Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Zachary Quinto’

Fallece a los 86 años Tab Hunter, uno de los pocos actores de la época dorada de Hollywood que pasado el tiempo llegaron a visibilizarse como gais

Lunes, 16 de julio de 2018

tab01Tab Hunter fue uno de los rostros más reconocibles en el Hollywood de los años cincuenta. Entre otras muchas películas fue uno de los protagonistas del melodrama bélico Más allá de las lágrimas, y del musical Malditos yanquis. Desarrolló una carrera musical breve pero exitosa como cantante de rock and roll. Y se mantuvo oficialmente en el armario hasta que en 2005 publicó su autobiografía y desveló con pelos y señales la doble vida que Hollywood le obligó a vivir. El pasado día 8 falleció en California, solo tres días antes de cumplir 87 años.

El actor y cantante Tab Hunter ha fallecido a los 86 años en Hollywood a raíz de una parada cardiaca causada por un coágulo. Tab Hunter fue un conocido actor de la edad dorada de Hollywood donde se labró su carrera como galán mientras mantenía su homosexualidad en secreto puesto que, en aquella época, una noticia como esta habría acabado con su carrera.

La vida de Tab Hunter es sin duda de película. Descubierto por el agente Henry Wilson, especializado en promocionar a actores jóvenes y guapos, rodó su primera película en 1950, con solo 19 años. Aunque nunca llegó a ser uno de los más grandes, su físico típicamente californiano le convirtió en ídolo adolescente y le llevó a ser secundario de lujo junto a actores de la talla de John Wayne o Robert Mitchum, además de protagonizar varias películas que fueron grandes éxitos en su país.

Cara a la galería, y sometido a la presión de Hollywood, Tab Hunter simulaba ser un galán heterosexual, llegando a fingir romances con Debbie Reynolds o Natalie Wood, con las que solo compartía una gran amistad. Sin embargo, como tantos otros en la industria del cine, de puertas adentro llevaba una activa vida homosexual. El agente que lo descubrió, Henry Wilson (también homosexual) llegó a filtrar en 1955 a Confidential su detención en una fiesta gay (entre otros «cotilleos» de la época) a cambio de que el tabloide no sacara del armario a Rock Hudson, otro de sus representados. Wilson, de hecho, concertó el matrimonio de Hudson con su propia secretaria, Phyllis Gates (con la que Rock Hudson estuvo casado tres años).

Pese a todo, la reputación de Tab Hunter no se resintió, y de hecho además de su carrera cinematográfica triunfó durante unos pocos años como cantante de rock and roll, llegando a ser número 1 en 1957 interpretando Young love. Mientras tanto Hunter siguió teniendo relaciones con otros hombres.

Durante los últimos 35 años Tab Hunter ha mantenido una relación con el productor Allan Glaser quien ayudó a producir el documental Tab Hunter Confidential -basado en las memorias que publicó Tab en 2005 en las que salió del armario- en el que se relatan sus relaciones con Anthony Perkins -el protagonista de Psicosis- y el patinador Ronnie Robertson (subcampeón olímpico en los Juegos de Invierno de 1956).

allan_glaser_and_tab_hunter_insert_courtesy_the_film_collaborativeAllan Glaser y Tab Hunter 

En el año 2005, Tab Hunter publicó Tab Hunter Confidential: The Making of a Movie Star, su autobiografía, junto al escritor Eddie Muller, que se convirtió en un éxito de ventas y en la que Hunter confirmó con pelos y señales su homosexualidad. «La vida era difícil para mi, porque vivía dos vidas al mismo tiempo. Mi vida privada, de la que nunca hablé a nadie. Y luego mi vida de Hollywood, en la que me centraba en mi trabajo y en tener éxito», explicó. Sobre el hecho de que su reputación no resultase especialmente dañada durante sus años dorados a pesar de que la prensa sí que llegó a difundir los rumores sobre su homosexualidad, Hunter lo explicaba de la siguiente manera: «la gente que entonces iba a cine lo que buscaba era quedarse en sus corazones con el muchacho de la puerta de al lado que se alista en los marines, con el cow-boy, con el joven encantador que yo interpretaba».

En definitiva, una vida de película. No es de extrañar que ya se anuncie la adaptación al cine de la historia de amor que en su momento mantuvieron Hunter y Anthony Perkins titulada Tab & Tony de la mano nada más y nada menos que J. J. Abrams y Zachary Quinto, en la que se muestran temas habituales en el Hollywood de la época como cuando los estudios cinematográficos les organizaban citas dobles con actrices. Su relación acabó en 1955 por cuestiones profesionales.

Anthony Perkins falleció en 1992 a causa de una neumonía provocada por el SIDA.

Si no habéis visto Tab Hunter Confidential os la recomiendo. Es una interesante forma de entender la complejidad de ser homosexual siendo famoso en los años 50.

Os dejamos, como homenaje final a Tab Hunter, con la canción que en 1957 le llevó al número 1 de las listas. Descanse en paz.

Fuente AmbienteG/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Las “cláusulas de moralidad” podrían volver a Hollywood, y sería fatal para el colectivo LGTB+

Miércoles, 21 de febrero de 2018

rock-hudson-1-435Rock Hudson y su “verdadero amor” Lee Garlington

Interesante artículo:

Ante las polémicas que no cesan de surgir en torno al movimiento #MeToo, algunos estudios de Hollywood se plantean volver a incluir en los contratos de las estrellas las anticuadas “cláusulas de moralidad”.

Durante la época dorada de Hollywood muchos actores y actrices LGTB+ se vieron obligados a firmar esas cláusulas que les prohibían actuar de forma “inmoral” y, por lo tanto, ocultaron su sexualidad hasta el punto de casarse para aparentar. 

En 1921 el actor de cine mudo Roscoe “Fatty” Arbuckle fue acusado de violar y asesinar a una chica joven en una habitación de hotel (*). El caso de Arbuckle saltó a los libros de historia como el primer gran escándalo de Hollywood (Arbuckle era toda una estrella) sino que dio pie a que los estudios de cine introdujeran en sus contratos las “cláusulas de moralidad“.

Una cláusula de moralidad obligaba a los actores y a las actrices a, básicamente, mantener su imagen dentro de lo que en aquel momento se consideraba moral. Las cláusulas de moralidad dejaron de utilizarse de forma generalizada hace bastantes años (aunque hoy en día siguen vigentes de forma menos explícita), pero a raíz de la campaña #MeToo y en vista de la velocidad (y constancia) con la que nuevas acusaciones de abusos sexuales surgen en la industria, algunos estudios se están planteando volver a implementarlas. Uno de esos estudios es Fox, que quiere modificar sus contratos para que si el artista comete actos que resulten en publicidad o notoriedad negativa, o si exponen su imagen -y la del estudio- al descontento del público, a un escándalo o al ridículo generalizado; puedan ser despedidos sin tener que pagarle un duro.

Esas cláusulas, por ejemplo, le habrían ahorrado a Netflix unos 40 millones de dólares tras despedir a Kevin Spacey de House of Cards y a Danny Masterson de The Ranch, ambos actores acusados de abusos sexuales y violación. Los productores de All The Money In The World, la película de Ridley Scott en la que Spacey fue sustituido a última hora por Christopher Plummer, se habrían ahorrado 10 millones de dólares.

 El problema es que las cláusulas de moralidad acaban dejando al artista a merced del público y la moralidad de éste. Si por cualquier motivo un actor o actriz deja de ser el ojito derecho de las masas por un error, un malentendido o por llevar un estilo de vida que la gente no aprueba, podría perder su trabajo. Si crees que hoy en día no pasaría eso, pregúntale a Janet Jackson. Y sí, he dicho “estilo de vida”, porque aunque la homosexualidad no es un estilo de vida aún hay un gran sector del público (americano e internacional) que la entienden así; lo que pone en riesgo las carreras de actrices y actores LGTB+.

Lillian Faderman y Stuart Timmons explicaban en su libro “Gay L.A.: A History of Sexual Outlaws, Power Politics, and Lipstick Lesbians” cómo los estudios utilizaban las cláusulas de moralidad de forma casi dictatorial para mantener a raya a sus talentos: “Aunque las cláusulas de moralidad fueron introducidas como respuesta a los errores de los heterosexuales, los homosexuales tenían muchas razones para temerlas. Una vez el cine se convirtió en un negocio salvajemente lucrativo, los jefes de los estudios, que tenían mucho que perder económicamente si la vida personal de una estrella ‘ofendía o enfadaba a los fans’, se volvieron absolutamente dictatoriales sobre la imagen pública de sus estrellas, tanto dentro como fuera de la pantalla.” Según el libro, los jefes de los estudios entendían que a cambio de sus lucrativos contratos las estrellas estaban obligadas a comportarse de forma “moral”, lo que implicaba que los actores gais y las actrices lesbianas eran obligados a convencer al público de que eran heterosexuales, llegando al extremo de inventarse historias para la prensa o casarse solo por las apariencias; como hizo Rock Hudson.

En su biografía “Unbereable Lightness“, Portia De Rossi explicó cómo a finales de los años 90, mientras aparecía en Ally McBeal, se le ofreció un contrato para ser imagen de L’Oréal. El contrato incluía una cláusula de moralidad que la obligaba a devolver todo lo ganado en caso de que la violara. Aunque, como explicaba De Rossi, no se mencionaba explícitamente la homosexualidad sabía que sería una de las cosas por las que podían despedirla: “El texto del contrato era vago, y no tenía claro qué constituiría una brecha del contrato y cómo se definía la ‘moralidad’. Todo el tema me ponía enferma.

Más recientemente Luke Evans explicó cómo su equipo de publicistas intentó, a mediados de los 2000, venderle a la prensa como un hombre heterosexual que mantenía una relación duradera con una mujer; y Ezra Miller contó que varias personas muy influyentes de Hollywood le dijeron que había cometido un tremendo error al salir del armario.

Las “cláusulas de moralidad” no ayudarán a detener la epidemia de abusos sexuales en Hollywood, ni frenarán la LGTBfobia, ni ayudarán a equiparar el papel de la mujer en la industria. No están ahí para proteger a nadie más que a los productores y los estudios, que podrán despedir a sus actores o actrices sin tener que pagarles un duro. No es sorprendente que una industria como Hollywood prefiera cubrirse las espaldas legal y económicamente en lugar de tomar las medidas necesarias para crear un ambiente laboral en el que todo el mundo sea tratado con respeto, independientemente de su sexo, su identidad de género o su orientación sexual.

Con los avances sociales que el colectivo LGTB+ ha conseguido en los últimos años (y se ha conseguido luchando, no nos han regalado nada) muchas estrellas LGTB+ del cine y la televisión no muestran problema alguno a la hora de vivir su vida de forma abierta. No podríamos volver a meter en el armario a Neil Patrick Harris o a Zachary Quinto ni podríamos olvidarnos de que Laverne Cox es una mujer trans. Pero por cada estrella visible hay unas cuantas que son obligadas a esconderse y este tipo de cláusulas podría hundir su vida personal y sus carreras de forma dramática.

Al fin y al cabo el gran problema en Hollywood (y en el mundo) es el machismo, y a algunos les resulta más fácil meter los escándalos machistas debajo de la alfombra (sin importar la dignidad de quién se llevan por delante) que asegurarse de que no ocurran en un primer lugar. Solo una industria en la que impera el machismo es capaz de plantear como solución a ese machismo una solución que invisibiliza, estigmatiza y discrimina a un colectivo minoritario.

Fuente | Advocate, vía EstoyBailando

(*) Tras el juicio, “Fatty” fue absuelto por 10 votos a favor y dos en contra. Como no era un veredicto unánime se decidió hacer un segundo juicio. En esta ocasión Arbuckle no dio testimonio y el jurado lo condenó por homicidio no premeditado por 10 votos contra y dos. Hubo un tercer juicio, en marzo de 1922. Arbuckle volvió a dar su testimonio y fue absuelto definitivamente. (Fuente Clarín)

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trailer de la polémica película “I am Michael”, la película en la que James Franco interpreta a un antiguo activista LGTB reconvertido a pastor homófobo

Lunes, 2 de enero de 2017

mag-19friend-t_CA1-popupMichael-and-Rebekah-Glatze-marriedMichael Glatze antes y después de su “curación”… con su novio de diez años y con su mujer..

Por fin hay fecha para el estreno comercial en Estados Unidos de I am Michael, la película protagonizada por James Franco y Zachary Quinto que cuenta la historia de Michael Glatze, un activista a favor de los adolescentes LGTB que tuvo una crisis vital que le llevó a una conversión religiosa y a afirmarse como “ex-gay”.

Por fin se ha liberado el largamente esperado trailer de la película I Am Michael, que versa sobre la polémica vida de Michael Glatze, el editor de la revista Young Gay America que posteriormente “renunció” a su homosexualidad, llegando a casarse con una mujer y erigiéndose como uno de líderes del movimiento antigay. Y todo gracias a abrazar la religión. En I am Michael veremos el proceso desde que un prolífico activista gay va “conociéndose a sí mismo” tras un suceso traumático, dejando a sus amigos, entorno, amantes… en definitiva cambiando radicalmente su vida y centrándose en la religión cristiana, hasta llegar al punto de casarse con una mujer y hacerse pastor de su iglesia. Una controvertida película que asegura basarse en el amor, negación y redención.

I am Michael se basa en una historia real, la de Michael Glatze, activista LGTB que tras sufrir una profunda crisis vital aseguró haber abandonado la homosexualidad, se casó con una mujer y se hizo pastor. Hoy vive un pequeño pueblo de Wyoming y está al frente de una congregación. Una historia que llegó al gran público gracias al periodista Benoît Denizet-Lewis, antiguo amigo del propio Glatze y con el que colaboró en XY, revista dirigida a jóvenes gais. A partir de una visita que le hizo en el año 2011, Denizet-Lewis elaboró una crónica para The New York Times con el título Mi amigo ex-gay”. En ella, daba voz a Michael, pero también a Benjie Nycum, el que fue su pareja durante años. Esta crónica fue la base de la película.

I am Michael está protagonizada por James Franco y cuenta con Charlie Carver y Zachary Quinto interpretando a varios de sus amantes.  Como comentamos en su momento, la película tiene un elenco muy destacable. El papel de Michael está interpretado por James Franco, que ya ha recreado como actor varios personajes gais y que ha dirigido Interior. Leather Bar, un falso documental con referencias a la mítica Cruising. El papel de Benjie (Bennett, en la película) lo interpreta por su parte el actor abiertamente gay Zachary Quinto, mientras que Emma Roberts interpreta a la mujer de Michael. Por su parte, Charlie Carver interpreta a Tyler, que establece una relación con la pareja que forman Michael y Bennett. Su director, Justin Kelly, no escatima elogios al hablar de la interpretación de Franco: “Sinceramente, lo hace estupendamente (…) Es una historia complicada y tiene una gran química con las dos personas con las que está vinculado amorosamente, Zachary Quinto y Emma Roberts”.

El director ha querido, eso sí, tomar distancias respeto a la cuestión de los “ex-gais”. “No es solo una película sobre un ex–gay. Es en realidad una historia muy apta para ser contada sobre el poder de la creencia y el deseo de pertenencia”, explicó en su momento. La película, en este sentido, busca un difícil equilibrio. No busca establecer un juicio sobre Glatze pero tampoco quiere contribuir a dar alas al movimiento “ex-gay”, tal y como señalaron Carver y el director en una entrevista para The Huffington Post. El director, de hecho, apuntó que si se hubiera tratado de la habitual historia relatada por supuestos “ex–gais” no le habría interesado. Lo relevante para él era el peculiar trayecto vital del personaje: cómo la súbita conciencia de que puede morir le lleva a decidir por sí mismo, sin consultar a ningún pastor, leer la Biblia de manera literal y seguir el camino de un cristianismo fundamentalista. Frente a él se encuentra el personaje interpretado por Zachary Quinto, su pareja, que acompaña como mejor puede a su compañero mientras insiste en su identidad como gay y cree que debe mantenerse fiel a la misma. De hecho en la vida real Benjie Nycum está ahora casado con otro hombre y vive en Canadá.

 I am Michael saldrá al circuito comercial de Estados Unidos el próximo 27 de enero. La película llega dos años después de ser estrenada para el festival de Sundance de 2015, tras lo cual prometía convertirse en una de las películas de temática LGTB de referencia ese año. Finalmente ha tardado dos años en ser estrenada comercialmente y con distribución limitada, hecho que quedará compensado por su disponibilidad en streaming.

Michael Glatze: de militante LGTB a pastor de una iglesia fundamentalista

La historia de Glatze es desde luego reseñable, pues se trató de un destacado activista LGTB. Después de trabajar en XY, estuvo entre los fundadores de YGA (Young Gay America) publicación con un enfoque más amplio, que hablaba también de lesbianas, bisexuales, trans y queer. De hecho, YGA se organizó como un equipo que recorría Estados Unidos recogiendo testimonios de adolescentes y jóvenes LGTB. De él formaba parte también su pareja Benjie. Entre sus logros estuvo también la elaboración del primer documental dirigido a prevenir el suicidio en adolescentes LGTB, Jim in Bold, premiado en varios festivales de cine LGTB.

Todo cambió en 2004, cuando una serie de problemas de salud hicieron temer a Glatze que podía sufrir la misma enfermedad cardiaca que acabó con su padre cuando él tenía 13 años. No fue así, pero el impacto de aquella experiencia lo llevó a redescubrir “a Dios” y a “reevaluar” toda su existencia anterior. Tras un año de crisis vital, llegó a la conclusión de que todos sus problemas se debían a su “identidad sexual”, tal y como reveló a Benoît Denizet-Lewis en una conversación mantenida por entonces. En su artículo de The New York Times, el propio Denizet-Lewis cuenta como poco después, el último día que estuvo en la redacción de YGA, Glatze escribió en su ordenador “Soy heterosexual”, luego “Homosexualidad=muerte, elijo la vida” y se marchó. A partir de ese momento, según le dijo luego, su atracción hacia las personas de su mismo sexo comenzó a desaparecer… al tiempo que profundizaba su relación con la faceta más intolerante de la religión.

En una carta publicada en 2007 en una web de ultraderecha, la homofobia de Glatze se revelaba ya en toda su plenitud. Afirmaba haber optado por la homosexualidad siendo adolescente “porque era débil”. Según él, a estas edades la homosexualidad “es por su propia naturaleza pornográfica, destruye sus mentes impresionables [las de los adolescentes] y confunde su desarrollo sexual”. También impide “profundizar en nosotros mismos”, dejándote a merced de la superficialidad y de las relaciones fundamentadas únicamente en la “lujuria”. No perdía tampoco ocasión de elogiar a Polonia por su valentía en oponerse a la “propaganda homosexual” (en referencia a las iniciativas que entonces promovían los gemelos Kaczyński).

En el reportaje de The New York Times, Michael incidía en su historia. Y ello pese a que, a la pregunta de su antiguo compañero sobre si realmente se sintió infeliz durante los años que vivió con Benjie, respondió que “bueno, tú no puedes ver lo oscuro que se está en una cueva cuando estás dentro. Pero no, en esa época no me consideraba infeliz”.

En un plano más anecdótico, no podemos dejar de recordar una escena de sexo en trío protagonizada por James Franco, Zachary Quinto y Charlie Carver, de la que una imagen consiguió hacerse viral. Preguntado a este respecto, Carver respondió de una manera que en inglés se presta al juego de palabras. Al describir cómo fue rodar un trío con Franco y Quinto, afirmó que había sido “hot as hell”, aclarando inmediatamente que se había roto el aire acondicionado. Y es que esta expresión puede entenderse en su sentido literal de “hacía un calor infernal” o con una explícita connotación sexual…

Os dejamos con el nuevo tráiler que se ha difundido con ocasión de su estreno comercial, en el que se refleja el conflicto de Michael con su pareja de entonces, Benjie Nycum.

Fuente Ambiente G/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tras su estreno en Sundance, “I am Michael” se confirma como una película LGTB de referencia en 2015

Lunes, 2 de febrero de 2015

mag-19friend-t_CA0-articleLargeYa se ha estrenado en Sundance I am Michael, película que como informamos en su momento aborda la historia real de Michael Glatze y su transformación de prominente activista LGTB en pastor cristiano homófobo. La positiva recepción que ha tenido en Sundance refuerza la impresión de que la cinta, protagonizada por James Franco, será una de los más relevantes en materia LGTB de este 2015.

I am Michael es una intensa reflexión sobre los conflictos que viven las personas para definir o redefinir su identidad. Habla también de los diversos caminos que tomamos a la hora de construir la vida, configurar nuestras relaciones y decidir nuestro futuro. En especial, intenta comprender cómo es posible que una persona como Glatze pase de activista LGTB a pastor cristiano fundamentalista. Todo ello sin juzgarlo, pero tampoco sin aprobar sus tesis homófobas.

En el plano de las interpretaciones, el film cuenta con un reparto muy notable. El papel de Michael está interpretado por James Franco, que ya ha recreado como actor varios personajes gays y que ha dirigido Interior. Leather Bar, un falso documental con referencias a Cruising. El papel de su novio Benjie Nycum (“Bennet” en la película) lo interpreta el actor abiertamente gay Zachary Quinto, mientras que Emma Roberts interpreta a la mujer de Michael, Rebekah Glatze. Por su parte, Charlie Carver interpreta a Tyler, que establece una relación con la pareja de Michael y Bennet.

Comprender sin juzgar ni aprobar

La realización de la película tuvo momentos intensos. Destaca en especial el encuentro que tuvo el equipo de realización con el propio Michael Glatze. Como cuenta el director, Justin Kelly, se trato de un encuentro cordial que no impidió que Glatze expresara sus actuales opiniones (les llegó a preguntar si eran gays y les dio a entender que si no compartían sus creencias irían al infierno). Con todo, al realizador y a los actores les llamó la atención que el ahora pastor no reniegue de su pasado y hable sin problemas del mismo, reconociendo las personas que para él fueron importantes en esa época. Glatze, de hecho, prestó su consentimiento a que la película tratara su historia y asistió al festival para ver el film. La película también ha servido también para que vuelva a contactar con su antiguo novio.

En todo caso, la película busca un difícil equilibrio. No busca establecer un juicio sobre Glatze pero tampoco quiere contribuir a dar alas al movimiento “ex-gay”. Así lo señalaron Carver y el director en una entrevista para The Huffington Post. En este sentido, Carver señala que para él “la sexualidad es inherente” pero también cree que “el amor puede ser separado de la sexualidad” y que tras conocer a Michael cree que él “ama realmente a su mujer”. De este modo, la película habría logrado captar a Michael “buscando un sentimiento de identidad”. Por su parte, el director apunta que si se hubiera tratado de la habitual historia relatada por pretendidos “ex–gays” esto no le habría interesado. Lo relevante es el peculiar trayecto vital del personaje, cómo la súbita conciencia de que puede morir le lleva a decidir por sí mismo, sin consultar a ningún pastor, leer la Biblia de manera literal y seguir el camino de un cristianismo fundamentalista.

La película ha evitado tratar la historia como la de un gay que hubiera “cambiado”. En su lugar, aborda cómo afrontamos las crisis vitales y qué puede llevar a que alguien reniegue de lo que hasta la fecha ha sido básico en su vida. En este sentido, el personaje representado por James Franco representa a quien cree que debe rechazar lo que ha sido su identidad hasta el momento. En oposición a él se encuentra el personaje interpretado por Zachary Quinto, que refleja quien acompaña como mejor puede a su compañero mientras insiste en su identidad como gay y cree que debe mantenerse fiel a la mismo. De hecho Benjie Nycum está ahora casado con otro hombre y vive en Canadá, según nos cuenta la crónica original de The New York Times en que se inspiró la película:“Mi amigo ex-gay”, de Benoît Denizet-Lewis.

Según se desprende de su positiva recepción en Sundance parece que la película logra su objetivo de comprender sin juzgar ni aprobar. Esperemos en cualquier caso que no tarde en llegar al mundo hispanohablante y la podamos juzgar de primera mano.

La foto de una escena de sexo con Franco, Quinto y Carver se hace viral

I-am-Michael-Franco-Quinto-CarverEn un plano más anecdótico, no podemos dejar de referirnos a una escena de sexo en trío protagonizada por James Franco, Zachary Quinto y Charlie Carver. Una escena que ha llamado la atención y de la cual una imagen ya ha conseguido hacerse viral.

Preguntado a este respecto, Carver respondió de una manera que en inglés se presta al juego de palabras. Al describir cómo fue rodar un trío con Franco y Quinto, afirmó que había sido “hot as hell”, aclarando inmediatamente que se había roto el aire acondicionado. Y es que esta expresión puede entenderse en su sentido literal de “hacía un calor infernal” o con una explícita connotación sexual…

Fuente Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“I am Michael”, donde James Franco interpreta a un antiguo activista LGTB reconvertido a pastor homófobo, se presenta en Sundance

Martes, 13 de enero de 2015

mag-19friend-t_CA1-popupGlatze, izquierda,  con  BenNycum, su ex-novio durante 10 años

Tras meses de rodaje, I am Michael está a punto de proyectarse por primera vez en el Festival de Sundance. La película se basa en una historia real, la de Michael Glatze, activista LGTB que tras sufrir una profunda crisis vital aseguró haber abandonado la homosexualidad, se casó con una mujer y se hizo pastor. Hoy vive un pequeño pueblo de Wyoming y está al frente de una congregación.

En 2011, Benoît Denizet-Lewis, antiguo amigo de Michael y colega suyo en XY, revista dirigida a jóvenes gays, se reencontró con él. Posteriormente, elaboró una crónica para The New York Times con el título Mi amigo ex-gay. En ella, daba voz a Michael pero también a Benjie Nycum, quien había sido su pareja durante varios años. Esta crónica ha sido la base de la película que está a punto de estrenarse.

La película tiene un elenco destacable. El papel de Michael está interpretado por James Franco, que ya ha recreado como actor varios personajes gays y que ha dirigido Interior. Leather Bar, un falso documental con referencias a Cruising. El papel de Benjie lo interpreta el actor abiertamente gay Zachary Quinto, mientras que Emma Roberts interpreta a la mujer de Michael. A la espera de la proyección y de las primeras críticas, el director, Justin Kelly, no escatima en elogios al hablar de la interpretación de Franco: “Sinceramente, lo hace estupendamente (…) Es una historia complicada y tiene una gran química con las dos personas con las que está vinculado amorosamente, Zachary Quinto y Emma Roberts”.

El director ha querido, eso sí, tomar distancias respeto a la cuestión de los “ex-gays”: “no es solo una película sobre un ex–gay. Es en realidad una historia muy apta para ser contada sobre el poder de la creencia y el deseo de pertenencia”. Con todo, resulta difícil obviar la relación de la película con el tema, especialmente cuando historias como las de Glatze son utilizadas por los homófobos para intentar demostrar la “posibilidad de un cambio”.

De activista por los adolescentes LGTB a militante homófobo

mag-19friend-t_CA0-articleLargeMichael Glatze en Wyoming

Después de trabajar en XY, Michael Glatze estuvo entre los fundadores de YGA (Young Gay America) publicación con un enfoque más amplio, que hablaba también de lesbianas, bisexuales, trans y queer. De hecho, YGA se organizó como un equipo que recorría Estados Unidos recogiendo testimonios de adolescentes y jóvenes LGTB. De él formaba parte también Benjie Nycum, que entonces era su pareja. Entre sus logros estuvo también la elaboración del primer documental dirigido a prevenir el suicido en adolescentes LGTB, Jim in Bold, premiado en varios festivales de cine LGTB. Michael y Benjie iban tomando de hecho cada vez más prominencia como activistas.

Todo esto cambió en 2004, cuando una serie de problemas de salud hicieron temer a Glatze que podía sufrir la misma enfermedad cardiaca que acabó con su padre cuando él tenía 13 años. No fue así, pero el impacto de aquella experiencia lo llevó a redescubrir “a Dios” y a “reevaluar” toda su existencia anterior. Tras un año de crisis vital, llegó a la conclusión de que todos sus problemas se debían a su “identidad sexual”, tal y como reveló a Benoît Denizet-Lewis en una conversación mantenida por entonces. En su artículo de The New York Times, el propio Denizet-Lewis cuenta cómo poco después, el último día que estuvo en la redacción de YGA, Glatze escribió en su ordenador “Soy heterosexual”, luego “Homosexualidad=muerte, elijo la vida” y se marchó. A partir de ese momento, según le dijo luego, su atracción hacia las personas de su mismo sexo comenzó a desaparecer… al tiempo que profundizaba su relación con la faceta más intolerante de la religión.

Michael-and-Rebekah-Glatze-marriedMichael and Rebekah Glatzeen su boda

En una carta publicada en 2007 en una web de ultraderecha, la homofobia de Glatze se revelaba ya en toda su plenitud. Afirmaba haber optado por la homosexualidad siendo adolescente “porque era débil”. Según él, a estas edades la homosexualidad “es por su propia naturaleza pornográfica, destruye sus mentes impresionables [las de los adolescentes] y confunde su desarrollo sexual”. También impide “profundizar en nosotros mismos”, dejándote a merced de la superficialidad y de las relaciones fundamentadas únicamente en la “lujuria”. No perdía tampoco ocasión de elogiar a Polonia por su valentía en oponerse a la “propaganda homosexual” (en referencia a las iniciativas que entonces promovían los gemelos Kaczyński).

En el reportaje de The New York Times, Michael incidía en su historia de conversión. Y ello pese a que, a la pregunta de su antiguo compañero sobre si realmente se sintió infeliz durante los años que vivió con Benjie, respondió que “bueno, tú no puedes ver lo oscuro que se está en una cueva cuando estás dentro. Pero no, en esa época no me consideraba infeliz”.

La historia de Michael Glatze abre, sin duda, interesantes interrogantes sobre hasta qué punto las personas reconstruyen el relato de sí mismas para adaptarlo a sus creencias actuales, o sobre cómo una crisis vital puede trastocar la vivencia más íntima de las personas. Lo preocupante del asunto, sin embargo, es que Glatze, pese a rechazar la etiqueta de “activista ex-gay”, ha ido más allá de contar su experiencia personal, usándola en charlas y publicaciones en internet para denigrar a quienes viven de una forma abierta su homosexualidad o bisexualidad y para promover las peligrosas “terapias” reparadoras.

Fuente Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Llega It Gets Better España

Viernes, 14 de noviembre de 2014

750x424xItGetsBetterEspana.jpg.pagespeed.ic.EsnE4Vr486En septiembre de 2010, Dan Savage y Terry Miller crearon el proyecto ‘It Gets Better‘. Una forma, vía internet, de animar y de dar apoyo a esos jóvenes que están sufriendo acoso por ser homosexuales, bisexuales o transexuales. Pronto la red se llenó de vídeos en los que personas anónimas, personajes públicos e incluso el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, afirmaban rotundamente que it gets better, que la cosa mejora.

Hemos visto a Jake Shears, de Scissor Sisters; al actor Zachary Quinto; y Jesse Tyler Ferguson, protagonista de la serie ‘Modern Family. Pero también hemos visto a trabajadores de Apple, más gente como tú y como yo. Porque precisamente lo que este proyecto busca es demostrar que todos hemos pasado por eso y que se puede salir y que la cosa mejora.

Si estás en Madrid, este viernes 14 de noviembre, a las 18’00 horas, harán una jornada para que conozcamos sus propuestas. Si te animas y quieres colaborar o ser voluntario en este interesante y necesario proyecto, no dudes en apuntarte y acercarte al Instituto Internacional España, en la calle Miguel Ángel nº8, para informarte. Las entradas (son gratuitas) se pueden adquirir en Ticketea.

https://www.youtube.com/watch?v=LNQJKWRuvzI

Una buena oportunidad para ayudar a aquellos y aquellas jóvenes que sufren acoso en el colegio, en casa, en la calle, que creen que no hay salida y que no tienen fuerza para seguir adelante. Esperamos empezar a ver pronto muchos vídeos de artistas españoles y de personas anónimas contando su experiencia.

Iba a acabar diciendo que también estaría bien ver al presidente de nuestro gobierno dando ánimos a los homosexuales pero ¿a quién intentamos engañar? Aunque, viendo el acercamiento que han tenido con los colectivos no estaría nada mal ver a la Reina Letizia en un vídeo de ‘It Gets Better’.

Facebook | It Gets Better España

Ticketea | It Gets Better

Vía AmbienteG

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.