Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Asociación Médica Británica’

El Consejo General de la Psicología de España alerta sobre la inutilidad y el peligro de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad

Martes, 21 de febrero de 2017

270117copEl Consejo General de la Psicología de España, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país ha emitido un comunicado en el que recuerda que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida.

Por su interés, reproducimos literalmente el comunicado de los psicólogos españoles:

En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM) y urgió a rechazar toda legislación discriminatoria contra gais y lesbianas. Posteriormente, el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud. Ambas decisiones se basaron en una completa revisión de la producción científica existente.

A pesar de todo ello, parecen persistir tratamientos que prometen “curar” la homosexualidad con las llamadas “terapias de conversión”. Ante esto,  el Consejo General de la Psicología de España quiere transmitir su total acuerdo con la postura adoptada por la American Psychological Assotiation (APA) en 2009 en la que se declaraba del todo inadmisible que los profesionales de la salud mental indicaran, instaran o hicieran creer a sus pacientes que es posible modificar su orientación sexual y convertirse en heterosexuales mediante algún tipo de intervención terapéutica o tratamiento. Dicha declaración tiene como base 83 estudios acerca del cambio de orientación sexual que llevan a concluir que no existe ninguna evidencia científica de que una persona homosexual pueda dejar de serlo, más bien por el contrario, los fallidos esfuerzos por conseguirlo suelen derivar en problemas de ansiedad, depresión y suicidio.

Muchas personas se acercan a este tipo de terapias debido a las fuertes presiones que reciben en su entorno y al rechazo a su orientación sexual. Es mucho más probable que aquellos entornos que consideran la homosexualidad como una enfermedad mental o un pecado, ejerzan un mayor nivel de  presión sobre las personas con una orientación homosexual, pudiendo favorecer la génesis de conflictos internos, tal como la homofobia interiorizada, que coloca a quienes lo sufren en una situación de mayor vulnerabilidad frente a quienes ofrecen soluciones falsas, milagrosas y evidentemente ineficaces. Desde el Consejo General de la Psicología se recomienda intervenir en el sentido de la aceptación de la homosexualidad como forma de eliminar el conflicto interno, de manera que las personas vivan integrando su orientación de una forma asertiva.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Lo hemos repetido numerosas veces, pero seguiremos insistiendo en algo tan importante. Este pronunciamiento de los psicólogos españoles no es en realidad ninguna novedad. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente, tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas empeñadas en cambiar su orientación sexual, la Asociación Americana de Psicología recomendaba ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir. Y en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en el mismo sentido.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. No entendemos que su mera promoción no se considere un delito contra la salud pública.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Arcópoli denuncia a una clínica que ofrece terapias curativas para la homosexualidad

Martes, 30 de agosto de 2016

logo-de-arcopoliHaciendo uso de la recién aprobada ley madrileña contra la discriminación de las personas LGTB, el colectivo Arcópoli ha denunciado a la web www.elenalorenzo.com, que asegura como reclamo que “es posible dejar atrás la homosexualidad”. “Sí quieres, puedes”, añade la web de Elena Lorenzo, que se presenta a sí misma como “coach profesional y terapeuta especializada en orientación sexual dirigido [sic] a personas con Atracción al Mismo Sexo (AMS) y a sus familiares”.

El viernes 26 de agosto Arcópoli presentó una solicitud de expediente sancionador en la Consejería de Políticas Sociales y de Familia de la Comunidad de Madrid contra la página web www.elenalorenzo.com que ofrece presuntas técnicas ”para poder dejar atrás la homosexualidad’‘.

La autodenominada terapeuta Elena Lorenzo proporciona terapias ”de cambio” para ”personas que viven una homosexualidad no deseada que les hace vivir infelices e insatisfechos”. Además ofrece irresponsables testimonios no comprobables como: ”me di cuenta de que no era gay” o ‘‘Leonora, dejando atrás el lesbianismo”.

Desde Arcópoli consideramos que las terapias de ”curación” de la homosexualidad son falsas y acientíficas y únicamente juegan con los sentimientos de personas que sufren por la homofobia que persiste en nuestra sociedad, no por su homosexualidad, y que en lugar de proporcionarles una terapia de afirmación y de superación de traumas y complejos les proporcionan, a cambio de considerables cantidades económicas, falsas esperanzas de poder dejar atrás lo que no es sino una cualidad humana: la diversidad sexual y de género. 

30730_pseudoterapia-de-conversion-gayCoincidimos plenamente con la American Psichiatric Association, que afirmó ya en 2000 que: ”los riesgos potenciales de las terapias reparativas son altos, incluyendo depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo debido a que los terapistas se alinean con los prejuicios sociales de homofobia.” 

La APA afirma que las terapias de aversión ”son prácticas dañinas psicológicamente, no avaladas por estudios científicos contrastados y no eficaces. Desde 2006 el uso de la terapia de aversión se considera una violación de los códigos de conducta profesional” Asimismo, el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid ha declarado que estas informaciones pueden ”fomentar la homofobia” y han ”refutado y condenado” las prácticas de estas terapias falsamente reparativas.

34450_terapia-homosexualidad-denuncia-arcopoliDesde Arcópoli nos mostramos muy satisfechos por la aprobación de la ley LGTB de la Comunidad de Madrid, en vigor desde el pasado 11 de agosto, e instamos a las instituciones a ponerla en práctica cuanto antes y aplicarla con vehemencia en este caso, pues resulta incompatible la existencia de supuestas terapias de curación de la homosexualidad con la igualdad real de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en la sociedad madrileña del siglo XXI.

El Coordinador Yago Blando ha afirmado que:

Intentar hacer creer a alguien que se le puede ‘curar’ su deseo homosexual solo le genera falsas esperanzas que agravarán su sufrimiento e impedirán el pleno desarrollo de su personalidad. Cuando una persona sufre con motivo de su orientación sexual, no sufre como consecuencia de ella sino por encontrarse en un entorno social que no la tolera. Nuestra labor es construir una sociedad libre e igualitaria, y para ello es preciso hacer desaparecer extraños remedios acientíficos que más bien parecen recuperados de las épocas más oscuras de nuestra historia”. 

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Precisamente en marzo de este año tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Madrid: una prohibición que indignó a varios obispos

La ley madrileña contra la LGTBfobia, alineada en este sentido con la evidencia científica, incluye entre las infracciones muy graves la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona, con independencia de que la persona sometida a tales terapias haya mostrado su consentimiento. Se trata, de hecho, de uno de los puntos de esta ley que más ha indignado a los obispos del “eje del odio” madrileño (Juan Antonio Reig Pla, Joaquín María López de Andújar y José Rico), firmantes de un duro documento que considera esta prohibición “un atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra, a la libertad de los científicos y profesionales en la búsqueda de la verdad, y a la libertad de las personas para orientar su vida o para pedir ayuda, incluso religiosa, en aquello que crean necesitar”.

En este sentido, no está de más recordar que, respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia científica disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Redacción Chueca/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Condenan a una clínica en China por aplicar ‘electroshocks’ para “curar” la homosexualidad

Martes, 23 de diciembre de 2014

Xiao_ZhenXiao Zhen

Importante avance para los derechos LGTB en China. Un tribunal de Pekín ha condenado a una clínica pagar una compensación económica a Yang Teng, de 30 años, víctima de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad. El tribunal establece además que la homosexualidad no es una enfermedad, luego no ha lugar a “curarla”, y ordena a Baidu (el más importante buscador de internet chino) retirar la publicidad de la clínica en la que Yang Teng fue tratado con electroshock.

La justicia china ha ordenado a una clínica que pague una indemnización al demandante por el “tratamiento”, el primer triunfo legal contra la llamada “terapia de conversión” en el país asiático.

Un joven homosexual en China logró una victoria legal contra la clínica Xinyu Piao Xiang, que le aplicó una terapia electroshocks eléctricos para “volverlo” heterosexual.

El abogado Li Duilong anunció que el Tribunal Popular del distrito de Haidian, en Beijing, ordenó al centro de salud que le pague 3,500 yuanes (alrededor de 450 euros) a Xiao Zhen por los gastos relacionados con la supuesta “terapia”.

Zhen reveló que se sometió voluntariamente a la terapia en febrero tras la presión de sus padres para casarse y tener un hijo. El tratamiento incluyó hipnosis y descargas que le perjudicaron física y emocionalmente. Xiao dijo que lo sometieron a descargas eléctricas tras haberle pedido que tuviera fantasías sexuales que involucraran a hombres.

El letrado dijo que también se dictaminó que no había necesidad de administrar choques eléctricos porque la homosexualidad no requiere tratamiento.

Sin embargo, el tribunal desestimó otra demanda presentada, esta vez contra el gigante motor de búsqueda chino Baidu, por hacerle publicidad a la clínica Xinyu Piao Xiang.

“Es el primer caso contra la terapia de conversión en China“, expresó por su parte Xiao Tie, directora ejecutiva del Centro LGBT de Pekín, que apoya la demanda.

“En China, la mayoría de las personas que se someten a la terapia de conversión lo hacen porque son presionadas por sus familias”, dijo la activista a los medios de comunicación frente al tribunal que lleva adelante el caso, quien añadió que muchos aseguran quedar “curados” sólo para frenar los angustiantes tratamientos.

En China, la homosexualidad ha sido considerada como un trastorno mental hasta 2001, de ahí la existencia de un considerable número de clínicas que realizan estos procedimientos.

Ampliación con el post de Dosmanzanas:

Yang Teng (o Xiao Zhen, como también le identifican en grafía occidental los medios) acudió a la clínica en febrero, presionado por su familia, después de encontrar en Baidu (un motor de búsqueda similar a Google muy popular en China) un anuncio en el que se promocionaba como un centro para “curar” la homosexualidad. Allí fue sometido a electroshock. No “curaron” a Yang, evidentemente, pero tras la terrible experiencia este sacó fuerzas de flaqueza para demandar al centro con el apoyo del Beijing LGBT Center, un colectivo LGTB de la capital china. Yang Teng incluso ha promovido una campaña en la plataforma All Out para conseguir que la directora de la Organización Mundial de la Salud, la también china Margaret Chan (natural de Hong Kong), condene el uso de estas prácticas en su país.

El fallo de la Corte Popular de Haidian ordena ahora a la clínica, situada en Chongqing (en el suroeste de China) pagar el equivalente a 560 dólares a Yang Teng, al considerar que la homosexualidad no es una enfermedad y por tanto no cabe hablar de curación de la misma. Se trata, según refieren medios internacionales, de la primera vez que un tribunal de la Republica Popular China falla contra las “terapias reparadoras”. La sentencia, además, obliga al buscador Baidu a eliminar la publicidad de la clínica. Yang Teng está muy satisfecho con el fallo, que a su juicio demuestra que “cuando reclamamos la protección de nuestros derechos podemos obtener un resultado justo”.

Algo se mueve en China contra esta práctica

La decisión de la justicia sobre el caso el Yang Teng tiene lugar en un momento en el que parece que la reacción social contra estas infames “terapias” está despertando en China. Un documental que denunciaba estas prácticas (Tratamientos que matantuvo una gran difusión hace ya más tres años en ese país. Y este verano contábamos como el activismo LGTB chino se está organizando para llevar ante los tribunales a los centros que la practican, demandas para las que contarían con el visto bueno del Gobierno. Y es que este tipo de clínicas parecen haber proliferado en años recientes pese a que China excluyó oficialmente a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 2001.

Una batalla similar también ha empezado en la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong, a raíz de la presencia en sus bibliotecas de las obras del estadounidense Joseph Nicolosi, uno de los principales defensores de las “terapias reparadoras”. Una asociación LGTB ha pedido a la biblioteca central de la excolonia que avise claramente sobre el peligro de sus contenidos, aunque no ha exigido su retirada por respeto a la “libertad de expresión”.

Prácticas muy peligrosas

Como hemos insistido en otras anteriores, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que estas prácticas son muy peligrosas para las personas que se someten a ellas, pudiendo desembocar en depresión y tendencias suicidas, como han advertido la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido, entre otros. En España, el Colegio de Psicólogos de Madrid también se posicionaba de forma expresa hace unos meses en respuesta a una pregunta de la Confederación COLEGAS.

Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomienda ser honestos con ellas sobre tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias incluyen insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones que sí aceptan el hecho homosexual o, en casos muy extremos, valorar la adopción del celibato sin pretender cambiar la orientación. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gays”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Para finalizar, y volviendo a China, os dejamos con el vídeo de denuncia que Yang Teng grabó para su campaña en All Out, demostrativo del esperanzador cambio de tendencia que se está produciendo en ese país:

Fuente Cáscara Amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comienza la batalla legal contra las “terapias reparadoras” de la homosexualidad en China: Activistas LGBT consiguen llevar a los tribunales al doctor Zhou Zhengyou, el Richard Cohen chino

Sábado, 2 de agosto de 2014

noticias_file_foto_833033_1406720818Activistas LGTB de China han obtenido, por primera vez, el permiso del Gobierno para denunciar ante los tribunales a las clínicas que ofrecen las peligrosas e inútiles “terapias reparadoras” de la homosexualidad. Se trata de un paso decisivo en un país donde la homofobia social todavía está muy extendida.

Según relata BBC News en un reportaje, en China siguen siendo numerosas las clínicas psiquiátricas donde se ofrecen este tipo de dañinos “tratamientos”, a pesar de que la homosexualidad fue excluida de la lista de enfermedades mentales en 2001. En uno de estos centros, situado en Nankín, trabaja Zhou Zhengyou. Este médico afirma “curar” al 70% de sus pacientes, si bien tras un proceso largo y difícil que, además, puede llegar a costar 90 euros por sesión (una fortuna para un salario medio en el país).

Por suerte, la comunidad LGTB china ha comenzado a organizarse contra estas brutales prácticas y, para empezar, han convocado una serie de protestas frente a los centros que las administran. Además, y como principal novedad, han obtenido permiso para demandar a estas clínicas ante los tribunales. La primera vista comenzará en las próximas semanas.

La lucha contra los tratamientos fraudulentos que aseguran curar la homosexualidad, pese al consenso científico en contra de este tipo de terapias, ha llegado también a China, un país donde la comunidad LGBT lleva años luchando por que las autoridades respeten los derechos de la comunidad homosexual. Por eso se ha considerado una victoria incluso que los tribunales hayan admitido a trámite la demanda que persigue ilegalizar las terapias que dicen curar la homosexualidad y que afectará a clínicas como la del doctor Zhou Zhengyou, la versión china de Richard Cohen y auténtico abanderado de las terapias de conversión en el país, que regenta una clínica en la ciudad de Nanjing. Sin reparos, este médico, que también ha escrito varios libros sobre cómo cambiar la orientación sexual, asegura “curar” (o convertir en heterosexuales) al 70% de los pacientes gays que acuden a su consulta, según ha recogido la BBC.

Zhou ha escrito varios libros en los que establece la forma de educar a los hijos como una de las causas fundamentales de la homosexualidad. Aunque afirma utilizar únicamente métodos de counseling en sus sesiones, conoce y describe perfectamente las infames “terapias de aversión”:  “Un método común es el electroshock. Cuando el paciente tiene un pensamiento gay, lo electrocutamos o le inyectamos drogas que le producen náuseas”, relata.

Detrás de la demanda, que llegará previsiblemente a juicio este mes, está el activista Xiao Zhen, que se sometió voluntariamente a una terapia de electroshock para tener información de primera mano contra la demanda. La homosexualidad no es delito en China desde 1997 y tampoco se considera oficialmente una enfermedad desde 2001, pero las clínicas que ofrecen curar la homosexualidad están a la orden del día en el país y operan con métodos poco ortodoxos. “Un método común es el electroshock. Cuando el paciente tiene pensamientos gays le electrocutamos o le inyectamos con drogas que le hacen sentir enfermo. Gradualmente, el paciente sentirá disgusto hacia la relación con gente del mismo sexo”, explica el doctor Zhengyou, que sin embargo afirma que su terapia se basa en la conversación con el paciente. El éxito de la demanda daría un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos del colectivo LGBT.

Una batalla similar también ha empezado en la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong, a raíz de la presencia, en la zona de préstamos, de la Guía parental para prevenir la homosexualidad escrita por el conocido defensor de las “terapias reparadoras” estadounidense Joseph Nicolosi. Una asociación LGTB ha pedido a la biblioteca central de la excolonia que avise claramente sobre la divulgación de “prejuicios, discriminación y estereotipos” que carga este libro, aunque no ha exigido su retirada por respeto a la “libertad de expresión”.

Como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que este tipo de intervenciones pueden ser muy peligrosas, como ya han advertido organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido.

En la propia China, de hecho, un documental que denunciaba estas prácticas (Tratamientos que matantuvo una gran difusión hace tres años.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

Foto: Zhou Zhengyou (BBC)

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Partido Republicano de Texas se posiciona a favor de las peligrosas “terapias reparadoras”

Miércoles, 11 de junio de 2014

gay_nogayLa federación republicana en el estado norteamericano de Texas ha celebrado su convención bienal, en la que ha aprobado su nueva plataforma política para las próximas convocatorias electorales. Entre sus propuestas, llama particularmente la atención el apoyo a las probadamente peligrosas “terapias” para “curar” la homosexualidad.

Según el texto aprobado, los republicanos texanos “reconocen la legitimidad y eficacia del counseling, que ofrece terapia reparadora y tratamiento para los pacientes que buscan curación e integridad de su estilo de vida homosexual. Ninguna ley ni decreto podrá limitar o restringir el acceso a este tipo de terapia”. El programa se votó en bloque, por lo que la medida fue aprobada sin discusión por parte de los delegados participantes en la convención. Solo el grupo LGTB Log Cabin Republicans intentó tímidamente oponerse a la iniciativa, aunque finalmente desistieron por miedo a que sus esfuerzos fueran contraproducentes y se adoptaran nuevas resoluciones homófobas.

La iniciativa parte del Eagle Forum, una organización de la órbita del Tea Party cuya portavoz Cathie Adams ha defendido su idea haciendo hincapié en el carácter voluntario de las “terapias”. “No creo que los homosexuales nazcan homosexuales”, opina Adams, para quien, a diferencia de lo que pasa con “el color de la piel o el lugar de nacimiento”, los “estilos de vida” se pueden “elegir”. La líder del Eagle Forum asegura haber conocido a un hombre gay que se habría vuelto heterosexual con estos dañinos “tratamientos”.

A pesar de ser comprobadamente ineficaces y perjudiciales, Adams se refirió a estas “terapias” como una “cuestión de libertad” y criticó que California y Nueva Jersey las hayan “ilegalizado completamente”. Lo cierto es que los mencionados estados solo han prohibido su aplicación en menores de edad. La ley californiana fue recurrida ante la justicia federal, que la declaró plenamente constitucional el año pasado.

En contra del criterio médico

Como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que este tipo de intervenciones pueden ser tremendamente peligrosas, como ya han advertido organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido.

La APA, tras una completa revisión de la evidencia disponible, concluyó por ejemplo que no es posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomendaba ser honestos con ellos sobre la eficacia de tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso estas prácticas están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición).

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido alertan contra las “terapias” para “curar” la homosexualidad.

Martes, 4 de marzo de 2014

trabajar-a-disgusto-causa-más-depresión-que-estar-en-el-paroOrganizaciones profesionales de psicoterapeutas del Reino Unido han elaborado un documento conjunto en el que critican con dureza las “terapias reparadoras” de la homosexualidad e insisten en los graves daños que estas pueden producir. El documento ha sido elaborado a petición del Departamento de Salud del Reino Unido, y viene a sumarse a las tomas de postura que ya otras organizaciones profesionales han hecho antes.

Las organizaciones que han consensuado el documento son el UK Council for Psychotherapy (Consejo de Psicoterapia del Reino Unido, entidad que ha asumido el liderazgo en su elaboración), British Psychoanalytic Council (Consejo Psicoanalítico Británico), Royal College of Psychiatrists (Real Colegio de Psiquiatras), British Association for Counselling and Psychotherapy (Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia), British Psychological Society (Sociedad Psicológica Británica) y National Counselling Society (Sociedad Nacional de Counselling). Al documento también se han adherido Pink Therapy (una organización de psicoterapeutas comprometidos con la atención a las personas LGTB) y la organización LGTB Stonewall.

El documento, que puedes descargar en PDF pinchando aquí, expresa la postura de dichas organizaciones sobre las “terapias” dirigidas a modificar la orientación sexual de las personas. Dos son las ideas generales que se extraen del documento: no hay evidencia científica consistente de que funcionen y además pueden causar un daño considerable a la salud mental de las personas. “A menudo este tipo de aproximaciones se basan en interpretaciones religiosas sobre la sexualidad más que en un entendimiento de la orientación sexual basado en la información y en la investigación”, expresa el texto.

Las organizaciones firmantes también critican que los partidarios de las terapias “reparadoras” o “de conversión” sugieran a las personas vulnerables que acuden a ellos que su sexualidad es la raíz de sus problemas, algo que consideran “engañoso y basado en prejuicios”, y recuerdan que aunque las personas LGTB pueden sufrir por su orientación sexual o identidad de género problemas específicos (como acoso, rechazo, discriminación, ansiedad por el modo en que su entorno puede reaccionar, presión familiar, aislamiento, sentimientos de culpa y vergüenza, confusiones sobre la propia sexualidad o conflictos con otros aspectos de su personalidad y creencias) insisten en que el abordaje de estas situaciones debe hacerse desde un punto de vista desprejuiciado y ayudando a la persona a entender sus sentimientos acerca de su orientación e identidad bajo premisas de seguridad y confidencialidad.

El documento también incluye interesantes enlaces a recursos y material sobre la materia, descargable en buena parte en formato PDF.

En la línea de otras organizaciones

No se trata, como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Se trata de que este tipo de intervenciones pueden ser tremendamente peligrosas, como ya han advertido antes otras organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA) o la Asociación Médica Británica.

La APA, tras una completa revisión de la evidencia disponible, concluyó por ejemplo que no es posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomendaba ser honestos con ellos sobre la eficacia de tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso estas prácticas están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.