Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Malcolm Turnbull’

Los liberales australianos eligen como nuevo primer ministro a un contrario al matrimonio igualitario

Martes, 28 de agosto de 2018

morrison1-1Relevo en el Gobierno de Australia. Una rebelión interna ha acabado con el liderazgo de Malcolm Turnbull en el conservador Partido Liberal y, por tanto, en la jefatura del Gobierno. Su cargo lo ha asumido Scott Morrison, un convencido contrario a la igualdad de todas las parejas en el acceso al matrimonio. El nuevo primer ministro intentó introducir una enmienda discriminatoria durante la tramitación del proyecto de ley que abrió el matrimonio a las parejas del mismo sexo y fue uno de siete representantes de su partido que se abstuvieron en la votación final de la medida en diciembre del año pasado.

Scott Morrison, que asumió su cargo de primer ministro el viernes pasado, no ha sido bien acogido por la comunidad LGTB australiana, que recuerda su historial contrario a la igualdad. Morrison pertenece, como el ex primer ministro Tony Abbott, al ala más conservadora del Partido Liberal. Abbott fue relevado de su cargo en 2015 por Malcolm Turnbull, favorable al matrimonio igualitario.

En el ámbito LGTB, el mandato de Turnbull se ha caracterizado precisamente por la apertura del matrimonio a todas las parejas, una medida que sin embargo requirió de una gran cantidad de tiempo y esfuerzo. La causa principal, la obstinación del ya ex primer ministro en realizar un referéndum entre la población para evaluar su apoyo a la igualdad. La consulta postal se saldó con un contundente apoyo que cristalizó en la aprobación del matrimonio igualitario por la Cámara de Representantes en diciembre del año pasado.

Pero con Morrison, que ha relevado a Turnbull en el liderazgo del partido y, por tanto, del Gobierno, regresa al poder la facción más derechista de los liberales. El nuevo primer ministro, miembro de una iglesia pentecostal, se ha significado por la oposición a la igualdad matrimonial y la defensa del derecho a discriminar escudándose en motivos religiosos. En el transcurso del largo debate sobre el matrimonio igualitario salió en defensa de los homófobos que, según él, habrían sido víctimas del «odio e intolerancia».

Ya durante la tramitación parlamentaria del proyecto de ley, Morrison presentó una enmienda que permitiera a los padres retirar a sus hijos de las clases en las que se hablara de matrimonio igualitario. Su propuesta no fue aprobada y Morrison, junto a otros seis representantes liberales (entre ellos también Tony Abbott), se abstuvo de la votación final. Solo un miembro del grupo parlamentario votó en contra, mientras que 35 dijeron «sí».

Los colectivos LGTB han expresado su preocupación por la elección de Morrison como primer ministro, en particular por la posibilidad de que se introduzcan leyes de «libertad religiosa» que en la práctica permitan la discriminación legal de la comunidad. En cualquier caso, la situación política es incierta: si Turnbull, como parece que es su deseo, renuncia a su escaño, la coalición gobernante se quedaría en una situación de debilidad parlamentaria que podría obligar a Scott Morrison a convocar elecciones anticipadas.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

El primer ministro australiano pide al Papa que cese al arzobispo de Adelaida, condenado por encubrimiento

Miércoles, 25 de julio de 2018

eight_col_pm_and_popeEl primer ministro australiano, Malcolm Turnbull y Philip Wilson

Philip Wilson se niega a dimitir, aunque Roma nombró un administrador “con plenos poderes”

“Debería haber renunciado y ha llegado el momento de que el Papa lo despida”

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, le ha enviado un contundente mensaje al papa Francisco. El mandatario le ha solicitado a la cabeza de la Iglesia Católica que destituya al arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, condenado este mes a un año de privación de libertad por encubrir abusos sexuales a menores.

(Jesús Bastante/Agencias).- Es el mayor alto cargo de la jerarquía eclesiástica condenado por encubrimiento de abusos sexuales en el mundo. El todavía arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, sin embargo, se niega a dimitir, pese a las peticiones de Roma, que ha llegado a nombrar un administrador para la diócesis. El escándalo ha llegado hasta el mismo primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, quien ha pedido al Papa que dé un paso más y cese a Wilson.

Para Turnbull, el prelado debería haber renunciado cuando fue condenado en mayo a un año de cárcel por no hacer nada al conocer los repetidos abusos del cura pederasta James Fletcher a dos monaguillos durante la década de los 70. Sin embargo, Wilson anunció que recurrirá la sentencia y que, mientras tanto, se mantendrá en el cargo, pese a que el Papa Francisco designó a Gregory O’Kelly, obispo de Port Pirie, como administrador “con plenos poderes” en la diócesis.

Esto es: Wilson se aparta pero no dimite, y deja la puerta abierta a su regreso. Para el primer ministro de Australia, esa situación resulta intolerable. “Debería haber renunciado y ha llegado el momento de que el Papa lo despida”, subrayó. “Hay muchos líderes que le han pedido que renuncie. Está claro de debe renunciar y creo que ha llegado el momento de que la máxima autoridad en la Iglesia tome medidas y lo cese”, añadió Turnbull.

Wilson fue condenado a 12 meses de detención por un tribunal de Newcastle. Por el momento está en libertad bajo fianza y volverá a comparecer ante la corte el próximo mes para conocer si debe ingresar en prisión o puede cumplir la sentencia en arresto domiciliario. Según las leyes australianas, el prelado debería cumplir un mínimo de seis meses antes de poder optar a la libertad condicional.

El caso

Wilson, quien actualmente tiene 67 años de edad y a principios de este año fue diagnosticado de Alzhéimer, se ha mantenido firme en que recurrirá a sus “derechos penales”. El pasado 22 de mayo un juez lo halló culpable de haber ocultado a la Policía entre 2004 y 2006 los abusos sexuales que cometió el sacerdote James Fletcher en la década de 1970.

En 2004 el padre Fletcher fue hallado culpable de pederastia y condenado a 10 años de prisión en 2005, pero falleció en 2006. La defensa argumenta que el arzobispo desconocía que el sacerdote Fletcher había abusado sexualmente de menores durante los años setenta.

Será el próximo mes de agosto cuando la justicia australiana anuncie si Wilson cumple la pena de doce meses de privación de libertad bajo arresto domiciliario o tendrá que ingresar en prisión.

La comisión oficial que investigó los casos de pederastia reveló que la Iglesia Católica recibió quejas de 4.500 personas por los presuntos abusos ocurridos entre los años 1980 y 2015, en los cuales estarían involucrados unos 1.880 hermanos y sacerdotes. El Gobierno australiano tiene previsto en octubre pedir perdón en nombre del Estado a las víctimas.

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Fallece una de las mujeres que contrajeron el primer matrimonio entre personas del mismo sexo de Australia, cuyos trámites se aceleraron por el cáncer que padecía

Martes, 13 de marzo de 2018

jill-kindt-jo-grant-696x522Foto: ABC Australia

El pasado 15 de diciembre, Jill Kindt y Jo Grant, una pareja de mujeres, hacían historia al convertirse en el primer matrimonio con dos contrayentes del mismo sexo en Australia, un dato que no había sido confirmado hasta ahora. Sucedía solo unos días después de la aprobación de la apertura del matrimonio a las parejas de mujeres y hombres por parte del Parlamento. Sin embargo, la felicidad de Kindt y Grant ha durado poco. Tras apenas 48 días efectivos de matrimonio, Jo Grant ha muerto como consecuencia de un cáncer terminal“Falleció sabiendo que había cumplido su deseo de casarse con la persona que amaba”, ha dicho la Fiscal General del Estado de Queensland, Yvette D’Ath, que también ha explicado que, conociendo el caso, los funcionarios de justicia adelantaron los trámites para que la boda pudiera llevarse a término con más celeridad.

Ahora, se ha conocido a través de sus familiares, que Jo falleció tan solo 48 días después de celebrarse la boda.  El parlamento de Queensland ha recibido a aquellas personas que hicieron posible la boda. Jill Kindt y el resto de la familia de Jo Grant han autorizado a los funcionarios para hacer público su caso esta semana, después de su fallecimiento el pasado 30 de enero. “Esta es una historia de amor y del vínculo profundo entre Jo Grant y Jill Kindt”, ha expresado la Fiscal General del Estado de Queensland, Yvette D’Ath.

La misma alta funcionaria ha añadido que  “esta es también una historia inspiradora de la extraordinaria celeridad de nuestro personal para hacer que este matrimonio histórico se produjera antes de que fuera demasiado tarde”. “El matrimonio de la Sra. Grant y de la Sra. Kindr se aprobó, se materalizó y se registró en el mismo día, después de obtener un permiso especial. Los funcionarios también juegan un papel importante, uno de ellos incluso vino conduciendo desde Brisbane para conocer a la pareja y hacer la documentación necesaria para celebrar la boda”. Según ha confirmado D’Ath, el de Kindt y Grant fue el primer matrimonio en ser celebrado en Australia, un dato que no se conocía con exactitud.

Jill añadió: “Sé que otras muchas parejas se casaron ese fin de semana por distintas razones. Están entre las primeras… nosotras lo hicimos por una razón muy triste y daría cualquier cosa por no estar aquí hablando de esto”

Jill Kindt y Jo Grant mantuvieron una relación de ocho años, pero solo estuvieron legalmente casadas durante 48 días, tras la ceremonia que tuvo lugar en el jardín de su casa de Sunshine Coast, el 15 pasado de diciembre. Al parecer, Jo Grant ya había sido diagnosticada y tanto ella como la que ya es su viuda querían formalizar su amor, incluso presagiando el triste final. Dadas estas circunstancias, la boda se desarrolló en la intimidad de sus familiares y amigos cercanos, por lo que su historia había pasado de puntillas en los medios de comunicación. Sin embargo, con el permiso familiar, la historia de este primer matrimonio igualitario en Australia se ha vuelto viral y está siendo recogido por la prensa internacional.

Como recogíamos en su momento, aunque la aprobación del matrimonio para las parejas del mismo sexo se producía en diciembre, no estaba previsto que los enlaces empezaran a ser efectivos hasta pasado un mes. El celebrante de la boda, Kari, pensó que la pareja podría obtener un permiso especial para acelerar el proceso, por lo que llevó el caso al tribunal de Nambour, donde la aprobación para casarse llegaba “en media hora”. Por su parte, Sandra, la madre de Jo, considera que el matrimonio renovó su espíritu, “manteniéndola viva lo suficiente como para tener una última Navidad con su familia”.

En otro orden de cosas, hace solo unos días, también nos hacíamos eco del nombramiento de Michael McCormack como viceprimer ministro de Australia, tras la dimisión de Barnaby Joyce. El activismo LGTB expresaba su preocupación por los antecedentes homófobos de McCormack.

 Fuente ABC Australia, vía Dosmanzanas/EstoyBailando

General , , , , , , , , , , , , , ,

Los antecedentes homófobos del nuevo viceprimer ministro de Australia desatan las alarmas del activismo LGTB

Martes, 6 de marzo de 2018

articulo_homofobo_mccormack-239x300220px-michael_mccormack_portrait_2010El hasta ahora viceprimer ministro de Australia, Barnaby Joyce, dimitía de su cargo el pasado viernes, al verse acorralado por un escándalo sexual que le hizo perder la confianza de la mayoría del Gobierno, aunque en un principio mantendrá su escaño. Desde este lunes, el sucesor de Joyce es el también conservador Michael McCormack, del Partido Nacional. El nuevo viceprimer ministro McCormack cuenta con unos preocupantes antecedentes homófobos. En los años 90 calificó públicamente a los homosexuales como “sórdidos” y “antinaturales”. También dijo que “desafortunadamente los gais están aquí y, si la enfermedad que sus actos antinaturales ayudaron a propagar no elimina a la humanidad, están aquí para quedarse”. Aunque se ha disculpado en varias ocasiones por estas declaraciones y sostiene que su mentalidad ha “evolucionado”, Rodney Croome, activista LGTB y portavoz de Just Equal, dice que “muchos australianos LGTBI estarán justificadamente preocupados porque Michael McCormack sea nuestro viceprimer ministro, dados sus odiosos comentarios contra nosotros en el pasado”.

Desde este lunes, Michael McCormack releva oficialmente a Barnaby Joyce como viceprimer ministro de Australia. El dimisionario Joyce (de 50 años) renunciaba el pasado viernes a su cargo (que no a su escaño) para tratar de cerrar el huracán político que desataba la salida a la luz de su relación extramatrimonial con Vikki Campion (de 33 años), una antigua subordinada de su Gabinete. Una relación que choca con su habitual discurso público de defensa de los valores de la familia tradicional, como político conservador y católico practicante. Natalie, la ya exmujer de Joyce tras 24 años de matrimonio y madre de las cuatro hijas de ambos, emitía un comunicado hace unos días en el que decía sentirse “profundamente triste por la noticia de que mi esposo había tenido una aventura y ahora va a tener un hijo con una antigua miembro del personal”.

Este escándalo protagonizado por Joyce dividía al Gobierno y ha sido foco de críticas por parte la oposición, especialmente al conocerse la creación de puestos “ad hoc” para recolocar a Vikki Campion, tras su salida del Gabinete del viceprimer ministro, donde ejercía como asesora de prensa. El 15 de febrero se conoció la primera medida del derechista primer ministro, Malcolm Turnbull, en relación con el caso de Joyce y Campion: Australia estrenaba la prohibición de las relaciones sexuales entre ministros y sus empleados. Finalmente, como decíamos, Barnaby Joyce dimitía el viernes.

El pasado homófobo de Michael McCormack

Este 26 de febrero hemos conocido el nombre del sucesor de Joyce, Michael McCormack, que ha sido elegido mediante una votación interna. Pero el nombramiento de McCormack desata un nuevo frente; en este caso la preocupación del activismo LGTB por sus polémicas declaraciones homófobas en el pasado. En mayo de 1993, en calidad de editor de The Daily Advertiser, publicó un artículo demonializando la homosexualidad, especialmente en relación con el VIH/Sida. Así abría su texto: “ya nunca pasa una semana en que los homosexuales y su comportamiento sórdido no se arraiguen aún más en la sociedad”.

También decía cosas como que “el lunes, cientos de miles de homosexuales marcharon en Washington en una manifestación destinada a mostrar sus demandas de igualdad de derechos y el fin de la discriminación”, pero se preguntaba “¿cómo pueden estas personas reclamar derechos cuando son responsables del mayor dilema médico conocido por el hombre? ¿Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida? El Sida no muestra discriminación”.

Desconfianza entre el colectivo LGTB

En el contexto actual, tras la aprobación del matrimonio igualitario el pasado mes de diciembre en Australia, McCormack tendría una carrera muy difícil si se mantuviera públicamente firme en sus comentarios de hace años pero, dada la oportunidad de fijar su posición, el nuevo viceprimer ministro decía lo siguiente: “me disculpé por ello, he evolucionado, y por lo que a mí respecta, es el final” de la cuestión.

Durante el debate sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo, McCormack se disculpó una vez más por el editorial de 1993  y alegó que “crecí y aprendí no solo a tolerar sino a aceptar a todas las personas, independientemente de su orientación sexual, o cualquier otro rasgo o característica que nos haga a cada uno diferentes y únicos”, lo que no pareció demostrar con anterioridad, en cualquier caso.

Con todo, la elección de McCormack despierta la desconfianza de la comunidad LGTB, que le pide muestras claras y evidentes de ese supuesto cambio de postura, materializadas en políticas inclusivas y antidiscriminatorias. Para Rodney Croome, activista LGTB y portavoz de Just Equal, “muchos australianos LGTBI estarán justificadamente preocupados porque Michael McCormack sea nuestro viceprimer ministro, dados sus odiosos comentarios contra nosotros en el pasado”.

Croome agrega que el nuevo viceprimer ministro debería de haber curado las “heridas causadas por el odio pasado” y le emplaza a “respaldar iniciativas que reduzcan los niveles inaceptablemente altos de aislamiento, prejuicios y suicidios LGTBI que aún existen en algunas partes de la Australia rural”.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento de Australia aprueba el matrimonio igualitario

Viernes, 8 de diciembre de 2017

2672parliament-of-australiaEl Parlamento australiano acaba de votar a favor de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en el país y la Ley de Reforma del Matrimonio, Definiciones y Libertades Religiosas ha sido aprobada con una mayoría aplastante: solo cuatro parlamentarios de los 118 que forman la cámara han votado en contra.

Tras una maratoniana sesión en la que se han considerado 118 enmiendas, la Cámara de Representantes de Australia ha aprobado el matrimonio igualitario por casi unanimidad de sus miembros. Una a una, las proposiciones para enmendar el texto aprobado el pasado 30 de noviembre en el Senado australiano han sido rechazadas, por lo que la ley solamente tendrá que esperar a su promulgación por el primer ministro Malcolm Turnbull para que entre en vigor. Con Australia, ya son 26 los países que permiten el matrimonio a las parejas del mismo sexo.

El camino ha sido largo y lleno de escollos, pero, finalmente, la lucha por la igualdad para las parejas LGTB australianas se ha saldado con una victoria definitiva. Con la libertad de voto como premisa, las dos cámaras del Parlamento australiano han aprobado la reforma de la Ley de Matrimonio para abrir la institución a las parejas del mismo sexo con plena igualdad.

El pasado 15 de noviembre se presentaron los resultados de la consulta por correo postal convocada al respecto por el Gobierno australiano. Tras conocerse los datos definitivos (61,6 % de votos a favor, 38,4 % en contra con una participación del 79,5 % del censo), el primer ministro se felicitaba públicamente por un resultado “abrumador”. Superado el trámite que él mismo impuso para apaciguar a los sectores contrarios a la igualdad dentro de su partido, Malcolm Turnbull daba vía libre para la discusión legislativa de la medida y se mostraba convencido de que el proceso culminaría con una ley de matrimonio igualitario antes de Navidad.

EPA7493. CANBERRA (AUSTRALIA), 12/07/2017.- Los diputados Cathy McGowan (i), Adam Brandt (c) y Andrew Wilkie (d) celebran la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en el Parlamento en Canberra (Australia) hoy, 7 de diciembre de 2017. El Parlamento australiano aprobó hoy el proyecto de ley para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, en el último trámite legislativo para que estas uniones puedan celebrarse en el país oceánico. EFE/ Mick Tsikas PROHIBIDO SU USO EN AUSTRALIA Y NUEVA ZELANDA Casi de manera inmediata, su compañero de filas el senador Dean Smith presentaba un proyecto para reformar la Ley de Matrimonio de 1961, que sustituía las palabras “un hombre y una mujer” por “dos personas” donde era necesario. Smith introdujo en su propuesta una cláusula para eximir a las organizaciones religiosas de la obligación de celebrar enlaces entre personas del mismo sexo. La disposición solo afectaría a los matrimonios religiosos y no a los civiles.

El proyecto de ley del senador Smith fue aprobado en el Senado con su redacción original, por un resultado contundente de 42 votos a favor, 12 en contra, 8 abstenciones y 11 ausencias. No prosperó ninguna de las enmiendas que trataban de impedir que la igualdad respecto a la institución del matrimonio fuera completa para las parejas LGTB. No se admitió, por ejemplo, que los funcionarios pudieran negarse a casar a parejas del mismo sexo aduciendo razones religiosas.

Tras su aprobación por la cámara alta, el texto pasó a consideración de la Cámara de Representantes, donde los diputados más conservadores han tratado, una vez más, de enmendar el texto para reducir los derechos de las parejas LGTB. Enmiendas que permitirían que cualquier titular de un negocio pudiera negarse a prestar sus servicios a las parejas del mismo sexo, o que las ONG no perdieran sus subvenciones por expresar su rechazo al matrimonio igualitario (algo que ya está protegido por las leyes australianas). Ninguna de ellas ha sido respaldada por la mayoría de los miembros de la cámara baja, que finalmente han dado su aprobación al texto íntegro del proyecto de ley del senador Smith por una abrumadora mayoría de 154 votos a favor y tan solo 4 en contra.

“¡Qué día para el amor, la calidad y el respeto! Australia lo ha logrado“, ha dicho el primer ministro Malcolm Turnbull ante los diputados. Tras la votación, tanto los miembros de la cámara como los invitados se han puesto en pie con una encendida ovación y han entonado con emoción el himno We are australians.

Por norma general para que una ley australiana entre en vigor ha de ser firmada por el Gobernador General de Australia,  Peter Cosgrove, el representante en Australia de la reina Isabel de Inglaterra, firmar esta ley, algo que suele tardar unos 7 o 10 días. Pero esta ley en concreto (seguramente por su importancia y por haber sido aprobada in extremis antes de que acabe el año) lleva consigo una provisión especial que estipula que la ley comenzará a aplicarse o en la fecha en que determine el gobierno o de forma automática 28 días después de que sea firmada por el Gobernador General.

En ese momento las parejas homosexuales podrán empezar a solicitar fecha para casarse con un mes de antelación, así que se espera que las primeras bodas homosexuales en Australia se celebren a mediados de febrero. Sin embargo ahora mismo ya hay parejas homosexuales casadas de forma legal en australia. Al aprobarse esta ley Australia pasa a reconocer automáticamente todos los matrimonios gais celebrados en el exterior.

En Twitter la alegría ha sido total y absoluta. Kylie Minogue, Courtney Act, Dustin Lance Black, Ian Thorpe… hasta Los Sims se han sumado a la celebración por este momento histórico.

 

¡Felicidades Australia!

Un largo camino hacia la igualdad

La contienda política sobre el matrimonio igualitario en Australia se ha prolongado durante años, a pesar de existir una mayoría tanto social como parlamentaria favorable a la medida. Antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria al liberal-conservador Tony Abbott, fueron los laboristas los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 los laboristas incorporaban la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que sus diputados –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

matrimonio_gay_australia_copyLa impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y, tras las elecciones de septiembre de 2013, Abbott (un católico fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido eran partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que le iba a resultar complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto y ser sustituido por Malcolm Turnbull en septiembre de 2015.

Malcolm Turnbull y la obsesión por el referéndum

El liderazgo de Turnbull parecía que por fin abriría la puerta a que los diputados liberal-conservadores tuvieran libertad de voto y que el matrimonio igualitario resultase aprobado. No fue así. Pese a declararse partidario de su aprobación, el nuevo primer ministro (que renovó su cargo tras las elecciones de julio de 2016, que la coalición liberal-conservadora ganó por estrecho margen) se decantó por la organización de un referéndum sobre la materia. Comenzaba una nueva (y exasperante) batalla política. Durante este periodo, la oposición, contraria a cualquier referéndum sobre la materia, ha contado con mayoría en el Senado, por lo que las iniciativas gubernamentales fueron rechazadas en dos ocasiones: la primera vez en noviembre de 2016 y la segunda vez el pasado agosto. Adelantándose a esta situación, el ministro de Inmigración planteó ya en marzo la posibilidad de una consulta postal voluntaria y no vinculante, que no necesitaba la aprobación de una ley para su puesta en marcha. Una iniciativa que fue la que acabó por materializarse.

A partir de ahí, comenzó una demencial campaña en la que los grupos homófobos no han dudado en utilizar todo tipo de malas artes. En estas últimas semanas hemos recogido algunos ejemplos, como la campaña promovida por una web de carácter neonazi que desplegó pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones” acusando a las familias homoparentales de abusar masivamente de sus hijos. O lo que sucedió en Sídney, donde se repartieron panfletos en inglés y chino en los que tachaba a la homosexualidad de “maldición mortal” y se advertía sobre “falsas mujeres transexuales” en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se ha beneficiado de la impunidad derivada del hecho de que la consulta no haya estado sometida a las reglas de un referéndum normal. Aunque también ha tenido derivadas positivas, como el inesperado debate interno que ha tenido lugar en el seno de la Iglesia católica australiana.

Finalmente, el resultado del plebiscito fue abrumadoramente favorable al matrimonio entre personas del mismo sexo. Participó un 79,5 % del censo, que apoyó la igualdad con un 61, % de votos a favor y 38,4 % votos en contra. A partir de ahí, comenzó el trámite parlamentario que ha culminado con éxito.

El matrimonio igualitario en Europa y el mundo

Con la incorporación de Australia, son 26 los países donde existe el matrimonio igualitario (entre paréntesis, la entrada en vigor de la ley):

Holanda (2001), Bélgica (2003), España (2005), Canadá (2005), Sudáfrica (2006), Noruega (2009), Suecia (2009), Portugal (2010), Islandia (2010), México (en vigor en algunos estados, aunque desde 2010 deben ser reconocidos a nivel nacional), Argentina (2010), Dinamarca (2012), Nueva Zelanda (2013), Brasil (2013), Uruguay (2013), Francia (2013), Reino Unido (2014 en Inglaterra, Gales y Escocia, sin que exista legislación igualitaria en Irlanda del Norte), Luxemburgo (2015), Irlanda (2015), Estados Unidos (2015), Colombia (2016), Finlandia (2017) y Alemania (2017), Malta (2017), Australia (207) y Austria (2019).

 (Podéis pinchar en el mapa para verlo a mayor tamaño).

paises-con-matrimonio-igualitario-05-12-2017-768x377

En Taiwán existe un mandato de su Corte Constitucional para que se legisle al respecto antes de mayo de 2019, si bien la isla no está reconocida como país por las Naciones Unidas.

Fuente Gay Star News, vía Dosmanzanas/EstoyBailando, Cáscara Amarga, AmbienteG

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Parlamentario australiano pide matrimonio a su novio durante un debate sobre el matrimonio igualitario

Miércoles, 6 de diciembre de 2017

diputado-australiano-matrimonio-peticion-696x522Representante del Partido Liberal, Tim Wilson le pide matrimonio a su pareja de siete años tras debatir la ley del matrimonio igualitario en Australia, que todavía tienen que superar una enmiendo sobra la libertad religiosa antes de ser definitivamente aprobada.

El proyecto de ley de matrimonio igualitario en Australia se encuentra en trámite parlamentario. Después de que el referéndum postal convocado al respecto diera un resultado favorable, el primer ministro Malcolm Turnbull aseguró que el matrimonio entre personas del mismo sexo sería aprobado antes de Navidad. El senador liberal Dean Smith presentó inmediatamente un proyecto de ley que, tras ser respaldado por el Senado, actualmente se está debatiendo en la Cámara de Representantes.

Después de que el pueblo australiano diera su consentimiento de manera abrumadora al matrimonio igualitario a través de plebiscito no vinculante, queda pendiente que el gobierno asuma este resultado dando paso a su legalización. Mientras que la Cámara Alta reitera la mayoría partidaria de su legalización con 43 votos a favor y 12 en contra, la pelota está ahora en la Cámara Baja, donde el debate ha trascendido del plano político al personal en el momento en que un diputado pide matrimonio a su pareja tras su intervención este lunes, 4 de diciembre.

Y esque una de las intervenciones que tuvieron lugar el pasado 4 de diciembre estuvo a cargo del también liberal Tim Wilson, quien defendió el proyecto de ley con gran elocuencia. En un momento de su discurso, se refirió a su larga relación con su pareja Ryan Bolger, presente en ese momento en el sitio reservado a los invitados, sin apenas poder contener la emoción. Pero, además, aprovechó la ocasión para pedirle en matrimonio, a lo que Ryan Bolger contestó con un rotundo sí.

tim-wilson-y-ryan-bolger

«Has tenido que tolerar más que la mayoría porque has tenido que aguantarme. Este debate ha sido la banda sonora de nuestra relación. Ambos sabemos que este tema no es el motivo por la que nos involucramos en política, el día que queráis hablamos de impuestos. Pero en mi primer discurso definí nuestra unión por el anillo que llevamos en nuestras manos. Y dije que eran la respuesta a la pregunta que no podíamos preguntar. Así que solo queda una cosa por hacer», declara Tim Wilson, de 37 años de edad y representante del Partido Liberal haciendo referencia a la primera vez que habló sobre el matrimonio igualitario en el parlamento australiano, hace ahora un año, para continuar afirmando que «queda solamente una cosa por hacer. Ryan Patrick Bolger, ¿quieres casarte conmigo?», le pregunta visiblemente emocionado a su pareja de siete años, quien se encuentra entre el público que asiste al debate. «Sí», le responde de forma escueta pero contundente Bolger, profesor de primaria de 33 años de edad. La sala irrumpió en un caluroso aplauso, y el presidente de la cámara ordenó que la respuesta favorable a la petición de matrimonio constara en el acta de la sesión. Lo podéis comprobar en el siguiente vídeo:

De esta manera cierra el parlamento su última sesión de dos semanas de este año, dando prioridad a la legalización del matrimonio igualitario, que podría ser aprobado definitivamente esta misma semana, tal y como había adelantado su Primer Ministro, Malcolm Turnbull, tras el abrumador resultado del plebiscito. El senado daba luz verde al proyecto la semana pasada, rechazando todas las enmiendas propuestas que habrían aumentado las protecciones legales para quienes pretendían ampararse en la libertad religiosa para discriminar a las parejas del mismo sexo que pretendieran hacer uso de su derecho a contraer matrimonio.

«No debemos dejar de reconocer que existe una sincera y dolorosa ansiedad sobre el impacto de este proyecto de ley sobre la libertad religiosa (…). Es por eso que apoyaré varias enmiendas al proyecto de ley que brindarán esa tranquilidad adicional con respecto a sus derechos y libertades fundamentales», declara contradictoriamente Turnbull, quien se ha manifestado en todo momento partidario de la ley, pero que pretende permitir el derecho a oficiar bodas gays a aquellos funcionarios que por su puesto estuvieran destinados a hacerlo.

Por lo tanto, si la cámara baja aprobase enmiendas a la propuesta inicial, esta debería regresar al Senado, que tendría que volver a pronunciarse sobre el texto modificado para su ratificación, retrasando su aprobación definitiva. Sin embargo, no parece probable esta posibilidad y todo indica que se cumplirán las previsiones del primer ministro: tras años de lucha social y política, la igualdad en el acceso al matrimonio será una realidad próximamente en Australia.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB , , , , ,

El Senado australiano aprueba un proyecto de ley de matrimonio igualitario

Lunes, 4 de diciembre de 2017

Australia-arcoiris-grande-2-300x267La apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo suma su primera victoria legislativa en Australia. El Senado aprobó el miércoles el proyecto de ley que presentó el liberal Dean Smith poco después de conocerse los resultados de la consulta postal en la que una mayoría de ciudadanos respaldó la medida. Por 43 votos a favor frente a 12 en contra y ocho abstenciones, los senadores han mostrado un apoyo transversal, liberados por fin de disciplinas de partido. Ahora la propuesta pasará a la Cámara de Representantes, donde se votará previsiblemente la próxima semana. Si todo sucede según lo previsto, el matrimonio igualitario será una realidad antes de Navidad.

La carrera de fondo hacia la igualdad matrimonial en Australia entra en su esprint final. El pasado 15 de noviembre se presentaron los resultados de la consulta por correo postal impuesta por el Gobierno australiano. Al poco de conocerse los datos (61,6 % de votos a favor, 38,4 % en contra con una participación del 79,5 % del censo), el primer ministro se felicitaba públicamente por un resultado “abrumador”. Superado el trámite que él mismo impuso para apaciguar a los sectores contrarios a la igualdad dentro de su partido, Turnbull daba vía libre para la discusión legislativa de la medida y se mostraba convencido de que el proceso culminará con una ley de matrimonio igualitario antes de Navidad.

Casi de manera inmediata, su compañero de filas el senador Dean Smith presentaba un proyecto para reformar la ley de matrimonio de 1961 sustituyendo las palabras “un hombre y una mujer” por “dos personas” donde sea necesario. Smith introdujo en su propuesta una cláusula para eximir a las organizaciones religiosas de la obligación de celebrar enlaces entre personas del mismo sexo. La disposición solo afectaría a los matrimonios religiosos y no a los civiles.

Por el contrario, el fiscal general George Brandis, perteneciente también a la formación conservadora, pretendía ampliar el concepto de “objeción de conciencia” con dos enmiendas al proyecto de Smith: la primera permitiría a los funcionarios negarse a casar a parejas del mismo sexo por motivos de conciencia, también en el caso de enlaces civiles. Una restricción que podría causar muchas dificultades a las personas LGTB para ejercer sus derechos. La otra enmienda perseguía blindar la libertad de expresión de las opiniones contrarias a la igualdad matrimonial, un derecho en cualquier caso ya reconocido por la ley australiana.

Finalmente, ninguna de las enmiendas ha sido aceptada y el Senado ha aprobado la propuesta de Smith en su redacción original. Libres de disciplinas de partido, el apoyo de los senadores ha sido transversal. Han votado a favor 43 (14 liberales, 15 laboristas, nueve verdes y cuatro de otras formaciones), en contra 12 (seis liberales, dos laboristas y cuatro del resto de partidos) y se han producido ocho abstenciones y 11 ausencias. Una imagen simbólica del acuerdo entre diferentes grupos ha sido el abrazo entre la portavoz laborista Penny Wong, abiertamente lesbiana, y Dean Smith, redactor liberal de la propuesta (y abiertamente gay).

Tras el visto bueno del Senado, el proyecto de ley se encamina ahora a la Cámara de Representantes, donde será discutido la semana que viene. Eso sí, la cámara baja podría en teoría aprobar enmiendas a la propuesta, en cuyo caso el Senado tendría que volver a pronunciarse sobre el texto modificado. Sin embargo, no parece probable esta posibilidad y todo indica que se cumplirán las previsiones del primer ministro: tras años de lucha social y política, la igualdad en el acceso al matrimonio será una realidad próximamente en Australia.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

“Sí” rotundo de los australianos al matrimonio igualitario. El primer ministro Turnbull prevé que el matrimonio igualitario sea realidad en Australia “antes de Navidad” 

Viernes, 17 de noviembre de 2017

australiaEl contundente “sí” que han pronunciado los australianos en la consulta por correo postal sobre el matrimonio igualitario ha generado una cascada de reacciones. En el ámbito político, el liberal Dean Smith ya ha presentado un proyecto de ley en el Senado para que se materialice la decisión de la ciudadanía. Su compañero de filas, el primer ministro Malcolm Turnbull se ha felicitado por la victoria del “sí” y asegura que la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo será una realidad antes de Navidad. Ahora, la comunidad LGTB estará muy pendiente del debate parlamentario para evitar que se cuelen enmiendas discriminatorias en nombre de la libertad de conciencia.

Tras la presentación de los resultados de la consulta por correo postal impuesta por el Gobierno australiano, comienzan los movimientos para trasladar el mandato a una votación parlamentaria, libre por fin de disciplinas de partido. Al poco de conocerse los datos (61,6 % de votos a favor, 38,4 % en contra con una participación del 79,5 % del censo), el primer ministro se felicitaba públicamente por un resultado “abrumador”. Superado el trámite que él mismo impuso para apaciguar a los sectores contrarios a la igualdad dentro de su partido, Turnbull daba vía libre para la discusión legislativa de la medida y se mostraba convencido de que el proceso culminará con una ley de matrimonio igualitario antes de Navidad.

En este sentido, y como ya había adelantado hace unos días, el senador Dean Smith ha presentado un proyecto para reformar la ley de matrimonio de 1961 sustituyendo las palabras “un hombre y una mujer” por “dos personas” donde sea necesario. Smith, que pertenece a la misma formación liberal-conservadora del primer ministro, ha introducido una cláusula para eximir a las organizaciones religiosas de la obligación de celebrar enlaces entre personas del mismo sexo. La disposición solo afectaría a los matrimonios religiosos y no a los civiles.

Por el contrario, su compañero de filas el fiscal general George Brandis pretende ampliar el concepto de “objeción de conciencia”. Ha anunciado que presentará dos enmiendas al proyecto de Smith: la primera permitiría a toda persona responsable de la celebración de matrimonios negarse a casar a parejas del mismo sexo por motivos de conciencia, también en el caso de enlaces civiles. Una restricción que podría causar muchas dificultades a las personas LGTB para ejercer sus derechos. La otra enmienda pretende blindar la libertad de expresión de las opiniones contrarias a la igualdad matrimonial, aunque no esté claro por qué sería necesario explicitar esta medida.

Habrá que estar muy pendientes, por tanto, a la tramitación legislativa. Pero hasta entonces, en las primeras horas tras la presentación de los resultados de la consulta, las celebraciones han llenado las calles de las principales ciudades australianas. Líderes políticos como la primera ministra británica Theresa May o su predecesor David Camerontambién han saludado el triunfo del “sí”. Cameron ha recordado su apuesta personal por el matrimonio igualitario en contra de la opinión de gran parte de su propia formación conservadora: una situación que guarda un importante paralelismo con la de Turnbull.

“Sí” rotundo. Los resultados de la consulta por correo postal sobre el matrimonio igualitario impuesta por el Gobierno australiano acaban de ser dados a conocer: 61,6% de votos a favor, 38,4% en contra. La participación, histórica: 12,7 millones de ciudadanos australianos se han pronunciado (un 79,5% del censo).

Años de disputa política han quedado zanjados. Según acaba de hacer público la Oficina Australiana de Estadística (ABS), y a pesar de la fortísima campaña en contra de los grupos homófobos, el “sí” ha obtenido una indiscutible victoria en la consulta postal sobre el matrimonio igualitario en Australia, con más de 23 puntos porcentuales de ventaja: 7.817.247 votos favorables, frente a 4.873.987 en contra:

referendum-australiaConsulta postal, no referéndum

A principios de septiembre se confirmaba definitivamente: el Tribunal Supremo de Australia daba vía libre a la consulta postal mediante la cual el primer ministro liberal-conservador, Malcolm Turnbull, sometía a la opinión de los australianos el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio. Una consulta voluntaria y no vinculante que ha tenido lugar entre el 12 de septiembre y el 7 de noviembre. Era la respuesta de Turnbull al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno.

Tras desestimar el Supremo los recursos, la documentación se empezó a enviar a los hogares australianos a partir del 12 de septiembre. “¿Debería cambiarse la ley para permitir casarse a las parejas del mismo sexo?”, fue la pregunta elegida finalmente.

Una de las incógnitas del proceso era el nivel de participación. De hecho, los activistas LGTB temían al principio que una escasa participación, especialmente entre la población joven y más favorable al “sí”, llegase a decantar la balanza a favor de los homófobos, más movilizados en contra de la igualdad. SIn embargo, las cifras han superado todas las expectativas: 12.727.920 australianos (un 79,5% del censo) han participado en la consulta. Una participación especialmente significativa si se tiene en cuenta que el voto en esta consulta, a diferencia de otros procesos electorales en Australia, no es obligatorio. Según los datos de la ABS, ha sido mayor entre las mujeres (han votado el 81,6% de las que tenían derecho a voto) que entre los hombres (77,3%).

Por edades, los mayores de 65 años se han movilizado más (en la franja de 70 a 74 años ha votado el 89,8% de las mujeres y el 89,3% de los hombres), pero la movilización también ha sido intensa entre los jóvenes, que según las encuestas son los más favorables al matrimonio igualitario. La cifra más baja de participación, de hecho, se ha producido en la franja de varones entre 25 y 29 años años, y aún así ha sido considerable (un 68,3%).

Años de discusiones: la época Gillard-Abbott

La contienda política sobre el matrimonio igualitario en Australia se ha prolongado durante años, a pesar de existir una mayoría tanto social como parlamentaria (al menos sobre el papel) favorable a la medida. Antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria al liberal-conservador Tony Abbott, fueron los laboristas los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 los laboristas incorporaban la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que sus diputados –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y, tras las elecciones de septiembre de 2013, Abbott (un católico fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido eran partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que le iba a resultar complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto y ser sustituido por Malcolm Turnbull en septiembre de 2015.

turnbull Malcolm Turnbull y la obsesión por el referéndum

El liderazgo de Turnbull parecía que por fin abriría la puerta a que los diputados liberal-conservadores tuvieran libertad de voto y que el matrimonio igualitario resultase aprobado. No fue así. Pese a declararse partidario de su aprobación, el nuevo primer ministro (que renovó su cargo tras las elecciones de julio de 2016, que la coalición liberal-conservadora ganó por estrecho margen) se decantó por la organización de un referéndum sobre la materia. Comenzaba una nueva (y exasperante) batalla política. Durante este periodo, la oposición, contraria a cualquier referéndum sobre la materia, ha contado con mayoría en el Senado, por lo que las iniciativas gubernamentales fueron rechazadas en dos ocasiones: la primera vez en noviembre de 2016 y la segunda vez el pasado agosto. Adelantándose a esta situación, el ministro de Inmigración planteó ya en marzo la posibilidad de una consulta postal voluntaria y no vinculante, que no necesitaba la aprobación de una ley para su puesta en marcha. Una iniciativa que fue la que acabó por materializarse.

A partir de ahí, comenzó una demencial campaña en la que los grupos homófobos no han dudado en utilizar todo tipo de malas artes. En estas últimas semanas hemos recogido algunos ejemplos, como la campaña promovida por una web de carácter neonazi que desplegó pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones” acusando a las familias homoparentales de abusar masivamente de sus hijos. O lo que sucedió en Sídney, donde se repartieron panfletos en inglés y chino en los que tachaba a la homosexualidad de “maldición mortal” y se advertía sobre “falsas mujeres transexuales” en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se ha beneficiado de la impunidad derivada del hecho de que la consulta no haya estado sometida a las reglas de un referéndum normal. Aunque también ha tenido derivadas positivas, como el inesperado debate interno que ha tenido lugar en el seno de la Iglesia católica australiana.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Australia: la consulta postal sobre el matrimonio igualitario se cierra con una participación cercana al 80 % y una amplia ventaja del “sí” en las encuestas

Viernes, 10 de noviembre de 2017

matrimonio-igualitario-australia-voto-correo-turnbull-696x522La consulta por correo postal sobre matrimonio igualitario impuesta por el Gobierno australiano acaba de concluir. Este martes 7 de noviembre era la fecha límite para la recepción de las respuestas en la Oficina Australiana de Estadística (ABS). El último avance de participación, que contabiliza las papeletas recibidas hasta el pasado viernes, la sitúa en un 78,5 % y las encuestas le dan una ventaja en torno a los 30 puntos al “sí”. Los resultados definitivos se darán a conocer el próximo 15 de noviembre. El primer ministro Malcolm Turnbull ha prometido que permitirá una votación libre en el Parlamento si finalmente gana la igualdad matrimonial en la consulta.

Como recordábamos hace unas semanas, a principios de septiembre se confirmó que Turnbull se cobraba una victoria parcial en su empeño de someter a votación popular los derechos de la población LGTB: entre el 12 de septiembre y el 7 de noviembre tendría lugar en Australia una consulta postal voluntaria y no vinculante sobre el matrimonio igualitario. Era la respuesta del primer ministro al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Poco después del anuncio del voto postal, se presentaron dos recursos ante el Tribunal Supremo para paralizar un trámite innecesario y divisivo para la sociedad, convocado además al margen del Parlamento. Finalmente, el Supremo desestimó los recursos, otorgando vía libre a la consulta. La documentación se empezó a enviar a los hogares australianos a partir del 12 de septiembre y la formulación de la pregunta que se decidió fue:

¿Debería cambiarse la ley para permitir casarse a las parejas del mismo sexo?

Una de las incógnitas del proceso era el nivel de participación. Las cifras provisionales superan ampliamente las expectativas. Hasta el pasado viernes 3, la ABS había recibido unos 12,6 millones de respuestas, correspondientes a un 78,5 % del censo. La amplia participación es especialmente significativa si se tiene en cuenta que el voto en esta consulta, a diferencia de otros procesos electorales en Australia, no es obligatorio. El pentacampeón olímpico Ian Thorpe, que hace tres años salía del armariose felicitaba por el dato.

Con respecto a los resultados, tres de las encuestas más recientes le otorgan una clara victoria a la campaña del “sí” a la igualdad. La de Newspoll revela un 62 % de respuestas afirmativas y un 35 % de negativas entre los que ya han participado en el proceso. La proporción es similar en el conjunto de la muestra (59 % frente a 35 %). Otros dos sondeos realizados entre los votantes otorgan alrededor del 65 % al “sí” y algo más del 30 % al “no”.

Tras la presentación de los resultados el próximo 15 de noviembre, estará en manos del primer ministro Turnbull permitir la tramitación de un proyecto de ley que, esperemos, acabe de una vez con la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio. La decisión podría retrasarse a causa de una crisis que ha obligado a dimitir a siete cargos de diferentes partidos por poseer otra nacionalidad aparte de la australiana, algo prohibido para los parlamentarios El Gobierno conservador podría quedar en minoría en la Cámara de Representantes si pierde las elecciones parciales que se celebrarán el 2 de diciembre para cubrir el escaño del dimitido vice primer ministro Barnaby Joyce.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Australia: la participación en la consulta postal sobre el matrimonio igualitario supera los dos tercios, con una clara ventaja del “sí” según las encuestas

Jueves, 26 de octubre de 2017

matrimonio-igualitario-australia-voto-correo-turnbull-696x522La consulta por correo postal sobre matrimonio igualitario impuesta por el Gobierno australiano entre en su fase final. La fecha límite para la recepción de las respuestas en la Oficina Australiana de Estadística (ABS) es el próximo 7 de noviembre. El último avance de participación, a fecha del 13 de octubre, la sitúa en un 67,5 % y las encuestas le dan una ventaja de entre 21 y 26 puntos al “sí”. Los resultados definitivos se conocerán el 15 de noviembre. La principal incógnita es, todavía, cuándo accederá el primer ministro Malcolm Turnbull a permitir una votación libre en el Parlamento si finalmente gana la igualdad matrimonial en la consulta.

A principios de septiembre se confirmó que Turnbull se cobraba una victoria parcial en su empeño de someter a votación popular los derechos de la población LGTB: entre el 12 de septiembre y el 7 de noviembre tendría lugar en Australia una consulta postal voluntaria y no vinculante sobre el matrimonio igualitario. Era la respuesta del primer ministro al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Poco después del anuncio del voto postal, se presentaron dos recursos ante el Tribunal Supremo para paralizar un trámite innecesario y divisivo para la sociedad, convocado además al margen del Parlamento. Finalmente, el Supremo desestimó los recursos, otorgando vía libre a la consulta. La documentación se empezó a enviar a los hogares australianos a partir del 12 de septiembre y la formulación de la pregunta que se decidió fue:

¿Debería cambiarse la ley para permitir casarse a las parejas del mismo sexo?

Una de las incógnitas del proceso era el nivel de participación. Por ahora las cifras superan las expectativas, aunque estén aún muy lejos del que se alcanzó en las últimas elecciones federales (91 %). Hasta el pasado viernes 13, la ABS había recibido unos 10,8 millones de respuestas, correspondientes a un 67,5 % del censo. Los activistas LGTB se han felicitado por una participación mayor de la esperada en una consulta en la que el voto, a diferencia de otros procesos electorales en Australia, no es obligatorio.

Con respecto a los resultados, las dos encuestas más recientes le otorgan una clara victoria a la campaña del “sí” a la igualdad. La de Newspoll revela un 59 % de respuestas afirmativas y un 38 % de negativas entre los que ya han participado en el proceso. La proporción es similar entre los que no han votado aún (56 % frente a 37 %). Según el sondeo de YouGov, los favorables a la igualdad sumarían el 61 % de los que ya han votado frente al 35 % de contrarios. Entre los que no han participado, las cifras son el 54 % y el 28 %, respectivamente, con un 18 % de indecisos.

La campaña del “no” empieza a aceptar su probable derrota, a tenor de las declaraciones de algunos de sus representantes. El ministro de Inmigración, Peter Dutton, por ejemplo, afirmó que espera una victoria del “sí”. No hay que olvidar que, pesar de la participación considerable, los ciudadanos siguen rechazando mayoritariamente que se vote sobre los derechos de una minoría, como también refleja la encuesta de Newspoll. Un 50 % se manifiesta en este sentido frente a un 43 % que apoya al Gobierno en esa decisión. Tras la presentación de los resultados el próximo 15 de noviembre, estarán en manos del primer ministro Turnbull los próximos movimientos que, esperemos, acaben de una vez con la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio.

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Australia se prepara para legalizar el matrimonio igualitario

Jueves, 19 de octubre de 2017

juventud-lgtb-voto-postal-australia-ayuda-696x522La Oficina de Estadística Australiana confirma que ya han recibido casi un 70% de los votos de la encuesta postal que se está celebrando en el país respecto al matrimonio igualitario.

Gobierno y oposición ya trabajan en la redacción de la ley y la forma de implementarla para que, en caso de que el SÍ gane la votación, poder aprobarla antes de que acabe el año.

Aunque el resultado del voto postal que ahora mismo están celebrando en Australia no se conocerá hasta el próximo 15 de noviembre, las encuestas y los datos de participación están haciendo que el optimismo se apodere de todos los que están a favor de que el matrimonio igualitario se legalice de una vez por todas.

La Oficina Australia de Estadísticas ha hecho públicas las cifras del conteo de votos, que se pueden enviar hasta el próximo 7 de noviembre, y ha confirmado que el 67,5 por cierto de los australianos (10.800.000) ya ha votado. Sólo hay un 32,5 por cierto de votantes que aún no han devuelto su voto.

Evidentemente no se sabe aún si en esos casi once millones de votos había un sí o un no, pero en casos como éste la alta participación suele ser siempre favorable a los derechos de la minoría. El motivo por el que siempre decimos que la mayoría nunca ha de votar sobre los derechos de la minoría es que en esa mayoría puede haber gente a favor o en contra de esos derechos: los que están a favor no suelen ir a votar porque no les afecta y los que están en contra sí porque son así de tocapelotas.

Así que si más de la mitad de los australianos ya ha votado implica que la minoría no está sola, y teniendo en cuenta que todas las encuestas realizadas en los últimos años en el país dejaban claro que la mayoría de australianos estaban a favor de legalizar el matrimonio está claro que hay motivo para ser optimista. Tiernan Brady, de la Equality Campaign, ha declarado a los medios que está convencido de que, a pesar de la intensa campaña de los homófobos en el país, han ganado el debate: “Creo que los australianos han visto a través de esas campañas. Creo que el público ha tomado una decisión.

Aunque el voto postal no es vinculante y su función es meramente informativa, en el parlamento ya están empezando los movimientos para comenzar el proceso de legalización del matrimonio en cuanto se anuncien los resultados. Fuentes del gobierno aseguran estar convencidas de que el SÍ ganará la encuesta con un 60% de los votos, así que ya se están celebrando reuniones para definir cómo será la ley y cómo se implementará. El diputado Trevor Evans ha concedido una entrevista en la que ha asegurado que la intención del gobierno es solucionar el tema antes de que acabe 2017: “Siempre hemos esperado solucionar la cuestión del matrimonio homosexual antes de que acabe este año. Si la mayoría de los australianos vota SÍ, el Parlamento podrá legislarlo antes de que lleguen las Navidades. La inmensa mayoría de los parlamentarios, tanto en el Senado como en la Casa de Representantes, ha prometido apoyar la ley si la mayoría vota SÍ.

Uno de los miembros del gobierno liderado por Malcolm Turnbull, Christopher Pyne, ha confirmado a Sky News que “con buena fue por todas las partes de este debate, no me cabe duda de que podemos aprobar esta ley en el congreso y luego aprobarla en el senado antes de que acabe este período de sesiones.

Fuente | Gay Star News, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Casi patean a este perro por llevar un pañuelo a favor del matrimonio igualitario

Lunes, 2 de octubre de 2017

La estupidez del voto postal para decidir si se legisla de una vez el matrimonio igualitario en Australia está provocando un aluvión de incidentes. Incidentes que, por cierto, todo el mundo con dos dedos de frente avisó de que iban a ocurrir. Pero al primer ministro, Malcolm Turnbull, le da un poquito igual. Él solo quiere seguir en el poder.

Claire Sutherland, editora del magazine RendezView, ha publicado en su Twitter una foto de su perro, Mack, con un pañuelo en favor del matrimonio igualitario en Australia. Claire explica en el tweet que un “cretino” intentó darle una patada a Mack mientras gritaba insultos homófobos. “Australia, realmente te has cagado en esa cama.

En un artículo publicado en el Herald Sun y titulado “Quién iba a pensar que un perro podía ser víctima de la homofobia“, Claire explica que aunque Mack nunca está cómodo cuando le ha intentado poner alguna pieza de ropa con este pañuelo estaba encantado. Hasta que la chica que suele sacarlo a pasear lo llevó al parque de Yarraville, en Melbourne, donde un imbécil vio el pañuelo e intentó darle una patada al perro.

Por suerte el imbécil no acertó y Mack quedó ileso, pero a la cuidadora le cayó una buena sarta de insultos: “La llamó ‘puta maricona pervertida’, le dijo que era una degenerada y que era peligrosa; y todo mientras hacía referencias a la encuesta sobre el matrimonio homosexual.

En serio, Australia, ¿de verdad hemos llegado al punto de gritarle a los perros en el debate sobre la igualdad del matrimonio? ¿cómo hemos llegado aquí?“. Claire se niega a identificar a todos los que quieren votar No en la encuesta por las acciones de un enajenado porque “no me gustaría que lo hicieran con aquellos del lado por el que voy a votar, pero tristemente ese barco partió hace mucho.”

Añade que “sinceramente, pensaba que podíamos tener un debate respetuoso sobre el tema (probablemente porque soy hetero y nunca he sido víctima de prejuicios ni abusos), pero nunca he estado más convencida de lo equivocada que estaba.

Y es que como ya te hemos explicado varias veces, el hecho de que el voto postal no esté sujeto a las normas electorales ha hecho que la homofobia campe a sus anchas por toda Australia. Desde grupos de neonazis colgando carteles homófobos hasta comadronas que insultan a madres lesbianas después de 17 horas de parto. Incluso se empiezan a ver eventos del “Orgullo” hetero (que, obviamente, son un auténtico fracaso).

Por suerte aún hay quien planta cara a la homofobia. Ya sea despidiendo a empleadas que difunden su discurso de odio en redes sociales o “arreglando” carteles que dicen que no tiene nada de malo votar que NO (y joder los derechos humanos de los demás).

Fuente | Herald Sun, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

La genial respuesta de una pizzería a un cartel homófobo

Miércoles, 27 de septiembre de 2017

pineapple-pizzaEn Australia hay mucha tensión en el ambiente a costa del voto postal que el primer ministro, Malcolm Turnbull, ha decidido convocar para que todo el país vote para ver si el parlamento tiene que hacer lo que debería haber hecho hace años: legislar el matrimonio igualitario.

El movimiento de Turnbull con este voto postal (después de que el Senado le tumbara un referéndum carísimo) sólo ha servido para retrasar lo inevitable y para que los homófobos de todo el país hagan campaña a lo loco soltando todo tipo de ataques hacia el colectivo. Y es legal. Porque Australia no tiene una ley que proteja al colectivo LGTBI del ataque del odio y porque la campaña en el voto postal no está sujeta a la misma regulación que las campañas políticas.

Eso ha hecho que, entre los cientos de carteles y pósters homófobos aparecidos por el país, los de la Coalition For Marriage colgaran esta enorme lona en mitad de la ciudad de Launceston, en Tasmania: “ESTÁ BIEN DECIR QUE NO”

Con lo que no contaban era con que a la pizzería que está justo al lado, la Wiseguise Pizza, no le sentara nada bien tener semejante mamotreto homófobo al lado. Así que varios empleados solicitaron permiso al dueño para arreglar la situación, el dueño dijo que sí, cogieron unos cubos de pintura y… “ESTÁ BIEN DECIR QUE NO A LA PIÑA EN LA PIZZA!”

Uno de los empleados de la pizzería ha dicho a la prensa que “es un debate enorme ahora mismo, obviamente, todo el mundo está hablando sobre si la pizza debería llevar piña o no.

Pero el director de la pizzería, Alex Jones, ha sido un poco más serio y ha dicho que ellos están ahí para hacer pizza, no para entrar en temas políticos. Jones reconoce que le preocupaba que los clientes pensaran que, al tener el cartel justo al lado, la pizzería apoyara el voto por el NO: “Intentamos, como negocio, no tener una visión política. Así que creo que nos hemos distanciado. Creo que es mejor solución que dejar ahí únicamente el cartel. Así somos los australianos, cogemos un problema gordo que tiene a mucha gente dividida y lo convertimos en algo más ligero. Obviamente defendemos la libertad de expresión, y tenemos suerte de vivir en un país que nos permite ser así.

Habría que recordarle al dueño que Votar NO al matrimonio igualitario ES HOMOFOBIA. Y la homofobia NO ES UNA OPINIÓN.

Fuente | Queerty, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

El Tribunal Supremo australiano da vía libre a la consulta postal sobre el matrimonio igualitario y la campaña en contra se recrudece

Martes, 12 de septiembre de 2017

780x580-youtube-5q986sf049a-a-pocos-dias-del-plebiscito-la-campana-contra-el-matrimonio-igualitario-se-recrudece-en-australiaEl voto postal australiano dispara las consultas a teléfonos de ayuda LGTB

Habrá consulta sobre el matrimonio igualitario en Australia y será por correo postal. El “plan B”, promovido por los liberal-conservadores del primer ministro Malcolm Turnbull tras la derrota de su propuesta de referéndum, superó el pasado jueves su última barrera judicial en el Tribunal Supremo. El proceso participativo, que será voluntario y no vinculante, comenzará la próxima semana y se extenderá hasta noviembre. Los resultados se anunciarán el día 15 de ese mes. La campaña del “sí” teme una escasa movilización de los jóvenes, el colectivo más favorable a la igualdad LGTB. Mientras el colectivo LGBT trata de impedir que se celebre el plebiscito la campaña de los que piden el ‘NO’ se recrudece hasta niveles cercanos al disparate.

Turnbull ha conseguido imponer su criterio, aunque sea parcialmente. Entre el 12 de septiembre y el 7 de noviembre tendrá lugar en Australia una consulta postal voluntaria y no vinculante sobre el matrimonio igualitario. Se trata de la respuesta del primer ministro al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Poco después del anuncio del voto postal, se presentaron dos recursos ante el Tribunal Supremo para paralizar un trámite innecesario y divisivo para la sociedad, convocado además al margen del Parlamento. Finalmente, el Tribunal Supremo ha desestimado los recursos, otorgando vía libre a la consulta. La formulación de la pregunta será la siguiente:

“¿Debería cambiarse la ley para permitir casarse a las parejas del mismo sexo?”

El proceso todavía presenta interrogantes. El principal, cómo administrar un voto mayoritariamente negativo, si se diera el caso. Turnbull solo se ha comprometido a facilitar una votación parlamentaria en caso de victoria del “sí”. Otra incógnita es el nivel de participación. La consulta es diferente a otros procesos electorales en Australia, en los que el voto es generalmente obligatorio. En este caso, para poder recibir la documentación que se empezará a enviar el próximo martes es necesario haberse inscrito en un censo que se cerró el pasado 24 de agosto.

Los activistas LGTB temen que una escasa participación, especialmente entre la población joven y más favorable al “sí”, llegue a decantar la balanza a favor de los homófobos. Por ello se van a volcar en las primeras semanas de la consulta, cuando esperan que se recojan hasta el 80% de los votos. La campaña de los contrarios a la igualdad, por el contrario, ha revelado su eslogan “está bien decir que no” (“it’s OK to say no”) con la que esperan, además de influir en el voto de sus adeptos, animar subrepticiamente a la abstención.

Otro de los motivos de preocupación es la difusión de mensajes de odio por parte de sectores LGTBfobos. En dosmanzanas ya hemos recogido algunos ejemplos, como la campaña promovida por una web de carácter neonazi que desplegó pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones” acusando a las familias homoparentales de abusar masivamente de sus hijos. De igual modo, en Sídney se repartieron panfletos en inglés y chino en los que tachan a la homosexualidad de “maldición mortal” y advertían sobre “falsas mujeres transexuales” en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se beneficia de la impunidad que se deriva del hecho de que la consulta no esté sometida a las reglas de un referéndum normal y de la que, desgraciadamente, cabe esperar más ejemplos conforme avance su desarrollo.

La campaña contra el matrimonio igualitario se recrudece en Australia hasta niveles de hostigamiento superiores a los de los Estados Unidos o incluso España. Tras años de disputas e intentos fallidos de llegar a un acuerdo, el gobierno propone un plebiscito vía postal, previsto para este mes de septiembre, pero que se encuentra con la oposición del colectivo LGBT, que no quiere dejar su futuro en manos de un referéndum. Mientras tanto, radicales religiosos y conservadores no dudan en lanzar todo tipo de campañas de publicidad defendiendo que la unión entre personas del mismo sexo no es un matrimonio.

Defensores de los derechos del colectivo LGBT acudían al más alto tribunal de Australia este martes, 5 de septiembre, para tratar de impedir que el Parlamento realice la encuesta pública sobre la legalización del matrimonio igualitario, prevista para la semana que viene. Según su punto de vista, el gobierno no tiene la potestad constitucional para iniciar esta encuesta.

Las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los australianos están a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero muchos defensores cuestionan el procedimiento ante la convicción de que el gobierno debería aprobarlo directamente por una cuestión de igualdad de derechos que no debería cuestionarse en un plebiscito que, en cualquier caso, ni siquiera es vinculante, por lo que su aprobación definitiva quedaría a decisión del Parlamento. Como así será según ha aprobado el Tribunal Supremo de Australia al rechazar las dos acciones judiciales.

Un publicista utiliza los cinturones de seguridad de los aviones para explicar por qué no es válido el matrimonio igualitario a través de un mailing que ha enviado a la Cámara de los Comunes con la intención de influir hacia el voto negativo en el referéndum. El folleto muestra imágenes de tres cinturones de seguridad, de los que dos de ellos son parejas del mismo lado, por lo que no podrían unirse, mientras que otro cinturón utiliza las dos partes que le faltan al primero. En la otra hoja del folleto se puede ver la misma comparativa con parejas, de manera que la pareja heteroseuxal equivale al cinturón que se puede abrochar, mientras que las parejas de gays y lesbianas equivalen a los otros dos modelos.

780x580-noticias-campana-contra-el-matrimonio-igualitario-en-australia
Campaña contra el matrimonio igualitario en Australia – Foto: Uso permitido

Todo esto acompañando con una frase que recuerda a las campañas de Hazte Oir: «Sólo uno de estos es un cinturón de seguridad REAL. Sólo uno de estos es un matrimonio REAL. Es biología no fanatismo». Una idea cogida de una fallida campaña de una aerolínea holandesa, que pretendía promocionar el Orgullo de Amsterdam, aunque no terminó de pulir la manera en la que querían transmitir un mensaje que se volvió contra ellos.

Un spot del Lobby Cristiano Australiano

El Lobby Cristiano Australiano lanza una serie de spots en nombre de la denominada ‘Coalición para el matrimonio’, un grupo que se describe a sí mismos como una «mayoría silenciosa» que lucha para «defender la libertad de expresión y religión» y piden el ‘NO’ al matrimonio igualitario. En uno de los anuncios muestra a madres que expresan diferentes argumentos sobre la posibilidad de que se llegara a aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Mientras que una de ellas se queja de que a su hijo le dijeran en la escuela que «podría usar un vestido el próximo año si lo deseaba», otra afirma que las terapias de conversión no pueden ser dañinas, llegando a afirmar que «en los países donde se ha aprobado el matrimonio igualitario, los padres han perdido sus derechos».

Con el voto postal sobre el matrimonio igualitario las organizaciones avisan de que la juventud LGTB está sufriendo más que antes y buscan mucha más ayuda y consejo.

Desde hoy, los australianos están llamados a votar por correo en una especie de macroencuesta/referéndum sobre el matrimonio igualitario en el país.

Pero una de las peores consecuencias de este voto no es sólo el hecho de que la mayoría vote sobre los derechos de la minoría (lo que suele traer resultados catastróficos) sino la enorme campaña de odio que se ha vertido en las últimas semanas sobre el colectivo LGTB por parte de los grupos homófobos; que han visto cómo pueden decir literalmente lo que les dé la gana porque la campaña en el voto postal no está regida por las mismas normas que una campaña electoral.

La oposición y los grupos LGTB ya avisaron de que esa campaña iba a tener un efecto muy negativo sobre la juventud y las familias del arcoiris en el país, y así está siendo. Según el servicio de ayuda a jóvenes LGTBI Twenty10, basado en Sydney, desde que se anunció el voto por correo las llamadas buscando ayuda y consejo han aumentado en un 20%, y la mayoría (por no decir todas) hacen referencia al voto postal. Como explica una de las trabajadoras de la organización, Amy Harper, “Creo que no he tenido una sola interacción con alguna persona joven que no mencionara el plebiscito.

 Twenty10 fue una de las organizaciones que denunció el efecto negativo que la campaña del voto postal iba a tener entre la comunidad, especialmente entre los jóvenes. Como explica otro consejero de la entidad, Jacob McDonald, “los jóvenes con los que trabajamos a menudo tienen experiencias traumáticas, de abusos, rechazo y discriminación. Corren un riesgo muy específico de sufrir ansiedad, depresión o de suicidarse y hay una preocupación muy real de que este debate aumente ese riesgo.” Y es que según una de los últimas encuestas sobre el tema publicados en el país un 41% de los jóvenes LGTB australianos ha pensado en autolesionarse o suicidarse, mientras que un 33% se autolesionó y un 16% intentó quitarse la vida.

McDonald ve clara la relación entre el voto postal y ese empeoramiento de la situación: “La mitad de las conversaciones que he tenido con los jóvenes que acuden personalmente a nosotros ha sido sobre el voto postal. Nos hablan de su enfado y su frustración por todo este proceso y sobre cómo temen que la situación sólo vaya a peor. Hubo una persona joven que sufría ansiedad por cómo iba a desarrollarse el debate.

twenty10-ayuda-lgtb-jovenesImagen del centro de ayuda a la comunidad LGTB que Twenty10 tiene en Sydney

Pero no sólo los jóvenes LGTB han aumentado sus contactos con estos servicios de ayuda a raíz del voto postal: los padres y los consejeros escolares preocupados por el efecto negativo que este debate tiene sobre los jóvenes también han buscado ayuda para, valga la redundancia, ayudar a esos jóvenes. Josephine Anderson, profesora asociada del Instituto Black Dog, ha explicado que: “Los jóvenes LGTB tienen una tasa de problemas de salud mental y de suicido mayor que la de sus compañeros heterosexuales, y el motivo de esa diferencia es la discriminación y el prejuicio contra ellos. Y cuando hay una publicidad adicional y un debate, esas personas jóvenes se vuelven aún más conscientes de sus diferencias.” Anderson, además, avisa de que los comentarios en redes sociales pueden ser aún más dañinos porque “a menudo son anónimos“.

Desde Twenty10, eso sí, mantienen un mensaje de esperanza. “Nuestras comunidades son resilientes y han lidiado en el pasado con otros desafíos legales. Sabemos que somos fuertes, pero también sabemos que el próximo par de meses serán duros. Twenty10 seguirá apoyando a nuestras comunidades a través de estos momentos complicados.

Fuente | Gay Star News/Universogay/Dosmanzanas/EstoyBailando

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Miles de personas se manifiestan a favor del matrimonio igualitario en Australia de cara al referéndum

Martes, 29 de agosto de 2017

matrimonio-igualitario-melbourne-2-696x417Unas 15.000 personas han acudido a la cita, lo que la convierte en una de las mayores movilizaciones populares en la historia de la nación oceánica. 

Miles de personas se han manifestado este sábado en la ciudad de Melbourne para expresar su apoyo a la legalización del matrimonio homosexual en la recta final de la campaña para el referéndum que se celebrará en el mes de septiembre sobre este tema en todo Australia.

La marcha salió  y finalizó en la Biblioteca Estatal de Victoria, donde se llevó a cabo una simbólica ceremonia de bodas en masa entre personas del mismo sexo. Si bien se trata de un evento anual para solicitar la igualdad de derechos para las parejas de la comunidad LGTB, en este caso se produce semanas antes de que se abra una encuesta nacional por correo sobre el matrimonio homosexual que podría conducir a su legalización.

780x580-noticias-manifestacion-en-melbourne“¿Voté por su matrimonio?” es una de las elocuentes pancartas que pudieron verse entre las 15.000 personas congregadas en la manifestación. Anthony Wallace, miembro de Equal Love, el grupo que ha convocado la manifestación, ha asegurado que unas 15.000 personas han acudido a la cita, lo que la convierte en una de las mayores movilizaciones populares en la historia de la nación oceánica.

La marcha a favor de la comunidad LGTBI se celebra todos los años pero esta vez tiene una importancia especial porque coincide con la recta final de la campaña para el referéndum sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

630x800-noticias-rally-for-marriage-equality

El “referendúm postal” tendrá comenzará el próximo mes de septiembre y los ciudadanos que se hayan inscrito podrán emitir su voto hasta el 7 de noviembre. Los resultados se conocerán el 15 de dicho mes, aunque no será vinculante. De hecho, más que un “referéndum” es una encuesta, de ahí que el recuento lo realice el Centro Nacional de Estadística. Por cierto, el “voto postal” ha sido denunciado ante los tribunales por dos asociaciones defensoras de los derechos LGTB que argumentan que el gobierno está actuando inconstitucionalmente al apropiarse de 122 millones de dólares. Los tribunales verán el caso a primeros de septiembre, antes del envío de los papeletas a los votantes.

630x800-noticias-equal-love

Como si no fuera él uno de los culpbles de esta situación, el primer ministro, Malcolm Turnbull, ha hecho un llamamiento esta semana a los partidarios del ‘sí’ y del ‘no’ para que rebajen el tono de sus declaraciones, debido a una serie de incidentes que amenazan con enturbiar la votación.

 En los últimos días, detractores del matrimonio homosexual han puesto carteles en Melbourne en los que se podía leer “fuera los maricones” y han difundido una estudio falso según la cual un “92 por ciento de los niños educados por padres del mismo sexo sufren abusos”.

630x800-noticias-manifestacion-en-melbourne-1Tony Abbott, ex primer ministro conservador, se ha quejado al mismo tiempo de que él y otros representantes políticos en contra de la legalización del matrimonio igualitario habían sido tachados de homófobos por animar a los australianos a votar “no”, lo cual es una verdad com o un templo.

El debate incluso ha llamado la atención internacional después de que se usara una imagen de la cantante estadounidense Meghan Trainor como propaganda del ‘no’. En respuesta, la artista tuiteó de forma contundente: “Apoyo el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

“Hago un llamamiento específico al primer ministro de Australia para que rechace cualquier discurso de odio”, ha reclamado el fiscal general ‘en la sombra’ del Partido Laborista, Mark Dreyfus, durante la manifestación en Melbourne.

Australia es el único país desarrollado de habla inglesa que no ha legislado sobre el matrimonio homosexual, a pesar de contar con un fuerte apoyo popular, ya que más del 60 por ciento de sus ciudadanos está a favor, de acuerdo con un sondeo elaborado por Gallup en 2016 y es reivindicado por figuras públicas, como Margot Robbie, Kylie Minogue, Dolly Parton, Jake Shears o Chris Hemsworth, además de contar con el respaldo de la gran mayoría de sus representantes políticos.

Funte Cáscara Amarga/Universogay/EstoyBailando

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

“Parad a los maricones”: repulsiva campaña neonazi contra el matrimonio igualitario en Australia

Sábado, 26 de agosto de 2017

abuso-infantilAmpliamos la noticia que adelantábamos el pasado 24:

La idea del gobierno australiano de realizar un voto por correo para hacer un referéndum encubierto sobre el matrimonio igualitario está haciendo que la homofobia se desate en forma de panfletos ofensivos, mentiras, campañas neo-nazis y católicos totalmente desatados.

Desde la oposición piden disculpas a la comunidad LGBT por la cantidad de odio que tienen que soportar y buscan la forma de tumbar al primer ministro en los tribunales.

Los activistas se lo temían: una consulta sobre los derechos de una minoría es una puerta abierta a la difusión de mensajes de odio contra la misma. Es lo que ha ocurrido en Australia unas semanas antes de que previsiblemente comience la consulta por correo sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo.  En Melbourne han aparecido pósteres, patrocinados por una web neonazi, acusando a los progenitores homoparentales de abusar de sus hijos bajo el encabezado de “Parad a los maricones”. En Sídney se han distribuido panfletos tachando la homosexualidad de “maldición mortal”. La oposición insta al primer ministro Malcolm Turnbull a condenar enérgicamente este tipo de expresiones de odio homófobo. En Sídney también se han movilizado grupos virulentamente homófobos. En este caso, ha sido mediante el reparto de panfletos en inglés y chino en los que tachan a la homosexualidad de “maldición mortal” y tiran de transfobia para advertir sobre “falsas mujeres transexuales” que supuestamente acosarían a las mujeres en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se beneficia de la impunidad que se deriva del hecho de que la consulta no esté sometida a las reglas de un referéndum normal.

Después de darle vueltas a un referéndum y de  verlo rechazado, el primer ministro australiano (de derechas) Malcolm Turnbull se ha inventado la idea de hacer un voto por correo. Así Turnbull hace varias cosas importantes. La primera es acallar a sus socios en el gobierno, los conservadores, con los que se comprometió a que el matrimonio igualitario no llegar al parlamento. La segunda es ignorar las muchas encuestas que dicen que los australianos están mayoritariamente a favor de la legalización. La tercera es saltarse a los miembros de su partido que piden libertad de voto en el parlamento para votar a favor. Y la cuarta, y más importante, es saltarse directamente el parlamento y hacer con el país lo que le da la real gana. Y todo para no aprobar el matrimonio igualitario. Malcolm Turnbull es un señor que aún no ha entendido que los derechos de una minoría no los puede votar una mayoría

Entre septiembre y noviembre tendrá lugar previsiblemente en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. Se trata de la respuesta de Turnbull al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso, presentado ante el Tribunal Supremo, que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso. Si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre.

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los segundos, se ha mostrado especialmente activa en las últimas semanas la iglesia católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Melbourne, Denis Hart, ha llegado a avisar a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión.

Las organizaciones LGBT y la oposición están estudiando si esa forma de hacer lo que le da la gana es Constitucional mientras que los de Turnbull están mitad cabreado mitad felices porque esta idea del referéndum por correo no sirve absolutamente para nada. Mientras todo el país empieza a estar cansado ya del tema (y ése es el objetivo de los conservadores) Turnbull se ha sacado de la manga este invento que no será vinculante en caso de ser favorable y que, como ya ha denunciado el líder de la oposición, Bill Shorten, al estar organizado por la Oficina Australiana de Estadística y no por el parlamento no estará sujeto a la normativa electoral (que impide, entre otras cosas, las campañas engañosas) y será terreno abonado para los mensajes de odio más repugnantes: “Le hago responsable (a Turnbull) de cada pequeño pedazo de maldad hiriente que desate este debate. No porque el primer Ministro las haya dicho, no porque esté de acuerdo con ellas. Claramente no lo está. Pero porque el Primer Ministro ha dado validez a este debate.” Y, efectivamente, lo que todos temían está ocurriendo ya.

Tony_Abbott_-_2010El primero en salir a la palestra para dar rienda suelta a su LGBTfobia ha sido el antiguo primer ministro, Tony Abbott, que ya había enseñado la patita antes de toda esta pantomima y que ahora ha asegurado que los que apoyan el matrimonio igualitario son “abusones morales“. A Abbott nadie le hace demasiado caso porque fue retirado de su puesto por su propio partido, pero él ha ido a la prensa a criticar a la senadora Penny Wong por expresar su temor de que los niños sean víctimas del discurso de odio (como pasa en España con HazteOír, por cierto):

Si las encuestas son correctas, la mayoría aprueba el cambio así que el referéndum debería ser la forma de reasegurar que no dañará el tejido social. Sin embargo los activistas insisten en que la población no es de fiar a la hora de tener un debate y tomar una decisión. La semana pasada una senadora laborista veterana atacó al Primer Ministro por supuestamente exponer a los niños al ‘odio’ por sus circunstancias familiares.

No es homofobia decir que lo ideal es que un niño tenga un padre y una madre. Pero temo que recibiremos mucho abuso moral, sin duda por parte de los que piden el cambio. Me apena que digan que las relaciones gais son menos válidas sin la etiqueta del matrimonio. La gente soltera no es menos humana que la casada. Las parejas con niños no son mejores que las que no los tienen. Las uniones entre personas del mismo sexo no son menos que las opuestas. Simplemente son diferentes.

Abbott, por cierto, tiene una hermana lesbiana que lleva semanas yendo a todos los medios de comunicación que puede a expresar el asco que le producen las palabras de su hermano y lo que ha sufrido teniendo que aguantar a semejante personaje.

panfleto-chino-matrimonio-igualitario-australia

Entre la comunidad asiática de Hurstville, en Sydney, ha empezado a circular un panfleto escrito en inglés y en chino que que pide votar no al matrimonio igualitario para evitar que los “derechos trans” hagan que aumenten las violaciones a mujeres. Según el texto, que denunció una activista a favor del matrimonio igualitario en Twitter:

Si se aprueba la legislación del matrimonio homosexual, será una amenaza para la seguridad de las mujeres, creando un gran miedo y daño en ellas. Porque entonces dejará de haber baños públicos separados, o vestuarios o duchas para hombres y mujeres. Las mujeres transexuales “falsas” estarán protegidas bajo la ley para entrar legalmente en los baños públicos femeninos, incluidos los de los colegios. Esto podría animar a los violadores a vestirse como “mujeres transexuales” y colarse en “terrreno prohibido” para los hombres.

No contentos con semejante argumento, el panfleto encima se inventa que “el número de víctimas de violación en baños y vestuarios públicos de mujeres en los países que han aprobado el matrimonio igualitario es un hecho aplastante para todos.

abuso-infantilOtro de los carteles que ya están empezando a circular por las ciudades australianas y están demostrando lo que dijo la oposición de que esto del voto por correo iba a ser una vergüenza para el país e iba a abrir la puerta al odio. Más desagradable aún ha sido la campaña promovida por una web de carácter neonazi y que desplegó el fin de semana pasado pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones”. Con la imagen de dos hombres blandiendo de forma amenazante sus cinturones con los colores del arco iris ante un indefenso menor, el repugnante cartel se hace eco de un supuesto estudio para atacar a las familias homoparentales. A las que acusa, entre otras cosas, de abusar masivamente de sus hijos. Según sus “datos” un 92% de los hijos criados por padres gais sufren abusos; un 51% sufren depresión y un 72% son obesos. El “estudio” al que hace referencia, sobra decirlo, está ampliamente desacreditado por carecer del menor rigor científico. Lo que no ha impedido que el senador Zed Seselja también lo haya citado como argumento contra la igualdad matrimonial.

Según parece este poster podría haber surgido de una web Nazi y de ahí saltó a la impresión y apareció en la zona de Heffernan Lane en Melbourne. “Los laboristas nos opusimos a esta encuesta por correo porque temíamos exactamente que emergiera este tipo de escoria hiriente. Este tipo de basura no es ‘debate’, es abuso.” ha dicho el jefe de la oposición, Bill Shorten, ante esta imagen y ha aprovechado para pedir disculpas a la comunidad LGBTI por tener que aguantar estas cosas: “Asegurémonos de que el resultado sea un espectacular SÍ.

Los neo Nazis son uno de los grupos que más se están oponiendo a la legalización del matrimonio igualitario. Lo que en el fondo no es tan malo, porque así se ve exactamente de qué pie cojea cada uno de los que están en contra; si yo fuera político preferiría no estar en el mismo banda que esta gentuza. El Grupo Nacionalista y Tradicionalista Australiano (neonazis, por mucho que se inventen nombres absurdos) están llenando la ciudad de Brisbane con carteles en los que defienden “la protección de la identidad blanca y los valores de raíces tradicionalmente occidentales basados en el cristianismo y las tradiciones paganas“. Y ahí están  pósters, que dicen que “el amor de un padre y una madre es irremplazable“, y  otros que, además de homófobos, son machistas porque señalan que el hombre es “el deber” y la mujer “el amor”:

Y ¿qué dicen los católicos de todo esto? 

arzobispo-australia-anthony-fisher-papa-franciscoLos católicos han decidido que quieren ser los que abanderen la discriminación y desde que se anunció la encuesta por correo el Arzobispo de Sydney, Anthony Fisher, se ha puesto manos a la obra para movilizar a sus parroquianos para que gane el NO.

Además los diferentes obispos en el país están haciendo circular un documento llamado “No te metas con el matrimonio“ (¿te suena de algo?) en el que recuerdan a todo el mundo que el matrimonio es la unión sagrada entre un hombre y una mujer y que los 5 millones de católicos que hay en Australia tienen que estar en contra de la legalización. Por si alguno se despista y de repente decide ser un ser humano decente.

Si el argumento de los chinos te parecía absurdo el del Arzobispo Fisher lo es aún mas porque, según él, legalizar el matrimonio igualitario llevaría a la persecición religiosa:

Mucha gente cree que redefinir el matrimonio no les afectará. Respetuosamente les diría que necesitan verlo de otra forma: afectará a cada australiano. En otras partes del mundo en las que se ha legalizado el matrimonio homosexual aquellos que creen en el matrimonio tradicional son acosados o forzados a asumir esta nueva visión del matrimonio. Sería extremadamente inocente creer que eso no ocurrirá aquí.

Pero Fisher no se paró ahí. El arzobispo aseguró que si se aprueba el matrimonio, lo siguiente será forzar a los niños en los colegios a “recibir propaganda gubernamental a favor del matrimonio homosexual y la fluidez de género.

Por si acaso resulta que tienen algún empleado díscolo, desde la Iglesia australiana ya han avisado a sus 180.000 empleados (en centros sociales y colegios, por ejemplo) que si se aprueba el matrimonio y deciden casarse con su pareja del mismo sexo serán despedidos de inmediato. Según el Arzobispo de Melbourne, Denis Hart, si se aprueba la ley las escuelas y parroquias católicas han de “poner énfasis al enseñar la visión católica del matrimonio“. Y justifica esos posibles despidos asegurando que “al aceptar un puesto en una escuela católica, los empleados reconocen su responsabilidad de comportarse de forma que no socave el ethos fundamental de la escuela.

australia3-600x521Y mientras la Iglesia Católica dice eso, sus amigos en organizaciones similares al Foro de la Familia van un poquito más allá. El Australian Marriage Forum ya ha empezado a repartir materiales en los que avisan de que el matrimonio igualitario llevará a que las parejas homosexuales “roben niños” a las heterosexuales.

Y desde la Coalition For Marriage ya hablan directamente de un apocalipsis. Las consecuencias, según este grupo ultra conservador de legalizar el matrimonio, afectarán a la libertad religiosa, a la libertad de expresión, a la identidad de género y a la seguridad en las escuelas: “Hay una cantidad de pruebas cada vez mayor de que eliminar el género del matrimonio y eliminar el género de la sociedad están intrínsecamente unidos. En países en los que se ha redefinido el matrimonio la aceptación de la fluidez de género está siendo apoyada por la ley y por el gobierno. Y eso comienza con la enseñanza del concepto de género fluido en las escuelas.

No te rías de ellos, pero según la Coalition eso ha llevado a que haya un aumento de un 4000% de niños pequeños que se identifican como transgénero.

En definitiva, está claro que la situación en Australia es tremendamente preocupante. Pero también está claro que todo este odio en las calles y en los medios de comunicación están demostrando de forma clarísima algo en lo que siempre insistimos: los derechos de la minoría nunca han de ser votados por la mayoría.

No sólo porque al hacerlo abres la veda a debates que muchas veces dejan de ser debates y se convierten en exposición del odio (en el caso de Australia es aún peor por la triquiñuela de Turnbull para saltarse el Parlamento y permitir un voto en el que, literalmente, no hay ley); sino porque dentro de la mayoría a la que estos derechos no afectan los que quieren perpetuar la discriminación siempre se movilizan más que aquellos a los que el tema les da igual. Lo que lleva, obviamente, a que esa mayoría se imponga a la minoría.

El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha pedido al primer ministro una condena enérgica de este tipo de expresiones de odio. Turnbull, sin embargo, se ha limitado a pedir a la sociedad australiana que las “ignore” y se ha mostrado confiado en la capacidad de mantener un debate sereno sobre el matrimonio igualitario. Algo que los sectores más reaccionarios y extremistas, como era de esperar al abrir una consulta popular sobre este asunto, se han encargado de reventar.

Fuente Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

La Iglesia católica de Australia amenaza con despedir a sus empleados que defiendan el matrimonio igualitario

Miércoles, 23 de agosto de 2017

archbishop-hart1-e1397108086925Si el Tribunal Supremo no lo impide, entre septiembre y noviembre tendrá lugar en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. A la espera de su convocatoria definitiva, los partidarios del “sí” y del “no” ya han empezado a movilizarse. Entre los segundos, destacan las posiciones extremadamente beligerantes de la Iglesia católica, que mientras advierte del acoso y coacciones que supuestamente sufrirán los contrarios a la igualdad LGTB si se aprueba la medida, amenaza con el despido a los empleados de los colegios, hospitales y otras instituciones que regenta si desafían su doctrina con respecto al matrimonio con personas de su mismo sexo.

Tras el segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum sobre el matrimonio igualitario promovida por el primer ministro australiano Malcolm Turnbull, la alternativa de la consulta postal está en marcha. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso presentado ante el Tribunal Supremo que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso que, si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre. La consulta tendrá el carácter de un estudio social y se desarrollará bajo la supervisión de la Oficina Australiana de Estadística con un coste previsto de 122 millones de dólares australianos (unos 82 millones de euros).

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los primeros, la principal preocupación es el registro de votantes en el censo, que se cierra el próximo 24 de agosto. Especialmente de los más jóvenes, entre los que se prevé un apoyo ampliamente mayoritario a la igualdad LGTB pero presentan la proporción más baja de inscritos. El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha anunciado que hará campaña por el “sí” a pesar de oponerse a la consulta.

Por su parte, los contrarios al matrimonio igualitario también calientan motores. Especialmente activa se ha mostrado en las últimas semanas la jerarquía católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Sídney prevé escenas de “acoso y coacciones” contra los que se opongan a la igualdad. Anthony Fisher ha pedido medidas de protección para las instituciones religiosas que les permitan seguir defendiendo abiertamente su visión discriminatoria de las personas LGTB.

El ex primer ministro Tony Abbott, católico y convencido oponente de la igualdad matrimonial, se ha sumado a esta campaña contra una supuesta imposición de unos valores denostados bajo la etiqueta de lo “políticamente correcto”. La táctica consiste en vincular el matrimonio igualitario, sobre el que existe una amplia mayoría favorable según las encuestas, con otros temas más divisivos como la educación o la libertad de expresión. Para ello, Fisher arremetió contra los programas educativos de prevención del acoso escolar basado en la LGTBfobia, a los que tachó de “propaganda”.

Más allá incluso ha ido el arzobispo de Melbourne, Denis Hart, que avisó a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión. Hart lanzó una amenaza a los trabajadores de escuelas y otros establecimientos regentados por la jerarquía católica: “Como todos los demás empleadores, la Iglesia católica debería poder asegurarse de que aquellos que eligen trabajar para la organización defienden sus valores”. En Australia hay unos 180.000 empleados en establecimientos católicos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El primer ministro de Australia afirma ahora que los diputados del Partido Liberal pueden romper la disciplina de voto respecto al matrimonio igualitario

Jueves, 3 de agosto de 2017

turnbullEn el interminable debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia, han sorprendido las últimas declaraciones del primer ministro, Malcolm Turnbull, que ha afirmado que los diputados liberales siempre han tenido el derecho a votar en contra de la disciplina del partido. Así, Turnbull ha dado a entender que impedir que los diputados de su formación voten a favor de iniciativas para que el matrimonio igualitario se apruebe por vía parlamentaria, en contra de lo dictado por la dirección del partido, sería autoritario y en contra de la tradición del Partido Liberal.

Como hemos venido informando, la situación del matrimonio igualitario en Australia es actualmente la del más completo inmovilismo. El gobernante Partido Liberal del primer ministro Turnbull se aferra a la idea de un referéndum popular al respecto, que es rechazada por la mayoría de la oposición, que rehúsa someter a plebiscito los derechos de las minorías. La oposición, por su parte, aboga por la aprobación exclusivamente parlamentaria de la igualdad matrimonial, algo rechazado tajantemente por el Partido Liberal, que hasta ahora ha desoído las voces favorables a esta vía, entre ellas la de la mayoría de población australiana, e incluso las que provienen de su misma formación.

La oposición cuenta con mayoría en el Senado, por lo que las iniciativas gubernamentales para articular el referéndum han sido rechazadas. Debido a ello, el ministro de Inmigración ha ideado la posibilidad de una consulta popular voluntaria y no vinculante por correo, que no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha. Mientras los más conservadores, como el anterior primer ministro Tony Abott, han apoyado la propuesta, la oposición la ha calificado de “corrosiva”. Desde el Partido Laborista, e incluso desde algunos sectores del propio Partido Liberal, se ha pedido al primer ministro que dé libertad de voto en conciencia a sus diputados para que la ley pueda ser aprobada por vía parlamentaria.

Hasta ahora, el primer ministro Turnbull se ha reafirmado en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, lo que se ha entendido como un compromiso con el sector más reaccionario de su partido. Apenas hace un mes afirmaba con contundencia que “no apoyamos un proyecto de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta que haya votado el pueblo australiano, no apoyaremos una votación en el Parlamento hasta que haya habido un plebiscito y no vamos a cambiar nuestra política al respecto”.

Sin embargo, este pasado 31 de julio, Turnbull ha efectuado unas declaraciones que parecen indicar un cambio de postura. Interrogado sobre las declaraciones de varios diputados liberales, que afirmaban que romperían la disciplina de voto impuesta sobre este asunto, el primer ministro ha afirmado que “nuestros diputados siempre han tenido el derecho de votar en contra de la disciplina del partido. En el Partido Laborista te expulsarían por hacer eso. Siempre ha sido un principio fundamental en el Partido Liberal y, de hecho, en el Partido Nacional. Es una cultura política muy diferente a la del muy autoritario Partido Laborista”.

uo7enwxdCiertamente, al menos tres diputados liberales, entre ellos el abiertamente gay Tim Wilson, habían declarado que, si se presentara un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, romperían la disciplina de partido y votarían a favor. Incluso se mostraban dispuestos a apoyar una iniciativa de la oposición que suspendiera el bloqueo gubernamental a iniciativas parlamentarias al respecto. Tim Wilson ha declarado que espera que su formación “pueda zanjar este asunto, para poder centrarnos en las cosas por las que creo que la gente votó por mí y por mi partido: la reforma tributaria, el arreglo del presupuesto, la seguridad nacional o asegurarnos de parar el terrorismo”. Wilson afirma que la oposicón a la igualdad LGTB por parte de su propio partido es algo que le “atormenta”, y se ha comprometido a reunirse en las próximas semanas con sus correligionarios para compartir sus inquietudes.

Las declaraciones del primer ministro han sido tomadas por algunos diputados liberales como una aprobación tácita del voto en conciencia. Desde las asociaciones que luchan a favor del matrimonio igualitario se ha visto como una claudicación, dada la nula posibilidad de que se apruebe la celebración de un referéndum.

Se espera que, tras la reanudación de la actividad parlamentaria en este mes de agosto, se presente ante el Comité Legislativo el proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo del senador Dean Smith, que ya cuenta con el apoyo del líder del Partido Laborista, Bill Shorten. Si las declaraciones del primer ministro responden a un cambio de criterio, pudiera ser que el proyecto finalmente siguiera la tramitación parlamentaria. Cabe recordar que la coalición gubernamental cuenta con una exigua mayoría de 76 diputados, de los 150 que componen la Cámara de Representantes, por lo que la ruptura de la disciplina de voto por parte de alguno de ellos podría inclinar fácilmente la balanza a favor de la igualdad matrimonial. En todo caso, se esperan intensas reuniones dentro del propio grupo parlamentario liberal en los próximos días.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Australia: un diputado liberal revela la redacción de un proyecto de matrimonio igualitario y se topa con el rechazo frontal de sus compañeros de filas

Sábado, 29 de julio de 2017

8698a5ab2953806a8592a590c8202072Mientras la comunidad LGTB europea celebra la apertura del matrimonio en Alemania y Malta, al otro lado del globo se impone el inmovilismo. El Gobierno conservador de Malcolm Turnbull sigue postergando la medida en Australia. El partido Liberal del primer ministro se enroca en su propuesta de celebrar una consulta, que se realizaría por correo y de forma voluntaria y que ya fue tumbada por la oposición en el Senado. A la firme negativa de laboristas y verdes a que los derechos de una minoría se decidan en plebiscito se unen voces de la formación en el Gobierno, como la del diputado Dean Smith, que hace unos días avanzó sus planes para presentar un proyecto de ley con el apoyo de miembros de la oposición.

Continúa la situación de inmovilismo en el inacabable debate sobre la igualdad matrimonial en Australia. Tras la negativa de la oposición  a apoyar la convocatoria de un referéndum como quiere el primer ministro, siguió la rebelión de un grupo de sus propios diputados, harto de dilaciones, que no logró sin embargo ningún avance. La última propuesta de los conservadores del partido Liberal fue convertir el plebiscito en una consulta por correo, de carácter voluntario (el voto en Australia es obligatorio). Confían de esta manera en sortear el veto del Senado, donde carecen de mayoría. Esta forma de participación, aseguran, no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha.

La oposición y los activistas LGTB rechazan de plano este plan, que por otra parte deja abiertos interrogantes como qué sectores se movilizarían en la votación postal o si el resultado sería vinculante también en el caso de que ganara el “no”. También el poder económico se ha puesto del lado de la igualdad. En marzo, veinte directivos de grandes empresas australianas pidieron en una carta la aprobación parlamentaria del matrimonio igualitario y unas semanas después, la compañía de alquiler vacacional de viviendas entre particulares Airbnb ponía en marcha una campaña de apoyo a la medida.

Nada de ello ha doblegado por ahora al Gobierno. El primer ministro Turnbull se reafirmó en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, en la forma que sea. Un compromiso con el sector más reaccionario de su partido que pretende mantener a pesar de las crecientes voces dentro de su propia formación que le piden que dé un paso adelante. Entre ellas, la del senador Dean Smith, que hace un par de semanas revelaba su intención de llegar a un acuerdo con la oposición para forzar un debate parlamentario con libertad de voto.

La propuesta de Smith contiene excepciones para organizaciones religiosas opuestas al matrimonio igualitario y su articulado solo requeriría una pequeña modificación en la ley, según el senador. Turnbull se apresuró a rechazarla, afirmando que su posición sobre el asunto no había cambiado y aferrándose por tanto al referéndum. Por el contrario el líder de la oposición, el laborista Bill Shorten, le mostró su apoyo, convencido de que sería la vía “más rápida, menos cara y menos dañina” para la aprobación de la medida. Smith ha calificado la propuesta de una consulta postal voluntaria, que ha vuelto a la primera línea de la mano del ministro de Inmigración Peter Dutton, como corrosiva.

En una situación de bloqueo como la actual, en la que la oposición rechaza el referéndum por innecesario y divisivo, los críticos como Smith reclaman que el partido Liberal deje de ser una barrera para la igualdad matrimonial. Pero los sectores más conservadores de la formación de Turnbull no piensan ceder fácilmente. Entre ellos es especialmente activo el ex primer ministro Tony Abbott. En febrero instaba a su sucesor a mantener su promesa de campaña y no cambiar la ley sin antes celebrar un referéndum y esta misma semana lo animaba a ceñirse a su “compromiso de honor con los votantes hasta el final de la legislatura si es necesario. Otros diputados de este sector inmovilista se sumaron a su petición de “no traicionar a los votantes” e intentar convencer a los laboristas de que la consulta es la mejor solución.

La oposición, sin embargo, insiste en reclamar una votación libre de disciplinas de partido en el Parlamento para aprobar por fin la medida, toda vez que existe una mayoría clara de diputados y senadores favorables a la misma. El laborista Shorten, también opina que “no hay razones para retrasar” la decisión que debe tomar Turnbull. El primer ministro llegó a amenazar en octubre del año pasado con dejar el asunto en vía muerta en lo que queda de legislatura.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Un humorista gay pone en un aprieto al PM australiano a costa del matrimonio igualitario

Jueves, 27 de julio de 2017

turnbull-nicholson-australia-matrimonio-gay-696x522Un cómico australiano le afea en televisión al Primer Ministro australiano que en su país aún no hayan aprobado el matrimonio igualitario.

El Primer Ministro, Malcolm Turnbull, empieza a ver cómo desde su propio partido comienzan a surgir miembros muy críticos con su negativa a aprobarlo para contentar a los conservadores que le mantienen en el poder. 

En Australia se está viviendo una situación esperpéntica con el matrimonio igualitario. Para resumir mucho: el primer ministro (Malcolm Turnbull, de derechas) gobierna gracias al apoyo de la derecha más conservadora, con la que se comprometió a no aprobar de forma directa el matrimonio igualitario. Turnbull propuso hacer un referéndum, pero la oposición (tanto política como popular) fue tal que el senado le tumbó la idea. Se oponían al referéndum, no al matrimonio; de hecho la gran mayoría de australianos está a favor pero saben que los derechos de una minoría nunca se han de someter a voto y criticaban a Turnbull por querer gastarse una millonada en un referéndum cuando la ley se puede aprobar sin más.

Ahora a Turnbull se le ha complicado mucho la situación porque incluso en su propio partido empiezan a salir varios parlamentarios hartos de la situación y le reclaman que lo apruebe de una vez. Dean Smith, un senador abiertamente gay del partido de Turnbull, ha presentado una enmienda para que los liberales tengan libertad y puedan saltarse la disciplina del partido a la hora de votar sobre la ley del matrimonio igualitario. Esto pone a Turnbull en una situación tremendamente complicada porque algunas fuentes señalan que se comprometió personalmente con sus socios conservadores a no aprobarlo pasara lo que pasara y Smith asegura que si se pudiera votar libremente su partido aprobaría el matrimonio.

En mitad de todo este drama político, Turnbull fue el otro día al programa de televisión The Project, donde fue entrevistado por los presentadores en un tono divertido y bastante distendido. En mitad de esa entrevista conectaron con el cómico abiertamente gay (y pelirrojo) Rhys Nicholson, con el que hablaron (en cachondeo) sobre si lo de ser pelirrojo se estaba convirtiéndose en una moda: “Si alguien me hubiera dicho hoy que en cierto momento estaría hablando con el Primer Ministro sobre el esperma de los pelirrojos… Sí, le diría que las cosas están cambiando.

Turnbull participó en la broma llamando a Nicholson “ninja pelirrojo” y los del programa se empezaron a reír del apodo, pero Nicholson aprovechó para decir que a él no le importaba que le llamaran así… y aprovechó para soltarle un tremendo zasca a Turnbull:

Estoy muy a favor de los apodos. Creo que hay que apoderarse de ellos, esas son nuestras palabras y tenemos que recuperarlas. Lo importante es que no quieres que nadie sea tratado de forma diferente por algo que no pueden cambiar… como por ejemplo… el derecho al matrimonio o algo así. No sé qué he podido querer decir con eso, pero bueno…

Al decir eso se pudo palpar la tensión en el plató y la presentadora corrió a despedir la conexión con Nicholson y echarle un capote a Turnbull: “Voy a salvarle de eso diciendo únicamente que le agredecemos profundamente su implicación en nuestra campaña contra el cáncer cerebral del otro día.

Fuente EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.