No servirán estas líneas para insinuar nada sobre orientación sexual, sino para agradecer un gesto espontáneo que tiene mucho que ver con las estrechas miras de los aficionados al deporte rey sobre la masculinidad. Ivan Rakitić y Carriço no tuvieron ningún problema en celebrar con un pico su victoria en la Europa League como jugadores del Sevilla que derrotó al Benfica. Un pequeño guiño que puede hacer mucho por todos esos deportistas que se siente atrapados en el armario, pero también por todos aquellos, que sin ser homosexuales, no pueden permitirse expresarse como son, puesto que no cumplen unas reglas de comportamiento que debíamos haber enterrado mucho antes de acabar el siglo XX.

Por supuesto, muchos de ellos han quedado en evidencia con los cientos de comentarios homófobos que han vomitado en Twitter.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Ragap y Ociogay