Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Alex Greenwich’

La preciosa campaña de Airbnb a favor del matrimonio igualitario en Australia

Jueves, 6 de abril de 2017

airbnbEl debate sobre la aprobación del matrimonio gay en Australia sigue ahí. Con un gobierno contrario al mismo, cada campaña a favor suma. Y quien ha querido sumar en esta ocasión es Airbnb, que ha puesto en marcha una potente, y preciosa, campaña con el lema Until we all belong.

La compañía de alquiler vacacional de viviendas entre particulares Airbnb ha puesto en marcha una campaña de apoyo a la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia. A través de una serie de vídeos, diversas personas de edades y condiciones diferentes expresan la importancia de que “dos personas que se aman puedan celebrar ese amor a través del compromiso”. La iniciativa cuenta con el apoyo de grandes empresas como Qantas, ANZ, Google, eBay, Marie Claire o Foxtel, entre otros. En cambio, grupos LGTBfóbicos como Marriage Alliance (Alianza por el Matrimonio) aseguran que muchas personas “se sentirán muy presionadas” para llevar el anillo, especialmente si sus empresas respaldan la campaña, y “nadie debe sentirse así en su puesto de trabajo”.

La campaña propone que los australianos lleven un anillo negro hasta que el matrimonio entre personas del mismo sexo sea legal en el país. Pero no basta un anillo negro cualquiera, es necesario que esté “roto”, que le falte un pedacito. Ese pedazo roto simboliza el roto que hay hoy en día en la ley, un roto que debe ser cosido con la pieza que falta: el matrimonio igualitario. La campaña está teniendo tanto éxito, que por el momento no es posible conseguir estos anillos porque se han agotado.

Airbnb, con el respaldo de otras grandes empresas, ha iniciado una nueva campaña para apoyar la aprobación del matrimonio igualitario en Australia (que como venimos informando a lo largo de los últimos meses se encuentra políticamente enquistada) mediante el uso por parte de la ciudadanía de un anillo incompleto. “Esta es una oportunidad para que la gente demuestre su apoyo a la igualdad matrimonial, no solo miembros de la comunidad LGBTI, sino cualquier persona que de su apoyo a un hermano, una hermana, un padre, un amigo o a cualquier ser querido”, explica la compañía de alquiler de pisos turísticos.

Este es el vídeo de la campaña en la que se explica el significado del anillo (está en inglés y dispone de subtítulos):

 A este vídeo le acompañan otros cuatro. Todos ellos muestran diferentes perfiles de personas, en la misma línea de las declaraciones de Airbnb. Es decir, además de contar con parejas del mismo sexo, tanto femeninas como masculinas, muestran una madre defendiendo el derecho de igualdad de su hijo, una mujer apoyando la igualdad de su hermano, un padre y uno recopilatorio de 17 personas reclamando el matrimonio igualitario.

Esta campaña llega después de que el presidente ejecutivo de la aerolínea australiana Qantas (la más antigua del país), Alan Joyce, defendiera su apoyo a la igualdad matrimonial en Australia, rechazando las críticas del ministro de Inmigración, Peter Dutton, que dijo que los jefes de las empresas no deberían usar su posición para hacer reivindicaciones sociales. Joyce aseguraba hace un par de semanas que “las sociedades más abiertas atraen más talento” y recordó que “Qantas es una de las 200 compañías australianas que se ha comprometido públicamente con el apoyo a la igualdad matrimonial porque no creemos que haya personas que deban tener menos derechos que otras”.

La respuesta de los grupos LGTBfóbicos a la campaña de Airbnb

Como era de esperar, no han tardado en hacerse de notar los grupos LGTBfóbicos para expresar su rechazo a esta iniciativa igualitaria. Entre ellos, destaca Marriage Alliance (Alianza por el Matrimonio). A través de la televisión australiana (concretamente en ABC News 24), la activista homófoba de esta organización Sophie York ha aseverado que habrá personas que “se sentirán muy presionadas, sobre todo si el presidente de su compañía es uno de los que han firmado la carta al primer ministro, o si sus jefes han comprado o proporcionado los anillos, o si se encuentran con algún folleto diciendo ‘los anillos están disponibles’ o si hay otras personas que los llevan”.

En opinión de York, “estamos hablando del impacto en los trabajadores… van a sentirse incómodos, incómodos en el trabajo y van a tener que responder a ¿dónde está tu anillo? ¿Por qué no lo llevas?”. Por lo que justifica que “nadie debe sentirse así en su puesto de trabajo. Deben ser libres para tener su propia intimidad y su propia opinión sobre todo tipo de cosas”. Este es el vídeo de la entrevista:

 

El senador Eric Abetz dice que los gais se pueden “curar”

Por su parte, el senador Eric Abetz (del Partido Liberal, en el gobierno) se ha mostrado abiertamente contrario a la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo al considerar que ante el Senado australiano ya se han presentado suficientes pruebas de que  “personas que han estado en relaciones homosexuales han pasado a tener relaciones heterosexuales”.

El siguiente vídeo de Sky News recoge las opiniones de Abetz:

Abetz  se quedó más ancho que largo al decir que él estaba en contra del matrimonio igualitario porque a la población LGTB no le hace falta, porque si una persona homosexual quiere casarse puede volverse hetero y casarse. La presentadora no daba crédito a lo que acababa de escuchar y le preguntó si realmente creía eso, a lo Abetz respondió:

La realidad es, y se han presentado pruebas al Comité del Senado, de personas que han estado en relaciones gays y luego han pasado a una relación heterosexual y yo creo que eso puede pasar, según las evidencias.

La presentadora le interrumpió para recordarle que no era ésa la pregunta que le había hecho, que lo que quería saber era si él realmente creía que una persona gay podía volverse hetero, y Abetz volvió a lo suyo:

Mira, es cosa de cada individuo ser lo que quieren ser y expresarse como quieran expresarse. En una sociedad libre eso depende de cada uno.

Abetz, que de tonto no tiene un pelo, utilizó la bisexualidad como argumento:

Creo que todos conocemos a personas que han estado en relaciones heterosexuales y luego han pasado a una relación gay, y gente que ha hecho lo contrario. El hecho de que ambas cosas ocurran en nuestra sociedad es un hecho demostrado y que no podamos hablar de este tráfico en ambos sentidos es algo que me tiene fascinado y creo que es indicativo de cierto sesgo en los medios que sólo quieren que se hable de un lado de la ecuación.

Abetz insistió durante el resto de la entrevista en que la culpa era de los medios, de las empresas que intentaban “forzar” al gobierno a avanzar en el tema, seguramente en algún momento habló de la libertad de expresión y puede que incluso de lo “políticamente correcto“.

En realidad la posición de Eric Abetz, uno de los miembros más conservadores del Parlamento australiano, no es nueva. En febrero del año pasado ya recogíamos que este senador dejaba claro que no se debería legislar el matrimonio igualitario aunque los ciudadanos australianos lo votasen favorablemente en un referéndum.

Abetz también ha criticado a los líderes empresariales por “presionar al Gobierno” para que avance en la aprobación del matrimonio igualitario y considera que la mayoría de los medios de comunicación están “sesgados” por su apoyo a la comunidad LGTB. Unas declaraciones que el activista igualitario Alex Greenwich ha considerado “muy dañinas”.

Fuente AmbienteG/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Australia: diputados conservadores plantean un referéndum por correo sobre el matrimonio igualitario

Viernes, 24 de marzo de 2017

auEl Gobierno liberal-conservador del primer ministro Malcolm Turnbull no ceja en su empeño de postergar la apertura del matrimonio para todas las parejas de Australia. Después de que la oposición tumbara en el Senado el proyecto de ley para permitir un referéndum sobre la cuestión, por considerarlo innecesario y divisivo, los de Turnbull plantean ahora que la consulta se realice por correo y de forma voluntaria. Pretenden así sortear la firme negativa de laboristas y verdes a que los derechos de una minoría se decidan en plebiscito.

Nueva vuelta de tuerca en el inacabable debate sobre la igualdad matrimonial en Australia. A la negativa de la oposición  a apoyar la convocatoria de un referéndum como quiere el primer ministro, siguió la rebelión de un grupo de sus propios diputados, harto de dilaciones, que no logró sin embargo ningún avance. La última propuesta de los liberal-conservadores es convertir el plebiscito en una consulta por correo, de carácter voluntario (el voto en Australia es obligatorio). Confían de esta manera en sortear el veto del Senado, donde carecen de mayoría. Esta forma de participación, aseguran, no necesitaría la aprobación de una ley para su puesta en marcha.

La oposición y los activistas LGTB rechazan de plano este plan, que por otra parte deja abiertos interrogantes como qué sectores se movilizarían en la votación postal o si el resultado sería vinculante también en el caso de que ganara el “no”. Para Alex Greenwich, de Australian Marriage Equality, se trata de una “estratagema desesperada” del partido de Turnbull para imponer su criterio, después de que la cámara alta tumbara el referéndum. Incluso el poder económico se ha puesto del lado de la igualdad. La semana pasada, veinte directivos de grandes empresas australianas pidieron en una carta la aprobación parlamentaria del matrimonio igualitario.

Nada de ello ha doblegado por ahora al Gobierno. El ministro de Inmigración, Peter Dutton, reaccionó airadamente instando a los empresarios a dejarse de “tonterías políticamente correctas”. Menos beligerante pero igual de firme, el primer ministro Turnbull se reafirmó en su empeño de impedir una votación libre en el Parlamento sin que previamente se haya celebrado un plebiscito, en la forma que sea. Un compromiso con el sector más reaccionario de su partido que pretende mantener a pesar de las crecientes voces dentro de su propia formación que le piden que dé un paso adelante.

En una situación de bloqueo como la actual, en la que la oposición rechaza el referéndum por innecesario y divisivo, estos críticos reclaman que el Partido Liberal deje de ser una barrera para la igualdad matrimonial. Pero los sectores más conservadores de la formación de Turnbull no piensan ceder fácilmente. El mes pasado, el ex primer ministro Tony Abbott instaba a su sucesor a mantener su promesa de campaña y no cambiar la ley sin antes celebrar un referéndum. Otros diputados de este sector inmovilista se sumaron a su petición de “no traicionar a los votantes” e intentar convencer a los laboristas de que la consulta es la mejor solución.

La oposición, sin embargo, insiste en reclamar una votación libre de disciplinas de partido en el Parlamento para aprobar por fin la medida, toda vez que existe una mayoría clara de diputados y senadores favorables a la misma. “Qué ‘traición’ tan justa y sensata sería, primer ministro”, tuiteaba hace unas semanas el senador Derryn Hinch. El líder laborista, Bill Shorten, también opina que “no hay razones para retrasar” la decisión que debe tomar Turnbull. El primer ministro llegó a amenazar en octubre del año pasado con dejar el asunto en vía muerta en lo que queda de legislatura.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

El ex-primer ministro de Australia presiona para evitar que el Parlamento respalde el matrimonio igualitario pero el 62% de los votantes australianos quieren que sea decidido en el Parlamento

Martes, 14 de febrero de 2017

Tony_Abbott_-_2010El ex-primer ministro de Australia ha presionado a su sucesor para que no permita que el Parlamento se pronuncie sobre el matrimonio homosexual, al creer que si debe ser aprobado se hará mediante referéndum. Abbott ya se posicionó en el pasado en contra de una decisión del Parlamento sobre el matrimonio igualitario, expresando entonces que “no tenemos reglas estalinistas en nuestro partido”.

Australia, pese a ser un país anglosajón muy influenciado por Estados Unidos y por el Reino Unido, sigue acumulando años de atraso en la implantación de una ley de matrimonio entre personas del mismo sexo que permita equiparar al país oceánico con el avance en materia de derechos civiles de las minorías sexuales vivido en Estados Unidos y el Reino Unido, entre otras naciones que han progresado notablemente en dicho ámbito en los últimos años.

El ex-primer ministro de Australia está ejerciendo presión para impedir que el Parlamento australiano se pronuncie a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el país oceánico.

Tony Abbott, ex-primer ministro de Australia, quiere impedir que su sucesor, Malcolm Turnbull, opte por aprobar una ley en el Parlamento que extienda el derecho a contraer matrimonio a las parejas homosexuales.

Abbott, contrario al reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, quiere que la cuestión, de ser aprobada en el país, se haga mediante un referéndum en el que todos los ciudadanos decidan si se debe seguir violando el derecho de las minorías sexuales a contraer matrimonio con la persona a la que aman.

El ex-primer ministro de Australia ha expresado, respecto a los supuestos planes de su sucesor para someter el tema al Parlamento y dejar el referéndum, que ello sería una “traición” a los votantes de la formación política conservadora. “Malcolm Turnbull hizo un compromiso electoral muy claro de que la ley matrimonial solo cambiaría mediante un referéndum popular, no mediante un voto libre por parte del Parlamento”, ha expresado Abbott. “Estoy seguro de que cumplirá con ese compromiso. No se trata del matrimonio entre personas del mismo sexo, sino de mantener la confianza de la gente en los políticos”, ha manifestado Abbott para presionar a nivel mediático a su sucesor contra el matrimonio homosexual.

El primer ministro australiano ya se posicionó en contra de que el Parlamento apruebe el matrimonio entre personas del mismo sexo con anterioridad, como demuestra el siguiente vídeo, en el que indica que “no tenemos reglas estalinistas en nuestro partido”.

Pero, una organización promotora de los derechos de la diversidad sexual ha realizado un estudio entre los votantes del Partido Liberal y del Partido Nacional de Australia que ha revelado qué desea la gente sobre el matrimonio igualitario.

La asociación Australians for Equality (Australianos por la Igualdad) ha sido la responsable de comunicar la información recogida en el estudio que ha llevado a cabo mediante la empresa ReachTEL. La encuesta ha contado con la participación de casi 5.000 personas y ha revelado que un 62% de los votantes australianos quieren que el Parlamento sea quien legisle sobre el matrimonio igualitario.

El estudio encargado por Australians for Equality ha contado con la participación de 4.742 personas procedentes de las regiones de Chisholm, Corangamite, Trobe, Murray, Gilmore, Page y Durak. Los responsables del estudio han decidido centrar la encuesta en dichas localidades porque las mismas son los máximos bastiones electorales de los dos partidos que gobiernan Australia en coalición: el Partido Liberal y el Partido Nacional.

El estudio ha permitido conocer que, además de que un 62% de la ciudadanía no quiere un referéndum sino una enmienda parlamentaria a la Ley de Matrimonio, un 41% de los consultados dudaban de que volvieran a votar a favor del mismo partido que en las últimas elecciones si impedían la tramitación parlamentaria de la medida, algo que puede suponer una importante presión para los dos partidos gubernamentales, al ser las localidades en que se realizó el estudio, como se ha comentado, sus fuertes electorales.

La igualdad en el matrimonio solo requiere una reforma sencilla de la Justicia. La gente en todo el país desea que se resuelva mediante una votación parlamentaria que tenga lugar este mismo año”, ha expresado Alex Greenwich, co-presidente de la asociación Igualdad en el Matrimonio en Australia.

Fuente PinkNews,/GayNewsNetwork, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Rechazado el referéndum sobre el matrimonio igualitario en Australia

Viernes, 11 de noviembre de 2016

34732_matrimonio-igualitario-australia-socialist-alliance¿Pero es que se pueden someter los derechos fundamentales a referendum?

Colectivos LGTB demandan que las distintas fuerzas políticas trabajen para aprobar el matrimonio igualitario sin someterlo a ningún tipo de plebiscito.

La propuesta de plebiscito que estaba programado para celebrarse en febrero del próximo año fue rechazada por 33 votos en contra frente a 29 a favor.

El proyecto de ley que proponía una votación nacional sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo fue rechazado el lunes en la cámara alta del Parlamento, Senado, de Australia, lo que podría retrasar uniones legales durante años

La Cámara Alta del Parlamento australiano en una votación ajustada, el órgano político ha decidido rechazar una iniciativa para llevar a referéndum la lagalización del matrimonio igualitario, lo que podría suponer un retraso de varios años en una de las demandas más importantes para el activismo LGTB aussi.

La coalición liberal-nacional había presentado este proyecto para que lxs australianxs decidiesen sobre la legalización del matrimonio igualitario, pero la Cámara Alta ha terminado tumbando la propuesta en una ajustada votación. Para aprobar el proyecto de ley se requería el apoyo de algunos legisladores de la oposición, porque la coalición liberal-nacional de Turnbull solo tiene mayoría en la cámara baja del Parlamento y no en la cámara alta (Senado).

La decisión supone un varapalo para el propio Malcolm Turnbull, primer ministro del país. La coalición liderada por Turnbull consiguió pasar por el filtro del Parlamento donde tiene la mayoría, pero la propuesta fue finalmente rechazada en el Senado por 33 votos en contra frente a los 29 políticos que votaron a favor.

El líder de la oposición laborista, Bill Shorten, anunció el rechazo de su grupo a la pretensión del primer ministro de celebrar un referéndum en febrero del año próximo. El Gobierno liberal-conservador amenaza con un encallamiento del asunto en lo que queda de legislatura. La oposición laborista, que ya había mostrado su descontento con la celebración de una consulta “cara y divisiva”, confirmó su voto negativo a la propuesta de plebiscito cuando esta llegase al Senado. Los Verdes, que cuentan con 9 senadores, ya habían anunciado que votarían en contra y, como los de Shorten, son partidarios de la tramitación directa por el Parlamento. El líder laborista advirtió de los efectos dañinos, en particular para los jóvenes LGTB, la campaña de un referéndum sobre sus derechos. Si se celebrara la consulta, el Gobierno tendría que subvencionar con la misma cantidad de dinero a los partidarios del “sí” y del “no”. El otro temor de los partidos de la oposición, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación provocaran una victoria del “no” en la votación.

El opositor Partido Laborista ha argumentado que someter esta cuestión a referéndum generaría un espinoso debate social y, en cambio, ha abogado por que la decisión recaiga íntegramente en el Parlamento. Una solución que daría a los laboristas el derecho exclusivo de decidir sobre el matrimonio igualitario puesto que tienen mayoría en el Senado. “El plebiscito es innecesario, caro y divisivo”, argumenta Shorten. “Hay una vía mejor y más rápida para hacer realidad la igualdad matrimonial. El Parlamento debería hacer su trabajo y pactar una ley de igualdad matrimonial, sobre la que todos los partidos tuvieran libertad de voto”. Las estimaciones de los costes que conllevaría la celebración de la consulta varían entre los 160 millones de dólares australianos (unos 108 millones de euros) que contempla el presupuesto en vigor hasta los 250 millones (168 millones de euros) que estiman otras fuentes. Pero el verdadero temor de los laboristas, así como de los activistas LGTB, es que la movilización de los sectores homófobos de la sociedad australiana junto con una escasa participación se tradujeran en un voto negativo en el referéndum. Pero la lucha sigue con el incansable trabajo de las asociaciones LGTB que ya han anunciado que seguirán luchando por alcanzar este derecho y un mayoritario apoyo por parte de la población australiana.

El fiscal general de Australia, George Brandis había advertido que una derrota podría retrasar el matrimonio entre personas del mismo sexo en el país en los próximos años. “Ahora que la legislación sobre el plebiscito está muerta, llamamos de nuevo a los partidarios de la igualdad de matrimonio en todos los partidos políticos a trabajar juntos para encontrar una vía”, dijo Alex Greenwich, copresidente del grupo de derechos por el matrimonio igualitario de Australia.

Solo ha habido tres plebiscitos en la historia de Australia, dos relacionados con el servicio militar obligatorio durante la Primera Guerra Mundial, y uno para elegir una canción nacional en 1977.

Una sociedad favorable con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria a Tony Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro (mediante una maniobra similar a la que luego destronó a Abbott, y que a su vez antes había utilizado Gillard para sustituir a Rudd). Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y, tras las elecciones, Abbott (un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto y ser sustituido por Malcolm Turnbull.

Fuente Redacción Chueca/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.