Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Eric Abetz’

Macklemore cantó el Same Love en la final de la NRL

Miércoles, 4 de octubre de 2017

macklemore-same-love-final-nrl-696x522A pesar de la polémica suscitada por los homófobos australianos, Macklemore actuó en la final de la NRL, cantó Same Love y fue maravilloso.

La semana pasada te contábamos que los homófobos australianos, inmersos en mitad de su campaña en contra del matrimonio igualitario, estaban muy cabreados con la Liga Nacional de Rugby por programar un show de Macklemore en el medio tiempo de la gran final que se celebró el domingo pasado.

Básicamente, estaban enfadados porque Macklemore iba a cantar Same Love (que se convirtió en un himno no oficial a favor del matrimonio igualitario en Estados Unidos) y decían que eso era politizar el fútbol. El rapero ya había dicho que cuanto más se quejaran con más ganas iba a ir a cantarla y además les agradeció que la canción hubiera subido al número 1 de iTunes gracias a la polémica: “Ayer alguien empezó una petición en Australia para prohibirme cantar Same Love en la final de NRL. Hoy es número 1 en iTunes. El amor está ganando.

Finalmente Macklemore actuó, cantó la canción y, además, se despidió del público con un “Igualdad para todos

Por cierto, que el cantante ha asegurado que donará el dinero que gane con ese número 1 en iTunes Australia a las campañas a favor de la igualdad: “No lo he resuelto aún pero quiero donar mi parte de los beneficios de Same Love que consiga aquí en Australia a votar por el sí. Tengo que mirar bien cómo resulta todo y cómo hacerlo, pero es algo que voy a hacer.

Fuente | Gay Star News, vía EstoyBailando

General, Música , , , , , , , , , ,

Los homófobos llevan (sin querer) al Same Love de Macklemore al nº1 de iTunes de Australia

Lunes, 2 de octubre de 2017

macklemore-haircut-6-300x300El anuncio de que el rapero Macklemore cantará su canción Same Love durante la final de la NRL australiana ha hecho que los homófobos empiecen a protestar por el “mensaje político” y la canción acabe siendo Nº1 en iTunes.

El Ministro de Inmigración del país ha pedido que, en pro de la libertad de expresión, en la final se interprete también una canción en contra del matrimonio homosexual.

Hace unos días el I Got The Power de Snap! era número 1 en iTunes España ya que es la canción de la nueva campaña de El Corte Inglés. Hace unas semanas el Total Eclipse of the Heart de Bonnie Tyler llegaba al número 1 en iTunes EE.UU., y fue por el eclipse del verano.

Pues ahora el Same Love de Macklemore & Ryan Lewis está número 1 en iTunes Australia. Y es gracias a los homófobos.

En Australia están ahora en plena discusión sobre el matrimonio igualitario. Los australianos están llamados a participar en un voto postal no vinculante para decidir si quieren que el gobierno legisle el matrimonio entre dos personas del mismo sexo o no. Y en mitad de todo este enfrentamiento el domingo 1 de octubre se juega la Gran Final de la Liga de Rugby Nacional.

Para amenizar el evento durante esa final hay prevista una actuación de Macklemore, que ya han aclarado que cantaran varios de sus grandes éxitos… incluido el Same Love; una canción que de forma muy poco sutil apoya el matrimonio igualitario y a la igualdad del colectivo LGTB así en general.

Eso no ha sentado nada bien a los homófobos del país: si algunos quieren darle una patada a un perro porque su dueña le ha puesto un pañuelo de apoyo al matrimonio igualitario imagínate sentarse a ver el rugby y encontrarse esa canción. Así que un grupo de gente ha creado una petición online para que la NRL cancele la actuación de Macklemore.

El resultado ha sido que la NRL no piensa cancelar nada y además se está hablando tanto de la canción que han conseguido que sea Nº1 en iTunes, tanto en canciones como en vídeos (destronando a Taylor Swift)


Ayer alguien comenzó una petición en Australia para prohibirme cantar Same Love en la #NRLGF. Hoy es Nº1 en iTunes. El amor está ganando.

macklemore-itunes

Las quejas han venido sólo en forma de petición online. Todo empezó por un antiguo jugador de la NRL, Tony Wall, que explicó que para él y para su familia iba a resultar difícil ver la final: “Será muy difícil ver la final de la NRL con mi mujer y mis cinco hijos pequeños porque el evento estará fuertemente politizado con un himno LGTBIQ tomando el escenario central. Mi familia y otros muchos seguidores de la NRL, que votaremos NO, no nos sentiremos cómodos viendo cómo la NRL impone un movimiento político tan atrevido a sus fans mientras el tema está siendo votado por el pueblo australiano.

El antiguo primer ministro del país, el conservador Tony Abbott, lleva meses haciendo campaña contra el matrimonio igualitario; oponiéndose incluso a Malcolm Turnbull -actual Primer Ministro y el que le quitó el puesto como jefe de la derecha-. Abbott dijo en Twitter que le parecía muy mal que Macklemore cantara esa canción porque “Los fans del fútbol no tienen por qué soportar una gran final politizada. ¡El deporte es el deporte!

A Abbott se sumaron Eric Abetz (el mismo que dijo que no hace falta que tengamos derecho a casarnos porque si queremos hacer eso podemos volvernos heteros) y Pauline Hanson, de la extrema derecha. Ambos elementos, por cierto, dijeron en su momento que los que quieren aprobar el matrimonio igualitario también quieren eliminar las palabras “mamá” y “papá” del idioma inglés.

Por cierto que Turnbull ha dicho no sólo que votará a favor de que se legalice el matrimonio igualitario (el mismo que él se niega a llevar al parlamento para que se legalice directamente) sino que le parece fenomenal que Macklemore actúe, que su papel no es el de censurar canciones y que está un poco cansado de que Abbott esté siempre metiéndose por medio; y recordó que en 1991 “la gran final de la NRL tuvo a los Village People cantando el YMCA“.

Dentro de su partido empiezan a salir voces contrarias a esa aparente modernidad de Turnbull, y el ministro de inmigración, Peter Dutton (que suena como posible sucesor de Turnbull) ha dicho que le parece mal que Macklemore cante Same Love porque “no creo que los padres australianos que lleven a sus hijos a ver el partido quieran que les bombardeen con mensajes políticos. Creo que los eventos deportivos y los lugares de trabajo son el lugar equivocado para este tipo de mensajes políticos.” y añadió que, puestos a defender la libertad de expresión “deberían sonar dos canciones diferentes: una a favor del matrimonio gay y otra en contra del matrimonio gay.

Pues Macklemore tiene estopa para todos. En una entrevista a la emisora americana POWER 106 dijo que no piensa dejarse amedrentar por el odio. El rapero confesó que no paran de llegarle tweets con insultos de “señores blancos viejos en Australia. Y ha sido muy claro con lo que piensa hacer ante tanta amenaza y tanto cabreo: Iré más fuerte todavía

giphy

Fuente | Pink News – Gay Star News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

La preciosa campaña de Airbnb a favor del matrimonio igualitario en Australia

Jueves, 6 de abril de 2017

airbnbEl debate sobre la aprobación del matrimonio gay en Australia sigue ahí. Con un gobierno contrario al mismo, cada campaña a favor suma. Y quien ha querido sumar en esta ocasión es Airbnb, que ha puesto en marcha una potente, y preciosa, campaña con el lema Until we all belong.

La compañía de alquiler vacacional de viviendas entre particulares Airbnb ha puesto en marcha una campaña de apoyo a la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia. A través de una serie de vídeos, diversas personas de edades y condiciones diferentes expresan la importancia de que “dos personas que se aman puedan celebrar ese amor a través del compromiso”. La iniciativa cuenta con el apoyo de grandes empresas como Qantas, ANZ, Google, eBay, Marie Claire o Foxtel, entre otros. En cambio, grupos LGTBfóbicos como Marriage Alliance (Alianza por el Matrimonio) aseguran que muchas personas “se sentirán muy presionadas” para llevar el anillo, especialmente si sus empresas respaldan la campaña, y “nadie debe sentirse así en su puesto de trabajo”.

La campaña propone que los australianos lleven un anillo negro hasta que el matrimonio entre personas del mismo sexo sea legal en el país. Pero no basta un anillo negro cualquiera, es necesario que esté “roto”, que le falte un pedacito. Ese pedazo roto simboliza el roto que hay hoy en día en la ley, un roto que debe ser cosido con la pieza que falta: el matrimonio igualitario. La campaña está teniendo tanto éxito, que por el momento no es posible conseguir estos anillos porque se han agotado.

Airbnb, con el respaldo de otras grandes empresas, ha iniciado una nueva campaña para apoyar la aprobación del matrimonio igualitario en Australia (que como venimos informando a lo largo de los últimos meses se encuentra políticamente enquistada) mediante el uso por parte de la ciudadanía de un anillo incompleto. “Esta es una oportunidad para que la gente demuestre su apoyo a la igualdad matrimonial, no solo miembros de la comunidad LGBTI, sino cualquier persona que de su apoyo a un hermano, una hermana, un padre, un amigo o a cualquier ser querido”, explica la compañía de alquiler de pisos turísticos.

Este es el vídeo de la campaña en la que se explica el significado del anillo (está en inglés y dispone de subtítulos):

 A este vídeo le acompañan otros cuatro. Todos ellos muestran diferentes perfiles de personas, en la misma línea de las declaraciones de Airbnb. Es decir, además de contar con parejas del mismo sexo, tanto femeninas como masculinas, muestran una madre defendiendo el derecho de igualdad de su hijo, una mujer apoyando la igualdad de su hermano, un padre y uno recopilatorio de 17 personas reclamando el matrimonio igualitario.

Esta campaña llega después de que el presidente ejecutivo de la aerolínea australiana Qantas (la más antigua del país), Alan Joyce, defendiera su apoyo a la igualdad matrimonial en Australia, rechazando las críticas del ministro de Inmigración, Peter Dutton, que dijo que los jefes de las empresas no deberían usar su posición para hacer reivindicaciones sociales. Joyce aseguraba hace un par de semanas que “las sociedades más abiertas atraen más talento” y recordó que “Qantas es una de las 200 compañías australianas que se ha comprometido públicamente con el apoyo a la igualdad matrimonial porque no creemos que haya personas que deban tener menos derechos que otras”.

La respuesta de los grupos LGTBfóbicos a la campaña de Airbnb

Como era de esperar, no han tardado en hacerse de notar los grupos LGTBfóbicos para expresar su rechazo a esta iniciativa igualitaria. Entre ellos, destaca Marriage Alliance (Alianza por el Matrimonio). A través de la televisión australiana (concretamente en ABC News 24), la activista homófoba de esta organización Sophie York ha aseverado que habrá personas que “se sentirán muy presionadas, sobre todo si el presidente de su compañía es uno de los que han firmado la carta al primer ministro, o si sus jefes han comprado o proporcionado los anillos, o si se encuentran con algún folleto diciendo ‘los anillos están disponibles’ o si hay otras personas que los llevan”.

En opinión de York, “estamos hablando del impacto en los trabajadores… van a sentirse incómodos, incómodos en el trabajo y van a tener que responder a ¿dónde está tu anillo? ¿Por qué no lo llevas?”. Por lo que justifica que “nadie debe sentirse así en su puesto de trabajo. Deben ser libres para tener su propia intimidad y su propia opinión sobre todo tipo de cosas”. Este es el vídeo de la entrevista:

 

El senador Eric Abetz dice que los gais se pueden “curar”

Por su parte, el senador Eric Abetz (del Partido Liberal, en el gobierno) se ha mostrado abiertamente contrario a la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo al considerar que ante el Senado australiano ya se han presentado suficientes pruebas de que  “personas que han estado en relaciones homosexuales han pasado a tener relaciones heterosexuales”.

El siguiente vídeo de Sky News recoge las opiniones de Abetz:

Abetz  se quedó más ancho que largo al decir que él estaba en contra del matrimonio igualitario porque a la población LGTB no le hace falta, porque si una persona homosexual quiere casarse puede volverse hetero y casarse. La presentadora no daba crédito a lo que acababa de escuchar y le preguntó si realmente creía eso, a lo Abetz respondió:

La realidad es, y se han presentado pruebas al Comité del Senado, de personas que han estado en relaciones gays y luego han pasado a una relación heterosexual y yo creo que eso puede pasar, según las evidencias.

La presentadora le interrumpió para recordarle que no era ésa la pregunta que le había hecho, que lo que quería saber era si él realmente creía que una persona gay podía volverse hetero, y Abetz volvió a lo suyo:

Mira, es cosa de cada individuo ser lo que quieren ser y expresarse como quieran expresarse. En una sociedad libre eso depende de cada uno.

Abetz, que de tonto no tiene un pelo, utilizó la bisexualidad como argumento:

Creo que todos conocemos a personas que han estado en relaciones heterosexuales y luego han pasado a una relación gay, y gente que ha hecho lo contrario. El hecho de que ambas cosas ocurran en nuestra sociedad es un hecho demostrado y que no podamos hablar de este tráfico en ambos sentidos es algo que me tiene fascinado y creo que es indicativo de cierto sesgo en los medios que sólo quieren que se hable de un lado de la ecuación.

Abetz insistió durante el resto de la entrevista en que la culpa era de los medios, de las empresas que intentaban “forzar” al gobierno a avanzar en el tema, seguramente en algún momento habló de la libertad de expresión y puede que incluso de lo “políticamente correcto“.

En realidad la posición de Eric Abetz, uno de los miembros más conservadores del Parlamento australiano, no es nueva. En febrero del año pasado ya recogíamos que este senador dejaba claro que no se debería legislar el matrimonio igualitario aunque los ciudadanos australianos lo votasen favorablemente en un referéndum.

Abetz también ha criticado a los líderes empresariales por “presionar al Gobierno” para que avance en la aprobación del matrimonio igualitario y considera que la mayoría de los medios de comunicación están “sesgados” por su apoyo a la comunidad LGTB. Unas declaraciones que el activista igualitario Alex Greenwich ha considerado “muy dañinas”.

Fuente AmbienteG/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La mayoría de los diputados y senadores de Australia votaría a favor del matrimonio igualitario

Sábado, 6 de febrero de 2016

Australia-arcoiris-grande-2-300x267Según Australian Marriage Equality, los representantes políticos australianos partidarios del matrimonio igualitario ya superarían a los contrarios en ambas cámaras del Parlamento, por lo que, de instarse un proyecto de ley al respecto y permitir la libertad de voto, el matrimonio entre personas del mismo sexo sería aprobado por mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. El primer ministro, Malcolm Turnbull, insiste, sin embargo, en la fórmula del referéndum, que tendría lugar en 2017, aunque cada vez hay más críticas a ese procedimiento, que se contempla como inútilmente oneroso y divisorio entre la población. Entre los críticos, la mayoría de los votantes del distrito electoral que representa el propio Turnbull, que en un 63 % se declararan partidarios de la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en vía parlamentaria.

Malcolm Turnbull, miembro del Partido Liberal y primer ministro de Australia desde septiembre de2015, parece hallarse atado, en lo que respecta al matrimonio igualitario, por los compromisos de su antecesor y correligionario, el claramente LGTBfobo Tony Abbott, que bloqueó una y otra vez cualquier intento por aprobarlo. Poco antes de su cese, Abbott planteó la celebración de un referéndum en 2017, tras las nuevas elecciones, propuesta que muchos vieron como un mecanismo más de dilación.

Esa es la medida que sigue defendiendo Turnbull, a pesar de que siempre se había mostrado partidario del derecho al matrimonio de las parejas del mismo sexo, apoyo que creó grandes expectativas dentro del colectivo LGTB tras su nombramiento. Por ello, la presión para que cambie su opinión y utilice la vía parlamentaria para aprobarlo se incrementa día a día. Por ejemplo, el pasado mes de noviembre de 2015, el Senado, cámara donde la oposición es mayoritaria, le hizo una petición formal al respecto.

La presión es tanto política como social. Australian Marriage Equality, grupo que lucha por la aprobación del matrimonio igualitario, comunicaba los resultados de un estudio, según el cual habría una mayoría de representantes políticos en ambas cámaras que votarían a favor de la igualdad de derechos para las parejas del mismo sexo. Siempre se había sospechado que, de darse libertad de voto, existiría esa mayoría, pero ahora se ofrecen datos concretos. Sumando las declaraciones públicas efectuadas por los representantes, más otras recogidas confidencialmente por Australian Marriage Equality, en la Cámara de Representantes votarían a favor del matrimonio igualitario 76 de los 150 diputados. En el Senado, lo harían 41 de los 76 senadores. Y estas serían las cifras más conservadoras.

Son cada vez más las voces que critican un plebiscito que sería oneroso para arcas públicas australianas, pues su coste se calcula en 160 millones de dólares australianos (104 millones de euros, 113 millones de dólares estadounidenses). También se estima que empañaría la próxima campaña electoral, en vez de ser un asunto ya zanjado y fuera del debate político. Además, se teme que se cree un innecesario clima de división, alentado por la minoría social LGTBfoba. Los propios votantes del distrito electoral del primer ministro Turnbull se muestran ampliamente partidarios no solo de la aprobación del matrimonio igualitario, sino de que se efectúe mediante trámite meramente parlamentario. Así lo consideraba el 63 % de los electores del distrito de Wentworth, donde concurre Turnbull, según las últimas encuestas.

Rodney Crome, director de Australian Marriage Equality, estima que “Malcolm Turnbull sabía desde el principio que el referéndum es un intento caro y divisivo de retrasar el matrimonio igualitario, y ahora está claro que sus propios electores están de acuerdo con eso. La postura actual del primer ministro de apoyar el plebiscito está fuera de sintonía con su electorado, y sus votantes quieren que dé un vuelco a la política de Tony Abbott de retrasar el matrimonio igualitario”.

El líder de la oposición, el laborista Bill Shorten, afirma con contundencia que Turnbull está simplemente dando largas al asunto, y que “a quien queremos en el tema del matrimonio igualitario es el viejo Malcolm Turnbull, no al nuevo Malcolm Turnbull”.

Desde el ala más conservadora del Partido Liberal, figuras como Eric Abetz y Cory Bernardi han afirmado que, dado que el referéndum no sería legalmente vinculante, no se debería legislar el matrimonio igualitario aunque los ciudadanos australianos lo votasen favorablemente. El propio ex primer ministro Tony Abbott ha viajado hasta los Estados Unidos para ofrecer una conferencia en defensa de la familia tradicional, invitado por Alliance Defending Freedom, un grupo fuertemente LGTBfobo que no solo aboga por la derogación del matrimonio igualitario en los Estados Unidos, sino que incluso propone que se vuelva a penalizar la homosexualidad.

El primer ministro Turnbull ha tenido que salir al paso de las declaraciones de Abetz y Bernardi, asegurando que “si la mayoría de las ciudadanos con derecho a voto votan a favor de ello en el referéndum, se legalizará el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Una sociedad favorable con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de 2013, que dieron la victoria a Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas –cuyos votos eran todos necesarios, debido a lo ajustado de su mayoría– tuvieran libertad de voto. Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro (mediante una maniobra similar a la que ahora ha destronado a Abbott, y que a su vez antes había utilizado Gillard para sustituir a Rudd). Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal. Pero la sustitución de Gillard no evitó la derrota laborista, y tras las elecciones Abbott  (un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana) se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Lo consiguió… pero el empeño contribuyó a la gran bajada de popularidad que finalmente acabó por costarle el puesto.

Sin embargo, la parálisis en la tramitación del matrimonio igualitario en Australia continúa, y la oposición pierde la paciencia. El nuevo primer ministro Malcolm Turnbull, que había despertado esperanzas por su posición favorable, no ha cambiado sin embargo los planes de su predecesor de posponer la decisión hasta la celebración de un referéndum sobre la igualdad matrimonial en 2017. Por ello, el Senado australiano le pidió a finales del pasado 2015 que no se demore más y tramite ya un proyecto de ley en el Parlamento con libertad de voto para todos los diputados. Esperemos que el cada vez más claro y evidente apoyo de todos los sectores de la sociedad australiana a la tramitación inmediata de una ley de matrimonio igualitario dé sus frutos, y la igualdad de derechos de la población LGTB no sufra más dilaciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.