Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Asociación Americana de Psicología’

El estado de Colorado prohíbe las «terapias» de conversión en menores de edad

Miércoles, 10 de abril de 2019

Bandera-de-ColoradoEl estado de Colorado ha aprobado un proyecto de ley que prohíbe las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión con objeto de intentar modificar la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad. Se convierte así en el 16º estado de los Estados Unidos, además de Washington D.C. y de Puerto Rico, en prohibir estos infames procedimientos.

El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Representantes de Colorado el 19 de febrero por 42 votos a favor y 20 en contra. El Senado aprobó una versión enmendada el 25 de marzo, por 21 votos a favor y 13 en contra. En ambas cámaras los demócratas gozan de mayoría. Este viernes, 5 de abril, la Cámara de Representantes dio finalmente su visto bueno a la versión aprobada por el Senado. Aunque el texto aún debe ser rubricado por el gobernador, que tiene capacidad de vetarlo, nadie duda que este no podrá impedimento alguno. El gobernador de Colorado, recordemos, no es otro que el demócrata Jared Polis, abiertamente gay, que ganó las elecciones del pasado 6 de noviembre con el 53,4% de los votos. Antes de optar a gobernar su estado, Polis fue miembro del Congreso de los Estados Unidos. Fue, de hecho, el primer congresista abiertamente gay en el momento de ser elegido por primera vez en 2008 (posteriormente revalidó su escaño en 2010, 2012, 2014 y 2016).

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en dieciseis estados norteamericanos, además de en la capital federal. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New Hampshire. Y hace pocos días se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado.

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El estado de Nueva York prohíbe las «terapias» de conversión de la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad

Lunes, 21 de enero de 2019

440px-Flag_of_the_Governor_of_New_York.svgLa legislatura del estado de Nueva York ha aprobado la prohibición de las «terapias» reparadoras o de conversión de la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad. Se convierte así en el 15º territorio de los Estados Unidos (14º estado, además de Washington D.C.) en poner coto a una práctica que no solo se ha demostrado inútil, sino peligrosa. 

La prohibición de este tipo de intervenciones en menores de edad fue aprobada por 57 votos a favor y 4 en contra (en el Senado) y por 134 votos a favor y 3 en contra (en la Asamblea). Ambas cámaras están controladas desde este mes de enero por los demócratas, después de que en las elecciones de noviembre los republicanos perdieran el control del Senado estatal. Una circunstancia que ha favorecido la rápida tramitación de un proyecto al que la Asamblea ya había dado luz verde en ocasiones anteriores, pero cuya tramitación los republicanos habían bloqueado. Finalmente, ya con los demócratas controlando el Senado, el proyecto llegaba al pleno y recibía también el apoyo de varios senadores republicanos. El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, expresaba de inmediato su apoyo a la ley y su intención de rubricarla.

La nueva ley forma parte, de hecho, de un paquete de medidas en favor de las personas LGTB que Andrew Cuomo (reelegido también el pasado noviembre) había anunciado el pasado año. De hecho, junto a la prohibición de las «terapias» de conversión en menores, la legislatura de Nueva York también ha aprobado una ley de no discriminación por identidad o expresión de género, que entre otras cosas incluye la identidad de género en el listado de condiciones protegidas por las leyes del estado.

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en catorce estados norteamericanos, además de en la capital federal. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New Hampshire. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares.

lgbt_statueofliberty-01

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar» una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que en cualquier caso permanece encallado por el desacuerdo entre las diferentes fuerzas políticas que en teoría lo apoyan y cuya aprobación a día de hoy no está asegurada.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras. “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Asociación Americana de Psicología dice que la Masculinidad Tóxica existe y es perjudicial para la salud.

Viernes, 11 de enero de 2019

super-machiruloLa Asociación Americana de Psicología, que acaba de publicar una guía titulada “Directrices para la Práctica Psicológica con jóvenes y adultos” en la que dejan bien claro que la Masculinidad Tóxica no solo existe, si no que es tremendamente perjudicial para el propio hombre.

La guía explica, por ejemplo, que “la ideología de la masculinidad” es toda una serie de ideas y conceptos (descriptivos, prescriptivos y proscriptivos) sobre lo que implica ser niño o ser hombre; y “aunque hay diferencias entre ideologías de la masculinidad, hay una constelación particular de ideas que predominan sobre largos segmentos de la población“.

La masculinidad no es mala, la masculinidad tóxica sí.

Añade la AAP que la masculinidad tradicional suele incluir “estoicismo emocional, homofobia, no mostrar vulnerabilidad, confianza en uno mismo y competitividad“; una ideología que, a la larga, tiene un impacto tremendamente negativo en el desarrollo psicológico de los hombres porque “limita su comportamiento y resulta en tensión y conflicto por el rol de género, y afecta negativamente a su salud mental y física“.

La homosexualidad no es mala para la salud, la masculinidad tóxica sí.

Bolsonaro-e-Trump

La publicación de la Asociación Americana de Psicología afirma también que criar a un niño bajo una noción de la masculinidad que “enfatiza la agresión, la homofobia y la misoginia” puede derivar en que esos chavales acaben reproduciendo comportamientos disruptivos como el bullying, la homofobia o el acoso sexual.

Jared Skillings, de la Asociación Americana de Psicología, ha explicado a la prensa norteamericana que esta guía se ha realizado para ayudar a los especialistas en salud mental a tratar los problemas que encuentren en hombres (niños, adolescentes y adultos). Y es que, como explica Stephanie Pappas, también de la AAP: “Los profesionales de la salud mental tienen que poner su objetivo en reducir la agresión y la violencia y entender los precursores al abuso de sustancias o al suicidio. Deben animar a los hombres a proteger su propia salud. Y deben ofrecer servicios que sean sensibles con la socialización bajo la que se han educado los hombres; mientras luchan contra la homofobia, la transfobia, el racismo y otros tipos de discriminación.

Fuente Pink News, vía HazteQueer

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

La Asamblea de California aprueba un proyecto de ley que considera que las «terapias» de conversión constituyen un fraude al consumidor

Miércoles, 25 de abril de 2018

CaliforniaAssemblySealComo anunciábamos el pasado mes de marzo, el estado de California podría experimentar en breve un importante avance en la lucha contra las peligrosas «terapias» reparadoras de la homosexualidad. La Asamblea de ese estado ha dado su visto bueno a un proyecto de ley que incluye la promesa de modificar la orientación sexual de una persona en la lista de servicios fraudulentos a los consumidores. La base de la propuesta es simple: si de acuerdo a la evidencia científica esta modificación no es posible, prometerlo supone un fraude. 

Haciendo un poco de historia, conviene precisar que California ya fue el primer estado de Estados Unidos en prohibir el uso de las «terapias» reparadoras o de conversión en menores de edad allá por por el año 2012, no sin controversia. Le siguieron después Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y los estados de Vermont, Oregon, Nuevo México, Illinois, Nueva York y Washington D.C. Connecticut, Nevada Rhode Island   y Washington, así como el Distrito de Columbia y la ciudad de Cincinnati . Y la legislatura de New Hampshire acaba de aprobar un proyecto similar, pendiente solo de que un comité conjunto entre Cámara de Representantes y Senado concilie las versiones aprobadas por cada una de las cámaras (ligeramente diferentes entre sí) antes de enviar la versión final al despacho del Gobernador, que ya ha anunciado que la refrendará con su firma. Hay además varias ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares.

La iniciativa que ahora se abre paso en California, sin embargo, supone una novedad respecto a todas estas leyes, cuyo objetivo es la protección de los menores, pero que dejan campo libre a la aplicación de este tipo de intervenciones en mayores de edad a los que se les reconoce la capacidad de consentir libremente sobre ellas. Ahora el foco se pone sobre el hecho de que este tipo de intervenciones supone un fraude, ya que se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, y por tanto no podrán anunciarse ni ofrecerse como parte de ninguna cartera de servicios con la promesa de conseguir «revertir» la orientación homosexual. Se trata, en este sentido, de proteger los derechos de los ciudadanos como consumidores.

El proyecto de ley, cuyo promotor es el representante demócrata Evan Low, fue aprobado el pasado 19 de abril por la Asamblea de California por 50 votos a favor (la mayoría demócratas) y 18 en contra (todos ellos republicanos). Se registraron además 10 abstenciones/ausencias. Ahora debe ser discutido en el Senado estatal, donde los demócratas cuentan también con una cómoda mayoría. Es previsible, por tanto, que se convierta en ley (nadie espera que el Gobernador, el demócrata Jerry Brown, la vete), y más teniendo en cuenta que goza del respaldo de organizaciones profesionales como la Academia Americana de Pediatría o la Asociación de Psicólogos de California.

En Europa, Malta fue pionera contra estas «terapias»

En Europa la pionera contra este tipo de intervenciones  ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido en diciembre de 2016. Irlanda y Reino Unido, por ejemplo, tramitan en estos momentos cambios legislativos en el mismo sentido. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, actualmente en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó “colar” una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que por ejemplo contemplaba este aspecto).

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace ahora un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a estas prácticas

 “Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, y es que los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Irlanda y el Reino Unido avanzan hacia la prohibición de las “terapias” de conversión

Jueves, 22 de marzo de 2018

california-terapias-conversion-fraude-696x473Dos nuevos países europeos podrían unirse en los próximos meses a la lista de territorios que prohíben las “terapias reparadoras” o de conversión. Intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas y contra las ya antes se han pronunciado numerosas organizaciones profesionales. En el Senado irlandés ya se ha presentado un proyecto de ley con apoyo multipartito para vetarlas. El proceso se encuentra en un estado más preliminar en el Reino Unido. Tras oponerse hace un año, el Gobierno de Theresa May ha anunciado ahora que está analizando posibles fórmulas para ilegalizar estas prácticas.

Prosigue la tendencia hacia la proscripción de las “terapias” reparadoras o de conversión. Tanto Irlanda como el Reino Unido han dado pasos en las últimas semanas en esta dirección. La situación se encuentra en un estadio más avanzado en el caso irlandés. 21 senadores, pertenecientes a diferentes formaciones (Sinn Féin, Fianna Fáil, laboristas, verdes e independientes) han dado su apoyo a un proyecto de Ley para la Prohibición de las Terapias de Conversión. La iniciativa partió del republicano Fintan Warfield (SF), que se mostró confiado en que culmine favorablemente su tramitación parlamentaria.

El proyecto de ley contempla la tipificación como delitos de estas prácticas y establece tres categorías, en orden de gravedad:

  • Personas que ofrezcan o realicen “terapias” de conversión o las anuncien.
  • Personas que saquen del territorio nacional a otra con el objetivo de someterla a “terapias” de conversión.
  • Profesionales que ofrezcan o realicen “terapias” de conversión o dirijan a una persona a otros profesionales o a cualquier otra persona que las realice.

Las sanciones oscilan desde los 1.000 euros de multa y seis meses de prisión para infracciones del primer tipo hasta los 10.000 euros de multa y doce meses de prisión para las del segundo y tercer tipo.

En el caso británico, el proceso se prevé más lento. Hace ahora un año, de hecho, el Gobierno de Theresa May rechazaba iniciar la tramitación parlamentaria de una iniciativa legislativa popular , que había conseguido cerca de 33.000 firmas, para prohibir las “terapias” reparadoras. Se escudaron en el pretexto de que, en su opinión, ya se habían tomado todas las medidas necesarias para prevenir el uso de las peligrosas prácticas.

Ahora, sin embargo, un portavoz del Ejecutivo ha declarado a la web Gay Star News que durante 2017 llevaron a cabo una encuesta nacional entre la población LGTB que incluyó preguntas sobre la incidencia de las “terapias” de conversión. Los resultados servirán para decidir sobre los pasos a seguir hacia la proscripción de estas prácticas pseudomédicas. El Gobierno británico también está trabajando con las asociaciones profesionales de psicoterapia y counseling para desarrollar un convenio que acabe con estos “falsos tratamientos”, en sus propias palabras, de aquí a finales de año.

En Europa, Malta fue pionera

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en diez estados norteamericanos, además de en la capital federal. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut y Washington, hace tan solo unos días. Hay además varias ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Y la legislatura de New Hampshire discute en estos momentos un proyecto en el mismo sentido.

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido en diciembre de 2016. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, actualmente en discusión en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó “colar” una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que por ejemplo contemplaba este aspecto).

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace ahora un año un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida..

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Un psiquiatra canadiense que practicaba las “terapias” de conversión, suspendido por abusar sexualmente de dos pacientes que se sometieron a ellas

Miércoles, 21 de marzo de 2018

terapiasdeodioLa noticia bien podría formar parte de una web de noticias satíricas, pero el dolor que se esconde tras las terribles “terapias” reparadoras o de conversión nos impide ironizar sobre el asunto. Melvyn Iscove, un psiquiatra canadiense de 72 años que ha practicado este tipo de intervenciones, ha sido suspendido por el Colegio de Médicos de Ontario por abusar sexualmente de algunos de los pacientes a los que supuestamente estaba “curando”.

La suspensión se hizo efectiva el 8 de marzo, según puede consultarse en la web del Colegio de Médicos de Ontario, a pesar de que las acciones que la motivan (que el propio Colegio de Médicos identifica como abusos) ocurrieron hace años. En la misma web se explica que Iscove es partidario de las teorías de Edmund Bergler, psicoanalista austriaco fallecido en 1962, que en su momento defendió que la homosexualidad es una condición adquirida en la infancia que puede ser sometida a terapia. El Colegio de Médicos de Ontario, en cualquier caso, admite que lo que ha llevado a la suspensión del psiquiatra no es el uso de las “terapias” de conversión, sobre el que aparentemente no consta denuncia expresa, sino dos casos concretos de abusos sexuales a pacientes a los que Iscove trató durante 18 y 20 años, respectivamente.

El primero de ellos, denominado “paciente A”, le consultó por primera vez cuando tenía poco más de 20 años de edad. Había sido remitido a su consulta por un psicólogo al que el joven recurrió por ansiedad y depresión en relación con su rechazo a ser homosexual. De hecho, “A” fue tratado por Iscove durante 18 años. Como parte de la supuesta terapia, Iscove le instaba a contarle sus fantasías sexuales (incluso le preguntaba directamente si él mismo formaba parte de dichas fantasías). Haciéndose valer de la capacidad de influencia que desarrolló sobre el joven, el psiquiatra generó un clima de intimidad física que desembocó en masturbaciones mutuas y sexo oral. El paciente acabó pidiendo al psiquiatra interrumpir las relaciones sexuales, pero aún así continuó bajo terapia con él.

El segundo caso es el del “paciente B”, no demasiado distinto, aunque en este caso el joven, al que sus padres llevaron a la consulta siendo aún adolescente por ansiedad y depresión, niega que ello estuviera relacionado con la homosexualidad. Sea como sea, “B” acabó también desarrollando una relación de dependencia del psiquiatra, que una y otra vez insistía en responsabilizar a las tendencias homosexuales del joven de sus problemas. De la misma forma que con “A”, psiquiatra y paciente acabaron teniendo sexo oral. En este caso llegó además a existir una penetración anal del psiquiatra al paciente.

Por estas razones (junto a otras de menor importancia, pero que también atentan contra el código deontológico) el Colegio de Médicos de Ontario decidía la suspensión de Iscove, a pesar de que los episodios sexuales propiamente dichos que describe la sanción se remontan a 2002 y a 2007. A todo esto cabe añadir que Iscove, que niega las acusaciones, se encuentra pendiente de que el Colegio de Médicos de Ontario resuelva un segundo expediente que le fue abierto por “conducta impropia” en un aseo de hombres en junio de 2014.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Lo hemos mencionado muchas veces (la última de ellas en referencia a la aprobación por el estado de Washington de una ley que prohíbe su utilizacion en menores) pero seguiremos insistiendo, de la misma forma que hacen los que propagan las terribles “terapias” reparadoras o de conversión. Como la propia Asociación Mundial de Psiquiatría ha reconocido (y antes muchas otras sociedades y organizaciones científicas) estas intervenciones no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

 

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Rhode Island, Nevada y Connecticut se suman a la lista de estados norteamericanos que prohíben las peligrosas “terapias” reparadoras

Lunes, 24 de julio de 2017

indiceEl pequeño estado de Rhode Island, en Nueva Inglaterra, se ha incorporado esta semana a la lista de territorios estadounidenses que ya prohíben las peligrosas e inútiles “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad. Este año 2017, de hecho, son ya cuatro los estados que han aprobado leyes en ese sentido: Nuevo México, Connecticut y Nevada lo han hecho en los meses previos. Una medida de la que en Europa Malta ha sido pionera. 

California fue el primer estado del país que en 2012, no sin controversia, aprobó la prohibición de las “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad hace un año) y los estados de Oregón e Illinois en 2015 y Vermont, el año pasado.

Este año, Nuevo México fue el primer estado en sumarse a la lista. Lo hacía en abril, después de que Susana Martinez, gobernadora republicana, decidiese finalmente sancionar la ley, aprobada por una legislatura de mayoría demócrata. Exactamente el mismo escenario que en Nevada, gobernada por otro republicano hispano de perfil moderado, Brian Sandoval, que el pasado 17 de mayo sancionaba la ley aprobada por una legislatura de mayoría demócrata. Días antes, el 10 de mayo, el demócrata Dannel Malloy, gobernador de Connecticut, rubricaba un texto similar, previamente aprobado por la legislatura de su estado (también de mayoría demócrata).

Ahora es el estado de Rhode Island el que ha decidido sumarse a la lista, con una ley que ha recibido el visto bueno de la Asamblea de forma unánime (69 votos a favor y ninguno en contra) y del Senado, también de forma casi unánime (31 votos a favor y solo 1 en contra). El texto prohíbe el uso de las llamadas “terapias” reparadoras o de conversión en menores, de forma que cualquier profesional sanitario que lleve a cabo estas prácticas o las publicite como efectivas se enfrentará a multas y a la posible pérdida de su licencia.

Algunas fuentes incluyen al estado de Nueva York entre los que prohíben también este tipo de intervenciones, pero conviene aclarar que en este caso la prohibición deriva de una orden ejecutiva de su gobernador, Andrew Cuomo, ya que el Senado de estado, controlado por los republicanos, no permitió la aprobación de una ley en ese sentido, que sí había recibido el visto bueno de la Asamblea. Es un grado de protección menor, ya que un futuro gobernador conservador podría suspender la prohibición de forma inmediata.

En Europa, Malta fue pionera

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido el pasado diciembre. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la futura ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que esperemos finalmente se apruebe en la presente legislatura.

En cualquier caso, merece la pena recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país, emitía hace unos meses un comunicado en el que recuerda que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo, las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevo México se suma a la lista de territorios estadounidenses que prohíben las “terapias” reparadoras en menores

Lunes, 17 de abril de 2017

41xx86bg7wlNuevo México se ha convertido en el sexto estado de los Estados Unidos (sin contar a Washington D.C., la capital federal) en prohibir las peligrosas e inútiles “terapias reparadoras” en menores de edad. Susana Martinez, la gobernadora republicana, decidió sancionar la ley, aprobada por una legislatura de mayoría demócrata, incorporando así a este estado del suroeste de los Estados Unidos a la lista de territorios que han decidido proteger a los menores LGTB.

El proyecto de ley ya había recibido en febrero el visto bueno del Senado de Nuevo México, donde los demócratas gozan de una cómoca mayoría, por 32 votos a favor y 6 en contra. Un mes después, tras un debate de varias horas de duración, la Cámara de Representantes, en la que la mayoría demócrata es más ajustada, lo aprobó por 44 votos a favor y 23 en contra. Todos los representantes demócratas menos uno (Patricio Ruiloba) votaron a favor, al igual que hicieron 9 republicanos. La votación, de hecho, mostró la división que existe al respecto entre los representantes republicanos de áreas urbanas frente a los de áreas rurales. El texto había sido impulsado por dos jóvenes políticos demócratas, Jacob Candelaria (en el Senado) y G. Andres Romero (en la Cámara de Representantes). Jacob Candelaria es, por cierto, el primer hombre abiertamente gay en ser elegido miembro del Senado de Nuevo México (y la segunda persona LGTB, después de la exsenadora lesbiana Liz Stefanics).

Tras la aprobación de la legislatura, quedaba solo que la gobernadora republicana estampase su firma en la ley, el paso más complicado. Afortunadamente el perfil relativamente moderado de Susana Martinez en materia LGTB (aunque en su momento se opuso al matrimonio igualitario) y el hecho de que el proyecto se aprobase con cierto apoyo republicano hizo que la gobernadora no pusiera objeciones y no fuese necesaria una segunda ronda de votaciones para superar el veto.

El texto prohíbe el uso de las llamadas “terapias” reparadoras o de conversión en menores. También persigue toda publicidad o promoción de las mismas que las presente como un método útil para cambiar la orientación sexual o la identidad de género. Cualquier profesional sanitario (médico, psicólogo u otros) que lleve a cabo estas prácticas en menores o las publicite como efectivas se enfrentará a multas y a la pérdida de su licencia.

El uso de “terapias” reparadoras o de conversión en menores de edad ha sido ya prohibido en cinco estados norteamericanos, además de en la capital de los Estados Unidos. California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y los estados de OregónIllinois y Vermont, el año pasado. Hay además varias ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares.

En Europa la pionera ha sido Malta, que aprobó una ley en este sentido el pasado diciembre. En España, el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país emitía hace pocas semanas un comunicado en el que recuerda que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida.

“No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras

A nivel internacional, en marzo del año pasado tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en a cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Consejo General de la Psicología de España alerta sobre la inutilidad y el peligro de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad

Martes, 21 de febrero de 2017

270117copEl Consejo General de la Psicología de España, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de todo el país ha emitido un comunicado en el que recuerda que las intervenciones que prometen “curar” la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida.

Por su interés, reproducimos literalmente el comunicado de los psicólogos españoles:

En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM) y urgió a rechazar toda legislación discriminatoria contra gais y lesbianas. Posteriormente, el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud. Ambas decisiones se basaron en una completa revisión de la producción científica existente.

A pesar de todo ello, parecen persistir tratamientos que prometen “curar” la homosexualidad con las llamadas “terapias de conversión”. Ante esto,  el Consejo General de la Psicología de España quiere transmitir su total acuerdo con la postura adoptada por la American Psychological Assotiation (APA) en 2009 en la que se declaraba del todo inadmisible que los profesionales de la salud mental indicaran, instaran o hicieran creer a sus pacientes que es posible modificar su orientación sexual y convertirse en heterosexuales mediante algún tipo de intervención terapéutica o tratamiento. Dicha declaración tiene como base 83 estudios acerca del cambio de orientación sexual que llevan a concluir que no existe ninguna evidencia científica de que una persona homosexual pueda dejar de serlo, más bien por el contrario, los fallidos esfuerzos por conseguirlo suelen derivar en problemas de ansiedad, depresión y suicidio.

Muchas personas se acercan a este tipo de terapias debido a las fuertes presiones que reciben en su entorno y al rechazo a su orientación sexual. Es mucho más probable que aquellos entornos que consideran la homosexualidad como una enfermedad mental o un pecado, ejerzan un mayor nivel de  presión sobre las personas con una orientación homosexual, pudiendo favorecer la génesis de conflictos internos, tal como la homofobia interiorizada, que coloca a quienes lo sufren en una situación de mayor vulnerabilidad frente a quienes ofrecen soluciones falsas, milagrosas y evidentemente ineficaces. Desde el Consejo General de la Psicología se recomienda intervenir en el sentido de la aceptación de la homosexualidad como forma de eliminar el conflicto interno, de manera que las personas vivan integrando su orientación de una forma asertiva.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Lo hemos repetido numerosas veces, pero seguiremos insistiendo en algo tan importante. Este pronunciamiento de los psicólogos españoles no es en realidad ninguna novedad. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente, tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas empeñadas en cambiar su orientación sexual, la Asociación Americana de Psicología recomendaba ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir. Y en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en el mismo sentido.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. No entendemos que su mera promoción no se considere un delito contra la salud pública.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Agustín Conde, el senador del PP que argumentó que el 29% de hijos de parejas homosexuales son violados por sus padres, secretario de estado de Defensa

Lunes, 28 de noviembre de 2016

agustin-conde-efeEl nuevo Secretario de Estado de Defensa decía en 2005 que el 29% de los niños que conviven con parejas homosexuales corren riesgo de ser violados.

Con todo el escándalo de que Trump ha ganado las elecciones presidenciales en Estados Unidos, parece que se nos había olvidado que en España ya tenemos gobierno. Un suma y sigue de Mariano Rajoy que, eso sí, ha dejado caer alguna novedad. Una de ellas, a Cospedal, como Ministra de Defensa. Y de su mano nos llega el primer nombramiento que puede hacer temblar los cimientos de la supuesta tolerancia del Partido Popular. Digo supuesta porque ellos, especialmente sus rostros más jóvenes, se empeñan en decir que son modernos, abiertos, tolerantes y super amigos de los homosexuales. Otra cosa es que yo me lo crea, especialmente si tiramos de hemeroteca. Y no hay que irse muy atrás para ver unas declaraciones de Agustín Conde, exalcalde de Toledo, exSenador del PP y, ahora, nombrado Secretrario de Estado de Defensa por Maria Dolores de Cospedal. Pues Agustín Conde dijo hace unos años, en 2005, que la probabilidad de que los hijos de parejas homosexuales fueran violados era de un 29%, mientras que la de los heterosexuales era sólo de un 0,6%.

El Partido Popular de Mariano Rajoy no solo no parece tomarse la menor molestia por depurar de sus filas a sus más ilustres homófobos, sino que les honra con posiciones destacadas. Si a Jorge Fernández Díaz, tras su paso por el Ministerio del Interior, su partido le ha reservado la presidencia de una comisión en el Congreso de los Diputados, a Agustín Conde, el que en 2005 fue el máximo representante en el Senado de la oposición al matrimonio igualitario y a la adopción homoparental ha sido nombrado ahora secretario de estado de Defensa, inmediatamente por debajo de la ministra de dicho departamento y secretarial general de su partido, María Dolores de Cospedal.

Agustín Conde es un personaje de muy triste recuerdo para todos aquellos que en 2005 vivimos el debate que antecedió a la aprobación del matrimonio igualitario. En junio de aquel año, Conde era portavoz del PP en la Comisión de Justicia del Senado. Un órgano en el que, como bien rescataba esta semana el programa de La Sexta El Intermedio, no tuvo el menor problema en asegurar que la posibilidad de que niños adoptados por parejas homosexuales fuesen violados “por alguno de sus progenitores” era del 29%, “frente a un 0,6% “en el caso de una pareja heterosexual”.

Insertamos a continuación el reportaje sobre los antecedentes de Conde elaborado (en tono humorístico, como corresponde al programa) por El Intermedio, en el que se recoge aquel momento. La alusión al riesgo de violación de niños por sus padres homosexuales aparece a partir del minuto 3:24:

Nos permitimos hacer, eso sí, una pequeña corrección a El Intermedio desde dosmanzanas: los datos a los que Conde otorgó veracidad sin preocuparse lo más mínimo de la fuente no proceden originalmente de HazteOír (aunque esta organización los difunda), sino de una publicación del psicólogo Paul Cameron, uno de los activistas anti-LGTB más conocidos de Estados Unidos y fundador del Family Research Institute (entidad incluida en la lista de “grupos de odio” por el Southern Poverty Law Center, una prestigiosa ONG que lleva cuatro décadas observando organizaciones extremistas cuyas acciones o declaraciones atentan contra los derechos de las minorías en Estados Unidos). Los trabajos de Cameron, por cierto, hace años que carecen de crédito alguno para la comunidad científica. De hecho, este personaje fue expulsado de la Asociación Americana de Psicología en 1983.

Alabanzas a Aquilino Polaino

Y es que resulta que Agustín Conde fue una de las mayores voces dentro del PP contra el matrimonio igualitario y contra la adopción. De hecho, fue en la Comisión de Justicia del Senado, que debatía la ley del matrimonio gay, cuando el Partido Popular llevó a la palestra a Aquilino Polaino, catedrático de Psicopatología que defendió en aquella comisión que a los homosexuales se les podía ayudar con terapias reparativas.

Agustín Conde fue también quien que felicitó a Aquilino Polaino después de su tristemente famosa intervención en el Senado, en la que este argumentó que las causas de la homosexualidad eran “un padre hostil, violento, alcohólico o distante; una madre sobreprotectora -más con los niños que con las niñas-, fría, necesitada de afecto; emocionalmente vacía para sus hijas lesbianas”. Como resultado, los niños que supuestamente se convertirán en homosexuales “rehúsan los juegos violentos, con ausencia de identificación con sus iguales, ausencia de destrezas motoras para los deportes violentos e incapacidad de defenderse”. Polaino también defendió, en aquella infame intervención, las “terapias” reparadoras de la homosexualidad.

Como portavoz de PP, le felicitó por su exposición y le contestó: “Usted nos ha descrito perfectamente la psicopatología de la homosexualidad”, le respondió Conde, que como decimos le felicitó por su intervención, al tiempo que le pidió que se centrara, en su siguiente intervención, en “los trastornos del menor”. Eso sí, tras la polémica que despertaron las palabras de Polaino, hasta el propio Conde se vio obligado a desmarcarse un par de días después. “Hemos de dejar claro que no compartimos en absoluto las declaraciones del doctor Polaino que la prensa ha reproducido (y algunas otras que no lo han sido), así como lamentamos que, por haber pedido la comparecencia de este catedrático, pueda parecer que sus opiniones son asumidas por el Partido Popular o por el portavoz de la Comisión, lo que no es cierto en modo alguno”, aseguró entonces en un comunicado. Conde también argumentó que su felicitación a Polaino fue “por cortesía” y que también consideró “magníficas” otras intervenciones…

Este es, en definitiva, el nuevo secretario de estado de Defensa del Gobierno de España. El único paso adelante que parece haber dado este señor es declarar, una vez resuelto el recurso de su partido contra el matrimonio igualitario, que, dictado el fallo, el asunto quedaba por zanjado, aunque él siempre pensará que llamarlo matrimonio…

Fuente La Sexta/Dosmanzanas/AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Arcópoli denuncia a una clínica que ofrece terapias curativas para la homosexualidad

Martes, 30 de agosto de 2016

logo-de-arcopoliHaciendo uso de la recién aprobada ley madrileña contra la discriminación de las personas LGTB, el colectivo Arcópoli ha denunciado a la web www.elenalorenzo.com, que asegura como reclamo que “es posible dejar atrás la homosexualidad”. “Sí quieres, puedes”, añade la web de Elena Lorenzo, que se presenta a sí misma como “coach profesional y terapeuta especializada en orientación sexual dirigido [sic] a personas con Atracción al Mismo Sexo (AMS) y a sus familiares”.

El viernes 26 de agosto Arcópoli presentó una solicitud de expediente sancionador en la Consejería de Políticas Sociales y de Familia de la Comunidad de Madrid contra la página web www.elenalorenzo.com que ofrece presuntas técnicas ”para poder dejar atrás la homosexualidad’‘.

La autodenominada terapeuta Elena Lorenzo proporciona terapias ”de cambio” para ”personas que viven una homosexualidad no deseada que les hace vivir infelices e insatisfechos”. Además ofrece irresponsables testimonios no comprobables como: ”me di cuenta de que no era gay” o ‘‘Leonora, dejando atrás el lesbianismo”.

Desde Arcópoli consideramos que las terapias de ”curación” de la homosexualidad son falsas y acientíficas y únicamente juegan con los sentimientos de personas que sufren por la homofobia que persiste en nuestra sociedad, no por su homosexualidad, y que en lugar de proporcionarles una terapia de afirmación y de superación de traumas y complejos les proporcionan, a cambio de considerables cantidades económicas, falsas esperanzas de poder dejar atrás lo que no es sino una cualidad humana: la diversidad sexual y de género. 

30730_pseudoterapia-de-conversion-gayCoincidimos plenamente con la American Psichiatric Association, que afirmó ya en 2000 que: ”los riesgos potenciales de las terapias reparativas son altos, incluyendo depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo debido a que los terapistas se alinean con los prejuicios sociales de homofobia.” 

La APA afirma que las terapias de aversión ”son prácticas dañinas psicológicamente, no avaladas por estudios científicos contrastados y no eficaces. Desde 2006 el uso de la terapia de aversión se considera una violación de los códigos de conducta profesional” Asimismo, el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid ha declarado que estas informaciones pueden ”fomentar la homofobia” y han ”refutado y condenado” las prácticas de estas terapias falsamente reparativas.

34450_terapia-homosexualidad-denuncia-arcopoliDesde Arcópoli nos mostramos muy satisfechos por la aprobación de la ley LGTB de la Comunidad de Madrid, en vigor desde el pasado 11 de agosto, e instamos a las instituciones a ponerla en práctica cuanto antes y aplicarla con vehemencia en este caso, pues resulta incompatible la existencia de supuestas terapias de curación de la homosexualidad con la igualdad real de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en la sociedad madrileña del siglo XXI.

El Coordinador Yago Blando ha afirmado que:

Intentar hacer creer a alguien que se le puede ‘curar’ su deseo homosexual solo le genera falsas esperanzas que agravarán su sufrimiento e impedirán el pleno desarrollo de su personalidad. Cuando una persona sufre con motivo de su orientación sexual, no sufre como consecuencia de ella sino por encontrarse en un entorno social que no la tolera. Nuestra labor es construir una sociedad libre e igualitaria, y para ello es preciso hacer desaparecer extraños remedios acientíficos que más bien parecen recuperados de las épocas más oscuras de nuestra historia”. 

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

Precisamente en marzo de este año tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Madrid: una prohibición que indignó a varios obispos

La ley madrileña contra la LGTBfobia, alineada en este sentido con la evidencia científica, incluye entre las infracciones muy graves la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona, con independencia de que la persona sometida a tales terapias haya mostrado su consentimiento. Se trata, de hecho, de uno de los puntos de esta ley que más ha indignado a los obispos del “eje del odio” madrileño (Juan Antonio Reig Pla, Joaquín María López de Andújar y José Rico), firmantes de un duro documento que considera esta prohibición “un atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra, a la libertad de los científicos y profesionales en la búsqueda de la verdad, y a la libertad de las personas para orientar su vida o para pedir ayuda, incluso religiosa, en aquello que crean necesitar”.

En este sentido, no está de más recordar que, respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia científica disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Redacción Chueca/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El estado de Vermont prohíbe las “terapias” que aseguran “curar” la homosexualidad y la transexualidad en menores

Lunes, 6 de junio de 2016

VTEl estado de Vermont, en Nueva Inglaterra, se ha convertido en el séptimo territorio estadounidense en prohibir la aplicación a menores de edad de las mal llamadas “terapias reparadoras” o “de conversión” que aseguran ser capaces de modificar la orientación sexual o la identidad y/o expresión de género de las personas. A pesar del rechazo de las organizaciones médicas y científicas más prestigiosas y la desvinculación de muchos de sus líderes históricos, estas peligrosas prácticas siguen provocando un sufrimiento inútil que, por suerte, cada vez se encuentra con una acción más decidida por parte de los dirigentes políticos.

La legislatura de Vermont (de mayoría demócrata tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado) ha aprobado sin dificultad la medida, que el gobernador Peter Shumlin, también demócrata, rubricó el pasado 25 de mayo. La ley entrará en vigor el próximo 1 de julio. Antes de Vermont, el uso de estas prácticas en menores de edad había sido ya prohibido en cuatro estados norteamericanos, además de en la capital de los Estados Unidos y en la ciudad de Cincinatti (Ohio).

El uso de estas prácticas en menores de edad ha sido ya prohibido en cuatro estados norteamericanos, además de en la capital de los Estados Unidos. California fue el primero en hacerlo hace ya más de tres años, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad hace un año) y los estados de Oregón e Illinois, el año pasado.  La ciudad de Cincinatti, en Ohio, hizo lo propio a finales de 2015. Otro estado que quiso prohibirlas fue Nueva York, pero la tramitación encalló en el Senado estatal, controlado por los republicanos. Aún así, el gobernador Mario Cuomo anunció hace pocos meses que haría uso de sus competencias para introducir varias medidas ejecutivas para al menos reducir su campo de acción.
En Europa destaca el caso de Malta, en el que una propuesta presentada en diciembre del año pasado contempla la prohibición de aplicar estas “terapias” no solo a menores, sino a cualquier persona vulnerable. Por “persona vulnerable” el proyecto entiende tanto los menores de edad como a aquellas personas que independientemente de su edad sufran discapacidad física o psíquica, y en general todas aquellas personas que un juez considere “de riesgo” en el momento de iniciar la “terapia” por razones de madurez, estado de salud o situación de dependencia. La propuesta, que cuenta con la oposición de la Iglesia católica maltesa, no ha sido sin embargo aprobada todavía.

“No” rotundo a las “terapias” reparadoras de los especialistas

Precisamente en marzo de este año tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Asociación Mundial de Psiquiatría se posiciona contra las “terapias” reparadoras de la homosexualidad

Lunes, 28 de marzo de 2016

logo-wpanetLa Asociación Mundial de Psiquiatría ha definido las pseudoterapias de conversión de la orientación homosexual como ”no científicas, ineficaces y perjudiciales” a través de un comunicado en el que la entidad más grande de expecialistas en psiquatría también urge a la despenalización de la condición homosexual y las identidades trans en todo el mundo

Histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría (World Psychiatric Association), organización paraguas que agrupa a 138 sociedades de Psiquiatría de 118 países y que representa a más de 200.000 psiquiatras. En definitiva, la organización psiquiátrica más importante del mundo. El texto no solo insiste en la despatologización de la homosexualidad, algo que no supone una novedad, sino que se posiciona en contra de las “terapias” reparadoras, que considera no solo ineficaces, sino también dañinas, y a favor de la igualdad de derechos de las personas LGTB.

La mayor entidad de psiquiatría a nivel mundial, la World Psychiatric Association, ha anunciado que publicará un informe para alertar sobre la inefectividad de las pseudoterapias de conversión de la oreintación sexual. A pesar de que el anuncio de la WPA es para mucha gente una verdad de perogrullo, esta infame realidad es utilizada a diario en muchos países para estafar a personas LGTB en clara situación de vulnerabilidad y baja autoestima, cuyos problemas de aceptación se incrementan hasta términos que pueden conducirles al suicidio.

A través de un comunicado de prensa publicado en su web, la asociación tilda a las pseudoterapias de ‘‘no científicas, poco éticas y perjudiciales”. Y declara su total oposición ” a cualquier intento de revertir la condición LGBT de ninguna persona.” Junto con la declaración, WPA ha pedido a los gobiernos de todo el mundo a descriminalizar la homosexualidad y las identidades trans, así como la inclusión de las demandas LGTB en los derechos humanos, civiles y políticos de cada país.

Puedes descargar aquí (en inglés) el documento de la Asociación Mundial de Psiquiatría, que comienza afirmando que “recientes controversias en numerosos países sugieren la necesidad” de aclarar algunos puntos sobre lo que clásicamente se denomina homosexualidad, término que la Asociación Mundial de Psiquiatría, en un indisimulado afán despatologizador, prefiere llamar, en inglés, “same-sex orientation, attraction, and behaviour” (expresión imposible de volcar literalmente al castellano, que quizá podríamos traducir por “orientación y atracción hacia personas del mismo sexo y la conducta derivada de estas”).

Es por eso que, tras hacer un repaso de como la Psiquiatría, a lo largo de las últimas décadas y en base a la evidencia científica ha dejado de considerar la orientación homosexual una patología, esta organización define su posición en una serie de 6 puntos que reproducimos a continuación (se trata de una traducción propia, en la que por no complicar artificialmente la redacción hemos mantenido el término “homosexual” en varios momentos en los que el original inglés utiliza “same-sex”):

La Asociación Mundial de Psiquiatría sostiene al final de su comunicado que:

  1. La Asociación Mundial de Psiquiatría mantiene la postura de que las personas lesbianas, gais, bisexuales y tránsgenero son, y así deben ser consideradas, miembros valiosos de la sociedad, con exactamente los mismos derechos y obligaciones que el resto de los ciudadanos. Esto incluye el acceso igualitario a la asistencia sanitaria y a todos los derechos y obligaciones propios de una sociedad civilizada.
  2. La Asociación Mundial de Psiquiatría reconoce la universalidad de la expresión homosexual en las diferentes culturas. Mantiene la postura de que la orientación homosexual en sí misma no implica disfunción psicológica objetiva o deterioro del juicio, la estabilidad o la capacidad profesional.
  3. La Asociación Mundial de Psiquiatría considera que la orientación y atracción hacia personas del mismo sexo y la conducta derivada de estas son variantes normales de la sexualidad humana. Reconoce asimismo que son múltiples los factores que determinan la sexualidad, la orientación, la conducta y el estilo de vida. Reconoce la falta de eficacia científica de los tratamientos que intentar modificar la orientación sexual y subraya el daño y los efectos adversos de tales “terapias” (entrecomillado en el original).
  4. La Asociación Mundial de Psiquiatría reconoce el estigma social y la consecuente discriminación de las personas con orientación homosexual y tránsgenero. Reconoce asimismo que las dificultades a las que se enfrentan son una causa significativa de malestar y hace un llamamiento a proporcionarles un adecuado soporte de salud mental.
  5. La Asociación Mundial de Psiquiatría apoya la necesidad de despenalizar la orientación y la conducta homosexuales, así como la transexualidad, y de incluir los derechos LGTB entre los derechos humanos, civiles y políticos. También apoya la legislación contra el acoso; las leyes contra la discriminación en la educación, el empleo y el acceso a la vivienda; la igualdad en inmigración; la equiparación de las edades de consentimiento y las leyes que endurecen las penas por delitos de odio motivados por el prejuicio hacia las personas LGTB.
  6. La Asociación Mundial de Psiquiatría subraya la necesidad de investigar y desarrollar intervenciones médicas y sociales basadas en la evidencia científica con objeto de dar apoyo a la salud mental de las personas lesbianas, gais, bisexuales y tránsgenero.

“No” rotundo a las “terapias” reparadoras

El pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría (presidida en estos momentos por un psiquiatra abiertamente gay, Dinesh Bhugra) es sin duda un motivo por el que felicitarse. Muy especialmente, y de hecho ese es el aspecto que destacan la mayoría de los medios que se han hecho eco de la noticia, por lo que se refiere a su posicionamiento frontal en contra de las terribles “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se han pronunciado numerosas organizaciones profesionales y cuya aplicación en menores de edad ya han comenzado a prohibir varios estados norteamericanos (también Malta, en Europa, ha comenzado a discutir una ley en ese sentido).

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta la fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente Dosmanzanas/  wpanet.org / Redacción chueca

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Oregón, un nuevo estado que prohíbe las “terapias de conversión” para menores de edad. Illinois puede ser el siguiente

Jueves, 4 de junio de 2015

718px-Flag-map_of_Oregon.svgOregón se convirtió hace unos días en el tercer estado de los Estados Unidos en prohibir las mal llamadas “terapias de conversión” o “reparadoras” de la orientación sexual o la identidad de género en menores de edad, después de California y Nueva Jersey. Una prohibición que también se aplica en el Distrito de Columbia (sede de la capital federal) y que acaba de aprobar la legislatura de Illinois, aunque en este caso se está a la espera de que el gobernador republicano la sancione.

A partir de la entrada en vigor de ley, en Oregón queda prohibido que los profesionales de salud mental con licencia oficial apliquen a sus pacientes las llamadas “terapias de conversión”, que pretenden buscar el cambio de orientación sexual o identidad de género. Al igual que los casos de California (primer estado que aprobó la medida hace más de dos años y medio, no sin controversia), de Nueva Jersey (que hizo lo propio meses después) o de Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad el pasado diciembre) la restricción se aplica a los menores de 18 años. Con ello, esta ley busca seguir las recomendaciones de la Asociación Americana de Psicologia (APA), que ha rechazado explícitamente estas terapias, señalando sus efectos negativos.

La ley fue aprobada por la Cámara de Representantes de Oregón en marzo pasado, por 41 votos contra 18, y el Senado del estado la ratificó a primeros de mayo por 21 votos a favor y 3 en contra. Finalmente, el 18 de mayo la gobernadora demócrata Kate Brown firmó la ley. Se da además la circunstancia de que Brown es abiertamente bisexual, como ya reflejamos en esta página.

Además, la redacción de la ley hace que la prohibición pueda aplicarse a un amplio rango de prácticas bajos las que podría encubrirse la práctica de este tipo de “terapias”. Así, quedarán sancionados los intentos de cuestionar la identidad que una persona trans afirme de sí misma, así como los intentos de “cambiar comportamientos o expresiones de sí mismo o de reducir atracciones o sentimientos sexuales o románticos hacia individuos del mismo género”. Sin embargo, la ley tiene una importante limitación, pues sólo afecta a los profesionales con licencia del estado. No se aplica, en cambio, a los grupos y organizaciones religiosas. Parece claro que han querido evitar que se pueda argüir una colisión con la libertad religiosa, asunto especialmente sensible y en el que las leyes norteamericanas son muy limitadoras. Con todo, esto supone una obvia restricción, pues en el seno de estos grupos también se llevan a cabo estas pretendidas terapias.

En cualquier caso, las reacciones positivas han sido generales. La propia gobernadora, diversas personalidades políticas, así como las principales asociaciones LGTB mostraron su satisfacción tras la definitiva aprobación de la ley. La senadora demócrata Sara Gelser afirmó que “la terapia de conversión es, en su núcleo, un acto de violencia… Ser lesbiana, gay, bisexual o transgénero no es un trastorno mental y no es algo que deba ser curado”. Por su parte, Eliza Byard, de GLSEN, declaró que “estamos muy satisfechos de que Oregón haya prohibido el uso de la terapia de conversión en menores” y señaló la conveniencia de prohibirlas por completo: “Esperamos que Oregón demuestre ser el primero de muchos estados en prohibir esta práctica dañina y desacreditada que hace uso del rechazo, la vergüenza y el abuso psicológico, con el objetivo de cambiar la orientación sexual de una persona o su identidad/expresión de género”.

Illinois, a la espera del gobernador

Tras California, Nueva Jersey y Oregón, además de la capital federal, se espera que más estados sigan la medida, que además cuenta con el “aval indirecto” del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Hace apenas un mes el alto tribunal rechazaba valorar el recurso que los opositores a la ley de Nueva Jersey habían interpuesto después de que la Corte de Apelaciones del 3º Circuito fallara a favor de la norma (sentencia que se hacía así firme).

Es el caso de Illinois, cuya legislatura ha votado ya a favor de una ley similar. La Cámara de Representantes del estado la aprobaba por 68 votos a favor y 43 en contra el pasado 19 de mayo, mientras que el Senado hacía lo propio el pasado viernes 29 de mayo por 34 votos a favor y 19 en contra (ambas cámaras cuentan con mayoría demócrata). Se está ahora a la espera de lo que decida el gobernador, el republicano Bruce Jauner, que por el momento no ha hecho público si firmará la ley (como hizo el republicano moderado Chris Christie en Nueva Jersey) o ejercerá su derecho de veto…

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Expulsan a un periodista de la BBC de una conferencia propagandística de las “terapias reparadoras” en Londres

Lunes, 4 de mayo de 2015

gaycureRechazados por las organizaciones médicas y científicas más prestigiosas, con algunos de sus líderes históricos pidiendo disculpas y desvinculándose de lo que ellos mismos proclamaban como “verdad” años atrás, sin embargo, los todavía partidarios y promotores de las mal llamadas “terapias reparadoras” difunden la terrible y errónea idea de que la homosexualidad tiene “cura”. El periodista de la BBC Benjamin Zand ha sido expulsado en Londres de una conferencia homófoba, que reunía a voceros de las terapias para revertir la homosexualidad. “La BBC: ¿podrían ustedes marcharse?, por favor”, espeta desde el atril un responsable del evento en un momento determinado.

Benjamin Zand, periodista de la BBC (la radiotelevisión pública del Reino Unido) asistió a una conferencia celebrada en el Centro Emmanuel de Londres que reunía a “personalidades” relacionadas con las funestas “terapias reparadoras”, incluidos algunos supuestos ex-gais. Aunque se había acreditado y tenía permiso para grabar algunas imágenes, el equipo de la BBC, capitaneado por Zand, fue invitado a marcharse por la organización cuando esta decidió que su presencia ya no era bienvenida. En el siguiente vídeo, podéis ver el reportaje de la BBC, que registra el momento de la expulsión de la citada conferencia homófoba:

La cercanía de esta conferencia sobre la “cura” de la homosexualidad (celebrada hace unos días) con respecto a las elecciones generales del Reino Unido (el próximo 7 de mayo) no es baladí. Recogíamos la semana pasada las propuestas LGTB de cara a los comicios y ninguno de los principales partidos defiende o incluye en sus programas posiciones retrógradas. Pero a los grupos homófobos parece disgustarles especialmente el posicionamiento de David Cameron (líder de los conservadores y partidario de las políticas igualitarias). La entidad cristiana The Core Issues Trust considera “irresponsable” a Cameron por su compromiso de prohibir las “terapias de conversión” para homosexuales, en caso de ser reelegido.

Según un portavoz de a asociación LGTB Stonewall, en unas declaraciones recogidas por The Guardian“una conferencia como esta demuestra que todavía hay mucho más por hacer desde Stonewall”. Y ha recordado que “la sexualidad no es algo que pueda o deba ser curada. Lo único que estamos esperando curar es la discriminación contra las personas lesbianas, gais, bisexuales y personas trans en Gran Bretaña y en el extranjero”.

La falta de ética de estas terapias fue denunciada en 2009 por la Asociación Americana de Psicología. Pero algunas personas siguen utilizando las creencias religiosas para defender posiciones contrarias a la igualdad y a la dignidad LGTB y, de paso, hacer negocio con ello. Aunque cabe recordar que, en 2013, la organización Exodus International, originaria de los Estados Unidos, cesó sus actividades y el que hasta ese momento fuera su vicepresidente, Randy Thomas, se disculpaba  “por mi participación inexperta en cuestiones de políticas públicas, poniendo mi ambición personal por encima de servir a la comunidad homosexual de forma auténtica, como un amigo cristiano”: “Pido disculpas a la comunidad homosexual por idealizar y reforzar la postura institucional de Exodus”, declaró Thomas. “Pido disculpas por permanecer en silencio ante el daño causado por algunos de los líderes y acciones de Exodus. […] También pido disculpas por mi participación inexperta en cuestiones de políticas públicas, poniendo mi ambición personal por encima de servir a la comunidad homosexual de forma auténtica, como un amigo cristiano“. Este aparente cambio de postura no fue bien acogido por el resto de grupos de “ex-gays” cristianos, y Thomas recibió cartas preguntándole “por qué permite que Satán gane la batalla”.

Un año después, nueve líderes de distintas organizaciones internacionales optaban por una disculpa similar a la de Thomas, entre ellos varios responsables de Exodus International.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Condenan a una clínica en China por aplicar ‘electroshocks’ para “curar” la homosexualidad

Martes, 23 de diciembre de 2014

Xiao_ZhenXiao Zhen

Importante avance para los derechos LGTB en China. Un tribunal de Pekín ha condenado a una clínica pagar una compensación económica a Yang Teng, de 30 años, víctima de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad. El tribunal establece además que la homosexualidad no es una enfermedad, luego no ha lugar a “curarla”, y ordena a Baidu (el más importante buscador de internet chino) retirar la publicidad de la clínica en la que Yang Teng fue tratado con electroshock.

La justicia china ha ordenado a una clínica que pague una indemnización al demandante por el “tratamiento”, el primer triunfo legal contra la llamada “terapia de conversión” en el país asiático.

Un joven homosexual en China logró una victoria legal contra la clínica Xinyu Piao Xiang, que le aplicó una terapia electroshocks eléctricos para “volverlo” heterosexual.

El abogado Li Duilong anunció que el Tribunal Popular del distrito de Haidian, en Beijing, ordenó al centro de salud que le pague 3,500 yuanes (alrededor de 450 euros) a Xiao Zhen por los gastos relacionados con la supuesta “terapia”.

Zhen reveló que se sometió voluntariamente a la terapia en febrero tras la presión de sus padres para casarse y tener un hijo. El tratamiento incluyó hipnosis y descargas que le perjudicaron física y emocionalmente. Xiao dijo que lo sometieron a descargas eléctricas tras haberle pedido que tuviera fantasías sexuales que involucraran a hombres.

El letrado dijo que también se dictaminó que no había necesidad de administrar choques eléctricos porque la homosexualidad no requiere tratamiento.

Sin embargo, el tribunal desestimó otra demanda presentada, esta vez contra el gigante motor de búsqueda chino Baidu, por hacerle publicidad a la clínica Xinyu Piao Xiang.

“Es el primer caso contra la terapia de conversión en China“, expresó por su parte Xiao Tie, directora ejecutiva del Centro LGBT de Pekín, que apoya la demanda.

“En China, la mayoría de las personas que se someten a la terapia de conversión lo hacen porque son presionadas por sus familias”, dijo la activista a los medios de comunicación frente al tribunal que lleva adelante el caso, quien añadió que muchos aseguran quedar “curados” sólo para frenar los angustiantes tratamientos.

En China, la homosexualidad ha sido considerada como un trastorno mental hasta 2001, de ahí la existencia de un considerable número de clínicas que realizan estos procedimientos.

Ampliación con el post de Dosmanzanas:

Yang Teng (o Xiao Zhen, como también le identifican en grafía occidental los medios) acudió a la clínica en febrero, presionado por su familia, después de encontrar en Baidu (un motor de búsqueda similar a Google muy popular en China) un anuncio en el que se promocionaba como un centro para “curar” la homosexualidad. Allí fue sometido a electroshock. No “curaron” a Yang, evidentemente, pero tras la terrible experiencia este sacó fuerzas de flaqueza para demandar al centro con el apoyo del Beijing LGBT Center, un colectivo LGTB de la capital china. Yang Teng incluso ha promovido una campaña en la plataforma All Out para conseguir que la directora de la Organización Mundial de la Salud, la también china Margaret Chan (natural de Hong Kong), condene el uso de estas prácticas en su país.

El fallo de la Corte Popular de Haidian ordena ahora a la clínica, situada en Chongqing (en el suroeste de China) pagar el equivalente a 560 dólares a Yang Teng, al considerar que la homosexualidad no es una enfermedad y por tanto no cabe hablar de curación de la misma. Se trata, según refieren medios internacionales, de la primera vez que un tribunal de la Republica Popular China falla contra las “terapias reparadoras”. La sentencia, además, obliga al buscador Baidu a eliminar la publicidad de la clínica. Yang Teng está muy satisfecho con el fallo, que a su juicio demuestra que “cuando reclamamos la protección de nuestros derechos podemos obtener un resultado justo”.

Algo se mueve en China contra esta práctica

La decisión de la justicia sobre el caso el Yang Teng tiene lugar en un momento en el que parece que la reacción social contra estas infames “terapias” está despertando en China. Un documental que denunciaba estas prácticas (Tratamientos que matantuvo una gran difusión hace ya más tres años en ese país. Y este verano contábamos como el activismo LGTB chino se está organizando para llevar ante los tribunales a los centros que la practican, demandas para las que contarían con el visto bueno del Gobierno. Y es que este tipo de clínicas parecen haber proliferado en años recientes pese a que China excluyó oficialmente a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 2001.

Una batalla similar también ha empezado en la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong, a raíz de la presencia en sus bibliotecas de las obras del estadounidense Joseph Nicolosi, uno de los principales defensores de las “terapias reparadoras”. Una asociación LGTB ha pedido a la biblioteca central de la excolonia que avise claramente sobre el peligro de sus contenidos, aunque no ha exigido su retirada por respeto a la “libertad de expresión”.

Prácticas muy peligrosas

Como hemos insistido en otras anteriores, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que estas prácticas son muy peligrosas para las personas que se someten a ellas, pudiendo desembocar en depresión y tendencias suicidas, como han advertido la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido, entre otros. En España, el Colegio de Psicólogos de Madrid también se posicionaba de forma expresa hace unos meses en respuesta a una pregunta de la Confederación COLEGAS.

Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomienda ser honestos con ellas sobre tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias incluyen insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones que sí aceptan el hecho homosexual o, en casos muy extremos, valorar la adopción del celibato sin pretender cambiar la orientación. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gays”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Para finalizar, y volviendo a China, os dejamos con el vídeo de denuncia que Yang Teng grabó para su campaña en All Out, demostrativo del esperanzador cambio de tendencia que se está produciendo en ese país:

Fuente Cáscara Amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comienza la batalla legal contra las “terapias reparadoras” de la homosexualidad en China: Activistas LGBT consiguen llevar a los tribunales al doctor Zhou Zhengyou, el Richard Cohen chino

Sábado, 2 de agosto de 2014

noticias_file_foto_833033_1406720818Activistas LGTB de China han obtenido, por primera vez, el permiso del Gobierno para denunciar ante los tribunales a las clínicas que ofrecen las peligrosas e inútiles “terapias reparadoras” de la homosexualidad. Se trata de un paso decisivo en un país donde la homofobia social todavía está muy extendida.

Según relata BBC News en un reportaje, en China siguen siendo numerosas las clínicas psiquiátricas donde se ofrecen este tipo de dañinos “tratamientos”, a pesar de que la homosexualidad fue excluida de la lista de enfermedades mentales en 2001. En uno de estos centros, situado en Nankín, trabaja Zhou Zhengyou. Este médico afirma “curar” al 70% de sus pacientes, si bien tras un proceso largo y difícil que, además, puede llegar a costar 90 euros por sesión (una fortuna para un salario medio en el país).

Por suerte, la comunidad LGTB china ha comenzado a organizarse contra estas brutales prácticas y, para empezar, han convocado una serie de protestas frente a los centros que las administran. Además, y como principal novedad, han obtenido permiso para demandar a estas clínicas ante los tribunales. La primera vista comenzará en las próximas semanas.

La lucha contra los tratamientos fraudulentos que aseguran curar la homosexualidad, pese al consenso científico en contra de este tipo de terapias, ha llegado también a China, un país donde la comunidad LGBT lleva años luchando por que las autoridades respeten los derechos de la comunidad homosexual. Por eso se ha considerado una victoria incluso que los tribunales hayan admitido a trámite la demanda que persigue ilegalizar las terapias que dicen curar la homosexualidad y que afectará a clínicas como la del doctor Zhou Zhengyou, la versión china de Richard Cohen y auténtico abanderado de las terapias de conversión en el país, que regenta una clínica en la ciudad de Nanjing. Sin reparos, este médico, que también ha escrito varios libros sobre cómo cambiar la orientación sexual, asegura “curar” (o convertir en heterosexuales) al 70% de los pacientes gays que acuden a su consulta, según ha recogido la BBC.

Zhou ha escrito varios libros en los que establece la forma de educar a los hijos como una de las causas fundamentales de la homosexualidad. Aunque afirma utilizar únicamente métodos de counseling en sus sesiones, conoce y describe perfectamente las infames “terapias de aversión”:  “Un método común es el electroshock. Cuando el paciente tiene un pensamiento gay, lo electrocutamos o le inyectamos drogas que le producen náuseas”, relata.

Detrás de la demanda, que llegará previsiblemente a juicio este mes, está el activista Xiao Zhen, que se sometió voluntariamente a una terapia de electroshock para tener información de primera mano contra la demanda. La homosexualidad no es delito en China desde 1997 y tampoco se considera oficialmente una enfermedad desde 2001, pero las clínicas que ofrecen curar la homosexualidad están a la orden del día en el país y operan con métodos poco ortodoxos. “Un método común es el electroshock. Cuando el paciente tiene pensamientos gays le electrocutamos o le inyectamos con drogas que le hacen sentir enfermo. Gradualmente, el paciente sentirá disgusto hacia la relación con gente del mismo sexo”, explica el doctor Zhengyou, que sin embargo afirma que su terapia se basa en la conversación con el paciente. El éxito de la demanda daría un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos del colectivo LGBT.

Una batalla similar también ha empezado en la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong, a raíz de la presencia, en la zona de préstamos, de la Guía parental para prevenir la homosexualidad escrita por el conocido defensor de las “terapias reparadoras” estadounidense Joseph Nicolosi. Una asociación LGTB ha pedido a la biblioteca central de la excolonia que avise claramente sobre la divulgación de “prejuicios, discriminación y estereotipos” que carga este libro, aunque no ha exigido su retirada por respeto a la “libertad de expresión”.

Como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que este tipo de intervenciones pueden ser muy peligrosas, como ya han advertido organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido.

En la propia China, de hecho, un documental que denunciaba estas prácticas (Tratamientos que matantuvo una gran difusión hace tres años.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

Foto: Zhou Zhengyou (BBC)

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Partido Republicano de Texas se posiciona a favor de las peligrosas “terapias reparadoras”

Miércoles, 11 de junio de 2014

gay_nogayLa federación republicana en el estado norteamericano de Texas ha celebrado su convención bienal, en la que ha aprobado su nueva plataforma política para las próximas convocatorias electorales. Entre sus propuestas, llama particularmente la atención el apoyo a las probadamente peligrosas “terapias” para “curar” la homosexualidad.

Según el texto aprobado, los republicanos texanos “reconocen la legitimidad y eficacia del counseling, que ofrece terapia reparadora y tratamiento para los pacientes que buscan curación e integridad de su estilo de vida homosexual. Ninguna ley ni decreto podrá limitar o restringir el acceso a este tipo de terapia”. El programa se votó en bloque, por lo que la medida fue aprobada sin discusión por parte de los delegados participantes en la convención. Solo el grupo LGTB Log Cabin Republicans intentó tímidamente oponerse a la iniciativa, aunque finalmente desistieron por miedo a que sus esfuerzos fueran contraproducentes y se adoptaran nuevas resoluciones homófobas.

La iniciativa parte del Eagle Forum, una organización de la órbita del Tea Party cuya portavoz Cathie Adams ha defendido su idea haciendo hincapié en el carácter voluntario de las “terapias”. “No creo que los homosexuales nazcan homosexuales”, opina Adams, para quien, a diferencia de lo que pasa con “el color de la piel o el lugar de nacimiento”, los “estilos de vida” se pueden “elegir”. La líder del Eagle Forum asegura haber conocido a un hombre gay que se habría vuelto heterosexual con estos dañinos “tratamientos”.

A pesar de ser comprobadamente ineficaces y perjudiciales, Adams se refirió a estas “terapias” como una “cuestión de libertad” y criticó que California y Nueva Jersey las hayan “ilegalizado completamente”. Lo cierto es que los mencionados estados solo han prohibido su aplicación en menores de edad. La ley californiana fue recurrida ante la justicia federal, que la declaró plenamente constitucional el año pasado.

En contra del criterio médico

Como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que este tipo de intervenciones pueden ser tremendamente peligrosas, como ya han advertido organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido.

La APA, tras una completa revisión de la evidencia disponible, concluyó por ejemplo que no es posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomendaba ser honestos con ellos sobre la eficacia de tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso estas prácticas están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición).

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido alertan contra las “terapias” para “curar” la homosexualidad.

Martes, 4 de marzo de 2014

trabajar-a-disgusto-causa-más-depresión-que-estar-en-el-paroOrganizaciones profesionales de psicoterapeutas del Reino Unido han elaborado un documento conjunto en el que critican con dureza las “terapias reparadoras” de la homosexualidad e insisten en los graves daños que estas pueden producir. El documento ha sido elaborado a petición del Departamento de Salud del Reino Unido, y viene a sumarse a las tomas de postura que ya otras organizaciones profesionales han hecho antes.

Las organizaciones que han consensuado el documento son el UK Council for Psychotherapy (Consejo de Psicoterapia del Reino Unido, entidad que ha asumido el liderazgo en su elaboración), British Psychoanalytic Council (Consejo Psicoanalítico Británico), Royal College of Psychiatrists (Real Colegio de Psiquiatras), British Association for Counselling and Psychotherapy (Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia), British Psychological Society (Sociedad Psicológica Británica) y National Counselling Society (Sociedad Nacional de Counselling). Al documento también se han adherido Pink Therapy (una organización de psicoterapeutas comprometidos con la atención a las personas LGTB) y la organización LGTB Stonewall.

El documento, que puedes descargar en PDF pinchando aquí, expresa la postura de dichas organizaciones sobre las “terapias” dirigidas a modificar la orientación sexual de las personas. Dos son las ideas generales que se extraen del documento: no hay evidencia científica consistente de que funcionen y además pueden causar un daño considerable a la salud mental de las personas. “A menudo este tipo de aproximaciones se basan en interpretaciones religiosas sobre la sexualidad más que en un entendimiento de la orientación sexual basado en la información y en la investigación”, expresa el texto.

Las organizaciones firmantes también critican que los partidarios de las terapias “reparadoras” o “de conversión” sugieran a las personas vulnerables que acuden a ellos que su sexualidad es la raíz de sus problemas, algo que consideran “engañoso y basado en prejuicios”, y recuerdan que aunque las personas LGTB pueden sufrir por su orientación sexual o identidad de género problemas específicos (como acoso, rechazo, discriminación, ansiedad por el modo en que su entorno puede reaccionar, presión familiar, aislamiento, sentimientos de culpa y vergüenza, confusiones sobre la propia sexualidad o conflictos con otros aspectos de su personalidad y creencias) insisten en que el abordaje de estas situaciones debe hacerse desde un punto de vista desprejuiciado y ayudando a la persona a entender sus sentimientos acerca de su orientación e identidad bajo premisas de seguridad y confidencialidad.

El documento también incluye interesantes enlaces a recursos y material sobre la materia, descargable en buena parte en formato PDF.

En la línea de otras organizaciones

No se trata, como hemos insistido en ocasiones anteriores en que nos hemos referido a este tema, solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Se trata de que este tipo de intervenciones pueden ser tremendamente peligrosas, como ya han advertido antes otras organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA) o la Asociación Médica Británica.

La APA, tras una completa revisión de la evidencia disponible, concluyó por ejemplo que no es posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomendaba ser honestos con ellos sobre la eficacia de tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso estas prácticas están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.