Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Pekín’

El seis veces campeón del mundo de natación olímpica Mark Foster sale del armario como gay

Jueves, 30 de noviembre de 2017

mark-fosterEl nadador olímpico Mark Foster ha salido del armario porque, como él mismo ha explicado, “decir verdades a medias y no asumir mi verdadero yo solo me hace daño”. Tiene 47 años y actualmente está retirado de la competición. En este sentido, y porque además no ha sido el primer deportista de élite en reconocer públicamente su orientación homosexual en el Reino Unido, agradece que Gareth Thomas y Tom Daley “allanaran el camino”. Con este gesto activista, Foster quiere sumarse a sus predecesores para animar a otros deportistas a mostrar abiertamente su condición LGTB. También confiesa que “ojalá lo hubiera hecho cuando tenía 21 años y conocí a mi primer compañero”.

Mark Foster es un referente deportivo en el Reino Unido (también en el mundo de la natación olímpica en el plano internacional) y a sus 47 años ha decidido que era “ahora era el momento” de hacer pública su orientación sexual gay. “Estuve caminando de puntillas por el tema durante muchísimo tiempo. Me volví realmente bueno en el baile de decir medias verdades. He apoyado a Terence Higgins Trust, Stonewall, la campaña de Stand Up to Bullying de Ben Cohen. Pero siempre lo hice por debajo del radar”, asevera el nadador de élite en una extensa entrevista para The Guardian.

En Pekín 2008 fue el abanderado del Reino Unido y frecuentemente es comentarista de natación de la cadena televisiva británica BBC. Foster, por cierto, registró uno de sus mejores tiempos en España en 1993 (quedó primero con 21,84 segundos en 50 m libre masculino, frente a los 21,93 del chino Hu Bin y los 21,97 del tercero, el australiano Robert Abernethy). Fue durante el primer Campeonato Mundial de Natación en Piscina Corta, celebrado en Palma de Mallorca, en el que participaron 313 nadadores de 46 países.

“He vivido una vida abiertamente gay con mis amigos y mi familia, pero siempre lo oculté como nadador”, narra Foster. También ha contado el motivo por el que no había querido salir del armario ante el público en los años 90 o al principio de los 2000: “Estaba preocupado por cómo afectaría a mi trabajo. Mis escuelas de natación atienden a niños y existía la percepción insidiosa de que ‘gay’ es igual a ‘abusador de menores’. No quería que me percibieran como una amenaza para los niños”.

Por esto, añade, “entiendo lo que está deteniendo la salida del armario de los futbolistas gais”. Según explica el británico, “he estado en muchos partidos de fútbol y he visto esa mentalidad agresiva” (recordemos, a modo de ejemplo, el caso del árbitro Jesús Tomillero en España). Foster añade que “el fútbol es un mundo extraño impulsado por la testosterona y es el último bastión, pero si un futbolista gay [de élite] saliera del armario cambiaría muchas actitudes”.

Como no podía ser de otra forma, desde dosmanzanas le deseamos a Mark Foster toda la felicidad en su nueva etapa sin armarios.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Yu Hu, un hombre gay que ha sufrido la tortura de las clínicas que “curan la homosexualidad” en China

Sábado, 1 de octubre de 2016

780x580-noticias-19911-2014-5-20-205742Yu Hu es un hombre gay de 32 años de edad que ha sufrido en sus propias carnes lo que supone no ser aceptado como homosexual en un país como China dónde las clínicas de conversión han sido destacadas y ahora amenazan con volver.

Cuando se habla de las clínicas que “curan la homosexualidad” parece como si estuviésemos dentro de una película de terror antigua pero toda la tortura perpetrada que se pueda imaginar ha sido una realidad que incluso hoy se estila en algunos países. China ha sido el terreno más famoso dentro de esta práctica y, aunque afortunadamente desde el pasado año 2011 no se considera a los homosexuales como enfermos mentales, lo cierto es que queda mucho por hacer en este espacio.

En este artículo queremos tratar un poco más de cerca el estremecedor caso de Yu Hu, un hombre de 32 años de edad que ha sufrido en su propio cuerpo lo que es una terapia de conversión agresiva para curar su homosexualidad considerada en aquel entonces, toda una enfermedad mental.

Según su propio testimonio, después de que saliese del armario ante su mujer, ésta le dejó pero su familia fue la que le metió en una clínica de la provincia de Hunan (en el centro del país) con el fin de que pudiese curar su homosexualidad y volver de esta forma a ser una persona “normal” Ni que decir tiene lo mucho que pasó y cómo ha estado de angustiado.

Después de un largo tiempo, Yu Hu decidió denunciar lo sufrido y mañana será el día en el que se haga un juicio sobre el tema para ver qué tipo de castigo se le puede dar a aquellos que cometieron esta atrocidad. “¡No me pasó solo a mi! Esto debe terminar. El personal médico debe ser condenado. Ser gay no es un crimen, lo que me hicieron sufrir, síha declarado la víctima.

En el mes de diciembre de 2014 el tribunal de Pekín condenó a una clínica de Chongqing que hacía diversos tratamientos para curar la homosexualidad de sus pacientes. A partir de este momento los gay dejaron de catalogarse como enfermos mentales y se dio un paso histórico dentro de China.

Por el momento no se sabe cómo acabará el caso de nuestro protagonista pero los tiempos han cambiado un poco y esperamos que se haga justicia. Aun así, es interesante saber que todavía hoy hay clínicas que apuestan por la cura de las personas gay con sus terapias reparadoras que creen infalibles.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Una activista feminista sueña con ser la primera abogada del colectivo LGTB en China

Martes, 12 de mayo de 2015

Li Tingting (izq) junto a su parejaLi_Tingting

Li Tingting, una de las cinco feministas liberadas en abril tras 37 días de cárcel, se muestra más convencida que nunca de su lucha: “Quiero ser abogada, la primera en defender a gais, lesbianas, bisexuales y transexuales” en China.

Li aparece junto a su novia, de la que no se ha separado ni un minuto desde que dejó la cárcel, y es ella, su compañera, la que indica adónde dirigirse para poder hablar “tranquilas”. La feminista aún sufre restricciones de movimientos y amenazas de la Policía para que no contacte con los medios de comunicación.

No es ilegal hablar con la prensa“, asegura contundente la activista, de 25 años, en una habitación de una tetería a las afueras de Pekín, un lugar común en China para quienes mantienen encuentros que quieren que permanezcan en secreto.

Li es la única de las cinco feministas que ha accedido a hablar con algún medio después de que las autoridades echaran abajo la campaña de concienciación que iban a llevar a cabo el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, contra las agresiones sexuales en el transporte público.

En medio de la noche, la Policía llamó a la puerta de su casa -y, de forma simultánea, a la de las otras cuatro-, y las pegatinas que pensaban repartir con lemas como “No a la violencia” se quedaron sin usar. “No me lo esperaba”, reconoce Li sobre el arresto, una decisión del régimen que desencadenó la mayor protesta internacional y local vista en años contra una detención.

Esta no era la primera vez que la feminista se topaba con la represión del Gobierno, tras las múltiples e ingeniosas campañas para defender los derechos de la comunidad LGBT, aún no aceptada en el conservador país asiático, o de la igualdad de género, que, recuerda, “está recogida en la Constitución”.

Ella fue una de las principales impulsoras de iniciativas como “ocupar” los baños de los hombres en Pekín y Cantón (sur) en 2012 para reclamar “paridad” o la de “desfilar” en una concurrida calle comercial de la capital con vestidos de novia manchados de rojo para denunciar la violencia doméstica. “Creo que lo que hemos hecho es bueno. Todavía no sé qué hacíamos mujeres como nosotras en la cárcel”, asegura con esa pequeña risa con la que acaba casi todas sus frases.

En el centro de detención, Li tuvo que soportar todo tipo de insultos, sobre todo contra su orientación sexual, por parte de los guardias que le interrogaban casi a diario. “No paraban de repetirme: ‘los homosexuales son anormales. ¿Para esto te criaron tus padres?'”, recuerda la joven, que estudió Administración Pública y nada más acabar sus estudios universitarios se puso a trabajar con una ONG local, en el área dedicada a la comunidad LGBT, por unos 400 euros mensuales.

De pequeña, a Li siempre le gustaba “meterse en los problemas de otros”. “Si a alguna niña la pegaba un chico, yo salía a defenderla”, recuerda, antes de hablar sobre la relación con su padre, con el que siempre ha peleado por el trato que le daba a su madre y a ella. “Cuando le conté a mi madre que era lesbiana, se opuso pensando que ya no iba a haber una siguiente generación… Pero poco a poco la convencí. Mi padre al principio enfureció; ahora, ni se opone ni me apoya. No puede controlarme“, explica. Su progenitor intentó disuadirla en un principio, cuando las campañas de movilización de su hija comenzaron a tener éxito y la Policía le amenazó para que parara a la “rebelde”.

“Ahora pararé por un tiempo las campañas, pero no voy a abandonar el feminismo. Antes pensaba que la situación de la mujer estaba mejorando en China, pero ahora lo dudo“, destaca la joven.

Lejos de echarse atrás, la cárcel ha servido a Li para aclarar su futuro. “Quiero estudiar derecho, ser abogada”, desvela. Y no una abogada cualquiera: la primera que se declare públicamente lesbiana en China y que se dedique abiertamente a defender a la comunidad LGBT y a la mujer. “No lo quiero decir muy alto…”, asegura casi susurrando, y explica con esa risa que le caracteriza: “Si lo repito muchas veces, las autoridades no me dejarán ni presentarme al examen de acceso”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Condenan a una clínica en China por aplicar ‘electroshocks’ para “curar” la homosexualidad

Martes, 23 de diciembre de 2014

Xiao_ZhenXiao Zhen

Importante avance para los derechos LGTB en China. Un tribunal de Pekín ha condenado a una clínica pagar una compensación económica a Yang Teng, de 30 años, víctima de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad. El tribunal establece además que la homosexualidad no es una enfermedad, luego no ha lugar a “curarla”, y ordena a Baidu (el más importante buscador de internet chino) retirar la publicidad de la clínica en la que Yang Teng fue tratado con electroshock.

La justicia china ha ordenado a una clínica que pague una indemnización al demandante por el “tratamiento”, el primer triunfo legal contra la llamada “terapia de conversión” en el país asiático.

Un joven homosexual en China logró una victoria legal contra la clínica Xinyu Piao Xiang, que le aplicó una terapia electroshocks eléctricos para “volverlo” heterosexual.

El abogado Li Duilong anunció que el Tribunal Popular del distrito de Haidian, en Beijing, ordenó al centro de salud que le pague 3,500 yuanes (alrededor de 450 euros) a Xiao Zhen por los gastos relacionados con la supuesta “terapia”.

Zhen reveló que se sometió voluntariamente a la terapia en febrero tras la presión de sus padres para casarse y tener un hijo. El tratamiento incluyó hipnosis y descargas que le perjudicaron física y emocionalmente. Xiao dijo que lo sometieron a descargas eléctricas tras haberle pedido que tuviera fantasías sexuales que involucraran a hombres.

El letrado dijo que también se dictaminó que no había necesidad de administrar choques eléctricos porque la homosexualidad no requiere tratamiento.

Sin embargo, el tribunal desestimó otra demanda presentada, esta vez contra el gigante motor de búsqueda chino Baidu, por hacerle publicidad a la clínica Xinyu Piao Xiang.

“Es el primer caso contra la terapia de conversión en China“, expresó por su parte Xiao Tie, directora ejecutiva del Centro LGBT de Pekín, que apoya la demanda.

“En China, la mayoría de las personas que se someten a la terapia de conversión lo hacen porque son presionadas por sus familias”, dijo la activista a los medios de comunicación frente al tribunal que lleva adelante el caso, quien añadió que muchos aseguran quedar “curados” sólo para frenar los angustiantes tratamientos.

En China, la homosexualidad ha sido considerada como un trastorno mental hasta 2001, de ahí la existencia de un considerable número de clínicas que realizan estos procedimientos.

Ampliación con el post de Dosmanzanas:

Yang Teng (o Xiao Zhen, como también le identifican en grafía occidental los medios) acudió a la clínica en febrero, presionado por su familia, después de encontrar en Baidu (un motor de búsqueda similar a Google muy popular en China) un anuncio en el que se promocionaba como un centro para “curar” la homosexualidad. Allí fue sometido a electroshock. No “curaron” a Yang, evidentemente, pero tras la terrible experiencia este sacó fuerzas de flaqueza para demandar al centro con el apoyo del Beijing LGBT Center, un colectivo LGTB de la capital china. Yang Teng incluso ha promovido una campaña en la plataforma All Out para conseguir que la directora de la Organización Mundial de la Salud, la también china Margaret Chan (natural de Hong Kong), condene el uso de estas prácticas en su país.

El fallo de la Corte Popular de Haidian ordena ahora a la clínica, situada en Chongqing (en el suroeste de China) pagar el equivalente a 560 dólares a Yang Teng, al considerar que la homosexualidad no es una enfermedad y por tanto no cabe hablar de curación de la misma. Se trata, según refieren medios internacionales, de la primera vez que un tribunal de la Republica Popular China falla contra las “terapias reparadoras”. La sentencia, además, obliga al buscador Baidu a eliminar la publicidad de la clínica. Yang Teng está muy satisfecho con el fallo, que a su juicio demuestra que “cuando reclamamos la protección de nuestros derechos podemos obtener un resultado justo”.

Algo se mueve en China contra esta práctica

La decisión de la justicia sobre el caso el Yang Teng tiene lugar en un momento en el que parece que la reacción social contra estas infames “terapias” está despertando en China. Un documental que denunciaba estas prácticas (Tratamientos que matantuvo una gran difusión hace ya más tres años en ese país. Y este verano contábamos como el activismo LGTB chino se está organizando para llevar ante los tribunales a los centros que la practican, demandas para las que contarían con el visto bueno del Gobierno. Y es que este tipo de clínicas parecen haber proliferado en años recientes pese a que China excluyó oficialmente a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales en 2001.

Una batalla similar también ha empezado en la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong, a raíz de la presencia en sus bibliotecas de las obras del estadounidense Joseph Nicolosi, uno de los principales defensores de las “terapias reparadoras”. Una asociación LGTB ha pedido a la biblioteca central de la excolonia que avise claramente sobre el peligro de sus contenidos, aunque no ha exigido su retirada por respeto a la “libertad de expresión”.

Prácticas muy peligrosas

Como hemos insistido en otras anteriores, no se trata solo de que la homosexualidad dejara hace años de ser considerada un trastorno por las sociedades médicas y por la OMS. Lo que es especialmente preocupante es que estas prácticas son muy peligrosas para las personas que se someten a ellas, pudiendo desembocar en depresión y tendencias suicidas, como han advertido la Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Médica Británica o las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido, entre otros. En España, el Colegio de Psicólogos de Madrid también se posicionaba de forma expresa hace unos meses en respuesta a una pregunta de la Confederación COLEGAS.

Sobre la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, la APA recomienda ser honestos con ellas sobre tales prácticas. El objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias incluyen insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones que sí aceptan el hecho homosexual o, en casos muy extremos, valorar la adopción del celibato sin pretender cambiar la orientación. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gays”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario. Hay países en los que incluso están castigadas por los organismos reguladores (en el caso de Brasil, por ejemplo, las prohíbe el Consejo Federal de Psicología, pese a que diputados evangélicos han intentado, por el momento sin éxito, acabar con dicha prohibición) y ya hay dos estados de Estados Unidos (California y Nueva Jersey) que han aprobado leyes prohibiendo su uso en menores.

Para finalizar, y volviendo a China, os dejamos con el vídeo de denuncia que Yang Teng grabó para su campaña en All Out, demostrativo del esperanzador cambio de tendencia que se está produciendo en ese país:

Fuente Cáscara Amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Carta Olímpica incluirá por primera vez la no discriminación de las personas LGTB

Sábado, 13 de diciembre de 2014

atletas-gays-nikolaos-thomasImportante paso adelante contra la homofobia en el mundo del deporte. Tras el vergonzoso papel en los juegos de invierno celebrados en febrero en Sochi (Rusia), el Comité Olímpico Internacional (COI) ha aprobado un paquete de medidas entre las que destaca la inclusión, por primera vez de manera expresa, de la no discriminación basada en la orientación sexual en la Carta Olímpica.

El COI, reunido en Mónaco, aprobó el pasado lunes la Agenda 2020, una serie de recomendaciones para actualizar los fundamentos y valores del olimpismo. La presión de las asociaciones LGTB, indignadas tras el episodio de Sochi en el que, ante la detención de activistas por manifestarse, el COI miró para otro lado, parece que ha surgido efecto: de las cuarenta medidas aprobadas por unanimidad, la número catorce reza:

Fortalecer el 6º Principio Fundamental del Olimpismo

El COI incluirá la no discriminación basada en la orientación sexual en el 6º Principio Fundamental del Olimpismo.

Los Principios Fundamentales del Olimpismo forman parte de la Carta Olímpica, el conjunto de directrices que rigen la organización de los Juegos Olímpicos y el espíritu del Movimiento Olímpico. El Principio 6º, que hasta ahora prohibía la discriminación basada en la “raza, religión, política, género u otros” quedará redactado de la siguiente manera:

El disfrute de los derechos y las libertades descritas en esta Carta Olímpica estará asegurado sin discriminación de ningún tipo, como raza, color, sexo, orientación sexual, lengua, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, propiedad, nacimiento u otra condición.

La modificación para añadir de manera explícita la orientación sexual tiene un peso simbólico crucial para intentar evitar que las futuras candidaturas olímpicas procedan de países con legislaciones homófobas y represivas. La aplicación en la práctica del nuevo principio, sin embargo, todavía no está clara. El COI ya anunció en septiembre que exigiría a las ciudades candidatas políticas antidiscriminatorias en el contrato que tienen que firmar para convertirse en sede de los Juegos, pero el miembro del COI Barry Meister ha confesado no tener “ni idea” de cómo se trasladará el nuevo principio a estos contratos.

Por su parte, el activista Andre Banks, de All Out, se felicitó por el “triunfo que “manda un mensaje claro” contra las violaciones de los derechos humanos LGTB. “Estas normas deben evitar una repetición de Sochi”, avisó. All Out llevó a cabo una campaña de recogida de firmas online, precisamente con el objetivo de lograr la mención expresa a la protección de las personas LGTB en la Carta Olímpica.

Próxima decisión: los Juegos de Invierno de 2022

Será curioso ver por ejemplo que sucede en julio de 2015 cuando el COI deba elegir la sede de los Juegos de Invierno de 2022. Para empezar, una señal no precisamente positiva: la sesión del COI tendrá lugar en Kuala Lumpur, capital de Malasia, un país que sigue criminalizando las relaciones homosexuales y en el que hace pocos meses eran detenidas diecisiete mujeres transexuales acusadas de violar la ley islámica.

Por lo que se refiere a las ciudades candidatas, en principio eran tres: Oslo (Noruega), Pekín (China) y Almaty (Kazajistán). Desde un punto de vista de respeto a los derechos LGTB, Oslo debería ser la indiscutible ganadora, pero su candidatura cuenta con una fuerte oposición en su propio país y, de hecho, fue retirada en octubre. Por lo que se refiere a las otras dos, en Kazajistán ya hay grupos que demandan la aprobación de una legislación homófoba al estilo de la rusa (e incluso la reintroducción del delito de sodomía), mientras que China -país en el que cada vez hay una mayor visibilidad LGTB– no se plantea por el momento medidas legales ni a favor ni en contra, aunque la situación general de los derechos humanos no es desde luego la mejor.

Recordemos que ya están decididas las sedes de los Juegos de Verano de 2016 (Río de Janeiro) y 2020 (Tokio), así como la de los Juegos de Invierno de 2018 (Pyeongchang). Tres países, Brasil, Japón y Corea del Sur, donde más allá de su diferente percepción social de la diversidad sexual no son previsibles situaciones conflictivas como las tristemente vividas en Sochi.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tras los “juegos de la homofobia” en Sochi, el COI dice ahora que exigirá a las ciudades olímpicas políticas antidiscriminatorias

Jueves, 2 de octubre de 2014

Olympic FlagEl Comité Olímpico Internacional incluirá una cláusula antidiscriminatoria en el contrato que las ciudades que son elegidas sede de los Juegos Olímpicos están obligadas a firmar. La decisión ha sido saludada por colectivos LGTB como un paso en la dirección correcta después del fiasco de los pasados Juegos de Invierno de Sochi, en Rusia, que pasarán a la historia como los “juegos de la homofobia” debido a las restricciones a la visibilidad LGTB antes, durante y después de los juegos impuestas por la legislación homófoba rusa.

La nueva cláusula exigirá de forma expresa tanto a la ciudad sede de los Juegos como al correspondiente comité olímpico nacional desarrollar todas sus actividades de una forma que promueva los principios fundamentales del olimpismo tal y como aparecen contemplados en el principio número 6 de la Carta Olímpica, que de forma expresa prohíbe toda forma de discriminación dentro del movimiento olímpico, ya sea por cuestión de “raza, religión, ideas políticas, género u otro motivo”.

El anuncio es sin duda positivo y así ha sido saludado por organizaciones de defensa de los derechos LGTB, aunque no conviene olvidar que si por algo se ha caracterizado el COI es por no ser especialmente riguroso a la hora de exigir estándares de respeto a los derechos humanos.

Una falta de exigencia que llegó al extremo en el caso de Sochi, donde pese a la explícita homofobia de las autoridades rusas, que meses antes de los Juegos aprobaban la ley que prohíbe la “propaganda homosexual”, el COI consideró que no violaban la Carta Olímpica, e incluso ya iniciados los Juegos hizo la vista gorda ante la detención de varios activistas LGTB que se limitaron a enarbolar banderas arco iris y pancartas contra la discriminación.

Próxima decisión: los Juegos de Invierno de 2022

Será curioso ver por ejemplo que sucede en julio de 2015 cuando el COI deba elegir la sede de los Juegos de Invierno de 2022. Para empezar, una señal no precisamente positiva: la sesión del COI tendrá lugar en Kuala Lumpur, capital de Malasia, un país que sigue criminalizando las relaciones homosexuales y en el que hace pocos meses eran detenidas diecisiete mujeres transexuales acusadas de violar la ley islámica.

Por lo que se refiere a las ciudades candidatas, en este momento son tres: Oslo (Noruega), Pekín (China) y Almaty (Kazajistán). Desde un punto de vista de respeto a los derechos LGTB, Oslo debería ser la indiscutible ganadora, pero su candidatura cuenta con una fuerte oposición en su propio país. Por lo que se refiere a las otras dos, en Kazajistán ya hay grupos que demandan la aprobación de una legislación homófoba al estilo de la rusa (e incluso la reintroducción del delito de sodomía), mientras que China -país en el que cada vez hay una mayor visibilidad LGTB– no se plantea por el momento medidas legales ni a favor ni en contra, aunque la situación general de los derechos humanos no es desde luego la mejor.

Recordemos que ya están decididas las sedes de los Juegos de Verano de 2016 (Río de Janeiro) y 2020 (Tokio), así como la de los Juegos de Invierno de 2018 (Pyeongchang). Tres países, Brasil, Japón y Corea del Sur, donde más allá de su diferente percepción social de la diversidad sexual no son previsibles situaciones conflictivas como las tristemente vividas en Sochi.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.