Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Robert McElroy’

“Dios os ha creado, Dios os ama y está de vuestro lado”: Obispos y fieles estadounidenses firman un manifiesto por la inclusión LGTBI en la Iglesia

Jueves, 28 de enero de 2021

20190701T1124-NY-PRIDE-MASS-593533 (1).JPG.JPGEl monaguillo Angelo Alcasabas prepara el altar durante una “Misa festiva previa al orgullo” anual en la iglesia de San Francisco de Asís en la ciudad de Nueva York el 29 de junio de 2019. (Foto del CNS / Gregory A. Shemitz

Un grupo de obispos y fieles estadounidenses firma un manifiesto por la inclusión LGTBI en la Iglesia

Entre los firmantes, el cardenal Tobin y el arzobispo de Santa Fe

“Jesucristo enseñó el amor, la misericordia y la acogida a todas las personas, especialmente a las que se sentían perseguidas o marginadas de alguna manera; y el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que las personas LGBTI deben ser tratadas con ‘respeto, compasión y sensibilidad”

“Aprovechamos esta oportunidad para decir a nuestros amigos LGBT, especialmente a los jóvenes, que estamos con vosotros y nos oponemos a cualquier forma de violencia, intimidación o acoso dirigido a vosotros”

“Dios os ha creado, Dios os ama y Dios está de vuestra parte”. Un grupo de obispos católicos de Estados Unidos, entre los que se encuentra el cardenal Joseph Tobin, y el arzobispo de Santa Fe, John Weser, han suscrito una declaración de apoyo a la inclusión del colectivo LGTBI en la Iglesia católica.

“Como vemos en los Evangelios, Jesucristo enseñó el amor, la misericordia y la acogida a todas las personas, especialmente a las que se sentían perseguidas o marginadas de alguna manera; y el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que las personas L.G.B.T. deben ser tratadas con ‘respeto, compasión y sensibilidad'”, sostiene la declaración, publicada por la Fundación Tyler Clementi, una organización que lucha contra el acoso LGBTI en las escuelas, los lugares de trabajo y las comunidades religiosas, según relata America.

“Todas las personas de buena voluntad deberían ayudar, apoyar y defender a los jóvenes LGBT, que intentan suicidarse en un porcentaje mucho mayor que sus homólogos heterosexuales; que a menudo no tienen hogar porque sus familias los rechazan; que son rechazados, intimidados y acosados; y que son objeto de actos violentos en un porcentaje alarmante”, continúa la declaración.

El texto añade que “la Iglesia católica valora la dignidad dada por Dios a toda vida humana y aprovechamos esta oportunidad para decir a nuestros amigos LGBT, especialmente a los jóvenes, que estamos con vosotros y nos oponemos a cualquier forma de violencia, intimidación o acoso dirigido a vosotros.”

soy-homosexual-tengo-hijos-soy-catolico1El arzobispo Wester dijo en una entrevista telefónica con America que firmó la declaración porque quería que L.G.B.T. que los jóvenes sepan “vales, tienes valor y eres un hijo de Dios”. “El acoso puede ser especialmente tóxico para los jóvenes que intentan aceptar su orientación sexual, sobre todo cuando ellos u otros malinterpretan las enseñanzas de la Iglesia sobre la homosexualidad y transmiten la idea de que ser gay es en sí mismo un pecado”, relató a America el arzobispo Wester, ex maestro de secundaria.

Con una gran incoherencia, la Iglesia Católica enseña que la homosexualidad es “objetivamente desordenada” y condena los actos sexuales entre personas del mismo sexo como pecaminosos. Pero al mismo tiempo, dice que las personas homosexuales “deben ser aceptadas con respeto, compasión y sensibilidad. Debe evitarse todo signo de discriminación injusta en su relación “. El arzobispo Wester dijo que el joven L.G.B.T. Las personas a veces pueden malinterpretar las enseñanzas de la iglesia sobre la homosexualidad y, como resultado, piensan incorrectamente que, de alguna manera, están aisladas del amor de Dios.

“Tenemos nuestras enseñanzas, que apreciamos y apreciamos, pero esas enseñanzas deben entenderse en el contexto adecuado de amor y misericordia”, dijo. “A veces la gente puede equivocarse: ‘Bueno, si es pecado participar en un acto homosexual, entonces debo ser una persona terrible’. La iglesia no enseña eso y es importante que [los jóvenes] no tengan esa impresión errónea. “ Añadió: “Creo que es trágico que los jóvenes de la L.G.B.T. La comunidad es intimidada y burlada, “llamándola” otra forma de intolerancia y prejuicio que vemos en nuestro país hoy “.

El obispo John Stowe, quien dirige la Diócesis de Lexington, Ken., Le dijo a América que firmó la declaración porque escuchó de exalumnos y estudiantes en las escuelas católicas de su diócesis que dijeron que el acoso de L.G.B.T. Los estudiantes pueden ser un desafío serio. “A veces, los comentarios ofensivos no fueron cuestionados o incluso los profesores se rieron de ellos”, dijo el obispo Stowe en un correo electrónico. “He escuchado de otros L.G.B.T. Católicos que lo que otros estudiantes experimentaron como los mejores años de sus vidas fueron a menudo experiencias traumatizantes para ellos, ya que experimentaron el rechazo social y las preocupaciones sobre el amor de Dios por ellos y si tenían alguna esperanza de salvación. Con demasiada frecuencia, estos estudiantes se han sentido aislados, a veces incluso con miedo de recibir apoyo de sus padres y familiares “.

El año pasado, el obispo Stowe y el arzobispo Wester aparecieron en un video ofreciendo apoyo a la comunidad L.G.B.T. comunidad. Se había programado que asistieran a una conferencia sobre cuidado pastoral y L.G.B.T. personas, organizadas por James Martin, S.J., que fueron reprogramadas debido a la pandemia. (El padre Martin, un editor general de América, ayudó a la Fundación Tyler Clementi a comunicarse con los obispos que podrían estar interesados en firmar la declaración). “Creo que es trágico que los jóvenes de la L.G.B.T. la comunidad es intimidada y se burla de ella “, dijo el arzobispo Wester, y lo llamó” otra forma de intolerancia y prejuicio que vemos en nuestro país hoy “.

Otros obispos que también firmaron la declaración han expresado previamente su apoyo a L.G.B.T. Católicos, incluido el cardenal Tobin. En 2017, habló con un grupo de aproximadamente 100 personas L.G.B.T. Católicos que se reunieron en la Catedral Basílica del Sagrado Corazón de Newark, y en 2019, le dijo a NBC News que encontró que el lenguaje de la iglesia en torno a la homosexualidad era “muy desafortunado” y “hiriente“.

El obispo Robert McElroy, quien dirige la Diócesis de San Diego, también firmó la declaración. En 2016, apoyó la idea de que la iglesia debería disculparse con L.G.B.T. personas por el maltrato histórico y pidiendo que la enseñanza de la iglesia sobre el tema utilice “un lenguaje que sea inclusivo, abarcador [y] pastoral”.

El obispo Steven Biegler de Cheyenne y el obispo Edward Weisenberger de Tucson, así como dos obispos auxiliares jubilados, el obispo Thomas Gumbleton de Detroit y el obispo Dennis J. Madden de Baltimore, también firmaron la declaración.

TCF-Tyler-Memorial-Slide-1840x736La Fundación Tyler Clementi lleva el nombre del estudiante de la Universidad de Rutgers que murió por suicidio en 2010 luego de un acto de intimidación en línea. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los jóvenes lesbianas, gays y bisexuales son intimidados e intentan suicidarse en mayor proporción que sus pares heterosexuales. Los estudiantes trans reportan tasas más altas de acoso, ideación suicida e intentos de suicidio que los estudiantes no transgénero. El C.D.C. dice que las escuelas pueden ayudar a combatir el suicidio fomentando el respeto por los estudiantes y trabajando para reducir la intimidación y el acoso.

Jane Clementi, la madre de Tyler y cofundadora de la fundación, dijo a Estados Unidos que la fundación busca declaraciones afirmativas de los líderes religiosos a L.G.B.T. la juventud porque ha “visto de primera mano lo importante que es tener mensajes positivos en las comunidades religiosas para influir en las personas. Espero que un joven L.G.B.T. La persona leerá esta declaración y se sentirá apoyada, sabrá que no está sola y sabrá que hay miembros de su comunidad de fe que la apoyan ”, dijo Jane Clementi. “Espero que un joven L.G.B.T. La persona leerá esta declaración y se sentirá apoyada, sabrá que no está sola y sabrá que hay miembros de su comunidad de fe que la apoyan ”, dijo Clementi, y agregó que espera que los padres de L.G.B.T. Los niños no se sentirán aislados si pertenecen a tradiciones religiosas que históricamente no apoyan a L.G.B.T. personas.

Este no es el primer esfuerzo de alcance de fe de la Fundación Tyler Clementi. Está organizando una campaña dirigida a los líderes de la tradición bautista del sur y ha tratado de combatir los programas de terapia de conversión basados en la fe. En su sitio web, la fundación dice: “Tratar a las personas LGBTQ como menos valoradas, predicar a las personas LGBTQ y calificar la orientación sexual o la identidad de género de las personas LGBTQ como ‘pecaminosas’ son todos ejemplos potenciales de acoso basado en la religión”.

Hay alrededor de 430 obispos en los Estados Unidos, y con solo ocho que firmaron la declaración, la Sra. Clementi, quien fue criada como católica y que hoy asiste a una iglesia protestante, dijo que espera que otros también la firmen. “Estamos tratando de iniciar una conversación”, dijo, y señaló que la declaración “no va en contra de ninguna enseñanza católica, que he llegado a conocer como un mensaje de amor, misericordia e inclusión. Eso es muy importante para que la iglesia brille ante el mundo”, agregó.

Fuente logoWithTagline

***

Pero mientras esto siga vigente… sólo son gestos, buenos gestos, pero nada más… Y si quiere el papa, puede cambiarlo, como eliminó la Pena de muerte del Catecismo. Querer es poder, Francisco… y no parece que quieras.

En un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sostenían explícitamente, en 2003 (es el último texto oficial publicado al respecto), que “la Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales“.

También, hay que recordar el canon 2357 del Catecismo, que subraya que los comportamientos homosexuales “son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso”.

***

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

James Martin, sj: “Hay cientos, miles de sacerdotes homosexuales que llevan vidas santas

Viernes, 7 de diciembre de 2018

de-financiero-deprimido-a-sacerdote-feliz-la-historia-de-james-martin“Algunos rigoristas me atacan por miedo a la propia sexualidad complicada”, sostiene el jesuita

“Tenemos que ser claros: es falso decir que los sacerdotes homosexuales no pueden vivir el celibato”

(C. Doody/J. M. Vidal).- El jesuita James Martin acaba de publicar en España su libro Tender un puente (GC Loyola). Una invitación a la Iglesia a tratar a las personas LGBT “no como leprosos“, como ha venido haciendo, “sino como hijos amados de Dios”. En esta entrevista, el religioso también tacha de “falso” el relato de que los curas gays no puedan vivir vidas célibes o que sean la raíz de la crisis de los abusos de menores en la Iglesia.

¿Qué pretende con su libro?

Espero que ‘Tender un puente’ ayude a iniciar una conversación en la Iglesia sobre cómo podemos tratar a nuestros hermanos y hermanas LGBT no como leprosos, tal y como la Iglesia ha hecho en el pasado, sino como hijos amados de Dios. El Catecismo es el que mejor lo expresa: estamos invitados a aceptarlos con “respeto, compasión y sensibilidad”.

¿Le agrada o le molesta haberse convertido en icono de la lucha de los derechos LGTBI en el seno de la Iglesia?

Bueno, no me considero así. Más bien, me veo a mí mismo como un jesuita que está haciendo lo que los jesuitas siempre han hecho, y que todos los Papas recientes les han pedido que hagan: acompañar a las personas que están en los márgenes, o en las “periferias”, como dijo el Papa Francisco. Y no hay nadie en la Iglesia católica más marginado que las personas LGBT.

¿Le duele que los rigoristas le ataquen tan duramente?

Sólo unos pocos me han atacado abiertamente. Muchos más han estado abiertos a la discusión, después de haber leído el libro o haber escuchado una de mis conferencias. De hecho, muchos de los ataques provienen de personas que no han leído el libro.

Pero la mayor parte de estos ataques provienen de sitios web supuestamente católicos que provocan odio y homofobia, cuando deberían promover el amor y el respeto. También es importante decir que Tender un puente cuenta con la aprobación oficial de mis superiores jesuitas, que ha sido respaldado por muchos cardenales, arzobispos y obispos, que se basa en los Evangelios y que no contradice en absoluto la doctrina de la Iglesia.

Así que los ataques a veces son desconcertantes. En general, el vilipendio personal y los ataques injustos solían molestarme, pero ahora ya no lo consiguen. Porque, ¿qué tipo de jesuita sería, si permitiera que algunas personas odiosas y homofóbicas online me impidieran amar a los marginados?

¿Hay homofobia en la Iglesia? ¿Más o menos que en las demás instituciones?

Lamentablemente, hay mucha. La mayor parte proviene del miedo: el miedo a las personas que son diferentes, el miedo a escuchar algo nuevo y, a menudo, el miedo a la propia sexualidad complicada.

Probablemente hay más homofobia en la Iglesia católica que otras instituciones porque algunos católicos sienten, erróneamente, que su religión lo justifica. Pero el odio nunca es justificado por el cristianismo. De hecho, Jesús amaba sobre todo a los más marginados.

Pero ese odio está disminuyendo a medida que cada vez más personas se sinceran  respeto a su sexualidad. Y a medida que cada vez más personas se abren o “salen” del armario, la gente empieza a reconocerlos como sus hermanos y hermanas, tías y tíos, sobrinas y sobrinos, y amigos y compañeros de trabajo. El encuentro disminuye el miedo.

¿Le parece justa la ley vaticana que prohibe la entrada en los seminarios de jóvenes con “arraigadas tendencias homosexuales”?

El Vaticano dice que los hombres con “tendencias homosexuales profundamente arraigadas” no deben ingresar en el seminario. Pero los obispos han interpretado esto de tres maneras. Primero, ningún hombre gay debería entrar. Segundo, ningún hombre para quien su sexualidad sea la parte más importante de su personalidad debe ingresar. En tercer lugar, ningún hombre gay que no pueda vivir el celibato debe entrar. Todo lo que puedo decir es que conozco a muchos sacerdotes homosexuales que llevan vidas santas en la Iglesia.

¿Los sacerdotes y obispos homosexuales que hay en la Iglesia (al parecer, muchos) son capaces de cumplir con sus obligaciones de mantener el celibato?

Sí, ¿por qué no lo serían? Ser gay no significa que tengas que ser sexualmente activo. Tenemos que ser claros: es simplemente falso decir que los sacerdotes homosexuales no pueden vivir el celibato. La mejor prueba de ello es el hecho de que hay cientos, si no miles, de sacerdotes gays célibes y miembros castos de órdenes religiosas que llevan vidas entregadas y de servicio a Dios y a la Iglesia.

¿Qué le parece la aseveración de que la homosexualidad es la causa principal del abuso sexual de menores en la Iglesia?

Tenemos que decir que la mayoría de los casos son hombres que se aprovechan de niños y jóvenes varones. Pero esto no significa que todos los sacerdotes gays, o incluso la mayoría, sean abusadores. Es un argumento falso. Solo porque lo sean algunos no significa que todos o la mayoría lo sean. Además, la mayoría de los abusos sexuales ocurre en las familias, y nadie dice que todos los hombres heterosexuales, todos los padres o todos los hombres casados son abusadores. Una vez más, es un estereotipo peligroso que hay que cuestionar.

¿Es verdad que una parte importante de la jerarquía de la Iglesia estadounidense no comulga con el Papa Francisco y está esperando que su pontificado pase como una tormenta de verano?

Es cierto que cierta parte de la jerarquía de los Estados Unidos no favorece las políticas del Papa Francisco. Y a veces me sorprende lo estridente que son algunos de estos obispos. La ironía es que algunos de estos mismos obispos que, durante los pontificados de Juan Pablo y Benedicto, dijeron que nunca se podría estar en desacuerdo con un Papa, ahora estén en desacuerdo constantemente. Es una triste ironía.

*** Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Arrupe Etxea acogerá la presentación en Bilbao del libro de James Martin

Jueves, 29 de noviembre de 2018

tender-un-puente-jpgEl texto aboga por ‘Tender un puente’ entre la Iglesia Católica y la comunidad LGBTI

Para el autor “es muy importante estar fuera del “armario eclesial”

(Grupo Comunicación Loyola).- Luis Mariano González, teólogo y miembro de la asociación cristiana Crismhom (Cristianas y Cristianos de Madrid LGTBI), reflexionará sobre la propuesta del jesuita norteamericano de establecer entre ambos grupos una relación de respeto, compasión y sensibilidad.

La presentación del libro del sello editorial Mensajero, del Grupo de Comunicación Loyola, es una iniciativa de la Comunidad de Vida Cristiana CVX-Arrupe Elkartea, en colaboración con el Centro Loyola Bilbao, y se celebrará el próximo 30 de noviembre en el salón de actos del edificio de la calle Padre Lojendio 2, a las 19 h.

James Martin ha abierto el debate en el seno de la Iglesia Católica sobre la relación con la comunidad LGTBI a través de su último libro Bulding a Bridge. Una profunda reflexión donde aboga por tender un puente entre ambas abriéndose a unas nuevas relaciones de respeto, compasión y sensibilidad.

El libro publicado en Estados Unidos llega a España de la mano del Grupo de Comunicación Loyola, bajo el sello de Mensajero, con el título ‘Tender un puente‘. Cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBTI pueden entablar una relación de respeto, compasión y sensibilidad. Una propuesta “realista y factible” para la iglesia española, según defiende el teólogo y miembro de la asociación cristiana Crismhom (Cristianas y Cristianos de Madrid LGTBI), Luis Mariano González.

Para él, este libro es una invitación al diálogo y así lo compartirá durante la presentación del libro en Bilbao, el próximo 30 de noviembre en Arrupe Etxea, en el salón de actos del edificio de la calle del Padre Lojendio 2, a las 19h. Este acto, iniciativa de la Comunidad de Vida Cristiana CVX-Arrupe Elkartea en colaboración con el Centro Loyola Bilbao, es una oportunidad para continuar creciendo en torno a la propuesta eclesial planteada por James Martin.

El autor, editor de la revista América, intenta trazar con audacia y respeto los caminos que pueden acercar a las dos partes, la iglesia institucional y la comunidad LGTBI, separadas por un gran abismo. Desde la premisa de que la obra del Evangelio no puede realizarse si una parte de la iglesia está esencialmente separada de cualquier otra parte, el jesuita James Martin descubre en las propias palabras del catecismo de la Iglesia Católica los ingredientes necesarios para establecer las relaciones deseables para él: Respeto, compasión y sensibilidad.

invitacion

Su propuesta responde a su enorme inquietud suscitada por la matanza colectiva de 49 personas en una discoteca de referencia entre la comunidad gay de Orlando, Florida. Tras el suceso, en verano de 2016, millones de personas expresaron su apoyo a la comunidad LGTBI, incluidos algunos obispos católicos. Sin embargo, el silencio guardado por una mayoría de los máximos representantes eclesiales fue para él revelador.

“Ponía de manifiesto que la comunidad LGTBI seguía siendo invisible en numerosos círculos de la iglesia. Incluso en medio de la tragedia, sus miembros seguían siéndolo”, reconoce. De este modo, a lo largo del libro, Martin visibiliza a este colectivo poniendo voz a sus miembros a través de sus experiencias y sus inquietudes como creyentes reunidas a lo largo de su intensa labor pastoral y a la vez, iluminando desde el Evangelio cada paso a dar para el encuentro, “en igualdad de corazón”.

En sus argumentos toma de referencia el Evangelio, el Catecismo, el ejemplo de personalidades reconocidas y el ministerio del papa Francisco. Su voz durante una conferencia de prensa en 2016, durante el vuelo de regreso a Roma tras la visita a Georgia y Azerbaiyán, resuena de nuevo en este libro: «Las personas deben ser acompañadas, como las acompañó Jesús. Si una persona en esa situación que usted me plantea se acerca a Jesús, seguro que este no le dirá: “Márchate, porque eres homosexual“».

Para Luis Mariano este encuentro es una oportunidad grande de diálogo y oración. “Es muy importante estar fuera del “armario eclesial, de este modo, los jóvenes de la parroquia que sean LGTBI, podrán socializar y tener referencias de normalidad en las propias comunidades”, asegura. “Será un trabajo lento, pero será fructífero. La Iglesia Católica para evangelizar el mundo LGTBI, necesita de nosotras/os/es como “apóstoles del arcoíris”.

James Martin, Sj, es editor de la revista América, publicada por los jesuitas, y autor de numerosos libros, es colaborador en el Canal Historia, en la BBC y en Radio Vaticano. Se graduó en la Wharton School of Business antes de ingresar en la Compañía de Jesús en 1988.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

“Tender un puente”, de James Martin, SJ, publicado en español.

Martes, 30 de octubre de 2018

tender-un-puente-jpgJames Martin es un sacerdote jesuita que ha publicado “Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad”, un libro que anima a la iglesia católica a abrir sus brazos a la comunidad LGBT.

La orientación sexual de las personas ha generado mucha incomprensión dentro de la Iglesia católica. De hecho, el debate no siempre ha estado a la altura del respeto, compasión y sensibilidad cristiana hacia las personas que forman la comunidad de católicos LGBTI.

Este libro de James Martin, “Tender un puentenos sitúa ante los pilares de un puente necesario entre la comunidad LGTBI y la iglesia institucional. Un puente que todos los católicos debemos construir, porque formamos parte de una misma Iglesia.

Ni “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas LGBT. Llamemos a los católicos gays de una forma que afirme su orientación, y mostrémosles más respeto y compasión. Estos son los cambios que propone para la Iglesia el influyente jesuita James Martin,  colaborador habitual de la revista América, publicada semanalmente por los jesuitas estadounidenses en la que abordan temas sobre el catolicismo y la relación de la iglesia con la vida cultural y política y que son recogidos en un nuevo libro que cuenta con la bendición de los cardenales Kevin Farrell y Joseph Tobin y que anima a la Iglesia Católica a ser más compasiva y respetuosa con la comunidad LGBTQ. Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad es el título del libro, que han asegurado es “Necesario”, “valiente” e “inspirador”.

Tal y como informa Religion News Service, con esas palabras recibieron los dos purpurados el tomo de Martin, Tender un Puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad. A pesar de lo alentador del título del libro, lo cierto es que no apoya ningún cambio de doctrina ni cuestiones tan candentes como el matrimonio igualitario, pero emplea cuatro letras que resultan controvertidas dentro de la religión: no dice “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas “LGBT”.

El cardenal Farrell, recientemente elegido por el Papa Francisco para dirigir la oficina del Vaticano en asuntos de familia y vida, elogió la escritura de Martin: “Es un libro bienvenido y muy necesario, que ayudará a los obispos, sacerdotes y líderes de la iglesia a acompañar más compasivamente a la comunidad LGBT. También ayudará a que los católicos LGBT se sientan más a gusto en lo que es, después de todo, su Iglesia. En demasiadas partes de nuestra Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse mal recibidas, excluidas e incluso avergonzadas”, agregó el cardenal de Newark, Joseph Tobin. El religioso aseguró que “el valiente, profético e inspirador libro del padre Martin marca un paso esencial para invitar a los líderes de la iglesia a ejercer el ministerio con más compasión y a recordar a los católicos LGBT que forman parte de nuestra iglesia como cualquier otro católico”.

El obispo Robert McElory de San Diego, una figura en ascenso en la jerarquía eclesiástica estadounidense, va todavía un poco más lejos al afirmar que los católicos homosexuales también deben ser amados de manera genuina: “El Evangelio exige que los católicos LGBT sean genuinamente amados y atesorados en la vida de la iglesia. Pero no lo son”. McElroy dijo que Martin “nos proporciona el lenguaje, la perspectiva y el sentido de urgencia para reemplazar una cultura de alienación con una cultura de inclusión misericordiosa”.

El propio Francisco provocó una polémica cuando utilizó el término “gay” el año pasado al decir que la Iglesia Católica debería pedir disculpas a las personas LGBT, entre otras, por haberlas “ofendido”. Unas declaraciones que parecían adelantar cambios de actitud en la iglesia, pero que finalmente no se han llegado a materializar realmente.

Los comentarios del Papa se produjeron después de la masacre en un club nocturno gay en Orlando, Florida, el pasado junio, donde resultaron 49 personas muertas. También el libro de Martin surgió de esa tragedia. A James Martin le sorprende la falta de compasión de los obispos estadounidenses con las personas homosexuales, lo que le lleva a profundizar sobre el tema que desarrolla en el libro.

Martin, cuyos libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y temas relacionados han estado en las listas de best-seller, ha escrito a menudo sobre el papel de gays y lesbianas en la iglesia, y sobre la necesidad de darles la bienvenida, por lo que no sorprende que el libro de Martin se haya convertido en un best-seller, puesto que no es la primera vez que logra buenas ventas con libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y otros temas relacionados con la religión, como ya sucediera con The Jesus guide to (almost) everything. A menudo escribe también sobre el papel de los homosexuales en la iglesia y la necesidad de que la iglesia les abra sus brazos definitiva y sinceramente.

“Estaba encantado de que el cardenal Farrell y el cardenal Tobin encontraran el libro útil”, dijo Martin. “Para mí es un recordatorio de que muchos en la jerarquía apoyan un acercamiento más compasivo a los católicos LGBT”.

El autor de Construyendo puentes apoyó que los líderes de la iglesia se dirijan a las personas LGBT por el término que ellos prefieren, y pidió el fin de los despidos indiscriminados de los empleados de la iglesia que son descubiertos como homosexuales o que hacen pública su orientación sexual, y al mismo tiempo pidió a gays y lesbianas que sean considerados y respetuosos con la jerarquía de la Iglesia: ambas partes pueden escuchar y aprender unos de otros.

El pasado 26 de Octubre fue presentado el libro en el Centro Arrupe de Sevilla por el grupo Ichthys Cristianxs lgtbh de Sevilla. Juan V. Fernández, buen amigo de James Martin, se encargó de presentarlo y un vídeo grabado especialmente para la ocasión por el propio Martin, sirvió para introducir el libro y reflexionar sobre su contenido. Os dejamos con el video:

Fuente Loyola Grupo de Comunicación/Ichthys Cristianxs lgtbh de Sevilla/Cristianos Gays

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

El jesuita James Martin pide a la iglesia en su libro “Construyendo un puente” la inclusión de la comunidad LGBT

Martes, 11 de abril de 2017

james-martin-sj-y-la-portada-de-su-nuevo-libroJames Martin es un sacerdote jesuita que ha publicado “Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad”, un libro que anima a la iglesia católica a abrir sus brazos a la comunidad LGBT.

El cardenal de Newark y el cardenal Farrell prologan un nuevo libro de James Martin

Tobin: “En la Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse excluidas e incluso avergonzadas”

“El Evangelio exige que los católicos LGBT sean genuinamente amados”, añade McElroy

(C. Doody/Agencias).- Ni “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas LGBT. Llamemos a los católicos gays de una forma que afirme su orientación, y mostrémosles más respeto y compasión. Estos son los cambios que propone para la Iglesia el influyente jesuita James Martin,  colaborador habitual de la revista América, publicada semanalmente por los jesuitas estadounidenses en la que abordan temas sobre el catolicismo y la relación de la iglesia con la vida cultural y política y que son recogidos en un nuevo libro que cuenta con la bendición de los cardenales Kevin Farrell y Joseph Tobin y que anima a la Iglesia Católica a ser más compasiva y respetuosa con la comunidad LGBTQ. Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad es el título del libro, que han asegurado es “Necesario”, “valiente” e “inspirador”.

Tal y como informa Religion News Service, con esas palabras recibieron los dos purpurados el tomo de Martin, Construyendo Puentes: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad. A pesar de lo alentador del título del libro, lo cierto es que no apoya ningún cambio de doctrina ni cuestiones tan candentes como el matrimonio igualitario, pero emplea cuatro letras que resultan controvertidas dentro de la religión: no dice “homosexuales” ni gente “atraída por el mismo sexo”, sino personas “LGBT”.

El cardenal Farrell, recientemente elegido por el Papa Francisco para dirigir la oficina del Vaticano en asuntos de familia y vida, elogió la escritura de Martin: “Es un libro bienvenido y muy necesario, que ayudará a los obispos, sacerdotes y líderes de la iglesia a acompañar más compasivamente a la comunidad LGBT. También ayudará a que los católicos LGBT se sientan más a gusto en lo que es, después de todo, su Iglesia. En demasiadas partes de nuestra Iglesia, las personas LGBT han sido forzadas a sentirse mal recibidas, excluidas e incluso avergonzadas”, agregó el cardenal de Newark, Joseph Tobin. El religioso aseguró que “el valiente, profético e inspirador libro del padre Martin marca un paso esencial para invitar a los líderes de la iglesia a ejercer el ministerio con más compasión y a recordar a los católicos LGBT que forman parte de nuestra iglesia como cualquier otro católico”.

El obispo Robert McElory de San Diego, una figura en ascenso en la jerarquía eclesiástica estadounidense, va todavía un poco más lejos al afirmar que los católicos homosexuales también deben ser amados de manera genuina: “El Evangelio exige que los católicos LGBT sean genuinamente amados y atesorados en la vida de la iglesia. Pero no lo son”. McElroy dijo que Martin “nos proporciona el lenguaje, la perspectiva y el sentido de urgencia para reemplazar una cultura de alienación con una cultura de inclusión misericordiosa”.

El propio Francisco provocó una polémica cuando utilizó el término “gay” el año pasado al decir que la Iglesia Católica debería pedir disculpas a las personas LGBT, entre otras, por haberlas “ofendido”. Unas declaraciones que parecían adelantar cambios de actitud en la iglesia, pero que finalmente no se han llegado a materializar realmente.

Los comentarios del Papa se produjeron después de la masacre en un club nocturno gay en Orlando, Florida, el pasado junio, donde resultaron 49 personas muertas. También el libro de Martin surgió de esa tragedia. A James Martin le sorprende la falta de compasión de los obispos estadounidenses con las personas homosexuales, lo que le lleva a profundizar sobre el tema que desarrolla en el libro.

Martin, cuyos libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y temas relacionados han estado en las listas de best-seller, ha escrito a menudo sobre el papel de gays y lesbianas en la iglesia, y sobre la necesidad de darles la bienvenida, por lo que no sorprende que el libro de Martin se haya convertido en un best-seller, puesto que no es la primera vez que logra buenas ventas con libros sobre Jesús, la espiritualidad católica y otros temas relacionados con la religión, como ya sucediera con The Jesus guide to (almost) everything. A menudo escribe también sobre el papel de los homosexuales en la iglesia y la necesidad de que la iglesia les abra sus brazos definitiva y sinceramente.

“Estaba encantado de que el cardenal Farrell y el cardenal Tobin encontraran el libro útil”, dijo Martin. “Para mí es un recordatorio de que muchos en la jerarquía apoyan un acercamiento más compasivo a los católicos LGBT”.

El autor de Construyendo puentes apoyó que los líderes de la iglesia se dirijan a las personas LGBT por el término que ellos prefieren, y pidió el fin de los despidos indiscriminados de los empleados de la iglesia que son descubiertos como homosexuales o que hacen pública su orientación sexual, y al mismo tiempo pidió a gays y lesbianas que sean considerados y respetuosos con la jerarquía de la Iglesia: ambas partes pueden escuchar y aprender unos de otros.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Es pecado mortal votar al Partido Demócrata”, advierten desde una parroquia católica de San Diego

Lunes, 7 de noviembre de 2016

30476567930-86993a7312-b_560x280Robert McElroy, obispo de San Diego, desautoriza al boletín parroquial

El material violaría la prohibición en EEUU de que organizaciones religiosas hagan declaraciones políticas

(C. Doody/Infobae).- “¡Es un pecado mortal votar al Partido Demócrata!”. Esa es la advertencia que fue incluida en el boletín parroquial de la iglesia católica de la Inmaculada Concepción en San Diego, estado de California, el pasado 16 de octubre.

El folleto, metido dentro de la hoja de la comunidad aparentemente sin el consentimiento del párroco, fue repartido para crear conciencia de qué debía tenerse en cuenta al momento de acercarse a las urnas el martes día 8. En el texto se incluían temas políticos y otros más sensibles, como el aborto.

Inmediatamente después de la muerte, las almas de aquellos que murieron en estado de pecado mortal descienden al infierno”, continuaba la particular nota. Votar para Hillary Clinton sería, pues, apoyar no sólo el aborto, sino también los matrimonios entre personas del mismo sexo, la eutanasia, la clonación humana y la manipulación genética de embriones.

La advertencia sobre el estado del alma del votante de Clinton fue repetida en otro fascículo insertado en el boletín del 30 de octubre, en el que los activistas también instaban a los fieles a “confesar el pecado” de haber votado a la candidata demócrata.

Para los autores de este material, “el demonio” está detrás de la aspirante a la Casa Blanca. Para eso citan un libro de 1971 escrito por el activista Saul Alinsky en el cual explicaba las “reglas para la radicalización” a las que Clinton, a su vez, aspiraría.

Hillary citó al autor en 2015, cuando habló ante una cumbre mundial de mujeres y afirmó que, en aras de promover un mayor protagonismo femenino en el mundo de hoy, “se han de cambiar códigos culturales profundos, creencias religiosas y prejuicios estructurales”.

No se referiría al aborto en esta ocasión, como alega la propaganda de la parroquia californiana, sino a escollos sociales que impiden que las mujeres tengan acceso a la educación, a apoyos en caso de sufrir violencia machista y a servicios de salud reproductiva.

Por su parte, autoridades de la Iglesia católica en San Diego se mostraron consternados por semejantes consejos electorales en un boletín religioso. Juristas especializados en la temática consultados por el periódico local The Union Tribune señalaron que es muy probable que el material viole las regulaciones del Servicio de Impuestos Internos (IRS) en torno a que organizaciones extentas de impuestos hagan declaraciones oficiales en pro o en contra de un candidato político.

Robert McElroy, el obispo de San Diego, emitió un comunicado en el que afirmó:

“Permítanme reiterar que mientras nosotros tenemos un papel moral de explicar cómo las enseñanzas católicas toman en cuenta ciertos aspectos de la vida pública, no debemos apoyar y no apoyaremos a un candidato específico utilizando medios de comunicación de la feligresía o boletines para favorecer a un postulante o partido”.

Aún no está claro cómo ese artículo fue incluido en el boletín dominical de la parroquia de la Inmaculada Concepción. El portavoz de la diócesis Kevin Eckery indicó que el sacerdote a cargo, Richard Perozich, “no lo revisó ni lo aprobó”. “No es un pecado mortal votar a los demócratas, en primer lugar. Y en segundo término, la Iglesia no toma posiciones en esto”, afirmó Eckery.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.