Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Psiquiatría’

El estado de Nueva York prohíbe las «terapias» de conversión de la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad

Lunes, 21 de enero de 2019

440px-Flag_of_the_Governor_of_New_York.svgLa legislatura del estado de Nueva York ha aprobado la prohibición de las «terapias» reparadoras o de conversión de la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad. Se convierte así en el 15º territorio de los Estados Unidos (14º estado, además de Washington D.C.) en poner coto a una práctica que no solo se ha demostrado inútil, sino peligrosa. 

La prohibición de este tipo de intervenciones en menores de edad fue aprobada por 57 votos a favor y 4 en contra (en el Senado) y por 134 votos a favor y 3 en contra (en la Asamblea). Ambas cámaras están controladas desde este mes de enero por los demócratas, después de que en las elecciones de noviembre los republicanos perdieran el control del Senado estatal. Una circunstancia que ha favorecido la rápida tramitación de un proyecto al que la Asamblea ya había dado luz verde en ocasiones anteriores, pero cuya tramitación los republicanos habían bloqueado. Finalmente, ya con los demócratas controlando el Senado, el proyecto llegaba al pleno y recibía también el apoyo de varios senadores republicanos. El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, expresaba de inmediato su apoyo a la ley y su intención de rubricarla.

La nueva ley forma parte, de hecho, de un paquete de medidas en favor de las personas LGTB que Andrew Cuomo (reelegido también el pasado noviembre) había anunciado el pasado año. De hecho, junto a la prohibición de las «terapias» de conversión en menores, la legislatura de Nueva York también ha aprobado una ley de no discriminación por identidad o expresión de género, que entre otras cosas incluye la identidad de género en el listado de condiciones protegidas por las leyes del estado.

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en catorce estados norteamericanos, además de en la capital federal. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New Hampshire. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares.

lgbt_statueofliberty-01

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Declaraciones del Grupo de Fe y Espiritualidad de FELGTB acerca de las últimas declaraciones del Papa

Miércoles, 5 de septiembre de 2018

abusosDesde el Grupo de Trabajo de Fe y Espiritualidad constatamos que muchas iglesias cristianas tienen aún trabajo por delante para incluir nuestra realidad y cesar de discriminarnos e invisibilizarnos. En concreto, la Iglesia Católica debe hacer realidad el Evangelio e incluir nuestra realidad como haría Jesús. Él nunca nos rechazaría ni nos dejaría de lado. Todo lo contrario: nos acogería y nos dignificaría como hizo con las mujeres, las/los/les pobres y todas las personas estigmatizadas por las clases poderosas.

Recientemente el Papa ha hecho unas declaraciones recomendando recurrir a la psiquiatría cuando se detecte en los niños “tendencias homosexuales”. Dichas palabras han sido recibidas con dolor y mucha tristeza. No obstante, a la luz de sus declaraciones, no deja claro si la mención que hace sobre recurrir a la psiquiatría para atender “a las personas con tendencias homosexuales” se puede interpretar como ayuda para aceptar y normalizar la vivencia de la homosexualidad o, por el contrario, para “curarla”. Creemos que mencionar “Psiquiatría” e indicar que serviría para “ayudar” a los/las homosexuales ha creado un malestar innecesario y ha causado un dolor difícil de curar.

El desafío actual del Papa es convivir, por un lado, con la plena inclusión de las personas LGTBI y, por otro lado, con posturas más ultraconservadoras y radicales hacia nuestro colectivo. No obstante, la Iglesia Católica tiene que pedir perdón a las personas LGTBI por todas las declaraciones y palabras faltas de caridad y que incitan al odio. En concreto, tiene que pedir perdón por condenar la homosexualidad, negar la identidad de las personas trans e invisibilizar a las personas intersexuales y bisexuales. Y, por supuesto, ceñirse al Evangelio y dejar de lanzar mensajes discriminatorios, culpabilizantes e invisibilizantes y hacer realidad el AMOR incondicional De Dios hacia todas/todos/ todes. Además, tiene que incluir a las familias diversas, los matrimonios entre personas del mismo sexo, a las familias constituidas por personas divorciadas que se unen en un nuevo proyecto en común. Tiene que incluir plenamente a la mujer y concederles el acceso a los ministerios y al pontificado. Debe dejar de mencionar que los niños/as/es LGTBI tienen que acudir a especialistas para “tratarse”. La orientación sexual y la identidad de género son realidades que pertenecen a la naturaleza humana y no son en absoluto desviaciones.

Fuimos soñados por Dios Madre y Padre para añadir riqueza y diversidad a su Creación.

Aunque en el día de hoy el Vaticano ha modificado la declaración y ha aclarado que en lugar de Psiquiatría quería decir atención psicológica, seguimos reiterando que las declaraciones son bastante ambiguas y que pueden seguir siendo entendidas como discriminatorias.

Fuente FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

El Papa Francisco recomienda mandar al psiquiatra a los niños gays y, tras la polémica alusión a la “psiquiatría”, la frase desaparece en la versión oficial de sus declaraciones

Martes, 28 de agosto de 2018

abusosHasta las narices nos tiene con su calculada ambigüedad. Hartos. ¿es esta, Francisco, la nueva política de abusos? Quienes tienen que ir al psiquiatra son sus curas abusadores…

Nuevamente el papa Francisco se pronuncia sobre la homosexualidad, y nuevamente desperdicia una oportunidad de marcar distancias con la homofobia tradicional de la Iglesia católica. Lo hace, además, con polémica, aludiendo al supuesto papel que «la psiquiatría» puede desempeñar a la hora de que los padres aborden la homosexualidad de sus hijos menores. Unas palabras que parecen todo un aval a las peligrosas (y desacreditadas) «terapias» reparadoras de la homosexualidad. Eso sí, el papa no debe sentirse muy feliz de sus propias declaraciones, ya que en la versión oficial que el Vaticano ha suministrado la referencia a los psiquiatras ha desaparecido.

De regreso de su gira por Irlanda, el Papa Francisco les recomendó a los padres con chicos con tendencias homosexuales que recurran al psiquiatra.

Las declaraciones de Francisco se produjeron en un encuentro que ha tenido lugar durante el vuelo de vuelta de su viaje a Irlanda, en el que los principales titulares los ha ocupado su petición de perdón por los múltiples casos de abusos a niños por parte del clero católico. Sin embargo, uno de los periodistas que lo acompañaba en el vuelo, Javier Romero, de Rome Reports TV, le mencionaba dos reformas recientes acontecidas en Irlanda y contrarias a la doctrina oficial de la Iglesia: la legalización del matrimonio igualitario y la legalización del aborto. En concreto, y por lo que a la esfera LGTB respecta, Romero le preguntaba qué le diría a un padre cuyo hijo le desvelara que es homosexual y que desea convivir con su pareja.

Su respuesta, según han recogido diversos medios   – comos la agencia AFP-  habría sido la de recomendar dialogo y comprensión («Le diría a este padre, en primer lugar, que rece, que no condene, que dialogue, que comprenda, que de espacio a su hijo o a su hija») pero estableciendo una diferencia entre los menores y los mayores de edad. En los primeros, Francisco ha recomendado la intervención de los psiquiatras: «Cuando se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por la psiquiatría. Otra cosa es cuando se manifiesta después de los 20 años. Lo que nunca le diré es que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o a su hija con tendencias homosexuales es un fallo de la paternidad o de la maternidad. ‘Tu eres mi hijo, tú eres mi hija, como tú eres. Soy tu padre o tu madre: hablemos’», habría dicho, según la versión publicada por La Croix

¿Ha recomendado Francisco las «terapias» reparadoras o de conversión, desacreditadas por la comunidad científica y potencialmente causantes de graves daños psicológicos a los menores? Según La Croix, no… De acuerdo a este medio católico francés, el equipo de prensa de la Santa Sede ha precisado a la agencia France-Presse que la referencia de Francisco a la psiquiatría era solo un ejemplo de los diferentes pasos que los padres pueden dar a la hora de enfrentarse a la homosexualidad de un hijo, pero que en modo alguno significaba que esta se deba considerar una enfermedad psiquiátrica. Es más, desde la Santa Sede remitían a la versión oficial de las declaraciones, única que la Santa Sede admite como palabras del papa… Y es aquí cuando salta la sorpresa: basta echar un vistazo a dicha versión (que puedes consultar aquí, en italiano) para ver que la referencia a la psiquiatría se ha volatilizado.

Esto es lo que dice la versión oficial (traducción propia del original italiano):

Siempre han existido homosexuales y personas con tendencias homosexuales. Siempre. Dicen los sociólogos, pero no sé si es cierto, que cuando se producen un cambio de época hay algunos fenómenos sociales y éticos que crecen, y este serían uno de ellos. Es lo que opinan algunos sociólogos. Su pregunta es clara: ¿qué le diría a un padre que vea que su hijo o su hija tiene esa tendencia? Lo primero le digo es que rece: reza. No condenes, dialoga, comprende, deja espacio para el hijo o la hija. Deja espacio para que se exprese. Después, ¿a qué edad se manifiesta esta inquietud del hijo? Es importante. Una cosa es cuando se manifiesta de niño, cuando hay tantas cosas que se pueden hacer para entender cómo son las cosas; otra cosa es cuando se manifiesta ya después de los 20 años o así. Pero nunca diré que el silencio es el remedio: ignorar al hijo o a la hija con tendencia homosexual es un fallo de la paternidad y de la maternidad. Eres mi hijo, eres mi hija, como eres; soy tu padre y soy tu madre, hablemos. Y si vosotros, padre y madre, veis que no funciona, pedid ayuda, pero siempre con diálogo, siempre con diálogo. Porque ese hijo y esa hija tienen derecho a una familia y esta es su familia: no lo alejen de la familia. Este es un desafío muy serio para la paternidad y la maternidad. Gracias por la pregunta, gracias.

En definitiva, marcha atrás de Francisco. No seremos nosotros los que apreciemos ningún avance en la literalidad «oficial» de sus declaraciones, a estas alturas de la película: esas palabras no se alejan un ápice de la doctrina oficial de la Iglesia sobre la homosexualidad. Ahora bien, aquellos que quieran ver el vaso medio lleno no podrán dejar de apreciar el hecho de que la Santa Sede no haya querido poner negro sobre blanco unas palabras que podían ser utilizadas como un aval del papa a las «terapias» de conversión. Seguro que el sector más ultraconservador hubiera querido que la alusión a la psiquiatría apareciese en ese texto, del que en el último momento se ha descolgado…

Horas antes, en el cierre de su gira en Dublín, el Papa hizo un alto a los festejos de despedida para referirse a los casos de abuso sexual. Al respecto, “imploró” el “perdón de Dios” por las agresiones sexuales cometidas en Irlanda por sacerdotes católicos. “Imploro el perdón de Dios por estos pecados, por el escándalo y la traición sufridos por tantas personas en la familia de Dios”, declaró al efectuar una visita al santuario de Knock, lugar de piedad mariana a 180 km de Dublín.

Desde 2002, más de 14.500 personas declararon haber sido víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Irlanda. “Ninguno de nosotros puede prescindir de conmoverse con las historias de menores que han sufrido abusos, a quienes se les ha robado la inocencia y que han sido abandonados a la herida de dolorosos recuerdos. Esta cicatriz abierta nos desafía a ser firmes y decididos en la búsqueda de la verdad y la justicia”, declaró el Francisco.

La recomendación del Papa enviándonos al psiquiatra, atrasa 30 años”

Por su parte, el subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual del Gobierno de Santa Fe, Esteban Paulón, expresó su rechazo a las expresiones del Papa Francisco sobre asistencia psiquiátrica a niñxs que expresen “homosexualidad manifiesta en la infancia (sic)”. Cabe destacar que ya en 1990 la Organización Mundial de la Salud removió a la homosexualidad del listado de enfermedades psiquiátricas.

Cabe destacar que de regreso de su gira por Irlanda, donde el primer ministro Leo Varadkar (de familia migrante y abiertamente gay) le reclamó enérgicamente “hechos y nos palabras” ante la enorme cantidad de abusos sexuales dentro de la Iglesia católica y el consabido encubrimiento por parte de la jerarquía Vaticana.

En relación a las declaraciones de Bergoglio, Paulón expresó “la declaración del Papa – que podría ser leída como una “respuesta” al reclamo del Primer Ministro Irlandés – atrasa 30 años. Pensar que la homosexualidad es algo que debe ser “tratado” por psiquiatras contraviene el consenso científico internacional en el marco de la Organización Mundial de la Salud que desde el 17 de mayo de 1990 quitó a la homosexualidad del listado de enfermedades o desórdenes mentales”.

Asimismo agregó “pretender patologizar las orientaciones sexuales va contra el marco de derechos humanos a nivel internacional y promueve información falsa que puede derivar en discursos y acciones de odio hacia el colectivo LGBTI en todo el mundo. Más aún cuando en la actualidad en diversos países y regiones se multiplican las mal llamadas ‘terapias de reconversión’ que no son otra cosa que tortura con fachada terapéutica.”

Para finalizar expresó que “el Papa no puede ser tan irresponsable. Abrir la puerta al tratamiento psiquiátrico de las infancias LGBTI no hace otra cosa que promover el sufrimiento de millones de personas a nivel global. En lugar de ocuparse de ‘tratar psiquiátricamente’ a la diversidad sexual, debería enfocarse en la efectiva condena de los miles de caso de abuso sexual en la institución que dirige y que aún siguen impunes, y para los cuales la única respuesta Vaticana es la oración y el perdón. El abuso sexual es un delito aberrante y debe ser penado por las leyes en cada uno de los países en los cuales se han cometido estas violaciones de derechos.

Cabe destacar que el 17 de mayo de cada año se conmemora el Día Internacional de Lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género (IDAHOT por su sigla en inglés) que recuerda que la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud removió, en el año 1990, a la homosexualidad del listado de enfermedades o desórdenes mentales. En la provincia de Santa Fe desde el año 2014 y por medio del Decreto 1278/14, se ha creado un día provincial que celebra esta jornada y la ha incluido en el calendario escolar.

Fuente: TN, Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual Gobierno de Santa Fe,/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Sociedad India de Psiquiatría dice por primera vez que la homosexualidad no es una enfermedad

Jueves, 14 de junio de 2018

00739950-fc89-4a70-a042-03cf6b7fcc81La Sociedad Psiquiátrica India (IPS), la mayor asociación de psiquiatras del país, ha anunciado que deja de considerar la homosexualidad como una enfermedad. Se trata de la primera vez que la organización se expresa sobre el asunto y lo hace para frenar las prácticas encaminadas a intentar modificar la orientación sexual, las también conocidas como «terapias» reparadoras o de conversión. El pronunciamiento puede tener efectos positivos en la próxima sentencia sobre la constitucionalidad de la ley que criminaliza las relaciones homosexuales en la India. La Sociedad India de Psiquiatría, que agrupa a 5.000 profesionales, aclara que la homosexualidad no es una enfermedad y no debe tratarse como tal. Se espera que esto sirva tanto para prohibir las “terapias de conversión” como para presionar al Supremo y que despenalice la homosexualidad en el país.

Hace ya unos cuantos años que la sociedad psiquiátrica en general dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad. De vez en cuando aparece iluminados como Aquilino Polaino diciendo barbaridades, pero peor es que el Partido Popular le invite al senado a decirlas en voz alta. Recordemos también a la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

A pesar de que toda la comunidad científica está de acuerdo en que la homosexualidad no es un desorden mental, los psiquiatras de la India aún no habían aclarado su posición sobre el tema pero acaban de despatologizarla. Como ha explicado el presidente de la Sociedad India de Psiquiatría (que tiene unos 5000 miembros), el doctor Ajit Bhide: “Algunas personas no están hechas para ser heterosexuales y no necesitamos castigarlas, no necesitamos penalizarlas, ni discriminarlas“.

Es la primera vez que la SIP se pronuncia de forma oficial sobre la homosexualidad y lo hacen después de muchas presiones sociales para que dejaran de considerarla una enfermedad y en pleno mes del Orgullo LGTB+. En 2016 la SIP organizó un grupo de trabajo para analizar los problemas a los que se enfrentan las personas LGTB+ y ahora por fin han llegado a la conclusión evidente.

La dirección  de la asociación psiquiátrica, que cuenta con unos 5.000 miembros, lleva deliberando sobre el asunto desde 2016. Pretende, con este pronunciamiento, concienciar tanto a los ciudadanos como a los profesionales sobre la inutilidad y el daño de las conocidas como «terapias» reparadoras o de conversión. Miembros de la IPS han relatado casos de padres que piden a los psiquiatras que les suministren terapia hormonal o electrochoques a sus hijos parar «curarlos» de su homosexualidad.

El equipo encargado de difundir la decisión de la IPS protagonizará una evento en Nueva Delhi el próximo 1 de julio para informar a psiquiatras, médicos y público en general sobre el tema. El líder del equipo, Kersi Chavda, reconoce que la presente situación de discriminación y estigma puede empujar a muchas personas LGTB a sufrir episodios de ansiedad o depresión y quiere reorientar la ayuda psiquiátrica a estos trastornos, proscribiendo las «terapias reparadoras».

Puede parecer un gesto sin mucha importancia, pero en realidad es todo lo contrario. Primero porque algunos psiquiatras de la India siguen realizando “terapias de conversión”, que ahora pierden todo el nulo sentido que tenían porque si no hay enfermedad no hay cura. Y segundo porque el Tribunal Supremo del país está en pleno proceso de valorar si la Sección-377 (la parte del código penal que criminaliza la homosexualidad) es constitucional o no.

Como ha explicado el Dr. Bhide: “Es un paso en la dirección correcta y está respaldado por evidencias científicas. Algunas personas no están hechas para ser heterosexuales y no necesitamos castigarlas, no necesitamos penalizarlas, ni discriminarlas. Los profesionales de la salud mental están ampliamente orientados hacia la aceptación de que esto es una variación en lugar de una aberración de la naturaleza. Sea cual sea tu orientación sexual, sea cual sea tu preferenci asexual, mientras ninguna parte resulte herida, se debe permitir que un individuo practique lo que quiera“.

Es la primera vez que la SIP ha aclarado públicamente su posición sobre la homosexualidad: no es una enfermedad y no debe tratarse como tal“, ha declarado el portavoz de la Sociedad India de Psiquiatría, el Dr. Kersi Chavda.

Ahora se ha de informar a todos los miembros de la SIP de que dejen de practicar terapias de conversión que incluyen prácticas como el lavado de cerebro, tratamientos hormonales, terapias de electroshock y muchísima adoctrinación religiosa y psicológica“, explica el Dr. Bhooshan Shukla, un psiquiatra basado en la ciudad de Pune que junto a otros 11 colegas ha presionado -y sigue haciéndolo- para conseguir que el país deje de considerar la diversidad afectivo sexual como un crimen.

Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Y el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

LGTBfobia de Estado en La India

El artículo 377 del Código Penal de la India castiga las relaciones sexuales “contra natura” con hasta 10 años de prisión. A finales de 2013, la Corte Suprema decidió recriminalizar la homosexualidad, dejando sin efecto la histórica sentencia sancionada por el Alto Tribunal de Delhi en 2009 (en la que declaraba “inconstitucional” la prohibición de las relaciones entre personas del mismo sexo). En los últimos años,mos hemos hecho eco del aumento exponencial de la violencia contra personas LGTB en la India, a raíz de la ilegalización de las relaciones homosexuales.

Las informaciones que nos llegan positivas en clave LGTB de la India son muy escasas. A principios de este mismo año nos hacíamos eco de la apertura del primer colegio para alumnos transexuales en riesgo de exclusión social. Solo unos días después, sin embargo, recogíamos la historia de un joven de 20 años cuyos padres trataron de organizarle una “violación correctivadespués de salir del armario como gay. Los progenitores llegaron a contratar a unos matones para que le agredieran al saber que mantenía una relación con otro chico con el que convivía.

Por otra parte, hace unos meses publicábamos que las autoridades de la India impedían la entrada al país a Victoria Kolakowski, la primera jueza trans de los Estados Unidos. Semanas atrás, prohibían una película por “glorificar” las relaciones homosexuales. La Junta Central de Certificación Cinematográfica de la India (CBFC) se negaba a certificar ‘Ka Bodyscapes’ para su proyección por incluir “escenas gais sensibles”.

Como ocurre en muchos otros países en los que existe homofobia de Estado, los grupos homófobos en la India (incluidos los policiales) se creen en el derecho de realizar impunemente cualquier acción contra las personas sexualmente diversas. No es necesario que las víctimas sean realmente homosexuales (lo que en ningún caso les eximiría de su responsabilidad criminal), con que ‘lo parezcan’ es suficiente.

En 2014, un año después de la recriminalización de la homosexualidad en la India, el activismo LGTB denunciaba un repunte de la violencia homófoba. Y a principios del año pasado recogíamos que ese mismo año 2014 se realizaron un mínimo de 600 detenciones a personas que habían sido acusadas de practicar la homosexualidad. Una cifra que en 2015 se elevaba a más de 1.300 personas, incluyendo 207 adolescentes. Una cifra, no obstante, que parece poco realista si tenemos en cuenta que desconocemos el alcance de la corrupción policial y la cantidad de afectados por extorsiones económicas a cambio de evitar el arresto o el procesamiento judicial.

En octubre de 2015 dábamos cuenta de más casos de extorsión por ser o “parecer” homosexual por parte de miembros de la policía, quienes, según constatan los activistas LGTB “con frecuencia visitan los puntos donde los gais se encuentran y les extorsionan pidiéndoles dinero”. Por otra parte, la estigmatización y los prejuicios provocan todo tipo de injusticias. A principios de 2016 nos hacíamos eco del intento de suicidio de un adolescente de quince años, quemándose vivo, tras ser acosado por ser gay.

Fuente | Hindustan Times, vía EstoyBailando/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Un psiquiatra canadiense que practicaba las “terapias” de conversión, suspendido por abusar sexualmente de dos pacientes que se sometieron a ellas

Miércoles, 21 de marzo de 2018

terapiasdeodioLa noticia bien podría formar parte de una web de noticias satíricas, pero el dolor que se esconde tras las terribles “terapias” reparadoras o de conversión nos impide ironizar sobre el asunto. Melvyn Iscove, un psiquiatra canadiense de 72 años que ha practicado este tipo de intervenciones, ha sido suspendido por el Colegio de Médicos de Ontario por abusar sexualmente de algunos de los pacientes a los que supuestamente estaba “curando”.

La suspensión se hizo efectiva el 8 de marzo, según puede consultarse en la web del Colegio de Médicos de Ontario, a pesar de que las acciones que la motivan (que el propio Colegio de Médicos identifica como abusos) ocurrieron hace años. En la misma web se explica que Iscove es partidario de las teorías de Edmund Bergler, psicoanalista austriaco fallecido en 1962, que en su momento defendió que la homosexualidad es una condición adquirida en la infancia que puede ser sometida a terapia. El Colegio de Médicos de Ontario, en cualquier caso, admite que lo que ha llevado a la suspensión del psiquiatra no es el uso de las “terapias” de conversión, sobre el que aparentemente no consta denuncia expresa, sino dos casos concretos de abusos sexuales a pacientes a los que Iscove trató durante 18 y 20 años, respectivamente.

El primero de ellos, denominado “paciente A”, le consultó por primera vez cuando tenía poco más de 20 años de edad. Había sido remitido a su consulta por un psicólogo al que el joven recurrió por ansiedad y depresión en relación con su rechazo a ser homosexual. De hecho, “A” fue tratado por Iscove durante 18 años. Como parte de la supuesta terapia, Iscove le instaba a contarle sus fantasías sexuales (incluso le preguntaba directamente si él mismo formaba parte de dichas fantasías). Haciéndose valer de la capacidad de influencia que desarrolló sobre el joven, el psiquiatra generó un clima de intimidad física que desembocó en masturbaciones mutuas y sexo oral. El paciente acabó pidiendo al psiquiatra interrumpir las relaciones sexuales, pero aún así continuó bajo terapia con él.

El segundo caso es el del “paciente B”, no demasiado distinto, aunque en este caso el joven, al que sus padres llevaron a la consulta siendo aún adolescente por ansiedad y depresión, niega que ello estuviera relacionado con la homosexualidad. Sea como sea, “B” acabó también desarrollando una relación de dependencia del psiquiatra, que una y otra vez insistía en responsabilizar a las tendencias homosexuales del joven de sus problemas. De la misma forma que con “A”, psiquiatra y paciente acabaron teniendo sexo oral. En este caso llegó además a existir una penetración anal del psiquiatra al paciente.

Por estas razones (junto a otras de menor importancia, pero que también atentan contra el código deontológico) el Colegio de Médicos de Ontario decidía la suspensión de Iscove, a pesar de que los episodios sexuales propiamente dichos que describe la sanción se remontan a 2002 y a 2007. A todo esto cabe añadir que Iscove, que niega las acusaciones, se encuentra pendiente de que el Colegio de Médicos de Ontario resuelva un segundo expediente que le fue abierto por “conducta impropia” en un aseo de hombres en junio de 2014.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Lo hemos mencionado muchas veces (la última de ellas en referencia a la aprobación por el estado de Washington de una ley que prohíbe su utilizacion en menores) pero seguiremos insistiendo, de la misma forma que hacen los que propagan las terribles “terapias” reparadoras o de conversión. Como la propia Asociación Mundial de Psiquiatría ha reconocido (y antes muchas otras sociedades y organizaciones científicas) estas intervenciones no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

 

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

La Asociación Mundial de Psiquiatría se posiciona contra las “terapias” reparadoras de la homosexualidad

Lunes, 28 de marzo de 2016

logo-wpanetLa Asociación Mundial de Psiquiatría ha definido las pseudoterapias de conversión de la orientación homosexual como ”no científicas, ineficaces y perjudiciales” a través de un comunicado en el que la entidad más grande de expecialistas en psiquatría también urge a la despenalización de la condición homosexual y las identidades trans en todo el mundo

Histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría (World Psychiatric Association), organización paraguas que agrupa a 138 sociedades de Psiquiatría de 118 países y que representa a más de 200.000 psiquiatras. En definitiva, la organización psiquiátrica más importante del mundo. El texto no solo insiste en la despatologización de la homosexualidad, algo que no supone una novedad, sino que se posiciona en contra de las “terapias” reparadoras, que considera no solo ineficaces, sino también dañinas, y a favor de la igualdad de derechos de las personas LGTB.

La mayor entidad de psiquiatría a nivel mundial, la World Psychiatric Association, ha anunciado que publicará un informe para alertar sobre la inefectividad de las pseudoterapias de conversión de la oreintación sexual. A pesar de que el anuncio de la WPA es para mucha gente una verdad de perogrullo, esta infame realidad es utilizada a diario en muchos países para estafar a personas LGTB en clara situación de vulnerabilidad y baja autoestima, cuyos problemas de aceptación se incrementan hasta términos que pueden conducirles al suicidio.

A través de un comunicado de prensa publicado en su web, la asociación tilda a las pseudoterapias de ‘‘no científicas, poco éticas y perjudiciales”. Y declara su total oposición ” a cualquier intento de revertir la condición LGBT de ninguna persona.” Junto con la declaración, WPA ha pedido a los gobiernos de todo el mundo a descriminalizar la homosexualidad y las identidades trans, así como la inclusión de las demandas LGTB en los derechos humanos, civiles y políticos de cada país.

Puedes descargar aquí (en inglés) el documento de la Asociación Mundial de Psiquiatría, que comienza afirmando que “recientes controversias en numerosos países sugieren la necesidad” de aclarar algunos puntos sobre lo que clásicamente se denomina homosexualidad, término que la Asociación Mundial de Psiquiatría, en un indisimulado afán despatologizador, prefiere llamar, en inglés, “same-sex orientation, attraction, and behaviour” (expresión imposible de volcar literalmente al castellano, que quizá podríamos traducir por “orientación y atracción hacia personas del mismo sexo y la conducta derivada de estas”).

Es por eso que, tras hacer un repaso de como la Psiquiatría, a lo largo de las últimas décadas y en base a la evidencia científica ha dejado de considerar la orientación homosexual una patología, esta organización define su posición en una serie de 6 puntos que reproducimos a continuación (se trata de una traducción propia, en la que por no complicar artificialmente la redacción hemos mantenido el término “homosexual” en varios momentos en los que el original inglés utiliza “same-sex”):

La Asociación Mundial de Psiquiatría sostiene al final de su comunicado que:

  1. La Asociación Mundial de Psiquiatría mantiene la postura de que las personas lesbianas, gais, bisexuales y tránsgenero son, y así deben ser consideradas, miembros valiosos de la sociedad, con exactamente los mismos derechos y obligaciones que el resto de los ciudadanos. Esto incluye el acceso igualitario a la asistencia sanitaria y a todos los derechos y obligaciones propios de una sociedad civilizada.
  2. La Asociación Mundial de Psiquiatría reconoce la universalidad de la expresión homosexual en las diferentes culturas. Mantiene la postura de que la orientación homosexual en sí misma no implica disfunción psicológica objetiva o deterioro del juicio, la estabilidad o la capacidad profesional.
  3. La Asociación Mundial de Psiquiatría considera que la orientación y atracción hacia personas del mismo sexo y la conducta derivada de estas son variantes normales de la sexualidad humana. Reconoce asimismo que son múltiples los factores que determinan la sexualidad, la orientación, la conducta y el estilo de vida. Reconoce la falta de eficacia científica de los tratamientos que intentar modificar la orientación sexual y subraya el daño y los efectos adversos de tales “terapias” (entrecomillado en el original).
  4. La Asociación Mundial de Psiquiatría reconoce el estigma social y la consecuente discriminación de las personas con orientación homosexual y tránsgenero. Reconoce asimismo que las dificultades a las que se enfrentan son una causa significativa de malestar y hace un llamamiento a proporcionarles un adecuado soporte de salud mental.
  5. La Asociación Mundial de Psiquiatría apoya la necesidad de despenalizar la orientación y la conducta homosexuales, así como la transexualidad, y de incluir los derechos LGTB entre los derechos humanos, civiles y políticos. También apoya la legislación contra el acoso; las leyes contra la discriminación en la educación, el empleo y el acceso a la vivienda; la igualdad en inmigración; la equiparación de las edades de consentimiento y las leyes que endurecen las penas por delitos de odio motivados por el prejuicio hacia las personas LGTB.
  6. La Asociación Mundial de Psiquiatría subraya la necesidad de investigar y desarrollar intervenciones médicas y sociales basadas en la evidencia científica con objeto de dar apoyo a la salud mental de las personas lesbianas, gais, bisexuales y tránsgenero.

“No” rotundo a las “terapias” reparadoras

El pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría (presidida en estos momentos por un psiquiatra abiertamente gay, Dinesh Bhugra) es sin duda un motivo por el que felicitarse. Muy especialmente, y de hecho ese es el aspecto que destacan la mayoría de los medios que se han hecho eco de la noticia, por lo que se refiere a su posicionamiento frontal en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se han pronunciado numerosas organizaciones profesionales y cuya aplicación en menores de edad ya han comenzado a prohibir varios estados norteamericanos (también Malta, en Europa, ha comenzado a discutir una ley en ese sentido).

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta la fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas/  wpanet.org / Redacción chueca

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Ha fallecido el Dr. Robert Spitzer, el psiquiatra que consiguió despatologizar la homosexualidad

Miércoles, 30 de diciembre de 2015

Mort-du-psychiatre-americain-Robert-SpitzerEl Dr. Robert Spitzer, conocido por su gran aportación en el desarollo del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales que permitió que la homosexualidad dejara de ser considerada como una enfermedad, ha muerto a los 83 años en la ciudad de Seattle por problemas cardíacos.

Hasta el año 1973 la homosexualidad fue considerada una “perturbación sociopática de la personalidad”. Pero un psiquiatra, empeñado en clasificar empíricamente las enfermedades mentales, la sacó de la lista. El doctor Robert Spitzer, el hombre que trabajó para que la homosexualidad no fuera diagnosticada como una enfermedad mental, falleció este pasado viernes, 25 de diciembre, a los 83 años de edad. Fue su propia esposa y compañera de trabajo, la profesora emérita de la Universidad de Columbia, Janet Williams, quien comunicó que el psiquiatra murió debido a problemas cardiacos. Spitzer estaba involucrado en múltiples ediciones del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, o DSM según sus siglas en inglés; el libro que enumera y recoge los principales trastornos.

En 1973, después de reunirse con activistas gays, el doctor Spitzer expuso a sus colegas la necesidad de sacar la homosexualidad del listado de la DSM. Entre las razones que argumentó, el psicólogo explicó que el deseo por alguien del mismo sexo no puede ser una enfermedad mental si las personas LGBTI no tienen problemas por aceptar su propia sexualidad y se sienten cómodos al igual que los heterosexuales. Así, Spitze planteaba la necesidad de asumir públicamente que la homosexualidad es buena para la salud.

En lugar de apelar a la autoridad de Freud (padre del psicoanálisis), el doctor Spitzer, en una entrevista que le hicieron en la revista New Yorker en 2005 planteaba las siguientes incógnitas sobre si la homosexualidad era un trastorno psicológico: “¿Existen estudios?, ¿qué pruebas hay de que lo sean?”Un trastorno médico debe estar asociado a angustia subjetiva, sufrimiento o discapacidad de la función social. ¿Realmente la homosexualidad es genética?”, explicó Spitzer al Washington Post.

El Dr. Robert Spitzer, acreditado como la principal influencia facultativa que consiguió que la Asociación Americana de Psiquiatría votara en 1973 para dejar de tratar la homosexualidad como una enfermedad, ha fallecido el pasado viernes a los 83 años.

Según ha manifestado su esposa, el reconocido psiquiatra norteamericano ha muerto en Seattle, ciudad en la que residía desde hace unos meses, a causa de una insuficiencia cardíaca.

El Dr Spitzer trabajó en la redacción de varias ediciones del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, permitiendo la salida de la homosexualidad de la clasificación moderna de los trastornos mentales.

En su argumentación a favor de este gran paso para la comunidad LGTB, el facultativo sostuvo que la atracción homosexual no podría ser una enfermedad mental si las personas no tenían ningún problema con su sexualidad.

Su trabajo fue considerado entonces por el movimiento homo, bi y trans como un avance social sin precedentes para el colectivo, puesto que anteriormente la homosexualidad era contemplada en el manual como un “trastorno sociopático de la personalidad.”

No obstante, el Dr. Spitzer enfrentó a principios de los 2000 una grave polémica al apoyar las pseudoterapias de cambio de orientación sexual, algo que fue tomado como traición por parte del activismo de los derechos LGTB hasta su retractación. En 2001, publicó un estudio de apoyo a las “terapias reparativas”, una teoría que defendía que la sexualidad se podía cambiar. Pero en 2012, se disculpó por este trabajo en un artículo que se publicó en el New York Times. “Al leer estos comentarios (sobre el estudio) yo sabía que esto era un problema, un gran problema, y no podía responder. ¿Sabe de alguien que haya cambiado realmente de orientación sexual?”, se planteaba el psiquiatra.  El Dr Spitzer pidió disculpas por el estudio que apoyaba estas prácticas, que definió como ”defectuoso’‘ y como ”lo único de lo que se arrepentía profesionalmente en toda su carrera’‘. En sus palabras:

Creo que le debo a la comunidad gay una disculpa por mi estudio que defendía afirmaciones no probadas de la eficacia de la terapia reparativa.[…] De la misma manera pido disculpas a cualquier persona gay que haya desperdiciado tiempo y energía al someterse a algún tipo de terapia porque pensaron que yo había demostrado su efectividad con individuos altamente motivados.”

El doctor Allen Frances, profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Duke y editor de una edición posterior del DSM, dijo al New York Times ‘”Spitzer fue de lejos el psiquiatra más influyente de su tiempo. Sus miles de pacientes avalan su trabajo y, a excepción de una crisis de credibilidad, elevó sus estándares científicos y los rescató de la arbitrariedad y de las opiniones sin fundamento”. “El hecho de que hoy se permita el matrimonio gay se lo debemos en parte a Bob Spitzer”, asegura el psicoanalista Jack Drescher.

Antes del DSM, un diagnóstico variaba de un especialista a otro. La redacción de un manual basado en información empírica como el que desarrolló Spitzer es “el mayor hito de la profesión”, le dijo Janet Williams, su mujer y colega a la agencia de noticias AP.

Agencias / Redacción chueca / Ragap

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido alertan contra las “terapias” para “curar” la homosexualidad.

Martes, 4 de marzo de 2014

trabajar-a-disgusto-causa-más-depresión-que-estar-en-el-paroOrganizaciones profesionales de psicoterapeutas del Reino Unido han elaborado un documento conjunto en el que critican con dureza las “terapias reparadoras” de la homosexualidad e insisten en los graves daños que estas pueden producir. El documento ha sido elaborado a petición del Departamento de Salud del Reino Unido, y viene a sumarse a las tomas de postura que ya otras organizaciones profesionales han hecho antes.

Las organizaciones que han consensuado el documento son el UK Council for Psychotherapy (Consejo de Psicoterapia del Reino Unido, entidad que ha asumido el liderazgo en su elaboración), British Psychoanalytic Council (Consejo Psicoanalítico Británico), Royal College of Psychiatrists (Real Colegio de Psiquiatras), British Association for Counselling and Psychotherapy (Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia), British Psychological Society (Sociedad Psicológica Británica) y National Counselling Society (Sociedad Nacional de Counselling). Al documento también se han adherido Pink Therapy (una organización de psicoterapeutas comprometidos con la atención a las personas LGTB) y la organización LGTB Stonewall.

El documento, que puedes descargar en PDF pinchando aquí, expresa la postura de dichas organizaciones sobre las “terapias” dirigidas a modificar la orientación sexual de las personas. Dos son las ideas generales que se extraen del documento: no hay evidencia científica consistente de que funcionen y además pueden causar un daño considerable a la salud mental de las personas. “A menudo este tipo de aproximaciones se basan en interpretaciones religiosas sobre la sexualidad más que en un entendimiento de la orientación sexual basado en la información y en la investigación”, expresa el texto.

Las organizaciones firmantes también critican que los partidarios de las terapias “reparadoras” o “de conversión” sugieran a las personas vulnerables que acuden a ellos que su sexualidad es la raíz de sus problemas, algo que consideran “engañoso y basado en prejuicios”, y recuerdan que aunque las personas LGTB pueden sufrir por su orientación sexual o identidad de género problemas específicos (como acoso, rechazo, discriminación, ansiedad por el modo en que su entorno puede reaccionar, presión familiar, aislamiento, sentimientos de culpa y vergüenza, confusiones sobre la propia sexualidad o conflictos con otros aspectos de su personalidad y creencias) insisten en que el abordaje de estas situaciones debe hacerse desde un punto de vista desprejuiciado y ayudando a la persona a entender sus sentimientos acerca de su orientación e identidad bajo premisas de seguridad y confidencialidad.

El documento también incluye interesantes enlaces a recursos y material sobre la materia, descargable en buena parte en formato PDF.

En la línea de otras organizaciones

No se trata, como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Se trata de que este tipo de intervenciones pueden ser tremendamente peligrosas, como ya han advertido antes otras organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA) o la Asociación Médica Británica.

La APA, tras una completa revisión de la evidencia disponible, concluyó por ejemplo que no es posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomendaba ser honestos con ellos sobre la eficacia de tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso estas prácticas están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.