Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Gibraltar’

El Tribunal de Apelaciones de las Islas Caimán reinstaura la prohibición del matrimonio igualitario

Viernes, 22 de noviembre de 2019

caymanEl Tribunal de Apelaciones de las Islas Caimán ha resuelto a favor del Gobierno insular y ha revertido la sentencia que declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario. De esta manera, en el territorio británico vuelve a estar vigente la legislación que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. A su vez, el Tribunal de Apelaciones ha ordenado a las autoridades ejecutivas que creen una figura legal que otorgue derechos a las parejas del mismo sexo, aunque no fija un plazo determinado, sino que urge a que se realice con la mayor celeridad posible. De esta manera, las personas LGTB de las Islas Caimán ven cómo pierden un derecho que se les había reconocido.

El pasado mes de marzo, el Alto Tribunal de las Islas Caimán dictaminaba a favor de Chantelle Day y su pareja, la británica Vickie Bodden Bush, que habían presentado una denuncia en abril de 2018 por habérseles denegado en el Registro Civil la posibilidad de contraer matrimonio. El presidente del Alto Tribunal, el juez Anthony Smellie, resolvió que Chantelle y Vickie tenían razón y que la denegación del permiso de matrimonio por ser una pareja del mismo sexo era contraria a la Constitución de las Islas Caimán.

El juez Smellie también ordenó en su sentencia que el Gobierno reformase el artículo de la Ley de Matrimonio que definía la institución como «la unión entre un hombre y una mujer» para que quedase calificado como «la unión de dos personas como cónyuges». Sin embargo, el Gobierno decidió apelar la decisión del Alto Tribunal y presentó el correspondiente recurso en el mes de agosto.

Tras estudiar el recurso y dar audiencia a las partes, el Tribunal de Apelaciones ha resuelto a favor del Gobierno y ha anulado la sentencia del Alto Tribunal, al considerar que la legislación sobre el matrimonio sí se ajustaba a la Constitución de las Islas Caimán. Sin embargo, también ha ordenado al Gobierno que otorgue a Chantelle Day y Vickie Bodden Bush los mismos derechos que a una pareja legalmente casada. Asimismo, insta a que se cree con la mayor celeridad una figura legal que otorgue a las parejas del mismo sexo derechos semejantes a los del matrimonio, como podría ser una ley de uniones civiles.

El Tribunal de Apelaciones también ha solicitado a las autoridades del Reino Unido que vigilen que el Gobierno caimanés articule la citada legislación y, en caso de no hacerlo, que legisle al respecto, al hacer constar que el Gobierno no había cumplido la orden dictada anteriormente por el Alto Tribunal. Sin embargo, no fija un plazo determinado para que intervengan las autoridades británicas.

El abogado de las demandantes, Ben Tonner, ha declarado que ambas están estudiando qué pasos van a seguir desde ahora, aunque «son conscientes de que la sección 26(3) de la Carta de Derechos les da el derecho de apelar ante el Comité Judicial del Consejo Privado sobre el asunto del matrimonio». Se trata de la más alta instancia de apelación para los ciudadanos del Reino Unido y de sus territorios.

El matrimonio igualitario en Reino Unido, sus dependencias y territorios

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto. La situación es la siguiente (entre paréntesis, la entrada en vigor de la correspondiente legislación):

En las tres dependencias de la Corona:

  • La isla de Man (2016), Guernsey (2017) y Jersey (pendiente de sanción real) cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  • El Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, dos dependencias: en Alderney las parejas del mismo sexo puede casarse desde el 13 de diciembre de 2017, mientras que en Sark aún no se ha legislado al respecto, pero sus responsables políticos se han comprometido a hacerlo próximamente.

En los 14 territorios de ultramar:

En el propio Reino Unido en sí:

  • Existe el matrimonio igualitario en Inglaterra, Gales (2014) y Escocia (2014).
  • En febrero del 2020 entrará en vigor en Irlanda del Norte, después de que la Cámara de los Comunes aprobase una legislación que establecía que, de no formarse Gobierno en Irlanda del Norte antes del 21 de octubre, el ejecutivo británico debería aprobar de inmediato el matrimonio entre personas del mismo sexo en ese territorio.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Alto Tribunal de las Islas Caimán declara inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo

Martes, 2 de abril de 2019

caymanEl Alto Tribunal de las Islas Caimán ha dictaminado que la prohibición del matrimonio a las parejas del mismo sexo es inconstitucional. Asimismo, ha ordenado al Ejecutivo que modifique la Ley de Matrimonio para que lo defina como «la unión de dos personas como cónyuges». Aunque la orden es de obligado cumplimiento, la Fiscalía estima que el Gobierno deberá tomarse su tiempo para considerar la sentencia. Aun así, un nuevo territorio británico de ultramar se suma a la igualdad de derechos para las parejas LGTB.

La sentencia del Alto Tribunal es el resultado de la denuncia presentada en abril de 2018 por la caimanesa Chantelle Day y su pareja, la británica Vickie Bodden Bush, a quienes se les denegó en el Registro Civil la posibilidad de contraer matrimonio. Tras escuchar los argumentos de la defensa de las denunciantes y de la Fiscalía General, el presidente del Alto Tribunal, Anthony Smellie, ha resuelto que Chantelle y Vickie tenían razón y que la denegación del permiso de matrimonio por ser una pareja del mismo sexo es contraria a la Constitución de las Islas Caimán. Y lo ha hecho con estas contundentes palabras:

Este Tribunal está obligado a no permitir que la violación de los derechos de las demandantes continúe sin una reparación. La Constitución, en su requisito obligatorio de que la ley sea sometida a conformidad, debe prevalecer. Las demandantes y su hija tienen derecho a que el Tribunal ponga fin de inmediato a las indignidades a las que han sido sometidas.

Lo cierto es que la nueva Constitución del archipiélago, aprobada en 2009, solo se refiere al matrimonio cuando estipula que se debe «respetar el derecho de todo hombre o mujer solteros a contraer matrimonio con una persona del sexo opuesto y formar una familia». Pero en realidad ni define el matrimonio ni lo prohíbe expresamente a las parejas del mismo sexo. La definición queda recogida en el artículo 2 de la Ley de Matrimonio, que lo describe como «la unión entre un hombre y una mujer».

El juez Smellie ha ordenado también que se reforme ese artículo para que el matrimonio quede definido como «la unión de dos personas como cónyuges». El Gobierno debe cumplir con ese dictamen, aunque parece que hay alguna reticencia por parte del fiscal General, Samuel Bulgin, quien a la salida del tribunal declaraba que «comprensiblemente, el Gobierno tendrá que tomarse un tiempo para considerarlo y pensar en cómo seguir adelante». Durante el juicio, Bulgin abogó por la creación de una ley de uniones civiles para las parejas del mismo sexo, aun considerando que esa era labor del Legislativo.

Como antecedente, en las Islas Caimán eran reconocidos los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otros países a efectos de consecución de un permiso de trabajo, mediante una sentencia del Tribunal de Apelaciones que adoptaba el criterio del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, a quien la justicia caimanesa está sujeta.

Con esta sentencia, y en espera de que el Gobierno acate la orden del Tribunal, las Islas Caimán se suman a los territorios británicos de ultramar donde existe la igualdad para las parejas del mismo sexo.

El matrimonio igualitario en Reino Unido, sus dependencias y territorios

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto. La situación es la siguiente (entre paréntesis, la entrada en vigor de la correspondiente legislación):

En las tres dependencias de la Corona:

  • La isla de Man (2016), Guernsey (2017) y Jersey (pendiente de sanción real) cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  • El Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, dos dependencias: en Alderney las parejas del mismo sexo puede casarse desde el 13 de diciembre de 2017, mientras que en Sark aún no se ha legislado al respecto, pero sus responsables políticos se han comprometido a hacerlo próximamente.

En los 14 territorios de ultramar:

En el propio Reino Unido en sí:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Corte de Apelaciones de Bermudas ratifica la inconstitucionalidad de la prohibición del matrimonio igualitario

Lunes, 26 de noviembre de 2018

bm!mottoLa Corte de Apelaciones de Bermudas ha dictaminado en contra del recurso presentado por el Gobierno contra la resolución judicial que declaraba inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo. La posibilidad de un nuevo recurso ha quedado agotada en el ámbito judicial estrictamente bermudeño, pero el Gobierno aún tiene 21 días para apelar al Consejo Privado del Reino Unido, cuyo comité judicial aún funciona como tribunal de apelaciones para los territorios británicos de ultramar. Los activistas LGTB han solicitado al Gobierno que cese en su «insensatez» y dé por concluida su batalla judicial contra los derechos de las minorías sexuales.

Este 23 de noviembre, la Corte de Apelaciones de Bermudas ha ratificado la decisión de la Corte Suprema que declaraba inconstitucionales los artículos de la Ley de Uniones Civiles que impedían el matrimonio entre personas del mismo sexo. Según aquella sentencia, esos artículos hacían prevalecer unas creencias determinadas sobre otras al establecer qué tipo de pareja puede contraer matrimonio y cuál no, lo que vulneraba la libertad religiosa y de creencias que recoge la Constitución.

Tras la decisión de la Corte de Apelaciones, al Gobierno bermudeño solo le resta una última instancia judicial, el Consejo Privado del Reino Unido, una institución cuyo comité judicial aún continúa ejerciendo como tribunal de apelaciones para los territorios británicos de ultramar. Sin embargo, la Corte de Apelaciones de Bermudas ha denegado la solicitud del Gobierno de dejar en suspenso su resolución durante los 21 días que tiene para decidir si recurre al Consejo Privado.

Los activistas LGTB se han felicitado por la resolución de la Corte de Apelaciones y han pedido al Gobierno que cese en sus intentos de seguir cercenando los derechos de las minorías sexuales. «Deténgase», exigían al Gobierno, «ya es hora de que esta insensatez se detenga y se permita que los bermudeños, todos los bermudeños, incluida la comunidad LGTB, se sientan como parte de una comunidad que los acepta con mucho gusto».

Un derecho reconocido legalmente y obviado políticamente

La situación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Bermudas era peculiar. En mayo de 2017, la magistrada de la Corte Suprema Charles-Etta Simmons sentenció a favor de dos hombres que habían reclamado ante los tribunales su derecho a casarse. La jueza consideró entonces que la legislación sobre matrimonio vigente en Bermudas era incompatible con los derechos humanos, ya que contenía una discriminación basada en la orientación sexual de los contrayentes. Por ello, resolvió que los demandantes tenían derecho a contraer matrimonio y declaró que la ley matrimonial debía interpretarse como aplicable a las parejas del mismo sexo. La sentencia tuvo efectos inmediatos y estableció recomendaciones para reformar la normativa, de manera que hiciera referencia a «dos personas» en lugar de a «hombre y mujer».

Sin embargo, el renuente Partido Laborista Progresista, actualmente en el poder, no obedeció esas recomendaciones, apoyado por una sociedad que, meses antes, rechazaba en referéndum la posibilidad de reconocer las uniones entre personas del mismo sexo, ya fueran en forma de matrimonio o de unión civil. El referéndum, consultivo y no vinculante, no alcanzó, sin embargo, el quórum necesario para ser considerado válido.

Dispuesto a satisfacer a sus votantes más conservadores, el Gobierno no llevó a cabo ninguna de las recomendaciones establecidas en la sentencia de la Corte Suprema, por lo que dos personas del mismo sexo podían conseguir que su unión fuera llamada matrimonio, pero las diversas leyes y normativas que tuvieran que ver con el vínculo matrimonial seguían sin aplicárseles. La decisión del poder legislativo fue, en cambio, el subterfugio de la creación de uniones civiles para las parejas del mismo sexo (como mal menor ante sus votantes), con derechos semejantes al del matrimonio, pero como una institución diferenciada. La ley fue aprobada por el Parlamento en diciembre de 2017 y promulgada por el gobernador en febrero de este 2018. Esta nueva figura legal no tuvo efectos retroactivos, por lo que los matrimonios de parejas del mismo sexo realizados desde la sentencia de la Corte Suprema hasta la entrada en vigor de la nueva legislación continuaron vigentes. Sin embargo, esta ley fue parcialmente declarada inconstitucional por la Corte Suprema, concretamente los artículos que prohibían el acceso de las parejas del mismo sexo a la institución del matrimonio. El Gobierno, persistió en su actitud y presentó recurso ante la Corte de Apelaciones, que finalmente ha ratificado la decisión de la Corte Suprema y declarado incostitucional la prohibición del matrimonio igualitario.

Del conservadurismo de la sociedad bermudeña da fe que no despenalizó la homosexualidad hasta 1994, y que, por ejemplo, la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales masculinas sigue siendo dos años superior que para las relaciones heterosexuales o lésbicas (18 años frente a 16). Aunque ello no ha evitado que se produzcan avances significativos. En 2013, por ejemplo, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe discriminar por razones de orientación sexual (a finales de 2012 nos hicimos eco de la misma). Y a principios de 2015 la Corte Suprema de Bermudas falló a favor de la adopción homoparental, lo que permite a las parejas del mismo sexo adoptar en igualdad de condiciones a las parejas de distinto sexo.

El matrimonio igualitario en Reino Unido, sus dependencias y territorios

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto. La situación es la siguiente (entre paréntesis, la entrada en vigor de la correspondiente legislación):

En las tres dependencias de la Corona:

  • La isla de Man (2016), Guernsey (2017) y Jersey (pendiente de sanción real) cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  • El Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, dos dependencias: en Alderney las parejas del mismo sexo puede casarse desde el 13 de diciembre de 2017, mientras que en Sark aún no se ha legislado al respecto, pero sus responsables políticos se han comprometido a hacerlo próximamente.

En los 14 territorios de ultramar:

En el propio Reino Unido en sí:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El gobernador de Bermudas firma la ley que deroga el matrimonio igualitario y lo sustituye por una figura legal específica para parejas del mismo sexo

Sábado, 10 de febrero de 2018

bm!mottoMalas noticias: con la firma del gobernador, John Rankin, la ley que deroga el matrimonio igualitario en Bermudas es ya una realidad. Medios LGTB anglosajones hacen ya referencia al “primer lugar del mundo” en el que se da este paso atrás. Y aunque esta afirmación es discutible (nos viene a la cabeza el triunfo en referéndum de la Proposición 8 en California en 2008), lo cierto es que el simbolismo de la noticia es indiscutible. Era esperada, en cualquier caso: hace ahora dos meses recogimos la aprobación de la medida por la Asamblea de Representantes de Bermudas.

La situación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Bermudas era un tanto peculiar. En mayo de 2017, la magistrada de la Corte Suprema Charles-Etta Simmons sentenció a favor de dos hombres que habían reclamado ante los tribunales su derecho a casarse. La jueza consideró entonces que la legislación sobre matrimonio vigente en Bermudas era incompatible con los derechos humanos, ya que contenía una discriminación basada en la orientación sexual de los contrayentes. Por ello, consideró que los demandantes tenían derecho a contraer matrimonio y declaró que la ley matrimonial debía interpretarse como aplicable a las parejas del mismo sexo. La sentencia tuvo efectos inmediatos y estableció recomendaciones para reformar la normativa, de manera que hicera referencia a “dos personas” en lugar de a “hombre y mujer”.

Sin embargo, el renuente Partido Laborista Progresista, actualmente en el poder, no obedeció esas recomendaciones, apoyado por una sociedad que solo unos meses antes, había rechazado en referéndum la posibilidad de reconocer jurídicamente las uniones entre personas del mismo sexo, ya fueran en forma de matrimonio o de unión civil. El referéndum, consultivo y no vinculante, no alcanzó, sin embargo, el quórum necesario para ser considerado válido.

Dispuesto a satisfacer a sus votantes más conservadores, el Gobierno de Bermudas no llevó a cabo ninguna de las recomendaciones establecidas en la sentencia de la Corte Suprema, por lo que dos personas del mismo sexo podían conseguir que su unión fuera llamada matrimonio, pero las diversas leyes y normativas que tuvieran que ver con el vínculo matrimonial seguían sin aplicárseles. Finalmente, como una forma de “cortocircuitar” a la Corte Suprema, la Asamblea de Bermudas aprobó un proyecto de ley que en lugar del matrimonio igualitario instituye la figura de las uniones civiles para las parejas del mismo sexo. La medida fue aprobada en diciembre por 24 votos a favor y 10 en contra. Ahora el gobernador John Rankin, en representación de la reina de Inglaterra, ha estampado su firma en la ley, otorgándole plena validez.

Cabe señalar que de no haberlo hecho (opción que según los medios ha sido valorada por el Gobierno británico), John Rankin hubiese abierto una importante crisis política: Bermudas es un territorio británico de ultramar que goza de una autonomía casi plena. El Gobierno británico, a través del gobernador, dirige la política de seguridad y defensa, pero procura no inmiscuirse en cuestiones internas salvo en circunstancias excepcionales. Y con la decisión de no hacerlo, el Gobierno de Theresa May ha dejado claro que este tema no le parece de suficiente importancia.

A partir de ahora, las parejas del mismo sexo ya no podrán contraer matrimonio, sino una unión civil que otorga derechos similares pero que es una institución diferenciada. Eso sí, para evitar problemas jurídicos la nueva figura legal no tendrá efectos retroactivos, por lo que los matrimonios de parejas del mismo sexo que hayan tenido lugar desde la sentencia de la Corte Suprema hasta la actualidad seguirán vigentes.

Bermudas, un territorio profundamente conservador

Esta regresión de los derechos LGTB no es simo la respuesta de un Gobierno y sociedad profundamente conservadores a la inequívoca resolución de la Corte Suprema, que estableció con rotundidad que la prohibición del matrimonio igualitario vulneraba la legislación sobre derechos humanos. Del conservadurismo de la sociedad bermudeña da fe que no despenalizó la homosexualidad hasta 1994, y que, por ejemplo, la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales masculinas sigue siendo dos años superior que para las relaciones heterosexuales o lésbicas (18 años frente a 16).

Ello no ha evitado que se produzcan avances significativos. En 2013, por ejemplo, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe discriminar por razones de orientación sexual (a finales de 2012 nos hicimos eco de la misma). Y a principios de 2015 la Corte Suprema de Bermudas falló a favor de la adopción homoparental, lo que permite a las parejas del mismo sexo adoptar en igualdad de condiciones a las parejas de distinto sexo.

Está por ver si la aprobación de la ley de uniones civiles y la reversión del derecho al matrimonio tendrán una respuesta judicial, aunque no parece descabellado que acabe dando lugar a una nueva batalla legal. Como decíamos arriba, hay al menos un antecedente parecido: en 2008, la Corte Suprema de California declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario. Meses más tarde, se aprobaba en referéndum una enmienda constitucional que restauraba expresamente la prohibición, a pesar de que unas 18.000 parejas se habían casado ya. En 2010 dicho referéndum fue considerado inconstitucional por un tribunal federal, pero hubo que esperar a 2013 para que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos definitivamente validase la decisión. Las bodas volvían a California cinco años después.

El matrimonio igualitario en el Reino Unido

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto. La situación es la siguiente (entre paréntesis, la entrada en vigor de la correspondiente legislación):

En las tres dependencias de la Corona:

  • La isla de Man (2016), Guernsey (2017) y Jersey (pendiente de sanción real) cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  • El Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, dos dependencias: en Alderney las parejas del mismo sexo puede casarse desde el 13 de diciembre de 2017, mientras que en Sark aún no se ha legislado al respecto, pero sus responsables políticos se han comprometido a hacerlo próximamente.

En los 14 territorios de ultramar:

En el propio Reino Unido en sí:

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La dependencia británica de Jersey aprueba el matrimonio igualitario

Lunes, 5 de febrero de 2018

150px-Jersey_coa.svgEste 1 de febrero, la Asamblea de los Estados del Bailinazgo de Jersey ha aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo, con una contundente mayoría de 43 votos a favor y tan solo 1 en contra. Se culmina así un proceso que se inició en 2015, cuando el Gobierno de la isla presentó ante la cámara su proyecto de ley de matrimonio igualitario. A falta de la obligatoria sanción real, se espera que la nueva normativa entre en vigor en el mes de mayo.

Jersey, que cuenta con unos 100.000 habitantes, es una de las conocidas también como islas Anglonormandas, vinculadas a la corona británica desde tiempos medievales (cuando el rey de Inglaterra y el duque de Normandía eran la misma persona) pero que formalmente no forman parte del Reino Unido. Por ello, los avances en derechos LGTB se han producido con una cierta demora con respecto a este. Por ejemplo, en el Estado británico se aprobaban las uniones civiles (civil partnership) en 2004, pero en Jersey una ley similar tuvo que esperar hasta 2009 para ver la luz y hasta mediados de 2011 para entrar en vigor.

Lo mismo ha ocurrido con el matrimonio igualitario. Mientras que era aprobado en Inglaterra, Gales y Escocia en el año 2014, las dependencias y territorios británicos debían legislar al respecto de manera independiente. El Gobierno de Jersey promovió una iniciativa legislativa en el año 2015, con la pretensión de que el trámite parlamentario hiciera posible el matrimonio entre personas del mismo sexo dos años después.

Sin embargo, se ha tenido que esperar hasta este 1 de febrero para que la Asamblea de los Estados (el parlamento unicameral de Jersey) aprobase finalmente la ley, aunque lo ha hecho con gran contundencia: 43 votos favorables contra un único voto desfavorable. Como es preceptivo, habrá que esperar a la sanción real para que la ley tome efectos, algo que se espera que ocurra en el próximo mes de mayo.

Un territorio europeo más en unirse a la igualdad de derechos de las parejas LGTB. ¡Enhorabuena, Jersey!

El matrimonio igualitario en el Reino Unido

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto. La situación es la siguiente (entre paréntesis, la entrada en vigor de la correspondiente legislación):

En las tres dependencias de la Corona:

  • La isla de Man (2016), Guernsey (2017) y Jersey (pendiente de sanción real) cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  • El Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, dos dependencias: en Alderney las parejas del mismo sexo puede casarse desde el 13 de diciembre de 2017, mientras que en Sark aún no se ha legislado al respecto, pero sus responsables políticos se han comprometido a hacerlo próximamente.

En los 14 territorios de ultramar:

En el propio Reino Unido en sí:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El territorio británico de Santa Elena aprueba el matrimonio igualitario

Sábado, 23 de diciembre de 2017

descargaEl Consejo Legislativo de Santa Elena aprobó este martes un proyecto de ley para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. Se trata de la décima dependencia británica que reconoce este derecho, y la primera que lo hace después de que la Asamblea de Bermudas diera marcha atrás y anulara la medida pocos meses después de entrar en vigor. Santa Elena era la única parte del territorio de ultramar que también comprende a Ascensión y Tristán de Acuña en la que el matrimonio era aún excluyente.

La andadura de la igualdad matrimonial en la isla atlántica de Santa Elena comenzó en abril de 2016. El Gobierno de este territorio británico anunciaba entonces una consulta pública sobre el asunto, que se extendió durante un mes y reveló una mayoría de 79 respuestas favorables frente a 66 en contra. El Consejo Ejecutivo decidió, por tanto, enviar la propuesta al Consejo Legislativo para su tramitación parlamentaria. Pero el proyecto de ley fracasó en su primer intento y fue retirado en diciembre del año pasado.

En enero de este año, una pareja de hombres solicitó una licencia de matrimonio en Santa Elena. El funcionario del registro civil remitió la petición a la Justicia después de que se presentaran alegaciones contra la misma tras su exposición pública. La audiencia del caso en el Tribunal Supremo estaba prevista para enero de 2018.

El pasado septiembre, el Consejo Legislativo se reunió para decidir si retomaba el asunto o lo dejaba en manos de la Justicia. Los diputados resolvieron lanzar una nueva consulta pública, cuyos resultados volvieron a ser favorables. El Gobierno remitió entonces el proyecto de ley de matrimonio igualitario al Parlamento, que lo aprobó este martes por una contundente mayoría de 9 votos a favor y 2 en contra. Ahora solo resta el trámite de la sanción real para que entre en vigor.

El matrimonio igualitario en el Reino Unido

La composición política y territorial del Reino Unido es compleja, lo que repercute en la legislación de derechos como el matrimonio igualitario, ya que cada territorio o dependencia tiene competencia plena al respecto.

Con Santa Elena ya son 9 los territorios de ultramar británicos que han concedido los mismos derechos a las parejas del mismo sexo. Los restantes son las Islas Pitcairn, el Territorio Antártico Británico, la base de Acrotiri y Dekhelia, Gibraltar, el Territorio Británico del Océano Índico, la isla Ascensión y Tristán de Acuña. Estos dos últimos, de hecho, conforman con la isla de Santa Elena el territorio de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña. El matrimonio igualitario en Bermudas, vigente durante varios meses por decisión judicial, será reemplazado por una ley de uniones civiles por decisión de su Asamblea de Representantes.

En cuanto a las dependencias de la Corona, Guernsey y la isla de Man cuentan ya con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo. En Alderney, una dependencia a su vez del bailinazgo de Guernsey, el matrimonio igualitario es posible desde el pasado 13 de diciembre. La dependencia restante, Jersey, ha iniciado la tramitación de un proyecto de ley al respecto.

En el propio Reino Unido en sí, existe el matrimonio igualitario en Inglaterra, Gales Escocia. Sin embargo, los conservadores protestantes de Irlanda del Norte siguen impidiendo su aprobación, utilizando torticeramente para ello el protocolo para ocasiones especiales acordado en los procesos de paz.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Asamblea de Bermudas anula el matrimonio igualitario y crea la figura de las uniones civiles para las parejas del mismo sexo

Miércoles, 13 de diciembre de 2017

bm!mottoLa Asamblea de Representantes de Bermudas ha aprobado un proyecto de ley que crea la figura de las uniones civiles para las parejas del mismo sexo, y revierte la posibilidad, abierta por decisión judicial, de que se incluyan en la institución del matrimonio. La medida ha sido aprobada por 24 votos a favor y 10 en contra. Esta regresión de los derechos de las parejas LGTB es la respuesta de un Gobierno y sociedad profundamente conservadores a la inequívoca resolución de la Corte Suprema, que estableció con rotundidad que la prohibición del matrimonio igualitario vulneraba la legislación sobre derechos humanos.

La situación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Bermudas era peculiar. En mayo de este 2017, la magistrada de la Corte Suprema Charles-Etta Simmons sentenció a favor de dos hombres que habían demandado por su derecho a casarse. La jueza consideró que la legislación sobre matrimonio vigente en Bermudas era incompatible con los derechos humanos, ya que contenía una discriminación basada en la orientación sexual de los contrayentes. Por ello, consideró que los demandantes tenían derecho a contraer matrimonio y declaró que la ley matrimonial debía interpretarse como aplicable a las parejas del mismo sexo. La sentencia tuvo efectos inmediatos y estableció recomendaciones para reformar la normativa, de manera que hicera referencia a “dos personas” en lugar de a “hombre y mujer”.

Sin embargo, el renuente Partido Laborista Progresista, actualmente en el poder, no obedeció esas recomendaciones, apoyado por una sociedad que, meses antes, rechazaba en referéndum la posibilidad de reconocer las uniones entre personas del mismo sexo, ya fueran en forma de matrimonio o de unión civil. El referéndum, consultivo y no vinculante, no alcanzó, sin embargo, el quórum necesario para ser considerado válido.

Dispuesto a satisfacer a sus votantes más conservadores, el Gobierno no llevó a cabo ninguna de las recomendaciones establecidas en la sentencia de la Corte Suprema, por lo que dos personas del mismo sexo podían conseguir que su unión fuera llamada matrimonio, pero las diversas leyes y normativas que tuvieran que ver con el vínculo matrimonial seguían sin aplicárseles. La decisión del poder legislativo ha sido, en cambio, el subterfugio de la creación de uniones civiles para las parejas del mismo sexo (como mal menor ante sus votantes), con derechos semejantes al del matrimonio, pero como una institución diferenciada. Esta nueva figura legal no tendrá efectos retroactivos, por lo que los matrimonios de parejas del mismo sexo realizados desde la sentencia de la Corte Suprema hasta la actualidad seguirán vigentes.

El diputado del Partido Laborista Progresista Lawrence Scott afirmó durante la deliberación en la Asamblea que “la comunidad LGBTQ obtiene los beneficios que ha estado pidiendo, mientras se mantiene la definición tradicional de matrimonio”, tras lo que explicaba que “hasta ahora, podían tener el nombre de matrimonio, pero sin los beneficios. Después de la aprobación del proyecto de ley, obtendrán los beneficios, pero no el nombre de matrimonio. Los beneficios son lo que realmente quieren”. Desde la oposición, el resumen es muy distinto. La diputada de One Bermuda Alliance Patricia Gordon-Pamplin ha considerado que “hemos dado algo a una comunidad tan solo para arrebatárselo”, a lo que añadía “no me parece que esté bien que tratemos a nuestros hermanos y hermanas de manera diferente en algo que es similar”.

Del conservadurismo de la sociedad bermudeña da fe que no despenalizó la homosexualidad hasta 1994, y que, por ejemplo, la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales masculinas sigue siendo dos años superior que para las relaciones heterosexuales o lésbicas (18 años frente a 16). Aunque ello no ha evitado que se produzcan avances significativos. En 2013, por ejemplo, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe discriminar por razones de orientación sexual (a finales de 2012 nos hicimos eco de la misma). Y a principios de 2015 la Corte Suprema de Bermudas falló a favor de la adopción homoparental, lo que permite a las parejas del mismo sexo adoptar en igualdad de condiciones a las parejas de distinto sexo. Ignoramos si la aprobación de la ley de uniones civiles y la reversión del derecho al matrimonio tendrán una respuesta judicial.

El matrimonio igualitario en el Reino Unido

La composición política del Reino Unido es algo complicada, lo que hace que la extensión del matrimonio igualitario se encuentre con dificultades especiales en comparación con otros países.

En el Reino Unido estrictamente hablando, las legislaciones sobre el matrimonio igualitario están vigentes en Inglaterra, Gales y Escocia, quedando tan solo Irlanda del Norte como el único reducto que se resiste a la igualdad en el acceso al matrimonio para las parejas del mismo sexo.

En cuanto a las tres dependencias británicas, la Isla de Man aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo en abril de este 2017, el Bailinazgo de Guernsey lo hizo en el mes de septiembre, y en el Bailinazgo de Jersey se espera una votación final al respecto, que podría tener lugar el próximo 30 de enero de 2018. Hay que señalar que el Bailinazgo de Guernsey tiene, a su vez, sus propias dependencias, Alderney y Sark, donde no se aplicó el derecho al matrimonio igualitario. Sin embargo, Alderney aprobó el pasado mes de octubre una resolución favorable, que está a la espera de la convalidación por la jefatura del Estado.

De los catorce territorios británicos de ultramar, el matrimonio entre personas del mismo sexo está permitido en Gibraltar, las Islas Pitcairn, el Territorio Antártico Británico, el Territorio Británico del Océano Índico, las Islas Malvinas, la base de Acrotiri y Dekhelia. En el territorio formado por Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña, solo es legal en las dos últimas. No está permitido en Anguila, las Islas Vírgenes Británicas, Bermudas, Montserrat, las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, las Islas Caimán y las Islas Turcas y Caicos. En las Islas Caimán, sin embargo, sí se reconocen los matrimonios de parejas del mismo sexo contraídos en otras circunscripciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Corte Suprema de Bermudas dictamina a favor del matrimonio igualitario

Miércoles, 10 de mayo de 2017

bm!mottoLas islas Bermudas se convierten en el séptimo territorio británico que permite a las parejas del mismo sexo contraer matrimonio. La magistrada de la Corte Suprema Charles-Etta Simmons sentenció el viernes pasado a favor de dos hombres que habían demandado por su derecho a casarse. El fallo establece una interpretación incluyente con las personas LGTB de la ley sobre matrimonio vigente, que se deberá reformar.

En junio del año pasado, la población de Bermudas, territorio británico de ultramar situado frente a la costa este de los Estados Unidos, rechazaba en referéndum la posibilidad de reconocer las uniones entre personas del mismo sexo, ya sea en forma de matrimonio o de unión civil. El reférendum, consultivo y no vinculante, no alcanzó sin embargo el quórum necesario para ser considerado válido.

El fracaso del plebiscito abría la puerta al Parlamento para aprobar a medio plazo una norma (posiblemente de uniones civiles) sin sombra de ilegalidad. Ese es el deseo, por ejemplo, del ex primer ministro sir John Swan, que en su momento llegó a votar en contra de despenalizar las relaciones homosexuales y que ahora se muestra convencido de las bondades del matrimonio igualitario. El actual primer ministro, Michael Dunkley, había comentado por su parte antes del referéndum que había que seguir la “la voluntad del pueblo”.

Pero paralelamente se había puesto en marcha también la vía judicial. La pareja formada por el bermudeño Winston Godwin y el canadiense Greg DeRoche presentó en julio del años pasado una demanda ante la Corte Suprema después de que el registro civil rechazara su solicitud para contraer matrimonio. La juez Charles-Etta Simmons escuchó las alegaciones en febrero de este año. Tres meses después ha llegado la sentencia.

Simmons considera que la legislación sobre matrimonio vigente en Bermudas es incompatible con la de derechos humanos, ya que contiene una discriminación basada en la orientación sexual de los contrayentes. Por ello, considera que los demandantes tienen derecho a contraer matrimonio y declara que la ley matrimonial debe interpretarse como aplicable a las parejas del mismo sexo. La sentencia tiene efectos inmediatos y establece recomendaciones para reformar la normativa, de manera que haga referencia a “dos personas” en lugar de a “hombre y mujer”.

La bermudeña es una sociedad especialmente conservadora. No despenalizó la homosexualidad hasta 1994, y por ejemplo la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales masculinas sigue siendo dos años superior que para las relaciones heterosexuales o lésbicas (18 años frente a 16). Ello no ha evitado que se produzcan avances significativos. En 2013, por ejemplo, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe discriminar por razones de orientación sexual (a finales de 2012 nos hicimos eco de la misma). Y a principios de 2015 la Corte Suprema de Bermudas falló a favor de la adopción homoparental, lo que permite a las parejas del mismo sexo adoptar en igualdad de condiciones a las parejas de distinto sexo. Sin embargo, pese a que la adopción homoparental es posible, no existía hasta ahora ningún reconocimiento jurídico de las relaciones entre personas del mismo sexo.

Bermudas se une ahora a Gibraltar, las Islas Pitcairn, el Territorio Antártico Británico y la base de Acrotiri y Dekhelia, que completan el grupo de los cuatro territorios de ultramar británicos en permitir el matrimonio igualitario. Las islas Malvinas lo han aprobado el pasado mes de abril. Otros ocho de estos territorios no lo permiten, o lo hacen solo parcialmente (como la Isla Ascensión, que forma parte del territorio de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña), mientras que dos de ellos, Montserrat y las Islas Turcas y Caicos, lo prohíben taxativamente en sus constituciones.

En cuanto a las tres dependencias británicas, la Isla de Man aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo el pasado mes de abril, el Bailinazgo de Guernsey lo hizo en el mes de septiembre, y el Bailinazgo de Jersey lo aprobará previsiblemente este verano.

En el Reino Unido estrictamente hablando, las legislaciones sobre el matrimonio igualitario están vigentes en Inglaterra, Gales y Escocia, quedando tan solo Irlanda del Norte como el único reducto que se resiste a la igualdad en el acceso al matrimonio para las parejas del mismo sexo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Gibraltar aprueba el matrimonio igualitario

Sábado, 29 de octubre de 2016

25218Gibraltar aprobó el pasado miércoles día 26 el matrimonio igualitario por unanimidad de su gobierno, cuyos 15 representantes votaron con un “sí” rotundo a la proposición de ley que reconoce legalmente a las parejas del mismo sexo, equiparándolas con las heterosexuales. De esta manera, Gibraltar se ha convertido en el cuarto territorio de ultramar británico en aprobar el matrimonio igualitario. La enmienda a la Ley de Matrimonio Civil que lo permite fue votada por unanimidad de los 15 miembros de su Parlamento, a propuesta de la ministra de Igualdad. La reforma, sin embargo, permite a los funcionarios del registro civil objetar en conciencia la celebración de matrimonios de parejas del mismo sexo.

Como sabéis, Gibraltar es un territorio un tanto especial ubicado en el corazón de la costa andaluza pero perteneciente al Reino Unido (en realidad es una colonia británica). Dada su ubicación, esta localización de apenas 30.000 habitantes cuenta con singularidades tales como una mayoría católica, la convivencia de la libra con el euro y ese acento british andaluz.

Con esta nueva ley, Gibraltar da un paso más en la igualdad para todos los ciudadanos LGBT tras despenalizar las relaciones gais en el año 93, permitir la adopción por parte de parejas homosexuales desde Abril de 2012. En 2014, el Parlamento de Gibraltar ya había aprobado una ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo, que incluía el derecho a la adopción homoparental, pero, tras las últimas elecciones de 2015, el matrimonio igualitario se convirtió en un tema a debate. La coalición de laboristas y liberales que fue reelegida instó la celebración de una encuesta, que concluyó con un 63 % de opiniones favorables a los derechos LGTB. El Gobierno, sin embargo, rehusó la convocatoria de un referéndum al respecto. A principios de año, la oposición socialdemócrata también se declaró partidaria de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, con lo que quedaba allanado el camino para su aprobación.

El pasado mes de agosto, el gobierno introdujo la proposición de enmienda a la Ley de Matrimonio Civil para incluir a las parejas del mismo sexo, que finalmente ha sido votada este 26 de octubre por el Parlamento, obteniendo el voto unánime de sus 15 miembros. Sin embargo, por una mayoría de 11 votos contra 4, ha sido rechazada una propuesta para eliminar un artículo que ha causado controversia, ya que la reforma permite a los funcionarios del registro objetar en conciencia la celebración de matrimonios de parejas del mismo sexo. El texto finalmente aprobado también exime a las organizaciones religiosas de celebrar este tipo de enlaces. La reforma entrará en vigor una vez que obtenga la oportuna sanción real.

Su primer ministro Fabian Picardo, describió el día de ayer como histórico para Gibraltar y su parlamento, insistiendo en que la definición de sagrado en referencia al matrimonio cristiano seguirá siendo inalterable, ya que según Ricardo “nada de lo aprobado en esta ley tiene que ver con la religión”. Brillante el primer ministro separando religión de política.

Felix Alvarez, presidente de Equality Rights Group, ha expresado su satisfacción por la aprobación de la enmienda, calificando el 26 de octubre como “un día muy feliz y largamente esperado por muchos en Gibraltar”.  Sin embargo, se ha comprometido también a vigilar por su cumplimiento, y a exigir que la cláusula de conciencia de los funcionarios del registro no se ejecute sin que se garantice la celebración final del matrimonio.

Gibraltar se ha unido así a las Islas Pitcairn, el Territorio Antártico Británico y la base de Acrotiri y Dekhelia, que completan el grupo de los cuatro territorios de ultramar británicos en permitir el matrimonio igualitario. Otros ocho de estos territorios no lo permiten, o lo hacen solo parcialmente (como la Isla Ascensión, que forma parte del territorio de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña), mientras que dos de ellos, Montserrat y las Islas Turcas y Caicos, lo prohíben taxativamente en sus constituciones, pero las islas Malvinas han expresado su intención de aprobarlo.

En cuanto a las tres dependencias británicas, la Isla de Man aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo el pasado mes de abril, el Bailinazgo de Guernsey lo hizo en el mes de septiembre, y el Bailinazgo de Jersey lo aprobará previsiblemente el próximo mes de enero.

En el Reino Unido estrictamente hablando, las legislaciones sobre el matrimonio igualitario están vigentes en Inglaterra, Gales y Escocia, quedando tan solo Irlanda del Norte como el único reducto que se resiste a la igualdad en el acceso al matrimonio para las parejas del mismo sexo.

Fuente GayStarNews, vía AmbienteG/ Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Primer matrimonio de una pareja del mismo sexo en la isla de Man

Lunes, 1 de agosto de 2016

Marc-y-Alan-Steffan-Cowell-primer-matrimonio-en-isla-de-Man-300x300El pasado viernes 22 de julio entraba en vigor en la isla de Man el matrimonio igualitario, una vez que la ley aprobada en el mes de abril recibiera la sanción de la reina Isabel II. El lunes siguiente, la pareja formada por Marc y Alan Steffan-Cowell  se convertía en la primera del mismo sexo en estar unida en matrimonio en la dependencia británica situada entre Gran Bretaña e Irlanda. Ambos han expresado su satisfacción por su nuevo estado civil, y consideran que “han hecho historia”.

Marc y Alan Steffan-Cowell formalizaron su unión civil el 3 de julio de 2015, que era el único reconocimiento disponible en esas fechas para las parejas del mismos sexo en la isla de Man. Pero en cuanto ha sido posible, han efectuado los trámites para convertirse en un matrimonio, algo que ahora permite la reforma de la ley de matrimonio y uniones civiles que ha entrado en vigor este 22 de julio. De esta manera, se han convertido en la primera pareja del mismo sexo en estar legalmente casada en una dependencia británica.

Ambos cónyuges expresaban su satisfacción por su nuevo estado civil. Marc declaraba que “es muy agradable ser al fin igual a todos los demás, y poder elegir el matrimonio en vez de una unión civil, creo que es absolutamente fantástico estar en consonancia con el resto del Reino Unido. Creo que es un gran hito para la comunidad LGTB y para la isla de Man en su conjunto”. Por su parte, Alan publicaba en su cuenta de Facebook: “Firmados todos los formularios, y con eso ahora somos el primer matrimonio del mismo sexo en la isla de Man… ¡de todos los tiempos! ¡Se ha hecho historia!”.

Patrick Corrigan, director para naciones y regiones de Amnistía Internacional, expresó su satisfacción por la entrada en vigor de la ley mediante el siguiente comunicado: “El año pasado, Amnistía Internacional escribió al Gobierno de isla de Man para instarle a cambiar la ley y ahora estamos encantados de ver el matrimonio igualitario entrar en vigor en la isla. La reforma de la ley en la isla de Man también pone en evidencia la situación que atraviesan las parejas homosexuales y lesbianas de Irlanda del Norte, a quienes todavía su Gobierno les niega el derecho a contraer matrimonio”.

Con la entrada en vigor de la ley, no solo se abre el matrimonio a las parejas del mismo sexo, sino que las parejas de distinto sexo pueden formalizar una unión civil, siendo el único territorio del Reino Unido donde está permitido.

El matrimonio igualitario en las dependencias británicas

En este tipo de territorios el reconocimiento de los derechos LGTB siempre ha ido retrasado respecto al Reino Unido. La isla de Man, por ejemplo, no despenalizó formalmente la homosexualidad hasta 1992 y su vigente ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo no fue aprobada hasta 2011, siete años después de que lo hiciera el Reino Unido.

El Parlamento de la isla de Man reproduce a pequeña escala el sistema bicameral británico, como una cámara baja elegida por sufragio universal (la Cámara de las Llaves, que está compuesta en su práctica totalidad por legisladores independientes) y una cámara de elección indirecta, el Consejo Legislativo (de la cual forma parte por ejemplo el obispo anglicano).

En octubre del año pasado, el primer ministro anunciaba el inicio de la tramitación de una ley de matrimonio igualitario en la isla. Bell, por cierto, aprovechó también para salir públicamente del armario en una entrevista. Poco después comenzaba el proceso de consulta popular sobre el proyecto, que se cerró un mes después con 90 respuestas positivas, 76 negativas y 10 neutras. La iniciativa se aprobó en segunda lectura en la Cámara de las Llaves en el mes de marzo, por 17 votos a favor y solo tres en contra. El 20 de abril superó su tercera y definitiva lectura en el Consejo Legislativo, por seis votos afirmativos frente a tres negativos. La ley quedaba a la espera de la sanción real, que se ha efectuado finalmente este 22 de julio.

De esta manera, la isla de Man se ha convertido en la primera de las tres dependencias británicas en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque tanto Jersey como Guernsey (ambas situadas en el Canal de la Mancha) han iniciado la tramitación de leyes similares, que esperan tomar efectos a primeros de 2017. En el ámbito geográfico de las islas Británicas, tan solo Irlanda del Norte sigue resistiéndose a la igualdad en el acceso al matrimonio.

En cuanto a los territorios de ultramar, el matrimonio igualitario fue aprobado en 2015 por el consejo de las islas Pitcairn, y por el consejo de la isla Ascensión (que forma parte del territorio de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña) el 31 de mayo de 2016. El resto de territorios no lo permiten, o incluso lo prohíben en sus constituciones, si bien uno de ellos, Gibraltar, ha expresado su intención de aprobarlo.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Equality Rights Group hará campaña en Gibraltar en favor de la igualdad y legalidad del Matrimonio

Martes, 18 de noviembre de 2014

repositorio_obj_3217_1394727550Equality Rights Group ha anunciado que hará campaña en Gibraltar en favor de un matrimonio legal e igualitario de pleno derecho para todos los géneros, tras haber conseguido la unión civil “este es el único método ético y equitativo para garantizar igualdad en el derecho de todos los ciudadanos, de la misma forma y sin distinción” ha comunicado Félix Álvarez, presidente del grupo ERG, en un comunicado de prensa.

Reconocemos el importante avance que la legislación de la asociación civil ha hecho a esta comunidad, pero la igualdad no es sólo sobre un estado independiente plasmado en un papel. La ley debe, en principio, respetar el carácter democrático de igualdad de todos los ciudadanos. Principalmente en ese derecho fundamental, pero también en la manera en la que se aplica la legislación civil en la sociedad, que actualmente es insuficiente. Estamos convencidos de que la enmienda de la legislación del matrimonio serviría para garantizar la no discriminación del colectivo LGBT, es la única manera de avanzar hacia un futuro mejor”.”Después de un ejercicio de consulta, que anunciamos el pasado mes de septiembre, hemos dedicado tiempo a deliberar plenamente en las cuestiones. Las respuestas las daremos en el momento oportuno” se explica Félix.
“En el ejercicio de consulta, estábamos interesados en invitar a las distintas  opiniones y a la participación de la derecha a través de la comunidad, sin excepción ni exclusión, conscientes del hecho de que, en el momento en que la organización se lanzó originalmente como GGR en el año 2000, tuvimos la opción de establecer las metas nosotros mismos debido al hecho de que prácticamente no había diálogo social o discusión en esa coyuntura. En 2014, la situación es diferente, y nos pareció que era nuestro deber solicitar propuestas. Estamos muy agradecidos a todos los que participaron y deseamos transmitir nuestro agradecimiento a ellos por eso. “Siendo este el caso, el tamaño de la muestra en sí mismo no constituye un estudio sociológico válida o fiable, y nunca fue nuestra pretensión. La participación, en 847 respuestas recibidas, mostró un resultado con más del 90% de las respuestas abogando por un cambio”.
.
Ahora, por lo tanto estamos elaborando los enfoques y presentaciones necesarias para el Gobierno en esta materia, y seguiremos presionando para el cambio hasta que la igualdad ante la ley de Gibraltar signifique exactamente lo que dice,’ finaliza el texto.
.
Fuente Ragap

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Gibraltar aprueba una ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo y que permite la adopción homoparental.

Sábado, 22 de marzo de 2014

25218El Parlamento de Gibraltar aprobó este viernes 21 de marzo la ley que legaliza las uniones civiles con independencia del sexo de los contrayentes. Y lo hizo de forma casi unánime: de sus 17 miembros, 16 votaron a favor y 1 (el ex ministro principal Peter Caruana) se abstuvo. La ley permitirá que parejas del mismo o de distinto sexo disfruten de derechos equiparables a los del matrimonio civil, incluyendo la adopción homoparental.

Día histórico en Gibraltar. Como ya previmos, el Parlamento ha legalizado esta mañana la unión civil para parejas gays y heterosexuales, que permite casarse a todas las parejas del mismo sexo en iguales condiciones que las de distinto sexo en este territorio británico. Todos los partidos han apoyado la iniciativa. El proyecto de ley ha sido aceptado por 16 votos a favor y una abstención, en una Cámara que cuenta con 17 miembros.

La aprobación del proyecto de ley (que puedes descargar pinchando aquí) es el resultado de años de lucha de Equality Rights Group (antes GGR), colectivo LGTB gibraltareño, a favor del reconocimiento jurídico de derechos para las parejas del mismo sexo. Un proceso que no ha sido precisamente fácil. Pese a ser un territorio bajo soberanía británica, Gibraltar ha estado muy atrasada en esta materia.

Volviendo al tema, cinco minutos antes de las 10 de la mañana comenzaba el debate del este punto del orden del día, el segundo. Tras 42 minutos de intervenciones, en las que han participado miembros del equipo de gobierno (Coalición del Partido Socialista Laborista y el Partido Liberal) y de la oposición (Socialdemócratas), la unión civil ha sido aprobada a las 10.37 horas por parte de gobierno y oposición, con la excepción del voto del ex Ministro Principal Peter Caruana, quien se ausentó de la cámara legislativa.

971167_526392254085015_126523973_nUna vez aprobada la ley en el Parlamento, ahora es el gobierno gibraltareño el que tiene que dictar la fecha de entrada en vigor. Podrá casarse cualquier pareja que está presente físicamente en Gibraltar sin ningún problema respecto a su nacionalidad o su lugar de residencia, aunque deberán presentar en plazo la documentación que se les solicita desde el registro civil. Los matrimonios y las uniones civiles celebradas en el extranjero serán también reconocidos.

Miembros del colectivo LGBT de Gibraltar se han presenciado en la sala para celebrar la noticia, convocados por Equality Rights Group (ERG), la asociación que promueve desde el año 2000 la aprobación de la unión civil para todos.

“Hemos alcanzado este logro porque estábamos determinados a hacer una campaña democrática y abierta. Sin pedir perdón y sin recurrir a otra cosa que a un diálogo abierto con la sociedad en general y los partidos políticos”, explica Felix Alvarez, presidente de EQR. “Ha sido muy difícil a veces, pero sin ninguna duda los cambios vienen con el tiempo, porque cada vez contamos con más apoyos con el paso de los años”, añade. “Nos llena de orgullo que este respeto por el debate abierto y constitucional signifique que, con paciencia y determinación, obtengamos los frutos de tanto trabajo”, reconoce Alvarez.

noticias_file_foto_745264_1395397671La unión civil no es el primer logro en materia de derechos LGBT que se aprueba en Gibraltar. En los últimos años se han puesto en marcha normas contra la discriminación por orientación sexual o identidad de género en el ámbito laboral, o la equiparación de la edad legal de consentimiento para parejas gays y heterosexuales. Otras, como las medidas para evitar la discriminación de las parejas homosexuales a la hora de acceder a productos y servicios (como la vivienda pública) tienen aún que llegar al Parlamento. Cuenta Dosmanzanas que en diciembre de 2010 tuvo que ser el Privy Council de Londres, la más alta de las instituciones británicas con competencias judiciales sobre Gibraltar, el que reconociera a una pareja de lesbianas su derecho a alquilar una vivienda en las mismas condiciones que las parejas heterosexuales. Otro asunto que fue muy polémico era el hecho de que la edad de consentimiento para mantener relaciones homosexuales masculinas fuera superior a la del resto de relaciones, una discriminación a la que puso fin la Corte Suprema de Gibraltar en 2011 (el asunto llegó a amenazar incluso con provocar una crisis institucional con el Reino Unido, que se planteó actuar si finalmente la colonia no resolvía el asunto por sí misma).

El Gobierno gibraltareño, formado desde las elecciones de diciembre de 2011 por una coalición de laboristas y liberales y presidido por el laborista Fabian Picardo, se comprometió en su momento a legislar el reconocimiento de uniones civiles con independencia de su sexo. En febrero de 2013 recogíamos la elaboración del primer borrador, y poco más de un año después el proceso ha culminado con la aprobación de la ley. “Agradecemos de corazón al ministro principal, Fabian Picardo, al viceministro principal, Joseph Garcia, y a todo el Gobierno, el cumplimiento de su promesa electoral de hacer justicia a la comunidad LGB” Su apoyo y compromiso ha sido a la vez evidente y bienvenido”, ha declarado Felix Alvarez, presidente de Equality Rights Group.

La asociación podría plantearse en un futuro proponer la aprobación del matrimonio igualitario.
Y es que ahora surge una nueva forma de discriminación. Las parejas de distinto sexo también podrán optar a la unión civil en lugar de al matrimonio. “Al introducir esta ley, en realidad se está introduciendo otra discriminación, es decir, una pareja hetero ahora tiene dos opciones, mientras que la homosexual solo tiene una”, explica. “Una vez tengamos bien asentada la ley del 21 de marzo, empezaremos un proceso de consulta con la comunidad LGBT en Gibraltar para conocer si quieren que empecemos la siguiente campaña, la trabajar por el matrimonio. Y yo creo que van a decir que sí”.

En cualquier caso, la unión civil igualitaria es un gran paso adelante. Para celebrarlo, hay prevista una fiesta Welcome Party en el local The Island, en el Ocean Village, el próximo viernes 28 de marzo a las once de la noche, organizada por la productora de eventos Atrevida.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento de Gibraltar vota el 21 de marzo la unión civil para parejas gays y heterosexuales.

Viernes, 14 de marzo de 2014

noticias_file_foto_740240_1394727690Informa RAGAP que el Parlamento de Gibraltar el vota el 21 de marzo la unión civil para parejas homosexuales y heterosexuales. El Gobierno, formado por una coalición liberal y socialista (con mayoría de éste último grupo), lleva a la Cámara el proyecto de ley que introduce el concepto de unión civil planteado en el año 2000 por la ONG Equality Rights Group (ERG), y que además de las uniones, abre la puerta a la adopción homoparental. Felix Alvarez, presidente y fundador de esta plataforma, ha contado hoy a RAGAP las novedades que plantea este paso adelante en materia de derechos igualitarios.

Esperamos que va a ser aceptada y aprobada con total seguridad. No sabemos cómo va a afrontar el tema el partido en la oposición. Habrá un voto libre en ese grupo en el que algunos se abstendrán, otros de opondrán y otros van a decir que sí”, asegura. El colectivo LGBT tiene previsto celebrar en el edificio del Parlamento la aprobación de esta ley en el día del debate.

Una vez aprobada la ley en el Parlamento, es el gobierno gibraltareño el que dicta la fecha de entrada en vigor. Podrá casarse cualquier pareja que está presente físicamente en Gibraltar sin ningún problema respecto a su nacionalidad o su lugar de residencia, aunque deberán presentar en plazo la documentación que se les solicita desde el registro civil. “Técnicamente, porque es lo aplicable respecto al matrimonio heterosexual, se debe estar residente 14 ó 21 días o solicitar una licencia especial para poder casarse el mismo día”, explica Alvarez.

La antigua normativa especificaba que las inscripciones de parejas en el registro civil debían ser exclusivamente de un hombre y una mujer. Muchas parejas han acudido a la asociación para informarse sobre la unión civil a partir del 21 de marzo. La espera ha hecho que muchas parejas opten por otras soluciones. “Algunas personas perdieron la esperanza y se han ido a otros países, a Inglaterra o Escocia, donde es más fácil ir y casarse en poco tiempo, pero hay otras parejas que están esperando el momento para poder hacerlo en Gibraltar”, relata el presidente de ERG. Una pareja de lesbianas podría ser la primera en casarse. “Se lo merecen, porque fueron ellas las que llevaron el caso para que las parejas del mismo sexo pudieran acceder a la vivienda pública”, nos dice.

Los matrimonios y las uniones civiles celebradas en el extranjero serán también reconocidos en Gibraltar a partir de la ley del 21 de marzo. “Parejas ya casadas de Inglaterra y Estados Unidos se han interesado en mudarse aquí, y les he dicho que no hay ningún problema”, cuenta.

Diferente podría ser en España. “Me intriga esta situación porque tenemos por medio el problema político, porque España siempre se resiste a reconocer la validez de Gibraltar como jurisdicción legal. Si una pareja casada en Gibraltar se muda a vivir en España, es posible que no la reconozcan, plantea.

repositorio_obj_3217_1394727550Felix Alvarez, Presidente de Equality Rights Group

Han sido más de 14 de años de batalla desde que en 2000, el colectivo que preside planteara legalizar la unión civil para homosexuales.

Nos hemos pasado 11 años con un partido que no quería ni hablar con nosotros. Cuando entra el nuevo Gobierno, que llevaba en su programa varias medidas a favor de la comunidad LGBT, entonces ha habido mucho diálogo y tenemos el apoyo total de ellos”, narra. Entre esas medidas se incluían la equiparación con los heterosexuales de la edad legal para el consentimiento de relaciones sexual o la igualdad a la hora de acceder a la vivienda pública, ambos propósitos ya conseguidos. “El tema lo tratamos con los que están ahora el gobierno en 2003, cuando aún estaban en la oposición”, añade.

PUERTA ABIERTA AL MATRIMONIO

Ante la legalización de la unión civil, se plantea la cuestión de por qué no se ha aprobado directamente el matrimonio igualitario.

“Entonces (en 2000) aún no había estructuras ni patrones para lo que es matrimonio del mismo sexo, lo que sí existía por todas partes era la unión civil, y hemos mantenido la lucha en ese sentido”, justifica el activista.

“Recientemente, en los últimos años, eso ha evolucionado, pero la situación política en Gibraltar más o menos se ha quedado comprometida al nivel que lo planteamos inicialmente porque tuvimos una situación que durante 11 de los últimos 14 años durante los que el partido en el gobierno (grupo católico que se oponía a los derechos de la población LGBT). Entonces ahí se ha quedado, y es un primer paso importantísimo desde el cual podemos desarrollar otras políticas más abiertas, relata.

“Hemos preferido seguir con el planteamiento de la unión civil, porque teníamos ahí ya confirmado una vez que entrara este gobierno, en lugar de cambiar todo ese esquema y arriesgarnos a perderlo todo. Es mejor guardarnos lo que ya tenemos en la mano, y a partir de ahí seguir adelante”.

“Después de tanto tiempo luchando y esperando para que se aprobara esta ley, no íbamos a aceptar una chapuza. Queríamos que se cubrieran todos los temas (pensiones, viudedad, migraciones, adopción, entre otros), para que cuando entrase este nuevo estatus para la gente LGBT, no tuvieran ningún problema”, asegura Álvarez.

Un aspecto un importante de esta ley, que es un poco innovador es que es aplicable para gente LGBT como para heteros. Las parejas de distinto sexo ahora también podrán optar a la unión civil en lugar de al matrimonio. “Al introducir esta ley, en realidad se está introduciendo otra discriminación, es decir, una pareja hetero ahora tiene dos opciones, mientras que la homosexual solo tiene una”, explica. “Una vez tengamos bien asentada la ley del 21 de marzo, empezaremos un proceso de consulta con la comunidad LGBT en Gibraltar para conocer si quieren que empecemos la siguiente campaña, la trabajar por el matrimonio. Y yo creo que van a decir que sí”.

No obstante, Felix Alvarez muestra cautela de cara al futuro. “Cuando nos otorgan derechos, lo mismo nos lo pueden quitar en cualquier momento, y tenemos que mantenernos muy alerta y seguir luchando, razona.

BENEFICIOS PARA EL TURISMO

La imagen de Gibraltar como destino turístico se verá beneficiada. “Van a producirse oportunidades para los empresarios que quieran utilizar esa situación para expandirse. Crecerá un flujo de personas de otros países que van a querer casarse. Eso va a implicar más habitaciones en hoteles, restaurantes con más clientes, y vuelos, entre otras ventajas para Gibraltar”, nos asegura.

Desde la redacción de RAGAP estaremos pendientes de lo que ocurra en el Parlamento gibraltareño el próximo 21 de marzo.

General, Historia LGTB , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.