Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Jeb Bush’

Donald Trump, a favor de revertir la sentencia del Supremo sobre el matrimonio igualitario… promoviendo a nuevos jueces dispuestos a hacerlo

Viernes, 5 de febrero de 2016

BJC9anECHasta hace unos días, Donald Trump era considerado el “menos antigay” de entre los candidatos con posibilidades reales de ganar la nominación republicana para las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Una impresión que se ha venido abajo después de las declaraciones de este domingo a Fox News, en las que el favorito del bando republicano ha mostrado su intención de revertir la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio igualitario… proponiendo en el futuro a nuevos jueces del Supremo dispuestos a valorar de nuevo la cuestión.

“Es algo sobre lo que se ha sentenciado, está ahí”, respondió, al ser preguntado sobre la cuestión. “Si soy elegido seré muy firme a la hora de promover al Tribunal a jueces que puedan cambiar las cosas, pero es un camino muy largo”, advirtió. “Yo no estoy de acuerdo con el Tribunal [Supremo], debería ser una cuestión que decidiesen los estados”, aclaró.

Para entender el sentido de las palabras de Donald Trump, hay que tener en cuenta que el de juez del Tribunal Supremo es un cargo vitalicio. Cuando una de las nueve vacantes queda libre, ya sea por fallecimiento, retiro voluntario o impeachment, es el presidente el que propone un candidato, que debe recibir el visto bueno del Senado por mayoría simple. De hecho, se considera que la elección de jueces del Tribunal Supremo es uno de los más importantes legados que un presidente deja una vez acaba su mandato. De los actuales miembros del alto tribunal, dos fueron nominados por Ronald Reagan, dos por Bill Clinton, uno por George Bush padre, dos por George Bush hijo y dos por Barack Obama. Y aunque no siempre los jueces se alinean con las posiciones supuestamente más próximas al ideario de los presidentes que los nominaron (Anthony Kennedy, ponente del fallo en Obergefell v. Hodges, que supuso la extensión del matrimonio igualitario a todo el país, fue nominado por Reagan), es indudable que proponer a un juez con un perfil más o menos conservador es importante cara al equilibrio final.

Volviendo a Trump, pese a su perfil extremista en multitud de cuestiones, lo cierto es que en materia LGTB el magnate ha preferido huir de la polémica. Cuando se produjo el encarcelamiento de Kim Davis, la funcionaria de Kentucky que se negaba a permitir que en su condado se emitiesen licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo, Trump llegó a asegurar que el matrimonio igualitario era ya ley, y que por tanto si Davis no quería emitir estas licencias debería haber permitido que sus funcionarios lo hicieran. Un posicionamiento pragmático, que contrastaba con las manifestaciones de apoyo incondicional a Davis por parte de sus oponente republicanos, y muy especialmente del que hoy se adivina como su principal rival, Ted Cruz. Donald Trump también se ha manifestado en contra de que las empresas privadas puedan despedir a trabajadores por el mero hecho de ser homosexuales, aunque lo ha hecho de forma ambigua y por supuesto sin comprometer un apoyo formal a una posible ley antidiscriminatoria (la Ley de No Discriminación en el Empleo, también conocida como “ENDA” por sus siglas en inglés), que pese a llevar más de dos décadas en discusión aún no ha podido ser aprobada.

Es por eso que las declaraciones de Donald Trump a Fox News han causado cierta sorpresa en el colectivo LGTB estadounidense, que consideraba que al menos en el tema del matrimonio igualitario Trump había pasado página. Algo que las bases republicanas más vinculadas a la derecha religiosa, cuyo candidato favorito parece Ted Cruz, no han hecho. Quizá sea precisamente en este contexto en el que las palabras de Trump puedan entenderse mejor: a las puertas del inicio de las primarias en Iowa, donde Cruz es muy popular entre las bases republicanas y parece el único capaz de hacerle sombra (una duda que se resolverá en solo unas horas).

Sus oponentes, aún peor…

Lo cierto, en cualquier caso, es que si de respeto a los derechos LGTB hablamos tampoco hay mucho donde elegir en el Partido Republicano. Especialmente preocupante es el apoyo expreso que ocho de los candidatos a ganar la nominación (Jeb Bush, Ben Carson, Ted Cruz, Carly Fiorina, Rand Paul, Marco Rubio, Rick Santorum y Mike Huckabee) han dado al proyecto de Ley de Defensa de la Primera Enmienda (First Amendment Defense Act o “FADA”), una propuesta republicana que tiene como objeto impedir por ley que la administración federal exija a las empresas que tengan o que aspiren a firmar contratos con ella no discriminar a sus empleados por razones de orientación sexual o identidad de género. Una exigencia que la actual administración federal mantiene gracias a una orden ejecutiva firmada por Obama en julio de 2014, precisamente debido al enésimo fracaso de la ENDA en el Congreso.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Republicanos de EE UU, muy críticos con el aborto y algo menos con el matrimonio igualitario

Lunes, 10 de agosto de 2015

partido-republicanoEl matrimonio igualitario, legalizado en Estados Unidos el pasado 26 de junio por el Tribunal Supremo en una decisión histórica, anuló la potestad de los estados para prohibir las uniones entre personas del mismo sexo.

Los aspirantes a la candidatura del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. que debatieron en Cleveland (Ohio) se mostraron duros contra el aborto, pero bajaron el tono con respecto del matrimonio homosexual, legalizado recientemente por el Tribunal Supremo.

Los aspirantes Jeb Bush, exgobernador de Florida; Marco Rubio, senador por Florida; y Donald Trump, magnate inmobiliario, se posicionaron contundentemente como “provida” y Trump, a quienes algunos acusan de tener posiciones más liberales en cuestiones sociales, aseguró que “odia el aborto”.

Bush recordó que como gobernador de Florida eliminó fondos de Planned Parenthood, una organización de planificación familiar sin ánimo de lucro, y que fomentó que se aumentaran las adopciones, por lo que calificó su historial personal de “completamente provida“.

A Bush le preguntaron los moderadores por su etapa en la fundación filantrópica del millonario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, que donó fondos a Planned Parenthood, a lo que el exgobernador de Florida respondió que no conocía esas donaciones y que él no votaba los programas individualmente.

Por su parte, Marco Rubio aseguró que “todas las vidas humanas, en todas sus etapas, merecen protección”, independientemente de “si pueden hablar o no, de si pueden contratar a un abogado o no”.

El debate sobre el aborto, uno de los temas que más polariza la opinión pública en EE.UU., se ha reactivado al conocerse que Planned Parenthood vende tejido de fetos abortados para propósitos de investigación.

La polémica tiene su origen en cuatro vídeos grabados con cámara oculta y editados por un grupo antiabortista, en los que miembros de Planned Parenthood hablan sobre la venta, a investigadores médicos, del tejido de los fetos abortados en sus clínicas.

En contraposición a la dureza mostrada contra el aborto, los aspirantes conservadores se mostraron mucho más suaves con respecto del matrimonio homosexual, legalizado el pasado 26 de junio por el Tribunal Supremo en una decisión histórica que anuló la potestad de los estados para prohibir las uniones entre personas del mismo sexo.

“Fui a una boda de un amigo mío que es gay. Si una de mis hijas fuese lesbiana, por supuesto que la amaría y la aceptaría. Hay que tratar a todo el mundo con respeto. Amaré a mis hijas independientemente de lo que hagan“, respondió el gobernador de Ohio, John Kasich, a la pregunta de si aceptaría que una de sus hijas fuese lesbiana.

El senador por Kentucky, Rand Paul, de tendencia libertaria, dijo que no quiere que “su matrimonio o sus armas estén registradas en Washington”, e insistió en que el Gobierno no debe interferir en las creencias religiosas.

El primer debate entre los diez aspirantes mejor situados para ser el candidato del Partido Republicano en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. se llevó a cabo hoy en Cleveland (Ohio) en medio de una gran expectación mediática.

Fuente: Agencias

General , , , , , , , , , , , , ,

Candidatos republicanos a la Casa Blanca: todo un compendio de políticos homófobos

Viernes, 8 de mayo de 2015

índiceA la espera de que políticos con un perfil algo más moderado, como Jeb Bush o Chris Christie, den el paso, el catálogo de candidatos que optan a la nominación republicana para las próximas elecciones presidenciales de 2016 no es precisamente alentador desde el punto de vista LGTB. Los dos últimos en incorporarse han sido Ben Carson, que en su momento comparó homosexualidad con pederastia y zoofilia, y Mike Huckabee, que relacionó el avance en los derechos LGTB con la matanza escolar de Sandy Hook.

El primer republicano de peso en anunciar su candidatura fue Ted Cruz, senador por Texas, un político fuertemente conservador que en 2014 propuso junto a su compañero Mike Lee un proyecto de ley cuyo objetivo era impedir a la administración estadounidense reconocer los beneficios federales a los matrimonios entre personas del mismo sexo legalmente contraídos cuando cambiaran su residencia a un estado que no admite el matrimonio igualitario. El objetivo, según expresó Cruz, era “salvaguardar la capacidad de los estados para preservar el matrimonio tradicional para sus residentes” después de que el Tribunal Supremo derogase la sección 3 de la DOMA, la ley que impedía que la autoridad federal reconociera los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El siguiente senador republicano en anunciar su candidatura fue Rand Paul, senador por Kentucky, un político que se beneficia de la popularidad entre las bases republicanas de su padre, el “libertario” Ron Paul, que fue candidato a la nominación republicana en dos ocasiones (la última de ellas en 2012, aunque ya en los años ochenta lo intentó como candidato libertario). Por lo que se refiere al matrimonio igualitario, Rand Paul ha heredado la posición de su padre, que siempre mostró un relativo respeto hacia el matrimonio igualitario, defendiendo que debía ser cada estado el que decidiese si aprobarlo o no. Rand Paul, de hecho, llegó a manifestarse públicamente a favor de la sentencia del Supremo que derogó la mencionada sección 3 de la DOMA, al entender que iba precisamente en esa dirección.

Distinto fue el posicionamiento de Marco Rubio, senador por Florida y tercer congresista en anunciar su candidatura, que sí criticó abiertamente la decisión del Supremo y que de forma consistente se ha opuesto a los derechos LGTB. Hace pocos días, por ejemplo, declaraba que el solo hecho de considerar que la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo es “ridículo y absurdo”.

Carly Fiorina es por el momento la única mujer republicana en dar el paso. Fiorina es sobre todo conocida por haber sido la presidenta ejecutiva de Hewlett-Packard, y aunque no se le conocen declaraciones recientes sobre el matrimonio igualitario, hace apenas 5 años se definía como favorable a la aprobación de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos para prohibirlo. También se mostró en su momento favorable a la ya extinta Proposición 8, que en su momento ilegalizó el matrimonio igualitario en California, y más recientemente ha criticado a los que se oponían a la polémica legislación homófoba de Indiana. En definitiva, de Fiorina, una candidata de la que no se conoce aún demasiado, lo que sí se puede decir es que es una enemiga declarada de los derechos LGTB.

Carson y Huckabee, dos “joyitas” homófobas

Pero sin duda son las dos últimas incorporaciones al plantel las que destacan por su virulencia homófoba. Ben Carson, un prestigioso neurocirujano de ideas ultraconservadoras, aseguró en 2013 que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Se trata de un pilar fundamental de la sociedad bien establecido. Y ningún grupo, ya sean homosexuales, ya sea NAMBLA [siglas en inglés para la Asociación Norteamericana del Amor entre Hombres y Niños, una organización de pedófilos], ya se trate de quienes creen en el bestialismo, o quien quiera que sea, puede cambiar esa definición”. Bien es cierto que ante la reacción provocada acabó pidiendo disculpas. “Aunque creo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, hay maneras mucho menos ofensivas de expresar esta posición. Espero que todos pondrán una vida entera de servicio por encima de estas palabras pobremente elegidas”, aseguró días mas tarde.

Mike Huckabee, por su parte, es un viejo enemigo de los derechos LGTB. Exgobernador de Arkansas, candidato a la nominación republicana en 2008, y muy conocido por sus posiciones ultraconservadoras, Huckabee llegó a relacionar el avance de estos con la terrible matanza de niños en la escuela Sandy Hook, en Newtown (Connecticut). “Descartamos la noción de ley natural y la noción de que existen absolutos morales, para luego extrañarnos cuando los chicos fabrican su propia moralidad y matan a niños inocentes (…) Empequeñecemos y despreciamos a la familia natural compuesta por un padre y una madre que educan responsablemente a las nuevas generaciones, para después expresar nuestra consternación porque los muchachos no sientan una conexión real con su familia o incluso con el concepto de familia”, escribía entonces.

Otros candidatos, minoritarios

Existen algunos otros candidatos minoritarios a la nominación republicana, pero hemos optado por limitar la lista a los políticos de primera línea que entrarán sin duda en liza en el debate nacional.

Entre estos candidatos minoritarios se encuentran desde Jack Fellure, que propone la criminalización de la homosexualidad, la enseñanza de la Biblia en las escuelas públicas y la prohibición del alcohol (en 2012 Fellure fue de hecho candidato a presidente de los Estados Unidos por el Partido de la Prohibición) hasta Mark Everson, contrario a la pena de muerte, favorable a la legalización de los inmigrantes indocumentados y con una posición aparentemente comprensiva hacia el matrimonio igualitario (“el poder del amor puede vencer algunos importantes obstáculos”, afirma crípticamente en su página web, aunque no se define expresamente sobre el tema).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arkansas e Indiana modifican las leyes que pretendían discriminar a las personas LGTB gracias a la presión social.

Jueves, 9 de abril de 2015

protesta_indianaProtesta en Indiana por la denominada ley ‘antigay’

La intensa reacción social contra la aprobación por el estado de Indiana de una ley que daba carta blanca para discriminar a las personas LGTB aduciendo motivos religiosos, de la que dimos cuenta hace unos días, se ha traducido al final en la aprobación de un añadido de carácter antidiscriminatorio. Algo parecido ha sucedido en Arkansas, otro estado que acaba de aprobar una ley similar, que el gobernador se había negado a sancionar en su versión original. En paralelo, las peticiones de boicot a Indiana están siendo ya retiradas. Sí algo ha puesto de manifiesto lo sucedido, según numerosos observadores, es la absoluta falta de capacidad del Partido Republicano para sumarse al cambio social que está teniendo lugar en Estados Unidos en materia LGTB.

Ante las fuertes críticas, legisladores de ambos estados aprobaron cambios que prohíben usar motivos religiosos para negar servicios con base en raza, color, religión, edad, nacionalidad, discapacidad, género u orientación sexual. Legisladores en Arkansas e Indiana aprobaron el jueves iniciativas de ley que esperan acallará el alboroto nacional sobre nuevas leyes de objeciones religiosas que opositores afirman están diseñadas para ofrecer una defensa jurídica a la discriminación de homosexuales.

Lo comentábamos en nuestra anterior entrada dedicada a Indiana. “Arreglen esto ya”, era la petición que ocupaba hace justo una semana la portada de Indianapolis Star, el diario local más importante del estado, expresión de la gran inquietud generada ante la reacción social contra la ley y las amenazas de boicot que amenazaban con afectar seriamente la economía del estado, y que de hecho han dejado muy tocada su imagen. El gobernador Mike Pence anunciaba la inmediata aprobación de una norma adicional que clarificaría los límites de la ley e impediría la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual. Así ha sido.

. La nueva norma, elaborada y aprobada con carácter urgente el pasado jueves, establece que la legislación de protección a la libertad religiosa no permite a ningún proveedor de servicios discriminar a clientes por motivos de raza, color, religión, origen, edad, discapacidad, sexo, orientación sexual o identidad de género. Quedan excluidas, eso sí, las iglesias u organizaciones religiosas, así como los clérigos de las diferentes confesiones en el ejercicio de su actividad ministerial. Mike Pence la firmaba inmediatamente tras ser aprobada. En Indiana, la cámara baja y el Senado aprobaron revisiones a la ley firmada la semana pasada por el gobernador republicano Mike Pence después de una protesta clamorosa por parte de comercios y grupos defensores de los derechos de las personas LGTB. Si Pence aprueba la nueva redacción, será la primera vez que son mencionados en un estatuto estatal la orientación sexual y la identidad de género. La enmienda en Indiana prohíbe a proveedores de servicios utilizar la ley como una defensa jurídica para negarse a proporcionar servicios, artículos, instalaciones o alojamiento. Prohíbe además la discriminación con base en raza, color, religión, abolengo, edad, nacionalidad, discapacidad, género, orientación sexual, identidad de género o servicio militar estadounidense, aunque aún quedan exentas de esta prohibición las Iglesias y escuelas afiliadas, así como a organizaciones religiosas sin fines de lucro.

Brian Bosma, presidente de la Cámara de Representantes, dijo que el acuerdo envía una “muy fuerte declaración” de que el estado no tolerará la discriminación y subrayó que la ley “no puede ser utilizada para discriminar a nadie”.

Líderes empresariales, muchos de los cuales se han opuesto a la ley o han amenazado cancelar sus viajes al estado debido a ella, calificaron la enmienda como un primer paso positivo. Indiana todavía no incluye a la comunidad LGTB como un grupo protegido en su ley sobre derechos civiles, pero Bosma dijo que los legisladores se reunieron con representantes de esta comunidad y opinaron que la enmienda atiende muchas de sus preocupaciones.

El estado de Indiana, entretanto, busca restañar las heridas. Mientras que los promotores de las iniciativas de boicot van retirándolas tras la reforma antidiscriminatoria, las agencias locales de turismo insisten en que todo el mundo “es bienvenido” en Indiana. Numerosos establecimientos, de hecho, han colocado pegatinas en su entrada con la leyenda “este negocio atiende a todo el mundo”, como parte de la campaña Open for Service contra de la discriminación.

A quien no habrá gustado demasiado la marcha atrás de los republicanos de Indiana es a los propietarios de una pizzería de la localidad de Walkerton, que no dudaron en declarar a los medios de comunicación que acogiéndose a la ley, tal y como originalmente fue aprobada, se negarían a servir pizzas a celebraciones de boda entre personas del mismo sexo. Si lo que buscaban era su minuto de fama -servir pizza de encargo en una celebración de boda no parece un servicio habitual, ni siquiera en Indiana- desde luego lo han conseguido, siendo noticia a nivel nacional y movilizando incluso a su favor a miles de homófobos que han recaudado más de 800.000 dólares de ayuda para el negocio…

Sea como sea, hay varias lecciones que podemos extraer de lo sucedido en Indiana. En primer lugar, que los sectores mas reaccionarios no descansan nunca en su lucha por perpetuar la discriminación de las personas LGTB, más allá de la batalla por el matrimonio igualitario. En segundo lugar, que la movilización social sigue siendo un instrumento eficaz que no debe dejarse de lado, incluso en contextos políticos en teoría favorables (los homófobos no lo hacen). Por último, no conviene olvidar que sin el posicionamiento de algunas de las más importantes empresas de los Estados Unidos es dudoso que se hubiera ganado esta batalla: parece claro que el movimiento LGTB debe mantener viva su capacidad de generar sinergias a todos los niveles.

Algo parecido -aunque no exactamente igual- sucedía en Arkansas, donde el gobernador Asa Hutchinson ni siquiera había firmado la primera versión de la ley a la espera de que fuese enmendada. Finalmente la legislatura del estado aprobaba una segunda versión que, sin incluir expresamente una normativa antidiscriminatoria, establece claramente que la ley debe ser interpretada en el mismo sentido la legislación federal de protección de la libertad religiosa (que data de 1993) y de acuerdo a la jurisprudencia previa en ese sentido, lo que en la práctica supone que la situación sigue más o menos como hasta ahora. La Cámara de Representantes de Arkansas aprobó por 76-17 una medida de objeciones religiosas modificada después que el gobernador Asa Hutchinson solicitó cambios ante el aumento de críticas de que una ley previa justificaba la discriminación de homosexuales y lesbianas. Hutchinson firmó la ley sólo momentos después de la votación. Dijo que la nueva versión reconoce que “tenemos una fuerza laboral diversa y una cultura diversa”.

En definitiva, dos derrotas significativas para los grupos homófobos, siendo especialmente dolorosa para ellos la de Indiana, donde el resultado final ha sido precisamente el opuesto al inicialmente deseado: la aprobación de una normativa expresamente antidiscriminatoria con mención a la orientación sexual y a la identidad de género.

Dos derrotas, por otra parte, que han supuesto cierta convulsión interna en el Partido Republicano, obligado a ceder ante la presión social en dos estados cuyas legislaturas controla con cómodas mayorías absolutas. Especialmente significativo resulta el contraste entre los posicionamientos favorables a la redacción inicial de la ley de Indiana por parte de los políticos republicanos en activo, sujetos a la influencia de las bases más conservadoras del partido (como el candidato presidencial Ted Cruz, abiertamente homófobo, y el también más que probable candidato Jeb Bush) frente a las críticas de otros políticos republicanos que ya no tienen nada que perder, como es el caso del exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que considera que su partido tiene mucho “que aprender” de lo sucedido.

“Si el Partido Republicano quiere que la próxima generación de votantes escuchen nuestras ideas y soluciones a los problemas reales, tenemos que ser un partido abierto e inclusivo, no un partido de divisiones. Tenemos que ser el partido del gobierno limitado, no el partido que legisla sobre el amor. Tenemos que ser el partido que se posiciona a favor de la igualdad y contra cualquier forma de discriminación. Tenemos que ser el partido que en su momento atrajo a este inmigrante austriaco”, ha declarado Schwarzenegger.

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.