Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Alan’

Madrid inaugura la Plazuela de la Memoria Trans en homenaje a las personas trans víctimas de discriminación y violencia

Lunes, 25 de febrero de 2019

Plazuela-Memoria-TransEste sábado, 23 de febrero, ha tenido lugar el acto de colocación de una placa en honor a las personas trans víctimas de discriminación y violencia, y que por fin hace reconocible a los viandantes la Plazuela de la Memoria Trans, en pleno barrio de Chueca de Madrid. Una denominación que por fin hace hueco en el callejero madrileño a tantas personas perseguidas, violentadas, asesinadas y masacradas por su identidad de género. 

La Plazuela de la Memoria Trans se ubica en el cruce de las calles San Gregorio y San Lucas, a algo más de cien metros de la emblemática Plaza de Chueca. Es un espacio arbolado, en el que se sitúa un pequeño parque infantil, que carecía de nombre diferenciado pese a ser un cuadrado bien definido. El grupo municipal de Ahora Madrid propuso dedicarla a Alan, el adolescente trans cuyo suicidio en Rubí (Barcelona) en diciembre de 2015 supuso un auténtico mazazo para el colectivo LGTB. La familia, sin embargo, no estaba de acuerdo, motivo por el cual se modificó la propuesta para convertir la plaza en un homenaje genérico a todas las personas trans víctimas del odio y la intolerancia. Formalmente aprobada el 21 de septiembre de 2017 por el pleno de la Junta Municipal de Centro (con la significativa abstención del Partido Popular), no fue hasta el 4 de abril de 2018 cuando la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid le dio su visto bueno definitivo.

«Un espacio recoleto motivo de mucho orgullo, solidaridad y donde se escuchan los pájaros», ha señalado esta mañana la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. «Es un objetivo fundamental que Madrid sea solidaria porque la vocación de la ciudad es la solidaridad y que todos podamos vivir juntos y felices. Por eso estamos muy orgullosos de haber hecho realidad esta propuesta que recuerda que todos los seres humanos tenemos como esencia la diferencia y la diversidad», ha añadido Carmena, para la que «la historia de la memoria trans es la historia de una lucha a favor de la felicidad de todos los seres a pesar de la esencia de su naturaleza y que enriquece la diversidad humana». «Todos somos conscientes de que hemos de impedir que Madrid vuelva para atrás. Madrid no puede volver al pasado porque pensar en futuro es necesario y nos lo está pidiendo toda la ciudadanía. Además es una suerte contar con una ciudad como Madrid, tan abierta y acogedora. Una ciudad del abrazo. Por eso es necesario que la memoria se convierta en futuro y el futuro sirva para hacer olvidar todo el sufrimiento inferido a esas personas, solo por tener una forma diferente de amar y de elegir a sus parejas», ha finalizado la alcaldesa.

La alcaldesa ha estado acompañada, entre otras personalidades, de la primera teniente de alcalde y delegada de Equidad, Vivienda y Derechos Sociales, Marta Higueras, del concejal presidente del distrito Centro y delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, de los concejales socialistas Purificación Causapié y José María Dávila, del concejal de Ciudadanos Bosco Labrado, de la diputada socialista en la Asamblea de Madrid e incansable activista Carla Antonelli y de la presidenta de COGAM, Carmen García de Merlo, primera mujer trans que preside el colectivo madrileño. Les acompañaban un nutrido grupo de activistas trans y LGTB.

Insertamos a continuación algunos de los mensajes que tanto la alcaldesa como otros asistentes han publicado en Twitter:

369 personas trans y género-diversas asesinadas en un año

Según los datos que Transgender Europe hizo públicos con ocasión de la celebración, el pasado 20 de noviembre, del Día Internacional de la Memoria Trans, entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018 se registraron 369 asesinatos de personas trans y género-diversas. La cifra real, como tantas otras veces hemos indicado, es seguramente mucho mayor: se trata de un recuento incompleto de aquellos casos sobre los que trasciende información y esta es recogida por la organización. En muchos países, de hecho, es imposible acceder a información de este tipo. Sin embargo, pese a sus limitaciones la cifra es más que suficiente para hacernos una idea del horror que la comunidad trans tiene que soportar en prácticamente todo los rincones del planeta.

Se trataba, por cierto, de una cifra superior a la registrada entre el 1 de octubre de 2016 y el 30 de septiembre de 2017, periodo durante el cual se tuvo constancia de 325 personas trans asesinadas. Y en el periodo inmediatamente anterior fueron 295. Brasil volvió a ser, un año más, el país con más asesinatos registrados, 167 (en el periodo anterior también encabezaba esta macabra clasificación, con 171 asesinatos). Le sigue México, con 71 asesinatos (15 más que en el periodo precedente); Estados Unidos, con 28 asesinatos (3 más) y Colombia, con 21 asesinatos (11 más).

España, lamentablemente, vuelve a aparecer un año más en la lista. Si el periodo anterior lo hizo debido a muerte de Lorena Reyes, ocurrida en octubre de 2016 en Santa Cruz de Tenerife (hace pocas semanas un jurado popular absolvía al único acusado por su muerte), ahora lo hace debido a la muerte de Eli, objeto de una brutal paliza el pasado mes de agosto en Valladolid a manos de un menor. Y es que detrás de cada una de las cifras hay personas reales de carne y hueso, cuyas vidas se han visto truncadas de forma dramática. En este documento, imprescindible para mantener viva la memoria, puedes acceder a sus nombres.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevo suicidio de una adolescente trans, ahora en Móstoles (Madrid)

Martes, 8 de mayo de 2018

TransfobiaaOtra vez una adolescente trans se ha quitado la vida en España. En esta ocasión ha ocurrido en Móstoles (Madrid). A pesar de que se desconocen públicamente muchas de las circunstancias que rodearon su suicidio, las reacciones no se han hecho esperar. No es de extrañar. Las recientes campañas tránsfobas de HazteOír, la desesperante lentitud con la que se están acometiendo los cambios legislativos necesarios para abordar de una vez la realidad de los menores trans y el recuerdo de Alan y de Ekai, otros dos adolescentes trans que también se quitaron la vida, pesan demasiado.

La noticia la difundía este viernes el colectivo Móstoles feminista en su página de Facebook«Hoy tenemos también una lamentable noticia, ayer una mujer trans de 17 años se suicidó, aquí en nuestra ciudad, vecina y alumna de una compañera. Thalía acababa de comenzar su tratamiento hormonal. Algo, ese algo que a menudo se llama presión social, maltrato institucional o acoso, llevo a Thalía a quitarse la vida. Sentimos y nos indignamos con casos como el suyo. Nunca, nadie, debería decirnos como tenemos que ser», contaba Móstoles Feminista.

Carla Antonelli se hacía eco poco después en su cuenta de Twitter, denunciando la «insoportable presión social» que sufren las personas trans menores de edad y los discursos de odio a los que se tienen que enfrenta :

La Plataforma por los Derechos Trans, por su arte, ha expresado su gran dolor por la «reiterada y lamentable forma con que los jóvenes trans ‘gritan’ al mundo, que esta sociedad está enferma si no es capaz de crear condiciones culturales, sociales y participativas, donde todas y todos quepamos y donde el derecho a ser sea un derecho que vertebre la convivencia social». «Hay que dar urgentemente una respuesta transversal e integral a todas las situaciones y ámbitos donde las personas trans son objeto de discriminación; la educación, atención sanitaria, inclusión laboral, el deporte y la identidad legal, han de proteger el derecho a la identidad sexual y expresión de género”, ha declarado su presidenta, Mar Cambrollé.

Los detalles sobre el suicidio de Thalía se desconocen públicamente. Según ha podido saber dosmanzanas de fuentes que la conocen, su historia es compleja y en ella entran también en juego otras circunstancias personales ajenas a la condición trans de la chica. Pero no nos cabe la menor duda de que la realidad social a la que hoy día siguen teniendo que enfrentarse las personas trans menores de edad ha contribuido.

Es urgente actualizar el marco legislativo de los menores trans

En febrero de este año otro adolescente trans, Ekai, se suicidó en Ondarroa (Vizcaya). Y en las navidades de 2015 era Alan el que se quitaba la vida en Rubí (Barcelona). De otros muchos seguramente ni trascienda su nombre. Quizá no sea suficiente para acabar totalmente con la sangría, pero a la vista de lo que está sucediendo resulta ya urgente actualizar el marco legislativo español en materia de transexualidad para ofrecer una mayor protección a los más vulnerables, los menores trans.

Por un lado, deben desarrollarse e implementarse en la práctica las diferentes leyes que sobre esta materia están aprobando las comunidades autónomas, de forma que estas no se conviertan en papel mojado. Por otro, sigue pendiente la actualización de la ley española de identidad de género, que sigue excluyendo a los menores de la posibilidad de modificar sus datos registrales sin la intervención de un juez (el propio Tribunal Supremo ha cuestionado su constitucionalidad por ese motivo) y que incluso para los mayores de edad sigue contemplando como requisito un diagnóstico de «disforia de género» y exigiendo, con algunas excepciones, dos años de tratamiento hormonal. Una ley que en 2007 significó un avance sobre la situación anterior, pero a día de hoy es un texto ya desfasado.

A este respecto, el Congreso tramita en estos momentos una proposición socialista que elimina la necesidad del diagnóstico para proceder a la rectificación registral y facilita el acceso a esta de las personas extranjeras y de los menores. La iniciativa fue registrada en febrero de 2017, si bien no fue hasta noviembre cuando el pleno del Congreso aprobó iniciar la reforma, con la oposición del PP, y no ha sido hasta febrero cuando la Mesa del Congreso, controlada por PP y Ciudadanos, desbloqueó su avance.

Por último, el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha registrado recientemente en el Congreso una proposición de ley «sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de la identidad sexual y expresión de género». Se trata de una propuesta legislativa que va más allá de la proposición socialista, referida al proceso de rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. La propuesta contempla además medidas en los ámbitos sanitario, social y laboral, educativo, del deporte o de los medios de comunicación, entre otros.

 Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Ayuntamiento de Madrid aprueba de forma definitiva llamar «Plazuela de la Memoria Trans» a una pequeña plaza sin nombre del barrio de Chueca

Martes, 17 de abril de 2018

plaza-de-la-memoria-trans-300x167Hace ahora un año adelantábamos que Madrid contaría con una plaza de la Memoria Trans en pleno barrio de Chueca. La propuesta partió de Ahora Madrid y contó con el apoyo de PSOE y Ciudadanos en la Junta Municipal del Distrito Centro (el Partido Popular prefirió abstenerse). Formalmente aprobada el 21 de septiembre de 2017 por el pleno de la Junta Municipal de Centro, no fue hasta el 4 de abril cuando la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid le dio su visto bueno definitivo.

La ya oficialmente “Plazuela de la Memoria Trans” se ubica en el cruce de las calles San Gregorio y San Lucas, a algo más de cien metros de la emblemática Plaza de Chueca. Es un espacio arbolado, en el que se sitúa un pequeño parque infantil, que hoy día carece de nombre diferenciado, pese a ser un cuadrado bien definido. El grupo municipal de Ahora Madrid propuso en su momento llamarlo Plaza de Alan Oliveira Costa, el joven adolescente trans cuyo suicidio en Rubí (Barcelona) en diciembre de 2015 supuso un auténtico mazazo para el colectivo LGTB. La familia, sin embargo, no estaba de acuerdo, motivo por el cual se modificó la propuesta para convertir la plaza en un homenaje genérico a todas las personas trans víctimas del odio y la intolerancia.

La placa que hará visible el nombre de la plazuela a los viandantes se instalará en un acto público el próximo 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. También se pondrá una placa conmemorativa con los nombres de destacadas víctimas de la transfobia, entre ellas el mencionado Alan.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Ekai, un adolescente de 16 años transexual, se suicida en Euskadi.

Sábado, 17 de febrero de 2018

24329937-f08e-42d0-99d8-23245c6fffe9-768x432Reconocimiento de la identidad, retraso del tratamiento hormonal, falta de comprensión en el instituto… Las batallas que acabaron por tumbar a Ekai

Carla Antonelli denuncia el suicidio del joven y HazteOír presume públicamente de “incumplir todas las leyes LGTBI de España”

“Hoy se ha quitado la vida otro adolescente trans en Euskadi”, desvelaba anteayer por la tarde en Twitter Carla Antonelli, activista LGTB y diputada socialista en la Asamblea de Madrid. Nos pusimos en contacto con una asociación LGTBI vasca que nos comunicó que la familia pedía discreción. Ayer mismo ya Chrysalis colgaba un comunicado en su web y, además, nos enteramos de que ha sido convocada para hoy una concentracion en su pueblo, Ondarroa, or eso, publicamos hoy la noticia, ayudados por este artículo de Dosmanzanas y el precioso comunicado de Chrysallis

Hoy hemos conocido algunos detalles más sobre Ekai, el adolescente trans que se ha quitado la vida en Ondarroa (Vizcaya), una noticia que difundía ayer Carla Antonelli. Su madre, Ana, lo encontraba muerto en la mañana de este jueves, 15 de febrero. Sobre las circunstancias que le llevaron a tomar una decisión tan terrible, el colectivo Chrysallis Euskal Herria ofrece pistas muy importantes. De nuevo, el fracaso colectivo a la hora de dar respuesta a las necesidades de los adolescentes trans asoma como el principal responsable.

En su tuit, Antonelli recuerda que precisamente estos días la organización ultraconservadora HazteOír ha anunciado sus intención de violar a sabiendas la ley madrileña contra la LGTBfobia con la organización de un evento tránsfobo en la capital de España. Una coincidencia que pone de nuevo el foco sobre la realidad que viven los menores trans en nuestro país, cuya realidad va siendo poco a poco mejor conocida pero que siguen enfrentados a virulentas campañas de odio.

“El inmenso dolor de Ana y Elaxar [padres de Ekai] es también el nuestro, al igual que lo han sido sus batallas. Batalla por lograr el cambio de nombre en el registro; batalla por recibir en la ‘unidad de género’ de Cruces el tratamiento hormonal que necesitaba y que nunca llegó; batalla por conseguir que en su instituto se realizara la formación para que la comunidad escolar pudiese comprender su realidad y así poder respetarla, y que no se hizo… un cúmulo de batallas cotidianas. Demasiadas para un adolescente, en este caso. Esta batalla la hemos perdido como sociedad y a Ekai nadie puede devolverle ya la vida”, podemos leer en la web de Chrysallis Euskal Herria, colectivo que agrupa a familias de menores trans del País Vasco y Navarra. Un texto del que se deduce que Ekai no había conseguido todavía acceder al tratamiento hormonal que necesitaba y que su entorno educativo no estuvo a la altura. Una vez más.

“Pero vamos a seguir luchando. Por la memoria de Ekai. Por aquellos chicos y chicas que siguen esperando a recibir en el Hospital de Cruces el tratamiento que necesitan. Por aquellas chicas y chicos a quienes han denegado el cambio de nombre. Por todas esas niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad. Por los que vendrán detrás. Por una ley que les proteja. Por una sociedad informada que comprenda y acepte los hechos de diversidad y en la que estas chicas y chicos puedan crecer, puedan desplegar todo su potencial, puedan vivir. Para que nunca, nadie, tenga que volver a pasar lo que Ana y Elaxar están pasando”, continúa el comunicado de Chrysallis Euskal Herria. Una organización, recordemos, que fue la que en su momento lanzó la campaña “Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo, de la que posteriormente hizo burla cruel la organización HazteOír en su campaña de promoción del odio tránsfobo.

 

Ekai nos ha dejado con solo 16 años.

ekai

Amanece el día 15 de febrero (otra fecha que no podremos olvidar a partir de hoy). Las familias de Chrysallis preparan el desayuno  o ya se encuentran en sus puestos de trabajo y escuelas. Alguna, incluso, acaba de iniciar una de esas múltiples reuniones en las que tenemos que escuchar como se cuestionan los derechos fundamentales de nuestres hijes. Entonces llega el mensaje. Otra vez no. Uno de lxs nuestrxs se ha dado por vencido,  se ha marchado sin ruido. Alguien propone aplazar esa reunión pero no aceptamos, si algo podemos hacer  es reunirnos y hablar, hasta agotarnos, hasta quedarnos sin voz. Y es lo que hacemos una y otra vez, repetir y repetir, hasta que se interiorice, hasta que se entienda, hasta que lo conseguimos. Tenemos suficientes motivos para seguir a pesar de los pesares, a pesar de que no nos entiendan, a pesar de ser políticamente incorrectas, a pesar de que nos cuestionen, nos van las vidas en ello.

Empiezan las reacciones, se reproducen los nudos en el estomago o en la garganta, las lágrimas que inundan de impotencia los ojos que no quisieran leer lo que leen. Una familia rota a la que acompañan otras que también se resquebrajan. El respeto por el dolor compartido de las familias, la prudencia por no importunar el duelo, se disuelven en las redes que empiezan a difundir la noticia.

Ekai nos ha dejado con solo 16 años.

A veces la vida se torna compleja.  Cuando se acumulan las dificultades y vence la desesperanza puede parecer que  quedan pocas opciones.

Nos queda la sensación de fracaso, de no haber estado a la altura,  de no haber sabido adelantarnos a los acontecimientos.  Nos queda la rabia y una tremenda impotencia, pero tambien la necesidad de seguir luchando. Detrás queda la colección de quejas ante el Hospital de Cruces, las preguntas incomodas y los items que no se cumplen. Detrás queda una familia destrozada. Detrás quedan los anhelos de un gran artista y una  vida frustrada.

No podemos evitar que vengan a la mente esas insistentes propuestas paternalistas, en las que se cuestionan las realidades trans*, la necesidades, las edades y las vidas de personas que son ajenas y no precisan de autorización para vivirlas. Esas personas que desde su pedestal se atreven a restringir las libertades, a retrasar el reconocimiento legal, un tratamiento hormonal o que la documentación refleje las verdaderas identidades. Deseamos que descansen sobre sus espaldas nuestros sufrimientos y ausencias y que algún día, no muy lejano, respondan por su irresponsabilidad.

***

Y de nuevo, Carla Antonelli nos comunica:

Este sábado hay previstas al menos dos concentraciones en recuerdo a Ekai y como protesta por la transfobia. En Ondarroa, su localidad, a las 17:00 horas, en la Plaza del Ayuntamiento, convocada por Chrysallis Euskal Herria. En Sevilla, por su parte, el colectivo ATA-Sylvia Rivera ha convocado otra concentración a las 18:30 horas en la Plaza Nueva, bajo el lema “No son suicidios, son asesinatos”:

Gracias al activista LGTBI Rubén López, hemos podido conocer el Comunicado de , Asociación de Transexuales de Euskadi ante la muerte de Ekai. DEP.

Según desvelaba Antonelli en su tuit, el joven trans tenía 16 años. A falta de conocer más detalles (en caso de que la familia decida hacerlos públicos), la noticia nos devuelve el recuerdo de Alan, el joven de 17 años que también se quitó la vida en Rubí (Barcelona) el 24 de diciembre de 2015, y cuya muerte puso sobre la mesa la necesidad de actualizar el marco legislativo español en materia de transexualidad para ofrecer una mayor protección a los más vulnerables, los menores trans.

Es cierto que en el intervalo de tiempo que ha pasado entre ambas muertes hemos visto como nuevas comunidades autónomas aprobaban leyes de protección del colectivo trans (en Madrid y en la Comunidad Valenciana, aunque en el caso madrileño la ley sigue sin ser desarrollada), pero también hemos tenido que enfrentarnos a la repugnante campaña tránsfoba de HazteOír, que precisamente denigraba la realidad de los menores trans y sus familias, y que la justicia madrileña se ha negado a considerar delito de odio asumiendo además buena parte del argumentario ultraconservador.

De ahí que tenga todo el sentido la denuncia de Antonelli: conocemos esta nueva muerte precisamente cuando HazteOír presume abiertamente de desobedecer la ley madrileña contra la LGTBfobia, aprobada también en este intervalo. Lo hace mediante la convocatoria de un encuentro de carácter LGTBfobo que asegura “incumplirá todas las leyes LGTBI en vigor en España”:

hazteoir-presume-incumplir-leyResulta cuanto menos curioso que un evento del que ya de antemano sus organizadores anuncian que va a incumplir la ley se pueda celebrar sin problema alguno…

Al encuentro acudirán “expertos y científicos internacionales [sic]” habituales de este tipo de eventos y que pese su diferente pelaje tienen en común su negacionismo del principio de autodeterminación de género y su transfobia. Entre ellos, por ejemplo, Michelle Cretella, presidenta del American College of Pediatricians, un grupúsculo de pediatras ultraconservadores considerado “grupo de odio” por el Southern Poverty Law Center (SPLC, una organización estadounidense de defensa de los derechos civiles que trabaja en el ámbito de los estados del sur), o Miriam Ben-Shalom, una activista lesbiana ferozmente contraria al derecho de las personas trans a utilizar baños y otras instalaciones públicas acordes con su identidad de género. Tendrá lugar en el centro comercial ABC Serrano el próximo viernes 23 de febrero.

Pero organizaciones como HazteOír no son el único problema. También lo son aquellos que simplemente niegan a los menores trans su derecho a la autodeterminación del género, dificultan que puedan acceder a los tratamiento, ponen trabas administrativas al reconocimiento jurídico de su identidad, o no permiten que las leyes se actualicen para adecuarlas a su realidad. “No podemos evitar que vengan a la mente esas insistentes propuestas paternalistas, en las que se cuestionan las realidades trans*, la necesidades, las edades y las vidas de personas que son ajenas y no precisan de autorización para vivirlas. Esas personas que desde su pedestal se atreven a restringir las libertades, a retrasar el reconocimiento legal, un tratamiento hormonal o que la documentación refleje las verdaderas identidades. Deseamos que descansen sobre sus espaldas nuestros sufrimientos y ausencias y que algún día, no muy lejano, respondan por su irresponsabilidad”, podemos leer, en esta ocasión, en la web general de Chrysallis.

Hace dos años era Alan, otro adolescente trans de 17 años que se quitó la vida en Rubí (Barcelona). Ahora es Ekai. De otros muchos seguramente ni trascienda su nombre. Es urgente actualizar el marco legislativo español en materia de transexualidad para ofrecer una mayor protección a los más vulnerables, los menores trans, en todos los ámbitos: el sanitario, el educativo, el social, el cultural, el deportivo. Basta de transfobia.

Fuente Dosmanzanas/Chrysallis/ Errespetuz

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

El barrio de Chueca contará con una Plaza de la Memoria Trans por acuerdo de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos

Lunes, 24 de abril de 2017

plaza-de-la-memoria-trans-300x167Madrid contará con una Plaza de la Memoria Trans, que estará situada en pleno barrio de Chueca. La iniciativa ha sido aprobada por el pleno de la Junta Municipal del Distrito Centro. La propuesta partió de Ahora Madrid y contó con el apoyo de PSOE y Ciudadanos. El Partido Popular prefirió abstenerse.

La futura Plaza de la Memoria Trans se ubica en el cruce de las calles San Gregorio y San Lucas, a algo más de cien metros de la emblemática Plaza de Chueca. Es un espacio arbolado, en el que se sitúa un pequeño parque infantil, que hoy día carece de nombre diferenciado, pese a ser un cuadrado bien definido. El grupo municipal de Ahora Madrid había propuesto llamarlo Plaza de Alan Oliveira Costa, el joven adolescente trans cuyo suicidio en Rubí (Barcelona) en diciembre de 2015 supuso un auténtico mazazo para el colectivo LGTB. La familia, sin embargo, no estaba de acuerdo, motivo por el cual se modificó la propuesta para convertir la plaza en un homenaje genérico a todas las personas trans víctimas del odio y la intolerancia.

La iniciativa ponía de acuerdo en la Junta Municipal del Distrito Centro a Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos, pero sorprendentemente el Partido Popular ha preferido abstenerse. Y decimos sorprendentemente porque el espacio que ahora será renombrado fue precisamente el que el PP propuso en su momento como Plaza de Pedro Zerolo. En aquella ocasión, uno de los argumentos que llegaron a defender los populares era el “gasto” que suponía renombrar la antigua Plaza Vázquez de Mella. Resulta difícil entender por qué en esta ocasión, en la que no hay que proceder a ninguna sustitución de nombre, el PP sigue sin sumarse al acuerdo del resto de los partidos…

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Más de un centenar de personas recuerdan al joven transexual catalán que se suicidó hace un año

Lunes, 2 de enero de 2017

suicidio_transexualPlataforma Afectados por el Bullying ‘AlanMón’

Además de conmemorar la muerte de Alan, debe servir “para concienciar que no ha sido un caso puntual y que continúa pasando”.

Más de un centenar de personas, según la organización, se reunieron ayer jueves en Rubí (Barcelona) para recordar al joven transexual, Alan, que el 24 de diciembre de 2015 se suicidó por un presunto caso de acoso escolar.

La miembro de la Plataforma de afectados por el ‘bullying’ AlaMón, Miriam Fernández, ha señalado en declaraciones a los medios que el acto, además de conmemorar la muerte de Alan, debe servir “para concienciar que no ha sido un caso puntual y que continúa pasando”.

Fernández ha remarcado que en casi un año de vida, la agrupación ha realizado varias atenciones, básicamente a familiares y personas cercanas a la víctima, casos que se han producido fuera de la localidad vallesana, a excepción de uno, en el área metropolitana de Barcelona y la misma capital catalana.

alanPor esta razón, ha destacado que el hecho de que acudan a la Plataforma “evidencia que hay una necesidad” y ha enumerado actividades que llevarán a cabo en 2017, como charlas informativas para los padres, tanto si el hijo es víctima o acosador, con el objetivo de superar los tabús que aún existen alrededor de este fenómeno.

Asimismo, ha indicado que la organización quiere ser “una herramienta” para los profesores, recordando que existe un protocolo para aplicar en episodios que se produzca acoso escolar.

En la plaza Salvador Allende de la población, donde se ha realizado el homenaje a Alan, se ha pintado un mural en su memoria, se han encendido velas y se ha reservado un espacio para dejar mensajes de apoyo, en una movilización que ha reclamado respeto e igualdad.

Fuente Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Un profesor universitario transexual logra cambiar su nombre tras años de lucha

Martes, 13 de diciembre de 2016

profesor_transexualHasta el mes de septiembre, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Barcelona no aprobó una norma para estos casos.

Desde entonces, nueve alumnos de la Universidad de Barcelona han solicitado el cambio de nombre y ser tratados en función de su género.

El profesor de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona (UB) Diego Marchante, que es transexual, ha conseguido que en las comunicaciones oficiales del ámbito universitario se le llame según el género con el que se identifica, el masculino, tras cinco años de esfuerzos para que el centro universitario tuviera un protocolo que permitiese hacerlo.

En una entrevista, Marchante ha explicado que “hace cinco años pedí a la UB que cambiase mi nombre de mujer por el de Diego en las comunicaciones oficiales y la universidad me negó esta posibilidad alegando que antes era necesario que el cambio se reflejase en el Documento Nacional de Identidad”.

Pese a la negativa, Diego Marchante recuerda el “cálido apoyo” que recibió de la Facultad de Bellas Artes donde trabaja, que “me facilitó cambiar el nombre en la puerta de mi despacho y en el buzón”.

Al conocer de la existencia de alumnos en una situación parecida, Marchante decidió recurrir a la Comisión de Igualdad de la Facultad de Bellas Artes, que remitió el caso a la Unidad de Igualdad de la Universidad, que a su vez consiguió que el equipo rectoral aceptase la propuesta y posteriormente llegase al Consejo de Gobierno de la UB.

El pasado mes de septiembre, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Barcelona aprobó por unanimidad el procedimiento para el cambio de nombre de personas transexuales y transgénero de la comunidad universitaria, así como para permitir el uso de apodos y alias en las comunicaciones que no tengan implicaciones legales.

Esta medida permite adaptar el nombre al género con el que se identifican las personas transexuales y transgénero de la comunidad universitaria que lo deseen en el carné universitario, correo electrónico, campus virtual y listado de clase.

A pesar de que este protocolo cuenta con un precedente, que es el aprobado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) en 2013, el abanico de personas que pueden acceder al cambio de nombre en la UB es “mucho más amplio, ya que incluye a todo el colectivo trans”, ha explicado Diego Marchante.

A diferencia del de la UB, el protocolo de la UPC exige un certificado endocrinológico que demuestre que “se lleva dos años de tratamiento hormonal” y otro psiquiátrico, lo que puede resultar “patologizante” para las personas trans, al diagnosticarse su situación como “transtorno mental“, ha valorado el profesor.

A las personas interesadas en el cambio de nombre en la UB se las entrevista personalmente, pero “no se les exige información que pueda vulnerar su derecho a la intimidad”, ha explicado Marchante.

Desde la aprobación del protocolo el pasado mes de septiembre, nueve alumnos de la Universidad de Barcelona han solicitado el cambio de nombre y ser tratados en función de su género.

El profesor de Bellas Artes ha afirmado que después de una mañana “de muchos nervios”, la UB “me notificó por whatsapp que iban a cambiar mi nombre”.

Diego Marchante reconoce haber sentido en ese momento “una gran euforia y satisfacción”, ya que por fin “me sentía reconocido por la universidad” y recuerda que la respuesta del resto de compañeros fue “muy positiva”, ya que “me llegaron numerosas felicitaciones valorando mi valentía”. “Desde bien pequeño mi comportamiento no fue el de una chica normal”, reconoce el docente, que recuerda que el día que le cortaron el cabello “fui la persona más feliz del mundo”.

Mi adolescencia fue “confusa y complicada”, reconoce, pero con la llegada a la universidad “cambió todo” y, con 21 años, en el arte y el feminismo encontró “muchos referentes que evidenciaron que era un chico trans”, ha confesado Marchante.

La puesta en marcha del protocolo es un “logro importante” ha valorado el profesor, quien reconoce que “aún queda mucho camino por recorrer”, y que explica que la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) “se han puesto en contacto con nosotros, interesándose por el protocolo“.

“El reconocimiento legal de nuestra realidad ayuda a las familias a reconocernos, cada vez más, no como un problema, sino como personas excepcionales”, ha sentenciado Diego Marchante. El profesor de la UB ha recordado el caso de Alan, el menor trans de 17 años que se suicidó en 2015 víctima del acoso escolar y que, a pesar de haber recibido la autorización de cambio de nombre de su DNI, “no pudo soportar el dolor y la presión recibidos desde hacía mucho tiempo“. “Me hubiese gustado poder decirle: cuando llegues a la universidad encontrarás los referentes que buscas, podrás ser tú y te valorarán por tu inteligencia, te llamarán por tu nombre”, se lamenta Diego Marchante.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Los colegios de Valencia respetarán la identidad de los alumnos transexuales

Miércoles, 3 de febrero de 2016

1382126235_g_0Garantizarán que la documentación administrativa de exposición pública, entre la que se encuentra las listas de clase o la información publicada en los tablones de anuncios escolares, recojan la identidad de género escogida por el alumnado, siempre con el consentimiento de sus madres, padres o tutores legales.

Este es uno de los aspectos que se recoge en el protocolo de atención educativa a la identidad de género que se incluye en el proyecto de ley Integral de Transexualidad de la Comunitat Valenciana, que está elaborando la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en colaboración con Educación, Sanidad, Justicia y Economía y entidades del sector, y que se prevé que esté aprobado para su tramitación parlamentaria durante el primer semestre del año, avanza este departamento a través de un comunicado.

El secretario autonómico de Inclusión y de la Agencia Valenciana de la Igualdad, Alberto Ibáñez, ha explicado que lo que se pretende con estas medidas es que ningún niño o niña “tenga que esconder su identidad de género y que la pueda vivir en libertad, asegurándole que le será reconocida de manera plena en cualquier centro educativo de la Comunitat Valenciana”.

Por su parte, el director general de Política Educativa de la Conselleria de Educación, Jaume Fullana, ha explicado que desde su departamento ya se está trabajando en este protocolo, con el que se busca “evitar la exclusión social de los y las transexuales en los centros educativos”, ya que aunque ya existen instrucciones en este sentido, es necesario “revisarlas”, siempre desde el diálogo con las entidades implicadas.

Fullana ha explicado que desde Educación se está colaborando estrechamente con la Conselleria de Igualdad en la redacción y elaboración del proyecto de ley de Transexualidad, “que tiene que garantizar los derechos de este colectivo en todos los ámbitos de su vida”.

El protocolo establece también que se respetará la imagen física, así como la libre elección de la indumentaria del alumnado según su identidad de género, además de establecer que la comunidad educativa del centro tendrá la obligación de dirigirse a las y los menores transexuales por el nombre que hayan elegido.

Asimismo, velará porque se garantice el acceso y el uso de las instalaciones del centro de acuerdo con su identidad de género, incluyendo los lavabos y los vestuarios, y establece que se deberá garantizar la intimidad del alumno, de forma que si se produce un cambio de centro no se dará a conocer al conjunto de la comunidad educativa la condición transexual del o la menor.

Ibáñez ha destacado que sucesos como los ocurridos en los últimos meses, como el de Alan, menor transexual de Rubí (Barcelona) que se suicidó por el acoso del que era objeto, justifican la necesidad de una ley como la que se está elaborando y que pretende ser “un marco normativo capaz de reconocer una realidad” y convertirse en un instrumento que haga posible “un cambio cultural”, en el que la labor educativa es fundamental.

“El protocolo no sólo tiene que implicar a los niños y niñas transexuales o a su posibles acosadores, sino a la colectividad de la clase“, ha afirmado, y ha añadido que por eso “es importante, no sólo la parte de la detección y protección, sino también la de sensibilización, lo que sólo se conseguirá si se educa en la diversidad desde muy pequeños“.

El texto también apunta la necesidad de que exista una coordinación entre las áreas de educación, sanidad y acción social, para asegurar una rápida detección y actuación ante situaciones discriminatorias o que atentan contra la identidad de género expresada por las y los menores.

La ley, que se encuentra en fase de redacción, también recoge que en los currículums de las distintas etapas educativas se deberán incluir contenidos, criterios e indicadores de evaluación referentes a la identidad de género, expresión de género, orientación sexual y diversidad sexual, incorporándolos de forma trasversal, para garantizar un mejor conocimiento y sensibilizar sobre estas realidades. Para hacerlo efectivo se contempla la introducción de formación en este ámbito para el profesorado y especialmente los equipos directivos.

Fuente Agencias

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Barcelona: una concentración en recuerdo de Alan reclama el despliegue efectivo de la ley catalana contra la LGTBIfobia

Miércoles, 3 de febrero de 2016

concentración-Plaça-Sant-Jaume-contra-acoso-por-LGTBIfobiaMás de 300 personas se congregaron este miércoles en la Plaça Sant Jaume de Barcelona para denunciar el acoso por LGTBfobia y reclamar que se despliegue de una vez, y lo haga con contundencia, la avanzada ley catalana contra la LGTBIfobia.

El desencadenante inmediato de la protesta ha sido el trágico suicidio de Alan, el adolescente transexual que se quitó la vida el pasado 24 de diciembre al no poder soportar la presión que sufría por parte de su entorno escolar. Y ello a pesar de que acababa de ver oficialmente reconocida su identidad masculina en el Documento Nacional de Identidad y de contar con el apoyo de su familia, lo que demuestra una vez más la extrema vulnerabilidad de las personas transexuales menores de edad.

Su muerte, que ponía sobre la mesa la necesidad de actualizar las leyes en materia de transexualidad (como por ejemplo la diputada madrileña Carla Antonelli reclamó en un artículo difundido, entre otros medios, en dosmanzanas), desató una remarcable reacción social que se acompañó de concentraciones en muy diversos puntos de la sociedad española. Pasado ya más de un mes, colectivos lGTB catalanes quisieron el pasado miércoles volver a recordar a Alan para que la tragedia no se pierda en el olvido y para reclamar que de una vez las instituciones desplieguen con todo su potencial y hagan efectiva la ley 11/2014 contra la LGTBIfobia aprobada por el Parlamento catalán hace ya casi año y medio. Uno de sus puntos, recogido en el artículo 12.6, afirma por ejemplo que “debe velarse por la concienciación y la prevención de la violencia por razón de orientación sexual, identidad de género o expresión de género y ofrecer mecanismos a los centros para que detecten situaciones de discriminación o exclusión de cualquier persona por las dichas razones. En este sentido, debe promoverse el desarrollo efectivo de planes de convivencia con un especial énfasis en las medidas de prevención y de actuación contra el acoso de que pueden ser objeto las personas LGBTI en el medio escolar”.

Según recoge la crónica de La Directa (de la que tomamos también la foto del acto) en la concentración tomaron la palabra, por ejemplo, Verónica, una mujer trans a la que la Unidad de Género del Hospital Clínic de Barcelona ha denegado una vaginoplastia por el hecho de ser de edad “avanzada” (tiene 52 años) y disponer de pocos recursos económicos. “He encontrado más transfobia en las instituciones públicas que en la calle”, se lamentaba. Un grupo de niños y niñas trans, cuyas familias forman parte del colectivo Chrysallis, leyeron en voz alta varios puntos de la ley  11/2014. Chrysallis denuncia, por ejemplo, la ausencia de protocolos para abordar el acoso por a estos menores en los centros escolares de Cataluña, así como la escasa o nula formación de los profesores en este área. La concentración terminó con la lectura de un manifiesto por parte de la escritora Isabel-Clara Simó y del cantante Gerard Quintana, seguido por un minuto final de silencio en memoria de Alan.

No bastan leyes, hay que desarrollarlas y aplicarlas

El mismo miércoles, en Reus, la nueva consejera de Educación, Meritxell Ruiz, declaraba que la lucha contra el acoso es una de las prioridades de nuevo gobierno catalán, asegurando que sí existe ya un protocolo en los centros educativos. Protocolo que el portavoz del Observatorio contra la Homofobia, Eugeni Rodríguez, asegura no conocer. “Las entidades no lo hemos visto, ni lo hemos trabajado, y tampoco lo han hecho los colegios”, declaraba Rodríguez, que reclamaba también un teléfono específico de atención a las denuncias por LGTBIfobia, que hasta el momento se están derivando al 012, atendido por personas específicamente formadas.

Una vez más, como ya hemos recogido en otras ocasiones (por ejemplo, en relación a la ley integral de transexualidad de Andalucía) se pone de manifiesto que no solo basta con aprobar leyes: es necesario desplegarlas con el adecuado desarrollo reglamentario, dotarlas materialmente y asegurar que se implementen de forma efectiva. Mientras ello no se haga, un buen texto legal, pero que solo recoge principios e indicaciones generales, puede acabar convertido en papel mojado.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Una propuesta de Año Nuevo: acabar con la resiliencia”, por Ramón Martínez

Martes, 5 de enero de 2016

IMG_20151227_191804Leído en Cáscara Amarga:

No podemos pedirles a los adolescentes que se adapten a un mundo de mierda y lo soporten, porque estaríamos dando por bueno el mismo contexto que genera las violencias que tratamos de erradicar.

 Empieza 2016, año 47 desde Stonewall, y aún se nos eriza la piel pensando en Alan, el joven transexual que hace una semana se quitó la vida porque no podía soportar el acoso escolar que padecía. Concentraciones, columnas de opinión y denuncias públicas de este asesinato social han llenado los últimos días de 2015, que recordaremos por haberse puesto en primera plana la violencia diaria que sufren lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Aún esperando datos definitivos, es posible afirmar que si en 2014 aumentó el número de agresiones a personas no heterosexuales respecto a 2013, este que ahora acaba ofrecerá un cómputo final aún más terrible, agravado además por la muerte de al menos dos personas trans.

Mi amiga Carla Antonelli, cuya vida puede conocerse a través del documental El viaje de Carla, suele hablar de la resiliencia como una virtud característica de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Se trata de nuestra infinita capacidad para aguantar, contra viento y marea, la adversidad que nos supone la homofobia -y bifobia y transfobia-. Y es bien cierto que para la generación de personas educadas antes de la aprobación del Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género, para quienes crecimos sin políticas públicas que protegieran nuestros derechos, esa resiliencia fue nuestra única forma de permanecer vivos. Tuvimos que hacernos fuertes frente a la intolerancia, porque nadie iba a preocuparse por nuestra supervivencia. Pero nuestro mundo ha cambiado mucho desde entonces.

Esta semana leía un artículo más o menos reciente sobre discriminación por orientación sexual e identidad de género entre adolescentes, y allí aparecía esta resiliencia como gran virtud a potenciar entre nuestros jóvenes no heterosexuales. Y sin poder quitarme de la cabeza la trágica muerte de Alan me di cuenta de que, a estas alturas, la resiliencia ha dejado de ser una virtud para convertirse en parte de una condena. Frente al acoso escolar tenemos que exigir a las instituciones que aparten a los acosadores de la vida pública. No podemos pedirles a los adolescentes que se adapten a un mundo de mierda y lo soporten, porque estaríamos dando por bueno el mismo contexto que genera las violencias que tratamos de erradicar. Si queremos construir un mundo nuevo, empecemos por denunciar los errores del actual, no aconsejando cómo ignorarlos y hacernos fuertes frente a ellos.

Hace unos meses escuché decir a un activista -por llamarlo de algún modo- de marcado neoliberalismo que el discurso de la reivindicación debería encaminarse a celebrar las “historias de éxito” de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Si bien es cierto que hay que visibilizar que las personas no heterosexuales somos capaces de tantos triunfos vitales como las personas heterosexuales, esas “historias de éxito” ofrecen una visión individualista que no hace sino obviar el trabajo reivindicativo, haciendo pasar por victoria personal el producto de un trabajo colectivo. Y creo que es aquí donde radica la cuestión de la que hablo hoy. La resiliencia, el “allá te las compongas”, no es un mensaje activista. La reivindicación no puede fundamentarse únicamente en el empoderamiento individual, dejando intacto ese contexto violento que provoca agresiones, suicidios y asesinatos; la reivindicación tiene y debe tener el objetivo último de construir un nuevo contexto libre de violencia. Y para eso no hay que trabajar sólo con lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Hay que involucrar a toda una sociedad para que denuncie de manera colectiva las injusticias de las que somos víctimas y actúe para erradicarlas.

A 2016 le pido acabar con la resiliencia. Porque esa virtud que después de tanto sufrimiento aprendimos Carla y yo, y tantos y tantas con nosotros, no la merecen los adolescentes que padecen acoso. Porque los adolescentes lesbianas, gais, bisexuales y transexuales tienen ya sus propias virtudes, y en ningún momento necesitan conseguir nada a través del sufrimiento. En lugar de enseñarles a sufrir trabajemos para evitar que sufran. Feliz Año Nuevo.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Exigen responsabilidades políticas por la muerte del joven Alan

Lunes, 4 de enero de 2016

alanAlan con su madre

”No entendemos cómo ha sido posible que los mecanismos que indica la ley no hayan sido implementados de forma absoluta en las escuelas en las que estudió Alan”, señala la Plataforma de entidades LGTBI de Cataluña.

La Plataforma de entidades LGTBI de Cataluña ha exigido “responsabilidades políticas” por el suicido del joven transexual de 17 años Alan, ocurrido el pasado 24 de diciembre en Rubí (Barcelona) por el acoso escolar que padecía, y ha calificado el suceso de “crimen social”.

La plataforma recuerda que Cataluña cuenta con la “Ley contra la LGTBIfobia” desde octubre de 2014, “que enmarca de una forma muy clara las medidas y acciones necesarias para erradicar la transfobia de los centros escolares de la comunidad.

Recuerda además que el de este joven transexual no es un caso aislado, ya que el Observatorio Contra la Homofobia denunció en mayo pasado un caso de posible acoso escolar homófobo a un menor gay de 14 años en Girona que también tuvo que cambiar de escuela.

La plataforma considera que las actuaciones realizadas por la Generalitat no fueron las que marca el artículo 12 de la “Ley contra la LGTBIfobia” y subraya que “actualmente la violencia hacia los menores homosexuales, transexuales o bisexuales en las escuelas de Cataluña es una realidad que no podemos soportar más”.

La plataforma exige por ello responsabilidades políticas y expresa su confianza en poder obtener dichas responsabilidades a través la investigación sobre el caso del suicidio de Alan que ha emprendido el Síndic de Greuges.

Neus_MuntéIrene_RigauOliverLa Consejera de Educación (izda) y la Vicepresidenta de la Generalitat Neus Munté (Dcha)

Anuncia también que las diferentes entidades de la Plataforma han pedido una reunión “urgente y extraordinaria” del Consejo Nacional LGTBI, que preside la vicepresidenta del Govern y consellera de Bienestar Social y Familia en funciones, Neus Munté.

También ha instado a los diferentes Grupos Parlamentarios a que soliciten la comparecencia en el Parlament de Cataluña de Neus Munté y también de la consellera de Enseñanza en funciones, Irene Rigau.

Fuente Agencias/Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

La muerte de Alan, duro golpe que pone sobre la mesa la necesidad de actualizar las leyes en materia de transexualidad

Miércoles, 30 de diciembre de 2015

32980_acto-memorial-alan-transfobiaEl activismo reclama medidas urgentes contra la transfobia después del suicidio de un menor

El suicidio de un menor trans barcelonés a causa del acoso y abuso de origen transfóbico experimentado en su centro de estudio ha motivado numerosos actos de repulsa en toda España que reclaman la investigación del suceso para poder establecer medidas urgentes contra otros casos similares. Las asociaciones de familias de menores trans han mostrado su consternación en 9 actos de repulsa organizados por toda España. Este caso pone de manifiesto la desprotección de los y las menores del colectivo transexual y transgénero en el entorno educativo, tal y como han destacado varias de las asociaciones organizadoras de los actos.

Un emocionante minuto de silencio frente a la sede del Ayuntamiento de Rubí, seguido de una larga serie de aplausos, han servido este lunes de recuerdo a Alan, el adolescente transexual que se quitó la vida el pasado día 24. Los convecinos del chico se sumaban así a los múltiples homenajes que han tenido lugar en otros rincones de España. Pero la muerte de Alan pone además sobre la mesa la necesidad de actualizar el marco legislativo español en materia de transexualidad.

concentracion-Ayuntamiento-de-Rubi-Alan-300x225Concentración ante al Ayuntamiento de Rubí

El acto de Rubí tenía lugar pocas horas después de que a lo largo y ancho de la geografía española se desarrollaran numerosas concentraciones. Las más numerosas, las de Barcelona y Madrid, en la Plaça de Sant Jaume y en la Plaza Pedro Zerolo, respectivamente. Pero no fueron las únicas. También hubo muestras de dolor en Benalmádena, en Binéfar (Huesca), en Burgos, en Cartagena, en Coruña, en Gijón, en Maspalomas, en San Sebastián, en Sevilla, en Valencia, en Zaragoza… Otras localidades, como Logroño, celebrarán concentraciones en próximos días.

Unas concentraciones en las que ha actuado como catalizador Chrysallis, la Asociación de Familias de Menores Transexuales, a la que la madre de Alan comunicaba la terrible noticia el mismo día de Navidad. “Siento en el alma tener que dar esta terrible y triste noticia. Nuestro hijo Alan se quitó ayer su corta vida de 17 años. No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre. Muchas gracias por todo vuestro apoyo recibido”, era el estremecedor mensaje con el que Chrysallis daba a conocer la muerte de Alan. Una muerte que desde Chrysallis no dudan en calificar de auténtico “asesinato social”, como bien dejan claro en el manifiesto hecho público para su lectura en las diferentes concentraciones:

Esta era la primera Navidad que Alan, un chico transexual de diecisiete años de Barcelona, vivía de acuerdo a su identidad. Era también la primera en la que celebrar un DNI recién estrenado. Pero trágicamente ha resultado ser la última. La transfobia en el ámbito escolar ha podido con Alan. Sufrió mucha transfobia a lo largo de su vida; como su madre dice, lo ocurrido no es responsabilidad de una sola persona, sino que cada día durante años alguien se ocupó de que supiera que su diversidad no era aceptada. Entre todos le mataron. No ha sido un suicidio, sino un asesinato social. Las personas transexuales y sus familias sufrimos cotidianamente actos de microviolencia tanto social como institucional, que se acumulan, sumándose a los obstáculos que supone vivir esta situación y que, como le pasó a Alan, se convierten en una carga insoportable.

Desde Chrysallis exigimos a los poderes públicos, a las administraciones educativas y sanitarias, a los encargados de los registros civiles, a los grupos parlamentarios y partidos políticos, y en general a toda la sociedad, que se proteja a los menores transexuales, haciendo que se reconozca y respete su identidad sexual, y que se ataje la transfobia en todos los ámbitos.

La transfobia NOS mata a todos. Todos somos Alan.

Chrysallis no es la única entidad que se han manifestado en estos términos. También desde el Observatori Contra l’Homofòbia han querido expresar su “total repulsa por el asesinato social de Alan”. “Es inadmisible que la transfobia y la violencia que herían cada día la vida y la dignidad de Alan puedan producirse en nuestras escuelas. No podemos permitirnos la falta de políticas contundentes y rigurosas contra el bullying a los menores transexuales. Es imprescindible implementar medidas urgentes que erradiquen las violencias LGTBfóbicas”, continúa el comunicado, que exige a las administraciones públicas “que activen todas las herramientas necesarias para combatir esta lacra social, no podemos esperar más. Hace falta priorizar la lucha contra la transfobia como una emergencia social”. En concreto, la entidad catalana pide desarrollar en su integridad la ley contra la LGTBfobia que el Parlamento catalán aprobó en 2014 y suprimir a todos los efectos cualquier referencia a la “disforia de género”.

32981_concentracion-repulsa-transfobia-barcelonaTambién la Plataforma por los Derechos Trans #NadieSinIdentidad ha querido denunciar las que considera causas estructurales que hay detrás de tragedias como las de Alan, y en concreto lamenta que los menores transexuales permanezcan excluidos de la Ley 3/2007 reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, “lo que lejos de atender a su interés superior, tal y como impone a los órganos legislativos la Convención sobre los Derechos del Niño, obstaculiza el respeto a sus derechos fundamentales, que son menoscabados al obligarles a exponer públicamente que su nombre y sexo registral no coinciden con el sexo que sienten y muestran”. “Desde la Plataforma por los Derechos Trans exigimos urgentemente un cambio en la Ley 3/2007 que incluya a los menores y que se elimine cualquier procedimiento o requisito médico que coarte la identidad libremente determinada”, continúa el comunicado, que pide también “la inclusión en los currículos académicos y en la educación el respeto a las identidades y cuerpos diversos” y que se logre un consenso político para la tramitación urgente de una ley  estatal de transexualidad y de una ley contra los delitos por LGTBIfobia.

Un consenso político al que aludía también la activista trans y diputada socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, que en un artículo de opinión titulado Alan: cuando la vida ya no importa nada, publicado por varios medios (también por Cristianos Gays) hace un llamamiento a todos la fuerzas políticas, “sean del color que sean y al conjunto de la sociedad para que realicemos un enorme ejercicio de empatía hacia personas que gritan —aunque no los oigas— que quieren respeto y tener su espacio en esta sociedad, al igual que el resto. Que integremos las diferencias en nuestros círculos de convivencia. A los partidos políticos, para que saquen adelante todas aquellas legislaciones que lo faciliten y a las personas para su plena concienciación, ya que los unos sin los otros seguirían siendo un puzle incompleto”.

Otros países ya han dado pasos adelante

Países como IrlandaArgentinaDinamarca o Malta han modernizado ya sus legislaciones consagrando el principio de autodeterminación de género, de forma que sea cada persona, en uso de su libertad individual y sin necesidad de justificación médica o psicológica alguna, decida cómo quiere ser reconocida legalmente.El modelo de la “muy católica” Malta, de hecho, está considerado por las organizaciones trans como el más aventajado, al ni siquiera establecer límite de edad inferior para proceder a la modificación del sexo registral y por tanto extender ese principio a los menores. Malta, precisamente, dio a conocer hace meses sus nuevas directrices en materia educativa para combatir la discriminación de las personas trans e intersexuales (puedes descargar aquí el documento). También Noruega planea un cambio similar que sería extensivo a menores, con ciertas limitaciones.

Avances que colocan a todos estos países por delante de España, país donde los avances conseguidos en la anterior legislatura quedaron congelados en el tiempo y que mantiene como requisito para que las personas trans puedan acceder a la modificación registral del sexo un diagnóstico de “disforia de género” y exige (con algunas excepciones) dos años de tratamiento hormonal. Y aunque después leyes más recientes, como la ley integral de transexualidad de Andalucía  y la de Canarias, o las leyes contra la LGTBfobia aprobadas en Cataluña y Extremadura sí incorporen ya el principio de la despatologización, no dejan de ser normas de ámbito autonómico que no permiten modificar algunos de los documentos oficiales más importantes. Cada vez resulta más imperiosa la necesidad de actualizar una legislación que en solo unos años ha quedado obsoleta.

No debería ser complicado que España siguiera esta nueva senda. El nuevo Congreso de los Diputados salido de las pasadas elecciones arroja, en teoría, una clara mayoría favorable a la aprobación de estas leyes. A lo largo de estos días numerosos representantes políticos de diversos partidos han mostrado públicamente su dolor por la tragedia de Alan. Esperemos que ese dolor, seguro que sincero, se traduzca en hechos.

Fuente Dosmanzanas y Chueca.com

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Alan: Cuando la vida ya no importa nada”, por Carla Antonelli

Lunes, 28 de diciembre de 2015

antonelli_carlaIMG_20151227_191804La noticia del suicidio de Alan, el chico transexual de 17 años que dio fin a su vida en Nochebuena, fue un mazazo. La activista transexual, Diputada del Partido Socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli,  ha escrito al respecto una carta titulada

“Alan: Cuando la vida ya no importa nada”.

“Integremos las diferencias en nuestros círculos de convivencia

“Esto podía haber sido un cuento de Navidad, dado las fechas en las que nos encontramos y sin embargo ha sido una pesadilla, la que ha vivido Alan, un adolescente transexual que decidió acabar con su vida en Nochebuena, la primera que celebraba su familia después de muchos años.

Alan, a diferencia de otros niños si tuvo el apoyo de su familia en todo el proceso desde el día que manifestó su verdadero sexo sentido, pero se tropezó de bruces con la incomprensión social, el bullying escolar y el acoso de personas que no entienden mas allá de lo que son ellos mismos. Persiguiendo y atormentando a quienes manifiestan la mas mínima diferencia de una sociedad normativa que les hace cargar para el resto de la vida con una enorme estrella de David. Tanto es el peso que a algunas personas se les hace insoportable y se plantean como vía de escape el suicidio. Porque estos son los datos; el 80% de la población LGTBI ha sufrido alguna vez ha sufrido acoso por el mero hecho de serlo, el 40% ha pensado alguna vez en el suicidio, el 20% alguna vez lo ha puesto en práctica y buena parte de este porcentaje lo culminan con “éxito”, la victoria del odio sobre la riqueza de la diversidad que nos debería de hacer mejores, en una España plural donde tendrían que caber todos. Justo las palabra del Rey Felipe VI, unas horas antes de que Alan se quitara la vida.

Con poco mas de 20 años, debido precisamente a la incomprensión social, el desarraigo familiar y demasiadas historias de dolor que como espadas atravesaban mi alma, viví un tormento que me llevó al pensamiento único del suicidio. Iba por la calle pensando, me quiero morir; me acostaba, levantaba y comía siempre pensando lo mismo, me quiero morir. Almacenaba pastillas para que cuando tuviera el arrojo suficiente quitarme la vida, ya que no me atrevía a tirarme de un balcón debido un vértigo patológico. Lo cual no deja de ser paradójico a la vez que tragicómico, me quiero suicidar pero no puedo porque tengo vértigo. Cuando pasaron los años siempre pensé, bendito vértigo que me impido llevarlo a cabo, ya que no hubiera podido vivir tantas y tantas cosas por las que la vida merece la pena ser vivida, pero que en esos momentos no alcanzas a ver, porque solo tienes en tu cabeza que la vida ya no merece la pena ser vivida.

Por eso desde aquí, con este pequeño artículo, quiero hacer un llamamiento a todos la fuerzas políticas, sean del color que sean y al conjunto de la sociedad para que realicemos un enorme ejercicio de empatía hacia personas que gritan -aunque no los oigas- que quieren respeto y tener su espacio en esta sociedad, al igual que el resto. Que integremos las diferencias en nuestros círculos de convivencia. A los partidos políticos, para que saquen adelante todas aquellas legislaciones que lo faciliten y a las personas para su plena concienciación, ya que los unos sin los otros seguirían siendo un puzle incompleto.

Porque seguirán habiendo muchos Alan, sintiendo que la vida ya no importa nada, pero sin una Navidad por medio que remueva conciencias y corazones”.

Carla Antonelli
Activista transexual y diputada del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid

Fuente Universogay

***

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.