Archivo

Entradas Etiquetadas ‘legionarios de Cristo’

El Nuncio en México, Franco Coppola: “Las confrontaciones sobre el matrimonio gay no son buenas y no ayudan”

Sábado, 12 de noviembre de 2016

img_2171Llamada al orden del Nuncio papal ante la cruzada de los obispos contra las bodas homosexuales

El religioso señaló que el debate ha dejado en claro que hay personas que no se sienten apreciadas y que no sienten que gozan de todos los derechos

Responsables vaticanos fomentan un centro para la protección de menores en México

(C. Doody/Agencias).- “Una magnífica oportunidad para practicar el diálogo”. El Nuncio  en México, Franco Coppola, valoró este lunes el debate sobre el matrimonio homosexual que mantiene en vilo al país, a la vez que abogó por “encontrar la solución más apta” para todos, incluso los que actualmente se sienten discriminados.

No creo que sea bueno para el país confrontarse, ir a una lucha, hacer una cuenta para ver cuantos están en favor y cuantos en contra”, dijo Coppola en conferencia de prensa en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México. Las palabras del Nuncio se interpretan como una llamada al orden vaticana al episcopado local, que ha emprendido una cruzada contra la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de avalar constitucionalmente el matrimonio igualitario. “No vengo con la solución porque no estaría respetando a México. Mi opinión es que los mexicanos, en lugar de confrontarse o marchar, deben sentarse en una mesa y entender todas las implicaciones”, apuntó.

Enfatizó que el tema atañe a la Constitución mexicana. El religioso señaló que el tema ha generado un debate que ha dejado en claro que hay personas que no se sienten apreciadas y que no sienten que gozan de todos los derechos. “Es una magnífica oportunidad para practicar el diálogo. Intercambiar insultos o prejuicios no sirve de nada y hay que entenderse”, abundó.

Pidió no tomar una decisión ideológica sino “examinar la realidad de México y encontrar la solución más apta para este país”.

En mayo, el presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa para dar reconocimiento constitucional al matrimonio homosexual y desde entonces grupos a favor y en contra han realizado marchas en varias ciudades del país.

Por otro lado, Coppola llamó a no cerrar los ojos ante el aumento de la violencia en el país, que ha tocado a algunos representantes de la Iglesia Católica. “Cada país tiene sus problemas y dificultades, y lo importante es hacerles frente y no cerrar los ojos. A veces se cierran los ojos y no se ven los problemas y hay que examinarlo y escuchar”, dijo.

Refirió que el mandato que recibió del Papa Francisco fue “predicar el diálogo”, y añadió que “es muy fácil confrontarse, pero eso no es bueno y no ayuda”.

En otro orden de cosas, el nuevo embajador de la Santa Sede en México reconoció que todavía no tiene planes para su estancia en México. “Por el momento tengo que escuchar y aprender. Soy consciente de que el Papa me envió a un país grande, complejo, con gran riqueza y diversidad y una gran historia que pesa todavía. Tengo mucho que aprender antes de decir algo personal”, declaró.

Reveló que tuvo una reunión con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, de la que aseguró que fue una buena oportunidad para hacer juntos “una panorámica” de asuntos que les “ocupan y preocupan” a ambas partes, en especial los temas de religión y de violencia.

Sobre las muertes de sacerdotes en recientes episodios de violencia, señaló que los clérigos son víctimas colaterales y “no es una violencia específica contra los sacerdotes”.

 

Por otro lado, clérigos encargados de la lucha contra la pederastia en las estructuras del Vaticano impartieronn esta semana en México un congreso con miras a inaugurar formalmente en ese país un centro de la Iglesia católica para la protección de menores.

Entre los participantes en el seminario, convocado por la Universidad Pontificia de México (UPM), destaca Charles Scicluna, quien como “promotor de justicia” (fiscal eclesiástico) jugó un papel clave en la sanción que la Santa Sede conminó en 2006 al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado.

El congreso se extendió del 8 al 10 de noviembre y en él expusieron también el cardenal estadunidense Sean O’Malley, presidente de Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores del Vaticano, y Hans Zollner, sacerdote jesuita integrante de ese grupo de trabajo.

Los objetivos del encuentro incluyeron “dar a conocer lo que la iglesia hace y debe hacer para atender adecuadamente a las víctimas de abuso sexual” y concientizar sobre la urgencia de detectar a tiempo a los posibles agresores.

Al finalizar el mismo quedó inaugurado el “Centro de investigación y formación interdisciplinar para la protección de los menores”, que trabajará en relación directa con un organismo similar establecido por la Universidad Gregoriana de Roma y cuyo responsable es Zollner.

Los trabajos comenzaron el martes 8 con una conferencia del cardenal O’Malley en la cual presentó el trabajo de la comisión vaticana de cuidado a los infantes establecida por el Papa Francisco el 22 de marzo de 2014. Ese mismo día Zollner habló sobre “la reacción al abuso sexual en la Iglesia Católica” y Scicluna sobre “el delito de abuso sexual reservado a la Congregación para la Doctrina de la fe”.

Las disertaciones continuron el miércoles 9 con Scicluna, quien se refirió sobre las apelaciones en juicios canónicos contra abusadores, O’Malley abordando la atención de la Iglesia a las víctimas y Zollner la prevención en la formación sacerdotal.

El último día, el jueves 10, estaban previstas exposiciones sobre los criterios para sancionar y atender a un clérigo acusado, además del papel de las conferencias de obispos y superiores generales ante el abuso sexual.

Funte Religión Digital

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Carrusel de abusos sexuales… Y luego los obispos dando lecciones…

Miércoles, 10 de agosto de 2016

Una pequeña muestra de la hipocresía con la que algunosque no hicieron nada ante estos hechos pretenden dar lecciones a otros

violador-de-menores_560x280El ex-párroco de Can Picafort ingresa en prisión

Llegó a violarla entre 10 y 12 veces

La sentencia destaca “la violencia e intimidación que ejerció el acusado sobre la menor”

El fallo incluye la prohibición al condenado de acercarse a la víctima a menos de 500 metros durante cinco años, después de cumplir la pena de cárcel

El expárroco de Can Picafort (Mallorca) Pere Barceló, condenado a seis años de cárcel por violar a una monaguilla de diez años, ha ingresado de forma voluntaria en la prisión de Segovia, según han informado este sábado fuentes penitenciarias.

El exsacerdote, de 64 años, se presentó voluntariamente el pasado jueves, para cumplir la pena de seis años impuesta por tribunal de la sección segunda de la Audiencia de Palma, en la prisión de Segovia. Una vez en el centro penitenciario segoviano, el condenado fue trasladado al departamento de ingresos, a la espera de que se le asigne otro módulo.

El pasado 4 de julio la Audiencia de Palma emitió la sentencia condenatoria por un delito continuado de agresión sexual en la que destaca “la violencia e intimidación que ejerció el acusado sobre la menor”. Durante el juicio el propio expárroco, el primero expulsado de la Iglesia en España antes de un juicio por pederastia, admitió haber abusado sexualmente de la niña en varias ocasiones y contó que aprovechaba la ausencia de adultos para llevarse a la menor a su propia habitación. Los tocamientos se repitieron en el coche cuando la acompañaba a casa, en su habitación e incluso en el domicilio familiar de la menor, también llegó a violarla entre 10 y 12 veces.

Por tanto, el tribunal ha considerado probado que desde principios de 1997 y hasta el verano de 1998, con intención de satisfacer sus deseos sexuales abusó de la monaguilla y ha establecido una pena de seis años que el propio condenado ha aceptado. El fallo incluye la prohibición al condenado de acercarse a la víctima a menos de 500 metros, así como de comunicarse con ella de cualquier forma, durante cinco años después de cumplir la pena de cárcel.

+++

Bonifacio Buzzi, de 57 años, cura brasileño condenado por pederastia, hallado muerto en su celda

La semana pasada fue acusado de abusar sexualmente de dos niños en la localidad de Tres Coraçoes

bonifacio-buzzi-sacerdote_560x280El sacerdote brasileño Bonifacio Buzzi, quien el pasado viernes había sido detenido por segunda vez por un supuesto abuso sexual de menores, fue hallado sin vida en su celda, al parecer víctima de un suicidio, informaron hoy fuentes oficiales.

Buzzi, de 57 años, había ido a prisión en 2007, condenado a veinte años por pederastia, pero obtuvo la libertad condicional siete años después por buena conducta.

Sin embargo, la semana pasada fue acusado de abusar sexualmente de dos niños en la localidad de Tres Coraçoes, en el estado de Minas Gerais, y un juez ordenó que regresara a prisión.

Según las autoridades de Minas Gerais, Buzzi fue detenido el pasado viernes y el domingo fue encontrado sin vida en una celda que sólo él ocupaba.

Los responsables del presidio de Tres Coraçoes explicaron que el sacerdote murió por asfixia, provocada por unas sábanas enrolladas en torno al cuello, por lo que inicialmente han caracterizado el caso como suicidio, aunque iniciaron una investigación al respecto.

El caso de Buzzi fue uno de los muchos citados en un informe sobre abusos sexuales en la Iglesia católica en el que basa el filme Spotlight, dirigido por el mexicano Alejandro González Iñárritu y que este año obtuvo el Óscar a la mejor película.

mi_12217181210418321

+++

Juicio canónico a líder de los Legionarios condenado en Chile por abuso sexual

John O’Reilly está sentenciado a 4 años de libertad vigilada

el-capellan-del-colegio-cumbresLa Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) ordenó el juicio por las acusaciones en contra de O’Reilly

El Vaticano anunció este lunes un juicio canónico contra el cura irlandés John O’Reilly, exlíder de la Congregación de los Legionarios de Cristo, condenado en Chile a cuatro años de libertad vigilada por abuso sexual de una menor.

La Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) ordenó el juicio por las acusaciones en contra de O’Reilly, quien en noviembre de 2014 fue hallado culpable de abusos sexuales reiterados contra una menor entre 2010 y 2012, en un exclusivo colegio de la orden de Los Legionarios de Cristo en Santiago.

“John O’Reilly ha manifestado al tribunal (CDF) su total disponibilidad para colaborar en el proceso, según el tiempo y modo establecidos por las autoridades pertinentes”, indicó un comunicado de la Congregación de los Legionarios de Cristo en Chile, de la cual fue líder.

“La forma de sustanciación de dicho juicio corresponde a la competencia y determinación exclusivas de ese tribunal apostólico”, agregó la nota.

En agosto del año pasado, O’Reilly fue expulsado de Chile, sanción que deberá cumplir una vez que concluya la condena impuesta por la justicia.

O’Reilly, quien está inhabilitado para ejercer funciones religiosas públicas, asegura ser inocente y niega las conductas ilícitas por las cuales fue condenado, según la conclusión de un último informe evolutivo realizado por Gendarmería de Chile al sacerdote.

La Congregación de Los Legionarios de Cristo ha estado en el centro de un escándalo mundial por el comportamiento de su fundador, el mexicano Marcial Maciel, fallecido en 2008, acusado de abusos sexuales a menores y quien mantuvo una doble vida con dos mujeres y varios hijos.

Una veintena de sacerdotes han sido acusados de pederastia en Chile, y al menos cinco de ellos fueron condenados por la justicia, en un país de gran influencia de la Iglesia Católica.

El influyente sacerdote irlandés John O’Reilly, líder de la orden de los Legionarios de Cristo en Chile, fue condenado a cuatro años y un día bajo libertad vigilada por abuso sexual reiterado de una menor y inhabilitado para trabajos con menores.

El Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago condenó a O’Reilly a “la pena de cuatro años y un día de presidio menor en su grado máximo”, que podrá cumplir bajo libertad vigilada, según la sentencia leída por el juez a cargo.

La sentencia dicta además su inhabilitación perpetua para ejercer cargos en escuelas o profesiones relacionadas con menores, así como cargos públicos de cualquier tipo.

El sacerdote, de 68 años, fue encontrado culpable de abuso sexual reiterado contra una menor entre marzo y diciembre de 2010 y entre marzo y julio de 2012, en un exclusivo colegio del oriente de Santiago, donde el sacerdote se desempeñaba como líder espiritual.

Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Raúl Olmos: “Los seguidores de Maciel financian parte del Estado Vaticano”

Jueves, 7 de enero de 2016

maci_560x280índiceEl periodista publica “El imperio financiero de los Legionarios de Cristo”

Invierten millones de dólares en armamento, preservativos, alcohol o pornografía

Una transnacional de la religión”, así define el periodista Raúl Olmos a los Legionarios de Cristo, después de investigar durante más de un lustro las extensas redes de poder de la congregación fundada por Marcial Maciel.

De los Legionarios se había dicho todo, principalmente lo relacionado a los escándalos de pederastia y a la doble vida de su fundador, pero poco se ha contado acerca del poder económico y la influencia política que despliega en todo el mundo.

Esto es lo que se propone Olmos en El imperio financiero de los Legionarios de Cristo (Grijalbo), un libro que comenzó a circular en diciembre de 2015, que narra y documenta cómo se fue construyendo un emporio que hoy tiene más liquidez que el propio Vaticano.

A partir de decenas de documentos y testimonios de miembros de la congregación -algunos de ellos cercanos colaboradores de Marcial Maciel-, Olmos va hilando una compleja maraña de asociaciones y escuelas con presencia en México, América Latina, Estados Unidos, Canadá y Europa, que llegan a recaudar hasta 300 millones de dólares en donativos que se invierten en decenas de fondos de empresas y compañías y que generan riquezas descomunales en paraísos fiscales.

Los “millonarios de Cristo”, se les llama con cierto humor e ironía en México; sin embargo, nadie había documentado la existencia de esa fortuna, la manera en la que Maciel operó para multiplicarla y para obtener influencia e impunidad ante la Santa Sede y ante los gobiernos mexicanos de todo signo político.

“Es una transnacional de la religión, porque tienen no sólo la cuestión educativa, sino apostolados con presencia hasta en Asia”, señala el autor, “pero en esta red también hay empresas que creó Maciel en lugares sin un perfil evangelizador; en Panamá, por ejemplo; en las islas Jersey, entre Inglaterra y Francia; Luxemburgo, Suiza… es una gran red de empresas creadas con fines de lucro, que es el punto a cuestionar.

El libro de Olmos arranca con una revelación: los millones de dólares que la Legión invirtió en fondos internacionales con nexos con la industria armamentista (United Technologies Corporation y Ametek Inc); empresas ligadas a la pornografía (Liberty Media, ligada a Private Media Group, o Comcast), el juego (Wynn Resorts), el alcohol (Diageo, Constellation Brands y Heineken) y los anticonceptivos (Johnson & Johnson y Pfizer, entre otras).

Un dato que, según Olmos, es muy Maciel.

“Es la característica de la Legión: Maciel, el hombre de dos o tres caras, que se presentaba como líder moral y era al mismo tiempo un criminal; una doble cara que contagia a la congregación y que la define, al menos en el tipo de fondos en los que durante décadas ha invertido millones de dólares”.

La multiplicación de esa fortuna ha construido un poder que, a decir del autor, no ha podido regular ni el Papa Francisco.

Raúl Olmos narra en el libro la compleja relación de la Legión de Cristo con El Vaticano.

En entrevista, el autor aporta un dato más para entender la relación actual de Francisco con la Legión: el 28 de octubre del año pasado, el Papa concedió la indulgencia plenaria a los Legionarios y a su brazo seglar, el Movimiento Regnum Christi, en el marco del 75 aniversario de la congregación, y a petición de su actual director general, Eduardo Robles Gil.

“Cuando llega el Papa Francisco había la expectativa de que él iba a extinguir la congregación, por ser un jesuita. Maciel odiaba a los Jesuitas, los veía como lo contrario a su forma de vida y de ser. Y los propios críticos dentro de la Legión veían con una gran expectativa la llegada de Francisco, quien nombra a un interventor de la legión para revisar sus cuentas. Pero no pasa nada. Y, hace unos meses, otorga la indulgencia plenaria, una especie de perdón”, señala Olmos.

-¿Por qué? -se le pregunta.

-Por una razón muy simple; su poder económico es tan grande, que cortarlos de tajo sería cortar un suministro de fondos al Vaticano enorme. Tan solo en donativos, lo que recibe la Legión equivale al presupuesto del Estado Vaticano: 300 millones de dólares. Ellos financian parte del Estado Vaticano. Sería darse un balazo en el pie.

Además, Francisco enfrenta divisiones internas: cuando ha querido hacer reformas, los grupos conservadores lo han acotado, y uno de esos es la Legión -explica Olmos.

De cara a la visita del Papa a México (del 12 al 17 de febrero próximos), el autor de este libro considera que esa indulgencia pudo haber sido una manera de preparar el terreno, un paso previo para que el tema no brinque durante su gira.

El Vaticano se enfrentará a una disyuntiva: no podrá romper con los Legionarios, pues ellos tienen la experiencia de haber organizado la logística y la agenda de los anteriores viajes papales, pero tampoco podrá haber una reconciliación pública.

El Papa siempre había tenido un discurso de condena hacia Maciel, y de repente la indulgencia, de repente los recibe en audiencias, y de repente va a visitarlos a Jerusalem, donde Juan Pablo II les regaló el Instituto Pontificio Notre Dame para que lo administren. Mi teoría es que lo que está detrás de esto es el poder económico de Los Legionarios y el ser un grupo conservador potente y poderoso, que tiene una gran influencia en el propio Vaticano y en México”, señala Olmos.

“La visita no va a ser para un rompimiento, no le convendría a Francisco, aunque tampoco va a haber una reconciliación pública. La Legión va a estar en la visita, va a operar desde las sombras, en logística y estructura”, añade.

Fuente Religion Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

El líder de la secta ‘migueliana’ Orden y Mandato, Miguel Rosendo, ingresa en prisión incondicional acusado de asociación ilícita y abusos sexuales

Lunes, 15 de diciembre de 2014

noticias_file_foto_915570_1418570647¿Cómo se puede estar tan mal? ¿Qué puede pasar por la cabeza de un adulto para aceptar tanta humillación?

El líder de la secta de Los Miguelianos hacía beber su semen a sus adeptos para ‘recibir al cuerpo de Cristo’

El juez ordena el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el líder de Orden y Mandato

Se le acusa de asociación ilícita y abusos sexuales dentro de la organización religiosa

Llegó a los juzgados a punto de agotarse las 72 horas máximas de arresto

Su mano derecha, Marta Paz, ha quedado en libertad, pero imputada por asociación ilícita

La diócesis de Tui-Vigo nombró a un “comisario extraordinario” para la orden

Miguel Rosendo y Marta Paz, trasladados a Pontevedra

La Guardia Civil detiene en Madrid al líder de Orden y Mandato Miguel Rosendo

Ya son cuatro los imputados en Orden y Mandato

 El líder de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, Feliciano Miguel Rosendo da Silva, ha sido enviado a prisión provisional y sin fianza acusado de sendos delitos de asociación ilícita y abusos sexuales. En concreto, Rosendo ha salido de los juzgados de Tui (Pontevedra) poco después de las 14,00 horas escoltado por agentes de la Guardia Civil, que lo trasladan en un automóvil a la prisión de A Lama (Pontevedra).

El que fue detenido el pasado jueves en la localidad madrileña de Collado Villalba, llegó a los jugados de Tui sobre las 9,35 horas de este domingo, también custodiado por agentes de la Guardia Civil y con el rostro cubierto. Tras prestar declaración durante casi cuatro horas y media ante el titular del Juzgado Mixto número uno de la localidad, Marcos Amboage, el detenido abandonó el edificio judicial ante la mirada de decenas de personas, que acudieron al lugar debido a la expectación generada por el caso. Precisamente, durante la comparecencia de Rosendo da Silva, una vecina de la parroquia tudense de Rebordáns ha denunciado públicamente ante los medios que uno de sus hijos ha sido captado por una “secta” de Salamanca y ha exigido que la Iglesia “de la cara” e intervenga.

Poco después de la salida del líder de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, también han abandonado las dependencias judiciales tanto el juez como el fiscal, que rechazado hacer declaraciones a los medios de comunicación sobre el caso sobre el que ha sido decretado el secreto de sumario.

Una de las dos personas detenidas en relación con la supuesta secta de Oia, Marta Paz, considerada mano derecha del exlíder, Feliciano Miguel Rosendo da Silva, también arrestado, fue puesta ayer en libertad con cargos (asociación ilícita) tras prestar declaración ante el Juzgado de Instrucción 1 de Tui. Paz tendrá que presentarse ante el juez cada semana. Marta Paz, una de las llamadas “consagradas miguelianas”, pseudo monjas que no han sido ordenadas como tal bajo el amparo de la Iglesia, fue detenida el pasado jueves en un domicilio de Collado Villalba, donde se instaló la supuesta secta, rebautizada como “La Voz del Serviam”. Por la mañana, el magistrado interrogó durante seis horas y media a dos exmiembros de la supuesta secta, un hombre y una mujer, en calidad de imputados por un presunto delito de asociación ilícita, confirmaron fuentes judiciales.

Miguel Rosendo y Marta Paz fueron arrestados el pasado jueves en el marco de la operación “El Edén, tras las investigaciones llevadas a cabo sobre las actividades de esta organización. La causa judicial abierta, declarada secreta, investiga los presuntos delitos de asociación ilícita en concurso con organización criminal, abusos sexuales, blanqueo de capitales y contra la integridad moral y contra la hacienda pública. La Guardia Civil se incautó durante el registro practicado en Collado Villalba donde fueron detenidos Miguel Rosendo y Marta Lima de 4.000 euros, diversa documentación, material informativo y dos vehículos.

La Diócesis de Tui-Vigo está dispuesta, “como siempre lo ha estado, a colaborar con la justicia” en relación a las irregularidades y la investigación abierta sobre la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel de Oia, e invita “a todos los afectados a comportarse así para el esclarecimiento de toda la verdad”. En un comunicado remitido ayer a los medios, el Obispado asegura que ha actuado “desde el primer momento en que tuvo conocimiento de posibles irregularidades en la citada asociación diocesana”, tomando “medidas encaminadas a esclarecer los hechos“. Asimismo, la Diócesis aclara que siempre ha estado “acompañando, consolando y procurando reorientar espiritual y psicológicamente a cada una de las víctimas y a sus familiares”, por parte de sacerdotes y fieles cercanos a las víctimas de tales sucesos. Según recuerda la Diócesis, desde que en diciembre de 2012 llegaron a conocimiento del Obispo unas “supuestas irregularidades” cometidas por Miguel Rosendo, se inició un proceso de investigación interna. Ante las conclusiones del informe, el obispo apartó de sus funciones a Rosendo y nombró a un ‘Comisario Extraordinario’ por tiempo indefinido. Finalmente, el 16 de abril de 2014, se da a conocer esta decisión a los miembros de la Asociación y, a partir de esa fecha, “un grupo significativo de miembros” se dieron de baja. “A día de hoy Orden y Mandato de San Miguel Arcángel sigue siendo una asociación pública de fieles de derecho diocesano establecida en Tui-Vigo. Consta de 25 miembros llamados ‘exploradores’ que realizan su labor de apostolado únicamente en esta Diócesis, y cuatro ‘Consagradas Miguelianas’ que atienden una residencia geriátrica en Bustarviejo (Madrid). Todos ellos están bajo la responsabilidad del Comisario Extraordinario“, concluye.

Todo es escabroso en esta historia. Los Miguelianos se dedicaban a la oración pseudo religiosa, para esconder una organización absolutamente piramidal, que giraba en torno a su fundador y líder máximo, Miguel Rosendo. Laico, casado y con hijos, aficionado a la música y a la herboristería, La Guardia Civil detenía este jueves a l fundador de la secta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, y a la “monja” Marta Paz Alonso, tras el registro a una vivienda en la localidad madrileña de Collado Villalba. Están acusados de los delitos de asociación ilícita en concurso con organización criminal, abusos sexuales, blanqueo de capitales, y contra la integridad moral y contra la hacienda pública, según señalaron fuentes de la investigación. Una de las presuntas víctimas de los abusos sexuales declaró que el líder de la orden les aseguró que ‘por su semen les llegaría el cuerpo de Cristo y que, de esa manera, se purificaban’.

Quienes durante años siguieron los pasos del fundador de la Orden y Mandato de San Miguel y hoy ya no lo hacen bajo una nueva denominación, La Voz del Serviam, radicada en Madrid, han descrito episodios de abusos sexuales, físicos y psicológicos, así como el enriquecimiento ilícito de Rosendo a su costa. Según recoge el informe de un investigador que contrataron estas familias, Rosendo ha mantenido relaciones sexuales, en las que también han participado ordenados “miguelianos”, con varios súbditos bajo el pretexto de ‘ritos de sanación’. A algunas de las mujeres, a las que convencía de que eran “escogidas por Dios”, les ordenaba tomarse todos los días una pastilla sin desvelar su composición ni finalidad, según el colectivo que ha denunciado los hechos.

Miguel fue reuniendo su alrededor un grupo de personas (gran parte de ellas procedentes del ámbito de la droga) a las que rescataba de una dependencia e instauraba en otra: la dependencia religiosa encarnada por su propia persona.

En un primer momento utilizó el gancho de la música. De hecho, Orden y Mandato ha grabado varios discos, tiene alguna de sus canciones que se interpretan en muchos ámbitos religiosos y su coro cantó para el Papa Benedicto en la JMJ de Madrid 2011.

Poco a poco, Miguel Rosendo fue formando una organización piramidal, con rangos y grados, que van desde los “primicios” (los que están en la primera etapa de formación), pasando por los niños más pequeños o “huellitas de ángel”, los adolescentes “camino a la huella”, Hasta los adultos o “huella” y los consagrados “hermanos o hermanas miguelianos/as”.

Todo en ellos suena a raro y estrambótico. Desde el léxico que utilizan hasta sus propios uniformes: chillones, llamativos, con una mezcla de colores azul oscuro y amarillo chillón, que llaman mucho la atención pero casi molestan a la vista. Pertenecen a la galaxia de organizaciones como los Franciscanos de la Inmaculada, los Heraldos del Evangelio o los propios Legionarios de Cristo.

Su teología, como la de otras muchas organizaciones católicas del sector más ultraconservador y “talibán” de la Iglesia, está más cerca del Concilio de Trento que del Vaticano II. Sus centros de incidencia, en este caso, son el arcángel San Miguel (y su enemigo, el Diablo), un Dios entendido como Juez Supremo y castigador que premia a los buenos y castiga a los malos, y una devoción a la Virgen estereotipada. Todo en su doctrina huele a rancio y superficial.

La Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, que en su día llegó a a acoger a 400 adeptos, sufrió una desbandada tras ser apartado cautelarmente por la Diócesis de Tui Vigo Miguel Rosendo, que se trasladó a Madrid junto a sus seguidores más fieles y allí fundó La Voz del Serviam.

Hoy integran la orden 27 miembros llamados “exploradores”, seglares laicos que realizan su labor de apostolado en la Diócesis de Tui-Vigo, y cuatro “consagradas miguelianas“, una especie de monjas que no son tales y que atienden una residencia geriátrica en Bustarviejo (Madrid).

Rosendo fue apartado de la Diócesis de Tui Vigo por “conducta moral inapropiada”, ya que durante años tuvo “engañados” tanto a sus correligionarios como a la propia Iglesia, llegando a aglutinar a unas 400 personas, según denunciado familiares y ex adeptos.

Fuente Ragap, El País, El Mundo, Público, Religión Digital,

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Denuncian homofobia en un examen de un colegio de Chile

Viernes, 21 de noviembre de 2014

examen_colegio_cumbres¿Desde cuándo una relación “sentimental” es pecado? Esto sí que es perversión y obsesión…

Tiene gracia que sea un colegio ligado a la memoria del repugnante pederasta Marcial Maciel, cuya obra ha sido refundada para apartar su nefasta historia…

La solicitud tuvo lugar después de que un usuario de las redes sociales denunciara discriminación en el Colegio Cumbres, perteneciente a la Red de Colegios de los Legionarios de Cristo y Regnum Christi, aportando como antecedentes un examen que considera correcto calificar a la afirmación “Berta y Paula tienen una relación sentimental” como un “acto impuro que no debe cometerse, según el sexto mandamiento”.

En una carta dirigida a la directora del centro, Beatriz Moreno, el Movilh expresó “su preocupación porque en redes sociales está circulando” dicha prueba de religión que correspondería al Colegio Cumbres Femenino.

“Solicitamos a ustedes aclarar si esta prueba corresponde efectivamente a vuestro establecimiento, lo que de ser efectivo implicaría que se está ofendiendo a las personas en razón de su orientación sexual, igualando arbitraria e infundadamente a las relaciones entre dos mujeres o dos hombres a actos impuros”, dijo el Movilh.

Desde la asociación añadieron que “de corresponder la prueba a su establecimiento, solicitamos desde ya erradicar todo tipo de enseñanza que legitime y promueva la discriminación a las personas, así como adoptar las sanciones correspondientes contra la o el docente responsable de estos hechos”

De no ser esta prueba a autoría del Colegio Cumbres, “solicitamos una aclaración a la brevedad de manera” de evitar malos entendidos, puntualizó el Movilh, junto con enfatizar que “ninguna religión o ideología está, ni puede estar por encima de los derechos humanos”.

Fuente Cáscara Amarga

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

El líder de los Legionarios en Chile, culpable de abusos a una menor

Domingo, 19 de octubre de 2014

el-capellan-del-colegio-cumbres¿Sobre esto no dice nada Réig Plá?

El capellán abusó sexualmente de una alumna del colegio

John O´Reilly fue apartado de sus funciones en el exclusivo colegio Cumbres tras conocerse los testimonios

El sacerdote irlandés enfrenta una pena de cárcel de 10 años

La Legión acoge “con dolor y respeto” la condena a John O’Reilly

Condenado: “Soy absolutamente inocente”

La justicia chilena declaró el miércoles culpable al sacerdote John O´Reilly, líder de los Legionarios de Cristo en el país, por abusos sexuales reiterados contra una menor de un colegio de la capital en el que se desempeñaba como capellán.

La lectura de la sentencia, en que se podría determinar pena de cárcel de 10 años y un día como solicita la fiscalía, se conocerá en el 11 de noviembre, en un nuevo caso que dejó en evidencia los abusos cometidos por miembros de la Iglesia Católica contra menores en los últimos años.

La causa de pederastia contra O´Reilly profundiza la crisis de los Legionarios de Cristo, una de las más conservadoras y poderosas congregaciones de la Iglesia católica, que sucumbió cuando su fundador, el mexicano Marcial Maciel, fue separado de la orden por acusaciones de abuso sexual a menores.

Ahora y tras dos meses y medio de investigación, la justicia chilena entregó su veredicto contra el sacerdote irlandés por abusos cometidos entre el 2007 y 2009.

“El tribunal ha dado por establecido por mayoría de sus integrantes, más allá de toda duda razonable, los siguientes hechos (…) O´Really resolvió realizar acciones de significación sexual mediante el contacto corporal con una alumna del colegio, dijo la jueza María Teresa Barrientos en su fallo.

 Una de las mayores pruebas contra O´Reilly fueron los testimonios de abusos de las hermanas Josefina y Catalina, los cambios conductuales y estudios psicológicos, según relatos de los abogados acusadores.

“Durante los alegatos (…) hay relatos que son consistentes y contundentes por parte de las menores frente a este tribunal”, dijo José Ignacio Escobar, abogado querellante. La defensa, en tanto, desestimó las pruebas al argumentar que los querellantes basaron sus denuncias sobre una “posibilidad que existió” y que nunca se pudo probar de que O´Really estuvo solo con las niñas.

Escuchamos relatos que están contaminados, que no tienen ningún valor, que son producto de la sugestión y de la sugestabilidad con la cual trataron todas estas conductas desde el punto de vista de los peritajes y entrevistas que se hicieron a estas menores“, dijo Luis Hermosilla, abogado del religioso.

El capellán del exclusivo colegio Cumbres, quien fue apartado de sus funciones para enfrentar la causa, llegó a Chile en 1985 y desde entonces construyó amistades con importantes empresarios y políticos de centro derecha.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“La comparecencia del Vaticano ante la ONU”, por Raúl Lugo.

Domingo, 25 de mayo de 2014

curas4La ONU concluye que el Vaticano violó la Convención contra la Tortura en los casos de abusos sexuales.

El Vaticano ha violado la Convención contra la Tortura en los casos en los que podía haber impedido abusos sexuales y no lo hizo, o en las ocasiones en que ni investigó ni denunció los hechos delictivos, según la ONU.

Interesante artículo que hemos leído en el blog de Raúl Lugo Iglesia y Sociedad:

La semana pasada publiqué en este espacio algunos de los puntos más relevantes de las observaciones que el Comité de la ONU que vigila el cumplimiento de la Convención de los Derechos de los Niños/as, recibiendo y revisando los informes que periódicamente los Estados que han firmado y ratificado la Convención deben presentar, ha hecho al estado Vaticano o Santa Sede. Mi propósito al publicarlas en esta columna era propiciar una mirada a las observaciones como un conjunto y en su contexto original, para no basar nuestras opiniones y comentarios solamente en lo que la prensa de distintas tendencias ha estado publicando.

No cabe duda que la comparecencia del Vaticano ante el Comité es un hecho histórico. Después de la presentación de un primer informe en 1995, diez años antes de la muerte de Juan Pablo II, el Vaticano regresa ante el Comité –con un considerable retraso, como bien se señala en las Observaciones– habiendo enfrentado en este tiempo una de las más grandes crisis de su historia. La develación de los abusos cometidos por cientos de ministros ordenados contra menores de edad en diversas partes del mundo y el emblemático caso del fundador de los Legionarios de Cristo minaron la credibilidad de la iglesia y llevaron su prestigio internacional a uno de los niveles más bajos que hayamos conocido en la historia. Quien no parta del reconocimiento de este dato, difícilmente podrá comprender por qué la comparecencia de la Santa Sede ha suscitado tanto revuelo mediático.

Las recomendaciones de la ONU pueden parecer duras, pero apuntan a asuntos sustanciales. La Convención es uno más de los instrumentos internacionales que han ido forjando la llamada cultura de los derechos humanos, quizá el mayor signo de los tiempos de nuestra época. La respuesta que la iglesia ofrezca ante este nuevo paradigma definirá su pertinencia para los tiempos modernos.

Algunos articulistas que han salido en defensa de la Santa Sede interpretan las Observaciones del Comité de la ONU como un ataque de los enemigos de la iglesia. Lo hacen seguramente de muy buena fe y con amor a la institución. Pero a mí me parece una posición errónea. Argumentar, por ejemplo, que la ONU no parece preocuparse de que en los Estados Unidos hayan sido cinco veces más los casos imputados a pastores de comunidades protestantes que a sacerdotes católicos, no apunta a la resolución del problema que tenemos que enfrentar los católicos, sino que nos recuerda solamente el adagio de las abuelas: mal de muchos, consuelo de tontos. No habrá posibilidad de asumir la responsabilidad de la iglesia si no comenzamos por reconocer la gravedad de lo que ha pasado y tomamos medidas claras, transparentes y verificables de que estamos decididos a no permitir que tales cosas vuelvan a repetirse.

Y no me refiero a los crímenes de pederastia. Probablemente habrá siempre algunas personas que, explicable o inexplicablemente, incurran en ese delito. Lo que tenemos que entender es que la vergüenza mayor de la iglesia no ha sido que algunos de sus miembros más cualificados hayan incurrido en acciones criminales contra menores de edad, sino que la institución haya encubierto a los perpetradores de esos delitos y haya puesto su prestigio (éste sí, mundano en lenguaje de la teología del cuarto evangelio) por encima de la compasión hacia las víctimas.

Y todo parece partir de una verdad que, de tan clara, resulta apabullante: los abusos sexuales contra menores de edad son un delito, un crimen que debe ser perseguido. La conciencia actual del bienestar pleno de niños y niñas implica garantizarles una vida en la que ellos/as estén libres de ese tipo de violencia. A nadie se le ocurriría que un ministro religioso que ha robado un banco, que ha defraudado a alguien o que ha participado en un secuestro, evada la acción de la autoridad civil y la sanción que le corresponde. Da un poco de vergüenza que haya jerarcas que públicamente insistan en la distinción entre pederastia y efebofilia, no porque no sea algo que deba discutirse objetivamente en otros ámbitos, sino porque dan la impresión de hacerlo para exculpar a los criminales y seguir garantizándoles impunidad.

Por eso me ha gustado que, a contrapelo de los “defensores” de la iglesia, el Papa Francisco haya impulsado, como un gesto de alto simbolismo, que unos días después de la publicación de las Observaciones del Comité la plana mayor de los Legionarios de Cristo haya hecho público un documento en que, de manera abierta y por primera vez en la historia de la Congregación, se haya reconocido los actos criminales de su Fundador. Al quebrar la contumacia de esa institución se da un signo sencillo y tardío, pero claro, de que la tolerancia cero va a seguirse estableciendo en toda la iglesia.

No es cierto que el Comité de la ONU haya minusvalorado lo que en la iglesia universal se ha hecho para combatir el problema de la pedofilia entre el clero. En varias ocasiones el Comité reconoce los esfuerzos emprendidos por la Santa Sede. Pero es cuando menos ingenuo afirmar que las Conferencias Episcopales de muchos países hayan asumido con toda energía los esfuerzos por limpiar la iglesia de la impunidad que ha rodeado a ese tipo de casos. El encubrimiento continúa y en los corrillos clericales abundan las justificaciones que impiden que la seriedad con que la Santa Sede quiere enfrentar el problema se haga una realidad universal.

Diré una última palabra como discípulo de Jesús y miembro activo de la iglesia católica. Si esta crisis de credibilidad no nos impulsa a regresar al evangelio, a desempolvar nuestra teología, particularmente nuestra teología moral, de tantas telarañas que no forman parte del mensaje original del Maestro de Nazaret; si no comprendemos que la cultura de los derechos humanos representa el desafío civilizatorio más relevante de este cambio de época y nos dejamos confrontar por ella descubriéndola como un signo de los tiempos y no interpretándola, en cambio, como si fuera un ataque a nuestra identidad cristiana; si seguimos manteniendo como si fueran verdades eternas posiciones morales que pueden ser renovadas a la luz de las mejores conquistas de las ciencias; entonces creo sinceramente que estaremos perdiendo una oportunidad histórica y seremos responsables de la irrelevancia cada vez mayor de esta institución a la que, en medio de sus virtudes y defectos, sigo amando con dolorido, pero sostenido amor.

El mundo, aquel al cual Dios tanto amó hasta el grado de entregarle a su Hijo único, espera de nosotros un testimonio cada vez más claro de fidelidad al evangelio. La iglesia, para ser fiel a su Fundador, tiene que ponerse de parte de las víctimas. Y en los casos de pederastia clerical las víctimas, no nos equivoquemos, son los menores agredidos, no los perpetradores del delito. La exigencia de que los abusadores y sus encubridores institucionales rindan cuentas claras de sus actos y afronten la sanción que les corresponde, no es un ataque a la iglesia, como algunos quieren hacer ver, sino la oportunidad de que entremos en un camino de sincera conversión que nos ayude a sacar a la institución eclesiástica de la profunda crisis en la que se haya sumida. No es, por mucho, el único campo en que la iglesia necesita una profunda reforma. Pero es urgente para dar un signo claro que reivindique el sufrimiento de tantos niños y niñas y muestre al mundo la intención firme de que no permitiremos que delitos tan graves vuelvan a cometerse impunemente.

General, Iglesia Católica , , , , ,

“Los papas y la pederastia”, por Guillermo Sánchez

Domingo, 23 de febrero de 2014

NiñollorandoLeído en La Excepción:

Un informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU del 5 de febrero de 2014 destaca el incumplimiento por el Vaticano de la Convención de los Derechos del Niño.

La Iglesia Católica Romana (ICR) ha sido tradicionalmente, y sigue siendo, más dura que nadie en su moralismo sexual. No se ha limitado a establecer unos criterios y normas de conducta sobre sus fieles, sino que siempre ha intentado imponerlos sobre el conjunto de la sociedad (algo que ha conseguido en los estados confesionales). Es una organización que presume de su identidad cristiana y de su excelencia moral.

Para colmo, la ICR introdujo en la Edad Media normas absurdas y totalmente contrarias al evangelio, como el celibato de los ministros. Aunque ciertos estudios afirman que el celibato no incide en un mayor índice de abusos, lo cierto es que hasta representantes de la propia ICR han reconocido esa relación. Por ejemplo, el cardenal británico O’Brien declaró: «Me doy cuenta de que muchos curas han encontrado muy difícil gestionar el celibato» (La Razón, 25.2.13); él mismo renunció ante Benedicto XVI “por motivos de edad” tras ser acusado por sacerdotes y seminaristas «que supuestamente fueron víctimas de la conducta indebida del cardenal cuando se encontraban bajo su tutela durante la década de los 80» (La Razón, 25.2.13). Por cierto, pidió perdón y renunció, pero no se entregó a las autoridades para responder de sus delitos.

Desde que se han ido destapando los incontables abusos cometidos en el seno de la ICR en las últimas décadas (en realidad estos hechos han ocurrido siempre, como demuestra la historia –p. ej., ya en el siglo XVII “san” José de Calasanz encubrió a un abusador–), muchos jerarcas y apologetas (como el cardenal Dolan) se han defendido diciendo que otros colectivos presentan unas tasas más altas de abusos a niños. Pero el caso es que, aparte de la exactitud o no del argumento y de la miseria moral que implica, esos otros colectivos no han tejido nunca una red jerárquico-administrativa tan gigantesca para tapar los abusos del colectivo, como ha hecho el papado. Esa es la clave.

La misma estrategia victimista aplicó el cardenal Ratzinger en 2002, cuando afirmó: «Estoy personalmente convencido de que la permanente presencia de pecados de sacerdotes católicos en la prensa, sobre todo en Estados Unidos, es una campaña construida, pues el porcentaje de estos delitos entre sacerdotes no es más elevado que en otras categorías, o quizá es más bajo. En Estados Unidos vemos continuamente noticias sobre este tema, pero menos del 1% de los sacerdotes son culpables de actos de este tipo. La permanente presencia de estas noticias no corresponde a la objetividad de la información ni a la objetividad estadística de los hechos. Por tanto, se llega a la conclusión de que es querida, manipulada, que se quiere desacreditar a la Iglesia» (citado en Zenit, 19.4.05; añadimos negrita en las citas).

Las implicaciones de Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI

El veneradísimo Juan XXIII (en proceso de canonización por la ICR) ya emitió en 1962 un documento que «se centra, en principio, en la relación sexual entre un sacerdote y un miembro de su congregación. Sin embargo, en la medida en que se avanza en la lectura del texto se hallan instrucciones referidas a “las obscenidades perpetradas por un clérigo con un joven de cualquier sexo, o con animales”. Los obispos de todo el mundo eran llamados a manejar estos casos de la manera “más secreta posible”» (Diario de Córdoba, 18.8.03).

Posteriormente, tal como resumía y documentaba Paolo Flores d’Arcais en un artículo imprescindible (El País, 14.4.10), el papa Juan Pablo II y su cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y después papa, Joseph Ratzinger «impusieron una obligación taxativa a todos los obispos, sacerdotes, personal auxiliar, etcétera, para que no llegara a las autoridades civiles nada de lo que tuviera que ver con casos de pedofilia eclesiástica». Un motu proprio de Wojtyla señalaba: «Cada vez que el ordinario o el superior tuvieran noticia con cierta verosimilitud de un delito reservado, tras haber realizado una indagación preliminar, la señalarán a la Congregación para la Doctrina de la Fe». Como explica Flores d’Arcais, «papa y prefecto informados de todo (es más, siendo los únicos en saberlo todo) son, exclusivamente, quienes tienen la primera y última palabra acerca de los procedimientos que se han de seguir. La “pena” máxima (casi nunca infligida) no va más allá de la reducción al estado laico del sacerdote. Por lo general, el castigo se limita a trasladar al sacerdote de una parroquia a otra. Donde, obviamente, reiterará su delito. “Pena” exclusivamente canónica, en todo caso. No ha de efectuarse denuncia alguna ante las autoridades civiles: “Las causas de esta clase quedan sujetas al secreto pontificio“», secreto cuya terrible naturaleza criminal se explica en el artículo.

Siendo Ratzinger papa, el cardenal de Nueva York Timothy Dolan pidió permiso al Vaticano en 2007 para blindar 57 millones de dólares ante la avalancha de demandas por abusos sexuales. «Entre los archivos hay una carta que Dolan envió al Vaticano en la que se explica esta transferencia de fondos en 2007: “Con este movimiento preveo una mejor protección de los fondos ante cualquier reclamo legal o de responsabilidad”, recoge. El Vaticano aprobó la solicitud en cinco semanas. […] Los archivos también revelan que persuadió a sacerdotes acusados de abuso para que abandonaran voluntariamente la Iglesia a cambio de sustanciosos beneficios, y cómo frenó los procedimientos canónicos impulsados desde Roma para echar a los que no cooperaban. En una ocasión, el Vaticano tardó cinco años en expulsar a un sacerdote abusador. […] “A medida que las víctimas se están organizando y se hacen públicos más casos, la posibilidad de un escándalo es cada vez más real“, escribió Dolan en 2003 en otra carta dirigida al entonces cardenal Joseph Ratzinger» (El País, 2.7.13).

En 2010 el Tribunal Supremo de Estados Unidos atendió el caso de una víctima que había sido objeto de abusos en Oregón en los años 60 por parte de un cura irlandés que ya había sido acusado de pederastia en Irlanda y posteriormente en Chicago. El Tribunal Supremo (con una mayoría de jueces católicos desde hace años) solicitó opinión al gobierno de Obama, quien «pidió a la Corte Suprema de su país otorgar al Vaticano inmunidad en los juicios de sacerdotes acusados de haber cometido abusos sexuales contra menores de edad en Estados Unidos» (TeleSur, 26.5.10). De este modo, Ratzinger y los jerarcas vaticanos se libraban de la posibilidad de tener que declarar en un tribunal. Ya en 2005 George Bush había otorgado inmunidad a Ratzinger, cuando la “Santa” Sede la había solicitado al convertirse este en jefe de estado por su cargo de papa (Diario Vasco, 29.3.10). Como siempre, los grandes poderes del mundo se unían para apoyarse en la impunidad y el abuso (ver El Eje Washington-Vaticano).

Posteriormente, el Tribunal Penal Internacional también cerró la vía de procesar a Ratzinger y sus colaboradores (Religión Digital, 15.5.13), y el Tribunal de Apelación de Oregón dictaminó contra la responsabilidad del Vaticano, con el argumento de la “Santa” Sede no tiene control de lo que hacen todos los sacerdotes en el mundo (La Razón, 7.8.13). Pero se obviaba la clave del asunto, que son las medidas obstruccionistas establecidas sistemáticamente por el papado.

Sólo como consecuencia de los escándalos difundidos por los medios de comunicación, Benedicto XVI, gravemente implicado en los encubrimientos durante décadas, comenzó a tomar algunas medidas, más de prevención que de resolución de casos del pasado (es decir, hasta hoy se mantiene la impunidad). Ha sido recientemente cuando la jerarquía ha empezado a dar instrucciones (y no lo está haciendo siempre) de que no se limiten a denunciar la pederastia internamente, sino que además se denuncie ante las autoridades civiles.

Ratzinger actuó enérgicamente en el caso del abusador Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, cuyos crímenes Juan Pablo II (también en proceso de canonización) y él mismo habían tapado sistemáticamente, como siguen denunciando sus víctimas. (Maciel falleció oportunamente, y sin haber sido procesado por sus fechorías, poco después de ser forzado a retirarse.) Por estas medidas, algunos cubrieron a Ratzinger de elogios, calificándolo de “barrendero de Dios” (¡!).

Con ocasión del último cónclave, el obispo maltés Charles Scicluna, fiscal del tribunal de la Doctrina de la Fe, ante la pregunta de si era justo que cuatro cardenales implicados por los escándalos de abusos estuvieran habilitados para elegir al nuevo papa, respondió: «Todos somos pecadores, y Dios sabrá obtener también cosas buenas de su presencia en el cónclave. Debemos tener cuidado al apuntar con el dedo acusador. Por lo demás, el primer colegio de apóstoles tampoco era para canonizarlo enteramente» (Páginas Digital, 26.2.13).

Como señala Alberto Athié, un antiguo sacerdote que denunció durante años sin éxito los sistemáticos abusos sexuales de Maciel (y cuyas denuncias ante la ONU finalmente consiguieron que ésta emitiera el reciente informe): «El procedimiento de desprecio a las víctimas, de encubrimiento a los pederastas, procede no solo de estrategias locales. Es una estrategia institucional. Con su fuente en el territorio del Vaticano y operado por la Santa Sede» (El País, 5.2.14).

Incluso algunos ultrapapistas sinceros han protestado, “sorprendidos” de ciertas conductas papales. Por ejemplo, Luis F. Pérez se escandalizaba de que ni Wojtyla ni Ratzinger hubieran tomado medidas contra el cardenal Law (Infocatólica, 3.3.10); hoy por hoy, Francisco sigue manteniéndolo en su retiro dorado en Roma.

Responsabilidad de Francisco

¿Qué tratamiento ha dado el papa Francisco a estos asuntos? Una de sus medidas ha sido establecer nuevas normas penales que incluyen disposiciones sobre abusos sexuales (Zenit, 11.7.13). Otra, nombrar una comisión de expertos sobre el tema (como suele decirse, crear una comisión es la forma elegante de quitarse un asunto de encima…).

El pasado 15 de enero Francisco puso en evidencia que, aparte de previsiones para el futuro, la interpretación del pasado sigue siendo la que se ha hecho hasta ahora. Dos enviados suyos comparecieron ante el Comité de la Convención de Derechos del Niño en Ginebra. Los miembros del Comité «no se mostraron muy satisfechos con las palabras del representante del Vaticano ante la ONU, Silvano Tomasi, que reconoció que entre el clero hay abusadores; aunque matizó que también los hay “entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo”. “Este hecho es especialmente grave” en el seno de la Iglesia, dijo, “ya que estas personas están en posiciones de gran confianza y son llamados a promover y proteger todos los elementos de la persona, como la salud física, emocional y espiritual”», reconoció, pero eludió una vez más la cuestión del encubrimiento papal desarrollado durante décadas. Y «tanto Tomasi como el obispo auxiliar de Malta, Charles Scicluna, el otro representante que participó en la comparecencia de más de seis horas ante los 18 miembros del comité de la ONU, respondieron con evasivas a las agudas e insistentes preguntas de estos expertos sobre los supuestos traslados de diócesis de los responsables de abusos, denunciados por las organizaciones de víctimas, la falta de transparencia en las investigaciones de la propia Iglesia o la respuesta del Vaticano ante estos casos. El mensaje de la Santa Sede fue constante: los religiosos no son funcionarios del Vaticano, dijo Tomasi, que argumentó que investigar y juzgar estos delitos corresponde a los Estados donde tuvieron lugar» (El País, 16.1.14). Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“El papa en su prueba de fuego”, por Cristina de la Torre.

Viernes, 21 de febrero de 2014

bergoglio-y-juan-pabloJuan pablo II con el entonces cardenal Bergoglio

Leemos en elespectador

Queda en entredicho la canonización de Juan Pablo II; y en peligro, la imagen de renovador que con tanta habilidad y paciencia se ha forjado Francisco.

El emplazamiento de la ONU a la Iglesia para que entregue a la justicia civil a todos los curas pedófilos y a sus purpurados encubridores, coloca al papa en una encrucijada dramática. En la contundencia sin antecedentes del organismo internacional contra la Iglesia de Roma y el torrente de víctimas que exigen justicia, tendrá el pontífice que encarar este delito infame que la Iglesia cohonestó siempre por inacción o por desgana. Y romper su código de silencio.

No resultará fácil, para comenzar, la elevación de Wojtyla a los altares, habiendo protegido como protegió a Marcial Maciel, el emblemático abusador de niños, sus propios hijos comprendidos, y fundador de los Legionarios de Cristo. Hoy pretenden los nuevos jefes de la orden borrar todo delito con un acto de contrición impostada, sin comparecer en los tribunales y echándole a Maciel toda el agua sucia. Nadie de su círculo íntimo parece libre de culpa. 30 legionarios denunciados por abuso sexual siguen, no obstante, en la organización. Pero a ellos “ni los tocan”, apunta el investigador Fernando González. Que Robles, el nuevo director, perteneciera a aquella rosca, no inhibió a Francisco para darle de nuevo luz verde a la orden.

macielsinteirJuan Pablo II con su amigo, el pederasta Marcial Maciel

Se defiende el Vaticano diciendo haber creado una comisión contra la pederastia. Pero Sue Cox la tiene por maniobra de distracción, porque los tonsurados “no pueden vigilarse a sí mismos… el Vaticano ha de ser monitoreado por un organismo independiente y secular”. Y señalar a los obispos que protegieron curas pedófilos. Miles de víctimas exigen abordar el caso como crimen de Estado y que el Vaticano sea juzgado por Naciones Unidas. Entre muchos, el exsacerdote Alberto Athie pide detener la ceremonia de santificación de Juan Pablo II, hasta cuando las autoridades judiciales establezcan el grado de complicidad con los abusos de su amigo Maciel.

El lazo es político de origen, y financiero. Se remonta a los tiempos del sindicato Solidaridad que, al lado del papa Wojtyla, dio en tierra con la dictadura comunista en Polonia. A lo cual contribuyeron en grande los fondos de Maciel. Bajo el ala del nuevo pontífice, su orden creció como la espuma. En reciprocidad, Maciel logró que el gobierno de México invitara al papa a su país, y desde entonces cayó en desgracia también la Teología de la Liberación. Como era secreto a voces y escándalo en la prensa mundial, Juan Pablo conocía las denuncias por pedofilia contra Maciel. Pero nada vio, nada oyó, ni movió un dedo. Antes bien, alabó la “fecundidad espiritual y misionera” de su amigo. Cuando en 1999 el obispo mexicano Talavera inquirió ante el entonces cardenal Ratzinger por este caso de abuso sexual, éste le respondió: “No podemos abrir el caso del padre Maciel porque es una persona muy querida del Santo Padre y ha ayudado mucho a la Iglesia…”. En 2011 fue demandado Ratzinger ante la Corte Penal Internacional por “encubrir miles de delitos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia” (El Espectador II, 6).

Más exigente que ostentar vuelta al Nazareno será la decisión que Francisco adopte en el trance que la ONU le presenta. Si ya el compromiso con los pobres supondría un timonazo en doctrina y en acción, éste de la pedofilia será un reto mayúsculo: o repite la mascarada de sus predecesores —promesas vacías de apretar a los abusadores— o produce una ruptura mandando a la cárcel a la jerarquía responsable. Y aplaza la canonización de un papa cuya flacidez moral supera con creces la sospecha. Será esta su verdadera prueba de fuego.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.