Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Educación para la Ciudadanía’

“6 consejos para evitar una agresión homófoba”, por Ramón Martínez

Martes, 19 de enero de 2016

homofobia_cerdanyolaInteresante artículo que publica en Cáscara Amarga:

Los consejos deberían ser para esas personas que no son capaces de permitir la existencia de diversidad a su alrededor, porque son ellas quienes dan comienzo a la agresión.

 2016 ha empezado con una ola de violencia. En Colonia unas cien de mujeres han sido robadas y agredidas sexualmente por un millar de hombres durante la madrugada del primero de enero. Supuestamente el grueso de la jauría lo formaban varones inmigrantes, y se ha llegado a sugerir que muchos de ellos eran refugiados sirios.

Así, ha comenzado a propagarse un discurso que emplea un supuesto feminismo como excusa para propagar el racismo y la xenofobia, incluso acusando al Feminismo de apartar la vista de estas agresiones desde pasquines ultra como InfoVaticana.

Extraño pensamiento éste que ignora que los derechos de las mujeres se defienden a diario, no cuando puede emplearse esa reivindicación para atacar la dignidad de las personas migrantes y refugiadas, forma de purplewhasing que ha denunciado muy acertadamente Brigitte Vasallo en la revista Píkara.

Este discurso me recuerda, en el caso de la Diversidad Sexual y de Género, a aquellas extrañas palabras de un responsable del partido ultra Vox durante las elecciones autonómicas en Andalucía el pasado marzo cuando señalaba que debe impedirse la inmigración de personas musulmanas para evitar “que desde la Giralda se arroje a los homosexuales“, denunciando la homofobia salvaje de DAESH pero aprovechándola como estrategia de pinkwashing para enmascarar y potenciar sus ideas contra los derechos de la diversidad étnica y de origen nacional.

Como respuesta a la oleada de agresiones machistas Henriette Reker, alcaldesa de Colonia, tuvo la poco afortunada idea de ofrecer a las mujeres de su ciudad algunos consejos para evitar los ataques. Ha sido muy comentado el que recomendaba mantener al menos un brazo de distancia con cualquier persona en la calle, si bien sus palabras han sido duramente contestadas por Heiko Maas y Manuela Schwesig, ministros de Justicia y Mujer y Familia, que le recuerdan que la responsabilidad de evitar las agresiones no es nunca de las mujeres, sino de los agresores. Además, como hace poco me comentó Eduardo García Ríos, amigo y compañero de Arcópoli, esa técnica se vuelve inútil cuando el agresor tiene el brazo más largo que tú.

También hemos sabido que en España este comienzo de año ha sido especialmente violento. A día de hoy son ya 7 las mujeres asesinadas por violencia de género, y nos hemos encontrado con un gravísimo aumento en la frecuencia de  atentados contra personas LGTB. 2016 empezó con una agresión a un joven gay en el madrileño barrio de Salamanca el mismo 1 de enero a las siete de la mañana, a la que siguieron los golpes e insultos a una pareja de hombres en el centro de Segovia.

Días después en Lavapiés una mujer trans fue brutalmente agredida por un grupo de jóvenes, que la llamaron “maricón” y dejaron inconsciente entre muchos golpes. Además, otras tres agresiones están siendo ya atendidas por Arcópoli. En total son al menos siete víctimas en dieciséis días.

Frente a esta oleada de violencia desmedida podríamos considerar necesaria una respuesta semejante a la de la alcaldesa de Colonia, y ofrecer consejos de seguridad para lesbianas, gais, bisexuales y transexuales que les sirvieran para evitar una agresión. Pero no. No es lícito responsabilizar a las personas no heterosexuales de su propia seguridad. ¿Por qué debemos tener más cuidado al ocupar un espacio público que una persona heterosexual? ¿Por qué no son los agresores los que se preocupan de dejarnos en paz, y cuando sientan ese deseo de agredirnos ponen un brazo de distancia entre ellos y el mundo civilizado? Los consejos deberían ser para esas personas que no son capaces de permitir la existencia de diversidad a su alrededor, porque son ellas quienes dan comienzo a la agresión. Las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales simplemente estamos en la calle, igual que cualquier otra persona.

No obstante, son muchas las cosas que puedes hacer para evitar que siga habiendo agresiones homófobas -y bífobas y tránsfobas-; y quiero resumirlas en seis puntos:

1.- Exige al Gobierno de España una Ley contra los Delitos de Odio, que modifique el Código Penal para incluir expresamente el discurso de odio y las acciones que de él se derivan como delito específico.

2.- Exige al Gobierno de España una Ley para la Igualdad Efectiva de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales y contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género, que ponga a disposición de las personas LGTB los mecanismos necesarios para que puedan defender sus derechos, como por ejemplo un Observatorio Nacional contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia.

3.- Exige al Gobierno de España una Ley Integral de Transexualidad que reconozca a las personas trans su derecho a la atención sanitaria gratuita cuando sea solicitada, que responda adecuadamente a las necesidades de menores y personas migrantes y que despatologice definitivamente cualquier forma de identidad de género que se aparte de la cisexualidad.

4.- Exige al Gobierno de España que incorpore a una nueva Ley de Educación las medidas necesarias para que en todos los colegios, institutos y universidades aparezca de manera transversal la Diversidad Sexual y de Género como un valor social que proteger, y de forma específica a través de una asignatura como Educación para la Ciudadanía, además de potenciar el desarrollo de nuevas masculinidades no fundamentadas en la violencia.

5.- Exige al gobierno de tu comunidad Leyes Autonómicas que protejan y reconozcan los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en todos los ámbitos de sus competencias.

6.- Exige a tu ayuntamiento Ordenanzas Municipales sobre Diversidad Sexual y de Género que además de garantizar los derechos de las personas no heterosexuales se comprometan a promoverlos, que conciencie a la policía local de que uno de sus deberes fundamentales es garantizar también la seguridad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, y que facilite el asociacionismo LGTB a través de la subvención y cesión de espacios públicos.

Todos estos puntos pueden resumirse en uno solo: para evitar que la homofobia, la bifobia y la transfobia sigan presentes en nuestras calles lo único que hace falta es que el discurso activista llegue a las instituciones, porque son ellas las que deben preocuparse por nuestra seguridad, no nosotros y nosotras. Lo único que hace falta es más activismo. Porque para acabar con la homofobia no hay que tener cuidado, hay que tener derechos.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

Biblioteca, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sindicatos educativos renuevan su compromiso por la diversidad y contra la LGTBfobia en las aulas con ocasión del Orgullo

Jueves, 2 de julio de 2015

Aula gayCon ocasión del Orgullo LGTB, diversos sindicatos han renovado su compromiso con la FELGTB en materia educativa para trabajar en favor del reconocimiento de la diversidad sexual y de la identidad de género, así como para combatir la LGTBfobia. Así lo han hecho público en un comunicado conjunto.

Según afirma el comunicado, desde el año 2014 las federaciones de enseñanza de Comisiones Obreras (FE-CC OO) y UGT (FETE-UGT), STES (Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza) y la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales trabajan de manera conjunta en un convenio de colaboración “en el que nos comprometimos a llevar a cabo distintas acciones en el ámbito educativo para sensibilizar a la comunidad educativa en la necesidad de abordar desde el respeto la diversidad sexual y la identidad de género, así como para erradicar la discriminación por sexo, orientación sexual o identidad de género”.

Para estos sindicatos, dos son las realidades sobre las que urge intervenir: invisibilidad y LGTBfobia. Algo que resulta mucho más complicado con la nueva ley educativa promovida por el PP, la LOMCE, “que supone un grave perjuicio para los avances conseguidos y demandados por la sociedad. No solo permite segregar a chicas y chicos por su sexo y no solo suprime materias como Educación para la Ciudadanía, entre cuyos contenidos están el respeto y reconocimiento de la diversidad sexual, sino que también elimina el carácter obligatorio de una educación ética basada en la formación en valores y en derechos humanos, contribuyendo así y potenciando la permanencia de prejuicios que siguen generando desigualdades por razón de género, diversidad sexual o identidad de género”.

Sindicatos educativos y FELGTB consideran necesario:

  • Trabajar la educación afectivo-sexual en las diferentes etapas educativas como parte de la formación integral de alumnas y alumnos.
  • Reclamar la formación inicial y continua del profesorado sobre estos contenidos.
  • Elaborar programas, campañas y materiales didácticos sobre diversidad sexual e identidad de género.
  • Visibilizar la diversidad sexual y la identidad de género en el currículo, en los proyectos educativos de centro y en los planes de convivencia, así como en la realidad diaria del centro.
  • Incorporar los derechos lgtbqi en los convenios laborales, así como la creación de protocolos de actuación ante situaciones específicas.

Es por eso que estas organizaciones han querido, con ocasión del Orgullo LGTB, ratificar públicamente su compromiso de seguir trabajando “para que los centros educativos sean espacios de libertad y seguridad, donde todas las personas de la comunidad educativa puedan ser, expresarse y participar desde su diversidad y donde se fomente y se eduque en el respeto hacia quienes difieren de las normas sociales impuestas de la heterosexualidad y el binarismo de género”.

Mucho por hacer…

Confiemos en que el trabajo de estas organizaciones dé cuanto antes sus frutos. No está de más recordar que, según una investigación llevada a cabo por voluntarios del colectivo madrileño COGAM durante el curso 2012/2013 en 37 centros educativos de Madrid, solo un 24% de los encuestados cree que lo contaría en su clase si fuera lesbiana, gay o bisexual, un 32% no lo haría y un 44% no lo sabe. Y es que casi 1 de cada 4 (el 21,5%) cree que sufriría rechazo si saliera del armario y solo el 15,5% considera que recibiría el apoyo del resto de la clase; el 63% no sabe qué esperar.

Por lo que se refiere a todos aquellos alumnos que se definen como no heterosexuales, el 80% oculta su orientación por miedo al rechazo. Y es que 1 de cada 10 de los que la han revelado sufre agresiones físicas. El 42% de los encuestados opina además que el profesorado muestra una preocupante pasividad ante comportamientos homófobos en el aula, una percepción que llega al 53% entre el alumnado LGB… Cifras que no creemos muy distintas en otras comunidades y que obligan a hacer muy serios esfuerzos.

Fuente FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Las escuelas de Gales no pueden ni saben educar sobre asuntos LGBT

Viernes, 2 de enero de 2015

Acoso-Escolar-01La conocida como sección 28 fue una controvertida norma del periodo Thatcher que estipulaba las autoridades locales “no deben promocionar intencionadamente la homosexualidad o publicar material con la intención de promocionar la homosexualidad”, lo que conllevó que en las escuelas inglesas se mostrasen las relaciones homosexuales como anormales, o simplemente este fuera un tema tabú, absolutamente silenciado en los centros educativos. 

Diez años después de la derogación de esta polémica ley, un informe de la organización Stonewall Gales pone de relevancia que aún queda mucho por hacer para un correcto enfoque educativo en las aulas con menores LGBT. El estudio muestra que la mayoría de los maestros no están seguros de si se les permite enseñar sobre los asuntos lésbicos, gays y bisexuales, y no están seguros de cómo apoyar a estos alumnos contra el acoso escolar.
Así, el 84% de las escuelas primarias y el 45% del personal de las escuelas de secundaria en Gales dicen que no se les permite enseñar sobre lesbianas, gays y bisexuales o no saben si se les permite.Y a pesar de que una abrumadora mayoría de los profesores creen que tienen el deber de combatir el bullying homofóbico, el 90 por ciento de las escuelas primarias y el 79 por ciento de maestros de las escuelas secundarias no han recibido ningún tipo de formación específica sobre ahora para abordar el bullying homofóbico. Es más, un tercio de los maestros de Gales afirma haber escuchado a alguno de sus colegas utilizando un lenguaje homofóbico.

 La situación de Gales es equiparable a la situación en España, donde los intentos por avanzar en este sentido, como el impulso a la Educación para la Ciudadanía, han sido contestados con una fuerte oposición por la derecha más intransigente. Sin embargo, no cabe duda de que la escuela es la herramienta más poderosa para combatir la homofobia, y al mismo tiempo, puede ser -y de hecho lo es- un lugar aterrador para menores de orientación homosexual que sufren acoso por parte de sus compañeros.De ahí que sea necesario que los colegios e institutos incluyan la figura de un educador en esta materia para formar al personal docente en la prevención del bullying.

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Denuncian que la homofobia en el sistema educativo andaluz es un mal “endémico”

Jueves, 9 de octubre de 2014

2013112414081445137El 60% de los varones gais o bisexuales sufre acoso escolar y el 43% de éstos se plantea el suicidio, según un informe estatal.

La Federación LGTB Arco Iris pone en marcha su campaña de talleres contra la homofobia, en colaboración con Amnistía Internacional, en los colegios de Málaga, a los que ya se han inscrito 26 institutos de la provincia.

Ante los datos del informe estatal “Acoso escolar (y riesgo de suicidio) por orientación sexual e identidad de género” la Federación Arco Iris, con el apoyo de Amnistía Internacional, pone en marcha por tercer año consecutivo el programa Escuela sin armarios. El programa incluye talleres gratuitos impartidos por personal especializado e ideas adaptadas para incluir en las programaciones de todas las asignaturas y niveles educativos, incluyendo la educación infantil o la asignatura de religión católica.

El informe en el que se apoya la Federación Andaluza Arco Iris ha sido realizado por la FELGTB para la oficina del Defensor del Pueblo y en el se afirma que el 23 % de los y las jóvenes que sufren acoso homofóbico lo empiezan a sufrir antes de los 12 años, mientras que para el 57 % es la etapa de secundaria el peor periodo. Este acoso persistente y continuado durante largo tiempo les produce desesperanza y por ello el 43 % de quienes sufrieron acoso en el colegio o instituto pensaron en suicidarse, llegando a intentarlo el 17 %.

Este mismo informe destaca el hecho de que sólo 1 de cada 5 jóvenes acosados recibió ayuda del profesorado, algo que, critican desde esta asociación, “demuestra que el sistema educativo se muestra ajeno”.

Desde Arco Iris resaltan que el sistema educativo andaluz ha avanzado formalmente en esta cuestión, con la difusión de materiales sobre la diversidad afectivo-sexual o la impartición de cursos contra la homofobia para profesorado. También fue importante la incorporación en 2010 de referencias explícitas a la homofobia en los reglamentos orgánicos de los centros andaluces.

Sin embargo piden a la Junta de Andalucía que dé nuevos pasos: “Ya es hora de que se ofrezca a los centros andaluces desde la Consejería de Educación la posibilidad de participar en un plan estructurado y específico contra la homofobia, la bifobia y la transfobia, igual que existen planes sobre ecología o prevención del tabaquismo”.

Piden la “implicación personal” al profesorado

Cada docente es clave en este proceso, pues pueden incluir en las programaciones de sus departamentos propuestas concretas que desarrollen la competencia social y ciudadana, una de las 8 competencias básicas que deben abordarse en cada asignatura.

Sin embargo desde Arco Iris señalan que aún hoy es una “tarea de valientes” el introducir el tema en los centros. “El profesorado es reflejo de nuestra sociedad: muchos miran hacia otro lado al oír la palabra ‘maricón’, acostumbrados al que es el insulto más habitual en los centros. Tampoco es fácil abordar el tema en el aula, ya que la palabra ‘homosexual’ sigue generando incomodidad y risas. Sin duda es sintomática la invisibilidad del profesorado homosexual, ya que solemos ocultar nuestra orientación por temor a la incomprensión o las faltas de respeto”, comenta Gonzalo Serrano, presidente de la entidad LGTB.

Además Serrano añade: “por su parte los equipos directivos suelen mostrarse reacios, al no ser capaces de ver el encaje normativo y temer posibles quejas de padres y madres, algo que parcialmente suplía la asignatura de Educación para la Ciudadanía”. Sin embargo afirma que el encaje es claro: “la lucha contra la homofobia se encuadra en el desarrollo de las competencias básicas del alumnado y por tanto puede plasmarse en cualquier asignatura, además de en los planes de igualdad o escuelas espacios de paz”.

Programa Escuela sin armarios

1197835965647chicasmanodnPor tercer año consecutivo desde esta Federación, con el apoyo de la Red Andaluza de Escuelas Espacios de Paz (RAEEP), lanzan una propuesta transversal basada en la web www.escuelasinarmarios.tk desde la que facilitan ideas para incluir en la programación anual de los departamentos, recomienda un calendario de fechas útiles y ofrece visitas a los centros.

Las visitas del equipo de educación de Arco Iris a los centros pueden incluyen tres actividades: el taller Derechos Humanos y Homofobia de Amnistía Internacional, la exposición Lesbianas y gays en el deporte de Familias por la Diversidad y la tutoría OASIS para aglutinar a un grupo de jóvenes que realicen actividades contra la homofobia en su centro a lo largo del curso escolar con la supervisión de un adulto.

Además esta organización también ofrece un taller especial para el profesorado de Educación Física, que pretende explicar a profesionales de los ámbitos educativos y deportivos cómo incluir en sus planes de trabajo estrategias para prevenir y reconocer la homofobia y el machismo en los entornos educativos y deportivos.

El contenido del taller Derechos Humanos y Homofobia se inspira en la guía Derechos Humanos y Diversidad Afectivo-Sexual que Amnistía Internacional ofrece gratuitamente desde su web como material para el profesorado. Esta guía propone dinámicas y actividades para “despertar en el alumnado una conciencia de solidaridad en torno a la igualdad de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, e implicarles en la evidencia de que debemos trabajar por proteger y defender los derechos de todos los seres humanos”.

Desde Arco Iris esperan que aumente el número de centros participantes en la campaña, y animan a implicarse especialmente a los centros de la comarca de Antequera y de la costa oriental malagueña, donde son mayores las muestras cotidianas de homofobia en los centros y, sin embargo, ningún centro se ha interesado aún por los talleres.

Los institutos pueden solicitar hasta el 15 de octubre la realización gratuita de un taller de prevención del acoso homofóbico.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

En el nombre de Emma.

Jueves, 24 de julio de 2014

14059060961890En el nombre de Emma

Es una de las 7 niñas y niños transexuales con un DNI acorde a la identidad que sienten

‘Pedimos una ley nacional y no depender de la sensibilidad de cada juez o médico’

Emma: ‘Me gustaría operarme, pero todo a su tiempo’

Emma es una niña que ha conseguido, con 12 años, su DNI como Emma y como niña. Muy diferente a su primer DNI. Con el apoyo incondicional de sus padres que han puesto el amor a su hija por encima de cualquier otro sentimiento. Pero no sólo tiene unos padres que la quieren tal y como ella es y se siente. Cuando los padres de Emma plantearon en el colegio la transición de su hija el director no dudó en ayudarles. Clases de transexualidad en Educación para la Ciudadanía y una reunión con el resto de padres para explicar el proceso.

El padre, un bombero que ahora se emociona con cualquier cosa, y la madre agradecen el apoyo que reciben de asocionaciones como la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis. Es muy importante que los niños y niñas se encuentren con padres y madres que les apoyen, pero casi igual de importante es que estos padres puedan orientarse correctamente. Que profesionales adecuados les digan por dónde seguir, qué hacer y cómo actuar. Nadie nace enseñado.

Os recomiendo entrar en los enlaces de las páginas del diario El Mundo y sobre todo ver el vídeo en el que se aprecia la emoción de Emma y de lo orgullosos que están sus padres.

SERGIO GONZÁLEZ | INMACULADA COBO

RAFAEL J. ÁLVAREZ

Emma nació con las cosas que tienen los niños por fuera y con su vida de niña verdadera por dentro. Ella era ella en un mundo que le llamaba él, una Emma como la sirena de la tele en un Jorge con pantalones. Con pantalones que ya no existen. Porque esta cría de 12 años, que quiere ser diseñadora y poeta, que aguanta más que nadie el tabasco, que sueña con delfines cuando está despierta y que juega a la goma en el asfalto de su historia, es uno de los siete menores transexuales que han logrado cambiar su nombre en el Registro Civil y obtener un DNI acorde a la identidad que sienten.

– Mira, mira, ¿te gusta mi estado de Whatsapp? Lo he escrito yo…

Y en eso uno ajusta la vista al móvil alegre de Emma y lo entiende todo: «Sé libre, nunca te sientas apresada».

Este es el cuento de Emma, el poemario de su vida al abrigo de papá y mamá, que miran a la hija que siempre tuvieron aunque la calle la viera uniformada en niño. Es la historia de ellos y dos hermanos, una familia andando por la vida porque en su casa empieza el mundo.

«La transexualidad no es un capricho, ni algo transitorio, ni una enfermedad. Sabemos nuestra identidad pronto. Si yo me amputo los genitales seguiré siendo un hombre. Y mi hija no tiene fobia a su género, sólo es una niña con pene, como hay niños que tienen vagina pero son niños porque así se ven a sí mismos. Emma siempre se sintió una niña, así que eso es lo que es: una niña». El padre de Emma es un bombero acostumbrado a días envueltos en bolsas negras. «Yo nunca había llorado, pero desde el tránsito de Emma me emociono con nada. Tener un hijo tetrapléjico es un problema, lo nuestro es una bendición. A mí esto me ha abierto el lagrimal», dice con ojos de agua.

Esto es Emma cuando, con dos años, le decía a mamá cosas que casi nadie dice. «Me preguntaba por qué tenía colilla si ella era una chica, que si yo se la podía cortar», cuenta, aunque el canijo está escalando la espalda de esta madre vertical y refugio, madre montaña.

Creciendo al reclamo de faldas y muñecas

La niña Jorge fue creciendo al reclamo de faldas y muñecas. «Pensábamos que era un niño sensible». Pero cuando al crío le preguntaban si quería salir a la calle con los vestidos que llevaba en casa y contestaba que sí o cuando le confundían en el pueblo con una niña y le gustaba, sus padres sabían que la vida de su primer hijo no era un disfraz de cumpleaños.

Emma escucha, pero de pronto desaparece y vuelve con dos hamsters suaves y grises, un macho y una hembra que no saben que lo son, tan ricamente vivos en esta casa nada binaria.

La madre recuerda que hablaron con psicólogos durante años de Emma, que cada vez iba siendo más Emma en el envoltorio de Jorge.

Como aquel día de flashes, regalos y Dios…

– Hice la comunión con traje. Me hubiera gustado ir con vestido. Pero no pasa nada.

«Emma es conformista y adaptativa. Y eso la ha ayudado a no pasarlo mal», vierte el padre ante un café con olor a tolerancia y hogar. Y la madre abre comillas: «Hemos ido despacio por prudencia. Pensábamos: ‘¿Y si nos equivocamos?’. Dar con buenos profesionales es clave».

Quizá todos hayan sufrido más de lo que cuentan, quizá el estruendo íntimo de lo distinto y quién sabe si crueldades explícitas de niños o el cotilleo sordo de los adultos.

– Yo les decía a los niños que me había hechizado una bruja, pero que el hechizo se iba a pasar porque en realidad era una niña. Le daba la vuelta a la pulsera con el nombre de Jorge y les decía que me llamaba Emma.

¿Por qué Emma? «A ella y su hermana les gustaba la serie H2O, que son Cleo, Emma y Rikki, tres chicas sirenas. Ella se identificaba con las sirenas porque no tienen genitales», argumenta la madre. Eso explica el cuadro de la sirena que Emma tiene en su cuarto, habitado por muñecas Monster High y bautizado con las letras de su nombre en la puerta.

«Con 10 años, nos aconsejaron cambiar todo: nombre, ropa, carnés, decirlo en el cole…». El tránsito.

De Jorge a Emma

 14058933072885_464x0Cuando era Jorge. El día de su comunión. En su casa.S.G.V

Emma empezó 5º de Primaria llamándose Jorge y lo terminó como se llama. Era Navidad. «Llevamos al colegio el informe que reconocía el trastorno, un requisito desgraciadamente necesario, y que decía que era transexual y debía vivir en consonancia a lo que sentía». ¿Y qué pasó? «Que el cole dio a 5º una clase de transexualidad en EpC y el director convocó a los padres. Fue emocionante. Les dijo: ‘Hasta aquí se ha llamado Jorge; a partir de ahora se llamará Emma’. Y ya cantó los villancicos como Emma».

Madre e hija arrasaron tiendas, la cría eligiendo rosa, flipando vestidos. Y el pelo hasta donde fuera. Y sandalias de mujer. Y el baño de chicas. Y el nombre por fin… El tránsito.

Los padres de Emma creían que este trajín de adjetivos y de armarios era una extrañeza en medio de la Tierra. Pero se toparon con la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis y conocieron un universo de galaxias como la suya. «Luchamos por una ley nacional en línea de la de Andalucía, que despatologiza la transexualidad y no exige que un médico diga lo que soy, porque yo sé lo que soy», clama el padre encarnándose en tantos. Y en tantas. «En Madrid han tumbado una ley similar y en España no están unificados los protocolos para administrar los bloqueadores hormonales, que deben aplicarse en los indicios de la pubertad, a los 12 años más o menos. Nosotros lo haremos con Emma pronto. Cada comunidad los aplica como quiere y alguna, como Madrid o Aragón, ni lo hace. Son importantes porque evitan que se desarrollen caracteres secundarios contrarios al sexo sentido. En Aragón se ponen a los 16 y en Madrid a los 18, cuando ya se han manifestado todos los cambios en la pubertad. Imagínate qué putadón».

Leer más…

General, Historia LGTBI , , , , ,

El populismo cristiano se convierte en fuerza política en Francia.

Lunes, 10 de febrero de 2014

1391718906_987100_1391719351_noticia_normalUn globo en la manifestación en pro de la familia tradicional del domingo en París. / E. L. (EFE)

Leemos en El País:

“La Francia mohosa”, según la definió en 1999 el escritor, ensayista y editor Philippe Sollers en un espléndido texto, lleva año y medio movilizada contra el Gobierno socialista. Para entender de dónde viene y qué pulsiones la mueven, conviene releer a Sollers: “Estaba ahí, siempre ha estado ahí”, escribía. “Viene de lejos, pero nunca ha comprendido ni entendido nada, su obstinación resiste a todas las lecciones de la Historia, y está atrapada de una vez para siempre en sus prejuicios viscerales. Tiene su cuerpo, sus contraseñas, sus hábitos, sus reflejos. Habla bajo en los salones, los ministerios, las comisarías, las fábricas, en el campo igual que en las oficinas. Tiene su catálogo de estereotipos y su voz característica”.

Esa “Francia mohosa”, añadía el escritor, “siempre ha odiado a los alemanes, los ingleses, los judíos, los árabes, los extranjeros en general, el arte moderno, los intelectuales que parten un pelo en cuatro, las mujeres demasiado independientes o que piensan, los obreros rebeldes y, finalmente, la libertad”.

Su origen, según Sollers, “es la fuerza tranquila de los pueblos, el sopor de las provincias, la tierra que no miente, el matrimonio polémico, pero necesario, entre el campanario y la escuela republicana. Es lo nacional social y lo social nacional. Hay la versión familiar Vichy, la célula Moscú del Sena. No nos queremos, pero estamos juntos. Somos avaros, suspicaces, cascarrabias, pero de vez en cuando La Marsellesa se nos sube a la garganta y agitamos la bandera tricolor”.

¿Su lema? “Volvamos al sentido común, a la moral elemental, a la sociedad policial, a la caridad bien entendida que comienza por ellos mismos. Prietas las filas, el país está en peligro”.

Hoy, esta derecha populista y cristiana se ha convertido en una fuerza política autónoma que supera y va más allá de los partidos. Heredera de Juana de Arco, seguidora de Pétain y nostálgica del imperio colonial, ha llegado hasta el siglo XXI haciéndose visible de explosión en explosión contra los avances políticos y sociales: el divorcio, el aborto, la abolición de la pena de muerte, la igualdad, el referéndum europeo, el matrimonio homosexual, y ahora su objetivo es la supuesta enseñanza de la teoría de género en la escuela primaria, y la falsa regulación de las madres de alquiler en la ley de la familia.

Este heterogéneo movimiento de familias más o menos integristas, que sacan a los niños a la calle a gritar contra el presidente, los gays, los negros o los judíos, cuenta con el apoyo de asociaciones de estudiantes antisemitas, de grupúsculos neonazis y homófobos, y de ideólogos negacionistas como Alain Soral, pero no duda en incorporar a jóvenes con velo y últimamente ha sumado a una vieja militante de extrema izquierda, figura de la Marche des Beurs (marcha de hijos de inmigrantes magrebíes) de los años ochenta, Farida Belghoul.

Esta ha acusado al Gobierno de camuflar bajo el Abecedario de la Igualdad la enseñanza de la teoría de género, de modo que favorecería la homosexualidad al enseñar “que no se nace niña o niño sino que cada cual debe decidir lo que es”, y hasta de “demostrar y enseñar la masturbación desde la guardería”.

Sociólogos y politólogos recordaban este jueves en Le Monde que el rechazo de la teoría de género “es una maquinación” del entonces cardenal Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) en 2004 e “importada en Francia por la derecha religiosa que repudia la ciencia en nombre del sentido común”.

La batalla de los rumores y patrañas repite en parte la que se vivió en España contra la Educación para la Ciudadanía. Coordinado en la sombra por los obispados, y asesorado desde Roma y EE UU por una Internacional católica liderada por el Opus Dei, el movimiento hace de la propaganda un arte y combina las redes sociales, los SMS y los viejos métodos de agitación. La abogada Caroline Mécary, especialista en derecho de familia, resume así la estrategia: “Negación de la realidad y propagación de medidas falsas o delirantes”. Así, el populismo católico ha obligado al Gobierno a enterrar la concesión del derecho de voto a los extranjeros en las elecciones locales; la prohibición de los controles policiales racistas, y la mejora del tratamiento a los romaníes. La familia es su último triunfo.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.