Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Salta’

Salta (Argentina): Exigen no prescriba causa contra un cura acusado de pedofilia

Jueves, 28 de mayo de 2020

No-a-la-prescripción-906x453Por Elena Corvalán

El juicio contra el cura Emilio Lamas iba a empezar el 7 de mayo pero se suspendió. La Corte de Justicia de Salta está analizando el pedido de prescripción. Mientras, sobrevivientes de sus abusos sexuales lanzaron una campaña.

La Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Salta lanzó una campaña contra la posibilidad de que la Corte de Justicia provincial disponga el cierre de la causa del cura  Emilio Lamas. Lamas está acusado de abuso sexual simple y promoción a la corrupción de menores agravada por denuncia de dos personas.

Los jueces de la Corte salteña están “decidiendo si el cura será juzgado en un juicio público o será beneficiado con la impunidad por los hechos que cometió contra dos menores de edad en la década de los 90”, señaló la Red en su campaña, en la que destacó que el juicio debió haber comenzado el 7 de este mes.  “Lo que decida la Corte marcará un antecedente definitivo sobre si las víctimas de pedofilia de los curas tendrán justicia y si éstos últimos serán juzgados como cualquier ciudadano por sus actos”, agregan.

Quienes lanzaron la campaña en las redes son Juan Carlos García y Carla Morales Ríos, denunciantes del sacerdote por hechos cometidos en 1991 y 1994, cuando tenían 14 y 11 años, y eran activxs participantxs de las actividades de la Iglesia Católica en el pueblo de Rosario de Lerma, ubicado en los valles de Salta. Sin embargo, como destacaron ambxs a Presentes, detrás de ellxs hay por lo menos otras cinco personas, también víctimas del cura cuando eran niñxs o adolescentes, que esperan el resultado de este proceso para avanzar con sus denuncias.

Si bien en los tribunales salteños afirman que no hay mayores novedades en el proceso, el juicio oral contra el cura fue efectivamente suspendido. El Poder Judicial de Salta destacó que quedó comprendido en las suspensiones generales de audiencias públicas que se decidieron por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, si no mediara la Covid-19, la causa tampoco estaría en condiciones del juicio oral porque la Corte aún no resolvió un planteo de prescripción presentado el año pasado por la defensa de Lamas, a cargo del abogado José Fernández. El presidente de la Corte, Guillermo Catalano, recién llamó “a autos para resolver” el pasado 28 de abril.

Carla Morales Ríos está en Rosario de Lerma en estos días. Por razones económicas derivadas de la pandemia, tuvo que regresar a su lugar de nacimiento. Está haciendo la cuarentena obligatoria que impone el gobierno provincial a lxs “repatriadxs”. Desde su lugar de aislamiento pensó con Juan Carlos García la campaña que lanzaron para visibilizar la posibilidad de que Lamas logre un fallo que lo libre de ir a juicio.

En ese mismo pueblo sigue viviendo Juan Carlos, donde se las rebusca “como puede” después de que perdiera su trabajo en la Municipalidad local, justo luego de hacer la denuncia contra el cura, en 2018. Lxs dos cuentan a Presentes sobre el desgaste emocional, físico y hasta económico que les provoca mantener este reclamo de justicia, representados por el abogado Luis Segovia en las querellas que interpusieron en la causa penal.

“Lo que me da bronca es que después de haber pasado por todo esto se suspenda el juicio. Siento que nunca hay justicia para nosotras: para las travas, para les pobres, para les indígenas. Y después de dos años de revictimizarme al  tener que volver a recordar un montón de cosas, fue como despertar a mi niñe otra vez, hacerle pasar por todo esto. No es justo”, dice Carla a Presentes.

Diseño-sin-título-13-1-2El cura abusador Emilio Lamas

“Es recordar y volver a sentirme vulnerable”, dijo por su parte Juan Carlos, antes de relatar lo que sufrió cuando era monaguillo en la casa parroquial del paraje El Alfarcito. Allí lo llevó Lamas con la excusa de una celebración religiosa. “El premeditó todo. Y después se burlaba diciéndole quién te va a creer. Jamás me voy a olvidar de esa risa, y hoy en día entiendo que se sentía impune, hacía lo que quería”, agregó.

Carla destacó que la dificultad es mayor ahora que tiene que estar en su pueblo, donde no es fácil soportar el señalamiento. “Yo pude llevar una lucha porque no estaba en el pueblo, porque no era señalada y porque además tenía todo una red de contención”.

Además, en este tiempo “el cuerpo me ha pasado factura, he sido diagnosticada con trastorno de ansiedad, he tenido un episodio difícil el año pasado, he tenido una parálisis facial también el año pasado, he salido de urgencia para una operación de vesícula. Mi psiquiatra y mi psicóloga dicen que el cuerpo me está pasando factura”.

Juan Carlos también cuenta las dificultades de pueblo chico: “Al principio ha sido difícil salir a la calle, he recibido mucho castigo en las redes sociales, eso me afectó un montón. Porque ha sido gente vecina, gente conocida, me decían que yo lo único que buscaba era plata, fue difícil, castigaron a mi madre”.

“Todos sabían lo que pasaba”

Juan Carlos destacó que en general lxs acusadxs por abusos sexuales eclesiásticos buscan la prescripción “porque saben que las víctimas denuncian un tiempo después, porque es un golpe muy duro. Imaginate, nosotros en los años 90, donde, al cura lo idolatraban, entonces fue difícil”.

Y destacó que en su caso pidió ayuda “a todos” y  nadie le creyó. Juan Carlos cuenta  que en 1991 la justicia estaba al tanto de lo que estaba pasando en Rosario de Lerma porque pidió ayuda a la jueza de Menores Sylvia Bustos Rallé. Ella le respondió:  bueno, su papá no quiso denunciar.

“Mi papá era un hombre de trabajo, del ferrocarril, no tenía muchos estudios y evidentemente éramos pobre nosotros, entonces para él decía: encarar todo esto va a ser muy difícil”, explica Juan Carlos.  Al final de su vida le pidió perdón y lo animó a denunciar para que “siguiera buscando la paz”.

 “De una u otra manera la justicia sabía que este sacerdote me había violado y que estaba cometiendo delito no solo conmigo, sino también con otros chicos. Porque Emilio Lamas violó a cinco chicos acá en Rosario de Lerma”.

Esta campaña es para que la gente se exprese y “la justicia vea que no están ellos solos entre cuatro paredes a la hora de votar, sino que toda una sociedad los está observando para ver qué veredicto van a dar”.

La justicia es colectiva

NO-al-punto-final-Carla y Juan Carlos comparten haber nacido en hogares católicos. Sus madres son fervientes creyentes y llevaron a sus hijxs a la Iglesia. Esas madres tuvieron también que realizar un esfuerzo grande para separar sus creencias de la institución eclesiástica.

Luego de que Juan Carlos García denunciara a Lamas, la madre de Carla hizo declaraciones públicas sobre el abuso que había sufrido su hija 25 años atrás. “Ella ha hecho todo un proceso para poder hablar, porque si no hubiese sido por ella yo no hubiese hablado”, sostuvo Carla. Por eso siente que “ella también espera justicia”.

Para Carla, la única vez que hubo justicia para las travestis fue en el fallo contra el travesticidio de la defensora de derechos humanos Diana Sacayán. Aquel  fue un logro colectivo y ahora tanto Carla como Juan Carlos entienden que su causa es también mayor que una acción personal.

Yo creo que lo mío no solamente es para mí, creo que es por mucha gente. Hay muchas chicas que me escriben todo el tiempo, mucho más cuando yo revuelvo el avispero con este tema, que muchas no pueden hablar, o no hablan porque ya su abusador murió o su abusador está dentro de la familia, y entonces sienten que en mi lucha está la de ellas. Me encantaría decirles que hablen pero cada una tiene su propio proceso. A mí me llevó 25 años poder hablar, me llevó más de diez años poder darme cuenta del abuso, me llevó más de 16 años poder convencer a mi familia”.

Presiones de la Iglesia

Juan Carlos insiste en lo difícil que es transitar este proceso, y resalta la persecución que sufrió dentro de la misma Iglesia “para que no hablara, para que me fuera de la Iglesia, fue muy duro”; hasta recibieron la visita del obispo Julio Blanchoud, fue “difícil para mí que venga un monseñor, que mi mamá salga llorando de la reunión diciendo con los curas no nos metamos. Ella analfabeta, viejita, enferma, entonces es un dolor, no puedo dejarlo así”.

Dijo que no quiere que otras víctimas “pasen el proceso que yo he pasado”. Por eso les dice que está bien si no quieren “dar la cara”, pero insiste para que denuncien. “Les digo, preparensé, porque hay que denunciar, si no, nunca se va a saber la verdad y ustedes van a estar así, un día bien, otro día mal, un día alegre, un día triste”.

Solxs pero acompañadxs

Carla destacó que cuando pensaron en esta campaña la llamaron desde organizaciones para acompañarlxs.  “Pero con mi comunidad trava hemos aprendido a llevar nuestra propia voz, porque no me gusta el tutelaje, y yo cuando hablo, hablo desde mi ser trava, desde mi ser pobre, desde mi ser indígena, desde mi ser consumidora de cannabis y desde ser abortera, desde ser feminista, y no sé si a todas esas organizaciones que quieren acompañar, quieren a alguien que hable de estos temas. Desde la colonización para acá nuestros pueblos siempre han sido los que han sufrido, siempre han sido los que no han tenido justicia. Y la Iglesia está hermanada con esa colonización”.

Juan Carlos también dimensiona el poder de la Iglesia, y considera que el resultado de esta causa es fundamental para que otras víctimas se animen a pedir que se investiguen los delitos que sufrieron. “Ellos dependen también de mi causa para denunciar, o sea que también siento esa responsabilidad que al mismo tiempo me fortalece porque no estoy solo”.

Y adelantó que si reciben un fallo en contra buscarán “más recursos para seguir peleando, porque la única vía que tengo hoy en día es seguir peleando porque no solo está mi causa, ahora están estos otros chicos  a la espera espera y estoy soltando mis últimos recursos”.

La referente en Salta del Plenario de Trabajadoras, Gabriela Cerrano, advirtió que “si hay un fallo a favor de Lamas será un grave antecedente para que los curas salteños con causas de hace más de 20 años no puedan ser juzgados. Si es a favor de las víctimas, será un paso adelante en la lucha contra la impunidad de la Iglesia”. Cerrano recordó que la justicia de Salta ya ha tomado decisiones a favor de curas acusados por abusos sexuales. El juez Adolfo Figueroa, de la sala IV del Tribunal de Impugnaciones, revocó la elevación a juicio al sacerdote Agustín Rosa Torino. Días después dictó la prescripción de las causas por abuso contra el actual capellán de la Universidad Católica de Salta, Mario Aguilera.

La campaña de la Red invita a publicar acciones y pronunciamientos con los hashtags:

#NoalpuntofinaldelacausadelcuraLamas#Justiciaparalasvíctimas y #ReddeSobrevivientesdeAbusosEclesiasticosdeSalta

La Agencia Presentes nos recuerda que: Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Tiziana, niña trans salteña: bailar, resistir y llegar a vieja.

Miércoles, 8 de enero de 2020

CC377E8B-7267-470F-88A4-646B0B437080Por Estefanía Cajeao y Mariana Leder Kremer

Fotos: Legüera Produ/Acciones – Nazarena Vercellone

A, de antes

“Lo sentí desde muy chiquita. ¡Ay! chiquito.

Antes.

Me sentía rara. ¡Ay! raro.

Antes”.

Tiziana aclara para que entienda el resto. Marca pausas intensas, segundos de espera antes de cada antes. Cuando habla de antes, deja de saltar.

– Era muy incómodo decirles a mis papis, por eso me sentía triste cuando me cortaban el pelo. Escuchaba decir que un macho tiene que ser esto, que tiene que ordenar en la casa y sentía que entonces yo era gay pero a la vez sentía que en realidad no era eso.

Tiziana nació el 24 de febrero de 2008 a las 9 de la noche, en el Hospital Materno Infantil de Salta, Argentina. Diez años después, y gracias a la ley de identidad de género aprobada en 2012, pudo cambiar el nombre en su documento, convirtiéndose en la primera niña trans de su provincia en hacerlo. En abril de 2018 su historia llegó a los medios de comunicación locales, luego a los nacionales y luego a los internacionales, con una visibilidad poco común en las infancias trans en Argentina.

– Fue una personita muy buscada por nosotros, los papás- dice Graciela, la madre-. Yo soñaba y anhelaba una nena, pero en ese soñar y anhelar no queríamos saber, porque su papá obviamente quería un varón. Él decía que iba a ser su último hijo y quería que fuera varón.

Graciela quedó embarazada de Tiziana en Corrientes. Ahí vivían con Damián cuando tuvieron que trasladarse a Salta por trabajo.

– Fue bastante duro porque era empezar acá de nuevo. Buscar un lugar donde vivir con esta familia que estábamos formando. Pero fue muy divertida esa etapa, cuando todavía estaba en mi panza, y jugábamos al tire y afloje de qué iba a ser. Yo la llamaba en femenino y él en masculino y elegíamos nombres: Tiziano Ezequiel si era varón, Damaris Saraí si era nena.

Tanto Graciela como Damián tienen más hijos, de antes. Tiziana es la única en común y para ambos iba a ser la última.

Tiziana nació a los ocho meses, después de un trabajo de parto de dieciséis horas.

– Era muy cabezona mi hija y no quería salir por nada del mundo. El papá asistió al parto y quedó todo tildado porque nunca había asistido al parto de sus hijos y quiso presenciar éste. Fue tedioso, largo, pero cuando lo tuve en mis brazos la primera vez a ese varoncito, me enamoré. Y ya no importaba si era nena o varón, lo tenía ahí, estaba sanito, era mi hijo y fue hermoso.

A, de alivio

“Llorar me ayudó a sentirme bien y vivo tranquila sin recordar esas cosas.

Ya lo superé, ya no lo quiero volver a tener en mi mente.

Lo que no me ayudó fue que me digan cosas malas de mi mamá o

que yo soy muy pequeña para tener identidad.

En realidad no soy pequeña”.

Sin amasar, prácticamente sin mezclar: tres bandejas con prepizzas sobre la mesa redonda y una técnica nunca antes vista por lxs invitadxs. Habían llegado hasta esta casa del barrio Don Santiago alejado del centro de Salta, para una reunión. “Así las hacemos siempre y quedan perfectas”, explica Mara, que hace las pizzas sin amasar. Tiziana interrumpe y apoya seis trofeos entre las bandejas. “Estos dos son de cuando era nene y éstos son los que gané desde que soy nena”.  Hay primeros premios, segundos premios y menciones por destacarse en competencias y muestras de danza.

Tiziana se desplaza bailando. Habla bailando. Va hasta el almacén bailando. Es liviana, gira, salta, pide una coca de 2 litros con un paso de hip hop. El almacenero está acostumbrado y aunque ya sumó la gaseosa, las papas y el queso en la calculadora, ella le pide que la espere: quiere calcular el total, con la mente.

Calle de tierra, casa de lentejuelas. Graciela interpreta en brillos lo que su hija quiere y muestra orgullosa la última malla que le preparó a mano y con la que ganó el certamen.

Mara, la hermana de Tiziana, sirve las pizzas. Y sí, están perfectas.

Tiziana va a bañarse. Tiene clase de danza en una hora y su papá va a pasar a buscarla. Donde había pizzas y trofeos ahora hay una pequeña remera con corazones negros. Es el molde que Claudinna, una activista trans tucumana, llevará a Tucumán para preparar el vestuario del videoclip “Hereje”, de la cantante Eugenia Mur, que tiene como protagonista a la niña trans.

– Siempre, siempre manifestó su femeneidad, sólo que antes no prestábamos atención a las señales que esa personita nos estaba dando. Cuando supimos lo que siente mi hija, como papás empezamos a volver en el tiempo con la mente y a ver esas señales. Ahora recordamos con fotos cuando ella tenía pañales y sus poses no eran de un varoncito -se ríe-, era muy afeminada, era muy nena. Desde siempre fue muy nena. Desde muy, muy chiquitita nos dio a entender cosas que por ahí en la vorágine de la vida no nos damos cuenta, o no tomamos en cuenta. Hasta que ella sola tuvo el valor directamente de decirnos ‘Despiértense, miren que yo no soy un varón, soy una nena– cuenta Graciela.

Su padre, Damián, primero no quería saber nada, veía las cosas blancas o negras. Hasta que un día vio a su hija desde la ventana de la cocina, sentada en la vereda, triste porque los chicos del barrio no querían jugar con ella y le decían cosas. Ahí dijo: “Basta, yo no puedo dejarla sola a mi hija”.

Para Graciela fue diferente.

– Lo viví desde un primer momento con amor, aceptación. Siempre le dije que la iba a amar, siendo lo que quisiera ser. Cuando nos dijo lo que ella sentía, que se sentía una nena y que soñaba y que se despertaba como una nena, y que se veía en el espejo y se veía como nena, obviamente fue fuerte. Pero ver la carita de alivio cuando me escuchó decirle ‘está bien, si vos te sentís así’, y su cara decía ‘no me van a retar, no me van a pegar’. Esa carita me marcó para el resto de la vida.

Tiziana circula entre los adultos con los auriculares puestos y el celular en la mano. Elige cuándo intervenir y cuándo quedarse en su propio mundo. Pero se inquieta cuando la salida hacia su clase de danza se demora. Claudinna murmura algo al oído de Graciela y se van las tres a la habitación. Tiziana sale sonriente, como triunfante, y Damián la lleva a la clase.

A de ayuda

“Ellas fueron las primeras que me escucharon y entendieron.

Eran trans y yo no me daba cuenta. Fueron las mejores.  Para escuchar y hacerme sentir bien,

o como se dice, acompañada.

Sentirme perfecta conmigo misma”.

Graciela y Mara encienden un cigarrillo, sentadas en el piso de la cocina, incorporada al living de la mesa redonda. Mara será la encargada de armar la coreografía para el videoclip, pero ahora descansa.

– Cuando Tiziana nos dijo lo que sentía obviamente me asusté, pero por lo que empecé a ver. Empecé a investigar en internet porque no tenía idea absolutamente de nada, no tenía idea ni de qué significaba la sigla LGBTIQ y me asusté muchísimo. Ahí decía que la expectativa de vida de una persona trans era de 30 a 35 años y no quiero que esa sea la expectativa de vida de mi hija. Quiero que se muera de vieja.

La familia fue a pedir ayuda en la sede salteña de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (A.T.T.T.A).  Su coordinadora, Mary Robles, había sido la primera mujer trans de la provincia de Salta en lograr el reconocimiento de su identidad de género en el DNI, en el año 2012, además de haber sido candidata a concejal por la capital salteña y una militante activa por las Leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género.

Mary

Yo soy de la década del 60. Imaginate”.

Mary sabe lo que es ser una niña trans en Salta. Pero además, sabe lo que es ser madre.

– A los 9 años ya tenía mi orientación definida: ser trans. El tema era la época, porque éramos muy pocas en ese momento -comienza-. Caminábamos dos cuadras a lo de una señora que tenía televisión. Por cinco centavos nos dejaba ver Disneylandia. Conocí el amor a través de los príncipes, esa era la ilusión que teníamos como niñas, como niños. Y cuando crecías, era otra.

A sus 13 años, Mary se miró frente al espejo y vio a una mujer. “Empecé a tener problemas con mi familia. No podía sostener mi identidad de género, ni podía sostener mi persona. Éramos muy pobres. Mis padres venían del interior de la provincia, mi padre era camionero, traía maderas y mi madre trabajaba haciendo servicio doméstico. Era difícil porque ella no estaba en todo el día y nos internaron en el Hogar Escuela Carmen Puch de Güemes”.

Un día, decidida a vivir su identidad “contra todos los paradigmas sociales, me levanté y me fui del Hogar Escuela para no volver. A mis trece años caí presa, no llegaba a ser ni adolescente y decidí ser mujer. Fue muy difícil pelear contra una sociedad pacata, hipócrita, que te condenaba a un estado de vulnerabilidad total. La sociedad nos terminaba hacinando o suicidándonos”.

Al igual que en el resto del país en aquella época, las comparsas fueron refugio de expresión para las mujeres trans y Mary a sus 16 años, en 1977, debutó en los corsos rodeada de otras chicas trans.

Mary tenía 19 años cuando su hermana fue víctima de femicidio. “Volví a mi casa pelada, después de estar presa. La policía nos perseguía por los códigos contravencionales, si te reconocían como trans ya te llevaban.  Y la exigencia de mi familia era que yo volviera a la casa porque la calle me condenaba a muchas cosas, pero había una cláusula que respetar: no vestirme de mujer. Entonces, sólo con las cejas depiladas y vestida con ropas comunes, decidí criar a dos niños, una nena y un varón, hijos de mi hermana asesinada. Y me hice cargo de su salud y educación. Hoy soy abuela de 7 niñes”.

Cuando Graciela y Tiziana se acercaron a ATTTA, Mary les dio el contacto con el psicólogo que acompaña a la familia hasta hoy. “Nos hizo entender que la ayuda la necesitábamos nosotros para poder acompañar a Tiziana. Sé de muchas mamás y muchos papás que han tenido malas experiencias con psicólogos. Nosotros tuvimos la ayuda del universo para encontrar a Nicolás, porque no solamente está ayudando y acompañando a mi hija, sino a nosotros como papás y  como familia”.

Acompañar a niñeces trans y sus familias se convierte, en palabras de Mary, en un proceso de empoderamiento y advertencias. “Porque si los códigos contravencionales siguen existiendo, Tiziana corre el riesgo de ir presa como me pasó a los 13 años. Por eso fuimos preparando a esta familia para ser sus propias defensoras y militantes de sus derechos. Sabíamos que la gente se iba a preguntar por qué una nena tiene un DNI así y la iban a acusar a la madre de muchas cosas por sentar el precedente del primer DNI de una niña trans en Salta”.

A8C041F8-0422-4486-B750-2BA1325AC54F

A, de alas

“Lo único que pensaban es que yo era varón,

y que estaba vestido como nena”.

Verde la remera de Tiziana. Amarillo el vestido de Claudinna. Y en ambas, el pañuelo magenta del cupo laboral trans en la muñeca. Vestuario elegido y confirmado, mientras Graciela planifica en silencio cómo escaparse del rodaje del videoclip para comprar material sintético para las trenzas de su hija. Quiere que sea sorpresa.

– Elegir su ropa, poder comprarse ropa de nena, fue toda una hazaña. En su ropero había pilas de remeras de varón, de pantalones largos, cortos, cortitos y pasó a tener sólo dos vaqueros de nena, tres remeras y un vestido. Pero en su transición a nivel físico, lo que a ella más le importaba en ese momento era su pelo. Hoy sigue siendo lo que más cuida, es su tesoro.

Tiziana baila con su pelo, lo mueve en el aire y deja una estela de colores: su escudo.

La Escuela

Lunes de julio de 2017. Una llamada desde la Escuela de Tiziana interrumpe la rutina de Graciela. “Las maestras tienen que hablar con vos”, le dijo Tiziana asustada. “Porque, mami, nos olvidamos las uñas”.

– Para esa época ella en general ya iba vestida de nena a todos lados, menos a la escuela y ahí entendí por qué. Los fines de semana nos pintábamos las uñas las dos, jugábamos, ella ya podía sentirse libre como nena. Y cuando llegaba el domingo a la noche había que despintar esas uñitas para que al otro día fuera a la escuela. Pero hubo un domingo en que nos olvidamos, se nos pasó. Y cuando la vieron las maestras fue un escándalo, ‘cómo iba a estar un varón con las uñas pintadas’.

El escándalo empujó a Graciela a apurar la charla con las maestras y se lo planteó a Tiziana.

“Lo que pasa es que mi hijo no es mi hijo sino que es mi hija, porque mi hija es una niña trans”, les dijo. “Pero me miraron como si hablara en chino básico, no entendían absolutamente nada. Fue un año horrible, nunca se la respetó a mi hija en ningún sentido, siempre se la llamó en masculino”.

Tiziana tenía decidido hacer su cambio de identidad de género en el documento a los 10 años. “Por simple coquetería. Ella quería tener su pelo largo para poder hacerse una colita para la foto del documento”. Y lo consiguió.

Sin embargo, en la escuela nunca dejaron de referirse a ella como Tiziano.

– Aun teniendo el documento de identidad, la seguían llamando en masculino. Para las maestras era un varón vestido de nena. Tuve que firmar un montón de notas y de actas para que mi hija pudiera tener el pelo largo o usar aritos, para lo más mínimo. Fue la verdad una experiencia horrible, para ella que era la que constantemente sufría el grito y el reto de las maestras y para nosotros, la impotencia como papás de que no se la respetara a nuestra hija.

– Un día la trataron en masculino delante mío y exploté, hice las denuncias no solamente mediáticas sino en el INADI. A raíz de la mediatización, la ministra de Educación me llamó. Pero ella tampoco tenía idea de lo que era la Ley de Identidad de Género.

A, de activismo

Ser como ellas:

fuertes, luchadoras.

Tiziana necesita útiles para la escuela. Una lista impresa en blanco y negro sobre el estante del comedor, espera convertirse en mochila con unicornios, en tijeras verdes, en un cuaderno de color naranja.

Yo me fui acercando de a poco”, cuenta Graciela, “Antes decía ‘no, no me interesa’. Estaba en mi casa cuidando a mis hijos y de militancia realmente no tenía idea. Cuando empecé a ver todas las luchas, y especialmente la del colectivo trans, me amplié al feminismo. Y la verdad es que me explotó la cabeza. Ahora estoy comprometida con toda la lucha.

Pía

Luego del acercamiento a ATTTA y a Mary Robles, Graciela y Tiziana conocieron a la activista Pía Ceballos.  “Ella es la hada madrina de mi hija y no solamente es una referente para ella, sino para mi”.

Pía era una niña cuando, subida a los hombros de su papá, veía pasar el corso. “Lo que más me atraía eran esas majestuosas corporalidades travesti-trans que desfilaban en esos únicos espacios en que les era permitido circular sus cuerpas disidentes”, dice Pía.

Cuerpas como las de Mary iluminaron el deseo con claridad: “´Yo quiero ser así, quiero ser eso, quiero ser ellas, qué magníficas’, decía adentro mío. Mi padre me habrá escuchado decirlo e inmediatamente fui callada”.

Pía tiene un curriculum enorme, pero para presentarse prioriza decir que es “una militante, activista por los derechos de la diversidad sexual, particularmente por el movimiento Travesti-Trans”. Además, es hoy la secretaria nacional de Mujeres Trans Argentina, “que nuclea personas travestis y trans de todo el territorio nacional en pos de los derechos de nuestra población” e integra el directorio del Observatorio de Violencia contra las Mujeres de Salta.

Su activismo comenzó en la adolescencia, con un hecho que la marcaría para siempre. Cuando iba al colegio, una de sus mejores amigas tuvo un aborto clandestino, su vida corrió riesgo, y eso la llevó a una internación de un par de meses. El contexto de su formación secundaria fue la crisis económica y política en el país en el 2001. “Todo eso me llevó a una militancia comprometida con los derechos sexuales y reproductivos, con la educación sexual integral”.

Cuando pienso en los sueños que tuve de niña, recuerdo cuando a los cuatro o cinco años, me miraba en el espejo y soñaba crecer. Pero lo que veía poco tenía que ver con la imagen de un varón. Era una mujer.  A la vez, entendía que no era ese ser mujer con vulva sino que era algo que rompía los esquemas en ese momento”, recuerda. Y se cuela en su infancia la imagen de su tía travesti, que ya murió.

A sus 15 años, Pía se subió a unos tacones y fue a un boliche gay.

– En la construcción de mi identidad, a mis 15 años no sólo tenía claro cuál era mi identidad de género, sino que era un proceso en el que necesitaba del acompañamiento de mis padres, de mi familia, de la comunidad. No lo tuve y hubo muchas dificultades para que me lograran entender, para que respetaran mi nombre propio, mi vida, para que no me obligaran a ir al psicólogo.

En Salta, desde la organización Mujeres Trans Argentina han acompañado a once niños, niñes, niñas, adolescentes y trans. El caso más visible fue el de Tiziana por la decisión de su familia de hablar con los medios de comunicación.

– Sabía que mi rol tenía que ser de acompañamiento, en un proceso también de formación, de charlar, de invitarla a las reuniones. Graciela no faltó a ninguna. Y participaron de las marchas asumiendo no sólo las identidades trans, sino ellas conociendo otras vidas travestis y trans. Eso las llevó a contactar a otras experiencias, otras vidas, y pudimos decirles que esto no iba a ser sencillo y hay que caminarlo de manera colectiva- cuenta Pía.

Disputar el poder travesti-trans

Graciela y Damián daban las notas a los medios de comunicación, al principio. Para cuidar a Tiziana no querían mostrar su cara. “Hasta que un día ella se paró así como es, enfrente nuestro, y nos preguntó si teníamos vergüenza de ella. Nosotros le explicamos que obviamente no, que la estábamos cuidando, porque si bien había mucha gente que la iba a apoyar, había mucha gente que quizás no y la podía pasar mal en la calle”.

Ante la respuesta de sus padres, Tiziana argumentó que era su historia y que podía ayudar a algún otro nene u otra nena que estuviera en la misma situación que ella. “Nos dijo que ella no tenía miedo, que ella quería contar y nos pidió que estuviéramos al lado”.

Cuando en abril de este año, el periodista antiderechos, Agustín Laje, estuvo realizando una serie de conferencias transodiantes en Salta , Graciela, Damián y Tiziana no dudaron en salir a la calle a repudiarlo.

“La verdad es que a Tiziana la golpeó muchísimo esa situación y a nosotros como papás obviamente también. Recibimos el apoyo de mucha gente y de organizaciones. A pesar de la lluvia, estuvimos ahí repudiándolo y mi hija le gritó ‘Vení, da la cara, yo no soy una mentira’. Verla tan empoderada a mi hija fue lo más grande que pasó ese día”.

De las calles a las políticas públicas

Pía Ceballos repasa algunos de los roles institucionales que están ejerciendo mujeres trans en Salta.

“Dentro de los once ministerios que hay en la provincia de Salta, sólo en el Área de Diversidad del ministerio de Gobierno de Justicia y DDHH, tenemos a una compañera, Victoria Liendro, que está como jefa del espacio. Mientras que en Asuntos Indígenas, hay una compañera como parte de un equipo de acción social dentro de ese ministerio.

”En cuanto al municipio, tenemos una encargada de un programa de empleabilidad para las personas trans. Y en educación, tenemos algunas compañeras que son docentes, pero que no están dentro de las escuelas. Eso es una gran dificultad”. En términos de jerarquías, explica, todas dependen de otras áreas. “Es decir que hacia arriba hay entre tres o cuatro jefes o jefas, a las cuales deben responder”.

Porque tiene que ver con el poder y con cómo la disidencia sexual a lo largo de estos años ha ido conquistando algunos temas que tienen que ver con la inclusión. Por ejemplo, el cupo laboral. Mientras,  aún hoy nos morimos a los 35 años, porque nuestras vidas no importan para los Estados, no están en las agendas de las políticas públicas”.

A de Tiziana

Me sentí libre, sentí que puedo bailar,

sentí que puedo ser una niña

 y a la vez sentí que soy una mariposa.

 – Ella viene un día y me dice ‘ésta es mi firma mamá’, y me muestra una A mayúscula de imprenta, -recuerda Graciela-. Pero quedó así como una anécdota, que su firma era una A. Cuando nosotros le preguntamos cómo quería que la llamáramos, ella me dice: ‘¿Vos te acordás cómo era mi firma?’, ‘Sí, una A’, ‘Bueno, era porque yo quería que mi nombre terminara en A. Entonces yo quiero llamarme Tiziana”.

Fuente Agencia Presentes

General , , , ,

La Iglesia negó el cambio de identidad a una activista trans: va a la Corte

Sábado, 16 de noviembre de 2019

ALBA-RUEDA-SALTA-IGLESIA_G5A2042-2048x1024Hermana Mónica OCD, en la periferia transexual

Qué diferencia la de esta Iglesia inmisericorde con la Hna. Mónica Astorga Cremona, a la que, ya en su momento, dedicamos varios post al trabajo de esta mujer infatigable, comprometida con la Diversidad, fiel seguidora del Evangelio… por lo que, los fundamentalistas agresivos lanzan sus amenazas… Pero alguien apunta antes con el dedo con sus soflamas homófobas y tránsfobas… y para muestra los posts anteriores…

Fotos: Luli Leiras

Hace poco más de un año, Alba Rueda, presidenta de Mujeres Trans Argentinas, se presentó en el Arzobispado de Salta con un pedido: basándose en la ley 26.743 de Identidad de Género, Alba pidió a la Iglesia salteña que rectifique sus registros de bautismo y confirmación, inscribiendo su nombre y género autopercibido. La respuesta del obispo de Salta fue que el derecho canónico es ajeno a “ficciones jurídicas” del derecho civil y rechazó el pedido. La activista recurrió a la Justicia. Ayer la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil también rechazó la solicitud. Ahora el caso puede llegar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

ALBA-RUEDA-IGLESIA-_G5A2055-copia-1024x683“Muches compañeres trans son católiques. Fueron bautizades, hicieron la catequesis, tomaron la comunión, se confirmaron. Y luego fueron expulsades de sus comunidades religiosas por su identidad de género”, -explica Rueda-. “Tenemos derecho a participar de la vida religiosa de nuestras iglesias en condiciones de igualdad y respeto. No deberían negarnos los sacramentos por nuestra identidad de género”.

En 2011 Rueda fue una de las primeras mujeres trans en Argentina en lograr su DNI a través de una sentencia judicial, abriendo camino para la ley de identidad de género. Ahora es la primera persona trans en Argentina —y quizás también en el mundo— en exigir a la Iglesia Católica que reconozca su identidad.

Si bien la Iglesia no se opuso abiertamente a la ley de identidad de género, la jerarquía católica se expresa hasta hoy de manera hostil a las personas trans. El año pasado, el obispo de Villa María (Córdoba), Jofré Giraudo, dijo públicamente que “las trans son hombres disfrazados de mujer”. Hace sólo unos días, el ex arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, publicó en varios medios católicos: “La naturaleza vuelve por sus fueros, como en algunos casos de hombres convertidos en mujeres, a fuerza de aplicaciones hormonales; con el tiempo asoman pertinazmente rasgos de la virilidad”.

ALBA-RUEDA-IGLESIA-3-_G5A2026-683x1024“Todes sabemos lo que la jerarquía católica piensa sobre les trans” afirma Julieta Arosteguy que, desde la Campaña Nacional por un Estado Laico, asesora y acompaña el reclamo judicial. “Sin embargo, nada en la doctrina católica ni en el derecho canónico justifica su posición. No tienen más sustento doctrinario que sus propios prejuicios, por más que quieran disfrazar su transfobia de religión”.

Cuando Rueda llevó su caso a la Justicia, el Arzobispado de Salta ofreció hacer el cambio en los registros, para evitar una sentencia judicial. Pero en lugar de hacer actas nuevas, respetando la intimidad de Rueda y la confidencialidad de su cambio de género, hicieron una anotación marginal en los registros existentes, exponiendo su identidad anterior y transgrediendo la confidencialidad que establece la ley.

«Pretenden castigar y disciplinar»

La denuncia se presento en el juzgado nro. 58, secretaría 88. La jueza consideró que no podía intervenir en un tema religioso. Ayer la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Cámara civil C, confirmó esta decisión. “No sólo no cumplen con la ley de identidad de género, sino que pretenden castigar y disciplinar a Alba por exigir su cumplimiento, afirma  el abogado Alejandro Mamani. “Ahora, la Corte Suprema de Justicia de la Nación deberá decidir si la Iglesia puede violar la ley de identidad de género o si, al igual que todxs, debe respetar y cumplir la ley.”

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Salta: agredieron a dos trans y después la policía las maltrató

Lunes, 4 de noviembre de 2019

ATAQUE-A-TRANS-SALTA-OCTUBRE-2019-1280x640Por Elena Corvalán, desde Salta

Dos hombres y tres mujeres atacaron a dos mujeres trans que estaban almorzando. A una de ellas le provocaron lesiones serias en la boca. Fue el sábado 26 de octubre por la tarde en la ciudad de Salta. Más tarde, cuando las víctimas fueron a radicar la denuncia en la comisaría, la Policía en principio se negó a tomarla. Recién accedió a registrarla cuando llegó hasta ahí la directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres (OVcM) y activista de Mujeres Trans Argentina, Pía Ceballos.

La policía no quiso tomar la denuncia

“El sábado 26 de octubre en horas de la tarde en el microcentro de la ciudad de Salta, cinco personas atacaron a dos compañeras travestis trans provocando consecuencias terribles en la salud física y emocional. Al dirigirse a la comisaría 2da. para asentar la denuncia, la respuesta inicial de parte de la Policía fue no querer tomarla, y después hubo una demora ‘habitual’ en la toma de la misma y en la actuación para brindar protección a las personas en situación de violencia”, informó el OVcM en un comunicado en el que expresó su preocupación por la violencia social hacia las personas del colectivo LGBTI.

Las dos víctimas de la agresión denunciaron a cinco personas. A tres de ellas incluso las identificaron con nombre y apellido, según contó a Presentes una de las denunciantes. Ambas son trabajadoras sexuales que realizan esta actividad en inmediaciones del lugar donde fueron agredidas y temen represalias.

En la denuncia contaron que cuando estaban almorzando en la esquina de Lerma y La Rioja, pasaron dos hombres y comenzaron a insultarlas sobre su identidad de género. N, que es oriunda de Orán, les recriminó esta conducta y como respuesta recibió golpes de puño y puntapiés hasta que cayó al suelo. “Allí continuaron pateándola, en ese momento su amiga intentó intervenir y también fue agredida por los hombres, luego cuando la dicente logró pararse se acercó una de las mujeres (…) y le propinó un golpe con un palo de amasar en la boca, lesionándola, lo que también causó que le aflojen los dientes”, dice el relato policial.

La otra de las víctimas, A, contó a Presentes que quiso “calmar la situación, que no le siguieran pegando” a su amiga, cuando “vino uno de los chabones y también me agarró de los pelos, me dio un rodillazo, me pegó en la mandíbula, en los labios. Justo nos salvó la vecina porque, si no, nos iban a dejar tiradas y ensangrentadas”. La agresión le dejó un hematoma en la mandíbula y el labio partido. A N el golpe con el palo de amasar le rompió los dientes.

A contó que esta chica se sumó luego a la agresión. “Salió de la casa con un palo y dijo ‘vos, puto, que te hacés la mina acá’ y le pegó con el palo”. “Cuando fue la Policía, nosotras le dijimos que ella también había sido una de las agresoras y no la llevó. Recién la demoró cuando fue a la Comisaría a averiguar sobre los varones demorados y cuando ya había llegado la directora del Observatorio, Pía Ceballos”, contó A.

La ayuda de otra vecina, que además de intervenir para impedir que las siguieran golpeando llamó al 911, evitó más daños. Las agredidas dijeron que era la primera vez que se cruzaban con estas personas. La Policía identificó a los agresores como FC (quien dijo ser malabarista de profesión) y MB, y a la estudiante DMP. No se brindó información sobre las identidades de las otras dos mujeres que participaron del ataque.

El Observatorio envió hoy una nota al fiscal penal Horacio Guillermo Córdoba Mazunaric solicitándole medidas de protección para las víctimas. También le enviaron una recomendación del OVcM “para dar cuenta de las trayectorias de violencias que padecen las personas travestis trans”.

La denunciante que habló con Presentes dijo que en el momento de la agresión no sintió miedo, “pero después sí” porque “nos amenazaron” y “como nosotras somos trabajadoras sexuales ahí por la zona, y como ellos viven ahí nomás, el miedo es a que nos vuelvan a cruzar, a que vengan y tomen represalias por lo que pasó”.

Tras la agresión, las dos chicas tuvieron que enfrentar el maltrato policial. Además de que demoraron la toma de la denuncia, los agentes no llamaron a la ambulancia a pesar de que las heridas de N eran evidentes, ni les permitieron pasar al baño. Hasta les negaron un vaso de agua.

“Nosotras, si no tenemos a alguien que pueda hablar o alguien así que sepa que no se puede joder, no nos dan bolilla, porque esto pasó a las 4 de la tarde y recién nos estuvieron tomando la denuncia a las 6. Nos daban vuelta y hasta los mismos policías se nos reían en la cara”, relató A. Dijo que por eso llamaron a Pía Ceballos, que es también referente en Salta de Mujeres Trans de Argentina.

Consultada por Presentes, Ceballos lamentó que esta nueva agresión ocurrió “a pocos días de celebrarse 16 años de la Marcha del Orgullo este sábado (2 de noviembre)” que precisamente tiene como una de las consignas principales “basta de violencia policial, basta violencia social”. La directora habló también de la violencia institucional que padece el colectivo.

Piden políticas de prevención

En el comunicado difundido hoy el Observatorio destacó que es importante la “comprensión de la cadena estructural de violencia y discriminación que atraviesan las personas de la disidencia sexual y que tiene consecuencias graves como el travesticido y transfemicidio”. Y solicitó la intervención del Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia de Salta, a través de las subsecretarías de Asistencia Integral a Víctimas de Delitos y de Políticas de Género, para asistir a las víctimas en el primer caso y para llevar adelante “campañas efectivas de prevención, para reducir las violencia hacia este colectivo”.

Además el OVcM remitió notas al subsecretario de Asistencia Integral a Víctimas de Delitos, Leandro Exequiel Ramos, pidiéndole ayuda para las “víctimas de agresiones por supuestos hechos de discriminación y odio en su contra ante su identidad de género autopercibida”, y a la subsecretaria de Género, Rosaura del Carmen Gareca, informándole de las demoras de la Policía en tomarles la denuncia a las chicas, así como “la posterior actuación para brindar protección de las personas en situación de violencia”, sostuvo el organismo.

Ceballos destacó que hay un montón de funcionarios que quizás no toman el peso a estos hechos de violencia y maltrato porque “no saben lo que es andar de un lugar a otro y pasar estas situaciones complejas”.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Con insultos homofóbicos, la Policía de Salta reprimió a jóvenes en un festival

Jueves, 26 de septiembre de 2019

policía-salta--952x476Por Elena Corvalán, desde Salta 

Miembros de la Brigada de Infantería de la Policía de Salta detuvieron en la noche del sábado 21 a jóvenes que participaban del festival «A Mover», cuyo cierre estuvo a cargo de la cantante Sara Hebe. Como en las épocas de la dictadura, a al menos dos les cortaron el pelo con cuchillos tipo sierra mientras pretendían insultarlos calificándolos de homosexuales.

Testigxs del operativo policial contaron a Presentes que cerca de la medianoche, cuando ya el festival estaba en sus finales, la Policía se apostó detrás del público y comenzó a desalojarlos, obligando al cierre anticipado de la actividad.

Luego, cuando comenzó la retirada de la gente, los policías iniciaron una suerte de cacería, deteniendo a algunas personas. Un grupo de jóvenes vio que se llevaban a unas chicas, aparentemente por ser lesbianas, y comenzaron a filmar el operativo. En esas circunstancias la represión se volvió contra ellos. “Nos persiguieron por filmar cómo se llevaban a un grupo de chicas que salían de manera pacífica del recital”, contó uno de los chicos. Todxs lxs involucradxs pidieron que se reserve sus identidades, porque temen que la Policía tome represalias.

No se sabe exactamente cuántas personas fueron detenidas. Lxs presentes calculan que fueron diez. Algunxs de lxs detenidos relataron momentos de maltrato y crueldad: a un chico le quitaron la bicicleta, la arrojaron a un costado y lo llevaron detenido. A otros dos les cortaron el pelo, con particular ensañamiento con uno que tenía rastas. Todo esto mientras les proferían insultos homofóbicos.

En el operativo hubo incluso disparos al aire. En un video tomado por testigxs, se observa que un policía golpea con la puerta del furgón policial a un joven que los filmaba.

Uno de los detenidos contó que tras los disparos los persiguieron y que los policías incluso entraron a una casa particular, sin orden de allanamiento, y sacaron a uno de los chicos que los había filmado.

Contaron que en el móvil los obligaron a permanecer de rodillas, que les tomaron fotografías mientras estaban así. Recién a las 3 de la mañana recuperaron la libertad, ya desde la Alcaidía de la Ciudad Judicial.

Algunos de los detenidos manifestaron su intención de denunciar el maltrato que sufrieron, lo que se haría este lunes. Por pedido de uno de los detenidos, la abogada María Laura Postiglione, presidenta del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, los ayudó y los orientó para conseguir atención médica y saber qué pasos seguir. Postiglione aclaró a Presentes que su actuación es personal, como amiga de este joven.

Ni el Ministerio de Seguridad de la provincia ni la Jefatura de Policía respondieron las consultas de los medios, incluido Presentes. Recién cerca de la medianoche, el área de prensa de la Jefatura de Policía emitió un informe en el que aseguró que “efectivos del Sector 5 hicieron cesar un festival con más de 400 concurrentes”. De acuerdo al parte policial, esta acción se debió que “ingerían alcohol en la vía pública”, por lo que también clausuraron un local comercial.  La Policía indicó que intervino luego de que una adolescente fuera atendida en el Hospital Materno Infantil en un como etílico. En cuanto a los acusaciones por maltratos de parte de la Policía, la fuerza se limitó a afirmar que “no hay denuncias oficiales de ello”, ante la consulta de Presentes.

Solo el ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia informó que instruyó al secretario de Derechos Humanos, Federico Uldry, para que mañana se reúna con los damnificados y “vea qué es lo que hay que hacer.” “Esta gente habló conmigo y obviamente, como ministro de Derechos Humanos estoy a disposición de ellos”, aseguró el ministro.

Organizaciones sociales, el mismo Centro Pata Pila, Mujeres Trans Autoconvocadas (MTA), JESeR, el Partido de los Trabajadores Socialistas-Frente de Izquierda Unidad y la organización Pan y Rosas emitieron un comunicado de repudio a “la represión, persecución y violencia institucional ejercida por la Policía de Salta” y responsabilizaron a los gobiernos de Juan Manuel Urtubey y del intendente Gustavo Saénz “por sus prácticas represivas hacia las juventudes, la mujeres y las disidencias”.

En el comunicado informaron que la Policía irrumpió en el festival ordenando a los organizadores que lo concluyeran o de lo contrario iban a reprimir. “Ante estos hechos, se suspendió el festival y la Policía de la provincia de Salta persiguió, detuvo y torturó a quienes salían del festival”, aseguraron las organizaciones, que anticiparon que harán denuncias ante el Ministerio de Seguridad, la Fiscalía de Derechos Humanos y al Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia.

Las organizaciones también invitaron a acercarse a quienes hayan sufrido violencia policial en el festival para ofrecer acompañamiento o dar testimonio.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Asesinan en Argentina a una mujer trans de 36 años en Camino de Cintura

Sábado, 9 de febrero de 2019

C697E518-431F-4FE5-BC9B-E375CB678867Laly Heredia Escobar fue asesinada en la madrugada del 3 de febrero en Camino de Cintura. Tenía un tiro en la cadera y a su alrededor había varias vainas servidas, calibre 9mm.

Una vecina que caminaba por la calle dio el alerta: al amanecer del domingo 3 de febrero, el cuerpo de una joven travesti asesinada yacía en el cruce de avenida Monseñor Bufano y Arribeños, Camino de Cintura, a la altura de Los Pinos (La Matanza, pcia de Buenos Aires). Tenía un tiro en la cadera y a su alrededor había varias vainas servidas, calibre 9mm. Fue llevada a la Comisaría 4° de Los Pinos. Sus compañeras travestis y trans estaban casi seguras de quién se trataba. Recién en la noche del 3 de febrero, su hermana y su pareja la identificaron: era Laly Heredia Escobar.

Tenía 36 años, había venido desde Lima (Perú) a la Argentina hace 10 años. Vivía en Morón (provincia de Buenos Aires), en una vivienda que alquilaba junto a Emanuel Ferraro, albañil. “Estamos en pareja hace 9 años. Ella salió de casa el sábado a medianoche, me había dicho que volvía a las 5, pero no vino nunca. Me enteré de lo que pasó por las redes”, contó Ferraro a Presentes.

Ayer, cuando la foto de Laly empezó a circular en Facebook, Ferraro y una de las hermanas de Laly que vive en Argentina (el resto de la familia vive en Lima), fueron a la comisaría y en la 4° de Los Pinos reconocieron el cuerpo.

“Por lo que me dijo la policía, la mataron a eso de las 3 de la mañana. Ella estaba trabajando, cuando la abordó un hombre pidiendo servicios (sexuales), y ahí la ejecutaron de una, en la puerta de un hotel sobre Camino de Cintura. Creemos que estuvo agonizando de las 3 a las 7 de la mañana. Nadie la ayudó”.

“Todavía no hay una hipótesis certera de quién la mató o por qué” informaron fuentes judiciales a esta agencia.

La causa está caratulada como “homicidio agravado por uso de armas”. Interviene la Unidad Fiscal de Investigación de Homicidios del departamento judicial de La Matanza. Hasta ahora, lo poco que se sabe es que fue asesinada de un tiro en la cadera. Pero antes de matarla, le dispararon varias veces. Se descarta que se haya tratado de un robo: no le sustrajeron la plata que llevaba encima.

Las vainas de las balas halladas junto a su cuerpo son .9 mm, el calibre utilizado por las armas de la policía. “Es el calibre más común. Por el calibre no generamos una hipótesis de trabajo”, dijeron fuentes judiciales.

El lunes a la tarde la familia seguía tratando de reunir los fondos para el velatorio. Y planeando cómo organizarse para pedir justicia. Quieren hacer una marcha, articulando con organizaciones de travestis y trans. “Estamos conmocionados. Laly era increíble, había venido a la Argentina a buscar una vida mejor. Viajaba una vez al año a Perú a ver a su mamá, les mandaba plata, siempre vivió abocada a su familia, no quería que les faltara nada. Se puso una mochila enorme. Tenía sueños. Ella sabía de la violencia que sufren las chicas en la calle, sabía que está todo muy mal. Había vivido lo que viven todas las que trabajan en la calle con la policía. Pero no andaba en nada raro”, dijo su pareja.

“Nos violentan hasta después de muertas”

Poco después de conocerse el travesticidio de Laly, el diario Crónica informó acerca de los hechos infringiendo la ley de identidad de género y tratándola en masculino. Al respecto, la activista travesti Violeta Alegre escribió:

“Ese proceso es una de las tantas particularidades de nuestras identidades, donde los medios de comunicación nos violentan hasta después de muertas, que aún no somos luz. Detenernos a leer los comentarios de nuestras noticias casi con festejo de nuestras muertes nos muestran el mundo horrible en donde nos tocó estar, por ser quienes queremos, por resultante de un Estado que no se responsabiliza ni siquiera de garantizarnos un descanso en paz, nos quieren muertas, lo sabemos.

Hoy encontraron a otra compañera muerta de un tiro, hoy en el feminismo hay un desparpajo de mensajes fascistas en contra de nosotras, hoy nuestras identidades están padeciendo mucha más violencias en la calle, desde insultos, botellazos, en manos de las fuerzas policiales, o un tiro. Hoy no van a compartir nuestras noticias ni a generar un revuelo como pasó con la noticia aberrante de La Nazión, ni el mainstream del feminismo que les encanta contar cuerpxs vivos y selecciona algunas muertas, tampoco nos darán luz”.

En el Camino de Cintura (que atraviesa varias jurisdicciones), muchas chicas travestis y trans sobreviven ejerciendo la prostitución, expuestas a las violencias de todo tipo, incluida la policial. Si bien puede haber algunas de ellas que se identifiquen como trabajadoras sexuales, son muchas más las que recurren a la prostitución como único medio de subsistencia, tras haber sido excluidas y expulsadas de otros ámbitos como la educación y el trabajo.

A fin de empezar a hacer algo para revertir la exclusión laboral, en la provincia de Buenos Aires, la ley de Cupo Laboral Travesti Trans Diana Sacayán (impulsada por esta activista de derechos humanos) fue aprobada por la legislatura hace más de 3 años, en septiembre de 2015. Pero al día de hoy no se reglamentó.

Muertes travestis y trans en lo que va de 2019

La de Laly Heredia es la segunda muerte violenta de una travesti en lo que va de 2019 en Argentina. Pero las organizaciones de travestis y trans que recolectan datos aseguran que en los primeros 31 días del año hubo al menos diez muertes de travestis y trans.

Jésica Benavídez, 33 años, Entre Ríos

De esas muertes, dos están siendo investigadas por la justicia. Una de ellas en Entre Ríos, a partir del 24 de enero, cuando en Paraná un vecino encontró el cuerpo sin vida de Jésica Benavídez, una mujer trans de 33 años. Sobrevivía a cuentagotas como trabajadora sexual y vivía en situación de extrema pobreza. Sus compañeras la llamaban “La Nicky”. Era oriunda de Santa Elena (La Paz) y había llegado a la capital entrerriana hace más de 10 años.

Mirta Antonella Eva Di Marzo, 30 años, Salta

Días después, el 27 de enero, tras pasar tres meses en coma a raíz de un brutal ataque de odio, falleció Mirna Antonella Eva Di Marzo, de 30 años, en Güemes (Salta). Estaba inconsciente, en terapia intensiva desde el 21 de octubre, cuando fue atacada por un hombre a la salida del boliche Caribe, en General Güemes (a 50 kilómetros de la ciudad de Salta). “El discurso de odio es el que mató a Mirna y es el que sigue matando a mujeres trans”, dijo el abogado de su familia, José Lazarte, a Presentes, la semana pasada, al conocerse la noticia.

Las víctimas silenciadas

Ante la falta de datos oficiales de muertes travestis y trans, las organizaciones y activistas llevan un listado en el que documentan tanto las muertes violentas (travesticidios) así como las muertes causadas por la exclusión (travesticidio social: falta de acceso a derechos básicos como educación, salud, trabajo, vivienda, trabajo, la mayoría de estas muertes se vinculan a enfermedades de las que no mueren prematuramente otras poblaciones).

Forman parte de esta lista, que no sale en los medios:

Mariana Quinteros, La Rioja, 48 años

Jessica Paola Ochoa, CABA, 36 años

Carolay, CABA

Yamile, CABA, 24 años

Sandra Cantero, Reconquista, Santa Fe

Gabriela Farias, Lomas de Zamora, Bs As

Yesica Neira, Comodoro Rivadavia, 56 años

Luciana Anahi, CABA (oriunda de Güemes, Salta), 28 años

Laly apenas superó en un año el promedio de vida estimado para este colectivo en América Latina: 35 años. Los datos volcados en esta nota fueron confirmados a Presentes por diversas fuentes.

Fuente Agencia Presente  , vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Expulsan alumnos de un colegio de Salta por defender a un compañero gay

Viernes, 14 de diciembre de 2018

pulseras_1.jpg_1956802537El Colegio Santa María de Salta quedó en el ojo de la tormenta a raíz de la expulsión de cuatro alumnos que se manifestaron en contra de un acto de homofobia de un preceptor de la institución educativa.

Un grupo de alumnos de un colegio católico de Salta fue expulsado luego de defender a un compañero que había sido llamado a una reunión privada con las autoridades del establecimiento por utilizar una pulsera de la bandera LGBT, y por el caso que conmocionó a la provincia intervino el gobernador Juan Manuel Urtubey, quien consideró la medida como “inaceptable”.

La situación aconteció el pasado 28 de septiembre con el estudiante Santiago que concurrió a la escuela y declaró con ese accesorio su homosexualidad ante el resto del alumnado.

Sin embargo, a las pocas horas, un tutor se acercó a él y le pidió que se lo quitara debido a que se veían afectados los códigos éticos de la entidad.

Minutos después, le solicitaron que se dirija hacia el salón de dirección, donde lo esperaba la directora del colegio y la vicedirectora, las cuales volvieron a pedirle que se saque la pulsera porque “no estaba permitido su uso”.

De acuerdo a varios medios de esa provincia, el chico “dijo que a él esa pulsera lo representaba, que no afectaba ninguno de los valores del colegio”.

Sin embargo, sin desear continuar el debate, los directivos le ordenaron que se la sacara porque estaba prohibido.

Posteriormente, se comunicaron con el padre del alumno y lo convocaron a una entrevista en el colegio, en el que le pidieron disculpas por la situación y le dijeron que estaban “aprendiendo”.

La respuesta de sus compañeros

Anoticiados de la situación, cuatro compañeros decidieron protestar por la discriminación que sufrió Santiago y se pintaron la bandera LGBT en las manos al tiempo que se tomaron fotos que enviaron por WhatsApp y una que publicaron en Twitter. Esta última fotografía contó con un gesto de fuck you hacia el escudo de la escuela y una remera con la frase: “Fuck what they think” (que no te importe lo que ellos piensen).

Por tal motivo, las autoridades los sancionaron con 14 firmas a esos chicos y en los últimos días recibieron la información que no serán admitidos para el ciclo 2019.

Las palabras de la escuela

Mediante un comunicado, el Colegio Santa María expresó que “como cualquier otra institución educativa, cuenta con un régimen que determina la cultura de convivencia, el cual es aceptado por todos los integrantes de la Comunidad Educativa, incluidos los alumnos, de común acuerdo”.

Como parte de un proceso enriquecedor para el alumnado, la entidad propone aceptar “la diversidad de pensamientos y opiniones en un marco de convivencia y respeto.

“En ese marco, informamos que a un alumno de 4to año, que manifestó libremente su identidad de género, se lo respetó como se los respeta a todos los integrantes del Colegio y se lo acompañó como se lo hace con todos los alumnos, aseguró.

En el texto difundido a la prensa, no negaron que hayan mantenido una reunión con el alumno, tras la cual, detallaron, se procedió a hacer “una excepción en el reglamento” de la institución y se lo autorizó “hasta el último día de clases”. En ese sentido, aseveraron que no fue sancionado así como tampoco expulsado para el ciclo del año próximo.

Los compañeros que protestaron con la fotografía en el Twitter sí recibieron una sanción y se determinó ejercer el derecho de no admisión para el Ciclo Lectivo 2019 por “cometer una falta grave” que dañó “al ideario institucional” con esos gestos.

“Cabe aclarar, que los alumnos no fueron expulsados en momento alguno de la Institución y se encuentran terminando el presente ciclo lectivo en ella, con absoluta normalidad”, concluyeron.

El gobernador defendió a los alumnos

En respuesta a un tweet de la periodista Florencia Etcheves que mencionaba al caso y pedía por su intervención, el gobernador Juan Manuel Urtubey consideró como “inaceptable” la decisión de la escuela.

“Hablé con su familia y di instrucciones al Ministerio de Educación para que hagan valer los derechos de Santi y sus compañeros“, expresó en la misma publicación.

Fuente: Diario Popular, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

“El superclásico beso marica, somos los rostros negados por la colonialidad”

Sábado, 17 de noviembre de 2018

capture“El superclásico beso marica. Somos negros, somos villeros, somos del interior de Argentina, somos pobres, no somos el estereotipo de cuerpo esbelto, somos los rostros negados por la colonialidad” publicó en sus redes el grupo artístico Bartolina XiXa Drag Folk para acompañar las imágenes.

Noviembre es el mes de la diversidad sexual en Salta. Son cuatro semanas donde se genera conciencia de la discriminación que sufren muchas veces las personas de la comunidad LGBTIQ. El mismo fue declarado como tal por el Concejo Deliberante de la ciudad de Salta mediante una ordenanza (14469/12).

En este marco, hicieron una producción con dos jóvenes desde el grupo artístico Bartolina XiXa Drag Folk. En las fotos se ve a ambos dándose un beso en la boca, uno con la remera de Boca y otro con la de River. La misma fue en las afueras del convento San Bernardo.

Hay que continuar la lucha. Es una realidad que convive con nosotros y no podemos no mirarla. No es un sistema binario, hay diversidades sexuales que deben ser respetadas“, dijo la referente feminista Mónica Menini a Que Pasa Salta.

El posteo completo con el que compartieron las fotos en las redes:

“El superclásico beso marica

Somos negros,
somos villeros,
somos del interior de Argentina,
somos pobres,
no somos el estereotipo de cuerpo esbelto,
somos los rostros negados por la colonialidad,
SOMOS MARICAS, empoderadas y subalternas, alejadas del “clásico” gay estereotipado. Transitamos nuestra vida en los espacios y en la memoria que siempre son acallados por la heteronorma y la LGBTnorma.

Somos los que viven en un país donde el fútbol es parte de nuestra identidad nacional.

Desde niños nos han enseñado a amar el fútbol y a ODIAR al equipo adversario. Nos han enseñado que el fútbol es una cosa de hombres (de machos). Nos han enseñado que el que piensa distinto, el que tiene la casaca de color distinto es un blanco para la burla, el desprecio, los insultos, la pelea, el odio.

Nos han inculcado que ser argentino es llorar por una camiseta y no por la miseria humana que nos tocó vivir.

Hoy no lloramos por una final de la cual no somos parte, sino lloramos por todas las compañeras y compañeros que han sido expulsades de su casa por ser distintes. Lloramos por las que ya no están, porque las mataron, porque las desaparecieron, porque se fugaron a buscar mejor vida, por las que murieron enfermas sin atención médica.

Hoy en un mundo que nos expulsa y nos enseña a avergonzarnos, venimos a decirles a TODES que no tenemos miedo y que mientras ustedes están odiando al equipo contrario, nosotras MARICAS villeras y pueblerinas en un BESO solo venimos a ofrecer AMOR.

Un clásico argentino no es un BOCA Y RIVER, un clásico argentino es ver cómo nos estigmatizan, nos insultan, nos expulsan, nos odia, nos matan.”

Fuente: Qué Pasa Salta, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Polémica por salteño que cambió de sexo para jubilarse antes

Lunes, 16 de julio de 2018

sergioEn el lugar de la partida donde decía Sergio Lazarovich habrá una rectificación y dirá Sergia. El caso del salteño que se cambió de género provocó todo tipo de especulaciones. Incluso que lo hizo solamente para jubilarse antes. En medio de su inesperada popularidad, el mismo Lazarovich salió a dar su versión: “Me cambié de género porque tengo una convicción”.

Hace tres meses fue noticia cuando lo acusaron de haber cambiado de género a los 60 años para poder jubilarse antes. Después de la polémica, llegó la confirmación. Se jubilará cinco años antes porque ya no figura como varón en los registros laborales de Anses.

Laura Cartuccia, directora del organismo previsional en la provincia de Salta, lo confirmó a Radio 10. “Sí, Sergia Lazarovich ya solicitó su jubilación“, sostuvo la funcionaria y explicó: “Nosotros nos sometemos a la documentación presentada. Aportó casi 30 años y ahora es mujer“.

El caso salió a la luz a mediados de marzo cuando un periodista radial leyó al aire el tuit que había escrito un compañero de trabajo de Lazarovich cuestionando su decisión. “Estupor, incredulidad y sinrazón porque un compañero de laburo se cambió el DNI a sexo femenino, cuando es bien sabido que es masculino, cuando es bien masculino y tiene pareja”, decía.

Lazarovich salió al cruce de las acusaciones. Las desmintió y afirmó que había cambiado de nombre porque tuvo “una convicción”. Si bien señaló que no tenía que “explicarle nada a nadie”, opinó en ese momento que los hombres “no deberían obtener la jubilación después que las mujeres”.

Ley de Identidad de Género

El 9 de mayo de 2012 se sancionó la Ley de Identidad de Género que reconoce el derecho a la identidad de todas las personas a mostrarse tal cual se autoperciben, permitiendo también desde una perspectiva jurídica la inclusión y el acceso a derechos e igualdades a los miembros de la comunidad trans.

“Lo hice porque tengo una convicción”

En el lugar de la partida donde decía Sergio Lazarovich habrá una rectificación y dirá Sergia. El caso del salteño que se cambió de género provocó todo tipo de especulaciones. Incluso que lo hizo solamente para jubilarse antes. En medio de su inesperada popularidad, el mismo Lazarovich salió a dar su versión: “Me cambié de género porque tengo una convicción”.

Se enteró por su hija que su nombre era una de las noticias del día en los medios y aseguró que todo lo que se está diciendo “es mentira”. “Lo hice porque estoy convencido, las motivaciones son mías y no tengo que explicarle nada a nadie“, remarcó.

Lazarovich empezó el trámite de cambio de género en la ciudad de Salta en junio del año pasado y lo terminó en Tucumán, la provincia en la que nació. Se trata de un “trámite administrativo” para el que la ley “no pide como requisito que haya una intervención quirúrgica u hormonal”, explicó el director del Registro Civil de Salta, Matías Assennato.

Sobre la polémica que abrió su decisión de modificar su documento y la posibilidad de que el motivo fuera alcanzar al edad para jubilarse antes, Lazarovich dijo a El Tribuno que “esto no habría sido un problema para nadie si todos se jubilaran a los 65 años”.

Fuente: TN, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Todas las muertes de Charly Guerrero

Martes, 25 de julio de 2017

ed08fo02_1Charly Guerrero, un joven trans de 21 años, fue asesinado el 13 de mayo en Ceferino, un barrio de la capital salteña. Después de su muerte, ni la Justicia ni los medios respetaron su identidad. La Multisectorial de Mujeres de Salta espera ser aceptada como querellante para modificar este punto y que se incluya la figura de trans-homicidio, lo que además de su valor simbólico intenta ser un precedente para la tipificación de los crímenes contra hombres trans.

Cuando Charly cumplió trece años y sintió que su identidad ya no dependería de lo biológico, conoció a Sol, una joven de 19 con un cuerpo trans que ya se afirmaba femenino. Charly y Sol se enamoraron, tuvieron idas y vueltas, crecieron a la par, se ayudaron en sus procesos de transición y hacía un año que vivían juntos, con algunos pactos para que esta vez fuera en serio. El 13 de mayo a las nueve de la mañana, Charly fue a comprar azúcar para el desayuno al almacén del barrio y no volvió. Sol se había quedado con el bebé de dos años que criaban juntos -fruto de una violación que había sufrido Charly-, y pasado el mediodía recibió un mensaje por Facebook, la primera noticia de la muerte de su compañero de vida.

“Un amigo me compartió la noticia donde decían que una mujer había matado por la espalda a otra mujer. No quise creerlo, algunos datos coincidían pero otros no: hacía muchos años que Charly no era una mujer y su aspecto así lo mostraba. También decían que la mujer que había muerto hacía varios meses que andaba perdida por la ciudad. Quedé desconcertada”, contó Sol a SOY,quien forma parte de la colectiva feminista Las Otras.

Charly Guerrero tenía 21 años y su DNI no estaba modificado con su identidad autopercibida, lo que según Sol tenía que ver con la desconfianza que sentía por los lugares burocráticos: “Había denunciado varias veces que el padre lo violaba desde niño, pero ninguna de las demandas prosperó. También pensaba que la modificación quizá traería problemas con la tenencia del bebé, por eso no tenía ganas de cambiarlo”.

Desde que Charly había denunciado a su padre -un ex agente de la policía provincial-, el lazo con su familia de sangre empezó a cortarse. Sol dice que estos años, además de ser una compañera afectiva, su relación con él se basaba en la contención. “En el último año Charly se había comprometido con dejar la drogas y lo estaba logrando. Solo a veces tenía recaídas con la abstinencia, pero iba bien. Nos sosteníamos entre los dos con el dinero que yo conseguía del trabajo sexual, y él a veces hacía changuitas de lo que saliera, había estado volanteando y trabajando en un lavadero. Lo ponía mal todo el tema de las violaciones, era algo que se le volvía insoportable”, cuenta Sol.

Ese sábado 13 de mayo, después de recibir el mensaje de Facebook, Sol cargó al bebé y fue hasta el hospital general de Salta para ver si alguien podía ayudarla. Ahí empezó un ida y vuelta donde más que ayuda encontró obstáculos. En el hospital no sabían nada y le recomendaron que llamara al 911. Lo mismo: no tenían noticias de Charly, y le sugirieron que fuera a la comisaría más cercana. “Me fui a la novena, me dijeron que ellos no me podían dar ninguna información y que vaya a la comisaría segunda. En fin, me fui a la segunda y tampoco me daban información, me dejaron sentada ahí como tres horas”.

Entre la impaciencia y la bronca, se acercó al mostrador de la comisaría y para que la escucharan les tuvo que dar algo parecido a una clase sobre lo que significaba que Charly fuera un chico trans, ella una mujer trans y quién era el bebé que llevaba en brazos: “Me hacían un cuestionario del estilo ‘¿tiene alguna operación?, ¿por qué no hizo el cambio de documento? Y entonces, ¿el bebé quién lo tuvo?’”. Tras chequear que la pareja había hecho un certificado de cónyuges en la comisaría, le dieron una orden para reconocer el cuerpo y dijeron que fuera a la morgue de la alcaidía. Allí encontró su cuerpo.

Desde entonces, el bebé está al cuidado de una de los cinco hermanos que tiene Charly, viviendo en la misma casa que su abuelo.

A partir de la muerte de Charly, y las siguientes muertes que tuvo cada vez que los medios y los eslabones institucionales no reconocieron su nombre, la Multisectorial de Mujeres de Salta pidió a la justicia ser querellante en la causa, con el patrocinio de Gloria Cruz y Josefina Arancibia. El crimen está caratulado como homicidio simple y como principal imputada está detenida una mujer mayor de edad.

Según el artículo 12 de la ley de Identidad de Género, donde se habla del derecho al “trato digno”, con solo requerirlo debe ser utilizado el nombre de pila que las personas elijan, tanto en ámbitos públicos como privados. Por razones obvias, en este momento Charly no puede requerir su derecho por cuenta propia, pero la ley establece que cuando la naturaleza de la gestión necesite registrar los datos del DNI, se utilizará un sistema que combine las iniciales del nombre, el apellido completo, fecha de nacimiento, número de documento y nombre de pila elegido. Nada perdería el proceso judicial respetándolo, al menos con el uso de sus iniciales.

“Además de pedir que se cumpla con su derecho a la identidad, de ser aceptadas como querellantes requerimos que la muerte de Charly sea juzgada en base a lo establecido en el artículo 80 inciso 4 del Código Penal, donde se establece un agravante si el motivo del crimen es por la orientación sexual, la identidad de género o su expresión. Aclaramos que esto no tiene que ver con una intención punitiva: sino que consideramos que el caso no solo ofende a la víctima sino que fragmenta a la comunidad a través de su mensaje”, dijo a SOY Arancibia.

El reclamo de la Multisectorial también incluye incorporar la figura de trans-homicidio, lo que más allá de su valor simbólico intenta ser un precedente para la tipificación de los crímenes hacia hombres trans, los cuales tienen sus características particulares como pasa con los femicidios y los travesticidios. “Con la palabra ‘transhomicidio’ lo que buscamos es visibilizar la situación específica de Charly. Esto sin descontar que su identidad, por ley, está reconocida, aunque hoy su causa está caratulada con el nombre que se le asignó al nacer, negándole un derecho básico y revictimizándolo”, explicó Cruz.

Salta es una de las provincias con mayor población travesti-trans del país, aunque muchas suelen migrar a otras ciudades en busca de trabajo u otras posibilidades que en su lugar de origen no consiguen.

“En 2016, desde la Oficina de Violencia Contra la Mujer de la ciudad de Salta, se hizo una encuesta a 202 personas trans residentes en la capital de la provincia acerca de acceso a la justicia, el trabajo y la salud, entre otras referencias básicas”, dijo María Pía Ceballos -activista por los derechos travestis y trans, vicepresidenta de la Multisectorial y recientemente nombrada a cargo del Área de Diversidad Sexual de la provincia-. En esa encuesta, el 48 por ciento dijo no que había realizado una modificación de su DNI para poner el nombre de pila elegido, tal como es el caso de Charly.

Aunque este nuevo área, que funciona dentro de la Subsecretaría de Políticas de Género, tiene menos de un mes, Ceballos cuenta que ya prepararon varios proyectos porque se venían gestando desde hace tiempo: “La policía noche tras noche usa el artículo 114 del código contravencional (arresto de hasta 15 días para quienes ofrezcan actos sexuales a cambio de dinero en la vía pública) para violentar los cuerpos de las compañeras, al punto de golpearlas. Aunque no solo se limita a quienes están en situación de prostitución, sino que hay denuncias de que salen a hacer un mandado y los patrulleros hostigan por el solo hecho de ser trans”. Frente a eso, Ceballos adelantó que “se presentará un protocolo a las autoridades del Ministerio de Seguridad, a la par que se pedirá a la Cámara de Diputados la derogación urgente de este código”.

En los próximos días, terminada la feria, la justicia decidirá si acepta que la Multisectorial sea querellante en la causa de Charly. De ser aceptadas, tendrán la potestad para ejercer con más fuerza los reclamos que plantean, a la vez que podrán acceder a los detalles de la causa y lograr una intervención directa al momento de reunir pruebas.

Fuente: Página 12, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Comienza el primer juicio por feminicidio a una transexual en Argentina

Lunes, 25 de julio de 2016

f620x480-244473_287005_0Comienza el juicio a los dos acusados por el asesinato de una mujer transexual ocurrido en la provincia de Salta, primer juicio oral y público de Argentina que considera como agravante el femicidio en una persona transexual.

Este jueves, 21 de julio, comenzaba en Salta (Argentina) el juicio a Carlos Plaza y Juan José Del Valle, de 20 y 37 años de edad, los dos acusados como presuntos autores de homicidio agravado, y violencia de género a una mujer transexual «con el agravante de feminicidio», según explica Marcelo Báez, portavoz del poder judicial de la provincia de Salta, en el que es la primera vez que se aplica este agravante a una persona transexual.

Tras varios casos de violencia contra mujeres, el Senado argentino aprobó en 2012 que el feminicidio fuera considerado un agravante penal. De esta manera, quienes incurrieran en delitos de violencia doméstica o de género verían agravada su pena, llegando incluso a ser condenados a cadena perpetua, una medida en la que también daba amparo a las personas transexuales. El 24 de diciembre de 2014, Gimena Álvarez, se convertía en la primera persona transexual a la que se trataría su asesinato como un feminicidio.

De 31 años de edad, Gimena Álvarez, es abordada en la calle por tres individuos mientras practica la prostitución. Tras negarles el servicio que le solicitan, la golpean y roban, abandonando su cuerpo a un canal de agua. Un adolescente de 13 años es testigo de toda la secuencia y la autopsia revelaría que el fallecimiento se produce por un traumatismo grave en el cráneo. Además del testimonio del adolescente, actualmente de 15 años de edad y testigo protegido en la causa, también han dado su testimonio los dos policías que encontraron el cuerpo de la víctima, todavía con vida, quien fallecería en el hospital.

«La homo/lesbo/transfobia se manifiesta de diferentes maneras y en diversos ámbitos, siendo responsable de muchas de las vulneraciones de derechos basadas en la orientación sexual, identidad de género y sus expresiones de las personas. Una de sus consecuencias más terribles son los asesinatos y crímenes de odio, cometidos hacia las personas LGTBI, impulsados por fundamentalismos, creencias y prejuicios religiosos, sociales y culturales», sostiene la Comunidad Homosexual Argentina, indignada tras el asesinato de una segunda transexual, Diana Sacayán, en 2015, después del asesinato de 7 personas de la comunidad LGTB asesinadas en 2014 y 5 crímenes similares el año anterior.

Se espera que el proceso por la muerte de Gimena Álvarez sirva de ejemplo para otros procesos por casos similares. Actualmente los dos acusados, identificados como personas sin techo y con antecedentes penales por hurto y robo, se encuentran a la espera de sentencia, cuya lectura está prevista para el 26 de julio. Ambos se enfrentan a la posibilidad de cadena perpetua, un tercer sospechoso, aunque identificado, permanece en paradero desconocido.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Argentina concede una ayuda por embarazo a un hombre transexual

Jueves, 12 de febrero de 2015

0000422824Nicole, Maximiliano, Ernesto Martínez (anses) y Karen Díaz (Igualdad).

Maximiliano, de 23 años, solicitó en agosto pasado la asignación por embarazo, que otorga el Gobierno argentino desde mayo de 2011 a personas con escasos recursos.

Aurora Esperanza llegará al mundo mañana, sus padres, Maximiliano y Nicole verán hecho realidad uno de sus mayores sueños: formar una familia.  La historia de la pareja transexual salteña vive por estas horas sus mejores momentos. La noticia que él recibirá la Asignación Universal por Hijo (AUH) otorgada por ANSES, significa un gran logro y ayuda para ellos. Además de darles más alegría en la espera. Maximiliano tiene 23 años es varón transexual y adoptó su nueva identidad a través de la Ley de Identidad de Género al igual que Nicole, mujer transexual que también cuenta con nuevo documento. Ambos están casados desde el 29 de noviembre de 2013.

El Gobierno argentino concedió por primera vez la asignación por embarazo a un varón transexual que se espera que dé a luz este mismo fin de semana, después de que se le denegara el beneficio hace cuatro meses por haber adoptado una identidad masculina, informaron hoy fuentes oficiales. Maximiliano, de 23 años, solicitó en agosto pasado la asignación por embarazo, que otorga el Gobierno argentino desde mayo de 2011 a personas con escasos recursos, y la Administración de la Seguridad Social (Anses) se la denegó porque consideró que la ley establece ese beneficio sólo para mujeres.

Con el apoyo de la Fundación Igualdad, de la norteña provincia de Salta, y la organización “Cien por Ciento Diversidad”, Maximiliano consiguió que la Anses hiciera una excepción y le otorgara la ayuda el miércoles, convirtiéndose en el primer hombre transexual de Argentina en recibir la asignación. Luego de un peregrinar que se extendió por varios meses, la solicitud de Maximiliano se resolvió a través de una Resolución de la Dirección de Procedimientos y Normas de la ANSES que la autorizó por un mecanismo de excepción. “Para evitar que se repitan situaciones similares esperan concretar la semana próxima una reunión con las autoridades de la ANSES, en ella solicitaran que se adapten los sistemas informáticos a la Ley de Identidad de Género”, explica una parte del comunicado difundido por la entidad.

“Estamos muy felices. Siempre quisimos formar una familia. Nuestro camino fue muy difícil porque la sociedad salteña discrimina mucho. Las personas trans tienen que continuar luchando por sus derechos. Hay cosas que tienen que cambiar“, dijo Maxi a El Tribuno. “Nos cerraron muchas puertas pero no bajamos los brazos, seguimos luchando por lo que nos correspondía y gracias a muchas personas que colaboraron tanto en Salta como en Buenos Aires, logramos que a Maximiliano le dieran la asignación universal. Es un derecho de todas las personas y nosotros somos personas“, dijo Nicole.A pesar de los obstáculos, ellos eligieron creer que podían obtener lo que consideran un derecho adquirido. En plenos preparativos para la llegada de la pequeña Aurora, Maxi y Nicole no se olvidan de agradecer a quienes creyeron en ellos y que hoy les permiten vivir la magia de ser padres. “Cuando iniciamos el trámite para la asignación, nos dijeron que surgirían problemas. Al principio nos pusimos mal pero después decidimos seguir adelante a pesar de todo”, relató la mujer. Lejos de aquellos días en donde concurrir a las oficinas de ANSES era lo cotidiano, esta joven pareja se prepara para vivir la mayor experiencia de sus vidas. “Espero que nuestro ejemplo sirva para aquellas personas trans que están en nuestra misma situación y se dan por vencidos”, destacó Maximiliano.

 Maximiliano y Nicole se conocen hace 5 años, ellos nunca se imaginaron que detrás de esa amistad surgiría el amor y la posibilidad de tener su propia familia. “Me conmovió su forma de ver la vida y cómo lucha a pesar de todo”, contó él al hablar de su esposa. Unidos por el amor y la admiración, ellos esperan que las cosas cambien y “que la discriminación algún día desaparezca. Hace mucho daño y no ayuda en nada“, expresaron a horas de vivir la experiencia más importantes de sus vidas: ser padres.

El presidente de “Cien por Ciento Diversidad”, Martín Canevaro apuntó que en esta ocasión era necesario realizar una interpretación “armónica” de la ley, que a su juicio tiene un “carácter discriminatorio”, y priorizar la protección al embarazo de una persona sin recursos frente a la identidad de género. Según el presidente de la ONG, después de que le denegaran la ayuda, Maximiliano se encontraba “impactado” y “resignado”, pero su esposa Nicolle, también transexual y de 23 años, puso en marcha el proceso que culminó este miércoles con la noticia que los dejó “recontentos”.

La legislación argentina establece que tienen derecho a la asignación todas aquellas mujeres embarazadas entre la semana 12 y la semana 42 que no cuenten con cobertura médica, que no tengan otra asignación familiar, que trabajen en el mercado informal o en el servicio doméstico o que sean autónomas.

“La comunidad transexual tiene una gran problemática: la inclusión laboral”, señaló Canevaro antes de insistir en que, por ese motivo, era fundamental que consiguieran un apoyo económico por parte de la Anses, que tiene que garantizar que “la política social llegue a quien realmente lo necesita”.

Canevaro hizo hincapié en que pese a que están satisfechos con la resolución, que supone la ampliación de derechos que han ido “conquistando” poco a poco, se trata de un caso “puntual”, por lo que esperan que se termine extendiendo a “cualquier familia trans que lo solicite” . Pese a que considera que la legislación argentina facilita un espacio para el “diálogo” y durante los últimos años se han puesto en marcha políticas públicas “muy avanzadas”, la comunidad transexual ha vivido “muchos años de discriminación institucional” que se han traducido en una “vulnerabilidad social” . “Todavía hay prejuicios y una mirada estigmatizante que no permite progresar del todo”, aseveró.

La ley de identidad de género argentina fue aprobada en mayo de 2012 y contempla la posibilidad de solicitar el cambio de sexo legal y de nombre en todos los documentos oficiales de acuerdo con la identidad

 

General , , , , , , , , , , , ,

Detenido en Italia un cura acusado de abusos a menores en Argentina

Martes, 6 de enero de 2015

noticias_file_foto_925623_1420286228Una nuevo e indignante caso mientras conocemos que el Juez prorroga de nuevo el secreto de sumario del caso de abusos de Granada ya que todas las diligencias, incluyendo la rogatoria al Arzobispado, han resultado positivas y en los próximos días podría elevar la causa directamente a Sumario, dada la gravedad de los delitos

Cuando ejercía en Argentina

Se trataría del italiano Alessandro De Rossi

En aplicación de una petición internacional procedente de Argentina

Un sacerdote, párroco de una iglesia romana, ha sido detenido en la capital italiana en aplicación de una petición internacional procedente de Argentina por presuntos abusos a menores, informaron hoy medios locales. El sacerdote, cuyo arresto tuvo lugar al parecer el pasado 31 de diciembre, es responsable presuntamente de abusos a menores en una parroquia de Salta (Argentina), explicaron las fuentes, que no precisaron la identidad del detenido. Sin embargo, el sitio “Roma Capitale” indicó que se trata del italiano Alessandro De Rossi, imputado por el delito de abuso sexual agravado mientras cumplía funciones en la vicaría “María Medianera de todas las gracias” en el barrio Islas Malvinas de la localidad argentina de Salta.

Los escándalos de abuso sexual a menores de edad siguen salpicando a la Iglesia católica. En esta ocasión ha sido el sacerdote italiano Alessandro Di Rossi, de 46 años, acusado de abusar de los chicos adolescentes que acudían a los centros sociales de la parroquia de Salta, en Argentina, que el detenido regentaba entre 2008 y 2013. Di Rossi, que ahora ejercía sus funciones en una parroquia de la ciudad de Roma, ha sido acusado por uno de los menores y todavía se desconoce cuántos chicos más podrían haber participado en hechos similares. Las primeras pesquisas hablan de que el sacerdote les hacía participar en sesiones de sexo en grupo. Desde el Vaticano, el portavoz del Papa, el cardenal Lombardi, solo ha dicho que desconocía este asunto y que las pesquisas no habían partido del Vaticano, al contrario de lo que ha ocurrido en Granada.

El sacerdote había abandonado su cargo en Salta después de ser agredido por un joven en circunstancias poco claras. La versión oficial habla de un ataque relacionado con un robo, pero ya entonces hubo rumores de que el motivo de la agresión había sido bien distinto. Sea del modo que sea, tras ese ataque Di Rossi abandonó Argentina a finales de 2013 para instalarse en distintas parroquias italianas. Di Rossi había conocido el centro educativo y deportivo para menores que existía en la parroquia de la mano de un cura argentino, del que se había hecho amigo en Roma. Di Rossi visitó por primera vez el centro en 2002, consiguió donaciones para los niños desde Italia y finalmente consiguió la plaza de cura de esta parroquia en 2008. Según el medio argentino La Gaceta de Salta la sorpresa por la detención ha sido grande entre sus antiguos feligreses. La policía está ahora buscando nuevas pruebas incriminatorias para proceder con el caso.

“Dolor y desconcierto” de la diócesis de Roma ante la detención del sacerdote acusado de abusos

La diócesis de Roma, cuyo obispo es el Papa Francisco, expresó dolor y desconcierto” por el arresto de un sacerdote italiano que ejercía su ministerio en la capital italiana y es acusado de abusos en Argentina.

En una declaración oficial, el vicariato romano aseguró su plena confianza” en la justicia italiana y precisó que mientras se profundiza en el caso, la parroquia que estaba a cargo del cura fue confiada temporalmente a otro presbítero. “Dolor y desconcierto en el vicariato por la detención del sacerdote romano, Alessandro De Rossi, por mandato de la magistratura argentina y por hechos que se remontarían al tiempo en el cual era misionero en el país sudamericano“, indicó. “El sacerdote, que había regresado a Roma a inicios de 2013 por motivos de salud después de haber transcurrido varios años en misión, estaba acompañado por un juicio positivo de parte del obispo local, por este motivo le había sido confiada en septiembre de 2013 el cuidado pastoral de la parroquia San Luis Gonzaga”, agregó.

De acuerdo con Notimex, De Rossi, de 46 años, fue detenido la tarde del pasado 31 de diciembre, aunque su arresto trascendió hasta apenas la víspera. Su captura respondió a un mandato de arresto emitido por el juez argentino Diego Rodríguez Pipino y ejecutado por la Interpol. Debe responder por supuestos delitos de abuso contra menores.

El clérigo es acusado de haber corrompido menores y haber abusado de algunos de ellos dentro de los locales de la vicaría “María Medianera de todas las gracias”, en el barrio Islas Malvinas de la ciudad de Salta, capital de la norteña provincia argentina del mismo nombre. Los ataques, incluido supuestamente sexo de grupo, habrían tenido lugar entre 2008 y 2013, el tiempo en que De Rossi permaneció en ese templo donde -entre otras cosas- se ocupaba de drogadictos.

En enero de 2013 la Agencia de Información Católica Argentina (AICA) reportó que De Rossi, cuyo nombre todavía se mantiene en el sitio web de la Arquidiócesis de Salta, fue internado en un hospital “tras haber sido agredido por un joven que se le había acercado en primera instancia para pedirle dinero y comida”. Luego del episodio, el sacerdote se dijo “angustiado y asustado” y se conoció entonces que no abandonaría la parroquia en Salta. Pero no pasaron muchos meses antes que De Rossi apareciera en Roma como responsable de una nueva parroquia. Como estableció la diócesis italiana, la asignación del templo se debió al “juicio positivo” del arzobispo argentino de Salta.

Fuente  La Gaceta de Salta y Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Ridículo de un político argentino… Le preguntaron por el “colectivo LGBT” y respondió sobre transporte

Jueves, 27 de noviembre de 2014

zBo3fgkJ_400x400El precandidato a gobernador del PRO en la provincia de Salta (Argentina), Juan Collado quedó en ridículo cuando le preguntaron por la colectividad de lesbianas, gays, bisexuales y travestis (LGBT), y pensó que le estaban preguntando por políticas de transporte público. El candidato quedó en evidencia al desconocer las siglas con las que se abrevia a una de las principales agrupaciones que luchan por la diversidad de género.  A la pregunta si tenía respuesta para el colectivo LGBT contestó“que estaba generando una mejora en la accesibilidad. No solo los estudiantes se transportan en el servicio público. Hay muchas otras personas”.

Un curioso malentendido sufrió el candidato a gobernador por el PRO, Juan Collado, cuando un periodista de FM Capital le preguntó sobre propuestas para el “colectivo LGBT” (denominación con la que se suele llamar al movimiento social de homosexuales, transexuales y bisexuales).
Aparentemente, el candidato confundió el tema al oir la palabra “colectivo”, y repondió sobre transporte público.
“Yo creo que hay que pensar bien cual es el propósito de las cosas. Si estamos generando una mejora en la calidad educativa, en la accesibilidad en términos de oportunidades; después para atrás, revisemos todo. Y también acordarnos de un tema muy importante, no solo los estudiantes se transportan en el servicio público. Hay muchas otras personas”, respondió el aspirante a la gobernación.
“Y yo estoy recibiendo muchos comentarios de otros ciudadanos salteños de que están teniendo inconvenientes para viajar en el horario pico”, agregó luego.
Fuente La Gaceta (Salta)

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Incorporan a primera agente de tránsito transexual en Salta (Argentina)

Jueves, 4 de septiembre de 2014

0000098928“Mi objetivo es mostrar que no hay que hacer diferencias por la sexualidad, sino dar la oportunidad para que uno demuestre su capacidad”, dijo Gabriela Dagum (de rosa, segunda desde la izquierda).

Amplia cobertura nacional a la incorporación de la primer agente de tránsito transexual

Una nueva conquista para la igualdad. Gabriela Dagum se convirtió, a partir del día jueves, en la primera agente de tránsito transexual de la provincia argentina de Salta.

En diálogo con El Tribuno Gabriela resaltó la importancia de que se brinden oportunidades “para que los miembros del colectivo trans puedan demostrar que son idóneas como cualquier persona. Al mismo tiempo, la flamante agente destacó: “Queremos que todos tengan la oportunidad de tener un trabajo estable y digno, como cualquier otra persona, sin que nos juzguen por nuestra sexualidad.

En la mañana del jueves 21 de agosto, se dio a conocer la incorporación de Gabriela a la Secretaría de Tránsito Municipal. Ella se venía desempeñando en la Casa Pyme, un organismo que también depende del municipio pero, según contó, allí estaba cumpliendo horas a cambio de un programa social por el que percibe dinero. “Con la propuesta que me hicieron desde el municipio, podré tener un trabajo estable“, destacó.

Gabriela hace hincapié en la importancia de que todos los miembros del colectivo LGBT se capaciten y busquen oportunidades. “Llegué hasta donde llegué por mi constante esfuerzo y preparación, no por ser trans”, aseveró. “Es como que se nos encasilla en que debemos ser peluqueras, manicuras o prostitutas y hay muchos miembros de este colectivo que queremos demostrar lo que somos capaces de hacer”.

Gabriela es promotora de salud, tiene 1º año de Comunicaciones Sociales en la Universidad Nacional de Salta (UNSa) y ejerce como supervisora en el área de Entrenamiento Laboral de la Casa Pyme. Dijo a El Tribuno que, en cuanto salga su nombramiento en el municipio, deberá hacer cursos de capacitación en tránsito y a partir de allí “saldré a la calle o estaré en la oficina, según lo que dispongan mis superiores”. “Tengo las mejores expectativas en este trabajo. Siempre fui una persona que quiso dar lo mejor de sí en todo lo que hacía y por eso tengo buenas referencias y no tengo miedo”, afirmó. “Mi único miedo es no poder conseguir lo que me propongo, pero las transexuales pasamos por tanta discriminación que ya estamos adaptadas a manejarnos en ese sentido y creo que la inclusión es la mejor herramienta para derribar esas barreras”.

Gabriela resaltó que desde el área de la Diversidad, a cargo de Ro Liendro, se pretende impulsar el trabajo de toda la comunidad trans. “Este es el puntapié inicial para que podamos desempeñarnos en otras áreas como el Registro Civil o el 9-1-1, por ejemplo”, señaló.

 La primera trans reconocida como mujer en la Unsa

f700x390-212406_251424_15No es la primera vez que Gabriela logra vencer barreras en pos de la inclusión. En abril de 2012, la joven consiguió que la UNSa le reconozca su identidad autopercibida a ella y, a través de su gestión, a toda la comunidad educativa de esa casa de altos estudios.

El reclamo de Gabriela para que la reconozcan como mujer, iniciado en diciembre de 2011, movilizó un cambio histórico en la universidad estatal que, en una reunión del Consejo Superior, votó unánimemente a favor de la iniciativa.

La joven había solicitado al Rectorado y a la Facultad de Humanidades el reconocimiento del derecho de identidad de género, no solo para ella sino también para toda persona que forme parte de la comunidad universitaria.

Gracias a su gestión, la casa de estudios dispuso que “todas las dependencias de la universidad deben reconocer la identidad de género adoptada y autopercibida por toda persona que estudie o trabaje en la institución”.

Fuente El Tribuno

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.