Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Ted Cruz’

El senador LGTBfóbico Ted Cruz le da Like a una escena de porno bisexual en Twitter

Miércoles, 20 de septiembre de 2017

ted-cruz-AP-368x375Una dosis de hipocresía…

Al senador republicano, homófobo y defensor de la familia tradicional se le cuela un Me Gusta a una escena de porno bisexual en su cuenta de Twitter.

El homófobo senador Ted Cruz es un viejo conocido de esta página. Cruz fue candidato republicano a la nominación para la presidencia, y como al final ganó Trump pues todo el mundo dejó de hablar de Cruz.

Cruz siempre se ha mostrado en contra del colectivo LGTB; lo que llevó a Ellen Page a soltarle una bronca bastante contundente.  Pero también está en contra de todo. El senador llegó a proponer la prohibición de los juguetes sexuales y hasta ¡de la masturbación! porque argumentaba que “no existe el derecho a estimular los genitales de uno mismo con propósitos no medicinales sin relación con la procreación o fuera de las relaciones interpersonales.”

Pues ahora Cruz, que sigue siendo senador por Texas y defensor de la familia tradicional, vuelve a ser noticia por algo bastante surrealista: el pasado 11 de septiembre su cuenta de Twitter le dio Me Gusta a una escena de porno bisexual, compartida por la cuenta Sexuall Posts.

ted-cruz-bi-porn-twitter

El Community Manager de Sexuall Posts, le agradeció el like a Cruz y al cambiar la biografía de la cuenta añadiendo un: “Síguenos para ver el mismo porno que ve Ted Cruz”

sexuallposts-ted-cruz-650x281

Al día siguiente la prensa, preguntó a Cruz por el tema. El senador no intentó explicar que que le hackearon la cuenta como a Santiago Cañizares o a Alfonso Merlos dándole muchos Me Gusta a las fotos del enorme pene de un actor porno. Lo que Ted Cruz ha dicho es que culpa de alguien de su equipo:

Fue un problema dentro del equipo y pasó inadvertido, fue un error, no una acción deliberada. Estamos tratándolo de forma interna, pero fue un error, no hubo una conducta maliciosa.

Claro que sí Ted. A nadie se le ocurriría pensar que te equivocaste de cuenta y le diste Me Gusta a una escena pornográfica, porque todos sabemos que los que más pesados os ponéis con las familias tradicionales y la santidad del matrimonio nunca jamás tenéis nada que ocultar. ¿Verdad?

Fuente | Queerty, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , ,

El pastor evangélico Kevin Swanson dice que el huracán Harvey fue el castigo de Dios a los homosexuales

Jueves, 7 de septiembre de 2017

kevin_swanson_aEl pastor evangélico Kevin Swanson cree que el Harvey fue el castigo a Texas por no aprobar la ley tránsfoba de los lavabos.

Como publicamos hace unos días, después de que el huracán Harvey arrasara Rockport, en Texas, y dejara miles de desplazados y más de 50 muertes, la comentarista y tertuliana profesional patidaria de Trump, Ann Coulter achacó la tragedia a que Houston tuviera una alcaldesa lesbiana… “No creo que el Huracán Harvey sea el castigo de Dios a Houston por elegir a una alcaldesa lesbiana. Pero eso es más creíble que lo del ‘cambio climático’”

Pero Coulter no ha sido la única homófoba en relacionar cosas que no tienen nada que ver para intentar salirse con la suya.

El pastor evangélico Kevin Swanson, al que ya conocemos por decir que Hilary Clinton iba a educar a los niños para ser homosexuales o que La Bella y la Bestia iba a provocar una rebelión de gais y zoofílicos, no ha podido quedarse callado y ha ido corriendo a la radio a decir que la culpa del huracán la tiene el colectivo LGTB y todos aquellos que lo apoyan.

Swanson, que es muy amigo del antiguo candidato a la nominación republicana Ted Cruz, ha sido un poquito más original y en lugar de decir que Dios ha castigado a Texas y Louisiana por la existencia de los homosexuales dice que el huracán ha llegado porque Texas no aprobó una ley tránsfoba de los lavabos como la que tienen en Carolina del Norte: “La semana pasada el estado de Texas falló a la hora de aprobar una ley similar a la ley de los lavabos de Carolina del Norte que habría prevenido que los hombres travestidos usaran los baños de mujeres en el estado de Texas. Dos republicanos no permitieron que la ley se aprobara, querían alentar esa abominación de que los hombres intenten vestirse de mujer en el estado de Texas.

En algún momento de la entrevista que Swanson debió darse cuenta de la tontería que estaba diciendo y señaló que “No decimos que Dios haya enviado el huracán sólo por esto, pero estamos buscando cosas por las que el estado de Texas y la ciudad de Houston deberían arrepentirse. Esperamos que estén prestando atención. Si rechazan a Jesús, si continúan en su pecado, hay una advertencia para ellos. Tienen que tomar nota y darse cuenta de que hay un Dios en el cielo, Él hace sus Juicios y Él pide a la nación que se arrepienta. Y lo está haciendo ahora mismo.

Pero al final acabó diciendo que la culpa era de la alcaldesa lesbiana de Houston: “Es interesante que pase en la ciudad de Houston que, aparentemente, tuvo una alcaldesa muy, muy, muy agresivamente pro-homosexual hasta 2016. Jesús ha enviado un mensaje. Salvo que América se arrepienta, salvo que Houston se arrepienta, todos perecerán.

Esperamos que no le pase como a Tony Perkins, el pastor amigo de Trump que culpó a los homosexuales y al matrimonio igualitario de los desastres naturales… y su casa fue destruida por unas inundaciones.

A todo esto la antigua alcaldesa de Houston, Annise Parker, ha querido responder a toda esta sarta de gilipolleces. Y es que no es la primera vez que algún homófobo utiliza la homosexualidad de Parker para culparla por algún desastre natural (hace un par de años ocurrió lo mismo durante unas inundaciones en el mismo estado). Así que Parker, que tiene ya experiencia lidiando con idiotas, ha respondido a Coulter en Twitter con un simple:

Maldita sea, pensaba que nadie sabía que tengo un súper poder sobre el clima.

Algunos en Twitter le han pedido a Parker si, por favor, puede utilizar su lesbianismo-controla-climas para mantener una temperatura estable, llevarse la humedad o unirse a los X-Men:

Fuente | Huffington PostQueerty, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , ,

Los LGTB republicanos comunican que no apoyan a Donald Trump en su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos

Viernes, 28 de octubre de 2016

log-cabin-republicans-300x300Log Cabin Republicans, el más importante grupo LGTB del Partido Republicano estadounidense, ha anunciado que no apoyará a Donald Trump en las elecciones presidenciales. Aunque hacen una encendida defensa del candidato republicano, al que llegan a calificar como “el más pro-LGTB de la historia del Partido Republicano”, aclaran que su decisión ha sido tomada en consideración al equipo fuertemente LGTBfobo que ha escogido para acompañarle en la carrera presidencial y las medidas que defienden.

Lo cierto es que los derechos LGTB no han sido un tema especialmente recurrente en los debates de la campaña presidencial. Pero sí fue un asunto destacado en la elección del candidato republicano, surgido de una convención que elaboró una plataforma ideológica, para presentar como oferta electoral, que puede considerarse la más anti-LGTB de la historia republicana.

Tanto así, que el propio presidente de Log Cabin Republicans, Gregory T. Angelo, declaró estar “terriblemente enfadado” con esa propuesta, que incluía medidas contrarias al matrimonio igualitario, los derechos de las personas transexuales y la adopción homoparental; además de impedir que se legislasen medidas antidiscriminatorias favorables al colectivo LGTB.

Pero Log Cabin Republicans ha esperado hasta el pasado día 22 para emitir un comunicado en el que declaran que no apoyarán al candidato republicano en su carrera presidencial. Curiosamente, lo hacen mientras lo califican, sin explicar el fundamento, como uno de los candidatos presidenciales de cualquier partido más favorable a los derechos LGTB, pero criticando el equipo fuertemente LGTBfobo del que se ha rodeado —comenzando quizás, con el candidato elegido para optar a la vicepresidencia, Mike Pence— y las medidas que apoyan. Este es el comunicado:

22 de octubre de 2016

“Confía, pero comprueba”.

Así lo advirtió el expresidente Ronald Reagan, que inspiró nuestra fundación en 1977, y es el entendimiento solemne de esa misma instrucción de nuestro presidente número 40 el que obliga a Log Cabin Republicans a negar nuestro apoyo al actual candidato de nuestro Partido.

El Sr. Trump es tal vez el candidato presidencial más pro-LGTB en la historia del Partido Republicano. Sus propuestas sin precedentes a la “comunidad LGBTQ”, una primicia para cualquier candidato de un partido importante en la historia de nuestra nación, son dignas de elogio, y deben servir como un aviso al Partido Republicano de que los días en que era necesario cumplir con un programa anti-LGTB son ahora cosa del pasado.

Pero Log Cabin Republicans se ha percatado desde hace tiempo de que no somos una organización monotemática, ni nuestros miembros son votantes monotemáticos. Incluso si lo fuéramos, la sola retórica respecto a los temas LGTB no equivale a doctrina. Mientras el Sr. Trump hablaba positivamente de la comunidad LGTB en los Estados Unidos, al mismo tiempo se rodeaba de asesores de alto nivel con un historial de oposición a la igualdad LGTB, y se comprometía a apoyar una legislación como la denominada First Amendment Defense Act, a la que Log Cabin Republicans se opone.

En caso de que el Sr. Trump se convirtiera en el próximo presidente de la nación, Log Cabin Republicans aprovecharía la oportunidad de trabajar con su administración para garantizar los avances en la libertad LGTB por los que hemos luchado y asegurar su continuidad.

Hasta que eso no ocurra, nuestra confianza estaría fuera de lugar.

Log Cabin Republicans continuará el resto del ciclo electoral de 2016 comprometido con la preservación y el crecimiento de las mayorías del Partido Republicano en el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Esta falta de respaldo al candidato Trump contrasta con el apoyo que prestó Log Cabin Republicans a Mitt Romney en su carrera contra Barack Obama en 2012. Romney se caracterizó por un discurso marcadamente LGTBfobo, con propuestas como enmendar la Constitución para prohibir el matrimonio igualitario, y con acciones como impedir el registro de los hijos de las familias homoparentales.

Trump y Pence: una opción que se prevé nefasta para los derechos LGTB

BJC9anECAunque lo cierto es que Donald Trump partía de posiciones bastante menos LGTBfobas que las que defendía el que fue su principal contendiente en las primarias republicanas, Ted Cruz, lo cierto es que el ahora candidato no ha dudado en abrazar los postulados contrarios a los derechos LGTB para hacerse con el favor de la derecha republicana más conservadora. Un giro que se hizo evidente cuando Trump sugirió la posibilidad de revertir la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario proponiendo en el futuro a nuevos jueces del Supremo dispuestos a valorar de nuevo la cuestión. Declaraciones que causaron cierta sorpresa en el colectivo LGTB estadounidense, que consideraba que en el tema del matrimonio igualitario Trump era partidario de pasar página.

Semanas después Trump dio algunas esperanzas al activismo LGTB cuando defendió, al ser preguntado por periodistas sobre la ley anti-LGTB de Carolina del Norte, que las personas transexuales pudiesen hacer uso de los baños que mejor se acomodasen a su identidad de género, al tiempo que se lamentó del daño económico que generan este tipo de leyes, que considera innecesarias. Eso sí, a las pocas horas Trump arrojaba un jarro de agua fría sobre esas mismas esperanzas, al asegurar primero que debían ser los estados los que decidieran sobre esta materia, para finalmente completar el giro al apoyar abiertamente la posición de los republicanos de Carolina del Norte y de su gobernador, Pat McCrory, firme defensor de la ley discriminatoria.

De la misma forma, Trump no ha tenido problema ninguno en asumir la plataforma ideológica que los republicanos aprobarob en la convención de Cleveland, considerada la más abiertamente LGTBfoba de la historia. Los puntos incluidos en la plataforma son, a este respecto:

  • Sobre el matrimonio igualitario: rechazo expreso de la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Obergefell v. Hodges, que supuso la extensión del matrimonio igualitario a todo el país. El Partido Republicano considera que las leyes federales solo deben reconocer el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer  y hace un llamamiento expreso a considerar la posible aprobación de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que “devuelva” el control de la regulación matrimonial a los estados.
  • Sobre la adopción homoparental: el Partido Republicano muestra su apoyo a las agencias de adopción religiosas que rechazan a las parejas del mismo sexo, argumentando además de forma expresa que los hijos criados en hogares sin un padre y una madre tienen más posibilidades de consumir drogas, cometer delitos y tener embarazos no deseados.
  • Defensa activa de la denominada First Amendment Defense Act (FADA), una propuesta legislativa que prohibiría sancionar, con independencia de las regulaciones antidiscriminatorias de los estados, a todas aquellas personas y negocios que que se nieguen a prestar servicios a parejas del mismo sexo en base a motivos religiosos.
  • Sobre las denominadas “terapias reparadoras” o “de conversión” para modificar la orientación sexual o la identidad de género, aunque no las menciona de forma expresa, el Partido Republicano defiende el “derecho de los padres” a recurrir las terapias que consideren más adecuadas para sus hijos menores“consistentes con sus valores morales, éticos o religiosos sin discriminación ni castigo”.
  • Sobre los derechos de las personas transgénero: el Partido Republicano expresa su apoyo a legislaciones como la aprobada hace unos meses en Carolina del Norte, que entre otras muchas importantes medidas discriminatorias prohíbe a las personas trans utilizar los baños que corresponden a su identidad de género. También muestra su desacuerdo, sin nombrarlo explícitamente con el final de la prohibición de servir en el Ejército a este colectivo, decidida por la administración Obama y confirmada recientemente, al asegurar estar en contra “de la modificación o de la rebaja de los estándares para satisfacer la agenda no militar impuesta por la Casa Blanca”.
  • Sobre políticas antidiscriminatorias: el Partido Republicano se opone expresamente a incluir la orientación sexual entre las categorías generalmente cubiertas por las regulaciones contra la discriminación.

La elección de Pence confirmó el giro conservador 

Pero sin duda el gesto que de una forma más tajante dejó claro el giro conservador de Trump en materia LGTB fue la elección como candidato a vicepresidente de Mike Pence, gobernador de Indiana, un político cercano a la derecha religiosa que en las primarias republicanas apoyó sin fisuras a Ted Cruz. Opuesto al aborto, a la investigación con células madre, negacionista del cambio climático y cercano al creacionismo, en el año 2000, durante su campaña para ser elegido congresista, llegó a proponer que se utilizasen fondos destinados a ayudar a personas con VIH para sufragar a organizaciones que promovieran las “terapias reparadoras” entre aquellos que quisiesen modificar su orientación sexual.

No es de extrañar, pues, que su momento de mayor protagonismo como gobernador viniese precisamente de la mano de su oposición a los derechos LGTB. En marzo de 2015, Mike Pence sancionaba orgulloso una ley, aprobada por la legislatura del estado (también bajo control republicano) cuyo objetivo era impedir que entes locales o el propio estado pudiesen aprobar normativas antidiscriminatorias que afectasen a la “libertad religiosa”, eufemismo que suponía la legalización de la discriminación contra las personas LGTB. Un acto en el que Pence quiso rodearse de numerosos líderes religiosos, algunos de ellos virulentamente homófobos.

La norma, sin embargo, provocó una intensísima reacción social en su contra, que amenazaba con afectar seriamente la economía del estado y que de hecho dejó tocada su imagen. Mike Pence se vio obligado a promover una norma adicional que clarificara los límites de la ley e impidiese la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual.

“No” a las órdenes contra la discriminación

Pence era el encargado, hace pocos días, de anunciar en una entrevista que una de las medidas que Trump adoptaría sería anular las órdenes ejecutivas que impiden discriminar a las personas LGTB, al considerar que suponen una intromisión en la libertad de los estados. Obama, recordemos, ha firmado dos importantes órdenes e  tanto a las empresas que tengan o que aspiren a firmar contratos con la administración federal (firmada en 2014) como a las escuelas que reciben fondos federales (emitida hace pocos meses, como reacción a la ley LGTBfoba de Carolina del Norte, y que se encuentra en estos momentos sometida a escrutinio judicial).

El propio Trump, de hecho, acababa con cualquier esperanza de una presidencia “neutra” en materia LGTB al anunciar en septiembre que no tendría inconveniente en rubricar la FADA, y legalizar de esta forma la discriminación contra las personas LGTB en base a argumentos religiosos, si finalmente resultase aprobada por un Congreso de mayoría republicana.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

El multimillonario abiertamente gay Peter Thiel dona 1,25 millones de dólares a la campaña de Donald Trump

Sábado, 22 de octubre de 2016

Peter_Thiel_(2014)Peter Thiel, el multimillonario republicano y abiertamente gay que ya apoyó a Donald Trump en la pasada convención republicana, hará una donación de 1,25 millones de dólares a la campaña del candidato republicano a la Casa Blanca. Poco parece importarle a Thiel el grave retroceso en materia LGTB que una presidencia de Trump puede suponer. Su propio candidato a vicepresidente, Mike Pence, anunciaba hace unos días que una de las medidas que Trump tomará, en caso de ser presidente, será anular las ordenes ejecutivas federales que hacen más difícil discriminar a las personas LGTB.

La intervención de Peter Thiel en la convención republicana, recordemos, fue uno de los elementos que contribuyeron a “dulcificar” el perfil de Trump en materia LGTB. Thiel, conocido sobre todo por ser uno de los confundadores de PayPal y el primer gran inversor en Facebook (compañía de la que es uno de los principales directivos), se define como libertario, pero no ha dudado en apoyar a todos y cada uno de los últimos candidatos republicanos a la Casa Blanca pese a carecer de ese perfil. También lo ha hecho ahora, y con fuerza, con Donald Trump.

Thiel fue, de hecho, el primer orador de la historia de las convenciones republicanas que proclamó abiertamente su orgullo de ser gay y republicano. Tras esa primera frase, su intervención poco tuvo que ver sin embargo con la defensa de los derechos LGTB, a los que de hecho quitó importancia. “Cuando yo era un niño, el gran debate era sobre cómo derrotar a la Unión Soviética. Y ganamos. Ahora se nos dice que el gran debate es sobre quién usa cada cuarto de baño. Eso es una distracción de nuestros problemas reales. ¿A quién le importa?”, se preguntó entonces, en referencia a la polémica sobre la ley anti-LGTB de Carolina del Norte. Como entonces dijimos, al hacernos eco de la noticia, se trata de una pregunta bastante tramposa: es realmente a su partido al que más parece importar el tema, hasta el punto de promover de forma expresa una ley para, entre otras cosas, prohibir a las personas trans usar los baños públicos que corresponden a su identidad de género.

Thiel, por otra parte, no tuvo problema en reconocer que apoya al Partido Republicano pese a que la plataforma política aprobada en la convención de Cleveland es abiertamente anti-LGTB. “No coincido con todos los puntos que recoge nuestra plataforma. Pero las falsas guerras culturales solo nos distraen de nuestro declive económico”, aseguró, volviendo a minimizar la importancia de los derechos LGTB en el debate político.

Trump y Pence: una opción que se prevé nefasta para los derechos LGTB

BJC9anECAunque lo cierto es que Donald Trump partía de posiciones bastante menos LGTBfobas que las que defendía el que fue su principal contendiente en las primarias republicanas, Ted Cruz, lo cierto es que el ahora candidato no ha dudado en abrazar los postulados contrarios a los derechos LGTB para hacerse con el favor de la derecha republicana más conservadora. Un giro que se hizo evidente cuando Trump sugirió la posibilidad de revertir la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario proponiendo en el futuro a nuevos jueces del Supremo dispuestos a valorar de nuevo la cuestión. Declaraciones que causaron cierta sorpresa en el colectivo LGTB estadounidense, que consideraba que en el tema del matrimonio igualitario Trump era partidario de pasar página.

Semanas después Trump dio algunas esperanzas al activismo LGTB cuando defendió, al ser preguntado por periodistas sobre la ley anti-LGTB de Carolina del Norte, que las personas transexuales pudiesen hacer uso de los baños que mejor se acomodasen a su identidad de género, al tiempo que se lamentó del daño económico que generan este tipo de leyes, que considera innecesarias. Eso sí, a las pocas horas Trump arrojaba un jarro de agua fría sobre esas mismas esperanzas, al asegurar primero que debían ser los estados los que decidieran sobre esta materia, para finalmente completar el giro al apoyar abiertamente la posición de los republicanos de Carolina del Norte y de su gobernador, Pat McCrory, firme defensor de la ley discriminatoria.

De la misma forma, Trump no ha tenido problema ninguno en asumir la plataforma ideológica que los republicanos aprobarob en la convención de Cleveland, considerada la más abiertamente LGTBfoba de la historia. Los puntos incluidos en la plataforma son, a este respecto:

  • Sobre el matrimonio igualitario: rechazo expreso de la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Obergefell v. Hodges, que supuso la extensión del matrimonio igualitario a todo el país. El Partido Republicano considera que las leyes federales solo deben reconocer el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer  y hace un llamamiento expreso a considerar la posible aprobación de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que “devuelva” el control de la regulación matrimonial a los estados.
  • Sobre la adopción homoparental: el Partido Republicano muestra su apoyo a las agencias de adopción religiosas que rechazan a las parejas del mismo sexo, argumentando además de forma expresa que los hijos criados en hogares sin un padre y una madre tienen más posibilidades de consumir drogas, cometer delitos y tener embarazos no deseados.
  • Defensa activa de la denominada First Amendment Defense Act (FADA), una propuesta legislativa que prohibiría sancionar, con independencia de las regulaciones antidiscriminatorias de los estados, a todas aquellas personas y negocios que que se nieguen a prestar servicios a parejas del mismo sexo en base a motivos religiosos.
  • Sobre las denominadas “terapias reparadoras” o “de conversión” para modificar la orientación sexual o la identidad de género, aunque no las menciona de forma expresa, el Partido Republicano defiende el “derecho de los padres” a recurrir las terapias que consideren más adecuadas para sus hijos menores“consistentes con sus valores morales, éticos o religiosos sin discriminación ni castigo”.
  • Sobre los derechos de las personas transgénero: el Partido Republicano expresa su apoyo a legislaciones como la aprobada hace unos meses en Carolina del Norte, que entre otras muchas importantes medidas discriminatorias prohíbe a las personas trans utilizar los baños que corresponden a su identidad de género. También muestra su desacuerdo, sin nombrarlo explícitamente con el final de la prohibición de servir en el Ejército a este colectivo, decidida por la administración Obama y confirmada recientemente, al asegurar estar en contra “de la modificación o de la rebaja de los estándares para satisfacer la agenda no militar impuesta por la Casa Blanca”.
  • Sobre políticas antidiscriminatorias: el Partido Republicano se opone expresamente a incluir la orientación sexual entre las categorías generalmente cubiertas por las regulaciones contra la discriminación.

La elección de Pence confirmó el giro conservador 

Pero sin duda el gesto que de una forma más tajante dejó claro el giro conservador de Trump en materia LGTB fue la elección como candidato a vicepresidente de Mike Pence, gobernador de Indiana, un político cercano a la derecha religiosa que en las primarias republicanas apoyó sin fisuras a Ted Cruz. Opuesto al aborto, a la investigación con células madre, negacionista del cambio climático y cercano al creacionismo, en el año 2000, durante su campaña para ser elegido congresista, llegó a proponer que se utilizasen fondos destinados a ayudar a personas con VIH para sufragar a organizaciones que promovieran las “terapias reparadoras” entre aquellos que quisiesen modificar su orientación sexual.

No es de extrañar, pues, que su momento de mayor protagonismo como gobernador viniese precisamente de la mano de su oposición a los derechos LGTB. En marzo de 2015, Mike Pence sancionaba orgulloso una ley, aprobada por la legislatura del estado (también bajo control republicano) cuyo objetivo era impedir que entes locales o el propio estado pudiesen aprobar normativas antidiscriminatorias que afectasen a la “libertad religiosa”, eufemismo que suponía la legalización de la discriminación contra las personas LGTB. Un acto en el que Pence quiso rodearse de numerosos líderes religiosos, algunos de ellos virulentamente homófobos.

La norma, sin embargo, provocó una intensísima reacción social en su contra, que amenazaba con afectar seriamente la economía del estado y que de hecho dejó tocada su imagen. Mike Pence se vio obligado a promover una norma adicional que clarificara los límites de la ley e impidiese la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual.

“No” a las órdenes contra la discriminación

Pence era el encargado, hace pocos días, de anunciar en una entrevista que una de las medidas que Trump adoptaría sería anular las órdenes ejecutivas que impiden discriminar a las personas LGTB, al considerar que suponen una intromisión en la libertad de los estados. Obama, recordemos, ha firmado dos importantes órdenes e  tanto a las empresas que tengan o que aspiren a firmar contratos con la administración federal (firmada en 2014) como a las escuelas que reciben fondos federales (emitida hace pocos meses, como reacción a la ley LGTBfoba de Carolina del Norte, y que se encuentra en estos momentos sometida a escrutinio judicial).

El propio Trump, de hecho, acababa con cualquier esperanza de una presidencia “neutra” en materia LGTB al anunciar en septiembre que no tendría inconveniente en rubricar la FADA, y legalizar de esta forma la discriminación contra las personas LGTB en base a argumentos religiosos, si finalmente resultase aprobada por un Congreso de mayoría republicana.

Los homocon y Trump, alineados contra el islam

Es este contexto, precisamente, en el que personajes como Peter Thiel han anunciado su apoyo incondicional a Trump, el candidato por el que por otra parte la corriente homocon de gais conservadores afines al Partido Republicano siempre ha mostrado sus preferencias, y con el que comparte el argumentario que sitúa al islam (y no a la derecha religiosa estadounidense) como principal enemigo de la causa LGTB.

No es casualidad, de hecho, que coincidiendo con la convención republicana que encumbró a Trump tuviera lugar un evento de apoyo a su candidatura por parte de un grupo (ciertamente pequeño) de personas LGTB. Los dos principales oradores fueron Milo Yiannopoulos, un columnista conservador abiertamente gay, protagonista de varias polémicas en redes sociales, y la activista antimusulmana Pamela Geller. En el evento, por cierto, estuvo también presente el holandés Geert Wilders, líder del islamófobo Partido por la Libertad (PVV).

La intervención de Yiannopoulos, del que son bien conocidas sus opiniones contra el feminismo y el islam, resumió a la perfección el núcleo actual del ideario homocon: el Partido Demócrata no ha hecho nada por los gais, sino que por el contrario ha abierto el país a los musulmanes, enemigos de los derechos LGTB, y Trump es el candidato más pro-LGTB de la historia estadounidense.

pegatina-homofoba-seguidor-trumpTampoco parece importar a esta gente las cada vez menos disimulada homofobia del grueso de los seguidores de Trump, a la que hacíamos alusion hace pocos días, al referirnos a los feroces insultos hacia el periodista abiertamente gay Anderson Cooper, y que también está siendo protagonista estos días en medios LGTB estadounidenses al hacer viral una fotografía de una pegatina homófoba en la parte trasera del coche de un orgulloso seguidor de Trump:

¿Conseguirá Trump llegar a la presidencia con la ayuda de Thiel y de los homocon? ¿Si es así, con qué tipo de medidas “agradecerá” la administración Trump su contribución? El próximo 8 de noviembre comenzaremos a conocer las temidas respuestas…

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Donald Trump sorprende defendiendo el derecho de las personas trans a usar el baño que consideren más apropiado a su identidad

Lunes, 25 de abril de 2016

BJC9anECLas cada vez más numerosas críticas a la ley anti-LGTB de Carolina del Norte han llegado este jueves de donde menos se esperaba. Donald Trump, el candidato que cuenta en estos momentos con más delegados en la lucha por la nominación republicana a la Casa Blanca, ha defendido que las personas transexuales puedan hacer uso de los baños que mejor se acomoden a su identidad de género. Trump se ha lamentado además del daño económico que generan este tipo de leyes, que considera innecesarias.

Como hemos venido informando en las últimas semanas, la absurda polémica sobre el uso de los cuartos de baño públicos por las personas transexuales y la transfobia incendiaria que genera están sirviendo de excusa para que en los estados más conservadores de los Estados Unidos prosperen normativas encaminadas a hacer posible la discriminación de las personas LGTB en muy diversos aspectos. Es lo que ha sucedido en Carolina del Norte, cuya ley anti-LGTB, aprobada con carácter de urgencia y casi sin discusión parlamentaria, está encontrando una fuerte contestación social y puede suponer la pérdida de importantes inversiones económicas.

Leyes, por cierto, que son aprobadas gracias al control republicano de las correspondientes legislaturas estatales. Es por eso que resultan especialmente significativas las declaraciones de Donald Trump, sorprendentemente revestidas de una sensatez que parece escasear entre los políticos del partido por el cual quiere ser elegido candidato a presidente. Ha sido en una intervención en el programa Today, de la NBC. A una pregunta que una usuaria de Twitter le hacía sobre la ley de Carolina del Norte, Trump respondía expresando abiertamente su desacuerdo, dado que el supuesto problema que supone el uso de baños acordes a su identidad de género por personas transexuales no es tal. “Ha habido muy pocas quejas tal y como ha sido hasta ahora”, argumentó. El candidato republicano insistió en que lo único que estaba consiguiendo esta ley era atraer un castigo económico sobre el estado. Para Trump, la mejor política en este caso es “dejar las cosas estar” y que las personas transexuales usen los baños que simplemente consideren más apropiados.

A continuación uno de los periodistas que conducían el acto preguntó a Trump si tenía en plantilla a alguna persona transexual, a lo que este contestó que no lo sabía, pero que posiblemente así fuese. Para que no quedase sombra de duda sobre el sentido de las palabras de Trump, el periodista insistió con un ejemplo. “Entonces, si Caitlyn Jenner visitase la Trump Tower y quisiera usar el baño, ¿vería usted bien que pudiese usar el baño que quisiese?”, le preguntaron. “Es correcto”, confirmó Trump:

Cuando el tuerto es el rey en el país de los ciegos…

Las declaraciones del magnate han sido inmediatamente criticadas por su principal rival en las primarias republicanas, el senador por Texas Ted Cruz, que en un mitin celebrado pocas horas después insistía abiertamente en que “no se debe permitir a hombres adultos que compartan baños con niñas pequeñas”, el actual mantra de los opositores a los derechos LGTB, y acusaba a Trump de compartir en este punto la misma posición que Barack Obama o Hillary Clinton:

Ted Cruz, conviene precisar, es el candidato republicano más estrechamente vinculado a la derecha religiosa, y es considerado unánimemente como un ultraconservador en materia moral. De hecho, la posición más “liberal” de Trump en esta materia no supone una especial sorpresa. A diferencia de Cruz, Trump nunca se ha caracterizado por una especial oposición a los derechos LGTB. Cuando se produjo el encarcelamiento de Kim Davis, la funcionaria de Kentucky que se negaba a permitir que en su condado se emitiesen licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo, Trump llegó a asegurar que el matrimonio igualitario era ya ley, y que por tanto si Davis no quería emitir estas licencias debería haber permitido que sus funcionarios lo hicieran. Un posicionamiento pragmático, que contrastaba con las manifestaciones de apoyo incondicional a Davis por parte de sus oponente republicanos, y muy especialmente de Ted Cruz.

Donald Trump también se ha manifestado en contra de que las empresas privadas puedan despedir a trabajadores por el mero hecho de ser homosexuales, aunque lo ha hecho de forma ambigua y por supuesto sin comprometer un apoyo formal a una posible ley antidiscriminatoria (la Ley de No Discriminación en el Empleo, también conocida como “ENDA” por sus siglas en inglés), que pese a llevar más de dos décadas en discusión aún no ha podido ser aprobada. Y en el pasado, antes de entrar abiertamente en política, Trump ya había demostrado una “cierta sensibilidad” ante la realidad trans, cuando como propietario de la marca Miss Universo aceptó en 2012 readmitir a Jenna Talackova después de haber sido excluida por ser una mujer transexual. Miss Universo, de hecho, modificó sus reglas para permitir a partir de ese momento la participación de mujeres transexuales en todas sus competiciones.

Una trayectoria sin duda menos hostil a los derechos LGTB que la de Cruz, que sin embargo se vio nublada hace varias semanas cuando Trump, en un guiño al sector más conservador de los republicanos, sugirió la posibilidad de revertir la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario… proponiendo en el futuro a nuevos jueces del Supremo dispuestos a valorar de nuevo la cuestión.

Sea como sea, resulta fuera de duda de que si se trata de elegir entre lo malo y lo peor, en materia LGTB desde luego Trump es preferible a Cruz. Dos políticos que libran una batalla cuyo resultado es muy posible que no se decida hasta la misma convención republicana, donde pese a su condición de favorito si Trump no ha sido capaz de reunir los 1.237 delegados que le aseguran la nominación en primera ronda todo puede suceder (el establishment republicano, no lo olvidemos, desprecia a Trump y cada vez son más las voces que se escuchan en el partido en favor de una alianza que evite su nominación, sea en favor de Cruz e incluso en favor de un “tapado” que no haya participado en las primarias).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Donald Trump, a favor de revertir la sentencia del Supremo sobre el matrimonio igualitario… promoviendo a nuevos jueces dispuestos a hacerlo

Viernes, 5 de febrero de 2016

BJC9anECHasta hace unos días, Donald Trump era considerado el “menos antigay” de entre los candidatos con posibilidades reales de ganar la nominación republicana para las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Una impresión que se ha venido abajo después de las declaraciones de este domingo a Fox News, en las que el favorito del bando republicano ha mostrado su intención de revertir la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario… proponiendo en el futuro a nuevos jueces del Supremo dispuestos a valorar de nuevo la cuestión.

“Es algo sobre lo que se ha sentenciado, está ahí”, respondió, al ser preguntado sobre la cuestión. “Si soy elegido seré muy firme a la hora de promover al Tribunal a jueces que puedan cambiar las cosas, pero es un camino muy largo”, advirtió. “Yo no estoy de acuerdo con el Tribunal [Supremo], debería ser una cuestión que decidiesen los estados”, aclaró.

Para entender el sentido de las palabras de Donald Trump, hay que tener en cuenta que el de juez del Tribunal Supremo es un cargo vitalicio. Cuando una de las nueve vacantes queda libre, ya sea por fallecimiento, retiro voluntario o impeachment, es el presidente el que propone un candidato, que debe recibir el visto bueno del Senado por mayoría simple. De hecho, se considera que la elección de jueces del Tribunal Supremo es uno de los más importantes legados que un presidente deja una vez acaba su mandato. De los actuales miembros del alto tribunal, dos fueron nominados por Ronald Reagan, dos por Bill Clinton, uno por George Bush padre, dos por George Bush hijo y dos por Barack Obama. Y aunque no siempre los jueces se alinean con las posiciones supuestamente más próximas al ideario de los presidentes que los nominaron (Anthony Kennedy, ponente del fallo en Obergefell v. Hodges, que supuso la extensión del matrimonio igualitario a todo el país, fue nominado por Reagan), es indudable que proponer a un juez con un perfil más o menos conservador es importante cara al equilibrio final.

Volviendo a Trump, pese a su perfil extremista en multitud de cuestiones, lo cierto es que en materia LGTB el magnate ha preferido huir de la polémica. Cuando se produjo el encarcelamiento de Kim Davis, la funcionaria de Kentucky que se negaba a permitir que en su condado se emitiesen licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo, Trump llegó a asegurar que el matrimonio igualitario era ya ley, y que por tanto si Davis no quería emitir estas licencias debería haber permitido que sus funcionarios lo hicieran. Un posicionamiento pragmático, que contrastaba con las manifestaciones de apoyo incondicional a Davis por parte de sus oponente republicanos, y muy especialmente del que hoy se adivina como su principal rival, Ted Cruz. Donald Trump también se ha manifestado en contra de que las empresas privadas puedan despedir a trabajadores por el mero hecho de ser homosexuales, aunque lo ha hecho de forma ambigua y por supuesto sin comprometer un apoyo formal a una posible ley antidiscriminatoria (la Ley de No Discriminación en el Empleo, también conocida como “ENDA” por sus siglas en inglés), que pese a llevar más de dos décadas en discusión aún no ha podido ser aprobada.

Es por eso que las declaraciones de Donald Trump a Fox News han causado cierta sorpresa en el colectivo LGTB estadounidense, que consideraba que al menos en el tema del matrimonio igualitario Trump había pasado página. Algo que las bases republicanas más vinculadas a la derecha religiosa, cuyo candidato favorito parece Ted Cruz, no han hecho. Quizá sea precisamente en este contexto en el que las palabras de Trump puedan entenderse mejor: a las puertas del inicio de las primarias en Iowa, donde Cruz es muy popular entre las bases republicanas y parece el único capaz de hacerle sombra (una duda que se resolverá en solo unas horas).

Sus oponentes, aún peor…

Lo cierto, en cualquier caso, es que si de respeto a los derechos LGTB hablamos tampoco hay mucho donde elegir en el Partido Republicano. Especialmente preocupante es el apoyo expreso que ocho de los candidatos a ganar la nominación (Jeb Bush, Ben Carson, Ted Cruz, Carly Fiorina, Rand Paul, Marco Rubio, Rick Santorum y Mike Huckabee) han dado al proyecto de Ley de Defensa de la Primera Enmienda (First Amendment Defense Act o “FADA”), una propuesta republicana que tiene como objeto impedir por ley que la administración federal exija a las empresas que tengan o que aspiren a firmar contratos con ella no discriminar a sus empleados por razones de orientación sexual o identidad de género. Una exigencia que la actual administración federal mantiene gracias a una orden ejecutiva firmada por Obama en julio de 2014, precisamente debido al enésimo fracaso de la ENDA en el Congreso.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EE. UU.: El Pastor Kevin Swanson dice que la mayoría de niños se “volverán” homosexuales si Hillary Clinton gana las elecciones

Lunes, 4 de enero de 2016

kevin_swanson_aEl pastor Kevin Swanson, quien tiene vínculos con los candidatos presidenciales republicanos Ted Cruz y Mike Huckabee, ha afirmado que la aspirante demócrata a la presidencia de EE. UU., Hillary Clinton, “volverá gays a la mayoría de niños estadounidenses”.

En su programa de radio Generations Radio acusó a Hillary de querer continuar con “el patrón destructivo del tejido social de la nación y de la familia” y alegando que para el año 2030 “habrá un 75 por ciento de los niños nacidos fuera del matrimonio y de madres solteras”.

Una “mayoría enorme de niños estadounidenses se volverá hacia la homosexualidad, a la destrucción de la sexualidad con los hábitos de la pornografía, el divorcio ilegítimo, unas tasas de cohabitación 30 veces más de lo que eran en 1970 y así sucesivamente”, ha afirmado el pastor, asegurando que “esa es la dirección a la que el país se encamina en estos momentos”.

Además de estas palabras, con las que no apoyó con ningún dato aparte de sus pensamientos, Swanson manifestó que para evitar el destino de profetiza, sería necesario “mantener a los niños fuera de las escuelas públicas, y por lo menos podemos sacar una pequeña generación minoritaria de niños que se entrenen con una manera de pensar bíblica”.

Hace poco más de un mes, Swanson manifestó que “para decenas de millones de padres sería mejor que una piedra de molino colgara alrededor del cuello de sus hijos y los hundieran en el fondo del mar” antes que permitirles leer los libros de Harry Potter o ver la película infantil Cómo entrenar a tu dragón.

Dias después, organizó un evento en el que pidió al Gobierno que ejecutara a todas las personas homosexuales y al que asistieron los candidatos republicanos Cruz y Huckabee, quienes no se han pronunciado sobre las extremistas declaraciones de este pastor.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , ,

Kim Davis es una de las candidatas a “Persona del Año” de la revista TIME

Viernes, 11 de diciembre de 2015

davis31La funcionaria homófoba de Kentucky podría ser elegida “Persona del Año” de TIME. La publicación aclara que se busca a la persona “más influyente” en las noticias, sea por su aspecto positivo o negativo.

La infame funcionaria estadounidense Kim Davis “competirá” por el galardón de “Person of Year 2015” de la revista TIME. Aunque los últimos responsables de la elección son los editores de la revista, “eso no significa que los lectores no deban expresar su opinión”, aseguran. En este sentido, la publicación anima a que los lectores emitan su voto a favor de la persona que consideren “más influyentes en las noticias este año, para bien o para mal”. Según se indica desde TIME, las votaciones se cerrarán a las 11:59 pm del 6 de diciembre, aunque la “Persona del Año” se dará a conocer el día 9.

Parece poco probable, sin embargo, que TIME se decante por Davis y que esta acabe protagonizando la portada de esta histórica cabecera estadounidense en calidad de “Persona del Año 2015”. Entre el resto de candidatos se encuentran el CEO de Apple, Tim Cook, y la deportista Caitlyn Jenner (su salida del armario como mujer transexual conmocionó a los EEUU, e incluso fue portada en junio de la revista Vanity Fair). Los candidatos presidenciales demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton aspiran igualmente al premio, junto a JK Rowling, la autora de la saga de libros de Harry Potter. Entre los aspirantes homófobos se encuentran, además de Kim Davis, nombres como los de los republicanos Ted Cruz, Marco Rubio, Ben Carson o Donald Trump.

Davis, símbolo de la comunidad reaccionaria de los Estados Unidos

“Emitir una licencia matrimonial que entra en conflicto con la definición divina de matrimonio, con mi nombre en ella, viola mi conciencia. No es un tema inocuo para mí. Se trata del cielo o del infierno”, expresaba en un comunicado Kim Davis, secretaria del condado de Rowan (Kentucky) para justificar su negativa a acatar la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que consideró contrario a la Constitución prohibir el matrimonio igualitario. Debido a esta actitud, al margen de la ley, la funcionaria fue encarcelada por un delito de desacato. No obstante, sería liberada poco tiempo después con la condición de no seguir impidiendo las bodas entre personas del mismo sexo, aunque Kim Davis afirmó que los trabajadores de su oficina podrán seguir expidiendo licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo pero que ella no las firmaría, dando a entender que carecerían así de validez.

Desde los sectores más reaccionarios y LGTBfóbicos estadounidenses se ha llegado a catalogar a Davis como una especie de adalid de la libertada religiosa. La hipocresía de muchos de los que la han apoyado, en cualquier caso, les hace ignorar que la vida de esta funcionaria no parece reflejar la “santidad” del matrimonio: divorciada tres veces, casada cuatro (dos de ellas con el mismo marido), tuvo dos hijos fuera del matrimonio… Fue hace cuatro años cuando se refugió en la religión y se convirtió en una “cristiana renacida”.

Desde el bufete de abogados que representa a Kim Davis han pedido a los lectores de TIME que voten por ella, preguntando retóricamente: “¿Quién más que Kim Davis ha influido en las noticias en el último año? Kim Davis inspiró a una nación y al mundo para luchar por la libertad religiosa cuando eligió una celda de prisión en lugar de sacrificar su conciencia”.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La funcionaria homófoba de Kentucky será liberada pero no podrá seguir impidiendo las bodas entre personas del mismo sexo

Miércoles, 9 de septiembre de 2015

davis31Kim Davis, la secretaria del condado de Rowan (en Kentucky, Estados Unidos) que fue encarcelada hace pocos días por impedir la emisión de licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo podrá abandonar la prisión siempre y cuando no obstaculice la emisión de estas por sus subordinados. Veremos si Davis, que con su empeño en convertirse en “mártir cristiana” ha generado todo un circo mediático a su alrededor (al menos dos precandidatos republicanos a la presidencia habían anunciado ya su intención de visitarla en prisión), cumple la orden del juez…

Hace pocos días contábamos la historia con todo lujo de detalles, pero todo se reduce, en definitiva, a que Davis, la persona encargada de emitir las licencias de matrimonio en su condado no solo se negaba, sino que además no permitía que sus subordinados lo hicieran. “Emitir una licencia matrimonial que entra en conflicto con la definición divina de matrimonio, con mi nombre en ella, viola mi conciencia. No es un tema inocuo para mí. Se trata del cielo o del infierno”justificaba Kim Davis en un comunicado propio de una funcionaria de un régimen teocrático. Al ser preguntada directamente por una pareja del mismo sexo sobre bajo qué autoridad les negaba su solicitud, respondía que “bajo la autoridad de Dios”.

El juez federal David Bunning, que llegó a ofrecer a Davis la posibilidad de evitar la cárcel si accedía a que sus subordinados emitiesen las licencias de matrimonio (a lo que se negó) decretó finalmente su ingreso en prisión por un delito de desacato.

Ahora, unos días después, Bunning emite una nueva orden que directamente impone a Kim Davis dicha obligación. La secretaria del condado (un cargo electivo, lo que hace virtualmente imposible su despido) no podrá interferir “de ninguna forma, ni directa ni indirectamente” la emisión de licencias por los funcionarios de su oficina:

Como explicamos en nuestra anterior entrada, la rebelión de Kim Davis (una “cristiana renacida” hace cuatro años tras una trayectoria que no puede definirse precisamente como de respeto a la “santidad” del matrimonio) es ya todo un símbolo de la resistencia de la derecha religiosa estadounidense contra el matrimonio igualitario. Las manifestaciones de apoyo se han sucedido frente al centro de detención en el que Davis ha permanecido estos días, y hasta dos de los precandidatos republicanos a la Casa Blanca (Ted Cruz y Mike Huckabee) habían anunciado ya su intención de visitar a Davis en prisión para transmitirle su apoyo. Una postura que contrasta, curiosamente, con la del precandidato que en estos momentos encabeza los sondeos como favorito de los electores republicanos, Donald Trump, que aseguró que el matrimonio igualitario es ya ley, y que por tanto si Davis no quería emitir licencias de matrimonio debería haber permitido que sus funcionarios lo hicieran.

Lo decíamos hace unos días y sigue siendo válido. Cómo termine finalmente el culebrón Davis será un buen termómetro de hasta qué punto el estado de derecho aguanta en Estados Unidos el embate del fundamentalismo cristiano. El condado de Rowan no es el único que se resiste a emitir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Hay otros varios, no solo en Kentucky, también en Alabama o en Texas. Diversos recursos judiciales están en curso, y los sectores más reaccionarios no van a cejar en su empeño.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

La actriz Ellen Page se enfrentó al candidato republicano Ted Cruz en defensa de la comunidad LGBT.

Jueves, 27 de agosto de 2015

Ellen-Page-Grills-Ted-Cruz-at-Iowa-State-Fair-x480Ellen Page, la actriz canadiense que hace poco más de un año decidió hacer pública su homosexualidad, es también desde entonces, una proclamada defensora de los derechos de la comunidad LGBT.

Guiada por esta defensa, Page y el político republicano, precandidato a disputarse la presidencia de EE UU, Ted Cruz, sufrieron un encuentro en Iowa, evidenciando sus diferencias con respecto a este tema.

La actriz se encontraba rodando un show cuando decidió acercarse al candidato y lo acusó de discriminar al colectivo LGBT. Cruz se defendió alegando que los cristianos son los que actualmente se ven perseguidos por vivir de acuerdo a su fe.

Este encuentro fue capturado por las cámaras de ABC News con un Ted Cruz asando chuletas de cerdo y una Ellen Page de incógnito tapando su rostro con gorra y gafas de sol.

En respuesta, la intérprete le indicó: “También hay muchas personas religiosas que usaron la Biblia para defender la segregación, para defender la esclavitud. Las personas LGBT estamos preocupadas de ser discriminadas de la misma manera”.

Cruz, un Cristiano devoto que cree que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, dijo que cree que nadie debería “abandonar su fe” para acomodarse a los ideales de otras personas. “Al final del día, lo que no deberíamos hacer es perseguir a la gente por vivir de acuerdo a su fe”, replicó el candidato. “Ahora estoy feliz de responder a su pregunta, pero no para tener un debate de ida y vuelta”, respondió finalmente Ted Cruz.

Fuente: Mundiario, Huffington Post

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Ryan Reynolds sobre el matrimonio igualitario: “me parece un regalo”

Sábado, 11 de julio de 2015

Ryan-ReynoldsEl actor canadiense Ryan Reynolds ha declarado abiertamente su apoyo a la causa LGBT y su soporte incondicional al matrimonio gay.No soy un monstruo, ha dicho.

Ante el estreno de “Self/less”, la nueva película de la que es protagonista, fue preguntado por una periodista sobre qué opina de quienes han dicho que se mudarán a Canadá por la reciente la decisión del Supremo de Estados Unidos de aprobar el matrimonio entre personas del mismo (a pesar de que en Canadá el matrimonio igualitario es legal desde 2005).

¿Qué opinas del matrimonio gay? Por supuesto, no estás en contra”, le pregunta la redactora Alyona Minkovski para HuffPost Live.

“¡Por dios, no! ¡No soy un monstruo! Creo que es fantástico”, responde Reynolds. “Es legal en Canadá desde hace diez años. Para mí, oponerse me parece una locura”.

“Encuentro divertido lo polarizado que está el asunto aquí en EEUU. Ted Cruz (político republicano) dice que es una ‘tiranía judicial’, y para mí me parece un regalo”, continuó.

“No debemos estar en un estado de asombro y celebración; debemos darlo por hecho como cualquier matrimonio en este momento”, concluyó.

Fuente Ragap

General , , , ,

El candidato republicanoTed Cruz pide a los homosexuales no exigir la igualdad de derechos porque el ISIS los ejecutará

Martes, 26 de mayo de 2015

ted-cruz-AP-368x375El aspirante a la presidencia dice que partidarios del matrimonio igualitario están “obsesionados con el sexo “

Ted Cruz ha dicho que la izquierda debe dejar de hablar de los derechos LGBTI porque ISIS está matando a la gente gay.

El candidato a la presidencia de los Estados Unidos de América Ted Cruz ha dejado bien claro que los  homosexuales deberían dejar de exigir igualdad de derechos porque el Estado Islámico les acabará ejecutando.  Y ha hecho esta declaración sin que se le mueva ni un pelo del tupé.

El pasado martes Ted Cruz ser enfrentó a una serie de preguntas acerca de los derechos de los homosexuales. Cruz afirmó que había temas como la crucifixión de cristianos o decapitación de niños por parte de ISIS que tenían más importancia que preguntarle tanto acerca de los derechos de los homosexuales.

Hay algo en la izquierda – y voy a poner los medios de comunicación en esta categoría – que está obsesionado con el sexo? .‘ISIS está ejecutando homosexuales – ¿que quieres hablar de derechos de los homosexuales? Esta semana fue una muy mala semana para los derechos de los homosexuales, porque la expansión de ISIS, la expansión de los fanáticos radicales, teocráticos islámicos, que crucifican cristianos, que decapitan los niños y asesinan a los homosexuales- que debería ser mucho más preocupante que  que hacer seis preguntas sobre el mismo tema. ‘ Sus comentarios se hacían eco de las del senador de Arkansas,  Tom Cotton, quien dijo en abril que las personas LGBTI necesitan “perspectiva”, ya que serían ejecutados en Irán.

El aspirante presidencial, con una buena dosis de cinismo, también dijo que esperaba que su oposición al matrimonio gay no le restase oportunidades en forma de votos y que el matrimonio entre personas del mismo sexo, “obligatorio” según él, era una asalto a la libertad religiosa.

Ted Cruz puede pretender otra cosa ahora, pero él ha estado obsesionado con negar derechos básicos a las personas LGBT en toda su vida pública “, dijo JoDee Winterhof, vicepresidente de la política y asuntos políticos de Human Rights Campaign. “Si a Ted Cruz no le gusta responder preguntas sobre su historial de oposición a la igualdad en el matrimonio, es que es una muy buena señal, porque incluso Ted Cruz sabe que está en el lado equivocado de la historia. “

Una posición bastante radical por parte de este republicano. Aunque no es de extrañar que entre dentro de un canon tan tópico alguien que defiende el uso de las armas y a la vez se declara Provida. Muy coherente todo. Más le valdría a este personaje aprender de Barack Obama, que ha ido dando pasos en la normalización de la situación de personas no heterosexuales.

Fuente | GayStarNews,

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas, Islam , , , , , , , , ,

Candidatos republicanos a la Casa Blanca: todo un compendio de políticos homófobos

Viernes, 8 de mayo de 2015

índiceA la espera de que políticos con un perfil algo más moderado, como Jeb Bush o Chris Christie, den el paso, el catálogo de candidatos que optan a la nominación republicana para las próximas elecciones presidenciales de 2016 no es precisamente alentador desde el punto de vista LGTB. Los dos últimos en incorporarse han sido Ben Carson, que en su momento comparó homosexualidad con pederastia y zoofilia, y Mike Huckabee, que relacionó el avance en los derechos LGTB con la matanza escolar de Sandy Hook.

El primer republicano de peso en anunciar su candidatura fue Ted Cruz, senador por Texas, un político fuertemente conservador que en 2014 propuso junto a su compañero Mike Lee un proyecto de ley cuyo objetivo era impedir a la administración estadounidense reconocer los beneficios federales a los matrimonios entre personas del mismo sexo legalmente contraídos cuando cambiaran su residencia a un estado que no admite el matrimonio igualitario. El objetivo, según expresó Cruz, era “salvaguardar la capacidad de los estados para preservar el matrimonio tradicional para sus residentes” después de que el Tribunal Supremo derogase la sección 3 de la DOMA, la ley que impedía que la autoridad federal reconociera los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El siguiente senador republicano en anunciar su candidatura fue Rand Paul, senador por Kentucky, un político que se beneficia de la popularidad entre las bases republicanas de su padre, el “libertario” Ron Paul, que fue candidato a la nominación republicana en dos ocasiones (la última de ellas en 2012, aunque ya en los años ochenta lo intentó como candidato libertario). Por lo que se refiere al matrimonio igualitario, Rand Paul ha heredado la posición de su padre, que siempre mostró un relativo respeto hacia el matrimonio igualitario, defendiendo que debía ser cada estado el que decidiese si aprobarlo o no. Rand Paul, de hecho, llegó a manifestarse públicamente a favor de la sentencia del Supremo que derogó la mencionada sección 3 de la DOMA, al entender que iba precisamente en esa dirección.

Distinto fue el posicionamiento de Marco Rubio, senador por Florida y tercer congresista en anunciar su candidatura, que sí criticó abiertamente la decisión del Supremo y que de forma consistente se ha opuesto a los derechos LGTB. Hace pocos días, por ejemplo, declaraba que el solo hecho de considerar que la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo es “ridículo y absurdo”.

Carly Fiorina es por el momento la única mujer republicana en dar el paso. Fiorina es sobre todo conocida por haber sido la presidenta ejecutiva de Hewlett-Packard, y aunque no se le conocen declaraciones recientes sobre el matrimonio igualitario, hace apenas 5 años se definía como favorable a la aprobación de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos para prohibirlo. También se mostró en su momento favorable a la ya extinta Proposición 8, que en su momento ilegalizó el matrimonio igualitario en California, y más recientemente ha criticado a los que se oponían a la polémica legislación homófoba de Indiana. En definitiva, de Fiorina, una candidata de la que no se conoce aún demasiado, lo que sí se puede decir es que es una enemiga declarada de los derechos LGTB.

Carson y Huckabee, dos “joyitas” homófobas

Pero sin duda son las dos últimas incorporaciones al plantel las que destacan por su virulencia homófoba. Ben Carson, un prestigioso neurocirujano de ideas ultraconservadoras, aseguró en 2013 que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Se trata de un pilar fundamental de la sociedad bien establecido. Y ningún grupo, ya sean homosexuales, ya sea NAMBLA [siglas en inglés para la Asociación Norteamericana del Amor entre Hombres y Niños, una organización de pedófilos], ya se trate de quienes creen en el bestialismo, o quien quiera que sea, puede cambiar esa definición”. Bien es cierto que ante la reacción provocada acabó pidiendo disculpas. “Aunque creo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, hay maneras mucho menos ofensivas de expresar esta posición. Espero que todos pondrán una vida entera de servicio por encima de estas palabras pobremente elegidas”, aseguró días mas tarde.

Mike Huckabee, por su parte, es un viejo enemigo de los derechos LGTB. Exgobernador de Arkansas, candidato a la nominación republicana en 2008, y muy conocido por sus posiciones ultraconservadoras, Huckabee llegó a relacionar el avance de estos con la terrible matanza de niños en la escuela Sandy Hook, en Newtown (Connecticut). “Descartamos la noción de ley natural y la noción de que existen absolutos morales, para luego extrañarnos cuando los chicos fabrican su propia moralidad y matan a niños inocentes (…) Empequeñecemos y despreciamos a la familia natural compuesta por un padre y una madre que educan responsablemente a las nuevas generaciones, para después expresar nuestra consternación porque los muchachos no sientan una conexión real con su familia o incluso con el concepto de familia”, escribía entonces.

Otros candidatos, minoritarios

Existen algunos otros candidatos minoritarios a la nominación republicana, pero hemos optado por limitar la lista a los políticos de primera línea que entrarán sin duda en liza en el debate nacional.

Entre estos candidatos minoritarios se encuentran desde Jack Fellure, que propone la criminalización de la homosexualidad, la enseñanza de la Biblia en las escuelas públicas y la prohibición del alcohol (en 2012 Fellure fue de hecho candidato a presidente de los Estados Unidos por el Partido de la Prohibición) hasta Mark Everson, contrario a la pena de muerte, favorable a la legalización de los inmigrantes indocumentados y con una posición aparentemente comprensiva hacia el matrimonio igualitario (“el poder del amor puede vencer algunos importantes obstáculos”, afirma crípticamente en su página web, aunque no se define expresamente sobre el tema).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arkansas e Indiana modifican las leyes que pretendían discriminar a las personas LGTB gracias a la presión social.

Jueves, 9 de abril de 2015

protesta_indianaProtesta en Indiana por la denominada ley ‘antigay’

La intensa reacción social contra la aprobación por el estado de Indiana de una ley que daba carta blanca para discriminar a las personas LGTB aduciendo motivos religiosos, de la que dimos cuenta hace unos días, se ha traducido al final en la aprobación de un añadido de carácter antidiscriminatorio. Algo parecido ha sucedido en Arkansas, otro estado que acaba de aprobar una ley similar, que el gobernador se había negado a sancionar en su versión original. En paralelo, las peticiones de boicot a Indiana están siendo ya retiradas. Sí algo ha puesto de manifiesto lo sucedido, según numerosos observadores, es la absoluta falta de capacidad del Partido Republicano para sumarse al cambio social que está teniendo lugar en Estados Unidos en materia LGTB.

Ante las fuertes críticas, legisladores de ambos estados aprobaron cambios que prohíben usar motivos religiosos para negar servicios con base en raza, color, religión, edad, nacionalidad, discapacidad, género u orientación sexual. Legisladores en Arkansas e Indiana aprobaron el jueves iniciativas de ley que esperan acallará el alboroto nacional sobre nuevas leyes de objeciones religiosas que opositores afirman están diseñadas para ofrecer una defensa jurídica a la discriminación de homosexuales.

Lo comentábamos en nuestra anterior entrada dedicada a Indiana. “Arreglen esto ya”, era la petición que ocupaba hace justo una semana la portada de Indianapolis Star, el diario local más importante del estado, expresión de la gran inquietud generada ante la reacción social contra la ley y las amenazas de boicot que amenazaban con afectar seriamente la economía del estado, y que de hecho han dejado muy tocada su imagen. El gobernador Mike Pence anunciaba la inmediata aprobación de una norma adicional que clarificaría los límites de la ley e impediría la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual. Así ha sido.

. La nueva norma, elaborada y aprobada con carácter urgente el pasado jueves, establece que la legislación de protección a la libertad religiosa no permite a ningún proveedor de servicios discriminar a clientes por motivos de raza, color, religión, origen, edad, discapacidad, sexo, orientación sexual o identidad de género. Quedan excluidas, eso sí, las iglesias u organizaciones religiosas, así como los clérigos de las diferentes confesiones en el ejercicio de su actividad ministerial. Mike Pence la firmaba inmediatamente tras ser aprobada. En Indiana, la cámara baja y el Senado aprobaron revisiones a la ley firmada la semana pasada por el gobernador republicano Mike Pence después de una protesta clamorosa por parte de comercios y grupos defensores de los derechos de las personas LGTB. Si Pence aprueba la nueva redacción, será la primera vez que son mencionados en un estatuto estatal la orientación sexual y la identidad de género. La enmienda en Indiana prohíbe a proveedores de servicios utilizar la ley como una defensa jurídica para negarse a proporcionar servicios, artículos, instalaciones o alojamiento. Prohíbe además la discriminación con base en raza, color, religión, abolengo, edad, nacionalidad, discapacidad, género, orientación sexual, identidad de género o servicio militar estadounidense, aunque aún quedan exentas de esta prohibición las Iglesias y escuelas afiliadas, así como a organizaciones religiosas sin fines de lucro.

Brian Bosma, presidente de la Cámara de Representantes, dijo que el acuerdo envía una “muy fuerte declaración” de que el estado no tolerará la discriminación y subrayó que la ley “no puede ser utilizada para discriminar a nadie”.

Líderes empresariales, muchos de los cuales se han opuesto a la ley o han amenazado cancelar sus viajes al estado debido a ella, calificaron la enmienda como un primer paso positivo. Indiana todavía no incluye a la comunidad LGTB como un grupo protegido en su ley sobre derechos civiles, pero Bosma dijo que los legisladores se reunieron con representantes de esta comunidad y opinaron que la enmienda atiende muchas de sus preocupaciones.

El estado de Indiana, entretanto, busca restañar las heridas. Mientras que los promotores de las iniciativas de boicot van retirándolas tras la reforma antidiscriminatoria, las agencias locales de turismo insisten en que todo el mundo “es bienvenido” en Indiana. Numerosos establecimientos, de hecho, han colocado pegatinas en su entrada con la leyenda “este negocio atiende a todo el mundo”, como parte de la campaña Open for Service contra de la discriminación.

A quien no habrá gustado demasiado la marcha atrás de los republicanos de Indiana es a los propietarios de una pizzería de la localidad de Walkerton, que no dudaron en declarar a los medios de comunicación que acogiéndose a la ley, tal y como originalmente fue aprobada, se negarían a servir pizzas a celebraciones de boda entre personas del mismo sexo. Si lo que buscaban era su minuto de fama -servir pizza de encargo en una celebración de boda no parece un servicio habitual, ni siquiera en Indiana- desde luego lo han conseguido, siendo noticia a nivel nacional y movilizando incluso a su favor a miles de homófobos que han recaudado más de 800.000 dólares de ayuda para el negocio…

Sea como sea, hay varias lecciones que podemos extraer de lo sucedido en Indiana. En primer lugar, que los sectores mas reaccionarios no descansan nunca en su lucha por perpetuar la discriminación de las personas LGTB, más allá de la batalla por el matrimonio igualitario. En segundo lugar, que la movilización social sigue siendo un instrumento eficaz que no debe dejarse de lado, incluso en contextos políticos en teoría favorables (los homófobos no lo hacen). Por último, no conviene olvidar que sin el posicionamiento de algunas de las más importantes empresas de los Estados Unidos es dudoso que se hubiera ganado esta batalla: parece claro que el movimiento LGTB debe mantener viva su capacidad de generar sinergias a todos los niveles.

Algo parecido -aunque no exactamente igual- sucedía en Arkansas, donde el gobernador Asa Hutchinson ni siquiera había firmado la primera versión de la ley a la espera de que fuese enmendada. Finalmente la legislatura del estado aprobaba una segunda versión que, sin incluir expresamente una normativa antidiscriminatoria, establece claramente que la ley debe ser interpretada en el mismo sentido la legislación federal de protección de la libertad religiosa (que data de 1993) y de acuerdo a la jurisprudencia previa en ese sentido, lo que en la práctica supone que la situación sigue más o menos como hasta ahora. La Cámara de Representantes de Arkansas aprobó por 76-17 una medida de objeciones religiosas modificada después que el gobernador Asa Hutchinson solicitó cambios ante el aumento de críticas de que una ley previa justificaba la discriminación de homosexuales y lesbianas. Hutchinson firmó la ley sólo momentos después de la votación. Dijo que la nueva versión reconoce que “tenemos una fuerza laboral diversa y una cultura diversa”.

En definitiva, dos derrotas significativas para los grupos homófobos, siendo especialmente dolorosa para ellos la de Indiana, donde el resultado final ha sido precisamente el opuesto al inicialmente deseado: la aprobación de una normativa expresamente antidiscriminatoria con mención a la orientación sexual y a la identidad de género.

Dos derrotas, por otra parte, que han supuesto cierta convulsión interna en el Partido Republicano, obligado a ceder ante la presión social en dos estados cuyas legislaturas controla con cómodas mayorías absolutas. Especialmente significativo resulta el contraste entre los posicionamientos favorables a la redacción inicial de la ley de Indiana por parte de los políticos republicanos en activo, sujetos a la influencia de las bases más conservadoras del partido (como el candidato presidencial Ted Cruz, abiertamente homófobo, y el también más que probable candidato Jeb Bush) frente a las críticas de otros políticos republicanos que ya no tienen nada que perder, como es el caso del exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que considera que su partido tiene mucho “que aprender” de lo sucedido.

“Si el Partido Republicano quiere que la próxima generación de votantes escuchen nuestras ideas y soluciones a los problemas reales, tenemos que ser un partido abierto e inclusivo, no un partido de divisiones. Tenemos que ser el partido del gobierno limitado, no el partido que legisla sobre el amor. Tenemos que ser el partido que se posiciona a favor de la igualdad y contra cualquier forma de discriminación. Tenemos que ser el partido que en su momento atrajo a este inmigrante austriaco”, ha declarado Schwarzenegger.

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El matrimonio igualitario divide al Partido Republicano estadounidense

Miércoles, 8 de octubre de 2014

gay_marriage_usa_copyLos republicanos aparecen torpemente divididos en tres facciones: un pequeño pero creciente número de partidarios del matrimonio igualitario, una facción ultraconservadora que los sigue condenando y, en medio, un grupo de tamaño considerable que parece preferir que el asunto simplemente desaparezca.

En un extremo del espectro, por lo menos ocho legisladores federales del Partido Republicano han apoyado los matrimonios entre personas del mismo sexo y dos candidatos republicanos abiertamente homosexuales que se postulan para la Cámara de Representantes esperan unirse a ellos.

En el otro extremo, los republicanos más conservadores del Congreso presentaron un proyecto de ley que busca evitar que los estados se vean obligados a reconocer los matrimonios del mismo sexo realizados en otro estado. Uno de esos legisladores es el senador Ted Cruz de Texas, un potencial candidato presidencial que arrancó aplausos en una reciente reunión conservadora cuando insistió en que su partido no dejará de defender los “valores familiares”.

Entre ambos lados está un grupo grande de republicanos que no están listos para respaldar el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero que se cuidan de no antagonizar con sus partidarios, incluyendo –según las encuestas– una sólida mayoría de los republicanos menores de 30 años.

La Corte Suprema podría decir pronto si tomará uno o más casos de matrimonios del mismo sexo. En caso de que los jueces confirmen que los gays y las lesbianas tienen el derecho constitucional de contraer matrimonio en los 50 estados del país, eso sería un alivio para los 2016 aspirantes a la presidencia del Partido Republicano, estiman algunos activistas y analistas políticos.

“Entonces ya no tendrían que hablar de ello”, dijo Evan Wolfson, quien dirige el grupo de defensa Freedom to Marry (Libertad para Casarse). “Realmente les encantaría que la Corte Suprema termine el trabajo y ellos puedan seguir adelante”, agregó.

Una prueba importante para el Partido Republicano podría ocurrir durante su convención nacional en Cleveland en 2016, cuando una coalición llamada Young Conservatives for the Freedom to Marry (Jóvenes Conservadores por la Libertad para Casarse) sabrá cuántos frutos habrá rendido su campaña para retirar de la plataforma política del partido la insistencia de oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Presentado en el Senado de los Estados Unidos un proyecto de ley para que la autoridad federal no reconozca los matrimonios del mismo sexo

Miércoles, 19 de febrero de 2014

Senado-de-los-Estados-UnidosNos cuenta Dosmanzanas que los senadores republicanos Ted Cruz y Mike Lee han presentado un proyecto de ley que pretende que la autoridad federal se pliegue a la legislación que cada estado estipule sobre el matrimonio. La administración federal dejaría así de reconocer un matrimonio del mismo sexo legalmente contraído en cuanto cambiara su residencia a un estado que no admita el matrimonio igualitario. El mismo proyecto de ley fue presentado en la Cámara de Representantes el pasado mes de enero por el congresista republicano Randy Weber.

Tras la derogación de la sección 3 de la DOMA (la ley que impedía que la autoridad federal reconociera los matrimonios entre personas del mismo sexo) por parte del Tribunal Supremo, el gobierno de los Estados Unidos ha articulado una serie de instrucciones en sus distintos departamentos para que los matrimonios del mismo sexo puedan acceder a los beneficios federales establecidos para las parejas casadas, tanto en materia de Hacienda, como de Justicia, Inmigración o empleo público civil y militar. El requisito es que dicho matrimonio haya sido celebrado en un estado que permita ese tipo de uniones. La administración federal seguirá reconociendo el matrimonio como válido aunque la pareja cambie su residencia a un estado que no reconozca los enlaces entre personas del mismo sexo. La validez de un matrimonio depende del lugar donde se ha contraído.

Eso es lo que pretenden cambiar el congresista republicano por Texas Randy Weber en la Cámara de Representantes, y los también republicanos  Ted Cruz (senador por Texas) y Mike Lee (senador por Utah) en el Senado, todos ellos miembros de la corriente ultraconservadora Tea Party, mediante la presentación de la “Ley de defensa del matrimonio en los estados”. Los tres han introducido sendos proyectos de ley para que el reconocimiento por parte de la autoridad federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo no dependa del estado donde se han contraído sino del estado de residencia. Así, una pareja que se haya casado en California, estado que reconoce el matrimonio igualitario, perdería sus derechos federales en el caso de que trasladase su domicilio a Texas, que no lo reconoce. La validez del matrimonio dependería, pues, del lugar de residencia.

El congresista Weber, que confesaba no haber leído la sentencia del Tribunal Supremo, presentó su proyecto el pasado mes de enero, arguyendo que los estados tienen “una autoridad histórica y esencial para definir la relación marital” y acusando a la administración del presidente Obama de “intentar usar un subterfugio para expandir el matrimonio entre personas del mismo sexo a todos los estados”. Los mismo argumentos, incluida la acusación directa a la administración presidencial, eran utilizados por el senador Cruz, una de las estrellas emergentes de la corriente más conservadora del Partido Republicano, que insistía en que “debemos respetar a los estados, y la definición del matrimonio se debe dejar a los legisladores elegidos democráticamente, no dictada desde Washington. Este proyecto de ley va a salvaguardar la capacidad de los estados para preservar el matrimonio tradicional para sus residentes”.

Argumentos claramente contradictorios

Curiosamente, todos estos representantes eran fieles partidarios de la integridad de la DOMA, incluyendo la sección ya derogada que hacía prevalecer el criterio de la administración federal sobre la legislación estatal respecto al matrimonio. Por supuesto, en ese caso se trataba de matrimonios entre personas del mismo sexo.

También resulta contradictorio que el propio Mike Lee, junto a otros representantes del mismo perfil ultraconservador, presentara el pasado año la “Ley sobre el matrimonio y la libertad religiosa”, que pretende garantizar que tanto empresarios como empleados públicos puedan negarse a prestar sus servicios a los matrimonios del mismo sexo, aun en los estados donde están permitidos legalmente. Todo ello, según el senador Lee, para “salvaguardar la libertad religiosa de los cristianos”. Es decir, según estos representantes, el respeto a la “autoridad histórica y esencial” de los estados para definir la relación marital se pierde cuando esa definición ampara a las parejas del mismo sexo.

Pocos visos tienen de prosperar estos proyectos de ley, tanto por el control demócrata del Senado como por la imposibilidad de superar un más que probable veto presidencial. Todo parece indicar, según los analistas, que se trata de un gesto de cara al sector más conservador del Partido Republicano, con las elecciones presidenciales de 2016 en el punto de mira. Aunque está por ver si en este momento de cambio que viven los Estados Unidos el gesto no acaba volviéndose en contra de los propios republicanos, entre los cuales no faltan los que recelan cada vez más de este tipo de iniciativas (hoy mismo recogemos como ellos mismos han dado al traste con dos propuestas de carácter homófobo promovidas desde su sector más conservador en los estados de Kansas e Indiana).

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.