Archivo

Archivo para Domingo, 10 de agosto de 2014

Cansancio

Domingo, 10 de agosto de 2014

un-abrazo-a-jesus

Del blog Fraternidad Monástica Virtual:

No hay duda de que quieres algo de mi, Señor Jesús. Todas esas puertas abiertas de un solo golpe. La vida entera delante de mí: no es un sueño.

Quieres algo de mí, Señor. Aquí estoy, al pie de la muralla: todo está abierto, no hay más que un camino, libre, hacia el infinito, el absoluto.

Pero yo me siento el mismo, a pesar de todo. Tendré que tomar contacto contigo, Señor; que te haga compañía, durante un buen rato. Para morir; pero entonces completamente.

Como esos heridos que sufren, Señor: yo te pido que acabes conmigo. Estoy cansado de no ser tuyo, de no ser tú.

*

L. Ploussard, Carnet de route. Seuil. Paris, 1964, 209

Detail of  Mosaic in Hagia Sophia

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

“En medio de la crisis”. 10 de agosto de 2014. 19 Tiempo ordinario (A). Mateo 14, 22-33.

Domingo, 10 de agosto de 2014

42-OrdinarioA19No es difícil ver en la barca de los discípulos de Jesús, sacudida por las olas y desbordada por el fuerte viento en contra, la figura de la Iglesia actual, amenazada desde fuera por toda clase de fuerzas adversas y tentada desde dentro por el miedo y la poca fe. ¿Cómo leer este relato evangélico desde la crisis en la que la Iglesia parece hoy naufragar?

Según el evangelista, “Jesús se acerca a la barca caminando sobre el agua”. Los discípulos no son capaces de reconocerlo en medio de la tormenta y la oscuridad de la noche. Les parece un “fantasma”. El miedo los tiene aterrorizados. Lo único real es aquella fuerte tempestad.

Este es nuestro primer problema. Estamos viviendo la crisis de la Iglesia contagiándonos unos a otros desaliento, miedo y falta de fe. No somos capaces de ver que Jesús se nos está acercando precisamente desde esta fuerte crisis. Nos sentimos más solos e indefensos que nunca.

Jesús les dice tres palabras: “Ánimo. Soy yo. No temáis”. Solo Jesús les puede hablar así. Pero sus oídos solo oyen el estruendo de las olas y la fuerza del viento. Este es también nuestro error. Si no escuchamos la invitación de Jesús a poner en él nuestra confianza incondicional, ¿a quién acudiremos?

Pedro siente un impulso interior y sostenido por la llamada de Jesús, salta de la barca y “se dirige hacia Jesús andando sobre las aguas”. Así hemos de aprender hoy a caminar hacia Jesús en medio de la crisis: apoyándonos, no en el poder, el prestigio y las seguridades del pasado, sino en el deseo de encontrarnos con Jesús en medio de la oscuridad y las incertidumbres de estos tiempos.

No es fácil. También nosotros podemos vacilar y hundirnos como Pedro. Pero lo mismo que él, podemos experimentar que Jesús extiende su mano y nos salva mientras nos dice: “Hombres de poca fe, ¿por qué dudáis?”.

¿Por qué dudamos tanto? ¿Por qué no estamos aprendiendo apenas nada nuevo de la crisis? ¿Por qué seguimos buscando falsas seguridades para “sobrevivir” dentro de nuestras comunidades, sin aprender a caminar con fe renovada hacia Jesús en el interior mismo de la sociedad secularizada de nuestros días?

Esta crisis no es el final de la fe cristiana. Es la purificación que necesitamos para liberarnos de intereses mundanos, triunfalismos engañosos y deformaciones que nos han ido alejando de Jesús a lo largo de los siglos. Él está actuando en esta crisis. Él nos está conduciendo hacia una Iglesia más evangélica. Reavivemos nuestra confinza en Jesús. No tengamos miedo.

José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Contribuye a despertar la confianza en Jesús. Pásalo.

Biblia, Espiritualidad , , , , , , ,

“Mándame ir hacia ti andando sobre el agua”. Domingo 10 de agosto de 2014. 19º domingo de tiempo ordinario.

Domingo, 10 de agosto de 2014

284110_247490881939361_1333783_nLeído en Koinonia:

1Reyes 19,9a.11-13a: Ponte de pie en el monte ante el Señor.
Salmo responsorial: 84: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
Romanos 9,1-5: Quisiera ser un proscrito por el bien de mis hermanos.
Mateo 14,22-33: Mándame ir hacia ti andando sobre el agua.

Entre los primeros profetas de Israel surgen dos figuras que brillan con luz propia: Samuel y Elías. La tradición bíblica les concedió un lugar destacado no sólo por el momento crítico en el que actuaron, sino, sobre todo, por la radicalidad con la que asumieron la causa de Yavé. La teofanía del monte Horeb constituye el centro de lo que se ha llamado el “ciclo de Elías”, es decir, la colección de relatos que tienen como protagonista a este profeta (1R 17,1 – 2R 2,1-12).

En esa época había gran confusión y la fidelidad a Yavé y a sus leyes estaba en entredicho porque el rey había introducido cultos a dioses extranjeros (1R 16,31-32). Los nuevos dioses legitimaban la violencia, la intolerancia y la expropiación como medios para garantizar el poder. Elías levanta su voz en contra de estos atropellos y ve en la sequía que azota al país las consecuencias del castigo divino. Elías, entonces, en medio de persecuciones y amenazas comienza una campaña de purificación de la religión israelita. Sin embargo, sus iniciativas producen el efecto contrario y se agudiza la opresión, la violencia y la persecución.

Cansado y desanimado Elías se dirige al Horeb donde descubre que Dios no se manifiesta en los elementos telúricos –en la tormenta imponente o en el fuego abrazador–, sino en la brisa fresca y suave que le acaricia el rostro y lo invita a tomar otro camino para hacer realidad la voluntad del Señor.

Después de la masacre del monte Carmelo (1R 18,20-40), Elías, sin abandonar la denuncia de las injusticias (1R 21,1-29) y aberraciones (2R 1,1-18), opta por animar a un grupo de discípulos para que continúen su misión (2R 2,1-12). Elías descubrió así que por la vía de la violencia no se consigue nada, ni siquiera aunque sea a favor de causas justas. La fuerza de la espada puede imponer el parecer de un grupo de personas, pero no puede garantizar la paz, el respeto y la justicia.

El evangelio nos muestra otra tentación en la que pueden caer los seguidores de Jesús cuando no están seguros de los fundamentos de su propia fe. La escena de la «tormenta calmada» nos evoca la imagen de una comunidad cristiana, representada por la barca, que se adentra en medio de la noche en un mar tormentoso. La barca no está en peligro de hundirse, pero los tripulantes se abandonan a los sentimientos de pánico. Tal estado de ánimo los lleva a ver a Jesús que se acerca en medio de la tormenta, como un fantasma salido de la imaginación. Es tan grande el desconcierto que no atinan a reconocer en él al maestro que los ha orientado en el camino a Jerusalén. La voz de Jesús calma los temores, pero Pedro llevado por la temeridad se lanza a desafiar los elementos adversos. Pedro duda y se hunde, porque no cree que Jesús se pueda imponer a los «vientos contrarios», a las fuerzas adversas que se oponen a la misión de la comunidad.

Este episodio del evangelio nos muestra cómo la comunidad puede perder el horizonte cuando permite que sea el temor a los elementos adversos el que los motiva a tomar una decisión y no la fe en Jesús. La temeridad nos puede llevar a desafiar los elementos adversos, pero solamente la fe serena en el Señor nos da las fuerzas para no hundirnos en nuestros temores e inseguridades. Al igual que Elías, la comunidad descubre el auténtico rostro de Jesús en medio de la calma, cuando el impetuoso viento contrario cede y se aparece una brisa suave que empuja las velas hacia la otra orilla.

Nuestras comunidades están expuestas a la permanente acción de vientos contrarios que amenazan con destruirlas; sin embargo, el peligro mayor no está fuera, sino dentro de la comunidad. Las decisiones tomadas por miedo o pánico ante las fuerzas adversas nos pueden llevar a ver amenazadores fantasmas en los que deberíamos reconocer la presencia victoriosa del resucitado. Únicamente la serenidad de una fe puesta completamente en el Señor resucitado nos permite colocar nuestro pie desnudo sobre el mar impetuoso. El evangelio nos invita a enfrentar todas aquellas realidades que amenazan la barca animados por una fe segura y exigente que nos empuja como suave brisa hacia la orilla del Reino. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Dom 10. 8. 14. Mándame caminar sobre las aguas.

Domingo, 10 de agosto de 2014

walkingonwater_emailDel blog de Xabier Pikaza:

Dom 19 Tiempo ordinario, ciclo A. Mt 14, 22-33. Que nos mande… y que luego nos acompaña sobre el mar, que lo necesitamos muchos.
El evangelio presenta un texto simbólico de gran calado.

‒ Jesús reza sobre la montaña (parece despreocupado de los suyos) mientras la barca de la Iglesia se hunde en el temporal del siglo XXI. Si Dios no lo remedia, ella naufraga y los sueños del largo cristianismo acaban.

‒ Jesús se aparece como un fantasma a los que bregan sin rumbo ni esperanza, sobre el abismo de las aguas… Los suyos le ven, y Pedro le dice que él también quiere caminar y así empieza, queriendo sostenerse en el mar.

‒ Pero Pedro no puede, tiene miedo, grita, grita, y Jesús le agarra de la mano y le lleva de nuevo a la barca, para que se encuentre allí seguro, con el resto de la Iglesia.
Esta “escapada” de Pedro que ha querido salir de la barca, para andar como el Jesús glorioso, pero que se hunde en su miedo y grita… ha sido estudiada con nitidez por los exegetas. La mayor parte piensa que se trata de una escena simbólica, que evoca la valentía, pero también el deseo de mando y el terror de Pedro que quiere abrir un camino en el mar… Pero Jesús le ha tomado de la mano y le ha llevado de nuevo a la barca, con el resto de los discípulos, para retomar de esa manera la navegación del conjunto de la Iglesia.

1254774440932_fEn las reflexiones que siguen he querido aplicar este pasaje a la situación del Papa Francisco, que también parece aventurarse fuera de la Barca Resguardada, para caminar con Jesús sobre el mar airado, resolviendo los problemas de la Iglesia.

Muchos soñamos con un Papa/Pedro que sea capaz de decir a Jesús: ¡Quiero ir hacia a ti sobre el agua, quiero ir contigo hacia la vida! Pero eso que le pedimos al Papa tenemos que hacerlo todos nosotros, en la barca de la Iglesia, en la barca de la humanidad. Todos nos hallamos amenazados, todos somos Papa, es decir, «somos Pedro», como sabían y decían muchos Padres de la Iglesia.

Lea cada uno el texto, y aplíquelo a Pedro/Francisco, pero sobre todo a su propia vida

Mateo 14,22-33

Quizá por vez primera, tras siglos de navegación asegurada en la Barca, los cristianos podemos recuperar el poder radical de la propuesta de Jesús. Ésta no es ocasión para pequeños retoques estéticos, sino para un cambio radical, en línea de evangelio y de modernidad, en clave católica, pero aceptando y compartiendo los retos e impulsos de otras tradiciones cristianas (ortodoxa, protestante), retomando un impulso religioso de trascendencia y encarnación que también puede encontrarse en otras religiones.

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario.

De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!” Pedro le contestó: “Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.” Él le dijo: “Ven.”

Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: “Señor, sálvame.” En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: “¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?” En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: “Realmente eres Hijo de Dios.” Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Remando contra viento y marea. Domingo 19. Ciclo A.

Domingo, 10 de agosto de 2014

remando-almagro-600x260Del blog El Evangelio del Domingo, de José Luis Sicre sj: 

Hay dos episodios en los evangelios bastante parecidos, aunque muy diferentes. Se parecen en el escenario (una barca en medio del lago de Galilea en circunstancias adversas) y en los protagonistas (Jesús y los discípulos). Se diferencian en que, en el primer caso, la barca está a punto de zozobrar y los discípulos corren peligro de muerte; en el segundo, sólo se enfrentan a un fuerte viento en contra que hace inútiles todos sus esfuerzos.

Traducido a la experiencia de nuestros días, la tempestad calmada recuerda a numerosas comunidades cristianas, sobre todo de África y Oriente Medio, que se ven amenazadas de muerte y gritan a Jesús: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!» El viento en contra hace pensar en tantas otras comunidades, especialmente de occidente, que luchan contra viento y marea, cada vez con menos fuerzas, y sin ver resultados tangibles.

El primer episodio, la tempestad calmada, tiene un claro paralelo en el Salmo 107 (106), 23-32: en el Salmo, los navegantes gritan a Dios en el peligro y él los salva; en el evangelio, los discípulos gritan a Jesús y es éste quien los salva.

Pero el segundo episodio, el de la barca con viento en contra y Jesús caminando sobre el agua, no me recuerda ningún episodio del Antiguo Testamento (y tampoco le veo relación con la primera lectura de este domingo). Sin embargo, está tan anclado en la primitiva tradición cristiana que no sólo lo cuentan Marcos y Mateo, sino incluso Juan, que generalmente va por sus caminos. Es muy curioso que Lucas omita esta escena: probablemente pensó que presentar a Jesús caminando sobre el agua y confundido con un fantasma iba a plantear a sus cristianos más problemas que beneficios.

 El relato de Mateo

 Se inspira en el de Marcos, pero introduciendo cambios muy significativos. Podemos dividirlo en cuatro escenas.

 Primera escena: Jesús se separa de los discípulos

           Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario.

Hablando en términos cinematográficos, es un montaje en paralelo. Inmediatamente después de la comida, Jesús obliga a sus discípulos a embarcarse, mientras él despide a la gente. Luego se retira a rezar «a solas» y, al anochecer, «seguía allí solo». Mientras, los discípulos se encuentran «muy lejos de tierra» (Juan dice que a unos 25-30 estadios, 5-6 km, lo que supone en mitad del lago). Con esto se acentúa la distancia física de Jesús con respecto a los discípulos. A nivel simbólico, quedan contrapuestos dos mundos: el de la intimidad con Dios (Jesús orando) y el de la dura realidad (los discípulos remando). Ha sido Jesús el que los ha abandonado a su destino.

 Segunda escena: Jesús se acerca a los discípulos

            De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida:  

            ― ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!

 A la distancia física se suma la distancia temporal. Jesús los despide por la tarde y no se dirige hacia ellos hasta el final de la noche. [La traducción litúrgica dice «de madrugada»; el texto griego, «a la cuarta vela», entre las 3 y las 6 a.m.; los romanos dividían la noche en cuatro velas, desde las 6 p.m. hasta las 6 a.m.].

Mateo cuenta con asombrosa naturalidad y sencillez algo inaudito: el hecho de que Jesús se acerque caminando sobre el lago. Los discípulos no reaccionan con la misma naturalidad: se asustan, porque piensan que es un fantasma, tienen miedo, gritan. Es la única vez que se usa en el Nuevo Testamento el término “fantasma”, que en griego clásico se aplica a los espíritus que se aparecen, o a «las visiones fantasmagóricas de mis ensueños» (Esquilo, Los siete contra Tebas, 710). Es la única vez que Jesús provoca en sus discípulos un pánico que los hace gritar de miedo. Es la única vez que les dice «¡animaos!». Una escena peculiar sobre la que volveremos más adelante.

 Tercera escena: Jesús y Pedro

            Pedro le contestó:

            ― Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.

            Él le dijo:

            ― Ven.

            Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: 

            ― Señor, sálvame.

            En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo:

            ― ¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?

Quien conoce los relatos de Marcos y Juan advierte aquí una gran diferencia. En esos dos evangelios, Jesús sube a la barca y el viento se calma. Pero Mateo introduce una escena, exclusivamente suya, que subraya la relación especial entre Jesús y Pedro. Igual que en otros pasajes de su evangelio, Mateo aporta aquí rasgos de la personalidad de Pedro que justifican su importancia posterior dentro del grupo de los Doce. Pero no ofrece una imagen idealizada, sino real, con virtudes y defectos. Su decisión de ir hacia Jesús caminando sobre el agua lo pone por encima de los demás, igual que ocurrirá más adelante en Cesarea de Filipo. Pero Pedro muestra también su falta de fe y su temor. Incluso entonces, es salvado por la intervención de Jesús. Dentro de la sobriedad de Mateo, esta escena llama la atención por la abundancia de detalles expresivos, que adquieren su punto culminante en la imagen de Jesús alargando la mano y agarrando a Pedro.

 Cuarta escena: confesión de los discípulos (32-33)

 En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios.»

 Marcos termina su relato diciendo que los discípulos «no cabían en sí de estupor, pues no habían entendido lo de los panes, ya que tenían la mente obcecada» (Mc 6,51-52). Mateo introduce un cambio radical: los discípulos no se asombran, sino que se postran ante Jesús y confiesan: «realmente eres Hijo de Dios». Esta actitud y estas palabras significan un gran avance. Anteriormente, en el relato de la tempestad calmada (Mt 8,23-27), los discípulos terminan preguntándose: «¿Quién será éste que hasta el viento y el agua le obedecen?» Desde entonces, el conocimiento más profundo de Jesús ha provocado un cambio en ellos. Ya no se preguntan quién es; confiesan abiertamente que es «hijo de Dios», y lo adoran. Este título no podemos interpretarlo con toda la carga teológica que le dio más tarde el Concilio de Calcedonia (año 451). También el centurión que está junto a Jesús en la cruz reconoce que «este hombre era hijo de Dios». Lo que quiere expresar este título es la estrecha vinculación de Jesús con Dios, que lo sitúa a un nivel muy superior al de cualquier otro hombre. De aquí a confesar la filiación divina de Jesús sólo queda un pequeño paso.

 Anticipando la gloria de Jesús resucitado.

 Este relato, tal como lo cuenta Mateo, ofrece tres datos curiosos: 1) el cuerpo de Jesús desafía las leyes físicas; 2) los discípulos no reconocen a Jesús, lo confunden con un fantasma; 3) Jesús, a pesar del poder que manifiesta, trata a los apóstoles con toda naturalidad.

Estos tres detalles son típicos de los relatos de apariciones de Jesús resucitado: 1) su cuerpo aparece y desaparece, atraviesa muros, etc.; 2) ni la Magdalena, ni los dos de Emaús, ni los siete a los que se aparece en el lago, reconocen a Jesús; 3) Jesús resucitado nunca hace manifestaciones extraordinarias de poder, habla y actúa con toda naturalidad.

Por consiguiente, lo que tenemos en Mateo (no en Marcos) es algo muy parecido a un relato de aparición de Jesús resucitado. ¿Qué sentido tiene en este momento del evangelio? Anticipar su gloria. Igual que el relato de la muerte de Juan Bautista, contado poco antes, anticipa su pasión, su maravilloso caminar sobre el agua anticipa su resurrección.

 Sentido eclesial y personal

 Desde antiguo, se ha visto en la barca una imagen de la Iglesia, metida por Jesús en una difícil aventura y, aparentemente, abandonada por él en medio de la tormenta. Este sentido, que estaba ya en Marcos, lo completa Mateo con un aspecto más personal, al añadir la escena de Pedro: el discípulo que, confiando en Jesús, se lanza a una aventura humanamente imposible y siente que fracasa, pero es rescatado por el Señor. En la imagen de Pedro podían reconocerse muchos apóstoles y misioneros de la Iglesia primitiva, y podemos vernos también a nosotros mismos en algunos instantes de nuestra vida: cuando parece que todos nuestros esfuerzos son inútiles, cuando nos sentimos empujados y abandonados por Dios, cuando nosotros mismos, con algo de buena voluntad y un mucho de presunción, queremos caminar sobre el agua, emprender tareas que nos superan. Ellos vivenciaron que Jesús los agarraba de la mano y los salvaba. La misma confianza debemos tener nosotros.

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

“Edith Stein, constructora de humanidad”, por Gema Juan OCD

Domingo, 10 de agosto de 2014

14842831225_2a0540a192_mSin dejar de mirar los terribles sucesos bélicos en Israel/Palestina, en Irak, en África… continuamos presentando el perfil de Edith Stein, esta vez desde el blog Juntos Andemos:

Entre Alemania y Polonia, entre judaísmo y cristianismo, entre la razón y la fe. En medio de estas aparentes contradicciones surge la figura de una mujer que aporta luz, ideas y alma para enfrentarse a algunas crisis actuales. Se trata de Edith Stein —Teresa Benedicta de la Cruz, cuando empiece su vida de carmelita descalza.

Una mujer que surge a caballo entre tantas cosas, capaz de armonizar las diferencias y de convivir en medio de ellas, que elige un camino de unificación y reconciliación con todo… una mujer así, puede ser un referente y significar algo útil y positivo para la sociedad. Seguramente por eso, entre otras cosas, fue nombrada compatrona de Europa.

Edith aprendió a implicarse en el mundo en que vivía. De joven, le gustaba estudiar historia y en su Autobiografía escribió: «No era en mí un simple sumergirme romántico en el pasado; iba unido estrechamente a una participación apasionada en los sucesos políticos del presente, como historia que se está haciendo».

Así explicaba que había nacido en ella «una extraordinaria y fuerte conciencia de responsabilidad social, un sentimiento a favor de la solidaridad de todos los hombres, pero también de las comunidades pequeñas». Muy pronto, Edith comprendió cómo se participaba en la construcción del mundo: a través de la responsabilidad y la solidaridad.

Y no como impulsos sin dirección, sino educando la fuerza interior. Por ello, dedicó muchísima energía a formar esa conciencia. No hay más que asomarse al ingente trabajo de investigación que realizó, junto a su tarea como conferenciante y educadora.

Pocos años después de la muerte de Edith en los campos de exterminio nazi, algunos países europeos echaron a andar una experiencia nueva. Buscaban conservar la paz, tras la última gran guerra que se había vivido, también pretendían lograr fuerza comercial y política a nivel continental y, a la vez, desarrollo y prosperidad.

La historia de esa Europa Unida ha crecido y dado fruto y, en los últimos tiempos, se ha tambaleado estrepitosamente. En última instancia –aquí no podemos realizar un análisis más profundo y extenso– al imponerse la economía como fuerza vectora de todo, ha quedado sumergida la verdadera política y el interés común. Y aquella Gran solidaridad –uno de los puntos de arranque de la historia compartida– se ha transformado en una Gran desigualdad.

Como dicen algunos expertos: «El proyecto europeo requiere unos ciudadanos identificados con sus valores y dispuestos a defenderlos». Y al hablar de esos valores, citan la reconciliación, la renuncia al resentimiento y la solidaridad. También, un modo de «complicidad» a niveles estatales, de forma que las redes creadas sean realmente eficaces.

En esa identificación, Edith aparece como un modelo de integración: propone una armonía real, que suma lo posible, participa en lo diferente y cuida lo más frágil. Se presenta como un faro que ilumina, que lanza señales para asumir, personal y colectivamente, lo que permite seguir creando una historia compartida en la que, para ir adelante, no haya que dejar cada vez más personas atrás.

Edith habla de una «responsabilidad recíproca» para formar comunidad, en cualquier nivel que esta se dé. Pero insistirá en la identificación particular, y en la necesidad de vincularse y asumir compromisos —algo que hace valer para individuos y estados.

Su lema de juventud era: «Estamos en el mundo para servir a la humanidad». Con esa u otra formulación, ese fue el ideal de su vida. Para ella se trataba de servir y hacerlo hasta las últimas consecuencias. Antes, había comprendido las muchas formas de servir que existen y se preocupó de formar las conciencias para el compromiso social más auténtico.

Partía de la idea de que los seres humanos no existen aislados, «su vida es vida en común» y la relación con los demás no es un añadido al propio ser sino que «pertenece a la estructura misma del hombre» —así lo enseñaba en su curso «Estructura de la persona humana».

Entender así al ser humano es una clave que determina cualquier empresa común. Desde ahí, se puede trabajar por la reconciliación y el no-resentimiento que, en definitiva, es la renuncia a la exclusión, propiciada por la diferencia racial, económica o por cualquier otra razón.

Edith veía la solidaridad como un camino muy amplio en el que cada quien debía encontrar su manera de servir: «En una comunidad estrecha, por ejemplo en la familia» o poniendo «todas sus capacidades al servicio de su pueblo» o, tal vez, saliendo «hacia otros pueblos».

También ella encontró su lugar, caminando «al lado del Redentor» y descubriendo en ello una «fuerza liberadora… un camino en la luz». Decía que, a veces, cuando Dios llama, parece apartar a una persona de la comunidad humana, pero explicaba que «desde el orden de la redención [una vida así] puede ser fecunda para la humanidad».

Por eso escribió que «el criterio último del valor de un hombre no es qué aporta a una comunidad –a la familia, al pueblo, a la humanidad– sino si responde o no a la llamada de Dios». Porque esa respuesta será siempre una respuesta de amor, una respuesta fecunda para construir familia, comunidad, Europa… para construir humanidad.

https://www.youtube.com/watch?v=OqEtID-kArE

*

La séptima Morada, película sobre Edith Dtein, video 1 de 8 en Youtube

***

Espiritualidad, General, Iglesia Católica, Judaísmo , , , , ,

Los obispos de Oriente Medio piden al Papa y la comunidad internacional protección para los cristianos iraquíes

Domingo, 10 de agosto de 2014

obisposoritnemedio_560x280Ruegan a las autoridades musulmanas que prohíban los ataques contra las minorías

Critican la “indiferencia del mundo” ante el secuestro de los obispos en Siria hace ya año y medio

‘Ya no hay vida para los cristianos en Irak’

“Hay un parque en Mosul donde ponen las cabezas de los niños en palos”

El Papa envía a Irak al cardenal Filoni para proteger a los cristianos iraquíes

“Adopta un cristiano de Mosul”, sólo por 5 euros al día

Los obispos de Oriente Medio instaron hoy a la comunidad internacional a proteger a los cristianos iraquíes, al tiempo que pidieron a las autoridades musulmanas emitir fatuas o decretos para prohibir los ataques contra las minorías.

Reunidos en la residencia veraniega del patriarcado maronita en Diman, en el norte del Líbano, los obispos analizaron la situación de los cristianos en Irak, después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) los expulsara de numerosas poblaciones en el norte y los amenazara de muerte.

Una de esas localidades es Qaraqosh, la ciudad con el mayor número de cristianos en Irak y ubicada en la provincia septentrional de Nínive, de cuya capital -Mosul- también han huido los miembros de esa minoría.

Pedimos al mundo y al papa Francisco que se ocupe de la situación de los cristianos de Irak” , afirmó un representante de la Iglesia caldea que leyó un comunicado conjunto al término de la reunión.

oriente-medio-un-avispero

Por su parte, el obispo maronita de Beirut, monseñor Bulos Matar, exhortó al Consejo de Seguridad de la ONU que vote “una resolución firme que exija el retorno de los propietarios a sus tierras lo antes posible”.

Dirigiéndose a los musulmanes, Matar les pidió que condenen los actos contra los cristianos y a las autoridades religiosas suníes y chiíes que “publiquen fatuas (decretos religiosos) que prohíban las agresiones contra los cristianos, los inocentes y sus bienes“.

“La situación han alcanzado un nivel en que los cristianos son expulsados de modo injusto de la tierra de sus antepasados de Mosul y de la provincia de Nínive. No se trata de un accidente o una emigración forzada por el miedo, sino una decisión del EI, que está en contradicción con los tratados internacionales“, agregó.

Asimismo, expresó su apoyo total al Ejército libanés, que hace frente desde el sábado pasado a yihadistas del Frente al Nusra (vinculado a Al Qaeda) y del EI en Arsal, en el noreste del Líbano, e instó a la comunidad internacional a que ponga fin a la guerra en Siria.

El religioso criticó también la “indiferencia del mundo” respecto al destino de los obispos secuestrados en Siria, Yuhanna Ibrahim y Bulos Yazigi, en abril del 2013 y exigió su liberación inmediata.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cáritas pide a la UE que no generalice: “Los migrantes no son ilegales”

Domingo, 10 de agosto de 2014

emigrantes-y-refugiadosInforme del Foro Consultivo de Frontex

Las políticas de frontera de la UE y su impacto en los derechos humanos de los migrantes han sido críticamente discutidas en varios informes

(Caritas).- Frontex, la Agencia de la UE acargo de la seguridad de las fronteras externas comunitarias, debe colocar los derechos fundamentales de los migrantes como una prioridad en todas sus actividades. Así se señala en el primer informe de Foro Consultivo de Frontex, entre cuyos 15 miembros Cáritas Europa desarrolla una participación muy activa.

Este Foro Consultivo fue creado en 2012 para proporcionar a la citada Agencia una labor de asesoría por parte de expertos en materia de derechos humanos. En su primer informe anual desde su creación, hecho público el pasado 31 de julio, el Foro Consultivo recuerda a Frontex que no utilice el término ‘ilegal’ cuando se refiera a la migración en las fronteras exteriores de Europa.

“Frontex debería tener cuidado de abstenerse de cualquier generalización y juicios de valor implícitos como el de migración “`ilegal´”, recomienda el Foro, al tiempo que señala que esto supone generalizar todos los inmigrantes como personas que hacen uso del sistema de asilo para entrar en territorio europeo.

Esta recomendación está en consonancia con los criterios ya manifestados anteriormente por Caritas Europa, tales como los que se recogen en su documento de noviembre de 2012 de Posicionamiento sobre los derechos de los migrantes en situación irregular.

“Sin embargo, el texto final de Frontex todavía utiliza referencias a migración `ilegal´ con el argumento de que esta es la terminología oficial de la UE. Además, los migrantes todavía son retratados como las personas que utilizan el sistema de asilo para entrar en territorio de la UE“, añade el informe anual del Foro Consultivo en sus recomendaciones.

El informe también manifiesta su preocupación por el uso que hace Frontex del sistema de vigilancia Eurosur. Este sistema fue introducido como un medio para permitir a Europa detectar inmigrantes irregulares mientras están todavía en el mar y dar más tiempo a la hora de salvar a más personas del riesgo de ahogamiento.

emigrantes-llegan-a-espana“En cuanto a su futuro trabajo de aplicación del Reglamento Eurosur, Frontex debe expresarsu intención de cooperar de forma coordinada con los Estados miembros en la prioridad absoluta de salvar la vida de los migrantes, que es un objetivo explícito del Reglamento,” recuerda el Foro Consultivo en su informe, aunque Frontex ha decidido no tomar en consideración esta propuesta.

Las políticas de frontera de la UE y su impacto en los derechos humanos de los migrantes han sido críticamente discutidas en varios informes publicados en 2013. Existe consenso en el Foro Consultivo de que el papel de Frontex en el contexto de la gestión de fronteras ha ido más allá de una mera coordinación de las actividades de los Estados miembros“, concluye el informe.

Durante el primer año de funcionamiento del Foro Consultivo, Caritas Europa ha jugado un papel activo a la hora de conseguir un compromiso positivo sobre el Código de Conducta para Operaciones Conjuntas de Retorno y monitorizar procesos formativos sobre derechos fundamentales para los guardias de fronteras.

“Una parte de esta cooperación ha sido útil, pero no todas nuestras recomendaciones hansido tomadas en cuenta por Frontex. Después de este primer año de actividad como miembros del Foro Consultivo, tenemos que ver durante el segundo año de trabajo cómo evoluciona la relación con el Consejo de Administración de Frontex”, señala Karolina Babická, responsable de políticas de migración y asilo de Caritas Europa.

Cáritas Española participa de manera intensa en los foros y grupos de trabajo de Cáritas Europa relacionados con las políticas de migración y asilo, en las cuales nuestro país juega un papel fundamental como frontera sur de la UE.

Miembros del Foro Consultivo: Amnistía Internacional-Oficina para las Instituciones Europeas( AI EIO) • Caritas Europa • Comisión de las Iglesias para Migrantes en Europa( CCME) • Consejo de Europa (CoE) • Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) • Consejo Europeo sobre Refugiados y Exiliados (ECRE) • Agencia de la Unión Europea para los Derechos Fundamentales (FRA) • Comisión Católica Internacional de Migración (CCIM) • Comisión Internacional de Juristas (CIJ) • Organización Internacional para las Migraciones (OIM) • Servicio Jesuita para los Refugiados-Europa (JRS) • Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OSCE / ODIHR) • Plataforma para la Cooperación Internacional sobre Migrantes Indocumentados (PICUM) • Cruz Roja Europa • Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)

 

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Ernesto Cardenal rechaza pedir indulgencia a Francisco

Domingo, 10 de agosto de 2014

Ernesto-Cardenal-300x326Fue suspendido junto a Miguel D’Escoto por Juan Pablo II en 1985

“Mi vocación no es administrar los sacramentos: mi sacerdocio es de otro tipo”

El sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal descartó la idea de pedir indulgencia al Papa Francisco para que le sea levantada la suspensión a divinis que le fue impuesta por Juan Pablo II cuando era Ministro de Cultura de la Revolución Sandinista, como ha hecho Miguel D’Escoto.

Ernesto Cardenal, de 89 años de edad, declaró al periódico La Prensa que no considera necesario regresar a su antiguo oficio, ya que su vida religiosa posee un carácter “meramente contemplativo”.

“Mi vocación no es esa: de administrar los sacramentos, mi sacerdocio es de otro tipo, por eso es que yo no necesito gestionar el levantamiento de la sanción”, aseguró Ernesto Cardenal, explicando que su vida se encuentra dedicada a la oración aislada.

Su castigo, impuesto por el Papa Juan Pablo II en 1985, se extendió a otros cuatro sacerdotes de Nicaragua que ocupaban cargos ministeriales dentro de la Revolución Sandinista.

Recientemente, el indulto que otorgó el Papa Francisco al ex Canciller Miguel D’Escoto le permitió a éste oficiar misa y administrar los sacramentos; el perdón le fue entregado en respuesta a una solicitud que realizó el actual asesor en Asuntos Internacionales del gobierno de Daniel Ortega.

Por su parte, el cardenal Leopoldo José Brenes dijo el martes 5 de agosto que las penas en el Derecho Canónico son para reflexionar y cuando se supera la falla, la pena bien puede ser suspendida, porque no son permanentes.Todas las penas en el derecho canónico no son para mortificar a la gente, sino que son penas medicinales para cambiar de acuerdo a las observaciones“, explicó el cardenal.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Unas esculturas de hombres desnudos molestan al Cabildo de la Catedral de Santiago

Domingo, 10 de agosto de 2014

esculturas-hombres-desnudos-santiagoUnas esculturas de hombres desnudos molestan al Cabildo de la Catedral de Santiago. La Catedral de Santiago, indignadísima con unas esculturas de hombres desnudos que se exponen cerca.

Ramón Conde es un escultor gallego que ha sembrado la polémica en Santiago de Compostela. Y todo porque sus obras se han expuesto en los balcones del pazo de Raxoi, del pazo de San Xerome, del Museo de las Peregrinaciones. Esto es tan cerca como justo enfrente de la Catedral, y el cabildo se ha cabreado con el arte. ¡Con la iglesia hemos topado!

En un comunicado dicen que “las imágenes hieren la sensibilidad de la gente que se acerca a la Catedral de Santiago” y las estatuas “no tienen nada que ver con nuestra Catedral, sino que pertenecen al ámbito civil”. ¿Tan polémico te parece ver estatuas de hombres desnudos y fornidos? esulta curioso que la misma exposición estuvo antes junto a la Catedral de Ourense y allí nadie dijo ni mu…

Ramón Conde (Ourense, 1951) presenta en las plazas del Obradoiro y de las Platerías, mediante el lenguaje artístico, una intervención que se vertebra alrededor del concepto de poder, entendido como la capacidad de llevar a cabo nuestros deseos independientemente de las dificultades que pueden ser obra de la naturaleza o de otras personas.

‘Me gustan las obras que no se agotan con una simple mirada’

Ramón Conde presenta: El Poder

Estos dos apartados genéricos son los que reflejan las instalaciones de la plaza del Obradoiro (dominio de la naturaleza) y la de la plaza de Platerías (dominio de la sociedad).

Comenzamos por la plaza del Obradoiro. En el Pazo de Raxoi, en su parte central, vemos reflejada la capacidad de transformación y de dominio. Está simbolizada por el arquetipo del ‘David y Goliat’, entendiéndolo como la fuerza que nos permite vencer cualquier dificultad que nos ofrezca la naturaleza o los hombres para ponerla a nuestro servicio.

Las formas ‘geológicas’ que rodean a este grupo están distribuidas de forma que la dominación del hombre y su puesta en servicio a nuestros intereses se refleja en sus actitudes. Las contiguas son una especie de guardia pretoriana, ya totalmente sometida, y de ahí su actitud marcial. El siguiente círculo es el de la lucha, las fronteras que estamos alcanzando.

En el edificio del Rectorado dos esculturas reflejan el estado de naturaleza libre del hombre.

En la plaza de las Platerías, en el balcón del Museo de las Peregrinaciones, tenemos ubicada la imagen del líder. El dominio se ejerce no sólo con la fuerza física; esta tiene que estar arropada por la persuasión, por un determinado relato con el que convencer y seducir a otros para que se hagan partícipes de él. Esta superestrutura envuelve por completo el líder, es parte de su fuerza.

En los balcones del edificio contiguo (Casa del Cabildo), cuatro personajes escuchan el discurso con distintos grados de aceptación.

Ramón Conde nace en Ourense en 1951. Desde pequeño muestra interés por el arte. En 1971 ingresa en la Facultad de Filosofía y Letras de Santiago. Luego vive en Madrid frecuentando fundicones y talleres de diversos artistas. A partir de 1974 reside de nuevo en Ourense donde desarrolla lentamente su lenguaje plástico. A mediados de los ochenta se traslada a A Coruña donde instala su estudio hasta principios de los noventa. En estos años realiza las primeras obras públicas y comienza su proyección internacional con la participación en varias exposiciones en París.

En 1991 se inaugura su obra ‘Los Rederos’ en la Gran Vía de Vigo, una de sus piezas más emblemáticas, y en ese mismo año vive en Houston como profesor invitado en la Universidad de Houston Downtown. En 1992 inaugura una exposición en el recinto ferial de la Expo de Sevilla, y al año siguiente realiza una residencia artística en Monterrey, Méjico. Regresa a España en 1994, instalando otra de sus obras más conocidas, ‘El Guardián’, en el parque de la Torre de Hércules.

De nuevo en su Galicia natal, realizará la escultura conmemorativa del 500 aniversario de la Universidad de Santiago y sus primeras exposiciones en Berlín, Hannover, Londres e Italia, a las que se sumarán muestras en distintos puntos de España y obras públicas en las ciudades más importantes de Galicia.

RELACIÓN DE OBRAS QUE SE INSTALARÁN DESDE EL 30 DE JULIO

Praza do Obradoiro

David y Goliat, 2014

Cabeza y figura Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Vecinos de Alfacar homenajean por libre al Lorca republicano y comprometido

Domingo, 10 de agosto de 2014

Hoy y siempre, Federico…

fotonoticia_20140807132509_800*
Cartel del homenaje alternativo al institucional.
*

Un grupo de vecinos de Alfacar (Granada), agrupados en el colectivo ‘Alfacar y Lorca, romero y luna’, han organizado para el próximo domingo 10 de agosto un homenaje al Federico García Lorca “del pueblo” en un acto cultural, que aunará poesía y música, que pretende ser “alternativo” al institucional que cada año organiza la Diputación de Granada la noche del 17 de agosto, coincidiendo con el aniversario del fusilamiento del poeta en 1936.

Según ha explicado a Europa Press una de las portavoces de este colectivo, Diana Molina, los vecinos quieren recordar a Lorca como “símbolo universal” de las consecuencias de la dictadura y del golpe militar, reivindicando su figura como hombre “comprometido con la libertad, la República” y que acercó la cultura “a las poblaciones más humildes”.

‘Alfacar y Lorca, romero y luna’ consideran que, en los últimos años, el homenaje institucional se ha realizado de una manera “vergonzosa, hiriente y deformando la figura del poeta y de los cientos de víctimas, despojándolo de todo carácter reivindicativo”, dando además “la espalda al pueblo”.

Por eso, el acto programado para el día 10 surge de “la necesidad de volver a dignificar el homenaje al poeta, centrándose en el Lorca que dirigió La Barraca y que contribuyó de una manera decisiva a la difusión de la cultura durante la II República”.

Esta primera edición del homenaje ‘Alfacar y Lorca, romero y luna’ contará con la presencia de los poetas Ramón Repiso, Francisco de Paula, Paco Ayala, Juan Carlos Abril y Miguel Ángel Contreras, y con los músicos Juan Pinilla, María Martín, Luis Otero e Ignacio Sánchez. El acto comenzará a las ocho, con un paseo hasta el barranco de Víznar, donde se realizará un pequeño homenaje. A las nueve de la noche comenzará en Alfacar el recital poético musical presentado por el periodista Agustín Martínez.

Fuente Andaluces Diario

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.