Archivo

Entradas Etiquetadas ‘“Terapias” reparadoras’

El ex arzobispo de Santiago de Chile, Francisco Javier Errázuriz dice que enviaba a sacerdotes a un centro para curar la homosexualidad

Miércoles, 24 de abril de 2019

ERRAZURIZ-300x300“Es mejor que no haya sacerdotes homosexuales”, dijo. El Movilh replicó que “lo mejor es que no existan curas abusadores abusadores, encubridores, pederastas, pedófilos, homofóbicos o misóginos”

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) acusó hoy al ex arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, de “pretender usar a la homosexualidad como chivo expiatorio de los encubrimientos y abusos sexuales cometidos por sacerdotes, todo lo cual refleja su baja estatura moral”.

Lo anterior luego de que La Tercera diera a conocer hoy parte del interrogatorio al que fue sometido Errázuriz el pasado 28 de marzo por el fiscal Jorge Escobar, quien investiga los abusos sexuales perpetrados por curas y el encubrimiento de los altos jerarcas de la Iglesia Católica.

Es mejor que no haya sacerdotes homosexuales. No está excluida una persona que domine totalmente su homosexualidad, pero la mayoría quiere tener la certeza de serlo y hacen actos de homosexualidad”, señaló Errázuriz al ser consultado sobre la supuesta incompatibilidad entre la orientación sexual diversa y el ejercicio sacerdotal.

En otra parte, Errázuriz reconoció incluso que en el pasado envió curas al Centro Terapéutico Alberione de Guadalajara, donde, a su juicio, se trataba “a sacerdotes en casos de alcoholismo que eran homosexuales y conductas indebidas (…) Eran medidas terapéuticas, son de sanación.

El Movilh replicó que “lo mejor para la sociedad, y por cierto para la Iglesia, es que no existan curas abusadores, encubridores, pederastas, pedófilos, homofóbicos o misóginos. Ellos, y no la orientación sexual de las personas, son los responsables de delitos, de atropellos a los derechos humanos y de la decadencia en la cual se encuentra la Iglesia Católica”.

Para el vocero del Movilh, Óscar Rementería, resulta “alarmante el descaro homofóbico de Errázuriz, al pretender mezclar los abusos sexuales con la orientación sexual de las personas. Ello solo explicita su odio contra las personas LGBTI y, por sobretodo, sus inmorales estrategias para confundir a la opinión pública y responsabilizar a una orientación sexual natural de las personas con delitos que han dañado las vidas de miles”.

A juicio de Rementería, lo expuesto “es evidente cuando Errázuriz mezcla a la homosexualidad con “conductas indebidas” que debían, a su juicio, sanarse en el Centro Terapéutico Alberione. Pues bien, en primer lugar debe aclararse que toda terapia reparativa de la homosexualidades es considerada una tortura por la Organización Mundial de Salud. En segundo lugar, el mencionado Centro Terapéutico fue más bien un lugar para encubrir y brindar apoyo emocional a los curas pederastas, entre 1989 y 2001, según señaló en 2016 el propio cardenal mexicano Juan Sandoval Íñiguez, también conocido por su virulenta misoginia y homofobia”.

“En su desesperado, confuso y poco creíble declaración, Errázuriz no trepida en identificar culpables donde hay inocentes y sindicar como inocentes a los verdaderos abusadores. En otras palabras, su confusión intencional entre víctimas y victimarios explicita su motivaciones siniestras y perversas que contravienen la universidad de los derechos humanos”, puntualizó Rementería.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente MOVILH/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

El Obispado de Alcalá practica terapias ilegales para “curar” gais

Jueves, 4 de abril de 2019

reig-plaDe este especímen que es el obispo de Alcalá ya hemos visto su reiterada homofobia…

Madrid abre una investigación al Obispado de Alcalá

La Iglesia Católica continúa su cruzada homófoba contra el colectivo LGTBI. Cuando aún no nos hemos “recuperado” de la entrevista de Salvados en la que el actual Papa decía que cuando los padres detecten “cosas raras” en sus hijos, deben ir a un profesional, eldiario.es publica hoy una exclusiva en la que demuestra que el Obispado de Alcalá celebra cursos para curar la homosexualidad.

El Obispo de Alcalá es un viejo conocido por el colectivo, y no por nada nuevo. Famosas y bochornosas son sus frecuentes ataques hacia los homosexuales, algunas retransmitidas en la televisión pública de España. Pero ahora ha dado un paso más y ofrece cursos para curarnos.

Estas “terapias” o las hace él directamente (aunque seguro que no le importaría). Un periodista de Eldiario.es, Ángel Villascusa, se ha hecho pasar por un chico con dudas sobre su sexualidad y ha descubierto que en el Centro de Orientación Familiar Regina Familae (del Obispado) se ofrecen terapias para “curar” la homosexualidad. La homosexualidad no tiene cura (la homofobia, sí), pero además es ilegal según el artículo 70.4c de la Ley de Protección Integral contra la LGTBfobia de la Comunidad de Madrid y está penado con multas de más de 45.000€.

Tal como explica Villascusa en su investigación, la supuesta terapeuta (que dice ser Doctora en Biología -¡como Margarita la de la Cope!- y no está registrada en el Colegio de Psicólogos -vamos, que no es nadie para dar terapia de nada-) confirma que su intención es que el chico deje de ser homosexual, recomendándole cosas tan lógicas como dejar de ver pornografía o hacer más deporte.

Este audio es una de las pruebas que eldiario.es ha ofrecido. A pesar de las evidencias, el Obispado de Alcalá considera que es un “noticia falsa”, “un montaje teatral construido ad hoc, en el que un periodista, haciéndose pasar por un joven que quiere cambiar su orientación, pide ayuda y orientación en primera instancia, para provocar después una conversación manipulada referida a la ideología de género y su amparo legislativo”.

El reportaje de eldiario.es relata como un periodista se hace pasar por “un joven que quiere cambiar su orientación” y acude a una sesión de terapias ofrecida “para ‘curar’ la homosexualidad” en el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae, y que el Obispado considera que se trata de formación “educativo-sexual (educación en el amor)” y no “terapias reparativas”.

El Obispado no niega ni reconoce que realice pseudoterapias ‘reparativas’ para interferir en la orientación sexual, aunque subraya que “no renuncia a acoger y acompañar a las personas que libremente lo solicitan”, de forma “integral, pastoral y espiritual” y “a la luz de la Palabra de Dios y del Magisterio de la Iglesia Católica”.

Toda la “terapia” (como demuestran los documentos que desde una cuenta de mail del Obispado le hacen llegar a Villascusa tras la sesión) se basa en las locas teorías del fallecido Joseph Nicolosi , que fundó la Asociación Nacional de EE.UU. para la Investigación y Terapia de la Homosexualidad .

Reig Pla y el Obispado de Alcalá, durante la sesión a la que acudió Villascusa, la Terapeuta llegó a reconocer que lo que estaba haciendo era un acto de “LGTBfobia cognitiva“. O, básicamente, que no es que sea homófoba, es que la ley dice que lo que hace es homófobo y por lo tanto es homófoba.

Mail-pseudoterapia-remitente-cuenta-obispado_EDIIMA20190401_0805_5

Y por ese acto de “LGTBfobia cognitiva” podría “ir a la cárcel“. Y es que  B.V. (que es veterana colaboradora de Reig Pla, ya trabajó en la diócesis de Cartagena cuando Pla era allí obispo) no tiene titulación para dar los “consejos” que da y, además, está contradiciendo al Consejo General de Psicología de España que considera las “terapias de conversión” un método “anticientífico y peligroso” que suele derivar en problemas de ansiedad, depresión y suicidio. ¿Podría decirse entonces que, de alguna manera, B.V. está cobrando un sueldo del Obispado para, básicamente, matar gays? ¿Un Obispado que se beneficia de un trato fiscal que, básicamente, le acaba regalando dinero público? ¿Estamos financiando entre todos las “terapias de conversión” que acaban matando a hombres gais?

Desde el Obispado de Reig Pla han reconocido que existen esas sesiones, pero afirman que en ningún caso se trata de “terapias reparativas“, que son sesiones de “acogida y acompañamiento de personas que acuden a nosotros” y reciben formación “educativo-sexual (educación en el amor)“.

Y todo esto ocurre mientras mientras algunos le quitan hierro a las declaraciones del Papa en Salvados sobre consultar a un “profesional” si se tiene un hijo homosexual porque míralo qué moderno y qué en contra de la pederastia en la Iglesia está y qué bien pregunta Jordi Évole.

Podemos y FACUA ya han presentado denuncias contra el obispado porque estos cursos van en contra de la ley contra la LGTBfobia de la Comunidad de Madrid, quienes ya han explicado que investigarán el caso por si constituye delito. La multa puede ser de hasta 45.000 euros.

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente AmbienteG/HazteQueer/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Presentan en Reino Unido proyecto de Ley que impone multas de 5.000 libras a quienes ofrezcan terapia de conversión gay

Martes, 26 de marzo de 2019

Geraint-Davies-MP-for-Swansea-West-has-called-for-a-full-inquiry-into-the-death-of-Eyob-Terefa-on-September-14El diputado laborista Geraint Davies (en la fotografía) ha publicado un proyecto de ley que penalizaría la terapia de conversión y dejaría a los médicos con una multa de 5.000 libras esterlinas por violarla.

El político laborista publicó el martes (19 de marzo) el proyecto de ley sobre Consejeros y Psicoterapeutas (Regulación) y Terapia de Conversión, que tipificaría como delito penal el intento de “curar” a los homosexuales en Inglaterra y Gales.

Según el proyecto de ley, sería un delito intentar “cambiar la orientación sexual o identidad de género de una persona, o suprimir la expresión de orientación sexual o identidad de género de una persona” basándose en el supuesto de que “cualquier orientación sexual o identidad de género es inherentemente preferible a cualquier otra”.

El proyecto de ley también tipificaría como delito el hecho de que una persona “finja ser un consejero o psicoterapeuta” sin poseer las cualificaciones pertinentes y sin estar inscrita en el Consejo de Profesiones de la Salud y el Cuidado de la Salud (Health and Care Professions Council).

Las personas que violen la ley propuesta, que es similar a las leyes que existen en 15 estados de EE.UU., serían culpables de un delito que podría acarrear una multa máxima de 5.000 libras esterlinas.

Davies, el diputado por Swansea West, dijo a PinkNews: “Mi proyecto de ley faculta al gobierno para cumplir con las promesas del plan de acción LGBT 2018, criminalizando la terapia de conversión y permitiendo a la gente responsabilizar a los profesionales. Es chocante que al 7 por ciento de las personas LGBTQIA+ en el Reino Unido se les haya ofrecido o se hayan sometido a terapia de conversión. Se ha comprobado que las prácticas que buscan’curar’ o corregir la orientación sexual o la identidad de género de las personas tienen un impacto perjudicial en la salud mental de las personas a las que se pretende tratar con algunas víctimas que experimentan un trastorno de estrés postraumático a largo plazo como resultado de ello. Es hora de que esta práctica abusiva sea reconocida y castigada como un delito.”

El diputado lleva años haciendo campaña para que se tomen medidas al respecto.

En junio de 2018, el gobierno del Reino Unido publicó un Plan de Acción LGBT que incluía el compromiso de “presentar propuestas para poner fin a la práctica de la terapia de conversión en el Reino Unido”. El plan decía que el gobierno “consideraría plenamente todas las opciones legislativas y no legislativas para prohibir la promoción, el ofrecimiento o la realización de terapias de conversión”. Sin embargo, el gobierno aún no ha presentado propuestas más detalladas.

En una entrevista con PinkNews en febrero, la baronesa Williams, ministra de Igualdad, dijo: “Toma diferentes formas, terapia de conversión, no es algo sencillo, y estamos investigando, investigando cuáles son las soluciones adecuadas, tanto en el espacio legislativo como en el no legislativo. No me adelantaré, pero es muy posible que la legislación se presente.”

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Cromosomax/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Superviviente de “cura gay” explica cómo la terapia de conversión lo llevó a intentar suicidarse

Lunes, 18 de marzo de 2019

BBTWmc4.imgUn adolescente que fue sometido a una terapia de conversión gay ha hablado sobre cómo fue impulsado a intentar suicidarse.

Nathan Dalley, de 19 años, habló el jueves 21 de febrero cuando el grupo de derechos LGBT+ Equality Utah se unió a los legisladores del estado para buscar la prohibición de esta práctica.

El adolescente explicó que salió del armario como gay en la escuela a la edad de 16 años, y que se sentía “muy cómodo sólo con salir y abrirse”, pero que tuvo una experiencia “mucho menos cómoda” cuando salió del armario en casa y en la iglesia.

Dalley comenzó a luchar con la respuesta a su sexualidad y fue enviado a un terapeuta de conversión basado en la fe.

“El terapeuta me enseñó que yo era indigno de Dios”. Recordó: “Cuando fuimos al consultorio, el terapeuta me preguntó: ‘¿Cuál es tu meta en todo esto?’ El adolescente explicó que los esfuerzos de la terapia de conversión se centraron en animarlo a dejar de ser afeminado y a practicar más deportes. Dalley dijo: “El terapeuta me dijo: ‘Tu voz es demasiado afeminada, no tienes fuerza en la parte superior del cuerpo, no les gustarás a las niñas si no tienes fuerza en la parte superior del cuerpo, estás demasiado delgado’. Había un momento en el que llevaba una banda elástica en la muñeca, y la golpeaba cada vez que pensaba en un hombre o en un chico.”

Añadió: “En lugar de enseñarme a sobrellevar las cosas para ayudarme a aprender a amarme a mí mismo tal como soy, siguieron el enfoque de enseñarme que mi sexualidad era algo que debía ser borrado, y que no era algo en lo que valiera la pena estar ante el Dios en el que me enseñaron a creer”.

Los intentos de Dalley de curarse a sí mismo de la atracción hacia el mismo sexo terminaron en un fracaso y un intento de suicidio: “Una noche estuve acostado en mi cama, mirando mi techo. Me sentía desanimado y decepcionado conmigo mismo, porque pensaba que era mi culpa que la terapia no funcionara, que no me esforzara lo suficiente. Me sentía imperfecto. Pensé, si muero resucitaré siendo perfecto, así que esa noche tomé un montón de pastillas. Afortunadamente, me desperté a la mañana siguiente. Otros chicos como yo no tienen tanta suerte“.

El adolescente continuó: “Los terapeutas como ellos son los que causan que las personas y los jóvenes LGBTQ, especialmente, se suiciden. Cuando se trata de la terapia de conversión, la gente a menudo tiene la idea equivocada de que es algo que está en el pasado, pero lo único que ha cambiado con la terapia de conversión es que son mucho más sigilosos con la forma en que lo hacen. A pesar de que no te lastiman físicamente, causan daños psicológicos y emocionales profundos a personas como yo, aún hoy en día. No es una terapia legítima, es manipulación. Esta es una práctica que tiene que parar”.

Un informe reciente del Reino Unido encontró que dos quintas partes de los supervivientes de la terapia de curación gay habían considerado el suicidio, y una quinta parte había intentado suicidarse.

15 estados de los Estados Unidos tienen leyes que prohíben la terapia de curación gay para menores.

El senador estatal de Utah Daniel McCay y el representante Craig Hall, ambos republicanos, presentaron un proyecto de ley para prohibir la práctica el jueves 21 de febrero.

La Iglesia Mormona, que domina la política en Utah, ha acordado no resistirse al proyecto de ley, que incluye algunas protecciones a la libertad religiosa para “miembros del clero o consejeros religiosos”.

El director ejecutivo de Equality Utah, Troy Williams, dijo: “Durante décadas, los habitantes LGBTQ de Utah han estado sujetos a los dañinos y fraudulentos esfuerzos de la terapia de conversión, y tristemente sigue ocurriendo. Todavía nos encontramos con jóvenes a los que se les dice que pueden cambiar su orientación sexual o identidad de género, y los impactos son devastadores. Agradecemos al Representante Hall y al Senador McCay por patrocinar este proyecto de ley para proteger a nuestra juventud. Estamos agradecidos de que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días reconozca los daños de la terapia de conversión y haya denunciado la práctica.”

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente PinkNews/Cromosomax/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) , , , , , , , , ,

Psiquiatra trató de “curar gays” teniendo sexo con ellos

Sábado, 23 de febrero de 2019

DC8D4000-36B0-451D-9B26-1D9B326F0893Un terapeuta canadiense, que creía que la homosexualidad era un “desorden” que necesita ser curado, fue encontrado culpable de tener sexo gay con sus pacientes – los mismos que él estaba tratando de “curar” de la homosexualidad.

El Dr. Melvyn Iscove, un psiquiatra de Canadá, ha sido declarado culpable de conducta sexual inapropiada, según informa Metro. Según la decisión del regulador médico de Ontario, el médico tenía “especial interés en el tratamiento de pacientes con problemas relacionados con la homosexualidad”.

Desde finales de los años 80, y durante tres décadas, el médico tuvo sexo oral con dos de sus pacientes, así como sexo anal con uno de ellos – en su consultorio, durante sus sesiones de terapia. Uno de los pacientes tenía 18 años en ese momento y el otro 20.

El primer paciente, que comenzó a ver al Dr. Iscove por depresión y problemas de ansiedad, se vio a sí mismo como heterosexual, hasta que Iscove le dijo que estaba “cubriendo” su homosexualidad. El paciente quería entonces “experimentar” con una pareja gay, y el médico se ofreció.

 El comité suspendió la licencia del Dr. Iscove, pero él niega las acusaciones y planea apelar la decisión. ¿No te parece una auténtica locura tratar de “curar gays” con sexo gay?

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Centros evangélicos británicos realizan terapias para curar gays

Jueves, 15 de noviembre de 2018

california-terapias-conversion-fraude-696x473Lamentablemente, es imposible dejar de escribir sobre noticias que nos ponen los pelos como escarpias. Noticias que pone bien claro cuanto camino queda por recorrer, y cuanta homofobia queda todavía en el mundo. H os tenemos que hablar de una vergonzosa terapia para curar gays que venden algunas iglesias evangélicas británicas.

Un programa de investigación de la televisión británica ITV ha conseguido infiltrarse en una de esas aberrantes terapias, grabando un proceso en un centro religioso de Kent. Durante la terapia, que más se parece a un exorcismo que a otra cosa, además de asegurar que ‘Dios puede curar a los gays’, se compara la homosexualidad con la propaganda nazi.

Durante la sesión, el pastor que la dirige también asegura que ‘Tu sexualidad está toda en tu cabeza, que ha caído bajo el control de Satán’, además de acusar a los medios de comunicación de la expansión de la idea de que ser gay es algo aceptable.

En las imágenes pueden verse cómo la ‘ceremonia‘, que dura entre 20 minutos y tres horas, oraciones en distintas lenguas y toda clase de aspavientos y rituales para curar a los gays que caen en sus manos. Por lo visto, esta terapia no solo se celebra en este centro religioso de Kent, sino que se está aplicando también en otros centros evangélicos del Reino Unido.

Imágenes que parecen sacadas de otra época que deberían ser vistas por todas esas personas que todavía se preguntan que por qué tenemos que celebrar el Orgullo LGBTI.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Más información | La Sexta, vía Ambiente G/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Su familia le echa de casa por ser gay y su profesora le salva la vida

Viernes, 3 de agosto de 2018

seth-owen-gofundme-2-650x433Seth Owen, de 18 años, podrá ir este año a la Universidad, el sueño de su vida, gracias a Jane Martin, su profesora de biología.

Un día, el padre de Seth revisó su móvil y encontró una fotografía suya con otro chico “nada inapropiado”, dice él mismo, y le interrogaron durante más de media noche para determinar que era gay y que necesitaba ir a terapia de conversión para dejar de serlo. Solo tenía 16 años y pasaba a ser uno de los más de 20.000 menores de edad que son obligados a someterse a esta “cura gay”.

Me enviaron a un consejero cristiano. Estaba claro que su intención era que me fuera directo a la terapia. No fue como un campo de conversión, pero definitivamente fue una terapia de conversión en la que trataron de alentar las tareas masculinas estereotipadas y cosas así.

Finalmente, acabó convenciendo a sus padres para dejar la terapia pasados unos meses pero el último año vivido con ellos se volvió insoportable.

Solo hubo incidente tras incidente. Hablaron muy negativamente sobre la comunidad LGBTQ+. Dijeron que los homosexuales no servían en la Iglesia.

Seth esperó verlos cambiar de parecer en numerosas ocasiones pero eso no ocurrió. Llegado el momento sus padres le dijeron “o nuestra Iglesia o fuera de casa” y su opción no pudo ser otra que abandonar su hogar.

Lo peor fue que estaba haciendo las maletas, y estaba saliendo por la puerta, y esperaba que mi madre se interpusiera en mi camino. Tenía la esperanza de que dijera: ‘Amo a mi hijo más de lo que amo a mi religión’.

Pasó meses durmiendo en casas de amigos y trabajando a jornada completa para subsistir y cuando al fin llegó una carta que decía que estaba admitido en Georgetown su decepción llegó a límites insospechados, pues si no podía mantenerse en el instituto cómo iba a hacerlo en la universidad.

seth-owen-gofundme-3-650x433

Y aquí es donde aparece Jane Martin, su profesora lesbiana que se había casado con su mujer hacía poco y donde Martin fue invitado a llevar los anillos. Comenzó una campaña de crowfounding en GoFundMe y no creerás el resultado.

El 18 de junio, comenzó la página de GoFundMe con un objetivo de 20.000 dólares y un mensaje de llamada a la solidaridad del colectivo LGTB.

Sé que el objetivo parece poco realista y las circunstancias no son ideales, pero también sé que las comunidades pueden hacer que lo imposible sea posible. Es el mes del orgullo y abundan los arcoíris en todo el mundo. Ayúdame a traer un arcoíris en medio de la tormenta de Seth.

seth-profesora-dona-dinero-universidad

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidadPosibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Oveja Rosa/Cristianos Gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

La ministra de salud de Australia pide que se abra una investigación sobre las terapias de conversión

Lunes, 21 de mayo de 2018

7953318-3x2-940x627La ministra de salud de Australia pide que se abra una investigación sobre las terapias de conversión y se lleve a juicio a las personas que realizan estas prácticas tras conocer el testimonio de una víctima. 

Tras conocer el testimonio de una persona que ha sido sometida a las terapias de conversión, la ministra de salud del Gobierno australiano, Jill Hennessy, pide formalmente al comisionado de quejas de salud que se abra una investigación sobre la práctica «altamente dañina» y «aborrecible» con las que se pretende «curar» la homosexualidad. «He recibido correspondencia de una víctima de las prácticas de la llamada ‘terapia de conversión gay’ e ‘ideología ex gay’ (…). Las víctimas de la práctica han mostrado malos resultados de salud mental y física. Algunos han perdido trágicamente sus vidas al suicidiarse», declara la ministra en su carta dirigida al comisionado de salud este jueves, 17 de mayo.

«Los victorianos que han sido perjudicados a través de estos grupos de desalmados deben ponerse en contacto con el comisionado de inmediato para que se puedan detener estas prácticas ilegales y se procese a los practicantes», pide la ministra con el objetivo de que se pueda investigar a estos denominados terapeutas y poder procesarlos judicialmente. Esta petición de investigación se produce solo dos semanas después de que el presidente del Partido Liberal Victoriano, Michael Kroger, detuviera una moción sobre la terapia de conversión gay en la reunión del consejo de estado del partido.

Una encuesta reciente de La Trobe University de Melbourne, realizada con 76 personas de entre 16 y 25 años de edad, revela que la mayoría de las personas jóvenes que pertenecen a la comunidad LGBT tienen miedo de ser discriminadas si denuncian crímenes de odio a la policía de Victoria. Por otro lado, más de 360 oficiales encuestados reconocieron que las personas LGBT con las que han interactuado en alguna ocasión muestran indicios de tener miedo de ser expuestas y sufrir discriminación.

«Sabemos que, para los jóvenes, ser reconocidos, tenidos en cuenta y valorados por lo que son es vital para su sentido de autoestima y contribuye a su voluntad de involucrarse con la policía», reconoce Stuart Bateson, comandante de la división de comunidades prioritarias de la policía, quien asegura que la policía de Victoria está trabajando para mejorar su relación con la comunidad LGBT.

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido en diciembre de 2016. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, actualmente en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó “colar” una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que por ejemplo contemplaba este aspecto).

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace ahora un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidadPosibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Una universidad de Malasia celebra un concurso de carteles para “convertir” alumnos gays en heterosexuales

Martes, 10 de abril de 2018

640x0-youtube-srtfsfj-o5m-una-universidad-de-malasia-celebra-un-concurso-de-carteles-para-convertir-alumnos-gays-en-heteroseuxalesDenuncian que una universidad de Malasia celebra un concurso de carteles para fomentar la «conversión» de alumnos homosexuales o bisexuales en heterosexuales al considerar que tienen «trastornos en la orientación sexual». Actividades que los alumnos LGBT aseguran son habituales en el entorno universitario.

Denuncian que desde el Ministerio de Educación de Malasia se promueve la celebración de foros como Back to Fitrah, realizado el pasado 24 de marzo por la Asociación de Estudiantes Musulmanes en la Universidad de Ciencias de Malasia (USM por sus siglas: Universiti Sains Malaysia), una de las más antiguas instituciones educativas del país, cuyo campus se encuentra en la isla de Penang, en la que promueve la «conversión» de aquellos alumnos que consideran tienen «trastornos en la orientación sexual» a través de acciones como un concurso de carteles para animar a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales a «regresar a sus instintos naturales».

«La comunidad LGBT es lo suficientemente valiente como para hacer sus programas abiertamente», declara Ernest Mah, estudiante universitario de 21 años de edad, señalando que este tipo de iniciativas forman parte de un «patrón de conversación» en las universidades de Malasia. Un país en el que la orientación sexual no heterosexual sigue siendo tabú y su cuyo código penal castiga las relaciones entre personas del mismo sexo, que considera «contra el orden de la naturaleza», y conlleva penas de hasta 20 años de prisión, multas y hasta azotes.

«Una cosa que puedes hacer para que tu corazón se sienta tranquilo» es decir «gracias a Alá, ‘Allahu Akbar’, ‘Allah es grandioso’, y eso te hará sentir paz», declara Fatimah Jamaludin, una de las ganadoras del concurso de carteles, explicando que sólo quiere entender mejor a sus compañeros para ayudarles a sentir paz. En su cartel, una mano se dibuja pasando cuentas de oración Tasbih a otra usando un brazalete de color del arco iris. «Dios condena a quien practica la sexualidad» o «haz algo según tu mente y no tu alma, porque el alma viene con deseos, y los deseos te llevarán al mal» son las premisas que se promulgan en otros carteles.

640x0-noticias-cartel-para-promover-al-conversion-de-gays-en-malasiaCartel para promover al «conversión» de gays en Malasia – Foto: Uso permitido

Desde 2012 las autoridades celebran seminarios en los que se enseña a padres y profesores a detectar signos que revelen la homosexualidad de los niños. Un programa de concientización celebrado por el Departamento de Desarrollo Islámico de Malasia (Jakim) el año pasado en la universidad, provocó críticas por invitar solamente a los musulmanes que habían «dejado» de ser homosexuales, excluyendo a quienes todavía no lo habían hecho y desde febrero del año pasado fomentan oficialmente las terapias de conversión, mientras que hace sólo dos meses un periódico publicaba una guía sobre «cómo reconocer a un gay», desatando la controversia al poner incluso en riesgo la integridad de las personas.

Estas medidas han ido marginado paulatinamente los eventos y actividades a favor de la comunidad LGBT, llegando algunos grupos a recibir amenazas y ser víctimas de violencia por la presión de los sectores más conservadores. «Nadie puede tocar la religión aquí (…) Trabajé muy duro para ingresar a esta universidad. Realmente no quiero ser expulsada», declara otra alumna de la universidad que prefiere permanecer en el anonimato por temor a sufrir represalias de sus padres o de la propia universidad.

Malasia: economía emergente… y LGTBfobia política y social

Malasia, una de las economías emergentes del sudeste asiático, es un país de variada composición étnico-religiosa, aunque de mayoría musulmana, en el que conviven leyes civiles, de obligado cumplimiento para todos, y leyes islámicas, de aplicación a los ciudadanos musulmanes. Las relaciones homosexuales, en cualquier caso, son ilegales y se castigan con penas de hasta 20 años de cárcel. De hecho, allá por 2011 nos hacíamos eco de las intenciones de varios líderes musulmanes malasios de endurecer las medidas contra la homosexualidad y en 2015 el primer ministro, Najib Razak, comparaba a las personas LGTB con el Estado Islámico, alegando que carecen de derechos humanos.

640x0-noticias-cartel-para-promover-al-conversion-de-gaysCartel para promover al «conversión» de gays en Malasia – Foto: Uso permitido

La LGTBfobia social y política imperante en Malasia ha llevado, de hecho, a situaciones que rozan el absurdo, y que hemos recogido en esta misma página. El pasado mes de febrero, en un vídeo promovido por el Departamento de Desarrollo Islámico de Malasia, se sugería a los homosexuales que “aprender” a ser hetero es igual que iniciarse en la equitación. Otros ejemplos son el anuncio de censura de programas con personajes homosexuales; la censura de una escena de La Bella y la Bestia y de una canción de Lady Gaga o la cancelación de un Festival que se celebraba desde 2008 para promover el respeto a la diversidad sexual. Especialmente preocupante fue lo sucedido en 2012, cuando un joven gay musulmán recibió amenazas de muerte por difundir un vídeo en el que animaba a otros homosexuales a salir del armario.

En junio de este año, conocíamos la muerte de un adolescente, T. Nhaveen, después de cinco días en coma y sufrir una dura agresión de carácter homofóbica que le había dejado con varias heridas y quemaduras en la espalda, además de ser sodomizado con una barra. T. Nhaveen, de dieciocho años de edad, había quedado con su mejor amigo, T. Previin, de 19 años de edad, el sábado, 10 de junio, alrededor de las 11 de la mañana en una hamburguesería de Gelugor, un zona residencial de George Town, en Penang, para celebrar que iba a comenzar su vida como estudiante de música en Kuala Lumpur, pero falleció el jueves, 15 de junio, tras ser víctima de una dura agresión homofóbica que le deja en coma durante cinco días. Un episodio más de bullying homofóbico que en esta ocasión había consternado a la sociedad de Malasia por su dureza y violencia. Ante este escenario, podría pensarse que un suceso tan terrible como este debería servir de acicate para que el respeto a la diversidad gane posiciones en Malasia. Mucho nos temíamos que no iba a ser así, a la vista del hecho de que los mismos medios locales y autoridades que han reaccionado con horror ni siquiera precisan que el acoso que el joven sufría era de naturaleza homofóbica. Esperemos, al menos, que se haga justicia con los asesinos de  T. Nhaveen.

Y para corroborarlo, en julio radicales religiosos de Malasia e Indonesia se rebelaban contra Starbucks por su apoyo al colectivo LGBT… Y hoy, nos enteramos de esto…

Fuente Universogay/Cristianos Gays
Foto: Youtube

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , ,

Los estados de Maryland y Washington se unen a la prohibición de las terapias de conversión

Lunes, 9 de abril de 2018

noticias_file_foto_761066_1396626239La Cámara de Representantes de Maryland vota a favor de una ley para prohibir las terapias de conversión, siguiendo los pasos del estado de Washington, cuyo gobernador aprobaba la una ley equivalente la semana pasada. 

En una votación celebrada este miércoles, 4 de abril, los legisladores del estado de Maryland votan a favor de prohibir que terapeutas y profesionales sanitarios practiquen las denominadas «terapias de conversión homosexuales» a menores de edad después de que la Delegada Republicana, Meagan Simonire, desvelara el sufrimiento personal que había padecido cuando siendo adolescente sus padres reaccionan buscando este tipo de soluciones para ella tras salir del armario. De esta manera Maryland sigue los pasos del estado de Washington, cuyo gobernador, Jay Inslee, firma la misma prohibición la semana anterior.

El gobernador de Maryland ratificará la ley contra las terapias de conversión

«Este tema no es sobre republicanos o demócratas ni conservadores o liberales. No se trata de valores religiosos. Se trata de la decencia humana básica. Se trata del hecho de que es imposible arreglar algo que nunca se rompió en primer lugar», declara Simonaire antes de la votación en la Cámara de Representantes, en la que el proyecto de ley 95-27 quedaba a probado. Si bien unos días antes el padre de Simonaire, Bryan Simonaire, senador estatal, votaba en contra de esta medida, advirtiendo que obligaría a los jóvenes que quieren asesoramiento a buscar la ayuda de profesionales sin licencia, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, ya ha adelantado que tiene la intención de ratificar esta ley con su firma.

«Si este proyecto de ley aleja que incluso sólo un niño no tenga que pasar por eso, valdrá la pena compartir hoy mi historia con ustedes», asegura Simonaire después de relatar el «significativo dolor, autodesprecio y profunda depresión» que supuso para ella el simple hecho de que sus padres buscaran terapeutas que pudieran «arreglarla» una vez les desvela que se siente atraída por una persona de su mismo sexo cuando es adolescente.

Las terapias de conversión están ampliamente desacreditadas por las asociaciones médicas y de salud mental como la Organización Mundial de Psiquiatría, que las condenaba oficialmente hace dos años. Con esta ley se califican estas terapias como conductas no profesionales, lo que llevaría a quienes las practiquen a enfrentarse a medidas disciplinarias por parte de la junta estatal de licencias.

Washington prohibe las terapias de conversión

«Hoy prohibimos el abuso de nuestros hijos (…). Siempre hemos creído en los derechos civiles en nuestro estado. Creemos en la tolerancia para todos», declara el gobernador de Washington, Jay Inslee, tras firmar la semana anterior el proyecto de ley que prohibe a los terapeutas con licencia aplicar las terapias de conversión a menores de edad, que entrará en vigor el próximo mes de junio. Los terapeutas que infrinjan esta nueva medida se enfrentan a sanciones que van desde multas económicas hasta la revocación o suspensión de su licencia, medidas que no afectarán significativamente a aquellos asesores sin licencia que trabajan habitualmente con organizaciones religiosas sigan aplicando estas denominadas terapias.

Esta nueva ley envía «un mensaje profundo a las personas LGTBQ en todas partes que son amadas, valoradas y protegidas por la ley», declara Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaing en Washington, que se una a otros 10 estados que ya han prohibido las terapias de conversión.

Con esto, en Estados Unidos, las terapias de conversión a menores están prohíbidas ya en 12  estados, y Seattle, la mayor ciudad de Washington, lo hizo en el 2016. Conneticut, Nevada Rhode Island eran los últimos estados en prohibir este tipo de terapias, después de que lo hicieran Vermont, California, Nueva Jersey, Oregon, Nuevo México, Illinois, Nueva York y Washington D.C., así como el Distrito de Columbia y la ciudad de Cincinnati. Colorado va camino de seguir sus pasos, así como también se han presentado proyectos de ley similares en Idaho y Pensilvania. Además, California se plantea juzgar como prácticas fraudulentas las “terapias” para curar la homosexualidad. Sin embargo, según un informe del Instituto Williams de la Facultad de Derecho de la Universidad de California, se estima que 698.000 personas han intentado cambiar su orientación sexual o identidad de género en algún momento de su vida de los que 350.000 han recibido tratamiento como adolescentes.

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido en diciembre de 2016. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, actualmente en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó “colar” una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que por ejemplo contemplaba este aspecto).

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace ahora un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Irlanda y el Reino Unido avanzan hacia la prohibición de las “terapias” de conversión

Jueves, 22 de marzo de 2018

california-terapias-conversion-fraude-696x473Dos nuevos países europeos podrían unirse en los próximos meses a la lista de territorios que prohíben las “terapias reparadoras” o de conversión. Intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas y contra las ya antes se han pronunciado numerosas organizaciones profesionales. En el Senado irlandés ya se ha presentado un proyecto de ley con apoyo multipartito para vetarlas. El proceso se encuentra en un estado más preliminar en el Reino Unido. Tras oponerse hace un año, el Gobierno de Theresa May ha anunciado ahora que está analizando posibles fórmulas para ilegalizar estas prácticas.

Prosigue la tendencia hacia la proscripción de las “terapias” reparadoras o de conversión. Tanto Irlanda como el Reino Unido han dado pasos en las últimas semanas en esta dirección. La situación se encuentra en un estadio más avanzado en el caso irlandés. 21 senadores, pertenecientes a diferentes formaciones (Sinn Féin, Fianna Fáil, laboristas, verdes e independientes) han dado su apoyo a un proyecto de Ley para la Prohibición de las Terapias de Conversión. La iniciativa partió del republicano Fintan Warfield (SF), que se mostró confiado en que culmine favorablemente su tramitación parlamentaria.

El proyecto de ley contempla la tipificación como delitos de estas prácticas y establece tres categorías, en orden de gravedad:

  • Personas que ofrezcan o realicen “terapias” de conversión o las anuncien.
  • Personas que saquen del territorio nacional a otra con el objetivo de someterla a “terapias” de conversión.
  • Profesionales que ofrezcan o realicen “terapias” de conversión o dirijan a una persona a otros profesionales o a cualquier otra persona que las realice.

Las sanciones oscilan desde los 1.000 euros de multa y seis meses de prisión para infracciones del primer tipo hasta los 10.000 euros de multa y doce meses de prisión para las del segundo y tercer tipo.

En el caso británico, el proceso se prevé más lento. Hace ahora un año, de hecho, el Gobierno de Theresa May rechazaba iniciar la tramitación parlamentaria de una iniciativa legislativa popular , que había conseguido cerca de 33.000 firmas, para prohibir las “terapias” reparadoras. Se escudaron en el pretexto de que, en su opinión, ya se habían tomado todas las medidas necesarias para prevenir el uso de las peligrosas prácticas.

Ahora, sin embargo, un portavoz del Ejecutivo ha declarado a la web Gay Star News que durante 2017 llevaron a cabo una encuesta nacional entre la población LGTB que incluyó preguntas sobre la incidencia de las “terapias” de conversión. Los resultados servirán para decidir sobre los pasos a seguir hacia la proscripción de estas prácticas pseudomédicas. El Gobierno británico también está trabajando con las asociaciones profesionales de psicoterapia y counseling para desarrollar un convenio que acabe con estos “falsos tratamientos”, en sus propias palabras, de aquí a finales de año.

En Europa, Malta fue pionera

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en diez estados norteamericanos, además de en la capital federal. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut y Washington, hace tan solo unos días. Hay además varias ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Y la legislatura de New Hampshire discute en estos momentos un proyecto en el mismo sentido.

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido en diciembre de 2016. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, actualmente en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó “colar” una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que por ejemplo contemplaba este aspecto).

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace ahora un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida..

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Un psiquiatra canadiense que practicaba las “terapias” de conversión, suspendido por abusar sexualmente de dos pacientes que se sometieron a ellas

Miércoles, 21 de marzo de 2018

terapiasdeodioLa noticia bien podría formar parte de una web de noticias satíricas, pero el dolor que se esconde tras las terribles “terapias” reparadoras o de conversión nos impide ironizar sobre el asunto. Melvyn Iscove, un psiquiatra canadiense de 72 años que ha practicado este tipo de intervenciones, ha sido suspendido por el Colegio de Médicos de Ontario por abusar sexualmente de algunos de los pacientes a los que supuestamente estaba “curando”.

La suspensión se hizo efectiva el 8 de marzo, según puede consultarse en la web del Colegio de Médicos de Ontario, a pesar de que las acciones que la motivan (que el propio Colegio de Médicos identifica como abusos) ocurrieron hace años. En la misma web se explica que Iscove es partidario de las teorías de Edmund Bergler, psicoanalista austriaco fallecido en 1962, que en su momento defendió que la homosexualidad es una condición adquirida en la infancia que puede ser sometida a terapia. El Colegio de Médicos de Ontario, en cualquier caso, admite que lo que ha llevado a la suspensión del psiquiatra no es el uso de las “terapias” de conversión, sobre el que aparentemente no consta denuncia expresa, sino dos casos concretos de abusos sexuales a pacientes a los que Iscove trató durante 18 y 20 años, respectivamente.

El primero de ellos, denominado “paciente A”, le consultó por primera vez cuando tenía poco más de 20 años de edad. Había sido remitido a su consulta por un psicólogo al que el joven recurrió por ansiedad y depresión en relación con su rechazo a ser homosexual. De hecho, “A” fue tratado por Iscove durante 18 años. Como parte de la supuesta terapia, Iscove le instaba a contarle sus fantasías sexuales (incluso le preguntaba directamente si él mismo formaba parte de dichas fantasías). Haciéndose valer de la capacidad de influencia que desarrolló sobre el joven, el psiquiatra generó un clima de intimidad física que desembocó en masturbaciones mutuas y sexo oral. El paciente acabó pidiendo al psiquiatra interrumpir las relaciones sexuales, pero aún así continuó bajo terapia con él.

El segundo caso es el del “paciente B”, no demasiado distinto, aunque en este caso el joven, al que sus padres llevaron a la consulta siendo aún adolescente por ansiedad y depresión, niega que ello estuviera relacionado con la homosexualidad. Sea como sea, “B” acabó también desarrollando una relación de dependencia del psiquiatra, que una y otra vez insistía en responsabilizar a las tendencias homosexuales del joven de sus problemas. De la misma forma que con “A”, psiquiatra y paciente acabaron teniendo sexo oral. En este caso llegó además a existir una penetración anal del psiquiatra al paciente.

Por estas razones (junto a otras de menor importancia, pero que también atentan contra el código deontológico) el Colegio de Médicos de Ontario decidía la suspensión de Iscove, a pesar de que los episodios sexuales propiamente dichos que describe la sanción se remontan a 2002 y a 2007. A todo esto cabe añadir que Iscove, que niega las acusaciones, se encuentra pendiente de que el Colegio de Médicos de Ontario resuelva un segundo expediente que le fue abierto por “conducta impropia” en un aseo de hombres en junio de 2014.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Lo hemos mencionado muchas veces (la última de ellas en referencia a la aprobación por el estado de Washington de una ley que prohíbe su utilizacion en menores) pero seguiremos insistiendo, de la misma forma que hacen los que propagan las terribles “terapias” reparadoras o de conversión. Como la propia Asociación Mundial de Psiquiatría ha reconocido (y antes muchas otras sociedades y organizaciones científicas) estas intervenciones no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

 

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Washington prohibirá “curar la homosexualidad” pero solo a los menores de edad

Viernes, 9 de marzo de 2018

noticias_file_foto_761066_1396626239Los adultos si podrán someterse a estas terapias.

Se estima que unos 350.000 adolescentes han intentado cambiar su orientación sexual en Estados Unidos. 

Aunque no te lo creas, todavía hay gente que “cura la homosexualidad”. De hecho, en España, el PP quiere permitir que se pueda curar la homosexualidad… Pero espera que me voy por las ramas que yo venía a hablar de Estados Unidos.

Resulta que el Senado del estado de Washington acaba de aprobar la ley SB 5722 que penalizará cualquier tipo de terapia relacionada con el cambio de la orientación sexual con posibles multas y retirada del permiso para ejercer. La ley también se aplicará a miembros de organizaciones religiosas y a “profesionales sin licencia”Eso sí, la ley da vía libre a la “curación de adultos”. Ahora solo queda que el gobernador la firme para que entre en vigor.

En Estados Unidos, las terapias de conversión a menores están prohíbidas en nueve estados, y Seattle, la mayor ciudad de Washington, lo hizo en el 2016. Además, California se plantea juzgar como prácticas fraudulentas las “terapias” para curar la homosexualidad. Sin embargo, según un informe del Instituto Williams de la Facultad de Derecho de la Universidad de California, se estima que 698.000 personas han intentado cambiar su orientación sexual o identidad de género en algún momento de su vida de los que 350.000 han recibido tratamiento como adolescentes.

En 2016 en España tuvimos el caso de Elena Lorenzo, una “””coach””” que ofrecía “dejar atrás la homosexualidad” y que recientemente ha vuelto a las andadas, mientras el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En los dos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente | Huffington Post, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , ,

El Parlamento Europeo exige la prohibición de las “terapias de conversión”

Lunes, 5 de marzo de 2018

27773_europarlamento-bandera-lgtbEl Parlamento Europeo apoya, con mayoría aplastante, una enmienda que condena las “terapias de conversión” y exige a los estados miembro que las prohíban.

También han exigido educación escolar que prevenga la discriminación y hacen un llamamiento por la despatologización de las identidades trans. 

El Parlamento Europeo ha aprobado este 1 de marzo, con considerable retraso, el informe sobre los derechos fundamentales en la Unión en 2016. El texto da cuenta de la situación de la población LGTBI e insta a los países miembros a que apliquen las medidas oportunas para acabar con la discriminación. El informe insiste de nuevo en la necesidad del reconocimiento supraestatal de las uniones entre personas del mismo sexo, así como aboga por la despatologización de la transexualidad y la prohibición de las terapias reparadoras de la orientación sexual.

Las personas LGTB+ somos lo que somos y no podemos “curarnos” ni “cambiar” puesto que no hay nada que curar ni cambiar. Esto, que parece una obviedad, es algo que muchos grupos conservadores no acaban de entender. Uno de esos grupos, por cierto, es el Partido Popular de Javier Maroto, que para no apoyar la Ley LGTBI de Podemos presentó la suya propia en la que eliminaron la prohibición de las “terapias de conversión”.

Habrá que ver qué dice ahora el Partido Popular después de que el Parlamento Europeo haya votado con una amplísima mayoría (435 votos contra 109) un texto que condena esas “terapias” como peligrosas e insta a los países miembros a prohibirlas.

El Parlamento Europeo acoge la iniciativa que prohíbe las terapias de conversión LGTBI y la patologización de las identidades trans, y urge a todos los Estados Miembros a adoptar medidas similares que respeten y pongan el alza el derecho a la identidad de género y a la expresión de género.“, dice el texto; que se aprobó como enmienda al informe anual sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea.

Las terapias de conversión en menores están prohibidas en nueve de los Estados Unidos (y cada vez son más los que toman esa decisión), así como en Suiza, Malta, Taiwan, dos provincias canadienses y el estado australiano de Victoria.

Pero el texto aprobado por el P.E. también condena la discriminación contra las personas LGTB+ y urge a “la inclusión en el currículum escolar de educación sobre el valor de la tolerancia“, en el que se traten temas como la lucha contra la LGTBfobia y otras formas de discriminación. Además también pide a la Comisión y a los Estados Miembro que garanticen la libre circulación de las parejas homosexuales y sus familias; y exigen que “se reconozca el cambio de género [de las personas trans] y se provea un acceso rápido, accesible y transparente a los procedimientos de reconocimiento legal del género sin requisitos médicos como la cirugía o la esterilización“.

El 6 de julio de 2017 se anunció en sesión plenaria del Parlamento Europeo la presentación del informe sobre la situación de la ciudadanía en relación a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea durante el 2016. Sin embargo, hasta el 1 de febrero de este 2018 no se inició el proceso de aprobación en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior quien, tras las enmiendas oportunas dio su respaldo el día 13 del mismo mes. El informe fue presentado a debate en la sesión plenaria del Parlamento del 28, y finalmente fue sometido a votación el pasado 1 de marzo.

Del texto definitivo fue ponente fue el luxemburgués Frank Engel, perteneciente al Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos). Tras el debate y la toma en consideración de nuevas enmiendas, fue aprobado por 429 votos a favor, 135 en contra y 69 abstenciones. La resolución, que no es vinculante, insta a la Comisión Europea y los Estados miembros a que apliquen las medidas oportunas en asuntos como los derechos de inmigrantes y refugiados, la protección a la infancia, la igualdad entre hombres y mujeres o la lucha contra la discriminación de las minorías. En cuanto a este último asunto, recuerda las obligaciones contraídas con estos dos artículos:

El Parlamento Europeo (…)

50.  Observa que la propuesta de Directiva sobre igualdad de trato de 2008 sigue todavía pendiente de la aprobación del Consejo; reitera su llamamiento al Consejo para que adopte su posición lo antes posible;

52.  Recuerda que los derechos humanos son universales y que las minorías no deben sufrir discriminaciones; hace hincapié en que los derechos de las minorías son parte inalienable del principio del Estado de Derecho; señala que existe un riesgo mayor de violación de los derechos de las minorías cuando no se respeta el Estado de Derecho;

Respecto a los derechos de las personas LGTBI, el Parlamento lamenta la discriminación que aún sufren las personas LGTBI, e incide en la condena de las terapias reparadoras de la homosexualidad, en la necesidad urgente de despatologización de la transexualidad y en las violaciones de los derechos humanos a las que se enfrentan las personas intersexuales en todas las esferas de la vida. Estos son los artículos relacionados (las negritas son nuestras):

El Parlamento Europeo (…)

59.  Anima a incluir la educación sobre los valores de la tolerancia en los planes de estudios escolares para dotar a los niños de los instrumentos que necesitan para identificar todas las formas de discriminación, con independencia de que se dirija contra los musulmanes, los judíos, los africanos, la población romaní o las personas LGBTI o contra cualquier otra minoría;

60.  Pide a la Comisión que comparta las mejores prácticas de los Estados miembros para abordar los estereotipos de género en la escuela;

61.  Lamenta que las personas LGBTI sean víctimas de acoso e intimidación y sufran discriminación en diferentes aspectos de sus vidas;

62.  Condena todas las formas de discriminación contra las personas LGBTI; anima a los Estados miembros a que adopten leyes y políticas de lucha contra la homofobia y la transfobia;

63.  Anima a la Comisión Europea a que presente un programa que garantice la igualdad de derechos y oportunidades de todos los ciudadanos respetando las competencias de los Estados miembros, y a que supervise una transposición y aplicación adecuadas de la legislación de la Unión relativa a las personas LGBTI; insta a la Comisión y a los Estados miembros a que trabajen en estrecha cooperación con las organizaciones de la sociedad civil que trabajan a favor de los derechos de las personas LGBTI;

64.  Insta a los Estados miembros que han adoptado legislación relativa a las uniones y/o los matrimonios del mismo sexo a que reconozcan las normas adoptadas por otros Estados miembros con efectos similares; recuerda la obligación de los Estados miembros de aplicar en su totalidad la Directiva 2004/38/CE, incluidas las parejas del mismo sexo y sus hijos; acoge con satisfacción que cada vez más Estados miembros hayan introducido o adaptado sus leyes sobre cohabitación, unión civil y matrimonio para superar las discriminaciones basadas en la orientación sexual que han sufrido las parejas del mismo sexo y sus hijos, y pide a otros Estados miembros que introduzcan una legislación similar; insta a la Comisión a que presente una propuesta para el reconocimiento mutuo pleno de los documentos acreditativos del estado civil en toda la Unión que incluya el reconocimiento jurídico de género, los matrimonios y las uniones de hecho registradas, a fin de reducir las trabas administrativas y jurídicas discriminatorias a las que se enfrentan los ciudadanos a la hora de ejercer sus derechos a la libre circulación;

65.  Acoge con satisfacción las iniciativas por las que se prohíben las terapias de conversión LGBTI y se prohíbe la patologización de las identidades trans e insta a todos los Estados miembros a que adopten medidas similares que respeten y apoyen el derecho a la identidad de género y la expresión de género;

66.  Lamenta que las personas transgénero sigan siendo consideradas enfermas mentales en la mayoría de los Estados miembros y pide a estos Estados que revisen sus clasificaciones nacionales de los trastornos mentales y que desarrollen modelos alternativos de acceso exentos de estigma, garantizando al mismo tiempo que todas las personas transexuales puedan acceder al tratamiento médico necesario; lamenta el hecho de que, en la actualidad, varios Estados miembros sigan imponiendo a las personas transgénero requisitos, como la intervención médica para que se reconozca su cambio de género (también en los pasaportes y documentos de identidad oficiales) y la esterilización forzosa como condición para la reasignación de género; señala que estos requisitos constituyen claramente violaciones de los derechos humanos; pide a la Comisión que oriente a los Estados miembros sobre los mejores modelos de legislación en materia de reconocimiento del género de Europa; pide a los Estados miembros que reconozcan el cambio de género y faciliten el acceso a procedimientos de reconocimiento legal de género rápidos, accesibles y transparentes, sin requisitos médicos como la cirugía, la esterilización o el consentimiento psiquiátrico;

67.  Acoge con satisfacción la iniciativa demostrada por la Comisión al promover que la identidad transgénero deje de considerarse una patología en el marco de la revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud; pide a la Comisión que redoble los esfuerzos dirigidos a evitar que la inconformidad de género en la infancia se convierta en un nuevo diagnóstico de la CIE;

68.  Pide a la Comisión que recopile datos sobre, y que oriente a los Estados miembros sobre las mejores prácticas para proteger los derechos fundamentales de estas personas; lamenta que siga practicándose la cirugía de «normalización» genital en niños intersexuales en los Estados miembros de la Unión Europea pese a no ser necesaria desde el punto de vista médico y a que los procedimientos médicos en niños les causan un trauma psicológico a largo plazo;

69.  Pide a los Estados miembros que apliquen plenamente la Directiva sobre los derechos de las víctimas y que identifiquen y colmen las lagunas existentes en sus sistemas de protección de los derechos de las víctimas, prestando especial atención a los grupos vulnerables, como los derechos de los niños, de los grupos minoritarios o de las víctimas de delitos motivados por el odio.

En el debate, participaron algunos de los eurodiputados españoles. Teresa Jiménez-Becerril Barrio (del Partido Popular) expresó su voto favorable y calificó de acertado el informe en su denuncia de la situación de las mujeres víctimas de violencia de género, de la trata, de los colectivos LGTB víctimas del odio o de los migrantes, aunque lamentó la falta de menciones a los derechos de las víctimas del terrorismo, recordando los últimos atentados sufridos en distintas ciudades europeas. Juan Fernando López Aguilar (del Partido Socialista Obrero Español) describió el paisaje de los derechos fundamentales en Europa como «oscuro, señalado por el populismo, el nacionalismo extremo, el odio al diferente, la estigmatización del otro y el discurso del odio que conduce a la xenofobia y al racismo» y abogó por la lucha contra todo tipo de discriminación. Por último, Ramon Tremosa i Balcells (del PDeCAT) dedicó toda su intervención a la situación política de Cataluña.

Estos fueron los votos de los eurodiputados españoles:

  • A favor:
    • Grupo Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa:
      • Beatriz Becerra Basterrechea (Independiente), Izaskun Bilbao Barandica (PNV), Enrique Clavet Chambon, (Independiente), María Teresa Giménez Barbat (no afiliada), Javier Nart Peñalver (Ciudadanos), Maite Pagazaurtundúa Ruiz (UPyD) y Ramon Tremosa i Balcells (PDeCAT).
    • Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica:
      • Xabier Benito Ziluaga (Podemos), Tania González Peñas (Podemos), Lola Sánchez Caldentey (Podemos), Estefanía Torres Martínez (Podemos) y Miguel Urbán Crespo (Podemos).
    • Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos):
      • Pilar Ayuso González (PP), Agustín Díaz de Mera García Consuegra (PP), Rosa Estaràs Ferragut (PP), Santiago Fisas Ayxelà (PP), Francesc Gambús i Millet (no inscrito), Esteban González Pons (PP), Luis de Grandes Pascual (PP), Esther Herranz García (PP), Teresa Jiménez-Becerril Barrio (PP), Verónica Lope Fontagné (PP), Antonio López-Istúriz White (PP), Gabriel Mato Adrover (PP), Francisco José Millán Mon (PP) y José Ignacio Valcárcel Siso (PP).
    • Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo:
      • Clara Eugenia Aguilera García (PSOE), Inés Ayala Sender (PSOE), José Blanco López (PSOE), Soledad Cabezón Ruiz (PSOE), Jonás Fernández Álvarez (PSOE), Iratxe García Pérez (PSOE), Eider Gardiazabal Rubial (PSOE), Enrique Guerrero Salom (PSOE), Sergio Gutiérrez Prieto (PSOE), Ramón Jáuregui Atondo (PSOE), Juan Fernando López Aguilar (PSOE), Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández (PSOE) y Elena Valenciano Martínez-Orozco (PSOE).
  • En contra:
    • Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos):
      • Pilar del Castillo Vera (PP) y José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra (PP).
  • Abstenciones:
    • Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica:
      • Javier Couso Permuy (IU), Paloma López Bermejo (IU), María Lidia Senra Rodríguez (Alternativa galega de esquerda en Europa) y Ángela Vallina de La Noval (IU).

Las diputadas Terry Reintke y Malin Björk, copresidenta y vicepresidenta respectivamente del Intergrupo LGTBI del Parlamento Europeo, hacían la siguiente declaración:

A pesar del gran progreso en muchos países durante la última década, la discriminación contra las personas LGTBI sigue siendo una realidad en la Unión Europea. Las personas LGBTI deben permanecer libres de discriminación, intimidación y violencia. Se debe garantizar su derecho a la autodeterminación y se debe proteger su integridad física.

Este informe es una evaluación clave para salvaguardar los derechos fundamentales en la Unión Europea. Ahora contamos con el Consejo de Europa y la Comisión Europea para seguir trabajando en la protección y salvaguarda de los derechos de las personas LGTBI en todas las áreas de la vida.

Por su parte, la vicepresidenta de la formación, Sirpa Pietikäinen, hacía la siguiente reflexión sobre las terapias de conversión LGTBI:

Actualmente, solo el Reino Unido, Malta y algunas regiones de España han prohibido explícitamente las terapias de conversión LGBTI. El Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y el Comité de Derechos Humanos ya han condenado la práctica de las terapias de conversión en varios países.

Hoy, por primera vez, el Parlamento Europeo toma una posición contra las terapias de conversión LGBTI. Este informe es un ejemplo de cómo la Unión Europea puede estar a la vanguardia de la lucha por los derechos fundamentales.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Pink News, vía EstoyBailando/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Político peruano propone convertir a personas homosexuales a “su estado natural”

Jueves, 8 de febrero de 2018

ricardo_medina_minayaTambién aseguró que no otorgará permisos a discotecas y bares “de ambiente” para proteger a los niños y adolescentes: “Si queremos tener una sociedad diferente, debemos reprimir estos locales que funcionan cerca de los colegios, universidades e iglesias”.

Ricardo Medina, candidato a la alcaldía del municipio de Arequipa, al sur del país, ha propuesto ‘convertir’ a las personas homosexuales en heterosexuales a través de una “serie de programas” en su “plan de trabajo”. “Los respeto y los considero, pero creo que no se avanzó en programas para que vuelvan a su estado natural”, afirmó.

En su campaña contra el colectivo LGTB, Medina afirmó que los destrozos que se registraron en diversas zonas del país a causa del fenómeno del Niño fue un “castigo divino por el sistema de ideología de género”. “Estoy convencido porque en Chile se aprobó el matrimonio gay y tuvo un terremoto”, añadió.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Agencis, vía Cáscara Amarga/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Una víctima cuenta en primera persona las terapias antigays

Jueves, 1 de febrero de 2018

maxresdefaultSam Brinton era estudiante de educación media -el equivalente a la ESO en Estados Unidos- cuando sus padres lo llevaron a una terapia para “curarle la homosexualidad”.

Ahora cuenta su experiencia para denunciar las torturas que sufrió de niño en Florida a principio de la década de los 2000.

Sam Brinton lo cuenta de la siguiente forma:

Me senté con un consejero en un sofá durante dos años en unas sesiones emocionalmente dolorosas. Me decía que la fe demi comunidad rechazaba la homosexualidad, que yo era una abominación, que yo era la única persona gay del mundo, que era inevitable que cogiera el VIH y SIDA.

Pero también había torturas físicas:

Mi terapeuta me ataba a una mesa y me aplicaba hielo, calor y electricidad mientras era forzado a ver vídeos de hombres gays dándose la mano o manteniendo relaciones sexuales. Se suponía que debía asociar esas imágenes al dolor y convertirme en un chico heterosexual, pero no funcionó.

En esas sesiones me di cuenta de que soy gay y eso nunca cambiará. Una de las premisas de la terapia de conversión es que ser gay es algo que escoges. No lo puedes escoger. Naces siéndolo.

Testimonios como este, aparecido en el New York Times, deben poner de relieve que ningún terapeuta, por más títulos que tenga, debe tener la potestad para tratar de esta forma a una persona, y todavía menos a un niño. En Estados Unidos las terapias de conversión son legales en 41 estados. Por suerte en España este tipo de actividades son ilegales, aunque siempre hay quien intenta reactivarlas.

Fuente New York Times, vía AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Superintendencia de Salud investigará a fundación que practica las terapias reparativas de la homosexualidad en Chile

Lunes, 18 de diciembre de 2017

terapiasdeodioHace unos días publicábamos esta noticia y ahora, tras las denuncia del Movilh, el Ministerio de Salud envió además un oficio a todas sus reparticiones y al Colegio Médico y al Colegio de Psicólogos donde enfatiza que dichas terapias “carecen de justificación médica y son éticamente inaceptables”.

El Ministerio de Salud reaccionó a la denuncia del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) contra la Fundación Restauración, la cual aplica terapias reparativas de la orientación sexual en el centro de Santiago, solicitando a la Superintendencia que investigue los hechos.

A la par la ministra de la Salud, Carmen Castillo, envió un oficio a todas las reparticiones de de la cartera, así como a las presidentas  Colegio Médico, Izkia Siche, y del Colegio de Psicólogos, Alejandra Melus, para alertar sobre esta situación y advertir que las terapias para revertir la homosexualidad son inaceptables.

En una primera carta  dirigida al Movilh, el jefe de gabinete de la ministra, Claudio Castillo,  reafirmó y reiteró “la improcedencia de la aplicación de estas supuestas terapias, tanto por carecer de indicación médica, de respaldo de evidencia científica y de toda eficacia frente a la homosexualidad, que no es una patología, ni tiene caracteres de enfermedad”.

Añadió que la investigación de la Fundación Restauración solicitada por el Movilh, para que eventualmente se clausure, fue derivada a la Superintendencia de Salud, por contar dicha instancia con las competencias legales para ello.

En tanto, en el oficio  enviado por Carmen Castillo a los organismos públicos y privados de la salud, se indicó que el Ministerio “hace propias las acertadas expresiones de la Organización Panamericana de la Salud contenidas en su recomendación 2012 “Curas para una enfermedad que no existe”, en cuanto a que las supuestas terapias de cambio de la orientación sexual carecen de justificación médica y son éticamente inaceptables”. “El ministerio de Salud valorará la amplia difusión de este oficio por vuestras respectivas entidades, particularmente entre los asociados y asociadas de cada una de ellas”, puntualizó la carta.

El presidente del Movilh, Ramón Gómez, valoró “la rápida y ágil respuesta del Ministerio de Salud, en especial porque reafirma el rechazo total a prácticas inhumanas de ciertos profesionales de salud que operan en Chile con impunidad, dañando a las personas”. “Esperamos que con las medidas del Minsal los recintos públicos y privados de salud estén alertados sobre la gravedad de estas “terapias”, y, en particular, buscamos que la Fundación Restauración, y todo otra institución con similares objetivos, sea clausurada”, finalizó Gómez.

La Fundación Restauración la integran la psiquiátra Fiorella Ingrassia, el pediatra Christian Schnake S y los psicólogos y Christian Schnake F y Marcela Ferrer.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Chile: Piden al Minsal que gestione la clausura de una Fundación que realiza terapias reparativas de la homosexualidad

Viernes, 15 de diciembre de 2017

terapiasdeodioSe trata de la Fundación Restauración donde trabaja la psicóloga Marcela Ferrer. El Movilh solicitó la intervención del Ministerio de Salud.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció hoy al Ministerio de Salud que la Fundación Restauración realiza terapias reparativas de la orientación sexual “lo cual violenta derechos humanos y amerita la rápida intervención del Estado”.

El Movilh precisó que nos han llegado “repetidas denuncias contra las abusivas terapias de esta fundación” que integran la psiquiátra Fiorella Ingrassia, el pediatra Chrsitian Schnake S y los psicólogos y Chrsitian Schnake F y Marcela Ferrer.

Esta última “ha llegado al extremo de defender públicamente la reconversión de la homosexualidad”, indicó el Movilh.

El organismo añadió que en 2012 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzó el documento “Curas para una enfermedad que no existe”, donde insta a los Estados y a sus autoridades a rechazar, erradicar y prevenir las terapias de reconversión de la homosexualidad. Ya en el 2008 el Colegio Psicólogos de Chile también había rechazado estas terapias, tras manifestaciones del Movilh.

“Más aún, en febrero del 2016, y tras una consulta formulada por nuestra organización, el Minsal sostuvo que “las prácticas conocidas como “terapias reparativas” o “de reconversión de la homosexualidad” representan una grave amenaza para la salud y el bienestar, inclusive la vida de las personas afectadas”, indicó el Movilh, carta dirigida a la Ministra Carmen Castillo.

“Instamos al Ministerio de Salud a investigar los alcances de Fundación Restauración y a generar las medidas necesarias para su clausura, pues sus prácticas atentan directamente contra los derechos humanos. Del mismo modo, solicitamos que se evalúe los mecanismos legales o administrativos con el Minsal puede contar para impedir que más psicólogos o psiquiátras sigan sometiendo a pacientes a estos inhumanos procedimientos”, indicó el Movilh al Minsal

Recién el 9 de diciembre pasado la psicóloga Ferrer señaló en La Tercera que “yo como católica creo que las relaciones homosexuales no están bien. Pero tampoco me espanto. Esto se trata de ordenar una atracción, no de apuntar con el dedo. Hay cosas que nos hacen daño, y Dios nos dice que no lo hagamos porque quiere lo mejor para nosotros. Así entiendo yo las cosas”.

Para Ferrer, “ordenar”, implica dejar de lado la homosexualidad. “La atracción homosexual no se quita, sino que se ordena (…) Tú puedes aprender cómo y qué quieres hacer con esa atracción, y va a depender de la fuerza que tengas y de las elecciones que vayas haciendo. Yo he visto que, entre comillas, las personas que han salido de la atracción homosexual quedan con una especie de nube o de sensación de atracción homosexual, pero que ya no es real ni concreta. No sé cómo decirlo. Es como un recuerdo que te acompaña”, dice

La psicóloga se “escuda” con que son las personas las recurren a la mencionada Fundación “buscando ayuda para revertir su homosexualidad, lo cual es doblemente grave, pues los ciudadanos/as con culpas, miedos o desorientación sobre la materia son más vulnerables y pese a ello están recibiendo terapias que son rechazadas por la OMS” finalizó el Movilh.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

La Iglesia de Inglaterra pide que se prohiban las “terapias de conversión”

Miércoles, 12 de julio de 2017

logo_of_the_church_of_england_454x372La Iglesia de Inglaterra muestra su rechazo a las “terapias de conversión” y pide al gobierno de Reino Unido que prohíba esta práctica. 

La Iglesia Anglicana apoya una moción presentada por la activista Jayne Ozanne para solicitar al gobierno británico la prohibición de las terapias de conversión a personas gays en el Reino Unido.

El sínodo de la Iglesia de Inglaterra, la iglesia cristiana mayoritaria en Inglaterra, acaba de dar un paso histórico para los derechos y la igualdad de las personas LGTB. No sólo han prohibido las “terapias de conversión” en sus diócesis, sino que han solicitado al gobierno que las prohiban en todas partes, tras su rechazo reciente.

El Sínodo General de la Iglesia Anglicana apoya abrumadoramente una moción presentada por Jayne Ozanne, quien hace campaña por la igualdad homosexual dentro de la Iglesia Anglicana y la comunidad evangélica en general en, solicitando la reclamación de la prohibición de las denominadas terapias de conversión gays al gobierno británico. Además del respaldo de la Iglesia Anglicana, en una votación que se ha saldado con 298 votos contra 74, la moción también ha sido suscrita por el Real Colegio de Médicos Generales, así como por el Consejo de Psicoterapia del Reino Unido.

Las “terapias de conversión” son un timo. Un fraude dañino que puede provocar serias secuelas psicológicas; una sarta de supersticiones y tonterías sin ninguna base científica (y repudiadas por la comunidad médica) que pretende cambiar la sexualidad de una persona para volverla heterosexual. Recuerda: el problema no lo tienes tú por ser LGTB sino el que no lo acepta.

La Iglesia tomó esta decisión después de escuchar los testimonios de varios miembros de los sínodos C y E (dos de los pocos en los que aún había algunas iglesias ofreciendo “sesiones de oración” a personas LGTB para librarse de su “pecado“) que explicaron su paso por estas “terapias”, que describieron como un “abuso espiritual“. Jayne Ozanne, que propuso la moción, relató su experiencia al someterse a esta conversión y la describió como “un abuso del que los adultos vulnerables necesitan protección.” Después de someterse a un “tratamiento” que ha sido “desacreditado por el gobierno, la NHS, el colegio de Psiquiatras, el colegio de Doctores y varias autoridades sanitarias más” Jayne sufrió dos crisis nerviosas y tuvo que ser ingresada en un hospital dos veces.

Ozanne explicó a los miembros de la Iglesia de Inglaterra que, tal y como publicó el Consejo Superior de Psiquiatría de Reino Unido a principios de año, lo que produce daño a las personas LGTB no es su orientación sexual sino “la exclusión, el estigma y el prejuicio” que pueden “provocar problemas de salud mental a cualquier persona que sea víctima de estos abusos“. Además presentó los resultados de una encuesta online realizada a la comunidad LGTB que mostraban que un 40% de los 553 encuestados habían pasado por este tipo de terapias (casi tres cuartos lo hicieron cuando tenían menos de 20 años).

«Yo lo llamo abuso. Creo que es abuso espiritual. Es un área (la orientación sexual) muy delicada que sólo auténticos profesionales deben tratar. Y no tratan de cambiar la orientación sexual de las personas, sino que les ayudan a tratar de lidiar con ella. Lo que la gente no entiende es que acudes a este tipo de prácticas voluntariamente porque piensas que es lo correcto, porque te han dicho que es lo que Dios quiere. El impacto se ha hecho evidente en los últimos años», declara Ozanne.

El arzobispo de York, John Sentamu, expuso durante el debate que para él las “terapias de conversión” son “teológicamente defectuosas, así que cuanto antes se prohíba esta práctica, antes podré dormir por las noches.” En la misma línea se expresó el obispo de Liverpool, Paul Bayes, que añadió que las orientaciones e identidades LGTB “no son un crimen ni un pecado, así que no hay necesidad de someter a terapias de curación a personas que no están enfermas.

A pesar de que algunos sectores de la Iglesia se mostraron reticentes a apoyar la prohibición porque creían que podía interferir con la habilidad de los sacerdotes a ofrecer ayuda espiritual a personas que estén sufriendo por su orientación sexual, fueron los testimonios de varios miembros de la Iglesia los que hicieron que la moción se aprobara con amplia mayoría. Entre esos testimonios estaba el de un párroco homosexual de 90 años que explicó cómo durante su juventud y a causa de ser incapaz de aceptar su orientación sexual, pasó por un exorcismo practicado por un fundemantalista cristiano, una crisis nerviosa, terapia de electroshock, inyecciones de testosterona, litio y décadas de psicoanálisis. Un sufrimiento que le hizo plantearse el suicidio en dos ocasiones.

Así la Iglesia de Inglaterra terminó por considerar que las “terapias de conversión” carecen de ética, son potencialmente dañinas y “no tienen lugar en el mundo moderno“. Además de prohibirlas en sus congregaciones y solicitar al gobierno que las prohiban de forma tajante, esperan que este paso sirva para que otras religiones tomen la misma decisión.

 “No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

Este tipo de terapias incluyen técnicas dispares que van desde el uso de medicamentos no autorizados a náuseas inducidas o la aplicación de técnicas de electroschock, todas ellas terapias consideradas dañinas para la salud y condenadas por la Organización Mundial de Psiquiatría. «Dado que muchos practicantes son líderes religiosos no entrenados médicamente, es imperativo que la Iglesia Anglicana sea inequívoca en su condena de tales prácticas dañinas», declara Ozanne en un comunicado. La activista se ha cometido voluntariamente a una de estas «terapias», denunciando que aunque no están oficialmente disponibles en el Servicio Nacional de Salud británico, sí se informa y se deriva a centros privados donde se practican a aquellas personas que solicitan información al respecto.

A pesar de los gestos contradictorios del propio Papa Francisco, quien sostiene que «no soy nadie para juzgar a los gays» y considera que la iglesia debería pedirl perdón por la homofobia y la discriminación contra los gays, para después arremeter contra lo que denomina la ideología de género, la hipocresía del Vaticano «respetando» a los homosexuales pero rechazando que puedan ordenarse sacerdotes, y el apoyo de un mínimo sector del clero, como el jesuita James Martin, que en su libro, Construyendo un puente, sostiene que la iglesia debería acercarse a la comunidad LGBT, lo cierto es que tenemos sobradas muestras de cardenales, arzobispos y curas rasos que aprovechan cualquier momento para arremeter contra homosexuales, bisexuales y transexuales. Pero mientras la Iglesia Católica sigue empeñada en demonizar al colectivo LGBT, figuras destacadas de la Iglesia Anglicana han decidido apoyar esta moción, como el Dr. John Sentamu, arzobispo de York, y el obispo de Liverpool, Paul Bayes.

«El mundo necesita escucharnos decir que la orientación LGBT y la identidad no son un crimen (….). No son una enfermedad, y la orientación LGBT y la identidad no son un pecado (…). Debemos distinguir entre un enfoque ascético y un enfoque terapéutico», declara Bayes, convencido de que el Reino Unido debería liderar el mundo en la lucha por la prohibición de las terapias de conversión. De conseguir su objetivo, el Reino Unido se convertiría en el segundo país Europeo que prohíbe las terapias de conversión, después de que Malta las prohibiera en diciembre del año pasado. Mientras que el Colegio de Médicos de Turín abría expediente disciplinario a la médico y terapeuta Silvana De Mari , tras defender su uso, quedaba diluida en nada al supuesta investigación abierta por la Comunidad de Madrid contra la página web de Elena Lorenzo , donde sigue ofreciendo terapias de conversión para personas homosexuales.

Fuente | The Guardian, vía EstoyBailando/Universogay

Historia LGTB, Iglesia Anglicana , , , ,

Primera victoria judicial en China contra las clínicas de “curación” de la homosexualidad

Jueves, 6 de julio de 2017

yu-hu-702x527Yu Hu (seudónimo), frente al hospital donde estuvo recluido contra su voluntad

Grupos activistas celebraron como la primera victoria de esa clase en un país en el que el movimiento LGBT empieza a emerger de la oscuridad.

Un tribunal en Zhumadian, en la provincia de Henan, en el centro de China, ordenó que un hospital psiquiátrico de la ciudad difunda una disculpa pública en los diarios locales y pague al hombre de 38 años 5.000 yuanes (735 dólares) en compensación, según una copia del fallo del 26 de junio.

El hombre, apellidado Yu, que denunció al hospital en junio de 2016, fue ingresado contra su voluntad en la institución en 2015 por su esposa y familiares y se le diagnosticó un “trastorno de preferencia sexual”, según documentos judiciales. Fue obligado a tomar medicinas y recibir inyecciones hasta que pudo salir libre tras 19 días.

China retiró hace más de 15 años la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales reconocidas, pero abundan las historias de familias que ingresan a sus parientes para que reciban terapia de conversión.

El caso supone una primera victoria contra una institución psiquiátrica por terapia forzosa contra la voluntad de un paciente, según afirmaron activistas de derechos de los homosexuales.

Aunque pocos chinos tienen objeciones religiosas a la homosexualidad, la política autoritaria del país y la preferencia de la sociedad conservadora por el matrimonio y los hijos crean barreras invisibles que mantienen a la mayoría de los homosexuales en el armario.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.