Archivo

Entradas Etiquetadas ‘The Trevor Project’

El Youtuber Eugene Lee Yang, sale del armario de la forma más artística posible

Miércoles, 26 de junio de 2019

El youtuber de 33 años produce uno de los mejores vídeos de YouTube del año, saliendo del armario públicamente con arte y recaudando fondos benéficos

The Try Guys, es un canal de Youtube con seis millones de suscriptores en el que, literalmente, un grupo de hombres se marcan retos o pruebas y las realizan. Hará ya unos cuatro años, se marcaron el «reto» de convertirse por un día en drag.

La semana pasada, un integrante de este grupo de youtubers, Eugene Lee Yang, ha decidido salir públicamente del armario, tal y como hacen muchos youtubers: con un vídeo en Internet. De hecho, esto de decir que eres una persona lgtbi en un vídeo se ha convertido, con el tiempo, en toda una especie de subgénero de YouTube, cuyo valor incalculable reside en la capacidad de contagiar empoderamiento y #orgullo a otras personas lgtbi para, también, salir y romper definitivamente con el maldito armario.

eugene-lee-yang-coming-out-gay-videoLa particularidad del vídeo de Eugene es porque su «coming out video» es que ecrea la historia en común de todas las personas lgtbi (el armario, nuestra salida, las posibles confusiones iniciales, los roces familiares, los prejuicios, la homofobia interiorizada y la externa, etc.) con baile y un montaje y una producción que nada tiene que envidiar de videoclips de la industria musical.

Y lo segundo pero no por ello menos importante: La recaudación de fondos directa y desde el link al vídeo a la organización más grande del mundo en prevención e intervención de suicidios y otros problemas para personas lgtbi, The Trevor Project, especialmente enfocada a los más jóvenes y que lleva funcionando desde 1998. En una semana ya se han recaudado más de 95,000 dólares.

Fuente HazteQueer

Cine/TV/Videos, General , , , , ,

Casi la mitad de los jóvenes bisexuales han considerado el suicidio en el año previo, según una encuesta de los CDC estadounidenses

Lunes, 1 de abril de 2019

suicidioCasi la mitad de los jóvenes bisexuales han considerado seriamente el suicidio durante el año previo, según arroja la macroencuesta sobre conductas de riesgo en población juvenil llevada a cabo entre 2015 y 2017 por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (los conocidos CDC) cuyos datos ha analizado The Trevor Project. Según esa misma encuesta, un 7% de los jóvenes se identifican a sí mismos como bisexuales, frente a un 2% que se identifican como gais o lesbianas y un 4% que en el momento de la encuesta no se identificaban claramente con ninguna orientación. 

The Trevor Project, organización de la que ya hemos hablado en ocasiones anteriores que trabaja para prevenir el suicidio de adolescentes LGTB (a través, entre otros medios, de talleres escolares, material educativo, recursos online y asistencia a través de una línea telefónica de 24 horas al día) es la que ha dado la voz de alarma tras analizar los datos de la encuesta de los CDC (cuyo resumen puedes descargar aquí, si bien los datos que aquí aparecen muestran como un único grupo a los jóvenes LGB).

Según los datos analizados al detalle, un 48% de los jóvenes bisexuales habían considerado seriamente la posibilidad de quitarse la vida durante el año previo. Un 40% habían llegado a hacer planes concretos sobre cómo hacerlo y un 27% lo habían llegado a intentar. Dos tercios de los jóvenes bisexuales (el 66%) referían haberse sentido tristes y desesperanzados de forma continua durante dos o más semanas en el año previo, frente a un 49% de los jóvenes que se identificaban como gais o lesbianas y a un 46% de los que estaban seguros sobre su orientación sexual. Entre los jóvenes que se identificaban como heterosexuales este porcentaje cae al 27%.

Cifras que por otra parte son coherentes con el hecho de que un 36% de los jóvenes bisexuales reportaron haber sufrido acoso en la escuela, frente a un 27% de gais y lesbianas, un 24% de los que no estaban seguros sobre su orientación y un 18% de los heterosexuales. Por lo que se refiere al ciberacoso, también el grupo de jóvenes bisexuales es el que más lo ha sufrido: un 30%, frente a un 21% de los jóvenes que no estaban seguros sobre su orientación, un 20% de gais y lesbianas y un 14% de heterosexuales.

Research-Brief-March-2019-charts-1-768x212

La encuesta arroja también datos muy inquietantes sobre el porcentaje de jóvenes que fueron obligados a mantener relaciones sexuales: un 21% entre los jóvenes bisexuales (más las chicas, un 24%, que los chicos, un 8%), frente a un 16% de gais y lesbianas (15% de las chicas y 17% de los chicos), un 12% de los jóvenes que no estaban seguros de su orientación (11% de las chicas y 13% de los chicos) y un 5% de los jóvenes heterosexuales (9% de las chicas y 2% de los chicos).

Otros datos referidos a la población juvenil LGB

Al margen de este análisis específico sobre el riesgo de suicidio entre los jóvenes bisexuales realizado por The Trevor Project, la encuesta de conductas de riesgo en población juvenil de los CDC (cuya metodología es compleja, pero que incluye datos de encuestas parciales llevadas a cabo tanto a nivel nacional como estatal y local) arroja datos muy significativos sobre la situación de especial vulnerabilidad de los jóvenes LGB en Estados Unidos. Por lo que se refiere a los intentos de suicidio propiamente dichos, por ejemplo, un 23% de los jóvenes LGB reportaban haberlo intentado en el año previo, frente a un 14,3% de los jóvenes que no tienen clara su orientación y un 5,4% de los heterosexuales.

El grupo de jóvenes LGB también era el que reportaba más episodios de violencia sexual con alguna pareja/cita/ligue: un 15,8%, frente al 14,1% de los jóvenes que no tienen clara su orientación y el 5,5% de los heterosexuales.

Invitamos a los lectores a indagar por sí mismos en los datos de la encuesta. Lamentablemente en este caso no se preguntaba por identidad o expresión de género, lo que impide extrapolar datos referidos, por ejemplo, a personas trans o de género no binario.

Bisexualidad: una situación de especial vulnerabilidad

Volviendo a la bisexualidad, lo cierto es que la realidad de las personas que se identifican a sí mismas como bisexuales sigue siendo de especial vulnerabilidad. Baste un ejemplo:  en 2015 nos hacíamos eco de un estudio de la organización Human Rights Campaign, que hacía un balance del estado de salud de las personas bisexuales en base a diferentes fuentes. La investigación apuntaba a que la mayor prevalencia en este colectivo de numerosos problemas de salud se explicaba en buena parte por la ausencia de medidas preventivas, derivada de su especial vulnerabilidad. Muy especialmente de las mujeres bisexuales, que se someterían por ejemplo a menos pruebas de cribado, como la mamografía o la citología (para detectar precozmente cáncer de mama y de cuello de útero, respectivamente). Este peor acceso de las mujeres bisexuales a los cuidados de salud estaría explicado, al menos en parte, por la bifobia institucionalizada. Una encuesta en Reino Unido, por ejemplo, mostraba que solo un tercio de las personas bisexuales sienten suficiente confianza para hablar abiertamente con su médico sobre su orientación sexual, y casi la mitad de ellas han experimentado episodios de bifobia durante su contacto con los servicios de salud. Otro estudio de The Williams Institute, en Estados Unidos, mostraba que las personas bisexuales se sinceran significativamente menos que las personas gais y lesbianas cuando acceden a los servicios de salud.

Por lo que se refiere a la salud mental, el peso del estereotipo, la discriminación y la falta de soporte social se deja notar en mayores tasas de depresión, conductas adictivas, trastornos de la conducta alimentaria e incluso ideas suicidas. Según una encuesta de Human Rights Campaign de 2012, el porcentaje de jóvenes no LGTB que se reconocían como «muy felices» ascendía al 21%. Entre los jóvenes que se reconocían como gais y lesbianas ese porcentaje se reducía al 8%, mientras que entre los que se reconocían como bisexuales se quedaba en el 5%.

Lo decíamos entonces: hablamos de estudios que hacen referencia a la realidad anglosajona, pero no hay razones de peso para pensar que en España o América Latina, cuyo colectivo bisexual está especialmente invisibilizado, la situación sea mejor. En definitiva, las personas bisexuales no son, por desgracia, esas personas felices y despreocupadas, afortunadas por «tener más posibilidades» que el resto y adornadas por un aura de modernidad y cosmopolitismo que muestra el cine o la televisión, cuando no promiscuas o viciosas. Se trata, por el contrario, de un grupo  vulnerable, con dificultades durante la adolescencia y juventud para asumir su propia orientación por falta de referente sólidos, con frecuencia menospreciado por el resto del colectivo LGTB, y que en el caso de las mujeres y/o de las personas transexuales añade estigmas y dobles o triples discriminaciones. Una situación que urge revertir.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ryan Murphy crea una organización para frenar a los políticos anti-LGTB+

Viernes, 7 de diciembre de 2018

mv5botk3nje4mja1mf5bml5banbnxkftztcwode3otm3mw-_v1_ux214_cr00214317_al_Ryan Murphy lleva ya mucho tiempo defendiendo los Derechos LGTBI. Después de firmar un acuerdo con Netflix valorado en más de 300 millones de dólares, y  dedicar su premio en los Emmy a las víctimas de crímenes de odio del colectivo LGBTI anunció que donaría todos sus beneficios de POSE a organizaciones LGTB.

Murphy aprovechó que la Fundación TrevorLIVE le homenajeó con un premio para ofrecer un discurso en el que anunció que va a crear una nueva organización, financiada con unos cuantos millones de dólares, para detener a los políticos que usan la retórica anti-LGTB para ganar votos.

Quiero que esos políticos odiosos y equivocados dejen de contaminar nuestro éter ético y moral“, dijo el productor, que ha decidido crear esta nueva fundación tras las Midterms de hace unas semanas. “Basándome en lo de este otoño, creo que ahora es posible crear un movimiento que proteja y nutra a los nuestros“.

La intención de Murphy es que esta nueva organización, que está previsto que entre en funcionamiento en 2020, sirva tanto para financiar a candidatos que se enfrenten a políticos LGTBfóbicos como para animar a los votantes LGTB+ a registrarse y votar. Porque hay algo Y si no te gusta ninguno, votas al PACMA. Pero VOTAS.

Murphy, además, no perdió la ocasión de mencionar a los políticos que estarán en el punto de mira de esa asociación, como Lindsey Grahah, una republicana de Carolina del Sur que hace unos meses dudó de la veracidad de los testimonios de las víctimas del acosador sexual Brett Kavanaugh. O Mike Lee, de Utah, que está en contra del matrimonio igualitario y ha presentado una Ley de Libertad Religiosa.

Además Murphy anunció que acababa de donar 50.000 dólares a la ONG The Trevor Project.

Fuente CNN, vía HazteQueer

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Más de la mitad de los jóvenes LGTB+ en EE.UU. sufren desórdenes alimenticios

Miércoles, 14 de marzo de 2018

desordenes-alimenticios-jovenes-lgtb-696x522Una encuesta realizada por The Trevor Project, en colaboración con entidades especializadas, revela que más de la mitad de jóvenes LGTB+ en EE.UU. sufren algún tipo de desorden alimenticio.

El colectivo más afectado es el de las personas trans. Y la mitad de todos los diagnosticados han contemplado la idea del suicidio en alguna ocasión. 

Que en el colectivo LGTB+ tenemos serios problemas con nuestra imagen es algo que no sorprende a nadie. Durante muchos años la cara más visible de nuestra comunidad, la de los hombres gais, ha cumplido siempre ciertos estereotipos físicos y de belleza que han acabado convirtiéndose en un tópico. Y nosotros, que somos así de inteligentes, en lugar de luchar por cargarnos todos los estereotipos hemos creado otros nuevos.

La mayoría de las veces, oh sorpresa, son estereotipos tóxicos y discriminatorios. Y no todos encajamos en ellos.

Por eso tampoco sorprende (aunque aterra bastante) descubrir que más de la mitad de los jóvenes LGTB+ estadounidenses sufren desórdenes alimenticios. Eso es lo que ha puesto de manifiesto un estudio realizado la ONG de ayuda a jóvenes LGTB+ The Trevor Project en colaboración con la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios y el Reasons Eating Disorder Center.

Gracias a una encuesta realizada entre 1.305 jóvenes de entre 13 y 24 años que viven en EEUU y se identifican como LGTBQ, se ha sabido que el 54% de los encuestados afirman que se les ha diagnosticado un desorden alimenticio. La cifra de por si es terrorífica, pero lo es aún más si se compara con el número de jóvenes heterosexuales que sufren desórdenes alimenticios: un 5%.

Otra cosa que tampoco sorprenderá a nadie es que el colectivo más afectado por estos desórdenes alimenticios sea el de las personas trans que se identifican como heterosexuales. Un 71% de ellas afirma que se le ha diagnosticado un desorden alimenticio de algún tipo, especialmente la anorexia. En cifras generales (y aún más terribles), un 58% de los jóvenes LGTB+ que respondieron que se les había diagnosticado un desorden alimenticio han considerado alguna vez la idea de suicidarse. A su vez el 66% de los encuestados que alguna vez han considerado el suicidio han sido diagnosticados con un desorden alimenticio.

Y la mitad de los que no han sido diagnosticados sospechan que, igualmente, sufren uno.

Amit Paley, director ejecutivo de The Trevor Project, ha confesado que las cifras les han dejado alucinando: “Necesitamos hacer muchísimo más para ayudar al alarmante número de jóvenes LGTBQ que viven con desórdenes alimenticios y lidian con la idea del suicidio“. Por su parte Claire Mysko, CEO de la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios, cree que los resultados ponen sobre la mesa la necesidad de sacudir conciencias y “poner los recursos que salvan vidas en manos de los que los necesitan. Es el momento de tomarse en serio estos problemas y asegurarnos de que todo el mundo tiene acceso a la ayuda que merecen“.

Fuente | Instinct Magazine, vía EstoyBailando

General , , , , , , , , , ,

Burberry reivindica la diversidad sexual añadiendo la bandera del orgullo LGBT a su clásico estampado

Lunes, 19 de febrero de 2018

780x580-tendencias-burberry-rainbow-checkEn su última colección para Burberry, Christopher Bailey celebra la diversidad sexual incorporando los colores de la bandera del orgullo LGBT a su clásico estampado y anunciando programas y donaciones a asociaciones que luchan por los derechos de homosexuales, bisexuales y transexuales. 

Coincidiendo con el inicio de la London Fashin Week, el sábado, 17 de febrero, la marca Burberry presenta su nueva colección, que será la última de su actual director artístico, Christopher Bailey, de 46 años de edad y con la firma desde 2001, que ha querido contribuir a la reivindicación de los derechos de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales incorporando los colores del orgullo LGBT en el estampado habitual de sus productos en una colección que ha denominado Rainbow check, que se podrán adquirir inmediatamente después de su presentación, siguiendo su política de ‘see now, buy now’, lo ves ahora, lo compras ahora.

«El arco iris, símbolo de inclusión y alegría, se celebra en toda la colección de febrero de 2018 (…). Mi colección final aquí en Burberry está dedicada en apoyo a algunas de las mejores y más brillantes organizaciones que apoyan a los jóvenes LGBTQ+ en todo el mundo. Nunca ha habido un momento más importante para decir que en nuestra diversidad radica nuestra fuerza y nuestra creatividad» asegura Bailey en Instagram, anunciando que la marca tiene la intención de realizar donaciones económicas a asociaciones que luchan por los derechos del colectivo LGBT como The Albert Kennedy Trust, The Trevor Project e ILGA. Fundada por Thomas Burberry en 1856, la compañía se ha comprometido a apoyar a los jóvenes a través de programas de aprendizaje y experiencia laboral en la empresa, así como a través de becas y donaciones.

«El 24% de los 150.000 jóvenes sin techo en el Reino Unido se identifican como LGBT y llegan a esta situación después de haber experimentado abuso y rechazo solo por ser lo suficientemente valientes como para abrirse a sus familias (…). La donación de Burberry servirá para respaldar nuestro continuo trabajo para proporcionar hogares seguros y ayuda a los jóvenes; para desarrollar nuestro programa de participación juvenil y para financiar nuestro planes de llevar AKT a más ciudades para que podamos llegar a las personas más vulnerables», asegura Tim Sigsworth, director ejecutivo de The Albert Kennedy Trust. Imagen de la marca actualmente, Cara Delevingne no ha tardado en celebrar la iniciativa de Burberry en Twitter.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Conmoción en la comunidad LGTB: Se suicida una adolescente transgénero de 17 años… y deja una nota pidiendo que la “sociedad se arregle”

Sábado, 3 de enero de 2015

Leelah-Alcorn-700x404 La transfobia no dejan tregua ni en Navidad. Y medios como el nuestro tienen que estar ahí para contar este tipo de sucesos que no suelen aparacer en los grandes medios de comunicación. En Ohio se ha suicidado una adolescente transgénero de una forma horrible, colocándose delante de un remolque de un tractor. El motivo, la incompresión que sufrió esta adolescente que se sentía niña desde los cuatro años aunque nació con cuerpo de niño. Leelah Alcorn, de tan solo 17 años, escribió una conmovedora carta en la que explicaba los motivos por los que había decidido quitarse la vida. En esta carta, la joven acusa directamente a sus padres y a la religión que esta horrible decisión.

La desgarradora historia del suicido de Leelah Alcorn, una adolescente de 17 años, ha conmocionado a la comunidad LGTB. Leelah no pudo soportar más la incomprensión de su familia y su entorno hacia su condición de mujer transexual, reiterada y cruelmente negada por sus padres. Miembros de una comunidad fuertemente religiosa, y amparándose en la idea de que “Dios no se puede equivocar”, las únicas respuestas que ofrecieron a los evidentes cuadros depresivos de su hija fueron el castigo y sesiones de terapias reparadoras por parte de un miembro de su confesión. Leelah dejó una estremecedora nota de suicidio, con la idea de que su muerte “tiene que significar algo”. En sus palabras: “solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos”.

Leelah Alcorn, una chica trans de 17 años de edad se suicidó el 28 de diciembre. Originaria de Kings Mill, Ohio, Alcorn dejó una nota programada en Tumblr para que se publique después de su muerte. Leelah Alcorn era una adolescente que vivía en una pequeña localidad del estado de Ohio, en los Estados Unidos. El pasado domingo 28 de diciembre, una nota apareció en su cuenta de la red social Tumblr. La publicación de la nota había sido programada por ella misma, para que apareciera después de llevar a cabo lo que amargamente había decidido. Leelah falleció tras ser atropellada por un camión, en lo que los investigadores que llevan el caso consideran un suicidio. En su nota, Leelah ha querido contar al mundo el proceso que le ha conducido a tomar tan trágica decisión, esperando que su historia sea conocida por todos y puedan tomarse medidas para que las personas transexuales no deban enfrentarse a lo mismo que ha tenido que sufrir ella. La reproducimos en su totalidad:

Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado y, obviamente, no he eliminado el comentario de mi cola de publicación.

Por favor, no estés triste, es para mejor. La vida que viviría no es digna de vivirse… porque soy transexual. Podía entrar en detalles para explicar por qué me siento así, pero esta nota probablemente ya va a ser lo bastante larga tal como es. En pocas palabras, me siento como una chica atrapada en el cuerpo de un chico, y me he sentido así desde que tenía 4 años. Nunca supe que había una palabra para este sentimiento, ni que era posible que un chico se convirtiera en una chica, así que nunca se lo dije a nadie y seguí haciendo lo que tradicionalmente son cosas “de chicos” para tratar de encajar.

Cuando tenía 14 años, supe lo que significaba transexual y lloré de felicidad. Después de diez años de confusión, al fin comprendía quién era. Inmediatamente se lo dije a mi madre, y ella reaccionó muy negativamente, diciéndome que era una fase, que yo nunca iba a ser una chica de verdad, que Dios no comete errores, que yo estaba equivocada. Si estáis leyendo esto, padres, por favor, no digáis eso a vuestros hijos. Incluso si sois cristianos o estáis en contra de las personas transexuales, eso no se le dice nunca a nadie, especialmente a vuestro hijo. Eso lo único que va a hacer es que se odie a sí mismo. Eso es exactamente lo que me hizo a mí.

Mi madre empezó a llevarme a un terapeuta, pero solo me llevaba a terapeutas cristianos, (que eran todos muy sesgados), así que en realidad nunca tuve la terapia que necesitaba para curarme de mi depresión. Solo tenía a más cristianos que me decían que era egoísta y estaba equivocada y que debía buscar ayuda en Dios.

Al cumplir los 16 años me di cuenta de que mis padres nunca cambiarían, y que tendría que esperar hasta tener 18 años para empezar cualquier tipo de tratamiento de transición, y eso me rompió completamente el corazón. Cuanto más esperara, más difícil sería la transición. Sentí que no tenía esperanza, que lo único que iba a parecer era un hombre vestido de mujer para el resto de mi vida. En mi 16 cumpleaños, cuando no recibí el consentimiento de mis padres para iniciar la transición, lloré hasta quedarme dormida.

Tomé una especie de una actitud de “vete a la mierda” con mis padres, y salí del armario como gay en el instituto, pensando que a lo mejor cuando saliese del armario como transexual sería menos chocante. Aunque la reacción de mis amigos fue positiva, mis padres se enfadaron. Se sentían como si yo estuviera atacando su imagen, y que yo era una vergüenza para ellos. Ellos querían que yo fuera su perfecto niñito cristiano heterosexual, y eso no es, obviamente, lo que yo quería.

Así que me sacaron del instituto, me quitaron el ordenador portátil y el teléfono, y me prohibieron que accediera a cualquier tipo de red social, aislándome completamente de mis amigos. Esa ha sido probablemente la parte de mi vida en la que he estado más deprimida, y me sorprende que no me quitase la vida entonces. Estuve completamente sola durante cinco meses. Sin amigos, sin apoyo, sin afecto. Solo la decepción de mis padres y la crueldad de la soledad.

Al acabar el curso escolar, mis padres al fin cambiaron de opinión y me dieron el teléfono y me dejaron que volviera a usar las redes sociales. Yo estaba emocionada, al fin tenía a mis amigos de vuelta. Estaban muy emocionados de verme y hablar conmigo, pero solo al principio. Con el tiempo se dieron cuenta de que en realidad yo les importa una mierda, y me sentí más sola que nunca. A los únicos amigos que pensé que tenía solo les gustaba cuando me veían cinco veces a la semana.

Después de un verano de no tener casi ningún amigo, más el peso de tener que pensar en la universidad, ahorrar dinero para mudarme, mantener mis buenas notas, ir a la iglesia cada semana y sentirme como una mierda porque todo el mundo allí estaba en contra de todo por lo que vivo, decidí que ya bastaba. Nunca voy a pasar mi transición con éxito, incluso aunque me mude. Nunca voy a ser feliz con mi aspecto o mi voz. Nunca voy a tener suficientes amigos. Nunca voy a tener el suficiente amor. Nunca voy a encontrar a un hombre que me quiera. Nunca voy a ser feliz. Viviré el resto de mi vida como un hombre solitario que desearía ser una mujer o viviré como una mujer solitaria que se odia a sí misma. No hay ganadores. No hay manera de salir de esto. Ya estoy lo suficientemente triste, no necesito que mi vida empeore. La gente dice “la cosa mejora”, pero eso no es cierto en mi caso. Cada vez empeora más. Cada día me pongo peor.

Esto es en esencia por lo que tengo ganas de suicidarme. Lo siento si no es una razón suficiente para vosotros, pero sí es suficiente para mí. En cuanto a mi voluntad, quiero que el 100% de las cosas de las que soy dueña legalmente sean vendidas y el dinero (además de mi dinero en el banco) se done a los movimientos de derechos civiles de las personas transexuales y a los grupos que les apoyan, no me importa a cuál. Solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos. Las cuestiones de género deben enseñarse en las escuelas, cuanto antes mejor. Mi muerte tiene que significar algo. Mi muerte deber añadirse al número de personas transexuales que se han suicidado en este año. Quiero que alguien mire ese número y diga “es una mierda” y lo arregle. Que se arregle la sociedad. Por favor.

Adiós.

Leelah Josh Alcorn

Conmoción e indignación en la comunidad LGTB

La historia de Leelah se ha difundido inmediatamente por todas las redes sociales y los medios LGTB. Desde algunos grupos se está pidiendo que esta trágica muerte sirva al menos para concienciar sobre la insoportable tasa de suicidios entre las personas transexuales durante su adolescencia y las infames terapias reparadoras a las que muchas de ellas se ven sometidas. Una petición en change.org para que una ley prohíba estas prácticas ya ha recibido más de 100.000 apoyos.

Allison Woolbert, directora ejecutiva de Transgender Human Rights Institute afirma que la historia de Leelah “no es la única”, aunque a través de ella la gente puede ver “a una joven de 17 años de edad, que ha luchado durante varios años tratando desesperadamente de ser ella misma. Están viendo un ejemplo de la vida real de lo que supone esto para una adolescente”. Según un informe del Williams Institute of Los Angeles, alrededor del 40 % de las personas transexuales han intentado suicidarse alguna vez a lo largo de su vida.

Para David W. Bond, vicepresidente del programa para la prevención del suicidio The Trevor Project,  “los intentos de suicidio son más altos entre los jóvenes transexuales porque se enfrentan a altos índices de discriminación, rechazo, temor y odio por parte de otros jóvenes. Estos jóvenes están tratando de entender y construir su identidad en un mundo que les dice que están equivocados por ser lo que son”.

Dan Savage, activista y fundador de la campaña de prevención del suicidio en adolescentes LGTB  It Gets Better, declaraba a través de su cuenta de Twitter: “sabemos que la hostilidad y el rechazo de los padres cuadruplica el riesgo de suicido en los niños LGTB. Rechazar a tu hijo LGTB es abuso”. Savage aboga además por medidas contundentes, pues estima que “los padres de Leelah la empujaron contra el camión. Deberían avergonzarse, pero primero tienen que ser condenados. Si el compañero de habitación de Tyler Clementi podía ser procesado, y lo fue, entonces los padres de Leelah pueden y deben serlo”.

Savage establecía la comparación con el caso de Tyler Clementi, un joven homosexual que se quitó la vida en septiembre de 2010 después de que Dharun Ravi, su compañero de cuarto en la universidad, lo espiara a través de una webcam y difundiera sus encuentros sexuales a través de internet. Ravi fue encontrado culpable de hasta 15 cargos y condenado a 30 días de prisión y 300 de servicios a la comunidad. Para Savage, los padres de Leelah son tan culpables de empujar al suicidio a su hija como lo fue Ravi respecto a Tyler Clementi.

Reacción de la familia

Desde change.org también se ha pedido a la familia de Leelah que respete su identidad de género real tras su fallecimiento, y que en su lápida consta el nombre que ella elegió: Leelah.

Sin embargo, su madre dejaba el siguiente mensaje en la cuenta de Facebook de la familia el mismo día de su suicidio, en el que insiste en referirse a Leelah por su nombre legal y su identidad masculina: “Mi dulce hijo de 16 años, Joshua Ryan Alcorn, se ha ido a su hogar en el cielo esta mañana. Cuando daba un paseo por la mañana fue atropellado por un camión. Gracias por los mensajes y la amabilidad y preocupación que nos habéis hecho llegar. Por favor, continuad manteniéndonos en vuestras oraciones”.

El párroco de la Iglesia de Cristo del Noreste, a la que pertenece la familia de Leelah y donde se le sometió a “tratamiento”, no ha querido hacer declaraciones respecto a la muerte de la adolescente, limitándose a comentar que “nuestro objetivo ahora es ayudar a sanar a una familia rota por una tragedia que la aflige”.

Por nuestra parte, deseamos que esté próximo el día en que se haga realidad el deseo de Leelah de que sean respetados los derechos de todas las personas transexuales. Ojalá que Leelah pueda descansar en paz pronto.

Ella escribió que se sentía como una chica atrapada en el cuerpo de un chico desde que ella tenía cuatro años de edad. En su misiva, la joven explica que hasta los 14 años nos supo lo que era ser una persona transgénero, y que tras diez años de confusión, comprendió lo que le pasaba y lo que quería ser en la vida.  “Cuando tuve 14 años aprendí lo que era ser transgénero y lloré de felicidad. Después de 10 años supe quien era yo realmente”, se lee en el post. La decisión fatal de esta joven se vio influenciada cuando sus padres se negaron a aceptar la realidad, le negaron el permiso de iniciar su transición cuando cumplió los 16 años e incluso decidieron someterla a teparias de curación con cristianos.

Unas terapias que evidentemente no curaron la depresión en la que estaba sumida y que lo único que hicieron fue aumentar la actitud de rebeldía ante sus padres y ante su entorno en general. No contentos con someterla a terapia, sus padres le quitaron el ordenador, le prohibieron que utilizara cualquier red social y la sacaron del colegio, en el que por suerte había encontrado el apoyo de sus compañeros.

Presionada por la situación, Leelah decide acabar con su vida teniendo claro que nunca va a ser feliz, que nunca tendrá suficientes amigos, ni que nunca encontrará el amor. Una carta llena de desesperanza que no deja indiferente a nadie, y que demuestra cuanto queda por hacer todavía en el campo de la igualdad para evitar que casos así vuelvan a producirse.

En la carta de despedida también pide que su muerte sea contada como una de las transgéneros que se suicidó este año. “Quiero que alguien mire ese numero y diga ‘que carajos’ y pueda arreglar la sociedad, por favor”.

Recomendó a los padres de otras chicas o chicos trans que no crean que esto es una ‘fase’ o que ‘Dios no comete errores’ y que por eso ellos están equivocados.

“Si tú estás leyendo esto, padre de familia, por favor no le digas esas cosas a tus hijos. No vas a hacer más que hacer que tus hijos se odien a si mismos, como me pasó a mi”

En su nota de despedida, Alcorn también pide que el 100% de las cosas que legalmente le pertenezcan sean vendidas y que el dinero vaya directamente a alguna organización trans: “Moriré en paz si algún día los trans somos tratados como humanos”.

Aquí puedes leer la nota completa de despedida. 

Fuente Sin etiquetas y Dosmanzanas

 

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Móviles para los gays jóvenes y sin recursos en entornos rurales

Jueves, 14 de agosto de 2014

4545593f49bab4ba4651db77ad1cd3c2db0d028El joven actor Josh Hutcherson apadrina esta iniciativa

The Trevor ProjectStraight But Not Narrow y human I-T se han unido con un propósito: lograr que  jóvenes con bajos recursos económicos y que viven en zonas rurales accedan a dispositivos móviles con la intención de que puedan contactar con otras personas y obtener información que necesiten.

La campaña se ha bautizado como “Power On” y cuenta como padrino con el joven actor Josh Hutcherson conocido por su papel en “Los juegos del hambre”.

Es asombroso saber que será usado para ayudar a un joven que, antes de esta campaña, no podía tener acceso a la información y recursos que pueden ayudarlo. Siempre he respetado el trabajo de The Trevor Project y, tener una oportunidad para que Streight But No Narrow colabore con ellos en una campaña como Power On es emocionante”, aseguró el intérprete durante la presentación la campaña.

“Quizás podría decir ahora que soy cien por ciento heterosexual, pero ¿quién sabe? En un año podría conocer a un chico y sentirme atraído por él. He conocido a chicos que me parecen atractivos. Nunca he querido besarlos, realmente me encantan las mujeres, pero creo que definirse uno mismo como cien por ciento algo es un poco reduccionista”, añadió Josh Hutcherson.

Fuente Ociogay

General , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.