Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Pastoral’

Getafe rechaza declarar “persona non grata” a su obispo mientras denuncian a los obispos de Getafe y Alcalá de Henares por “fomentar el odio” contra transexuales

Domingo, 10 de abril de 2016

6ab629_712d62636640461c9405c8113681d468Por su polémica carta sobre la transexualidad

La alcaldesa escribe al prelado para expresar su “profundo rechazo”

El pleno del Ayuntamiento de Getafe ha rechazado la proposición de IU y Ahora Getafe para declarar al obispo de la diócesis de la ciudad, Joaquín María López de Andújar, como persona no grata por una carta que firmó junto a su homólogo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá.

Los obispos criticaron la aprobación en la Asamblea de la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación, que valoraron como “hecho grave” e “injusta” porque niega lo que “la recta razón conoce sobre el ser humano y olvida que el hombre no es solamente una libertad que él se crea por sí solo”.

Los once votos en contra de Partido Popular y Ciudadanos (C’s) han evitado que la iniciativa, que ha contado con los ocho apoyos que suman Ahora Getafe e Izquierda Unida, saliera adelante, mientras que el PSOE se ha abstenido.

Previamente, C’s había presentado una enmienda para sustituir la declaración como persona non grata de López de Andújar por una reprobación, algo que ha aceptado IU, pero no así Ahora Getafe, por lo que la formación naranja ha retirado su iniciativa, si bien ha censurado duramente las palabras del obispo.

El único apoyo que ha encontrado el religioso en el debate plenario ha estado en el portavoz adjunto del PP, Antonio José Mesa, que, sin entrar a valorar el contenido de la carta, la cual ha enmarcado dentro de la libertad de expresión, ha calificado la proposición como “un disparate absoluto“.

Por su parte, la alcaldesa de la ciudad, Sara Hernández, ha remitido una carta al obispo en la que expresa su “profundo rechazo” a las declaraciones de López de Andújar y en la que le solicita que rectifique sus palabras.

En el Pleno también ha intervenido el director del Observatorio Español contra la LGBTfobia, Paco Ramírez, que ha explicado la denuncia que su organización ha presentado hoy contra López de Andújar y Reig Plá por apología del discurso del odio e insumisión a la Ley.

Ramírez ha indicado que la carta de los obispos “llama al odio contra quien se acoja a la ley”, por lo que ha solicitado “las penas máximas” para los obispos.

En otro sentido, el Pleno ha aprobado instar a la Diócesis de Getafe a la retirada de la placa en homenaje a Francisco Franco que se encuentra en el Cerro de Los Ángeles con el objetivo de dar “cumplimiento al artículo 15 de la Ley 52/ 2007 de Memoria Histórica”.

Por otra parte, el Observatorio Español contra la LGBTfobia  ha interpuesto la denuncia por “promover un discurso del odio contra las personas LGBT, especialmente contra las personas transgénero”.

 El Observatorio Español contra la LGBTfobia (STOPLGBTFOBIA) ha interpuesto una denuncia penal ante la Audiencia Provincial de Madrid contra los obispos de Getafe y Alcalá de Henares por la “Carta destinada a los feligreses contra la recientemente aprobada Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación” que fue aprobada en la Asamblea de la Comunidad de Madrid.

La denuncia se ha interpuesto por “promover un discurso del odio contra las personas LGBT, especialmente las personas transgénero, además de difundir un escrito cuyo contenido fomenta el odio y la discriminación contra las personas debido a su orientación sexual e identidad de género”, según ha dado a conocer la entidad en un comunicado. En la denuncia se pide que se tome declaración a los denunciados, y se considera un hecho grave, por lo que se piden las penas máximas que establece la ley para este tipo de delitos.

“Desde el Observatorio consideramos la carta una grave injerencia en el Estado de Derecho, además de un insulto y una humillación fomentando un discurso del odio que propugna la exclusión social, la discriminación y injusticia contra las personas LGBT, las transexuales en particular”, ha declarado Paco Ramírez, director de STOPLGBTFOBIA.

“La posibilidad de abrir la puerta a cualquier combinación afectiva debido a la aprobación del matrimonio igualitario muestra una sutil ofensa y escarnio de las personas homosexuales, comparando sus uniones con barbaridades oídas a determinados jerarcas como la unión entre un hombre y un animal, o un anciano y un bebé”, ha enfatizado Paco Ramírez.

Religión Digital/Agencias/Cáscara Amarga

Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Una propuesta pastoral para el Sínodo”, por José M. Castillo, teólogo

Lunes, 5 de octubre de 2015

Dios es FamiliaPues lo dicho para el divorcio, puede aplicarse perfectamente a la Diversidad Familiar:

Leído en su blog Teología sin censura:

Cuando faltan solo unas horas para el comienzo del Sínodo de la Familia, crecen y suben de tono, en la Iglesia, las voces de alarma que hablan de “cisma blanco”, “cisma rojo” (Jorge Costadoat). O de quienes, como es el caso del cardenal Kasper, llegan a insinuar que estamos entrando en un “cisma práctico”, o sea (si me he enterado bien) un cisma que nadie formula en teoría, pero que en la práctica diaria de la vida funciona dividiendo a los católicos y fracturando a la Iglesia.

Por eso, ahora más que nunca, es el momento de preguntarse: ¿qué puede hacer el papa en este asunto, tal como están las cosas?

Como es lógico, habrá que esperar a ver cómo se desarrolla el Sínodo y, sobre todo, tendremos que saber lo que, después del Sínodo, dice y decide el papa. Pero es precisamente para eso, para indicar lo que, según mi modesta opinión, considero que es lo más acertado que el papa podría – y quizá tendría que – hacer en la situación que estamos viviendo en la Iglesia ahora mismo. Por eso me atrevo a presentar la propuesta siguiente.

Ante todo, considero que es fundamental tener muy claro que, en el tema de la familia, no estamos ante una cuestión de Fe. Por la sencilla razón de que, si pensamos y hablamos de la familia desde la Fe dogmática, que profesa la Iglesia, no existe definición dogmática alguna, en el Magisterio de la Iglesia, sobre este asunto. Y si alguien encuentra un documento magisterial definitorio sobre el modelo de familia o incluso sobre la indisolubilidad del matrimonio, que lo diga. Más aún, los textos bíblicos de Mt 19, 1-9 y Mc 10, 1-12, ampliamente estudiados y discutidos por la exégesis mejor documentada, han demostrado sobradamente que no se refieren a la problemática actual sobre si el matrimonio es o no es indisoluble.

En esos textos, Jesús se opone al derecho unilateral que, según Deut 24, 1, tenía el hombre para repudiar a la mujer, sobre todo si hacía tal cosa “por cualquier causa” (Mt 19, 3). Lo que indica claramente que Jesús no se refiere a la indisolubilidad del matrimonio, sino al derecho unilateral del hombre frente a la mujer que, según la ley de Moisés, carecía de ese derecho. Una desprotección de la mujer, que se agravaba por causa de las enseñanzas de la escuela de Hillel, que llegaba a permitir el repudio de la esposa”por cualquier motivo” (Mt 19, 3).

Por otra parte, el hecho de que, durante siglos, se hayan mantenido, entre los cristianos, unas práctica y unas costumbres determinadas sobre esta cuestión, no es (ni puede ser) un argumento determinante para obligar al papa a mantener, de forma irrevocable, unos determinados usos o prácticas por más inamovibles que se consideren esas prácticas y esas costumbres.

Y por más respetables que sean las personas que pretenden mantener un determinado modelo de familia. Quienes afirman que la Iglesia no puede en ningún caso admitir el divorcio, demuestran una ignorancia incomprensible, ya que, al decir eso, desconocen que la Iglesia, durante siglos, admitió el divorcio en determinados casos. Por ejemplo, en la respuesta que el papa Gregorio II, en el año 726, envió al obispo san Bonifacio (PL 89, 525). Lo mismo que en la respuesta del papa Inocencio I a Probo (PL 20, 602-603). Doctrina que quedó recogida en el Decreto de Graciano, en el siglo XI (R. Metz – J. Schlick, “Matrimonio y divorcio”, Salamanca 1974, 102-103; M. Sotomayor, “Tradición de la Iglesia con respecto al divorcio. Notas históricas”: Proyección 28 (1981) 55).

Estando así las cosas, lo más razonable, que se puede sugerir en este momento, es que el papa debe sentirse libre para tomar una decisión pastoral, que ayude a la Iglesia entera y en su conjunto a ir madurando la doctrina teológica a seguir. Y, sobre todo, la práctica pastoral que se debe adoptar, al menos mientras las cosas no se vean con más claridad y precisión.

Esto supuesto, y dada la confrontación que de hecho existe en la Iglesia sobre este problema, parece lo más razonable sugerir al papa que – de momento, al menos – lo mejor sería dejar, a los pastores y a los fieles en la Iglesia, en la libertad de proceder según la propia conciencia. De forma que nadie se sienta, ni se pueda sentir, con el derecho y el deber de imponer su propio punto de vista, en un asunto sobre el que no existe ni una enseñanza bíblica, ni una doctrina magisterial que lo pueda imponer desde la Fe. Como tampoco existe, en la historia de la Iglesia, una enseñanza o una práctica uniforme, clara y firme en cuanto se refiere a la defensa de la indisolubilidad del matrimonio, como ahora pretenden imponer algunos obispos y otras dignidades eclesiásticas.

Estamos, pues, ante un asunto sobre el que sabemos que existe un notable pluralismo entre los creyentes en Jesucristo, de forma que, existiendo tal pluralismo, ni el papa podría tomar la decisión de pronunciar una definición dogmática sobre un tema en el que la “Fe de la Iglesia” no es uniforme ni posee las condiciones necesarias para el pronunciamiento de una definición dogmática, como quedó dicho en la definición de la infalibilidad pontificia del concilio Vaticano I (DH 3074) y en la precisión que, sobre este punto capital, hizo el Vaticano II (LG n. 25).

General, Historia LGTB , , , , , ,

“Sexualidad pluriforme y pastoral inclusiva”, por Juan Masiá Clavel

Viernes, 6 de marzo de 2015

9367_617252214959841_1034651708_nDe su blog Vivir y pensar en la Frontera:

(Pregunta 40 del Sínodo de Obispos: sobre homosexualidad y cuidado pastoral, según el n. 55 de la Relatio-Lineamenta: sobre atención pastoral a la homosexualidad).

Estos párrafos de la Relatio del Sínodo no lograron mayoría de dos tercios en la votación de los obispos (confiamos que fuera por quedarse cortos, y no por pasarse). Dialogando sobre ello en comunidad, surgieron las propuestas siguientes para el próximo Sínodo:

1) A nivel de comunidades eclesiales: promover la acogida sin discriminación de las personas y parejas homosexuales en la vida cotidiana y sacramental de las iglesias.

2) Reconocimiento respetuoso de la legislación civil sobre enlaces homosexuales y acogida eclesial, con todas sus consecuencias pastorales, de las familias así constituidas.

3) Revisión de la hermenéutica bíblica, moral y teológica sobre la sexualidad, a la luz de las ciencias humanas; especialmente sobre la sexualidad pluriforme y las exigencias educativas para la convivencia inclusiva.

Más en detalle, pediríamos al Sínodo que explicite las aclaraciones siguientes:

1. No se puede afirmar tajantemente como enseñanza de la Iglesia la imposibilidad de “analogía, ni siquiera remota, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio”, como dice la Relatio n. 55. Sería presuntuoso arrogarse el conocimiento cierto y definitivo de dicho presunto designio divino.

2. Tanto en la definición del enlace esponsal como “comunidad íntima de vida y amor”, como en la imagen bíblica de la pareja como “dos personas que salen de su familia y salen de sí para hacer de las dos una, juntas a lo largo de un camino de amor y vida”, tiene cabida la unión esponsal homosexual. (Otra cosa es que el ideal falle y no se realice, pero eso ocurre también en la pareja heterosexual).

3. Al citar el Catecismo y los documentos eclesiásticos sobre evitar “todo signo de discriminación injusta” , no es necesaria la añadidura “injusta”, porque toda discriminación ya lo es. Mejor decir que se evite toda discriminación y homofobia.

4. En este tema, como en el del aborto, la iglesia debe evitar las manipulaciones político-religiosas del debate, y respetar la seriedad científica y la responsabilidad ética civil para salvaguardar la dignidad y derechos de todas las personas.

5. La apertura a la vida (incluida en la definición del enlace como “comunidad de vida y amor abierta a la vida”) se ejercita no solamente al engendrar nueva vida una pareja de varón y mujer, sino también cuando una pareja homosexual recurre (legal y responsablemente) a la procreación asistida, o a la adopción de vida ya nacida, o cuando se dedica de diversas maneras a contribuir como familia a la promoción social de la vida. Las objeciones que se puedan presentar en determinado caso contra una adopción o contra un uso de la procreación médicamente asistida, serán las mismas que en el caso semejante de una pareja heterosexual. Si un juez ha de rechazar en un determinado caso una solicitud de adopción, no deberá ser por razón de discriminación a causa de la homosexualidad de la pareja adoptante, sino si se diera el caso de que no reunieran las condiciones para hacerse cargo de la adopción responsablemente (lo cual puede ocurrir tanto en una parreja heterosexual como homosexual).

6. Hay que revisar la refexión de moral teológica sobre la sexualidad, teniendo en cuenta que la orientación sexual no es elegible o modificable con facilidad, ni se pude decir que su ejercicio sea por sí mismo moral o inmoral. Lo será, en todo caso, por las mismas razones que puede ser moral o inmoral la relación heterosexual. Para una y otra valdrán las mismas preguntas éticas, por ejemplo: si la relación es razonable, responsable, honesta consigo misma, con la otra peresona y con las consecuencias de la relación, si es amorosa, humanizadora, si ayuda al justo crecimiento personal, etc…

7. Hay que tomar muy en serio los avances en el conocimientode de las ciencias humanas sobre la realidad biocultural de la sexualidad, su expresión pluriforme y las exigencias de cultivar una educación para la convivencia inclusiva, tanto en la sociedad civil como en la vida de las iglesias.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Queremos estar presentes. Ichthys, cristianas y cristianos LGTBH, Sevilla (España)

Domingo, 5 de octubre de 2014

es_wol11

El Sínodo extraordinario de los Obispos católicos sobre la familia, convocado en el Vaticano desde el 5 al 19 de Octubre de 2014, se interrogará sobre numerosos temas, desde las uniones «de parejas que viven juntas sin matrimonio religioso o civil», al acompañamiento de los divorciados de nuevo casados, a las uniones de personas del mismo sexo, al problema de la educación de sus hijos. Temas sobre los cuales la Iglesia Católica vuelve por fin a reflexionar y a interrogarse.

Varios grupos y movimientos católicos italianos e internacionales, a pocas horas del comienzo del Sínodo de los Obispos, han decidido organizar en Roma (Italia) para el próximo Viernes 3 de Octubre de 2014 la conferencia internacional “Los caminos del Amor” que quiere proponer a algunos teólogos, procedentes de varias partes del mundo, un tema desafiante: «Qué pastoral con las personas homosexuales y transexuales». Porque en efecto no se puede hablar de familia sin hablar de todas las familias, incluyendo a aquellas que han tenido, que tienen y que tendrán que enfrentarse con la homosexualidad.

Queremos estar presentes en “Los caminos del Amor”

Ichthys, cristianas y cristianos LGTBH, Sevilla (España)
.

piex111Ichthys nace en octubre del año 2003 en Sevilla, España. Cuatro amigos deciden reunirse cada cierto tiempo para orar y compartir la fe sin dejar a un lado su identidad sexual, habitualmente rechazada o malentendida en sus respectivos grupos cristianos. Durante un tiempo se ven casi a escondidas. Pronto deciden llamar al Grupo con el nombre de Ichthys.

Ichthys es el acróstico del término griego Jesucristo, hijo de Dios, Salvador, ΙΧΘΥΣ, que significa “pez”. Su dibujo lo empleaban las primeras personas cristianas para identificarse de forma secreta entre ellas, pues eran perseguidas y despreciadas y temían ser capturadas o excluidas. Ichthys confía en la Iglesia santa, heredera del mensaje de Jesús. Somos Iglesia. La Iglesia de Cristo no rechaza a ningún hijo o hija de Dios por su color de piel, por su estatura, por su lengua, ni por su identidad sexual. Reclamamos una Iglesia auténtica, cercana a todas y todos, sin distinción y sin condiciones.

Elegimos este nombre porque también nos sentimos, de alguna forma, en parecida situación: por un lado, las personas creyentes en Dios no aceptan fácilmente nuestra identidad sexual por lo que se dan continuas muestras de desprecio y se cuestiona nuestro sentimiento de ser hijas e hijos del Padre; por otro lado, las no creyentes nos señalan con el dedo invitándonos a abandonar la fe y más explícitamente a la Iglesia Católica, puesto que tantas veces se muestra tan poco acogedora.

Un pez dibujado en la arena nos unifica, al igual que Dios es uno.

Ichthys actualmente está formado por unas 30 personas, entre las que hay homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y heterosexuales. Desde el año 2006 nos reunimos en una Parroquia católica de Sevilla. Esta circunstancia nos permite mantener vivo nuestro sentimiento de Iglesia, por encima del dolor que puedan producirnos expresiones, actitudes y hechos que siempre interpretamos a la luz de la oración.

Somos un grupo de acogida para todas aquellas personas que se encuentran alejadas de Dios a causa de su identidad sexual. Esto nos lleva a encontrar nuestra misión a partir de la Palabra y, desde la oración, a descubrir de qué forma ser sal y luz, anuncio que Cristo ama a todas las mujeres y a todos los hombres sin establecer distinciones por las diversas formas de manifestarse en ellos y ellas el amor que, de todas maneras, es también expresión de su Voluntad Creadora.

Queremos estar presentes en “Los caminos del Amor”, Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales, y lo estaremos. Deseamos unir nuestra voz a la de cuantos participen en este Encuentro en Roma. Un Encuentro arriesgado, porque nunca antes se elevó de forma tan nítida el sentir de las personas creyentes LGTB ante la Iglesia. Pero arriesgado es también vivir el Evangelio, más aún si por ser un Grupo LGTB se nos prohíbe celebrar una oración en un templo, o por ser transexual te retiran la comunión en la Eucaristía, o por ser una pareja del mismo sexo te ponen mil problemas para bautizar a tu hija o hijo.

Apoyamos esta iniciativa valiente, nacida del dolor que provoca el rechazo a las personas que sólo por amar de manera diferente, sienten el desprecio de un sector eclesial que con sus actitudes hacia nuestro colectivo, se posicionan al otro lado del Evangelio. Conscientes del empeño vital que se implica en este encuentro, anhelamos el resultado del mismo y sus documentos para poder profundizar en los mismos como comunidad cristiana LGTB, y por este motivo os agradecemos de antemano el hacer visible nuestra realidad dentro de nuestra Iglesia, y luchar por nuestros intereses.

Es hora de hacer realidad las palabras del papa Francisco: que los pastores lo sean de todo el rebaño, sin distinción. Queremos pastores que huelan a oveja..

Ichthys, cristianas y cristianos LGTBH,
Sevilla, España

“Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014)

Conferencia patrocinada por el European Forum of LGBT Christians (Forum Europeo de Cristianos LGBT) y realizada con la contribución del Ministerio de Instrucción, Ciencia y Cultura de los Países Bajos

Sitio web: http://waysoflove.wordpress.com/

Facebook https://www.facebook.com/waysoflove2014

Email lestradedellamore@gmail.com

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

“¿Qué esperamos de la Conferencia y qué nos animó a participar?”. “Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014).

Miércoles, 17 de septiembre de 2014

es_wol11El Sínodo extraordinario de los Obispos católicos sobre la familia, convocado en el Vaticano desde el 5 al 19 de Octubre de 2014, se interrogará sobre numerosos temas, desde las uniones «de parejas que viven juntas sin matrimonio religioso o civil», al acompañamiento de los divorciados de nuevo casados, a las uniones de personas del mismo sexo, al problema de la educación de sus hijos. Temas sobre los cuales la Iglesia Católica vuelve por fin a reflexionar y a interrogarse.

Varios grupos y movimientos católicos italianos e internacionales, a pocas horas del comienzo del Sínodo de los Obispos, han decidido organizar en Roma (Italia) para el próximo Viernes 3 de Octubre de 2014 la conferencia internacional “Los caminos del Amor” que quiere proponer a algunos teólogos, procedentes de varias partes del mundo, un tema desafiante: «Qué pastoral con las personas homosexuales y transexuales». Porque en efecto no se puede hablar de familia sin hablar de todas las familias, incluyendo a aquellas que han tenido, que tienen y que tendrán que enfrentarse con la homosexualidad.

“Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014)

Aula magna de la Facultad de Teología Valdense, via Pietro Cossa 40, Roma (Italia), entrada libre

Sitio web: http://waysoflove.wordpress.com/
Facebook https://www.facebook.com/waysoflove2014
Email lestradedellamore@gmail.com

 ¿Qué esperamos de la Conferencia y qué nos animó a participar?

Consejo Pastoral de la Diversidad Sexual, Santiago de Chile
.
Antes de responder a las preguntas que nos hicieron los organizadores de la conferencia Caminos del Amor, queremos contarles un poco acerca de nuestro país y sus tareas pendientes en cuanto a la integración. Venimos de una tierra, donde la discriminación frente al que es “diferente” es estructural. Lo podemos ver e identificar en relación a los pueblos indígenas, a los migrantes, (especialmente, los afro-descendientes), y de modo particular, a los/as empobrecidos/as social, cultural y económicamente.

En relación a la diversidad sexual, Chile ha experimentado una apertura considerable en los últimos años; parte de este proceso, se manifiesta en la espera de la aprobación por el Congreso de un proyecto de unión civil entre personas homosexuales (también entre personas heterosexuales) y de una ley sobre identidad de género. Actualmente, el Congreso sigue realizando su trabajo en medio de discusiones políticas y religiosas, sin reparar que no tenemos una regulación explícita en la materia, siguiendo por mientras a las personas transexuales vulnerables en el entramado social.

Con pesar, reconocemos que en nuestro país, en el transcurso de los años 2012 y 2013, dos jóvenes homosexuales fueron brutalmente golpeados, fruto de lo cual murieron. Eso, sin contar los casos que de hermanos y hermanas nuestras, que son brutalmente violentados y discriminados en razón de su orientación sexual o identidad de género y que lamentablemente no alcanzan a ser noticia ni aparecen en los titulares de los diarios.

En el ámbito eclesial, se percibe en general la misma homofobia que caracteriza la sociedad, a pesar que la Conferencia Episcopal chilena recientemente ha sido enérgica en condenar la homofobia como expresión de una actitud que no es coherente con el Evangelio ni con la persona de Jesucristo. No obstante, se ha opuesto a ambos proyectos de ley mencionados.

Nuestra historia.

La Pastoral de la Diversidad Sexual, en adelante PADIS, nació en la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) de Santiago a fines del año 2010, como respuesta a la búsqueda de acompañamiento y acogida en la fe que experimentaron gays, lesbianas y bisexuales de diversas edades y procesos, algunos de ellos miembros de la misma Comunidad. Desde sus orígenes, hemos creído firmemente, que esto ha sido una respuesta fiel y coherente a la acción del Espíritu, así como a la Buena Nueva anunciada por Jesucristo.

Inicialmente, el grupo lo conformaron cerca de 20 personas, incluyendo a dos jesuitas, asesores eclesiásticos de CVX, quienes acompañaron el grupo. En ese entonces, la propuesta inicial fue reunirse tres veces, evaluar los frutos y desafíos de los encuentros y discernir juntos la posibilidad de continuar con la iniciativa el año siguiente. Entre todos, se confirmó la decisión de continuar, ampliar la convocatoria y sumar a una religiosa del Sagrado Corazón dentro del equipo de acompañantes.

Desde entonces, el grupo ha crecido; se han incorporado mujeres, y hoy, lo integran cerca de 80 personas gay, lesbianas y bisexuales, de distintas tradiciones espirituales de la Iglesia Católica. Ha ganado en visibilidad, especialmente, dentro de la CVX y es hoy parte de la comunidad mayor de CVX de Santiago de Chile.
Posteriormente, surgió la necesidad de diseñar un espacio similar para madres y padres de lesbianas, gays y bisexuales, concretando la iniciativa a mediados del año 2012. La intuición inicial fue similar a la que se experimentó en un principio en el grupo GLB: padres y madres también necesitan acompañarse, escucharse y caminar juntos en el proceso de reconocimiento de la orientación sexual de sus hijos e hijas.

Fruto de este proceso y de la progresiva visibilidad que hemos ido asumiendo dentro de nuestras familias, la Iglesia y la sociedad, discernimos como PADIS nuestra participación en un reportaje que fue publicado en una revista de circulación pública en Chile. La acogida fue muy positiva, tanto dentro de la Iglesia como entre la sociedad. Esto nos permitió darnos a conocer y abrir nuestras puertas a otros, ampliar nuestro círculo y llegar a lugares que jamás pensamos llegar. El reportaje está disponible en inglés también (1).

.
¿Quiénes somos y qué hacemos?

El grupo de Gays, Lesbianas y Bisexuales está conformado por hombres y mujeres de distintas edades y tradiciones espirituales, que optamos por mantenernos en la Iglesia y/o reencontrarnos con ella. Optamos, también, por vivir nuestra fe junto a otros y compartir nuestras vidas en un espacio de fraternidad, comunidad, oración y discernimiento. Hemos sido testigos del paso de Dios por nuestras vidas y de la Buena Nueva que otros han sabido reconocer en PADIS.
En la práctica, somos un grupo de acogida, de contención ante los desafíos de la vida y la discriminación en particular. Para compartir la fe en Jesús, nos reunimos dos veces al mes en un espacio de formación y oración grupal y personal, que nos permite ir creciendo juntos en la fe y compartiendo nuestras experiencias desde distintas dimensiones.

Dado que somos un grupo que congrega diversos carismas y particularidades, hemos dispuesto nuestros conocimientos y miradas para enriquecer el proceso de formación que diseñamos como itinerario. Nuestro camino lo realizamos por medio de ciclos de formación, sobre temas espirituales, eclesiológicos, y sociales. Potenciamos la reflexión personal y compartida, la vida espiritual, apostólica y comunitaria y la incidencia social, pues sentimos que ahí nos habla el Dios de la Vida. Movidos por el deseo de servir, queremos salir hacia fuera y compartir con otros la Buena Nueva de nuestro bautizo y pertenencia a la Iglesia.
Animados por nuestra condición de hijos e hijas de Dios, buscamos vivir nuestras vidas en fidelidad a los distintos llamados que Dios inspira en nuestras conciencias, atendiendo a las invitaciones que se nos hacen desde nuestras distintas realidades, y respondiendo generosamente a los desafíos que sentimos en nuestra Iglesia y en la sociedad.

El Grupo de Padres, lo integran padres y madres de gays y lesbianas, que de igual forma, sienten la necesidad de compartir sus experiencias como padres, acompañar a sus hijos e hijas y ser buena noticia para la Iglesia y nuestra sociedad. Es también un espacio de crecimiento en el respeto y aceptación incondicional de los hijos e hijas, motivados por el deseo de aportar a que la sociedad y la Iglesia avancen en el respeto e inclusión de las minorías sexuales.

La homosexualidad de los hijos e hijas impacta a las familias, así como impacta también a la misma Iglesia. Muchas veces no se sabe cómo acompañarlos, cómo conversar con ellos y tan poco entre los mismospadres. En algunos casos se ha experimentado la discriminación de los hijos e hijas en ámbitos eclesiales, y en consecuencia, se genera distanciamiento de la Iglesia, sintiendo como propios sus dolores, frustraciones y deseos de crecer y ser felices. Queremos acoger estas experiencias y abrir nuevos caminos de reconciliación, respeto y aceptación.
En la práctica, el grupo se reúne quincenalmente en un espacio de formación y acompañamiento, de las experiencias que como padres y madres de hijos e hijas homosexuales nos tocan vivir. Los encuentros han permitido aprender unos de otros y actualizar los conocimientos en torno a la homosexualidad, lo cual ha facilitado una comprensión más amplia y sana de la realidad que viven nuestros hijos e hijas.

Estamos esperanzados, a pesar de las dificultades que también encontramos en el camino, porque PADIS constituye un espacio en la “Iglesia oficial”, permitiendo así a muchos y muchas sentirse nuevamente miembros de la Iglesia católica y a empoderarse en su condición de Hijos e Hijas de Dios. Además, ambos grupos hemos podido iniciar un diálogo fecundo con los Obispos de la Conferencia Episcopal, compartiendo el deseo de que gays, lesbianas, bisexuales y transexuales sean aceptados y reconocidos por los Pastores. Estamos muy agradecidos con el apoyo que desde un inicio, hemos recibido de la CVX chilena.

.
¿Qué esperamos de la Conferencia y qué nos animó a participar?

Cuando supimos de la conferencia, miembros y acompañantes de la PADIS sentimos inmediatamente que debíamos participar; que una delegación nuestra debía viajar a Roma. Queremos compartir con otros nuestra corta pero intensa historia como PADIS, las gracias que hemos recibido y nuestra particularidad, cultural y social, como latinoamericanos.
Queremos compartir nuestra experiencia como laicos en la Iglesia, construyendo, dirigiendo, discerniendo e impulsando una pastoral dentro de un movimiento laical, en colaboración con sacerdotes, religiosos y religiosas.

Nos motiva aprender y conocer de otras experiencias. Nos alegra poder participar de las discusiones, escuchar, observar y tal vez, contribuir al proceso de reflexión sobre el mensaje que la Conferencia quiere entregar a los obispos reunidos en el Sínodo. Esperamos poder llevarnos a Chile conversaciones inspiradoras, vínculos de solidaridad, de esperanza y de fe que deseamos sean también, Buena Noticia para otros: personas LGBTI, sus familias, la Iglesia y la sociedad.

.
Consejo Pastoral de la Diversidad Sexual, Santiago de Chile

Email: pastoraldiversidadsexual@gmail.com

._______________

[1] El artículo se encuentra en este link: “La pastoral de la diversidad sexual”. En su versión en inglés, aquí: The sexual diversity pastoral community”.

 

 

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

La Eucaristía: Presencia real de Cristo en nuestras vidas.

Domingo, 14 de septiembre de 2014

jpegLeído en la web Evangelizadora de los Apóstoles

La Eucaristía un acto subversivo: Juan 6, 51-58

Celebrando: Una Eucaristía, un Bautismo y un Matrimonio en la dimensión de la Eclesiología

¡Cada Eucaristía una Pascua!

 Olga Lucia Álvarez Benjumea  ARCWP*

 ¿Cómo puede suceder esto? ¿Será posible, celebrar la Eucaristía, sin pan y sin vino?  ¿Cuál es el efecto del rito y los símbolos en una celebración? ¿Acaso no perderá la liturgia su sentido?  ¿Quién o quienes pueden dar sentido a la Liturgia Eucarística?

Un rito, con símbolos, estáticos, sin motivación, sin explicar, es una liturgia sin vida, y  lleva a que los fieles se duerman.

La Eucaristía, tiene el encanto de lo divino, del saber compartir, con todos los hermanos/as. Es través del rito y los símbolos, hacer presente lo invisible de la Esencia Divina, entre nosotros/as. Esto es posible, si hay una participación activa La Eucaristía además de ser agradecimiento, es un compromiso, en el que todas/os estamos invitados a realizar de manera concreta. La entrega y el compromiso no es solo de quien preside, nos atañe a todas/os.

Todo parte del conocer y vivenciar  nuestro Bautismo. Allí se inicia, el proceso de nuestro crecimiento en la fe y compromiso con la Iglesia Pueblo de Dios.

Es el momento del Ofertorio. ¿Qué vamos a ofrecer? Quien preside, presenta el cáliz y la patena, sin pan y sin vino. “Todos somos responsables de las injusticias, pobreza y violencia que se vive en el mundo. Si hemos venido a celebrar la Eucaristía, qué vamos a ofrecer, a la Esencia Divina, que le vamos a presentar?” El cáliz y la patena, se fue pasando de mano en mano, en silencio…hubo lágrimas.Cada uno de los participantes, fue sintiendo el desafío de su compromiso: “Ofrezco mis debilidades”, “mis temores”, “mis cobardías”, “mi silencio cómplice”, “mi falta de compromiso”, para que la Esencia Divina de la Vida; “me sane”, “me liberé”, “me de coraje”. “La ausencia de pan y vino, nos habla de pobreza, hambre, injusticias, corrupción, egoísmo,  marginación, falta de amor, paz y generosidad.”  Alguien dijo: “es hora a celebrar verdaderamente la Eucaristía y hacerla realidad, es hora de renovar nuestro compromiso bautismal y entregarnos en cuerpo y alma”. Somos cada uno de nosotros/as quienes nos debemos presentar al Cielo, sin intermediarios, que nos estropeen la relación con el Divino.No podemos  desconocer  la Iglesia Pueblo de Dios como comunidad cristiana adulta, como lo expresa  Vaticano II:

“En la Iglesia hay una admirable variedad, pero es uno solo el Pueblo de Dios, sin desigualdades de los fieles en Cristo y en la Iglesia…” L.G 32.

La parábola del Buen Samaritano así nos lo reafirma: no se necesitan sacerdotes, ni intermediarios, espacios sagrados ni instituciones; hombres y mujeres que encontremos en nuestro camino, ellas/os son el templo de Dios. (Lucas 10:30-37).  La Esencia Divina, esta presente en nosotros/as.”Hemos sido creados a su imagen y semejanza”.

A medida que se van escuchando estas intervenciones, sientes la presencia Divina y los pelos se nos ponen de punta. Es hora de hacer los cambios, y no esperar que los van a hacer por nosotros/as. Presentimos que al terminar la celebración, no vamos a salir iguales, en el fondo de nuestros interior, la Esencia Divina no ha estado sacudiendo.

La  Comunidad es invitada a participar en la Consagración extendiendo sus manos sobre el Pan y el Vino, diciendo las palabras de la consagración con la persona que preside la liturgia eucarística.

Cuando todas/os estamos participando, se activa la presencia de Dios, en cada uno de nosotras/os. Su Presencia fluye de manera extraordinaria en cada uno/a inundándonos de energía, coraje, amor y ternura, haciéndonos sentir que todos somos importantes, y todos/as nos necesitamos los unos/as de los otros/as, por eso delante de Dios y de la Comunidad, nos damos el abrazo de Reconciliación y de Paz. Somos hermanos/as, somos una sola familia! Sentimos que se eleva, la autoestima de los presentes. Sienten que ellos/as también tienen algo que decir, algo que compartir, algo que aportar, no son desconocidos/as, son familia reunida convocados/as por la Palabra de Dios, (Mateo 18:20):  “Allí donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, Yo estoy en medio de ellos”.

Cautivando la atención de los presentes, haciéndoles una motivación a participar activamente, rompiendo la timidez y mutismo, en que nos han sumergido, el clericalismo, nos atrevemos a celebrar la Eucaristía, ofreciendo el pan y el vino, símbolos de vida, de alegría, de abundancia, de salud, de energía. Cristo esta presente y nos invita: “hagan esto en memoria mía”: 1 Corintios 11:24.

Mujeres y hombres, con sentido religioso,en todos los tiempo, han buscado su relación con el Dios Creador, en todos los pueblos (indígenas y afros) los  hemos encontrado en sus ritos y símbolos, evocando su Presencia.

Es fascinante descubrir, el poder influyente del rito, sus símbolos y sus beneficios en la Comunidad. El símbolo es capaz de hacernos transcender, al Infinito. Es la unión entre el Cielo y la Tierra, es el acceso a la Esencia Divina. No pueden ser acartonados, o estáticos, exigen flexibilidad y movimiento. Son la presencia de Dios, hecha luz, a través de nuestra fe.

“Que la Iglesia sea el lugar de la misericordia y de la esperanza de Dios, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado, animado a vivir la vida buena del evangelio. Y para que el otro se sienta acogido, amado, perdonado, alentado, la Iglesia debe estar con las puertas abiertas, para que todos puedan entrar. Y nosotros tenemos que salir de aquellas puertas y anunciar el evangelio.”  

Papa Francisco

Biblia, Espiritualidad, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

“Sueño de esa Iglesia inclusiva que no cierra la mesa del Señor a nadie quien se acerque con fe”. “Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014).

Sábado, 13 de septiembre de 2014

es_wol11El Sínodo extraordinario de los Obispos católicos sobre la familia, convocado en el Vaticano desde el 5 al 19 de Octubre de 2014, se interrogará sobre numerosos temas, desde las uniones «de parejas que viven juntas sin matrimonio religioso o civil», al acompañamiento de los divorciados de nuevo casados, a las uniones de personas del mismo sexo, al problema de la educación de sus hijos. Temas sobre los cuales la Iglesia Católica vuelve por fin a reflexionar y a interrogarse.

Varios grupos y movimientos católicos italianos e internacionales, a pocas horas del comienzo del Sínodo de los Obispos, han decidido organizar en Roma (Italia) para el próximo Viernes 3 de Octubre de 2014 la conferencia internacional “Los caminos del Amor” que quiere proponer a algunos teólogos, procedentes de varias partes del mundo, un tema desafiante: «Qué pastoral con las personas homosexuales y transexuales». Porque en efecto no se puede hablar de familia sin hablar de todas las familias, incluyendo a aquellas que han tenido, que tienen y que tendrán que enfrentarse con la homosexualidad.

“Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014)

Aula magna de la Facultad de Teología Valdense, via Pietro Cossa 40, Roma (Italia), entrada libre

Sitio web: http://waysoflove.wordpress.com/
Facebook https://www.facebook.com/waysoflove2014
Email lestradedellamore@gmail.com

 

Reflexiones de Teresa (Sudamérica)
.

Dios me creó mujer. Me creó, estoy convencida, sabiendo lo que hacía. Me creó lesbiana. Me creó con ganas de mostrar Su amor a las mujeres con todas sus facetas, y la amistad a los hombres. Estoy muy contenta de cómo me creó. Me reconozco como creada así, no opté por ser lesbiana. Tal como no opté ser mujer.

Ambos son un dado a través del cual y con el cual Dios me llama a construir. Siendo lesbiana, el rechazo de la doctrina de la iglesia católica a mi forma de amar y vivir una entrega completa e integral es lo más doloroso que vivo como miembro de esa misma iglesia – tal vez solamente equiparado con el constante desafío de vivir mi vocación de mujer activa y pensante en ella, a quien no solamente está vetado un sacramento, sino también, la participación activa y simbólica en el kerygma, el anuncio del evangelio.

Siendo lesbiana, la única posibilidad que tengo para vivir mi vocación de amor, entrega y vida en comunidad es violando los preceptos de la Iglesia en esta materia. Sí comulgo plenamente con los principios de ésta: el amor, la fidelidad, la fecundidad, el apoyo mutuo, la denegación de sí mismo en virtud del bien común y del bien de quienes están a nuestro cuidado.
Es solo en las instrucciones de cómo implementar estos principios que mi conciencia no me permite aceptar todas las enseñanzas, ya que éstas se contraponen a la fiel y generosa aplicación de estos mismos principios, o por lo menos, no son lo que más me parece llevar a una vida en amor y caridad.

Es un llamado de mi conciencia vivir esta gracia, este regalo de Dios que es mi sexualidad lesbiana, honrando la manera en que Dios me ha creado, y el Espíritu me inspira. Me parecería un absurdo que las personas homosexuales no tuviéramos ninguna opción de vocación que la vida personal en soledad, negando cualquier vocación a la comunidad íntima o de convivencia. Me parecería más bien una forma de vida profundamente anticristiana.

En ese respecto, lo percibo profundamente violatorio de mi conciencia si la enseñanza de la iglesia propone separar los “actos” de la “orientación” o “condición” homosexuales, ya que así se impide el desarrollo integral y pleno de mi persona ante Dios y el mundo.

En todo otro aspecto de conciencia, los actos responsables son la consecuencia visible, exigida y testimonial de mi vocación como cristiana; así por ejemplo en el trabajo, en la relación con el dinero, con los pobres. ¿Por qué sería distinto para mi sexualidad? Es una contradicción que mi conciencia no puede aceptar.

Los pronunciamientos del último papa (Benedicto XVI) han agudizado este sentido de rechazo, vetando no solamente la vida en pareja, sino también las vocaciones religiosas y de vida en comunidad, además que a las mujeres lesbianas, les está vetado el sacerdocio por ser mujeres. El Evangelio me indica otro camino. No estoy llamada a una vida solitaria, sino, a una vida en comunidad, fidelidad, fecundidad y entrega.

La interiorización de los preceptos de la doctrina, su rechazo a la homosexualidad y el temor de la soledad me han impedido por años asumir mi verdadera vocación ante Dios, a saber, vivir en veracidad la manera en que Él me creó como persona homosexual.

Confiando en la gracia de Dios, quiero poder responder generosamente a este llamado y poder comprometerme con una mujer en fidelidad, entrega a la sociedad y a quienes estén a nuestro cuidado, en apoyo mutuo y fecundidad en la proclamación del Reino de Dios, siguiendo participando en el pueblo de Dios a través de los sacramentos que nos son fortalecimiento en el camino, y signo real del Dios vivo.

Desde la Iglesia, fue un hito fundamental para poder sentirme más parte de ella, un espacio de encuentro pastoral en la fe, con personas que pueden ver la riqueza de la creación de Dios en como soy y como amo. Es allí donde pueden sanarse las heridas del rechazo, de la discriminación. Es allí también donde la vivencia de la comunidad puede echar nuevas raíces, confirmarse el llamado de Dios a la veracidad y transparencia, y apoyarse el proceso de asumirse ante la familia, los amigos, la comunidad cristiana y el trabajo – procesos complejos, con múltiples desafíos y en una sociedad homofóbica, nada fáciles.

Esos procesos se convierten, confío, si son llevados adelante con caridad y cariño, en el testimonio profético de un Dios cuyo amor rompe cadenas, esquemas y temores, hace 2000 años y hoy. Sueño que esta acogida pastoral no solamente abra puertas para las personas LGBTI, sus padres y madres, sino también dentro de quienes se han declarado los guardianes de la doctrina de la Iglesia.

Que puedan ver la riqueza del amor de Dios que no se limita a las categorías mayoritarias u obvias, sino, cuando hay amor, caridad, fidelidad, humildad, entrega y apoyo mutuo, también se muestra en las parejas lesbianas y homosexuales.

El Pueblo de Dios a veces parece ver a esta riqueza más claramente, como indican las respuestas a la “encuesta sobre familia” del Papa Francisco que se han ido publicando o filtrando en estos meses. Tengo la esperanza que el sínodo de la familia en octubre del 2014 pueda acoger nuestra experiencia, nuestro testimonio, nuestra pasión por el Reino de Dios.

Estoy convencida que Dios quiere una Iglesia inclusiva. Me alegra de sobremanera cada paso que nos acerque a este sueño. No solamente para las personas de la diversidad sexual como yo, sino también: hombres y mujeres; jóvenes y ancianos; educados formalmente y educados por la vida; “discapacitados” o no; de todas las razas y étnias.

Sueño de esa Iglesia inclusiva que no cierra la mesa del Señor a nadie quien se acerque con fe, hambre y generosidad para recibir el regalo que le espera, para acompañarle en su camino hacia el Padre.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

James Alison: “De la imposibilidad a la responsabilidad: apuntes para una pastoral católica gay”. “Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014).

Miércoles, 3 de septiembre de 2014

es_wol11El Sínodo extraordinario de los Obispos católicos sobre la familia, convocado en el Vaticano desde el 5 al 19 de Octubre de 2014, se interrogará sobre numerosos temas, desde las uniones «de parejas que viven juntas sin matrimonio religioso o civil», al acompañamiento de los divorciados de nuevo casados, a las uniones de personas del mismo sexo, al problema de la educación de sus hijos. Temas sobre los cuales la Iglesia Católica vuelve por fin a reflexionar y a interrogarse.

Varios grupos y movimientos católicos italianos e internacionales, a pocas horas del comienzo del Sínodo de los Obispos, han decidido organizar en Roma (Italia) para el próximo Viernes 3 de Octubre de 2014 la conferencia internacional “Los caminos del Amor” que quiere proponer a algunos teólogos, procedentes de varias partes del mundo, un tema desafiante: «Qué pastoral con las personas homosexuales y transexuales». Porque en efecto no se puede hablar de familia sin hablar de todas las familias, incluyendo a aquellas que han tenido, que tienen y que tendrán que enfrentarse con la homosexualidad.

“Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014)

Aula magna de la Facultad de Teología Valdense, via Pietro Cossa 40, Roma (Italia), entrada libre

Sitio web: http://waysoflove.wordpress.com/
Facebook https://www.facebook.com/waysoflove2014
Email lestradedellamore@gmail.com

James Alison: De la imposibilidad a la responsabilidad: apuntes para una pastoral católica gay

Si un domingo por la noche voy calle abajo de donde se ubica mi departamento en São Paulo, hay algo de lo que puedo estar seguro: encontraré cientos de chicos; en realidad, chicos gays y lesbianas de entre 14 y 18 años de edad.

Emos, góticos, con mohicanos y piercings, con la marca de diseñador de su ropa interior cuidadosamente visible, y con cuanta variedad en el vestir sea imaginable como demostración de toda la ansiedad y la gloria de la adolescencia. ¿Y por qué justo allí? Pues bien, hay un club grande en la esquina, en este que es el más popular de los dos principales barrios gays de São Paulo, que alberga una “matiné” o “función para menores de edad” los domingos por la tarde.

Hay realmente varios clubes de ese tipo, pero éste es el mejor ubicado.

Así es que, desde alrededor de las 4 p.m. y hasta cerca de la medianoche, los chicos que no serían capaces de entrar en un club regular a las horas nocturnas normales, pueden divertirse; cosa que hacen, tanto en el club como fuera de él, para disgusto de los conductores locales que se ven obligados a avanzar muy lentamente, ante la ineficacia del semáforo y bajo la mirada de una discreta presencia policiaca destinada principalmente a proteger a los jóvenes de brotes de violencia ocasionales.

Al fin y al cabo, de cuando en cuando los “cabezas rapadas” deciden envalentonarse, apareciéndose para dar a “los maricones” una ligerita paliza dominical. Para mi gran sorpresa, nunca he visto adultos depredadores merodeando al acecho de chicos menores de edad. En realidad, no estoy del todo seguro si los chicos siquiera se darían cuenta de que alguien lo intentara, dado que parecen encontrarse tan completamente inmersos en su propio mundo. Si alguien lo intentara, entonces, bueno, la actitud puede ser un arma fulminante, y estos chicos poseen actitud por montones.

¿Por qué comencé con esta imagen? Si ustedes me hubieran dicho, hace quince o veinte años, que algo como esto sería considerado realmente como muy normal en una ciudad importante, lo hubiera pensado imposible.

La total normalidad, la adorable aunque ligeramente histérica banalidad adolescente de todo esto es lo que parecería imposible. Hasta donde puedo entender, he aquí una generación cuya introducción en el mundo del cortejo, de las citas y de formar parejas, sucede al mismo tiempo que la de sus contemporáneos de la escuela media y de la secundaria, teniendo como fondo la misma música, moda, arranques de angustia, competencias de berridos y demás.

A pesar de que los chicos de mi barrio son capaces de expresarse de una forma particularmente libre, el hecho de que su patrón de relación sea con personas del mismo sexo no parece ser, en ningún sentido, la característica más llamativa o importante de cuanto rige sus vidas.

Ahora bien, permítanme llevarlos aún más abajo de la misma calle, justo pasando mi puerta delantera, de hecho. Al principio, no podrán notarlo, en medio de todas las formas normales de vida gay de acera, con grandes multitudes de hombres que se vuelcan a las calles para platicar pacíficamente fuera de los bares (las lesbianas tienden a congregarse en barrios ligeramente distintos); pero, si se quedan por ahí un buen rato, tengan por seguro que se darán cuenta de ello: la presencia de un número significativo de los que en el Reino Unido llamamos rent boys, “chicos de alquiler” en Estados Unidos “hustlers” y que en México se conocen como chichifos.

En cualquier caso, trabajadores sexuales. Uno de ellos una vez me hizo ver algo que yo no habría notado por mí mismo: si uno de sus colegas tiene joyas, por sencillas que éstas sean, es muy probable que no estén consumiendo drogas.

Dado que son gente pobre, las drogas que pueden permitirse son del tipo más nocivo y adictivo —crack y metanfetaminas—, y la ruta que lleva de la primera dosis a la pérdida total de la autoestima y, con ella, la de la ropa decente y los accesorios, es vertiginosamente rápida. Por lo tanto, si el muchacho había comenzado a consumir drogas, ya habría vendido sus joyas para la siguiente dosis.

Algunos de estos muchachos ejercen su profesión en sitios regulares (y se expresan con respeto de sus clientes habituales), porque es una forma de hacer dinero rápido.

Para otros, especialmente los de los barrios periféricos más pobres de la ciudad, donde son muy fuertes las presiones para hacerse machos mientras crecen, esta es la manera de adaptarse tanto a “salir del armario”, como a poder costear una noche en el centro de la ciudad; ya que, según su modo de hablar, si lo hacen por dinero, entonces no son realmente homosexuales. Después de que se espabilan un poco, se acostumbran a ser gays y, una vez que eso ocurre, la cuestión del dinero es una parte menos decisiva en sus vidas.

Algunos lo harán como una forma de derrochar tras una semana de trabajo en la construcción o en la peluquería; otros están involucrados con hombres mayores, acostumbrados a pagar los platos rotos por ellos y comprometidos en una relación.

Otros, habiendo ganado demasiado dinero, demasiado pronto, a cambio de unos cuantos trucos, y habiéndolo gastado igual de rápido, quedan inmersos en un ciclo de autoaborrecimiento e inutilidad para emplearse, incapaces de tolerar el mero aburrimiento, el trabajo duro y el bajo salario rutinario propio del único tipo de trabajos para los cuales están calificados.

En la esquina hay un café internet, donde todos los habitantes de la calle pueden conectarse en línea, chatear, concertar citas y actualizar sus páginas web con nuevas y cada vez más arriesgadas fotografías.

El popurrí constante de tonos para teléfono celular indica que la cita ha quedado fijada, los tratos cerrados y así sucesivamente. El anonimato total que ofrece el mundo de internet y del teléfono celular parece haber quitado una buena porción de deshonra a la prostitución masculina. Después de todo, no existe forma alguna en que un observador casual pueda saber si lo que está sucediendo tiene una connotación solamente amistosa o tiene implicaciones profesionales.

Y este mundo se aproxima codo con codo, se superpone e incluso penetra en ese mundo de los adolescentes de domingo que describí anteriormente; bastante a menudo, imperceptiblemente.

Los mismos factores sociales que hacen a un mundo posible, han dado también su rostro actual y su forma a la otra realidad. Bienvenido a mi mundo. Me encanta, me encanta vivir en medio de esto. Me siento tan aliviado de compartir la sensación de libertad que viene con la ruptura de la imposibilidad.

He llegado a deleitarme en el sonido imperdible de la risotada de una imperial drag queen brasileña a las tres de la mañana, más estridente y aún más tierna que el más arrogante chillido de la cacatúa de la selva. Y sin embargo, en medio de mi privilegio de vivir en semejante barrio, tengo un enorme reto en cuanto a mi responsabilidad.

Verán ustedes, en la ciudad en la que vivo, una ciudad de aproximadamente dieciocho millones de personas, en donde el desfile anual del orgullo gay cuenta con un mínimo de tres millones de personas —y esa es la cifra dada por la policía—, no hay una pastoral católica para la comunidad LGBTQ.

En una ciudad nombrada en honor al apóstol Pablo, la cual es también la ciudad más grande en el país, con la mayor población católica en el mundo, nuestra Iglesia está totalmente ausente de cualquier implicación realista en la vida del segmento de la sociedad que en Brasil lleva por nombre “GLS”, Gays, Lesbianas y Simpatizantes (aquellos con afinidades similares).

Y de nuevo estamos frente a un tipo diferente de imposibilidad, ya que, por supuesto, nuestra Iglesia en Brasil depende de la misma enseñanza que en todas partes.

La enseñanza actual de las congregaciones romanas, que tiene como premisa que todos los seres humanos son intrínsecamente heterosexuales y que las personas homosexuales están objetivamente desordenadas.

El recientemente nombrado primado de Bélgica, monseñor Léonard, calificó la enseñanza de la Iglesia con bastante precisión cuando indicó, para consternación de la prensa local, que en su opinión ser homosexual es igual que sufrir de anorexia, en otras palabras: una patología del deseo.

Dicha enseñanza no puede reconocer que ser gay es una variante minoritaria no patológica que ocurre regularmente en la condición humana; porque, si lo reconociera, algunas consecuencias fluirían de ello: la pertinencia de ciertas formas de relación, incluyendo un elemento sexual, a pesar de que éstas no tuvieran ninguna función procreadora posible.

Y, en consecuencia, la pertinencia de ciertas formas de reconocimiento civil y litúrgico de tales relaciones. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Giani Geraci: “El desafío del amor. Es hora de confrontarse sobre la pastoral de la iglesia con las personas LGBT”. “Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014).

Sábado, 30 de agosto de 2014

es_wol11A partir de hoy iremos publicando diversos artículos acerca de esta Conferencia que, paraidentificarlos, irán acompañados de esta misma fotografía y la entradilla que viene a continuación:

El Sínodo extraordinario de los Obispos católicos sobre la familia, convocado en el Vaticano desde el 5 al 19 de Octubre de 2014, se interrogará sobre numerosos temas, desde las uniones «de parejas que viven juntas sin matrimonio religioso o civil», al acompañamiento de los divorciados de nuevo casados, a las uniones de personas del mismo sexo, al problema de la educación de sus hijos. Temas sobre los cuales la Iglesia Católica vuelve por fin a reflexionar y a interrogarse.

Varios grupos y movimientos católicos italianos e internacionales, a pocas horas del comienzo del Sínodo de los Obispos, han decidido organizar en Roma (Italia) para el próximo Viernes 3 de Octubre de 2014 la conferencia internacional “Los caminos del Amor” que quiere proponer a algunos teólogos, procedentes de varias partes del mundo, un tema desafiante: «Qué pastoral con las personas homosexuales y transexuales». Porque en efecto no se puede hablar de familia sin hablar de todas las familias, incluyendo a aquellas que han tenido, que tienen y que tendrán que enfrentarse con la homosexualidad.

“Los caminos del Amor”. Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales (Roma, 3 de Octubre de 2014)

Aula magna de la Facultad de Teología Valdense, via Pietro Cossa 40, Roma (Italia), entrada libre

Sitio web: http://waysoflove.wordpress.com/
Facebook https://www.facebook.com/waysoflove2014
Email lestradedellamore@gmail.com

 El desafío del amor. Es hora de confrontarse sobre la pastoral de la iglesia con las personas LGBT

Reflexiones de Gianni Geraci, co-portavoz de Los caminos del Amor” – Conferencia internacional para una pastoral con las personas homosexuales y transexuales, traducido por Carola y Carmen del grupo Ichthys (España)
.
.El próximo 3 de Octubre de 2014 por iniciativa de un comité promotor que recoge exponentes del mundo cristiano plural que trabaja para construir una iglesia más inclusiva, tendrá lugar en Roma una conferencia teológica internacional donde hablar de “fe y homosexualidad” para recordarle a los obispos que participarán en el Sínodo extraordinario que tendrá lugar entre el 5 y el 19 de Octubre, que el tema del anuncio de fe a los que se sienten excluidos de la Iglesia, por ser homosexuales y transexuales, es uno de los desafíos que la Iglesia está llamada a recoger en los próximos años.

Se trata de emprender un camino. Y no es por casualidad que los organizadores han querido hacer referencia a esta idea con las primeras palabras que aparecen en el título de la conferencia: «Los caminos del Amor». Se tratará de trazar unos recorridos concretos para indicarles a las comunidades eclesiales y a las personas homosexuales por dónde encontrarse, y para descubrir juntos el sentido que el anuncio del Evangelio puede tener para emprender un camino común.

Las personas homosexuales están llamadas a vivir a fondo la vocación de Abraham: como él tienen que enfrentarse a un paisaje que no reconocen, con un camino que no saben a dónde las podrá llevar, con el desafio de transformar su homosexualidad en una ocasión de santidad sin tener delante de sí a patrones concretos a quien hacer referencia. Como Abraham oirán a las viejas amistades decir: «Pero quién te manda meterte allí? Víve tu vida y deja esas absurdas pretenciones. No te metas por caminos que no sabes dónde terminan».

Pero también como Abraham oirán resonar en sus corazones la promesa de Dios: una promesa absurda, si se evalúa con la lógica humana («De tí haré una gran nación» dice de hecho a Abraham que, con setenta y cinco años, aún no ha tenido descendencia por la esterilidad de su mujer); una promesa exigente («Vete de tu país, de tu patria y de la casa de tu padre»); una promesa que, más allá de la bendición («Te bendeciré») no garantiza nada («Vé hacia el país que te indicaré»). No un destino preciso, sino una meta indefinida que el Señor promete indicar a lo largo del camino; pero, al fin y al cabo, la promesa de Dios.

También las iglesias están llamadas a hacer la misma elección, para intentar entender, con las personas homosexuales, cuáles son los caminos que pueden llevar al encuentro entre su vida y el anuncio evangélico.

También en su caso se trata: de abandonar los prejuicios de hace tiempo («La homosexualidad es un vicio! La homosexualidad es una enfermedad!»); de superar los tópicos que circulan («Las personas homosexuales no son capaces de construir relaciones de pareja estables y fieles»); de dejar a un lado toda actitud de sospecha y de miedo, para preguntarse, junto con las personas homosexuales y transexuales «Cuáles son los caminos a través de los que Dios os llama a vivir en plenitud vuestra diversidad en su amor?».

Un desafío inédito bajo muchos aspectos, pero justamente por eso, un desafío que la Iglesia tiene que recoger si quiere seguir siendo capaz de decir palabras de esperanza para todos y, entonces, también para las peronas homosexuales y transexuales que llevan esperándolas tanto tiempo.

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Un nuevo clima pastoral”, por Victor Codina.

Sábado, 15 de marzo de 2014

Francisco2_t670Publicado en Cristianismo y justicia:

Victor Codina. [Vida Pastoral] En el  conocido cuento de Hans Christian Andersen sobre El traje nuevo del rey, el rey, creyendo estar vestido con un traje maravilloso elaborado por unos grandes sastres, salió a la calle desnudo, enseñando sus vergüenzas, pero nadie se atrevía a decir nada porque temían ofender al monarca y perder sus favores; a mitad del recorrido, un niño se atrevió a alzar la voz y gritó, ante el asombro de todos: ¡el rey va desnudo!

El rey del cuento no representa a una persona sino a un sistema, sea político o  religioso. Pero hasta ahora los “niños” que decían que el rey caminaba desnudo, eran tenidos por imprudentes, utópicos e ingenuos.

Los que proclamaban que “otro mundo es posible” eran ridiculizados por los sensatos economistas y estadistas reunidos en Davos. Cuando H. Küng escribía cartas a los obispos pidiendo reformas en la Iglesia o el jesuita egipcio H. Boulad se dirigía a Benedicto XVI con varias peticiones de cambio, cuando se hablaba del peligro de que la Iglesia se convirtiese en un gueto, o se detectaba un cisma silencioso de gente que abandonaba la Iglesia… los “sensatos” creíamos que exageraban.

Y resulta que ahora Francisco, el nuevo obispo de Roma, es el que, como el “niño” del cuento, dice que el sistema económico liberal, basado en la idolatría del dinero es injusto, pues enriquece a unos pocos y convierte a una gran mayoría en masas sobrantes; que la actitud de los países ricos ante los emigrantes africanos y asiáticos, muchos de los cuales mueren en el intento de llegar a las costas europeas, es una vergüenza; que vivimos en la burbuja del consumo y con el corazón anestesiado ante el sufrimiento ajeno. Francisco condena las armas químicas y ante los niños muertos en Siria lanza una campaña de oración y ayuno para evitar una nueva guerra; en Brasil les dice a los jóvenes que hagan lío y sean revolucionarios en busca de un mundo mejor y más justo; que el problema de la Iglesia es el desempleo de los jóvenes; que las confesiones religiosas del mundo deben aunarse para resolver el problema del hambre y de la falta de educación…

Francisco se reconoce pecador y pide oraciones; recuerda que la Iglesia necesita una conversión y una continua reforma; que el ambiente cortesano es la lepra del Papado; que la curia es vaticano-céntrica y traslada su visión al mundo; que el clericalismo no es cristiano; que la Iglesia no puede ser restauracionista ni añorar el pasado; que los pastores han de oler a oveja y no convertirse en clérigos de despacho o coleccionistas de antigüedades, ni caer en el carrerismo; que los obispos no pueden estar siempre en los aeropuertos; que la confesión no puede ser una tortura sino un lugar de misericordia; que hay que evitar el centralismo y el autoritarismo en el gobierno de la Iglesia; que no hay que teorizar desde el laboratorio sino experimentar la realidad del pueblo; nos invita a no tener una visión monolítica, a respetar la diversidad, a no ser narcisistas, y a recordar que la Iglesia no es una ONG piadosa sino la casa de Dios que ha de desnudarse de todo lo mundano.

¿Quién hubiera esperado hace algún tiempo que el Papa fuese este “niño” que denuncia que el “rey” camina desnudo por la historia…?

Un Papa cristiano

El dibujante “El Roto, que publica en el diario El País de España unas viñetas humorísticas, siempre críticas y muchas veces incluso ácidas, dibujó hace poco a un personaje vestido de rojo (¿cardenal? ¿obispo? ¿monseñor?) que exclamaba indignado: “Nos ha salido un Papa cristiano. ¡Qué calamidad!”

Dejando a un lado la ironía sarcástica del humorista, es muy cierto que lo que Francisco dice y hace no es otra cosa que traducir el evangelio al mundo de hoy: estar  más preocupado del hambre del mundo que de los problemas intraeclesiales, hacer que la Iglesia sea un signo del perdón y misericordia de Dios, una Iglesia pobre y de los pobres, ser como un hospital de campaña que sana heridas; que ha de salir a la calle, ir a las fronteras existenciales aun con peligro de accidentes; que respete a los laicos y la dignidad de las mujeres; que viva en una atmósfera de diálogo con todas las confesiones religiosas sin proselitismo, buscando ante todo el bien de la humanidad; que respete la conciencia de cada persona que es la que debe optar por el bien; que no se centre obsesivamente en temas morales como el aborto, el matrimonio de los homosexuales y el divorcio, sino que anuncie la buena noticia de la salvación en Cristo; que camine con otros en medio de las diferencias, en espíritu sinodal y fraterno; que reconozca que todos somos hijos e hijas del mismo Padre y hermanos y hermanas, una Iglesia con entrañas maternales de misericordia, que refleje la ternura de Dios y cuide de la creación… que no se grite ni aclame al Papa Francisco, sino a Jesús.

Al Papa no le tiembla el pulso, ha criticado públicamente a un monseñor implicado en tráfico de divisas, ha apartado de sus cargos a un obispo que ha construido un lujoso  palacio episcopal y a un nuncio acusado de pedofilia.

Se respira un aire nuevo, oxigenante, con olor a Evangelio. Esto que sorprende positivamente a creyentes y no creyentes, comienza a suscitar recelo y miedo en algunos sectores eclesiales que se escandalizan farisaicamente de muchas acciones y palabras del Papa. Algunos le llaman despectivamente “el argentinito” y piden que “lo iluminen o lo eliminen”

Las florecillas del Papa Francisco

Lo más sorprendente es que el nuevo obispo de Roma ha causado un impacto por sus gestos y símbolos y por sus expresiones gráficas más que por largos discursos o encíclicas que muy pocos leen. Los semiólogos explican la importancia y el impacto de los símbolos para influir y cambiar la mentalidad del pueblo. Francisco ha optado por el método de Jesús que hablaba en parábolas y hacía signos del Reino: sanar enfermos, alimentar al pueblo hambriento, comer con pecadores, lavar los pies a sus discípulos…

La encíclica Lumen fidei, firmada por Francisco pero escrita mayormente por Benedicto XVI, ha tenido poca resonancia, pero en cambio el pueblo creyente y no creyente ha captado sus gestos: besar a un niño discapacitado, lavar los pies a una joven musulmana, comer en Asís con niños con síndrome de Down, lanzar al mar en Lampedusa una corona de flores amarillas y blancas en memoria de los emigrantes fallecidos, usar sus zapatos viejos de antes, no vivir en los Palacios Apostólicos, viajar por Roma en un sencillo y pequeño coche, contestar a las preguntas de un periodista no creyente, invitar a Santa Marta al rabino de Buenos Aires, regalar unos zapatitos al nieto de Cristina Fernández de Kirschner, recibir a Gustavo Gutiérrez, celebrar la eucaristía el día de San Ignacio en la Iglesia del Gesù y llevar un ramo de flores a la tumba del P. Pedro Arrupe, ex General de la Compañía de Jesús que había sido cuestionado y marginado por el Vaticano…

Las florecillas del Papa Francisco recuerdan las florecillas de San Francisco de Asís y las del Papa Juan XXIII. Se ha cambiado el clima eclesial. No sabemos si el Papa Francisco podrá llevar adelante la reforma de la curia y de la Iglesia, pero ha desbloqueado el ambiente, y el invierno eclesial parece ceder a unos sencillos y todavía tímidos brotes de primavera. ¿Volverá la primavera conciliar?

Un icono pastoral latinoamericano

Este Papa venido del Sur, de América Latina, aporta a toda la Iglesia un estilo nuevo pastoral que refleja el caminar de la Iglesia latinoamericana desde Medellín a Aparecida: la opción por los pobres, la denuncia de las estructuras injustas de pecado, el respeto a la fe y religiosidad del pueblo sencillo, la devoción mariana, la sencillez y cordialidad, el cuidado de la Madre tierra, la confianza en la misericordia de Dios que siempre está abierto al perdón.

Detrás de sus gestos y palabras está su experiencia pastoral y teológica latinoamericana, argentina, sus contactos frecuentes con las villas de miseria y los curas villeros, su sentido de pueblo, ¿el influjo de la teología de Lucio Gera y de Juan Carlos Scannone…?

El programa pastoral del Papa es Aparecida, de cuya última redacción él fue el responsable: discípulos y misioneros de Jesucristo para que el pueblo tenga vida, conversión pastoral, Iglesia en estado de misión, Iglesia casa y comunidad, opción por la formación de laicos, ver en los pobres el rostro de Jesús, pues no se puede hablar de Cristo sin hablar de los pobres… Todo lo de oler a oveja, salir a la calle, ir a las fronteras… huele a América Latina y es un mensaje para todo el mundo, pero en especial para el Continente Americano. No en vano hemos de observar ese detalle significativo de que el Papa ha regalado el documento de Aparecida a varios líderes latinoamericanos.

Desde el Sur de la Iglesia sopla el Espíritu, desde los pobres, los marginados, las mujeres, los jóvenes, los indígenas, desde “el niño” que descubre que el “rey”, sea la sociedad o la Iglesia, está desnudo…

Nos toca ahora proteger la desnudez del “rey”, cubrir sus vergüenzas, instaurar entre todos un mundo más justo y fraterno, una Iglesia más sencilla y comunitaria, más nazarena, que huela a Jesús y a Evangelio.

¡Qué maravilla, tenemos un Papa realmente cristiano!

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.