Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Bill Shorten’

“Parad a los maricones”: repulsiva campaña neonazi contra el matrimonio igualitario en Australia

Sábado, 26 de agosto de 2017

abuso-infantilAmpliamos la noticia que adelantábamos el pasado 24:

La idea del gobierno australiano de realizar un voto por correo para hacer un referéndum encubierto sobre el matrimonio igualitario está haciendo que la homofobia se desate en forma de panfletos ofensivos, mentiras, campañas neo-nazis y católicos totalmente desatados.

Desde la oposición piden disculpas a la comunidad LGBT por la cantidad de odio que tienen que soportar y buscan la forma de tumbar al primer ministro en los tribunales.

Los activistas se lo temían: una consulta sobre los derechos de una minoría es una puerta abierta a la difusión de mensajes de odio contra la misma. Es lo que ha ocurrido en Australia unas semanas antes de que previsiblemente comience la consulta por correo sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo.  En Melbourne han aparecido pósteres, patrocinados por una web neonazi, acusando a los progenitores homoparentales de abusar de sus hijos bajo el encabezado de “Parad a los maricones”. En Sídney se han distribuido panfletos tachando la homosexualidad de “maldición mortal”. La oposición insta al primer ministro Malcolm Turnbull a condenar enérgicamente este tipo de expresiones de odio homófobo. En Sídney también se han movilizado grupos virulentamente homófobos. En este caso, ha sido mediante el reparto de panfletos en inglés y chino en los que tachan a la homosexualidad de “maldición mortal” y tiran de transfobia para advertir sobre “falsas mujeres transexuales” que supuestamente acosarían a las mujeres en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se beneficia de la impunidad que se deriva del hecho de que la consulta no esté sometida a las reglas de un referéndum normal.

Después de darle vueltas a un referéndum y de  verlo rechazado, el primer ministro australiano (de derechas) Malcolm Turnbull se ha inventado la idea de hacer un voto por correo. Así Turnbull hace varias cosas importantes. La primera es acallar a sus socios en el gobierno, los conservadores, con los que se comprometió a que el matrimonio igualitario no llegar al parlamento. La segunda es ignorar las muchas encuestas que dicen que los australianos están mayoritariamente a favor de la legalización. La tercera es saltarse a los miembros de su partido que piden libertad de voto en el parlamento para votar a favor. Y la cuarta, y más importante, es saltarse directamente el parlamento y hacer con el país lo que le da la real gana. Y todo para no aprobar el matrimonio igualitario. Malcolm Turnbull es un señor que aún no ha entendido que los derechos de una minoría no los puede votar una mayoría

Entre septiembre y noviembre tendrá lugar previsiblemente en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. Se trata de la respuesta de Turnbull al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso, presentado ante el Tribunal Supremo, que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso. Si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre.

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los segundos, se ha mostrado especialmente activa en las últimas semanas la iglesia católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Melbourne, Denis Hart, ha llegado a avisar a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión.

Las organizaciones LGBT y la oposición están estudiando si esa forma de hacer lo que le da la gana es Constitucional mientras que los de Turnbull están mitad cabreado mitad felices porque esta idea del referéndum por correo no sirve absolutamente para nada. Mientras todo el país empieza a estar cansado ya del tema (y ése es el objetivo de los conservadores) Turnbull se ha sacado de la manga este invento que no será vinculante en caso de ser favorable y que, como ya ha denunciado el líder de la oposición, Bill Shorten, al estar organizado por la Oficina Australiana de Estadística y no por el parlamento no estará sujeto a la normativa electoral (que impide, entre otras cosas, las campañas engañosas) y será terreno abonado para los mensajes de odio más repugnantes: “Le hago responsable (a Turnbull) de cada pequeño pedazo de maldad hiriente que desate este debate. No porque el primer Ministro las haya dicho, no porque esté de acuerdo con ellas. Claramente no lo está. Pero porque el Primer Ministro ha dado validez a este debate.” Y, efectivamente, lo que todos temían está ocurriendo ya.

Tony_Abbott_-_2010El primero en salir a la palestra para dar rienda suelta a su LGBTfobia ha sido el antiguo primer ministro, Tony Abbott, que ya había enseñado la patita antes de toda esta pantomima y que ahora ha asegurado que los que apoyan el matrimonio igualitario son “abusones morales“. A Abbott nadie le hace demasiado caso porque fue retirado de su puesto por su propio partido, pero él ha ido a la prensa a criticar a la senadora Penny Wong por expresar su temor de que los niños sean víctimas del discurso de odio (como pasa en España con HazteOír, por cierto):

Si las encuestas son correctas, la mayoría aprueba el cambio así que el referéndum debería ser la forma de reasegurar que no dañará el tejido social. Sin embargo los activistas insisten en que la población no es de fiar a la hora de tener un debate y tomar una decisión. La semana pasada una senadora laborista veterana atacó al Primer Ministro por supuestamente exponer a los niños al ‘odio’ por sus circunstancias familiares.

No es homofobia decir que lo ideal es que un niño tenga un padre y una madre. Pero temo que recibiremos mucho abuso moral, sin duda por parte de los que piden el cambio. Me apena que digan que las relaciones gais son menos válidas sin la etiqueta del matrimonio. La gente soltera no es menos humana que la casada. Las parejas con niños no son mejores que las que no los tienen. Las uniones entre personas del mismo sexo no son menos que las opuestas. Simplemente son diferentes.

Abbott, por cierto, tiene una hermana lesbiana que lleva semanas yendo a todos los medios de comunicación que puede a expresar el asco que le producen las palabras de su hermano y lo que ha sufrido teniendo que aguantar a semejante personaje.

panfleto-chino-matrimonio-igualitario-australia

Entre la comunidad asiática de Hurstville, en Sydney, ha empezado a circular un panfleto escrito en inglés y en chino que que pide votar no al matrimonio igualitario para evitar que los “derechos trans” hagan que aumenten las violaciones a mujeres. Según el texto, que denunció una activista a favor del matrimonio igualitario en Twitter:

Si se aprueba la legislación del matrimonio homosexual, será una amenaza para la seguridad de las mujeres, creando un gran miedo y daño en ellas. Porque entonces dejará de haber baños públicos separados, o vestuarios o duchas para hombres y mujeres. Las mujeres transexuales “falsas” estarán protegidas bajo la ley para entrar legalmente en los baños públicos femeninos, incluidos los de los colegios. Esto podría animar a los violadores a vestirse como “mujeres transexuales” y colarse en “terrreno prohibido” para los hombres.

No contentos con semejante argumento, el panfleto encima se inventa que “el número de víctimas de violación en baños y vestuarios públicos de mujeres en los países que han aprobado el matrimonio igualitario es un hecho aplastante para todos.

abuso-infantilOtro de los carteles que ya están empezando a circular por las ciudades australianas y están demostrando lo que dijo la oposición de que esto del voto por correo iba a ser una vergüenza para el país e iba a abrir la puerta al odio. Más desagradable aún ha sido la campaña promovida por una web de carácter neonazi y que desplegó el fin de semana pasado pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones”. Con la imagen de dos hombres blandiendo de forma amenazante sus cinturones con los colores del arco iris ante un indefenso menor, el repugnante cartel se hace eco de un supuesto estudio para atacar a las familias homoparentales. A las que acusa, entre otras cosas, de abusar masivamente de sus hijos. Según sus “datos” un 92% de los hijos criados por padres gais sufren abusos; un 51% sufren depresión y un 72% son obesos. El “estudio” al que hace referencia, sobra decirlo, está ampliamente desacreditado por carecer del menor rigor científico. Lo que no ha impedido que el senador Zed Seselja también lo haya citado como argumento contra la igualdad matrimonial.

Según parece este poster podría haber surgido de una web Nazi y de ahí saltó a la impresión y apareció en la zona de Heffernan Lane en Melbourne. “Los laboristas nos opusimos a esta encuesta por correo porque temíamos exactamente que emergiera este tipo de escoria hiriente. Este tipo de basura no es ‘debate’, es abuso.” ha dicho el jefe de la oposición, Bill Shorten, ante esta imagen y ha aprovechado para pedir disculpas a la comunidad LGBTI por tener que aguantar estas cosas: “Asegurémonos de que el resultado sea un espectacular SÍ.

Los neo Nazis son uno de los grupos que más se están oponiendo a la legalización del matrimonio igualitario. Lo que en el fondo no es tan malo, porque así se ve exactamente de qué pie cojea cada uno de los que están en contra; si yo fuera político preferiría no estar en el mismo banda que esta gentuza. El Grupo Nacionalista y Tradicionalista Australiano (neonazis, por mucho que se inventen nombres absurdos) están llenando la ciudad de Brisbane con carteles en los que defienden “la protección de la identidad blanca y los valores de raíces tradicionalmente occidentales basados en el cristianismo y las tradiciones paganas“. Y ahí están  pósters, que dicen que “el amor de un padre y una madre es irremplazable“, y  otros que, además de homófobos, son machistas porque señalan que el hombre es “el deber” y la mujer “el amor”:

Y ¿qué dicen los católicos de todo esto? 

arzobispo-australia-anthony-fisher-papa-franciscoLos católicos han decidido que quieren ser los que abanderen la discriminación y desde que se anunció la encuesta por correo el Arzobispo de Sydney, Anthony Fisher, se ha puesto manos a la obra para movilizar a sus parroquianos para que gane el NO.

Además los diferentes obispos en el país están haciendo circular un documento llamado “No te metas con el matrimonio“ (¿te suena de algo?) en el que recuerdan a todo el mundo que el matrimonio es la unión sagrada entre un hombre y una mujer y que los 5 millones de católicos que hay en Australia tienen que estar en contra de la legalización. Por si alguno se despista y de repente decide ser un ser humano decente.

Si el argumento de los chinos te parecía absurdo el del Arzobispo Fisher lo es aún mas porque, según él, legalizar el matrimonio igualitario llevaría a la persecición religiosa:

Mucha gente cree que redefinir el matrimonio no les afectará. Respetuosamente les diría que necesitan verlo de otra forma: afectará a cada australiano. En otras partes del mundo en las que se ha legalizado el matrimonio homosexual aquellos que creen en el matrimonio tradicional son acosados o forzados a asumir esta nueva visión del matrimonio. Sería extremadamente inocente creer que eso no ocurrirá aquí.

Pero Fisher no se paró ahí. El arzobispo aseguró que si se aprueba el matrimonio, lo siguiente será forzar a los niños en los colegios a “recibir propaganda gubernamental a favor del matrimonio homosexual y la fluidez de género.

Por si acaso resulta que tienen algún empleado díscolo, desde la Iglesia australiana ya han avisado a sus 180.000 empleados (en centros sociales y colegios, por ejemplo) que si se aprueba el matrimonio y deciden casarse con su pareja del mismo sexo serán despedidos de inmediato. Según el Arzobispo de Melbourne, Denis Hart, si se aprueba la ley las escuelas y parroquias católicas han de “poner énfasis al enseñar la visión católica del matrimonio“. Y justifica esos posibles despidos asegurando que “al aceptar un puesto en una escuela católica, los empleados reconocen su responsabilidad de comportarse de forma que no socave el ethos fundamental de la escuela.

australia3-600x521Y mientras la Iglesia Católica dice eso, sus amigos en organizaciones similares al Foro de la Familia van un poquito más allá. El Australian Marriage Forum ya ha empezado a repartir materiales en los que avisan de que el matrimonio igualitario llevará a que las parejas homosexuales “roben niños” a las heterosexuales.

Y desde la Coalition For Marriage ya hablan directamente de un apocalipsis. Las consecuencias, según este grupo ultra conservador de legalizar el matrimonio, afectarán a la libertad religiosa, a la libertad de expresión, a la identidad de género y a la seguridad en las escuelas: “Hay una cantidad de pruebas cada vez mayor de que eliminar el género del matrimonio y eliminar el género de la sociedad están intrínsecamente unidos. En países en los que se ha redefinido el matrimonio la aceptación de la fluidez de género está siendo apoyada por la ley y por el gobierno. Y eso comienza con la enseñanza del concepto de género fluido en las escuelas.

No te rías de ellos, pero según la Coalition eso ha llevado a que haya un aumento de un 4000% de niños pequeños que se identifican como transgénero.

En definitiva, está claro que la situación en Australia es tremendamente preocupante. Pero también está claro que todo este odio en las calles y en los medios de comunicación están demostrando de forma clarísima algo en lo que siempre insistimos: los derechos de la minoría nunca han de ser votados por la mayoría.

No sólo porque al hacerlo abres la veda a debates que muchas veces dejan de ser debates y se convierten en exposición del odio (en el caso de Australia es aún peor por la triquiñuela de Turnbull para saltarse el Parlamento y permitir un voto en el que, literalmente, no hay ley); sino porque dentro de la mayoría a la que estos derechos no afectan los que quieren perpetuar la discriminación siempre se movilizan más que aquellos a los que el tema les da igual. Lo que lleva, obviamente, a que esa mayoría se imponga a la minoría.

El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha pedido al primer ministro una condena enérgica de este tipo de expresiones de odio. Turnbull, sin embargo, se ha limitado a pedir a la sociedad australiana que las “ignore” y se ha mostrado confiado en la capacidad de mantener un debate sereno sobre el matrimonio igualitario. Algo que los sectores más reaccionarios y extremistas, como era de esperar al abrir una consulta popular sobre este asunto, se han encargado de reventar.

Fuente Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Cartel de abuso infantil “anti-gay” causa enfado en Australia

Jueves, 24 de agosto de 2017

abuso-infantil“Stop the fags” es lo que se puede leer en el polémico cartel que apareció en calles de Australia y que está enfadando a toda la comunidad LGBTI pues además del ofensivo slogan, el anunció señala que los niños educados por padres homosexuales son mayormente abusados.

En el cartel se puede ver como un niño está siendo maltratado por dos hombres quienes tienen en la mano unos cinturones con los colores de la bandera gay, refiriéndose a que los padres del mismo sexo causan daño a los niños que adoptan.

Asimismo en dicho anuncio aparecen datos estadísticos afirmando que “el 92% de los niños criados por padres homosexuales son abusados, 51% tiene depresión y el 72% es obeso”.

Activistas y políticos que luchan por los derechos de la comunidad LGBTI han expresado su enojó contra quienes hayan publicado este ofensivo cartel. Bill Shorten laborista calificó el acto como “asqueroso”.

Al parecer en Australia se planea celebrar una votación sobre algunos artículos de la ley de matrimonio igualitario y en respuesta a esto fue que surgió este cartel “anti gay”.

“Siento mucho que los australianos LGBTI tengan que soportarlo. Vamos a asegurarnos de que hay un abrumador voto “Sí” en respuesta”, señaló Shorten.

Fuente Chueca.com

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

La Iglesia católica de Australia amenaza con despedir a sus empleados que defiendan el matrimonio igualitario

Miércoles, 23 de agosto de 2017

archbishop-hart1-e1397108086925Si el Tribunal Supremo no lo impide, entre septiembre y noviembre tendrá lugar en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. A la espera de su convocatoria definitiva, los partidarios del “sí” y del “no” ya han empezado a movilizarse. Entre los segundos, destacan las posiciones extremadamente beligerantes de la Iglesia católica, que mientras advierte del acoso y coacciones que supuestamente sufrirán los contrarios a la igualdad LGTB si se aprueba la medida, amenaza con el despido a los empleados de los colegios, hospitales y otras instituciones que regenta si desafían su doctrina con respecto al matrimonio con personas de su mismo sexo.

Tras el segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum sobre el matrimonio igualitario promovida por el primer ministro australiano Malcolm Turnbull, la alternativa de la consulta postal está en marcha. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso presentado ante el Tribunal Supremo que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso que, si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre. La consulta tendrá el carácter de un estudio social y se desarrollará bajo la supervisión de la Oficina Australiana de Estadística con un coste previsto de 122 millones de dólares australianos (unos 82 millones de euros).

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los primeros, la principal preocupación es el registro de votantes en el censo, que se cierra el próximo 24 de agosto. Especialmente de los más jóvenes, entre los que se prevé un apoyo ampliamente mayoritario a la igualdad LGTB pero presentan la proporción más baja de inscritos. El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha anunciado que hará campaña por el “sí” a pesar de oponerse a la consulta.

Por su parte, los contrarios al matrimonio igualitario también calientan motores. Especialmente activa se ha mostrado en las últimas semanas la jerarquía católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Sídney prevé escenas de “acoso y coacciones” contra los que se opongan a la igualdad. Anthony Fisher ha pedido medidas de protección para las instituciones religiosas que les permitan seguir defendiendo abiertamente su visión discriminatoria de las personas LGTB.

El ex primer ministro Tony Abbott, católico y convencido oponente de la igualdad matrimonial, se ha sumado a esta campaña contra una supuesta imposición de unos valores denostados bajo la etiqueta de lo “políticamente correcto”. La táctica consiste en vincular el matrimonio igualitario, sobre el que existe una amplia mayoría favorable según las encuestas, con otros temas más divisivos como la educación o la libertad de expresión. Para ello, Fisher arremetió contra los programas educativos de prevención del acoso escolar basado en la LGTBfobia, a los que tachó de “propaganda”.

Más allá incluso ha ido el arzobispo de Melbourne, Denis Hart, que avisó a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión. Hart lanzó una amenaza a los trabajadores de escuelas y otros establecimientos regentados por la jerarquía católica: “Como todos los demás empleadores, la Iglesia católica debería poder asegurarse de que aquellos que eligen trabajar para la organización defienden sus valores”. En Australia hay unos 180.000 empleados en establecimientos católicos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El primer ministro de Australia afirma ahora que los diputados del Partido Liberal pueden romper la disciplina de voto respecto al matrimonio igualitario

Jueves, 3 de agosto de 2017

turnbullEn el interminable debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia, han sorprendido las últimas declaraciones del primer ministro, Malcolm Turnbull, que ha afirmado que los diputados liberales siempre han tenido el derecho a votar en contra de la disciplina del partido. Así, Turnbull ha dado a entender que impedir que los diputados de su formación voten a favor de iniciativas para que el matrimonio igualitario se apruebe por vía parlamentaria, en contra de lo dictado por la dirección del partido, sería autoritario y en contra de la tradición del Partido Liberal.

Como hemos venido informando, la situación del matrimonio igualitario en Australia es actualmente la del más completo inmovilismo. El gobernante Partido Liberal del primer ministro Turnbull se aferra a la idea de un referéndum popular al respecto, que es rechazada por la mayoría de la oposición, que rehúsa someter a plebiscito los derechos de las minorías. La oposición, por su parte, aboga por la aprobación exclusivamente parlamentaria de la igualdad matrimonial, algo rechazado tajantemente por el Partido Liberal, que hasta ahora ha desoído las voces favorables a esta vía, entre ellas la de la mayoría de población australiana, e incluso las que provienen de su misma formación.

La oposición cuenta con mayoría en el Senado, por lo que las iniciativas gubernamentales para articular el referéndum han sido rechazadas. Debido a ello, el ministro de Inmigración ha ideado la posibilidad de una consulta popular voluntaria y no vinculante por correo, que no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha. Mientras los más conservadores, como el anterior primer ministro Tony Abott, han apoyado la propuesta, la oposición la ha calificado de “corrosiva”. Desde el Partido Laborista, e incluso desde algunos sectores del propio Partido Liberal, se ha pedido al primer ministro que dé libertad de voto en conciencia a sus diputados para que la ley pueda ser aprobada por vía parlamentaria.

Hasta ahora, el primer ministro Turnbull se ha reafirmado en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, lo que se ha entendido como un compromiso con el sector más reaccionario de su partido. Apenas hace un mes afirmaba con contundencia que “no apoyamos un proyecto de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta que haya votado el pueblo australiano, no apoyaremos una votación en el Parlamento hasta que haya habido un plebiscito y no vamos a cambiar nuestra política al respecto”.

Sin embargo, este pasado 31 de julio, Turnbull ha efectuado unas declaraciones que parecen indicar un cambio de postura. Interrogado sobre las declaraciones de varios diputados liberales, que afirmaban que romperían la disciplina de voto impuesta sobre este asunto, el primer ministro ha afirmado que “nuestros diputados siempre han tenido el derecho de votar en contra de la disciplina del partido. En el Partido Laborista te expulsarían por hacer eso. Siempre ha sido un principio fundamental en el Partido Liberal y, de hecho, en el Partido Nacional. Es una cultura política muy diferente a la del muy autoritario Partido Laborista”.

uo7enwxdCiertamente, al menos tres diputados liberales, entre ellos el abiertamente gay Tim Wilson, habían declarado que, si se presentara un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, romperían la disciplina de partido y votarían a favor. Incluso se mostraban dispuestos a apoyar una iniciativa de la oposición que suspendiera el bloqueo gubernamental a iniciativas parlamentarias al respecto. Tim Wilson ha declarado que espera que su formación “pueda zanjar este asunto, para poder centrarnos en las cosas por las que creo que la gente votó por mí y por mi partido: la reforma tributaria, el arreglo del presupuesto, la seguridad nacional o asegurarnos de parar el terrorismo”. Wilson afirma que la oposicón a la igualdad LGTB por parte de su propio partido es algo que le “atormenta”, y se ha comprometido a reunirse en las próximas semanas con sus correligionarios para compartir sus inquietudes.

Las declaraciones del primer ministro han sido tomadas por algunos diputados liberales como una aprobación tácita del voto en conciencia. Desde las asociaciones que luchan a favor del matrimonio igualitario se ha visto como una claudicación, dada la nula posibilidad de que se apruebe la celebración de un referéndum.

Se espera que, tras la reanudación de la actividad parlamentaria en este mes de agosto, se presente ante el Comité Legislativo el proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo del senador Dean Smith, que ya cuenta con el apoyo del líder del Partido Laborista, Bill Shorten. Si las declaraciones del primer ministro responden a un cambio de criterio, pudiera ser que el proyecto finalmente siguiera la tramitación parlamentaria. Cabe recordar que la coalición gubernamental cuenta con una exigua mayoría de 76 diputados, de los 150 que componen la Cámara de Representantes, por lo que la ruptura de la disciplina de voto por parte de alguno de ellos podría inclinar fácilmente la balanza a favor de la igualdad matrimonial. En todo caso, se esperan intensas reuniones dentro del propio grupo parlamentario liberal en los próximos días.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Australia: un diputado liberal revela la redacción de un proyecto de matrimonio igualitario y se topa con el rechazo frontal de sus compañeros de filas

Sábado, 29 de julio de 2017

8698a5ab2953806a8592a590c8202072Mientras la comunidad LGTB europea celebra la apertura del matrimonio en Alemania y Malta, al otro lado del globo se impone el inmovilismo. El Gobierno conservador de Malcolm Turnbull sigue postergando la medida en Australia. El partido Liberal del primer ministro se enroca en su propuesta de celebrar una consulta, que se realizaría por correo y de forma voluntaria y que ya fue tumbada por la oposición en el Senado. A la firme negativa de laboristas y verdes a que los derechos de una minoría se decidan en plebiscito se unen voces de la formación en el Gobierno, como la del diputado Dean Smith, que hace unos días avanzó sus planes para presentar un proyecto de ley con el apoyo de miembros de la oposición.

Continúa la situación de inmovilismo en el inacabable debate sobre la igualdad matrimonial en Australia. Tras la negativa de la oposición  a apoyar la convocatoria de un referéndum como quiere el primer ministro, siguió la rebelión de un grupo de sus propios diputados, harto de dilaciones, que no logró sin embargo ningún avance. La última propuesta de los conservadores del partido Liberal fue convertir el plebiscito en una consulta por correo, de carácter voluntario (el voto en Australia es obligatorio). Confían de esta manera en sortear el veto del Senado, donde carecen de mayoría. Esta forma de participación, aseguran, no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha.

La oposición y los activistas LGTB rechazan de plano este plan, que por otra parte deja abiertos interrogantes como qué sectores se movilizarían en la votación postal o si el resultado sería vinculante también en el caso de que ganara el “no”. También el poder económico se ha puesto del lado de la igualdad. En marzo, veinte directivos de grandes empresas australianas pidieron en una carta la aprobación parlamentaria del matrimonio igualitario y unas semanas después, la compañía de alquiler vacacional de viviendas entre particulares Airbnb ponía en marcha una campaña de apoyo a la medida.

Nada de ello ha doblegado por ahora al Gobierno. El primer ministro Turnbull se reafirmó en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, en la forma que sea. Un compromiso con el sector más reaccionario de su partido que pretende mantener a pesar de las crecientes voces dentro de su propia formación que le piden que dé un paso adelante. Entre ellas, la del senador Dean Smith, que hace un par de semanas revelaba su intención de llegar a un acuerdo con la oposición para forzar un debate parlamentario con libertad de voto.

La propuesta de Smith contiene excepciones para organizaciones religiosas opuestas al matrimonio igualitario y su articulado solo requeriría una pequeña modificación en la ley, según el senador. Turnbull se apresuró a rechazarla, afirmando que su posición sobre el asunto no había cambiado y aferrándose por tanto al referéndum. Por el contrario el líder de la oposición, el laborista Bill Shorten, le mostró su apoyo, convencido de que sería la vía “más rápida, menos cara y menos dañina” para la aprobación de la medida. Smith ha calificado la propuesta de una consulta postal voluntaria, que ha vuelto a la primera línea de la mano del ministro de Inmigración Peter Dutton, como corrosiva.

En una situación de bloqueo como la actual, en la que la oposición rechaza el referéndum por innecesario y divisivo, los críticos como Smith reclaman que el partido Liberal deje de ser una barrera para la igualdad matrimonial. Pero los sectores más conservadores de la formación de Turnbull no piensan ceder fácilmente. Entre ellos es especialmente activo el ex primer ministro Tony Abbott. En febrero instaba a su sucesor a mantener su promesa de campaña y no cambiar la ley sin antes celebrar un referéndum y esta misma semana lo animaba a ceñirse a su “compromiso de honor con los votantes hasta el final de la legislatura si es necesario. Otros diputados de este sector inmovilista se sumaron a su petición de “no traicionar a los votantes” e intentar convencer a los laboristas de que la consulta es la mejor solución.

La oposición, sin embargo, insiste en reclamar una votación libre de disciplinas de partido en el Parlamento para aprobar por fin la medida, toda vez que existe una mayoría clara de diputados y senadores favorables a la misma. El laborista Shorten, también opina que “no hay razones para retrasar” la decisión que debe tomar Turnbull. El primer ministro llegó a amenazar en octubre del año pasado con dejar el asunto en vía muerta en lo que queda de legislatura.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Australia: diputados conservadores plantean un referéndum por correo sobre el matrimonio igualitario

Viernes, 24 de marzo de 2017

auEl Gobierno liberal-conservador del primer ministro Malcolm Turnbull no ceja en su empeño de postergar la apertura del matrimonio para todas las parejas de Australia. Después de que la oposición tumbara en el Senado el proyecto de ley para permitir un referéndum sobre la cuestión, por considerarlo innecesario y divisivo, los de Turnbull plantean ahora que la consulta se realice por correo y de forma voluntaria. Pretenden así sortear la firme negativa de laboristas y verdes a que los derechos de una minoría se decidan en plebiscito.

Nueva vuelta de tuerca en el inacabable debate sobre la igualdad matrimonial en Australia. A la negativa de la oposición  a apoyar la convocatoria de un referéndum como quiere el primer ministro, siguió la rebelión de un grupo de sus propios diputados, harto de dilaciones, que no logró sin embargo ningún avance. La última propuesta de los liberal-conservadores es convertir el plebiscito en una consulta por correo, de carácter voluntario (el voto en Australia es obligatorio). Confían de esta manera en sortear el veto del Senado, donde carecen de mayoría. Esta forma de participación, aseguran, no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha.

La oposición y los activistas LGTB rechazan de plano este plan, que por otra parte deja abiertos interrogantes como qué sectores se movilizarían en la votación postal o si el resultado sería vinculante también en el caso de que ganara el “no”. Para Alex Greenwich, de Australian Marriage Equality, se trata de una “estratagema desesperada” del partido de Turnbull para imponer su criterio, después de que la cámara alta tumbara el referéndum. Incluso el poder económico se ha puesto del lado de la igualdad. La semana pasada, veinte directivos de grandes empresas australianas pidieron en una carta la aprobación parlamentaria del matrimonio igualitario.

Nada de ello ha doblegado por ahora al Gobierno. El ministro de Inmigración, Peter Dutton, reaccionó airadamente instando a los empresarios a dejarse de “tonterías políticamente correctas”. Menos beligerante pero igual de firme, el primer ministro Turnbull se reafirmó en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, en la forma que sea. Un compromiso con el sector más reaccionario de su partido que pretende mantener a pesar de las crecientes voces dentro de su propia formación que le piden que dé un paso adelante.

En una situación de bloqueo como la actual, en la que la oposición rechaza el referéndum por innecesario y divisivo, estos críticos reclaman que el Partido Liberal deje de ser una barrera para la igualdad matrimonial. Pero los sectores más conservadores de la formación de Turnbull no piensan ceder fácilmente. El mes pasado, el ex primer ministro Tony Abbott instaba a su sucesor a mantener su promesa de campaña y no cambiar la ley sin antes celebrar un referéndum. Otros diputados de este sector inmovilista se sumaron a su petición de “no traicionar a los votantes” e intentar convencer a los laboristas de que la consulta es la mejor solución.

La oposición, sin embargo, insiste en reclamar una votación libre de disciplinas de partido en el Parlamento para aprobar por fin la medida, toda vez que existe una mayoría clara de diputados y senadores favorables a la misma. “Qué ‘traición’ tan justa y sensata sería, primer ministro”, tuiteaba hace unas semanas el senador Derryn Hinch. El líder laborista, Bill Shorten, también opina que “no hay razones para retrasar” la decisión que debe tomar Turnbull. El primer ministro llegó a amenazar en octubre del año pasado con dejar el asunto en vía muerta en lo que queda de legislatura.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Australia: diputados conservadores exigen la aprobación del matrimonio igualitario por la vía parlamentaria

Lunes, 13 de febrero de 2017

turnbullTras unas semanas de relativa calma, se reactiva el debate sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en Australia. El primer ministro Malcolm Turnbull, partidario de celebrar un referéndum, se enfrenta a la rebelión de un grupo de diputados de su propio partido, que exigen una votación parlamentaria libre de disciplinas de partido. Mientras, los activistas han encontrado una forma original de hacer campaña por la igualdad.

Continúa la incertidumbre en el interminable debate sobre el matrimonio igualitario en Australia. Tras la negativa de la oposición laborista a apoyar la convocatoria de un referéndum como quiere el primer ministro, ahora es un grupo de sus propios diputados el que se rebela contra los planes de Turnbull. Su objetivo es que una vez que pase la fecha prevista inicialmente para la consulta (el 11 de febrero) sin que esta se haya celebrado, los liberal-conservadores revisen su postura y permitan un voto libre en el Parlamento sobre el asunto.

En una situación de bloqueo como la actual, en la que la oposición rechaza el referéndum por innecesario y divisivo, los críticos reclaman que el Partido Liberal deje de ser una barrera para la igualdad matrimonial. Pero los sectores más conservadores de la formación no piensan ceder fácilmente. El ex primer ministro Tony Abbott ha instado a su sucesor a mantener su promesa de campaña y no cambiar la ley sin antes celebrar un referéndum. Otros diputados de este sector inmovilista se han sumado a su petición de “no traicionar a los votantes” e intentar convencer a los laboristas de que la consulta es la mejor solución.

La oposición, sin embargo, insiste en reclamar una votación libre de disciplinas de partido en el Parlamento para aprobar por fin la medida, toda vez que existe una mayoría clara de diputados y senadores favorables a la misma. “Qué ‘traición’ tan justa y sensata sería, primer ministro”, tuiteaba el senador Derryn Hinch. El líder laborista, Bill Shorten, opina que “no hay razones para retrasar” la decisión que debe tomar Turnbull. El primer ministro llegó a amenazar con dejar el asunto en vía muerta en lo que queda de legislatura.

Los activistas inician una campaña de envío de faxes

Mientras continúa el agotador debate político, los miembros de Equality Campaign han lanzado una campaña de envío de faxes a los diputados para pedirles que apoyen una votación parlamentaria libre sobre el matrimonio igualitario. Los activistas han elegido este formato para incrementar la implicación de los destinatarios con las historias que les van a hacer llegar y porque se da el caso de que cada diputado cuenta con un equipo de fax, cuyos números son públicos. Desde Equality Campaign piensan que esta táctica será más efectiva para concienciar a los legisladores más recalcitrantes e intentar hacerlos cambiar de opinión, que la de enviar grandes cantidades de correos electrónicos. Y es que no sería la primera vez que un político cambia de posición sobre esta cuestión al conocer una historia personal. Veremos si es suficiente.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Rechazado el referéndum sobre el matrimonio igualitario en Australia

Viernes, 11 de noviembre de 2016

34732_matrimonio-igualitario-australia-socialist-alliance¿Pero es que se pueden someter los derechos fundamentales a referendum?

Colectivos LGTB demandan que las distintas fuerzas políticas trabajen para aprobar el matrimonio igualitario sin someterlo a ningún tipo de plebiscito.

La propuesta de plebiscito que estaba programado para celebrarse en febrero del próximo año fue rechazada por 33 votos en contra frente a 29 a favor.

El proyecto de ley que proponía una votación nacional sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo fue rechazado el lunes en la cámara alta del Parlamento, Senado, de Australia, lo que podría retrasar uniones legales durante años

La Cámara Alta del Parlamento australiano en una votación ajustada, el órgano político ha decidido rechazar una iniciativa para llevar a referéndum la lagalización del matrimonio igualitario, lo que podría suponer un retraso de varios años en una de las demandas más importantes para el activismo LGTB aussi.

La coalición liberal-nacional había presentado este proyecto para que lxs australianxs decidiesen sobre la legalización del matrimonio igualitario, pero la Cámara Alta ha terminado tumbando la propuesta en una ajustada votación. Para aprobar el proyecto de ley se requería el apoyo de algunos legisladores de la oposición, porque la coalición liberal-nacional de Turnbull solo tiene mayoría en la cámara baja del Parlamento y no en la cámara alta (Senado).

La decisión supone un varapalo para el propio Malcolm Turnbull, primer ministro del país. La coalición liderada por Turnbull consiguió pasar por el filtro del Parlamento donde tiene la mayoría, pero la propuesta fue finalmente rechazada en el Senado por 33 votos en contra frente a los 29 políticos que votaron a favor.

El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, anunció el rechazo de su grupo a la pretensión del primer ministro de celebrar un referéndum en febrero del año próximo. El Gobierno liberal-conservador amenaza con un encallamiento del asunto en lo que queda de legislatura. La oposición laborista, que ya había mostrado su descontento con la celebración de una consulta “cara y divisiva”, confirmó su voto negativo a la propuesta de plebiscito cuando esta llegase al Senado. Los Verdes, que cuentan con 9 senadores, ya habían anunciado que votarían en contra y, como los de Shorten, son partidarios de la tramitación directa por el Parlamento. El líder laborista advirtió de los efectos dañinos, en particular para los jóvenes LGTB, la campaña de un referéndum sobre sus derechos. Si se celebrara la consulta, el Gobierno tendría que subvencionar con la misma cantidad de dinero a los partidarios del “sí” y del “no”. El otro temor de los partidos de la oposición, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación provocaran una victoria del “no” en la votación.

El opositor Partido Laborista ha argumentado que someter esta cuestión a referéndum generaría un espinoso debate social y, en cambio, ha abogado por que la decisión recaiga íntegramente en el Parlamento. Una solución que daría a los laboristas el derecho exclusivo de decidir sobre el matrimonio igualitario puesto que tienen mayoría en el Senado. “El plebiscito es innecesario, caro y divisivo”, argumenta Shorten. “Hay una vía mejor y más rápida para hacer realidad la igualdad matrimonial. El Parlamento debería hacer su trabajo y pactar una ley de igualdad matrimonial, sobre la que todos los partidos tuvieran libertad de voto”. Las estimaciones de los costes que conllevaría la celebración de la consulta varían entre los 160 millones de dólares australianos (unos 108 millones de euros) que contempla el presupuesto en vigor hasta los 250 millones (168 millones de euros) que estiman otras fuentes. Pero el verdadero temor de los laboristas, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación se tradujeran en un voto negativo en el referéndum. Pero la lucha sigue con el incansable trabajo de las asociaciones LGTB que ya han anunciado que seguirán luchando por alcanzar este derecho y un mayoritario apoyo por parte de la población australiana.

El fiscal general de Australia, George Brandis había advertido que una derrota podría retrasar el matrimonio entre personas del mismo sexo en el país en los próximos años. “Ahora que la legislación sobre el plebiscito está muerta, llamamos de nuevo a los partidarios de la igualdad de matrimonio en todos los partidos políticos a trabajar juntos para encontrar una vía”, dijo Alex Greenwich, copresidente del grupo de derechos por el matrimonio igualitario de Australia.

Solo ha habido tres plebiscitos en la historia de Australia, dos relacionados con el servicio militar obligatorio durante la Primera Guerra Mundial, y uno para elegir una canción nacional en 1977.

Una sociedad favorable con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria a Tony Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro (mediante una maniobra similar a la que luego destronó a Abbott, y que a su vez antes había utilizado Gillard para sustituir a Rudd). Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y, tras las elecciones, Abbott (un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto y ser sustituido por Malcolm Turnbull.

Fuente Redacción Chueca/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Australia: la oposición laborista rechaza la propuesta de referéndum sobre matrimonio igualitario

Sábado, 15 de octubre de 2016

9427869_thumbBill Shorten

Continúa la situación de bloqueo en el interminable debate sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en Australia. El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, anunció este martes el rechazo de su grupo a la pretensión del primer ministro de celebrar un referéndum en febrero del año próximo. El Gobierno liberal-conservador amenaza con un encallamiento del asunto en lo que queda de legislatura.

Como avanzábamos el mes pasado, la contienda política sobre el matrimonio igualitario en Australia está llevando el asunto hacia una situación de impasse, a pesar de existir una mayoría tanto social como parlamentaria favorable a la medida. El primer ministro Malcolm Turnbull presentaba ante la Cámara de Representantes un proyecto de ley para autorizar la convocatoria de un referéndum en febrero de 2017. La pregunta propuesta era: “¿Debería cambiarse la ley para permitir a las parejas del mismo sexo casarse?”.

La oposición laborista, que ya había mostrado su descontento con la celebración de una consulta “cara y divisiva”, confirmó este lunes su voto negativo a la propuesta de plebiscito cuando esta llegue al Senado. Los Verdes, que cuentan con 9 senadores, ya habían anunciado que votarían en contra y, como los de Shorten, son partidarios de la tramitación directa por el Parlamento. El líder laborista advirtió de los efectos dañinos, en particular para los jóvenes LGTB, la campaña de un referéndum sobre sus derechos. Si se celebrara la consulta, el Gobierno tendría que subvencionar con la misma cantidad de dinero a los partidarios del “sí” y del “no”. El otro temor de los partidos de la oposición, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación provocaran una victoria del “no” en la votación.

El primer ministro no ha adelantado si proseguirá la tramitación de la propuesta de referéndum en la cámara alta, dada su probable derrota. Turnbull ha advertido, eso sí, de la posibilidad de que todo el proceso legislativo hacia la igualdad matrimonial entre en vía muerta durante el resto de la legislatura si no se permite la consulta. Y es que el acuerdo entre laboristas, verdes y otros grupos en el Senado, donde la coalición de Gobierno carece de mayoría, haría fracasar sus planes de someter la medida a votación popular.

Ahora, el principal partido de la oposición (que hasta hace pocos años mantenía una posición ambivalente sobre una posible aprobación del matrimonio igualitario) continuará presionando al primer ministro para que permita un voto libre de los proyectos de ley sobre la materia que ya se han presentado en la Cámara de Representantes. Un empeño que se antoja complicado, toda vez que el referéndum fue la solución de compromiso a la que llegaron los partidarios (entre los que se encuentra el propio Turnbull) y los detractores de la igualdad LGTB en el seno de la coalición liberal-conservadora. La consulta, sin embargo, cuenta con el rechazo mayoritario de la sociedad australiana, a tenor de una encuesta reciente. Seguiremos con atención los acontecimientos.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Australia: la obstinación del primer ministro por el referéndum pone en peligro la aprobación del matrimonio igualitario

Sábado, 3 de septiembre de 2016

turnbullMalcolm Turnbull

El debate político sobre el matrimonio igualitario en Australia está llevando el asunto hacia una situación de impasse. Mientras el primer ministro Malcolm Turnbull se aferra a la convocatoria de un referéndum, la oposición pierde la paciencia y presenta sus propios proyectos de ley para aprobar la medida por la vía parlamentaria sin la dilación y los costes que conlleva la consulta.

Interminable juego de ping-pong en la política australiana sobre la igualdad matrimonial. Las elecciones del pasado julio revalidaron la victoria de la coalición liberal-conservadora del primer ministro Turnbull, si bien con menor margen del esperado: el Senado, de hecho, quedó en manos de la oposición. En cuanto logró formar Gobierno, Turnbull rompió su promesa de celebrar el referéndum sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo antes de fin de año, relegándolo para comienzos del año que viene. Y ello a pesar de la alusión del vicepresidente estadounidense Joe Biden, durante una visita al país austral, a pasar de las palabras a los hechos en materia de derechos LGTB.

La falta de avances sobre una medida que cuenta con un amplio respaldo de la sociedad australiana (a tenor de todas las encuestas) y con una mayoría de parlamentarios a favor está llevando a la impaciencia a los activistas y a la oposición. Los Verdes, que cuentan con 9 senadores, anunciaron la semana pasada que votarían en contra del proyecto de ley del grupo liberal para autorizar el referéndum sobre el matrimonio igualitario. En su lugar se mostraron partidarios de la tramitación directa por el Parlamento. Cuando los laboristas, el principal grupo de la oposición, también mostraron su rechazo a la consulta, los de Turnbull amenazaron con hacer encallar el asunto durante el resto de la legislatura. Y es que el acuerdo entre laboristas, verdes y otros grupos en la cámara alta haría fracasar los planes del primer ministro de someter el asunto a votación popular.

La situación en los últimos días es de incertidumbre. El líder laborista Bill Shorten calificó el plebiscito el domingo pasado como la segunda mejor opción, sin descartar por tanto dar su apoyo finalmente al Gobierno en su empeño. Al mismo tiempo, acusaba a Turnbull de debilidad por no ser capaz de imponer la libertad de voto en su grupo parlamentario debido a la división entre favorables y contrarios a la medida y a su precaria mayoría de solo un diputado en la Cámara de Representantes. A pesar de que el primer ministro está a favor del matrimonio igualitario, la celebración del referéndum es la solución de compromiso a la que se aferra para mantener el apoyo de sus correligionarios. El portavoz del Gobierno, por su parte, tampoco descartó eliminar la disciplina de voto de su grupo parlamentario, al tiempo que calificaba a los laboristas de ser “los malos” por oponerse a la consulta.

9427869_thumbBill Shorten

El plebiscito es innecesario, caro y divisivo”, argumenta Shorten. “Hay una vía mejor y más rápida para hacer realidad la igualdad matrimonial. El Parlamento debería hacer su trabajo y pactar una ley de igualdad matrimonial, sobre la que todos los partidos tuvieran libertad de voto”. Las estimaciones de los costes que conllevaría la celebración de la consulta varían entre los 160 millones de dólares australianos (unos 108 millones de euros) que contempla el presupuesto en vigor hasta los 250 millones (168 millones de euros) que estiman otras fuentes. Pero el verdadero temor de los laboristas, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación se tradujeran en un voto negativo en el referéndum.

Así las cosas, los grupos de la oposición han movido ficha esta semana presentando varios proyectos de ley sobre matrimonio igualitario, que el laborista Shorten espera consolidar en uno solo común. La situación, por tanto, sigue siendo incierta: mientras que el portavoz verde Adam Bandt cree que antes de fin de año se podrían celebrar las primeras bodas entre personas del mismo sexo, los liberales del primer ministro Turnbull persisten en sus planes de llevar a cabo la consulta popular en febrero del próximo año. Los activistas de Australian Marriage Equality, a la vista del panorama, han mantenido contactos con representantes de todos los partidos parlamentarios para pedirles que trabajen juntos para encontrar cuanto antes una solución al bloqueo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Biden, vicepresidente de Estados Unidos, espolea al Gobierno australiano por el matrimonio igualitario: “Hablar es fácil”

Miércoles, 27 de julio de 2016

Joe_Biden_smileDurante una visita oficial al país, el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden ha animado al Gobierno de Australia a pasar de las palabras a los hechos en lo que se refiere a la igualdad LGTB. El viaje de Biden se produce pocas semanas después de que la coalición liberal-conservadora liderada por Malcolm Turnbull ganara las elecciones por la mínima con su promesa de celebrar un referéndum sobre el matrimonio igualitario.

El panorama político se aclara en Australia tras un periodo de incertidumbre por los ajustados resultados de las elecciones federales del pasado 2 de julio. El sistema electoral preferencial, vigente en el país, complica el escrutinio, por lo que hasta el 11 de julio no se conoció el ganador de las elecciones. Finalmente, la Coalición Liberal-Nacional del actual primer ministro logró una ajustada mayoría absoluta con 76 de los 150 escaños de la Cámara de Representantes australiana (14 menos que en la anterior legislatura).

La visita oficial del vicepresidente estadounidense Biden llegó, por tanto, con la situación política ya encarrilada. El mandatario norteamericano pronunció en Sídney un inesperado discurso a favor de la igualdad LGTB. Biden alabó la reciente aprobación de sendas normativas en los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria para anular las condenas por homosexualidad de la época en la que estaba penada.

El vicepresidente de Estados Unidos mostró su “orgullo” por las conquistas alcanzadas en su país durante la presidencia de Barack Obama y, en referencia a los lazos con Australia, añadió: “Además de compartir los mismos valores, entendemos que hablar es fácil”. Una alusión que se puede leer como un acicate al Gobierno australiano para que no demore más la adopción de medidas como el matrimonio igualitario con la promesa de un referéndum. En ese sentido se puede entender también la referencia a “defender nuestros valores, hacer realidad los cambios que queremos ver en el mundo”.

turnbullY es que la reelección de Turnbull significa que los planes para celebrar dicha consulta siguen adelante. Los laboristas habían pedido una votación parlamentaria, alertando contra lo costoso y divisivo que resultaría un referéndum, cuando además los representantes partidarios del matrimonio igualitario ya eran mayoría en ambas cámaras del Parlamento de la anterior legislatura. El líder laborista Bill Shorten prometió, unos días antes de las elecciones, que la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo sería la primera medida de un Gobierno presidido por él.

Pero el primer ministro ha tenido que lidiar con la parte de su partido más reacia a la igualdad LGTB y el compromiso alcanzado fue el referéndum. El pasado mayo se hizo pública una partida presupuestaria de 160 millones de dólares australianos (unos 104 millones de euros) para cubrir los costes del mismo. Turnbull afirmaba, a pocos días de las elecciones, que convocaría la consulta antes de fin de año y que hará campaña por el “sí”. Tras conocerse su reelección, matizaba sus palabras y se comprometía a que la votación se celebre lo antes posible.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , , ,

El primer ministro australiano anuncia que el referéndum sobre el matrimonio igualitario se celebrará antes del fin de año

Sábado, 25 de junio de 2016

turnbullSe confirma lo que ya adelantó el fiscal general de Australia, pero el Gobierno no acababa de aclarar: el referéndum sobre la introducción del matrimonio igualitario se celebrará antes de fin de año si el gobernante Partido Liberal del primer ministro Malcolm Turnbull gana las elecciones del próximo 2 de julio. La oposición laborista sigue oponiéndose a la consulta y reclama su aprobación por la vía parlamentaria.

Sin grandes novedades en Australia. La discusión sobre el matrimonio igualitario sigue siendo incierta, porque a pesar de que los representantes partidarios del matrimonio igualitario ya son mayoría en ambas cámaras del Parlamento, el primer ministro Turnbull sigue apostando por la consulta no vinculante como paso previo para iniciar el trámite. El Senado, por su parte, ya hizo el año pasado una petición formal para no demorar más el tema. El pasado mayo se hizo pública una partida presupuestaria de 160 millones de dólares australianos (unos 104 millones de euros) para cubrir los costes del referéndum.

El pasado mes de marzo, el fiscal general, George Brandis, afirmaba que el plebiscito se celebraría en este año, “al poco tiempo de iniciarse la andadura del nuevo Parlamento”. Si el resultado fuera afirmativo, como apuntan las encuestas, Brandis no tiene duda de que el legislativo aprobaría rápidamente el matrimonio igualitario. Solo un día después, la portavoz de Gobierno matizaba las palabras del fiscal general y aseguraba que el primer ministro mantiene sus planes de plantear el referéndum tan pronto como sea posible tras las elecciones, pero en cualquier caso ya en 2017.

A pocos días de las próximas elecciones, Turnbull confirma el anuncio del fiscal general: si es reelegido primer ministro, convocará la consulta antes de fin de año. Durante su participación en un programa de televisión, una espectadora le inquirió sobre la necesidad de celebrar el referéndum, recordando el coste de la medida y el hecho de que el papel de los representantes elegidos al Parlamento es el de aprobar leyes.

El primer ministro se escudó en la diversidad de opiniones en el seno de su Gobierno y en el conservador Partido Liberal, al que pertenece, para seguir adelante con el plebiscito. “Soy el primer ministro pero no soy el dictador”, afirmó, para justificar la medida como un equilibrio entre los partidarios (como el propio Turnbull) y los detractores del matrimonio igualitario. El gobernante añadió que el referéndum tendría lugar a la mayor brevedad tras las elecciones y que hará campaña por el sí.

Por parte de la oposición laborista, se mantiene la postura contraria a la consulta. La portavoz Penny Wong aseguró que si su partido asume el Gobierno tras las elecciones, presentará un proyecto de ley para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo, son un referéndum previo. El líder de los laboristas Bill Shorten advirtió del carácter divisivo de un plebiscito de este tipo, que podría fomentar la homofobia, e instó al primer ministro a permitir una votación libre en el Parlamento. Veremos lo que ocurre en un escenario en el que se prevé un resultado ajustado para los distintos partidos y coaliciones, con bajadas de los mayoritarios y fuertes subidas de los emergentes.

Una sociedad favorable con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria a Tony Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro (mediante una maniobra similar a la que luego destronó a Abbott, y que a su vez antes había utilizado Gillard para sustituir a Rudd). Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y, tras las elecciones, Abbott (un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto y ser sustituido por Malcolm Turnbull.

Funte Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , ,

El fiscal general de Australia anuncia un referéndum sobre el matrimonio igualitario antes de fin de año

Sábado, 12 de marzo de 2016

Australia-arcoiris-grande-2-300x267Nuevo rifirrafe en la carrera de obstáculos hacia el matrimonio igualitario en Australia. El fiscal general George Brandis aseguró el sábado pasado que el referéndum anunciado sobre la medida se celebraría a finales de este año, justo después de las elecciones generales del próximo otoño. El primer ministro Malcolm Turnbull, aunque se posiciona a favor, ha rechazado comprometer una fecha concreta. La oposición, mientras tanto, sigue pidiendo la aprobación de la igualdad matrimonial mediante la vía parlamentaria.

La discusión sobre el matrimonio igualitario en Australia ha pasado de la pugna entre partidarios y detractores al debate sobre su aprobación por plebiscito o por votación parlamentaria. Un importante paso adelante en el que ha sido decisiva la sustitución, en septiembre del año pasado, del homófobo Tony Abbott por el actual primer ministro Turnbull, favorable a la igualdad. La situación, con todo, sigue siendo incierta: a pesar de que los representantes partidarios del matrimonio igualitario ya son mayoría en ambas cámaras del Parlamento, el jefe del Gobierno sigue apostando por el referéndum no vinculante como paso previo para iniciar el trámite. El Senado, de hecho, ya hizo el año pasado una petición formal para no demorar más el tema.

Buena muestra del clima de incertidumbre es el cruce de declaraciones de este fin de semana. El sábado, el fiscal general (que en Australia suele ser un miembro del Gobierno) afirmaba que el plebiscito se celebraría en este año, “al poco tiempo de iniciarse la andadura del nuevo parlamento”. Si el resultado fuera afirmativo, como apuntan las encuestas, Brandis no tiene duda de que el legislativo aprobaría rápidamente el matrimonio igualitario. El fiscal general mostró su apoyo al mismo: “Tratar a las personas LGTB con igualdad es, creo, uno de los valores fundamentales de la sociedad australiana moderna”.

Solo un día después, la portavoz de Gobierno matizaba las palabras de Brandis y declaraba que el primer ministro mantiene sus planes de plantear el referéndum tan pronto como sea posible tras las elecciones, pero en cualquier caso ya en 2017. El líder de la oposición laborista Bill Shorten ha criticado la división en el seno del Gobierno sobre la cuestión, mientras que el responsable de Los Verdes Richard Di Natale volvió a pedir la tramitación del matrimonio igualitario por la vía parlamentaria antes de los comicios. Turnbull, que ha sido el primer jefe del Gobierno en asistir al Mardi Gras de Sídney (uno de los principales eventos anuales de la comunidad LGTB en Australia), no parece tener intención de cambiar su posición.

Una sociedad favorable con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria a Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro (mediante una maniobra similar a la que ahora ha destronado a Abbott, y que a su vez antes había utilizado Gillard para sustituir a Rudd). Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y tras las elecciones Abbott (un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto.

Sin embargo, la parálisis en la tramitación del matrimonio igualitario en Australia continúa, y la oposición pierde la paciencia. El nuevo primer ministro Malcolm Turnbull, que había despertado esperanzas por su posición favorable, no ha cambiado sin embargo los planes de su predecesor de posponer la decisión hasta la celebración de un referéndum sobre la igualdad matrimonial en 2017. Y ello a pesar de las voces que alertan de lo costosa y divisiva que sería una consulta de esta naturaleza, que califican de innecesaria. Por ello, el Senado australiano le pidió a finales del pasado 2015 que no se demore más y tramite ya un proyecto de ley en el Parlamento con libertad de voto para todos los diputados. Esperemos que el cada vez más claro y evidente apoyo de todos los sectores de la sociedad australiana a la tramitación inmediata de una ley de matrimonio igualitario dé sus frutos, y la igualdad de derechos de la población LGTB no sufra más dilaciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Dimite un senador laborista porque no apoya el matrimonio igualitario

Sábado, 5 de marzo de 2016

1397311174877El senador australiano laborista Joe Bullock ha anunciado que se retira de la política ante su imposibilidad de votar la propuesta del matrimonio igualitario de su propio grupo.

 A dos años de haber jurado su cargo, el senador de 61 años de edad, Joe Bullock, miembro del Partido Laborista Australiano (ALP), ha anunciado este martes que está «moralmente obligado» a abandonar el Parlamento por su negativa a aceptar el voto impuesto por su formación de apoyar el «matrimonio homosexual», que entraría en vigor a partir de 2019. «Esta cuestión me ha estado persiguiendo durante seis meses», respondía cuando le cuestionaban el apoyo de su partido al matrimonio igualitario.

«¿Cómo puedo mantener mi buena conciencia si recomiendo a la gente votar por mi partido que está determinado a denegar a sus parlamentarios un voto de consciencia sobre la cuestión del matrimonio homosexual? La respuesta es que no puedo», manifiesta Bullock, que prefiere abandonar antes de traicionar a su partido.

El líder de la oposición, Bill Shorten, ha emitido inmediatamente un comunicado manifestando que si bien a menudo no está de acuerdo con el laborista, le desea lo mejor, definiéndolo como «un hombre de fe y convicciones profundamente arraigadas, Joe ha sostenido siempre sus puntos de vista (…). No estoy de acuerdo con muchos de esos puntos de vista —incluyendo el matrimonio igualitario— pero respeto su derecho a mantener sus opiniones (…). Respeto la decisión que ha tomado, dando un paso atrás esta noche, sabiendo que llega después de un largo período de consideración». Sin embargo, un parlamentario laborista, cuya identidad prefiere mantener en secreto, ha manifestado a la prensa australiana que no echará de menos al senador conservador diciendo: «¡Que se vaya la gran rata gorda!».

El senador Bullock es el cuarto parlamentario australiano que anuncia su retirada de cara a las próximas elecciones de este mismo año. Gary Gray, Melissa Parke y Alannah MacTiernan manifestaban recientemente su intención de retirarse de la política. Uno de ellos, Gray, escuchaba atentamente el discurso del senador Bullock en el Senado. El propio ingreso de Bullock en el Senado ya trajo controversia y fuertes divisiones en su partido, tras haber desplazado a Louise Pratt, primer candidato laborista en Australia occidental.

Pratt es un destacado activista que había promovido diferentes propuestas relacionadas con el colectivo LGTB, llegando a decir de su colega que era una persona «profundamente homófoba». Por su lado, Bullock había cuestionado públicamente la sexualidad de Pratt convencido de que su pareja, quién habría cambiado de sexo y que ahora calicaba de lesbiana en tono despectivo, era la portavoz que había estado intrigando para impedir su nombramiento en el Senado. Posteriormente pidió disculpas por algunos comentarios que habían llegado a ser ofensivos. Su renuncia se produce el mismo día en que Facebook, uniendo fuerzas con su partido, ha ofrecido a sus usuarios la oportunidad de mostrar su apoyo al matrimonio igualitario en su foto de perfil.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Un conservador desafía al gobierno de Australia al proponer el matrimonio homosexual

Sábado, 22 de agosto de 2015

823652-1e79c8e2-3ed5-11e3-8139-2fc28a7acf56“Seremos una nación dividida si continuamos permitiendo la discriminación en los matrimonios basada en la sexualidad de las personas”, añadió.

Pese a la disciplina de voto impuesta la pasada semana por el primer ministro ultraderechista Tony Abbott, considerado el dirigente más conservador que ha gobernado Australia en las últimas décadas , finalmente ha sido uno de sus diputados, Warren Entsch -más conocido como el Cocodrilo Dundee del Parlamento australiano- quien, a título personal y con amplio apoyo de la oposición , ha optado por romper la directriz presentando un controvertido proyecto de ley que mina un poco más la popularidad del jefe de Gobierno: un texto que promueve el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Entsch ha presentado este lunes ante la Cámara Baja, a título personal, un borrador de ley que permite los matrimonios entre parejas “sea cual sea su sexo, orientación sexual, identidad de género o condición intersexual”, y que de ser aprobado acabaría con la actual Ley de Matrimonio australiana, que sólo contempla uniones entre hombre y mujer.

Durante su discurso, Entsch aseguró que su proyecto de ley está diseñado para promover una Australia más inclusiva. ” Ser gay no es una opción vital “, dijo en el Parlamento. “Seremos una nación dividida si continuamos permitiendo la discriminación en los matrimonios basada en la sexualidad de las personas”, añadió.

Aunque él mismo reconoce las escasas posibilidades de éxito de su propuesta a causa de la disciplina de voto impuesta por Abbott sobre los diputados de la Coalición Nacional Liberal, en el poder, no se puede descartar que algunos legisladores se salten la prohibición para votar en conciencia. Desde la oposición, liderada por el Partido Laborista, la postura oficial es favorable al proyecto de ley pero sus diputados gozarán de libertad de voto, como ocurre con otras facciones minoritarias como Los Verdes.

La opinión pública va en la dirección marcada por el antiguo criador de cocodrilos y actual diputado conservador Entsch. Una encuesta elaborada por la agencia Ipsos y publicada por medios australianos revela que el 69% de la población apoya las uniones homosexuales, lo cual implica un incremento de 12 puntos respecto al apoyo social existente en 2011. Entre los votantes de la Coalición encuestados, el 53% es favorable a modificar la legislación actual. El 25% de los encuestados se opone a las uniones entre personas del mismo sexo.

Las cifras revelan cómo tras el debate se esconde otro muy diferente: el apoyo a Tony Abbott, un ex seminarista que hasta ahora se expresaba en t érminos categóricos contra el matrimonio gay. Como se leía en el editorial de The Australian, “el voto sobre el matrimonio no va sobre los gays australianos, sino sobre nuestros nerviosos diputados luchando con sus conciencias anquilosadas”.

La misma encuesta de Ipsos arrojaba datos negativos para el Gobierno de Abbott: el 54% de los encuestados mostraban su apoyo al Partido Laborista, frente al 46% que se declara partidario de la coalición derechista en el poder . El 41% de los encuestados manifestaba preferir al veterano ministro Malcolm Turnbull, partidario de las uniones entre personas del mismo sexo, sobre Tony Abbott. Turnbull fue reemplazado por Abbott como líder del Partido Liberal en 2009.

Promete un referéndum post-electoral El líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, se ha comprometido a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo si se alza con la victoria electoral en los comicios previstos para el próximo año; Abbott, por su parte, ha asegurado que facilitará un referéndum después de los próximos comicios para permitir que la sociedad se exprese sobre las uniones gays. Por su parte, Turnbull estimó que dicha consulta debería celebrarse antes de los comicios, previstos para septiembre de 2016. “Sería mejor si el matrimonio entre personas del mismo sexo no fuera un asunto polémico en las próximas elecciones”, escribió en su cuenta de Twitter. “Hay diferencias de opinión y de conciencia sinceras en toda la comunidad y a ambos lados del espectro político, y es mejor tratar con asuntos como éste al margen del jaleo de una campaña electoral “.

Fuente Agencias

General, Historia LGTBI , , , , , , ,

Nuevas perspectivas para las parejas del mismo sexo en Australia e Italia tras el contundente resultado del referéndum irlandés

Sábado, 30 de mayo de 2015

Trébol-arcoírisLa reciente aprobación del matrimonio igualitario en Irlanda mediante consulta popular está influyendo muy positivamente en un cambio de actitud respecto a las legislaciones favorables a los derechos de las parejas del mismo sexo, que ahora muchos ven como inevitables. Desde Italia hasta Australia llegan noticias sobre procesos que se inician y otros que adquieren nuevo impulso. En otros países, sin embargo, los prejuicios siguen vigentes y triunfantes, como en el caso de Polonia, cuyo Parlamento ha rechazado por cuarta vez una ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo.

El hecho de que la mayoría de los irlandeses haya votado, con contundencia, a favor de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo está sirviendo de acicate para que en otros países se levanten voces reclamando la igualdad para las parejas LGTB. A la repercusión que obtuvo en Alemania, de la que informamos detalladamente, se suman ahora Australia e Italia, países con los que Irlanda guarda, de una u otra manera, cierta relación.

Perspectivas favorables en Australia

Los ecos del proceso irlandés han llegado hasta la lejana Australia, país con una importante población con ancestros irlandeses. El líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, ha anunciado que presentará el próximo lunes ante el Parlamento australiano un proyecto de ley sobre el matrimonio igualitario, esperando, según sus palabras, que el impulso del referéndum irlandés sirva de ayuda para que el proceso prospere. Shorten asegura que dará libertad de voto a los representantes laboristas, algo que el líder del gobernante Partido Liberal, el conservador primer ministro Tony Abbott, ha negado pertinazmente a los suyos.

Pero en los últimos días esa oposición frontal a la libertad de voto parece haber cambiado. El pasado miércoles Tony Abbott establecía las condiciones para permitir el voto en conciencia a sus representantes: “Si nuestro Parlamento tuviera que tomar una decisión en un asunto como este, quiero que la iniciativa pertenezca al Parlamento, no a ningún partido en particular”. Y esa es precisamente la labor que está desarrollando un grupo de trabajo que aúna a representantes liberales, laboristas y verdes, que tratan de elaborar un proyecto de ley conjunto para presentarlo a consideración del Parlamento.

Según un recuento de los representantes de los diversos partidos que han expresado públicamente su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, se estaría tan solo a un voto para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Parlamento australiano), y ya se contaría con una mayoría en el Senado (la cámara alta). La incógnita reside en quienes aún no se han pronunciado, pero las perspectivas parecen favorables.

Eso es al menos lo que opina la propia hermana del primer ministro Tony Abbott, la abiertamente lesbiana Christine Forster,  que espera que antes de finalizar el año el matrimonio igualitario sea legal en Australia. Forster también recordaba el proceso irlandés: “La decisión de Irlanda, ver lo que ha ocurrido en la conservadora Irlanda … ver ese sorprendente resultado… le dirá a cualquiera que se oponga a esta reforma que es inevitable que se produzca en una democracia occidental desarrollada como la de Australia”.

El primer ministro italiano y las uniones civiles

Quien también se ha hecho eco del proceso irlandés es el primer ministro italiano, Matteo Renzi. El resultado en Irlanda sitúa a Italia, otra nación de tradición católica, como el único país de la Europa occidental que no reconoce los derechos de las parejas LGTB, ni mediante el matrimonio igualitario ni con la fórmula de la unión civil. Según el diario La Repubblica, Renzi declaraba tras conocer el resultado del referéndum irlandés que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. También expresaba su satisfacción Roberto Speranza, líder de su propia formación, el Partido Democrático, para quien “ahora es el turno de Italia”. Para Nichi Vendola, el abiertamente gay presidente de la región de Apulia, “Irlanda nos está dando una lección de civismo”.

El proceso de las uniones civiles en Italia se encuentra en trámite parlamentario. La misma Corte Constitucional dictaminaba en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no fuera el matrimonio (si bien tampoco haya nada que lo impida). Sin embargo, el Parlamento italiano sigue sin resolver definitivamente al respecto, pese a disponer de una mayoría teóricamente suficiente salida de las elecciones de 2013. El propio Matteo Renzi supeditaba el pasado verano la aprobación de la ley de uniones civiles al éxito de su paquete de reformas políticas.

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, aunque en principio le quedaría una larga rodadura. Pero Cirinnà se ha mostrado muy esperanzada tras el referéndum irlandés, y ha declarado que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”. Esperemos que las declaraciones del primer ministro Renzi no hayan sido simplemente de cara a la galería, y que se cumplan las optimistas previsiones de Cirinnà.

Polonia no sigue la estela irlandesa

Donde continúa el inmovilismo en cuanto al reconocimiento de los derechos de las parejas LGTB es en Polonia, otro país de tradición católica. Su Parlamento ha rechazado un cuarto proyecto de ley de uniones civiles, que incluiría a las parejas del mismo sexo y les otorgaría derechos semejantes a los matrimonios. Un total de 215 diputados votaron en contra del proyecto, 146 lo hicieron a favor, 24 se abstuvieron y 75 se ausentaron.

Ya en enero de 2013 el Parlamento polaco rechazó tras un acalorado debate tres proyectos de unión civil abierta a las parejas del mismo sexo, uno de ellos promovido desde la gobernante PO (Plataforma Cívica) con el apoyo del primer ministro, Donald Tusk. Una derrota que provocó una auténtica fractura en el seno la PO entre su sector más liberal y su sector más conservador, liderado por el entonces ministro de Justicia Jarosław Gowin, vinculado al Opus Dei y con conocidos antecedentes homófobos.

Según Agata Chaber, dirigente del grupo Campaña Contra la Homofobia, “estamos siendo engañados por los políticos, en su mayoría conservadores, que dicen que Polonia no está lista para las uniones civiles, y mucho menos para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Eso es mentira, Polonia está preparada”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.