Archivo

Archivo para la categoría ‘Iglesia Católica’

¿Por qué los católicos deben condenar la violencia contra los homosexuales?

Viernes, 5 de diciembre de 2014

papa-francisco-homosexuali2-defaultEn nombre de la dignidad de la persona

“Las leyes todavía criminalizan determinadas expresiones de sexualidad y género”

“Los líderes eclesiásticos deben distinguir entre la condena moral de determinados actos y relaciones, y la aprobación, de manera implícita o explícita, de la violencia”

(Celso Pérez, en America).- La reciente asamblea del Sínodo de Obispos sobre la Familia ha vuelto a suscitar interés sobre la posición católica con respecto a personas homosexuales y lesbianas. Durante el sínodo, líderes eclesiásticos discutieron sobre las perspectivas pastorales y teológicas relativas al lugar que ocupan las personas homosexuales en la Iglesia, y las enseñanzas de la Iglesia en materia de homosexualidad. A raíz del texto del informe intermedio y el informe final, denominado Relatio, buena parte del debate se centró en discutir en qué medida las personas homosexuales son bienvenidas en la Iglesia y en las feligresías locales.

Aunque hubo un diálogo notablemente abierto, los debates del sínodo incluyeron menciones relativamente escasas a la violencia que enfrentan habitualmente las minorías sexuales y de género en todo el mundo. (En este ensayo, empleo la expresión abreviada minorías sexuales y de género para referirme a todas las personas que se identifican como algo distinto de heterosexuales o cisgénero). Lamentablemente, la violencia es a menudo una realidad concreta para católicos y no católicos que no se ajustan ciertas expresiones de sexualidad o género. Organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos han advertido sobre los alarmantes índices de agresiones físicas contra estas personas.

Asimismo, en al menos 76 países, las leyes todavía criminalizan determinadas expresiones de sexualidad y género. A menudo estas leyes exponen a las personas a la persecución penal por parte del Estado, y a ataques y persecuciones por parte de miembros de la sociedad civil. Con frecuencia, algunos gobiernos usan a las minorías sexuales y de género como convenientes chivos expiatorios de problemas sociales, políticos y económicos, lo cual agrava su vulnerabilidad.

La creciente concientización sobre estas prácticas discriminatorias enfatiza la importancia de que los católicos, al debatir temas de sexualidad y género, reiteren un mensaje en contra de la violencia dirigida a estas personas. Como ha sido señalado por líderes eclesiásticos, estos llamados son consistentes con la doctrina católica sobre la dignidad de todos los seres humanos. El Catecismo de la Iglesia Católica insta a los católicos a acoger a las “personas homosexuales” con “respeto, compasión y delicadeza“.

La carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe “Sobre la Atención Pastoral a las Personas Homosexuales” (1986) exhorta a respetar la dignidad intrínseca de cada persona en las palabras, en las acciones y en la legislación, y condena la violencia contra las personas homosexuales. Si bien algunos líderes eclesiásticos y comunidades religiosas han enfatizado un mensaje de dignidad y respeto, muchos otros no lo han hecho. En los últimos años, católicos tanto religiosos como laicos, a través de sus actos y sus palabras, han promovido políticas y prácticas que parecen propiciar un clima de indiferencia o incluso hostilidad, en el cual se pueden producir actos de violencia contra miembros de minorías sexuales y de género.

Cambios positivos

Desde su elección en marzo de 2013, el Papa Francisco ha manifestado reiteradamente su preocupación por las personas más vulnerables de la sociedad. En su primera exhortación apostólica, “El Gozo del Evangelio”, el papa destacó la necesidad de “estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad, donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente“. El Papa citó el ejemplo de Jesús en Mateo 25, que explica la necesidad de identificarse con los más oprimidos. En declaraciones públicas menos formales, el papa Francisco ha reiterado con frecuencia este mensaje como parte central de la vida cristiana.

El papa Francisco parece haber aplicado este interés en los vulnerables al modo en que trata a las minorías sexuales y de género. En el verano de 2013, cuando se le preguntó por la existencia de curas homosexuales en la Iglesia, el Papa respondió con las siguientes palabras, que luego cobrarían gran resonancia: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?“. En una entrevista posterior publicada en la revista estadounidense America, amplió estos comentarios y destacó la necesidad de amar y acompañar a personas homosexuales, en lugar de rechazarlas y condenarlas de manera categórica.

Otros líderes eclesiásticos han repudiado de manera más explícita los actos de violencia física y hostigamiento contra minorías sexuales y de género. El verano pasado, por ejemplo, el Nuncio Apostólico en Kenia, Arzobispo Charles Daniel Balvo, enfatizó que si bien la Iglesia no aprueba la conducta homosexual, reconoce y respeta la dignidad individual de todas las personas. Ante la escalada de denuncias sobre violencia contra personas homosexuales en algunas regiones de África, el arzobispo señaló que los “homosexuales deberían ser defendidos frente a violaciones de su dignidad y sus derechos humanos; son seres humanos como cualquiera de nosotros“. En Brasil, la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de San Pablo, un grupo integrado por laicos y miembros del clero, repudió enérgicamente el número alarmante de ataques contra minorías sexuales y de género denunciados en el país.

Otros se han manifestado en contra de las leyes que criminalizan actos sexuales. El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Mumbai, ha criticado abiertamente la ley contra la sodomía. Luego de que el Tribunal Supremo de dicho país restableciera la ley, el arzobispo señaló que la Iglesia “se opone a la legalización del matrimonio gay, pero enseña que los homosexuales tienen la misma dignidad que cualquier otro ser humano, y condena cualquier forma de discriminación injusta, hostigamiento o abuso”. Según el arzobispo, esto incluye la criminalización de las relaciones sexuales practicadas con consentimiento entre personas del mismo sexo, ya que la Iglesia “nunca ha considerado que las personas homosexuales sean criminales”.

El obispo Gabriel Malzaire de Roseau, de Dominica, y el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, han expresado comentarios similares sobre la criminalización de la sodomía en Dominica y Uganda, respectivamente. Obispos de Sudáfrica, Botsuana, Suazilandia y Ghana han instado este año a los católicos a ponerse del lado de los vulnerables ante las leyes draconianas que están siendo sancionadas en el continente africano.

Numerosas comunidades católicas también han acogido a minorías sexuales y de género, generado así un espacio seguro para ellas en la Iglesia y en la sociedad en general. En Estados Unidos, por ejemplo, una encuesta extraoficial llevada a cabo por organizaciones católicas determinó que hay más de 200 parroquias en el país donde las personas gay son bienvenidas. Curas estadounidenses han observado la creciente aceptación de personas que se identifican como lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero (que a menudo se agrupan colectivamente bajo la sigla LGBT), especialmente entre los feligreses más jóvenes.

Incluso líderes eclesiásticos que se han manifestado públicamente en contra de las relaciones entre personas del mismo sexo por razones morales han llamado al respeto y la compasión hacia las personas LGBT. En Nueva York, el cardenal Timothy Dolan consideró positiva la decisión de permitir que grupos de personas LGBT marcharan durante el desfile de San Patricio en la Ciudad de Nueva York. El cardenal Dolan, que se ha opuesto públicamente al matrimonio entre personas del mismo sexo, participará en el desfile del próximo año en calidad de Gran Mariscal.

También en Europa se han observado tendencias similares. Este año, las conferencias episcopales en Alemania y Suiza publicaron informes sobre las creencias y prácticas de feligreses. Los informes se elaboraron sobre la base de extensas encuestas en parroquias de Alemania y Suiza, y a modo de preparación para el Sínodo de Obispos sobre la Familia. En ambos casos, los feligreses manifestaron un apoyo considerable a los homosexuales. El Cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana, expresó que la Iglesia “no siempre ha adoptado el tono correcto” respecto de los homosexuales, y promovió un enfoque de mayor apertura.

Manteniendo la coherencia

El significado y el alcance de la discriminación injusta en contra de personas homosexuales aún es objeto de debate en círculos católicos. Sin embargo, las enseñanzas que imparte la Iglesia sugieren que, como mínimo, esto incluye la necesidad de abstenerse de ejercer la violencia contra personas por su orientación sexual o expresión de género, percibidas o reales, y de condenar dicha violencia. Tal como lo han señalado líderes católicos, esto incluye la criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre adultos.

En 1986, el entonces Cardenal Joseph Ratzinger escribió: “Es deplorable que las personas homosexuales hayan sido y sean objeto de actos maliciosos de violencia, tanto en las palabras como en los hechos. Ese tratamiento merece la condena de los pastores de la Iglesia, en cualquier lugar donde se manifieste”. Las enseñanzas posteriores de conferencias episcopales locales, incluso una carta de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, reiteraron este mensaje de repudio a la violencia.

Si bien este mensaje no constituye una enseñanza oficial, también la Santa Sede se ha opuesto públicamente a la aplicación injusta de sanciones penales a personas homosexuales. En 2008, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el representante del Vaticano declaró públicamente que el Vaticano “sigue defendiendo la idea de que se deben evitar todos los signos de discriminación injusta hacia personas homosexuales e insta a los Estados a eliminar las sanciones penales contra estas personas. Los gobiernos deben eliminar las sanciones penales injustas”.

Si bien en la declaración no se proporcionaron ejemplos de cuáles serían estas sanciones penales injustas, el vocero del Vaticano señaló que incluyen “no sólo la pena de muerte, sino toda la legislación penal que implique violencia o discriminación respecto de los homosexuales”. En un evento paralelo de las Naciones Unidas realizado en Nueva York en 2009, la Santa Sede reiteró su oposición a todas las formas de violencia y discriminación injusta contra personas homosexuales, incluida la legislación penal discriminatoria que menoscaba la dignidad inherente de la persona humana.

Fracasos de la Iglesia

A pesar de estos ejemplos positivos, muchas comunidades y líderes católicos han ignorado o aparentemente contradicho la posición de la Iglesia respecto de las minorías sexuales y de género. En lugar de defender las enseñanzas de la Iglesia sobre ética sexual y, al mismo tiempo, condenar la violencia y promover el respeto por la dignidad humana, muchos han guardado silencio ante terribles atrocidades cometidas contra minorías vulnerables.

En Camerún, por ejemplo, organizaciones de derechos humanos informaron en reiteradas oportunidades sobre casos de ciudadanos que son detenidos y perseguidos penalmente simplemente por “ser homosexuales“, lo cual supuestamente se deduce del modo en que se visten, su gesticulación o sus gustos personales. Organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de las minorías sexuales y de género son objeto de espantosos ataques. El año pasado, un reconocido defensor de derechos humanos, Eric Lembembe, fue torturado y asesinado brutalmente.

El arzobispo Samuel Kléda de Camerún no sólo no ha denunciado estos tipos de actos deplorables, sino que además ha contribuido activamente a un clima de hostilidad hacia las minorías sexuales y de género. En febrero de 2013, el arzobispo Kléda se sumó a un grupo católico de profesionales del derecho para apoyar públicamente la criminalización de la homosexualidad propuesta por el gobierno. En un panel de debate con juristas, el arzobispo citó el pasaje de Levítico 20:13 que insta a aplicar la pena de muerte para las relaciones sexuales entre dos hombres. El Código Penal de Camerún ya dispone que la persona que mantenga “relaciones sexuales con otra persona del mismo sexo” puede enfrentar una pena de prisión de hasta cinco años.

Desde 2006 los políticos en Nigeria han debatido una serie de medidas legislativas que criminalizarían el matrimonio entre personas del mismo sexo, aplicarían penas severas a parejas del mismo sexo e incluso penalizarían la participación en un grupo que promueva los derechos de minorías sexuales y de género. Este año, en una carta enviada al presidente Goodluck Jonathan en representación de la Iglesia Católica de Nigeria, miembros del clero de ese país reivindicaron como “valiente y sabia” una nueva ley que prevé fuertes sanciones penales para las exhibiciones públicas de afecto entre personas del mismo sexo. Los líderes eclesiásticos de Nigeria no han realizado ningún esfuerzo por condenar los ataques violentos contra minorías sexuales y de género ocurridos luego de que la ley fuera sancionada este año.

En Uganda, la Iglesia católica ha vacilado en su posición con respecto a un proyecto legislativo similar. En diciembre de 2009, el arzobispo Cyprian Lwanga se opuso al Proyecto de Ley contra la Homosexualidad, que inicialmente proponía sancionar actos sexuales entre personas del mismo sexo con la pena de muerte. El arzobispo Lwanga manifestó que el proyecto “era incompatible con los valores cristianos” como “el respeto, las compasión y la sensibilidad“. En ese momento la Santa Sede también condenó el proyecto por considerar que constituía una discriminación injusta. Sin embargo, en junio de 2012, una coalición de iglesias anglicanas, católicas y ortodoxas pidió al parlamento de Uganda que agilizara el proceso de sanción de una de las versiones preliminares del proyecto de ley.

La ley de Uganda fue aprobada a principios de 2014. Esta incluía disposiciones que establecían sanciones más rigurosas para personas que participaran en actos homosexuales, incluso la prisión perpetua. La ley también penalizaba delitos relacionados como la promoción de la homosexualidad y la “tentativa a cometer actos de homosexualidad”. Organizaciones de derechos humanos informaron un aumento en los casos de desalojos, violencia y discriminación contra minorías sexuales y de género a partir de la aprobación de la ley.

En lugar de condenar estos ataques, varios obispos de Uganda apoyaron de manera categórica la ley durante las homilías pronunciadas en Pascuas. Algunos prácticamente avalaron de forma tácita o, al menos parecieron justificar, los actos de violencia. Más recientemente, el Arzobispo Lwanga publicó un manuscrito en el cual subrayó la necesidad de respetar y proteger a las personas homosexuales. No obstante, hasta este momento, la Iglesia de Uganda en general no ha adoptado medidas significativas para condenar los abusos de los cuales son las objeto minorías sexuales y de género. Si bien la ley de 2014 fue derogada por el Tribunal Constitucional de Uganda en agosto, legisladores de Uganda presentaron un proyecto de ley similar, que pretenden aprobar antes de fin de año.

En el Caribe, el arzobispo de Kingston, Jamaica, Charles Dufour, también se ha rehusado a repudiar tanto la violencia endémica que enfrentan allí minorías sexuales y de género, como la criminalización por parte del gobierno de ese país de actos sexuales privados practicados con consentimiento entre adultos. En los últimos años, organizaciones de derechos humanos, la Organización de los Estados Americanos, el Departamento de Estado de los Estados Unidos y otros gobiernos y organizaciones han criticado estos casos de violencia. Abundan los casos de miembros de minorías sexuales y de género que son víctimas de golpizas, brutalidad policial, tortura y homicidio.

Al igual que en otras partes del Caribe, algunos grupos locales cuestionan las leyes de Jamaica contra la sodomía. Cuando fue interrogado por activistas que le pidieron que aclarara cuál era la postura de la Iglesia católica con respecto a la criminalización de actos realizados con consentimiento entre parejas del mismo sexo, el arzobispo Dufour indicó que no “sentía la necesidad de efectuar ninguna declaración en particular” sobre el debate en Jamaica. No obstante, el arzobispo Dufour sí alertó sobre el vilipendio y la persecución de grupos religiosos que se oponen a reconocer los derechos de las minorías sexuales y de género. Estas declaraciones son profundamente desalentadoras. El arzobispo Dufour y otros líderes de la Iglesia de Jamaica han desaprovechado una oportunidad importante para poner en práctica la postura de la Santa Sede.

Las declaraciones y acciones de los líderes eclesiásticos tienen un profundo impacto sobre el entorno social en el cual viven las personas que pertenecen a minorías sexuales y de género. Los líderes eclesiásticos deben distinguir entre la condena moral de determinados actos y relaciones, y la aprobación, de manera implícita o explícita, de la violencia y la persecución. De lo contrario, no sólo se oponen a las enseñanzas de la Iglesia, sino que contribuyen a un clima de hostilidad que pone en peligro vidas humanas. El año próximo, el Sínodo de Obispos seguirá analizando las prácticas de la pastoral familiar de la Iglesia. Mientras los líderes eclesiásticos continúan debatiendo sobre la moralidad de las uniones de personas del mismo sexo y acerca de si los homosexuales deben ser acogidos en la Iglesia, también harían bien en condenar, de manera clara y categórica, la violencia que enfrentan minorías sexuales y de género en comunidades alrededor del mundo.

Celso Perez es becario Gruber en Human Rights Watch. Se graduó en derecho (J.D.) en Yale Law School y obtuvo una maestría (M.A.) y una licenciatura (B.A.) en ética teológica en Boston College.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Para que pase el invierno (con carta al “pederasta” de Reus)

Jueves, 4 de diciembre de 2014

imagesLeído en el blog de Xabier Pikaza:

Ya no tengo duda, nos espera un duro invierno, tiempos de inmensa decepción, gran frío, que deberán convertirse en época de siembra.

Nos habían educado para una Iglesia triunfante, vencedora de guerras como la de España (1936-1939), una iglesia que podía imponerse por su número y su brillo, dictando lecciones de moralidad y buen gobierno a todos.

Llenábamos los templos en el culto, todos eran nuestros, extendíamos al mundo entero nuestro ejemplo de Iglesia limpia y verdadera, frente a los demás poderes que debían estarnos sometidos.

A pesar del Vaticano II (1962-1965) ese proyecto de Iglesia se ha mantenido hasta ayer, de la mano de Mons Rouco en España (y en algún sentido de la mano restauradora de Juan Pablo II). Pero los últimos ecos de campana de ese tipo clerical y dominador de Iglesia se están apagando en España (no hablaré aquí de otros países).

People walk over a bridge in the grounds of the Charlottenburg Castle during heavy snowfall in BerlinSe anuncia a lo lejos una primavera, pero antes tiene que pasar el gran invierno, tiempo de frío y de do hogar, para descubrir la verdad de lo que somos (confesando lo que fuimos), pues sólo podremos ofrecer y extender nuestros valores si confesamos nuestras deficiencias y reparamos nuestros pecados. No estaría mala volver a las fuertes amenazas de Isaías y de Juan Bautista (¡es Adviento!) para poder esperar la primavera.

No se trata de pasar el invierno mano a mano, esperando que escampe y que pasen los hielos, sino comprometiéndonos a vivir en la verdad,con examen de conciencia, contrición de corazón, confesión de boca… y camino concreto de enmienda, no sólo unos pocos individuos (que serían los malos), sino todos, la Iglesia entera, pues somos en conjunto responsables, como seguiré diciendo.

Sólo así, en este largo invierno que vamos a pasar, se podrá encender la lumbre de la nueva primavera que esperamos en la Iglesia. Éste es mi diagnóstico, seguido por una carta dirigida a JA, a quien la prensa ha llamado el pederasta de Reus.

PARA QUE PASE EL INVIERNO

No puedo hablar de otros, voy en el mismo carro

Quizá estoy viendo el tema de manera demasiado narcisista, como clérigo que he sido intensamente a lo largo de cuarenta años (del 1963 al 2003), para retirarme después a la “vida privada”, escribiendo cada año un libro de teología o de vida cristiana, cosa que pienso seguir haciendo, Dios mediante, con Mabel, en los años que nos queden de vida.

No sé bien lo que podíamos haber hecho, pero es evidente que hemos hechos muchas cosas mal, y me refiero ya en concreto a los casos y casos y casos de pederastia clerical que se irán conociendo, fatídica y gozosamente en los próximos días y meses. Bastará leer la prensa: los cuatro o más de la presunta trama de Granada, el mercedario de Reus, el médico de Barcelona… Irán saliendo casos y casos, pues los hay, sin duda.

Fue una situación explosiva aquella de los seminarios masivos de los años cincuenta a los ochenta y hasta noventa del siglo pasado. Había “vocaciones” reales, se hizo mucha ayuda social (miles y miles y miles de españoles pudieran estudiar por los seminarios, y han sido después grandes profesionales…), pero en conjunto aquella situación, y un tipo de presbíteros que se formaron no habían pasado por el crisol y el cernidor de la madurez afectiva y personal.

Como otros muchos de mi generación, conozco (conocía) muchos casos, pero no se podía hablar, por un tipo de silencio y secretismo, porque sabías que en la Iglesia no se te escucharía, porque el Estado no tenía tampoco medios (ni voluntad, ni legislación) para intervenir en estos casos, o porque quizá (como otros muchos) no tuve la talla ni la valentía para entrar en esos temas.

No tiene sentido decir hoy (año 2014) que debíamos haber denunciado sin más en el 1960 o incluso en el 1990 por eso, porque simplemente no se podía, ni civil, ni religiosamente. Ahí está el “pecado”, que la Iglesia entonces no se diera cuenta (o no quisiéramos darnos cuenta, ni la sociedad civil), que así pasáramos y triunfáramos sobre los “cadáveres” (los marcados sexuales y afectivos) de cientos de jóvenes y de adolescentes utilizados.

Voy a recordar un tiempo viejo

No puedo tratar aquí de nuestra vida en el seminario, con sus grandísimos valores, con sus duras sombras. No tengo aún distancia para recordar detalles, aunque en conjunto fue un tiempo de apuesta por Dios y su Evangelio, en una comunidad mercedaria a la que quiero, pues fue y sigue siendo mi casa. Hay varios casos más, pero quiero recoger aquí uno que me ha marcado hasta el día de hoy, en lo positivo y negativo.

Hacia el 1974, recién llegado de profesor a Salamanca, conocí a una familia normal de otra región. Uno de sus hijos venía a estudiar a la ciudad y trabé gran amistad con sus padres y con la hija pequeña, un sueño de niña (unos 14 años) que me habló de la catequesis, pues quería conocer cosas y cosas de religión y yo era “teólogo”, algo que le sonaba muy alto.

A los dos meses me llamó el padre. La niña había tomado las pastillas, y la habían podido salvar in extremis con un lavado de estómago. Tomé el primer tren, recorrí cientos de kilómetros y hablé con la niña (me dejaron con ella) una tarde entera en un parque, bajo un sol invernal enfermo. No hice más que escuchar, dejé que me hablara, y me hablo llorando. El caso era claro. El cura catequista, en quien ella más confiaba, había intentado violarla. No supo reaccionar de otra manera, se le rompió su vida por dentro, y a la mañana siguiente, tomó pastillas y pastillas de aspirinas y otras cosas que encontró en la casa, cuando fueron sus padres al trabajo…

Despertó a la vida otra vez por suerte, porque alguien volvió a casa y la vio inconsciente. Simplemente lloré con ella, y le dije que lo contara a su padre, que yo llamaría al obispo… Ella se me puso en pie y me hizo jurar: “Al padre no”, porque tenía una escopeta en casa y mataría al cura, “al obispo tampoco”, porque se enterarían todos los de la catequesis… Lo dejé así, la niña “salió”, y desde aquel día no fue nunca más a misa… (su padre sospechó algo, pero quizá no quiso saber más, simplemente me dio un grandísimo abrazo, su madre siguió llorando).

Aquella niña, BI, y tiene tres hijos (y un marido que me quiere muchísimo, pues sólo el conoce bien el caso, ni lo supo su hermano, ya muerto …). Hice mal entonces, no llamé al obispo. Fue hace 45 años. Todo era turbio, el cura aquel una HP…, pero la niña “salió” (aunque no ha bautizado a sus hijas); yo no estaba preparado para la verdad. Ni sé lo que habría hecho el obispo. Yo sabía hebreo, además de arameo, pero no me habían preparado para un caso como ése.

He conocido por “dirección espiritual” (antes se llamaba así) o por “murmuración clerical” bastantes casos más, en momentos en que se pensaba que ese era un “daño colateral”. La solución solía ser clara. Si el asunto llegaba a conocerse, se expulsaba al niño, y se mandaba al cura a Filipinas o a la Republica de Islandia (por inventar dos nombres). Lo que importaba es que todo siguiera, que la Iglesia tuviera la cara limpia.

Los “viejos” de Salamanca conocemos incluso un sonado caso de suicidio de un seminarista (fue el año 1975 o 1976). El rector de su seminario (que después ha sido un cargo clave en la Iglesia de España) habló en el sermón (¡un sermón impresionante, de poner los pelos de punta!) del Dios que a todos perdona y que recibe al suicida en el cielo; pero no aludió a las razones de su muerte, que parecían bien claras (al menos en las murmuraciones de los compañeros del muerto).

imagesq¡Dios, Dios, qué grande eres!, pensé tras el sermón…, pero no hicimos nada. Aquel seminarista no tuvo la suerte de BI, Dios le recibió en su seno. Pero nuestra Iglesia (¡la mía, yo era protagonista de ella!) tenía manchadas las manos, y más que las manos. Nos habían enseñado a “recibir al destino”, pero no supimos (o no quisimos) ver las razones humanas del mal, ni el suicidio de aquel adolescente (que había llegado al fin, a diferencia de lo que pasó con mi amiga BI (que a Dios gracias no guarda rencor de muerte, y me quiere aunque yo siga siendo cura, como ella me dice: ¡No, no lo has dejado, eres cura, pero de otra forma! Así me dice cada vez que nos vemos).

No nos habían educado para ir al fondo de la verdad, el mundo civil no tenía leyes ni interés en ese campo, el mundo de la Iglesia miraba al otro lado. Y así torcimos la mirada, como si nada pasada, cuando pasaba muchísimo. Yo leía a Hegel (me interesaba muchísimo la Fenomenología del Espíritu cap. 4), traducía cosas del hebreo, publicaba libros sobre Los Orígenes de Jesús (donde llegué a barruntar el tema). Pero no supimos ver lo que había muy cerca de nosotros, quizá por obediencia debida, por sacralización de las instituciones clericales. No sé si tenemos culpa de ello, pero sí responsabilidad. Somos en parte una generación “perdida” para el evangelio.

Dejé un tipo de clero el año 2003

Lo dejé a pesar de que me sentía muy bien en la Orden de la Merced, lo dejé básicamente por cuestiones doctrinales (me “expulsaron” de la Pontificia) y por búsqueda y encuentro de un amor concreto, radicalmente limpio, sin volver nunca la mirada al otro lado, con M., con la que vivo, con la bendición de Dios y de la Iglesia, con la firma voluntad de volver a los orígenes del evangelio.

Desde entonces no conozco ya por dentro (paso a paso) lo que ha pasado dentro de las instituciones, pero M. y yo hemos preferido vivir en un pueblo pequeño, casi como ermitaños… Pero han pasado muchísimas cosas buenas, entre ellas tres.

(a) La sociedad civil ha empezado a interesarse por la pederastia, y con toda razón considerada ya como crimen, y en ese camino debemos seguir, con todas las consecuencias, con tolerancia cero. Nuestra sociedad civil es mucho más justa y madura que en los años 60 al 90 del siglo pasado. Damos gracias a Dios por ello, estamos mucho mejor que en los tiempo gloriosos de un nacional-catolicismo que permitía de algún modo el abuso a los niños, para gloria del sistema.

(b) La Iglesia ha decidido abrir sus armarios, para que se conozcan sus “trapos sucios”, primero por presión externa (a partir de USA, a finales del siglo pasado), después por voluntad interna de verdad y de evangelio, primero con Benedicto XVI, luego con Francisco. Está siendo una apertura dolorosísima, pero necesaria humanamente, y sobre todo, evangélicamente. Si no realiza esta apertura de armarios (con verdad radical, sin exhibicionismos) nuestra iglesia se muere en dos generaciones.

(c) La gente (en especial muchos abusados) empieza a hablar, tiene que hablar, y es bueno que lo haga. Algunos como el seminarista del 1976 ya no hablarán (en este mundo, aunque su sangre sigue clamando); otros como la niña BI no hablarán por pudor, por salud mental… Pero otros muchos hablarán, algunos por simple desahogo, otros por voluntad de verdad, otros incluso con rabia (y algunos para conseguir dinero, como en USA).

Leer más…

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“Cuando dices monaguillo, yo me huelo otra cosa”, por Martín Gelabert Ballester, OP

Miércoles, 3 de diciembre de 2014

monag3De su blog Nihil Obstat:

El mal siempre sobra. Por eso siempre es excesivo. El bien es necesario y, por mucho que haya, siempre es bueno que haya más. Las noticias sobre el mal son llamativas. Las noticias sobre el bien suelen pasar desapercibidas. Estoy convencido de que el bien supera con creces al mal, porque si no fuera así, el mundo sería un infierno. Pero como el mal duele, parece siempre muy grande e importante.

En estos días se está hablando mucho de Granada y del tremendo mal que algunos clérigos han ocasionado (¿he de poner “supuestamente” para no ser denunciado?), pues supuestamente. Como se trata de delincuentes, supuestamente, habrá que juzgarlos como tales. El que sean clérigos (eso ya no parece que sea supuestamente) añade delito en la medida en que han podido aprovecharse de su posición para engañar a las viudas (haciéndose con su dinero), y a los y las menores (para aprovecharse sexualmente de ellos). Además, el que sean clérigos añade escándalo, porque de ellos se espera una mayor rectitud y coherencia. Es una espera equivocada, porque los clérigos son tan débiles y pecadores como cualquier otro creyente, pero la gente buena y sencilla, a veces, les coloca en pedestales imaginarios y, desde tales pedestales, les juzga y les valora.

Cuando digo que el mal supera al bien, no pretendo de ningún modo minusvalorar el mal ni paliar el delito. Pero sí quiero notar que la vida, en todos los niveles, funciona porque hay más gente buena que mala. Las instituciones funcionan, también las religiosas, porque unos pocos trabajan y se sacrifican. Y porque detrás de esos pocos hay un grupo grande de gente buena, quizás no tan sacrificada ni trabajadora, pero buena. Cierto, en las instituciones hay gente que plantea muchos problemas, y encima se creen el ombligo del mundo. Cuando en ellas aparen grandes o pequeños delincuentes, no se debe a que las instituciones les busquen, sino a que se les cuelan o porque las personas, frágiles como somos, podemos pervertirnos. Los grandes delincuentes suelen terminar siendo públicos. Los pequeños, a veces.

Las víctimas tienen miedo. Por eso muchas se callan. Es comprensible. Pero, por suerte, en la Iglesia, cada vez hay más ambiente favorable para sostener a las víctimas y tomar partido contra los victimarios. Benedicto XVI empezó a crear este ambiente y el Papa actual aún lo ha favorecido más. Este dato ratifica que el bien supera al mal. Hace muchos años me llamó la atención el título de un pequeño folleto: “Cuando tú dices Dios, yo me huelo otra cosa”. El Papa Francisco está contribuyendo a que la gente no se huela otra cosa cuando los curas decimos monaguillo.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , ,

Hijos de P., pero de los nuestros .

Martes, 2 de diciembre de 2014

1107976642Del blog de Xabier Pikaza:

Presenté el otro día (25. 11) una postal sobre la pederastia clerical, muy leída y discutida, con opiniones dispares, como es conveniente. Algunas de ellas me han hecho pensar, y así recojo otras ideas para seguir planteando el tema.

El título de la postal está tomado de una frase cínica de F. D. Roosevelt sobre Somoza, dictador de Nicaragua:”Tal vez sea un HP, pero es nuestro HP” (May be a son of a bitch, but he’s our son of a bitch. Dick Morris (consultor político de USA) la aplicó tambuién Franco: “Sure he’s a son of a bitch, but he’s our son of a bitch”.

En esa línea, los pederastas clericales son unos HP, pero son “nuestros”, forman parte del tejido de iglesia, formada de ovejas y cabras, de cizaña y trigo.

Jesús dijo un día de ellos que sería mejor que se ataran una piedra de molino y se ahogaran en el agua (¡ellos, pero no que les ahogáramos nosotros!). Y ese mismo Jesús añadió , en otro momento, que no los arranquemos y echemos al fuego, porque no podemos distinguir aquí del todo el trigo y la cizaña. Buen fin de semana a todos

Nuevas reflexiones

1. Contexto y origen: El espacio familiar

La pederastia es una conducta en la que “un menor es utilizado como objeto sexual por parte de otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad, ya sea por la edad, la madurez o el poder”. Se trata de un problema muy extendido, que (según los últimos estudios) afecta a una quinta parte de la población. Entre los países analizados destacan USA (el 27 % de las mujeres y el 16 % de los varones han sufrido acoso y daño en este campo) y España (el 22,5 % de las mujeres y el 15 % de los varones) (cf. Lameiras F.).

De manera sorprendente (¡y lógica!) los abusadores sexuales de menores son, mayoritariamente, hombres (87 %) y gran parte de los casos (un 70-80 %) se dan dentro de la familia, entres padres/padrastros e hijas/os (Oliverio-Ferraris). La pederastia surge así en espacios humanamente cercanos, en los que el abusador no tiene “resuelta” su herida afectiva, y el abusado está de algún modo bajo su cuidado “familiar”. Sin duda, la paternidad es muy buena, pero conlleva sus riesgos si no se vive con madurez.

((Los datos son incuestionables: el 42,5 % de los abusadores son los padres biológicos. En segundo lugar, aparecen los familiares cercanos -incluyendo tíos, abuelos, hermanos, primos, etcétera- que representan el 23,7 %. El tercer lugar corresponde a los conocidos no familiares, con el 17,5 %. Solo en el último lugar entre los perpetradores identificados están quienes la opinión general supone son los abusadores más frecuentes: los padrastros, responsables de estos hechos en el 13,8 % de los casos: Intebi, Irene: Abuso sexual infantil en las mejores familias, pág. 110, Granica, 2008.))

Bibliografía. Freyd, Jennifer J.: Abusos sexuales en la infancia. La lógica del olvido [1996], trad. de Pablo Manzano. Madrid: Morata, 2003; Lameiras Fernández, Maria: «Aproximación psicológica a la problemática de los abusos sexuales en la infancia», en Maria Lameiras Fernández (coord.): Abusos sexuales en la infancia. Abordaje psicológico y jurídico (págs. 61-83). Madrid: Biblioteca Nueva, 2002; Oliverio-Ferraris, Anna, y Graziosi, Bárbara: ¿Qué es la pedofilia?. Barcelona: Paidós, 2004.

2. Pederastia clerical, un entorno cercano

Es muchísimo menos frecuente que la intrfamiliar (en daros absolutos y relativos: parece que llegue ni al 25/20), aunque tiene también algunos rasgos semejantes como la cercanía afectiva, con la autoridad del clérigo y su carácter sagrado, sobre todo en espacios afectivos y vitales cerrados.

imagesComo no condenamos la familia por decir que en ella hay pederastia, tampoco podemos condenar al clero porque en su entorno se han dado casos sangrantes de abuso infantil. En sí mismo, el espacio clerical (como el de los padres de familia) es muy bueno, pero hay que tener muy en cuenta los riesgos que pueden ir vinculados a un tipo de autoridad “sagrada”, en ambientes que no sean de gran libertad y madurez afectiva.

Por otra lado, la mayor parte de los casos de pederastia intra-familiar (a no ser en casos de violencia suma) se mantienen aún en silencio, y sólo afloran en clínicas y consultas de psicología. Por el contrario, los casos de pederastia clerical, antes silenciados (porque en entorno social y jurídico no permitía su publicidad) empiezan a publicarse ahora, para salud mental de todos (aunque a veces también con un morbo especial, vinculado a la misma condición de poder que ha tenido el clero).

Deseo que el tema quede claro: La inmensa mayoría de los casos de pederastia familiar (a no ser que lleguen a ser de tipo extremo) no se denuncian ni publican, de manera que sólo se conocen en ambientes muy cercanos al que ha sufrido el abuso, en consultas de psicólogos.

Pues bien, en este contexto, para gran honra suya, la Iglesia católica (aunque con vacilaciones) ha decidido airear este problema, aún a sabiendas de que habrá algunos que intentarán “aprovecharse” para conseguir beneficios materiales y de publicidad (y no todas las acusaciones son igualmente verdaderas). Hay que agradecer a la Santa Sede el empeño de llegar hasta el final en este tema, “puenteando” a veces (como en el caso de Granada) a los mismos obispos, que debían haber sido los que asumieran la responsabilidad en esos casos.

3. Lo primero es el bien de los abusados

Ante todo el “bien personal”, para lograr en lo posible que el daño sufrido no destruya su personalidad, ni les impida desarrollarse con madurez. Para ello es conveniente tratar a los niños o menores desde muy pequeños, antes que la herida se vuelva incurable.

Algunos casos de acusación (con “castigo” de los “abusadores”) llegan demasiado tarde, cuando la víctima no podrá ganar ya nada en plano personal (¡quizá sí en plano económico!), aunque el “castigo” del abusador puede tener carácter ejemplar (e incluso lograr a veces su cambio). En este campo se sitúan las dos famosas palabras de Jesús:

‒ El abusador en sí: “Más le hubiera valido que se atara una piedra de molino y se hubiera echado al mar…”. Sería mejor que los abusadores no hubiera nacido o se hubieran matado antes de realizar sus crímenes, pero los han hecho, y habrá que buscar también lo mejor para ellos.

‒La sociedad y el abusador: Los abusadores siguen siendo personas, y así los debe reconocer la sociedad, sabiendo, con Jesús “que quien esté libre de pecado tire la primera piedra”. Su “pecado” es de algún modo un reflejo del pecado social, de manera que no se les puede “matar” (quemar) como pura cizaña, pues no ha llegado aún la hora de la gran separación. En este sentido tiene su valor la frase de Roosevelt (son unos hijos de P., pero son de los nuestros…), aunque debe matizarse y aplicarse de un modo distinto (no para bien de USA, sino de todos los hombres).

4. Los abusadores han nacido de nuestro “cuerpo”, es decir, de nuestro grupo.

El caso tiene cierta semejanza al de los “defraudadores” dentro de un tipo de sociedad, de política o de partido. No se puede decir (como hace ahora muchos políticos de España) que “el partido” o el grupo está limpio, pero que tiene unos pocos “defraudadores”. Sin duda, los defraudadores-abusadores tienen su propia responsabilidad, pero han surgido en un contexto que ha favorecido su “pecado”. Pero eso es necesario que todo el grupo (que la Iglesia en su conjunto) asuma su responsabilidad, que no busque unos pocos “chivos emisarios”.


Los abusadores han nacido en un contexto social que favorece su “pecado”.
Son unos HP, no se les puede disculpar sin más, pues no todos son como ellos, pero de alguna forma son “hijos” de un tipo de entorno afectivo o clerical (como en el caso de los abusadores clericales). Por eso dijo Jesús: “Quien esté limpio tire la primera piedra…”.

Quiero precisarlo bien: No, no es que todos sean iguales, pero llevamos una responsabilidad colectiva, en especial el conjunto de la Iglesia que ha colocado en una situación difícil a los abusadores, para gloria del sistema. La Iglesia Católica no puede resolver el problema diciendo que la culpa la tienen unos pocos, para que todo siga igual, sino que tiene que estudiar y buscar la manera para que en ella no puedan repetirse estos casos.

5. Hijos de P, pero nuestros. Ya lo he dicho. Compartir con ellos la “conversión”.

Hay una sociedad (e iglesia) injusta que se contenta con castigar a ciertas personas concretas echándoles la culpa (haciéndoles chivos expiatorios…). Pues bien, sin negar la culpa muy especial de alguno, el “cuerpo eclesial” tiene que asumir su propia responsabilidad, por haber creado espacios en los que ha sido posible la pederastia de algunos…

Como he dicho, la mayoría de los casos de pederastia se dan en “familia”. Eso no puede llevarnos a destruir la familia, sino a cambiarla, en clave de madurez, de igualdad hombre-mujer, de libertad “sexual” (entre adultos…).

Pues bien, junto a la familia, el clero católico ha sido quizá el colectivo más noble y maduro de la sociedad occidental, pero ha tenido sus dificultades y problemas. Por eso puede y debe mantenerse, pero, a fin de cumplir su función, debe cambiar de forma radical, en un plano social y afectivo.

Hay que “castigar” a esos HP, hay que hacer que vean su “culpa”, que asuman su responsabilidad, pero no por venganza o talión, sino por proceso terapéutico social y cristiana: Para que puedan aprender, para puedan ser personas de otra manera. El bien de los abusados (que siempre lo que se ha de buscar primero) no consiste en ver cómo se pudren los abusadores en la cárcel, sino como pueden cambiar, para que la sociedad sea distinta (y distinta la Iglesia), y para que no se den en el futuro casos como ésos.

Esos HH tienen un “pecado” o responsabilidad muy especial (¡mejor si se hubieran matado!), pero no todo en ellos era malo, no todo lo que han hecho ha sido negativo… Muchos han realizado hasta buenas obras en otro campo.

Por eso, según el evangelio, habrá que lograr que se corten una mano (simbólicamente, como dice el evangelio; no cortársela nosotros con el hacha, como se hace en ciertos contextos musulmanes), para que así, “castrados” en un plano (¡simbólicamente!) puedan asumir su realidad y contribuir en otro plano (incluso con su “penitencia”) al despliegue más luminoso de todos.

6. Reflexión final

No quiero cansarme de decirlo, los abusadores en cuanto talas (¡algunos pueden ser enfermos irrecuperables o casi totalmente malos!) son unos perfectos HH, pero son de los nuestros, son hijos de nuestro entorno eclesial y social. Casi podría decir que “les hemos hecho así”, les hemos “puesto” en esos “puestos”. Por eso será bueno que asumamos todos algún tipo de responsabilidad, y que cambiemos, porque el reino de los cielo no es sólo de perfectos, sino de “convertidos” (Santo Tomás y toda la tradición medieval decía que son los Obispos se supone que son perfectos; todos los otros, empezando por los monjes, son pecadores que pueden convertirse…).

No, no se trata de “agarrar” a los 20, 40 o 5.000 pederastas que pueda haber en el clero de España o del mundo (¡manzanas podridas…), de forma que sólo quedamos los sanos. Se trata de lograr que los pederastas lo reconozcan (sin necesidad de que se extienda por hay una búsqueda de brujas pederastas por doquier, con o sin razones…). Se trata de abrir unos espacios de maduración y cambio, para bien de los abusados (que será al fin el bien de todos, incluso, y sobre todo, de los abusadores).

Saldrán más acusaciones (como la de Reus, de la que quiero hablar mañana…). No tengamos miedo de ello, siempre que actuemos todos con madurez y realismo, empezando por la cúpula de la Iglesia.

7. Le tengo mucho miedo a los pederastas, pero también temo a los “cazadores de pederastas”

No a los que han sufrido el abuso, ellos son signo privilegiado de Dios en esta sociedad enferma y mala… Por ellos hay que hacerlo todo, ellos tienen todo el derecho de decir, de confesar su situación

Temo a los que se aprovechan del abuso de otros para destruir sin más lo bueno de un tipo de sociedad o de iglesia… Temo a los que se aprovechan del escándalo de otros para aparecer como inquisidores (dime de qué presumes y te diré de lo que careces…).

En ese contexto, la función de los medios de comunicación me parece necesaria, no solo buena… Es necesario que se sepa (lo que hagáis en secreto se anunciará desde los tejados, decía Jesús. Pero no quiero que esa función se haga de un modo parcial, por pura propaganda, sin buscar las condiciones profundas y difíciles de la vida, lo que sera—

La pederastia clerical de la que ahora se habla ha sido un efecto grave de las condiciones del clero católico en la segunda mitad del siglo XX, en países de honda y cerrada tradición clerical. Parecía que íbamos a ser salvadores del mundo, pero en nuestro propio orgullo ha estado nuestro castigo. La mejor forma de ser pecadores (un tipo de demonios) es querer ser ángeles, desconociendo la realidad de la naturaleza, lo que somos y podemos…

El tipo de “clero” católico y de seminarios como los de USA, Irlanda o España en la segunda mitad del siglo XX, han sido espacios bastante propicios para un tipo de pederastia, por la situación de los formadores y por el carácter aún infantil de muchos formados (que han venido a los seminarios con diez o doce años). El “despertar” sexual (especialmente el de los varones) tiene sus cauces, sus ritos de paso, sus riesgos, como han sabido todas las culturas, desde la antigüedad. Quizá algunos pensaron que la “vocación” (la religión, el ideal, un tipo de pureza sublimada) podía suplir las “carencias” naturales. Ahora vemos que no podía ser así.

A mi juicio, lo admirable (o misterio) no es que haya habido algunos casos (¡quizá bastantes!) de malformación sexual, de iniciaciones equivocadas, de heridas que no eran necesarias, sobre todo allí donde se han dado en ambientes uni-sexuales (no quiero decir homo-sexuales, aunque de todo se ha dado) de varones… Lo admirable es que se han dado (a mi juicio) muchos menos de los que se podía esperar, de manera que el conjunto del clero ha sido y sigue siendo sano.

Eso no quiere decir que no tengan que cambiar las cosas. Tienen que cambiar y muchos. Mejor dicho, ya han cambiado. Los viejos seminarios se han cerrado (prácticamente todos). La iglesia se enfrenta ahora a otros problemas (quizá incluso más graves). Pero ahora tiene una ventaja: La voluntad de verdad: Que las cosas se sepan, que se digan, de manera que “juguemos” con las cartas limpias.

Es bueno que haya “descubrimiento de los pederastas clérigos…”, pero no caza de brujas, no deseo de venganza. Estoy convencido de que irán saliendo muchos otros casos. Pero con eso no se resuelve todo. Con el descubrimiento de la verdad de lo que hemos sigo tiene que ir, mano a mano, el empeño de amor por lograr una sociedad distinta, al servicio de los seres humanos, empezando por los niños. El poder o celibato del clero está al servicio de esos: Del bien de los más pequeños.

En esa línea, tras casi cincuenta años de vida clerical (¡sigo siendo un clérigo extra-muros y casado!) me siento agradecido a Dios y a la Iglesia, porque las cosas empiezan a cambiar.

((Seguiré mañana o pasado mañana, Dios mediante)).

General, Iglesia Católica , ,

“Ante la pederastia clerical, breve decálogo”, por Xabier Pikaza

Domingo, 30 de noviembre de 2014

image____*

El Juez de Granada califica de “degradantes y vejatorios” los abusos sexuales contra Daniel

Cristianos de Andalucía piden la destitución del arzobispo de Granada

TSJA: En el caso de abusos “más diligencia no se puede pedir”

Arzobispado de Tarragona investiga la denuncia de abusos de seminarista

Un exseminarista denuncia abusos sexuales en los Mercedarios de Reus

Del blog de xabier Pikaza:

Y para seguir con el tema, este artículo: “Hijos de P., pero de los nuestros”

Desde hace algunos años vuelve regularmente a de prensa (y por desgracia a la vida), el tema de la pederastia, especialmente en su vertiente clerical, aunque son infinitamente más los casos ocultos que los desvelados.

En este momento está en primera plana el asunto de una presunta “mafia” de pederastas curas de Granada (España), sacudiendo la conciencia clara o “farisea” de millones de personas. Es bueno que así sea, si sirve para orientar a la Iglesia y para “curar” (de formas distintas) no sólo a las víctimas, sino a los posibles pederastas.

El tema en general es muy complejo y no tengo gran autoridad para abordarlo, pues no soy médico, educador, psicólogo o juez…. Pero lo he vivido de cerca, desde hace mucho tiempo, he conocido muchos casos, y eso me permite opinar con libertad, desde una perspectiva cristiana (humana).

El problema nos sitúa en la raíces de la conflictividad afectiva de hombres y mujeres, mayores y niños, y nadie tiene las claves para resolverlo, aunque muchos piensan que, al fin, en esta sociedad, es insoluble. No se puede solucionar, pues forma parte de la trama de la vida… pero puede encauzarse quizá un poco mejor, y así pienso hacerlo en las reflexiones que siguen, abriendo caminos de cambio para la sociedad (y de un modo más concreto) para la misma Iglesia, en línea de humanidad, que es la línea de la Iglesia, para bien de los niños y de todos los hombres y mujeres.

1. Pederastia, un tema humano

La pederastia se inscribe en el proceso de educación y maduración afectiva y sexual de los niños. En un momento dado, algunos educadores (del entorno familiar o social) en vez de acompañarles y guiarles en respeto, gozo y libertad, hasta que ellos puedan elegir y recorrer personalmente su opción afectiva, tienden a aprovecharse de ellos, para encontrar placer o ejercer su poder.

Algún tipo de pederastia se ha dado y seguirá dándose siempre en el contexto familiar y educativo, recibiendo valoraciones distintas en las diversas sociedades, desde los sistemas tribales antiguos, pasando por las culturas clásicas (Grecia. la India…) hasta la actualidad. En algunos contextos culturales un tipo de pederastia se sigue considerando legal e incluso se admite el matrimonio con menores.

2. Perversión suprema. Dos tipos de pederastia

Está por un lado la pederastia “casual”, por así decirlo, mucho más frecuente de lo que se dice, en contextos de cercanía afectiva, especialmente familiar. Un tanto por ciento bastante elevado de niños y niñas han sido objeto de miradas y “tocamientos”, que a veces se “resuelven” con la edad, pero que otras veces causan en ellos grandes traumas, como saben bien los expertos (amigos y educadores, psicólogos y médicos etc.). Muchas veces, este tipo de pederastia casual no necesita resolverse en los tribunales, sino que se resuelve (y sufre) con la misma vida, aunque en otros casos debe llevarse ante el juez.

Está por otra parte la pederastia organizada en forma de “trata de niños y niñas”, desde el llamado “turismo sexual” (para conseguir por dinero el “trato” con menores, hasta la prostitución infantil y el utilizamiento organizado de niños y niños. En este caso se sitúan las “mafias” que actúan a veces por dinero, otras por simple “placer”, de forma duradera. En esta línea se pueden situar los casos de “aprovechamiento” continuo de niños y niñas. Ésta es una de las grandes lacras de nuestra sociedad. Aquí debe acudirse siempre al juez.

3. Iglesia, un lugar sagrado (y peligroso) para niños

La iglesia cristiana puede y debe concebirse como espacio de maduración en el amor, en libertad. Por eso, en ella cobra un sentido especial el “amor” a los niños, entendido en forma de respeto y de acompañamiento en el proceso de la educación personal, familiar, afectiva. En esta línea se (nos) sitúa de un modo especial evangelio de Marcos (y de Mateo) que presentan el “escándalo de niños” (es decir, la utilización sexual o humana de menores) como el mayor de todos los pecados: “Más le valdría atarse a una piedra de molino y tirarse al mar que hacer daño a los niños”.

Pero la misma cercanía afectiva que ofrecen los grupos de Iglesia (y otros grupos semejantes: ciertos centros educativos, escuelas deportivas etc.) puede convertirse en espacio de alto riesgo, si es que los “educadores cristianos” pierden su norte (no son hombres y mujeres de madurez afectiva) y buscan en los niños una satisfacción sexual compensatoria. Siempre se ha sabido que lo más alto puede convertirse en lo más bajo, pasando del “creo en Dios Padre” a la “resurrección de la carne” en un lugar equivocado.

4. Pederastia clerical. Una situación de riesgo

La iglesia debería ser (y en gran parte ha sido y sigue siendo) un espacio ejemplar de acogida, educación y maduración de los niños. Así lo muestra la inmensa labor de miles de religiosas y religiosos que han entregado su vida a la educación de los niños, en libertad y respeto. Pero en ciertos sectores de Iglesia, un tipo de celibato ministerial (o de autoridad), impuesto de un modo apresurado (para captar vocaciones de grupo) y vivido en contextos “sacralizados” (con poca libertad y madurez) ha podido servir de “caldo de cultivo” para un tipo de “tendencia a la pederastia compensativa” (ante otras carencias afectivas).

Con seguridad, esta pederastia clerical sacralizada no es mayor que la que se da en otros contextos de familia y escuela, o en centros educativos y organizaciones sociales de diverso tipo, pero presenta una mayor gravedad por el hecho de que se produce en un ambiente sacralizado donde el educador clérigo ejerce una autoridad espiritual sobre los menores (y se aprovecha de su dignidad) para utilizarles sexualmente, de un modo más o menos claro. Siempre se ha dado la mirada especial al más “guapito/a”, algún tipo de preferencia (¡y es normal!), pero si ese gesto sale del cauce normal de la vida puede convertirse en fuente de satisfacción sexual sustitutoria (enfermiza, y a veces criminal).

5. Justicia social (y cristiana), el derecho del niño

Pues bien, en este contexto se ha dado un cambio fundamental que (para sonrojo de los eclesiásticos) ha comenzado en la sociedad civil antes que en la Iglesia: Desde hace unos decenios (y especialmente en los últimos años) la justicia de los países occidentales está condenando severamente la pederastia. Se ha dado aquí un salto cualitativo, algo que antes (y en otros países todavía) resultaba impensable: La sociedad civil ha tomado a su cargo la defensa de la libertad y de la autonomía “afectiva” de los niños.

Este cambio (el descubrimiento y protección de los derechos personales, afectivos y sexuales de los niños) constituye un elemento clave en el despliegue de la humanidad. La sociedad civil se siente capaz de proteger a los niños, por encima incluso de su mismos entornos familiares y sociales (donde ellos vivían antes). Pues bien, en este campo, eso es absolutamente normal (y necesario) que la Iglesia acepte en este campo el veredicto y control de la sociedad civil, sin privilegios clericales,

6. Estamos en un tiempo bueno. Contra la “omertá” clerical

Ha existido desde antiguo una pederastia de ese tipo, envuelta en gestos de secreto sagrado y mantenida oculta por la “omertá” típica de todos los grupos cerrados (desde la mafia siciliana hasta una gran iglesia). Estos problemas se resolvían en silencio, dentro de la propia iglesia (o familia), conforme a una larga tradición, que tenía sus valores, pero también sus grandes (mayores) riesgos; han sido miles y miles de hombres y mujeres los que han sufrido en la Iglesia (y más en otros grupos sociales) un tipo de presión afectiva, sexual y personal de este tipo.

Pues bien, nos hallamos en un tiempo bueno, propiciado por la nueva libertad social, y por la misma actitud de la Iglesia Católica que quiere abrirse y mostrar sus problemas, sin miedo ante el mundo, por el cambio de actitud del Papa Benedicto y más por el de Francisco. Está terminando la omertá clerical, está es una de las mejores noticias que hemos escuchados en los últimos decenios en un campo eclesiástico. No es que ahora haya más casos de pederastia, posiblemente hay muchos menos, pero se conocen, ye es muy bueno que se conozcan, para que así sepamos lo que somos y podamos plantear de mejor manera nuestras experiencias, caminos y metas.

7. Un tema “social”. No sólo “castigar”, sino reeducar (también) al pederasta

La justicia social (cf. Constitución Española 25, 2) tiene como fin no sólo el “corregir” (castigar) a los infractores (y proteger a los niños sometidos al abuso sexual de los mayores), sino abrir a los mismos pederastas un camino de “corrección” (de re-educación, re-socialización). No se trata sólo de castigar, sino especialmente de ofrecer espacio de maduración distinta, empezando quizá por la cárcel (¡qué utopía!), para centrarse sobre todo en el cambio social.

El problema de la pederastia no se resuelve sólo con el miedo al castigo, ni con la “cárcel que debe reeducar”, sino con el establecimiento de una sociedad madura y sana en el campo social y afectivo. Como decimos, la sociedad no debe ocuparse sólo de defender al niño jurídicamente al niño (cosa necesaria), sino también de educar y ofrecer espacio de cambio para el pederasta, haciendo posible el surgimiento de una sociedad donde los adultos puedan desplegar en libertad su opción sexual, sin descargarla (de forma enfermiza o “voluntaria” y criminal) sobre los niños.

8. Una iglesia para niños, pero también para “pederastas” (para su perdón y “conversión”)

Conforme a lo anterior, la iglesia debe abrir espacio de educación en madurez y libertad para los niños; esto es lo más importante, ofrecer espacio sociales de madurez en el amor, sin imposiciones, ni magias estructurales, sin normas que se impongan sobre individuos y grupos. Por eso, ella no puede condenar sin más al pederasta, sino ofrecerle también espacios, estímulos y caminos para una educación en el amor y libertad (y para el surgimiento de una sociedad sin pederastas).

También el pederasta merece un respeto y una atención. No podemos hacerle chivo expiatorio de todos nuestros males, como ahora tiende a decirse en ciertos círculos de Iglesia. (He oído decir a un jerarca muy alto de la iglesia hispana que hay que arrancar a los pederastas y expulsarlos de la iglesia, como manzanas podridas…). Ciertamente, los pederastas clericales han de ser juzgados sin más por las leyes sociales, pero ellos siguen siendo “hijos queridos” de la Iglesia, que (en muchos casos) tiene la responsabilidad real (¡no la culpa!) de lo que ellos son, pues les ha hecho vivir (hasta ahora) en un ambiente que parecía propicio para cierto tipo de pederastia. En esa línea, muchos pederastas clericales son producto de un tipo de iglesia, y no se les puede condenar sin que la Iglesia haga “penitencia” (y abra un camino de conversión) con ellos.

9. Un cambio de iglesia (más allá de un celibato)

Creo (y sé por experiencia) que el celibato temporal o para siempre es un “don” evangélico, si evangélicamente se vive. Creo, además, que el celibato ofrece unos cauces de autonomía y responsabilidad fuerte en la entrega por el Reino de Jesús. Pero vivido en ambientes de poder (¡sólo el célibe puede…!) y desarrollado en espacios de afectividad “cerrada” ha podido convertirse en caldo de cultivo de un tipo de pederastia (vinculada sobre todo con un tipo de homosexualidad entendida como pecado).

Por eso es necesario un cambio fuerte en la vida de la Iglesia, más allá de pequeños maquillajes de imagen, de simples cambios de cosmética propagandística. Se trata de volver al Evangelio, a la raíz de la vida humana, en libertad y autonomía, destacando la madurez de las personas (con opciones afectivas básicamente estables). Por eso me alegro de “presunto” crimen del “clan” de Granada, si sirve para replantear algunos temas básicos del celibato y del “poder” eclesial y si, al mismo tiempo, sirve para que los pederastas puedan encontrar, al fin, si es que lo han sido, un camino de madurez humana, no como “manzanas podridas”, sino como pecadores (culpables) arrepentidos y transformados (es decir, como cristianos de primera).

10. Un tema para la Congregación de la Doctrina de la Fe.

Éste es finalmente un problema que me viene impactando hace ya tiempo. Los mayores de edad, dedicados a la teología, con cierta libertad, amor y riesgo, hemos sentido en la nuca la mano fría de esta Congregación, que nos ha vigilado (y a veces perseguido) por la forma de entender la Encarnación del Logos, la Personalidad el Espíritu Santo o el sentido biológico de la maternidad divina de María… Pues bien, los años altos y “gloriosos” de esta Congregación han pasado, y ahora ella se ocupa de temas “bajos” de pederastia clerical, considerada como tema de fe.

Tengo mis grandes dudas sobre la efectividad de este cambio. No sé si los clérigos de la Doctrina de la Fe de “Pedro” son los mejor preparados para entender, vigilar, castigar y “convertir” a los que tienen problemas de “petrina”. Pero ahí están. No sé si han caído o han subido en el escalafón vaticano… Pero es evidente que han cambiado. Les deseo un buen trabajo. Quizá vuelva a hablar de ellos otro día, si el tema lo merece.

General, Iglesia Católica , ,

Francisco, a José María Castillo: “Te perdí en los años 80, y ahora te vuelvo a encontrar”

Domingo, 30 de noviembre de 2014

matecas_560x280De izquierda a derecha, Manuel Guerrero, José Manuel Vidal, José María Castillo y Reyes Mate

El teólogo granadino admite que el Papa le escribió, “de su puño y letra” el pasado mes de agosto

Sentido homenaje al padre de la “Teología Popular” en el Colegio Mayor Chaminade

“Me preocupa mucho la Iglesia porque la quiero con toda mi alma, en contra de los que me tachan, acusan y ofenden con exceso de hacerla daño”

(Jesús Bastante).- Fue la guinda al homenaje que tuvo lugar anoche en el Colegio Mayor Chaminade. El protagonista, el maestro José María Castillo, admitió, a preguntas de sus cercanos, que el pasado mes de agosto recibió “una carta del Papa, que está escrita, hasta el sobre, de su puño y letra”. “Te perdí en los años 80, y ahora te vuelvo a encontrar”, anunció, emocionado, el padre de la Teología Popular. Décadas después de ser condenado, sin pruebas ni juicio, por Doctrina de la Fe, el propio Pontífice es quien -como ha hecho recientemente con Gustavo Gutiérrez- aboga por su necesaria rehabilitación.

“Él me tenía que conocer cuando era provincial de los jesuitas en Argentina, y el pasado mes de abril, a través de la periodista Elisabetta Piqué, le mandé mi libro La Laicidad del Evangelio -explicó Castillo-. Un día, en agosto, me llegó una carta del Papa, que está escrita, hasta el sobre, de su puño y letra. Y allí me decía:Padre José María Castillo…‘. Eso se lo podía haber ahorrado, porque no hay más padre que Dios (bromeó). Y en la carta me dice: ‘Te perdí en los años 80, y ahora te vuelvo a encontrar’. Me dijo que le ha dado mucha alegría, y ‘te pido reza por mí como yo rezo por ti’, y acaba con un gran abrazo”.

“Son unas letras breves, pero de su puño y letra. Eso, expresado de esa manera, para mí representa muchísimo. Por eso me gustaría poder hablar con él”, subrayó Castillo, quien definió al Papa Francisco como uno de los hombres más influyentes del mundo“, que utiliza esa influencia para cambiar las cosas para todos. “El mundo, a su vez, vislumbra por dónde va Francisco, que posee una humanidad, cercanía, saber estar y firmeza que nos sirve a todos como ejemplo“.

En cuanto al futuro de la Iglesia, Castillo reclamó, y creímos escuchar al mismo Papa, recuperar cuanto antes un gobierno sinodal en la Iglesia, que toda la gestión del gobierno no esté centrada en Roma. Irle quitando poderes a la curia y dándoselos a las conferencia episcopales, y que éstas procedieran como en el primer milenio, hasta la reforma gregoriana, donde las decisionesla tomaban los sínodos”.

Imagen de previsualización de YouTube

“Cuanto antes se haga esto, ya está dando pasos que veo difícil que tengan retorno, muy decisivos. No es quitar poder al papado, sino redistribuir su poder, hacer la tarea más compartida, más internacionalizada…”, insistió Castillo.

Tras la carta del Papa, el teólogo confesó que “me gustaría poder hablar con él un rato, aunque solo fueran diez minutos. Me pondría nervioso, pero le agradecería el bien que está haciendo y le pediría, en nombre de tanta gente que espera mucho de él, que no se canse, que siga adelante, todo el tiempo que su salud le permita. ¡Y que no venga con renuncias ahora!”.

El acto arrancó con unas breves palabras del editor de Desclée, Manuel Guerrero, quien admitió que “a José María le conozco desde antes que él lo sepa: quedé prendado y enamorado por su mensaje”, y presentó los últimos libros de su autor: La laicidad del Evangelio, Teología Popular, o La Religión de Jesús. “Estos libros te oxigenan, te echas para atrás tranquilo, en el asiento, te liberas…. Yo quiero de esto”.

Por su parte, el director de Religión Digital, José Manuel Vidal, incidió en que “somos muchos los que admiramos, queremos, seguimos y debemos mucho a José María Castillo”. En su intervención, el periodista, que se autodefinió como “seguidor, discípulo y amigo” del homenajeado, apuntó a Castillo con tres palabras: Alimento, pontífice y primavera”.

Alimento, porque Castillo es “un gran teólogo, que tiene una gran obra, pero que además sabe transmitirla”. Y es que “su teología es capaz de dialogar de tú a tú, con los grandes pensadores, pero también la virtud de poder conectar con la gente sencilla. Una teología clara, fecunda, divulgativa y al alcance de cualquiera”. “Ésta es la Teología de Francisco. Él no es teólogo ni divulgador. Ha bebido su teología de teólogos y pensadores como Castillo y otros muchos. El Papa ha leído a Castillo, y que ha estado muy cerca del Papa, y ha sido uno de sus referentes claros“, apuntó Vidal, antes de que el teólogo hablase de la carta del Papa. Leer más…

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Debates en el Vaticano: Temas que ponen a prueba la renovación del Papa Francisco

Domingo, 30 de noviembre de 2014

pieropapaIrina Santesteban (LA ARENA)

La proclamada renovación que llevó al Vaticano el Papa Francisco tuvo otro hito importante con la realización del Simposio Mundial de Jóvenes contra la Trata. Mientras tanto, otros temas, como el reconocimiento de los gays o la sanción a curas abusadores, todavía esperan.

El tráfico de personas con fines sexuales o para explotación laboral, fue el tema central del encuentro que tuvo lugar el sábado y domingo pasados en la Casona Pío IV en el Vaticano, a instancias del Papa Francisco, y organizado por la Academia de Ciencias del Vaticano, la Asociación Civil Vínculos en Red (de Villa María, Córdoba) y Global Freedom Network (Red Mundial para la Libertad).

La titular de la ONG Vínculos en Red, la cordobesa Alicia Peressutti, de fuertes vínculos con Jorge Bergoglio desde sus épocas de cardenal de la ciudad de Buenos Aires, hace 18 años que trabaja en la problemática de la trata de personas. Cuando asumió como Papa, Alicia fue designada como asesora ad honorem del Vaticano y es en ese carácter que fue una de las organizadoras del evento que reunió a un centenar de jóvenes de 50 países, no sólo católicos, sino también de otras religiones.

El nombre del encuentro fue Simposio de Jóvenes contra la Prostitución y la Trata de Personas, Máximas Violencias contra el Ser Humano, y consistió en ponencias de distintas personas que trabajan en la temática, y testimonios de víctimas de trata, la mayoría de ellos, muy jóvenes.

15096Si bien el tema se centró en el tráfico de personas con fines de esclavitud o explotación sexual, también se abordó la problemática de las personas que mediante engaños son llevados de un país a otro, para trabajar en condiciones de semi-esclavitud. Sin embargo, como la explotación sexual es mucho más redituable, la mayoría de las redes de trata reclutan a niños, niñas, adolescentes y jóvenes, para prostituirlos.

La periodista Alejandra Conti, enviada especial del diario La Voz del Interior, entrevistó a Alicia Peressutti, quien fue muy clara cuando expresó que las mafias que trafican con personas “apuntan a niñas, niños y jóvenes, y cada vez más a niños y varones jóvenes“. Rechazó que la aceptación del trabajo infantil y el tráfico de niños y jóvenes, sean “cuestiones socioculturales“, para ella son directamente “cuestiones de dinero”. “Un esclavo laboral rinde unos dos mil dólares al mes. Un esclavo sexual, 20 mil. De allí el poder de los explotadores sobre la política, la economía, la Justicia, la policía“.

Alicia fue candidata a Cordobesa del Año 2012 por su trabajo social, que consiste en alertar, informar y educar sobre el poder de las mafias de traficantes de personas. Su organización Vínculos en Red también trabaja en la contención de las víctimas que logran salir de las redes. Ha publicado nueve novelas sobre el tema de la trata y es una de las impulsoras de la diplomatura de Género y contra la Trata de Personas de la Universidad Nacional de Villa María.

Por su estrecha relación con el entonces cardenal Bergoglio, hoy su trabajo tiene un fuerte respaldo del Vaticano, donde además de asesorar ad honorem en el tema de trata de personas, es también colaboradora permanente de la Academia Pontificia de Ciencias del Vaticano, que preside el suizo Werner Arber, Premio Nobel de Medicina en 1978 y que fue el primer científico protestante en ocupar ese cargo, designado en 2011 por el papa Benedicto XVI.

Complicidad oficial

Cuestión íntimamente relacionada con el delito de trata de personas, fue también abordada por el Seminario, y la mayoría de los testimonios de las víctimas fueron muy elocuentes cuando hablaron de la actitud de las fuerzas de seguridad. Según Conti, se diferenciaron dos grupos: en los países desarrollados se resaltó la actitud de la policía para el rescate de las personas víctimas de trata; pero en los países de Asia, África y Latinoamérica, se denunció la complicidad de las fuerzas policiales con las redes mafiosas.

Sin embargo, Peressutti dice sin rodeos que es el propio sistema capitalista el que “se beneficia de la esclavitud”, por eso no hace lo suficiente para combatirla, “¿cómo va a ir contra el negocio que le da de comer?”, se pregunta. “Los operativos muy aparatosos son para dejar tranquila a la gente y a las ONG. La verdad es que no hay investigación seria; ni aquí ni en muchos otros países”. “Aunque un funcionario o un policía no cobre de la mafia, si mira para otro lado también es corrupto”.

Delito que mueve millones

Según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), la trata de personas afecta prácticamente a todos los países, ya sea como punto de origen, tránsito o destino, y en base a sus informes se puede afirmar que en 137 Estados se ha explotado a víctimas de por lo menos 127 países

Para la Unodc, el tráfico humano es uno de los negocios ilícitos más lucrativos en Europa, donde las mafias obtienen beneficios calculados en 3 mil millones de dólares al año, siendo un negocio criminal que se abastece de la población mundial más marginalizada.

En Europa, unas 140.000 mujeres se encuentran atrapadas en una situación de violencia y degradación por motivos de explotación sexual, y una de cada siete trabajadoras sexuales ha sido esclavizada en la prostitución a consecuencia de la trata de personas.De manera global, una de cada cinco víctimas son niños, aunque en las regiones y subregiones más pobres de África y Asia, conforman la mayoría de las personas traficadas. Por su parte, las mujeres equivalen a dos tercios de las víctimas de la trata de personas en el mundo.

Abusos contra niños

El respaldo que viene brindando el Vaticano en materia de lucha contra el tráfico de personas, que afecta muy especialmente a los niños, niñas y adolescentes, debería ser acompañado por un mayor esfuerzo para denunciar y enjuiciar a los curas acusados por pedofilia, abusos sexuales y corrupción de menores.

Si bien en enero de este año, por primera vez el papa Francisco envió a un representante del Vaticano a una reunión convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre ese tema, los miles de casos denunciados en todo el mundo, y la falta de una respuesta contundente por parte de la Iglesia Católica, para sancionar a los responsables y no ocultar estos hechos, es una verdad que comprueban dolorosamente los propios feligreses. En la Argentina, los casos del cura Grassi (condenado por abuso infantil) o del capellán Von Wernich (por delitos de lesa humanidad), que no han sido expulsados de la Iglesia, son ejemplos que nos eximen de mayores comentarios.

Así como no puede haber contemplaciones para quienes explotan y trafican con niños, y los utilizan como mano de obra barata o esclava, o para prostituirlos, tampoco se puede ocultar o mirar para otro lado, cuando las denuncias de curas pedófilos son constantes en muchos países.

Monseñor Silvano Tomasi, representante de la Santa Sede ante Naciones Unidas en Ginebra, fue quien expuso ante el comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, constituyendo la primera vez que el Vaticano se aviene a debatir públicamente sobre los abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes en todo el mundo.

Tomasi reconoció que el caso de los sacerdotes abusadores es “particularmente grave”, porque se trata de personas que gozan de una gran confianza y como religiosos están para proteger a los niños, y nunca para aprovecharse de esa situación para someterlos y abusarlos.

En esa reunión se evaluó el cumplimiento de los compromisos de la Santa Sede, en cuanto a ratificar la Convención de los Derechos del Niño, luego de los escándalos surgidos en relación a abusos cometidos por sacerdotes en todo el mundo.

Habrá que ver en el tiempo, si esos compromisos son acompañados de políticas concretas en la materia, para evaluar la sinceridad y efectividad de la renovación que proclama Francisco.

Gays y divorciados

El sínodo de obispos que se reunió en octubre en el Vaticano, para debatir un documento sobre la familia, no aprobó el borrador que había propuesto el Papa, donde flexibilizaba la tradicional posición negatoria de la Iglesia respecto a los homosexuales, así como la posibilidad de que los divorciados pudieran recibir los sacramentos.

Aunque el documento constituyó un “cambio de tono” en el tratamiento de la homosexualidad y los divorciados, no produjo la modificación que muchos católicos esperaban.

Fuente ArgenPress

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

La vida de la Iglesia es tensionada por los cambios

Jueves, 27 de noviembre de 2014

news_4l54as214l7qv99Leído en Reflexión y Liberación :

Entonces, la vida de la Iglesia aparece tensionada entre la tentación del statu quo y la virtud de la renovación. Visto así…
(Marco Antonio Velásquez).

La Iglesia, desde que irrumpe en la historia de la humanidad con la Buena Nueva, no cesa de avanzar y de transformarse. Largos períodos de quietud aparente son remecidos por verdaderos sobresaltos históricos. Es la acción del Espíritu Santo que moviliza a la Iglesia en la dirección del cambio. Al contrario, nada es más ajeno al impulso renovador del Espíritu de Dios que la inmovilidad y la inacción.

Entonces, la vida de la Iglesia aparece tensionada entre la tentación delstatu quo y la virtud de la renovación. Visto así, el cambio es la respuesta movilizadora del Espíritu de Dios que lleva a la Iglesia a hacer presente el Evangelio de siempre, en las más variadas y cambiantes circunstancias de la historia.

Sin embargo, la evidencia deja al descubierto el enorme peso de la inercia en la vida de la Iglesia, que se expresa como una poderosa fuerza que resiste su renovación. Considerando que el cambio conlleva riesgos, lo que opera en el inconsciente eclesial es el miedo a los riesgos y a la inseguridad que produce el cambio. Así, el miedo se convierte en una fuerza paralizante de la vida de la Iglesia.

Mientras el miedo al cambio pone en evidencia las propias limitaciones, la fe –como potencia creadora– abre a nuevos horizontes, posibilitando la vida en el Espíritu. De esta manera, el miedo al cambio aparece como una suerte de contradicción elemental, en cuanto invade el propio terreno de la esencia religiosa de la Iglesia, el ámbito de la fe. En los hechos, la Iglesia, como depositaria de la fe (fidei depositum), aparece más confiada en los efectos de la actuación humana que en los caminos insospechados que abre el Espíritu de Dios.

En medio de esta tensión entre el miedo al cambio y la aventura de la fe, el apego irrestricto a la doctrina se convierte en algo así como un muro de contención que impide los procesos de apertura y de renovación. Así, la doctrina, que remite a la fuente original de la Palabra revelada, adquiere la preponderancia de una verdad, a la que se concede validez inmutable. Sin embargo, se omite que la doctrina es también creación del pensamiento humano, que se construye a partir de un complejo sistema de creencias. Se omite también que tales sistemas son dinámicos, de modo que las creencias de la época medieval difieren de las creencias de la postmodernidad actual.

En la práctica, pasa inadvertido el hecho que el Evangelio es precisamente la novedad permanente de la buena noticia de la salvación, donde –con el mismo Evangelio de siempre– Dios quiere entrar en la historia de la humanidad con respuestas siempre nuevas, no para someter, sino para acompañar a sus hijos e hijas solidariamente en este anticipo del Reino que es la Iglesia. Visto así, es como si la cerrazón a los cambios fuera la dificultad que se le impone a Dios para hacer historia con su Pueblo.

En la historia de la Iglesia hay constancia de momentos significativos donde el Espíritu de Dios irrumpe con fuerza incontenible, son loskairós. Uno de esos tiempos de gracia intensos ha sido el Concilio Vaticano II, que estuvo precedido, atravesado y sucedido de fuertes tensiones.

La contundencia de ese proceso, donde la Iglesia se desinstaló paraaggiornarse con los nuevos tiempos, dio paso a un hostil período de acusaciones, investigaciones, reprensiones, sanciones, intervenciones, excomuniones y rehabilitaciones. Los guardianes de la ortodoxia encontraron una febril actividad. En efecto, en los últimos 60 años quedaron bajo la sospecha de la Congregación de la Doctrina de la Fe cerca de 200 sacerdotes, religiosos y religiosas, teólogos y teólogas, obispos, cardenales, laicos y laicas. Cada uno de ellos jugó un rol inestimable en la construcción de una Iglesia abierta al mundo y solidaria con los destinos de la humanidad. Ellos, con su audacia, y venciendo el miedo, consiguieron mover a la Iglesia en la dirección de hacerla más coherente con el Evangelio y abierta al Espíritu Santo.

Una larga lista de testigos del Evangelio ha experimentado con sus propias vidas las consecuencias de ser los pioneros en adentrarse en las periferias existenciales:

P. Teilhard de Chardin, SJ (1948); Henri de Lubac, SJ (1950); Henri Bouillard, SJ (1950); Gastón Fessard, SJ (1950); Henri Rondent, SJ (1950); Jean Danielou, SJ; Hans Urs von Balthasar (1950); Marie-Dominique Chenu, OP (1942); Yves Congar, OP (1952); 40 curas obreros franceses; P. Edward Schillebeeckx, OP (1968, 1979, 1984, 1986); P. John McNeill, SJ (1974, 1977, 1987); P. Bernard Häring,CssR (1975); P. Hans Küng (1975, 1979); P. Charles Curran (1979, 1986); Jacques Pohier, OP (1979); P. Anthony Kosnik (1979); Mons. Luigi Sartori (80s); seis padres claretianos de Madrid (80s); P. August Bernhard Hasler (80s); Mons. PedroCasaldáliga (80s); Karl Rahner, SJ (80s); Mons. Alan C. Clark (1982); P. Matthew Fox, OP (1983); Mons. Pierre MartinNgo Dinh Thuc (1983); abad Georg de Nantes (1983); cardenal Joseph Höffner (1983); Mons. Raymond G. Hunthausen (1983, 1985, 1987); Gustavo Gutiérrez, OP (1983, 1984, 1986, 1988, 2001); P. Ernesto Cardenal (1983);P. Fernando Cardenal, SJ (1984); P. Migue D´Escoto (1984); P. Edgardo Parrales (1985);Hnas. Elizabeth Morancy y ArleneViolet (1983); Mary Agnes Manzour (1983); JeannineGramick y P. Robert Nugent (1983, 1988, 1999); Barbara Ferraro y Patricia Hussey (1084); Leonardo Boff, OFM (1985, 1991); P. György Bulányi, SP (1986); Mons. Marcel Lefevre (1988); P. William J. Rewak SJ, Edward Glynn SJ, Michael Buckley SJ, David Hollenbach SJ y John Baldovin SJ (90s); P. André Guindon, OMI (1992); P. Eugen Drewermann (1992); Hna. Ivone Gebara (1993, 1995); Carmel McEnroy (1995); Hna. Lavinia Byrne (1995, 1998, 2000); P. Tissa Balasuriya, OMI (1997); Vassula Ryden (1995); Mons. Jacques Gaillot (1995); P. Marciano Vidal (1997, 2001); P. Paul Collins, MSC (1998, 2001); Jacques Dupois, SJ (1998, 2001); P. Anthony de Melo, SJ (1998); Perry Schmidt-Leukel (1998); Michael Stoeber (1999); P. Roger Haight, SJ (2000, 2002); P. Roger Hayght (2001); P. Antonio Rosmini Serbati (2001); P. Thomas Aldworth, OFM (2002); P. Joseph Imbach, OFM (2002); P. Willigis Jäeger, OSB (2002); siete mujeres del Danubio (2002); P. Thomas Reese, SJ (2005); P. Jon Sobrino, SJ (2006); P. Pedro Arrupe, SJ (1981); Dom Helder Camara; P. Giusseppe Nardin; P. Alex Zanottelli; P. José María Castillo SJ; Juan Antonio Estrada; P. Benjamín Forcano; P. Eugenio Melandri; P. Paul Valadier, SJ; Vittorio Cristelli; Rembert Weakland; Mons. Bartolomé Carrasco Briseño; P. Eugen Drewermann; Andre Guindon; P. Matew Fox; Pjillipe Denis; Card. Karl Lehman y 2 obispos alemanes; Mons. Samuel Ruiz; P. Renato Kizito Sesana; 16 teólogo moralistas alemanes; Mons. Méndez Arceo; P. John Sye Kong-seok; P. Paul Cheong Yang-mo; P. Edouard Ri Je-min; Mons. Peter Smith; Luigi Lombardi Vallauri; P. Jim Callan; Apola Bignardi, Mons. Luigi Marinelli; Mons. Eugene Rixen; Reinhard Messner; Sor Joan Chittister; P. Vitaliano Della Sala; Franco Barbero; Juan José Tamayo; P. Bernard Kroll; P. Fabrizio Longhi; P. Aitor Urresti.

Y a falta de personas, también han caído en la sospecha muchas organizaciones eclesiales, tales como: el Movimiento Somos Iglesia con un par de millones de miembros; 50 mil religiosas norteamericanas de la LWCR (Conferencia de Mujeres Líderes Religiosas); el Consejo Pastoral de los Países Bajos y La Conferencia de Obispos de Alemania en tiempos de la Humanae vitae; la Conferencia Internacional Anglicana – Católica en tiempos de apogeo del ecumenismo; la Iglesia Popular de Nicaragua en tiempos de la guerra civil; la “Declaración de Colonia” firmada por 163 teólogos alemanes y la “Carta a los Cristianos” firmada por 63 filósofos, historiadores y teólogos italianos relativas a cuestiones de moral sexual; la Facultad de Teología de Univ. de Friburgo; las Ediciones Paulinas de Brasil; la Casa Editorial de la Sociedad de San Pablo; los Instituto Interreligioso – Centro de Estudios Católicos – Instituto Teológico del Colegio Máximo de Cristo Rey – Centro de Reflexión Teológica, todos centros jesuitas de México; la Conferencia de Religiosos de Colombia; los Consultorios Católicos de Alemania, la Comisión Internacional de Liturgia de Habla Inglesa y la Pfarrer Initiative o “Desobediencia de los Párrocos”, movimiento surgido en Austria y que se ha diseminando rápidamente por el mundo, entre otros tantos.

En el presente, cuando la Iglesia vive un nuevo kairós, con la revolución de la misericordia que promueve el papa Francisco, vuelven a multiplicarse acusaciones, sanciones y persecuciones, indicando que se avecinan importantes cambios en la Iglesia.

Marco Antonio Velásquez Uribe

Consejo Editorial revista Reflexión y Liberación – Chile

General, Iglesia Católica ,

La eurodiputada austriaca Ulrike Lunacek entregó al papa una bufanda LGTB en su visita al Parlamento Europeo

Jueves, 27 de noviembre de 2014

Pope1_1Ulrike Lunacek, parlamentaria europea del grupo de los Verdes, es una de las representantes políticas más comprometidas con los derechos de la comunidad LGTB del viejo continente. Así lo ha vuelto a demostrar durante la visita del papa Francisco a la sede del Parlamento Europeo. Lunacek ha hecho entrega de una bufanda con los colores del arcoíris y una carta de su coalición al sumo pontífice. La bufanda, que fue tejida por las mujeres indígenas del Ecuador, es un “símbolo de la protección de los pueblos indígenas en los Andes, por los derechos de gais y lesbianas y por la paz”.

La acción de Lunacek, al regalarle a Francisco una bufanda con los colores del emblema LGTB, guarda un importante simbolismo: representa un claro mensaje por el cambio de actitud de la Iglesia católica hacia el colectivo LGTB. Ha ocurrido durante la visita del líder religioso a la sede parlamentaria europea, que tuvo lugar ayer. Desde que Juan Pablo II lo hiciera en 1988, la Eurocámara no había vuelto a recibir a ningún papa. En aquel momento, Europa estaba a punto de romper con la bipolaridad clásica entre capitalismo y comunismo, que desembocaría en la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 y la Unión Europea comenzaba además a abrirse hacia los países del este.

Los muros actuales son mucho más sutiles. La discriminación, la homofobia y la transfobia así como el avance de los partidos eurófobos de extrema derecha son amenazas con las que se topa la comunidad LGTB europea para avanzar en el reconocimiento y la consolidación de sus derechos. En el aspecto estrictamente religioso, si bien la postura del actual papa es menos beligerante hacia las personas LGTB que la de pontífices anteriores, lo cierto es que Jorge Mario Bergoglio (nombre secular del papa Francisco) ha acabado asumiendo una decepcionante postura conservadora y excluyente.

En el escrito que Lunacek ha entregado al papa, junto con la bufanda LGTB, los Verdes expresan que “estamos gravemente preocupados por la continua condena de la homosexualidad” por parte de la Iglesia católica. Asimismo, también manifiestan una posición expectante “en lo que respecta a las mujeres, especialmente cuando se trata de sus libertades personales y los derechos reproductivos y su lugar y su papel en la Iglesia”. También han manifestado su conmoción “por la magnitud de los abusos sexuales –tanto heterosexuales como homosexuales– cometidos por personas ordenadas por la Iglesia católica”.

La austriaca Ulrike Lunacek abanderó el informe contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género que respaldó el Parlamento Europeo el pasado mes de febrero. El texto, aprobado por 394 votos a favor, 176 en contra y 72 abstenciones, condena enérgicamente toda discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, y “deplora profundamente” que los derechos fundamentales de las personas LGTBI no se respeten siempre en la Unión Europea.

Cabe recordar que el compromiso de Lunacek con la igualdad de las personas LGTB ha grajeado odios y recelos entre agrupaciones ultras. Sin ir más lejos, durante su participación en la pasada edición del Orgullo de Viena sufrió un intento de agresión en plena calle. La política progresista fue atacada con ácido butírico mientras concedía una entrevista. Ni la eurodiputada ni las personas que la entrevistaban sufrieron lesiones, pero sí resultaron dañados tanto la ropa de Lunacek como la cámara y el equipo de los entrevistadores. Tras este suceso, la propia Lunacek declaraba que “esta clase de ataques aislados demuestran que la lucha por la tolerancia, la aceptación y el respeto en Austria no ha finalizado. Es necesario oponerse a las personas que diseminan el miedo y el odio”.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Los obispos hablan y la derecha vota: El Senado de Paraguay rechaza ley contra la discriminación sexual

Jueves, 27 de noviembre de 2014

regular_discriminaci_n_efe.jpgEl proyecto de ley, que incluía artículos que establecían derechos a los homosexuales, fue rechazado este jueves por 21 congresistas y por la Conferencia Episcopal Paraguaya.

La Conferencia Episcopal Paraguaya advirtió en un comunicado que el Estado “tiene la obligación legal y moral de velar por los derechos de la familia y de las personas, salvaguardando su dignidad y su integridad”.

El Senado paraguayo rechazó  un proyecto de ley contra la discriminación presentado por la minoría de izquierda, apoyado por organizaciones de derechos humanos y rechazado por la Iglesia católica y asociaciones profamilia, para las que la norma abre la puerta a la legalización del matrimonio homosexual, luego de casi cuatro horas de intenso debate y manifestaciones a favor y en contra en las adyacencias del Congreso este jueves, informaron fuentes parlamentarias. El proyecto, presentado por los senadores Miguel Abdón Saguier y Carlos Filizzola, fue mandado al archivo tras el voto en contra de 21 legisladores, mientras que 17 se manifestaron a favor y uno se abstuvo. Otros seis estuvieron ausentes de la Cámara.

La mayoría consideró que la ley en cuestión “es la antesala para el matrimonio gay, la legalización del aborto y la marginación de las instituciones religiosas muy arraigadas en el país”, dijo el senador oficialista Manuel Bóbeda.

El promotor de la normativa, Carlos Filizzola, un médico perteneciente al movimiento de izquierda que lidera el expresidente y exobispo católico y hoy senador Fernando Lugo, dijo que su proyecto “no habla de aborto ni de casamiento gay”.

El documento reglamentaba la garantía constitucional a no ser discriminado y no trata los matrimonios entre personas del mismo sexo, el aborto o las adopciones, según sus impulsores. Durante el debate, que duró unas tres horas, Filizzola, del opositor País Solidario, recordó que Paraguay es el único país de la región que no tiene una ley contra la discriminación. El senador recalcó además que el proyecto no avala el aborto o el matrimonio igualitario.

Su colega, también médica, Esperanza Martínez, defendió a los homosexuales y criticó a los líderes religiosos que promovieron una movilización a nivel de todo el país para repudiar la ley. “La homosexualidad está en todas partes. Basta de hipocresía gente fanática religiosa“, enfatizó. Martínez diijo que el proyecto presentado por su grupo político “es de encuentro y pacificación social entre paraguayos”. “¿Estamos esperando que se produzcan desgracias para legislar?”, preguntó al plenario.

Por su parte, Mirta Gusinky, senadora por el gobernante Partido Colorado, argumentó que la no discriminación puede abarcar muchos tipos de criterios, con lo cual se puede aplicar a la orientación sexual, algo que ella rechazó, por lo que votó en contra, como el resto de legisladores de su formación.

El senador oficialista Carlos Núñez, crítico con la ley, señaló que “el día de mañana quiero que la nena sea educada como nena y el varón como varón”.

En la víspera de la votación, la Conferencia Episcopal Paraguaya se alineó del lado del llamado “Foro de diálogo civil”, una coalición de organizaciones conservadoras, al pedir a los senadores que rechazaran el proyecto porque “pone en riesgo los derechos consagrados en la Constitución“.La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), que reúne a los obispos católicos, advirtió en un comunicado, distribuido antes de la plenaria, que el Estado “tiene la obligación legal y moral de velar por los derechos de la familia y de las personas, salvaguardando su dignidad y su integridad“. “No se pueden abrir resquicios legales que socaven los valores sobre los que se cimienta la nación paraguaya y que tiene a la familia como su núcleo fundacional y fundamental”, enfatizó el mensaje eclesiástico.

Agregó que dicho proyecto también violaba preceptos constitucionales que rigen la vida institucional del país. En el período legislativo anterior ya se había rechazado la misma ley, conocida como ‘Ley Filizzola’.

El proyecto de ley volvió a sacar a la palestra la disputa vivida en Paraguay el pasado junio, cuando la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tuvo lugar en Asunción, aprobó una resolución que condenaba todas las formas de discriminación por motivos de orientación sexual.

Pese a que ese documento no mencionaba el matrimonio entre personas homosexuales, algunas organizaciones católicas y evangélicas afirmaron que abría la puerta a su legalización.

 El Gobierno paraguayo no apoyó la resolución de la OEA, impulsada por Brasil, que aun así fue aprobada en la Asamblea.

Fuente El País

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , ,

¿Pero que es esto?: La Santa Sede ordenó al arzobispo de Zaragoza Manuel Ureña dejar el cargo al saber que pagó 60.000 euros a un diácono

Miércoles, 26 de noviembre de 2014

ureñaEsperemos que sus “problemas de salud” no sean por las borrajas con almejas de Alfajarín…

El arzobispo de Zaragoza cancela su agenda después de trascender que el Vaticano le obligó a dimitir

El arzobispo mantiene que lo hizo porque había decidido no ordenar al joven como sacerdote y quería ayudarle, pero desde la diócesis se cuestionó su decisión por el importe y las dudas sobre los motivos.

La inesperada y repentina renuncia de Manuel Ureña al cargo de arzobispo de Zaragoza no fue consecuencia únicamente de los “problemas de salud” a los que este aludió cuando anunció oficialmente su despedida, el pasado 12 de noviembre. Fue la propia Santa Sede la que solicitó expresamente a Ureña que se marchara al tener conocimiento de que este acababa de autorizar el pago de una indemnización de 60.000 euros a un diácono al que había decidido no ordenar como sacerdote. El montante final de la operación es incluso mayor, puesto que el joven cobró en ‘limpio’ y el arzobispo se comprometió a abonar la parte de la cuantía que corresponde a Hacienda: otros 45.000 euros.

La indemnización, sin precedentes y que ascendería por tanto a 105.000 euros, se hizo por los cauces legales y mediante transferencia bancaria en concepto de nómina de noviembre.

Pero en el seno del propio arzobispado se cuestionaron tanto la forma de resolver el asunto del diácono como los verdaderos motivos que había detrás del abono de una suma de semejante entidad. De ahí que se decidiera informar de esta importante operación contable y de la decisión de Ureña al Vaticano, que reaccionó de forma rápida y tajante llamando por teléfono al arzobispo para que dejara de inmediato el cargo. Según fuentes autorizadas, monseñor Ureña ni siquiera pudo justificarse y explicar los motivos que le llevaron a autorizar el pago, puesto que Roma había tomado ya una decisión y no había marcha atrás.

El Colegio de Consultores, órgano integrado por diez presbíteros y que se encarga ahora de informar y asesorar al administrador diocesano, Manuel Almor, abordó el tema de la polémica indemnización en una reunión celebrada ayer.

Durante la misma, Manuel Ureña aseguró que decidió autorizar el pago de los 60.000 euros porque entendía que era lo justo y que de esta manera ayudaba a un joven que al no poder ordenarse tenía que reorganizar completamente su vida.

En cuanto a la cuantía de la indemnización, explicó que esta persona quería cursar una licenciatura y que calculó que este era el dinero que podía necesitar para costearse unos estudios de cuatro años. Durante su intervención ante el Colegio de Consultores, Ureña corroboró también que recibió una llamada de la Santa Sede en la que decía estar al tanto de lo ocurrido y en la que le exigía que abandonara sus responsabilidades al frente del arzobispado de Zaragoza.

Manuel Ureña aseguró el día que comunicó oficialmente su renuncia que “hacía tiempo” que había pedido su relevo a Roma. El arzobispo, que el próximo mes de marzo cumplirá 70 años y que ejercía el cargo desde 2005, recordó que durante los últimos meses se había sometido a varias operaciones quirúrgicas (de corazón y próstata) y que su salud era delicada. Pero no han sido estos los motivos que han pesado para relevarle, ya que el desencadenante final de su abandono está directamente relacionado con el asunto de la indemnización abonada al diácono.

Negociación directa

Los asuntos contables de la diócesis son competencia del ecónomo, pero, en este caso, fue el propio Manuel Ureña quien gestionó y autorizó la indemnización al diácono, que desempeñó su labor en Épila. Según ha podido saber este periódico, el arzobispo mantuvo al menos dos reuniones con un intermediario que, actuando en nombre del joven, le planteó la delicada situación en que este se quedaba al negársele la posibilidad de ordenarse como sacerdote. Fue entonces cuando Ureña -quien asegura que siempre mantuvo los contactos de forma directa con el diácono- ofreció el pago de una compensación de 50.000 euros al joven por la “rescisión de la relación laboral. Pero la otra parte consideró que esta cantidad era insuficiente, argumentando que descontando impuestos quedaba reducida prácticamente a la mitad. El asunto se zanjó en un encuentro posterior, cuando el arzobispo accedió a pagar los 60.000 euros, impuestos aparte. El acuerdo quedó plasmado en apenas diez líneas escritas en un folio y la indemnización fue transferida al diácono el pasado 6 de noviembre. Al parecer, Ureña intentó que el pago fuera fraccionado, pero el intermediario exigió que la cantidad se abonara de una vez para olvidarse del asunto.

Según ha podido saber este diario, además de la indemnización oficial, habría existido un pago complementario al diácono que ascendería a 15.000 euros y que habría sido abonado por el arzobispo.

Sumas unas y otras que en sectores de la diócesis se consideran desproporcionadas y difícilmente justificables. De hecho, aunque reconocen que en otras ocasiones se ha ayudado a jóvenes que han optado por la secularización, nunca antes se había hecho de esta forma y con unas sumas de dinero tan importantes.

Fuente Heraldo de Aragón

General, Iglesia Católica , , ,

Juez impide la primera boda gay en Baja California porque no perpetúa la especie

Miércoles, 26 de noviembre de 2014

bodagayxEl gobierno panista de Mexicali impidió la primera boda de personas del mismo sexo programada en Baja California, tras la decisión del Poder Judicial de la Federación. Tras cumplir con los requisitos documentales y el pago de 350 pesos, el Registro Civil de Mexicali autorizó la boda para las 8:30 horas del viernes; pero, cuando llegaron los contrayentes, se les informó que no estaba programada su unión. Mientras, un grupo de católicos se manifestaba para exigir la suspensión de la boda. La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional el artículo 7 de la Constitución del Estado, señaló que el matrimonio en la entidad se realiza exclusivamente entre hombre y mujer con el propósito de perpetuar la especie.

Ellos llegaron puntuales. Víctor Aguirre Espinoza y Fernando Urías Amparo hasta pasaron por un grupo de católicos que estaban rezando y con postura en contra de los matrimonios del mismo sexo.

bodagaytLa oficina del Registro Civil había acordado día y hora con los contrayentes, sin embargo vino la sorpresa para los novios: nadie en la oficina pública sabía sobre el tema, ni la titular de la dependencia, Guadalupe Adriana Nevarez Ramírez.

El enojo se hizo notar entre los invitados, Abogados y los novios. La sala donde se realizan las bodas por lo civil no cabía otra persona.

Entraban y salían empleados del Registro Civil que depende del XXI Ayuntamiento de Mexicali. Empezaron los reclamos, luego llegó personal de la Sindicatura Municipal donde el titular Humberto Zúñiga no quiso conferenciar con los contrayentes, prefirió subir a la oficina, dejar al personal para levantar el acta de desacato y ausencia de la titular Nevarez Ramírez, quien no se presentó a laborar, supuestamente tenía una encomienda del alcalde Jaime Díaz, pero nunca encontraron el oficio de comisión.

bodagay4El “milagro” se había dado, los rezos resultaron fructíferos, comentaban entre bromas reporteros y asistentes. Hasta una amenaza de bomba recibida en el C-4 obligó al desalojo del inmueble.

Empleadas del Registro Civil explicaron que la firma de un testigo no coincidía, además de inconsistencias en actas de nacimiento de los novios, pero no había una postura oficial, nadie quien diera una explicación a los contrayentes que prefirieron mantenerse en la sala, los habían dejado vestidos y alborotados.

Entre los invitados, además de familiares de novios, se encontraban las ex diputadas Raquel Avilés y María Jesús Singh, dos panistas que ahora se encuentran alejadas de este partido.

En su cuenta de Facebook, el regidor Abraham Medina escribió: Falsa alarma por amenaza de bomba en el ayuntamiento! Será que quieren evitar la boda gay a toda costa! Esos de la Santa Inquisición no tienen vergüenza!”.

boda1Hasta la redacción de esta nota no había postura oficial sobre esta suspensión de la primera boda gay en Baja California.

ANTECEDENTES

Tras ganar Juicio de Amparo y acordar con la Oficial del Registro Civil de Mexicali, Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urias Amparo, protagonizarán la primera boda gay de Mexicali.

Los novios acudieron esta mañana ante la Oficial del Registro Civil, Guadalupe Adriana Nevarez, para acordar la fecha del matrimonio que será público y luego tener una recepción de carácter personas.

Víctor Fernando Urias, uno de los contrayentes, dijo que con este paso se abre la puerta para que se registren más bodas entre parejas del mismo sexo, con 5 matrimonios legalizados se establece jurisprudencia y quedaría sin efecto el segundo párrafo del artículo 7 de la Constitución del Estado.

La oficial del Registro Civil, Guadalupe Adriana Nevarez, notificó mediante oficio que no se aplica el artículo 7 de la Constitución Política del Estado que en su segundo párrafo indica “El Estado reconoce y protege la Institución del Matrimonio como un derecho de la sociedad orientado a garantizar y salvaguardar la perpetuación de la especie y ayuda mutua entre los cónyuges, satisfaciéndose este solamente, mediante la unión de un hombre con una mujer”.

El oficio emitido el pasado 31 de octubre por parte de la Oficial del Registro Civil se da cuenta a la pareja de novios que queda sin efecto la negativa de casarlos, y se acata en su plenitud la sentencia de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación del pasado 21 de junio del presente año.

El 13 de junio de 2013 la Oficial de Registro Civil del XX Ayuntamiento de Mexicali negó realizar el matrimonio de la pareja gay, tras trámites dentro del Juicio de Amparo se logró el sueño de Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urias Amparo.

Fuente Periodismo Negro

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

El Papa, ante los abusos en Granada: “La verdad es la verdad, y no debemos esconderla”

Martes, 25 de noviembre de 2014

francisco-en-el-avionFrancisco reconoce que la carta de “Daniel” “con gran dolor, con grandísimo dolor”

“La recibí, la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo”

José Manuel Vidal: La sinuosa gestión del escándalo

Jesús Bastante: La llamada del Papa

(Jesús Bastante).- Con la verdad por delante. Frente a los silencios incómodos y las defensas numantinas de otros, el Papa Francisco siempre va de frente. También en el caso de los abusos sexuales a menores denunciados por “Daniel” y que reveló en exclusiva Religión Digital. En el vuelo de vuelta de Estrasburgo, Francisco ha declarado que “la verdad es la verdad, y no debemos esconderla“.

A preguntas de los periodistas españoles sobre la carta de Daniel, el Papa fue claro: La recibí, la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo“, dijo “Escribí al obispo para (decirle) que empezara el trabajo, hacer la investigación e ir adelante”, añadió el Papa. Como se ha sabido, la investigación diocesana tardó varias semanas en dar comienzo. Las declaraciones de Francisco no dejan en buen lugar a Francisco Javier Martínez.

El Pontífice argentino declaró que recibió la noticia «con gran dolor, con grandísimo dolor», pero agregó: «la verdad es la verdad y no debemos esconderla».

Esta misma semana se conocieron las declaraciones del joven, presunta víctima de esos abusos y que ha motivado una investigación judicial por la que han sido detenidos tres curas de la Archidiócesis de Granada y un seglar.

Ese joven aseguró a medios de comunicación que denunció los supuestos abusos sexuales que sufrió siendo menor para evitar que éstos se pudieran estar repitiendo con otras posibles víctimas.

A través de un escrito remitido por su abogado, el denunciante recordó que actuó «libre y voluntariamente» y siguiendo los dictados de su propia conciencia, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica. Como adelantó RD, ayer se presentó una segunda denuncia de abusos a la misma trama.

Entre tanto, se siguen sucediendo los hechos relacionados con las detenciones y los detenidos. Tal y como señala Ideal, hace unos días, este mismo mes, los sacerdotes denunciaron un presunto robo de ordenadores en este inmueble. Los hechos coincidieron temporalmente con las primeras declaraciones que empezó a tomar la Policía Nacional a testigos e implicados en el caso, lo que hace pensar que fuentes conocedoras de la investigación “avisaron” a los posibles abusadores.

Por otro lado, la Delegación de la Consejería de Educación de la Junta en Granada ha urgido al Arzobispado de Granada a que retire “la idoneidad” para impartir clases al profesor de Religión detenido junto a otros tres sacerdotes por los supuestos abusos sexuales cometidos contra, al menos, un menor.

En declaraciones a los periodistas, la delegada de esta Consejería andaluza, Ana Gámez, ha señalado que el arresto del profesor, Sergio Q.M., ha “consternado y conmocionado” al centro de la localidad de Dúrcal en la que impartía la asignatura de Religión hasta la pasada semana.

La responsable de Educación ha informado de que el detenido fue propuesto en 2007 por el Arzobispado de Granada, del que depende la selección del profesorado de Religión.

Por ello, ha detallado que “esta misma mañana” la Delegación de Educación ha pedido al Arzobispado que le retire “la idoneidad” para impartir clases, que permita a la Junta contratar a otro nuevo profesor y que “como medida cautelar” este arrestado no vuelva a incorporarse a las aulas en el caso de que, una vez que prestara declaración judicial, pudiera quedar en libertad.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Quiero agradecer públicamente al Santo Padre Francisco su apoyo y afecto”

Lunes, 24 de noviembre de 2014

victimas_560x280El abogado de “Daniel” escribe a la opinión pública a través de Religión Digital

“Los hechos denunciados están siendo investigados tanto por la Autoridad Judicial como por la Santa Sede Apostólica”

El Juez ordena la detención de cuatro “romanones” por el caso de abusos de Granada

El Arzobispado de Granada elude valorar los arrestos de los sacerdotes

El ministro de Interior confirma las detenciones

Jorge Aguilera González, abogado de “Daniel”, ha remitido el siguiente escrito a Religión Digital para que nuestro medio pueda servir de altavoz a la víctima de presuntos abusos sexuales por parte de tres sacerdotes y un seglar, desde este mediodía detenidos y que están siendo trasladados a algunas residencias donde pudieron producirse dichos abusos. Por su interés, reproducimos su contenido íntegro a continuación:

Ante las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación social sobre el caso de los abusos sexuales a menores, presuntamente cometidos por varios sacerdotes de la archidiócesis de Granada y un seglar, siguiendo instrucciones expresas de la persona denunciante, como su abogado, tengo que hacer las siguientes manifestaciones públicas:

Imagen de previsualización de YouTube

1ª.- El denunciante, libre y voluntariamente, siguiendo los dictados de su propia conciencia, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica, decidió, por propia y exclusiva voluntad, informar por escrito al Santo Padre Francisco sobre los abusos sexuales reiterados de los que había sido víctima, siendo menor de edad, por un grupo de sacerdotes y por un seglar, todos ellos de la archidiócesis de Granada, hechos conocidos por otros sacerdotes y algún integrante más del mismo grupo.

La intención del denunciante cuando se dirigió por escrito al Santo Padre Francisco fue la de seguir su propia conciencia y libertad responsable, sin ánimo de causar daño alguno a la Iglesia, a la que quiere profundamente, pues su única motivación fue y es la de expresarle, tras un difícil proceso interior, los hechos delictivos de los que, según él, había sido víctima siendo menor de edad por parte de esas personas y encubiertos por otros conocedores de los mismos y también con el ánimo de evitar que se pudieran estar cometiendo con otras personas.

2ª.- Los hechos denunciados están siendo investigados tanto por la Autoridad Judicial como por la Santa Sede Apostólica, cada cual en su esfera de competencias, reservadamente, y con respeto tanto a los derechos del denunciante como a los de los denunciados o imputados. En dichas Autoridades y en el Ministerio Fiscal, que ha sido el eficaz impulsor de la denuncia ante los Tribunales, tiene puesta toda su confianza el denunciante a fin de que resplandezca la verdad y se depuren las responsabilidades correspondientes, de forma también que se eviten a otras personas sufrimientos, como los padecidos por el denunciante, y para que se repare el daño causado y en bien de la Iglesia y de toda la sociedad, pues esa es su obligación también como ciudadano.

3ª.- Pide el denunciante a los medios de comunicación que, aun apreciando mucho su tarea, respeten su derecho a la intimidad, en particular en cuanto a la difusión de sus datos de carácter personal, que están especialmente protegidos, y que cese también la difusión de otros datos que le atañen personalmente, en concreto el texto remitido al Santo Padre Francisco, cuyo empleo y divulgación no ha autorizado. Tales documentos están especialmente protegidos tanto por el Juzgado que instruye las diligencias como por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede.-

4ª.- Por último, quiere agradecer públicamente al Santo Padre Francisco su apoyo y afecto, ofrecerle su oración diaria por él; a la Iglesia española, su voluntad decidida de atajar de plano hechos como los que por desgracia a él le ha tocado vivir así como su colaboración con la Justicia ordinaria; y a la Policía, Fiscalía y al Juzgado su trabajo, dedicación, independencia y profesionalidad, que ha tenido ocasión de constatar con motivo de la denuncia de estos muy dolorosos hechos, pidiendo, además, que se respete el secreto de las actuaciones decretado judicialmente, que no se puede vulnerar, como es públicamente conocido.

Granada, 24 de Noviembre de 2014

Jorge Aguilera González.
Colg. 1.855 Ilustre Colegio de Abogados de Granada

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Reforma de la Curia Vaticana: Los “doce apóstoles” de Francisco

Lunes, 24 de noviembre de 2014

pedro-720_560x280Exclusiva RD: así será la reforma de la Curia, que habla expresamente de “Consejo de Ministros” vaticano

El Papa aboga por un gobierno sinodal, y quiere evitar que Roma sea una “Corte” de obispos

(Jesús Bastante).- El Gobierno del Vaticano girará en torno a un “Consejo de Ministros”, formado por una docena de personas, responsables de los nuevos dicasterios que conformarán la Curia Romana, según el proyecto de reforma que el Papa Francisco presentará este lunes a los miembros de la Curia. Al frente de dicho “consejo de ministros”, pues así se denomina expresamente en el documento, al que ha tenido acceso en exclusiva RD, estarán los “doce apóstoles de Francisco, que culmina una reordenación histórica en el devenir de la Iglesia católica. Con un gobierno colegiado como no se recuerda en torno a la barca de Pedro.

El proyecto tiene algunos puntos sumamente novedosos, e incluye la práctica desaparición de los Pontificios Consejos, que se integrarán en las 12 nuevas “congregaciones” (no se conoce si el término seguirá siendo éste, o directamente se hablará de “Ministerios”): las nueve actuales (Doctrina de la Fe, Culto Divino, Causas de los Santos, Iglesias Orientales, Evangelización de los Pueblos, Clero, Institutos de Vida Consagrada, Educación Católica y Obispos), a las que habrá que sumar la de Laicos y Familia; Caridad y Justicia (que reunirá las funciones de los consejos pontificios Justicia y Paz, Cor Unum, Migrantes y Pastoral de Salud) y un ministerio de Comunicación, que sólo se creará cuando concluya el estudio encargado a Lord Patten.

Con todas las salvedades respecto a los estados democráticos, en el Vaticano también habrá una mayor separación entre poder legislativo y judicial, manteniendo los Tribunales de la Signatura Apostólica una mayor independencia, aunque los delitos graves (como en el caso de la pederastia) seguirán dependiendo de Doctrina de la Fe.
Como en todo gobierno, además del Jefe de Estado (Papa Francisco), el Secretario de Estado se convertiría en una suerte de canciller (asuntos exteriores) que también ejercería el papel de “primer ministro”.

La reforma de la Curia permitirá, también, reducir hasta el extremo la presencia de obispos y cardenales, dejando libres, casi de inmediato, hasta una quincena de puestos “cardenalicios“, que permitiría “internacionalizar” en breve el Colegio cardenalicio.

 Imagen de previsualización de YouTube

El Papa quiere evitar que la Santa Sede se convierta en una conferencia episcopal” con medio centenar de prelados trabajando -y murmurando-, lo que, como veremos a continuación, es definido como un peligro de “autorreferencialidad” y de “carrerismo” intraeclesial, que se quiere erradicar.

Los “principios inspiradores” en la reforma de la Curia Romana, apunta el documento, inciden en que el organismo vaticano debe “ayudar al Papa en el gobierno cotidiano de la Iglesia”, y debe ser “instrumento de la unidad de toda la Iglesia”, respetando, empero, “la potestad de los obispos diocesanos y la justa autonomía de las Iglesias particulares”.

Parece necesaria una racionalización de los organismos de la Curia, subraya el documento, que incide en que ningún dicasterio “debe atribuirse la competencia de otro”, como puede suceder en la actualidad. El texto, que este lunes será explicado a los miembros de la Curia romana, apunta que es necesaria una simplificación significativa de la Curia. Por ello, se decide “la fusión de los Pontificios Consejos siguiendo materias de competencia”, así como la “simplificación interna de los dicasterios”, o una “eventual reducción o supresión” de Consejos o dicasterios.

El primer organismo en ser modificado es la Secretaría de Estado, que pasaría a ser una suerte de “órgano de coordinación de los dicasterios”. El secretario de Estado, como “primer colaborador del Santo Padre”, debe fomentar “periódicas y frecuentes reuniones con los jefes de los dicasterios, el Consistorio ordinario o el Consejo de la Secretaría Permanente del Sínodo”. El número dos vaticano podrá además, ejercer labor de coordinación, activando “comisiones mixtas” en caso de conflicto entre “ministerios” vaticanos.

El trabajo de la Curia debe ser sinodal, afirma el documento, que consagra la necesidad de “hacer habituales las reuniones de los jefes de Dicasterio, presididas por el Romano Pontífice”, en una suerte de “Consejo de Ministros” (el texto utiliza esta expresión) de la Iglesia romana. “La reducción significativa del número de dicasterios permitirá encuentros más frecuentes y sistemáticos de cada prefecto con el Papa” dado que no serán “un grupo excesivamente numeroso“.

La “sinodalidad” también “debe ser utilizada en el interior de cada dicasterio”, dando “particular relevancia y frecuencia ” a las sesiones ordinarias, con una mayor participación de los miembros”. No obstante, el documento anima a evitar la fragmentación y la multiplicación de sectores especializados, que pueden tender a la autorreferencialidad”.

“El empeño de todo el personal de la Curia debe esta animado por una espiritualidad de servicio y de comunión: se trata de crear estructuras que eliminen el carrerismo“. La nómina de colaboradores seguirá “criterios eclesiales”, y en ellos formarán parte laicos, sacerdotes y religiosos “de probada vida cristiana”. Y no tanto obispos, pues “un modo de evitar el peligro del carrerismo” es el de conseguir que los oficiales de dicasterios no ejerzan su autoridad “porque sean obispos, sino por la autoridad concedida por el Santo Padre”.

“Deberá procurarse un acceso a un número mayor de laicos, especialmente en algunos dicasterios en los que puedan ser más competentes que los clérigos o religiosos”, como sucede (tal y como anunció ayer RD) con el macrodicasterio de Laicos y Familia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

El arzobispo de Granada se postra ante el altar y pide perdón “por los escándalos”

Domingo, 23 de noviembre de 2014

1416746837_040985_1416764578_noticia_fotograma“Lo que produce escándalo no es el sacerdocio, es que podamos ser malos pastores”, admite

“El mal es el mal, y hay que erradicarlo”, reconoce Francisco Javier Martínez

Carmen Crespo: “La investigación va por el buen camino”

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, se ha postrado este domingo ante el altar mayor de la Catedral para pedir perdón por los “escándalos que han afectado a la Iglesia y ha asegurado durante su homilía que el mal es mal” y hay que “erradicarlo” de forma decidida si afecta a inocentes.

El prelado ha permanecido tumbado en el suelo durante varios minutos junto a otros religiosos y delante de los numerosos fieles que han acudido a la eucaristía de las 12.30 horas, muchos más de los que habitualmente acuden cada domingo a esta cita.

El gesto de Martínez, que según ha explicado él mismo sólo se hace también al inicio de la liturgia de cada Viernes Santo y que ha tenido lugar al comienzo de la misa, se produce a punto de cumplirse una semana desde que se conocieran públicamente los presuntos abusos sexuales cometidos por sacerdotes de su Archidiócesis.

“Hay una misericordia infinita que perdona y nos encomendamos a ella cada vez que empezamos la eucaristía, pero hoy lo vamos a hacer de una manera especial, dada la herida que hemos vivido en esta semana, ha sentenciado el arzobispo, que ha invitado al resto de presentes a arrodillarse ante el altar.

Martínez ha dicho que “los males de la Iglesia” son también los males “de cada uno” y ha reiterado su perdón para que “ayude y sostenga” a todos aquellos que hayan sido “escandalizados”, especialmente por la “conducta de los pastores”.

Posteriormente, durante su homilía ha hecho referencia al pasaje del evangelio leído en la misa, alusivo a que todo buen o mal acto hecho al prójimo afecta también a Dios.

Ha indicado que resulta “más doloroso” que, en nombre de una confianza sagrada y de una “situación de preeminencia” en el seno de la comunidad cristina, los pastores, “de mil maneras”, puedan hacer un mal uso de esa confianza o posición y que siempre que esto sucede “es una herida dolorosísima para Cristo”.

Lo que produce escándalo no es el sacerdocio, es que podamos ser malos pastores, ha insistido Martínez, quien ha pedido que se sepa cuidar de aquellas personas que “por nuestra culpa, por nuestro pecado” hayan podido ser “escandalizadas o heridas por cualquier miembro de la Iglesia.

Ha compartido también con los fieles algunos pensamientos relacionados “con las ganas de juzgar a alguien” y se ha referido a alguna de sus visitas a prisión para ver a internos. En concreto, ha recordado a un reo, condenado por varios homicidios, que tenía “bollos” en la cabeza por las patadas que su padre le propinaba cuando era niño. “Siempre que voy a la cárcel digo ¿por qué vosotros estáis en la cárcel y yo no?, porque yo no he hecho nada para tener los padres que he tenido”, ha dicho el arzobispo, que se ha preguntado quién sería él si también le hubieran dado patadas de niño en la cabeza para luego responderse que “probablemente (sería) más criminal” que aquel hombre encarcelado.

El mal es mal y hay que erradicarlo y cuando éste afecta a inocentes hay que erradicarlo decididamente, absolutamente, en la medida de nuestra fuerzas, pero no hay que juzgar nunca, porque nunca sabemos qué historia hay detrás de quien obra el mal, sólo Dios conoce el fondo de nuestro corazón”, ha señalado el prelado.

Estas palabras ante los fieles del arzobispo de Granada se producen a punto de cumplirse una semana desde que se conociera la investigación judicial sobre supuestos abusos sexuales a al menos un menor cometidos por sacerdotes de su Archidiócesis y después de que la gestión de este asunto haya sido cuestionada incluso en los ámbitos eclesiásticos.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Del Papa Francisco a los Movimientos Populares

Domingo, 23 de noviembre de 2014

2014_10_encontro_papa_movimentos_interno1_albamovimientosCristianisme i Justícia. Desde este espacio donde fe y justicia social suelen ser un binomio indisoluble, queremos compartir el Discurso del Papa Francisco a los participantes en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares. El encuentro giró en torno a tres ejes (tierra, trabajo, vivienda) que aglutinan los grandes problemas y desafíos que enfrenta la humanidad en el momento actual, haciendo especial hincapié en la exclusión, las desigualdades, la violencia y la crisis ambiental.

“Buenos días de nuevo, estoy contento de estar entre ustedes, además les digo una confidencia, es la primera vez que bajo acá, nunca había venido. Como les decía, tengo mucha alegría y les doy una calurosa bienvenida.

Gracias por haber aceptado esta invitación para debatir tantos graves problemas sociales que aquejan al mundo hoy, ustedes que sufren en carne propia la desigualdad y la exclusión. Gracias al Cardenal Turkson por su acogida. Gracias, Eminencia, por su trabajo y sus palabras.

Este encuentro de Movimientos Populares es un signo, es un gran signo: vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, de los pueblos, una realidad muchas veces silenciada. ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!

No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando de brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan o, si llegan, llegan de tal manera que van en una dirección o de anestesiar o de domesticar. Esto es medio peligroso. Ustedes sienten que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado, o al menos tiene muchas ganas de olvidar.

Solidaridad es una palabra que no cae bien siempre, yo diría que algunas veces la hemos transformado en una mala palabra, no se puede decir; pero es una palabra mucho más que algunos actos de generosidad esporádicos. Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. También es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero: los desplazamientos forzados, las emigraciones dolorosas, la trata de personas, la droga, la guerra, la violencia y todas esas realidades que muchos de ustedes sufren y que todos estamos llamados a transformar. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares.

Este encuentro nuestro no responde a una ideología. Ustedes no trabajan con ideas, trabajan con realidades como las que mencioné y muchas otras que me han contado… tienen los pies en el barro y las manos en la carne. ¡Tienen olor a barrio, a pueblo, a lucha! Queremos que se escuche su voz que, en general, se escucha poco. Tal vez porque molesta, tal vez porque su grito incomoda, tal vez porque se tiene miedo al cambio que ustedes reclaman, pero sin su presencia, sin ir realmente a las periferias, las buenas propuestas y proyectos que a menudo escuchamos en las conferencias internacionales se quedan en el reino de la idea, es mi proyecto.

No se puede abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilicen y conviertan a los pobres en seres domesticados e inofensivos. Qué triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas, se reduce al otro a la pasividad, se lo niega o peor, se esconden negocios y ambiciones personales: Jesús les diría hipócritas. Qué lindo es en cambio cuando vemos en movimiento a Pueblos, sobre todo, a sus miembros más pobres y a los jóvenes. Entonces sí se siente el viento de promesa que aviva la ilusión de un mundo mejor. Que ese viento se transforme en vendaval de esperanza. Ese es mi deseo.

Este encuentro nuestro responde a un anhelo muy concreto, algo que cualquier padre, cualquier madre quiere para sus hijos; un anhelo que debería estar al alcance de todos, pero hoy vemos con tristeza cada vez más lejos de la mayoría: tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista.

No se entiende que el amor a los pobres está al centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados. Reclamar esto no es nada raro, es la doctrina social de la Iglesia. Voy a detenerme un poco en cada uno de éstos porque ustedes los han elegido como consigna para este encuentro.

Tierra. Al inicio de la creación, Dios creó al hombre, custodio de su obra, encargándole de que la cultivara y la protegiera. Veo que aquí hay decenas de campesinos y campesinas, y quiero felicitarlos por custodiar la tierra, por cultivarla y por hacerlo en comunidad. Me preocupa la erradicación de tantos hermanos campesinos que sufren el desarraigo, y no por guerras o desastres naturales. El acaparamiento de tierras, la deforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. Esta dolorosa separación, que no es sólo física, sino existencial y espiritual, porque hay una relación con la tierra que está poniendo a la comunidad rural y su peculiar modo de vida en notoria decadencia y hasta en riesgo de extinción.

La otra dimensión del proceso ya global es el hambre. Cuando la especulación financiera condiciona el precio de los alimentos tratándolos como a cualquier mercancía, millones de personas sufren y mueren de hambre. Por otra parte se desechan toneladas de alimentos. Esto constituye un verdadero escándalo. El hambre es criminal, la alimentación es un derecho inalienable. Sé que algunos de ustedes reclaman una reforma agraria para solucionar alguno de estos problemas, y déjenme decirles que en ciertos países, y acá cito el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, “la reforma agraria es además de una necesidad política, una obligación moral” (CDSI, 300).

No lo digo solo yo, está en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Por favor, sigan con la lucha por la dignidad de la familia rural, por el agua, por la vida y para que todos puedan beneficiarse de los frutos de la tierra.

Segundo, Techo. Lo dije y lo repito: una casa para cada familia. Nunca hay que olvidarse que Jesús nació en un establo porque en el hospedaje no había lugar, que su familia tuvo que abandonar su hogar y escapar a Egipto, perseguida por Herodes. Hoy hay tantas familias sin vivienda, o bien porque nunca la han tenido o bien porque la han perdido por diferentes motivos. Familia y vivienda van de la mano. Pero, además, un techo, para que sea hogar, tiene una dimensión comunitaria: y es el barrio… y es precisamente en el barrio donde se empieza a construir esa gran familia de la humanidad, desde lo más inmediato, desde la convivencia con los vecinos. Hoy vivimos en inmensas ciudades que se muestran modernas, orgullosas y hasta vanidosas. Ciudades que ofrecen innumerables placeres y bienestar para una minoría feliz… pero se le niega el techo a miles de vecinos y hermanos nuestros, incluso niños, y se los llama, elegantemente, “personas en situación de calle”. Es curioso como en el mundo de las injusticias, abundan los eufemismos. No se dicen las palabras con la contundencia y la realidad se busca en el eufemismo. Una persona, una persona segregada, una persona apartada, una persona que está sufriendo la miseria, el hambre, es una persona en situación de calle: palabra elegante ¿no? Ustedes busquen siempre, por ahí me equivoco en alguno, pero en general, detrás de un eufemismo hay un delito.

Vivimos en ciudades que construyen torres, centros comerciales, hacen negocios inmobiliarios… pero abandonan a una parte de sí en las márgenes, las periferias. ¡Cuánto duele escuchar que a los asentamientos pobres se los margina o, peor, se los quiere erradicar! Son crueles las imágenes de los desalojos forzosos, de las topadoras derribando casillas, imágenes tan parecidas a las de la guerra. Y esto se ve hoy. Leer más…

General, Iglesia Católica , ,

El Papa defendió modelo de familia tradicional y excluyente para criar a los hijos

Domingo, 23 de noviembre de 2014

Papa-Francisco-defendió-a-la-familia-tradicionalEl sumo pontífice bautiza a un bebé en el Vaticano. (Imagen: AP).

Lo sentimos, Francisco… A lo que tiene derecho un niño es a ser amado… lo que no garantiza necesariamente el tipo de familia tradicional… ¿hay que recordar cómo tantos jóvenes son echados de sus casas por ser homosexuales?

Jarro de agua fría para todos aquellos que esperan que el nuevo papa pase de las palabras a los hechos en el muchas veces anunciado proceso de aperturismo en cuestiones morales, incluida la homosexualidad. Jorge Bergoglio inauguró el pasado lunes una conferencia interreligiosa en el Vaticano sobre la familia tradicional, en la que rechazó de manera implícita el matrimonio igualitario y la adopción homoparental.  Este coloquio interreligioso ha reunido en el Vaticano durante tres días a dirigentes católicos, judíos, musulmanes y otras confesiones con el “fin de proponer de nuevo la belleza de la unión natural entre el hombre y la mujer en el matrimonio”.

Humanum, “un coloquio internacional interreligioso sobre la complementariedad del hombre y la mujer” según lo define su página web, tenía como objetivo aunar posiciones entre las distintas religiones para luchar contra el matrimonio igualitario y en él han participado, durante tres días, unos trescientos representantes de catorce confesiones como el jainismo, el judaísmo, el anglicanismo o el mormonismo, además del catolicismo. En el discurso de apertura, el papa afirmó que la unión entre un hombre y una mujer está “en la raíz del matrimonio” y que “los niños tienen derecho a crecer en una familia con un padre y una madre capaces de crear un entorno adecuado para el desarrollo y la madurez emocional del niño”, según extractos de su discurso difundidos por la radio vaticana.

Según el papa Francisco, “el matrimonio y la familia están en crisis”, porque “vivimos en una cultura de lo temporal, en la que cada vez más gente está renunciando al matrimonio como un compromiso público”. A pesar de que no hizo ninguna mención explícita a gays y lesbianas, el discurso del pontífice podría incluso ser suscrito por alguno de los mandatarios africanos, por ejemplo cuando declaró que “la revolución en las costumbres y la moral ha enarbolado con frecuencia la bandera de la libertad, pero en realidad ha traído la devastación material y espiritual a innumerables seres humanos, especialmente a los más pobres y los más vulnerables”.

Varios de los líderes religiosos participantes en la conferencia han mostrado su acuerdo con las declaraciones del papa. Russell Moore, de la Convención Baptista Sureña, celebró que la concepción excluyente del matrimonio “no pueda ser revisada por las ideologías actuales”. Henry B. Eyring, de la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días (comúnmente conocida como iglesia mormona), también expresó su satisfacción porque las diferentes confesiones se hayan mostrado unidas sobre la “santidad del matrimonio entre un hombre y una mujer”.

Por su lado, el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, había resaltado el domingo, en el Osservatore Romano, diario del Vaticano, que “el primer lugar de la diferenciación sexual (…) es la experiencia de la filiación”.

El Vaticano celebró el mes pasado un Sínodo sobre la Familia, reuniendo a cardenales y obispos, que dio lugar a fuertes tensiones, fundamentalmente sobre la cuestión de la homosexualidad.

Los activistas LGTB, como es lógico, se han sentido decepcionados, pero algunos de ellos han visto en las declaraciones de Bergoglio una confirmación de su escepticismo previo con respecto a los repetidos mensajes de apertura moral. Jeremy Hooper, asesor de GLAAD, publicó en Twitter una foto de su hija con el texto: “Mientras #Humanum ataca a mi familia, yo celebro la alegría de ser padre. De la vida. Del amor”. “Durante los últimos dos años, he escuchado cada vez a más personas decirme que el papa Francisco es algo así como un activista secreto LGTB”, añadía Hooper. “Tenía, como mínimo, reservas. Ahora debo decir por desgracia que su discurso de apertura en esta convención solo ha reforzado mi escepticismo”.

En definitiva, vuelve a quedar de manifiesto la debilidad del tan proclamado proceso de flexibilización del rigorismo moral católico encabezado por el papa. Frente a declaraciones inclusivas como mencionar la homoparentalidad al referirse a la necesidad de abrirse a nuevas realidades o mostrarse abierto a aceptar las uniones civiles, a la hora de la verdad parece que la ortodoxia sobre la homosexualidad se impone. Así quedó también de manifiesto en el documento final del reciente Sínodo de la Familia, que había generado unas expectativas que se tornaron en decepción.

Fuente Los Andes

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Judaísmo, Movimiento de los Santos de los Últimos Días (Mormones) , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Uno de cada cinco latinoamericanos ya es protestante

Domingo, 23 de noviembre de 2014

latinoamerica-religion-720-1_560x280Una encuesta de Pew revela el auge del evangelismo en las últimas cuatro décadas

La buena imagen del papa Francisco no logra frenar la fuga de fieles

Paraguay es el país más católico (el 89% de la población) y Uruguay el menos (42%). Honduras y Guatemala son los países con más protestantes (41%) 

El papa Francisco goza de una imagen francamente positiva en América Latina pero ello no impide la continuada reducción en el número de adultos que se declaran católicos, de acuerdo con un estudio realizado en 18 países y divulgado hoy por el instituto Pew Research.

Según el estudio, el sostenido declinar en el número de católicos en toda la región hace que en la actualidad el 69% se identifiquen con esa denominación religiosa, mientras que en 2010, el 72% lo hacía. Pew estima además que hasta 1960, 94% de los habitantes de América Latina eran católicos.

América Latina posee más de 425 millones de católicos que representan casi el 40% de la población católica en todo el mundo, pero el número de fieles que busca otra denominación aumenta sostenidamente, en su mayoría en denominaciones protestantes.

La investigación de Pew reveló que en la actualidad 84% de los latinoamericanos adultos dijo haber sido criado dentro del catolicismo. Como el 69% de ellos se declaraban católicos en la edad adulta, se deduce que un 15% buscó practicar su fe en otras iglesias o decidió alejarse de la religión en general.

En sentido contrario, apunta el estudio, el 9% de los latinoamericanos dice haber sido criado como protestante, pero en la edad adulta el 19% de ellos se reconoce en una de sus denominaciones, dejando al descubierto la transición de una iglesia a otra.

En cada país sondeado, la iglesia Católica ha experimentado pérdidas netas a causa del cambio religioso ya que muchos latinoamericanos se han unido a iglesias protestantes o evangélicas o simplemente rechazado una religión organizada”, apunta el estudio.

Christ_on_Corcovado_mountainEn ese cuadro, “aproximadamente uno de cada cuatro nicaragüenses, uno de cada cinco brasileños y uno de cada siete venezolanos se declaran como ex católicos.

Esas personas dejan el catolicismo en dirección de un enmarañado de denominaciones e iglesias independientes que en general se consideran protestantes.

El estudio considera protestantes a baptistas, adventistas, metodistas, luteranos y presbiterianos, así como de iglesias pentecostales. Estas últimas nuclean aproximadamente la mitad del contingente de fieles, con la iglesia Asamblea de Dios como la más comúnmente citada.

En Colombia, por ejemplo, nada menos que el 74% de los declarados protestantes afirman haber sido criados como católicos (el 84% fue bautizado según el rito católico).
El cambio

Al investigar las razones del abandono de la iglesia Católica hacia una denominación protestante o evangélica, la mayoría citó la “búsqueda de una conexión personal con Dios” (81%), o la preferencia por un tipo de rito en su nueva iglesia (69%).

El estudio además traza un perfil del fiel que se convierte del catolicismo al protestantismo. En la mayoría de los países encuestados, quienes se convirtieron lo hicieron antes de los 25 años. Además, en países como Brasil, República Dominicana y Nicaragua, los que cambiaron de fe en general son quienes se mudaron varias veces de zona de residencia. Por otro lado, en la Argentina, Bolivia y Costa Rica, quienes se convierten al evangelismo en general no tiene estudios secundarios completos.
Francisco, con imagen favorable en la Argentina

El centro de investigaciones destacó que en general “América Latina ha abrazado” al papa Francisco, quien disfruta de una imagen claramente favorable que en su país natal llega al 91% de los encuestados. “Sin embargo, Francisco no ha impresionado a todos por igual”, apunta el estudio. Entre el contingente de los declarados ex católicos, aproximadamente la mitad expresa apoyo al pontífice o considera su papado un cambio para la iglesia católica.

En la Argentina, por ejemplo, el 91% de los adultos expresa opinión favorable de Francisco, contra 3% que tiene una visión negativa. Guatemala en la parte inferior de la lista. Allí, el Papa recoge un 54% de opiniones favorables y notables 17% en contra, con 29% que no tiene una opinión formada.

Paraguay es el más católico (el 89% de la población) y Uruguay el menos (42%). El catolicismo es predominante en naciones como México (81%), Colombia (79%), Ecuador (79%), Bolivia (77%) y Perú (76%). Es mayoritario en Chile (64%), Costa Rica (62%) y Brasil (61%), el país con más católicos del mundo (unos 120 millones). Y llega a la mitad o menos de la mitad de la población en El Salvador (50%), Guatemala (50%), Nicaragua (50%) y Honduras (46%).

pentecostalesEs en estos países centroamericanos con un menor apoyo al catolicismo, donde el protestantismo tiene más adeptos. Lideran el ránking Honduras y Guatemala: un 41% de la población se declara protestante. Les siguen Nicaragua (40%), El Salvador (36%) y, ya fuera de Centroamérica, Puerto Rico (33%).

Un caso aparte es Uruguay. Es el país con la menor proporción de católicos en América Latina, pero no se debe a que el protestantismo esté muy extendido (15%) sino al elevado peso de los no creyentes (37%). Tras Uruguay, República Dominicana (18%) y Chile (16%) son las naciones latinoamericanas con mayor proporción de personas sin afiliación religiosa.

El principal motivo para pasar del catolicismo al protestantismo es la búsqueda de una conexión más personal con Dios

Aunque no viven en un país latinoamericano es destacable la situación de los hispanos en Estados Unidos, pues las tendencias de este sondeo son un “espejo” a algunas de las reveladas en otro de Pew de 2013 sobre ese colectivo. Según dicha encuesta, un 55% de los hispanos es católico, un 22% protestante y un 18% ateo o agnóstico. Además, un 24% de los latinos adultos en EE UU fueron criados bajo el catolicismo pero han dejado esa religión, mientras solo un 2% fue criado en otra creencia y se ha pasado al catolicismo.

El informe está basado en más de 30.000 entrevistas personales realizadas entre octubre de 2013 y febrero de 2014, en 18 países de América Latina y Puerto Rico.

Fuente Religión Digital (RD/Agencias)

Cuáqueros, Iglesia Anglicana, Iglesia Bautista, Iglesia Católica, Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Inclusiva, Iglesia Luterana, Iglesia Menonita, Iglesia Metodista, Iglesia Presbiteriana, Iglesias, Iglesias Evangélicas, Iglesias Pentecostales, Movimiento de los Santos de los Últimos Días (Mormones) , , , ,

José María Castillo: “La Iglesia no tiene futuro si no lucha frontalmente contra la pederastia”

Domingo, 23 de noviembre de 2014

 

El teólogo José María Castillo habla del llamado “clan de los Romanones”, el caso de pederastia destapado en la diócesis de Granada que salpica a 12 personas

Abusos sexuales de la Iglesia de Granada: caso abierto

La Policía ultima nuevas denuncias para proceder a las imputaciones

Investigados 19 pisos del clan de los curas sospechosos de pederastia

Obispos: “Las víctimas son lo primero. Tolerancia cero, esto no admite medianías”

Juan G. Bedoya: Desolación en la Conferencia Episcopal

Doctrina de la Fe ultima su propia investigación, con declaraciones de nuevas víctimas

Los sacerdotes investigados por abusos sexuales compartían un blog en el que predicaban moral

 

José María Castillo conoció la pederastia dentro de la Iglesia hace más de medio siglo. “Ya en tiempos de Pío XII tuve que interceder en el caso de un rector que había abusado de niños”. Lo que ocurría entonces, relata, es que “llegaban avisos de Roma advirtiendo del cuidado que había que tener y del mantenimiento del secreto con estas conductas

José María Castillo conoció la pederastia dentro de la Iglesia hace más de medio siglo. “Ya en tiempos de Pío XII tuve que interceder en el caso de un rector que había abusado de niños”. Lo que ocurría entonces, relata, es que “llegaban avisos de Roma advirtiendo del cuidado que había que tener y del mantenimiento del secreto con estas conductas

Este teólogo, que durante cincuenta años fue jesuíta hasta que decidió abandonar la compañía de Jesús en 2007, ha relatado en “Hora 25″ que la comunidad católica granadína siente estos días mucho malestar, desconcierto y desacuerdo con la Iglesia por cómo se está gestionando este nuevo caso de pederastia en el que ha llegado a interceder dos veces el papa Francisco.

En su opinión, Bergoglio ha marcado un punto de inflexión ante esta lacra que ha comparado con la Inquisición y la Esclavitud que la Iglesia defendió durante siglos. “La actitud del actual Papa es una novedad dentro de la Iglesia ante un problema que viene de muy antiguo. Siempre se ha confundido el tema del pecado con lo que es un delito, asegura.

Castillo advierte de que si el Vaticano no mantiene esta línea de intolerancia ante los casos de pederastia terminará desapareciendo. “Progresivamente irá quedando marginada porque la sociedad va exigiendo más claridad y transparencia y lo que es delictivo no se tolera”

Fuente Cadena SER

General, Iglesia Católica , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.