Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Anthony Fisher’

Personal de la Universidad Católica Australiana pide que se borre todo rastro de Pell de los campus

Martes, 12 de marzo de 2019

pell-investigadoPiden sanciones a su rector por insistir que el purpurado pederasta no tuvo un juicio justo

Críticas al arzobispo de Sídney por decir que el cardenal está ofreciendo su tiempo en prisión “por los inocentes que sufren” 

Obispo de Parramatta: “No somos la Iglesia de Pell, sino la de Jesucristo”

Australia televisará la sentencia por pederastia al cardenal Pell

Investigan a un cura de Ourense por un caso de acoso a un menor a través de redes sociales

Víctimas celebran la condena a Barbarin por encubrir abusos: “Nadie está por encima de la ley”

La Fiscalía chilena pide imputar al cura acusado de violación en la catedral de Santiago

La Conferencia Episcopal, al fin, recibirá a las víctimas de abusos sexuales

Rebelión en la Iglesia australiana a cuenta de la condena por pederastia al cardenal George Pell. Profesores y personal de la Universidad Católica Australiana (ACU, por sus siglas en inglés) han dado un paso al frente ante la negativa de gran parte de la jerarquía a aceptar el veredicto y han pedido que el nombre del purpurado abusador se borre de un centro universitario y que su retrato se retire de otro aula.

Tal y como informa el periódico local The Courier, trabajadores de la ACU han solicitado al presidente de la Universidad, John Fahey, que se renombre el Centro Pell en Ballarat, el pueblo natal del prelado condenado por abusos, y que se descuelgue un cuadro suyo de un campus de la ACU en Sídney.

Los solicitantes también piden que se sancione al rector de la ACU, Greg Craven, por insistir en un email interno y también en un artículo de opinión publicado en periódicos nacionales que el cardenal condenado no tuvo un juicio justo, lo que, en opinión de los peticionarios, muestra una “falta de reconocimiento” y una “indiferencia” hacia los supervivientes de abusos.

“Las convicciones personales del profesor Craven no son representativas del personal a los que nos preocupa la protección de menores, el apoyo a los supervivientes del abuso sexual y el respeto al sistema judicial de nuestro país y sus resultados”, se lee en el mensaje, que también reclama del rector más “integridad y responsabilidad social” y que contribuya a “reconstruir la confianza pública en la Iglesia”.

Críticas al arzobispo de Sídney por decir que Pell está ofreciendo su tiempo en prisión “por los inocentes que sufren”

Este conflicto que ha estallado en la ACU es solo una muestra de las profundas grietas que se han abierto desde que Pell fue hallado culpable de abusos a dos menores en el que un comentarista calificó como el peor día de la historia de los 231 años del catolicismo australiano”.

Otro foco, aparte de Craven, de la ira hacia la jerarquía ha sido el sucesor de Pell como arzobispo de Sídney, Anthony Fisher, quien fue blanco de críticas tras insistir en su homilía el pasado domingo en la catedral que “no hay que ser demasiado rápidos para juzgar” a Pell y que el cardenal estaba ofreciendo su estancia en prisión “por los inocentes que sufren”.

Obispo de Parramatta: “No somos la Iglesia de Pell”

Aún así, en medio de la falta de sentido pastoral de gran parte de la jerarquía y ‘establishment’ católicos australianos, ha habido reacciones bastante más sensatas, como la del obispo de Parramatta, Vincent Long, quien en una carta pastoral tras la condena a Pell se desmarcó del cardenal y de la tendencia ultraconservadora que Pell ha impuesto sobre la Iglesia australiana durante más de dos décadas.

“Incluso entre católicos, hay un sentimiento de vergüenza y enojo por la traición que los crímenes de abuso sexual por clérigos representan, y la hipocresía que revelan”, reconoció Long en su misiva, afirmando que “quizás” la “marca católica” australiana ha sufrido un “golpe duro” a cuenta de los escándalos. “Pero no somos un mercado ni un culto popular”, recordó el prelado, afirmando que la Iglesia “somos primero y siempre una comunidad de discípulos siguiendo a un único maestro, Jesucristo”.

“No somos la Iglesia de un único líder en particular, sea el Papa Francisco o el cardenal Pell o cualquier otro obispo”, recordó el obispo de Parramatta.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El arzobispo de Sídney equipara en gravedad la aprobación del matrimonio igualitario con el abuso sexual a menores por parte del clero católico

Jueves, 28 de diciembre de 2017

fisherLa última imbecilidad de un obispo… con la que tienen ellos con los abusos sexuales en Australia, hasta con el Cardenal Pell imputado… Mejor calladitos.

El arzobispo de Sídney, Anthony Fisher, ha afirmado en su mensaje de Navidad que los creyentes católicos deben considerar el 2017 como un “annus horribilis” (año horrible), por la aprobación de matrimonio igualitario, la revelación de los abusos sexuales a menores en las escuelas católicas y la aprobación de una ley sobre el derecho a una muerte digna en el estado de Victoria. Ha equiparado, sin ambages, el respeto de los derechos civiles de los ciudadanos LGTB con el abuso pertinaz y continuado sobre niños por parte de miembros de la Iglesia católica.

Anthony Fisher, arzobispo católico de Sídney, ha aprovechado el tradicional mensaje de Navidad a sus feligreses para hacer un repaso de lo acontecido en el 2017, un año que estima lleno de desafíos para su confesión religiosa. Según sus palabras: “Para las personas de fe, se podría decir que ha sido un ‘annus horribilis’, ya que nuestra concepción cristiana del amor ha sido desafiada en los debates sobre el matrimonio y la eutanasia; la libertad religiosa de Australia se ha puesto en duda”.

El arzobispo se refería a la reciente aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, tras un amplio debate social que culminó en un referéndum no vinculante, que se saldó con una amplia mayoría favorable. También a la aprobación hace unos días de una ley sobre el derecho a una muerte digna en el estado de Victoria.

Solo después de criticar las nuevas leyes, el arzobispo también ha señalado como uno de los desafíos para la iglesia católica en el año 2017 la difusión del informe de la Comisión Real sobre el Abuso Infantil, que detallaba casi 4.500 casos de abuso sexual a menores por parte de más de 1.800 miembros del clero e instituciones católicos. Un informe que se cree tan solo la punta del iceberg de los casos ocurridos en los últimos 30 años. Fisher se ha referido a ellos como “los vergonzosos crímenes y encubrimientos en nuestra Iglesia descubiertos por la Comisión Real”.

En efecto, para el arzobispo de la ciudad más populosa de Australia, el derecho de una parte de sus conciudadanos a acceder en igualdad a las instituciones civiles es un problema del mismo rango que el abuso sexual de niños por parte del clero católico, persistente y encubierto durante décadas. Es el mensaje que ha querido ofrecer a sus feligreses como celebración de la Navidad.

El portavoz de Equality Campaign, Clint McGilvray, estima que la equiparación que hace el arzobispo entre el matrimonio igualitario y el abuso sexual a menores perpetrado por el clero católico, al ponerlos en el mismo contexto, es algo “completamente equivocado“. Según McGilvray, “lo primero celebra lo mejor de los valores australianos, lo mejor de quiénes somos y lo que somos. En cuanto a lo otro, pienso que lo que ha sucedido es algo terrible y que la Iglesia tiene que asumirlo. Como católico, sé que la mayoría de los católicos australianos votaron a favor [del matrimonio entre personas del mismo sexo], porque es lo que está en línea con los valores de nuestra fe”.

Hay que señalar que, en su día, el arzobispo Fisher negó que la mayoría de los australianos hubieran apoyado el matrimonio entre personas del mismo sexo, a pesar del resultado favorable de la consulta popular, pues sumaba a los opuestos al matrimonio igualitario a quienes decidieron abstenerse.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

“Parad a los maricones”: repulsiva campaña neonazi contra el matrimonio igualitario en Australia

Sábado, 26 de agosto de 2017

abuso-infantilAmpliamos la noticia que adelantábamos el pasado 24:

La idea del gobierno australiano de realizar un voto por correo para hacer un referéndum encubierto sobre el matrimonio igualitario está haciendo que la homofobia se desate en forma de panfletos ofensivos, mentiras, campañas neo-nazis y católicos totalmente desatados.

Desde la oposición piden disculpas a la comunidad LGBT por la cantidad de odio que tienen que soportar y buscan la forma de tumbar al primer ministro en los tribunales.

Los activistas se lo temían: una consulta sobre los derechos de una minoría es una puerta abierta a la difusión de mensajes de odio contra la misma. Es lo que ha ocurrido en Australia unas semanas antes de que previsiblemente comience la consulta por correo sobre la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo.  En Melbourne han aparecido pósteres, patrocinados por una web neonazi, acusando a los progenitores homoparentales de abusar de sus hijos bajo el encabezado de “Parad a los maricones”. En Sídney se han distribuido panfletos tachando la homosexualidad de “maldición mortal”. La oposición insta al primer ministro Malcolm Turnbull a condenar enérgicamente este tipo de expresiones de odio homófobo. En Sídney también se han movilizado grupos virulentamente homófobos. En este caso, ha sido mediante el reparto de panfletos en inglés y chino en los que tachan a la homosexualidad de “maldición mortal” y tiran de transfobia para advertir sobre “falsas mujeres transexuales” que supuestamente acosarían a las mujeres en los baños públicos. Homofobia y transfobia de trazo grueso que se beneficia de la impunidad que se deriva del hecho de que la consulta no esté sometida a las reglas de un referéndum normal.

Después de darle vueltas a un referéndum y de  verlo rechazado, el primer ministro australiano (de derechas) Malcolm Turnbull se ha inventado la idea de hacer un voto por correo. Así Turnbull hace varias cosas importantes. La primera es acallar a sus socios en el gobierno, los conservadores, con los que se comprometió a que el matrimonio igualitario no llegar al parlamento. La segunda es ignorar las muchas encuestas que dicen que los australianos están mayoritariamente a favor de la legalización. La tercera es saltarse a los miembros de su partido que piden libertad de voto en el parlamento para votar a favor. Y la cuarta, y más importante, es saltarse directamente el parlamento y hacer con el país lo que le da la real gana. Y todo para no aprobar el matrimonio igualitario. Malcolm Turnbull es un señor que aún no ha entendido que los derechos de una minoría no los puede votar una mayoría

Entre septiembre y noviembre tendrá lugar previsiblemente en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. Se trata de la respuesta de Turnbull al segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum que pretendía organizar el Gobierno. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso, presentado ante el Tribunal Supremo, que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso. Si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre.

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los segundos, se ha mostrado especialmente activa en las últimas semanas la iglesia católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Melbourne, Denis Hart, ha llegado a avisar a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión.

Las organizaciones LGBT y la oposición están estudiando si esa forma de hacer lo que le da la gana es Constitucional mientras que los de Turnbull están mitad cabreado mitad felices porque esta idea del referéndum por correo no sirve absolutamente para nada. Mientras todo el país empieza a estar cansado ya del tema (y ése es el objetivo de los conservadores) Turnbull se ha sacado de la manga este invento que no será vinculante en caso de ser favorable y que, como ya ha denunciado el líder de la oposición, Bill Shorten, al estar organizado por la Oficina Australiana de Estadística y no por el parlamento no estará sujeto a la normativa electoral (que impide, entre otras cosas, las campañas engañosas) y será terreno abonado para los mensajes de odio más repugnantes: “Le hago responsable (a Turnbull) de cada pequeño pedazo de maldad hiriente que desate este debate. No porque el primer Ministro las haya dicho, no porque esté de acuerdo con ellas. Claramente no lo está. Pero porque el Primer Ministro ha dado validez a este debate.” Y, efectivamente, lo que todos temían está ocurriendo ya.

Tony_Abbott_-_2010El primero en salir a la palestra para dar rienda suelta a su LGBTfobia ha sido el antiguo primer ministro, Tony Abbott, que ya había enseñado la patita antes de toda esta pantomima y que ahora ha asegurado que los que apoyan el matrimonio igualitario son “abusones morales“. A Abbott nadie le hace demasiado caso porque fue retirado de su puesto por su propio partido, pero él ha ido a la prensa a criticar a la senadora Penny Wong por expresar su temor de que los niños sean víctimas del discurso de odio (como pasa en España con HazteOír, por cierto):

Si las encuestas son correctas, la mayoría aprueba el cambio así que el referéndum debería ser la forma de reasegurar que no dañará el tejido social. Sin embargo los activistas insisten en que la población no es de fiar a la hora de tener un debate y tomar una decisión. La semana pasada una senadora laborista veterana atacó al Primer Ministro por supuestamente exponer a los niños al ‘odio’ por sus circunstancias familiares.

No es homofobia decir que lo ideal es que un niño tenga un padre y una madre. Pero temo que recibiremos mucho abuso moral, sin duda por parte de los que piden el cambio. Me apena que digan que las relaciones gais son menos válidas sin la etiqueta del matrimonio. La gente soltera no es menos humana que la casada. Las parejas con niños no son mejores que las que no los tienen. Las uniones entre personas del mismo sexo no son menos que las opuestas. Simplemente son diferentes.

Abbott, por cierto, tiene una hermana lesbiana que lleva semanas yendo a todos los medios de comunicación que puede a expresar el asco que le producen las palabras de su hermano y lo que ha sufrido teniendo que aguantar a semejante personaje.

panfleto-chino-matrimonio-igualitario-australia

Entre la comunidad asiática de Hurstville, en Sydney, ha empezado a circular un panfleto escrito en inglés y en chino que que pide votar no al matrimonio igualitario para evitar que los “derechos trans” hagan que aumenten las violaciones a mujeres. Según el texto, que denunció una activista a favor del matrimonio igualitario en Twitter:

Si se aprueba la legislación del matrimonio homosexual, será una amenaza para la seguridad de las mujeres, creando un gran miedo y daño en ellas. Porque entonces dejará de haber baños públicos separados, o vestuarios o duchas para hombres y mujeres. Las mujeres transexuales “falsas” estarán protegidas bajo la ley para entrar legalmente en los baños públicos femeninos, incluidos los de los colegios. Esto podría animar a los violadores a vestirse como “mujeres transexuales” y colarse en “terrreno prohibido” para los hombres.

No contentos con semejante argumento, el panfleto encima se inventa que “el número de víctimas de violación en baños y vestuarios públicos de mujeres en los países que han aprobado el matrimonio igualitario es un hecho aplastante para todos.

abuso-infantilOtro de los carteles que ya están empezando a circular por las ciudades australianas y están demostrando lo que dijo la oposición de que esto del voto por correo iba a ser una vergüenza para el país e iba a abrir la puerta al odio. Más desagradable aún ha sido la campaña promovida por una web de carácter neonazi y que desplegó el fin de semana pasado pósteres en el centro de Melbourne con el titular “Parad a los maricones”. Con la imagen de dos hombres blandiendo de forma amenazante sus cinturones con los colores del arco iris ante un indefenso menor, el repugnante cartel se hace eco de un supuesto estudio para atacar a las familias homoparentales. A las que acusa, entre otras cosas, de abusar masivamente de sus hijos. Según sus “datos” un 92% de los hijos criados por padres gais sufren abusos; un 51% sufren depresión y un 72% son obesos. El “estudio” al que hace referencia, sobra decirlo, está ampliamente desacreditado por carecer del menor rigor científico. Lo que no ha impedido que el senador Zed Seselja también lo haya citado como argumento contra la igualdad matrimonial.

Según parece este poster podría haber surgido de una web Nazi y de ahí saltó a la impresión y apareció en la zona de Heffernan Lane en Melbourne. “Los laboristas nos opusimos a esta encuesta por correo porque temíamos exactamente que emergiera este tipo de escoria hiriente. Este tipo de basura no es ‘debate’, es abuso.” ha dicho el jefe de la oposición, Bill Shorten, ante esta imagen y ha aprovechado para pedir disculpas a la comunidad LGBTI por tener que aguantar estas cosas: “Asegurémonos de que el resultado sea un espectacular SÍ.

Los neo Nazis son uno de los grupos que más se están oponiendo a la legalización del matrimonio igualitario. Lo que en el fondo no es tan malo, porque así se ve exactamente de qué pie cojea cada uno de los que están en contra; si yo fuera político preferiría no estar en el mismo banda que esta gentuza. El Grupo Nacionalista y Tradicionalista Australiano (neonazis, por mucho que se inventen nombres absurdos) están llenando la ciudad de Brisbane con carteles en los que defienden “la protección de la identidad blanca y los valores de raíces tradicionalmente occidentales basados en el cristianismo y las tradiciones paganas“. Y ahí están  pósters, que dicen que “el amor de un padre y una madre es irremplazable“, y  otros que, además de homófobos, son machistas porque señalan que el hombre es “el deber” y la mujer “el amor”:

Y ¿qué dicen los católicos de todo esto? 

arzobispo-australia-anthony-fisher-papa-franciscoLos católicos han decidido que quieren ser los que abanderen la discriminación y desde que se anunció la encuesta por correo el Arzobispo de Sydney, Anthony Fisher, se ha puesto manos a la obra para movilizar a sus parroquianos para que gane el NO.

Además los diferentes obispos en el país están haciendo circular un documento llamado “No te metas con el matrimonio“ (¿te suena de algo?) en el que recuerdan a todo el mundo que el matrimonio es la unión sagrada entre un hombre y una mujer y que los 5 millones de católicos que hay en Australia tienen que estar en contra de la legalización. Por si alguno se despista y de repente decide ser un ser humano decente.

Si el argumento de los chinos te parecía absurdo el del Arzobispo Fisher lo es aún mas porque, según él, legalizar el matrimonio igualitario llevaría a la persecición religiosa:

Mucha gente cree que redefinir el matrimonio no les afectará. Respetuosamente les diría que necesitan verlo de otra forma: afectará a cada australiano. En otras partes del mundo en las que se ha legalizado el matrimonio homosexual aquellos que creen en el matrimonio tradicional son acosados o forzados a asumir esta nueva visión del matrimonio. Sería extremadamente inocente creer que eso no ocurrirá aquí.

Pero Fisher no se paró ahí. El arzobispo aseguró que si se aprueba el matrimonio, lo siguiente será forzar a los niños en los colegios a “recibir propaganda gubernamental a favor del matrimonio homosexual y la fluidez de género.

Por si acaso resulta que tienen algún empleado díscolo, desde la Iglesia australiana ya han avisado a sus 180.000 empleados (en centros sociales y colegios, por ejemplo) que si se aprueba el matrimonio y deciden casarse con su pareja del mismo sexo serán despedidos de inmediato. Según el Arzobispo de Melbourne, Denis Hart, si se aprueba la ley las escuelas y parroquias católicas han de “poner énfasis al enseñar la visión católica del matrimonio“. Y justifica esos posibles despidos asegurando que “al aceptar un puesto en una escuela católica, los empleados reconocen su responsabilidad de comportarse de forma que no socave el ethos fundamental de la escuela.

australia3-600x521Y mientras la Iglesia Católica dice eso, sus amigos en organizaciones similares al Foro de la Familia van un poquito más allá. El Australian Marriage Forum ya ha empezado a repartir materiales en los que avisan de que el matrimonio igualitario llevará a que las parejas homosexuales “roben niños” a las heterosexuales.

Y desde la Coalition For Marriage ya hablan directamente de un apocalipsis. Las consecuencias, según este grupo ultra conservador de legalizar el matrimonio, afectarán a la libertad religiosa, a la libertad de expresión, a la identidad de género y a la seguridad en las escuelas: “Hay una cantidad de pruebas cada vez mayor de que eliminar el género del matrimonio y eliminar el género de la sociedad están intrínsecamente unidos. En países en los que se ha redefinido el matrimonio la aceptación de la fluidez de género está siendo apoyada por la ley y por el gobierno. Y eso comienza con la enseñanza del concepto de género fluido en las escuelas.

No te rías de ellos, pero según la Coalition eso ha llevado a que haya un aumento de un 4000% de niños pequeños que se identifican como transgénero.

En definitiva, está claro que la situación en Australia es tremendamente preocupante. Pero también está claro que todo este odio en las calles y en los medios de comunicación están demostrando de forma clarísima algo en lo que siempre insistimos: los derechos de la minoría nunca han de ser votados por la mayoría.

No sólo porque al hacerlo abres la veda a debates que muchas veces dejan de ser debates y se convierten en exposición del odio (en el caso de Australia es aún peor por la triquiñuela de Turnbull para saltarse el Parlamento y permitir un voto en el que, literalmente, no hay ley); sino porque dentro de la mayoría a la que estos derechos no afectan los que quieren perpetuar la discriminación siempre se movilizan más que aquellos a los que el tema les da igual. Lo que lleva, obviamente, a que esa mayoría se imponga a la minoría.

El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha pedido al primer ministro una condena enérgica de este tipo de expresiones de odio. Turnbull, sin embargo, se ha limitado a pedir a la sociedad australiana que las “ignore” y se ha mostrado confiado en la capacidad de mantener un debate sereno sobre el matrimonio igualitario. Algo que los sectores más reaccionarios y extremistas, como era de esperar al abrir una consulta popular sobre este asunto, se han encargado de reventar.

Fuente Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

La Iglesia católica de Australia amenaza con despedir a sus empleados que defiendan el matrimonio igualitario

Miércoles, 23 de agosto de 2017

archbishop-hart1-e1397108086925Si el Tribunal Supremo no lo impide, entre septiembre y noviembre tendrá lugar en Australia una consulta postal no vinculante y de carácter “estadístico” sobre el matrimonio igualitario. A la espera de su convocatoria definitiva, los partidarios del “sí” y del “no” ya han empezado a movilizarse. Entre los segundos, destacan las posiciones extremadamente beligerantes de la Iglesia católica, que mientras advierte del acoso y coacciones que supuestamente sufrirán los contrarios a la igualdad LGTB si se aprueba la medida, amenaza con el despido a los empleados de los colegios, hospitales y otras instituciones que regenta si desafían su doctrina con respecto al matrimonio con personas de su mismo sexo.

Tras el segundo fracaso parlamentario de la propuesta de referéndum sobre el matrimonio igualitario promovida por el primer ministro australiano Malcolm Turnbull, la alternativa de la consulta postal está en marcha. Aunque su celebración depende todavía de la resolución del recurso presentado ante el Tribunal Supremo que pretende paralizar lo que considera un trámite innecesario y divisivo para la sociedad. El alto tribunal decidirá en la primera semana de septiembre sobre la legalidad del proceso que, si recibe el visto bueno, tendrá lugar entre el 12 de ese mes y el 7 de noviembre. La consulta tendrá el carácter de un estudio social y se desarrollará bajo la supervisión de la Oficina Australiana de Estadística con un coste previsto de 122 millones de dólares australianos (unos 82 millones de euros).

Mientras tanto, y a pesar de que Turnbull anunció que no habrá campañas oficiales, los partidarios del “sí” y del “no” a la igualdad matrimonial se preparan. Entre los primeros, la principal preocupación es el registro de votantes en el censo, que se cierra el próximo 24 de agosto. Especialmente de los más jóvenes, entre los que se prevé un apoyo ampliamente mayoritario a la igualdad LGTB pero presentan la proporción más baja de inscritos. El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, ha anunciado que hará campaña por el “sí” a pesar de oponerse a la consulta.

Por su parte, los contrarios al matrimonio igualitario también calientan motores. Especialmente activa se ha mostrado en las últimas semanas la jerarquía católica, que advierte de fatales consecuencias para la libertad religiosa y de conciencia si finalmente las parejas del mismo sexo adquieren su derecho a casarse. El arzobispo de Sídney prevé escenas de “acoso y coacciones” contra los que se opongan a la igualdad. Anthony Fisher ha pedido medidas de protección para las instituciones religiosas que les permitan seguir defendiendo abiertamente su visión discriminatoria de las personas LGTB.

El ex primer ministro Tony Abbott, católico y convencido oponente de la igualdad matrimonial, se ha sumado a esta campaña contra una supuesta imposición de unos valores denostados bajo la etiqueta de lo “políticamente correcto”. La táctica consiste en vincular el matrimonio igualitario, sobre el que existe una amplia mayoría favorable según las encuestas, con otros temas más divisivos como la educación o la libertad de expresión. Para ello, Fisher arremetió contra los programas educativos de prevención del acoso escolar basado en la LGTBfobia, a los que tachó de “propaganda”.

Más allá incluso ha ido el arzobispo de Melbourne, Denis Hart, que avisó a los empleados de instituciones católicas sobre las consecuencias de “desafiar” la visión excluyente del matrimonio que promueve su confesión. Hart lanzó una amenaza a los trabajadores de escuelas y otros establecimientos regentados por la jerarquía católica: “Como todos los demás empleadores, la Iglesia católica debería poder asegurarse de que aquellos que eligen trabajar para la organización defienden sus valores”. En Australia hay unos 180.000 empleados en establecimientos católicos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Australia contempla cargos criminales para confesores que se enteren de abusos a menores y no denuncien

Sábado, 19 de agosto de 2017

imagesLa Iglesia teme que implique “hacer pinchazos” en el confesionario

La Real Comisión argumenta que prima la protección de menores sobre el secreto confesional

(Cameron Doody).- Cargos criminales para sacerdotes que escuchen en el confesionario detalles de abusos sexuales de niños y no los denuncien. Esto es lo que busca implementar la Real Comisión australiana que investiga las agresiones sexuales cometidas contra menores en las instituciones del país durante los últimos sesenta años, organismo que asimismo ha llamado a una profunda “reforma” de los procesos judiciales que se ocupan de este tipo de delitos.

Según informa la agencia local de noticias AAP, la Real Comisión australiana anti-pederastia quiere que haya un nuevo delito de omisión de denunciar agresiones sexuales a niños en instituciones, sin excepción para los curas que sepan de ellas durante la confesión.

Esto significaría que los presbíteros tendrían que romper el secreto de confesión en casos de abusos sexuales infantiles en instituciones, algo que el arzobispo católico de Sídney, Anthony Fisher, ha equiparado a “hacer pinchazos y escuchas” de las conversaciones que tienen lugar en los confesionarios.

La Comisión admite que entiende la inviolabilidad del secreto de confesión, particularmente en lo referente a la Iglesia católica, pero la importancia de proteger a los niños del abuso implica que el clero no debe rehuir de informar sobre tales abusos por el hecho de que la información haya sido recogida durante la confesión.

La investigación en todo el terreno australiano que lleva la Comisión ha escuchado declaraciones sobre perpetradores que hicieron una confesión religiosa de haber abusado sexualmente de niños pero que luego llegaron a reincidir y a buscar de nuevo la absolución, notó dicha Comisión en un amplio informe, titulado “Justicia Criminal”, que llama a la reforma del sistema judicial criminal australiana.

“Queda demostrado que la confesión es un foro en el que niños católicos han revelado los abusos sufridos y en el que sacerdotes han revelado su comportamiento abusivo con el fin de abordar su propia culpabilidad”, afirmó la Comisión.

La Comisión notó asimismo que el comité para la doctrina de la Iglesia anglicana ha recomendado que la práctica de la confidencialidad absoluta sea reconsiderada para confesiones de crímenes serios tales como los delitos de abusos a menores.

El nuevo delito de omisión de denunciar abusos en instituciones se aplicaría a personas en instituciones que supieran, sospecharan o debieran sospechado que un niño está siendo o ha sido abusado sexualmente por un adulto asociado a dicha institución.

La Real Comisión australiana sobre las Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil reveló en febrero de este año que entre 1980 y 2015 casi 4.500 personas denunciaron abusos sexuales a manos de 1.880 miembros de la Iglesia católica, o lo que es lo mismo, a manos del 7% del clero de entonces. Cifra esta última que, en algunas diócesis, alcanzó la suma escalofriante del 15% de todos los obispos, sacerdotes, diáconos y hermanos religiosos en activo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El cardenal Pell comparecerá ante los tribunales de Melbourne el próximo 26 de julio… Y la jerarquia eclesiástica australiana sale en su defensa

Domingo, 2 de julio de 2017

pell-investigadoY salió el corporativismo episcopal… ¿Tolerancia 0?

 Fuentes vaticanas asumen que el cardenal ha sido “defenestrado” por un sector de la Curia

Francisco podría aceptar su renuncia (tiene 76 años) para minimizar el daño a las reformas emprendidas

Por su parte, la irlandesa Marie Collins, ex integrante de la comisión antipederastia del Vaticano, considera que la salida de Pell del Vaticano “llega demasiado tarde”.

(Jesús Bastante).- El cardenal George Pell comparecerá ante los tribunales de Melbourne el próximo 26 de julio, para responder a las acusaciones de “múltiples abusos sexuales” de las que ha sido acusado, y que le han llevado a solicitar una excedencia en su puesto como superministro de Economía de la Santa Sede.

Un Pell que, hasta el momento, contaba con el apoyo, sin fisuras, del Papa Francisco, quien le ha concedido el tiempo que necesite para defenderse de la “difamación incesante, como ayer la calificó el propio purpurado en una comparecencia de prensa sin preguntas.

“El proceso judicial me dará la oportunidad de limpiar mi nombre y de volver a mi trabajo en Roma, subrayó Pell, quien también ha solicitado a los médicos que le tratan por una afección cardíaca permiso para volar al continente austral. Precisamente, su salud fue una de las causas por las que, en octubre pasado, el cardenal compareció, por videoconferencia, ante la Corte australiana, desde un hotel romano.

Sin embargo, en Roma no son pocos los que asumen que el cardenal ha sido “defenestrado”, y que su viaje a Australia supondrá, en la práctica, el fin de su carrera como responsable de las finanzas vaticanas. Fuentes cercanas a la Santa Sede apuntan a que Pell ha sufrido el acoso de un sector de la Curia, que se había negado sistemáticamente a apoyar la lucha contra la corrupción y el proceso de reformas en las finanzas del Estado vaticano, que implicaba que todos los dicasterios y oficinas curiales tuviesen que rendir cuentas. La salida, inesperada, del revisor general y “mano derecha” de Pell, Lino Millone, se entiende ahora como el último paso antes de la marcha del arzobispo australiano.

Así, según The Australian, aunque el Papa Francisco cree en la inocencia de Pell, habría tomado la decisión de aceptar su renuncia (el cardenal cuenta con 76 años) para minimizar, en lo posible, el daño que la noticia puede tener a la reputación de la Santa Sede y a la política de reformas emprendidas por Bergoglio. “Este es el final del camino para el cardenal Pell en el Vaticano, sin importar el veredicto de la justicia australiana. Él pasará al retiro cuando el caso termine”, comentó un oficial del Vaticano al diario australiano.

Por su parte, la irlandesa Marie Collins, ex integrante de la comisión antipederastia del Vaticano, considera que la salida de Pell del Vaticano “llega demasiado tarde”.

A su llegada a Australia, Pell se encontrará con un panorama complicado de solucionar. Y es que el cardenal es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80), en Victoria, y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), la capital estatal.

“Múltiples denuncias”. El subcomisionado de la Policía de Victoria, Shane Patton, dijo que la imputación fue presentada a los representantes legales de Pell en Melbourne y ante la corte de magistrados de la ciudad. “El cardenal Pell se enfrenta a múltiples cargos, en relación a delitos sexuales históricos, y hay múltiples denuncias relacionadas con esos cargos”, manifestó Patton en rueda de prensa. El subcomisionado insistió en que las acusaciones contra Pell aún no han sido examinadas en sede judicial, pero subrayó que “el cardenal Pell, como cualquier otro imputado, tiene derecho a un proceso justo”.

Los líderes de la iglesia católica australiana salieron en defensa del cardenal George Pell, responsable de finanzas del Vaticano.  “El George Pell que yo conozco es un hombre íntegro en sus relaciones con los demás, un hombre de fe y de grandes ideales, un hombre meticulosamente decente, dijo el arzobispo de Sídney, Anthony Fisher, en un comunicado.

Fisher aclaró que la archidiócesis no se hará cargo de los costes de la defensa del cardenal, aunque sí le ayudará a encontrar un lugar donde vivir.

El actual arzobispo de Melbourne, Denis Hart, un cargo que también ocupó Pell, pidió por su parte un “juicio justo”. “El arzobispo es consciente de las buenas obras del cardenal, reconocidas nacional e internacionalmente”, indicó un comunicado, destacando la lucha de Pell contra los abusos sexuales dentro de la iglesia en su tiempo como arzobispo de Melbourne, en 1996.

El arzobispo de Hobart, Julian Porteous, dijo estar “conmocionado y decepcionado” por las acusaciones contra Pell y aseguró que “no tenían sustancia”, en declaraciones al periódico Hobart’s Mercury.

También el ex primer ministro australiano, Tony Abbott, salió en defensa del cardenal y dijo que era “un muy buen hombre”.

George Pell fue arzobispo de Melbourne entre 1996 y 2001 y luego se convirtió en arzobispo de Sídney hasta 2014. Fue entonces cuando se fue al Vaticano, llamado por el papa Francisco para ocuparse de reformar las finanzas de la iglesia católica.

Fuente Agencias/ Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

Australia honra como héroes a las víctimas del secuestro de Sídney, la abogada Katrina Dawson y el gerente Tori Johnson, abiertamente gay

Sábado, 20 de diciembre de 2014

PX12297386Screen-s_3139224bLos terribles sucesos del Lindt Chocolate Café de Sídney han conmocionado a la sociedad australiana y al mundo. Tras más de dieciséis horas del secuestro de 17 rehenes, la policía decidió asaltar el local al escuchar cómo se producían disparos. El desenlace fue el trágico fallecimiento de dos de las personas retenidas, a los que hay que sumar al propio secuestrador. Según se ha dado a conocer, Katrina Dawson y Tori Johnson, los dos rehenes fallecidos, mantuvieron un comportamiento heroico que evitó que el derramamiento de sangre fuera mayor. Los familiares y allegados de Tori Johnson, abiertamente gay, facilitaban a la prensa este emotivo texto de despedida: “Tori Johnson, amada pareja de Thomas, hijo de Ken, hermano de Jamie y Rhada. Descansa en paz, hermoso niño. Tus heroicas acciones nos procuran consuelo”.

Tori Johnson, de 34 años, era el gerente del Lindt Chocolat Café. Katrina Dawson, de 38 años, era abogada y madre de tres niños. Ambos formaban parte del grupo de 17 rehenes retenidos en el Lindt Chocolate Café por Man Haron Monis y terminaron siendo las dos víctimas mortales del conjunto de los secuestrados.

En un servicio dedicado a orar por las víctimas, el arzobispo Anthony Fisher ofreció a los asistentes información de cómo se produjo su fallecimiento, al parecer con datos que le había facilitado la Policía. Se refirió a ambos como “héroes que dispuestos a dar sus vidas para que otros pudieran vivir”.

De Katrina Dawson, dio a conocer que falleció intentado salvar la vida de una de las amigas que le acompañaban, que estaba embarazada. Katrina protegió con su propio cuerpo a su amiga cuando comenzaron los disparos, siendo alcanzada mortalmente por uno de ellos.

A continuación, daba detalle de “los informes que se han facilitado esta mañana sobre el heroísmo de la víctima masculina de este asalto. Al parecer, viendo una oportunidad, Tori Johnson agarró el arma [del secuestrador], que trágicamente le disparó, causándole la muerte. Pero ello provocó la respuesta de la policía y la consiguiente liberación de la mayoría de los rehenes. El corazón de nuestra ciudad se rompe por la muerte de dos personas inocentes”.

Don Baxter, consejero para los programas internacionales de la Federación Australiana de Organizaciones sobre el Sida, corroboraba esta versión: “la policía de Sydney ha confirmado ahora a los medios locales que el gerente del Lindt Café, Tori Johnson, murió cuando atacó al hombre armado, tratando de arrebatarle su escopeta. Esta acción es casi seguro que salvó muchas vidas”. Según Baxter, ”los gais australianos comparan lo que ha hecho Tori con lo que hizo Mark Bingham, cuando el 11de septiembre de 2001 encabezó el ataque contra los secuestradores del avión de Washington, derribándolo y evitando con ello más muertes”.

También se ha conocido que Tori Johnson mantenía una relación de más de 14 años con su pareja, Thomas Zinn, a quien ofrecen consuelo los familiares y amigos de Tori en su residencia de la localidad australiana de Redfern. Sus allegados han emitido el siguiente comunicado, que han difundido los medios de comunicación este mismo martes: “Estamos muy orgullosos de nuestro hermoso niño Tori, que ha dejado esta tierra, pero que siempre estará en nuestra memoria como la más asombrosa pareja, hijo y hermano que pudiéramos desear”.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.