Archivo

Archivo para la categoría ‘Iglesia Católica’

Un sacristán de Cieza, procesado por abusos sexuales a tres monaguillos

Martes, 25 de abril de 2017

stoppedofiliaEl juez solicita para él una fianza de 9.000 euros o el embargo de sus bienes

“Al obispo sólo les importa la imagen, no el dolor de las víctimas”, dice uno de los abusados

(José M. Vidal).- “Por todo ello se manda que D. F.J.R.P preste fianza en cantidad de 9.000 euros con la finalidad de asegurar el resarcimiento de las víctimas”. El auto del juez de la audiencia de Murcia, al que ha tenido acceso RD, no deja lugar a dudas y declara “procesado” al sacristán de la basílica de la Asunción de Cieza por “serios y continuados abusos y agresiones sexuales” sobre tres monaguillos de la parroquia.

Según detalla Ignacio, una de las víctimas, éstos son algunos de los abusos sexuales que sufrió: “Tocamientos, masturbaciones, eyaculaciones en el cuerpo, rozamientos desnudos, fotografías desnudas, etc, todo ello con el empleo de la fuerza por parte del sacristán”. A cambio, les daba “regalos y dinero” o les ofrecía “puestos de relevancia en el altar e invitaciones a su casa de la playa”.

En la parte dispositiva, el auto declara “procesado en la presente causa a D. F.J.R.P. y decreta “el embargo de bienes del citado procesado en cantidad suficiente para cubrir la citada suma si no prestara dicha fianza“. Por otra parte, el juez habla de los altos “índices de criminalidad”, que quedan patentes en la instrucción de la causa y cita al sacristán a una “declaración indagatoria para el día 17 de mayo de 2017 a las 10.00 horas”.

Ignacio (nombre supuesto), el monaguillo que inició el proceso contra el sacristán hace dos años y que todavía continúa con terapia psicológica, se muestra satisfecho de la evolución del caso. Él fue el primero en denunciar el caso canónicamente, pero “el obispado me trató fatal, el obispo me engañó y me fue dando largas, de tal forma que, cuando quise denunciar por lo civil, ya había prescrito”.

“Profundamente dolido” por la actitud de monseñor Lorca Planes, obispo de Cartagena-Murcia, Ignacio pensó que la institución a la que querñía y de la que formaba parte “sólo intentaba tapar el caso y alargarlo en el tiempo, para que prescribiese y para que no pudiese denunciarlo y, así, evitar el escándalo público. Al obispo sólo les importa la imagen, no el dolor de las víctimas”.

El caso sólo pudo seguir adelante, porque a la denuncia canónica inicial se sumaron otras dos civiles de otros dos monaguillos contra el mismo sacristán de Nuestra Señora de la Asuncion. E Ignacio pudo sumarse a dichas querellas como testigo principal.

auto-de-cieza“Por ahora, esto pinta bien. Estoy esperanzado y se nos abre el horizonte. Sólo espero que la Justicia lo condene, nos dé la razón y deje claro que no mentimos y que lo denunciamos para defender a muchos niños que estaban cerca del sacristán. Necesitamos ese reconocimiento público”, explica Ignacio.

Cuando RD destapó en exclusiva el caso, hace dos años, mantuvimos en secreto el nombre de la víctima, pero, como dice Ignacio, “en un pueblo como el nuestro todos nos conocemos y, de hecho, la gente cercana a la parroquia, al sacristán y al cura de entonces, se meten conmigo por la calle y me dicen de todo.

Y algo parecido les pasa a los otros dos “monaguillos” denunciantes, que “sufren represalias por parte del círculo eclesiástico del pueblo”. De hecho, Ignacio cuenta que uno de los denunciantes, que trabaja de camarero en un restaurante del pueblo, vio que entraban el sacristán y el entonces cura del pueblo. “Se puso a temblar, con ataques de ansiedad y le dijo al jefe que no podía servir aquella mesa, pero el jefe lo obligó a hacerlo. Y tuvo que servirles y aguantar, encima, sus saludos y recochineos. ‘¿Qué tal fulanito? ¿Cómo te va la vida?’, le preguntaban entre risas”.

A estas alturas, en el pueblo también se conoce la identidad tanto del acusado como del párroco de entonces. El sacristán, que responde a las iniciales F.J.R.P., entonces un empleado contratado por la basílica, y, según relata la denuncia, era el verdadero administrador de la parroquia, ya que él manejaba la economía de la misma, disponía de los cepillos y dirigía los grupos de laicos”. Mientras tanto, el párroco en aquella época, A.M.C., “sólo participaba en los actos litúrgicos, dejando todo el movimiento de la parroquia en manos del sacristán”. Protegido por el párroco y dueño de los dineros, el sacristán no sólo abusaba de Ignacio, sino de otros niños.

lorca-planesEl obispo Juan Manuel Lorca Planes

Dos de ellos e Ignacio son los que ahora lo sientan en el banquillo, tras dos años de sufrimiento. “El proceso fue muy largo y duro, tanto en la instrucción como a la hora de contárselo a nuestras familias”, dice. Ahora, las tres familias están “unidas como una piña en esta batalla. Los monaguillos denunciantes cuentan también con el apoyo de algunos sacerdotes y de muchos chavales de la parroquia de los mismos grupos juveniles a los que también ellos pertenecieron.

Tras apartarse de la Iglesia en un primer momento, Ignacio ha vuelto a participar en los sacramentos, pero en otra parroquia, y sigue teniendo padre espiritual.La fe es lo que me salva y lo que me mantiene. He aprendido por experiencia que la fe radica en Jesús, no en los obispos, curas o sacristanes y que, en cualquier institución, puede haber manzanas podridas”.

Los otros dos chavales no pudieron aguantar dentro de la Iglesia que no sólo los había herido, sino que, además, los había abandonado y acusado de “mentir y de denunciar por dinero“, y dejaron la práctica religiosa. Y eso que uno de los monaguillos denunciantes y su familia pertenecían al Camino Neocatecumenal.

“Entiendo que es muy difícil seguir en la Iglesia, después de todo lo que nos ha pasado. Yo, porque tuve la suerte de contar con mi familia y con la ayuda de mi terapeuta y de mi padre espiritual. Y quizás también porque, en mi lucha intraeclesial, me encontré con clérigos que me dieron la espalda, pero también con otros que me aconsejaron, me ayudaron y hasta dieron la cara por mí”.

Ignacio, que escribió cartas al dicasterio romano de Doctrina de la Fe, asi como a la Nunciatura española, agradece, sobre todo, el apoyo del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. “Monseñor Munilla es amigo de mi terapeuta e, informado del caso, llamó por teléfono a monseñor Lorca Planes y le pidió que diese la cara por mí y que me ayudase”.

A raíz de esa llamada, el obispo de Murcia citó a Ignacio, a su terapeuta y a otro sacerdote. “Se mostró absolutamente compungido por el caso, dijo que estaba sufriendo y que iba a tomar medidas inmediatamente, pero pasó el tiempo, se olvidó de mí y lo único que hizo fue remover al párroco con la escusa de su jubilación y con todos los honores”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

El cardenal Tobin transmite sus “bendiciones y mejores deseos” para una misa pro-LGBT en la catedral de Newark

Lunes, 24 de abril de 2017

cardtobincssrEl evento busca recordar que “todos tienen sitio en la mesa del Señor”

“Los gays son parte de nuestra Iglesia tanto como cualquier otro católico”

“El amor de Dios se ofrece siempre y donde quiera que sea a todos los que estén abiertos a recibirlo “

(Cameron Doody).- El cardenal Joseph Tobin quiere que las personas gay se sientan en casa en la Iglesia. Lo dice con palabras, y también con gestos. El arzobispo de Newark ha transmitido sus “bendiciones y mejores deseos” a los organizadores de un peregrinaje y misa para las personas LGBT en la catedral de la archidiócesis. Un evento que busca concienciar sobre cómo “todos son miembros de la familia de Dios y todos tienen sitio en la mesa del Señor”.

El próximo 21 de mayo la catedral de la Basílica del Sagrado Corazón de Newark acogerá dicho peregrinaje y misa, y también una visita guiada de esta catedral y una cena compartida. Lo organizan dos parroquias locales conocidas por su ministerio con las personas gay, y también los colectivos católicos pro-LGBT In God’s Image (“A imagen de Dios“) y Owning Our Faith (“Reclamando nuestra fe“). Los convocantes se alegran del respaldo del cardenal Tobin, reflejando en el folleto para el evento que  tiene lugar “con las bendiciones y mejores deseos” del purpurado.

archbishop-tobin-father-meyer-10112016In God’s Image se define, en su web, como grupo que sirve “las necesidades espirituales de los miembros de la comunidad LGBT de Nueva Jersey central, sus familias y sus amigos”. “Enraizados en la paz y la justicia”, prosiguen en su página, “somos un grupo parroquial que comparte fe y apoyo con adultos gay, lesbiana, bisexual y transgénero”. Aunque son un grupo católico, precisan, “que reconoce y respeta la doctrina de la Iglesia”, buscan crear un ambiente -también abierto a personas de otras tradiciones religiosas- donde “todos puedan compartir sus historias de forma honesta y fiel”.

El colectivo asimismo comparte en su web algunos detalles de su propia historia, que ya cuenta con diez años de recorrido. “Es esencial recordar una verdad básica. Dios ama a cada uno como un individuo único”, afirman en la página, citando a una carta pastoral de la Conferencia Episcopal de los EEUU sobre las personas gay de 1997 que abogaba por que la comunidad católica ofreciera “a sus hermanas y hermanos homosexuales entendimiento y cuidado pastoral”.

“Dios no ama menos a alguien simplemente porque él o ella es homosexual”, continúa la cita. “El amor de Dios se ofrece siempre y donde quiera que sea a todos los que estén abiertos a recibirlo”.

 

catolicos-gaysPor su parte, Owning our Faith se retrata como proyecto que busca fomentar un diálogo entre la Iglesia y la gente de minoridades sexuales y de género, y trabajar para que dichas personas encuentren en la Iglesia mayores espacios de inclusión y acogida. “Más que nada, queremos que todos sepan que son amados y que no están solos”, afirman, a la vez que tratan de “abrir corazones y recordar a todos que Dios trabaja a través del amor”.

A principios de este mes el cardenal Tobin salió en defensa una vez más de los católicos LGBT, sosteniendo en una glosa al nuevo libro de James Martin, sj, que “en demasiadas partes de nuestra Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse mal recibidas, excluidas e incluso avergonzadas”. Situación que debe cambiarse ya, añadió, mediante un ministerio más compasivo con este colectivo “que les recuerde que son una parte de nuestra Iglesia tanto como cualquier otro católico”.

tobin-respalda-un-peregrinaje-lgbt-en-newark(pincha en la imagen para agrandarla)

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , ,

El sacerdote jesuita James Martin llama a las iglesias a pronunciarse contra la persecución homófoba en Chechenia

Lunes, 24 de abril de 2017

james-martin-sj-y-la-portada-de-su-nuevo-libroOtro jesuita, para más señas papa, Francisco, permanece mudo ante este genocidio, como mudo ha estado en sus visitas a países africanos donde se nos persigue, acosa, asesina… Sus obispos, mudos, como los monos de Gibraltar que ni ven, ni oyen, ni dicen nada, pero con un agravante: Francisco y sus obispos SI ven, SI oyen… pero no dicen nada pisoteando el profetismo del Evangelio.

Las iglesias cristianas deben pronunciarse contra la persecución a las personas LGTB en Chechenia. Así de rotundo se ha expresado James Martin, un sacerdote de Estados Unidos del que ya hablamos el pasado 11 de abril. Se trata de un jesuita de notable relevancia que ya en ocasiones anteriores se ha destacado por su apoyo a las personas LGTB. Lo hizo, por ejemplo, tras el atentado de Orlando, y próximamente publicará un libro a favor del acercamiento entre jerarquía y comunidad LGTB que ha cosechado alabanzas de importantes miembros de la jerarquía católica.

James Martin es sacerdote jesuita y periodista. Actualmente es editor jefe de America, una importante publicación católica de Estados Unidos. Es también una de las voces más prominentes a favor de la inclusión de las personas LGTB en la Iglesia católica. Con ocasión del atentado en Orlando, Martin estuvo entre los primeros en alzar la voz: pidió que la jerarquía condenase el atentado hablando claramente de homofobia, bifobia y transfobia, y que se solidarizase explícitamente con el colectivo LGTB.

Con anterioridad, Martin había hablado de la probable homosexualidad del teólogo y mártir protestante Dietrich Bonhoeffer, según una reciente y acreditada biografía, señalando, significativamente que “importa” que Bonhoeffer fuera gay, porque muestra que “los hombres y mujeres gais pueden ser santos, muy santos, incluso mártires“.

Ahora ha vuelto a destacarse por dos actos. El más reciente ha sido su pronunciamiento público contra la persecución en Chechenia; y el segundo es la próxima publicación de un libro a favor de la inclusión de las personas LGTB.

Llamamiento a pronunciarse contra la persecución en Chechenia

Así, en primer lugar, James Martin ha llamado a los católicos a denunciar la persecución de los homosexuales en Chechenia a través de sus perfiles en redes sociales. La propia revista America, de hecho, ha informado sobre la persecución.

Por una parte, James Martin ha publicado tres tuits: en el último afirma claramente que “el encarcelamiento de hombres gais en Chechenia es un asunto de dignidad humana. Las iglesias deben pronunciarse”; en el anterior recuerda la afirmación del Catecismo de que se debe evitar todo signo de discriminación injusta, y en el primero, que acompaña de un enlace al artículo de America, señala que la persecución en Chechenia es precisamente un ejemplo de discriminación injusta, acompañándolo significativamente de una foto de Putin.

También en Facebook ha dejado un mensaje en el que afirma: “La iglesia tiene una absoluta responsabilidad moral y debe pronunciarse a favor de todos aquellos que son marginados y perseguidos, en este caso los hombres gais en Chechenia que están siendo encarcelados y asesinados. Da igual lo que pienses sobre temas LGTB, esto es un claro ejemplo de ‘discriminación injusta’, condenada por el Catecismo de la Iglesia Católica (2358) y hay que oponerse. El encarcelamiento de estos hombres es un asunto de dignidad humana; el asesinato de estos hombres es un asunto de vida humana”.

Un libro que invita a “tender puentes” entre los católicos LGTB y la jerarquía

Por otra parte, este mismo sacerdote publicará próximamente un libro titulado Construyendo un puente (“Building a bridge”) en el que se pronuncia a favor del acercamiento entre la Iglesia católica y las personas LGTB. El libro está basado en una charla dada por James Martin con ocasión de un premio recibido por parte de New Ways Ministry, una organización que lleva más de 20 años trabajando a favor de la inclusión de las personas LGTB en la Iglesia católica. En dicha charla, animaba tanto a la jerarquía de la Iglesia como a los católicos LGTB a establecer un puente.

En la “primera dirección” de este puente, desde la jerarquía a los fieles católicos LGTB, destaca en particular la insistencia en que la jerarquía se refiera al colectivo con el nombre que dicho colectivo emplea para sí mismo. Esto significa dejar de utilizar términos como “estar aquejados de atracción por el mismo sexo” (que por ejemplo emplea con profusión en España el obispo Reig Pla, utilizando incluso el acrónimo AMS para darle más empaque) o incluso “homosexualidad”, por tener connotaciones excesivamente clínicas. Martin propone usar en su lugar los términos de la misma militancia, como LGTB o LGTBQ.

Ciertamente, Martin también pide a las personas LGTB católicas que tengan “comprensión” y “respeto” con la jerarquía, atendiendo a lo que, dentro de la doctrina, es su misión de enseñar. Puede que en algunos asuntos disientan, pero un camino de diálogo debe incluir, afirma Martin, el reconocimiento, por parte de los propios católicos LGTB, del papel que pese a todo corresponde a los obispos según la fe que ellos mismos profesan. Se ha de evitar por ello, afirma, el lenguaje agresivo que en ocasiones se escucha de parte de ámbitos LGTB católicos. En este sentido, invita también a ir más allá de los pronunciamientos en materia LGTB y a atender a otros mensajes de tipo social frecuentemente pasados por alto: “Frecuentemente, especialmente en asuntos de justicia social, puede que encuentres que te desafían con una sabiduría que no escucharás en ningún otro lugar en el mundo”.

Lo más interesante de este libro ha sido el apoyo explícito de algunas altas autoridades eclesiásticas, en forma de elogios que aparecerán en la cubierta del mismo. El cardenal Kevin Farrell, prefecto del dicasterio Laicos, Familia y Vida, ha afirmado que es “un libro bienvenido y muy necesario que ayudará a obispos, sacerdotes, colaboradores pastorales, y a todos los líderes eclesiales a ejercer un ministerio más compasivo a la comunidad LGTB. Ayudará también a los católicos LGTB a sentirse más en casa en la que, a fin de cuentas, es su iglesia”. El cardenal Joseph Tobin, hasta hace poco arzobispo de Indianápolis y ahora arzobispo de Newark, afirma por su parte que “en demasiadas partes de nuestra iglesia, las personas LGTB se les ha hecho sentir que no son bienvenidas, se les ha hecho sentir excluidas e incluso avergonzadas. El libro valiente, profético e inspirador de James Martin marca un paso esencial en la invitación a los líderes eclesiales a ejercer su ministerio con mayor compasión y al recordar a los católicos LGTB que son tan parte de nuestra iglesia como cualquier otro católico”.

En definitiva, se trata de una toma de postura positivamente destacable por venir de una figura prominente y por suscitar reconocimiento incluso entre miembros de la jerarquía católica. Poco que ver todavía, en cualquier caso, con la situación que vive la Iglesia católica en España.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Radicales cristianos contra campaña de publicidad inclusiva de Bancolombia

Viernes, 21 de abril de 2017

630x800-noticias-campana-eselmomentode-bancolombiaeCampaña #EsElMomentoDe Bancolombia – Foto: Uso permitido

El Movimiento Nacional por la Familia inicia una recogida de firmas en Citizen Go alentando a sus acólitos a cerrar sus cuentas en Bancolombia, la entiedad financiera más importante de Colombia y una de las más importante de Latinoamérica, porque han lanzado una campaña de publicidad inclusiba hacia las parejas del mismo sexo. 

La que es la entidad financiera privado más grande de Colombia, Bancolombia, a su vez uno de los más importantes de Latinoamérica, anunciaba recientemente una gran innovación. Cuando algunos ya pensaban en algún tipo de aplicación o servicio telemático que facilitara la gestión del cliente, resulta ser una emotiva campaña de publicidad en la que ponen el acento en las personas. «Es el momento de las nuevas familias», es el eslogan de una campaña que afirma que «es el momento de todos» sobre la imagen de varios modelso de parejas, entre las que también hay una pareja del mismo sexo con su perrito. Una campaña de marketing contra la que los cristianos más radicales ya se han puesto a recoger firmas en su contra a través de Citizen Go.

«Si lo que pretendían en esta campaña es excluir a las familias de su cartera de clientes, lo están consiguiendo. #EsElMomentoDe repensar nuestra relación con Bancolombia» es la amenaza promovida por los radicales ultraconservadores del Movimiento Nacional por la Familia, que han iniciado una campaña de recogida de firmas en Citizen Go, la plataforma ultraconservadora, radical y vinculada con una secta como El Yunque, alegando que Bancolombia apoya el matrimonio igualitario.

Citizien Go está constituida en España por Álvaro Zulueta, a su vez tesorero de Hazte Oir, que en el mes de marzo acaparaba toda la atención mediática tanto por toda la polémica generada con su transfóbico autobús, que de España saltaba el charco hasta los Estados Unidos, como por las particulares técnicas de su fundador, Ignacio Arsuaga, que, según desvelaban unos hackers, se dedica a suministrar hormonas a sus propios hijos ante el pánico de que puedan no ser heterosexuales. Organizaciones ambas que dicen no ser homofóbicas, pero que se rasgan las vestiduras ante una sencilla campaña de publicidad, total y absolutamente pulcra y decorosa, por la que demandan a sus seguidores que cierren sus cuentas en esta entidad a riesgo de volverse homosexuales ellos o su hijos, es decir, por una latente y galopante homofobia. De ahí que hayan parafraseado la fase final de su autobús «que no te engañen», que transforman en «no te dejes confundir».

630x800-noticias-campana-del-movimiento-nacional-por-la-familia

Campaña del Movimiento nacional por la Familia – Foto: Uso permitido

«Familia es papá y mamá. Algún banco decente que me quiera abrir una cuenta, por favor?», «Yo no seré nadie para Bancolombia pero mañana mismo cierro mi cuenta, ideología de género y yo no nos llevamos bien, todos deberíamos hacerlo», «No aprendieron nada de lo que les dejó el #SoyCapac y ahora le apuestan a la ideología de género, definitivamente Bancolombia se ‘degeneró’», «Los creativos son Gina Parody con su ideología de género atea y castrochavista y una tal Claudia López. Y sí, son lesbianas», «Bancolombia se equivocaron con poner la palabra ‘familia’ en una pareja homosexual, se les respeta, pero llamarlos familia genera polémica», son algunos de los tuits con los que tratan de demonizar la campaña inclusiva de Bancolombia, que parece perfectamente sacada de la sexta temporada de Homeland, no dejando igualmente de ser curioso que no les preocupe el uso que de la palabra ‘familia’ se hace en una serie cinematográfica como Fast and Furious.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

James Alison: “Dios tiene como costumbre escoger lo inadecuado para darle chispa a sus obras”

Martes, 18 de abril de 2017

james-alisonReflexiones de un sacerdote y teólogo gay en primera persona

“El amor es el amor, independiente de la orientación sexual” 

(James Alison, Newsweek).- Mis papás ayudaron a organizar una marcha en Londres a favor de la familia en 1971. Fue parecida a aquellas que tuvieron lugar en México y en Colombia el año pasado. Eran manifestaciones masivas de repudio al movimiento hacia la normalización de la vida de las personas LGBT, sea por la descriminalización de la homosexualidad, sea, más recientemente, por la llegada del matrimonio civil igualitario.

Ahora me ha tocado ir en el sentido contrario de mis papás: hablar en primera persona como teólogo y sacerdote católico, que también se da el caso de que es un hombre gay sin armario, o fuera del “closet” al respecto de las marchas y sus efectos. Me ha tocado dar este testimonio ante varios públicos, católicos y ecuménicos, en Colombia el año pasado, y en México en esta cuaresma.

¿Por qué levantar la voz? Pues, en primer lugar, porque ni mi papá, un diputado evangélico de la línea dura del partido Conservador, ni mi mamá, que participó en la organización de la marcha británica, sabía que el niño que tenían en casa era gay. Yo, sí, acababa de aprender en el colegio, a los nueve años, que era un “queer” – joto o puto. Pero de haber sabido ellos, es de dudarse que hubieran cambiado de parecer.

Durante muchos años, y en el caso de mi papá hasta poco antes de su muerte, seguían pensando que ser gay era una elección libre que la hace cierta gente perversa y contraria a la fe cristiana. Mi papá hasta llegó a sospechar que me había hecho gay como acto personal de hostilidad o venganza hacia él. En todo caso, el modelo que seguían en aquella época personas de convicciones evangélicas fuertes, era el de Abrahán. Este manifestó su obediencia a Dios al mostrarse dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac. ¿Cómo no imitarle, entonces, con todo el dolor de alma que provocara, al sacrificar psicológicamente al hijo gay?

Ciertamente no fui el único niño de la época en haber crecido bajo esta sombra. Aunque muchísimos de mis contemporáneos no están aquí para dar su propio testimonio, pues la cosecha del sida entre los que llegamos a la adultez sexual entre 1980 y 1985 fue devastadora. Pero no cabe duda de que entre las familias que organizaron las marchas recientes, habrá más de un corderito rosa que corre el riesgo de llegar con terror a la adolescencia y a la adultez como oveja o carnero rosa. Irá descubriendo que la tan alabada vida familiar de su hogar se verá sometida a fuerzas estresantes inmensamente destructoras para todos sus miembros.

Pero no las habrá causado él o ella, y sí la falta de veracidad de gente religiosa que poco pretexto tiene, pues ya sabemos mucho más de lo que se sabía hacía medio siglo.

alison

Por esto me parece ineludible hablar de estas realidades en primera persona, como una tentativa, sin duda inadecuada, de dar testimonio del proceso de los últimos lustros que ha permitido que personas LGBT, católicas y evangélicas, entre otras, comencemos a vivir de manera armoniosa tanto la fe como la realidad de la orientación sexual o la verdad sobre el género.

Dirán algunos que hablar de lo gay en primera persona, me hace indigno de ser un sacerdote. Mi respuesta: Dios tiene como costumbre escoger lo inadecuado para darle chispa a sus obras; aun así, sobre mi indignidad para el sacerdocio, estamos de acuerdo. Sin embargo, dudo que sea mucho mayor que la de muchísimos hermanos sacerdotes. A fin de cuentas, no es exactamente un secreto el que la proporción de hombres gay en el sacerdocio supera en mucho aquella de la población en general.

La cuestión es si sí o si no la indignidad se rescata un poquito al arriesgar vivirla con algo de transparencia. Y mi experiencia es que al tener que escoger entre la indignidad transparente y la indignidad tapada, el pueblo fiel prefiere la primera en su cura. A fin de cuentas, la vulnerabilidad es siempre más atractiva que una rigidez mantenida por el miedo. Muchos clérigos se refieren a “ellos” al hablar de la gente gay, cuando, visto quien habla, la palabra “nosotros” sería más adecuada. Y esto ya está pasando de ser mentirita blanca a algo bien más grave. Sobre todo, cuando el tono es acusador ¡como tantas veces lo es!

Entonces ¿qué es lo que ha pasado en las últimas décadas para que nos demos cuenta de que, en verdad, la defensa de la familia pasa más bien por la aceptación serena de sus miembros LGBT y la convivencia con ellos, y no por su rechazo, con la consiguiente destrucción de la familia?

Quiero hablar aquí primero con lenguaje católico y luego con lenguaje evangélico. Conozco bien a los dos, pues me convertí de la religión evangélica de mis papás al catolicismo a los 18 años. En parte por haberme enamorado de un compañero católico de colegio, y en parte por haber apreciado que la comprensión católica de la naturaleza humana, más abierta al aprendizaje sobre lo que verdaderamente existe, desembocará en el reconocimiento de que el amor es el amor, independiente de la orientación sexual.

Pero, mi historia personal aparte, la verdad es que, en los dos campos, a esta altura del campeonato, existen recursos más que suficientes para que toda persona de buena voluntad pueda reconocer aquello que es verdadero sin colocar en riesgo la integridad de su fe.

Lo primero que me ha tocado vivir es el cambio de percepción de las ciencias humanas con respecto a lo gay. Aquello que antiguamente se consideraba o bien un vicio o una patología ya se ha comprobado, vez tras vez, que es una variante minoritaria y no patológica dentro de la condición humana, y una que ocurre regularmente. Se ha hecho evidente en la medida en que los estudiosos fueron descubriendo que no existe patología alguna intrínseca al hecho de tener una orientación sexual gay. O sea, que todos, gente hetero y gente gay tenemos tendencia a toda clase de problemas psicológicos, pero nuestra respectiva orientación sexual no es de por sí uno de ellos.

lgtbEsto ya se había demostrado en los años ‘50 del siglo pasado, y poco a poco fue comprobándose a nivel mundial hasta llegar a ser ciencia pacíficamente aceptada. A esta altura del campeonato, sólo no la aceptan los teóricos de conspiración que dicen que la ciencia ha sido adulterada por un poderoso “lobby gay” internacional, y algunos entre el alto clero para quienes la versión pre-científica es conveniente.

Antiguamente se comparaba el ser gay con una patología: por ejemplo, la anorexia, la cual es, objetivamente hablando, un desorden muy serio. Ahora más justamente puede parangonarse con la zurdera, que nadie duda que sea una variante minoritaria y no patológica.

Esto significa, sobre todo en la Iglesia Católica, donde la llamada “ley natural” nos enseña a discernir como actuar a partir de lo que realmente somos, que el hecho de esta u otra orientación sexual es de mínima importancia moral. Es el uso de la vivencia relacional y erótica de la persona según su orientación sexual que sería bueno o malo según el caso. Hasta uno de los obispos que estuvo presente en el sínodo de la familia de 2015 reconoció esto al constatar que “el reconocimiento de la existencia de la orientación estable lo cambia todo”.

Todo esto se hace más patente aún si tomamos en cuenta los avances de los últimos veinte años, donde ha quedado claro que la configuración biológica, con componentes genético, hormonal y otros, que se manifestará en una persona adulta gay o lésbica ya está presente antes de nacer. O sea, el que los adultos busquen ejercer una presión hacia la heterosexualidad sobre un niño que va a ser gay, solo resultará ineficaz. Como también toda “cura” que se pueda intentar. Y toda tentativa en este sentido tenderá a lastimar al niño.

Por otro lado, tampoco a un joven o una joven hetero se le puede “reclutar” para el otro equipo: hasta los que durante la adolescencia fueron más curiosos, o los que pasan meses o años encerrados con el mismo sexo, en la cárcel o la marina, por ejemplo, típicamente terminan por ser lo que siempre fueron una vez abierta la posibilidad de una vivencia según su naturaleza.

Sin siquiera que tengan muchos de los elementos científicos a su disposición, los pueblos de mayoría católica parecen haberse dado cuenta de lo real sin demasiado problema: si alguien es así, entonces lo importante es que sea así de la mejor manera posible. Y como se ama la familia, entonces es evidente que la pareja de “mi tío Roberto” no es un tal Eduardo, sino “mi tío Eduardo”. O sea, distinguir entre algo violento, abusivo y pecaminoso, y algo tierno, amoroso y enriquecedora de la vida de la familia no es tan difícil. Y los Obispos que truenan, sólo pierden credibilidad.

Igualmente, en el mundo evangélico, para los que quieren, sobran recursos para mostrar la inexistencia de pasaje alguno en la Biblia, tanto hebrea como cristiana, que denuncia aquello que tan sólo desde 1868 venimos llamando “la homosexualidad”.

Cualquier traducción de la Biblia que utilice esta palabra para actualizar las realidades muy antiguas allí descritas es hija de una moda interpretativa moderna, politizada y poco caritativa. Por ejemplo, es perfectamente evidente que el pecado de Sodoma fue de soberbia, engreimiento e inhospitalidad: así lo describe el profeta Ezequiel.

El abuso sexual que se practicó sobre los visitantes nada tenía que ver con una orientación sexual, y todo que ver con la práctica de humillar a un anfitrión degradando a sus invitados. Los abusos de la cárcel de Abu Ghraib tienen todo que ver con Sodoma. La vivencia del matrimonio igualitario, absolutamente nada.

ley-naturalHasta la famosa frase del Levítico 18, cuya traducción exacta es “no yacerás con un varón los yacimientos de los varones (plural) con una mujer (singular)” es, con su sintaxis misteriosa, con toda probabilidad una referencia a la prostitución sagrada de los cultos de fertilidad del pueblo Cananeo. Forma, además, parte del código de santidad del pueblo de Israel que fue derogado para todo cristiano proveniente de la gentilidad por San Pedro en Hechos 10.

O sea, para los cristianos, en materia de pureza, nada está prohibido y la cuestión de la bondad de algo depende de si o no es apropiado, conveniente. Para esto, se necesita una práctica habitual de discernimiento para determinar el bien a seguir y el mal a evitar, y cualesquiera reglas son guías que nunca pueden reemplazar la conciencia.

Entendida la diferencia entre una orientación sexual estable vivida de manera amorosa y las prácticas de humillación sexual y de prostitución sagrada que proliferaban en el mundo antiguo, resulta fácil entender que es a la idolatría subyacente a estas últimas realidades, que se refieren los trechos del nuevo Testamento.

Sobre la primera realidad, el Nuevo Testamento, a ejemplo de Jesús, mantiene un silencio total. Y ¡no es que faltaban en la cultura griega palabras que avistaban una realidad más cercana a la moderna si era esta la que San Pablo buscaba condenar! Sin embargo ¡cuántas traducciones tergiversan estos matices de la palabra de Dios y se prestan para ensombrecer cruelmente la conciencia de jóvenes LGBT y sus familiares!

Poco después de las marchas de la familia en México, llegó al país un nuevo Nuncio Apostólico. Aparentemente pidió a los obispos que bajaran de tono. Y hasta se disculpó el Cardenal (Norberto) Rivera, pidiendo ayuda. Afirmó que el clero sabe poco sobre lo LGBT, y necesita quienes le eduque.

Pregunto a quienes de veras tengan en su corazón los intereses de las familias, actuales y venideras, ¿por qué no tomar en serio aquella invitación? Hay que insistir en que se prepare a gente que no tema hablar de estos asuntos en primera persona. Así una verdadera información tanto científica como bíblica podrá ser repasada para el bien de la familia, por medio de testimonios sanos que saben de qué hablan: información no contaminada ni por las prácticas esquivas del mundo eclesiástico en esta materia, ni por el oportunismo político partidista.

James Alison es un teólogo y sacerdote católico nacido en Inglaterra que vive actualmente en Madrid. Se puede leer sus textos y saber más sobre él y sus libros en su página

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General, Historia LGTB, Iglesia Católica , ,

Las denuncias sobre sexismo en el colegio Juan Pablo II llegarán a la Comisión Europea

Lunes, 17 de abril de 2017

beatriz-becerra-comision-200x300“Este colegio, que segrega a sus alumnos por sexo, oferta unas actividades extraescolares que fomentan los estereotipos de género”.

La eurodiputada Beatriz Becerra preguntará que medidas adoptarán para erradicar estos comportamientos.

La eurodiputada española del grupo liberal europeo (ALDE) Beatriz Becerra llevará a la Comisión Europea (CE) las denuncias de sexismo en las actividades extraescolares del colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón.

En una pregunta dirigida a la Comisión de la que da cuenta en un comunicado, Becerra cuestiona al organismo qué medidas tiene previsto adoptar para erradicar el sexismo en el ámbito educativo, a raíz de las informaciones que aseguran que el centro imparte un taller de ganchillo solo para chicas y lleva a los niños al Bernabéu.

“Este colegio, que segrega a sus alumnos por sexo, oferta unas actividades extraescolares que fomentan los estereotipos de género”, señala la eurodiputada, que se interesará también si la Comisión Europea tiene previsto contactar con las autoridades españolas para interesarse sobre el curso de la investigación puesta en marcha por la Consejería de Educación.

 Según indica Becerra, el Instituto Europeo de la Igualdad de Género ha alertado en informes publicados anteriormente del mantenimiento de este tipo de prácticas discriminatorias en centros escolares de varios Estados miembros.

Además, añade que el Parlamento, a través de la Resolución sobre la eliminación de los estereotipos de género en la UE, reconoció “la falta de legislación comunitaria y nacional respecto a la no discriminación de las mujeres en el ámbito educativo“.

Por ello, preguntará ante el organismo qué medidas va a proponer para “fomentar el intercambio de buenas prácticas y la sensibilización para combatir las normas culturales discriminatorias así como los estereotipos sexistas”.

Asimismo, cuestionará a la CE si considera necesario la adopción de medidas legislativas “para superar las carencias normativas existentes en relación a la discriminación de género en la educación”.

Fuente Agencias/Cáscara amarga

General, Iglesia Católica , , , , , ,

La Audiencia de Granada absuelve al padre Román y condena a costas a “Daniel”

Miércoles, 12 de abril de 2017

el-padre-roman-a-su-llegada-a-la-audiencia¿Alguien entiende esto?

El sacerdote, “tranquilo” y “satisfecho”, mientras las acusaciones se plantean recurso al Supremo

Roma reabrirá ahora el caso en su vertiente canónica, en la que hay implicados nueve religiosos

No existe acreditación alguna de los hechos que son imputados al procesado, ni en lo esencial ni en lo accesorio o circunstancial”. Bajo esta premisa, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada despacha el ‘caso Romanones’ de supuestos abusos del sacerdote Román Martínez a un joven de su parroquia con la absolución del cura, en una larga sentencia dada a conocer este martes a las partes en el juicio, que en sus 80 folios niega credibilidad al denuncianteDaniel’ -nombre supuesto-, al que condena al pago de las costas procesales.

(Jesús Bastante).- La Audiencia Provincial de Granada acaba de absolver al padre Román, único acusado en el juicio del “caso Romanones”, considerada la mayor trama de pederastia eclesial de nuestro país. El tribunal, , presidido por el magistrado José María Requena, que está remitiendo la sentencia a los procuradores de las partes, ha condenado también a “Daniel” al pago de las costas del proceso.

El fallo llega después de que el fiscal Francisco Hernández variara su posición y pasara de pedir nueve años de cárcel y una indemnización de 50.000 euros, a solicitar que quedara libre. Había visto, decía, “contradicciones y ambigüedades” en la única víctima, Daniel.

El caso juzgaba los presuntos abusos sexuales que sufrió Daniel durante años en el círculo religioso conocido como los Romanones. Se trataba de un grupo de 12 personas, diez de ellas sacerdotes, de ideas ultraconservadoras y prácticas modernas.

El caso se destapó después de que Daniel escribiera una carta al papa Francisco tras no hallar respuesta en el Arzobispado granadino. Su cabeza, Francisco Javier Martínez, fue reprendido por el Vaticano por no actuar con diligencia y le obligó a abrir una investigación canónica. Francisco llamó personalmente a la víctima, ahora condenada a pagar por la justicia española.

La sentencia, de 80 páginas, y suscrita por unanimidad, resulta tumbativa para Daniel. El fallo apunta a “versiones de los hechos imprecisas y vacilantes” del joven denunciante, al que condena expresamente al pago de las costas de la defensa. Contra la sentencia cabe recurso de casación de cinco días ante el Tribunal Supremo.

La sentencia indica que, a lo largo del procedimiento, especialmente en el acto del juicio, se ha puesto de relieve la “inconsistencia del relato del acusador particular, sin apoyo periféricos alguno y, al mismo tiempo, que determinadas circunstancias que él daba por ciertas e inequívocas, han sido desmontadas a través del material probatorio que obraba”.

La absolución del procesado, indica el fallo, se basa no solo en la falta de pruebas, sino en la falta de convicción que el testimonio de la presunta víctima causa, con “aspectos absolutamente inverosímiles”.

El tribunal también habla de “conducta desleal” del denunciante a lo largo del proceso, al ir aportando datos de manera sucesiva, y ocultando otros aspectos, como su presencia en determinadas fotos o el momento de cese de los presuntos abusos.

El fallo ha sido recibido con “alivio” por el abogado del padre Román, Javier Muriel, quien en declaraciones a Ep ha subrayado que su representado se siente “tranquilo” y “satisfecho” al conocer la decisión del tribunal, que “por esperada no deja de ser grata“.

Por su parte, el letrado de la acusación particular, Jorge Aguilera, ha empezado a analizar la extensa sentencia, de 80 folios, para poder decidir sobre un posible recurso de casación ante el Supremo, puesto que tanto él como su cliente esperaban que fuera condenatoria, según ha señalado el letrado en una primera valoración.

Juan Pedro Oliver, presidente de Prodeni, que ejerce la acusación popular, ha argumentado que “respeta” la sentencia pero no cree que sea “justa”, pues opina que han existido elementos de prueba que podían haber cambiado la valoración de la Sala respecto al relato del denunciante. Oliver ha llamado además a cambiar la ley, los plazos de prescripción en los abusos sexuales a menores y la manera de tomar testimonio a las víctimas para favorecer que salgan a la luz estos casos y las sentencias “sean más justas”.

Lo que sí se sabe es que, una vez se cierre el “caso Romanones” en su vertiente civil, se reabrirá la causa canónica, en la que se investiga no sólo al padre Román, sino a otros nueve sacerdotes. En la actualidad, tanto el líder del clan como otros dos sacerdotes se encuentran suspendidas “a divinis.

El ‘caso Romanones’, en el que se llegaron a practicar una decena de detenciones a quienes se mantuvo imputados hasta que el auto de apertura de juicio oral decretó la prescripción de los presuntos delitos para todo el supuesto ‘clan’ salvo el sacerdote que le daba nombre -Román Martínez-, se salda sin condenas, un desenlace que no se corresponde con la atención mediática que suscitó, en octubre de 2014, al conocerse que el Papa Francisco -a quien ‘Daniel’ dirigió una carta- había llamado personalmente a la presunta víctima para expresarle su solidaridad y animarlo a denunciar el caso. Ahora, la sentencia extiende dudas hasta el propio episodio de la intervención del Papa pues aprecia una contradicción flagrante al encajar las fechas del escrito y la llamada del Pontífice.

Entretanto, el arzobispo de Granada, Javier Martínez, continúa enfermo y sin participar en ninguno de los actos de la Semana Santa de la diócesis. En su lugar, confirma el Arzobispado en un comunicado, las celebraciones litúrgicas corren a cargo del cardenal Fernando Sebastián, quien fuera arzobispo coadjutor de Granada hace décadas.

Fuente Agencias/El Mundo/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

El jesuita James Martin pide a la iglesia en su libro “Construyendo un puente” la inclusión de la comunidad LGBT

Martes, 11 de abril de 2017

james-martin-sj-y-la-portada-de-su-nuevo-libroJames Martin es un sacerdote jesuita que ha publicado “Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad”, un libro que anima a la iglesia católica a abrir sus brazos a la comunidad LGBT.

El cardenal de Newark y el cardenal Farrell prologan un nuevo libro de James Martin

Tobin: “En la Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse excluidas e incluso avergonzadas”

“El Evangelio exige que los católicos LGBT sean genuinamente amados”, añade McElroy

(C. Doody/Agencias).- Ni “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas LGBT. Llamemos a los católicos gays de una forma que afirme su orientación, y mostrémosles más respeto y compasión. Estos son los cambios que propone para la Iglesia el influyente jesuita James Martin,  colaborador habitual de la revista América, publicada semanalmente por los jesuitas estadounidenses en la que abordan temas sobre el catolicismo y la relación de la iglesia con la vida cultural y política y que son recogidos en un nuevo libro que cuenta con la bendición de los cardenales Kevin Farrell y Joseph Tobin y que anima a la Iglesia Católica a ser más compasiva y respetuosa con la comunidad LGBTQ. Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad es el título del libro, que han asegurado es “Necesario”, “valiente” e “inspirador”.

Tal y como informa Religion News Service, con esas palabras recibieron los dos purpurados el tomo de Martin, Construyendo Puentes: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad. A pesar de lo alentador del título del libro, lo cierto es que no apoya ningún cambio de doctrina ni cuestiones tan candentes como el matrimonio igualitario, pero emplea cuatro letras que resultan controvertidas dentro de la religión: no dice “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas “LGBT”.

El cardenal Farrell, recientemente elegido por el Papa Francisco para dirigir la oficina del Vaticano en asuntos de familia y vida, elogió la escritura de Martin: “Es un libro bienvenido y muy necesario, que ayudará a los obispos, sacerdotes y líderes de la iglesia a acompañar más compasivamente a la comunidad LGBT. También ayudará a que los católicos LGBT se sientan más a gusto en lo que es, después de todo, su Iglesia. En demasiadas partes de nuestra Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse mal recibidas, excluidas e incluso avergonzadas”, agregó el cardenal de Newark, Joseph Tobin. El religioso aseguró que “el valiente, profético e inspirador libro del padre Martin marca un paso esencial para invitar a los líderes de la iglesia a ejercer el ministerio con más compasión y a recordar a los católicos LGBT que forman parte de nuestra iglesia como cualquier otro católico”.

El obispo Robert McElory de San Diego, una figura en ascenso en la jerarquía eclesiástica estadounidense, va todavía un poco más lejos al afirmar que los católicos homosexuales también deben ser amados de manera genuina: “El Evangelio exige que los católicos LGBT sean genuinamente amados y atesorados en la vida de la iglesia. Pero no lo son”. McElroy dijo que Martin “nos proporciona el lenguaje, la perspectiva y el sentido de urgencia para reemplazar una cultura de alienación con una cultura de inclusión misericordiosa”.

El propio Francisco provocó una polémica cuando utilizó el término “gay” el año pasado al decir que la Iglesia Católica debería pedir disculpas a las personas LGBT, entre otras, por haberlas “ofendido”. Unas declaraciones que parecían adelantar cambios de actitud en la iglesia, pero que finalmente no se han llegado a materializar realmente.

Los comentarios del Papa se produjeron después de la masacre en un club nocturno gay en Orlando, Florida, el pasado junio, donde resultaron 49 personas muertas. También el libro de Martin surgió de esa tragedia. A James Martin le sorprende la falta de compasión de los obispos estadounidenses con las personas homosexuales, lo que le lleva a profundizar sobre el tema que desarrolla en el libro.

Martin, cuyos libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y temas relacionados han estado en las listas de best-seller, ha escrito a menudo sobre el papel de gays y lesbianas en la iglesia, y sobre la necesidad de darles la bienvenida, por lo que no sorprende que el libro de Martin se haya convertido en un best-seller, puesto que no es la primera vez que logra buenas ventas con libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y otros temas relacionados con la religión, como ya sucediera con The Jesus guide to (almost) everything. A menudo escribe también sobre el papel de los homosexuales en la iglesia y la necesidad de que la iglesia les abra sus brazos definitiva y sinceramente.

“Estaba encantado de que el cardenal Farrell y el cardenal Tobin encontraran el libro útil”, dijo Martin. “Para mí es un recordatorio de que muchos en la jerarquía apoyan un acercamiento más compasivo a los católicos LGBT”.

El autor de Construyendo puentes apoyó que los líderes de la iglesia se dirijan a las personas LGBT por el término que ellos prefieren, y pidió el fin de los despidos indiscriminados de los empleados de la iglesia que son descubiertos como homosexuales o que hacen pública su orientación sexual, y al mismo tiempo pidió a gays y lesbianas que sean considerados y respetuosos con la jerarquía de la Iglesia: ambas partes pueden escuchar y aprender unos de otros.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

Biblioteca, General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Te van a crucificar”: la soledad de las víctimas de abusos sexuales

Sábado, 8 de abril de 2017

manifestaciones-vs-pederastiaEste tipo de abusos se cometen en la intimidad, sin testigos ni pruebas

Se someten a un calvario de interrogatorios, informes físicos, psíquicos y cuestionamientos

(Cristina Sánchez Aguilar, en AlfayOmega).- «Te van a crucificar», vaticinó un juez ante la propuesta de una víctima de abusos sexuales de denunciar por la vía penal. Dar el paso supone exponerse ante la opinión pública y adentrarse en un calvario de interrogatorios, informes físicos, psíquicos y cuestionamientos que, lejos de ayudar en su proceso de sanación, provoca «que te tomen por mentirosa, que te sientas doblemente víctima», admite una de ellas

«No denuncié por lo penal porque no me merecía que me hicieran más daño. Tenía claro que tenía que hacer justicia pero, por mi situación psicológica en aquel momento, no podía exponerme a ser revictimizada. Yo era una víctima abusada ya de adulta y sabía que la sospecha iba a pesar sobre mí». Llamémosla Ana. Sufrió abusos sexuales por parte de un sacerdote siendo mayor de edad y ha necesitado años de terapia, de altos y de bajos, para caminar hacia un proceso de sanación en el que todavía está inmersa.

«Un juez me advirtió abiertamente que dar el paso es “como si te crucificaran”. El motivo es que la propia víctima es la única que puede desmontar con su relato la presunción de inocencia del autor del delito, ya que este tipo de abusos se cometen en la intimidad, sin testigos ni pruebas», explica. Es la palabra de uno contra la del otro, con el agravante de que «suelen pasar muchos años entre el abuso y el momento en que la víctima está preparada para contarlo, con lo que eso conlleva de posibles contradicciones a la hora de elaborar el relato». Ahí viene la segunda parte: «Que te traten como si fueras un mentiroso».

Su caso en la justicia civil ha prescrito. Lo que sí hizo en su día fue denunciar por la vía canónica, «fundamentalmente por razones terapéuticas, porque en el camino que estaba recorriendo era muy importante contar la verdad. Una de las cosas que más me pesaba era tener que vivir con ese secreto encima». Ella, reconoce, tuvo la suerte de «estar bien acompañada, con profesionales que conocían cada paso que dar». Pero, con la perspectiva de la experiencia, denuncia que en España «es necesario que se desarrollen los protocolos de actuación para las víctimas de abuso sexual por parte de la justicia civil, porque las víctimas no saben qué pasos dar ni cómo hacerlo».

En el caso de la Iglesia, «sí que existe un protocolo de actuación en la web de la Conferencia Episcopal Española, aunque es difícil de encontrar y alienta cierta desconfianza hacia las víctimas». Esto provoca que quienes se arman de valor para denunciar «actúen un poco por tanteo, algo que luego se puede volver en su contra si se cometen errores».

«Tiene 20 años, pero no ha superado 2º de Bachillerato»

no-olvidar-los-abusosLlamémoslo Adrián. Era un adolescente cuando se armó de valor para denunciar a su supuesto agresor, un profesor del colegio en el que empezaba 1º de la ESO. Para él y su familia parte de la sanación pasaba por lograr que se hiciera justicia: «Si no lo hubiéramos denunciado no podríamos dormir por la noche», dice su padre. Pero en medio del proceso tuvieron que parar «porque mi hijo estaba muy mal». Cuando cumplió los 18 años retomó la denuncia.

Ahora el joven tiene 20 años. Desde hace tres no es capaz de entrar en un aula, por lo que todavía no ha logrado aprobar 2º de Bachillerato. «Es totalmente incapaz de ir a clase, tiene fobia al colegio, sufre episodios de ansiedad y de estrés, tiene pocos amigos y no se fía de nadie… Desde hace años no duerme bien por la noche y tiene pesadillas recurrentes». Juan Cuatrecasas habla con dolor por ver sufrir a su hijo, pero también con mucha claridad, porque su objetivo es «ayudar a otros para que no pasen por lo mismo que hemos pasado nosotros». De hecho, desde hace poco decidió, tras preguntar al psiquiatra de Adrián, «dejar de ocultar mi rostro. No quería seguir tapándome como si mi hijo y yo fuéramos los malos».

Todo comenzó en 2008 en un colegio de Lejona, en Vizcaya. Presuntamente, el menor de 12 años sufrió «un abuso sexual continuado» -tal y como especifica la acusación- por parte de un profesor y el acoso de sus compañeros de colegio. Adrián dio el paso de denunciarlo por la vía penal en 2011, «con todo lo que eso conlleva». El maestro se declaró inocente y nueve años después el juicio está a la espera de fecha, por lo que, verdugo y víctima, jurídicamente, todavía no pueden definirse como tales.

Un proceso «muy desagradable»

Cuatrecasas recuerda especialmente la última sesión pericial a la que acudió su hijo al juzgado. «La anterior ya había sido desagradable, pero esta fue el colmo. Le hicieron preguntas en las que cuestionaron su tendencia sexual, le hicieron preguntas vejatorias sobre su intimidad… y hasta quisieron hacerle una exploración, pero por indicación del psiquiatra se negó. Habían pasado más de cinco años desde los abusos…. ¡qué iban a encontrar!», exclama el padre. «Este es un ejemplo claro del proceso de doble victimización que sufren los denunciantes».

Lo corrobora José Miguel Garrido, abogado del caso Vallmont, en el que 13 menores denunciaron a un profesor por abusos sexuales. «Siempre se pone en duda al denunciante. En nuestro caso, los padres se quejaban porque se trataba a los niños como si mintieran». Esto provoca «que la gente no quiera someterse a un proceso penal». Aunque finalmente ganaron el caso, «al final los niños no querían ni declarar porque estaban cansados de interrogatorios, de valoraciones… Para las víctimas es muy sacrificado».

«A mi hijo le han hecho una cantidad inmisericorde de análisis periciales, psiquiátricos, psicológicos… y al profesor nada o, al menos, oficialmente no hay constancia», añade Cuatrecasas. «Uno de los días que fue a declarar a la Fiscalía de menores tuvimos que sacarlo en brazos por la crisis de ansiedad que le causó contarlo todo de nuevo».

Para el padre de Adrián, algo falla en el tratamiento de estos casos y pide a los poderes públicos que articulen medidas, como por ejemplo, que se establezcan protocolos de acompañamiento para atender a las víctimas de abusos sexuales. «Lo peor de todo es lo solos que nos hemos sentido en todo este calvario». Otra de sus peticiones es que este tipo de delitos «no prescriban, porque un menor de edad, como mi hijo, con 12 años por ejemplo, muchas veces no sabe qué le está ocurriendo. Pero cuando crece y rebobina, se da cuenta, pero ya es tarde, porque el delito ya ha prescrito».

Fuente Alfa y Omega, vía Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Católica , ,

Bernard Fellay encubrió a varios sacerdotes lefebvrianos acusados de pederastia

Sábado, 8 de abril de 2017

bp-fellay_medUna televisión sueca descubre una trama de ocultación de abusos en la Fraternidad

Un informe acusa a cuatro religiosos de abusar de 12 niños: tres de ellos siguen en el ministerio activo

“A los cuatro se les acusa de haber abusado a doce niños a lo largo de tres décadas, hechos que fueron posibles gracias a que la Fraternidad los movía entre Francia, Alemania, Australia, Irlanda, EEUU y Reino Unido “

(Cameron Doody).- La Fraternidad de San Pío X encubrió los abusos de menores cometidos por tres de sus sacerdotes y otro voluntario de la congregación. Y en un caso, al menos, con la colaboración de Doctrina de la Fe. Son los detalles explosivos de un reportaje emitido este miércoles en una televisión sueca, un día después de que el Papa Francisco autorizara a los sacerdotes lefebvrianos a confesar y a celebrar los matrimonios de sus feligreses.

Tal y como recoge Crux, las alegaciones aireadas en el programa Uppdrag Granskning (“Misión: Investigar“) involucran a tres curas que siguen en el ministerio activo en la Fraternidad y otro ex-seminarista condenada a cadena perpetua en EEUU por agresiones sexuales a menores. A los cuatro se les acusa de haber abusado a doce niños a lo largo de tres décadas, hechos que fueron posibles gracias a que la Fraternidad los movía entre Francia, Alemania, Australia, Irlanda, EEUU y Reino Unido.

Una presunta víctima de uno de estos sacerdotes habló con Crux y detalló no solo el encubrimiento de su caso que mandó la propia Fraternidad sino también la complicidad de Doctrina de la Fe.

sermon“Andre”, de 37 años, revela a la televisión sueca que sufrió abusos a manos del padre “P”. Seudónimos ambos que usa el programa, para proteger tanto la identidad de la víctima como la del cura, quien no ha sido condenado por ningún tribunal civil.

La primera prueba que aporta Andre del calvario que experimentó cuando intentó denunciar su caso a las autoridades lefebvrianas es una grabación secreta con Niklaus Pfluger, el primer asistente del actual superior general de la Congregación, el obispo Bernard Fellay y como tal el “número dos” de la Fraternidad.

En ese audio, se escucha a Pfluger reconocer que, aunque el padre P había sido hallado culpable de abusos sexuales en juicios internos, su sentencia -la prohibición de volver al ministerio activo- nunca había sido ejecutada.

“El error más grande de nuestra parte es… por qué no la implementamos”, dice Pfluger en la grabación. “Ese es precisamente el problema”, continúa, antes de señalar, como responsable de esta decisión, a Franz Schmidberger, el entonces superior general de la Fraternidad y actual rector de su seminario en Zaitzkofen, Alemania, quien habría “cambiado de parecer”.

Después de escuchar su caso, Schmidberger prometió a Andre que el padre P jamás volvería a trabajar con niños, pero durante la conversación grabada entre Andre y Pfluger se revela que éste habría descubierto que el superior de la Fraternidad, Bernard Fellay, continuaba permitiendo que el presunto pederasta organizara campamentos para niños, años después de haberle denunciado.

Esto ocurrió hace doce años. Paralelamente, como ha descubierto Uppdrag Granskning, Doctrina de la Fe fue informada del caso del padre P y dispuso que Fellay sometiera al padre P a un juicio canónico. Decisión que no sentó bien a Andre, como cuenta a Crux, ya que Fellay habría ocultado, o ignorado, las conclusiones a las que había llegado Schmidberger. “Para mí, no tiene sentido”, reconoce la víctima. “Dieron un mandato al obispo Fellay a juzgar a un hombre al que había encubierto”.

2015030626Aunque al final el juicio canónico al padre P le valió una sentencia de “penitencia y oración” en aislamiento en una casa de la Fraternidad en los alpes franceses, en Montgardin, el sacerdote se negó a acatarla, y a su vez se juntó a la llamada “Resistencia”, el ala cismática de la Fraternidad fundada por el controvertido ex-obispo de la Fraternidad Richard Williamson. No obstante esa huida del padre P, el programa sueco obtuvo fotos que demuestran su participación en las ordenaciones llevadas a cabo por la Fraternidad en Écône, Suiza, en 2015.

En el caso del segundo sacerdote lefebvriano, el padre “M”, sobre cuyos presuntos crímenes arroja luz la televisión sueca, se remontan a sus tiempos en Australia, país en el que la Fraternidad acabó reconciendo que había participado en “conducto inmaduro” con niños.

Posteriormente, sin embargo, M fue trasladado a Alemania y luego a Irlanda, desde donde una madre de un niño a cargo de M denunció al programa televisivo que le habían advertido que la reubicación del cura había sido motivada por “haber abusado de niños”. Crux precisa que el padre M sigue actualmente en ministerio activo en París, pese a que la Fraternidad nunca ha explicado en qué ha quedado las alegaciones de “conducto inmaduro” contra él ni por qué tuvo que pasar dos años en aislamiento en Montgardin.

El tercer caso de encubrimientos que ha sacudido a la Fraternidad se refiere a un cura inglés, el padre “S”, que sigue celebrando misa en las parroquias de la “Resistencia” de Williamson en Irlanda y Inglaterra. Y eso pese a que fue hallado culpable en un juicio interno de la Fraternidad en 2006 por haber abusado de un niño en Mulhouse, Francia, e inhabilitado permanentemente para el ministerio.

lefebvrianos

A la luz de todos estos casos, a Andre, la víctima del padre P -y en cierta medida también de Doctrina de la Fe- el acercamiento de los febvrianos a Roma no le sienta especialmente bien. En este dicasterio -del que depende la comisión encargada con las relaciones con la Fraternidad, la “Ecclesia Dei”– solo se ha encontrado con actitudes “irresponsable y hipócritas, en el sentido en que conocían bien todas estas historias”.

Las conocieran o no en el dicasterio del cardenal Müller, o hasta qué punto, el escándalo descubierto por Uppdrag Granskning revela una incógnita clave: la de que si el compromiso de “tolerancia cero” del Papa Francisco con los abusos del clero le va a quedar grande para la Fraternidad de San Pío X. Especialmente mientras siga sin aceptar la autoridad plena de la Iglesia de Roma.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El Vaticano recibe al primer ministro de Luxemburgo y a su marido y no se acaba el mundo

Viernes, 7 de abril de 2017

xavier-bettel-marido-vaticano-696x522El Vaticano recibe al Primer Ministro de Luxemburgo junto a su marido, al que da tratamiento de consorte.

El presidente de Luxemburgo, homosexual declarado, junto con su marido, fueron recibidos por el Arzobispo Gaenswein, prefecto de la Casa Pontificia, antes de pasar a la reunión de líderes europeos.

La semana pasada Xavier Bettel, el Primer Ministro de Luxemburgo, visitaba el Vaticano y lo hacía en compañía de su marido. Por cierto, los medios de derechas escriben la palabra “marido“, así entre comillas siguiendo su rancia homofobia. Es su marido y punto. Sin comillas.

Con motivo del 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma, el papa Francisco celebró un encuentro con líderes europeos en el Vaticano. Entre los invitados estaba el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, que acudió acompañado de su marido, Gauthier Destenay.

Cuando Bettel anunció su visita al Vaticano no estaba muy claro qué iba a pasar cuando lo recibieran; porque a pesarde los gestos de Francisco, la Iglesia Católica sigue siendo igual de homófoba. Pero finalmente la pareja, fue recibida sin problema alguno por el Arzobispo Ganswein secretario personal del Papa Emérito Benedicto XVI. El protocolo de la Ciudad del Vaticano dio el mismo tratamiento a la pareja formada por el presidente de Luxemburgo y su marido que al matrimonio Orban, por ejemplo, formado por el homófobo presidente húngaro y su esposa.

Ha sido un gran placer y un honor para mí y Gauthier ser bienvenidos por el líder de la iglesia Católica.

No hay que olvidar, por cierto, que el propio Papa Francisco se negó en redondo a que Francia enviara como embajador en el Vaticano a Laurent Stefanini, abiertamente homosexual.

osservatore1

Pues esta vez el Vaticano ha recibido a un hombre gay y a su marido aunque, eso sí, en lugar de marido le han llamado “consorte”.

osservateore2

Y esto ha puesto a los ultracatólicos de los nervios porque claro, ¡qué hace un maricón con su marido en el Vaticano! Porque todos sabemos que en el Vaticano no hay ningún hombre gay. Y es verdad, todos los gays del Vaticano no están en el propio Vaticano sino en la sauna gay que hay al lado.

Fuente | Infovaticana

General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , ,

Las misas de la tele no son misas

Jueves, 6 de abril de 2017

imagesteleDel blog de Xabier Pikaza:

El diputado P. Iglesias ha propuesto que la televisión pública no ofrezca la misa, pues se trata de un servicio religioso privado, propio de algunos ciudadanos, que no pueden “imponer” su afirmación religiosa sobre el conjunto de la población.

Esa propuesta me parece equivocada y falsa en una línea de democracia social, pero válida en sentido religioso cristiano.

1. Como ciudadano de un país que dice ser libre defiendo la misa en la televisión pública, siempre que haya un número significativo de ciudadanos que la quieran. Ciertamente, el Estado es a-confesional (no ha de inclinarse por ninguna confesión religiosa), pero debe respetar la voluntad de los ciudadanos, y si un grupo significativo quiera misa se la debe ofrecer.

Personalmente, puede que no me gusten los toros, ni un tipo de fútbol, ni ciertos programas con intimidades ambiguas… Pero si otros las quieren debo conformarse. Así también la misa puede y debe emitirse en la televisión, si hay bastantes ciudadanos que la quieren. Ése un principio fundamental de la democracia. Unos pueden querer misa, otros una ceremonia musulmana, otros música de cámara, como ciudadanos libres.

2. Como cristiano, en cambio, me siento molesto con la misa por televisión, no por “culpa” del Estado o de la sociedad, sino como miembro de la misma Iglesia. Ciertamente, se pueden y se deben emitir programas de tipo religioso, sean de tipo católico, islámico o budista (si una parte de la sociedad lo quiere, y si ellos no van en contra de los principios fundamentales de la sociedad).

_1917325_020408risi300Pero creo que la misa en cuanto tal no es un “tema” de televisión, no es para verse desde fuera, en una pantalla, sino una celebración activa de una comunidad creyente, donde los que “van a misa” deben celebrarla, estando juntos, compartiendo la palabra, incluso “tocándose” (dándose la paz unos a otros) y, sobre todo, comunicándose el pan y el vino de Jesús, en gesto de comunión personal humana.

Por eso he dicho que la misa por televisión no es misa y, a mi juicio (al menos en general, en cuanto misa-misa), no debería retransmitirse por televisión. Puede y quizá debe haber otros programas de tipo religiosos y/o cristiano de televisión (sermones, debates, narraciones, incluso oraciones…), pero la misa de televisión no es tal, pues le falta la presencia comunitaria, la conversación y comunión, el pan y el vino… Puede hacerse quizá en televisión una “liturgia de la palabra” (como en una video-conferencia), pero no una misa estrictamente dicha.

Se me podrá decir ¿qué pasa entonces con los enfermos o ancianos que no pueden participar en la misa comunitaria? Hay dos respuestas o soluciones:

(a) Se lleva a los enfermos o ancianos la comunión a casa o al hospital, a modo de prolongación de la liturgia eucarística, como se hacía en tiempos antiguos, retomando en casa la proclamación de la Palabra y la celebración comunitaria.

(b) O se celebra una auténtica misa, aunque quizá más breve y simple, en la misma habitación del anciano o enfermo, una eucaristía doméstica, presidida y animada por alguno de sus familiares o vecinos, con presencia personal y comunión (sin necesidad de que sea una misa oficial de la parroquia, celebrada por el párroco u obispo ministerial).

En este contexto quiero añadir algunas reflexiones complementarias.

La eucaristía se celebra en directo y en común, no se mira ni se ve en televisión

eucaristia_casa_enferma_25_03_14_1Un tipo de mundo vincula a los hombres y mujeres a través de un tipo de espectáculos externos, de tipo impersonal. Por el contrario, la iglesia les vincula por la eucaristía, que es Palabra y Pan compartido, que no puede convertirse nunca en un puro espectáculo.

La eucaristía retoma el motivo de las comidas de Jesús a campo abierto (multiplicaciones: Mc 6-8 par) y a su Cena de entrega y despedida (Mc 14 par), de manear que ella debe entenderse como activo, en el que participan todas y todas. La misa no es una ceremonia que pueda convertirse en un simple espectáculo para ver en una pantalla, sino un gesto común y concreto de comunicación humana, fundada en el recuerdo de Jesús y en su presencia, expresada en la palabra y el pan (vino) compartido.

Parece que tenemos miedo a la eucaristía concebida de esa forma, y por eso tendemos a convertirla en un ritual de sacralidad escindida de la vida concreta, de tal forma que a veces parece un ejercicio sacral, repetido como espectáculo, en las grandes reuniones de los fieles, que siguen estando solos, sin comunicarse entre ellos, como clientes pasivos de un misterio exterior, que podría ‘celebrarse’ (mal-celebrarse) incluso por televisión, como he puesto de relieve Fiesta del Pan, fiesta del Vino. Mesa común y Eucaristía, EVD, Estella 2000.

En contra de eso he de afirmar que no es bueno que la eucaristía se vuelva espectáculo: algo que se puede exponer y ostentar, como un rito entre otros rituales deportivos o circenses de nuestra cultura dominada por los medios. No se ha de ir a la misa como se va a ver un partido de televisión o a escuchar una música de cámara. La misa es música donde todos cantan, drama en que todos actúan, conversación donde todos hablan y mesa en la que todos comen.

Entendida así, la eucaristía es una forma intensa de asumir la creación, el pan y vino del trabajo, el alimento personal (¡quiero vivir!), la participación comunitaria (¡comemos juntos!), tal como se expresa en la encarnación pascual del Cristo, en la que compartimos uno a uno y todos juntos el recuerdo y la presencia de Jesús (=de la vida de Dios) en la Palabra y el Pan.


La eucaristía es la Vida que se abre y encarna en la comunidad y en cada uno de sus participantes, de tal forma que nadie puede celebrarla por nadie, realizando funciones superiores o de representación, pues cada uno ha de ‘comer’ por sí, compartiendo la palabra que se centra en Cristo y comiendo todos juntos
.

Es bueno que las celebraciones se hayan valorado y dignificado, desarrollando rituales de lugares (edificios) y formas artísticas (música, pintura) pero no se puede suplantar u oscurecer lo central: la Palabra y Pan compartido, la comunicación real de los creyentes. La cena de Jesús se per-vierte si las formas se hacen centro, si los signos rituales se separan de la vida, convirtiéndose en espectáculo para ver, sin comunión concreta de creyentes y sin es comida real.

La liturgia oficial ha tendido a olvidar a veces esta experiencia de comunicación, desligando la alabanza de Dios de la comida real y la solidaridad de los creyentes de los creyentes, reunidos en torno a la palabra y el pan compartido. En esa línea, pienso y digo que la iglesia necesita recuperar la realidad física (social, alimenticia… ) de su eucaristía, vinculada al recuerdo de la entrega de Jesús (última Cena) y a sus comidas concretas (multiplicaciones). Por eso, una misa que sólo “se ve” (como espectáculo externo de televisión no es eucaristía).

La eucaristía es celebración compartida de la vida de los hombres, partiendo de la Vida de Jesús

Los cristianos hemos discutido a veces de forma cosista, hasta enfermiza, el momento en que Jesús se trans-sustancia en el pan consagrado, olvidando algo previo: lo más importante es que haya pan ofrecido y compartido, mesa común, palabra y camino de encuentro, por encima de un mundo de pura imagen donde todo se ve, de un mundo de mercado donde todo se compra-vende.

Este es el punto de partida: que los cristianos se junten y celebran su experiencia común, la palabra de Jesús, proclamada y comentada entre todos, el pan y el vino de la vida…
Este es el pan nuestro, que nosotros, cristianos, deberíamos ofrecer, como mesa abierta a todos los humanos. Este es, al mismo tempo, el pan de los otros, de aquellos que nos invitan a la mesa de su cultura y vida. Sólo así, en la encarnación concreta de la palabra y el pan, de ellos y nuestro, va gestándose y creciendo la concordia humana de Jesús, que los cristianos llamamos eucaristía.

Otros signos y presencias pasan, pero queda para siempre para los cristianos la palabra de la vida de Jesús, con la comida compartida, en la que descubrimos y celebramos el Signo y Presencia de Dios que es Jesucristo. No podemos imponer esa eucaristía a musulmanes y judíos (o agnósticos y fieles de otras religiones), pero debemos ofrecerla, volviéndonos expertos en Palabra y Mesa fraterna.

Sin esta palabra y pan compartido en con concreto, en comunidad humana, no se puede hablar de eucaristía. Por eso, una misa para ver en la televisión no es “sacramento” de Jesús, no es misa cristiana. Un judío famoso, llamado F. Rosenzweig (La estrella de la Redención, Salamanca 1997, 374-389, 427-428), nos llamaba la atención diciendo que la pascua-comida judía es comida real que vincula de hecho a los comensales, mientras la eucaristía sólo reúne a los cristianos en espíritu, dejando que sigan en lo externo separados.

Una celebración pascual judía por televisión no es pascua, ni celebración. En una línea semejante, una misa cristiana por televisión puede ser buena en sentido intimista como devoción o en sentido artístico como celebración ritual de cantos… pero no es misa cristiana, no es recuerdo y presencia concreta de Jesús.

Sólo en esa línea podemos hablar en verdad de la eucaristía cristiana. Los cristianos no tenemos más autoridad y riqueza que la presencia de Dios en cada uno de los hombres y mujeres de la tierra, por medio de Jesús que ha puesto su vida al servicio del Reino, esto es, de la humanidad entera expresada y concretada en cada una de las comunidades que celebran su memoria, en concreto, dándose la mano, el beso de la paz, y compartiendo la palabra y el pan de Jesús.

Ciertamente, la misa por televisión puede ayudar en un sentido a ciertos cristianos… Pero esa misa no es la misa de verdad. Por eso, el tema no es que haya o no haya misa “televisada” en los canales públicos del Estado (¡cosa a la que tienen derecho los cristianos como ciudadanos!), sino el que haya de verdad eucaristía en todas las comunidades cristianas, incluso en las habitaciones privadas de enfermos o ancianos.

Maria Jesus Moreno (FB)

Hola Xavier. Entiendo muy bien lo que dices y lo comparto en cierta medida, pero yo creo que es importante hacer algunas matizaciones. Las personas mayores que ponen la misa de TV cada domingo, no la ven como un espectáculo, sino que suelen estar presentes con verdadera devoción.

Claro que lo ideal sería celebrar una eucaristía en casa o una celebración de la Palabra a la vez que se les administra la comunión, pero lo cierto es que ese servicio no se da. En muchos casos, los hijos, nietos etc de las personas mayores que “ven” la misma por la tele, no están dispuestos a ser ellos los promotores de esa celebración casera. La mayoría de las veces son agnósticos o pasan de lo religioso.

Tampoco hay sacerdotes suficientes, o los sacerdotes que hay no tiemen tiempo suficiente como para acercarse a cada casa, a cada familia para hacer este servicio. Podría haber un servicio de laicos que desempeñara esta función de acompañamiento en la vivencia de la fe y en la celebración de la Palabra pero hoy por hoy eso todavía no se da. Y además las familias de los ancianos tendrían que permitirlo.

Mientras no se pueda facilitar a este colectivo de personas otras forma más adecuadas de celebrar comunitariamente la fe, la misa de la TV puede ayuderles mucho y hacerles acercarse, aunque sea muy precariamente a ese Misterio de Comunión. No creo que hayamos de verlo simplemente como un espectáculo. Creo que esos televidentes no lo perciben así.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica ,

Religión inclusiva: la Iglesia y una convocatoria inédita al colectivo Trans en Trelew

Martes, 4 de abril de 2017

63873541 Iglesia María Auxiliadora de Trelew.

El Jueves Santo lavarán los pies de Mayka Acuña, la conocida trans. También eligieron a un concejal, una jueza, un bombero, un maestro y un policía.

El Jueves Santo lavarán los pies de Mayka Acuña, la conocida trans. También eligieron a un concejal, una jueza, un bombero, un maestro y un policía. La Semana Santa en Trelew tendrá una ceremonia diferente. El Jueves Santo como parte de la tradicional misa de “lavatorio de pies” fueron convocadas en María Auxiliadora 12 personas a las que el sacerdote les llevará a cabo ese acto. Se trata de dos grupos separados en servidores sociales entre ellos un policía, un maestro, una enfermera, una jueza y un bombero y  personas que representarán la necesidad de inclusión social: una persona trans, un niño por nacer, un alcohólico recuperado, un preso y un hombre en situación de calle. “El mensaje es que debemos ser inclusivos. Defender la vida. Que la caridad se demuestre con hechos concretos”.

Así sintetizó la iniciativa el padre Fabián García, párroco de María Auxiliadora en una entrevista con Jornada. “El Jueves Santo y durante la misa, se realiza una celebración que se llama “lavatorio de pies”. Cada año le damos una significancia diferente. Para este año, hemos pensado con el equipo de liturgia convocar a 12 personas. A las cuales, las vamos a sentar en dos grupos”.

Es de destacar que la ceremonia con la que se inicia Semana Santa (el jueves) simboliza el lavado de pies que realizó Jesús a sus discípulos en el aposento alto, justo antes de la última cena. Era una representación de humildad. De igualdad.

El párroco explicó que la decisión de convocar a quienes tienen funciones sociales dentro de la comunidad, se relaciona al hecho de que “deben tener como modelo a Jesús. Que siendo Dios se hizo hombre y siendo maestro, se hizo servidor de todos”.

Se refirió al segundo grupo seleccionado. Al de las personas con necesidad de ayuda, de inclusión, de comprensión social. “Es para mostrarnos a los católicos que debemos ser testimonio de tolerancia, de inclusión social, que protegemos la vida desde la concepción y en sus diversas circunstancias de vida. Esto, pensamos para este año. Lo vamos a  ofrecer como testimonio y a toda la comunidad católica”.

Reveló García que “el gesto lo hace el sacerdote representando a Jesús que en esa Última Cena le lavó los pies a los discípulos. Con eso, nos dejó a todos los cristianos un modelo, una actitud de vida. De ser servidor. De manera que al convocar a las personas, queremos que el modelo de servicio sea Jesús. Si tenemos un servidor público cristiano, su modelo es Jesús. Y el resto de las personas, el mensaje es para el resto de las personas: que debemos ser inclusivos, debemos promover la igualdad social, defender la vida, por  esa razón convocamos a todas estas personas que ya confirmaron su presencia”.

Aclaró García que si bien la apertura de la Iglesia se realiza en la gestión que le toca conducir dentro de María Auxiliadora, “no son ideas mías. Hay un grupo que trabaja. Somos un equipo. Yo les propongo cosas y ellos las aceptan bien. La idea es seguir haciendo lo que hace la Iglesia. El mensaje siempre fue el mismo. No todos lo siguen”.

Habló sobre la relación con el colectivo trans. El año pasado, sobre el mes de diciembre se produjo un encuentro histórico. Un grupo de mujeres trans visitaron la parroquia (algunas por primera vez) y se reunieron con él. “La relación que tenemos puede ser que sea nueva institucionalmente. Pero hay otra gente que lo hace. Está la hermana Mónica en Neuquén hace 10 años. Hablé con ella para asesorarme. Mucha gente lo hace de manera anónima: visitan presos y dan alojamiento a personas en situación de calle”.

Indicó que como párroco representa a la comunidad católica de María Auxiliadora pero “hay mucha gente que lo hace y no sale en los diarios. Lo hacen con espíritu de servicio”.

Para finalizar recordó que la ceremonia de lavado de pies será el jueves 13 de abril a las 19 horas. “Es tradicional. Siguiendo el ejemplo de algunos Papas. Juan Pablo II inició esta tradicional celebración. Lo hizo en las cárceles. Luego, con ancianos. Ahora, Francisco con personas de distinta religión: judíos, cristianos y musulmanes. Son gestos que quieren significar un mensaje concreto. Actual. Que no nos vayamos en discurso. Que la caridad se muestre con hechos concretos”.

Algunos de los convocados para la ceremonia de “lavado de pies” están ya confirmados. La jueza que fue llamada por la Parroquia María Auxiliadora es la doctora Adela Aldazábal; el político es el concejal de Chubut Somos Todos, Luis Moraga; el maestro es Sergio Taborda; el bombero Antonio Arce y el policía, José Haro. Resta aún confirmar el nombre de la enfermera.  Asimismo, harán lo propio con un listado de personas que respondan a otro plano de la sociedad. Que tienen la necesidad de ser incluidos. Tales como un hombre en situación de calle, un bebé por nacer, una persona recuperada de alcoholismo y una persona trans. En representación de todos ellos, obtuvimos el testimonio de Mayka Acuña, mujer trans, colectivo que sufrió aún más la discriminación.

Mayka Acuña: “Es una caricia de la Iglesia”

La apertura en la parroquia María Auxiliadora de Trelew se dio ya hace 5 meses atrás. “Se trata de un encuentro entre seres humanos”, sintetizó.

7574694f4a54754f6747567242315939466c4a714b673d3d_sliderLa marcha de “Ni una menos” sobre fines de noviembre de 2016 fue bisagra en la relación del colectivo trans con la Iglesia Católica en Trelew. En medio de la manifestación, una situación en particular hizo que Mayka Acuña oficiara de mediadora entre un grupo de mujeres que discutían acaloradamente con el padre Fabián García. Allí surgió la necesidad del diálogo a través de un encuentro. Y se realizó. A 4 meses de la histórica reunión, Mayka volverá a la parroquia. Fue invitada para la ceremonia de lavado de pies el Jueves Santo. “Es una caricia de la Iglesia local para con nosotros”.

Así calificó el llamado Mayka, en la entrevista con Jornada. “De forma inesperada recibí el llamado del padre Fabián. Me informa que había decidido elegirme como una de las personas para la ceremonia del lavatorio de los pies. La liturgia del Jueves Santo tiene una gran connotación religiosa para la comunidad católica. Se inicia la Semana Santa en el año litúrgico. Es muy simbólico que se me haya elegido como representante de personas trans. Como una mujer trans”.

Aseguró que la actitud de apertura que tuvo la Iglesia en Trelew incluye a todas las personas de la provincia que están en su  misma situación. “Esto es histórico y muy bueno. Lo que da motivo a pensar que ya comienza un intento de nueva comunicación con el estamento eclesiástico. Agradezco a la persona del padre Fabián que tuvo esta maravillosa idea”.

Y deslizó. “Da inicio a proyecciones mayores. A futuro. No sólo a lo mío personal sino a toda nuestra comunidad. Ser representativa. De homosexuales y lesbianas de la zona. Que siempre han estado invisibilizados. Es un comienzo de algo positivo. Presenta por supuesto, algo de reticencia en alguno de nuestros miembros por el hecho de que algunos son ateos, algunos agnósticos”.

Mayka dijo que “siempre es bueno mantener una buena comunicación con nuestros vecinos. En este marco, trabajan nuestras instituciones que luchan por la diversidad, que están a cargo de Nadia Zúñiga por ATTTA y Lucía Baigorria que llegan muy bien sus conducciones. Trato de ser algo positiva en todo eso. Poder ayudar y construir desde mi experiencia anterior y actual”.

Aclaró Mayka que el acercamiento no significa que sea “entre eclesiástico y homosexuales. Acá le doy importancia a lo que decía el padre Fabián: es entre seres humanos. No se trata de católicos o no. Es un encuentro entre seres humanos que intentan convivir en una misma sociedad y tratan de hacerla mejor”.

Mayka Acuña tiene formación en la Iglesia Católica. Antes de definirse como mujer trans su vida estaba ligada al sacerdocio. “A través de esta liturgia es nada más que Jesús teniendo un gesto con sus discípulos en el cual muestra el cariño. Es la caricia que les hace a los discípulos. Es una caricia de la iglesia local para nosotros”.

Y relató: “Mi anterior vida religiosa que supe llevar durante años dentro de la iglesia hace que viva esto de manera diferente. Son aguas en las que yo sé nadar. Me pone feliz. No significa que pretenda que todos los homosexuales sean católicos ni que participen en la liturgia. Es un encuentro entre los seres humanos que no estaban conviviendo bien anteriormente y que ahora comienzan”.

Dijo en ese sentido que “la Iglesia local lo logra en la persona del padre Fabián García. Se está dando en otras iglesias como la de Neuquén con la hermana Mónica Astorga que trabaja con el grupo de mujeres trans. Allí, tenemos un movimiento muy grande de nuestro colectivo que sufrió inclemencias muy grandes sobre todo por parte de la iglesia y otras instituciones estatales. Ahora, se revierte gracias a esta carmelita descalza. La iglesia tiene esas cosas. Así como tiene otros grupos de ultra derecha que tratan de esquivarnos y no escucharnos, tenemos que darle importancia  a estas cosas”.

Para finalizar, Mayka Acuña expresó que para ella el llamado de la Iglesia significa “el reconocimiento no de la sociedad, sino directamente de Dios. Que me acaricia diciéndome que todo lo que hice no fue en vano. Es en mérito de la lucha e incomprensión que sufrí”.
El primer encuentro

En el primer encuentro que tuvo el padre Fabián García con el colectivo Trans, del cual participaron miembros de ATTTA (Travestis, Transexuales y Transgéneros) “esto surgió a raíz de una charla que tuvimos con Maika, y lo que queremos hacer desde el amor cristiano que es abarcativo a todo ser humano tener una apertura de la iglesia católica como institución, en este caso representando a la Iglesia María Auxiliadora, para ver en qué podemos colaborar”. Dicha retribución será mutua “nos han ofrecido ayuda para las obras de caridad”.

Analizó en aquel momento que “la posición de la iglesia es no excluir a nadie, por eso tener un diálogo con la comunidad trans es muy positivo. Estamos mostrando una imagen de la iglesia que es poco conocida”. De las máximas autoridades de la iglesia destacó que el Papa Francisco “es repotenciar con su carisma lo que había predicado Juan Pablo II”. Y se mostró abierto a nuevos encuentros “tanto formales como informales, en los que habrá mucha apertura y amor”.

Fuente La Jornada

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

No privarles de la Santa Misa.

Sábado, 1 de abril de 2017

misa-tveAunque a mí personalmente me pongan de los nervios algunas homilías que se retransmiten, les recordaría a estos señores que antes de la misa, y en la misma cadena, se emiten los programas de distintas confesiones: Judía, Islámica y Protestante… Por cierto, en la laica y plural (quizá precisamente por eso) Francia, se hace exactamente lo mismo… pero para eso, quizá tengan que madrugar un poco y abrir la mente. Por eso, les puede ayudar este artículo…

He vuelto al templo, en realidad lo he hecho a menudo a lo largo de los últimos años. Voy de acompañante, primero de un padre, ahora de una madre en edad de agradecer filial compañía. Acompaño pero también canto a pleno pulmón, me arrodillo, doy la mano en señal de paz y me arranco sin dudar a comulgar cuando suena aquello de “Tú has venido a la orilla…” Lo paso peor con una “señal de la cruz que nos libra de nuestros enemigos…” y cuyos gestos lamentablemente ya he olvidado.

También he orado, con no menos fe, en los templos budistas, hinduistas, en sinagogas, en mezquitas…, sobre todo en templos universales de los diferentes continentes. En los templos de unos y otros países viví similar devoción, en todos observé gentes rendidas al mismo Dios “que los hombres distintos llamamos con distintos nombres, pero que es el Uno, el Único y el Mismo…” (Lanza de Vasto) De vuelta a mi ciudad natal, he visto a tantas personas de edad y buena voluntad remontar con sus bastones las escaleras de la parroquia del barrio, que me he visto inundado de un hondo y reconvertido aprecio por su íntima esfera religiosa. Deseo en este sentido expresar mi disenso ante la solicitud de “Podemos” de retirar la misa de la programación de TVE.

Sí, es cierto, el Estado y sus medios de comunicación han de hacer gala de aconfesionalidad, pero ello no contradice el hecho de mantener una escasa hora semanal de misa, mientras otros credos tengan asegurada su ventana a los televidentes, como ahora es el caso. En este sentido también esperamos que el ente público no tarde en abrirse a otras tradiciones espirituales que aún no tienen cabida en la parrilla.

Es preciso respetar la laicidad en la educación, en el ejército, en los actos oficiales… El Estado ha de mantenerse neutro ante una creciente pluralidad confesional, pero el Estado ha de servir también a los ciudadanos a través de sus medios de comunicación. La cesión en la tele pública de espacios a los diferentes credos en razón de su arraigo es un servicio nada desdeñable. Por lo demás, si la misa retransmitida reconforta a muchas personas de edad, ¿por qué precipitar su apagón? Tantos programas deberían desaparecer de la programación antes que ese oficio religioso. Sobran primero las series en las que se dispara y sangra,  las tertulias en las que se falta y ofende, las corridas en las que se tortura y mata gratuitamente

Ha de prevalecer una cierta amabilidad intergeneracional. Hemos de honrar a nuestros mayores, hemos de preservar sus referentes culturales y espirituales aunque no coincidan plenamente con los nuestros. Hemos de ser considerados con lo que tiene importancia y relieve para las generaciones que nos precedieron. Barrer la misa es olvidarnos en alguna medida de ellas. Hemos de unir a los pueblos, a las clases, a las razas y tradiciones…, pero hemos de empezar más cerca y tratar de enlazar también a las generaciones.

Por más que puedan aburrir sus fórmulas repetidas hasta la saciedad, por más que nos sorprenda que la mujer no ocupe aún su debido lugar en la presidencia del altar…, la misa es momento sagrado. En realidad todo lo que adquiere vital importancia para el otro es algo sagrado. Somos privilegiados, pues participamos de un mundo rico y diverso en el que se reúnen muy diferentes momentos y territorios sagrados. La consigna de manual de la emergente formación política puede ser poco considerada con el universo vital de quienes nos dieron vida. La necesidad  de superar los antagonismos civiles, nos invita también a ser respetuosos con los mayores y su misa de las once ya en vivo, ya a través de la pantalla.

Nadie nos obliga a sentarnos el domingo por la mañana al televisor, pero pienso en nuestros ancianos, muchos de ellos enfermos o impedidos, que en ese programa encontrarán consuelo y confort del alma. Nunca arrasar, nunca llevarse lo que es significativo para un importante colectivo, más al contrario intentar hacer nuestro algo de su universo. Para muchos de nuestros padres un domingo sin misa no es un verdadero domingo. Honrar a nuestros mayores no significa que tengamos que arreglarnos corriendo y salir al toque de sus campanas, que debamos arrodillarnos ante sus mismos iconos, que debamos necesariamente  oír el sermón de sus sacerdotes…, pero sí intentar facilitar la expresión de su fe, su legado, sus tradiciones.

Ninguna generación que nos precede ha debido de hacer  tamaño  esfuerzo para adecuarse a los nuevos tiempos como la de nuestros progenitores. Privarles de sus imprescindibles referentes, de sus anclajes, es un flaco reconocimiento a ellos y a cuanto nos dieron. No hay nada más revolucionario que el sincero agradecimiento y en ello debiera también reparar la formación morada.

Koldo Aldai

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , ,

Piden tres años de cárcel por extorsionar a un cura de la diócesis de San Sebastián con el que mantuvo relaciones

Sábado, 1 de abril de 2017

curas-gays-7Tres años de cárcel. Esta es la petición de la Fiscalía de Gipúzkoa para un hombre acusado de chantajear a un sacerdote con el que mantuvo relaciones sexuales consentidas.

Según el escrito de la acusación, el cura ignoraba “que los diversos encuentros sexuales eran grabados o fotografiados” por el inculpado quien, a partir de marzo de 2015, “con ánimo de atentar contra la libertad del perjudicado”, comenzó a exigirle “en numerosas ocasiones y de forma insistente” la entrega de “diferentes cantidades de dinero” hasta que la cifra llegó a “elevarse” a 14.000 euros.

Presuntamente, el encausado amenazaba al sacerdote diciéndole que si no le daba el dinero “difundiría las imágenes que tenía“, en las que “aparecía manteniendo relaciones sexuales”, y que “colocaría pasquines” con ellas en los alrededores de su residencia.

“Todo ello -prosigue el texto de la Fiscalía-, con la finalidad de hacer pública la relación habida entre las partes que era, hasta entonces y por razones obvias, mantenida en secreto”.

El hombre, continúa el documento, “no dudaba en personarse incluso en la propia residencia del perjudicado quien, movido por el temor a que el acusado hiciera realidad sus amenazas, llegó a entregarle 40 euros, así como una cámara fotográfica de su propiedad”.

Fuente Religión Digital/Agencias)

General, Iglesia Católica , , , ,

El obispo de Palencia, abierto a modificar los estatutos de la Hermandad de Cofradías para eliminar la prohibición de que la presidan homosexuales, divorciados o dirigentes sindicales

Viernes, 31 de marzo de 2017

29962_manuel_herrero_fernandez_es_el_nuevo_obispo_de_palencia300px-pasos08*

“Siguiendo los pasos de Jesús, intentaremos que ese espíritu de Jesucristo se plasme en la letra de los estatutos”

*

(Jesús Bastante/Agencias).- “Siguiendo los pasos de Jesús, intentaremos que ese espíritu de Jesucristo se plasme en la letra de los estatutos. Con decisión y tranquilidad, con rotunda normalidad, el obispo de Palencia, Manuel Herrero, se ofreció a abordar posibles cambios en los estatutos de la Hermandad de Cofradías de la ciudad, que en la actualidad impiden ostentar la Presidencia a gays, lesbianas, divorciados, parejas civiles o dirigentes sindicales.

Durante una rueda de prensa, el prelado se mostró abierto a tratar esta cuestión cuando concluya la Semana Santa. Aunque subrayó que esta pequeña marejada no es trascendental”, lo cierto es que la apertura del proceso electoral para presidir la Hermandad ha reabierto la polémica sobre los requisitos para ser candidato. Hay que dar solución a este pequeño problema”, admitió.

Entre ellos, algunos lógicos, como ser católico, estar bautizado o confirmado, junto a otros más discutibles, como ser divorciado, estar casado por lo civil, convivir con tu pareja, ser homosexual o pertenecer a un sindicato, informa Ical.

En este sentido, monseñor Herrero anunció que “estudiará los estatutos” para ver cómo se pueden modificar, y de quién tiene que partir la iniciativa, si de la misma Hermandad o del Obispado, aunque la última palabra, recordó, siempre será del obispo.

“Esperaremos que pase la Semana Santa para revisarlo y para que el espíritu de Jesucristo se plasme en los estatutos”, recalcó. Por su parte, la presidenta de la Diputación palentina, Ángeles Armisén, ha puntualizado que este organismo tiene un convenio con la Hermandad para apoyar la promoción turística de la Semana Santa, reconocida como de Interés Turístico Internacional.

Para Armisén, esta es la razón por la que se ha decidido mantener la subvención, -en contra de la solicitud de Ciudadanos y Ganemos, que pedían que se bloquease la ayuda hasta que no se modificaran los estatutos-, sin perjuicio de que se pueda abordar en el futuro “una mejor redacción de los estatutos”. “Pero eso corresponde hacerlo a la Hermandad”, ha insistido.

Funte Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Religión y apostasía. A propósito de “Silencio”, por José Arregi

Jueves, 30 de marzo de 2017

1253195_silence_scorseseLeído en su blog:

Hace ya dos meses que dos matrimonios amigos fuimos a ver Silencio, de Scorsesse. Entretanto, ha desaparecido de las carteleras y de los medios que todo lo devoran. Todo lo devoramos sin haberlo saboreado y sin tiempo para digerir y nutrirnos. En cuanto a la película como tal, carezco de criterio competente para afirmar si es buena o mala, ni me interesa en este momento. Nos dio para una larga y sabrosa sobremesa, con discordancia de opiniones y concordia comensal: ¿Apostatan realmente los jesuitas Ferreira y Rodrigues o solo fingen hacerlo? Por lo demás, ¿es la película fiel a la historia? Y las grandes cuestiones de fondo: ¿Qué es fe? ¿Qué es apostasía?…

Pero antes de nada: ¿Qué movía a unos jóvenes jesuitas –o franciscanos y dominicos– europeos a embarcarse hacia las lejanas islas de Japón, con una lengua, unas tradiciones y una religión tan distintas de las suyas, mientras su propia Europa se desangraba en guerras de cristianos por cuestiones de dogmas y de poderes? Les movía sin duda la mejor voluntad, pero no la mejor inteligencia de la fe. Iban en nombre de Jesús, pero al amparo de monarcas y de ricos mercaderes. Les inspiraba el evangelio liberador de Jesús, pero estaban sujetos a su letra, convencidos de que la fe consiste en profesar el Credo, el evangelio se identifica con religión cristiana y la religión cristiana católica es la única verdadera.

Creían con razón que el mensaje del evangelio es universal, pero ignoraban que el lenguaje y todas las formas en que lo expresaban eran –siguen siendo– radicalmente particulares. Embarcaban para enseñar lo que conocían, pero no para aprender lo que desconocían. Querían salvar a aquellas gentes, pero pensaban que la salvación era cosa del cielo después de la muerte, y que solo se podrían salvar quienes abrazaran sus creencias y recibieran su bautismo. Se exponían heroicamente a la tortura y la muerte, pero les confortaba la certeza de que obtendrían la corona suprema en lo más alto del cielo.

Eran mensajeros de Jesús. Solo que Jesús nunca pretendió fundar una religión, ni jamás se le pasó por la cabeza enviar a nadie a “convertir paganos”. Él se sintió profeta de Dios, de un mundo nuevo inminente, y, con un grupo de discípulos y discípulas, se fue a anunciarlo y vivirlo por caminos y aldeas. “Convertíos a la vida”, venía a decir.

Pero muy pronto el evangelio de la vida se convirtió en religión clerical, la Iglesia se alió con el imperio y los cristianos entendieron que Jesús los enviaba a cristianizar y, sin saberlo, a helenizar, romanizar y europeizar todo el mundo. Los profetas de un mundo nuevo se volvieron misioneros de la única religión que garantizaba el perdón de los pecados aquí y la vida feliz solo en el más allá.

En la nueva religión de los misioneros cristianos, muchos encontraron consuelo y libertad, la esperanza de sus vidas, y de buena gana apostataron de sus antiguas creencias y prácticas religiosas, incluso hasta morir torturados. Otros muchos, incontables, fueron sometidos contra su voluntad a una terrible disyuntiva: o apostatar o morir. Pero la Iglesia jamás ha proclamado mártires a cristianos disidentes o a quienes ella hizo morir por no apostatar de su religión o de su ateísmo.

A veces cambiaron las tornas, como en Japón a lo largo del siglo XVII, cuando el poder político impuso el budismo como religión de Estado, igual que los reyes europeos imponían su confesión católica, protestante o anglicana en sus reinos y en las tierras conquistadas. Muchos cristianos japoneses prefirieron entonces la muerte más terrible a la apostasía, mientras los monjes budistas cantaban mantras al Buda compasivo Amida, y ellos –los cristianos– se preguntaban por qué Dios callaba, sin atreverse a pensar que un Dios así no puede existir.

Otros –como el Kichijiro del film– apostataron del cristianismo para salvar su vida, pero condenándose a vivir el resto de su vida carcomidos por la culpabilidad. El jesuita Rodrigues también apostata, pero solo por salvar a otros, y vive el resto de su vida en el remordimiento de haber pisado un fumie, una mera tablilla con la imagen de Jesús. Mucho antes que él había apostatado el padre Ferreira, y no solo para salvar a otros sino también para salvarse a sí mismo. Y no tuvo remordimientos por haberlo hecho. Vivió en paz. Vivió.

En nuestra sobremesa hubo discrepancias al respecto: ¿apostató el sabio padre Ferreira por convicción o solo fingió hacerlo? Para mí, el padre Ferreira es el modelo del cristiano maduro, libre de la religión. Es el único que no apostata en realidad. Pues toda religión, el cristianismo incluido, no es en el mejor de los casos sino una representación de la Vida, como el fumie no era sino una representación de Jesús. ¿No querría tu mujer que pisaras su imagen por salvar tu vida y la de tus hijos? Preferir la religión a la vida propia y ajena: eso es apostatar.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , ,

Pareja del mismo sexo consigue adopción de menor frente oposición de madre biológica

Jueves, 30 de marzo de 2017

familia-lesbianasUn tribunal de Australia concede la justica de una menor a una pareja del mismo sexo a pesar de la oposición de su madre biológica, drogadicta y en prisión por la muerte de su hijo mayor, al saber que no la criarían dentro de la fe católica. 

Después de cuatro años luchando por ella, un tribunal de Nueva Gales del Sur concede el derecho de adopción de una niña de 4 años a una pareja del mismo sexo. Su madre biológica se negaba a que se quedaran con la menor porque no querían educarla dentro de la religión cristiana. Cuatro días después de nacer, las autoridades retiran la custodia de la niña a su madre debido a sus problemas con las drogas y en base a una condena por el homicidio de su primogénito, siete años antes. Las causas de la muerte del menor se debieron a una intoxicación por metadona y benzodiacepina, que la madre asegura le habría suministrado su pareja de entonces, una pareja de distinto sexo.

Conocida solamente con las iniciales C.J.D., por razones legales, la menor ha sido acogida por la pareja de lesbianas desde que tenía seis meses de edad. Tan pronto inician los trámites para adoptarla se encuentra con el obstáculo de que la madre no está dispuesta a que su hija sea educada por una pareja que no la quiere educar en la fe católica, aunque tengan estudios universitarios, sin que el obstáculo sea, aparentemente, que se trate de una pareja de lesbianas. La madre es «católica practicante y no estaría cómoda con la colocación de la C.J.D. con los padres adoptivos propuestos debido a su educación y valores religiosos», reclama Barnardos Children’s Charities, actuando de parte del Departamento de Servicios a la Familia y la Comunidad.

«La religión, por supuesto, es sólo una de una multitud de factores que el tribunal debe considerar para determinar el interés superior de C.J.D. (…). Mientras que las creencias religiosas de los padres biológicos deben ser respetadas, la actitud de los padres adoptivos propuestos a la fe católica requiere igual respeto», declara el juez John Sackar, explicando que los lazos culturales y religiosos no deben estar por encima de los intereses de la menor. Alude igualmente al estado mental de su madre biológica, que todavía se niega a sumir la responsabilidad por la muerte de su hijo, además de que, a pesar de que le habían dado la libertad condicional, después de tres años y medio de prisión, ha vuelto a ser confinada tras dar positivo en pruebas de drogas.

Los expertos han valorado que separar a la menor de la pareja que considera actualmente como su familia podría causarle daños emocionales. Finalmente, aunque la pareja no ha accedido a ir a misa ni seguir los rituales de la fe católica, si se han comprometido a visitar a su familia biológica con regularidad, asegurando que facilitarían una relación con la fe cristina a través de lecciones sobre la Biblia. Asimismo, han expresado su intención de que sea la propia C.J.D. decidiera por sí misma la religión que quiere profesar.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

TVE pide disculpas por la retransmisión de la gala Drag Queen de Las Palmas

Miércoles, 29 de marzo de 2017

780x580-noticias-drag-sethlasRTVE pide disculpas por ofender los sentimientos religiosos y dice que no volverán a subir la gala drag a su web.

“Podía herir la sensibilidad de un amplio sector de la sociedad”, afirma el director de La 2

La cadena debe velar por el “respeto, igualdad e imparcialidad a todas las creencias y prácticas religiosas”

Radio Televisión Española (RTVE) ha pedido disculpas en el programa RTVE Responde,ante aquellos espectadores que se hayan sentido ofendidos por la retransmisión de la actuación en la Gala Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria en la que el ganador aparecía caracterizado como la Virgen María y Cristo crucificado y ha lamentado lo ocurrido. Lo ha hecho eso sí, tras poner unas imágenes de la misma con la advertencia de que podían “ser ofensivas para la persona de culto católico”. Asimismo, ha defendido la retirada del contenido de la pagina web “dado que podía herir la sensibilidad de un amplio sector de la sociedad”.

En este sentido, el director de La 2, Juan Manuel Hidalgo, ha indicado echando balones fuera al asegurar que no tenían ningún control sobre el contenido, ya que la señal del evento vino dada desde la televisión canaria y que TVE se limitó a difundirla al resto del Estado. Además, ha añadido que la cadena pública no tenía información sobre los contenidos de la gala, solo del orden de aparición de las actuaciones.

Respecto a las quejas por la retirada de la actuación de la opción ‘A la carta’ del portal web, el director de RTVE Digital, Alejandro Vega, ha subrayado que tomaron dicha decisión atendiendo a lo recogido en el manual de estilo de TVE en cuanto a contenido especialmente sensible sobre confesiones religiosas que indica que en RTVE debe velar por el “respeto, igualdad e imparcialidad a todas las creencias y prácticas religiosas”.

Asimismo, Vega ha recordado que no es el primer caso en el que se retira un contenido de la web por este motivo. En agosto de 2015 RNE ya retiró un programa por el mismo motivo haciendo referencia a la supresión del programa Desde el infierno, que en clave de ficción vinculaba a los judíos con el satanismo.

Por su parte, el defensor del Espectador, Ángel Nodal, ha finalizado haciendo “una recomendación”: “que se reconsidere la decisión de retirar las imágenes de la web. Según la fiscalía de Las Palmas, que ha archivado una denuncia presentada contra la actuación, en la misma no se aprecia voluntad de ofender una religión sino una crítica ácida deslizada en un contexto de Carnaval. Como recoge el artículo 5 de nuestro manual de estilo, la aconfesionalidad del Estado, consagrada por la Constitución de 1978, es el marco al que los medios públicos de RTVE deben ajustar su trabajo respecto de toda confesión religiosa”.

Por cierto, estaría bien que TVE justificara qué hace online un programa donde se asegura que “aquellas personas llevadas por tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana. Piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno”, porque eso sí es ofensivo y lleva años colgado en la web de TVE. Sí, hablamos de la homilía de Viernes Santo de Reig Pla.

Fuente Religión Digital/Ep/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

La gracia (o no) de ser mujer

Domingo, 26 de marzo de 2017

hm12c12f1_560x280

“‘Ordinatio sacerdotalis’, una puerta mal cerrada”

“El machismo tiene carta de ciudadanía en determinados sectores de la Iglesia” 

(Manuel Regal).- Hace pocos días Christina Moreira hizo pública a través de los medios de comunicación su condición de mujer ordenada como cura y de su práctica pastoral como tal en la comunidad “Home Novo” de A Coruña.

La primera mujer gallega, la primera también española que da este paso, dentro de las 240 existentes en todo el mundo, entre las que se encuentra una docena de mujeres obispas, eso sí, sin ninguna estructura de poder. Lo hacía siendo conocedora de que con todo eso ella y la comunidad que la acompaña rompían con las normas eclesiásticas vigentes, pero desde el convencimiento de que respondía así a una vocación personal muy discernida, asentada en la condición de igualdad que hombre y mujer tienen por naturaleza como miembros de la familia cristiana a través del bautismo.

Ya hemos transmitido en estas mismas páginas nuestro opinión sobre la cuestión de la ordenación de las mujeres como cuidadoras de la comunidad. Cuando después del Vaticano II el Papa Paulo VI hubo de dar respuesta a la demanda eclesial de un debate sobre la cuestión, solicitó el parecer al respecto de un equipo de expertos en temas bíblicos; estos manifestaron unánimemente que desde un punto de vista exegético no había ningún impedimento para que las mujeres pudiesen ser ordenadas como cuidadoras de la comunidad.

Aún así, por indicación de este Papa, la Comisión para la Doctrina de la Fe, presidida por el cardenal Seper, en el año 1976, publicó la declaración Inter insigniores, en la que se cerraba esta posibilidad echando mano básicamente de dos argumentos: Cristo, designando a los Doce apóstoles creó el servicio sacerdotal sólo para hombres, y la actuación sacramental in persona Christi demanda que sea hombre quien lo pueda representar.

Pensamos, con muchísimas personas creyentes, con muchísimos teólogos también, que esos dos argumentos son muy discutibles; el primero, porque no existe la seguridad de que la designación de los Doce hubiese tenido para Jesús el alcance de crear un cuerpo sacerdotal tal como después fue apareciendo en la Iglesia; y el segundo, por lo mismo y además porque condicionar con el sexo la capacidad representativa de Cristo, hoy parece simplemente aberrante. Quién mejor representará a Cristo será la persona, hombre o mujer, que más viva en la actitud de servir hasta el extremo de dar la vida.

Pero esos fueron también los argumentos de los que echó mano el Papa Juan Pablo II para cerrar el debate en su breve carta Ordinatio sacerdotalis del año 1994. Y así no tiene reparos en afirmar en ella que es “una disposición que hay que atribuir a la sabiduría del Señor del Universo”(n. 3). Permítaseme la vulgaridad, pero es mucho decir de Dios poder afirmar tal cosa por muy Papa que uno sea, máximo cuando no existen evidencias que lo justifiquen y las consecuencias son tan graves para todo el conjunto eclesial y para la mujeres en concreto, en un momento histórico en el que el feminismo se presenta como un signo de los tiempos que demanda escucha fiel, discernimiento atento y prácticas cuidadosamente maduradas.

Sin dudar para nada de sus rectísimas intenciones, a muchísimas personas de la Iglesia esa declaración nos ha llegado como una manera de esquivar el debate de un tema ciertamente espinoso, pasándole al mismísimo Dios la patata caliente.

El arzobispado de Santiago, en su declaración esquemática y aséptica, no hace sino emplear estas mismas argumentaciones para declarar ilícita e inválida la ordenación como cura de Christina Moreira y, por lo tanto, también los sacramentos que ella y su comunidad realizan y viven.

Pero así están las cosas. El deseo del Papa Juan Pablo II de que el asunto quedase definitivamente cerrado no se ha cumplido, porque la sociedad está ahí apretando y porque una parte muy considerable de la Iglesia seguimos pensando que esa fue una puerta mal cerrada.

Corremos el riesgo de convertirnos en una institución anacrónica, quizás ya lo estamos siendo en buena medida, y no precisamente por apegarnos en cuerpo y alma al estilo de vida de Jesús, lo cual merecería la pena el aislamiento, sino por vincularnos artificialmente a unos modelos eclesiales que podrían cambiar precisamente buscando ser más fieles al espíritu de Cristo.

Algo que una vecina nuestra, mujer de aldea, sin conocimientos teológicos, pero con fina sensibilidad cristiana, resolvía a su manera con esta argumentación simple en un momento en que en pequeño grupo se hablaba de estas cosas: “A mí me da igual que el médico sea hombre o mujer, que el profesor de nuestros hijos sea hombre o mujer, que el veterinario sea hombre o mujer; yo lo que quiero es que sea buena persona y que cumpla bien su oficio”. Lo más sencillo es casi siempre lo más verdadero.

La respuesta en los medios digitales ante la actuación de Christina Moreira demuestra hasta qué punto la desconsideración hacia la mujer, el machismo, tiene carta de ciudadanía en determinados sectores de la Iglesia, como la tiene también por desgracia en la sociedad de la que formamos parte.

Suponemos que Christina Moreira hace pública su condición y práctica de cura porque lo ve como algo normal, porque entiende que puede ser un signo profético en bien de la Iglesia y de las mujeres, porque piensa que puede ayudar a que el debate se mantenga vivo a pesar de todo. Suponemos que estará dispuesta a poner las espaldas bajo los golpes que le van a caer encima, como le caen a quien a tales cosas se arriesga. Deseamos que pueda vivir todo esto sin afán ninguno de méritos y prestigios cristianamente anacrónicos. De nuestra parte reciba respeto, cierta admiración y agradecimiento y oración: que los golpes no la hundan, que los aplausos no la confundan. Y Dios dirá.

mujeres-sacerdotes

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.