Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Fundamentalismo’

“Lo suyo no es cristianismo”, por Carlos Osma.

Sábado, 15 de junio de 2024

IMG_5201De su blog Homoprotestantes:

Sigue sorprendiéndome que, incluso personas que se definen como progresistas, cuando se habla de inclusión de las personas queer dentro de las comunidades cristianas, continúan poniendo el foco en nosotras, en las personas queer: ¿deben ser expulsadas de la comunidad?, ¿les dejamos quedarse si se mantienen célibes?, ¿mejor que no digan nada y pasen desapercibidas?, ¿demostramos nuestro amor cisheteronormativo -al que llamamos evangelio- permitiéndoles que vivan en pareja para que no sean promiscuas?, ¿las casamos porque somos buenos?, ¿les dejamos que sean pastoras porque somos progres? Debates, enfrentamientos, que son solo una muestra de queerfobia, por un lado, e incapacidad de dejar de imponer el obligo cisheteronormativo como centro del evangelio.

Tengo que decir que muchas veces, en esta falacia de reflexión cristiana, encontramos también a personas queer que no se han dado cuenta de que lo único que están haciendo es vender su primogenitura por un plato de lentejas -que en nuestra sociedad sería hoy algo así como aceptación, dinero, un cargo, o algún tipo de reconocimiento-. Pero bueno, vivir durante años encerrado en un armario, más que anhelo de libertad y justicia, a algunes les ha llevado a desear meterse en un tubo de ensayo para que pseudoteólogos, o teólogos con todas las letras y reconocimiento, vayan haciendo pruebas con elles para saber hasta qué punto están dispuestas a rebajarse, a vender su dignidad, a aguantar lo que les echen en nombre de Dios. Del sadocristianismo ya he hablado en otras ocasiones, así que -en este punto- no me voy a repetir.

Y mientras se habla y se habla de nosotres, de nuestros cuerpos deformes, nuestros deseos aberrantes, nuestras familias disfuncionales, nuestro amor defectuoso; las comunidades cristianas se van llenando de personas cada vez más intolerantes, ignorantes -y no me refiero al no saber, sino a esa imposición del no saber al resto como palabra de Dios- incapaces de una mínima empatía, y mucho menos de autocrítica. Personas que se esconden en comunidades cristianas para tratar de escapar de un mundo que no entienden -y que no tienen intención de tratar de entender-, y autodefiniéndose como marginadas por una sociedad que cada vez es más crítica con el odio que ocultan tras su Dios. Y se esconden detrás del cristianismo como lo hacen detrás de Vox, o de cualquier partido ultra que les dé seguridad. Aunque tengan un color de piel, un género, un origen, una clase social, o incluso una orientación sexual, que esos partidos insultan todos los días. Al final sí, no sé cómo lo he hecho, me he repetido con lo del sadocristianismo, que evidentemente no es monopolio queer, nosotres somos simples aprendices.

Con nuestros polvos, con la manera en la que miramos a la vecina de enfrente por la ventana del baño mientras nos hacemos una trenza, con la forma en la que nos vestimos, o incluso con cómo nos nombramos seguimos haciendo ricas a muchas cristianas. Mueve tanto dinero en el amoroso mundo evangélico la transfobia, la lesbofobia, o los mensajes de odio hacia nuestras familias. ¡Se forran con nosotras! ¿Quién en su sano juicio se comería a la gallina de los huevos de oro? Hay que montar entidades para defender a nuestros hijos, a las familias heteronormativas, a quien haga falta. Hay que defender el evangelio del euro, del dólar, de la libra. Lo que da hoy dinero dentro del cristianismo es la queerfobia, mucho más que la justicia, mañana ya veremos.

El verdadero problema de las comunidades cristianas no somos nosotres, sino sus teologías que no han sido capaces de reformular, de mantener con vida.  Y no lo han hecho por muchas razones, pero sin duda una de ellas es que se han creído tan escogidos, tan elegidos, tan elevados respecto al común de los mortales, que han acabado por no ser de este mundo. El problema es que el mundo paralelo que se han montado, y en el que su teología es incapaz de ser puesta en entredicho porque en realidad es más bien loroteología, es decir, repetir y repetir lo que me han dicho, que alguien dijo, que le dijeron… no es un mundo mejor, no es un mundo evangélico -en el sentido bíblico- sino un mundo donde se puede odiar a quien es diferente a mí porque pone en entredicho lo que  yo creo. Y si ese odio que cada día voy introduciendo en otras personas, les hace abandonar la comunidad cristiana, o incluso lanzarse un día por un barranco, pues que le vaya bien, yo no me voy a replantear nada de nada.

No somos tan importantes, no somos a las primeras que les ocurre lo mismo -aunque esto no haga menos dolorosa la situación-, han puesto en el centro del debate nuestros afectos, nuestra manera de entendernos, o nuestras prácticas sexuales, porque son incapaces, no les conviene, o simplemente no les apetece, replantearse cómo es posible que su odio se sienta tan confortable y justificado dentro de sus teologías. Y en este punto deberíamos ser inflexibles, no dejando que se nos ponga en un lugar que no nos corresponde, en ningún caso. Y diciendo bien claro que lo que predican nada tiene que ver con el evangelio, que no hay pacto posible entre el odio y el seguimiento de Jesús. Que lo suyo no es cristianismo literalista, fundamentalista, o conservador. Porque, y esto hay que decirlo clarito: lo suyo no es cristianismo.

Carlos Osma

Si quieres saber dónde conseguir el libro, haz un click aquí:

IMG_5202

 

Correo electrónico: homoprotestantes@gmail.com

Sígueme en mi página de Instagram:@blogcarlososma

Sígueme en mi página de Twitter: @blogcarlososma

Suscribirte a mi canal de Telegram: Blog Carlos Osma

Espiritualidad , , ,

“Nayib Bukele, rehén del fundamentalismo evangélico”, por Juan José Tamayo

Martes, 20 de febrero de 2024
Comentarios desactivados en “Nayib Bukele, rehén del fundamentalismo evangélico”, por Juan José Tamayo

IMG_2876


Leído en su blog:

De nuevo presidente de El Salvador tras unas elecciones fraudulentas

El artículo 154 de la Constitución salvadoreña establece que “el período presidencial será de cinco años y comenzará y terminará el día primero de junio, sin que la persona que haya ejercido la Presidencia pueda continuar en sus funciones ni un día más”

En dicho encuentro, Bukele expuso su testimonio sobre el apoyo que recibió de Dios en su acceso a la presidencia del país. Contó cómo el Espíritu Santo anunció a unos pastores evangélicos antes de las elecciones que él sería presidente de El Salvador

Bukele tomó la Asamblea rodeado de militares y policías, violando el dispositivo de seguridad legislativa. Se sentó en la silla del presidente del Poder Legislativo, hizo sonar el gong para abrir la sesión, se quedó en silencio, se cubrió el rostro con las manos, se puso a orar y, haciendo apelación a una legitimidad divina, dijo que Dios le había hablado y le había dicho que “tuviera paciencia

Nayib Bukele acaba de conseguir la presidencia de la República de  por segunda vez. Y lo ha hecho en unas elecciones fraudulentas ya que la Constitución salvadoreña prohíbe la reelección. El artículo 154 establece que “el período presidencial será de cinco años y comenzará y terminará el día primero de junio, sin que la persona que haya ejercido la Presidencia pueda continuar en sus funciones ni un día más”. El artículo 248 es contundente al afirmar que “no podrán reformarse en ningún caso los artículos de esta Constitución que se refieren a la forma y sistema de Gobierno, al territorio de la República y a la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República”. Por si hubiera alguna duda sobre la no continuidad del Presidente, según el artículo 75, “pierden los derechos de ciudadano los que suscriban actas, proclamas o adhesiones para promover o apoyar la reelección o la continuación del Presidente de la República, o empleen medios directos encaminados a ese fin”. Según este artículo, promoviendo su reelección y presentándose a ella, es el propio Bukele el que pierde sus derechos de ciudadanía.

En esta artículo voy a centrarme en la alianza del Bukele con los sectores evangélicos fundamentalistas, de los que es rehén. Son ellos quienes legitiman religiosamente su política represiva, autoritaria y, a la postre, antidemocrática, desde que asumió la presidencia por primera vez en 2019. En diciembre de 2018, en vísperas del cierre de la campaña electoral a la presidencia de la República salvadoreña, el candidato Bukele se comprometió ante un grupo de pastores evangélicos a crear una Secretaría de Valores en sintonía con la educación moral que ellos impartían en sus iglesias. En su toma de posesión como presidente de la República, el 1 de junio de 2019, invitó a dirigir una oración al pastor evangélico argentino Dante Gebel, ministro de las Asambleas de Dios, pastor de River Church de Anaheim (California) y cantante en estadios abiertos donde ha conseguido reunir a 100.000 personas

Años antes de ser presidente, Bukele recibió la visita de Franklin Cerrato, pastor evangélico para la diáspora salvadoreña en Estados Unidos, con quien desde entonces mantiene una estrecha relación.  El 23 de julio de 2019, Cerrato organizó un encuentro de líderes evangélicos de la diáspora, del Movimiento Pastores por El Salvador y de la Latino Coalition for Israel con Bukele, ya como presidente de la República, en el hotel Crowne Plaza de San Salvador, donde presentó una propuesta de Iglesia para la nación y un plan de trabajo conjunto para “recuperar los valores y principios para la familia”. En dicho encuentro, Bukele expuso su testimonio sobre el apoyo que recibió de Dios en su acceso a la presidencia del país. Contó cómo el Espíritu Santo anunció a unos pastores evangélicos antes de las elecciones que él sería presidente de El Salvador.

El ‘anuncio’ de Dios

En 2012 había ganado las elecciones a la alcaldía de San Salvador. Su intención era volver a sus empresas una vez terminada su gestión en la alcaldía. Pero sus planes cambiaron cuando un grupo de pastores de distintos países se presentó en su despacho para informarle de lo que Dios les había comunicado: que sería presidente de la República y después tendría otro cargo que no le revelarían.

En citado encuentro del 23 de julio estuvo presente Mario Bramnick, pastor asesor de Donald Trump, cuya misión era defender a Israel y convencer a los líderes latinoamericanos para que trasladaran sus embajadas en Israel a Jerusalén. El pastor anunció allí el final del cautiverio de El Salvador y de toda América Latina y declaró a Bukele libertador de su país: “Estamos en una etapa de cumplimiento de la profecía de los 70 -dijo-. El tiempo del cautiverio se acabó, el Señor está levantando Ciros no solo en Estados Unidos, sino en Latinoamérica. Bolsonaro es un Ciro, su presidente Bukele es un Ciro para este tiempo. Dios está sobre él” [1].

Bramnick reconoció estar en un tiempo “muy sobrenatural” y presumió de que, gracias a la intervención divina y al lobby de la Oficina de la Fe de la Casa Blanca, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, ya había trasladado a Jerusalén su embajada en Israel. La vinculación de Bukele con pastores ultraconservadores no se limita a encuentros puntuales, son relaciones sostenidas por redes cercanas a Bramnick, con fuertes lazos políticos con gobiernos de derecha y una expresa oposición al matrimonio homosexual y al aborto, propuestas fundamentales de la agenda moral de los pastores evangélicos, que coinciden con las de la Iglesia católica.

Otros personajes políticos de la derecha salvadoreña han reforzado la tendencia presidencial hacia el fundamentalismo. La diputada del Partido Conciliación Nacional, Eileen Romero, presentó en noviembre de 2019 en la Asamblea Legislativa una moción para decretar la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas. También en noviembre de 2019, la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa otorgó un espacio en la agenda oficial para que un grupo de diez pastores evangélicos entrara a orar por los diputados y las diputadas para que “Dios los ilumine” a la hora de legislar sobre los grandes temas del país.

Oraciones para legitimar el autogolpe

IMG_2877Desde su elección como presidente de la República de El Salvador, en junio de 2019, Nayib Bukele viene dando numerosas muestras de autoritarismo y autocracia, que llegaron a su zenit con el autogolpe de Estado en febrero de 2020. El 9 de febrero de ese año convocó por vía de urgencia a la Asamblea Legislativa para aprobar un crédito de 109 millones de dólares para su plan de seguridad pública, denominado Control Territorial, que había sido impugnado anteriormente por fallos de tipo constitucional. Esta situación llevó a la parte opositora de la Legislatura a rechazar la convocatoria. Ante la negativa, Bukele hizo un llamamiento a la insurrección popular pidiendo a la gente que acudiera al exterior de la Asamblea para presionarla por la aprobación del crédito extraordinario. El Ejército le prestó públicamente lealtad y le mostró su disposición a cumplir sus órdenes. Las Fuerzas Armadas ocuparon las calles adyacentes a la Asamblea y finalmente todo el recinto legislativo. Se trataba de una violación del Estado laico y de un retroceso democrático.

Ese mismo día, con la sola asistencia de 28 de los 84 diputados, Bukele tomó la Asamblea rodeado de militares y policías, violando el dispositivo de seguridad legislativa. Se sentó en la silla del presidente del Poder Legislativo, hizo sonar el gong para abrir la sesión, se quedó en silencio, se cubrió el rostro con las manos, se puso a orar y, haciendo apelación a una legitimidad divina, dijo que Dios le había hablado y le había dicho que “tuviera paciencia”.

Lo que hizo Bukele en realidad fue un intento de golpe contra la Asamblea Legislativa al entrar en ella rodeado de militares y policías y, a la postre, contra la democracia, así como una usurpación de la función del presidente del Legislativo. La toma militar de la Asamblea fue un atentado contra la regla democrática de separación de poderes, que pretendió legitimar religiosamente a través de la oración que hizo sentado en la sede del presidente del Poder Legislativo. Los únicos apoyos con los que contó fueron su partido aliado, el ejército y la policía. Con la toma militar del Parlamento demostró su negativa al diálogo y su incapacidad para llegar a acuerdos con las diferentes fuerzas políticas representadas en la Asamblea Legislativa.

Numerosos colectivos sociales condenaron la militarización, la toma violenta y la profanación del espacio legislativo nacional. La oposición reclamó la intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA) para frenar lo que calificó de “autogolpe de Estado”. La OEA no se pronunció al principio de manera concluyente, pero días después respaldó a Bukele.

Gestión autoritaria de covid-19 en El Salvador

Volvió a demostrar su perfil autoritario, antidemocrático y religiosamente fundamentalista durante la pandemia de la covid-19. Declaró “Estado de Excepción” sin que se hubiera producido un solo caso de contagio. Cuando los casos de contagio aumentaron, anunció en la cadena nacional de radio y televisión que la presidencia, en vista de la difícil situación, decretaría el domingo 24 de mayo de 2020 como Día Nacional de la Oración “para que Dios sane nuestra tierra y nos permita vencer la pandemia que está golpeando al mundo entero”.

Nuevamente, el 9 de agosto del mismo año, cuando la pandemia estaba en su mayor escalada en El Salvador, decretó otro Día Nacional de la Oración “para pedir a Dios que nos proteja de esta enfermedad y nos libre de sufrimiento”. Cuando los casos comenzaron a bajar, atribuyó el descenso, entre otras causas, a los días nacionales de la oración decretados por él.

Recuperar la figura profética de monseñor Romero

En el clima de integrismo político-religioso reinante hoy en El Salvador, creo necesario recuperar la figura profética y de gran talla moral de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de El Salvador, asesinado por orden del Mayor Roberto D’Aubuisson y canonizado por el papa Francisco el 14 de octubre de 2018. Cuarenta y cuatro años después de su asesinato sigue siendo faro que ilumina la oscuridad del presente. Él es hoy un símbolo del cristianismo liberador que asumió la opción ética y evangélica por las personas y los colectivos empobrecidos de su país. Ejerció una ciudadanía crítica y activa y defendió que fueran los propios salvadores “los forjadores de nuestra historia” y no permitieran que poderes exteriores les impusieran el destino a seguir.

IMG_2878

 Romero fue un excelente pedagogo popular que, a través del método jocista del ver-juzgar-actuar y de la pedagogía del oprimido de Paulo Freire, contribuyó a que el pueblo pasara de la conciencia ingenua e intransitiva a la conciencia transitiva y crítica, de la conciencia mítica a la conciencia histórica y de esta a la praxis transformadora. Constituye un referente en la lucha por la justicia para creyentes de las diferentes religiones y para no creyentes de distintas ideología, así como para los políticos por su manera de entender y practicar la relación crítica y dialéctica entre poder y ciudadanía, y para los dirigentes religiosos por su correcta articulación entre fe y política, sin caer en el fundamentalismo.

Monseñor Romero es piedra angular en la construcción de la cultura de paz en El Salvador, en América Latina y en todo el mundo; cultura de paz que no es la ausencia de conflictos ni se limita a la ausencia de guerra, sino que ha de ir acompañada del trabajo por la igualdad en todos los ámbitos, siempre que no desemboquen en uniformidad, y del respeto a las diferencias de todo tipo, siempre que no desemboquen en desigualdad.

Romero no se instaló cómodamente en el (des)orden establecido, ni consintió con el pecado estructural, ni hizo las paces con el gobierno, como le pedía Juan Pablo II. Encarnó la utopía en su vida, su mensaje y su práctica liberadora, no como ideal irrealizable y fantasmagórico, sino conforme a los dos momentos que la caracterizan: la denuncia de los poderes que oprimían a las mayorías populares y la propuesta de alternativas.

La mejor expresión del compromiso de monseñor Romero con la utopía fue la respuesta que dio a la pregunta de un periodista sobre si tenía miedo a que lo mataran: “Si me matan, resucitaré en el pueblo”

La mejor expresión del compromiso de monseñor Romero con la utopía fue la respuesta que dio a la pregunta de un periodista sobre si tenía miedo a que lo mataran: Si me matan, resucitaré en el pueblo”. No estaba hablando de la resurrección de los muertos, ni de la vida eterna. Se refería a la nueva vida del pueblo salvadoreño, liberado de la violencia estructural, la guerra, la injusticia y la pobreza.

Otra lección que nos enseña monseñor Romero y que nos invita a practicar en tiempos de supremacismo como los que estamos viviendo es su actitud anti-imperialista. Él se enfrentó al Imperio estadounidense en una carta dirigida a su presidente, Jimmy Carter, en la que se oponía a la ayuda económica y militar de Estados Unidos al Gobierno de El Salvador, porque, a su juicio, constituía una injerencia inaceptable en los destinos de su país y reforzaba la injusticia y la represión contra el pueblo.

La espiritualidad es una dimensión constitutiva del ser humano, como lo es la sociabilidad. Monseñor Romero es hoy un ejemplo de espiritualidad liberadora. Él fue una persona espiritual, sin caer en el espiritualismo; un místico sin caer en el misticismo evasivo de la realidad; una persona profundamente religiosa, pero no con una piedad ajena a los conflictos sociales, sino inmersa en ellos.

[1] Ciro fue el rey persa que liberó a Israel de la dominación de Babilonia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , ,

“Ahora que las evangélicas ya somos una Religión”, por Carlos Osma.

Martes, 6 de febrero de 2024
Comentarios desactivados en “Ahora que las evangélicas ya somos una Religión”, por Carlos Osma.

Hooded burglar holds threats, violence in disguise generated by artificial intelligence

Imagen generada por inteligencia artificial

Del blog Homoprotestantes:

Las evangélicas españolas —ahora que somos plurinacionales— llevábamos unos años a punto de que, a quienes les hemos otorgado el honor de que nos pongan un nombre que nos dignifique —me refiero a políticos, medios de comunicación, poderes económicos y demás mandamases— nos dejaran de llamar secta y nos reconocieran como Religión —en mayúsculas para que quede claro que no somos de esas que no tienen notorio arraigo en suelo español—. Y en este 2023 por fin lo hemos conseguido. Algunes evangéliques creen que en realidad ocurrió mucho antes, concretamente en 2016, cuando Santiago Abascal bendijo a los pastores evangélicos de España asistiendo a uno de sus Desayunos de Oración anual para, según uno de sus tuits, «defender las raíces cristianas» —imagino que de España—. Pero no, por aquel entonces el ultraderechista Abascal era solo un visionario, y a nosotras todavía nos faltaba lo que hay que tener para ser una Religión respetable: alguna posibilidad de influencia, por remota que esta fuese.

Antes de continuar, y para que nadie se lleve a equívocos, aclaro que personalmente me siento arraigado en una tradición que aprendí de mi familia, y de muchas otras personas evangélicas, que me enseñaron que lo nuestro no es una Religión  —ni falta que nos hace— sino evangelio. En realidad la globalización religiosa no me interesa lo más mínimo, en lo que creo es en la globalización del evangelio, es decir: en la globalización de los derechos, la solidaridad, la misericordia, y el amor. Y la experiencia me dice que ambas globalizaciones se excluyen la una a la otra. Como decía José María Castillo:  «Evangelio y Religión son incompatibles. El enfrentamiento más claro, más fuerte, más peligroso es el enfrentamiento entre el Evangelio y la Religión». [1]

Esta tradición se ha perdido en el movimiento evangelical, que es el que lleva la voz cantante desde hace décadas dentro de la mayoría de iglesias e instituciones evangélicas del país. Ahora la ideología que triunfa es aquella que funde y confunde evangelio y Religión, el servicio con el poder.  No un evangelio al servicio de los vulnerables, sino del poder de las instituciones religiosas y de las personas que viven de ellas. El evangelio, no como un fin, sino como un medio. No para todes, sino para proteger los privilegios de unos cuantos. Y esto lo ha sabido leer mejor Vox que FEREDE [2], la AEE [3], o la inmensa mayoría de denominaciones evangélicas en España. Así que, cuando en este mes de mayo Pedro Sánchez avanzó de forma inesperada las elecciones generales, los evangélicos ya estábamos más que listos para que el PP, pero sobre todo Vox, nos dieran la bienvenida al mundo de las Religiones respetables en la gran España. Nuestros votos —aunque supusieran un pequeño porcentaje— podían decantar la balanza hacia la ultraderecha en una contienda electoral ajustadísima. Por eso, en aquel mismo mes, el por entonces portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, se afanaba en decir: «Nosotros mantenemos una relación fluida con la iglesia evangélica a lo largo de todos los días». [4]   Ese «a lo largo de todos los días» pretendía marcar diferencias con la puntual relación del PP con los evangélicos españoles, que tuvo su punto álgido y vergonzoso cuando la apóstol evangélica Yadira Maestre en un acto político del PP madrileño apareció orando —yo diría más bien que berreando— por la allí presente, Isabel Díaz Ayuso, presidenta popular de la Comunidad de Madrid.

Y sí, los evangélicos españoles nos hemos dejado querer por la ultraderecha de Vox, como los estadounidenses lo hacen por Trump, o los brasileños lo hicieron por Bolsonaro. Por eso, esta semana cuando veía por televisión las manifestaciones ultras, convocadas o jaleadas por Vox delante de las sedes del PSOE, donde se gritaba «España es cristiana y no musulmana», recordaba las palabras de Rocío Monasterio —presidenta provincial de Vox en Madrid— en una entrevista a Pedro Tarquis para la revista evangelical Protestante Digital: «Para mí, los evangélicos han sido un ejemplo»[5] Que fuésemos un ejemplo para una política que hacía solo unos días habían hecho unas declaraciones nauseabundas: «Se pagan 13.000 euros al mes por mena… muchos de ellos están causando terror en los barrios», [6] probablemente hablará muy bien de nuestra Religión evangélica, pero no del evangelio. También pensaba en otra entrevista —por cierto, también de Pedro Tarquis para la misma revista evangelical— en la que Iván Espinosa de los Monteros decía que por lo que había visto en las comunidades evangélicas que conocía, quien mejor representaba los valores evangélicos era Vox. [7] Y empecé a vislumbrar esos nuevos valores de la nueva Religión evangélica, mientras veía por televisión a jóvenes manifestantes delante de las sedes del PSOE. Todos criados en familias heteropatriarcales y de ultraderecha como Dios manda, con la cara tapada con un pasamontañas, haciendo saludos nazis, y gritando: «Marlaska, maricón», «Sánchez criminal, la soga te espera». Supongo que alguno de ellos será invitado por FEREDE o el CEM algún día a uno de sus Desayunos de Oración por España.

Toda esta deriva ultraderechista de la Religión evangélica nos debería hacer reflexionar sobre cuándo perdimos de vista el evangelio, o en qué momento nos quedamos callades cuando deberíamos haber levantado la voz. Quién nos convenció de que estábamos llamadas a imponer nuestra visión del mundo al resto de la sociedad. A nosotras, herederas de aquellas que quemaron por herejes en España en el siglo XVI, o que se revelaron poniendo su vida en peligro para defender la libertad de pensamiento y religión durante la Guerra Civil y el largo periodo de la dictadura franquista. ¿Cómo es posible que ahora tengamos tanto en común con quienes les echan de menos? Sé que dentro de nuestras comunidades hay voces que están llamando a volver al evangelio, a alejarnos de la Religión, pero necesitamos más voces y que griten más alto. Aunque las plataformas de comunicación y las instituciones que nos representan estén en manos evangelicales, no todo está perdido, el evangelio ha sido siempre eso: una voz marginal que se alza contra la Religión —Católica, Evangélica, Patriarcal, del Mercado, Armamentística… — para ponerse del lado de los seres humanos, y no de las cadenas con las que esta quiere controlarlos.

Carlos Osma

NOTAS:

[1] https://www.youtube.com/watch?v=grA0Ilb0pjs

[2] Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España.

[3] Alianza Evangélica Española.

[4] https://www.europapress.es/nacional/noticia-vox-reivindica-relacion-fluida-iglesia-evangelica-frente-interes-electoral-pp-20230328132938.html

[5] https://protestantedigital.com/teide/66557/rocio-monasterio-para-mi-los-evangelicos-han-sido-un-ejemplo

[6] https://www.europapress.es/madrid/noticia-monasterio-asegura-comunidad-pagan-13000-euros-mes-menor-extranjero-no-estamos-eso-20230414201828.html

[7] https://protestantedigital.com/teide/66808/ivan-espinosa-con-14-anos-vivi-en-eeuu-con-una-familia-evangelica

Sígueme en mi página de Instagram:@blogcarlososma

Sígueme en mi página de Twitter: @blogcarlososma

Suscribirte a mi canal de Telegram: Blog Carlos Osma

Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”

Espiritualidad, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , ,

‘Crecí en una secta homofóbica y oré a Dios para que me enderezara’

Jueves, 25 de enero de 2024
Comentarios desactivados en ‘Crecí en una secta homofóbica y oré a Dios para que me enderezara’

IMG_2383(Twitter)

Al crecer en un “culto extremadamente homofóbico”, a Matthew le enseñaron que los homosexuales eran “debe temer”. Para colmo de problemas, llevaba un profundo secreto.

Cuando era niño, mi familia entró en una secta”, dijo en un vídeo en TikTok.

Estábamos aislados del mundo y los homosexuales eran criminales a los que había que temer”, añadió, señalando que la secta era “muy estricta”, y eso incluía reglas sobre las citas. “No salías con nadie, cortejabas a la gente con el permiso de ambos padres. No mirabas televisión, no escuchabas música pop. Básicamente crecí bajo una roca”, insistió.

Estar en la secta afectó profundamente la infancia de Matthew. Los mensajes que lo rodeaban eran que las personas LGBTQ+ eran una “abominación”, por lo que le costó darse cuenta de que en realidad era gay. “Durante mucho tiempo oré: ‘Dios, por favor enderezame’”, dijo.

Fue “mucho trauma por el que pasar”, pero, una década después, Matthew encontró el coraje para escapar y “comenzar una nueva vida”.

Se declaró gay y se abrió a la posibilidad del amor. Luego, encontró su pareja con Paul, quien ha sido su compañero durante cinco años.

Tan pronto como comenzaron a conversar en línea, Paul le informó a Matthew que, cuando tenía 16 años, los médicos le habían dicho que se estaba quedando ciego y que había aceptado su deterioro de la vista. Actualmente sólo le queda el 15 por ciento de su visión.

Matthew se mostró “totalmente receptivo” hacia la información y sentía curiosidad por la condición, recordó Paul.

“Lo busqué en Google inmediatamente para poder charlar con este chico realmente sexy y con algo de conocimiento”, dijo Matthew, provocando la risa de Paul.

Paul pensó que el interés de Matthew era “realmente especial” porque había salido con hombres que “probablemente terminaron (la) relación” porque eran “incapaces de manejar” la posible “responsabilidad que conlleva ser una pareja con una discapacidad”.

Eso es algo que Matthew ha manejado bien, añadió Paul, pero todavía le preocupaba lo que una pérdida total de la vista podría significar no sólo para él, sino también para su futuro juntos.

“Una de las partes más aterradoras de perder la visión es: ¿cómo será mi vida sin la vista? Matthew y yo queremos tener hijos y quiero poder verlos crecer”.

Después de que Paul compartiera sus temores con su pareja, Matthew se acercó a él, tomó su mano y le dijo: “No tienes que preocuparte por nada de eso porque me tienes y te amo”.

Paul dice que eso representó la primera vez que “dijo eso… (y) por supuesto, simplemente me derretí”.

Fuente PinkNews

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas, Testigos de Jehová , , , , , , ,

“La sinrazón que destruye”, por Gabriel Mª Otalora.

Sábado, 11 de noviembre de 2023
Comentarios desactivados en “La sinrazón que destruye”, por Gabriel Mª Otalora.

0-grande-3-1Ante el recrudecimiento bestial de la sinrazón que está ocurriendo en la franja de Gaza, prefiero reflexionar sobre una de las claves del problema: el terrorismo es la consecuencia final de actuaciones previas consolidadas en el tiempo. Es por lo que recordamos que no son lo mismo islamismo e islam. Y cuando los confundimos, estamos convirtiendo en enemigo a más de 1.500 millones de personas. Algo similar ocurre en el judaísmo a la hora de equivocar la parte con el todo.

El Movimiento de Resistencia Islámica o Hamás, con su grupo paramilitar Al Qassam, representa un intento claro de panislamismo que trata de crear una estructura internacional sostenible. Pretende con el terror la internacionalización del conflicto con Israel utilizando el credo religioso, y sirviéndose de él para actuar al margen del control de los Estados, aunque sea la Autoridad Nacional Palestina. A esto se presta gustoso Irán y algunos otros países. Se aprovechan del llamado “radicalismo islámico” que pretende el retorno a las raíces de la fe musulmana mediante una violencia fanática en su intento de aniquilación judía.

Existe un desarrollo similar en la historia reciente de Israel. Los rápidos éxitos militares israelíes, lograron una gran euforia y el resurgimiento de valores religiosos que el nacionalismo sionista había ocultado. La “Guerra de los seis días” (1967) representa la usurpación de nuevos territorios en Jerusalén Oriental y Cisjordania, lo que es interpretado como una promesa mesiánica por los grupos fundamentalistas judíos. Estalla una radicalización religiosa sin precedentes, incluso en la diáspora, acompañada de un peligroso viraje xenófobo. El actual gobierno judío se apoya en los fundamentalistas judíos, aunque los deteste; de hecho, están en el actual gobierno israelí.

2459103A partir del asesinato del primer ministro israelí, Isaac Rabin (1995) surge un renovado interés en el estudio del fundamentalismo judío y su conexión con acciones terroristas. Hasta tal punto fue así que, ya en aquél entonces, se comentó que su muerte había contado con el respaldo de sectores extremistas de la sociedad israelí que concebían la Torá como algo más importante que las leyes de gobierno del país. Al final, esta actitud lleva a rechazar la democracia misma.

Resulta evidente que los fundamentalismos islámico y judío presentan similitudes en cuanto a la religión y su utilización, la oposición al proceso de paz árabe-israelí y a la innovación, por parte de los más radicales. Pero no es posible resolver los problemas sociales y políticos mediante la lectura literal de los respectivos textos sagrados (Corán y Torá) y el sometimiento del modo de pensar y actuar a un conjunto de principios teocráticos. O lo que es peor, utilizando estos sentimientos con fines expansionistas, que es lo que está ocurriendo. Todo esto genera fanatismo y violencia extrema. Los envoltorios del poder tienen nombres diversos: puritanismo, fundamentalismo, integrismo… Artefactos ideológicos para imponerse por la fuerza. Es algo tan antiguo como el catarro, y desgraciadamente sigue siendo fuente de horrores y genocidios como el que ahora estamos viviendo. No brotan de un cabreo espontáneo.

Las clases sociales más desfavorecidas del llamado “mundo árabe” han recurrido al islam como un medio de protesta social. Y resulta atrayente, puesto que se confunden lo etnográfico, lo religioso y lo político en un discurso único de resistencia frente a lo que representa Occidente, en este caso representado por Israel. Esta forma de militancia en el islam defiende las estructuras familiares y su sistema de funcionamiento y de autoridad basado en el tradicionalismo. La propuesta de retorno a los primeros tiempos en su versión tradicional se convierte en un activismo que se enfrenta a la política y a su participación en ella. Este paraguas socio religioso acaba generando, inevitablemente, tensiones e injusticias entre religión y política que aprovechan los grupos más desalmados, como Hamás o Hizbulá (¨Partido de Dios¨) en Líbano, con vínculos desde su fundación con Irán y con Hamás. En definitiva, que los extremos se tocan.

ninos-judio-y-palestinoLa guinda macabra viene de esta pregunta: ¿ha financiado Israel a Hamás, como hizo Estados Unidos con los afganos de Bin Laden para que combatieran al gobierno pro soviético de Kabul? Diversos medios acreditan que Israel se afanó en engendrar a la organización terrorista Hamás para frenar al gobierno legítimo palestino, con sede en Cisjordania. Incluso el periódico israelí The Jerusalem Post publicó unas declaraciones del primer ministro Benjamín Netanyahu ante miembros de su partido: “El dinero para Hamás es parte de la estrategia para mantener divididos a los palestinos”.

Nada de todo esto, de la sinrazón que aplasta a Gaza y sus alrededores, está escrito en la Torá, ni en el Corán, ni en ningún otro libro sagrado. Es una destrucción planificada del ser humano. Qué gran pena… y qué responsabilidad moral frente a la construcción del relato.

 

Gabriel Mª Otalora

 Fuente Fe Adulta

Espiritualidad, General, Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , ,

“Frente a la amenaza Voxpopular”, por Carlos Osma

Martes, 11 de julio de 2023
Comentarios desactivados en “Frente a la amenaza Voxpopular”, por Carlos Osma

pexels-fransa-2336840De su blog Homoprotestantes:

Hoy, mientras tomaba el café de la mañana viendo las noticias, me he enterado de que el Partido Popular ha pactado con el partido de ultraderecha Vox la presidencia de la Comunidad Valenciana. En el reparto Vox se ha llevado, además de la consejería de Agricultura, las de Educación y Asuntos Sociales. Que un partido xenófobo, LGTBIQfóbico, y que pretende derogar la Ley de Violencia de Género, haya conseguido estas consejerías es una derrota para todas las que trabajamos por una sociedad más igualitaria, justa, y decente. De eso no hay duda alguna. Además, es el nodo de la película en blanco y negro que veremos los próximos cuatro años si los Voxpulares ganan las elecciones generales en España el 23 de julio.

Quienes de forma más descarada trabajan al servicio del poder económico de este país, ese que pretende la liberalización económica absoluta, la perdida de cualquier protección social, y la explotación de los trabajadores para obtener aún más beneficios, son quienes vencen en el discurso mediático que los propone como salvadores de las clases medias y bajas. Quienes prefieren a las mujeres en casa, calladas, sin posibilidad alguna de decidir sobre su sexualidad o sobre su cuerpo, a menos que tengan el poder económico para hacerlo, claro. Quienes rechazan a las personas por su color, procedencia, idioma, religión, a menos que su billetera los convierta en españolitos de toda la vida. Esos, sí, esos, se han convertido para muchos en los defensores de la moral cristiana católica, y los adalides de la sociedad evangélica que muchos anhelan. La manera en la que en los últimos años entidades católicas y evangélicas han blanqueado a este partido ultraderechista, dándoles voz, es absolutamente vergonzosa.

Pero bueno, no han sido únicamente ellas, los medios de comunicación lo han presentado como un partido como cualquier otro. O más bien, como un partido de reforma de lo políticamente correcto, una reacción frente a los progres, feminacis, la ideología de género y los maricones. Desviando el foco de lo que es realmente este partido: un partido de élites económicas que protege sus derechos y a los que, en el fondo, les importa un bledo todo lo demás.  Así que no es complicado encontrar entre sus votantes, o incluso dentro de sus propias filas, a gais con una homofobia interiorizada que clama al cielo, y a los que les importa un bledo los derechos del colectivo LGTBIQ porque ellos ya tienen el culo a salvo. O a politicuhas para las que la política es un medio para conseguir poder, y están dispuestas a todo para lograrlo, aunque ayer defendieran los derechos de las mujeres y hoy tengan que llevárselos por delante. También es cierto que un porcentaje de sus votantes lo hacen porque sienten que quienes amenazan su trabajo, la educación de sus hijas, o la convivencia, son los migrantes, cuando en realidad son quienes, como la ultraderecha de Vox, apuestan por una sociedad del sálvese quien pueda, y trabajan por desmontar todo el sistema del bienestar de la mano del Partido Popular. Que los partidos de izquierda no hayan sido capaces de llegar a estas personas, tiene que ver con su aburguesamiento, las batallas internas continuas, y los casos de corrupción, algo que no les ha ayudado a mostrarse como una alternativa creíble para resolver las dificultades de las clases trabajadoras.

La semana pasada se hizo viral la brutal agresión en el metro de Barcelona de un energúmeno a una mujer transexual porque le pareció que no se estaba comportando como dios manda. Que esta persona se atreviese a agredir a esta mujer a plena luz del día en un vagón lleno de gente, muestra hasta qué punto la impunidad de los discursos de ultraderecha impactan en las vidas de migrantes, mujeres, trans: en la vida de toda aquella persona que no se somete al lugar que ha escogido para ella el patriarcado. Son una minoría quienes nos quieren hacer volver a las catatumbas, al silencio, a la vergüenza, eso no lo deberíamos olvidar. Pero son demasiados los que les dan cobertura, o se quedan en silencio.

Esta mañana, mientras tomaba el café, me preguntaba qué estrategia deberíamos seguir nosotres, para no dar un paso atrás a la hora de pedir una sociedad más justa e igualitaria, pero no encontraba respuesta. Después del café, salí de casa para ir al trabajo y, en el camino, delante de mí dos hombres jóvenes caminaban de la mano. Siempre me da envidia cuando veo algo así, porque hacen con naturalidad lo que a las personas LGTBIQ de mi generación les cuesta tanto. Al llegar a una esquina se dieron un beso y se despidieron. Esa es la respuesta, pensé, no tener miedo, no doblegarse, no retroceder, sino darse la mano y un beso, esa es en el fondo nuestra revolución. Ocupar todos los espacios, la calle, las iglesias, los centros educativos, las entidades sociales, la cultura, y todas las instituciones políticas, para que quienes quieren imponer el odio no pueden hacerlo. No nos vamos a rendir, estamos aquí para pedir justicia y no desfalleceremos hasta que lo logremos. No nos vamos a rendir, porque no podemos, ya hemos estado en el mundo donde nos quieren llevar los Voxpopulares, los integristas, y los fundamentalistas, y para nosotras es inhabitable. No nos queda otra, no nos podemos rendir.

Carlos Osma

Sígueme en mi página de Instagram:@blogcarlososma

Sígueme en mi página de Twitter: @blogcarlososma

Suscribirte a mi canal de Telegram: Blog Carlos Osma

  Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”

***

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

“Alianza Evangélica Española. A vueltas con la LGTBIQfobia”, por Carlos Osma

Jueves, 3 de marzo de 2022
Comentarios desactivados en “Alianza Evangélica Española. A vueltas con la LGTBIQfobia”, por Carlos Osma

israel-g125240228_1920Leído en su blog Homoprotestantes:

«Evangélicos españoles ante la restricción de libertades», así se llama el comunicado que acaban de firmar «las principales denominaciones evangélicas de España». Lo de la «restricción de libertades» lo dicen ellos, lo que no dicen es que quieren tener libertad para realizar discursos que generen odio y produzcan discriminación hacia las personas LGTBIQ (que ellos llaman «personas con atracción al mismo sexo o transexual», ese es el nivel). Y claro, no sé si a eso se le puede llamar libertad, pero si es eso a lo que se refieren cuando hablan de libertad en términos cristianos, pues les animaría a abrir sus Biblias y leer: «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos».[1]

También es interesante la manipulación del lenguaje cuando dicen «las principales denominaciones evangélicas de España». Estas entidades se entienden a ellas mismas como principales, frente al resto que no lo serán tanto, que serán secundarias, aunque hayan padecido tanto o más que ellas las restricciones a la libertad de conciencia y de culto en el pasado. ¿Principales? ¿Qué quiere decir principales? ¿Las que piensan como yo? ¿Las que son tan fundamentalistas como yo? ¿Las que tienen más miembros? ¿Las que más discriminan a las personas LGTBIQ en sus comunidades? ¿Las que se reparten los puestos en los órganos de representación oficiales? ¿Las influencers más LGTBIQfóbicas? Por si acaso, les animo de nuevo a abrir sus Biblias y leer: «Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros, será vuestro servidor; y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos».[2]

Dicen que no son tan inhumanos y que «rechazan la discriminación que el colectivo LGTBI sufrió en el pasado», aunque no aclaran a qué discriminación se refieren, ni hacen ningún comentario sobre si ellos aportaron algo a esa discriminación. Las personas LGTBIQ que provienen de las comunidades que han firmado este comunicado podrían explicar largo y tendido el daño psicológico que sufrieron dentro de ellas. Además, ¿a qué se refieren cuando utilizan la palabra «pasado»?: ¿A lo que hacían en un tiempo inmemorial? ¿A lo que ocurría antes de cualquiera de las leyes que se han aprobado para defender nuestros derechos? ¿A cuándo se amenazó con la expulsión a los pastores que casaran persona del mismo sexo? ¿A cuándo se trató de expulsar a la IEE de las principales instituciones por tomar el camino de la inclusión? ¿Al mes de julio pasado cuando Samuel Luiz fue asesinado al grito de maricón? No tienen ninguna credibilidad estas palabras, son pura manipulación, juegos de palabras que los desacreditan. Engaños de quienes estaban acostumbrados a odiar en nombre de Dios, y ahora es evidente que lo hacen únicamente en nombre propio. Me viene a la mente un Salmo, que se me hace más bien un deseo: «Enmudezcan los labios mentirosos, que hablan contra el justo cosas duras con soberbia y menosprecio».[3]

Cuando en España se reconoció que existían españoles «no católicos», hubo discursos que afirmaban que el catolicismo estaba siendo atacado por los herejes. Y aquello generó violencia en la vida de muchos y muchas herejes. Es triste que esto se olvide en este comunicado, porque cuando se dice que un grupo de personas, en este caso el colectivo LGTBIQ, está recibiendo un trato de favor, y que otro, en este caso quienes han firmado el comunicado y sus entornos de influencia, están viendo recortados sus derechos, se está generando odio. Y en esas comunidades habrá personas que acabaran por sufrir ese odio. Ya es hora de que se busque otro pegamento que no sea el odio de la LGTBIQfobia para unir al diverso movimiento Evangélico-Protestante de este país. Hay millones de iniciativas surgidas del amor, que podrían hacerlo de una forma más acorde con el evangelio de Jesús. Porque como dice la Primera Carta de Juan: «Si alguno dice: Yo amo a Dios, pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?».[4]

Por último hago una propuesta, la que he venido haciendo desde hace mucho tiempo, ya que sin escuchar a quienes han sufrido la LGTBIQfobia no hay solución a todo esto. Cuanto más tiempo se tarde, más se hace de la ignorancia virtud, y más es arrastrado el testimonio evangélico por el fango del odio LGTBIQfóbico (Para muestra, este lamentable comunicado). Desde mi perspectiva la aceptación de las personas LGTBIQ es visto como un Jaque mate a la manera en la que el fundamentalismo interpreta la Biblia. Por esa razón se asume el mal menor (en su perspectiva, claro): la LGTBIQfobia. No soy fundamentalista, pero no tiro la toalla de que incluso siendo fundamentalista se puedan buscar formas alternativas de seguir interpretando la Biblia desde esta perspectiva sin hacer daño a tanta gente. Abriendo espacios de escucha, no para convencer (yo no soy fundamentalista ni lo quiero ser, y entiendo que haya gente a la que le resulte inaceptable mi manera de entender la Biblia), no para discutir, no para poner el odio al mismo nivel que la liberación, sino para escuchar a las personas que han padecido esta discriminación. Quizás los pensadores, teólogos, pastoras, padres, abuelas… fundamentalistas, teniendo en cuenta estos testimonios, sean capaces después de buscar soluciones para que lo que les suponga un verdadero jaque mate al cristianismo sea la LGTBIQfobia. Quizás, ellos sí, puedan responder sin autoengañarse la pregunta que Dios le hizo Caín: «¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra».[5]

Carlos Osma

Sígueme en mi página de Instagram:@blogcarlososma

Sígueme en mi página de Twitter: @blogcarlososma

Suscribirte a mi canal de Telegram: Blog Carlos Osma

 Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”

Notas:

[1] Lc 4,18

[2] Mc 10,43-44.

[3] Sal 31,18

[4] 1 Jn 4,20.

[5] Gn 4,10.

Espiritualidad , , , , , , , , , , , , , , ,

Del ‘In God we trust’ a la teología de la prosperidad: un ecumenismo sorprendente

Sábado, 20 de noviembre de 2021
Comentarios desactivados en Del ‘In God we trust’ a la teología de la prosperidad: un ecumenismo sorprendente

In-God-prosperidad-ecumenismo-sorprendente_2394370549_15788495_660x371Fundamentalistas evangélicos y católicos integristas pretenden una influencia religiosa directa en política

En algunos Gobiernos de Estados Unidos de las últimas décadas se notó el creciente papel de la religión en los procesos electorales y en las decisiones de gobierno: un papel también de orden moral en la identificación de lo que está bien y lo que está mal

Presidentes como George Bush Jr y Donald Trump, en su lucha “contra el mal”, mostraron actitudes se basan en principios fundamentalistas protestantes evangélicos de comienzos del siglo pasado que se han ido radicalizando con el paso del tiempo

El pensamiento de las colectividades sociales religiosas inspiradas por autores como Lyman Stewart considera a Estados Unidos como una nación bendecida por Dios, y no vacila en fundar el crecimiento económico del país en la adhesión literal a la Biblia

Civiltà Cattolica – In God We Trust: tal es la frase impresa en los billetes bancarios de EEUU, una frase que es también el actual lema nacional. La frase apareció por primera vez en una moneda del año 1864, pero no se hizo oficial hasta haber pasado por una resolución conjunta del Congreso en 1956. Significa «En Dios confiamos», y es un lema importante para una nación que en las raíces de su fundación tiene también motivaciones de carácter religioso. Para muchos se trata de una simple declaración de fe, mientras que para otros es la síntesis de una fusión problemática entre religión y Estado, entre fe y política, entre valores religiosos y economía.

En algunos Gobiernos de Estados Unidos de las últimas décadas se notó el creciente papel de la religión en los procesos electorales y en las decisiones de gobierno: un papel también de orden moral en la identificación de lo que está bien y lo que está mal.

Por momentos esta compenetración entre política, moral y religión asumió un lenguaje maniqueo que divide la realidad entre el bien absoluto y el mal absoluto. En efecto, después de que Bush hablara en su momento de un «eje del mal» que hay que enfrentar y de que, tras los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, hiciera referencia a la responsabilidad de «liberar al mundo del mal», Trump dirigió su lucha contra una entidad colectiva genéricamente amplia, la de los «malos» (bad) o, también, «muy malos» (very bad). Los tonos utilizados por quienes lo apoyaron en algunas campañas asumieron connotaciones que podríamos definir como «épicas».

Estas actitudes se basan en principios fundamentalistas protestantes evangélicos de comienzos del siglopasado que se han ido radicalizando con el paso del tiempo. En efecto, se pasó de un rechazo a todo aquello que es «mundano», como se consideraba la política, a perseguir una influencia fuerte y determinada de esa moral religiosa en los procesos democráticos y sus resultados.

El término «fundamentalismo evangélico», que hoy puede asimilarse a «derecha protestante evangélica» o «teoconservadurismo», tiene sus orígenes entre los años 1910 y 1915. En esa época, Lyman Stewart, un millonario del sur de California, publicó 12 volúmenes titulados Los fundamentos (The Fundamentals). El autor procuraba responder a la «amenaza» de las ideas modernistas de la época resumiendo el pensamiento de autores cuyo apoyo doctrinal apreciaba. De ese modo, ejemplificaba la fe evangélica en cuanto a los aspectos morales, sociales, colectivos e individuales. Entre los que apreciaron los volúmenes de Stewart hay varios exponentes políticos y también dos presidentes recientes, como Ronald Reagan y George W. Bush.

Idolatria-dinero_1831026928_12868872_667x375El pensamiento de las colectividades sociales religiosas inspiradas por autores como Stewart considera a Estados Unidos como una nación bendecida por Dios, y no vacila en fundar el crecimiento económico del país en la adhesión literal a la Biblia. En el curso de los últimos años esto se ha visto alimentado, además, por la estigmatización de enemigos a los que, por decirlo así, se «demoniza».

En el universo que amenaza su modo de entender el American way of life se han sucedido, a lo largo del tiempo, los espíritus modernistas, los derechos de los esclavos negros, los movimientos hippies, el comunismo, los movimientos feministas, y así, hasta llegar, en la actualidad, a los inmigrantes y a los musulmanes. Para mantener el nivel de conflicto, sus exégesis bíblicas se han impulsado cada vez más hacia lecturas descontextualizadas de los textos del Antiguo Testamento acerca de la conquista y la defensa de la «tierra prometida», más que guiarse por la mirada incisiva y llena de amor del Jesús de los Evangelios.

Dentro de esta narrativa no se proscribe aquello que impulsa al conflicto. No se considera el nexo existente entre capital y beneficios y la venta de armas. Muy al contrario, a menudo la misma guerra es asimilada a las heroicas empresas de conquista del «Dios de los ejércitos», de Gedeón y de David. En esta visión maniquea, las armas pueden asumir una justificación de carácter teológico; hoy no faltan pastores que para ello buscan un fundamento bíblico, y utilizan fragmentos de la Sagrada Escritura como excusas fuera de contexto.

Otro aspecto interesante es la relación que esta colectividad religiosa —compuesta principalmente por blancos de extracción popular del profundo sur estadounidense— tiene con la «creación». Hay como una suerte de «anestesia» respecto de los desastres ecológicos y de los problemas generados por el cambio climático. El «dominionismo» que profesan —que considera a los ecologistas como personas contrarias a la fe cristiana— hunde sus propias raíces en una comprensión literal de los relatos de la creación del libro del Génesis, una comprensión que coloca al hombre en una situación de «dominio» sobre la creación, mientras que esta queda sometida al arbitrio del hombre en un bíblico «sometimiento».

En esta visión teológica, los desastres naturales, los dramáticos cambios climáticos y la crisis ecológica global no solo no se perciben como una alarma que debería inducirlos a revisar sus dogmas, sino, por el contrario, como signos que confirman su concepción no alegórica de las figuras finales del libro del Apocalipsis y su esperanza en «unos cielos nuevos y una tierra nueva».

Se trata de una fórmula profética: combatir las amenazas que se ciernen sobre los valores cristianos estadounidenses y esperar la inminente justicia de un Armagedón, una rendición de cuentas final entre el bien y el mal, entre Dios y Satanás. En este sentido, todo «proceso» (de paz, de diálogo, etc.), colapsa frente a la apremiante urgencia del fin, de la batalla final contra el enemigo. Y la comunidad de los creyentes, de la fe (faith), se convierte en la comunidad de los combatientes, de la batalla (fight). Esta lectura unidireccional de los textos bíblicos puede inducir a anestesiar las conciencias o a apoyar activamente las situaciones más atroces y dramáticas que el mundo vive fuera de las fronteras de la propia «tierra prometida».

El pastor Rousas John Rushdoony (1916-2001) es el padre del denominado «reconstruccionismo cristiano» (o «teología dominionista»), que ha tenido un gran impacto en la visión teopolítica del fundamentalismo cristiano. Es la doctrina que alimenta a organizaciones y redes políticas como el Council for National Policy y el pensamiento de sus exponentes, como Steve Bannon, actual chief strategist de la Casa Blanca y partidario de una geopolítica apocalíptica[1].

El dinero no compra la felicidad Lo que la ciencia tiene que decir«Lo primero que tenemos que hacer es dar voz a nuestras Iglesias», dicen algunos. El significado real de este tipo de expresiones es que se espera de ello la posibilidad de influir en la esfera política, parlamentaria, jurídica y educativa para someter las normas públicas a la moral religiosa.

En efecto, la doctrina de Rushdoony sostiene la necesidad teocrática de someter el Estado a la Biblia, con una lógica no diferente de la que inspira el fundamentalismo islámico. En el fondo, la narrativa del terror que alimenta el imaginario de los yihadistas y de los neocruzados abreva en fuentes no demasiado distantes entre sí. No hay que olvidar que la teopolítica que inspira la propaganda del Estado Islámico se funda en el mismo culto a un apocalipsis que hay que apresurar lo más posible. Por tanto, no es casual que George W. Bush haya sido reconocido como un «gran cruzado» por el propio Osama bin Laden.

Teología de la prosperidad y retórica de la libertad religiosa

Otro fenómeno relevante junto al maniqueísmo político es el paso del pietismo puritano original, basado en La ética protestante y el espíritu del capitalismo, de Max Weber, a la «teología de la prosperidad», propugnada principalmente por pastores millonarios y mediáticos y por organizaciones misioneras con una fuerte influencia religiosa, social y política. Ellos anuncian un «evangelio de la prosperidad», según el cual Dios desea que los creyentes disfruten de salud física, riqueza material y felicidad personal. Leer más…

Cristianismo (Iglesias), General , , , , , ,

Los propagandistas arremeten contra la corrección política y aseguran que “la libertad está en riesgo en España”

Jueves, 11 de noviembre de 2021
Comentarios desactivados en Los propagandistas arremeten contra la corrección política y aseguran que “la libertad está en riesgo en España”

Screenshot 2021-06-21 at 20-48-11 cartel-23-congreso pdfLos perseguidores se quejan… Homofobia e integrísimo, viven en otro mundo…¿y se preguntan el por qué han perdido presencia pública?

Rafael Sánchez Saus: “La Iglesia está mucho más dividida ahora”

“Vivimos la peor de las persecuciones, que se hace de forma larvada y sibilina. Hay una desaparición total de la religión de todos los espacios públicos, que son absolutamente marginados”

“La Transición cogió a la Iglesia con el pie cambiado, y desde entonces se ha dedicado a copiar modelos que se han demostrado fallidos”

“La Iglesia no parece tener armada una respuesta propia, en consecuencia de su aproximación al mundo. La Iglesia está mucho más dividida ahora (…). Eso puede ser bueno o malo. En estos momentos hay varias posiciones, sin que se llegue a ese ‘cisma’ que con tanta facilidad pregonan algunos”

La libertad está en riesgo en España (…). Vivimos la peor de las persecuciones, que se hace de forma larvada y sibilina. Hay una desaparición total de la religión de todos los espacios públicos, que son absolutamente marginados”. Este es el crudo diagnóstico del director del Congreso Católicos y Vida Pública, Rafael Sánchez Saus, durante la presentación de la 23 edición de este evento, antaño soñado lugar de encuentro de todas las sensibilidades católicas y hoy, lamentablemente, escorado hacia la ultraderecha eclesial. Aunque les dé risa hablar de ‘cisma’.

El simposio, que el fin de semana del 12 al 14 de noviembre abordará laCorrección política: libertades en peligro, y que mañana (4 de noviembre) será presentado oficialmente por los arzobispos de Los Ángeles, José Horacio Gómez; y Burgos, Mario Iceta, busca tomar conciencia de las “limitaciones evidentes” de la libertad que se dan en España, desde la enseñanza a la empresa, pasando por la familia o la moral sexual, en la que, según sus organizadores, “se oprime la posición católica mayoritaria” con la “ideología de género” y las leyes LGTBI.

¿Qué hacer frente a ello? Sánchez Saus lo tiene claro: “El deber inicial es resistirse”, lamentando que “poco a poco se está haciendo más difícil una presencia directa de lo católico”. ¿Qué responsabilidad tiene la Iglesia en este supuesto proceso? La cobardía es muy mala”, respondió el director del Congreso, quien admite que “se ha perdido la hegemonía cultural”, desde hace años.

Transición y Agenda 2030

Saus coloca, incluso, un momento clave: “La Transición cogió a la Iglesia con el pie cambiado, y desde entonces se ha dedicado a copiar modelos que se han demostrado fallidos”. De ahí a la defensa de la agenda de lo políticamente correcto, o la Agenda 2030, los propagandistas sostienen que “está desapareciendo la capacidad de la Iglesia para transformar el mundo”.

“La Iglesia no parece tener armada una respuesta propia, en consecuencia de su aproximación al mundo. La Iglesia está mucho más dividida ahora (…). Eso puede ser bueno o malo. En estos momentos hay varias posiciones, sin que se llegue a ese ‘cisma’ que con tanta facilidad pregonan algunos”, concluyó Saus.
Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

El niño verde.

Lunes, 18 de octubre de 2021
Comentarios desactivados en El niño verde.

12E50888-CD29-4F96-86AC-1B31D21203DFA propósito de Marcos 9, 38-48

Bernardo Baldeón
Madrid.

ECLESALIA, 27/09/21.- Era el primer día de curso en Villanormal, un pueblo normal y corriente en el que nada ni nadie destacaba sobre lo demás. Y es que en Villanormal existía una ley de “normalidad” en la que se decían cómo tenían que ser las cosas para que fueran normales.Un día legó al pueblo una mujer extraña. Había heredado la casa de una tía abuela lejana y había decidido irse a vivir allí. Pero como no era como los demás, la gente no le dirigía la palabra, y se apartaba de su camino al pasar.

Poco a poco, la gente empezó a ser más y más antipática con ella. La mujer estaba muy enfadada, pues no entendía lo que pasaba. Solo un niño, Tito, el hijo del alcalde era amable con ella.

– Te tratan así porque eres diferente, le dijo el niño. Para ellos no eres normal. Pero a mí… a mí me gustaría ser diferente.

– ¿Cómo de diferente? Preguntó la mujer.

– Me encantaría ser un niño verde, dijo Tito.

– ¿Y qué haría tu padre entonces? Preguntó la mujer.

– Supongo que no le quedaría más remedio que cambiar la ley de normalidad para que no me echaran del pueblo, dijo el niño, riendo solo de pensarlo.

– Yo puedo ayudarte si quieres, dijo la mujer. Soy bruja. Estoy jubilada, pero todavía puedo hacer hechizos interesantes. Si quieres, mañana antes de ir a clase ven a verme a casa y haré el hechizo.

A la mañana siguiente, Tito se pasó por la casa de la bruja, que lo convirtió en un niño verde. Y así fue el niño al colegio, tan contento y como si no pasara nada raro.

Cuando entró en el colegio, los profesores se pusieron muy nerviosos, le riñeron y quisieron expulsarlo de allí, así que llamaron de inmediato a su padre, que al verlo no sabía dónde meterse. ¡Su propio hijo violando la ley de la normalidad! Eso era algo que no podía soportar. Una niña se levantó de la mesa y le dijo a Tito:

– Me gusta tu estilo. Yo también estoy harta de ser normal. Dime cómo lo has conseguido, porque yo quiero ser rosa.

Otro niño se levantó gritando que él quería ser rojo, y luego otro diciendo que quería ser violeta, y otro diciendo que quería tener la piel de lunares.

Tito, muy satisfecho, le dijo a su padre:

– Me parece, papá, que vas a tener que eliminar la ley de normalidad, porque de otra manera este pueblo se va a quedar sin niños.

Ese día el alcalde cambió la ley y, desde entonces, lo normal en Villanormal es que cada uno elija ser como quiera y que todos se acepten y tal y como son.


Las iglesias ortodoxas confiesan que solo ellas son “la única iglesia de Cristo en la tierra”. La iglesia católica ha proclamado durante siglos que “fuera de la iglesia no hay salvación”. Y San Cipriano, Obispo de Cartago escribió: “nadie puede tener a Dios como Padre si no tiene a la iglesia como Madre”. Los protestantes heredaron el mismo complejo de superioridad.

Los fundamentalistas judíos y cristianos se enfadan, sienten envidia y hasta los que hacen el bien y denuncian las injusticias les molestan.

Nadie, ninguna institución, tiene el monopolio del Espíritu que sopla cuando quiere y donde quiere. No se le pueden poner grilletes al Espíritu que sigue actuando a través de muchísimas personas que “no son de los nuestros”.

Nadie es propietario de Jesús ni de su Palabra ni de su interpretación. La Palabra de Dios es semilla gratuita que cae en todos los terrenos y produce toda clase de frutos. Nosotros y los que “no son de los nuestros”, todos llamados a hacer el bien en nombre de Jesús. Como a los discípulos del evangelio de ayer, nos queda mucho por aprender de Jesús.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Biblia, Espiritualidad , , , ,

“Talibanismo e idolatría: el mayor enemigo de Dios “, por José I. González Faus

Miércoles, 22 de septiembre de 2021
Comentarios desactivados en “Talibanismo e idolatría: el mayor enemigo de Dios “, por José I. González Faus

69B00A83-9EDA-4178-9EBD-51CEE9DD0C62De su blog Miradas cristianas:

El talibanismo es la manipulación del Absoluto en beneficio propio, y presentada como servicio al Absoluto

También hay talibanismos laicos y modernos: porque el ser humano tiene una propensión innata a fabricarse absolutos

Unas palabras de Jesús en el cuarto evangelio sirven para definir a los talibanes: “Los que os maten creerán hacer un servicio a Dios, y eso será porque no han conocido a Dios”.Dios, como Misterio infinito y no como ídolo finito, es la única instancia que despoja a toda fe religiosa de la citada doble amenaza o tentación de fanatismo e intolerancia

La manera como hablan estos días muchos medios de comunicación, a propósito de Afganistán, da la sensación de que eso de los talibán (plural de la palabra árabe talib, que significa estudiante) es algo intrínseco al Islam y propio de países menos civilizados.

Sin embargo, sin hacer ahora valoraciones y desde un punto de vista meramente descriptivo, habría que matizar: sobre lo primero, que tan musulmanes son los talibán como el sufismo. Pero entre los sufíes no hallamos el más mínimo atisbo de conductas semejantes a las de los talibán. Y sobre lo segundo: más allá de lo específicamente religioso, creo que en nuestras sociedades modernas existen formas de un “talibanismo laico del que hablaré luego.

En realidad, el talibanismo es la manipulación del Absoluto en beneficio propio, y presentada como servicio al Absoluto. Ahí se juntan fanatismo ciego e intolerancia radical que me parecen los dos componentes más típicos de la mentalidad talibán y que generan una seguridad muy distinta de la verdadera fe. (Que esa intolerancia llegue o no a la violencia física es lo que puede depender de ambientes y estructuras históricas. Pero lo claro es que los talibán pueden creerse autorizados, en nombre de Dios, a usar la violencia: este sería el primer detalle sobre lo corrompido de su religiosidad).

El talibanismo es, por tanto, una tentación más típica del mundo religioso, sin duda. Pero también está presente fuera de él: porque el ser humano tiene una propensión innata a fabricarse absolutos: Lutero decía que nuestro corazón es un corazón idólatra porque, como necesita a Dios, tiende a hacer un dios de muchas cosas. Y si no, veamos algún ejemplo.

Idolatria-dinero_1831026928_12868872_667x375Idolatría del dinero

El capitalismo es un sistema talibán (máximo beneficio individual presentado como servicio social; y las víctimas lo son por culpa propia: por no creer en la providencia divina del dios-mercado). La industria de las armas es una de las mayores idolatrías o falsos absolutos de nuestra sociedad laica y moderna: tan absolutista como la mentalidad talibán sobre las mujeres (aunque, paradójicamente parece haber contribuido a la derrota de Occidente en Afganistán…). Netanyahu encarna un auténtico talibanismo, no islámico sino judío. El franquismo fue un claro ejemplo de talibanismo católico, y he dicho otras veces que el drama de la política española es que no conseguimos tener una derecha civilizada –tipo Merkel por ejemplo- sino solo una derecha talibana (Abascal y Casado, lo muestran bien claro). Y si miramos a la Iglesia, los “autos de fe” de la inquisición española eran verdaderos actos talibanes. Como lo era la mentalidad de aquellos papas del s. XIX que veían los derechos humanos como contrarios a los derechos de Dios (que eran… los del sistema eclesial de la época), sin llegar ni a oler siquiera, que el Dios bíblico se revela precisamente en la defensa de los derechos de los oprimidos. Para no hablar del talibanismo de mr. Trump…

Tras esta panorámica le vienen a uno a la cabeza las palabras de Jesús: “el que de vosotros esté sin pecado que tire la primera piedra”. Pero, interesándome más el aspecto religioso del tema, prefiero citar otras palabras de Jesús en el cuarto evangelio que creo que sirven para definir a los talibanes: “los que os maten creerán hacer un servicio a Dios, y eso será porque no han conocido  a Dios”. (16,2). Esa distinción entre creer en Dios y conocer a Dios es decisiva.

Juan de la Cruz contribuye a explicarla al escribir que el alma “como más se va juntando a Dios, siente más en sí el vacío de Dios” [1]. Naturalmente, se trata de un vacío muy distinto de la mera ausencia o desconocimiento o negación: al igual que –también en Juan de la Cruz- la noche resulta ser “amable más que la alborada”. Pero ese vacío es, precisamente, el que evita que nuestro ego pretenda posesionarse de Dios, y le suceda aquello tan gráfico de que: “el apetito es como el fuego que echándole leña crece”, y cuando la ha consumido desfallece y necesitará más leña [2]. Por eso añadirá sencillamente en una de sus máximas: “quien a su prójimo no ama, a Dios aborrece”. Y Jesús había dado la clave de lectura de esa frase al explicar que prójimo no es el que está próximo a mí, sino el que necesita que yo me aproxime a él.

Escenas-Inquisicion-Francisco-Goya_2246185412_14747531_667x375Escenas de la Inquisición. Francisco de Goya

Ese Dios, como Misterio infinito y no como ídolo finito, es la única instancia que despoja a toda fe religiosa de la citada doble amenaza o tentación de fanatismo e intolerancia, típicas cuando la fe en el absoluto se pervierte en una absolutización propia. La parábola bíblica de Jonás (a la que califiqué otra vez como “una herejía convertida en palabra de Dios”) puede ser calificada como una enseñanza antitalibana. Pero ahora prefiero fijarme en otra cosa para terminar.

Creo que estas reflexiones permiten emparentar lo que hoy llamamos talibán con lo que la Biblia califica como idolatría, presentándola como el mayor enemigo de Dios (más que el mismo ateísmo, si es que este consigue librarse de toda idolatría tácita: de la patria, del dinero, del sexo, de la violencia y, en definitiva, del propio ego). Sobre todo cuando los profetas bíblicos van descubriendo que la más peligrosa idolatría no es simplemente adorar un dios falso, sino adorar falsamente al Dios verdadero.

Conclusión: los actuales talibanes que se han hecho con el poder en Afganistán no son, en absoluto, las personas más religiosas y las más defensoras de Dios, sino idólatras, pecadoras y enemigas de Dios. Echando mano del significado de la palabra (estudiantes), cabría decir que los talibán son auténticos novicios: tan fervorosos como ignorantes. Y este juicio no les suscitará ni el más leve temor o sospecha de que estén obrando mal. Al revés: les confirmará en la necesidad de acabar cuanto antes con el eso dice.

Pero creo también que esa conclusión es insuficiente para un verdadero creyente: porque (dejando aparte que esa conclusión podría movernos a nosotros hacia el binomio fanatismo-intolerancia), ¿y si resultase que, a pesar de esa perversión colectiva, hay allí individuos particulares con el corazón más  limpio que muchos de nosotros? Ciegos quizás, pero no autocegados como tantas veces nosotros.

———–

N. B. Estas líneas fueron concluidas antes de los salvajes atentados del pasado jueves, los cuales muestra que todavía hay algo peor que el talibanismo: el odio puro y duro de todo terrorismo, con el desprecio hacia las posibles víctimas de sus atentados. Quizá porque en el talibanismo aún queda una referencia a Dios, aunque deformada. El terrorismo, en cambio, o es intrínsecamente ateo (este podría ser el caso ETA) porque el asesino ocupa todo Su lugar; o es intrínsecamente blasfemo (como lo es el grito Alá es grande, en el caso del Daesh).

[1] Cántico, comentario estrofa 12

[2] Subida, cap. 6

Budismo, Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, Hinduísmo, Islam, Judaísmo , , , ,

Daniel Pajuelo: “Hoy es más evidente que nunca que la Iglesia ha provocado sufrimiento”

Miércoles, 1 de septiembre de 2021
Comentarios desactivados en Daniel Pajuelo: “Hoy es más evidente que nunca que la Iglesia ha provocado sufrimiento”

23481C4F-A6C4-4502-A154-9AD7331E4AE3Foto Twitter @smadani

“Ahora mismo, mi 90% de haters son de dentro de la Iglesia”

“En mis últimos vídeos traje testimonios de católicos homosexuales, entre ellos un sacerdote, y sufrí un linchamiento de cierto grupo muy determinado de la Iglesia que me ha denunciado al obispo, que ha escrito a mi congregación, que han pedido que me quiten el ministerio sacerdotal… “

“A lo mejor la Iglesia no somos solo los que vamos al templo. ¿Qué pasa si resulta que Dios no está solamente en el templo, sino en todo el mundo? ¿Qué pasa si Dios ya está hablando en el Islam, en el budismo? ¿Y si está hablando en el humanismo ateo? ¿Y si está ya haciendo cosas porque nosotros, la Iglesia, no hemos sido capaces de hacerlas?”

“Los grandes detractores del Papa son en realidad los grandes detractores del Concilio. Desean una vuelta a todo lo anterior, pero no solo en la Iglesia, sino en toda la sociedad. Un nuevo Franco, un régimen en el que sentirse protegidos, ir de la mano del poder… pero eso no volverá, Dios no lo quiera”

Hoy es más evidente que nunca que la Iglesia ha provocado sufrimiento”. Daniel Pajuelo, smDani para el mundo digital, ha revolucionado la comunicación en la Iglesia, con un estilo sencillo y apoyándose en las nuevas tecnologías… y en el Evangelio de Jesús. Mal que les pese a muchos, sus palabras llegan allá donde no lo hacen altos jerarcas o dinosaurios ultraconservadores. Lo demuestra en sus canales de Youtube o, como en esta ocasión, en la entrevista que le hace Borja Hermoso en El País.

Una entrevista en la que se habla de todo: de Evangelio, de descartados, de abusos… y también, cómo no, de los odiadores profesionales. “Ahora mismo, mi 90% de haters son de dentro de la Iglesia, explica Pajuelo, quien trata de explicar que “aunque desde fuera parezca que somos un bloque de pensamiento, en la Iglesia católica convivimos muchos sentires. Y hay tensiones internas, y esas tensiones nos han vuelto, como dice el Papa, autorreferenciales. Más preocupados de la institución y de salvarla que de dedicarnos a aquello para lo que fuimos creados, que es para anunciar lo que Jesús anunció”.

https://twitter.com/smdani/status/1431174128602685446?s=21

Pese a todo, son muchos los que bloquean cualquier reforma. Por eso es tan relevante, para SMDani, el ejemplo del Papa Francisco. “Su gran revolución es haber cogido el Concilio Vaticano II y haberlo vuelto a traer a la palestra. Había sido soterrado por todos los miedos que provocan los cambios en una institución tan milenaria”

“Un nuevo ‘Franco’ para la Iglesia”

Porque “los grandes detractores del Papa son en realidad los grandes detractores del Concilio. Desean una vuelta a todo lo anterior, pero no solo en la Iglesia, sino en toda la sociedad. Un nuevo Franco, un régimen en el que sentirse protegidos, ir de la mano del poder… pero eso no volverá, Dios no lo quiera. Así que el papa Francisco lo que está haciendo es dejar el terreno más alisado para el que venga después… porque esto va a requerir muchas décadas. Pero en la Iglesia trabajamos con vistas a siglos”.

“En mis últimos vídeos traje testimonios de católicos homosexuales, entre ellos un sacerdote, y sufrí un linchamiento de cierto grupo muy determinado de la Iglesia que me ha denunciado al obispo, que ha escrito a mi congregación, que han pedido que me quiten el ministerio sacerdotal… “, lamenta el religioso, quien culmina haciéndose una serie de preguntas, que bien haríamos en hacer nuestras.

“A lo mejor la Iglesia no somos solo los que vamos al templo. ¿Qué pasa si resulta que Dios no está solamente en el templo, sino en todo el mundo? ¿Qué pasa si Dios ya está hablando en el Islam, en el budismo? ¿Y si está hablando en el humanismo ateo? ¿Y si está ya haciendo cosas porque nosotros, la Iglesia, no hemos sido capaces de hacerlas?”


Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

“Quien no ama a su hermano, no es de Dios”, por Carlos Osma

Lunes, 18 de enero de 2021
Comentarios desactivados en “Quien no ama a su hermano, no es de Dios”, por Carlos Osma

brothers-2098860_1280De su blog Homoprotestantes:

Cristianos y cristianas LGTBIQ tenemos que vérnoslas a menudo con discursos de odio contra nosotros y nuestras familias. Muchos de ellos proceden de personas que se autodenominan cristianas y utilizan a Dios para justificar sus prejuicios. Sí a Dios, un Dios en mayúsculas que se ha dejado enjaular en sus teologías LGTBIQfóbicas, y ante el que nadie puede decir ni opinar nada distinto a lo que ha establecido por y para siempre. Y a veces los creemos, y pensamos que solo podemos agachar la cabeza aceptando sus condenas, o salir corriendo dejando atrás el evangelio. Pero no es cierto, y no hace falta tener un máster en teología bíblica para desenmascararlos. Sabiendo leer, y teniendo claros los elementos más básicos del mensaje de Jesús, hay suficiente: «Todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano, no es de Dios» (1 Jn 3,10).

Nuestra diosa queer, a esa que seguimos por fe cargados con un montón de dudas y contradicciones, está relacionada con tres conceptos que aparecen en el versículo que acabo de citar: justicia, amor y hermano. Y debemos tener cuidado, porque los profetas del odio se ponen muy nerviosos y a la defensiva cuando hablan de estos conceptos, y tratan de desdibujarlos, de adulterarlos, para ponernos a los pies de su Dios heteronormativo. A ellos no les gusta nuestra diosa queer y su mensaje de justicia, amor y fraternidad, porque les parece sensiblero, superficial y demasiado femenino para un Dios que, o es macho, o no es Dios.

Para empezar, dicen que la justicia de Dios está relacionada con la Ley, la justicia del Dios macho tiene que ver con cumplir los mandamientos, sus mandamientos, y para ello nos repetirán miles de versículos sacados de contexto. Si bien no podemos dejar de escucharlos, tampoco deberíamos obviar, porque ya los conocemos, que los mensajeros del infierno son personas que necesitan reglas y normas inamovibles para situarse en el mundo, y que la incertidumbre de nuestra diosa queer les crea ansiedad. Los evangelios están repletos de encuentros entre este tipo de mensajeros y nuestro Jesús marica, encuentros en los que le recordaban que era lo que la Ley decía, a la vez que le condenaban por no cumplirla. Y es que para nuestra diosa queer, esa que envió al Jesús marica a nuestro mundo, la palabra justicia tiene otro significado. No es un nombre o un adjetivo, sino un verbo, nuestra diosa queer no habla exactamente de justicia, sino de hacer justicia. Por eso el Jesús marica vivía tratando de devolver la dignidad a todas aquellas personas a las que el sistema político, social y religioso se la había usurpado. Esta justicia evangélica es diabólica para los profetas del odio, porque lo último que quieren es que las personas LGTBIQ (y todas aquellas otras que se les han puesto entre ojo y ojo) nos sintamos dignas cuando nos miramos al espejo. Pero nosotras tenemos que decidir con cuál de las dos formas de entender la justicia nos quedamos, cuál es más próxima al evangelio, la del Dios de la Ley o la del Jesús marica que trae dignidad.

Si el concepto de justicia se les atraganta a los profetas del papel, la palabra amor les pone de los nervios, no la soportan. La razón es que los desnuda, dejando al aire sus vergüenzas, algo que por otra parte no los deja en muy buen lugar. Anhelan el poder del falo, lo anteponen al del amor, por eso se desviven por limitarlo: «Dios nos ama, pero», es la frase con la que siempre comienzan sus discursos de odio, después viene toda una serie de reflexiones diversas cuyo denominador común es tratar de vaciar el contenido de la palabra amor, para finalmente coger el falo y acabar diciendo «Dios al que ama disciplina. Y azota a todo el que recibe por hijo» (Heb 12,6). Así que las personas LGTBIQ que también siguen al Dios del falo, no pueden hacer otra cosa que abandonar sus depravados deseos e identidades para dejarse llevar por un ritual sadomasoquista en el que ese Dios fálico les azota. Dicho de otro modo, los voceros de Baal quieren que nos engañemos, que nos reconozcamos como enfermos para que su Dios nos dé por todos los lados, mientras ellos mantienen su LGTBIQfobia y resto de ignorancias intactas. Pero es que nuestro Jesús marica nos enamora cuando habla de amor de una forma mucho más libre, con menos miedos y complejos. Su dios impotente, el que ha renunciado al falo, nos ama tal como somos, sí tal como somos, aunque seamos terriblemente imperfectos. Y lo sabemos porque nos encontró medio muertos por las heridas que unos ladrones de la fe nos infligieron, se movió a misericordia, a diferencia de todos aquellos religiosos y sabelotodo que pasaron por nuestro lado y no hicieron nada por ayudarnos, vendó nuestras heridas, nos subió hasta su caballo, nos llevó al mesón y cuidó de nosotros. Por eso cuando nos dice que nosotras hemos de hacer lo mismo con nuestros prójimos, sentimos que es un mandamiento difícil de cumplir, pero por otro lado, estamos convencidos de que para cambiar nuestro mundo, no aspiramos a mucho más, es necesario devolver al menos parte del amor que Él nos dio primero. Así que hemos de decidirnos entre el Dios del falo, que nos quiere reprimidos, o el dios que nos reveló un Jesús marica, que nos hace sentir amados y nos llama a ser portadores de un amor queer que no pide nada a cambio.

Finalmente nos topamos con la palabra hermano, ¿quién es nuestra hermana y nuestro hermano? Los mensajeros de la Verdad no nos consideran hermanos y hermanas a las personas LGTBIQ, para ellos somos más bien enviados del diablo que tratan de engañar a los más pequeños y débiles que hay proteger. Esto último es muy importante, porque es la forma con la que justificarán después su violencia. Decir que no se puede ser cristiano y transexual, o cristiana y lesbiana, es lo mismo que decir que no podemos ser a la vez LGTBIQ y hermanos o hermanas. El evangelio de la Verdad no reconoce lazo fraternal con todos los seres humanos, únicamente con quienes forman parte de su grupo, de su forma de entender la fe. En cuanto alguien piensa de otra forma, pasa de ser hermano a ser enemigo. De ser hermana, a ser un peligro. Y a partir de aquí cualquier ataque contra nosotras estará justificado por su fidelidad a la Verdad. Nuestro Jesús marica, como nos tiene acostumbrados, nos propone un camino totalmente diferente y mucho más complicado. Él llamó hermano incluso a quien le entregó para ser crucificado. Y esto nos obliga a actuar de una forma fuera de toda lógica, pero es que a nuestro Jesús marica no le va eso de lo normal y razonable. Y aunque nadie en su sano juicio nos recriminaría nada si pidiésemos a nuestra diosa que lanzase un rayo destructor directamente a la cabeza de los profetas del odio, nuestro dios marica no está por la labor, y nos recuerda que debemos reconocerlos como hermanos y hermanas. No es fácil seguir a un dios así, pero es el que nos entiende, así que es mejor que hagamos todo lo que podamos por aproximarnos a sus peticiones, aunque con esta sea mucho mas queer de lo que algunos podemos soportar. Yo en esto le hago caso, aunque también sigo una máxima de mi abuela, que no era queer, pero era muy lista: «a los hermanos hay que quererlos, pero a algunos es mejor tenerlos lejos».

Carlos Osma

    Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”

Espiritualidad , , ,

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, por Carlos Osma

Jueves, 29 de octubre de 2020
Comentarios desactivados en “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, por Carlos Osma

projimoamorA Ana la maltrataba Juan, su marido, pero nadie en la iglesia dijo nada. No querían ver las marcas que un líder evangélico dejaba en el cuerpo de su esposa, o quizás, creyeron que Ana debía llevar con resignación la situación sometiéndose a su marido para que los no cristianos pudiesen ser ganados para el evangelio[1]. Un día Juan desapareció y, afortunadamente para ella, no volvió nunca más. Años después Ana conoció a Jorge y se enamoró, y al poco tiempo hubo boda, pero no como la que se merecen las vírgenes que acceden al matrimonio por primera vez. De eso se encargó el pastor de la iglesia, que en su sermón no habló de ayuda mutua, ni de entrega, ni de amor… estaba más preocupado por justificar, Biblia en mano, porqué una mujer cristiana repudiada podía casarse por segunda vez: “cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera”[2]. Pedro, el primo de Ana, que estaba allí el día de la boda, no logró adivinar si las lágrimas de Ana eran de vergüenza, por la humillación a la que estaba siendo sometida por alguien que carecía completamente de empatía, o si por el contrario eran de felicidad, al ver como la palabra fornicación escrita hacía dos mil años en otro idioma, en otro mundo diferente al suyo, le había permitido comenzar una nueva vida con Jorge.

A Pedro le dejó marcado aquel suceso, aquella utilización vil de la Biblia contra una persona a la que quería. Por eso, cuando se enamoró de Luís y salió del armario delante de la comunidad evangélica de la que formaba parte, sabía que no lo tendría fácil para ser aceptado, aun así, no imaginó que la gente con la que había crecido le daría la espalda como a un apestado. Decían que no era realmente cristiano porque “todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado”[3]. La relación entre Pedro y Miguel maduró y se estrechó, se casaron diez años después, y cuando invitaron a Ana a su boda, esta rechazó la invitación porque, según les explicó, la Biblia dice que la voluntad de Dios para el hombre es una mujer, no otro hombre. Y les leyó un versículo, sentada en un sofá al lado de Jorge, su segundo marido, mientras la ira recorría de arriba a abajo el cuerpo de Pedro: “Dejará por tanto el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne”[4].

Luís también era de una familia evangélica, pero de una tradición distinta a la de Pedro, que había jurado y perjurado que no volvería a pisar una iglesia en su vida. Aún así, tiempo después, Luís convenció a Pedro para que le acompañara a su iglesia al bautizo de su sobrino Miguel. La celebración fue muy emotiva, a la hermana de Luís le había costado mucho tener un bebé, y cuando ya lo daba por imposible, la última inseminación fue un éxito. Beatriz, la pastora, hizo un sermón impecable: directo, actual, coherente y lleno de empatía. Al acabar se acercó a Pedro, le saludó, y le preguntó si se había sentido bien durante la celebración. Pedro le respondió que no quería ofenderla, pero que no estaba de acuerdo con lo que había visto, que le parecía antibíblico que se bautizara a un niño, porque como seguramente ella sabía, se necesita el arrepentimiento antes de ser bautizado. La misma Biblia lo dice: “Arrepentíos y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo”[5]. Por otro lado, añadió que él no se consideraba machista, todo lo contrario, por definición un gay no podía serlo, pero que lo que había encontrado más alejado de la enseñanza bíblica era que lo hubiera hecho una mujer, y que además hubiese predicado. Que la Biblia era muy clara en ese sentido y que ella debería saberlo, pero por si acaso, se lo recitó de memoria: “No permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio”[6]. Beatriz ni se inmutó, estaba acostumbrada a esos comentarios, de hecho, los que realmente le preocupaban no eran estos, sino los que hacían cuando ella no estaba delante otros pastores que se decían liberales y progresistas, pero eran incapaces de reconocer su machismo. “Dios te bendiga”, fue la única respuesta que le dio a Pedro, y aunque a veces le preguntó a Luís por él, no volvió a verlo nunca más por la iglesia.

Tres semanas después Beatriz fue a un encuentro de mujeres pastoras, y allí se enteró de que Jaime, un pastor que recordaba vagamente del seminario, ahora era la pastora Júlia y quería participar en el encuentro. De hecho, se había presentado en él, algo que a muchas mujeres pastoras no les había parecido correcto. Beatriz no dudó en acercarse a Julia para decirle que tenía todo su apoyo, que admiraba su valentía, que imaginaba que no debía haber sido fácil haber hecho la transición, y que para cualquier cosa que necesitara todas las pastoras estarían a su lado, incluso para acompañarla en el día del Orgullo Gay. Sin embargo, le dijo intentando medir sus palabras, aunque estamos siempre al lado de las personas transexuales, esto no es un encuentro sobre diversidad, sino para mujeres. “No para personas que se sienten mujeres, sino para las que lo son”, apostilló, dándose cuenta de que aquello no había sonado del todo progre. Julia le respondió que ella no se sentía una mujer, sino que era una mujer. Y Beatriz acabó por recordarle que, aunque cada persona tiene el derecho a expresarse como considere, la Biblia deja muy claro que “Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creo, varón y hembra los creó”[7], que la voluntad de Dios no la puede cambiar un médico en una operación, y que aquel era un encuentro de hembras creadas por Dios. Julia, indignada, sabiendo que aquello era una batalla perdida, se dio media vuelta y se marchó.

En la puerta de la iglesia que Júlia pastoreaba dormían todos los días un grupo de indigentes, y cada mañana tenía que llamar a la guardia urbana para que viniese a recoger los cartones y colchones que dejaban. Un día, Júlia llegó más temprano a la iglesia, Santiago todavía dormía cuando ella empezó a gritarle: “¡Esto es una iglesia, no un hostal!”. Santiago al escucharla, se levantó enseguida y recogió los dos cartones con los que esa noche se había protegido del frío. Después, le explicó que no tenía dinero para pagarse un hostal, pero Júlia le respondió que si se hubiera esforzado su situación sería otra, y añadió que trabajar y dejar de vivir de los demás era un mandato divino recogido en la Biblia: “con el sudor de tu frente comerás el pan”[8]. Santiago desapareció dejándola con la palabra en la boca.

Cuando dobló la esquina se encontró con Arturo, al que no conocía y que jamás había visto por allí, que le preguntó si pasaba cocaína. Santiago le respondió que dos calles más arriba, había un camello, pero que tuviera cuidado porque era un tipo peligroso que no se andaba con tonterías. Después, le dijo que vaya mierda haber caído tan bajo, que daba asco y que se quitara de delante. Que lo mejor que podía hacer era cuidar su cuerpo porque “era el templo del Espíritu Santo”[9], o al menos eso era lo que recordaba que le dijo el párroco cuando hace muchos años hizo los cursos de confirmación. Arturo ni escuchó lo último que le dijo, únicamente subió dos calles, consiguió la coca, y la esnifó. Con el subidón, se dirigió a casa, y allí encontró a Dámaris, su pareja, que se negó a mantener relaciones sexuales con él. Entonces empezó a golpearla mientras le decía que, según la Biblia, las mujeres deben someterse a sus maridos en todo, porque ellos son su cabeza[10].

Carlos Osma

Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”

Notas:

[1] 1 P 3,1.

[2] Mt 19,9.

[3] 1 Jn 3,9

[4] Gn 2,25.

[5] Hch 2,38.

[6] 1 Ti 2,12.

[7] Gn 1,27.

[8] Gn 3,26.

[9] 1 Co 6,19.

[10] Ef 5,22.

Espiritualidad , , , ,

Grupos conservadores de Chile usan la televisión para difundir mensajes de odio anti-LGBT

Miércoles, 21 de octubre de 2020
Comentarios desactivados en Grupos conservadores de Chile usan la televisión para difundir mensajes de odio anti-LGBT

2-1264x632

Por Airam Fernández, desde Santiago de Chile

A finales de septiembre comenzó en Chile la emisión de la franja electoral televisiva de las campañas del Apruebo y del Rechazo para el histórico plebiscito constitucional que se realizará en el país el 25 de octubre. Algunos sectores del Rechazo vinculados a las iglesias evangélicas y a la Unión Demócrata Independiente (UDI) -un partido político de derecha- están utilizando ese espacio para difundir mensajes de odio en contra de la diversidad sexual, construidos en base a discursos religiosos, simbología de la comunidad y hasta testimonios de personas LGBTI.

Según las reglas del sistema de propaganda política chileno, esta franja -que incorpora por primera vez a la sociedad civil- debe emitirse dos veces al día. Cada una dura 15 minutos, con 7 minutos y 30 segundos divididos por igual entre los partidos y organizaciones de ambas opciones. Que sea un espacio que se transmite en cadena nacional y en televisión abierta en los canales agrupados en la Asociación Nacional de Televisión es algo que preocupa a la comunidad LGBTI, por algunos de los contenidos difundidos que les señalan, frente a la posibilidad de escribir una nueva Constitución. 

Presentes los analizó, a partir de la visión de activistas y expertxs de la diversidad en materia comunicacional y de leyes. También consultó a la Pastoral de la Diversidad Sexual (Padis), una comunidad de hombres y mujeres lesbianas, gays y bisexuales que junto a sus familias, se vinculan a la Comunidad de Vida Cristiana (CVX), una asociación laica internacional inspirada en el modelo de vida espiritual de Ignacio de Loyola.

Bandera de la diversidad y una iglesia ardiendo

A través de la Fundación El Samaritano, un grupo evangélico que milita por el Rechazo utiliza imágenes de marchas por el aborto, la bandera de la diversidad e incluso una iglesia ardiendo en llamas. Se van intercalando con una música de suspenso de fondo y una voz en off que narra: “La iglesia evangélica ha estado siempre en ayuda de los que más necesitan, pero hoy está en peligro y vamos a salir a defenderla. El prudente ve el peligro y lo evita, el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias”.

1-1024x569Hay una clara intención en la forma de construir ese mensaje, dice Érika Montecinos, periodista y directora de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio (RS): “Quieren vincular a la diversidad con la destrucción”.

Erich Mellado, periodista y parte de la organización Padis, lo ve como parte de la avanzada de populismos de extremos ideológicos que se han levantado también en varios países y que promueven una agenda en contra de la diversidad sexual. “Muchos de esos programas políticos han sido eficaces en construir y extender el concepto ‘ideología de género’, que ha sido recogido por el mundo católico y cristiano, sobre todo, entre los más conservadores. Así, se ha entremezclado la política partidista con cierto integrismo religioso que, entre sus enemigos, tiene a las demandas de la comunidad LGTB+”, dice.

Para Constanza Valdés, abogada trans, asesora legislativa y codirectora de la Asociación de Abogadas Feministas de Chile (Abofem), no solamente es “lamentable y vergonzosa” la forma de actuar de estos grupos religiosos, que a su juicio imitan a los grupos más conservadores del Brasil de Jair Bolsonaro. Es, también, algo fuera de norma: “No sólo buscan difundir una campaña de terror, con miedos, prejuicios y lgbtifobia infundada, sino que no corresponde. Desde 1925, el Estado de Chile está separado de la Iglesia y partiendo de ahí, la política y la gerencia estatal no se pueden mezclar con la religión”.

Valdés dice que también son discursos muy peligrosos, que pueden abonar el clima violento y anti derechos que avanza en el país. “Pueden provocar que la gente actúe en contra de nosotres solamente porque se promueven en televisión nacional y a lo largo de todo Chile”, advierte.

“Votar aprueblo es votar por Satanás”

3-1024x575Votar apruebo es votar por Satanás. Eso insinúa el mensaje de un grupo autodenominado “Evangélicos por el Rechazo”, que utilizó su espacio en la franja para difundir un mensaje que al menos a Valdés sólo le causa risa. Kevin Valenzuela es el vocero en este caso: “La Biblia dice que Satanás vino precisamente a matar, robar y destruir. Esto nos demuestra quién es el que está detrás de todo este proceso refundacional de Chile y ningún hijo de Dios puede dar su aprobación a las obras infructuosas de las tinieblas”.

Valenzuela es un férreo defensor de movimientos anti derechos como el de “Con mis hijos no te metas”. Tanto su aparición como la de la bandera de la diversidad en el spot de este grupo evangélico buscan “recordar al público más conservador sobre los supuestos peligros que tendría abrir la puerta a los derechos de las minorías sexuales”, observa Mellado.

Y añade que como estrategia, este grupo recurre al miedo para señalar, por ejemplo, “supuestos nexos entre la diversidad sexual y la pedofilia, la no existencia de una clara imagen de los roles padre y madre para los hijos e hijas, y tantos otros desastres que supondría votar por el Apruebo”. Cree que lo hacen basados en una visión “bibliocéntrica”: “Quizás, esta es una de las diferencias que existe con el mundo católico, en donde hay un debate más amplio para comprender la Biblia”.

Mellado también subraya que esto ocurre en un escenario que tiene varios años en construcción. Prueba de ello es que en el Parlamento chileno hay una bancada evangélica conformada, que surgió para “luchar en favor de los ‘valores cristianos’”, pero que al mismo tiempo se opone “a toda legislación que pudiera contrariarlos”, como los avances en el reconocimiento de derechos para la diversidad sexual.

“Ponen en riesgo toda nuestra evidencia y testimonios”

La aparición de un Youtuber conocido como el “Facho Cola” también molestó a la comunidad. En la franja del Rechazo, asegura que jamás he tenido problemas al decir que es gay, pero que no ocurre lo mismo cuando dice que es gay y de derecha. Valdés pone en duda la primera afirmación, sobre todo en un país como Chile, que en 2019 registró un ataque de homofobia y transfobia cada seis días, de acuerdo a la data del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). “Es un discurso que pone en riesgo toda nuestra evidencia, nuestros testimonios”, dice.

Para Montecinos, la intención de ese mensaje es, primero mostrar que la derecha apoya a la comunidad o tiene gente de las disidencias en sus filas. Y cree que eso, al mismo tiempo, es un intento de restarle importancia al movimiento: “Cada persona es libre de militar donde quiera, pero esto es claramente un intento de relativizar todo, de decir que todo da lo mismo, si igual ‘nos apoyan’, como sugieren ahí”.

Mellado cuestiona el uso de una etiqueta como “facho cola” para presentar a una persona no heterosexual, sobre todo por la carga de ese adjetivo. “Pareciera que existe en algunos la necesidad de presentar a la diversidad con esos apelativos, como una caricatura. Lo otro cuestionable es que él no habla sobre los derechos de la diversidad o los cambios que podría traer al colectivo votar por esa opción en la papeleta electoral”, plantea.

“Quieren anular y agredir todo lo que sea diferente a la heteronorma”

4-1024x568En la franja, una estudiante de trabajo social de la Universidad de Chile cuenta un episodio de violencia que vivió el año pasado. Dice que por motivos políticos, un grupo de encapuchados “como de 15 personas” la atacaron. Y justo cuando dice eso, la sacan del cuadro, su voz se queda en off y sale en pantalla una imagen que parece captada por una cámara de seguridad, donde se ve un grupo de personas vestidas de negro, muy cerca de un mural donde aparecen personajes emblemáticos de la diversidad en Chile: Pedro Lemebel, Hija de Perra, Gabriela Mistral, Mara Rita y Nicole Saavedra, asesinada en 2016.

A Montecinos le preocupa este guiño a la diversidad con la construcción de un mensaje como ese: “Evidentemente hay una intención de anular y agredir todo lo que sea diferente a la heteronorma. Quieren dar a entender que todo lo relacionado con la diversidad, con las disidencias, incluso con personas que fueron violentadas, implica una sociedad en peligro. Es caer muy bajo, porque en ese mural además aparece el rostro de Nicole y seguramente quienes hicieron esa campaña no deben tener ni idea de lo que padeció sólo por el hecho de ser lesbiana y camiona”.

Valdés explica que en este escenario no existen herramientas legales específicas. Ni siquiera acciones especiales a las que recurrir para sancionar discursos de odio, más allá de la figura del recurso de protección como el que presentó Fundación Iguales ante la Corte de Apelaciones de Santiago y en contra de la UDI, ante las evidentes referencias discriminatorias.

La excusa de la libertad de expresión

Pero lo que ambas consideran especialmente grave dentro de todo esto, es que quienes promueven estos discursos se excusan en la libertad de expresión. Para Montecinos, no son más que discursos de odio que hay que denunciar públicamente, a través de medios y redes sociales, ante la falta de otras herramientas. “Si se trata de mensajes que atentan contra las libertades de otras personas, o que son construidos desde creencias o ignorancias respecto de la existencia de otras personas, no pueden ser validados en un Estado que dice proteger a todas las personas”, dice, criticando además el rol del Servicio Electoral de Chile (Servel), institución que en teoría tiene la función fiscalizadora en materia de campañas electorales.

Para Valdés, precisamente por esto era tan importante el avance de un proyecto como el de Educación Sexual Integral, rechazado la semana pasada en la discusión parlamentaria. De aprobarse, sería un gran aporte para una educación que permitiera “combatir el odio y la ignorancia” con información, discusión y libertad frente al derecho de vivir una sexualidad libre de prejuicios.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Polonia: IKEA demandada por despedir a un homófobo que dijo a sus compañeros que los homosexuales deberían ser asesinados.

Martes, 2 de junio de 2020
Comentarios desactivados en Polonia: IKEA demandada por despedir a un homófobo que dijo a sus compañeros que los homosexuales deberían ser asesinados.

People walk past an Ikea center in Warsaw, Poland on September 10, 2018. (Photo by Jaap Arriens/NurPhoto via Getty Images)  (Photo by Jaap Arriens/NurPhoto via Getty Images)

 

IKEA está siendo amenazado con una demanda en Polonia por despedir a un empleado “homofóbico” que escribió en la intranet de la compañía que las personas homosexuales deberían ser asesinadas y que fue defendido por la Iglesia católica polaca.

El ex empleado de IKEA, identificado como Tomasz K, dijo que fue despedido el año pasado después de que se negó a eliminar un comentario homofóbico que publicó en el sitio interno de la empresa. “La aceptación y promoción de la homosexualidad y otras desviaciones es escandalosa”, escribió, junto con varios versículos bíblicos anti-gay.

IKEA dijo en ese momento que el empleado había expresado una opinión “de una manera que podría afectar los derechos y la dignidad de las personas LGBT +. Además, el empleado realmente usó citas del Antiguo Testamento sobre la muerte, la sangre en el contexto de qué destino debería conocer la gente homosexual”, agregó. “Muchos empleados planteados por esta entrada se pusieron en contacto con nuestro departamento de recursos humanos”.

La decisión de IKEA de despedir al hombre estaba en línea con el Código Laboral de Polonia, que exige que los empleadores combatan la discriminación debido a la orientación sexual, pero causó indignación en todo el país y el minorista se enfrentó a un boicot a nivel nacional.
IKEA enfrenta cargos de “violación de los derechos religiosos” en Polonia.

El ministro de justicia de Polonia, Zbigniew Ziobro, calificó las acciones de IKEA como “absolutamente escandalosas” y ordenó a la oficina del fiscal investigar el caso. Después de una investigación de un año, los fiscales han decidido acusar al gerente de recursos humanos de IKEA por violar los derechos religiosos del empleado.

El portavoz de los fiscales, Marcin Saduś, dijo que la decisión de despedir a Tomasz K “fue el resultado de una evaluación arbitraria y el prejuicio de [el gerente] hacia el empleado que, al expresar sus opiniones, se refirió a los valores cristianos”, informa Wprost .

Los versos de la Biblia que cita Tomasz K prometen violencia hacia personas LGBT +, incluyendo: “Si un hombre se acuesta con un hombre como con una mujer, ambos han cometido una abominación; seguramente serán ejecutados; su sangre está sobre ellos “.

Pero los fiscales argumentan que citar estos versículos “no fue un ataque contra una persona específica de entre sus colegas, sino una respuesta a la acción del empleador” de celebrar el Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia.

Señalan que la constitución polaca garantiza la libertad de conciencia, religión y expresión, lo que hace que su declaración sea permisible.

Desafortunadamente, existen precedentes para casos como este que tienen éxito en los tribunales polacos: el ministro de justicia Ziobro logró anular un veredicto contra un empleado de una imprenta que se negó a servir a un cliente LGBT +.

En este caso, el tribunal dictaminó que la constitución de Polonia protege la libertad de conciencia, que incluye “el derecho a no apoyar el contenido homosexual”.

En febrero de este año, el odio y la intolerancia anti-LGBT + se dispararon en el país de Europa del Este cuando un tercio de Polonia se declaró una “zona libre de LGBT”. Casi 100 municipios locales firmaron una promesa de adoptar resoluciones contra la “propaganda LGBT +”, y se proclamaron a sí mismos como “libres de la ideología LGBT +”. Las autoridades locales en estas áreas se comprometen a abstenerse de actos que fomenten la tolerancia y deben evitar proporcionar asistencia financiera a las ONG que trabajan para promover la igualdad de derechos.

La medida de odio LGTBfobo, que el diario italiano La Repubblica comparó con el concepto nazi de zonas judenfreilibres de judíos»), llegó hasta el Parlamento Europeo. El 18 de diciembre del año pasado la cámara aprobó, por 463 votos a favor frente a 107 en contra, una resolución de condena de las «zonas libres de ideología LGTB». En enero, el activista Bart Staszewski inició una campaña para visualizar el estigma de esta iniciativa posando con signos en varios idiomas junto a las señales de entrada a las localidades adheridas a la iniciativa LGTBfoba (ver imagen, a la izquierda). A fecha de hoy, las jurisdicciones declaradas «zonas libres de ideología LGTB» abarcan un tercio de la superficie total de Polonia e incluyen cerca de cien municipios, al menos dieciocho condados y cinco regiones (a las cuatro iniciales se les unió Łódź).

Fuente Pink News/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias) , , , , , ,

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”, por Carlos Osma

Lunes, 23 de marzo de 2020
Comentarios desactivados en “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”, por Carlos Osma

pabloLeído en su blog Homoprotestantes:

“Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al Sumo sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que, si hallaba algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajera presos a Jerusalén. Pero, yendo por el camino, aconteció que, al llegar cerca de Damasco, repentinamente lo rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?[1]”.

Este fin de semana un programa de televisión denunciaba las terapias para curar la homosexualidad que se realizan en iglesias evangélicas de Madrid. Lo hizo compartiendo un vídeo en el que un periodista se somete a un exorcismo para dejar de ser gay mientras varias personas oran, cantan, y le ungen con aceite mientras gritan: “¡Espíritu inmundo! ¡Espíritu de homosexualismo! ¡Apártate, Satanás! ¡Espíritu de sexo, de fornicación, de adulterio! ¡Fuera de aquí!”. Cutre, todo muy cutre, aunque lo realmente preocupante no es el lodo por el que se arrastran estas iglesias evangélicas (desconozco si forma parte de Ferede [2], y si es así, qué medidas tomará), ni que sean las responsables de que la sociedad ponga al resto de iglesias evangélicas en el mismo saco de extremismo y fundamentalismo, sino a cuántas personas les han destruido la vida sin que una cámara de televisión haya dejado constancia.

Hace unos días, Mateo, un conocido de una iglesia evangélica que lucha cada día de su vida para que nadie descubra que es homosexual, colgaba en su página de Facebook que el Partido Socialista quiere adoctrinar a niños y niñas para que acaben siendo gais y lesbianas (que evidentemente para él es lo peor de este mundo, de su mundo). Además, hacía una defensa de eso que tanto le aterra que le arrebaten, la masculinidad, diciendo: “la masculinidad es honorable, un don de Dios por el que sentirse orgulloso y agradecido”. La verdad es que la guerra por la masculinidad yo creo que la tiene perdida, no porque no sea un tío machote y todo eso (juega al futbol como nadie y es de Vox… más masculinidad creo que es inalcanzable), sino porque su entorno evangélico que es en el que pasa su vida, sabe que es homosexual y no lo ve como un hombre, sino como un homosexual que lucha por serlo. Es doloroso ver a alguien atrapado en una lucha sin fin, en una huida constante de sí mismo. Y más cuando todo eso se hace en nombre de dios.

Mateo no solo cuelga en Facebook reflexiones sobre masculinidad sino también vídeos y reflexiones de Cesar Vidal al que creo tiene como ídolo a imitar (será por eso que vive armarizado). Y justo ayer compartió la presentación que hizo Vidal en Perú, en el Seminario La Familia Relevante, donde hablaba sobre las amenazas a las que se enfrentan las familias. Tengo que decir que ya sabía que para este señor las amenazas no iban a ser los bajos salarios, el desempleo, el precio de la vivienda, la falta de inversión en educación, etc… Pero no pude resistirme y decidí escuchar su análisis que consiste básicamente en decir que la ideología de género es el demonio, y que los evangélicos son los únicos que están resistiéndola (imagino que con el mismo aceite de oliva que los exorcistas en las iglesias evangélicas de Madrid). Bueno, en realidad no todos los evangélicos porque aprovechó para lanzar dardos a Ferede, ya que según él se pliega a la ideología de género para poder recibir subvenciones del Estado, también a la Editorial Clie por vender libros como El Evangelio Subversivo que promueven dicha ideología, a Alfonso Ropero, a Ignacio Simal, a Lupa Protestante…. vamos, a todo lo que se mueva más que las lorzas que le caían por encima del cinturón. Lo más increíble de todo es que después de dar palos a diestro y siniestro, acabó su presentación diciendo que lo que él quiere como cristiano es buscar el Reino de dios y su justicia, y que éste se hará presente cuando los cristianos reflejemos el carácter de dios. A uno le aterra el Reino de dios que busca, y no creo que el dios que refleja, lleno de odio y discriminación, tenga nada que ver con el de Jesús.

La palabra “sagrado” según la RAE significa “digno de veneración por su carácter divino o por estar relacionado con la divinidad”, y ayer mismo me enteré de que el Gran diccionario enciclopédico de la Biblia de Clie es considerado sagrado por el fundamentalismo. Me enteré al leer un artículo que me envió otro amigo (por favor desde aquí les pido que tengan misericordia de mí y me envíen cosas más constructivas) en el que un señor pone el grito en el cielo porque según él, el Doctor en teología Renato Lings había sido colaborador de dicho diccionario. La manera de describir a Renato es la siguiente: “teólogo queer luterano quien desde sus 24 años declaró abiertamente su homosexualidad, coordinador en Europa del movimiento otras ovejas que se encarga de repartir licencias cristianas a homosexuales, formando pequeñas iglesias sodomitas… hizo el prólogo del libro pervertido y abominable titulado Solo un Jesús marica puede salvarnos”. La tesis de este iluminado es que teólogos (léase como un insulto) como Renato Lings se están “infiltrando” para intentar “cambiar los conceptos bíblicos tradicionales”. Que en palabras más llanas se traduce como: los enemigos ya están dentro, nos quieren destruir, y tenemos que defendernos.

Los cuatro ejemplos que he puesto son solo una muestra del ridículo, y el daño, que están haciendo muchos cristianos al intentar defender y predicar un evangelio homófobo. Evidentemente sus propias palabras los desacreditan, y todo lo demás que puedan añadir o hacer en cualquier otro aspecto, queda manchado por la cerrazón e intransigencia que muestran en este. Su voz solo es escuchada por quienes viven encerrados en el mismo lugar imaginario, y la única posibilidad de mantener su discurso es aislarse totalmente del exterior. Han perdido la conexión con la sociedad y la realidad, y parecerían payasos que nos hacen reír si no fuera porque los payasos son gente que quieren hacer feliz a los demás. Para todos ellos, y para quienes promueven como ellos la homofobia, sigue siendo pertinente la pregunta que Jesús le hizo a Pablo: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”.

Carlos Osma

Notas:

[1] Hch 9,1-4

[2] Federación Religiosa de Entidades Evangélicas de España.

*

Si todavía no lo has leído mi libro “Solo un Jesús marica puede salvarnos”, puedes ver el listado actualizado de donde está disponible AQUÍ.

***

Espiritualidad, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , ,

Discursos del odio. La internacional Cristo-neofascista, al asalto del poder blandiendo la biblia y el crucifijo (III)

Martes, 28 de enero de 2020
Comentarios desactivados en Discursos del odio. La internacional Cristo-neofascista, al asalto del poder blandiendo la biblia y el crucifijo (III)

emcke1El cristo-neofascismo se alimenta del odio, crece e incluso disfruta con él, lo fomenta entre sus seguidores y lo extiende a toda la ciudadanía

El odio se traduce en una serie de manifestaciones dogmáticas, intolerantes, irrespetuosas y agresivas contra todos los elementos de respeto y convivencia de la sociedad

¿Cómo responder al discurso de odio? ¿Tendremos que resignarnos ante esta Internacional del odio y sus violentas manifestaciones? En absoluto

Inspirándome en el libro de Carolin Emck Contra el odio (Taurus, Madrid, 2017), ofrezco el siguiente once-cálogo

La Internacional cristo-neofascista constituye una crasa manipulación de la religión y una perversión de lo sagrado que viene a apoyar y los discursos las prácticas de odio de los partidos de extrema derecha en todo el mundo, que nada tienen que ver con la orientación liberadora e igualitaria del cristianismo originario y de la mayoría de las religiones.

El cristo-neofascismo se alimenta del odio, crece e incluso disfruta con él, lo fomenta entre sus seguidores y lo extiende a toda la ciudadanía. En su libro La obsolescencia del odio (Pre-textos, Valencia, 2019), el intelectual pacifista Günther Anders lo define como “la autoafirmación y la auto-constitución por medio de la negación y la aniquilación del otro”. Tal modo de proceder está en contradicción con los principios morales de la mayoría de las religiones, en concreto del cristianismo, como el perdón y el amor al prójimo, a los enemigos y la renuncia a la venganza del “ojo por ojo y diente por diente”.

El odio se traduce en una serie de manifestaciones dogmáticas, intolerantes, irrespetuosas y agresivas contra:

– la “teoría de género”, a la que llaman despectivamente “ideología de género” –asocian con la lucha y la competitividad entre hombres y mujeres, responsabilizan de la destrucción de la familia y acusan de degradar la dignidad de las mujeres;

– el feminismo, definido como “feminazismo”, “cosa del diablo” y “suicidio de la propia dignidad humana”;

– los programas de educación afectivo-sexual en las escuelas bajo la consigna “con mis hijos no te metas”;

– la violencia de género, negando la evidencia de los miles de feminicidios producidos en todo el mundo por odio a la vida de las mujeres;

– el LGTBIQ con la defensa de la heteronormatividad y la binariedad sexual, que desemboca en persecución y agresiones contra gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer;

– el matrimonio igualitario y la homosexualidad, limitando los derechos afectivo-sexuales de las personas;

– la interrupción voluntaria del embarazo con la persecución y la excomunión a quienes la practican;

– las personas y los colectivos migrantes, refugiados y desplazados, objeto de xenofobia, a quienes se acusa de ser los responsables de los disturbios sociales que se producen en los países de acogida, de quitar el trabajo a las personas nativas y de hacer uso de unos servicios sociales, sanitarios y educativos cuyos únicos destinatarios deben ser los ciudadanos nacionales;

– las comunidades musulmanas, a las que se acusa de tener otro modelo de familia, de discriminar a las mujeres y de tener una concepción de la política incompatible con la democracia y los derechos humanos;

– las comunidades judías, objeto de antisemitismo;

– las personas negras, objeto de racismo;

– el cambio climático, demostrado científicamente en la Cumbre del Clima que se celebró en Madrid, así como la necesidad de endurecer los recortes de emisiones y los futuros mercados de carbono, con una actitud negacionista, tan irracional como negar la evidencia;

– la naturaleza, a quien se niega su dignidad y derechos, es objeto de eco-cidio y se la depreda por mor del modelo de desarrollo científico-técnico de la modernidad, que pone la naturaleza al arbitrio del ser humano;

La Internacional cristo-neofascista ha cambiado el mapa político y religioso en Estados Unidos, están cambiando el mapa de América Latina y va camino de hacerlo en Europa, del que ya tenemos ejemplos en Polonia, Hungría, Austria, Italia, etc. El salto a la política del movimiento religioso fundamentalista supone un grave retroceso en la autonomía de la esfera pública y política y de la cultura, en la secularización de la sociedad y en la separación entre Estado y religión.

América Latina tuvo, durante más de una década, gobiernos progresistas, que incorporaron nuevos protagonistas a la vida política: mujeres, comunidades campesinas, indígenas, afrodescendientes, identidades afectivo-sexuales otrora discriminadas, la propia naturaleza, religiones originarias. Hoy ha girado hacia gobiernos conservadores, que niegan todo protagonismo a los sujetos emergentes que acabo de citar.

Dicha Internacional defiende el fortalecimiento de la familia patriarcal y el racismo epistemológico, que desprecia los conocimientos y saberes que no se atienen al modelo del pensamiento único y a la concepción eurocéntrica del conocimiento y del saber científico.

Mientras tanto muestra una total insensibilidad ante el fenómeno de la pobreza y las desigualdades, que año tras año crecen, las dictaduras militares, que reprimen a la población con método mortíferos, las muertes de personas migrantes que huyen del hambre y buscan mejores condiciones de vida para ellas y sus familias, las discriminaciones de género, etnia, cultura, religión, género, clase social, identidad sexual, la destrucción del medio ambiente, etc.

¿Resignarse o de-construir los discursos de odio?

¿Cómo responder al discurso de odio? ¿Tendremos que resignarnos ante esta Internacional del odio y sus violentas manifestaciones? En absoluto. Inspirándome en el libro de Carolin Emck Contra el odio (Taurus, Madrid, 2017), ofrezco el siguiente once-cálogo:

 1. No callar ante los odiadores, ni dejarnos amedrentar por ellos, no tener miedo a las represalias. La defensa de la igual dignidad de todos los seres debe ser defendida sin miedo como imperativo categórico que no admite silencia ni cobardía.

2. No considerar el odio como algo natural, sino como algo que se incuba, se programa, se cultiva, se fomenta a través de los múltiples mecanismos que tienen quienes lo practican y los apoyan.

3. No responder al odio con más odio, porque, como en el caso de la respuesta violenta a las prácticas de violencia, genera una espiral de imparable de la violencia, la reacción discursiva y práctica de odio a los discursos y prácticas de odio, generará una espiral imparable del odio.

4. Analizar el contexto en que se produce el odio y las causas que lo provocan para ir al fondo de dichas actitudes y prácticas no quedarnos en la superficie.

5. Hacer un elogio comprometido de lo diferente y lo “impuro”, y reconocer a los otros y las otras no como alteridades negadas, sino como como iguales y diferentes.

6. Observar el odio antes de su estallido para prevenir sus mortíferas consecuencias. Lo que requiere análisis rigurosos de las situaciones y contextos en los que se produce.

7. Tener el valor de enfrentarnos a él como condición necesaria para defender la democracia, ya que el odio políticamente organizado constituye una de las mayores amenazas contra la democracia.

8. Adoptar una visión abierta de la sociedad, respetuosa del pluralismo a todos los niveles: político, religioso, social, cultural, étnico, etcétera.

9. Ejercer la capacidad de ironía y de duda, de la que carecen los generadores de odio, enfundados como están en certezas absolutas, identidades singularistas y seguridades ególatras, gestos airados y actitudes violentas. Frente al discurso del odio tendríamos que seguir la propuesta de Frida Kahlo:

“Reír me hizo invencible.
No como los que siempre ganan,
Sino como los que nunca se rinden”.

10. Construir comunidades no discriminatorias, sino integradoras donde quepamos todas y todos, también la naturaleza, practicando la eco-fraternidad-sororidad, la ciudadanía-mundo y la cui-dadanía (de cuidados), que nos obliga a todas y todos por igual.

11. Respetar y reconocer la dignidad y los derechos de la naturaleza, de la que formamos y somos parte, frente a la depredación de la que es objeto por parte del modelo de desarrollo científico-técnico de la modernidad.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , , , , , , , ,

La Internacional Cristo-neofascista, al asalto del poder blandiendo la Biblia y el crucifijo (II)

Jueves, 23 de enero de 2020
Comentarios desactivados en La Internacional Cristo-neofascista, al asalto del poder blandiendo la Biblia y el crucifijo (II)

Trump Bolsonaro Estados Unidos BrasilDonald Trump y Jair Bolsonaro

“Los evangélicos fundamentalistas son los que inspiran y legitiman la política declaradamente homófoba, sexista, xenófoba y antiecológica de Bolsonaro”

“En El Salvador, la diputada de Conciliación Nacional Eileen Romero ha presentado una moción para decretar la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas”

“En Bolivia han entronizado la Biblia en la presidencia de la República para legitimar el golpe a Morales, lavar las muertes producidas como consecuencia del mismo, confesionalizar cristianamente la política, negar la identidad de las comunidades indígenas y desprestigiar sus cultos, calificándolos de “satánicos””

“Estamos ante una crasa manipulación de la religión y una perversión de lo sagrado que viene a apoyar los discursos de odio”

En Colombia fracasaron los Acuerdos de Paz porque los evangélicos fundamentalistas y los católicos integristas hicieron campaña en contra alegando falsamente que en ellos se defendían el matrimonio igualitario, el aborto y la homosexualidad. En la primera vuelta de las pasadas elecciones de Costa Rica ganó el pastor evangélico Fabricio Alvarado con un discurso a favor de los “valores cristianos” y del neoliberalismo y contra el aborto y el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos favorable al matrimonio entre personas del mismo sexo.

En Brasil los partidos evangélicos fundamentalistas fueron decisivos en la reprobación de Dilma Rousseff y en la elección del exmilitar Jair Messias Bolsonaro como presidente del país. Son ellos realmente los que inspiran y legitiman su política declaradamente homófoba, sexista, xenófoba y antiecológica. El apoyo a los discursos de Bolsonaro fomenta el eco-cidio y el racismo hacia las comunidades indígenas y desemboca tristemente en asesinato de los ecologistas.

A Brasilia llegó la organización norteamericana “Capitol Ministries”, cuyo objetivo es la creación de discípulos de Cristo en el ámbito político en todo el mundo. Lo que pretende es reconstruir la nación brasileña a partir de valores cristianos forjados a través del estudio de la Palabra de Dios” y llevar los estudios bíblicos a Bolsonaro y sus ministros, mantener reuniones bíblicas individuales con los parlamentarios, especialmente con los no convertidos, y conseguir que cada parlamentario del Congreso Nacional reciba los textos bíblicos.

El gobierno de El Salvador parece seguir similares derroteros. En su toma de posesión el presidente de la República, Nayib Bukele, invitó a dirigir una reflexión y una oración al pastor evangélico argentino Dante Gebel, conocido por sus vínculos con pastores ultraconservadores como Casha Luna. Posteriormente se reunió con una representación de pastores evangélicos de diferentes países, entre los cuales había algunos de Estados Unidos, que son asesores de Trump. La diputada de Conciliación Nacional Eileen Romero ha presentado una moción para decretar la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas. La Asamblea Legislativa invitó a un grupo de pastores evangélicos a dirigir una plegaria religiosa en el día oficial destinado a la oración.

En Bolivia los militares y los sectores religiosos fundamentalistas han dado un golpe de Estado contra Evo Morales, presidente legítimo de la República Plurinacional, que colocó a las comunidades indígenas en el centro de su política social, cultural, económica y en la cartografía mundial. Y lo han hecho con la Biblia y el Crucifijo, puestos al servicio de la represión y de la humillación de los pueblos originarios.

Luis Fernando Camacho, jefe cívico de la oposición, y Jeanine Áñez, actual presidenta ilegítima, entronizaron la Biblia en la presidencia de la República para legitimar el golpe, lavar las muertes producidas como consecuencia del mismo, confesionalizar cristianamente la política, negar la identidad de las comunidades indígenas y desprestigiar sus cultos, calificándolos de “satánicos”.

“Sueño con una Bolivia libre de ritos satánicos indígenas, la ciudad no es para los indios, que se vayan al Altiplano o al Chaco… ¡Qué año nuevo ni lucero aymara del alba! Satánicos, a Dios nadie lo reemplaza”. Fueron declaraciones hechas en 2013 por Jeanine Áñez, que ha logrado poner en práctica ahora tras el golpe de Estado.

“Bolivia para Cristo. Nunca más la Pachamama al Palacio [Presidencial]… Dios nos ha enviado a Bolivia para evangelizar por segunda vez”. Fueron afirmaciones de Luis Fernando Camacho tras el golpe militar, seguidas por la colocación de la Biblia sobre la bandera criolla boliviana en el hall del Palacio del Gobierno en la Paz. Camacho llevaba razón: empezaba una segunda evangelización bañada de sangre como la primera de hace más de cinco siglos.

Nueva-presidenta-Bolivia_2176892293_14086290_667x375

La presidenta ilegítima de Bolivia

Tras estos fenómenos producidos en diferentes países habría que hablar de una alianza cristo-bíblico-militar-neoliberal-patriarcal fascista que actúa coordinadamente en todos los continentes, y muy especialmente en América Latina, utiliza irreverentemente el nombre de Cristo y defiende la “teología de la prosperidad” como legitimación del sistema capitalista en su versión neoliberal. Y lo hace con excelentes resultados: refuerza gobiernos autoritarios, derroca a presidentes elegidos democráticamente, da golpes de Estado, impide la aprobación de leyes en defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y encarcela a dirigentes políticos de la oposición, etc.

“Tras estos fenómenos producidos en diferentes países habría que hablar de una alianza cristo-bíblico-militar-neoliberal-patriarcal fascista que actúa coordinadamente en todos los continentes”

Estamos ante una crasa manipulación de la religión y una perversión de lo sagrado que viene a apoyar los discursos de odio y las prácticas de los partidos de extrema derecha en todo el mundo, que nada tienen que ver con la orientación liberadora e igualitaria del cristianismo originario.  El cristo-neofascismo se alimenta del odio, crece e incluso disfruta con él, lo fomenta entre sus seguidores y lo extiende a toda la ciudadanía. En su libro La obsolescencia del odio el intelectual pacifista Günther Anders lo define como “la autoafirmación y la auto-constitución por medio de la negación y la aniquilación del otro. Tal modo de proceder está en contradicción con los principios morales de la mayoría de las religiones, en concreto del cristianismo, como el perdón y el amor al prójimo, a los enemigos y la renuncia a la venganza del “ojo por ojo y diente por diente”. El odio se traduce en una serie de manifestaciones dogmáticas, intolerantes, irrespetuosas y agresivas contra:

-la “teoría de género”, a la que llaman despectivamente “ideología de género, asocian con la lucha y la competitividad entre hombres y mujeres responsabilizan de la destrucción de la familia;

-el feminismo, definido como “feminazismo”, “cosa del diablo” y “suicidio de la propia dignidad humana”;

-los programas de educación afectivo-sexual en las escuelas bajo la consigna “con mis hijos no te metas”;

-la violencia de género, negando la evidencia de los miles de feminicidios producidos en todo el mundo por odio a la vida de las mujeres;

-el LGTBIQ con la defensa de la heteronormatividad y la binariedad sexual, que desemboca en persecución y agresiones contra gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer;

-el matrimonio igualitario y la homosexualidad, limitando los derechos afectivo-sexuales de las personas;

-la interrupción voluntaria del embarazo con la persecución a quienes la practican;

-las personas y los colectivos migrantes, refugiados y desplazados, a quienes se acusa de ser los responsables de los disturbios sociales que se producen en los países de acogida, de quitar el trabajo a las personas nativas y de hacer uso de unos servicios sociales, sanitarios y educativos cuyos únicos destinatarios deben ser los ciudadanos nacionales;

-las comunidades musulmanas, a las que se acusa de tener otro modelo de familia, de discriminar a las mujeres y de tener una concepción de la política incompatible con la democracia y los derechos humanos; las comunidades judías, objeto de antisemitismo; las personas negras, objeto de racismo;

-el cambio climático, demostrado científicamente en la Cumbre del Clima que se celebró en Madrid, así como la necesidad de endurecer los recortes de emisiones y los futuros mercados de carbono; la naturaleza, a quien se niega su dignidad y derechos y es objeto de ecocidio.

La Internacional cristo-neofascista ha cambiado el mapa político y religioso en Estados Unidos, están cambiándolo en América Latina y va camino de hacerlo en Europa. El salto a la política del movimiento religioso fundamentalista supone un grave retroceso en la autonomía de la política y de la cultura, en la secularización de la sociedad y en la separación entre Estado y religión.

Durante más de una década América Latina tuvo gobiernos progresistas en América Latina, que incorporaron nuevos protagonistas en la vida política: mujeres, comunidades campesinas, indígenas, afrodescendientes, identidades afectivo-sexuales otrora discriminadas, la propia naturaleza.

A su vez defienden el fortalecimiento de la familia patriarcal, el racismo epistemológico, que desprecia los conocimientos y saberes que no se atienen al modelo integrista de pensamiento único.

“El salto a la política del movimiento religioso fundamentalista supone un grave retroceso en la autonomía de la política y de la cultura, en la secularización de la sociedad y en la separación entre Estado y religión”

Mientras tanto muestran una total insensibilidad ante el fenómeno de la pobreza y las desigualdades, las dictaduras militares, las discriminaciones de género, la desigualdad, etnia, cultura, religión, género, clase social, identidad sexual, etc.

¿Resignación o respuesta adecuada?

¿Cómo responder al discurso de odio? ¿Tendremos que resignarnos ante esta Internacional del odio y sus violentas manifestaciones? En absoluto. Inspirándome en el libro de Carolin Emck, Contra el odio (Taurus, Madrid, 2017), ofrezco el siguiente  decálogo:

1-No callar ante los odiadores, ni dejarnos amedrentar por ellos;

2-No considerar el odio como algo natural, sino como algo que se incuba, se programa, se cultiva;

3-No responder al odio con más odio;

4-Analizar el contexto en que se produce el odio y las causas que lo provocan; 

5-Hacer un elogio comprometido de lo diferente y lo “impuro”, reconocer a los otros y las otras como iguales y diferentes;

6-Observar el odio antes de su estallido para prevenir sus mortíferas consecuencias;

7-Tener el valor de enfrentarnos a él como condición necesaria para defender la democracia,

8-Adoptar una visión abierta de la sociedad; 

9-Ejercer la capacidad de ironía y de duda, de la que carecen los generadores de odio, enfundados como están en certezas absolutas.

10-Construir comunidades no discriminatorias, sino integradoras donde quepamos todas y todos, también la naturaleza, practicando la eco-fraternidad-sororidad, la ciudadanía y la cui-dadanía universales.

Fuente Religión Digital

Biblia, Espiritualidad, Iglesias Evangélicas , , , , ,

La internacional cristo-neofascista. Al asalto del poder blandiendo la Biblia y el crucifijo (I)

Martes, 21 de enero de 2020
Comentarios desactivados en La internacional cristo-neofascista. Al asalto del poder blandiendo la Biblia y el crucifijo (I)

Ariza-Salvini-Abascal_2161893800_13941076_660x371Matteo Salvini, Santiago Abascal y Gabriel Ariza

“Mejor habría que hablar de fundamentalismos en plural, ya que son muchos y actúan en alianza: religioso, político, económico, cultural, étnico, patriarcal, etcétera”

“La alianza de VOX con el integrismo católico se manifestó desde el principio de su nacimiento como partido político. HazteOír sirvió de plataforma para visibilizar mediáticamente a Vox en sus comienzos como partido político”

“Salvini es uno de los dirigentes políticos más críticos con el papa Francisco, hacia quien fomenta el discurso del odio”

“¡Un fantasma recorre Europa: el comunismo!”. Así comienza el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Afirmación que podría ser sustituida por otra que expresa el clima generalizado que estamos viviendo hoy: “¡Un fantasma recorre el mundo: el fundamentalismo!”. Pero más que de un fantasma se trata de un huracán que convierte el diálogo de culturas en choque de civilizaciones, los encuentros interreligiosos en guerras de religiones, torna misión imposible la convivencia, impone la dialéctica amigo-enemigo en las relaciones entre los pueblos y, cuando desemboca en terrorismo, destruye el tejido de la vida. Mejor habría que hablar de fundamentalismos en plural, ya que son muchos y actúan en alianza: religioso, político, económico, cultural, étnico, patriarcal, etcétera.

Internacional cristo-neofascista

En América Latina, Estados Unidos y Europa estamos asistiendo a una avance de las organizaciones y partidos políticos fundamentalistas de extrema derecha, cuyos objetivos son la defensa a ultranza de los postulados neoliberales sin reparar en su ostensible fracaso, la destrucción de la democracia desde dentro, el negacionismo del cambio climático y el ataque a la teoría de género y a los movimientos feministas y LGTBIQ. No pocos de dichos partidos y organizaciones cuentan con una importante –y a veces decisiva- representación parlamentaria y gobiernan varios países.

Estos partidos conforman un entramado perfectamente estructurado y coordinado a nivel global y están en conexión orgánica con grupos fundamentalistas religiosos, preferentemente evangélicos, pero también católicos, con el apoyo de sus respectivas jerarquías, hasta conformar lo que Nazaret Castro llama “la Internacional neofascista” y yo califico de “Internacional Cristo-neofascista”. Esto sucede en las diferentes religiones e iglesias, incluida la Iglesia Católica, durante el pontificado reformador del papa Francisco, que tiene a sus adversarios dentro de la Curia Romana y en un importante sector del episcopado mundial.

VOX y HazteOír

Ignacio-Arsuaga-Santiago-Abascal_2145395543_13816993_660x371Ignacio Arsuaga, con Santiago Abascal

Empecemos por nuestra casa. Uno de los ejemplos más emblemáticos de esta Internacional es en España la convergencia, complicidad y total sintonía entre HazteOír, organización católica española de ideología ultraconservadora, que ha fundado un lobby internacional con el nombre de CitizenGo, y VOX, a quien L’ Osservatore Romano –órgano oficial del Vaticano- califica de “formación política de extrema derecha”, mientras que, en claro desacuerdo con él, el cardenal español Antonio Cañizares afirma que no es “en absoluto” de extrema derecha, sino “de derechas y totalmente constitucional”.

La alianza de VOX con el integrismo católico se manifestó desde el principio de su nacimiento como partido político. HazteOír sirvió de plataforma para visibilizar mediáticamente a Vox en sus comienzos como partido político y ha concedido premios a Santiago Abascal y a otros líderes del mismo partido. En legítima correspondencia, Vox ha incorporado a miembros vinculados a HazteOír en los Parlamentos de las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y el Congreso de los Diputados, como ha demostrado la rigurosa investigación de Laura Galaup y Jesús Bastante publicada en eldiario.es.

La confesionalidad ultracatólica de VOX se ha vuelto a poner de manifiesto en dos hechos política y religiosamente integristas. Uno ha sido la convocatoria, dentro de la campaña “déjanos nacer”, de una misa por “todos los niños abortados durante el año 2019” y “por aquellas mujeres en peligro de exclusión y con pensamiento de abortar” en una parroquia de Sevilla, en la que se iban a repartir fotografías de fetos. La misa no ha llegado a celebrarse por decisión del arzobispado.

El segundo ha tenido lugar en Ceuta, donde su presidente, Juan Jesús Vivas, respondiendo a la demanda de VOX, ha retirado de los presupuestos de la ciudad para 2020 la subvención asignada a la Asociación Católica Cardinj (en recuerdo del sacerdote belga fundador de la Juventud Obrera Cristiana, JOC), que atiende a menores inmigrantes no acompañados. La justificación alegada por VOX para retirar dicha subvención es la necesidad de eliminar “inversiones innecesarias” y “el fin de los chiringuitos”. El dinero de la subvención se destinará a la rehabilitación de la iglesia de la Virgen del Carmen.

Ante tamañas insolidaridad e impiedad para con menores sin familia, encerrados en centros en general poco hospitalarios, el arzobispo franciscano Santiago Agrelo, que fue arzobispo de Tánger (Marruecos) durante doce años y la voz profética de las personas migrantes que clamó en el desierto político y religioso, ha expresado públicamente su oposición a que se destine un solo euro para reparar la iglesia del Carmen con este razonamiento, que comparto:

“No sé de quién es responsabilidad de esa iglesia del Carmen que los políticos ceutíes pretenden restaurar con el dinero robado a los pobres. Tengo la certeza de que, si es del obispado de Cádiz y Ceuta, no permitirá que un solo euro de los robados a los pobres sirva para poner un solo ladrillo en esa iglesia”.

Desde su solidaridad y acompañamiento a los migrantes Agrelo parece dirigirse a sus hermanos en el episcopado cómodamente instalados en sus sedes episcopales cuando afirma que “no es lo mismo leer el Evangelio en una catedral que leerlo en una patera”.

“Agrelo parece dirigirse a sus hermanos en el episcopado cómodamente instalados en sus sedes episcopales cuando afirma que “no es lo mismo leer el Evangelio en una catedral que leerlo en una patera””

Salvini inocula el odio contra las personas inmigrantes

Italian Northern League leader Matteo Salvini shows a rosary as he speaks during a political rally in Milan, Italy February 24, 2018. REUTERS/Tony GentileMatteo Salvini ( REUTERS/Tony Gentile)

En sus mítines Salvini inocula el discurso del odio contra las personas y los colectivos migrantes y refugiados a los fieles devotos que lo escuchan embelesados como a un nuevo Savonarola. Y lo hace con el crucifijo y la imagen de la Virgen en el pecho. De dicho discurso se hacen eco los medios de comunicación y las redes sociales extendiendo el odio por todos los continentes. Un odio que no se quedó en el discurso, sino que llevó a la práctica durante su etapa de vicepresidente de la República Italiana y ministro del Interior impidiendo el acceso a los puertos italianos a las embarcaciones humanitarias que rescataban a inmigrantes y poniendo en peligro la vida de muchas personas. El crucifijo y la Virgen como legitimación de sus políticas xenófobas. ¡Qué contradicción!

Salvini es uno de los dirigentes políticos más críticos con el papa Francisco, hacia quien fomenta el discurso del odio precisamente por su política en defensa de los inmigrantes que llegan a nuestras costas y se encuentran con la insolidaridad de los gobiernos que, en vez de abrirles las puertas hospitalariamente como corresponde a personas de la familia humana, se las cierran a cal y canto.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.