Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Amoris Laetitia’

Teólogos austríacos abogan por una “bendición sacramental” para las parejas gays

Sábado, 6 de junio de 2020

matrimoniogay1Ewald Volgger: “Si la Iglesia reconoce esa forma de vida, reduciría la discriminación”

El hecho sería mucho más que una simple bendición, “estaría registrada en una oficina de la Iglesia” tal y como se menciona el matrimonio en el libro bautismal

Aunque no se habla directamente de matrimonio gay, los expertos admiten que sería “un proceso gradual” de reconocimiento

‘Bendición para parejas el mismo sexo’, es el título del informe que un grupo de trabajo, liderado por el teólogo Ewald Volgger, elaboró para la Conferencia Episcopal de Austria, sobre la posibilidad de bendecir a parejas homosexuales, y en el que se aboga por una bendición sacramental” para las personas del mismo sexo que deciden convivir en pareja, y seguir formando parte de la Iglesia.

Volgger es claro: “Los homosexuales, como individuos, siempre pueden ser bendecidos, y en cada celebración litúrgica reciben la bendición como los demás. La pregunta, entonces, es: ¿pueden dos personas del mismo sexo llevar una vida en común y recibir la bendición oficial de la Iglesia?”, se pregunta.

Un proceso gradual

“Si la Iglesia reconoce esa forma de vida, evitaría desilusiones y sufrimientos, y reduciría la discriminación de las personas homosexuales, aclara el teólogo. Estas parejas podrían “presentarse en público como personas bendecidas por la Iglesia”. El hecho sería mucho más que una simple bendición, “estaría registrada en una oficina de la Iglesia” tal y como se menciona el matrimonio en el libro bautismal.

 El documento no habla directamente de la aprobación del matrimonio gay en la Iglesia, porque “es apropiado un cierto grado de moderación”, aunque Volgger habla deproceso gradual. En todo caso, el quid de la cuestión está en “la admisión de la convivencia sexual como un bien humano precioso.

¿Está el matrimonio gay en el horizonte? “El nombre no es el objetivo principal, de lo que se trata es de reconocer la forma de vida en común de dos personas del mismo sexo que Dios reúne”.

20091022-matrimonio-gay-iglesia

“Cada bendición es sacramental”

¿No basta con una simple bendición informal? “Cada bendición es sacramental”, aclara el teólogo, que pide “mantener abierta la discusión” en el ámbito eclesiástico, y preguntarse “por qué no es posible” hacerlo. Sin embargo, el Catecismo no reconoce esta posibilidad. En este sentido, Volgger recuerda las palabras del nuevo presidente de los obispos alemanes, Geog Bätzing, y las “nuevas ideas” que se dejan ver desde Amoris Laetitia’

“Queda un largo camino por recorrer, pero eso significa que hay un camino, y que queremos recorrerlo”, sostiene.

Una medida de este tipo, ¿provocaría un cisma en la Iglesia? Para Volgger, esta división “ya se ha anunciado con otros asuntos. Los que amenazan con la división de la iglesia deberían permitir la discusión y el diálogo”. “Los homosexuales tienen el mismo derecho en una sociedad responsable que los heterosexuales”.

Para el teólogo, la Iglesiaya está dando forma a la integración de las personas homosexuales. Muchas personas del mismo sexo hacen su trabajo en diferentes contextos de la iglesia, desde la parroquia hasta los niveles más altos de la jerarquía de la iglesia”.

“Si la Iglesia lo nombra abiertamente y reconoce la huella de estas personas, entonces también abrirá el camino a una vida en pareja del mismo sexo. Después de todo, es también un mandato básico de la Sagrada Escritura que las personas busquen la unión: y los homosexuales tienen el mismo derecho a una pareja responsable que los heterosexuales”., finaliza Volgger.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTBI , , , , , , ,

El representante del Vaticano en la ONU Bernardito Auza, en Naciones Unidas: “la ideología de género es un paso atrás para la humanidad”

Martes, 26 de marzo de 2019

94367 “vuelta la burra al trigo”, es una expresión popular que se usa para expresar hartazgo y fastidio frente a algo que se repite numerosas veces, como por ejemplo una opinión, argumento o error, sin que el interlocutor enmiende un ápice su discurso; incluso repitiéndolo cuando se ha dado por zanjado el asunto. Y esto es lo que sentimos ante la mentirosa expresión de “Ideología de género” inventada por el Vaticano para atacar la igualdad de la mujer y la homosexualidad… Ya lo advertimos cuando se publicó la encíclica “Laudato Si“, donde Francisco vertió el que posiblemente ha sido el más importante ataque a las personas transexuales surgido del ámbito católico en los últimos años. La encíclica sobre el medio ambiente, que tantas alabanzas ha recibido incluso desde círculos progresistas, contiene un claro mensaje tránsfobo. Es, en concreto, en el punto 155 de la encíclica, donde el papa aprovechaba para considerar que el respeto a la ecología incluye “la aceptación del propio cuerpo como don de Dios” y su “valoración en su femineidad o masculinidad” para “reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente”. Según aseguraba el papa, “cancelar la diferencia sexual” no es una actitud sana.

El representante del Vaticano en la ONU intervino apoyándose en el texto de la Encíclica ‘Laudato si’ del Papa Francisco

Afirmó que cuando se cuestiona la dualidad natural y complementaria del hombre y la mujer “se socava la noción misma de ser humano”

Mons. Auza, representante del Vaticano en la ONU, interviene sobre la ideología de género recordando las palabras del Papa: “no discriminación, pero es un peligro para la humanidad”.

Ayer en las Naciones Unidas, el arzobispo Bernardito Auza, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU en Nueva York, reiteró claramente las palabras del Papa Francisco sobre la ideología de género durante su participación al evento titulado “Igualdad de género e ideología de género: protección de mujeres y niñas”, promovida para hacer un balance de la condición de la mujer en el mundo y para monitorear cuestiones relacionadas con los derechos políticos, económicos, civiles y sociales así como la educación de las mujeres.

“Antiguamente – dijo Mons. Auza – había una clara comprensión de lo que significaba ser una mujer, era una cuestión de cromosomas. Hoy en día, esta claridad se ha visto empañada por la ideología de género que hipotetiza una identidad personal desvinculada del sexo”.

Ninguna discriminación sino claridad sobre los peligros

Sustituir esta identidad de género con el sexo biológico – afirmó Auza – tiene fuertes repercusiones “no solo en términos de ley, educación, economía, salud, seguridad, deporte, idioma y cultura”, sino también “en términos de antropología, dignidad humana, derechos humanos, matrimonio y familia, maternidad y paternidad”, así como sobre el destino mismo de las mujeres y los hombres “y especialmente los niños”.

Además, recordó cuando el Papa Francisco afirmó – en la rueda de prensa durante el vuelo de regreso de su viaje a Azerbaiyán el 2 de octubre de 2016 – “la dignidad y el derecho a no ser discriminados por quienes no se sienten representados por su sexo biológico” y en la que advirtió claramente sobre los peligros para los individuos y la sociedad derivados de la ideología de género.

Datos objetivos, no elecciones subjetivas

El prelado también citó el párrafo 56 de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, en la que el Papa enfatiza que la ideología de género niega “la diferencia y la reciprocidad natural del hombre y la mujer” y sugiere “una sociedad sin diferencias de sexo y vacía la base antropológica de la familia”.

El texto papal continúa: “Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer”. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo. Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, busquen establecerse como un pensamiento único que también determina la educación de los niños. No debemos ignorar el hecho de que el sexo biológico (sexo) y el papel sociocultural del sexo (género) pueden distinguirse, pero no separarse”.

Por otro lado, la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, haciéndolo independiente de la relación sexual entre el hombre y la mujer. De esta manera, la vida humana y la crianza de los hijos se han convertido en realidades modulares y separables, principalmente sujetas a los deseos de individuos o parejas. Una cosa es entender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, otra es aceptar ideologías que pretenden dividir en dos los aspectos inseparables de la realidad”.

El párrafo concluye: “Estamos llamados a preservar nuestra humanidad, y esto significa, sobre todo, aceptarla y respetarla como ha sido creada”. Nuestro sexo, así como nuestros genes y otras características naturales – observó Mons. Auza – “son datos objetivos, no elecciones subjetivas”.

Aceptar el propio cuerpo

El representante del Vaticano asimismo citó el párrafo 155 de la Encíclica ‘Laudato sì’, donde el Papa afirma que la aceptación del propio cuerpo “es necesaria para coger y aceptar al mundo entero como un don”, mientras que “una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se convierte en una lógica a veces sutil de dominación sobre la creación. Aprender a acoger el propio cuerpo, cuidarlo y respetar sus significados es esencial para una verdadera ecología humana. Incluso apreciar el propio cuerpo en su feminidad o masculinidad es necesario para poder reconocerse en el encuentro con otros diferentes a uno mismo”. El texto continúa: “Por lo tanto, una actitud que pretende borrar la diferencia sexual porque ya no sabe cómo enfrentarla no es saludable”.

En su discurso ante los obispos de Puerto Rico, el 8 de junio de 2015, el Papa enfatizó que la complementariedad del hombre y la mujer “es cuestionada por la llamada ideología de género en nombre de una sociedad más libre y justa. Las diferencias entre hombres y mujeres no son por oposición o subordinación, sino por comunión y generación”. En cambio, es un “paso atrás”, dijo el Papa en la audiencia general del 15 de abril de 2015, por qué “la eliminación de la diferencia [sexual] en realidad crea un problema, no una solución”.

Colonización ideológica de los países ricos

Por último, Mons. Auza añadió que cuando se cuestiona la dualidad natural y complementaria del hombre y la mujer “se socava la noción misma de ser humano”, asegurando que “el cuerpo ya no es un elemento característico de la humanidad. La persona se reduce al espíritu y la voluntad y el ser humano se convierte casi en una abstracción”.

El Papa Francisco – recordó el prelado – “está particularmente preocupado por el enseñamiento de la ideología de género a los niños, por lo que los niños y las niñas son alentados a cuestionar, desde la edad más temprana de su existencia, si son hombres o mujeres sugiriendo que “el sexo cada uno lo puede elegir”.

Estas son las palabras dirigidas por el Papa en Cracovia a los obispos polacos el 27 de julio de 2016: “¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son los de las personas y las instituciones que te dan dinero. Son las colonizaciones ideológicas, apoyadas también por países muy influyentes” incluso en esos países y en esas culturas que se oponen a esta nueva y radical antropología.

Fuente Vatican News, vía Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

La oposición al Papa organiza su propio Encuentro Mundial de las Familias paralelo al oficial

Jueves, 21 de junio de 2018

encuentromundialfamiliasdublin_560x280En protesta por la ‘Amoris laetitia’ y por la invitación a James Martin

Contará con intervenciones de críticos a Francisco, como el cardenal Burke o el obispo Schneider 

(Cameron Doody).- La disidencia ultraconservadora en la Iglesia llega a límites insospechados. Críticos al Papa Francisco como el cardenal Raymond Burke o el obispo Athanasius Schneider hablarán en una “Conferencia de Familias Católicas” que tendrá lugar en Dublín este agosto, en paralelo al Encuentro Mundial de las Familias organizado por el Vaticano.

“Pensamos que el mejor servicio que podemos dar es intentar explicar las bellas enseñanzas de la Iglesia de una manera clara y abierta y directa”, ha explicado el responsable del evento alternativo y director del Instituto Lumen Fidei, Anthony Murphy, al Tablet. “Quisimos organizar un evento católico con expertos católicos en la familia quienes han contribuido a lo largo de los años a los apostolados pro-familia”, ha añadido.

En contraste con el Encuentro Mundial de las Familias oficial, que se centrará en Amoris laetitia -la exhortación apostólica sobre el amor en la familia del Papa Francisco, de 2016- la Conferencia de Familias Católicas girará en torno a la encíclica del Papa Pío XI Casti Connubii, también sobre el matrimonio cristiano pero que data de 1930. Y aunque Murphy se ha apresurado a decir que la Conferencia de Familias Católicas será “nuestra contribución y apoyo al Encuentro Mundial de las Familias” en un momento en el que “hay tanta confusión en la Iglesia” sobre la doctrina del matrimonio y la familia, lo cierto es que los organizadores pretenden de una forma competir con el Encuentro oficial, ya que la Conferencia tendrá lugar en unas instalaciones muy cercanas a donde se desarrollará el Encuentro.

Y no es que los ultraconservadores detrás de la Conferencia de Familias Católicas estén en desacuerdo solo con el contenido de Amoris laetitia. También están en contra de la presencia en el Encuentro Mundial de las Familias -con la bendición tanto del Vaticano como de la jerarquía irlandesa- del jesuita James Martin, conocido por sus esfuerzos de construir puentes de respeto entre la Iglesia y la comunidad LGBTI.

“Creo que cualquier fiel católico estaría profundamente decepcionado en tener a alguien que ha causado tanta confusión con sus varias intervenciones y ocasionado tanto daño al cuerpo de la Iglesia con esta confusión”, ha denunciado Murphy. “He hablado con muchos clérigos en Irlanda, América y en Inglaterra que no se pueden creer que un hombre así fuera invitado con la aprobación del Vaticano”.

“Lo único que podemos decir es que este hombre no representa a la doctrina de la Iglesia y que está altamente influenciado por el lobby anti-católico homosexualista, ha apostillado el director de Lumen Fidei.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

“Buen vino al final”, por Juan Masiá Clavel, sj

Miércoles, 28 de febrero de 2018

religic3b3n-diversidad-sexual-y-activismo-san-sergio-y-san-baco-santos-gaysDe su blog Vivir y pensar en la Frontera:

Bendición religiosa de matrimonios civiles.

Al trabajar en la atención a migrantes en el Centro Internacional de la diócesis de Tokyo, me encuentro con casos que piden poner en práctica las orientaciones pastorales abiertas y con sentido evangélico del Papa Francisco, e incluso a ir mucho más lejos que Amoris laetitia (tan limitada por el miedo eclesiástico a actuar como Jesús: sacramenta propter homines, los sacramentos para bien de las personas).

Un matrimonio japonés (católicos ambos de tercera generación, bautizo infantil) lamenta que su hijo, bautizado pero no practicante, no quiera casarse en la iglesia;`tras convivir una temporada de hecho con su pareja extranjera (también bautizada, pero no practicante), cuando van a dar el paso de formalizar civilmente su matrimonio, optan por no celebrarlo en la iglesia. Si lo hicieran por contentar a los padres, estarían fingiendo, más o menos hipócritamente. Hubo que tranquilizar a los padres, era honesta y consecuente la decisión.

En cambio, una pareja filipina que tiene impedimento para un matrimonio canónico (por ser ambos divorciados de matrimonios anteriores), cuando formalizan civilmente su registro civil me invitan a visitar y bendecir la casa que inauguran. ¿Cómo bendecir la casa y no bendecir a las personas? Acabamos celebrando una misa en su casa y bendiciendo la renovación de la promesa matrimonial de su enlace civil

Hay matrimonios en la iglesia que, en realidad, no son bodas religiosas. Y hay, por otra parte, matrimonios civiles que pueden ser también religiosos y bendecidos espiritualmente, aunque no canónicamente (ya es hora de sacar los sacramentos fuera del derecho canónico).

Una pareja LGBT, que no puede formalizar su matrimonio por no permitirlo la ley japonesa, lo hace durante su estancia en un país europeo y, a su regreso, en Tokyo, tienen ocasión de asistir a la liturgia mensual organizada por el grupo católico pro-no discriminación LGBT. Preguntan si, lo mismo que se celebra esta liturgia, se podría celebrar su boda en la iglesia. Una boda canónica, no; pero una bendición religiosa de su matrimonio civil, sí.

Más interesante (y muy oportuno como referencia para casos semejantes) es la experiencia al acompañar el sacerdote amigo a una pareja que va a cumplimentar los trámites del registro civil para formalizar su matrimonio, y en la fiesta que celebran a continuación le piden que inicie el brindis. ¿Por qué no convertir el brindis en una bendición? Y puestos a ello… hasta en una homilía.

De hecho, se leyó el evangelio de las bodas de Caná, en el que el símbolo del vino nuevo sirve para explicar cómo el laico Jesús bendice religiosamente un matrimonio. Y además, el símbolo de las tinajas vacías (que representan la vaciedad hipócrita de la religiosidad establecida entonces) sirve de paso para recordar que algunas bodas “por la iglesia” pueden ser bodas no religiosas, mientras que otras bodas civiles pueden ser al mismo tiempo acompañadas por una espiritualidad auténtica.

He contado estos últimos años varias veces en este blog los casos en Japón de bodas en la iglesia (aunque no por la iglesia) de no católicos que, tras el registro civil de su matrimonio, celebran la ceremonia religiosa en nuestras iglesias. Esa bendición de los esposos, que está permitida y aprobada por Roma desde hace más de cuarenta años, no es boda canónica, pero sí es una bendición y celebración religiosa. Se la inscribe, para futura constancia, en un registro distinto del registro canónico. Esta clase de bendición esponsal sin boda canónica podrá servir de patrón y referencia para casos como los referidos antes. Esos casos me inspiraron el comentario estilo midrash sobre las tinajas vacías en el capítulo 19 de las relecturas de Evangelio: El Que Vive, ed. Desclée De Brower, Bilbao, 2017, p. 141: En Caná faltó agua, sobró vino.

Espiritualidad , , ,

La abstinencia sexual para católicos divorciados, un consejo del Patriarca de Lisboa que divide a Portugal

Lunes, 12 de febrero de 2018

manueljosemacariodonascimentoclemente¿Esta es la Iglesia samaritana?

Portugal es líder europeo en divorcios. 7 de cada 10 matrimonios acaban en divorcio

El patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, recomienda abstinencia a los divorciados vueltos a casar

Podrán comulgar “en circunstancias especiales”

Teólogos y religiosos debaten ahora sobre si su mensaje se ha malinterpretado.

El cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, ha sorprendido hoy con un documento en el que recomienda abstinencia sexual a aquellos divorciados que se hayan vuelto a casar. La recomendación de abstinencia sexual a los católicos casados en segundas nupcias ha dividido a Portugal, líder europeo en divorcios y donde teólogos y religiosos se preguntan ahora si el mensaje se ha malinterpretado o si, por el contrario, la iglesia del país vive ajena a la sociedad.

El controvertido consejo se divulgó como una de las “líneas operativas” que el cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, dirigía a los religiosos para que sepan cómo acercar los sacramentos a los divorciados. El resultado, lejos de aclarar eventuales dudas, ha causado estupor.

Su consejo, destacado por todos los periódicos portugueses, es una de las conclusiones que extrae tras estudiar la exhortación apostólica Amoris Laetitia, un documento publicado en abril de 2016 en el que el Papa Francisco apoyaba el acompañamiento de las situaciones familiares “irregulares”, como los divorciados vueltos a casar.

Clemente apunta que el acceso a los sacramentos por parte de los casados en segundas nupcias puede darse “en circunstancias excepcionales”, pero sin “dejar de proponer la vida en continencia” en lo que llama “la nueva situación”, refiriéndose así a quienes tengan nuevo cónyuge si su primer matrimonio no ha obtenido la nulidad eclesiástica.

En cualquier caso, agrega, el acceso de los divorciados a los sacramentos se realizará “tras un largo camino de discernimiento” y con una evaluación de su situación que corresponderá en primer término a los confesores, que a su vez serán los encargados de recomendarles abstinencia.

Estas “líneas operativas”, como las define en su texto, han causado enorme sorpresa en Portugal, líder europeo en separaciones; por cada 100 matrimonios que se celebran en el país hay a su vez 70 divorcios, según la base de datos estadísticos lusa Pordata.

El divorcio fue legalizado por primera vez en Portugal en 1910, pero la firma del Concordato de 1940 con la Santa Sede lo prohibió para los matrimonios católicos y no volvió a ser legalizado hasta 1975, un año después de la Revolución de los Claveles que acabó con medio siglo de dictadura salazarista.

8-1-800x445“No es razonable”, afirma tajante Anselmo Borges, sacerdote y profesor de filosofía de la Universidad de Coimbra, que se ha erigido como una de las voces más críticas en el debate. “La iglesia no se debe meter en la vida íntima de la pareja. Luego, si efectivamente están casados, es natural que tengan relaciones sexuales, forma parte de la pareja. Si se forma una pareja no es para vivir como hermanos”, argumenta Borges, para quien la idea de la abstinencia “contradice la naturaleza de las cosas”.

Este sacerdote y académico lamenta que la moral católica “continúe muy centrada en el sexo” y apunta que declaraciones de este tipo pueden alejar a las personas de la iglesia, pues, aunque el cardenal de Lisboa solo tenga poder jurídico sobre su diócesis, socialmente es considerado el jefe eclesiástico del país.

Quizá por ello y para apagar el inesperado fuego causado por Clemente ya han hablado públicamente miembros de otras diócesis, como el padre Mário Tavares de Oliveira, asistente en Évora. “D. Manuel es obispo de Lisboa y sus orientaciones no son para la iglesia en Portugal ni vinculan a otras diócesis”, asevera al diario Público, idea con la que coincide Miguel Abreu, miembro de la diócesis de Viseu, en el mismo periódico: “Es su opinión”.

La prensa portuguesa se ha convertido en foro de discusión entre teólogos y religiosos que tratan de defender al cardenal de Lisboa, cuyas palabras habrían sido, sostienen, malinterpretadas o sacadas de contexto. “La expresión usada tal vez no haya sido la más afortunada para ser entendida por personas con lenguaje no eclesiástico”, indica en ese sentido el padre José Manuel Pereira de Almeida a Diário de Notícias. Y matiza: “Hay circunstancias en las que tendrá sentido proponerlo (la abstinencia sexual). Pero las personas deciden lo que les parece más adecuado”. Otros, como la doctora en teología Teresa Toldy, investigadora en la Universidad de Coimbra, ven en las palabras de Clemente “una enajenación completa en relación a la vida de las parejas”. “Es revelador de cómo se produce un discurso por parte de personas que, cuando hablan de matrimonio de manera dura y rápida, no saben de lo que están hablando y corren el riesgo de hacer propuestas ridículas”, afirma Toldy al mismo rotativo.

El revuelo ha llevado a pronunciarse al director del departamento de comunicación del Patriarcado, Nuno Rosário Fernandes, quien ha subrayado que es “equivocado decir que es el patriarca quien propone” el consejo de abstinencia porque “ya fue afirmado por Juan Pablo II en el Familiaris Consortio, una exhortación apostólica de 1981.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Nicaragua: Bosco Vivas obispo de León-Chinandega carga contra la inexistente ideología de género

Viernes, 13 de octubre de 2017

Catedral de Leon reportaje por todos sus rincones , entrevista con Obispo Bosco Vivas, y Desfile de modas en Hotel Crowne Plaza , de las Impime, Con la Presencia de Miss Nicaragua Scarllette Allen. Mangua 25 de Nov del 2010.foto Uriel Molina/LA PRENSA [#Beginning of Shooting Data Section] Nikon D300S Focal Length: 70mm Optimize Image: Color Mode: Long Exposure NR: Off High ISO NR: On (Normal) 2010/11/24 21:59:50.4 Exposure Mode: Manual White Balance: Shade Tone Comp.: JPEG (8-bit) Fine Metering Mode: Multi-Pattern AF Mode: AF-C Hue Adjustment: 1/160 sec - F/4 Flash Sync Mode: Front Curtain Saturation: Exposure Comp.: 0 EV Auto Flash Mode: Built-in TTL Sharpening: Lens: 70-200mm F/2.8 G Sensitivity: ISO 1250 Image Comment: [#End of Shooting Data Section] Obispo Bosco Vivas, Foto La Prensa

Hay muchos que han querido ver la exhortación apostólica Amoris Laetitia, como “revolucionaria”

(Israel González Espinoza, Nicaragua).- La primavera de Francisco no termina de cristalizar en algunos sectores de la Iglesia nicaragüense. El obispo de la Diócesis de León-Chinandega y vice-presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Bosco Vivas Robelo, se manifestó en conferencia de prensa contra de la denominada ideología de género, a la que acusó de querer trastocar el “eje transversal de la sociedad” -la familia-, y remarcó que algunos sectores eclesiales desean hacer ver la exhortación apostólica Amoris Laetitia como una “ruptura” del magisterio anterior proclamado en las enseñanzas de Juan Pablo II y Benedicto XVI sobre la temática familiar.

Las declaraciones de Vivas Robelo, se dieron durante la rueda de prensa que el mismo convocó para anunciar el II Congreso Nacional de la Pastoral Familiar, que se efectuará del 20 al 22 de octubre en la norteña ciudad de Estelí (148 kilómetros de Managua), bajo el lema bíblico Hoy quiero hospedarme en tu casa, tomado del Evangelio de Lucas 19,50. “Lo que deseamos es que todos los hogares de Nicaragua se abran para tener como un huésped de honor al mismo Jesucristo, que quiere traerles la paz a cada una de nuestras familias y hogares”, indicó el obispo Vivas Robelo, quién preside en el seno de la CEN, el Departamento de Familia, Vida e Infancia.

El jerarca católico de León explicó que los tres ejes que se analizarán en el Congreso de la Familia son la ideología de género, la formación de los jóvenes católicos para abrirse al “don de la vida” desde el matrimonio y hacer de las familias una verdadera Iglesia doméstica.

A juicio del obispo Vivas, uno de los grandes males que aqueja a la familia es la penetración de la ideología de género desde los colegios y universidades, y persigue la destrucción del plan de Dios que ha querido perpetuar el género humano desde la relación entre hombre y mujer. “Ya ustedes (periodistas) conocen algo de esto (ideología de género). Se pretende convertir con un eje transversal prácticamente, como algo que implica a toda la vida de un país y a toda la familia, que se supone y es de hecho una célula principal de toda la realidad social y eclesial (…) se pretende destruir la presencia de Dios en la vida humana, incluso pretende corregir la acción de Dios en la creación y en la realidad que Dios ha querido hacer una sola cosa del hombre y la mujer para perpetuar el género humano”, señaló monseñor Vivas Robelo en un auditorio lleno de periodistas.

Vivas Robelo, sin embargo, fue más allá y comparó a la ideología de género con el ateísmo, porque -a su juicio-, quienes viven o practican esta ideología desechan de Dios, para llevar una vida de desenfreno sexual sin rendir cuentas a nadie.

“Tenemos que responder a programas donde la ideología de género está planteando retos en colegios, que incluso ya hay alguna universidad que ya tiene como alguna orientación muy fuerte de no sólo impartir la ideología de género sino considerarla como un punto de partida válido. Se pretende construir el presente y el futuro de la familia sin Dios ¡No es atea siquiera! Porque el ateo se toma la molestia de decir que no cree. El que tienen una ideología de género ni se molesta en decir que no cree en Dios, simplemente prescinde de Él”, manifestó el obispo de León y Chinandega.

De este modo, quedaron temas sociales importantes relegados del Congreso dedicado a la Familia, tales como la violencia contra las mujeres y en las familias, el fenómeno migratorio que separa a los miembros de un núcleo familiar y el nivel de vida socio-económico precario que poseen muchas familias nicaragüenses, sobre todo las más pobres.

Otro punto importante que omitió decir el obispo Bosco Vivas Robelo fue que en Nicaragua ya existe una política estatal pro-vida y pro-familia que patrocina el gobierno de Daniel Ortega desde su retorno al poder en 2007.

En mayo de 2014, durante la primera -y hasta hoy única- reunión del jefe de Estado con el Episcopado nicaragüense, el presidente Ortega y su esposa -hoy vicepresidenta del país- Rosario Murillo, criticaron el aborto terapéutico, la investigación con células madre y el llamado matrimonio igualitario, pero ambos guardaron silencio cuando los obispos le entregaron el histórico documento titulado En búsqueda de nuevos horizontes para una Nicaragua mejor, una especie de radiogarfía apremiante de país dónde le pedían entre otras cosas, una efectiva democratización del país.

bosco-vivas-con-daniel-ortegaCon el Presidente Daniel Ortega

Esa vez, el obispo de Estelí Juan Abelardo Mata Guevara manifestó que “los puntos torales (de documento episcopal) no fueron respondidos. Hubo silencio total”, según detalla un reportaje del semanario socialdemócrata Confidencial.

También Vivas Robelo olvidó ante los medios la influencia que ejerció el sector más conservador de la Iglesia en conjunto con las sectas evangélicas nicaragüenses durante la formulación del nuevo Código de la Familia promulgado en 2012 por la Asamblea Nacional -controlada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)-, durante el cual en su redacción final quedó fuera del mismo los núcleos familiares que no constituyen el esquema clásico de familia: Padre, madre e hijos. También desde 2006 el aborto en cualquiera de sus formas está penalizado en Nicaragua.

Lo que no olvidó monseñor Bosco Vivas Robelo es resaltar que el día final del II Congreso de Pastoral Familiar de Nicaragua, coincide con la fiesta litúrgica de Juan Pablo II -pontífice que nombró obispo a Bosco Vivas-, y que durante su pontificado tuvo enfoques conservadores sobre la temática familiar. “Providencialmente, el 22 (de octubre) ocurre la fiesta de San Juan Pablo II, que como sabemos fue un verdadero amante de la vida familiar. Aunque es domingo, y su fiesta propiamente queda relegada por la celebración del día del Señor sin embargo es significativo que sin habérnoslo pretendido, coincidiera esta clausura con el recuerdo de éste santo a quién conocimos en Nicaragua y que se distinguió entre tantas cosas buenas que Dios le dio por su respeto, amor y doctrina sobre la familia”, manifestó emocionado el obispo Vivas Robelo.

Amoris Laetitia: Sí, pero no…

bosco-vivas-y-obandoCon el Cardenal Miguel Obando y Bravo…

Cuestionado por este corresponsal sobre sí durante el congreso de la familia se abordaría el tema del acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar y la elaboración de pastorales específicas para los miembros de las minorías sexuales y mujeres que han abortado, dentro del marco de análisis de estudio de la exhortación apostólica post-sinodal Amoris Laetitia, el obispo Vivas Robelo aseguró que ciertos sectores eclesiásticos han querido vender la idea que el documento del Papa Francisco sobre la familia es “revolucionario sin atender al magisterio papal precedente. “Estos asuntos que ha señalado no han estado ajenos a la preocupación pastoral de todos los obispos del país. Efectivamente se ha estudiado la exhortación apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco, se ha visto que ahí hay continuidad entre lo que el Papa nos está diciendo, porque se ha presentado muchas veces la encíclica (sic) desvinculándola de todo el magisterio anterior como una revolución total o un cambio total dentro de la pastoral en la Iglesia…”, enfatizó el obispo Bosco Vivas.

Vivas Robelo aseguró que la exhortación aspostólica Amoris Laetitia es una renovación y profundización sobre cómo dar respuestas desde la Iglesia a problemáticas actuales de la familia pero remarcó que la doctrina sobre los tres temas -aborto, minorías sexuales, comunión a divorciados vueltos a casar-, no ha cambiado. “No ha habido ningún cambio, ahí siempre permanece lo que hemos recibido porque esa es la historia de las creencias de la Iglesia (…). Cuando vemos que la doctrina va profundizándose no es que vaya adecuándose al mundo, sino que va buscando la manera como darle al mundo una medicina que ya la tiene pero que requiere método diferente por las circunstancias que va viviendo en cada época“, subrayó.

Preguntado por una periodista de la cadena televisiva Vos TV sobre el llamado que han hecho colectivos que trabajan con las minorías sexuales para que sean reconocidos sus derechos en el seno de la Iglesia, el obispo Bosco Vivas explicó que la Iglesia “no discrimina” a nadie por su orientación sexual, sin embargo remarcó que la doctrina oficial eclesial sobre el tema contemplada en el Catecismo de la Iglesia Católica es “lo que aprendió del Señor” manifestando que en la vida hay sólo dos caminos: el camino que lleva al cielo y un camino que separa a las personas de Dios.

Nosotros como Iglesia apreciamos a todo ser humano, cualquiera sea su tendencia incluso sexual. En la Iglesia no hay ningún desprecio, segregación para nadie por su pensamientos o comportamientos sin embargo la Iglesia lo que dice (sobre el tema) es lo que aprendió del Señor. Invita a todos, cualquiera sea su tendencia incluso en el campo sexual a vivir de acuerdo al Evangelio. (…) Eso (homosexualidad) está dentro de cada quién. Dios sabe, es un misterio todo esto que nosotros como decía el Papa no podemos condenar a nadie y la Iglesia de hecho no condena a nadie por sus tendencias, pero sí te dice las cosas de acuerdo al Evangelio. A algunos quizás les satisface, a otros no”, indicó monseñor Bosco Vivas.

Esquiva preguntas sobre situación socio-política de Nicaragua

Monseñor Vivas Robelo se mostró reacio a contestar preguntas sobre la coyuntura social y política de la nación centroamericana, pese a ostentar la vicepresidencia de la CEN. Cuando un periodista le preguntó sobre el proceso electoral municipal que se está desarrollando en el país, contestó que “ése es otro tema. Estamos en el mundo y lo entiendo”. Sin embargó no omitió decir que espera que la justa democrática -que ha sido cuestionada por la oposición como un mero formalismo del gobierno para adjudicarse la gran mayoría de los ayuntamientos-, se desarrolle en paz, sin odios y divisiones argumentando que el Episcopado jamás aceptará que la violencia sea vista como estrategia política.

También aseguró que aunque próximamente los obispos de Nicaragua se reunirán el 21 de octubre para evaluar planes pastorales y la realidad del país, aún no se concreta la idea de emitir un mensaje como Conferencia Episcopal sobre las elecciones municipales. Frente a las preguntas de los comunicadores, monseñor Vivas Robelo señaló que ya existe demasiada documentación sobre asuntos electorales por parte de la jerarquía católica nicaragüense que siguen teniendo validez de cara a los próximos comicios. “Si es que parece a la Conferencia Episcopal oportuno emitir un comunicado respecto a las elecciones, lo haremos. Ya de hecho hay bastante documentación nuestra en asuntos electorales que pueden seguir siendo válidos también para estas próximas elecciones”, concluyó Vivas Robelo.

¿Quién es Bosco Vivas Robelo?

Bosco Vivas Robelo, es el obispo más antiguo en activo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Nació el 14 de noviembre de 1941 en Masaya, Nicaragua. Estudió en el Colegio Salesiano de la misma ciudad y en el Colegio Calasanz de Managua de los padres escolapios.

Ingresó al Seminario Interdiocesano de Fátima de Nicaragua y concluyó sus estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote por el Beato Pablo VI el 17 de mayo de 1970 en la Basílica de San Pedro.

Fue un estrecho colaborador del entonces arzobispo de Managua, Miguel Obando y Bravo, quién pidió a la Santa Sede que lo convirtiera en su obispo auxiliar en 1981. Durante éste periodo, que coincidió con la Revolución Popular Sandinista, adoptó posturas conservadoras contra los sacerdotes que simpatizaban con la teología de la liberación y deseaban acompañar críticamente y pastoralmente el proceso revolucionario (1979-1990).

En 1991, sucedió al Obispo franciscano Julián Barni como jerarca católico de León. Ha desempeñado diversos cargos en la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) desde 1981. Actualmente, es vicepresidente del Episcopado nicaragüense y encargado de la Comisión de Familia, Vida e Infancia del mismo.

Durante su largo obispado al frente de la Diócesis de León-Chinandega, la Catedral de León fue elevada a Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), gracias a sus gestiones en conjunto con el gobierno de Enrique Bolaños Geyer (2002-2006).

Diócesis “en problemas”

En un análisis minucioso redactado por el sacerdote y teólogo español Rafael Aragón Merina, OP. publicado en la revista jesuita Envío de la Universidad Centroamericana (UCA) -titulado “Un retrato en grises de la Iglesia nicaragüense”- expresa que la Diócesis de León experimenta serios problemas debido al “acomodamiento y debilidades” del clero diocesano.

El sacerdote en el texto ilustra la situación de la Iglesia leonesa de la siguiente manera: “En la diócesis de León está el obispo Bosco Vivas. Las debilidades propias del clero de León explican el acomodamiento que se observa en esta diócesis. Esas debilidades ponen al obispo y a su clero en dificultades: temen que, si hablan diciéndole al gobierno “cuatro cosas”, el gobierno les pueda sacar “ocho cosas” y eso los mantiene callados”.

Fuente Religión Digital

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

“Los díscolos no captaron la parábola”, por Juan Masiá Clavel sj

Domingo, 23 de julio de 2017

el_sembradorDe su blog Vivir y Pensar en la Frontera:

Si el recién fallecido Cardenal Meissner (q.e.p.d.) pudiera enviar desde su eterno descanso en la vida eterna un e-mail a sus díscolos compañeros del dislate anti-Francisco, tal vez el mensaje rezaría de esta guisa:

“Hermanos, no habíamos comprendido la parábola del sembrador:; el que tenga oidos para escuchar que entienda. El Papa Francisco habla en la Amoris laetitia como Jesús en el Evangelio y nos confronta con el símbolo de la escucha que discierne y la misericordia que sana. Pero nosotros no nos dejamos impactar por el símbolo y nos obsesionamos con la alegoría, que no escucha ni sana, sino racionaliza, moraliza y anatematiza, derecho canónico en mano, disparando misiles de sí o no, blanco o negro”

Este domingo 15 del Tiempo ordinario toca escuchar la perícopa de Mt 13, 1-23 (Salió el sembrador a sembrar su semilla… Mejor leer solo del 1 al 9).

Aprendamos de Jesús que nos lanza un símbolo para sacudir nuestra somnolencia y estimularnos con el enigma: quien pueda escuchar que entienda.

Como cuando el maestro de meditación Zen confronta al discipulo con un koan pradójico para romper su lógica y hacerle pensar sin pensar

Como el oráculo délfico que “ni dice, ni oculta, sino sugiere dejando perplejidad (ainissomai, en griego).

Como cuando Unamuno quería tanto a sus lectores que les sembaraba inquietudes practicando la “obra de misericordia suprema, despertar al dormido”

La parábola tal como la contó Jesús termina en el versículo 9: ¡Quien tenga oidos, que escuche! Todo lo que viene a continuación desde el v.18 al 23 es un ejemplo de cómo la predicación primitiva convirtió la parábola en alegoría, atribuyendo significaciones para descifrar contraseñas: que si el terreno rocoso significa…, que si las raíces significan…, que si las zarzas significan,,,esto y lo otro, etc…

Con razón recomendaba Francisco en Evangelii gaudium que no prediquemos la homilía así: “La predicación puramente moralista o adoctrinadora y también la que se convierte en una clase de exégesis, reducen la comunicación entre corazones que se da en la homilía…” (EG, n. 142).

Ante los escrúpulos del ex-prefecto Müller, recuerda el cardenal Schönborn que lo importante es “escuchar”: “El clero debe escuchar como tal vez no lo hemos hecho antes, y escuchar a todo el mundo, a las personas en relaciones regulares y en las llamadas relaciones irregulares”

Habrá que aplicar a las “teologías de funcionario eclesiástico” lo que decía Paul Ricoeur de las filosofías faltas de hermenéutica; “no se acaba de dejar morir a los ídolos y apenas se tiene oidos para escuchar a los símbolos”. Hoy diríamos a los “escribas o escribanos de curia”: “no se acaba de dejar morir el derecho canónico y apenas se tiene oidos para escuchar la gratuidad del Evangelio y nutrirse de lo sacramental”.

Biblia, Espiritualidad , , , , , , , , , , , , , , ,

Los ultraconservadores acusan al arzobispo de Belo Horizonte, Walmor Oliveira de Azevedo, de “difundir la ideología de género”

Martes, 13 de diciembre de 2016

dom-walmor-opiniao-do-leitor-22-05-14El texto del ‘proyecto evangelizador’ se basa y se inspira en la ‘Amoris Laetitia’

(Mauro Lopes, corresponsal en Río).- Las directrices sobre la familia contenidas en el Proyecto de Evangelización / Anuncio de la Palabra – Directrices de la acción evangelizadora de la Arquidiócesis de Belo Horizonte (2017-2020), publicado el jueves (8) durante la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, despertaron la furia de los sectores ultraconservadores catolicos, que comenzaron una campaña contra el arzobispo dom Walmor Oliveira de Azevedo, acusándolo de “difundir la ideología de género”.

El texto de la Arquidiócesis es una expresión avanzada de la familia a partir del Sínodo de 2014/2015 y claramente inspirado en la exhortación post-sinodal Amoris Laetitia del Papa Francisco. Los pasajes acerca de la familia que están movilizando a las webs ultraconservadoras, como ‘Infocatolica’ y ‘Fratres in unum‘ (de Brasil) son:

“El matrimonio, en el que las mujeres y los hombres buscan, según la gracia de Dios, corresponder a las profundidades de su vocación, tiene valor para la Iglesia y para la sociedad, y no restringe el conocimiento de la existencia de otras configuraciones familiares, derivadas de situaciones sociais, culturais, económicas y religiosas diversas. Es comprensible, entonces, que la familia es la unión de las personas en la conciencia de amor “cuya fuerza […] radica principalmente en su capacidad de amar y enseñar a amar” (cf. Francisco, Amoris Laetitia, n.53), constituyendo un núcleo fundamental de las sociedades. Como Iglesia doméstica, la familia necesita ser valorada constantemente en sus peculiaridades y las pluralidades que enriquecen la Iglesia. Por lo tanto, debemos :

a) Valorar, con el compromiso evangélico y pastoral, el potencial humano para formar y vivir en una familia, dándose cuenta de la institución familiar como el primer lugar para la experiencia de la evangelización y el despertar de la fe;

b) Promover acciones pastorales capazes de dialogar y acojer a todas las familias, en sus diferentes configuraciones, con respeto y cuidado, por lo que se sientan pertenecer de hecho a la comunidad que se constroyen en su testimonio de amor. Hay que tener cuidado para que esta perspectiva incluya también parejas de nuevas uniones, las parejas de hecho y non casadas en la Iglesia, los divorciados, que se ofresca a todas aquellas familias un servicio cualificado de acogida. Presta atención a que, en ese mismo horizonte, las personas sean acompañadas en sus diferentes identidades sexuales (gays, transexuales, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales)”.

De acuerdo con los redactores de los sitios rigoristas, estas declaraciones “adoptan la perspectiva de la llamada ideología de género”. Además, afirman ellos, que el texto de Belo Horizonte, “al definir a la família como simple unión de personas en el amor y omitir que surge de la unión de conyugal de un hombre y una mujer el documento apunta a una interpretación mucho más amplia de la institución familiar y la relativiza”.

Más grande fue el escándalo del site por el hecho de que el documento incorpora el concepto de “identidad sexual” y admite la existencia de las personas trans y aún más, la posibilidad de que se tiene derecho a un nombre social: “Exactamente uno de los aspectos esenciales de la ideologia de género, que lleva incluso a reivindicar el reconocimiento de un ‘nombre social'”.

El sitio Fratres in Unum de Brazil fue aún más agresivo: “Bueno, la Arquidiócesis de Belo Horizonte, por cierto, parece que decidieron adherirse abiertamente a la ideología de género. ¿Mera ignorancia o pura malicia? Parece que esto último es cierto, por que no es de hoy, ni todavia por casualidad, pero con todo el conocimiento de los hechos “.

A partir de ahí, el redactor despachó fuertes ataques contra don Walmor y el rector de la Universidad Catolica de Minas Gerais, dom Joaquim Mol. El artículo concluye instando a sus lectores a una campaña contra el arzobispo y la Arquidiócesis, con solicitudes de acciónes direccionadas a: Nunciatura Apostólica, la Secretaria de Estado de la Santa Sede, Congregación para la Doctrina de la Fe, la Congregación para el Clero y hasta la Signatura Apostólica.

En una declaración acerca de la campaña de los dos sites, la Arquidiócesis dijo que los dos falsean el significado del texto de las Directrices y señaló que “en comunión con la Iglesia, la Arquidiócesis de Belo Horizonte comparte la convicción de que el matrimonio es la unión entre el hombre y la mujer al ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret. Al mismo tiempo, ya que orienta Francisco, busca acoger y realizar un seguimiento, sin exclusiones y juicios, dando testimonio de la misericordia de Dios, para que todos puedan ver”.

El texto de las Directrices es una fuerte manifestación de la renovación experimentada por la Iglesia con Francisco. En ellas, la Arquidiócesis dijo que su gobierno debe estar marcada por la “colegialidad”, una traducción local de la apelación de Francisco al espíritu de “sinodalidad”, superando la estructura piramidal que ha marcado a la Iglesia durante siglos.

Por otra parte, los autores de las Directrices indican un desacuerdo radical con toda la concepción de la Iglesia defendida y practicada por los conservadores :

“Este nuevo paradigma pastoral y evangelizador, en primer lugar, deberá ser desarrollado en los pilares de la eclesiología del Vaticano II. El Concilio desarrolló la comprensión de la Iglesia como Pueblo de Dios que habla a la sociedad moderna, es servidora de la humanidad, especialmente los más pobres, lejos del eclesiocentrismo medieval, el clericalismo y la romanización del catolicismo tridentino, asumiendo así una eclesiología de comunión”.

El Vicario Episcopal de Acción Pastoral, Padre Aureo Nogueira de Freitas, dijo em la introducción del documento que sus referencias de preparación fueran, desde la perspectiva del pontificado de Francisco, el Concilio Vaticano II, la Conferencia de Aparecida y la “tradición liberadora latino-americana”.

Las Directrices de la Arquidiócesis de Belo Horizonte son resultado de la 5ª Asamblea del Pueblo de Dios, que tuvo lugar entre el 13 de diciembre de 2015 y 20 de noviembre de 2016, en paralelo a lo Jubileo de la Misericordia y movilizó a miles de fieles en las parroquias, pastorales, comunidades y movimientos de la capital de Minas Gerais.

En la convocatoria de la Asamblea, que se celebra cada cuatro años en Belo Horizonte, dom Walmor anunció que ella iba a suceder como resultado de la interpelación del Papa de “por uma ‘Iglesia em salida’, en misión, profética y compasiva”

Las recomendaciones y sugerencias de cientos de reuniones se han consolidado en la Asamblea Arquidiocesana, que votó las Directrices el 15 de octubre. Se contó con la presencia del arzobispo y obispos auxiliares, vicarios, dos laicos de cada parroquia (elegidos de entre los miembros del Consejo Pastoral de la Parroquia), coordinadores pastorales y otros invitados, un total de más de 100 personas.

Para leer el texto en portugués, pinche aquí

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Iglesia Católica y personas cristianas lgbt. “Cuál va a ser nuestro rol?”

Miércoles, 2 de noviembre de 2016

soy homosexual tengo hijos soy catolico1Enviado por los hermanos y hermanas del Progetto Gionata:

Artículo de Luciano Moia publicado en Avvenire (diario de los obispos católicos italianos) del 7 de mayo de 2016, pág.17, traducido del italiano por Carola de Cammini di Speranza (Italia)
.
Se llaman cristianos lgbt. Rezan, reflexionan sobre su condición y envían documentos con propuestas pastorales a los obispos. También se reúnen en un Foro que, una vez al año, llama a reunirse a quien, encontrándose en esta compleja “frontera existencial”, no quiere por ello renunciar a buscar su propio puesto en la comunidad eclesial.

Si pensamos en desfiles de gusto discutible, con ostentaciones descaradas y reivindicaciones expresadas de manera torpe, al estilo del Orgullo, estamos totalmente fuera de pista. El Foro de las personas cristianas lgbt, que se reunió hace unos días en Albano Laziale (Roma, Italia), discutió de ley natural y de formación de las conciencias, de acompañamiento espiritual y de proyectos pastorales.

Entre las decenas de participantes, además de sacerdotes y religiosas, también no pocos padres con hijas e hijos homosexuales. Los participantes del Foro de Albano tuvieron la oportunidad de encontrarse con el obispo diocesano, Marcello Semeraro, que es también secretario del C9 (El Consejo de los cardenales). Hablando a la madre de un hijo homosexual que preguntaba hasta qué punto una persona lgbt se pueda considerar “dentro” de la Iglesia, Semeraro recordó que no es evangélico, con referencia a la pertenencia a la comunidad eclesial, emplear términos como “dentro” o “fuera”.

Se trata más bien de acompañar e integrar a todas las personas, a partir de la condición de cada una. Semeraro hizo referencia a la Amoris laetitia, donde el Papa subraya que «cada persona, independientemente de su orientación sexual propia, tiene que ser respetada en su dignidad y acogida con respeto». Mientras que con respecto a las familias «se trata de asegurar un acompañamiento respetuoso, para qué los que manifiestan la tendencia homosexual puedan recibir las ayudas necesarias para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida» ( Amoris Letizia, 250).

Pero cómo traducir en concreto estas indicaciones en práctica pastoral? Como enseñar el rostro de una Iglesia llamada a acoger, acompañar, integrar a todas y todos los que llaman a su puerta? De ello habló el padre Pino Piva, coordinador nacional del apostolado de los ejercicios espirituales ignacianos: «La pastoral para personas homosexuales cristianas, que desean ser parte de la vida de la Iglesia a partir de su identidad, tiene sobre todo el deber de ayudar a estas personas a mantener la esperanza en Dios, en la Iglesia, en la comunidad».

Según el jesuita, también para las personas homosexuales, «la pastoral de la Iglesia está llamada a dar origen a procesos de cambio, conversión, promoción, liberación. Esto significa optar para la formación de la conciencia que sepa ver la voluntad de Dios en el día a día, aquí y ahora, en vez que una genérica afirmación de principios abstractos que despersonaliza ». Padre Piva, que sigue habitualmente a grupos de oración con la presencia de personas cristianas lgbt, se dijo convencido que la pastoral para las personas homosexuales «ya no deba ser considerada “extraordinaria” o “de frontera”, ello para evitar sufrimientos inútiles, provocados por ignorancia del Evangelio y por una falsa concepción de verdad sin misericordia».

Más complejas, no solo desde el punto de vista teórico, las consideraciones ofrecidas al Foro por el filósofo Damiano Migliorini, autor entre otras cosas con Beatrice Brogliato, de un monumental ensayo, casi 500 páginas, sobre el amor homosexual. Según este experto la cuestión homosexual y la nueva cuestión del género «son en su conjunto un verdadero test para la teología católica » porqué implican la necesidad de «ir a las raíces más profundas de sus fundamentos, en moral como en eclesiología, en sacramentaria como en teología dogmatica».

Si bien es cierto que Amoris laetitia abre nuevas perspectivas, todas aún por enfocar, se trata – explicó Migliorini – de hacerse una serie de preguntas y de reflexionar sobre las posibles consecuencias. Algunos ejemplos: «Realmente la doctrina de la ley moral natural aplicada a las cuestiones de moral sexual no permite una integración de las instancias procedentes de las minorías sexuales? Dentro de lo razonable de la doctrina moral cuál sitio se puede encontrar para el amor homosexual?». Hasta llegar a la cuestión tal vez más dramática: «Hasta qué punto podemos atrevernos a llegar en el evaluar la presencia de homosexuales, transexuales, bisexuales en el plan de Dios?».

Preguntas que desde el Foro de cristianos lgbt vuelven ahora a las asociaciones, a los grupos de oración ya empeñados en caminos de escucha. Una red más amplia de lo que se podría imaginar. A demostración que esta realidad existe, llama a las puertas de nuestras comunidades y pide espacio, escucha, acogida no discriminante.

Tanto que también la Oficina nacional Cei (Conferencia episcopal italiana) para la pastoral de la familia ha lanzado un sondeo para recoger las propuestas de acompañamiento dirigidas a las personas homosexuales presentes en las comunidades y para evaluar futuras iniciativas. «La condición homosexual –concluyó el padre Piva – no es un problema para la fe, más bien una oportunidad de progresiva comprensión de lo esencial».
.
Testo original: Chiesa e cristiani lgbt. “Che ruolo per noi?”

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

El cardenal Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, asegura que no hay que discriminar a los homosexuales porque “ellos y sus familias ya llevan una buena cruz”

Viernes, 28 de octubre de 2016

índiceLa última astracanada episcopal… Hay que tener bemoles para soltar esta sarta de estupideces… Está claro que este no está en la lista de obispos “aperturistas… Vamos a ver, que se quite el dedo de la boca que no se le entiende… O sí… ¿Quién dijo Cambio?… Aquí lo único que ha cambiado es el tono de voz. Entre el ronco Rouco y el suave Blázquez, la misma homofobia, los mismos exabruptos, la misma intransigencia…

Lejos quedan los obispos españoles no ya solo de los representantes de otras iglesias cristianas que han asumido plenamente la inclusión de las personas LGTB, sino de algunos de sus compañeros católicos de otros países a la hora de referirse a la realidad LGTB. Incluso cuando pretenden tener palabras algo más amables de lo habitual acaban por resultar ofensivos o grotescos. Es lo que le ha sucedido al cardenal arzobispo de Valladolid y actual presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, según el cual hay que acoger “con respeto” a los homosexuales… porque “ya llevan una buena cruz el que lo lleva y su familia” [sic].

Las peculiares declaraciones de Blázquez tuvieron lugar este lunes durante su intervención en unas jornadas de reflexión celebradas en el Seminario Conciliar de Madrid sobre “la belleza del amor matrimonial” en la exhortación papal Amoris Laetitia. Un texto del que nos hicimos eco hace varios meses y en el que el papa Francisco reafirmaba, entre otras cosas, la doctrinal oficial de la Iglesia católica en materia LGTB. Al hilo de lo allí contenido, Blázquez se preguntaba si la humanidad “se distribuye entre homosexuales y heterosexuales”. “No, se distribuye sabiamente entre varones y mujeres”, respondía, como si una cosa tuviera que ver con otra… Blázquez aseguraba además, respecto a las personas con “tendencias homosexuales”, que tal y como dice el papa hay que acogerlas “con respeto” y “evitando toda discriminación injusta”. “A veces, en nuestros pueblos cuántos motes hemos puesto a estas personas, cuando ya llevan una buena cruz el que lo lleva y su familia”, añadía para reforzar su argumento, dando a entender qué el mismo se han referido de forma homófoba a otras personas…

Blázquez también aseguraba que “cuando se intenta separar el género del sexo me parece poco serio, porque la sexualidad no es solo genitalidad, también es una forma especial de sentir. Esta cuestión no se resuelve con una operación quirúrgica, es de otro orden”. Una afirmación para empezar contradictoria, pero que además contiene elementos que casi parecen formar parte de la por ellos tan denostada “ideología de género”. Por supuesto que una cosa es la genitalidad y otra la sexualidad. Y respecto a que el género “no se resuelva” con una operación quirúrgica, parece que el cardenal Blázquez ignora que en efecto hay mujeres con pene, hombres con vagina… y que no todas las personas trans se someten a reasignación genital sin que por ello su identidad sea menos femenina o menos masculina.

Más “convencionales”, pero no por ello menos burdas, son sus declaraciones sobre los “lobbies” que “reivindican una libertad absolutamente” y después son “absolutamente cerrados a la libertad de otros” o su crítica a los supuestos “centros de gestación de legislación para todos los países, que a veces lo ponen como condición para recibir subvenciones” (lo cierto es que no acabamos de entender muy bien a qué se refiere con esta frase).

Dejando de lado la realidad LGTB, Blázquez también ha criticado las técnicas de reproducción asistida, el divorcio y las relaciones prematrimoniales. “¿Entonces los hijos ya se van a fabricar en un laboratorio?”, se ha preguntado. “No”, se respondía él mismo, ignorando que de hecho existen ya miles de personas que en su momento fueron gestadas gracias a estas técnicas. Sobre el divorcio, ha lamentado que hoy día el procedimiento sea más sencillo que hace años, y sobre su preocupación por el hecho de que hoy día las parejas convivan sin estar casadas ha puesto el ejemplo de su propio sobrino (no sabemos si le hará mucha gracia que su tío hable en público de su vida privada…).

Lejos de los cardenales más aperturistas

Las declaraciones de Blázquez no nos sorprenden especialmente: ya tras sustituir a Antonio María Rouco Varela en la presidencia de la Conferencia Episcopal Blázquez criticó el matrimonio igualitario. En cualquier caso, al arzobispo de Valladolid se le considera un “moderado”, especialmente en comparación con su precedesor. Pero declaraciones como estas dejan bien claro lo lejos que se sitúa de los cardenales más aperturistas a la realidad LGTB, como Christoph Schönborn (arzobispo de Viena), Rainer Maria Woelki (arzobispo de Berlín), Jozef De Kezel (arzobispo de Malinas-Bruselas) o Blase J. Cupich (arzobispo de Chicago), de los que hablábamos hace pocos días. Parece que habrá que seguir esperando para ser testigos de una renovación profunda de la jerarquía católica española.

Fuente| Infolibre/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Ideología de Gender (género): La construcción de un enemigo

Lunes, 12 de septiembre de 2016

genderqueerLa conceptualización teórica sobre el género no es una ideología como están afirmando algunas iglesias cristianas en Colombia y en otros países y también políticos de diversa índole. En estos días, Mara Viveros, directora del Plan de Estudios sobre Género en la Universidad Nacional de Bogotá, al referirse a esta polémica, planteaba cómo de lo que se trata es de la construcción de un enemigo.

No es posible afirmar cuál es la primera vez que esta expresión “ideología de género” se usa, pero sí se pueden rastrear algunas pistas. En la tradición católica, la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en su Relación final, toma el término gender del inglés y afirma que sexo y género se pueden distinguir pero no separar. Inmediatamente después, el Papa Francisco, recoge muchos de los planteamientos y propuestas de esta Asamblea, en su Exhortación Apostólica Postsinodal: La Alegría del Amor (*).

En esta Carta, en su numeral 56, el Papa afirma:

Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que “niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer.

Es claro que esta afirmación no refleja una comprensión acabada, de todo el desarrollo de la teoría de género.

En cualquier caso, la historia del concepto género a todo lo largo de su trayectoria no podemos entenderla como una corriente, propuesta o postura ideológica. Se trata por el contrario de un desarrollo conceptual al servicio de una mejor comprensión de las dinámicas de la sexualidad y la afectividad humanas. El concepto de género nos ayuda a comprender mejor cómo las diversas culturas en distintos momentos de la Historia ha vivido, orientado y normado las diferencias biológicas en torno a la sexualidad. El concepto de género no pretende atacar nada, sólo explica.

A partir de estudios realizados, que si bien están abiertos totalmente, ya han mostrado con suficiente claridad algunas de sus conclusiones, los distintos grupos humanos: de hombres, de mujeres, de gays o transexuales… los distintos grupos humanos desde sus posturas filosóficas, antropológicas o religiosas… los aceptan o discuten, los profundizan o contradicen o debaten… pero no es posible realizar condenas de hechos que las ciencias humanas han demostrado. En este sentido podríamos preguntarnos por ejemplo, por qué los cristianos a lo largo de su historia no han mantenido como obligatoria para los varones la práctica de la circuncisión, siendo esta una costumbre heredada del pueblo judío al mismo tiempo que la palabra del Primer Testamento o la primera alianza.

Desde mi punto de vista, los manuales que, sobre sexualidad u otros aspectos de la convivencia elabore un Estado para los estudiantes en formación, deben ser sustentados por la ética del bien común, pero además por los conocimientos seculares en los que la dinámica social y humana avanza. A partir de ahí, las comunidades católicas o de otras corrientes religiosas, pueden -en sus espacios- debatir o proponer alternativas acorde a sus creencias. Lo que no se puede es imponer al conjunto de un país una visión propia y particular sobre la vida sexual, la organización familiar u otros temas de la convivencia.

Pero sí me parece importante enfatizar que antes de tomar posturas, aunque ellas sean privadas, hay que hacer un esfuerzo de comprensión. No se puede acusar a los estudios de género de querer acabar con la familia (¡¡¡!!!). El Papa ha realizado en su Carta una aproximación primera y ligera, antes de sacar conclusiones es imprescindible profundizar en el diálogo y la comprensión. Pero el diálogo no se puede realizar solamente con quienes refuerzan mi pensamiento. Se trata por el contrario de un diálogo con especialistas en la materia que expliquen los alcances y posibilidades de esta conceptualización y herramienta del saber.

En el mismo texto al que hago alusión, el Papa Francisco dice varias veces que la realidad tan compleja a la que se están enfrentando, requiere estudios, análisis y profundizaciones posteriores.

Carmiña Navia Velasco

Atrio

Espiritualidad, General , , , , ,

La abolición de la pena de muerte o la igualdad en el matrimonio, “herejías” para los contrarios a ‘Amoris laetitia’

Martes, 2 de agosto de 2016

lae2Huele a Cisma desde la Caverna y eso que ya advertíamos que no nos gustaba la  exhortación apostólica Amoris laetitia  por su reduccionista visión del matrimonio y la negación de los derechos LGTB. Por cierto, ya advertíamos a Francisco, y lo repetimos, que no existe la “tendencia” homosexual, no somos una moda, lo que existe es la “orientación” homosexual… un respeto… Y escuche más a sus hermanos y hermanas LGTB.

Publican la carta y manifiesto que busca el “repudio” a la exhortación apostólica

Aplican censuras teológicas para demostrar que el escrito constituye un “grave peligro” para la fe y moral

(Cameron Doody).- Se han publicado la carta y el análisis teológico con los cuales el grupo ultraconservador de 45 teólogos, filósofos, historiadores y pastores católicos pretende presionar al Papa Francisco para que repudie una lista de 19 proposiciones “erróneas” y “peligrosas para la fe y moral católicas” que supuestamente comprende la exhortación apostólica Amoris laetitia.

El grupo de los 45 reaccionarios se dirigen en su carta a los 218 cardenales y patriarcas de la Iglesia -vía el cardenal Angelo Sodano, en su capacidad de decano del Colegio Cardinalicio- con el fin de que los jerarcas “peticionen al Santo Padre” para que éste, a su vez, “condene los errores enumerados … de una manera definitiva y final”. El portavoz del grupo de los 45, el profesor de la Universidad de Oxford, Joseph Shaw, explicó la “acción colectiva” -en el comunicado de prensa que acompañó la publicación de las versiones oficiales de los dos documentos- como un ejercicio del “derecho y responsabilidad” de los cardinales y patriarcas de “asesorar” al papa “en virtud de la importancia de sus cargos”.

El análisis teológico que se adjunta a la misiva al cardenal Sodano, por otro lado -cuyo contenido el grupo no había querido hacer público en un principio, según afirmó Shaw, por miedo a que su carácter teológico “detallado” y “técnico” no pudiera ser entendido “por una audiencia no especialista”– consiste en una breve introducción a la “autoridad” y los “peligros” generales de Amoris laetitia, seguida por un listado de 19 posibles interpretaciones dañinas de algunos puntos de la exhortación.

La crítica teológica a “La alegría del amor” empieza con una aseveración de que la exhortación ha ocasionado dolor y confusión a muchos católicos debido a su aparente desacuerdo con un número de doctrinas de la Iglesia católica acerca de la fe y la moral”. Identifica como el “derecho” y “deber” de los feligreses debidamente cualificados el de denunciar un “peligro inminente a la fe” y de “ayudar a la jerarquía a poner fin a cualquier situación de confusión”.

Es en su condición de exhortación apostólica, continúan los críticos -una forma de escrito papal que, aunque normalmente trata de cuestiones relevantes a la pastoral de la Iglesia, no está separada del magisterio- que Amoris laetitia es especialmente peligrosa. El problema son las opiniones personales que el papa aparentemente introduce, en varios momentos, en lo que viene a ser un relato oficial de la enseñanza de la Iglesia: situación que, como diagnostican los autores del análisis, “hace que los católicos crean que estas declaraciones no solo son permisibles, sino enseñanzas del magisterio auténtico”.

Pese a que, en su manifiesto, el grupo de los 45 renuncia a “negar o cuestionar la fe personal” del Papa Francisco como ésta queda reflejada en su exhortación apostólica -o, de igual manera, de acusarle directamente de haber caído en la herejía- no dudan en afirmar que Amoris laetitia contiene “muchas declaraciones” cuyas “vaguedades o ambigüedades” o bien directamente permiten interpretaciones contrarias a la fe, o bien las sugieren de forma más indirecta.

“La falta de precisión en las declaraciones del documento”, opinan los teólogos y filósofos, “hace que sea más fácil interpretarlas como contrarias a las enseñanzas verdaderas de la Iglesia católica y de la revelación divina, y como justificaciones o exigencias de que los católicos las abandonen en la teoría y la práctica”. “El problema con el documento”, en otras palabras, y según estos expertos, “es que puede engañar a los católicos a que crean lo que es falso y que hagan lo que está prohibido por la ley divina“.

Las amenazas a la fe católica que supuestamente presentaría Amoris laetitia están presentadas, en el documento del grupo de ultraconservadores, en un listado de 19 pasajes del documento acompañados por interpretaciones que se extraen de una lectura “natural o inmediata” de dichos pasajes, tal y como los entendería, supuestamente, un “lector medio”.

Asimismo, con cada uno de estos 19 trozos de texto y sus correspondientes interpretaciones se incluye una censura teológica que se refiere a i), el contenido de cada interpretación; y ii), los efectos supuestamente peligrosos de dicha exégesis. Luego se incorpora, a su vez, una breve relación de algunas citas de la Biblia, los Padres de la Iglesia, los Concilios y los papas para reforzar el argumento. Pero estas citaciones, interpretaciones y censuras no pretenden ser, bajo el punto de vista de los autores, “una lista exhaustiva de los errores que Amoris laetitia, en una lectura plausible, contiene“; más bien, solo buscan “identificar las peores amenazas a la fe y moral católicas en el documento”.

El listado completo de las censuras teológicas a Amoris laetitia engloba desde una reprobación al aparente apoyo expresado en la exhortación apostólica por la abolición de la pena de muerte hasta un repudio a la igualdad del hombre y la mujer en el matrimonio católico.

De igual forma, la relación de las “proposiciones heréticas” y las “proposiciones que caen bajo censuras menores” -la cual se enumera en su totalidad, y en una traducción no oficial del inglés original, debajo de estas líneas- introduce reproches a la posibilidad de que los divorciados vueltos a casarse por lo civil puedan mantener relaciones sexuales y luego volver a comulgar, de que nadie esté condenado por Dios para siempre, o que la teología moral de la Iglesia tome en cuenta toda la “variedad de situaciones familiares de la que habla el papa en su exhortación.

Traducción no oficial de las “Censuras teológicas de proposiciones extraídas de la exhortación apostólica Amoris laetitia”

A. Proposiciones heréticas

1. La Iglesia … “rechaza con firmeza la pena de muerte” (Amoris laetitia, 83).

Entendida en el sentido en que la pena de muerte es siempre y dondequiera que sea injusta en sí misma y por lo tanto no puede ser debidamente infligida por el Estado:

i). Haeretica, sacrae Scripturae contraria.
ii). Perniciosa.

2. Es importante ser claros en el rechazo de toda forma de sometimiento sexual (AL, 156).

Entendida como no simplemente negando que la esposa le deba una obediencia servil a su marido o que el marido tiene una autoridad sobre su esposa que es lo mismo que la autoridad parental, sino también negando que el marido no tenga ningún tipo de autoridad sobre su mujer, o negando que la esposa no tenga ningún deber de obedecer las órdenes legítimas de su marido en virtud de su autoridad como marido:

i). Haeretica, sacrae Scripturae contraria.
ii). Prava, perniciosa.

Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Curas de la Iglesia Católica ‘casan’ a parejas gays y trans en Argentina

Martes, 12 de julio de 2016

20160709_1115_sociedad_luisayjose.jpg_985645335Amor. Luisa Paz y José Coria se unieron en la parroquia Espíritu Santo, en Santiago del Estero, en 2014, tras 29 años de vida en común. El padre Sergio Lamberti los bendijo pero ella no se pudo parar frente al altar: “Dios no hace excepciones de personas”, dice.

Si bien no está autorizado por el derecho canónico, ya son varios los sacerdotes que bendicen estas uniones.

Polémica con los más tradicionales.

Escribe Gabriella Botello

Cuando Luisa Paz entró a la parroquia del Espíritu Santo, en la capital de Santiago del Estero, tuvo que hacerlo por la puerta de costado. Ella, en su vestido de novia, no podía pararse frente al altar. Es que las fórmulas nupciales tradicionales no aplicaban a ella.

No le importó: pensó en los 29 años de convivencia con José Coria, su pareja. Pensó, también, que casi tres décadas de lucha valían ese momento. Cuando dijo “Sí, quiero” el 14 de septiembre de 2014, Paz se convirtió en la primera mujer trans del país en unirse en una iglesia católica.

Desde la infancia, Paz supo que su género era distinto al que indicaba su partida de nacimiento. Su lucha comenzó siendo adolescente. “Crecer en el conservador Santiago fue muy difícil. En los 80, ser trans era motivo para ser abusada y violentada”, recuerda. Pese a las dificultades, la capital santiagueña también entrelazó los destinos de Paz y Coria, aun niños, en la casa de un amigo.

Viajar a Buenos Aires fue, para ella, una parada obligada en el proceso de convertirse en Luisa. “Cuando festejé mis 21, ya feminizada, José no lo podía creer. Entonces no pasó nada, pero los amigos ya nos burlaban con que sí”, explica.
En 2010, la pareja militó por la Ley de Matrimonio Igualitario. En 2012, Paz fue la primera en recibir de la mano de Cristina Kirchner su nuevo DNI con su identidad cambiada. Se convirtió pronto en referente de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina y empezó a trabajar en el Inadi local. El camino fue “largo y difícil”, pero 29 años después, Paz y Coria se casaron.

“Luchamos tanto por la igualdad que mi casamiento fue una culminación no sólo de mi amor, sino de las leyes que me permitieron ser eso que elegí. Pero también era importante para mí hacerlo en la fe en la que mi marido y yo nos criamos. Eso no hubiera sido posible sin el padre Lamberti”, explica la mujer. “Dios no hace excepciones de personas. La diversidad sexual no hace que uno deje de ser hijo de Dios: la Iglesia necesita la apertura de entender que todos los que profesen la fe pueden bendecir su amor”, afirma Sergio Lamberti, el párroco que bendijo la unión. Según explica el cura, si bien no se trató del sacramento matrimonial, la bendición que recibieron Paz y su marido “es lo más cercano”.

Intimado por los sectores más conservadores de la Iglesia y por el mismo Obispado de Santiago del Estero, Lamberti realizó el rito igual, abogando por una necesidad de apertura y contención de los “hermanos y hermanas trans o homosexuales”.

Sin embargo, según el derecho canónico, “que en la Argentina se rige en estos casos por el canon 843, los sacramentos no se niegan a nadie a menos que se den ciertas disposiciones que nos hagan dudar. Si una persona pide un sacramento matrimonial, y los dos son del mismo sexo, desde la antropología cristiana esto no se puede permitir”, explica el presbítero Mauricio Landra, decano de la Facultad de Derecho Canónico de la UCA. “Aunque haya filosofía que no coincide, Francisco fue muy claro en Amoris laetitia: dijo que no hay equiparación en personas del mismo sexo. Por más que sea civil, no es dogmático. Lo tuvimos que estudiar y lo presentamos en Roma, donde no lo podían creer. Y sí acompañamos y comprendemos, aunque no demos la razón”, concede el religioso.

Otros, como el padre Alfonso, al frente de una parroquia en la zona norte del Gran Buenos Aires, “se arriesgan” y consagran el amor de parejas homosexuales hace años. “No cualquiera elige hacerlo: aunque el matrimonio igualitario esté prohibido por el derecho canónico, ¿quiénes somos para negarlo?”, explica.

Sin embargo, las leyes canónicas católicas no contemplan excepciones: “Corresponde una amonestación fraterna para el sacerdote que incurre en esto, porque corre el riesgo de hacer daño a la comunidad a la que pertenece”, señala Landra. “Decir no también es dar amor”, concluye.

En 2012, Florencia de la V bautizó a sus hijos, Paul e Isabella, en la iglesia del Santísimo Sacramento. El padre Jorge García Cuerva recibió a la actriz y su marido, Pablo Goycochea, “con el pedido explícito de que la Iglesia bautice a sus pequeños según el derecho canónico”, explicó entonces el religioso. Ella declaró a la revista Gente: “Siempre fui una mina de fe, pero ser mamá me dio una conexión diferente con la vida religiosa”. Según explica Landra, en casos como el de De la V, cuyos hijos fueron gestados con un vientre subrogado pero legalmente anotados en el país, “tras pedir permiso a la autoridad de la diócesis, el bautismo se da pero no se la registra como la mamá. Se ponen los datos como solicitante”

Fuente Perfil

General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , , ,

Juan Masiá, sj.: “El Código permite la celebración de una bendición religiosa del matrimonio civil sin boda canónica”

Martes, 5 de julio de 2016

bandera-gay_560x280De su blog Vivir y pensar en la frontera:

‘Amoris Laetitia’ y la acogida eclesial a los matrimonios del mismo sexo

“Mientras no evoluciona la doctrina, queda el recurso a la práctica pastoral”

El párroco Flavio atendió la consulta matrimonial de los cónyuges Ticio y Cayo (nombres todos ficticios, como en los manuales canónicos de casus conscientiae, pero que convienen a personajes, hechos y dichos reales en un lugar mediterráneo el pasado 13 de Junio, que san Antonio bendiga).

Ticio y Cayo convivían como pareja de hecho desde hace tiempo y, sin ocultarlo, participaban con normalidad en la vida de la parroquia. Ahora, aprovechando que en su país las leyes lo permiten, han formalizado civilmente su situación. Pero desearían la bendición sacramental de su unión y han venido a consultarlo.

— Padre Flavio, usted ya nos conoce bien y sabe que, aunque nos hemos casado civilmente, echamos de menos su bendición.

—Mi bendición, no. La de Jesús, que ya sabéis que no os casa un juez, ni os casa un cura, sino que os casáis vosotros y el Señor bendice la unión para que, a lo largo de la vida, se vaya haciendo irrompible.

—Ah, qué bien, Entonces, ¿Nos podemos casar también en la Iglesia y nos da usted esa bendición del Señor? , dice Ticio.

—La verdad es que estábamos dudando si pedírselo, añade Cayo. —Se lo comentamos al cura Filiberto y nos dijo que no se puede, que lo dijeron los obispos en la reunión esa del Sínodo, y que también lo dice el Papa en una carta que ha escrito sobre amor y alegría

—Bueno, vamos por partes, dice el cura Flavio. Lo que dice Filiberto que dice Francisco no es del todo exacto. En realidad, Francisco dice dos cosas: primero, que a vosotros hay que acogeros en la Iglesia sin la más mínima discriminación; segundo, que una boda como la vuestra iría en contra de lo que dice el derecho canónico que es el matrimonio.

Con esto, ya puedo responder a vuestras preguntas. Porque me habéis hecho dos preguntas distintas: si os podéis casar canónicamente en la iglesia y si la Iglesia puede bendecir vuestra unión ya civilmente formalizada.

A la primera pregunta os tengo que responder que no. Hoy por hoy, mientras no se reforme el derecho canónico, no podemos celebrar esa boda canónicamente, cumpliendo con todos los requisitos canónicos e inscribiéndoos en el registro matrimonial. Pero, por otra parte, ni falta que os hace, porque ya estáis casados civilmente.

Pero a la segunda pregunta os tengo que decir que sí. Lo mismo que la semana pasada celebramos dentro de la misa la renovación de la promesa matrimonial de nuestros amigos Clara y Felipe, en sus bodas de plata, del mismo modo podemos celebrar dentro de la misa de nuestra comunidad, que os acoge, podemos celebrar la renovación de la promesa de vuestro matrimonio civil y que Dios la bendiga.

—¿Y no le llamarán la atención a usted desde Roma?

—Después de
Amoris laetitia, ya no. Mirad lo que escribe un teólogo moral amigo mío. que comenta así en su blog la exhortación de Francisco:

Mutaciones en la práctica, evolución de las doctrinas

En el n. 251 de Amoris Laetitia Francisco se limita a citar lo que dijeron los obispos sobre “los proyectos de equiparación de las uniones entre personas homosexuales: no existe ningún fundamento para asimilar a establecer analogías entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”.

En el número 250, citando palabras suyas en Misericordiae vultus dice: “El amor de Jesús se ofrece a todas las personas sin excepción… toda persona, independientemente de su tendencia sexual ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, evitando todo signo de discriminación”.

La afirmación del n. 251 presupone que la actual formulación canónica de la doctrina sobre el matrimonio refleja el designio de Dios sobre la familia, lo cuál es exegética y teológicamente cuestionable, al menos en el sentido de cerrar la puerta a toda evolución de la doctrina. Además, tomando en serio la afirmación del n. 250, hay que cuestionar el presupuesto de que la actual formulación canónica de la doctrina sobre el matrimonio refleje el designio de Dios sobre la familia.

Sin embargo, hoy por hoy, estando vigente la normativa canónica, no podría ningún párroco permitir en su jurisdicción una boda canónica de una pareja del mismo sexo ni inscribirla en el registro matrimonial con todos los requisitos correspondientes. En un futuro (que quizás tardará más de lo deseable) será posible, si y cuando se haya realizado antes la reforma del derecho canónico, la revisión y evolución de las doctrinas sobre sexualidad y matrimonio y se haya revisado la exagerada juridificación de la vida sacramental.

Pero lo que si nos permite la postura del n. 250 es la celebración de una bendición religiosa del matrimonio civil sin boda canónica. Esto se aplica no solamente al caso de la pareja del mismo sexo, sino también a otras situaciones como las de divorciados vueltos a casar civilmente. Precisamente en el párrafo 297, en que insiste en “integrar a todas las personas en la comunidad eclesial según la lógica del Evangelio” acentúa Francisco así:“No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión, sino a todos, en cualquier situación que se encuentren”

Esta práctica, lo mismo que la de resolver mediante “discernimiento en el foro interno” casos insolubles canónicamente, hace años que se realizaba en las vanguardias de la pastoral en diversos países y diócesis (Háganlo, pero no me pidan permiso, decían algunos obispos con sentido común y evangélico, (que “haberlos haílos también). Ahora, después de la Amoris laetitia, no solo está avalada esta práctica, sino que engendra y provoca el cambio y evolución doctrinal. Con razón decía Francisco en el prólogo de Amoris laetitia que quedan pendientes cuestiones doctrinales. Una de ellas, la de no limitarse a las declaraciones de nulidad, sino a reconocer el divorcio por ruptura de lo que no fue nulo, pero se ha roto irremediablemente, y reconocer las nuevas nupcias.

Entretanto, mientras no evoluciona la doctrina, queda el recurso a la práctica pastoral de bendecir la unión de la pareja que se ha formalizado civilmente. Lo mismo que ocurre al resolver en el foro interno el tema del acceso a los sacramentos para los divorciados vueltos a casar, este paso práctico pastoral no es una aplicación o una excepción de una doctrina, sino un paso adelante creativo que provoca, suscita y alienta la evolución de las doctrinas.

Por eso es tan decisivo el paso dado por Amoris laetitia. Lo han percibido muy bien quienes la critican por no coincidir con algunas aspectos del magisterio anterior (Humanae vitae, Familiaris consortio…). En realidad esa crítica es la mejor alabanza de la Amoris laetitia, porque eso es lo que estaba haciendo falta con muchos años de retraso: no repetición , sino evolución doctrinal. Lo paradójico es que para lograrlo haya hecho falta repetir por activa y pasiva que nada cambia doctrinalmente, cuando precisamente ese cambio pastoral es el que produce la evolución doctrinal requerida y esperada.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

El prefecto de Doctrina de la Fe niega la posibilidad de comulgar a los divorciados recasados

Miércoles, 4 de mayo de 2016

Priesterweihe 2012 Dom St. Peter Foto: altrofoto.de ¿Cuándo se extinguirán estos sotanosaurios? No quiero ni imaginarme lo que pensará de nosotros y nosotras…

“Los divorciados vueltos a casar tienen que vivir en castidad total, como hermanos”

Asegura que Hans Küng es un hereje, que “no cree en la divinidad de Cristo ni en la Trinidad”

(José Manuel Vidal).- Asegura que es “una tontería” decir que está contra el Papa, pero, en sus declaraciones, el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de Doctrina de la Fe, sostiene, al contrario de Francisco, que los divorciados vueltos a casar no pueden acceder a la comunión sacramental o que la infalibilidad no se puede cuestionar, como hace el ‘hereje’ Hans Küng, que “no cre en la divinidad de Cristo ni en la Trinidad”.

El purpurado alemán estuvo en Madrid, en la Francisco de Victoria, la Universidad de los Legionarios de Cristo, para presentar su último libro-entrevista ‘Informe sobre la esperanza’ y pronunciar una conferencia. Arropado por algunos de los suyos en España, como el cardenal Rouco, el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig, o los obispos auxiliares de Getafe y Madrid, Rico Pavés y Martínez Camino.

Antes, en una concurrida rueda de prensa, el ‘guardián de la ortodoxia’ sostuvo, en contra de lo que mantiene el Papa en la exhortación postsinodal ‘Amoris laetitia’, que los divorciados vueltos a casar no pueden acercarse, en ningún caso, a la comunión sacramental y, a lo máximo que pueden aspirar, después de confesarse, es a vivir “como hermanos”.

Con lenguaje y maneras suaves, pero muy duro en el fondo, el purpurado alemán rechazó, por activa y por pasiva, la puerta que abre la ‘Amoris laetitia’ a los divorciados recasados, entre otras cosas porque “no es posible vivir en gracia de Dios en condiciones objetivas de pecado”.

Müller sostiene que “es una contradicción” estar divorciado y querer comulgar y, como es es algo que pertenece al derecho divino, no al canónico, ni la Iglesia ni Papa alguno puede cambiarlo”. Y es que “el matrimonio es un sacramento y la Iglesia no puede cambiar los elementos básicos de los sacramentos” y tampoco puede “aceptar una segunda esposa, si el matrimonio es válido”. Y concluye: “No se puede decir sí a Jesucristo en la eucaristía y no en el matrimonio. Es una contradicción objetiva”.

Por eso, “las interpretaciones que van más allá del dogma de la Iglesia son falsas” y, por eso, el Papa Francisco, en su exhortación postsinodal no quiso hacer “interpretaciones ex cathedra”, porque “todos los elementos están dogmatizados” y “ni el Papa puede cambiarlos”

La única salida pastoral que les queda a los que divorciados vueltos a casar, que viven, por lo tanto, en situación irregular, pero quieren acercarse a la Iglesia, es doble. Primero, “separarse del legítimo esposo, si pueden” o vivir junto al nuevo esposo pero en castidad perfecta, es decir “como hermanos”, porque “nunca se puede justificar una situación que va contra la ley divina”.

Hans Küng, el hereje

Tampoco comulga demasiado el prefecto de la Fe con las imágenes que utiliza el Papa sobre la Iglesia, como la de “hospital de campaña”. Él prefiere las imágenes de la Iglesia clásicas, como casa de Dios o pueblo de Dios, aunque concede que Francisco, que es un Papa pastoral, también tiene derecho a utilizar esas imágenes “pedagógicas”, pero siempre que no se equiparen a las clásicas.

Y ya puestos a criticar al Papa, el cardenal alemán echó por tierra el último acercamiento de Francisco al teólogo suizo, Hans Küng, al que, en una carta personal, Bergoglio acaba de decirle que sería positivo abrir el melón de la infalibilidad y ponerla a debate en la Iglesia.

Müller se dedicó a criticar al teólogo suizo, del que dijo que “no sólo ha criticado a los Papas como personas, sino también a la institución” y le tachó de hereje en toda regla. Primero, porque “ni su cristología ni su eclesiología son católicas”. Y, además, “no cree en la divinidad de Cristo ni en la Santísima Trinidad”.

En segundo lugar, Müller, tras señalar que “la infalibilidad es un dogma, un tesoro y la esencia de la eclesiología católica”, arremetió de nuevo contra Hans Küng: “No puede decir que se siente justificado por el Papa”.

Y para abundar en su argumentación, hizo la distinción que en él es clásica, desde hace tiempo, entre un Papa teólogo como Benedicto XVI y un papa pastor, como Francisco. Este último es “un párroco, con su propio estilo pastoral, que habla sencillamente con la gente, pero presupone toda la doctrina que tan bien ha explicado el Papa Benedicto”.

“Eso no quiere decir -añadió, para curarse en salud- que Francisco no sepa nada de teología. Francisco sabe mucha teología, pero para entenderlo, hay que conocer la teología espiritual. Francisco tiene una teología que le viene de la vida espiritual”. Como San Bernardo, San Francisco de Asís o San Ignacio de Loyola.

Y Müller aprovechó lo que llama “la malinterpretación de algunos”, para criticar “a los que inventan contradicciones entre los Papas recientes, porque hacen daño a la Iglesia“. A su juicio, “tenemos que caminar juntos, cada cual con su carisma, para llevar adelante a la Iglesia”.

Quizás por eso, se dedicó a reivindicar la “gran visión del mundo y de la Iglesia” que tuvieron Juan Pablo II y Benedicto XVI, aunque reconoció que Francisco, como buen latinoamericano, tiene una nueva visón del mundo, distinta de la europea, que está conduciendo a la Iglesia hacia las “periferias reales”. Una visión, en todo caso, distinta a la europea de sus predecesores, donde “estamos confrontados al secularismo y a una política agresiva de Europa contra el cristianismo”.

Una visión, la del guardián de la ortodoxia que suena muy diferente a la de la misericordia de Francisco. Mientras el Papa habla de la Iglesia hospital de campaña, el cardenal Müller sigue predicando la Iglesia aduana, roca asediada por todo tipo de enemigos internos y externos. Una Iglesia sin primavera y sin compasión, pero segura en su doctrina.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Carta del Papa Francisco a Hans Küng

Domingo, 1 de mayo de 2016

franciscung_560x280Hans Küng: “El Papa corresponde a mi deseo de abrir un debate libre sobre la infalibilidad”

Francisco responde al teólogo suizo, a quien llama “querido hermano”

“No quiere seguir siendo el único portavoz de la Iglesia (…). No fija limitación alguna”

(J. Bastante).- El Papa corresponde a mi deseo de abrir un debate libre sobre el dogma de la infalibilidad. El teólogo suizo, Hans Küng, anuncia, en las páginas de El País, que Francisco ha respondido a su “llamamiento” para poder analizar esta cuestión en el seno de la Iglesia.

El día 9 de marzo de 2016 se publicó en importantes periódicos de diferentes países mi Llamamiento al papa Francisco rogándole que hiciera posible un debate abierto, imparcial y libre de prejuicios sobre la cuestión de la infalibilidad.“Me alegró mucho recibir, inmediatamente después de Pascua y a través de la nunciatura de Berlín, una respuesta personal del papa Francisco fechada el Domingo de Ramos (20 de marzo)”, escribe Küng, que agradece al Pontífice “que no me dejara con mi Llamamiento, por decirlo de alguna manera, suspendido en el vacío”; que “fuera él mismo quien respondiera, y no su secretario privado o el cardenal secretario de Estado”; y que “resaltase el carácter fraternal de su carta en español mediante el uso del encabezamiento en cursiva y en alemán “lieber Mitbruder” (“querido hermano”)“.

En opinión de Küng (que no publica la carta de respuesta papal), Francisco valoró “altamente las reflexiones que me habían conducido a publicar el volumen 5 [de mis obras completas], dedicado a la infalibilidad, en el que propongo debatir teológicamente las diferentes cuestiones en torno a este dogma a la luz de la sagrada Escritura y de la Tradición”.

“El papa Francisco no fija limitación alguna. De esta forma, corresponde a mi deseo de abrir un debate libre sobre el dogma de la infalibilidad”, subraya Hans Küng, quien concluye que “este nuevo espacio de libertad debe ser aprovechado para avanzar en el esclarecimiento de las declaraciones dogmáticas controvertidas en la Iglesia católica y la ecúmene”.

“No podía yo imaginar entonces el gran espacio de libertad que, pocos días después, abriría el papa Francisco en su exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia, añade el teólogo suizo, quien subraya cómo el Papa “no quiere seguir siendo el único portavoz de la Iglesia. Este es el nuevo espíritu que siempre esperé del Magisterio. Estoy convencido de que, por fin, también el dogma de la infalibilidad, una cuestión fundamental y decisiva de la Iglesia católica, se podrá debatir con espíritu libre, abierto y alejado de todo prejuicio”.

“Estoy profundamente agradecido al papa Francisco por ofrecernos esta posibilidad. Mi agradecimiento se une a la expectativa de que los obispos, teólogas y teólogos hagan suyo sin reservas este espíritu y colaboren en la tarea de esclarecer el dogma de la infalibilidad en el espíritu de la Escritura y de la gran Tradición eclesial“, finaliza.

Fuente El País, vía Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“Amoris Laetitia (Alegría de amor). El Papa abre una puerta”, por Xabier Pikaza

Martes, 12 de abril de 2016

lae2la-familia-en-la-bibliaLa verdad es que no compartimos su optimismo, pero aquí  queda una visión del documento papal. El problema es saber a quién abre la puerta… Hacia el final del artículo hace referencia en el punto 6, como uno de los temas “colaterales” a las personas homosexuales. El tema, querido Xabier es que ya no podemos dar un paso atrás… O se nos acoge con todos los derechos o, sencillamente se nos está expulsando de la Iglesia… No valen ya las migajas que caen de la mesa de Epulón, no vale ya que se denomine a nuestros matrimonios, reales matrimonios con otro nombre… no vale…

Del blog de Xabier Pikaza:

Nada más, pero nada menos que eso.

Ésta es la impresión que ha recibido tras la lectura de la Exhortación Postsinodal, Amoris Laetitia, del Papa Francisco sobre la familia, firmada 19 de marzo y presentada ayer (8.4.16),después de tres años de preparación y dos de Sínodo.

No me ha defraudado, aunque tampoco ha llegado a entusiasmarme como la Evangelii Gaudium, ni a removerme como Laudato Sí. Pero la puerta queda abierta, removidos los obstáculos principales que la jerarquía de la Iglesia había puesto ante el tema, para que pasen los que quieran al otro lado del amor.

La cuestión queda ahora en manos del conjunto de las iglesias y de los cristianos, que tienen la oportunidad de replegarse, quedando en lo que había (con el miedo y las prohibiciones), diciendo que para ellos todo sigue igual, pero también la de un paso en adelante, un paso al amor, para cruzar la puerta, y situarse en el gran campo de la alegría del evangelio, en gesto de libertad creadora, en este momento esencial de la vida de la humanidad.

No me ha defraudado, pues el Papa nos dice que la puerta queda abierta, que podemos pasar al otro lado, pero tampoco me ha hecho saltar de alegría, pues los grandes problemas quedan aún pendientes. Es un texto inteligente, escrito con muchísimo cuidado, quizá más importante por lo que no dice que por aquello lo que dice.

‒ Por un lado, parece aceptar (y acepta, en un plano más alto) todo lo que ha dicho el Magisterio en los últimos cincuenta años, desde la Humanae Vitae del Papa Pablo VI, 1969, hasta Juan Pablo II y Benedicto XVI… Los que quieran leer desde el pasado pueden quedarse si quieren, aferrados a la letra de un pasado triste de mucha ley, de poca libertad cristiana.

‒ Pero, al mismo tiempo, este nuevo Documento, lo sitúa todo (o casi todo) en otra perspectiva, tras la línea divisoria de las aguas, para que vayamos en otra dirección, al otro lado, sin acusaciones ni pecados, en línea de madurez personal y responsabilidad. No lo resuelve todo, quedan los grandes problemas (la valoración de la mujer, la homosexualidad, un tipo de celibato…), pero el Papa nos ha dicho que por encima de todo está la libertad cristiana, en gesto de amor.

El Papa ha hecho lo que ha podido (lo que le han dejado hacer…). Ha sido prudente, no ha querido quemar las naves, ni condenar a los que piensan de otras formas… Somos ahora nosotros los que debemos cruzar la puerta y pasar al otro lado, al lado del Evangelio, que es Amoris Laetitia, alegría de amor.

Desde ese fondo quiero ofrecer algunas rápidas reflexiones, a partir de aquello que vengo diciendo sobre el tema, al que he dedicado un largo libro titulado La Familia en la Biblia (Verbo Divino, Estella 2014).

1. Buena base bíblica, pero insuficiente

Comenzaré con una reserva general: El documento es bíblicamente positivo, pero todavía le falta mucha Biblia. En otras palabras: lo que dice es bueno, pero, a mi entender, resulta insuficiente, no sólo por lo que oculta o calla (gran parte de la problemática del Antiguo Testamento, la novedad de la ruptura y re-creación familiar de Jesús…), sino incluso por lo que dice.

Está bien el canto a la mujer el que empieza (Sal 128), pero ese canto nos sitúa en la línea de una mujer naturaleza más que ante la mujer persona, como la que aparece, por ejemplo, en los versos de M. Benedetti, Te quiero (Poemas de otros), canto del uno al otro (esposo o esposa, amigo o amiga), una recreación del Cantar de los Cantares (¡muy silenciado en este documento!).

El Papa Francisco no sabe quizá mucha Biblia, pero conoce bien la poesía y así puede decir, en nombre del varón y/o de la mujer, en un camino de amor abierto a la justicia:

«Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.
Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos».

En este campo bíblico, está muy bien el comentario al canto al amor de 1 Cor 13, que el documento ha tomado como leitmotiv, pero hay otros pasajes del evangelio y de Pablo que son más novedosos y profundos en relación a la nueva familia mesiánica.

Queda todavía por explicar y aplicar lo que Jesús dice y hace (lo que rompe, lo que crea… ) en línea de amor, según los evangelios. Por eso sigo diciendo que la fundamentación bíblica es buena, debo añadir que resulta insuficiente, y quizá sesgada (¿donde queda el celibato de Jesús, su ministerio al lado de los distintos sexuales…, donde queda la exigencia de superar un tipo de padre y madre, de hermanos y parientes, para crear una comunión distinta, una alternativa de amor….?).

2. Es buena, muy buena, la reserva del documento que no quiere definir las cosas desde arriba

El texto empieza con un reconocimiento de las limitaciones (yo diría de las equivocaciones”) de un tipo de Magisterio de la Iglesia en este campo. Bastará con citar estas frases, para entender que la puerta queda abierta

“Tenemos que ser humildes y realistas, para reconocer que a veces nuestro modo de presentar las convicciones cristianas, y la forma de tratar a las personas, han ayudado a provocar lo que hoy lamentamos, por lo cual nos corresponde una saludable reacción de autocrítica. Por otra parte, con frecuencia presentamos el matrimonio de tal manera que su fin unitivo, el llamado a crecer en el amor y el ideal de ayuda mutua, quedó opacado por un acento casi excluyente en el deber de la procreación (36).

“Durante mucho tiempo creímos que con sólo insistir en cuestiones doctrinales, bioéticas y morales, sin motivar la apertura a la gracia, ya sosteníamos suficientemente a las familias, consolidábamos el vínculo de los esposos y llenábamos de sentido sus vidas compartidas” (37).

Esto que se dice aquí es muy bueno, una puerta abierta, pero yo hubiera esperado aún más en este campo. Hubiera querido que el Magisterio hubiera perdón a los cristianos por haber legislado en temas sobre los que no tenía autoridad ni claridad (como en cuestiones de regulación de la natalidad), causando gran dolor en muchas familias, y logrando que al fin la inmensa mayoría de los cristianos no siguiera sus orientaciones.

En este campo (regulación de la natalidad) el Documento no dice nada nuevo. Simplemente constata (sin confesarlo externamente, con un estilo muy eclesial… de no negar, pero dejar a un lado) que el magisterio anterior, desde la Humanae Vitae (1968) no ha sido recibido en las Iglesia, que hay que abrir la puerta de otro modo.

De todas formas, la respuesta general de este documento me parece positiva, pues de pronto vemos que orienta y anima, pero deja en libertad a las iglesias y a los fieles, como si el gran Magisterio se retirara de la escena concreta, tras haberse metido excesivamente en ellas. Ésto es algo que quizá no se ve con claridad desde fuera, hay que saber un poco de lenguaje eclesiástico para descubrirlo… por eso habrá muchos que dirán que todo sigue igual (lo que no es cierto, pues la puerta queda abierta, para los que quieran pasar).

3. Hay cosas que no están maduras todavía.

Ciertamente, el documento se atreve a condenar una ideología llamada de “gender” (cf. num 56), pero lo hace a mi juicio sin verdadero convencimiento, porque algo hay que decir, sin penetrar en el tema, desde el evangelio. Quizá le falta el descubrimiento y desarrollo radical del valor de la persona, desde una clave mesiánica.

En esa línea resulta ejemplar la forma en que el documento valora la doctrina tradicional del Magisterio, tal como quedó fijada hasta la actualidad desde Pablo VI (el año 1968):

Es preciso redescubrir el mensaje de la Encíclica Humanae vitae de Pablo VI, que hace hincapié en la necesidad de respetar la dignidad de la persona en la valoración moral de los métodos de regulación de la natalidad […] La opción de la adopción y de la acogida expresa una fecundidad particular de la experiencia conyugal» (82).

Quien entienda un poco el lenguaje eclesiástico, sabe que aquí se está diciendo “sí, pero no”. Los principios generales de la Humanae Generis sobre la dignidad de la persona y el amor fecundo de los esposos son muy buenos…, pero su práctica no puede imponerse en la forma en que lo hacía el mismo documento de Pablo VI.

Alguien dirá que esta es una forma “jesuítica” de formular las cosas. Puede ser. Pero se trata de una forma inteligente de pasar página, admitiendo los valores generales de un Magisterio pasado, pero sin sacar las consecuencias que antes se sacaban, dejándolas estar en el pasado.

Por eso, las consecuencias que Pablo VI deducía de esa dignidad y de ese amor ya no se entienden como entonces, especialmente en lo que se refiere a la regulación de la concepción (métodos anticonceptivos). La Humanae Generis queda así como una declaración de principios, para seguir pensando en los temas, pero sin imponer sus consecuencias.

4. Queda abierta la puerta, lo importante es el camino

Este documento no ofrece en este campo ninguna palabra de condena, ninguna regulación externa. El tema queda (después de cincuenta año de dolor y de rechazo de muchos) en manos de la propia conciencia de los esposos y de la animación al amor de las iglesias… El tema queda en manos de las iglesias, de los obispos y sus comunidades, con más evangelio (¡alegría de amor!) y con mucho menos Derecho Canónica. No se trata de dar leyes, más leyes, sino de animar y acompañar a los creyentes en el camino.

Así me parece, pero me da un poco de miedo, pues quizá no haya obispos capaces de situarse en esa línea, de asumir a pie el camino, a pie de calle, a pie de vida, con olor de oveja… Muchos obispos de los que tenemos están creados para mirar y organizar desde arriba, sin entrar en el agua y el barro del evangelio, por donde andaba Jesús.

Este documento del Papa Francisco necesita obispos nuevos, nuevos pastores, que sepan de vida, de ovejas y gentes, poesía de vida, con más evangelio y menos Derecho Canónico, con más evangelio y menos miedos legales: Desde aquí se entienden las palabras principales del documento, aquellas donde alienta mejor el espíritu de Francisco, pues de trata de

“asumir el matrimonio como un camino de maduración, donde cada uno de los cónyuges es un instrumento de Dios para hacer crecer al otro. Es posible el cambio, el crecimiento, el desarrollo de las potencialidades buenas que cada uno lleva en sí. Cada matrimonio es una «historia de salvación», y esto supone que se parte de una fragilidad que, gracias al don de Dios y a una respuesta creativa y generosa, va dando paso a una realidad cada vez más sólida y preciosa. Quizás la misión más grande de un hombre y una mujer en el amor sea esa, la de hacerse el uno al otro más hombre o más mujer. Hacer crecer es ayudar al otro a moldearse en su propia identidad. Por eso el amor es artesanal” (221).

5. Planificación familiar, un tema de los esposos

Ciertamente, el Papa quiere que los matrimonios sean generosos en el don de la vida, es decir, en la comunicación del mismo amor, pero sin imposiciones externas, sin leyes dadas desde arriba. Ellos (marido y mujer) “están llamados redescubrir el mensaje de la Encíclica Humanae vitae (cf. 10-14) y la Exhortación apostólica Familiaris consortio (cf. 14; 28-35) para contrarrestar una mentalidad a menudo hostil a la vida”.

Se trata de redescubrir el mensaje profundo, no la letra de ley… Se trata de redescubrir la alegría del amor y la libertad de la búsqueda persona, con responsabilidad… a pie de vida…, volviendo así a la palabra radical del Vaticano II:

Ellos, marido y mujer, son la verdadera “ley”, como decía el Vaticano II: «Cumplirán su tarea […] de común acuerdo y con un esfuerzo común, se formarán un recto juicio, atendiendo no sólo a su propio bien, sino también al bien de los hijos, ya nacidos o futuros, discerniendo las condiciones de los tiempos y del estado de vida, tanto materiales como espirituales, y, finalmente, teniendo en cuenta el bien de la comunidad familiar, de la sociedad temporal y de la propia Iglesia. En último término, son los mismos esposos los que deben formarse este juicio ante Dios» (Gaudium et spes 50).

Ciertamente, el documento sigue citando la Humanae Vitae, diciendo que «se ha de promover el uso de los métodos basados en los ritmos naturales de fecundidad” (Num 11). Pero no dice lo que son los “ritmos naturales”, no los fija por ley. El texto abre la puerta, y recuerda lo que se decía, desde Pablo VI hasta Juan Pablo II, pero lo sitúa todo en otro campo, al otro lado de la puerta que se abre con llave de evangelio.

El Papa Francisco no se fija por ley el sentido de esos “ritmos naturales”, de manera que debemos pensar que se trata de “ritmos personales”, de líneas de evangelio, respetando la vida (es decir, el cuerpo y alma) de los esposos” (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 2370), sabiendo evidentemente que los hijos son un maravilloso don de Dios, una alegría para los padres y para la Iglesia (250)… y queriendo así que sean eso, expresión de amor y de voluntad creadora, sin fijarse en prohibiciones físicas o química.

Que sean ellos, los esposos, hombre y mujer, los que se aman, como buenos artesanos/artistas del amor, los que decidan con libertad responsable, dentro de una Iglesia que no les impone leyes desde fuera, sino que camina con ellos en el barro enamorado de la tierra, llena de la gloria de Dios.

6. Temas colaterales: divorciados, homosexuales…

Evidentemente, el documento defiende la unidad familiar, como experiencia radical de comunión entre personas, pero dice (sin que nadie se lo haya exigido) que “los divorciados no están excomulgados” en cuanto divorciados (243), lo cual significa, dentro del contexto en que se dice, que, en cuanto divorciados (si viven el evangelio) pueden participar de la comunión eucarística de las iglesias.

En esa línea, el documento pide (num 244) que se agilicen los “procedimientos de nulidad”, que de hecho, en las condiciones actuales, son procesos de “divorcio”, bajo la autoridad de los mismos obispos (es decir, de las iglesias concretas), sin necesidad de recurrir a la Santa Sede. Eso significa que las iglesias (obispados, parroquias…) son las que tienen que decidir en cada casa sin los divorciados y vueltos a casar pueden comulgar y participar en la vida entera de la Iglesia si son creyentes, que es lo que importa (Dicho sea de paso, el Papa Francisco no ha inventado aquí nada: Esto es lo que se viene haciendo en miles y miles de parroquias, desde Buenos Aires hasta Madrigalete de Abajo).

Con respecto a los homosexuales, en contra de una teoría y praxis que ha sido normal en las iglesias, el documento (num 250) pide que las familias cristianas y las comunidades acojan con respeto a los homosexuales, no para “curarles” de la homosexualidad, sino para que puedan vivir cristianamente siendo homosexuales.

“Que les acojan las familias…”, bien leído, significa que ellos mismos pueden crear sus familias; que se les acoja no como personas descarriadas, sino como signo y momento de un camino distinto dentro de la Gran Iglesia, madre y espacio de vida para todos.

Ciertamente, el documento tiene que decir que no se pueden equiparar las uniones entre dos homosexuales con el matrimonio cristiano… Pero en ningún momento critica las uniones afectivas y de comunión cristiana entre los homosexuales (251). Son uniones distintas, pueden ponerse otros nombres, pero son “uniones de valor cristiano”.

En la línea del documento, la iglesia debería no sólo reconocer esas uniones (repito, aunque no les llame matrimonios), buscando una forma de ofrecerles su “bendición”, es decir, su reconocimiento. El documento no lo dice así, pero de hecho lo presupone.

(Todo depende de la forma en que se lea el texto de ese documento equilibrista… La puerta está abierta, se trata de leer el documento desde un lado o desde el otro:

— Si se parte del hecho de que los homosexuales han de ser respetados “en familia” se está suponiendo que ellos pueden crear una familia, se llame matrimonio o no (que eso es cuestión de palabras…).

— Si se parte de decir que “no se pueden equiparar” las uniones de dos homosexuales con el matrimonio cristiano… se está diciendo que hay una diferencia (lo que es obvio…), pero se está valorando de hecho esa unión de los homosexuales, en línea cristiana…)

Mi interpretación del texto ha quedado clara en la exposición anterior).

7. Y muchas más cosas….

Muchas más cosas se pueden decir de este documento, que abre una puerta… El tema está en que las iglesias en conjunto (con sus obispos concretos) y los cristianos de a pie (¡todos vamos a pie en la Iglesia!) pasemos sin miedo al otro lado, con la alegría del amor.

Decía al principio que el documento es bueno, aunque le falta mucha más Biblia, buena Biblia (con el Cantar de los Cantares, con la opción de Jesús por los distintos, con la gran ruptura y novedad mesiánica del Evangelio….), leída desde la historia actual, desde la vida. De eso quizá seguiré hablando en otras ocasiones, desde la misma Biblia, con el Papa Francisco, abriendo la puerta del amor en la Iglesia.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.