un radio de unos cien metros y sus fotos personales suelen ser toda la información que necesita la policía para encontrar a sus víctimas.

A la persona que se puso en contacto con el periódico le “desconcierta” la facilidad con la que las personas que utilizan estos servicios comparten datos tan delicados “en un país como Egipto”. Es una conducta que se encuentra “más allá de la estupidez”, opinó y aconsejó extremar las precauciones al quedar con alguien que se ha conocido online, después de que se hayan producido varios arrestos en los últimos meses. “Incluso si vives en una zona densamente poblada, apenas hay unas 500 viviendas en un radio de cien metros”, reflexionó. “Si vives en un área más pequeña, el riesgo es aún mayor”.

Luces y sombras de las apps de citas

Las aplicaciones (apps) y las redes sociales son herramientas útiles de sociabilización entre personas LGTB en países donde existe persecución legal y social como consecuencia de la orientación sexual, ya que les permiten interactuar y pueden servir para evitar el aislamiento. Sin embargo, son un arma de doble filo ya que, un mal uso de Grindr y otras análogas, pueden suponer un riesgo para sus usuarios. Un ejemplo fue lo ocurrido en enero de 2012, cuando saltó a la luz una lista publicada por un cracker con información sobre miles de usuarios de Grindr australianos que permitía suplantar a cualquiera de ellos.

Asimismo, el mal uso no solo afecta a fallos de seguridad (que la propia app ya ha anunciado haber solucionado) sino a la “caza”, mediante engaños, a manos de grupos violentos y homófobos. En diciembre del año pasado, dos usuarios de Grindr sufrían sendos asaltos violentos en Londres. Meses antes recogíamos la alerta en Irlanda por la amenaza de un grupo ultra que utilizaba conocidas aplicaciones de contactos para contactar con jóvenes gais y lesbianas y atacarlos. En 2013 un joven era brutalmente agredido en Texas a manos de un desconocido con el que había entrado en contacto a través de MeetMe. Y la historia más terrible quizá sea la del asesinato a sangre fría de dos jóvenes gais en Seattle (Estados Unidos) tras contactar el verdugo por Grindr con sus víctimas.

Otro asunto preocupante, como ocurre en la noticia que traemos hoy, es la utilización de las redes sociales para localizar y detener a los ciudadanos LGTB, por parte de los Estados que persiguen la homosexualidad. Una situación muy peligrosa en países como Arabia Saudí, donde las autoridades han utilizado Twitter y otras redes sociales para encontrar y castigar con cárcel y latigazos a hombres homosexuales. O en Egipto, donde ya en 2015 recogíamos cómo la policía estaba utilizando las redes sociales para “cazar a hombres gais.

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

Aunque la homosexualidad no está formalmente tipificada como delito en Egipto, las personas LGTB son con frecuencia condenadas a prisión por contravenir leyes de “decencia pública”. Asimismo, el pasado mes de abril nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

Pero sin duda, los principales afectados son los ciudadanos oriundos que no cuentan apenas con ninguna herramienta legal o social para hacer valer sus derechos más elementales. Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía un reportaje de la presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente, aunque uno de los detenidos trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía. Iraqi, por el contrario, fue condenada a seis meses de prisión por un delito de difamación y posteriormente absuelta por considerar el tribunal que su información era de interés público!

En noviembre de 2014 nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real. Unos meses antes nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos. Y en abril de este año, once egipcios eran condenados a penas de hasta 12 años de prisión por practicar la homosexualidad.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

El muftí supremo de Egipto rechaza los ataques a gais y lesbianas mientras defiende la condena de la homosexualidad

Viernes, 29 de julio de 2016

2014-635277197134888522-488La máxima autoridad legal del islam en Egipto, el muftí supremo Shawki Allam, ha mostrado en una entrevista a un periódico alemán su total condena del terrorismo en nombre de la religión musulmana. Allam también ha rechazado los ataques a la población LGTB, si bien recordando que para su confesión la homosexualidad es una “práctica inaceptable”.

Dentro de los muftís, encargados de interpretar la sharía o ley islámica, los muftís supremos son la máxima autoridad legal en un territorio determinado. Además de responder a las dudas legales sobre la religión que se le presentan, cualquier sentencia de muerte (castigo vigente en Egipto), debe ser revisada por el muftí supremo. Shawki Allam, que ostenta el cargo desde febrero de 2013, está considerado como un moderado contrario al fanatismo e independiente desde el punto de vista político.

En una entrevista concedida al diario alemán Süddeutsche Zeitung, Allam ha reafirmado su oposición expresa a las atrocidades cometidas en nombre de la religión musulmana por el autodenominado Estado Islámico. Haciendo uso de una expresión bastante habitual en estos casos, el muftí supremo aseguró que estos actos “no tienen nada que ver con el islam”.

Con respecto al papel del odio homófobo en el ataque de Orlando contra una discoteca gay que dejó 49 muertos, Allam introduce matices. Cuando el periodista le pregunta cómo se puede conjugar un islam moderado con el rechazo a las personas LGTB, el muftí supremo recuerda que la homosexualidad “no está permitida según la religión y no es una práctica aceptable en un islam bien entendido”.

Allam considera las relaciones entre personas del mismo sexo como “un pecado religioso” que, según “algunas escuelas de pensamiento” puede ser merecedor de la pena de muerte. Eso sí, siempre en el marco de un “sistema legal que hay que respetar”. La autoridad islámica pone a la iglesia copta como ejemplo de otra confesión que “condena la homosexualidad”, sin que ello quiera decir que uno “pueda tomarse la justicia por su mano”. “Lo que ocurrió en Orlando es completamente inaceptable”, afirma Allam, porque “cada persona es igualmente inviolable”.

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

Aunque las relaciones homosexuales no son ilegales en Egipto, sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia o libertinaje”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”. Además, en abril de 2015 nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el Estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

En junio de 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía en diciembre de 2014 un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, siguió pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

En noviembre de 2014 nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB. En abril de 2014 nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos. Y en abril de este año, once egipcios eran condenados a penas de hasta 12 años de prisión por practicar la homosexualidad.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

Egipto intensifica su ‘Guerra Santa’ contra la homosexualidad

Jueves, 18 de febrero de 2016

egypt-homosexual-gay-prison-arrestLa semana pasada, un tribunal de El Cairo anulaba amparándose en ‘el interés público’ la condena de seis meses de cárcel contra Mona Iraqi, la periodista del canal de televisión privado ‘Al Qahera wal Nas’, que dio el chivatazo a la policía y retransmitió en directo la detención de 26 hombres semidesnudos y esposados de un hamman de la capital egipcia por ‘inmoralidad gay’. No ha pasado ni una semana y nos llegan noticias de que un médico, cuya identidad no han revelado, ha sido condenado a un año de trabajos forzados acusado de “practicar la actividad homosexual”, según informó el diario local Youm7.

De acuerdo con el medio, el médico fue detenido después de que la policía fuera alertada de la “inmoralidad” de un grupo de WhatsApp que supuestamente había creado para atraer a hombres a prácticas de ‘libertinaje‘.

La homosexualidad no es ilegal en Egipto pero los hombres homosexuales son a menudo acusado en virtud de las leyes de moralidad pública con penas que pueden ser de hasta 17 años de prisión con o sin trabajos forzados.

Al menos 150 personas LGBTI han sido detenidas en el país de mayoría musulmana desde que el gobierno militar tomó el poder en 2013 y las organizaciones activistas en la clandestinidad denuncian la práctica policial decazar‘ hombres homosexuales en aplicaciones tales como Grindr haciéndose pasar por supuestas citas.

Mientras que la periodista Mona Iraq es vista por ciertos sectores de la sociedad egipcia como una ‘heroína’ que trataba de prevenir a los sociedad de los estragos que causa el VIH demonizando al colectivo gay, en enero fue detenido otro hombre gay después que la policía afirmara haber encontrado un anuncio que había publicado online en busca de relaciones sexuales con otros hombres.

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Absuelta la homófoba periodista egipcia que retransmitió una redada en unos baños públicos por ser ¿de interés público?

Sábado, 13 de febrero de 2016

noticias_file_foto_1027100_1455193856El acoso y persecución contra el colectivo LGBTI en Egipto no tiene límites y hasta los tribunales muestran una descarada falta de imparcialidad. Una corte de apelaciones en El Cairo ha declarado que la emisión televisiva de 2014 de la detención de 26 hombres en una casa de baños públicos (hamman) de la zona de Ramsés era “de interés público” y ha anulado la condena de seis meses de cárcel contra Mona Iraqi, la periodista que dio el chivatazo a la policía y que retransmitió en directo por el canal de televisión privada ‘Al Qahera wal Nas’ (‘El Cairo y la gente‘, en árabe) como los hombres fueron conducidos semi-desnudos y esposados a una comisaría. El video dio la vuelta al mundo y fue muy criticado en redes sociales por considerar que se saltaba todas las normas de los Derechos Humanos fundamentales.

Pero los hombres detenidos también apelaron y 21 han sido absueltos mientras que sobre los 5 restantes son acusados de propiciar la “inmoralidad”. La ley egipcia no prohíbe directamente la homosexualidad. Sin embargo, existe una normativa que castiga la prostitución, vigente desde 1961. En uno de sus apartados plantea penas por la incitación al “libertinaje y la inmoralidad” que, a menudo, se ha utilizado contra los hombres homosexuales.

n-LGBT-large570El juez consideró que la retransmisión de la redada era un “trabajo periodístico que sirvió al interés público” y que la homófoba periodista Mona Iraqi nunca tuvo la intención de difamar a nadie. En cambio y en giro para presentar como positivo lo injustificable y demonizar a la homosexualidad, el tribunal consideró que Iraq había estado tratando de “crear conciencia sobre el VIH” y mostrar “cómo se extendió en Egipto”, señalando que la transmisión había sido programada para coincidir con el Día Mundial del SIDA.

El abogado del Sindicato de Periodistas, Sayed Abu Zeid Aswat Masriya, se atrevió a decir que la sentencia era positiva para la libertad de prensa en Egipto: “Cada persona se reserva el derecho a criticar asuntos que preocupan a la sociedad, así como el comportamiento de individuos si eso sirve el interés público. El veredicto, sin duda, irritará a algunos por cuestiones de privacidad; sin embargo, el interés público siempre debe prevalecer sobre el privado”, afirmó Abu Zeid.

Sin embargo, un periodista que representa a los hombres detenidos criticó al juez por no abordar la cuestión jurídica de la intromisión a la intimidad de los acusados cuando la mayoría de los hombres habían sido absueltos de los supuestos delitos que no cometieron.

Según la cadena, su espacio ‘Al Mestajabi‘ (‘Lo escondido’) había grabado durante semanas las orgías homosexuales y la prostitución masculina que se registraban en el local pero esas imágenes nunca salieron a la luz porque eran un bulo malintencionado. “Hoy es un buen día para este programa. Hemos logrado cerrar una madriguera de sexo entre hombres. Todos fueron arrestados”, proclamó su presentadora, Mona Iraqi, como avance al episodio que mostró de la redada y detención de los usuarios del baño.

Foto de portada: La periodista Mona Iraq durante el juicio

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , ,

Condenada a seis meses de prisión la periodista egipcia que difundió las imágenes de una redada en una sauna gay

Lunes, 7 de diciembre de 2015

n-LGBT-large570La periodista egipcia Mona Iraqi ha sido condenada a seis meses de prisión por un delito de difamación tras orquestar y difundir las imágenes de una redada en una sauna gay de El Cairo. La sentencia, que responde a la demanda presentada por el dueño del establecimiento, ha quedado en suspenso hasta que se resuelva la apelación presentada por Iraqi, tras el ingreso de la correspondiente fianza. La periodista, sin embargo, aún tiene pendiente otro juicio por la denuncia efectuada por 18 de los detenidos en la redada, que en su día fueron absueltos sin cargos.

Según el abogado de Mona Iraqi, la periodista ha sido condenada por un tribunal de El Cairo a seis meses de cárcel por un delito de difamación, información que ha sido confirmada por la agencia de noticias oficial Mena. El letrado también informaba de que el juez ha aceptado la libertad provisional de su defendida bajo fianza de 1.000 libras egipcias (120 euros, 128 dólares), hasta que se resuelva a apelación que ha presentado su equipo. La condena responde a la denuncia presentada por el dueño de la sauna Ramsés tras las fuertes acusaciones vertidas contra él por la periodista cuando difundió las imágenes de una redada efectuada por la polícia en su establecimiento.

Los hechos tuvieron lugar a finales de 2014, cuando un miembro del equipo del programa El Mostakbai, que presenta Mona Iraqi, se infiltraba con una cámara oculta en la citada sauna de El Cairo para, según difundían, “destapar” los encuentros entre hombres homosexuales que tenían lugar en el local. Como consecuencia de la denuncia del programa, la policía realizaba una redada y detenía a 33 hombres desnudos, bajo el pretexto de que estarían cometiendo prácticas de “libertinaje” y “promoviendo el VIH”. El programa no dudó en emitir en directo cómo los detenidos, completamente desnudos, eran conducidos a los furgones policiales. Veintiséis de ellos fueron acusados de “escándalo público”, “atentado contra el orden y la moralidad”, “perversiones” o “libertinaje”, pero tan solo un mes después fueron absueltos de todos los cargos, absolución ratificada posteriormente por el Tribunal de Apelaciones.

La actuación de Mona Iraqi fue fuertemente criticada tanto por sus compañeros de profesión como por distintas organizaciones humanitarias egipcias e internacionales. Sin embargo, incluso tras la absolución de los detenidos, la periodista siguió defendiendo su actuación desde su programa de televisión. Llegó incluso a emitir un programa especial al respecto, en el que acusó a sus críticos de ser “agentes extranjeros”, y continuó defendiendo que su incursión en la sauna estaba motivada por sospechas de tráfico sexual, promoción del VIH y homosexualidad. En el mismo programa entrevistó al responsable policial de la redada, Ahmed Ashad, que habló largo y tendido de la prolongada “investigación secreta” que le condujo a las detenciones. Sin embargo, no mencionó que el Tribunal de Apelaciones aceptó con claridad el argumento de la defensa de que las pruebas presentadas por él habían sido prefabricadas. La emisión de este programa, con la reiteración permanente de las imágenes de la redada, continuó causando grave daño a los afectados, hasta el punto de que uno de ellos trató de suicidarse tras su difusión.

Para el abogado del demandante dueño de la sauna, el veredicto condenatorio supone un “paso positivo”, pues “había mucha simpatía entre la opinión pública hacia las víctimas”, ya que “la gente era consciente de que aquello ni era periodismo, ni era profesional”. Mona Iraqi debe enfrentarse aún a la resolución de otro juicio, al haber sido denunciada por 18 de los detenidos en la redada, que además tratan de impedir que siga emitiendo su supuesto programa de “investigación”.

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

El propio Ministerio de Asuntos Exteriores de España, en su ficha de Egipto, “desaconseja que las mujeres viajen solas, sin agencia de viajes y/o fuera de los circuitos turísticos” y explica a continuación que “aunque la homosexualidad no está formalmente tipificada como delito, los actos homosexuales en público son ilegales y hay precedentes de homosexuales condenados a prisión por contravenir leyes de ‘decencia pública’”.

Efectivamente, aunque las relaciones homosexuales no son ilegales, sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”. Además, el pasado mes de abril nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

En junio de este 2015, dábamos cuenta de la utilización que la “Policía de la Moralidad” hacía de apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que fue humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

En noviembre de 2014 un tribunal condenaba a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB. Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

La Policía de Egipto utiliza las redes sociales para “cazar” a hombres gais y envía a la cárcel a un refugiado sirio

Martes, 30 de junio de 2015

noticias_file_foto_850281_1409648444A pesar del respiro que se creyó vivir en Egipto tras la denominada “Primavera Árabe”, no se ha producido ningún signo de cambio en lo que a derechos de las personas LGTB se refiere. Y no solo eso, sino que no tiene visos de mejorar la situación. El país está deteriorando su credibilidad internacional, a pasos agigantados, en los ámbitos de las actuaciones de las fuerzas de seguridad, de las administraciones y de la vida política, conforme va pasando el tiempo. Solo hay que remitirse a los hechos. El último episodio de la deriva que se está produciendo en este estado africano es que la “Policía de la Moralidad” está utilizando apps de contacto para gais y redes sociales para engañar y detener a hombres homosexuales inocentes. La última víctima: un refugiado sirio que llegó a Egipto huyendo de las miserias y de la violencia de su país, para empezar una nueva vida, y que ha sido humillado, detenido y condenado a un año de prisión tras caer en una trampa policial.

Aquellos que debieran velar por el orden y el bienestar de la ciudadanía en Egipto, contrariamente, se están convirtiendo en los que persiguen a civiles inocentes. Así se desprende de una de las últimas actuaciones policiales, además de otros sucesos anteriores que no vienen más que a reafirmar la veracidad de esta premisa. En este caso, la infame “Policía de la Moralidad” (sic) ha decidido utilizar apps móviles de contacto para gais y otras redes sociales para tender emboscadas a supuestos hombres gais y conseguir que, al ser “cazados” in fraganti, un tribunal les pueda condenar a prisión, después de someterlos a vejaciones y a pruebas internacionalmente cuestionadas por distintas organizaciones de derechos humanos. La práctica de este tipo de persecuciones no difiere mucho de la de grupos neonazis rusos como el violento Occupy Pedofilyaj, entre otros.

La detención de un refugiado sirio mediante el uso de estas dudosas artimañas policiales no dista mucho, como decimos, de las prácticas empleadas por organizaciones ultra de otros lugares del mundo. Además, recuerda a la denuncia que hacía George Michael, a finales de los 90, en su sarcástico videoclip ‘Outside’, en el que denunciaba las “cazas” de la Policía de Los Ángeles (EE.UU.), por aquel entonces, de las que él mismo fue víctima. En todo caso, volviendo a la detención y a la condena de un año de prisión para un refugiado sirio, acusado de “libertinaje sexual”, su abogado considera que no hubo tal “libertinaje” y se pregunta retóricamente “si el envío de mensajes personales es inconstitucional”.

Utilizando los mensajes que intercambió la víctima como pretexto, la policía detenía al refugiado sirio, incluso sin que llegara a producirse ningún encuentro sexual que sostuviera sus acusaciones. Al arrestado, tras su detención, se le sometió a un examen rectal del que, sin embargo, no se pudo determinar que hubiera realizado ninguna “práctica homosexual”. Los exámenes rectales, como supuesta “evidencia” de homosexualidad de los detenidos, “viola las normas internacionales contra la tortura”, como recuerda la ONG Human Rights Watch. Aún así, la víctima ha sido sentenciada a prisión por un tribunal, debido a su supuesta “incitación a cometer actos inmorales en público” (aunque tal “incitación”, en realidad, parta de los propios cuerpos de seguridad del estado egipcio).

Egipto: un país inseguro para oriundos y extranjeros

El propio Ministerio de Asuntos Exteriores de España, en su ficha de Egipto, “desaconseja que las mujeres viajen solas, sin agencia de viajes y/o fuera de los circuitos turísticos” y explica a continuación que “aunque la homosexualidad no está formalmente tipificada como delito, los actos homosexuales en público son ilegales y hay precedentes de homosexuales condenados a prisión por contravenir leyes de ‘decencia pública’”. Asimismo, el pasado mes de abril nos hacíamos eco de la nueva potestad que se arroga el estado para deportar a extranjeros LGTB. Esta medida era ratificada por un tribunal que falló en favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior egipcio de extraditar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

El Ministerio de Exteriores español recuerda también en su informe sobre Egipto que el 48,1 % de su Producto Interior Bruto (PIB) procede del sector servicios, en el que el turismo ocupa un lugar muy notable. La triste realidad egipcia y la reiterada violación de derechos humanos podría ser, además un motivo de condena internacional,  un freno para uno de los pilares sobre el que se sostiene la economía egipcia: el turismo. Desde luego, visto lo visto, Egipto no parece un destino turístico recomendable, especialmente para las personas LGTB.

Pero sin duda, los principales afectados son los ciudadanos oriundos que no cuentan apenas con ninguna herramienta legal o social para hacer valer sus derechos más elementales. Incluso algunos medios de comunicación se dedican a realizar “cacerías” contra homosexuales. Al Kahera Wal Nas emitía un reportaje de la denostada presentadora amarillista Mona Iraqi, que servía como excusa para detener a decenas de personas, vanagloriándose de la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto). Un tribunal los absolvería a todos posteriormente. No obstante, sigue pesando sobre ellos otra condena que no se revoca: la estigmatización social. Un problema que a menudo deriva en violencia por parte de terceros o en intentos de suicidio. Uno de los detenidos en la sauna gay de El Cairo, por ejemplo, trató de quemarse vivo, tras difundirse las imágenes en televisión en las que se le reconocía.

Los procedimientos irregulares se institucionalizan

El pasado mes de noviembre nos hacíamosa eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB. Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un hombre egipcio arrestado en una sauna “por ser gay” se quema a lo bonzo

Miércoles, 18 de febrero de 2015

noticias_file_foto_952811_1424084884Uno de los 26 egipcios acusados de “ser gay” y formar parte de una orgía en una sauna de El Cairo ha tratado de quitarse la vida quemándose a lo bonzo. El acoso del que es objeto desde que se dieron a conocer las imágenes en directo de los arrestos le ha empujado a tomar tan trágica decisión. Según su abogado, ha sufrido graves quemaduras en manos y piernas, y su estado psicológico es altamente preocupante.En estos momentos se encuentra hospitalizado por quemaduras de diversa consideración, aunque fuera de peligro.

Si bien en un principio la lista de detenidos ascendía a 33, la de acusados se redujo a 26, aunque finalmente todos fueron absueltos después de ser sometidos a “exámenes médicos”. Uno de acusados, que permanece en el anonimato, ha declarado este domingo (15 de febrero) al diario Al-Watan a través de su abogado que “su vida es insoportable” a pesar de que haya sido absuelto de los cargos.

“Desde el inicio del caso, muchas personas me han mirado mal y me han insultado, e incluso mis familiares y amigos están más pendientes de todo lo que hago”, dijo, según The Cairo Post. “Mis hermanos insisten en acompañarme a todos los sitios que voy, prácticamente he perdido la libertad”, lamenta.  El hombre detallaba también cómo en su trabajo de camarero en un bar del distrito de Shobra era constantemente “acosado” por los clientes. La situación era tan insostenible que poco después de conseguir su absolución intentó quitarse la vida.

Los medios de comunicación egipcios difundieron las imágenes de los arrestados, en las que se veía cómo eran obligados a caminar desnudos por la calle. Los afectados demandaron a la periodista Mona Iraqui por su contribución a la difusión de los vídeos en televisión.

El hombre, que ha sido hospitalizado por al menos ocho días para la cura de las quemaduras en manos y las piernas, culpa a Iraqi de su intento de suicidio. “Ella fue quien me hizo hacer esto. Es la razón por la que he llegado a este extremo”, dice.

Mona Iraqi se vanaglorió en su día de haber “destapado” las actividades homosexuales de la sauna El Cairo, bajo la burda excusa de “promover el VIH”. Tras infiltrarse un miembro de su equipo en la sauna, la denuncia del programa ocasionó la desmedida intervención policial, que se saldó con la detención de 33 hombres. El programa no dudó en emitir en directo cómo los detenidos, completamente desnudos, eran conducidos a los furgones policiales. Veintiséis de ellos fueron acusados de “escándalo público”, “atentado contra el orden y la moralidad”, “perversiones” o “libertinaje”, pero tan solo un mes después eran absueltos de todos los cargos, absolución ratificada posteriormente por el Tribunal de Apelaciones.

La actuación de Mona Iraqi fue fuertemente criticada tanto por sus compañeros de profesión  como por distintas organizaciones humanitarias egipcias e internacionales. Sin embargo, incluso tras la absolución de los detenidos, ha seguido defendiendo su actuación desde su programa de televisión. El pasado 4 de febrero emitió un programa especial al respecto, en el que acusó a sus críticos de ser “agentes extranjeros”, y continuó difundiendo que su incursión en la sauna estaba motivada por sospechas de tráfico sexual, promoción del VIH y homosexualidad. En el mismo programa entrevistó al responsable policial de la redada, Ahmed Ashad, que habló largo y tendido de la prolongada “investigación secreta” que le condujo a las detenciones. Sin embargo, no mencionó que el Tribunal de Apelaciones aceptó con claridad el argumento de la defensa de que las pruebas presentadas por él habían sido prefabricadas.

Tan solo dos días después de la emisión del programa, la víctima cometió su intento de suicidio.

La homosexualidad no es ilegal en Egipto. Sin embargo, las leyes que criminalizan la “perversión” y el “libertinaje” se utilizan con frecuencia para criminalizar las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

Foto: The Cairo Post

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , ,

Un tribunal de apelaciones egipcio ratifica la absolución de los detenidos en la sauna gay de El Cairo

Jueves, 29 de enero de 2015

Egypt_Gay_SaunaSe cierra definitivamente el caso de los 26 hombres arrestados en una sauna de la capital egipcia. Aunque otro tribunal ya los absolvió hace apenas unos días, se confirma la decisión judicial tras la apelación que había interpuesto la fiscalía. La presentadora amarillista de televisión Mona Iraqi, que fue la responsable de llevar “el caso” ante la justicia y que pudo verse en primer término mientras arrestaban medio desnudos a los usuarios de la sauna, anuncia en su perfil profesional de Facebook que, ahora que se ha hecho pública la absolución, hablará del tema en el programa del próximo miércoles. Algunos de los acusados han manifestado, por medio de sus abogados, que estudian querellarse contra la “informadora” y el programa por la emisión pública del reportaje y por la vulneración de sus derechos.

Como ha recogido dosmanzanas en diversas informaciones, la homosexualidad no es delito en Egipto. Sin embargo, y a pesar de los agitados cambios políticos y civiles que ha experimentado el país en los últimos años, se aprecia un incremento en la presión hacia el colectivo LGTB, al que se persigue con acusaciones tan peregrinas como “escándalo público”, “atentado contra el orden y la moralidad”, “perversiones” o “libertinaje”. En este sentido, diversas organizaciones egipcias e internacionales apuntan que durante los últimos meses se habrían producido unas 150 detenciones ilegales a personas sexualmente diversas.

Pero el episodio de los arrestos en la sauna de El Cairo es uno de los que, con diferencia, ha tenido una mayor repercusión internacional. Tanto que, desde la llegada al poder en Egipto del presidente Abdel Fattah el-Sassi, es la primera ocasión en la que se ha puesto en tela de juicio la legitimidad de una operación policial de estas características, cuestionando, asimismo, la relación entre el poder político y los medios de comunicación del país.

La persecución del colectivo LGTB egipcio

El pasado mes diciembre nos hacíamos eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. No obstante, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”.

Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Egipto absuelve a 26 gais acusados de indecencia

Jueves, 15 de enero de 2015

1421058838_275626_1421063481_noticia_normalLos liberados fueron capturados en diciembre en la redada a un baño público de El Cairo

Un tribunal egipcio ha absuelto a los 26 hombres arrestados a principios de diciembre en una redada contra unos baños públicos del centro de El Cairo por ser presuntamente un local de citas de la comunidad gay. El caso había adquirido una gran notoriedad pública por el elevado número de procesados y por el hecho de que su detención fue retransmitida por un programa de televisión. Según las organizaciones de derechos humanos, la acción se enmarcó en una campaña de hostigamiento contra la comunidad gay, que ha visto cómo en los últimos meses se han realizado más de 50 redadas en su contra y se ha encarcelado a más de 150 personas a causa de sus tendencias sexuales.

La homosexualidad no figura como un delito en el Código Penal, pero desde hace décadas se ha acosado a la comunidad gay en los tribunales utilizando cargos tan vagos como “perversión”, o “comisión de actos indecentes en público”, habitualmente asociados a la prostitución. Precisamente, estas fueron las acusaciones contra los 26 imputados del caso conocido en Egipto como el hamam gay. Sin embargo, los propietarios del local han negado que las acusaciones de que los baños fueran en realidad un local de citas.

Después de que el juez hiciera público su veredicto, en la sala donde se celebraba el juicio se produjo un estallido de júbilo, y tanto algunos de los acusados como sus familiares gritaron “Alla Akbar” (¡Alá es grande!). “Finalmente, una corte egipcia ha dictado un fallo en un caso de este tipo de acuerdo con la ley”, se felicitó Ahmed Hossam, uno de los abogados defensores en declaraciones a la agencia AFP. Los letrados de la defensa han denunciado que al menos uno de los imputados fue violado en la comisaría por otros hombres recluidos en su celda con la complicidad de los agentes de policía encargados de supervisarlos.

El caso ha suscitado una viva polémica por el rol de la periodista Mona Iraqi, presentadora del programa de televisión al-Mustakhbi, que ofreció imágenes de los 26 hombres mientras eran arrestados, la mayoría de ellos medio desnudos, cubiertos solamente con una toalla. Según la reportera, fue ella misma quien alertó a las autoridades de que en el hamam se “llevaban a cabo orgías”, lo que le permitió estar presente durante la redada. Iraqi ha sido duramente criticada tanto por sus colegas por violar el código deontológico del periodismo como por las organizaciones de derechos humanos por violar la privacidad de los arrestados.

“La noticia de este lunes ha puesto fin a una injusticia concreta, pero no significa que se haya hecho justicia. Debe haber un cambio en la actuación del Gobierno, de la judicatura y una enmienda de las leyes. Además, tanto Mona Iraqi como el canal de televisión Qahera ual-nas deben ser castigados y juzgados”, sostiene Ibrahim, miembro de la ONG LGBT Egypt, una de las más activas en la denuncia del hostigamiento que sufre la comunidad homosexual en el país árabe.

Durante los últimos meses, el régimen presidido por Abdelfattá al Sisi, surgido tras el golpe de Estado contra el islamista Mohamed Morsi , ha lanzado una campaña contra homosexuales y ateos para presentarse ante la sociedad como un guardián de la moral pública. Por ejemplo, el domingo un joven de 21 años de la provincia de Buheira fue condenado a tres años de cárcel simplemente por haberse declarado “ateo” en su página de Facebook. El cargo en su contra que le había imputado la fiscalía fue “insultar a la religión”.

Fuente El País

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Primera sesión del juicio contra los veintiséis hombres detenidos hace dos semanas en una sauna gay de Egipto por participar en presuntas “orgías gays”

Viernes, 26 de diciembre de 2014

Egypt_Gay_SaunaLos acusados trataron de ocultar sus rostros mientras la policía los hizo entrar en una jaula que servía de banquillo.

Apenas han pasado un par de semanas y ya se ha celebrado la primera sesión contra los detenidos en una sauna gay de El Cairo (Egipto). Las primeras informaciones apuntaban a un arresto de 33 hombres, sin embargo ahora se habla de entre 26 y 33, dependiendo de la fuente. Este hecho fue resultado de un supuesto reportaje de “denuncia”, al que puso cara la presentadora amarillista Mona Iraqi. Destacadas organizaciones del mundo LGTB árabe han acusado a Iraqi de “deshonrar la profesión periodística”, en tanto que los detenidos “no cometieron ningún delito penado por la ley”. Una de las acusaciones a la que se enfrentan estos hombres, privados de sus derechos y de su libertad, es de “promover el VIH”. Sin embargo, incluso la Sociedad Egipcia contra el VIH (EAS) ha denunciado los “fines no éticos” de la comunicadora.

Los 26 hombres fueron detenidos el 7 de diciembre en una sauna pública del barrio de Azbakeya, en el centro de El Cairo. Entre los detenidos, se halla el propietario y cuatro empleados, juzgados por «administración de lugar de depravación» y de «incitar y facilitar la depravación». Los demás están acusados de «depravación y atentado al pudor».

El proceso, que solo duró unos minutos el domingo, fue aplazado hasta el 4 de enero. La sauna fue acusada públicamente de ser un lugar de encuentro de homosexuales por una estrella de la televisión egipcia, Mona Iraqi. La ley egipcia no prohíbe formalmente la homosexualidad, pero varias personas homosexuales han sido condenadas por cargos de “depravación” en los últimos años.

Activistas LGTB de Egipto han declarado que la atmósfera de homofobia “es peor ahora que bajo el gobierno de los Hermanos Musulmanes”. Desde luego, de acuerdo con las informaciones que van llegando desde el país, no se aprecia un salto democrático cualitativo en lo que a la aplicación de los derechos humanos se refiere. Y más especialmente los de las personas LGTB, que están siendo sometidas a una de intolerancia social e institucional que podría haberse saldado con unas 150 detenciones no amparadas por la legislación egipcia, que no persigue oficialmente la diversidad sexual.

El reportaje sensacionalista del programa El Mostakbai, presentado por Mona Iraqi, se vanagloriaba de haber “destapado” las actividades homosexuales de una sauna en la calle Ramsés de El Cairo, bajo la burda excusa de “promover el VIH”. No obstante, la Sociedad Egipcia contra el VIH se ha desmarcado de los “fines no éticos” de la presentadora y del programa, denunciando que la aparición de sus representantes en el mismo fue fruto de un engaño. Según aseguran desde la dirección de la organización no gubernamental, fueron invitados a participar en un programa con motivo del Día Internacional de Acción contra el VIH-Sida. Al incluir las declaraciones grabadas dentro de este reportaje sensacionalista, EAS asevera que se han vulnerado todos “los códigos sociales”.

“Soy inocente, juro que estaba en el hammam (sauna) para un tratamiento”, indicó uno de los acusados cuando fueron presentados ante el juez el pasado domingo. “Nos golpean todos los días y nos obligan a dormir boca abajo”, afirmó otro detenido. Durante la tensa primera sesión del juicio contra los hombres detenidos en la sauna gay, se ha acabado expulsando a sus familiares de la sala, aunque sí se ha permitido la permanencia a un pequeño grupo de voceros homófobos. Los “acusados” han defendido su inocencia y alguno de ellos incluso ha negado cualquier vínculo homosexual, posiblemente por las presiones sociales o familiares o incluso ante el temor de las represalias. Asimismo, se cree que 21 de los hombres  arrestados podrían haber sido sometidos a un examen rectal a cargo de un médico forense para descartar violaciones. Sobre estas prácticas, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) ha dicho que “violan las normas internacionales contra la tortura”.

Fuente Cáscara amarga y Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , ,

La policía egipcia detiene a 33 hombres en una sauna gay acusados de “libertinaje” y de “promover el VIH”

Jueves, 11 de diciembre de 2014

Egypt_Gay_SaunaLa homofobia, por desgracia, no tiene limites y por más esperpénticas o kafkianas que puedan parecer algunas actuaciones, sus responsables se afanan por justificarlas con argumentos todavía más absurdos. En este sentido, los 33 detenidos en la redada a una sauna gay de El Cairo (capital de Egipto) han sido víctimas de la homofobia social e institucional de este país. Despojados de toda dignidad, los hombres han sido arrestados y conducidos a los furgones policiales, en plena calle, prácticamente desnudos. Sus ropas, para más inri, han sido requisadas como prueba incriminatoria y a duras penas han logrado apartar sus caras de los focos de la prensa sensacionalista. La presentadora amarillista Mona Iraqi se ha jactado públicamente de haber conseguido la exclusiva para el canal de televisión Al Kahera Wal Nas.

Dosmanzanas ha visto en directo la primera parte del reportaje emitido por Al Kahera Wal Nas en la madrugada del martes. Un miembro del equipo del programa El Mostakbai, que presenta Mona Iraqi, se infiltra con una cámara oculta en la sauna de la céntrica calle Ramsés de El Cairo para “destapar” los encuentros entre hombres homosexuales que tienen lugar en el local. Como consecuencia de la denuncia del programa, la policía ha realizado una redada y ha detenido a 33 hombres desnudos, bajo el pretexto de que estarían cometiendo prácticas de “libertinaje” y “promoviendo el VIH”. Unas acusaciones que ponen de manifiesto la desinformación e ignorancia en temas de sexualidad, tanto por parte del equipo televisivo como de las fuerzas de seguridad de Egipto.

Con el objetivo de incrementar la expectación entre la audiencia, el reportaje se ha seriado y se ha programado entre las 24 horas del lunes y las mañanas del martes y el miércoles. Una vez completa la emisión, Mona Iraqi anunciaba que el miércoles se entregará una copia a la Fiscalía para que se emprendan las acciones legales “oportunas”. En el momento de redactar esta noticia, el post de la fanpage de Facebook de Iraqi en el que se anuncia el reportaje recogía 250 comentarios en todos los sentidos. Hemos encontrado mensajes LGTBfóbicos pero también otros de denuncia hacia este suceso y hacia el tratamiento adoptado por el programa.

“Bueno Mona, ¡debes saber que la ignorancia y la persecución aumenta la propagación del VIH! […] La perversión de la que  hablas continuará en las cárceles donde estos hombres serán abusados y violados, gracias a ti y a tu televisión de risa”, escribía Mihalis Eleftheriou. Otra usuaria, Hadeel El Deeb, aseguraba que las teorías periodísticas de Mona Iraqi son “vergonzosas” y añadía que no puedo creer que estés realmente orgullosa de esto y te atrevas a llamarlo un logro periodístico. No solo te culpo a ti ya que, sin duda, la culpa también es del canal de televisión por apoyar tus ‘habilidades’ atroces”.

Egipto persigue la homosexualidad sin ser ilegal

Ya hace dos meses nos hacíamos eco del arrestocondena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la indecencia, la conducta inmoral o la ofensa a los sentimientos religiosos.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB.

Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Fuente RagapCáscara amargaDosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.