Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Sergio Lamberti’

Curas de la Iglesia Católica ‘casan’ a parejas gays y trans en Argentina

Martes, 12 de julio de 2016

20160709_1115_sociedad_luisayjose.jpg_985645335Amor. Luisa Paz y José Coria se unieron en la parroquia Espíritu Santo, en Santiago del Estero, en 2014, tras 29 años de vida en común. El padre Sergio Lamberti los bendijo pero ella no se pudo parar frente al altar: “Dios no hace excepciones de personas”, dice.

Si bien no está autorizado por el derecho canónico, ya son varios los sacerdotes que bendicen estas uniones.

Polémica con los más tradicionales.

Escribe Gabriella Botello

Cuando Luisa Paz entró a la parroquia del Espíritu Santo, en la capital de Santiago del Estero, tuvo que hacerlo por la puerta de costado. Ella, en su vestido de novia, no podía pararse frente al altar. Es que las fórmulas nupciales tradicionales no aplicaban a ella.

No le importó: pensó en los 29 años de convivencia con José Coria, su pareja. Pensó, también, que casi tres décadas de lucha valían ese momento. Cuando dijo “Sí, quiero” el 14 de septiembre de 2014, Paz se convirtió en la primera mujer trans del país en unirse en una iglesia católica.

Desde la infancia, Paz supo que su género era distinto al que indicaba su partida de nacimiento. Su lucha comenzó siendo adolescente. “Crecer en el conservador Santiago fue muy difícil. En los 80, ser trans era motivo para ser abusada y violentada”, recuerda. Pese a las dificultades, la capital santiagueña también entrelazó los destinos de Paz y Coria, aun niños, en la casa de un amigo.

Viajar a Buenos Aires fue, para ella, una parada obligada en el proceso de convertirse en Luisa. “Cuando festejé mis 21, ya feminizada, José no lo podía creer. Entonces no pasó nada, pero los amigos ya nos burlaban con que sí”, explica.
En 2010, la pareja militó por la Ley de Matrimonio Igualitario. En 2012, Paz fue la primera en recibir de la mano de Cristina Kirchner su nuevo DNI con su identidad cambiada. Se convirtió pronto en referente de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina y empezó a trabajar en el Inadi local. El camino fue “largo y difícil”, pero 29 años después, Paz y Coria se casaron.

“Luchamos tanto por la igualdad que mi casamiento fue una culminación no sólo de mi amor, sino de las leyes que me permitieron ser eso que elegí. Pero también era importante para mí hacerlo en la fe en la que mi marido y yo nos criamos. Eso no hubiera sido posible sin el padre Lamberti”, explica la mujer. “Dios no hace excepciones de personas. La diversidad sexual no hace que uno deje de ser hijo de Dios: la Iglesia necesita la apertura de entender que todos los que profesen la fe pueden bendecir su amor”, afirma Sergio Lamberti, el párroco que bendijo la unión. Según explica el cura, si bien no se trató del sacramento matrimonial, la bendición que recibieron Paz y su marido “es lo más cercano”.

Intimado por los sectores más conservadores de la Iglesia y por el mismo Obispado de Santiago del Estero, Lamberti realizó el rito igual, abogando por una necesidad de apertura y contención de los “hermanos y hermanas trans o homosexuales”.

Sin embargo, según el derecho canónico, “que en la Argentina se rige en estos casos por el canon 843, los sacramentos no se niegan a nadie a menos que se den ciertas disposiciones que nos hagan dudar. Si una persona pide un sacramento matrimonial, y los dos son del mismo sexo, desde la antropología cristiana esto no se puede permitir”, explica el presbítero Mauricio Landra, decano de la Facultad de Derecho Canónico de la UCA. “Aunque haya filosofía que no coincide, Francisco fue muy claro en Amoris laetitia: dijo que no hay equiparación en personas del mismo sexo. Por más que sea civil, no es dogmático. Lo tuvimos que estudiar y lo presentamos en Roma, donde no lo podían creer. Y sí acompañamos y comprendemos, aunque no demos la razón”, concede el religioso.

Otros, como el padre Alfonso, al frente de una parroquia en la zona norte del Gran Buenos Aires, “se arriesgan” y consagran el amor de parejas homosexuales hace años. “No cualquiera elige hacerlo: aunque el matrimonio igualitario esté prohibido por el derecho canónico, ¿quiénes somos para negarlo?”, explica.

Sin embargo, las leyes canónicas católicas no contemplan excepciones: “Corresponde una amonestación fraterna para el sacerdote que incurre en esto, porque corre el riesgo de hacer daño a la comunidad a la que pertenece”, señala Landra. “Decir no también es dar amor”, concluye.

En 2012, Florencia de la V bautizó a sus hijos, Paul e Isabella, en la iglesia del Santísimo Sacramento. El padre Jorge García Cuerva recibió a la actriz y su marido, Pablo Goycochea, “con el pedido explícito de que la Iglesia bautice a sus pequeños según el derecho canónico”, explicó entonces el religioso. Ella declaró a la revista Gente: “Siempre fui una mina de fe, pero ser mamá me dio una conexión diferente con la vida religiosa”. Según explica Landra, en casos como el de De la V, cuyos hijos fueron gestados con un vientre subrogado pero legalmente anotados en el país, “tras pedir permiso a la autoridad de la diócesis, el bautismo se da pero no se la registra como la mamá. Se ponen los datos como solicitante”

Fuente Perfil

General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , , ,

Repudio al obispado de Santiago del Estero

Viernes, 3 de octubre de 2014

Luisa-Paz-y-José-Coria-Santiago-del-EsteroLuisa Paz y José Coria, en el registro de Santiago del Estero. (Imagen: Facebook Luisa Paz).

La Mesa Nacional por la Igualdad de Santiago del Estero está circulando una carta de repudio al obispado de dicha provincia, por las declaraciones expresadas días atrás, en contra de la bendición que el sacerdote Sergio Lamberti brindó al matrimonio igualitario de Luisa Paz y José Coria.

A continuación reproducimos el texto. Quienes estén de acuerdo con el mensaje y deseen expresar su adhesión, pueden hacerlo escribiendo un email a cartaderepudio@gmail.com.

Sobre la bendición y el amor

El día 13 de septiembre en la Parroquia Espíritu Santo de la ciudad de Santiago del Estero, el sacerdote Sergio Lamberti, hizo una celebración en la cual bendijo el amor de Luisa y José.

Ante las recientes declaraciones del obispado de Santiago del Estero en relación a este hecho, queremos aportar nuestra palabra de repudio a la discriminación y en defensa de los derechos de las personas, la diversidad y el amor.

A lo largo de la historia los avances que se produjeron en las legislaciones civiles no significaron necesariamente transformaciones en la Iglesia católica apostólica romana, que por el contrario ha sostenido posturas conservadoras, erigiéndose como propietaria de una determinada divinidad.

Los argumentos religiosos ponen el énfasis en el valor de lo natural, de aquello que sigue el curso de la naturaleza, sin la intervención humana, librando a las personas y las sociedades al campo de un devenir divino. Las decisiones y las percepciones subjetivas de las personas deberían someterse a estos mandatos. El valor de esta dicotomía entre lo natural y lo humano, se basa en la no intervención. Sorprende que se valgan de la naturaleza para sostener principios religiosos, cuando está claro que el matrimonio no tiene un origen natural, y tampoco es una invención divina.

Sin lugar a dudas la Iglesia tiene un problema con lo sexual y genital y esto se ve reflejado al menos en dos sentidos. Por un lado, por la obsesión con que busca el control de los cuerpos (sobre todo de las mujeres y trans) y por el otro, con los innumerables problemas de los sacerdotes a quienes se les exige el celibato.

La presencia en nuestras sociedades de personas que rompen los mandatos heteronormativos es creciente, en la medida que el respeto y la conquista de derechos también crece. Cada vez con más frecuencia, estamos frente a personas que no podemos encasillar en un sexo por la sola lectura de su cuerpo. Los cuerpos se modelan en libertad y ahora también es posible el cambio de identidad en el DNI. Para la celebración de un matrimonio quien quiera asegurarse que sea “entre un varón y una mujer naturalmente concebidos como tales desde el seno materno” (sic) solo podrá comprobarlo realizando un examen cromosómico, porque llegarán bautizados/as con identidades adecuadas a su autopercepción.

Luisa Paz optó ser mujer y así lo indica su documento. Ella decidió casarse con José con quien han construido un hogar y una relación de amor durante 29 años. ¿Por qué tanto conflicto con el amor? ¿Por qué los genitales son más importantes que el amor? ¿El sacramento se centra en lo sexual y no en el amor?

Una bendición es pedir que Dios “diga-bien” acerca de algo. Es pedir una protección de parte de Dios, que Dios acompañe en el camino de la vida, que Dios llene de vida los pasos que cada uno da. La iglesia podrá ser la responsable de los sacramentos en cuanto al modo de celebrarlos, pero la Iglesia no es la “dueña de Dios”. No puede impedir el pedido que Dios bendiga, porque es Dios el que lo hace, no la iglesia.

El discurso que pronuncia el obispado sobre el amor, la generosidad y la inclusión a aquellas personas que se encuentran en “las periferias existenciales” (sic) se contradice y muestra –una vez más– la hipocresía del discurso de la jerarquía católica conservadora, que no hace más que dar cuenta de sus ideas profundamente patriarcales y en consecuencia misóginas, homofóbicas, lesbofóbicas y heteronormativas, que ahondan el estigma social en sectores socialmente vulnerados. Hablando de inclusión, excluyen. Hábil sutileza en la que el discurso católico ha desarrollado una gran experticia a lo largo de los siglos.

MESA NACIONAL POR LA IGUALDAD SDE

Fuente SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Dura advertencia a sacerdotes por bendición de pareja LGBT en Argentina

Miércoles, 24 de septiembre de 2014

Luisa-Paz-y-José-Coria-Santiago-del-Estero“La única concepción de matrimonio entre bautizados es entre un hombre y una mujer”, dijo el Obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, tras el casamiento civil entre la trans Luisa Paz y Jose Coria y su anuncio de casamiento por la Iglesia

La Iglesia bendijo la unión entre una transexual y su pareja

Por Leonel Rodríguez

El Obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, Monseñor Vicente Bokalic, y su auxiliar, Monseñor Ariel Torrado Mosconi, realizaron una severa advertencia a sacerdotes locales, luego de que días atrás bendijeran al matrimonio igualitario de Luisa Paz (mujer trans) y José Coria en la parroquia Espíritu Santo de esa ciudad.

Hace unos días la noticia recorrió el país y en un primer momento se hablaba de “casamiento”, lo que fue desmentido desde la oficina de prensa del obispado local mediante un documento. El sacerdote que bendijo este matrimonio fue Sergio Lamberti, un cura muy cercano a los sectores progresistas de la provincia, trabaja con agrupaciones que luchan por la tenencia de la tierra, es parte de la Secretaria de DDHH del obispado y quien supo ser muy crítico del anterior Obispo local, Monseñor Polti Santillan, miembro del Opus Dei.

Aunque inmediatamente se aclaró que se trató de una bendición, igualmente cayó muy mal en una parte importante de la feligresía santiagueña y ante las dudas e informaciones cruzadas ambos obispos decidieron emitir un comunicado que se envió a los medios, el cual arranca diciendo que “ante lo acontecido en esta Diócesis de Santiago del Estero afirmamos lo siguiente: La íntima comunidad de vida y amor conyugal, que ha sido fundada por el Creador y provista de leyes propias, se establece sobre la alianza del matrimonio, que es un vínculo sagrado que no depende del arbitrio humano, sino que el mismo Dios es el autor del matrimonio”.

Más adelante, el comunicado indica que: “El matrimonio cristiano consiste en el acto de la voluntad por el cual el varón y la mujer, naturalmente concebidos como tales desde el seno materno, se entregan y aceptan mutuamente en alianza irrevocable por la que constituyen entre sí un consorcio para toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de los hijos. Esta alianza matrimonial fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados”.

En otro de los párrafos, el comunicado sostiene que la unión entre un hombre y una mujer es “la única concepción de matrimonio entre bautizados; y es invalida e ilícita toda otra forma de unión. Por lo cual no es posible hacer ninguna celebración religiosa que no corresponda a esta naturaleza del matrimonio”.

Seguidamente los obispos Bokalic y Torrado Mosconi advierten a los sacerdotes locales que “por el respeto debido al sacramento del matrimonio y a la comunidad de los fieles está prohibido a los pastores, por cualquier motivo o pretexto incluso pastoral, efectuar ceremonias de cualquier tipo que contradigan esta concepción del matrimonio. En efecto, tales ceremonias podrían dar la impresión de que se celebran nupcias sacramentales válidas y como consecuencia inducirían al error sobre la concepción cristiana del matrimonio”.

Por último indican que “toda persona deberá ser acogida con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará todo signo de discriminación injusta”.

Fuente: La Nación y La Gaceta

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.