Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Dan Savage’

Jesús Encinar cuenta su salida del armario en ItGetsBetterEspaña

Viernes, 20 de noviembre de 2015

Foto_Jesus_EncinarJesús Encinar aparece como uno de los gays más influyentes de España en todas las listas LGBT de los últimos años. Jesús es además un gay comprometido con la causa y que da la cara, como ya demostró en la entrevista realizada por Ambiente G, en la que se mojó políticamente diciendo que no podía apoyar a partidos que ninguneaban a millones de españoles. Jesús se reconoce como uno de esos gays de pueblo, que no han tenido referencias y se han sentido bichos raros en su adolescencia. En el vídeo afirma abiertamente que ser homosexual forma parte de su ser en todos los ámbitos de su vida, y que son él y sus circunstancias los que le han hecho ser como es y conseguir sus logros.

Os dejamos el vídeo a continuación, merece mucho la pena verlo por frases como ésta:

Yo pensaba que lo mío era como un salto generacional: primero la civilización griega, luego Lorca…¡y después yo!

El Proyecto It Gets Better “mejorará” en español es un canal de vídeos online fundado por Dan Savage en 2010, como respuesta al suicidio de Billy Lucas y otros adolescentes en estadounidenses tras sufrir acoso por ser, o simplemente parecer, homosexuales. Su objetivo es prevenir el suicidio entre jóvenes LGBT y animarlos mediante vídeos de adultos felices , algunos de ellos famosos, tras duras adolescencias.

En Ambiente G | It Gets Better

Via | It Gets Better España

Cine/TV/Videos, General , , ,

La ultraderecha homófoba ataca la campaña de Doritos que apoya a los jóvenes LGTB que sufren discriminación en Estados Unidos

Martes, 29 de septiembre de 2015

DoritosAmpliamos la noticia que ya habíamos publicado:

Ningún país, por ‘avanzado’ que pueda considerarse, se libra de lacra que suponen los grupos retrógrados, moralistas y reaccionarios. En su agenda siempre hay un sitio especial para la discriminación y el fomento del odio, especialmente articulado cuando se trata de luchar contra la visibilidad y los derechos del colectivo LGTB. Esto es lo que ha ocurrido en los Estados Unidos estos días. La marca de aperitivos Doritos lanzaba una bolsa con la bandera del arcoíris sobre fondo blanco, en apoyo de It Gets Better. Se trata de un proyecto que combate la discriminación contra los jóvenes LGTB, les ayuda cuando se convierten en víctimas del odio y previene tentativas de suicidio. Sin embargo, correveidiles de la extrema derecha estadounidense se han dedicado a verter toda clase de soflamas antiLGTB y se han organizado en Twitter entorno al hashtag #boycottdoritos.

Magnífica campaña la de los nachos Doritos (una marca perteneciente al grupo PepsiCo) en respaldo a los jóvenes LGTB. Mediante la donación de 10 dólares a la plataforma It Gets Better, los ciudadanos estadounidenses han tenido la oportunidad de adquirir una bolsa con un diseño exclusivo: un gran arcoíris sobre fondo blanco. De hecho, esta ha sido la única manera de conseguir una de estas bolsas de ‘Doritos Rainbows’. El éxito ha sido tan abrumador que en apenas unos días se ha agotado todo el lote. Sin embargo, los usuarios que así lo deseen pueden introducir su dirección de correo electrónico en la página de la organización para recibir noticias sobre la campaña o incluso ser avisados si vuelven a estar disponibles las bolsas de Doritos proLGTB. Malas noticias para los residentes fuera de los EEUU: los envíos solo se realizaban en territorio estadounidense (al menos en la primera tirada).

Afortunadamente, se han vendido todas las bolsas de Doritos e It Gets Better, la organización que trabaja en contra de la discriminación de los menores LGTB ha visto superados sus objetivos de recaudación económica y de visibilidad social del problema. Decimos ‘afortunadamente’ porque una intensa contracampaña de los sectores retrógradas estadounidenses han llamado desde varios frentes al boicot. En Twitter se ha hecho una execrable demostración de las miserias LGTBfóbicas a través de #boycottdoritos. De hecho, la cuenta de Doritos estadounidense en esta red social ha cerrado el acceso a sus tuits para sus usuarios confirmados.

La triste y a la vez cómica postura de los conservadores

“¿Le gustaría conocer a qué sabe lo gay? Pruebe Doritos Rainbows”, esta es la sarcástica llamada del escritor Ed Straker a través de la página American Thinker, por ejemplo. En el infame artículo de Straker se asegura, además, que “Doritos es un producto dirigido a los niños, por lo que hacen que la merienda se convierta en la puerta de entrada perfecta para introducirlos en los placeres de la homosexualidad”. Una afirmación carente de todo sentido y lógica, que esconde la verdadera motivación de Doritos: ayudar a los muchachos LGTB a superar la discriminación de la que son víctimas por el odio homófobo. Straker acusa a la izquierda de “sexualizar la comida”, y dice que no consumirá más productos de Pepsi por “promover la propaganda gay entre nuestros hijos”. Este personaje deja claro que lo que en realidad le gusta comer a él son salchichas y perritos calientes. Su gran propuesta es que un fabricante de salchichas y otro de panecillos promuevan conjuntamente las relaciones heterosexuales (desde luego, su ejemplo sería digno de una gran variedad de memes).

Otro columnista, el igualmente poco afortunado John Nolte, también llamaba al boicot contra Pepsi y lo hacía de una manera burda pero hilarante: “chúpamela”, le pedía a Dan Savage (promotor de It Gets Better). Queriendo expresar todo su odio contra Savage, al que califica de “anticristiano y fanático”, Nolte quizá confiesa sus más profundos deseos. No lo sabemos, según él lo hace porque Savage se lo había espetado previamente al candidato republicano a la presidencia Ben Carson.

La publicidad LGTB gana terreno

Sin salir de Estados Unidos, dosmanzanas se hacía eco en febrero del caso del modelo gay que fue utilizado en una campaña de publicidad antigay sin su consentimiento y que acabó protagonizando una contracampaña para apoyar la diversidad sexual. El el sudafricano Kyle Roux, sin quererlo, protagonizó la campaña de una asociación de padres de pretendidos ‘ex-gais’, que duplicó su imagen en una valla publicitaria de una carretera de Virginia, dando a entender que se trataba de gemelos idénticos, uno de los cuales era gay y el otro no. Además del uso de la imagen de este modelo sin su aprobación, la asociación se inventó al inexistente gemelo de Roux. Como respuesta, este mismo modelo realizó una campaña mediante un cartel similar al anterior. Su imagen aparecía también dos veces pero dejando claro que era una misma persona. En el cartel se leía: “¿Gemelos idénticos? No. Soy gay. Con independencia de lo que ustedes crean, nací gay. Y estoy orgulloso de quien soy”.

En España, hace solo unas semanas recogíamos el lanzamiento en televisión del spot inclusivo del friegasuelos Asevi Mío, enmarcado en una campaña que rompe con la tendencia sexista de la publicidad de productos de limpieza (y que se ha convertido en uno de los patrocinadores de la edición 16 de Gran Hermano). Una publicidad que se sumaba a la previamente realizada por la multinacional Coca-Cola el pasado mes de abril (que fue boicoteada por la organización ultraconservadora HazteOír). Por cierto, con la campaña de Doritos, de Pepsi, las dos principales marcas de refrescos dejan clara su postura partidaria de la igualdad LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Conmoción en la comunidad LGTB: Se suicida una adolescente transgénero de 17 años… y deja una nota pidiendo que la “sociedad se arregle”

Sábado, 3 de enero de 2015

Leelah-Alcorn-700x404 La transfobia no dejan tregua ni en Navidad. Y medios como el nuestro tienen que estar ahí para contar este tipo de sucesos que no suelen aparacer en los grandes medios de comunicación. En Ohio se ha suicidado una adolescente transgénero de una forma horrible, colocándose delante de un remolque de un tractor. El motivo, la incompresión que sufrió esta adolescente que se sentía niña desde los cuatro años aunque nació con cuerpo de niño. Leelah Alcorn, de tan solo 17 años, escribió una conmovedora carta en la que explicaba los motivos por los que había decidido quitarse la vida. En esta carta, la joven acusa directamente a sus padres y a la religión que esta horrible decisión.

La desgarradora historia del suicido de Leelah Alcorn, una adolescente de 17 años, ha conmocionado a la comunidad LGTB. Leelah no pudo soportar más la incomprensión de su familia y su entorno hacia su condición de mujer transexual, reiterada y cruelmente negada por sus padres. Miembros de una comunidad fuertemente religiosa, y amparándose en la idea de que “Dios no se puede equivocar”, las únicas respuestas que ofrecieron a los evidentes cuadros depresivos de su hija fueron el castigo y sesiones de terapias reparadoras por parte de un miembro de su confesión. Leelah dejó una estremecedora nota de suicidio, con la idea de que su muerte “tiene que significar algo”. En sus palabras: “solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos”.

Leelah Alcorn, una chica trans de 17 años de edad se suicidó el 28 de diciembre. Originaria de Kings Mill, Ohio, Alcorn dejó una nota programada en Tumblr para que se publique después de su muerte. Leelah Alcorn era una adolescente que vivía en una pequeña localidad del estado de Ohio, en los Estados Unidos. El pasado domingo 28 de diciembre, una nota apareció en su cuenta de la red social Tumblr. La publicación de la nota había sido programada por ella misma, para que apareciera después de llevar a cabo lo que amargamente había decidido. Leelah falleció tras ser atropellada por un camión, en lo que los investigadores que llevan el caso consideran un suicidio. En su nota, Leelah ha querido contar al mundo el proceso que le ha conducido a tomar tan trágica decisión, esperando que su historia sea conocida por todos y puedan tomarse medidas para que las personas transexuales no deban enfrentarse a lo mismo que ha tenido que sufrir ella. La reproducimos en su totalidad:

Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado y, obviamente, no he eliminado el comentario de mi cola de publicación.

Por favor, no estés triste, es para mejor. La vida que viviría no es digna de vivirse… porque soy transexual. Podía entrar en detalles para explicar por qué me siento así, pero esta nota probablemente ya va a ser lo bastante larga tal como es. En pocas palabras, me siento como una chica atrapada en el cuerpo de un chico, y me he sentido así desde que tenía 4 años. Nunca supe que había una palabra para este sentimiento, ni que era posible que un chico se convirtiera en una chica, así que nunca se lo dije a nadie y seguí haciendo lo que tradicionalmente son cosas “de chicos” para tratar de encajar.

Cuando tenía 14 años, supe lo que significaba transexual y lloré de felicidad. Después de diez años de confusión, al fin comprendía quién era. Inmediatamente se lo dije a mi madre, y ella reaccionó muy negativamente, diciéndome que era una fase, que yo nunca iba a ser una chica de verdad, que Dios no comete errores, que yo estaba equivocada. Si estáis leyendo esto, padres, por favor, no digáis eso a vuestros hijos. Incluso si sois cristianos o estáis en contra de las personas transexuales, eso no se le dice nunca a nadie, especialmente a vuestro hijo. Eso lo único que va a hacer es que se odie a sí mismo. Eso es exactamente lo que me hizo a mí.

Mi madre empezó a llevarme a un terapeuta, pero solo me llevaba a terapeutas cristianos, (que eran todos muy sesgados), así que en realidad nunca tuve la terapia que necesitaba para curarme de mi depresión. Solo tenía a más cristianos que me decían que era egoísta y estaba equivocada y que debía buscar ayuda en Dios.

Al cumplir los 16 años me di cuenta de que mis padres nunca cambiarían, y que tendría que esperar hasta tener 18 años para empezar cualquier tipo de tratamiento de transición, y eso me rompió completamente el corazón. Cuanto más esperara, más difícil sería la transición. Sentí que no tenía esperanza, que lo único que iba a parecer era un hombre vestido de mujer para el resto de mi vida. En mi 16 cumpleaños, cuando no recibí el consentimiento de mis padres para iniciar la transición, lloré hasta quedarme dormida.

Tomé una especie de una actitud de “vete a la mierda” con mis padres, y salí del armario como gay en el instituto, pensando que a lo mejor cuando saliese del armario como transexual sería menos chocante. Aunque la reacción de mis amigos fue positiva, mis padres se enfadaron. Se sentían como si yo estuviera atacando su imagen, y que yo era una vergüenza para ellos. Ellos querían que yo fuera su perfecto niñito cristiano heterosexual, y eso no es, obviamente, lo que yo quería.

Así que me sacaron del instituto, me quitaron el ordenador portátil y el teléfono, y me prohibieron que accediera a cualquier tipo de red social, aislándome completamente de mis amigos. Esa ha sido probablemente la parte de mi vida en la que he estado más deprimida, y me sorprende que no me quitase la vida entonces. Estuve completamente sola durante cinco meses. Sin amigos, sin apoyo, sin afecto. Solo la decepción de mis padres y la crueldad de la soledad.

Al acabar el curso escolar, mis padres al fin cambiaron de opinión y me dieron el teléfono y me dejaron que volviera a usar las redes sociales. Yo estaba emocionada, al fin tenía a mis amigos de vuelta. Estaban muy emocionados de verme y hablar conmigo, pero solo al principio. Con el tiempo se dieron cuenta de que en realidad yo les importa una mierda, y me sentí más sola que nunca. A los únicos amigos que pensé que tenía solo les gustaba cuando me veían cinco veces a la semana.

Después de un verano de no tener casi ningún amigo, más el peso de tener que pensar en la universidad, ahorrar dinero para mudarme, mantener mis buenas notas, ir a la iglesia cada semana y sentirme como una mierda porque todo el mundo allí estaba en contra de todo por lo que vivo, decidí que ya bastaba. Nunca voy a pasar mi transición con éxito, incluso aunque me mude. Nunca voy a ser feliz con mi aspecto o mi voz. Nunca voy a tener suficientes amigos. Nunca voy a tener el suficiente amor. Nunca voy a encontrar a un hombre que me quiera. Nunca voy a ser feliz. Viviré el resto de mi vida como un hombre solitario que desearía ser una mujer o viviré como una mujer solitaria que se odia a sí misma. No hay ganadores. No hay manera de salir de esto. Ya estoy lo suficientemente triste, no necesito que mi vida empeore. La gente dice “la cosa mejora”, pero eso no es cierto en mi caso. Cada vez empeora más. Cada día me pongo peor.

Esto es en esencia por lo que tengo ganas de suicidarme. Lo siento si no es una razón suficiente para vosotros, pero sí es suficiente para mí. En cuanto a mi voluntad, quiero que el 100% de las cosas de las que soy dueña legalmente sean vendidas y el dinero (además de mi dinero en el banco) se done a los movimientos de derechos civiles de las personas transexuales y a los grupos que les apoyan, no me importa a cuál. Solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos. Las cuestiones de género deben enseñarse en las escuelas, cuanto antes mejor. Mi muerte tiene que significar algo. Mi muerte deber añadirse al número de personas transexuales que se han suicidado en este año. Quiero que alguien mire ese número y diga “es una mierda” y lo arregle. Que se arregle la sociedad. Por favor.

Adiós.

Leelah Josh Alcorn

Conmoción e indignación en la comunidad LGTB

La historia de Leelah se ha difundido inmediatamente por todas las redes sociales y los medios LGTB. Desde algunos grupos se está pidiendo que esta trágica muerte sirva al menos para concienciar sobre la insoportable tasa de suicidios entre las personas transexuales durante su adolescencia y las infames terapias reparadoras a las que muchas de ellas se ven sometidas. Una petición en change.org para que una ley prohíba estas prácticas ya ha recibido más de 100.000 apoyos.

Allison Woolbert, directora ejecutiva de Transgender Human Rights Institute afirma que la historia de Leelah “no es la única”, aunque a través de ella la gente puede ver “a una joven de 17 años de edad, que ha luchado durante varios años tratando desesperadamente de ser ella misma. Están viendo un ejemplo de la vida real de lo que supone esto para una adolescente”. Según un informe del Williams Institute of Los Angeles, alrededor del 40 % de las personas transexuales han intentado suicidarse alguna vez a lo largo de su vida.

Para David W. Bond, vicepresidente del programa para la prevención del suicidio The Trevor Project,  “los intentos de suicidio son más altos entre los jóvenes transexuales porque se enfrentan a altos índices de discriminación, rechazo, temor y odio por parte de otros jóvenes. Estos jóvenes están tratando de entender y construir su identidad en un mundo que les dice que están equivocados por ser lo que son”.

Dan Savage, activista y fundador de la campaña de prevención del suicidio en adolescentes LGTB  It Gets Better, declaraba a través de su cuenta de Twitter: “sabemos que la hostilidad y el rechazo de los padres cuadruplica el riesgo de suicido en los niños LGTB. Rechazar a tu hijo LGTB es abuso”. Savage aboga además por medidas contundentes, pues estima que “los padres de Leelah la empujaron contra el camión. Deberían avergonzarse, pero primero tienen que ser condenados. Si el compañero de habitación de Tyler Clementi podía ser procesado, y lo fue, entonces los padres de Leelah pueden y deben serlo”.

Savage establecía la comparación con el caso de Tyler Clementi, un joven homosexual que se quitó la vida en septiembre de 2010 después de que Dharun Ravi, su compañero de cuarto en la universidad, lo espiara a través de una webcam y difundiera sus encuentros sexuales a través de internet. Ravi fue encontrado culpable de hasta 15 cargos y condenado a 30 días de prisión y 300 de servicios a la comunidad. Para Savage, los padres de Leelah son tan culpables de empujar al suicidio a su hija como lo fue Ravi respecto a Tyler Clementi.

Reacción de la familia

Desde change.org también se ha pedido a la familia de Leelah que respete su identidad de género real tras su fallecimiento, y que en su lápida consta el nombre que ella elegió: Leelah.

Sin embargo, su madre dejaba el siguiente mensaje en la cuenta de Facebook de la familia el mismo día de su suicidio, en el que insiste en referirse a Leelah por su nombre legal y su identidad masculina: “Mi dulce hijo de 16 años, Joshua Ryan Alcorn, se ha ido a su hogar en el cielo esta mañana. Cuando daba un paseo por la mañana fue atropellado por un camión. Gracias por los mensajes y la amabilidad y preocupación que nos habéis hecho llegar. Por favor, continuad manteniéndonos en vuestras oraciones”.

El párroco de la Iglesia de Cristo del Noreste, a la que pertenece la familia de Leelah y donde se le sometió a “tratamiento”, no ha querido hacer declaraciones respecto a la muerte de la adolescente, limitándose a comentar que “nuestro objetivo ahora es ayudar a sanar a una familia rota por una tragedia que la aflige”.

Por nuestra parte, deseamos que esté próximo el día en que se haga realidad el deseo de Leelah de que sean respetados los derechos de todas las personas transexuales. Ojalá que Leelah pueda descansar en paz pronto.

Ella escribió que se sentía como una chica atrapada en el cuerpo de un chico desde que ella tenía cuatro años de edad. En su misiva, la joven explica que hasta los 14 años nos supo lo que era ser una persona transgénero, y que tras diez años de confusión, comprendió lo que le pasaba y lo que quería ser en la vida.  “Cuando tuve 14 años aprendí lo que era ser transgénero y lloré de felicidad. Después de 10 años supe quien era yo realmente”, se lee en el post. La decisión fatal de esta joven se vio influenciada cuando sus padres se negaron a aceptar la realidad, le negaron el permiso de iniciar su transición cuando cumplió los 16 años e incluso decidieron someterla a teparias de curación con cristianos.

Unas terapias que evidentemente no curaron la depresión en la que estaba sumida y que lo único que hicieron fue aumentar la actitud de rebeldía ante sus padres y ante su entorno en general. No contentos con someterla a terapia, sus padres le quitaron el ordenador, le prohibieron que utilizara cualquier red social y la sacaron del colegio, en el que por suerte había encontrado el apoyo de sus compañeros.

Presionada por la situación, Leelah decide acabar con su vida teniendo claro que nunca va a ser feliz, que nunca tendrá suficientes amigos, ni que nunca encontrará el amor. Una carta llena de desesperanza que no deja indiferente a nadie, y que demuestra cuanto queda por hacer todavía en el campo de la igualdad para evitar que casos así vuelvan a producirse.

En la carta de despedida también pide que su muerte sea contada como una de las transgéneros que se suicidó este año. “Quiero que alguien mire ese numero y diga ‘que carajos’ y pueda arreglar la sociedad, por favor”.

Recomendó a los padres de otras chicas o chicos trans que no crean que esto es una ‘fase’ o que ‘Dios no comete errores’ y que por eso ellos están equivocados.

“Si tú estás leyendo esto, padre de familia, por favor no le digas esas cosas a tus hijos. No vas a hacer más que hacer que tus hijos se odien a si mismos, como me pasó a mi”

En su nota de despedida, Alcorn también pide que el 100% de las cosas que legalmente le pertenezcan sean vendidas y que el dinero vaya directamente a alguna organización trans: “Moriré en paz si algún día los trans somos tratados como humanos”.

Aquí puedes leer la nota completa de despedida. 

Fuente Sin etiquetas y Dosmanzanas

 

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Llega It Gets Better España

Viernes, 14 de noviembre de 2014

750x424xItGetsBetterEspana.jpg.pagespeed.ic.EsnE4Vr486En septiembre de 2010, Dan Savage y Terry Miller crearon el proyecto ‘It Gets Better‘. Una forma, vía internet, de animar y de dar apoyo a esos jóvenes que están sufriendo acoso por ser homosexuales, bisexuales o transexuales. Pronto la red se llenó de vídeos en los que personas anónimas, personajes públicos e incluso el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, afirmaban rotundamente que it gets better, que la cosa mejora.

Hemos visto a Jake Shears, de Scissor Sisters; al actor Zachary Quinto; y Jesse Tyler Ferguson, protagonista de la serie ‘Modern Family. Pero también hemos visto a trabajadores de Apple, más gente como tú y como yo. Porque precisamente lo que este proyecto busca es demostrar que todos hemos pasado por eso y que se puede salir y que la cosa mejora.

Si estás en Madrid, este viernes 14 de noviembre, a las 18’00 horas, harán una jornada para que conozcamos sus propuestas. Si te animas y quieres colaborar o ser voluntario en este interesante y necesario proyecto, no dudes en apuntarte y acercarte al Instituto Internacional España, en la calle Miguel Ángel nº8, para informarte. Las entradas (son gratuitas) se pueden adquirir en Ticketea.

https://www.youtube.com/watch?v=LNQJKWRuvzI

Una buena oportunidad para ayudar a aquellos y aquellas jóvenes que sufren acoso en el colegio, en casa, en la calle, que creen que no hay salida y que no tienen fuerza para seguir adelante. Esperamos empezar a ver pronto muchos vídeos de artistas españoles y de personas anónimas contando su experiencia.

Iba a acabar diciendo que también estaría bien ver al presidente de nuestro gobierno dando ánimos a los homosexuales pero ¿a quién intentamos engañar? Aunque, viendo el acercamiento que han tenido con los colectivos no estaría nada mal ver a la Reina Letizia en un vídeo de ‘It Gets Better’.

Facebook | It Gets Better España

Ticketea | It Gets Better

Vía AmbienteG

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Un joven graba cómo su familia le maltrata tras salir del armario

Lunes, 1 de septiembre de 2014

noticias_file_foto_849047_1409410562Daniel Pierce podría ser hoy un chico de 20 años más. Este joven de Georgia Estudia Administración de Empresas en la universidad y trabaja en una tienda de artículos para mascotas. Pero Pierce se ha convertido, a su pesar, en una celebridad de Internet. El chico había salido del armario el pasado otoño. La reacción de su familia no había sido la mejor posible, pero las cosas no habían ido mal, y Pierce tenía esperanzas de que la cosa siguiera igual. Pero todo esto cambió el pasado martes, cuando volvió a casa del trabajo. Su padre, su madrastra y sus abuelos intentaron convencerle de que ser gay era una decisión personal que él había hecho, y a recriminarle que no quisiera cambiar. Pero lo que podía haber sido una bronca privada, un triste ejemplo más de maltrato a un joven LGBT, se ha convertido en un fenómeno viral porque Pierce, tal y como relata a la BBC, se imaginó que las cosas iban a ponerse feas y se preparó para grabarlo todo a escondidas con su móvil. Daniel grabó el incidente y una amiga suya lo colgó en internet. El vídeo se hizo viral cuando el activista y escritor Dan Savage lo dio a conocer en The Stranger, publicación digital de la ciudad de Seattle.

El propio Daniel ha querido explicar en una entrevista las razones que le llevaron a difundir el vídeo. Al parecer sospechó que su familia le preparaba una especie de encerrona, lo que le llevó a grabar el momento de forma inadvertida por lo que pudiera pasar. Posteriormente decidió colgarlo para sensibilizar a la gente ante las reacciones negativas de muchos padres ante la homosexualidad de un hijo. “Mucha gente no se da cuenta de que esto pasa. Se ven muchos vídeos positivos, pero nunca se ven vídeos negativos, y si solo una familia lo ve y cambia su actitud sobre cómo manejar la situación con su hijo o su hija, solo con que lo haga una familia, yo ya estaré feliz”, ha declarado el joven, que agradece el gran apoyo recibido.

Daniel también ha pedido que no se ataque a su familia, con la que no ha tenido contacto desde que sucedieron los hechos, aunque espera que recapaciten. Lo que tiene claro es que nunca volverá a vivir bajo el mismo techo que ellos. También ha pedido a los medios, en la última actualización de GoFundMe, que se le deje tranquilo durante un tiempo para recapacitar sobre su futuro inmediato y que en todo caso se contacte con Lost-n-Found.

El vídeo, publicado por un amigo de Daniel, ya supera los dos millones de visitas e incontables mensajes de apoyo en Youtube.

Antes de nada, tenemos que avisar que el vídeo que tenéis en este post es realmente duro. Lo que váis a ver y escuchar es la reacción de una familia cuando su hijo les dice que es gay. Y la reacción es terriblemente dura.

Cuando el chico protagonista de la historia, con 19 años, le cuenta a su familia que es gay, su madre le dice que no piensa apoyar su elección, que no quiere que nadie crea que ella apoya el modo de vida que su hijo ha elegido y que por lo tanto lo mejor es que se marche de casas. El hijo intenta sin éxito explicarle que él no ha elegido, que él es así… pero no sirve de nada…Pero lo peor está por llegar, porque, una vez el chico les dice que tal y como ella le ha ordenado se irá de casa el jueves, la discusión sube de tono y termina incluso con agresiones de la madre a su propio hijo. Cuando aparece el padre, la cosa no mejora en absoluto. Golpeado, insultado.

Daniel Ashley Pierce, de 20 años de edad salió del armario ante su familia en octubre del año pasado. En ese momento, su padre no hizo ningún comentario y su madrastra parecía apoyarle, sin embargo, las cosas cambiaron drásticamente a los pocos días cuando en una discusión, sus padres y sus abuelos comenzaron a echarle en cara que fuera gay y a golpearlo.

En el vídeo, una mujer, presumiblemente su abuela, puede ser oída diciendo que el hecho de que su nieto sea gay es “una elección”; “creo en la palabra de Dios, y Dios no crea a nadie de esa manera. Es un camino que has elegido… Ve a por todo el material científico que desees. Yo estoy con la palabra de Dios”, dice la mujer. Ella continúa diciendo que, dado que Daniel ha “elegido ese camino”, ya no lo apoyan y tiene que irse de casa porque ella “no permitirá que la gente crea que apruebo lo que haces”.

En ese momento, el joven pide ayuda a su madrastra y le pregunta si puede quedarse en casa, a lo que ella se niega: “Estás lleno de mierda”, dice ella. “Me dijiste por teléfono que hiciste esa elección. Sabes que no naciste así. Sabes muy bien que hiciste esa elección. Sabes que tu padre ha hecho todo lo posible para criarte… Él no tiene que culparse“.

En ese momento, las imágenes del vídeo se tornan muy confusas y comienza lo que parece una agresión contra Daniel, quien exclama que deje de golpearlo. Es en ese momento cuando se oye una voz masculina diciéndole: “Eres un maldito maricón”.

El vídeo ha alcanzado ya más de 5 millones de visionados en YouTube y medios de todo el mundo se han hecho eco de la historia. En paralelo se organizó una campaña de recogida de fondos online en GoFundMe, cuyo objetivo inicial era ayudar al mantenimiento de Daniel, obligado a dejar su casa. La campaña ha reunido más de 90.000 dólares y el propio Daniel ha pedido que cesen ya las donaciones y que estas se deriven a Lost-n-Found, organización que tiene como objetivo ayudar a jóvenes LGTB sin hogar y que le ha ayudado a él mismo.

Después del salto tenéis la transcripción traducida del texto… Muy duro.

Mamá- Daniel, quiero decirte antes de nada, que te quiero, y sé que no quieres creerlo, pero es cierto, y que he sabido que eras gay desde que eras un niño pequeño.
Dan- Entonces ya sabes que no es una elección.
Mamá- Y has hecho la elección …
Dan- No, no he hecho la elección … Leer más…

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.