Archivo

Entradas Etiquetadas ‘2020’

“La liberación milagrosa”, por Carlos Osma

Miércoles, 3 de junio de 2020

floating-1854203_1280 (1)De su blog Homoprotestantes:

Según el Evangelio de Juan la tercera y última aparición de Jesús después de su resurrección tuvo lugar mientras siete de sus discípulos estaban pescando. Bueno, más bien intentando pescar, porque el discípulo amado que estaba en esa barca, y que según el evangelio puso por escrito lo ocurrido [1], explica que en toda la noche no habían podido pescar nada. No deberían tener la barca muy lejos de la costa, porque cuando al amanecer Jesús se apareció en la playa y les preguntó si tenían algo para comer, ellos le respondieron desde la misma barca que no tenían nada. Justo en ese momento “Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces” [2].

Este texto se escribió a finales del siglo primero o comienzo del segundo, un tiempo después de que se hubiera escrito el resto del evangelio, que antes de añadir este capítulo acababa en el 20. Leerlo al pie de la letra, como si fuera un hecho histórico, sería algo parecido a leer la historia de la creación en el libro del Génesis y afirmar que lo que allí se narra es pura ciencia. Ya sabemos que hay cristianos que lo leen así, pero eso no contradice que sea una estupidez, también hay cristianos que piensan que Dios enviará a los seres humanos que no creen en Él al infierno, o que la primera mujer fue creada a partir de la costilla de un hombre. Aferrarse a la ignorancia y utilizarla en beneficio propio, no es una cosa extraña, ni siquiera un monopolio exclusivo del cristianismo.

Volviendo al tema de la pesca milagrosa, no es muy difícil percatarse de que el autor está intentando colocar su mensaje a una comunidad cristiana escribiendo un texto cargado de símbolos. El tema que hay detrás de la escena tiene que ver con la predicación, con llevar nuevos discípulos (peces) hasta Jesús, que ya no está con ellos en la barca (comunidad) sino en la playa (cielo). Cuando los siete (todos) discípulos intentan pescar (predicar) por sus propios medios en la noche (ausencia de Jesús), no consiguen pescar nada, pero cuando Jesús aparece al amanecer (es la luz) y les guía para que lo hagan, la pesca es un éxito. Si algo podemos deducir para empezar, es que la comunidad a la que el autor del evangelio se dirige, tiene algún problema con la transmisión del mensaje de Jesús y no consigue hacer nuevos discípulos. Algo que, por otra parte, no es ajeno a la situación de la mayoría de comunidades cristianas en el siglo XXI.

Pero pese a la absoluta actualidad de la historia para las iglesias de hoy, voy a irme por la tangente, porque al leerla esta vez me he quedado con la incomodidad que me producen algunas de las imágenes que utiliza. Ya sé que es absurdo aplicar a un texto que tiene casi dos mil años algunas hipersensibilidades modernas (o incluso personales), pero tampoco me parece honesto pasarlas por alto. Identificar a quienes no son discípulos de Jesús con peces que se mueven libremente en el mar, el mensaje cristiano con una red, y la misión de los discípulos con atrapar a los pobres peces para llevarlos a la muerte en la playa con Jesús, pues me ha echado un poco para atrás. Vuelvo a repetir que ya sé que la idea que pasa por mi cabeza es completamente ajena a la voluntad del texto, pero tengo que decir que he sido incapaz de leerlo sin pensar en ella.

Leo la Biblia desde mi propia experiencia, por eso como cristiano gay me parece inapropiada la identificación del evangelio con una red que te atrapa y pretende llevar hasta la muerte. Decir que es inapropiada, es una manera bonita de explicar el sufrimiento que ha podido infringirnos a las personas LGTBIQ esa forma de entender el evangelio, o lo demoledor que es poner nuestra fe en un Jesús que quiere acabar con nosotros. Algunos lo dulcificarán, quizás porque prefieren olvidar, y tienen todo el derecho del mundo a hacerlo, pero yo prefiero decir que sí tuviera que escribir la historia de la pesca milagrosa hoy, a partir de nuestras experiencias queer, lo primero que haría sería cambiar el título por el de la liberación milagrosa. La buena noticia del evangelio no estaría en una red, sino en explicar cómo a pesar de vivir atrapados dentro de ella en nombre de dios, logramos escapar rompiéndola a base de mordiscos de esperanza, y también de desesperación.

En la historia de la liberación milagrosa, Jesús no se aparecería en la playa, porque los Jesús que producen víctimas son siempre unos impostores. A él nos lo encontraríamos dentro de la red junto a nosotros, intentando destrozarla con sus propias manos aunque eso le produjese heridas. Al final conseguiría romperla por algún lado para hacernos un hueco por donde poder salir, y nos empujaría a hacerlo. Una vez fuera, nos diría que cuanto más lejos estemos de la playa y de la barca más posibilidades tenemos de permanecer con vida, y que en las profundidades del mar, donde no hay redes que nos amenazan, podemos movernos libre y felizmente. Y le seguiríamos hasta allí, y comprenderíamos aquello de que “si Jesús nos libera, seremos verdaderamente libres” [3].

Nunca podré entender como hay personas que necesitan vivir en una red para sentirse seguras, o que no les importa que las saquen de su medio natural, el mar, para ser llevadas hasta una playa donde saben que morirán. Me duele cuando alguien me explica que un día pudo escapar de la red, pero que ahora siente angustia ante la libertad y la responsabilidad. Y aunque de verdad que lo intento, soy incapaz de comprender a quienes, tras ser liberados de una red de acero, se esfuerzan noche y día por aprender a dar saltos fuera del agua con la esperanza de ir a parar dentro de alguna barca. Cada uno puede hacer con su vida lo que considere, nunca sabemos las razones que llevan a los demás a hacer lo que hacen, así que es estúpido intentar juzgarlo desde fuera. Pero lo que mi experiencia me dice es que, si hablamos de evangelio, de buena noticia, eso no puede vivirse dentro de una red que te lleva hasta la muerte. Si no hay libertad, no hay evangelio. Solo donde la hay, es posible seguir a Jesús y convertirse en uno de sus discípulos.

Carlos Osma

Notas

[1] Así parece indicarlo Jn 21, 23-24.

[2] Jn 21,6

[3] Jn 8,36

Consulta dónde encontrar “Solo un Jesús marica puede salvarnos”.

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Triduo Pascual en casa

Jueves, 9 de abril de 2020

Screenshot_2020-04-08 Pascua2020-Guion_para_celebrar_la-Pascua_en_casa_y_en_familia pdf

***

“El caracol se arrastra y siempre lleva la casa encima. La oruga también se arrastra, pero cuando al fin se mete en casa, en su crisálida, es para salir convertida en mariposa. Así que la casa no sea pretexto para no renacer en libertad.

Cómo vivir y participar en el Triduo Pascual desde casa en familia por Pueblo de Dios.

***

«Ya el año pasado ofrecimos una Pascua online, y ante la aceptación,  unas cuatro mil entradas, decidimos este año repetir. Íbamos también a ofrecer un retiro de Pascua “en vivo”» []

Pascua online por espiritualidadintegradoracristiana.es

Fuente Eclesalia (1 y 2)

Biblia, Espiritualidad , ,

“El otro discípulo, el que amaba Jesús”, por Carlos Osma.

Jueves, 2 de abril de 2020

man-solDe su blog Homoprotestantes:

Según el Evangelio de Juan el primer testigo de la resurrección de Jesús fue María Magdalena. Ciertamente el evangelista conocía otros evangelios cuando puso por escrito su relato, sin embargo tiene cierta credibilidad histórica que María Magdalena, junto a otras mujeres, fuese la primera en anunciar que Jesús había resucitado. Eso es lo que dicen los testimonios de fe de las primeras comunidades cristianas, y eso es lo que recoge también el Evangelio de Juan. Aunque no hay que olvidar que el evangelista con una evidente intención teológica, modifica la tradición a la que tenía acceso para hacerla encajar en su teología, y nos dice, que María no fue la primera en entrar al sepulcro donde habían puesto el cuerpo de Jesús, tampoco la primera en creer en la resurrección, ya que al principio pensó que el cuerpo de Jesús había sido robado.

María Magdalena no tenía credibilidad al anunciar que Jesús había resucitado, el testimonio de una o varias mujeres en ese momento no tenía demasiado valor. Pero en testimonios poco creíbles como ella, es donde está basada la fe cristiana. Porque si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe. Y me imagino a muchos hombres religiosos respetables diciendo que no se podía hacer caso de lo que un puñado de mujeres pudieran decir, que la Biblia exigía dos o tres testigos, pero que fueran hombres. Sin embargo, desde una perspectiva de fe parece que a Dios le atrae eso de escoger lo que no puede ser, aunque lo diga la Biblia. Y que tiene preferencia por aquellas personas en las que la religiosidad encuentra poca credibilidad, y en este caso concreto, mucha feminidad.

El Evangelio de Juan muestra más sensibilidad por las mujeres que siguieron o tuvieron algún contacto con Jesús que otros evangelios. Pero nos dice, al contrario que los evangelios sinópticos, que Pedro fue el primero en entrar al sepulcro vacío. Este dato es relevante, porque no debemos perder de vista que aquí se nos está transmitiendo una teología y que los hechos históricos que se relatan están a su servicio. Pedro era una figura muy respetada en el cristianismo donde el Evangelio de Juan surgió, así que no solo María Magdalena, sino cualquier otra persona hubiera cedido el honor a Pedro de entrar el primero al sepulcro. Sin embargo hay que seguir leyendo entre líneas, porque Pedro, aun siendo el primero en entrar al sepulcro, tampoco creyó que Jesús había resucitado, y se volvió a su casa como si nada.

Si exceptuamos el último capítulo del Evangelio de Juan, Pedro por muy hombre y respetado que fuese, no era un discípulo ejemplar. Podemos repasar parte de su historial: en la cena de despedida no quería que Jesús le lavara los pies, en varias ocasiones fue incapaz de entender lo que había detrás de las palabras del maestro, por miedo negó ser un seguidor de Jesús… La verdad es que Pedro por un lado es el personaje en el que todos nos vemos reflejados alguna vez, porque nos cuesta entender el evangelio, y porque nuestras palabras no suelen estar a la altura de nuestras acciones. Pero por otro, si lo vemos como cristianos LGTBIQ, también descubrimos en su personaje a los representantes de ese cristianismo que entra en los sepulcros donde fuimos puestas las víctimas de la LGTBIQfóbia que ellos previamente crucificaron, y son absolutamente incapaces de darse cuenta de que Dios nos ha sacado de allí. Cristianismo que habla de lo que se tiene o no se tiene que hacer y olvida el servicio, que se queda en la letra que mata el alma de las palabras de Jesús, o que lo único que le mueve es el miedo, la cobardía.

La novedad que introduce el Evangelio de Juan, y con la que pretende transmitirnos un mensaje, es un personaje ausente por completo en el resto de evangelios. Me refiero al discípulo al que amaba Jesús, ese que en la última cena tenía su cabeza recostada sobre el pecho de Jesús. Ese que tenía una relación tan íntima con el maestro que incluso Pedro acudía a él para que le preguntará cosas. Y este discípulo que pone tan nerviosos a algunos traductores bíblicos, también fue al sepulcro junto a Pedro para ver qué había ocurrido. No entró primero, le cedió el lugar a Pedro, pero cuando entró tras él “vio y creyó”. Para el evangelista, el discípulo al que amaba Jesús fue el primero en creer en la resurrección, y lo hizo sin entender la Escritura. Interesante la manera en la que el evangelista encaja la tradición de María Magdalena como primera testigo, la autoridad de Pedro para las comunidades receptoras de su obra, y la relevancia del discípulo al que amaba Jesús.

Muchas veces nos puede costar entender la Escritura, sobre todo cuando las lecturas que se realizan de ella nos hacen daño a las personas LGTBIQ. Lecturas que no nacen de la experiencia del amor, sino del legalismo y el temor. Pero el discípulo al que amaba Jesús “vio y creyó” al instante, porque las personas que se sienten próximas a Jesús y se saben amadas por él, rápidamente se dan cuenta de que los sepulcros no son capaces de contener por mucho tiempo a Jesús. Y que, si quieren seguir su ejemplo, es mejor que salgan rápidamente de ellos. Quizás no puedan dar razón de esa convicción con la Escritura, el discípulo que amaba Jesús tampoco lo fue, pero no pareció importarle. Porque las personas que se saben amadas por Jesús, y que han vivido la experiencia de la cruz y el abandono de la persona que amaban, saben que a su amado lo encontrarán siempre fuera, donde está la vida. La fe del discípulo que amaba Jesús no nació de la Escritura, sino de la convicción profunda de sentirse amado. Escritura y amor deberían ir siempre de la mano, pero si tenemos que decantarnos por una de ellas, el amor es la prioridad. Quienes se guían por él, son los primeros en llegar a la fe, son capaces de percibir la vida que otros seguidores del maestro todavía no pueden ni imaginar.

Carlos Osma

Si todavía no lo has leído mi libro “Solo un Jesús marica puede salvarnos”, el libro está disponible en nuevos países, puedes ver el listado actualizado de donde está disponible AQUÍ.

Biblia, Espiritualidad , , , , , , ,

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”, por Carlos Osma

Lunes, 23 de marzo de 2020

pabloLeído en su blog Homoprotestantes:

“Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al Sumo sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que, si hallaba algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajera presos a Jerusalén. Pero, yendo por el camino, aconteció que, al llegar cerca de Damasco, repentinamente lo rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?[1]”.

Este fin de semana un programa de televisión denunciaba las terapias para curar la homosexualidad que se realizan en iglesias evangélicas de Madrid. Lo hizo compartiendo un vídeo en el que un periodista se somete a un exorcismo para dejar de ser gay mientras varias personas oran, cantan, y le ungen con aceite mientras gritan: “¡Espíritu inmundo! ¡Espíritu de homosexualismo! ¡Apártate, Satanás! ¡Espíritu de sexo, de fornicación, de adulterio! ¡Fuera de aquí!”. Cutre, todo muy cutre, aunque lo realmente preocupante no es el lodo por el que se arrastran estas iglesias evangélicas (desconozco si forma parte de Ferede [2], y si es así, qué medidas tomará), ni que sean las responsables de que la sociedad ponga al resto de iglesias evangélicas en el mismo saco de extremismo y fundamentalismo, sino a cuántas personas les han destruido la vida sin que una cámara de televisión haya dejado constancia.

Hace unos días, Mateo, un conocido de una iglesia evangélica que lucha cada día de su vida para que nadie descubra que es homosexual, colgaba en su página de Facebook que el Partido Socialista quiere adoctrinar a niños y niñas para que acaben siendo gais y lesbianas (que evidentemente para él es lo peor de este mundo, de su mundo). Además, hacía una defensa de eso que tanto le aterra que le arrebaten, la masculinidad, diciendo: “la masculinidad es honorable, un don de Dios por el que sentirse orgulloso y agradecido”. La verdad es que la guerra por la masculinidad yo creo que la tiene perdida, no porque no sea un tío machote y todo eso (juega al futbol como nadie y es de Vox… más masculinidad creo que es inalcanzable), sino porque su entorno evangélico que es en el que pasa su vida, sabe que es homosexual y no lo ve como un hombre, sino como un homosexual que lucha por serlo. Es doloroso ver a alguien atrapado en una lucha sin fin, en una huida constante de sí mismo. Y más cuando todo eso se hace en nombre de dios.

Mateo no solo cuelga en Facebook reflexiones sobre masculinidad sino también vídeos y reflexiones de Cesar Vidal al que creo tiene como ídolo a imitar (será por eso que vive armarizado). Y justo ayer compartió la presentación que hizo Vidal en Perú, en el Seminario La Familia Relevante, donde hablaba sobre las amenazas a las que se enfrentan las familias. Tengo que decir que ya sabía que para este señor las amenazas no iban a ser los bajos salarios, el desempleo, el precio de la vivienda, la falta de inversión en educación, etc… Pero no pude resistirme y decidí escuchar su análisis que consiste básicamente en decir que la ideología de género es el demonio, y que los evangélicos son los únicos que están resistiéndola (imagino que con el mismo aceite de oliva que los exorcistas en las iglesias evangélicas de Madrid). Bueno, en realidad no todos los evangélicos porque aprovechó para lanzar dardos a Ferede, ya que según él se pliega a la ideología de género para poder recibir subvenciones del Estado, también a la Editorial Clie por vender libros como El Evangelio Subversivo que promueven dicha ideología, a Alfonso Ropero, a Ignacio Simal, a Lupa Protestante…. vamos, a todo lo que se mueva más que las lorzas que le caían por encima del cinturón. Lo más increíble de todo es que después de dar palos a diestro y siniestro, acabó su presentación diciendo que lo que él quiere como cristiano es buscar el Reino de dios y su justicia, y que éste se hará presente cuando los cristianos reflejemos el carácter de dios. A uno le aterra el Reino de dios que busca, y no creo que el dios que refleja, lleno de odio y discriminación, tenga nada que ver con el de Jesús.

La palabra “sagrado” según la RAE significa “digno de veneración por su carácter divino o por estar relacionado con la divinidad”, y ayer mismo me enteré de que el Gran diccionario enciclopédico de la Biblia de Clie es considerado sagrado por el fundamentalismo. Me enteré al leer un artículo que me envió otro amigo (por favor desde aquí les pido que tengan misericordia de mí y me envíen cosas más constructivas) en el que un señor pone el grito en el cielo porque según él, el Doctor en teología Renato Lings había sido colaborador de dicho diccionario. La manera de describir a Renato es la siguiente: “teólogo queer luterano quien desde sus 24 años declaró abiertamente su homosexualidad, coordinador en Europa del movimiento otras ovejas que se encarga de repartir licencias cristianas a homosexuales, formando pequeñas iglesias sodomitas… hizo el prólogo del libro pervertido y abominable titulado Solo un Jesús marica puede salvarnos”. La tesis de este iluminado es que teólogos (léase como un insulto) como Renato Lings se están “infiltrando” para intentar “cambiar los conceptos bíblicos tradicionales”. Que en palabras más llanas se traduce como: los enemigos ya están dentro, nos quieren destruir, y tenemos que defendernos.

Los cuatro ejemplos que he puesto son solo una muestra del ridículo, y el daño, que están haciendo muchos cristianos al intentar defender y predicar un evangelio homófobo. Evidentemente sus propias palabras los desacreditan, y todo lo demás que puedan añadir o hacer en cualquier otro aspecto, queda manchado por la cerrazón e intransigencia que muestran en este. Su voz solo es escuchada por quienes viven encerrados en el mismo lugar imaginario, y la única posibilidad de mantener su discurso es aislarse totalmente del exterior. Han perdido la conexión con la sociedad y la realidad, y parecerían payasos que nos hacen reír si no fuera porque los payasos son gente que quieren hacer feliz a los demás. Para todos ellos, y para quienes promueven como ellos la homofobia, sigue siendo pertinente la pregunta que Jesús le hizo a Pablo: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”.

Carlos Osma

Notas:

[1] Hch 9,1-4

[2] Federación Religiosa de Entidades Evangélicas de España.

*

Si todavía no lo has leído mi libro “Solo un Jesús marica puede salvarnos”, puedes ver el listado actualizado de donde está disponible AQUÍ.

***

Espiritualidad, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , ,

“Se quieren colar, te quieren robar “, por Carlos Osma

Martes, 3 de marzo de 2020

Ladron2De su blog Homoprotestantes:

Ser gay y cristiano hace que a lo largo de la vida tengas que enfrentarte a experiencias de abuso por parte de quienes se otorgan para sí la posesión de la verdad. Y aunque con el tiempo aprendes a ver detrás de tanto dogmatismo el miedo y la inseguridad, eso no quita que las palabras hieran, y que seas consciente de que vives en un mundo donde hay gente, también cristiana, que pretende hacerte daño a ti y a tu familia. Personas que se creen autorizadas para entrar en tu vida y decirte desde su posición privilegiada, cómo debes vivirla o definirla correctamente. Gente que parece sentirse segura porque ocupa un lugar de poder, ese que les otorga la heteronormatividad, y que las capacita para repartirnos la aceptación o exclusión divina.

Hay personas, muchas personas, que quieren robarnos la juventud, el descubrimiento del propio deseo, el amor, el sexo, la pareja, los padres, los hijos: la vida. Y te dicen sin ni siquiera preguntar, que no existen los gais, sino prácticas sexuales entre personas (confundidas) del mismo sexo que dios califica de pecado. Ellos lo tienen todo, la heterosexualidad lo es todo, o al menos es el lugar privilegiado que tienen para atreverse a entrar sin permiso en tu vida para definirla. Son colonizadores de deseos, de cuerpos, de identidades a los que no les interesa para nada quienes somos, sino para qué podemos servirles. Y la historia deja claro que las colonizaciones dejan siempre víctimas y que se realizan donde existe la posibilidad de obtener algún beneficio. Así que algo deben tener nuestros cuerpos, algo necesitan de nosotras, si gastan tantas energías en intentar colonizarnos.

Vivir con la sensación de que has padecido un abuso, puede ser muy duro, y lleva a muchas personas a la depresión y el rencor. Estar convencido de que te han quitado personas, experiencias, sensaciones, que ya nunca podrás volver a tener, hace que las cosas más básicas, las que todos los demás dan por hecho, en tu caso las percibas amenazadas. Si te robaron la adolescencia, peleas para recuperarla y pones toda tu energía y dinero en que nadie te la pueda volver a quitar. Si te despojaron de la familia, vives pensando que la que ahora tienes puede desaparecer en cualquier momento. Si te usurparon durante años el placer sexual, cada día necesitas recobrar el tiempo, y el sexo, perdido. Si te arrebataron que pudieras expresarte como la mujer o el hombre que eres, ahora necesitas que todo el mundo te reconozca como tal.

Solo quienes lo han tenido todo sin necesidad de luchar siempre, tienen una verdadera sensación de posesión. Ese sentimiento no cae del cielo, sino que se otorga únicamente a quienes forman parte de lo que ellos llaman “normalidad”, pero que a nosotros nos parece “inhumanidad”. Y por mucho que algunas personas gais pretendan formar parte de este club, y se autoengañen pensando que sus bíceps, su bigote, o sus sujetadores con puntilla, les otorgan el derecho a ser admitidos, están perdiendo el tiempo y la energía. Quienes están dentro, nunca han luchado por estarlo, es su lugar, su hábitat, su hogar. Lo nuestro son los márgenes, lo exterior, lo que necesita de una protección especial y permanente para no ser invisibilizado, atacado o eliminado.

Cuando las personas gais nos identificamos como cristianas, cuando sentimos que el mensaje de Jesús también nos interpela y estamos decididas a integrarlo en nuestra vida en los márgenes, el poder heteronormativo se siente amenazado y no duda en defenderse, intentado arrebatarnos aquello que únicamente puede ser vivido en el templo de la “normalidad”. Y así nuestra experiencia como cristianos gais acaba siendo de nuevo una reacción ante ese intento de robo, aferrándonos a una fe que se desarrolla milagrosamente en los márgenes. No leemos la Biblia, vamos a la iglesia, o hablamos de Jesús, como lo hacen quienes siempre han tenido la seguridad de que la Biblia, la iglesia y Jesús, eran para ellos. En nosotras, ha habido una lucha, una batalla campal para integrar en nuestra vida todas estas cosas. Una batalla que no ha acabado y que cada día nos obliga a seguir luchando contra quienes quieren arrebatárnoslas.

Jesús se dirigió a los escribas y fariseos en una ocasión y les dijo: “por dentro estáis llenos de robo y de injusticia”[1]. Y es que, quizás porque leo desde uno de los márgenes, tengo la convicción de que el movimiento de Jesús no formó parte de “la normalidad”, y que ese sentimiento tan nuestro de tener que defenderte de quienes se creen autorizados para entrar dentro de ti y robarte todo lo que eres y tienes, es profundamente evangélico. No tengo que preguntarme si se puede o no ser seguidor de Jesús desde los lugares de poder, sobre todo cuando se ejercen contra la dignidad y la vida de otras personas, hace tiempo que respondí esa pregunta. Pero sí cómo es posible vivir desde los márgenes, y con las heridas sufridas tras tantos robos por parte de personas que dicen ser cristianas, el evangelio. Quizás comenzando por no querer tener la seguridad de poseerlo todo, ni siquiera la verdad, posiblemente no aferrándonos al deseo de experiencias que nos fueron usurpadas, o a lo mejor intentando que los márgenes sean espacios de vida abundante para las personas que cada día, como nosotros, son expulsados hacia ellos.

Mirar constantemente hacia atrás, o dentro de uno mismo tratando de decorar aquellos vacíos que nos recuerdan los abusos padecidos, es otra forma de dejarse robar, de permitir que nos sigan teniendo a su merced, de dejar la puerta abierta para que, como siempre, se nos cuelen dentro. La mejor medida de seguridad ante tanto ladrón obsesionado con nosotros, es poner las energías en vivir hoy de la forma más intensa posible. Esa es la manera de guardar las distancias, de construir muros de protección que les hagan imposible acceder hasta nosotros. La mejor alarma que nos avisará cuando estemos en peligro, o el mejor perro guardián que morderá a quienes pretendan colarse en nuestra vida sin permiso.

Hay que estar absolutamente determinados a no dejarnos hurtar nada más, a menos que nos hayamos abandonado al victimismo. Lo que pasó ayer es imposible cambiarlo, pero dejarnos arrebatar hoy alguna cosa más depende en gran parte de nosotros. Tenemos un ejercito de cristianos homófobos acampando alrededor nuestro, sí, eso es innegable. Pero si las fuerzas que tenemos las utilizamos en aprovechar la vida hoy, no temerá nuestro corazón, y podremos vivir confiados en quien es nuestra luz y nuestra salvación.

Carlos Osma

Notas:

[1] Mt 23,25

Espiritualidad, Homofobia/ Transfobia. , ,

Año de la Biblia. Marzo: El Evangelio de Mateo

Lunes, 2 de marzo de 2020

evangelio-de-mateoAntes de inciar la lectura (o relectura) de cualquier libro de la Biblia es  conveniente leer la Introducción que cualquier edición hace sobre el autor, época, género literario, y contenido del libro que se va a leer.

El evangelio de Mateo

Mateo escribe para las comunidades judeocristianas, y escribe su evangelio basándose fielmente en el relato de Marcos, en los dichos de Jesús del documento Q, y en algunas fuentes judeocristianas. De este modo compone su evangelio en seis relatos y cinco discursos de Jesús.

Su intención es mostrar a las comunidades cristianas procedentes del judaísmo que el mensaje de Jesús no es una ruptura con el judaísmo sino su perfecto cumplimiento. “No penséis que yo he venido a a nular la ley de Moisés o las enseñanzas de los profetas. No he venido a anularlas sino a darle su verdadero significado” (Mt 5,17 Biblia Traducción Interconfesional).

Sus comunidades, que probablente habían sido ya expulsadas de las sinagogas, se sentían las verdaderas herededas de las promesas judías, en contradicción con los fariseos, y esta situación se refleja en las  disputas de Jesús con los fariseos en los relatos de Mateo.

El obispo episcopaliano Johnm Shelby Spong pone de manifiesto el estilo judío del evangelio de Mateo,  que presentó su relato en paralelo y como cumplimiento de los acontecimientos proféticos del Antiguo Testamento, así como el ejemplo y la superación de los grandes personajes, especialmente de Moisés. Sus comunidades entendían espontáneamente estas alusiones, porque las tenían grabadas en su imaginación; en cambio las comunidades de cristianos procedentes del paganismo interpretaron literalmente los relatos de Mateo, porque desconocían sus antecedentes bíblicos; y sus interpretaciones han prevalecido en la historia de la Iglesia.

Mateo era consciente de la tensión entre las comunidades judeocristianas de Santiago y las paganocristianas de Pablo, y ve la necesidad de mantener la unidad en la figura de Pedro. Es el único evangelista que relata la entrega de las llaves del Reino a Pedro, episodio intercalado (y un tanto incoherente) en el conjunto del relato, como puede apreciarse comparando Mt 16,13-23 con Mc 8,27-30 y Lc 9,18-22.

En Marcos, Pedro reconoce a Jesús como mesías triunfante, hijo de David, y esto es coherente con su intento de disuadirle de que se arriesgue a ir a Jesulén. Lucas evita descalificar a los discípulos y omite este intento de disuadir a Jesús. Mateo es el único que atribuye a una inspiración del Padre el reconocimiento de Jesús como mesías, pero resulta incoherente que a renglón seguido Pedro trate de disuadir a Jesús de seguir su camino.

No tienen que extrañarnos estas diferencias de interprretación porque el evangelio no es un código cerrado sino una invitación al amor incondicional, y unas orientaciones para que escuchemos a nuestra conciencia con la resonancia de los signos de los tiempos (de las situaciones de cada comunidad). Un código cerrado sería volver al fariseísmo que Jesús denunció. El mensaje de Jesús es amor sin límites; cumplir los diez mandamientos (o los cuarenta) nos evita tener que ir más allá.

Que se hayan conservado cuatro evangelios canónicos (aceptados por la comunidad de comunidades), con sus diversas interpretaciones y sus contradicciones, nos evita caer en una interpretación literal de un solo evangelio.

De Marcos aprendimos el realismo y el apasionamiento radical por la buena noticia de Jesús. De Mateo podemos aprender un sereno equilibrio para mantener la unidad, tan necesaria en estos momentos.

7191906unhombrejovenleyendolabibliaaotrojovenenlacrcel-1024x684

Lecturas recomendadas

Xabier Pikaza: El evangelio de Mateo, ed. verbo divino 2019. Exégesis y comentario teológico. Pikaza recoge la memoria de los duros conflictos antiguos, sabiendo que allí donde se dice Jesús se está diciendo Iglesia. Conflictos que deben resolverse en comunión de vida y en diálogo con las iglesias judeocristianas y paulinas, apelando al testimonio de Pedro y de los Doce.

José Luis Sicre: El evangelio de Mateo, un drama con final feliz. Ed. Verbo Divino (La casa del Libro tiene una edición digital). La intención de este comentario es ayudar a descubrir el proceso que llevó a Jesús hasta la muerte, acompañándolo, a veces sin entender mucho, como los discípulos; escandalizándonos en ciertos momentos, como los fariseos; desconcertados, como las mujeres ante la tumba; cumpliendo, entre dudas y entusiasmo, la misión final que nos encarga, convencidos de que él está con nosotros hasta el fin del mundo.

John Shelby Spong: El evangelio de Mateo (versión digital facilitada por la Asociación Marcel Légaut)

Rafael Aguirre y otros. Guía de Lecturas de los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. Ed evd 2014. Estructura de cada evangelio con breves explicaciones de cada sección, que introducen a una lectura personal.

 

Vídeos recomendados

Pope Godoy: El evangelio de Mateo. Hasta hace poco se pensaba que era el evangelio más antiguo. Por eso gozó de mucho prestigio y es el más leído y más comentado en la tradición cristiana. Pope hace una interesantísima comparativa entre Mateo y Marcos, que pone de relieve las peculiaridades de Mateo y nos aporta luces para reconocer un poco mejor la figura de Jesús y su mensaje.

Gonzalo Haya: Contradicciones en los Evangelios. Estamos tan acostumbrados a los pasajes del evangelio, que seguramente no somos conscientes de las grandes contradicciones que hay entre los evangelistas, e incluso entre dos textos de un mismo autor. Reflexionar sobre ellas nos hace descubrir qué tipo de verdad quieren comunicar los relatos evangélicos o qué concepto tenían de la historia.

José Luis Sicre: Entorno histórico y sociológico de Jesús. El autor nos brinda un magnífico resumen para describir el contexto social de la vida de Jesús. Recurre a los relatos de historiadores para describir lo que es vivir bajo por la dominación romana o la situación en Galilea. Muy interesante también el capítulo en el que aclara las diferencias entre los celosos, el grupo de Judas el Galileo, los sicarios y los zelotes. Por último, siguiendo la tipología de Lenski para las sociedades agrarias, describe la sociedad en tiempos de Jesús y cada una de las clases sociales.

José Arregi: Bienaventurados los pobres (I). Hay gran consenso en afirmar que el Reino de Dios es el núcleo del mensaje de Jesús. Estudiando el lenguaje que utiliza al hablar del Reino descubrimos un gran paralelismo con la Religión Imperial. La subversión de los cristianos fue negar esas atribuciones al Emperador para dárselas a Jesús. No debería negarse la intención política del mensaje de Jesús. ¿Qué pasaría si de verdad reinara Dios? Que las viudas, los huérfanos y los extranjeros no estarían desprotegidos, porque su Rey mira los corazones de todos los hombres y no rechaza a nadie. En el Reino de Dios reina la Justicia y todos sin excepción son atendidos.

José Arregi: Bienaventurados los pobres (II). La revolución política de Jesús se basa en una revolución o inversión de valores. En sus parábolas y sobre todo en las bienaventuranzas, Jesús atribuye a los pequeños, los valores que se suelen atribuir a los grandes. Cuando afirma que son bienaventurados los pobres, no está haciendo exaltación de la pobreza, sino que son bienaventurados porque van a dejar de ser pobres. El Reino de Dios se está llevando a cabo, sin que sepamos cómo, al igual que crece la semilla.

Biblia, Espiritualidad , , ,

Año de la Biblia. Febrero: el Evangelio de Marcos

Viernes, 28 de febrero de 2020

evangelio-de-marcosPor error, no lo publicamos al comienzo del mes, pero sigue siendo válido…

Importancia

Comenzamos nuestra lectura de la Biblia por los evangelios, porque  Cristo, el Mesías, es el cumplimiento de toda la Escritura y la clave que nos permitirá interpretarla. La evolución de la conciencia bíblica fue perfilando la figura del Cristo (el ungido, el Mesías), con borradores más o menos acertados, y no pocas veces con borradores contaminados. Desde la cúspide miramos los caminos recorridos con sus avances y sus retrocesos.

Y de los evangelios, iniciaremos con el evangelio de Marcos que fue la primera biografía escrita de Jesús, y que sirvió de base para las posteriores de Mateo y Lucas. La primera biografía escrita, pero no el primer escrito cristiano. Las cartas de Pablo, las auténticas, fueron los primeros escritos cristianos.

Marcos, a quien se atribuye este primer evangelio, conocía aquellos escritos porque acompañó a Pablo, y siguió fundamentalmente su teología, pero aquellos escritos exaltaban al Jesús resucitado, constituido en su resurrección como Señor y Mesías, y no se interesaban en absoluto por la vida  terrenal de Jesús en la fragilidad de la carne. (Rom 1, 1-4; 2Co 5,16-17).

Marcos se separó de Pablo y tuvo la gran inspiración de valorar la vida corporal de Jesús,  considerando la experiencia mística en el Jordán como el momento en que fue declarado hijo de Dios (se sintió con libertad para cambiar la interpretación de Pablo). De este modo, en vez de las consecuencias idealistas de un Cristo resucitado, Marcos pudo ofrecer a las comunidades cristianas la vida de Jesús como ejemplo concreto de cómo vivir el Reino de Dios.

Para elaborar la biografía de Jesús, reunió los testimonios orales o escritos ya existentes y compuso un relato desde la perspectiva de la resurrección, y siguiendo el modelo de los símbolos y relatos (leyendas, curaciones, maná) del Antiguo Testamento.

Características

Antes de iniciar la lectura, conviene leer la introducción que cada Biblia antepone a cada libro sobre el autor, fecha, contexto, y contenido del libro. Nosotros destacamos aquí algunas características de mayor relevancia.

Los relatos originales estaban destinados a ser leídos en las reuniones de las comunidades judeocristianas, y acomodados a sus necesidades; especialmente a evitar un creciente gnoscitismo espiritualista, y a mostrar las exigencias del seguimiento de Jesús.

Marcos presenta un Cristo quizás demasiado humano, apasionado tanto en la violencia como en la ternura, radical, incluso con sus momentos de ira ante la obcecación de los fariseos, y que Mateo y Lucas procuraron suavizar, como explico ampliamente en los videos de Fe Adulta. Sería conveniente confrontar algunos pasajes con sus correspondientes paralelos en Mateo y Marcos (esta referencia suele estar indicada al comienzo de cada pasaje; o, mejor aún, si se dispone de una Sinopsis de los cuatro evangelios, como la de la Sociedad Bíblica Española o la de Desclee de Brouwer).

Marcos termina su evangelio recomendando a los discípulos que vuelvan a Galilea para retomar los caminos de Jesús. Lucas les recomienda que permanezcan en Jerusalén para recibir el Espíritu Santo e iniciar su expansión hasta Roma. ¿Ruptura con Jerusalén (el Templo) o permanencia como punto de partida del naciente cristianismo?

Observar las discrepancias entre los cuatro evangelistas es el mejor antídoto contra una interpretación literalista de los evangelios; no son palabra inalterable de Dios, sino interpretaciones de las primeras comunidades sobre la vida y el mensaje de Jesús, que fueron aceptadas por el conjunto de todas ellas.

Para percibir el mensaje del evangelio no basta con unas orientaciones técnicas, es necesario leerlo pausadamente, atentos al eco que suscita en nuestra conciencia.

Estructura del evangelio de Marcos

1,1-13 Presentación

1,14 a 8,26 Actividad y enseñanza de Jesús por las aldeas de Galilea. Termina simbólicamente con la curación de un ciego y la confesión de Pedro de Jesús como el Mesías.

8,27 a 15,47 Camino a Jerusalén para anunciar la llegada del Reino, y preparación de los discípulos para el rechazo del Sanedrín, su juicio y muerte.

18,1-8 Resurrección, y envío de los discípulos a Galilea (la “casilla de salida”), para reiniciar, como Jesús, su seguimiento.

El Apéndice de 16,9-20 no es de Marcos, y fue añadido por otras comunidades para aceptarlo junto con los otros evangelios.

7191906unhombrejovenleyendolabibliaaotrojovenenlacrcel-1024x684

Vídeos de la Escuela de Formación de Fe Adulta

Pope Godoy: El evangelio de Marcos. Pope nos da unas claves para entender el mensaje del evangelista, desmonta algunas traducciones erróneas y algunos errores de concepto, y destaca los hallazgos más relevantes de las últimas investigaciones sobre las escrituras. Se trata del evangelio más antiguo de los cuatro. Es el que más detalles aporta y el que mejor describe los sentimientos de Jesús y de los que le rodean. En esta interesantísima clase, Pope nos da unas claves para entender el mensaje que el evangelista ha querido transmitir con su libro. Desmontando algunas traducciones erróneas y algunos errores de concepto, nos comenta algunos pasajes como el Bautismo de Jesús o la Multiplicación de los panes y los peces, destacando de paso los hallazgos más relevantes de las últimas investigaciones sobre las escrituras.

Gonzalo Haya: Marcos ¿un Cristo demasiado humano? I Jesús de Galilea. Gonzalo destaca las características de Marcos al comparar algunos pasajes con los paralelos de otros  evangelistas, que omiten o corrigen algunos detalles.

Gonzalo Haya: Marcos, ¿un Cristo demasiado humano? II Las ocho palabras en la cruz. Son especialmente significativas las palabras de Jesús en la cruz que transmite cada evangelista. Las primeras comunidades no podían comprender que el Mesías libertador muriera crucificado, incluso recordaban la sentencia del Deuteronomio “maldito todo el que cuelga de un leño”; por eso necesitaban buscar una explicación acorde con la Biblia.

José Arregi: Bautizados por Juan (I). El hecho del Bautismo de Jesús es muy revelador si se analizan las versiones de los diferentes evangelios. Que Juan bautizara a Jesús resultaba difícil de entender para las primeras comunidades cristianas y resulta clave para entender cómo la idea sobre la humanidad y la divinidad del Nazareno no fue la misma desde los primeros siglos.

José Arregi: Bautizados por Juan (II). Otra reflexión a la que invita la lectura del Bautismo de Jesús es la revisión del concepto de pecado y pecado original, que no ha sido igual a lo largo de los siglos y cuya desviación más influyente tiene su origen en San Agustín. También comenta las imágenes del Bautismo y su simbología para nosotros, cristianos del siglo XXI. Para terminar hay un interesante diálogo con los asistentes.

Lecturas recomendadas

Gonzalo Haya: Volver al Jesús de Galilea. Comentario y exegesis al evangelio de Marcos.  Exposición relativamente breve de todo el evangelio que recoge lo más importante de la exégesis actual, y con referencia a las discrepancias con los textos paralelos de los otros tres evangelios canónicos. Ed Fe Adulta 2015.

Xabier Pikaza: El evangelio de Marcos. La buena noticia de Jesús. Análisis exegético, amplio comentario teológico de cada pasaje, y un estudio introductorio sobre Marcos y las comunidades cristianas de su entorno. Ed. Verbo divino 2012.

Salvador Santos: Un paso un mundo. Exposición del evangelio de Marcos bien documentada pero en lenguaje coloquial, con especial atención al compromiso social. Ed El Almendro 2009 agotada. Acceso libre a un resumen en http://www.atrio.org/un-paso-un-mundo/.

Juan Mateo y Fernando Camacho: El evangelio de Marcos. Especial atención al análisis lingüístico y al sentido sociorreligioso, aplicable actualmente. Ed. El Almendro 2008.

Mercedes Navarro: Marcos. Amplio análisis de cada pasaje con atención a sus implicaciones culturales y psicológicas, en un estilo sencillo y pedagógico. Ed. Verbo divino 2006.

 

Lecturas online recomendadas:

Introducción al evangelio de Marcos, Patxi Loidi

Evangelio y no-dualidad, Enrique Martínez Lozano

Los milagros de Jesús, Fray Marcos

Biblia, Espiritualidad , , ,

El derecho al deporte de la infancia trans, en manos de la arbitrariedad de las federaciones deportivas

Jueves, 20 de febrero de 2020

deporte-contra-la-lgtbifobiaDía Internacional contra la LGTBIfobia en el Deporte (19 de febrero)

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), la Agrupación Deportiva Ibérica LGTBI (ADI) y Deporte y Diversidad denuncian que, actualmente, el derecho de la infancia y adolescencia trans a acceder libremente a la práctica deportiva depende de la voluntad de las federaciones deportivas que deciden arbitrariamente si una persona puede competir o no en la categoría correspondiente a su género.

Las entidades explican que esta situación “origina escenarios tan absurdos como que un menor no pueda competir en su categoría en Castilla y León y sí pueda hacerlo en unos Juegos Olímpicos”. En este sentido, denuncian que “esto deriva de la falta de regulación estatal que origina que las personas trans tengan más o menos derechos en función de la comunidad autónoma en la que residen”.

Y es que, tal y como informan las entidades, actualmente, existen varias CCAA que carecen de leyes autonómicas trans o LGTBI que garanticen el derecho de la infancia y la adolescencia trans a acceder a la práctica deportiva en función de su identidad de género. “Sin embargo, también hay otros territorios donde sí existe esta regulación autonómica y son las federaciones deportivas las que la incumplen sistemáticamente, como en el caso de Cataluña donde actualmente se está impidiendo hacer deporte a una niña trans de 7 años”, alerta.

Por este motivo, FELGTB, ADI y Deporte y Diversidad reclaman la necesidad urgente de una ley estatal LGTBI que equipare los derechos del colectivo en todas las comunidades autónomas y garantice, entre otros aspectos, que las personas trans puedan acceder a las competiciones deportivas viendo reconocida su identidad de género.

Declaración Institucional de Deporte y Diversidad

Estas entidades recuerdan que mañana, 19 de febrero, se celebrará el primer aniversario de la aprobación del Congreso de los Diputados de la Declaración Institucional de Deporte y Diversidad. Entre otros aspectos, el texto recoge varios aspectos en los que según FELGTB, ADI y Deporte y Diversidad “aún queda mucho por avanzar”. Estos son: acabar con cualquier expresión de violencia ya sea física o verbal en los espacios deportivos, especialmente por cuestiones relacionadas con la diversidad sexual y de género; equiparar el reconocimiento público y los premios de las mujeres deportistas respecto a los hombres y garantizar la práctica deportiva de las personas trans e intersexuales de acuerdo a su identidad de género, protegiendo sus derechos y su intimidad, y velando especialmente en el deporte de élite por una reglamentación que asegure las condiciones de igualdad.

En el marco del II Congreso Deporte y Diversidad, celebrado los pasados 14 y 15 de febrero, en Madrid, en este 2020 que FELGTB ha dedicado a visibilizar a las mujeres LTB bajo el lema  “2020, Mujeres LTB: Sororidad y Feminismo“, también han suscrito el documento, la primera mujer trans que compitió en categoría absoluta en un deporte olímpico, Omaira Perdomo (Voley); la campeona de Europa en Parakárate, Cristy Tojo; la mejor árbitra del mundo de rugby sin distinción de género, Alhambra Nievas; la primera árbitra de fútbol de España, Rosa Bonet; la campeona del mundo de boxeo, Joana Pastrana y las periodistas deportivas Olga Viza, Rocío Martínez y Lourdes García-Campos, entre otras personas.

Fuente FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

“Adecentando al indecente”, por Carlos Osma

Lunes, 3 de febrero de 2020

soldado romanoDe su blog Homoprotestantes:

Hay veces que me pregunto cómo es posible que architeólogos y viceteólogas que se han estrujado el cerebro estudiando en las más prestigiosas facultades de teología con sello evangelical, se atrevan a decirnos que la única posibilidad de leer la Biblia es al pie de la letra y que todo lo demás son engaños de munditeólogos y femiteólogas liberales que no tienen otra cosa que hacer que engañar al personal. Y es que sinceramente considero que, sin necesidad de una formación teológica superior, únicamente sabiendo leer y teniendo un mínimo de sentido crítico, uno se da cuenta ojeando la Biblia de que ni siquiera sus propios autores le dieron demasiada importancia a eso de la literalidad.

Hay un milagro de Jesús en el evangelio de Juan que siempre me ha llamado la atención: la curación del hijo del oficial de Herodes Antipas[1]. Y no es por que tenga la extraña característica de ser un milagro a distancia (Jesús sana al hijo del oficial a 39 Km), sino porque cuando uno lee la misma historia en Mateo[2] o Lucas[3] las divergencias son tan notables que podemos llegar a dudar de que se trate del mismo hecho. La justificación que dan algunos especialistas es que Juan utilizó una tradición distinta del milagro que Mateo y Lucas. Vamos, que antes de que todo lo relacionado con la vida de Jesús se pusiera por escrito, sus enseñanzas, acciones, su vida y muerte, se fue transmitiendo de forma oral. Y esa tradición oral, además de diversa, no estaba tan interesada por la literalidad como nuestros hermanos y hermanas evangelicales, sino que su función era concretamente llevar el mensaje del evangelio (las buenas noticias) a cualquier persona.

En ocasiones al presentarnos a mi marido y a mí a alguien lo hacen diciendo: “Este es Manel y Carlos, su compañero”. La palabra compañero es un buen comodín, sirve para tantas cosas que en el imaginario de la persona que recibe la información puede querer decir que trabajamos en el mismo sitio, que somos amigos, o que estamos casados (por poner tres ejemplos). Otras veces, si quien presenta considera que está en territorio hostil nos definirá como “amigos”, que es bastante más vago, y difícilmente hará que se nos clasifique como un matrimonio. Y si por alguna razón nos presentan como “Manel y Carlos” a secas, puede que la otra persona acabe por preguntarnos: ¿Qué sois, hermanos? Con todo lo que tanta gente ha luchado por el derecho al matrimonio, y con lo que nos ha costado a nosotros, creo que no utilizar la palabra marido es una ofensa.

He explicado todo esto porque en el milagro del hijo del oficial pasa algo muy parecido, los evangelistas parece que tienen discrepancias a la hora de aclarar que relación tienen dos hombres. Mateo y Lucas no toman este relato del evangelio de Marcos que es el primero que se escribió y no lo contiene, sino que lo más probable lo hicieron de otra fuente que los especialistas llaman fuente Q. Mateo dice que quien pide el milagro a Jesús es un oficial romano (centurión), y lo pide para su criado (pais). El significado de esta palabra puede ser siervo, hijo, o amante, y teniendo en cuenta que generalmente las tropas romanas vivían lejos de su familia, quien lo escuchara pensaría que era su siervo y/o su amante. Que Lucas no era literalista, y que se dio cuenta de lo que significaba la palabra “pais”, queda claro porque intenta ser algo más ambiguo y la traduce como siervo (doulos), que carece de la connotación sexual. Sin embargo, quizás para mantener cierta ambigüedad, afirma que el centurión “amaba mucho a su siervo”. Pero, ¿qué es lo más escandaloso de esta historia? ¿qué Jesús sanara al amante de un centurión, un pagano al servicio del Impero Romano que oprimía a los israelitas? ¿o qué Jesús sanara al amante de otro hombre?

A la fuente de la que se sirvió Juan[4] para escribir su relato parece que le ponía más nerviosa lo segundo que lo primero. Por eso se salta la santa literalidad y decide convertir al “país” o al “doulos” en hijo (huios), y como los centuriones no vivían con su familia, pues el centurión pasa a ser un oficial de Herodes Antípas. De esta forma, haciendo que la relación entre los dos hombres sea familiar, se acababa cualquier connotación sexual. Que quien pide un milagro a Jesús sea un indecente pagano y que Jesús se lo conceda, tiene un pase, incluso una intención teológica que hace que el cristianismo pueda expandirse por todo el mundo, pero toda indecencia tiene un límite incluso para los indecentes. Y parece que un centurión que amaba a su siervo, superaba con creces los límites de algunos cristianos.

Sin embargo, todo este adecentamiento del milagro del centurión-oficial del rey chirría con el mensaje que Juan quiere dar con el milagro, y que pone en boca de Jesús: “Si no veis señales y prodigios, no creéis”. Y es que el protagonista del milagro, el oficial, es el ejemplo de una persona que tienen fe, que cree en Jesús, y por eso se acerca a pedir el milagro para quien ama. No necesita nada más, no exige ver para poder creer, él ya cree, y es exactamente eso lo que quiere destacar el evangelio de Juan de él para ponerlo como ejemplo para el resto de la comunidad cristiana. Si es la fe sola lo que pide Juan, creo que no hace falta adecentarlo un poco para que sea merecedor de la acción de Jesús. Y si es fe impulsada por el amor a un ser humano que sufre, no es necesario que ese amor sea decente a los ojos de los demás. No hacen falta señales, no es necesario aferrarse a la literalidad de los textos bíblicos para saber en qué creer. Nuestro centurión primero, y nuestro oficial después, son ejemplos claros de que lo importante es la fe, una fe cuyo origen es el amor a los seres humanos y la meta la manifestación del amor de Dios.

Carlos Osma

Notas:

[1] Jn 4, 43-54

[2] Mt 8, 5-13

[3] Lc 7,1-10

[4] Me refiero a la comunidad joánica.

Biblia, Espiritualidad , , , ,

“Empezar “, por José Arregi

Lunes, 13 de enero de 2020

empezar-de-ceroLeído en su blog:

La Nochevieja, el Año Nuevo, las campanadas, las uvas, los brindis, las galas me emocionan mucho menos que la sonrisa de un niño o de una abuela, o la grácil lavandera blanca o pajarita de las nieves que cada día viene a picotear migajas de pan en la terraza. La mesa de cada día o una campanada cualquiera me emocionan mucho más.

Pero comprendo la excitación de la gente en ciertas fechas. La vida sería más triste sin ritos, esos momentos, lugares y gestos simbólicos capaces de iluminar, siquiera por un momento, la rutina de la vida, capaces de encender una chispa en nuestro corazón, de transportarnos más allá, de alentar nuestra esperanza, de despertarnos al Infinito bueno. De animarnos a estrenar la vida. El motivo y la forma es lo de menos.

Bienvenido, pues, nuevo año 2020, aunque bien sabemos que ni has llegado ni te irás, que no eres más que una convención de nuestras culturas y no existes más que en nuestros calendarios. Tu identidad es arbitraria como nuestras pesas y medidas, fronteras y gramáticas, y como todas nuestras doctrinas y dogmas, aunque los señores de la ortodoxia no lo saben todavía. Es como no saber que el solsticio de invierno en Roma es solsticio de verano en Lima. Así es con todo lo que creemos, pensamos y decimos. Así sucede que los chinos te inaugurarán el 25 de enero, el 19 de septiembre los judíos y el 19 de agosto los musulmanes, y serás el año 4717 del primer calendario para los chinos, el 5781 de la creación del mundo (!) para los judíos y el 1442 de la hégira o “salida” de la Meca para los musulmanes.

Pero sé bienvenido, año nuevo o como queramos llamarte a ti, tan ingenioso como ingenuo marco construido por nuestra mente para domesticar el enigma del tiempo y del espacio o del movimiento de la luz y de los astros, el enigma de un universo o de un multiverso sin centro ni comienzo ni fin que nos lleva en su vertiginosa velocidad, en su infinita calma. Seres maravillosos e insignificantes como somos, habitados de inquietud y de paz, te necesitamos, año nuevo, para poder decir: No estamos perdidos, tenemos un centro y un horizonte, estamos aquí, ayer renací, mañana será fiesta, hoy es hoy y me basta, puedo respirar. Puedo empezar.

Cómo empezar cada día es la gran pregunta, pero no podemos dejar de preguntarnos también, por algo más que una mera curiosidad superficial: ¿cómo empezó este universo visible de 14.000 millones de años y otros universos, si existen? Todas las filosofías y religiones han querido saberlo o decir al menos su ignorancia y descansarla en el Misterio. “Al principio”, se repite en sus mitos. “Al principio no existía ni el Ser ni el No-ser”, se lee en un poema védico hindú de hace 3500 años. “Entonces, el No-Ser decidió ser, se hizo Espíritu, se calentó [deseó alteridad, amó] y de este calor nacieron el fuego y la luz”. El No-ser, perdiéndose como tal, se volvió Espíritu. El Espíritu, vaciándose por amor del otro, se hizo luz. Y de la luz invisible surgió el mundo visible de las formas. Son metáforas de lo indecible.

En la Biblia judía, 1000 años después, se dice: “Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era una soledad caótica y las tinieblas cubrían el abismo, mientras el Espíritu vibraba sobre las aguas. Y dijo Dios: Que exista la luz. Y la luz existió”. Espiró y fue. Vibró y fue. Dijo y fue. Salió de sí y fue. El Espíritu, la Palabra, el salir de sí es la energía creadora originaria, el principio del Ser. El Infinito se retiró para dar lugar al mundo, dirá la Cábala. Como el mar que, al retirarse, crea la playa.

¿Y qué dice la ciencia, con el lenguaje de la matemática? La física de lo inmensamente grande y de lo inmensamente pequeño no parecen todavía del todo compatibles, pero en algo concuerdan: tanto el átomo como el universo están llenos de vacío, de “Nada”. Pero de un vacío o “Nada” que de nada no tiene nada: es puro campo de energía, de magnetismo, de vibración, de relación, de radiación. De fuerza creadora. De luz. Todo empezó y empieza en la luz del vacío. La Palabra –llamémosle Espíritu o energía– era la luz verdadera, dice el evangelio de Juan, y la Palabra se hizo carne. He ahí nuestro origen. He ahí lo que somos: Palabra o Espíritu o Luz invisible devenida forma visible: masa, materia, carne viviente, sensible, consciente.

¿Cómo empezaremos cada día a vivir de verdad, a ser lo que somos? Librándonos del miedo, la codicia, la posesión y el dominio. Liberándonos del ego, volviendo a la “nada” o al vacío creador, al Uno originario, a la relación magnética, al amor, al aliento que somos.

Quiero volver a empezar cada día. Volver a confiar cada vez en ti y en mí, en la Tierra Madre y en nuestra pobre especie apenas despertada todavía a la humanidad fraterna posible. Y, al confiar y al vencer el miedo, haré que se encarne y se expanda

Espiritualidad , , ,

A pesar de todo: mis esperanzas para 2020.

Sábado, 11 de enero de 2020

e78bddb41ca2ab7df9e3d5d9131415faCuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír”. Que nadie me pregunte quién pudo pronunciar esta frase, porque me llegó a través de uno de los numerosos medios de comunicación de hoy en día; concretamente a través del whatsapp. Me hizo pensar tanto en su momento que la puse bien a recaudo, porque tenía casi la plena convicción de que, tarde o temprano, me resultaría más que oportuna.

Y en ello estamos. Sin pretender ser agorero de desgracias y calamidades, sí quiero presentar algunas realidades de mi entorno, concretamente del mundo y de la sociedad en que vivo y de la Iglesia de la que me siento miembro, aunque no con toda la plenitud que me gustaría. Realidades que me producen ciertos niveles de tristeza e incluso de desánimo en algún momento; pero no lo suficiente como para no vislumbrar en ellas, mal que les pueda pesar a no sé quiénes, una segunda cara que llama al optimismo y a vivir, aún si cabe, con más esperanza.

Haciendo mía la sentencia de Publio Terencio Africano, s. II aC, “Soy un hombre, nada humano me es ajeno”, quiero entrar en la vida, la de aquí principalmente porque es la mía, para sacar a la luz algunas de las sombras que la envuelven, según mi manera de ver. Pero no con la intención de entonar un lamento y ya está, sino con el propósito de traer a colación otras realidades y compromisos de personas y gentes que me insuflan una ilusión necesaria que me ayuda no solo a no desfallecer, sino a continuar caminando con nuevos ánimos y bríos.

Me preocupa, y mucho, decir lo contrario por mi parte sería una gran irresponsabilidad, los brotes más que anecdóticos de racismo que han venido para instalarse de manera cómoda en nuestras ciudades y en nuestros pueblos. No me consuela, todo lo contrario, que lo mismo esté pasando acá y acullá de mis fronteras. Me preocupa que ya no sea el color sino el dinero, o la falta de dinero que acostumbra a acompañar al color, el factor que les sirva a muchos para dirimir los derechos de las personas. Hasta llegar al derecho más sagrado, el de la vida. Ya no vale nada la vida de un inmigrante perdido en altamar a la deriva. Es pobre, ¡qué más da!

Me preocupa la escalada y el auge de grupos sectarios y reaccionarios que llegan al poder o a estar muy cerca de él, aupados por desalmados o por ignorantes en el mejor de los casos. Me preocupa la utilización de la mentira por cierto tipo de personas, pues me resisto a denominarlos ideologías, como el instrumento más eficaz para conseguir de los electores la mayor cantidad de votos posibles. Me preocupa la acusación infundada, rayando la calumnia en numerosos casos, que los citados anteriormente utilizan contra colectivos de personas concretos. Me preocupa el acoso, velado muchas veces, pero totalmente real, contra sectores que plantean sus relaciones humanas de manera diferente a como se ha venido haciendo hasta hace un tiempo.

Me preocupa la pérdida derechos fundamentales vigentes hasta hace muy poco y que hacían más humana la vida de las personas en general, especialmente de los colectivos más desfavorecidos. Me preocupa la aplicación de la ley de manera severa y contundente contra sectores en situación de riesgo y de vulnerabilidad. Me preocupa que muchas de las calles de nuestras ciudades continúen sirviendo de dormitorio para hombres y mujeres que, por razones bien diversas, han llegado hasta lo más bajo, como es el hecho de perder la más elemental autoestima. Me preocupa que, hasta para recibir alimento en los comedores sociales de alguna ciudad del Estado, se hayan abierto listas de espera. Me preocupa el grado de intemperie a que se ve sometida la mujer tanto a nivel laboral como de convivencia en cuanto a pareja se refiere.

Me preocupa, pasando ya a otro colectivo o institución, que la Iglesia no se resigne a asumir que ya no es la única garante moral de las costumbres de las ciudadanas y ciudadanos del mundo en general y de este país en concreto. Me preocupa que la jerarquía de la Iglesia española calle demasiado ante ciertas actitudes inmorales por parte de los gobiernos, sobre todo en relación con los inmigrantes, porque me da la impresión de que tiene miedo a perder el estatus o ciertos privilegios que viene gozando. Me preocupa una Iglesia más obsesionada por el dogma, las creencias y los ritos que por la ética y el compromiso con la vida y con las personas. Me preocupa…

Yo mismo me pregunto ¿puede haber esperanza después de todo esto? No puedo hablar por las demás personas, claro está; por tanto, lo voy a hacer por mí mismo. Por ello, y en cuanto a mí se refiere, quiero decir que al lado justo de las calamidades anteriores existen realidades preñadas de unos valores que animan a seguir viviendo y apostando por la esperanza en una sociedad más justa y en una Iglesia más evangélica.

Me anima la movilización de la mujer a través de colectivos bien diferentes denunciando su discriminación respecto al varón en tantas facetas de la vida, como son, entre otras, la laboral, la educacional y la familiar. Me anima la fuerza con que adolescentes y jóvenes han salido a las calles de numerosas ciudades del mundo, también de nuestro país, denunciando el abuso pertinaz que se está haciendo contra el planeta que habitamos. Me anima el órdago que los/las pensionistas de nuestro país han echado a los dirigentes públicos y políticos reclamándoles justicia, no limosna. Me anima que el colectivo LGTBI vaya consiguiendo, no sin esfuerzos ni zancadillas, que sus derechos sean reconocidos cada vez por más número de personas. Me anima el estilo de Iglesia, acorde con el Evangelio, que Francisco va convirtiendo poco a poco en realidad. Me animan todos los grupos y comunidades cristianas que viven su fe a la intemperie y hacen de la opción por los pobres la razón de su seguimiento a Jesús. Me anima…

A lo mejor es poco, pueden decir algunos/as. Pero para mí es suficientemente grande e importante como para mantener viva mi esperanza durante el 2020.

¡FELIZ AÑO!

Juan Zapatero Ballesteros

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad , ,

Feliz año, si cambiamos con él

Jueves, 9 de enero de 2020

cambio_1

Este año que está a punto de empezar, no será diferente, si nosotros y nosotras no cambiamos con él.

Sin grandes deseos irrealizables. Sin esfuerzos que no podamos llevar a cabo.

Desde la cotidianidad y el sueño de transformar la realidad más inmediata, brindado la ternura de la solidaridad en tierras cercanas o allende los mares.

Que los recortes no nos rebajen los ánimos, la sonrisa, la ternura, la alegría.

Que la indignación no dé paso al desencanto, sino a la participación, la lucha, el trabajo diario por un mundo mejor.

Que la crisis nos ayude a cambiar de paradigmas, viviendo una vida más sencilla, más fraterna, más feliz.

Que las dificultades nos hagan descubrir nuevas posibilidades, nuevas personas para solucionar los problemas con fe y esperanza.

Que sigamos gozando de la vida, dando vida a nuestro alrededor, en compañía de la familia, los amigos y compañeros de camino. Ellos y ellas son nuestro mejor tesoro.

Feliz año si lo intentamos vivir así.

*

Miguel Ángel Mesa Bouzas
Fuente Fe Adulta

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“Recordatorio anual”, por Gabriel Mª Otalora

Jueves, 9 de enero de 2020

Calendario-2020ECLESALIA, 03/01/20.- El libro del Génesis es el de los comienzos, el libro que habla del principio de todo, tomando prestados temas de la mitología mesopotámica adaptados al pueblo israelita creyente en un solo Dios. La llegada de un nuevo año no deja de ser también una génesis por mor de los calendarios: el final de un tiempo concreto que da comienzo a otro tiempo nuevo que llamamos 2020, lleno de sorpresas, incertidumbres y esperanzas.

Pensando sobre lo que supone otro año de vida, lo siento de manera coral desde mi óptica cristiana, es decir, más allá de los doce meses que finalizan y el nuevo año que llama a la puerta. Dios ha creado todo el universo, poniendo buen cuidado en no finalizar la creación; al contrario, ha puesto una buena parte de la misma en manos del ser humano, como un colaborador necesario, un verdadero  co-creador a partir de los mimbres dejados por el Padre Dios. El resultado obtenido siglo tras siglo, año tras año, supone esfuerzo, evolución, ejercitarse en el método de prueba y error así como lo más importante de todo: una necesaria colaboración entre seres humanos sin la cual nada que tenga fundamento es posible.

Estamos hechos a imagen y semejanza de Dios con el atributo principal de ser capaces de amar. Además, tenemos la capacidad de elegir libremente lo esencial de nuestra vida a la que han inoculado el “cromosoma” del anhelo de la felicidad plena. Pero nuestro desarrollo óptimo debe realizarse en comunidad, nos guste o no. Un ejemplo relevante de esto es la llamada Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el sentido de ser la culminación de siglos de avances que para un cristiano son el resultado de un plan mayor de Dios. A pesar de aprobarse en 1948, todavía es un punto de partida que busca la extensión generalizada de los principales derechos humanos en base a la dignidad de la persona.

Ahora, trabajar en red en cualquier área del conocimiento es fundamental, conviviendo con los egos y miserias humanas que dificultan cualquier avance de la humanidad. Los avances de unos se sustentan en los descubrimientos de sus predecesores.  El desarrollo de la genética, el descubrimiento estructura del ADN, la teoría de la relatividad, la energía nuclear, los descubrimientos astrofísicos del cosmos, los enormes avances médicos, la informática y las redes sociales… todo es fruto de la colaboración y esfuerzo de muchas generaciones.

Todas las etapas de su vida  son parte de un proceso constante de aprendizaje y evolución, a partir de las experiencias propias o ajenas. Que el ser humano es un ser social por naturaleza lo formuló Aristóteles para constatar que todos nacemos con la característica social de la necesidad de los otros para sobrevivir y mejorar. Todos poseemos, por tanto, una doble dimensión -individual y social- para alcanzar nuestro desarrollo pleno.

Cuando trabajamos en equipo conseguimos resultados completamente diferentes a hacerlo de otras maneras. El efecto que tiene la comunidad en el logro es exponencial al generar sinergias y un impacto global. Cuando hay resultados positivos, cada uno vibra con el trabajo que ha hecho, pero debería valorar todo lo que ha recibido: “Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”, dijo Newton. Esfuerzo, confianza, pertenencia, reconocimiento, legado… Lo cierto es que no solemos pararnos a pensar en la importancia de los esfuerzos colectivos. Y cuanto mayor es la implicación por motivación, mayor es también el beneficio y la satisfacción individual.

El cambio de año es tan señalado en la mayoría de culturas que muchos lo ven como una oportunidad para nuevos propósitos; otros lo sienten como una fecha triste al subrayar que la vida se va poco a poco (la nuestra y la de los seres queridos). Yo prefiero valorar la existencia como un regalo lleno de oportunidades y posibilidades, pues creo que nuestra intervención puede tener influencia directa en muchos resultados, sobre todo cuando nos apoyamos los unos en los otros. Si la creación es fruto del amor de Dios, nuestra vida también lo es. Nada hay cerrado y definitivo hasta la muerte. Somos parte de un Plan mayor y nuestras capacidades envueltas en la confianza en Dios serán capaces de transformar lo que hoy parece inamovible. No hay más que leer algunas buenas biografías de cualquier tiempo y lugar para constatarlo. Hagamos pues de nuestra fe una palanca transformadora de cada día contando con los demás, poniendo la confianza en Dios si pretendemos resultados relevantes.

¡Feliz nuevo año de corazón!

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad ,

2020: Año de la Biblia. Guía de lectura en doce meses

Miércoles, 8 de enero de 2020

2CA919D9-C762-4F16-9232-00C5A2BB45BDDel blog de Xabier Pikaza:

Renovar el cristianismo y recrear la Iglesia

El libro consta de tres partes: (a) Presentación general de la Biblia en esquemas. (b) Motivos fundamentales. (c) Camino y guía de lectura en doce meses. Ahora insisto en la tercera parte, recogiendo algunos elementos de ese esquema de lectura  en doce meses, para aquellos que quieran dedicar un año (este año 2020) al estudio general de la Biblia.
El libro ofrece, según eso,  una guía de lectura  e inmersión completa en la Ciudad-Biblia,  a lo largo de doce meses, como “esquema” orientativo, para aquellos que quieran conocerla y dejarse sorprender por ella. Evidentemente, no  expongo  aquí todos los esquemas, motivos y estrategias de conocimiento de la Biblia, que he detallado en el libro (en especial en pag 257-285,  con las pertinentes orientaciones bibliográficas), pero ofrezco un resumen de su contenido.

  En esa línea, conforme a los deseos del Papa Francisco, el lector interesado, podrá recorrer el doce meses los caminos de la Ciudad-Biblia, para renovar el Cristianismo y recrear la Iglesia. (Presentación del libro A. Piñero, Una “Guía” breve para adentrarse en el mundo de los libros de la Biblia:   http://www.religiondigital.org/el_blog_de_antonio_pinero/Guia-breve-adentrarse-libros-Biblia_7_2190750907.html)

Primer mes 1 (enero…?). Los evangelios sinópticos 

              En el comienzo de la Biblia cristiana está la vida de Jesús, tal como ha sido recogida e interpretado por los evangelios sinópticos. Por eso será bueno empezar por ellos:

Primera semana: Marcos, leído entero cada día. Distingan las dos partes principales del texto: (a) Mc 1, 1-8, 26: Vida y mensaje de Jesús en Galilea, anunciando y preparando la llegada del Reino de Dios. (b) Mc 8, 27-16, 8: Camino de Jesús hacia Jerusalén, donde las autoridades de la ciudad le condenan a muerte. Descubran la necesidad de volver a empezar el camino de Jesús en Galilea (16, 1-8). Marcos no ha escrito el evangelio para que sus lectores se limiten a conocer la historia pasada, sino para que retomen el camino de Jesús y lo recorran con él.

Segunda semana: Mateo, leído también por entero cada día. Pronto descubrirán es que Mateo ha incluido un prólogo con el nacimiento de Jesús (Mt 1-2) y un epílogo con escenas de su resurrección (Mt 28), “completando” el texto de Marcos, al que añade unos materiales que provienen del Q (libro de sermones de Jesús, no conservado). Descubrirán también que Mateo ha introducido cinco grandes sermones (Mt 5-7; 10; 13; 18 y 223-25), donde recoge la doctrina de Jesús, de un modo catequético y sistemático, presentando así a Jesús como un predicador sabio.

 Tercera semana: Lucas, también entero cada día. Lucas retomó el texto de Marcos, unido al Q (lo mismo que Mt) para judíos, cristianos y paganos, presentando a Jesús como figura religiosa importante, que debe ser conocida en el ambiente culto de su tiempo, pues su vida y mensaje aporta algo que otros no han conocido. Lucas quiso decir que la historia de Jesús tiene que continuarse en la Iglesia. Por eso termina su evangelio diciendo que Jesús ha “subido” al cielo, encargando su tarea mesiánica a los hombres (prometiéndoles la venida del Espíritu Santo).

 Cuarta semana: (a)  Completen aquellas cosas que no han quedado claras en las tres anteriores. Siéntanse capaces de leer los sinópticos por sí mismos, sacando las consecuencias que vieren, no las que otros les han dicho. (b)  Apunten las cosas más importantes que han visto en los tres evangelios. Dejen los temas abiertos, pues habrá que volver a esta Plaza de Jesús (con los sinópticos) al fin de todo el recorrido.

2º mes (¿febrero…?). Historia israelita

              Para entender a Jesús, la lectura del AT ha de empezar los libros de los historia de Israel, entendida como revelación de Dios en la vida de los hombres. Sólo los israelitas conciben su historia como “teofanía, presencia activa de Dios:

– Primera semana. Será bueno empezar por 1-2 Sam y 1-2 Rey, que son los libros centrales de la obra deuteronomista (siglos VI-V aC) donde se ha plasmado la raíz de la identidad israelita, en la historia anterior al exilio.

– Segunda semana. Se pasará Esd-Neh, 1-2 Cron, que se han tomado a veces como obra del “cronista” (IV aC), para conocer que momentos básicos de la “restauración” de Israel tras el exilio (Esd-Neh) y la forma como los judíos de ese tiempo han entendido su historia, desde una perspectiva sacral (de templo).

Tercera semana. En este momento se podrá estudiar y entender la reconstrucción deuteronomista de la historia original del pueblo, según el apartado c (Josué y Jueces).

– Cuarta Semana. Se podrán leer los libros Rut, 1-2 Mac, para completar de esa manera la visión de la historia israelita. Si hay tiempo, esos libros pueden y deben compararse con la obras de los historiadores griegos (Herodoto y Tucídides).

 Tercer Mes: Hechos de los Apóstoles  

               Es necesario pasar de la historia de Jesús  (y de la historia del AT) al surgimiento de la Iglesia. Por eso será conveniente dedicar el segundo mes al estudio de ese tema, insistiendo en el libro de los Hechos de los Apóstoles

– Primera semana. Léase cada día la primera parte de Hechos (Hech 1-15), fijando los motivos, precisando las escenas, distinguiendo los protagonistas, e insistiendo de un modo especial en las claves del del conflicto que lleva al Concilio, con la solución allí propuesta (Hch 15).

– Segunda semana. Léase también cada día la segunda parte del libro (Hch 15-28), empezando de nuevo por el Concilio (Hch 15) y fijando los momentos fundamentales de la misión (éxito y fracaso) de Pablo hasta llegar a Roma.

– Tercera semana. Para completar lo anterior, esta semana se pueden leer algunos textos más biográficos de Pablo, y más centrados en la iglesia (Gal 1-2; 1 Cor 1-4. 11-15; 2 Cor 9-12 y todo Flp), comparando así la visión de Hechos con la de otros textos del NT (y también con los libros históricos del AT, leídos el mes anterior).

– Cuarta semana. Se volverá a los sinópticos y a los libros históricos del AT, comparando el mensaje y destino de Jesús con el despliegue de Israel y el de la Iglesia, para destacar así la diferencia y la continuidad que existe entre ambos acontecimientos.

 4º Mes. Libros proféticos

          Para el estudio del Antiguo Testamento, después de los libros de historia, vienen los proféticos, pues la Biblia es un libro profético. Éste es un tema muy extenso, que no se puede exponer en un mes… pero se pueden  ofrecer las bases fundamentales para su estudio:

 Primera Semana. Se leerán los relatos de vocación (Is 6, Jer 1‒2, Ez 1‒3) y los textos de los profetas más citados en el NT (como Isaías 40‒55 y Zac), que son más conocidos y que servirán de introducción a todo lo que sigue.

Segunda Semana. Se leen los profetas Mayores (Is, Jer, Ez), dedicando a uno cada dos días, y destacando los pasajes más significativos: Libro del Emmanuel (Is 7-11); Relatos biográficos, con oráculos de restauración (Jr 26-45); Primera actividad (Ez 12-24).

Tercera Semana. Dedicados a los profetas Menores (Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás Miqeas….), leyendo dos cada día. De lectura obligada, más atenta son Oseas, Amos y Miqueas.

Cuarta Semana. Servirá para recapitular las semanas anteriores, insistiendo en los textos más significativos y comparando a los profetas de Israel con filósofos y personajes proféticos de nuestro tiempo.

5º Mes. Pablo (corpus paulino) 

Conocemos ya Pablo por  Hechos (mes 3º), donde se ofrece una visión general de su historia. Este mes pasamos a sus cartas, que son el primer testimonio escrito de la profecía y novedad cristiana. Pablo traduce  en ellas el Mensaje de Pascua de Jesús en forma de palabra (anuncio y denuncia) para las comunidades que ha fundado, apareciendo como profeta (comparar Gal 1, 15 con Jr 1,5; Is 49, 1), al que Dios ha llamado para extender a las naciones el mensaje de su Hijo Jesucristo. Por eso, proponemos su lectura después de los profetas del AT:

 Primera semana. Empezaremos leyendo las primeras cartas auténtica l Tes, 1-2 Cor, con Flp y Fl (a lo que se puede añadir 2 Tes, que es posterior) para conocer su visión de Cristo y de la Iglesia.

Segunda Semana. Seguimos con las cartas auténtica,  empezando quizá por Flp y Fl, para centrarnos en Gal y Rom, que nos sitúan en el corazón de la teología paulina (pecado y gracia, salvación por la fe, unión de todos los hombres en Cristo).

Tercera Semana. Se estudiarán las cartas posteriores de la escuela de Pablo, de tipo místico-eclesial (Col-Ef), con las pastorales (1-2Tim, Tito), tal como aparecen en la “vía de la derecha”, para conocer el despliegue de la misión y teología paulina.

Cuarta Semana. Será bueno recoger, en forma de síntesis, la experiencia y teología de Pablo. En contra de lo que a veces se ha dicho, él no ha inventado una nueva religión, sino que ha expresado (ha sacado las consecuencias) del movimiento de Jesús, partiendo de su pascua (muerte y resurrección mesiánica). Leer más…

Biblia, Espiritualidad , ,

Año de la Biblia

Jueves, 2 de enero de 2020

7191906unhombrejovenleyendolabibliaaotrojovenenlacrcel-1024x684Hermanas y hermanos, amigas y amigos: Vayan por delante nuestros mejores deseos de paz y felicidad para el Año Nuevo.

El Consejo Mundial de Iglesias y el Papa Francisco han declarado 2020 como el Año de la Biblia. Su objetivo es que todos los cristianos tengamos un conocimiento directo y personal de la Biblia. La Biblia, para un cristiano, es el álbum de familia; no para copiar la vestimenta de nuestros abuelos, sino para conocer nuestras raíces. No leemos la Biblia porque la distancia de culturas, a lo largo de más de veinte siglos, nos la hacen incomprensible, contradiciendo nuestros conocimientos científicos y nuestra conciencia ética.

Por eso Fe Adulta quiere desarrollar durante estos doce meses un plan que contextualice y haga comprensible la lectura gradual del libro sagrado. Sabemos que la Biblia no es palabra inalterable de Dios, sino palabras humanas que expresan nuestra búsqueda de Dios. Comencemos este mes con unas orientaciones generales para la lectura personal de la Biblia. El resto de meses iremos proponiendo material para estudiar los principales libros del Nuevo y del Antiguo Testamento.

Cada mes recomendaremos unos vídeos y unas lecturas para profundizar en nuestro acercamiento a la Biblia.

Libros recomendados:

A la fuente cada día, de Fray Marcos Rodríguez. Un comentario al evangelio diario para el que sienta la necesidad de hacer un rato de oración cada día. Un motor de puesta en marcha para adentrarse después en las profundidades del mensaje de Jesús. Editorial Fe Adulta.

Ciudad Biblia, de Xabier Pikaza. Una guía para adentrarse, perderse y encontrarse en los libros bíblicos. Editorial Verbo Divino.

Vídeos recomendados:

Hermenéutica Bíblica (I), de Xabier Pikaza: Principios básicos de la Hermenéutica Bíblica: Cómo leer la Biblia. Para interpretar la Biblia hay que contextualizarla en el tiempo y en su momento cultural. Las grandes Religiones antiguas no tenían libro. Los fenicio-palestinos lograron una escritura fácil de aprender y se democratizó la cultura escrita hasta tal punto que lo más característico del pueblo judío es su libro sagrado, que recoge la identidad de Israel.

Hermenéutica Bíblica (II), de Xabier Pikaza: La palabra hermenéutica significa interpretar. No hay lectura sin interpretación. Repasamos varios métodos de interpretación de la Biblia: método patrístico-medieval, escolástico y protestante. El más importante surgió a raíz de la Ilustración y es el método crítico, que comprende el análisis riguroso desde la crítica histórica, literaria, filosófica, psicológica y sociológica. Dentro de cada rama del saber hay métodos de análisis, Por ejemplo, para hacer crítica literaria se recurre al análisis de las formas o la lectura de la redacción.

Hermenéutica desde la mujer, de Carmiña Navia: La hermenéutica afirma que los textos hablan en la medida en que responden a las preguntas que le plantea el lector. La herencia sociocultural que arrastramos hace que la mirada de la mujer sea distinta a la del varón y por lo tanto, las preguntas que las mujeres plantean en la lectura de la Biblia son diferentes a las que han venido planteando los varones durante más de veinte siglos.

Cómo se formaron los evangelios, de Pope Godoy: José Godoy, experto en Ciencias Orientales y análisis semánticos del Nuevo testamento, nos da unas pinceladas muy interesantes sobre cómo se formaron los evangelios: cómo se pasó de la tradición oral a la escrita, cuál es el evangelio más antiguo, de qué fuentes se alimentan, etc. Además de sus conocimientos como teólogo, Pope Godoy aporta ese entusiasmo por la figura de Jesús, que le ha llevado a ser un incansable defensor de los derechos sociales y gran comunicador de los evangelios.

Cómo leer la Biblia, artículo de Gonzalo Haya.

Cuentan que el inventor del fuego, entusiasmado con la utilidad de su descubrimiento, recorrió todos los pueblos enseñándoles a encender el fuego. Pasado un tiempo volvió a visitarlos para apreciar los progresos que habrían logrado con su descubrimiento. Al llegar vio que los nativos habían levantado un monumento en la montaña y allí conservaban un altar con el fuego. Ese era todo el progreso conseguido.

Eso es lo que hemos hecho con la Biblia: la hemos encerrado en una vitrina, fuera del polvo y del desgaste de nuestras manos. No la leemos, ni siquiera la consultamos como se consulta un diccionario, porque nos han enseñado a interpretarla literalmente (“al pie de la letra”) y esa lectura contradice nuestros conocimientos científicos, históricos, y éticos. Por eso nos parece mejor sacralizarla en su urna; conservarla como aquel fuego en lo alto de la montaña, sin que influya en nuestra vida diaria.

¿Cómo leer la Biblia? Es absolutamente necesario situar cada libro en su momento histórico y cultural. Para situarlos necesitamos algunas orientaciones generales, una introducción a cada libro, o notas a pie de página. Sin embargo lo más importante será cotejar cada texto con nuestra conciencia y con nuestra búsqueda de Dios.

La Biblia no es palabra intangible de Dios, sino una novela histórica sobre nuestra búsqueda de Dios, con nuestros aciertos y nuestros errores. Al leerla, no sólo con los ojos sino con el corazón, nosotros añadimos una nueva página a la Biblia que Dios ha situado en el altar del universo.

Dios se ha manifestado siempre en la Historia, pero los hombres lo hemos entendido según la medida de nuestros conceptos y experiencias. Lo que se recibe adopta la configuración del recipiente, decía santo Tomás (Quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur); y nosotros le hemos ido dando a Dios la configuración de nuestras capacidades culturales. Por eso Josué, caudillo de un pueblo en busca de tierra en la que asentarse, interpretó a Yahvé como Señor de los ejércitos. Nuestros conceptos filosóficos y éticos han evolucionado, y nuestra idea de Dios tiene que evolucionar, sin abandonar sus raíces; porque como decía un pedagogo indígena boliviano “no hay desarrollo sino a partir del propio rollo”.

En cada Carta semanal, se propondrán algunas lecturas que ayuden a contextualizar e interpretar los respectivos libros, pero aquí quiero anticipar algunas orientaciones que el Papa Francisco consignó en su encíclica Evangelii gaudium (nº 145-154).

· Lo más importante es descubrir cuál es el mensaje principal… lo cual implica reconocer el efecto que el autor ha querido producir.

· Para entender un texto hay que ponerlo en conexión con el mensaje de toda la Biblia.

· Acercarnos a la Palabra con un corazón dócil y orante… para que engendre una mentalidad nueva.

· Preguntarnos qué nos dice a nosotros ese texto.

· Sentir que nos invita a dar un paso más, pero no nos exige una respuesta plena si todavía no hemos recorrido el camino que la hace posible.

· Discernir lo que el Señor desea decir en esa determinada circunstancia.

Gonzalo Haya

Fuente Eclesalia/Fe Adulta

Biblia, Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), General , ,

Cristianos Gays os desea un Feliz Año Nuevo 2020

Miércoles, 1 de enero de 2020

Mafalda4

“Cuidado hemos de tener, no sea que por confiados
en los auxilios humanos, perdamos algo de
la confianza que debemos tener en Dios.

(San Fco. Javier)

Al comenzar el 2020 queremos felicitaros este año nuevo con la alegría propia de los hijos de Dios.

Tenemos 366 días por delante para llevar a cabo esos propósitos nacidos a la luz de Navidad y que, con el impulso del Espíritu, nos ayudara a madurar en nuestra vida cristiana.

Estamos llamados a llevar la alegría del Evangelio a tantos y tantos hermanos y hermanas nuestros que sienten la soledad espiritual y física de estar escuchando constantemente que la forma de amar que Dios hizo nacer en nuestro corazón, por pura gracia, es pecado abominable. Debemos llevar la alegría de quien se sabe querido por Dios, se sabe hijo de Dios, a todos nuestros rincones cotidianos. No seamos nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo. Nunca nos dejemos vencer por el desanimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con Él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables, ¡y hay tantos!… Sigamos a Jesús en este año nuevo. Nosotros acompañamos, seguimos a Jesús, pero sobre todo sabemos que Él nos acompaña y nos carga sobre sus hombros: en esto reside nuestra alegría, la esperanza que hemos de llevar a todos en este mundo nuestro. Y, por favor, no os dejéis robar la esperanza. Esa que nos da Jesús.

Ojala los pastores de todas las confesiones, de todas, sean capaces de transmitir esa esperanza y alegría propia de Dios, solo de Dios.

Desde Cristianos Gays os deseamos a todos un feliz año nuevo 2020 lleno de momentos preciosos e íntimos con el Señor.

***

Feliz Año Nuevo, Urte berri on, Bon any nou, Feliz aninovo, Bon añu nuevu, Bon annada

feliz_año_nuevo

***

Felix sit annus novus
***

Y en casi todos los idiomas del Mundo: Leer más…

Espiritualidad, General , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.