Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Taipéi’

Taiwán: el matrimonio igualitario se someterá a referéndum después de que una coalición de grupos religiosos haya conseguido las firmas necesarias

Viernes, 31 de agosto de 2018

p03-180214-marriageAumenta la incertidumbre sobre la posible apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en Taiwán (oficialmente, la República de China). Cuatro meses después de recibir la autorización de la Comisión Electoral Central, un conjunto de grupos religiosos anti-LGTB ha conseguido reunir las firmas necesarias para forzar un referéndum sobre la medida. La consulta tendrá tres preguntas y podría celebrarse el próximo noviembre. Una eventual victoria de los homófobos chocaría frontalmente con la sentencia del Tribunal Constitucional que fijó mayo de 2019 como la fecha tope para la entrada en vigor de la igualdad matrimonial.

En mayo de 2017, el Constitucional emitía un fallo en el que instaba al Yuan Legislativo a legalizar el matrimonio igualitario en un plazo de dos años. Si no se produce la reforma por la vía legislativa, la sentencia decreta que a partir de mayo del año que viene las parejas del mismo sexo podrán comenzar a registrar sus matrimonios automáticamente. En febrero de este año, representantes de grupos religiosos relacionados estrechamente con sectores cristianos del partido Kuomintang presentaban una apelación ante el Tribunal Administrativo Superior de Taiwán en contra de la sentencia del Constitucional, así como una petición de celebrar un referéndum ante la Comisión Electoral Central.

El pasado 10 de febrero, la justicia taiwanesa desestimaba su alegación en contra del fallo del Tribunal Constitucional favorable a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. Sin embargo, la Comisión Electoral Central de Taiwán se vio obligada legalmente a estudiar la solicitud de celebración de un referéndum. Los contrarios a la igualdad LGTB lograron presentar en abril las firmas necesarias para la toma en consideración de la propuesta, con lo que se abrió un plazo de cuatro meses para la recogida de apoyos en número suficiente para forzar la convocatoria del referéndum.

Para conseguir su propósito, los promotores tenían que presentar 281.745 firmas válidas por cada pregunta de la consulta propuesta. Finalmente han conseguido más de 600.000 en cada una de las cuestiones. La Comisión Electoral comprobará ahora la validez de las firmas. Si se supera la cifra mínima como todo parece indicar, convocará el referéndum, que podría coincidir con las elecciones locales del próximo noviembre. El resultado del plebiscito se considerará válido si supera la mitad de los votos con una participación superior al 50%.

La Alianza para la Felicidad de la Próxima Generación, nombre eufemístico de un conjunto de grupos religiosos anti-LGTB, plantea una consulta con tres preguntas, la primera de ellas de una retorcida formulación: «¿Está de acuerdo con proteger los derechos de las parejas del mismo sexo de iniciar una relación duradera de convivencia que se base en leyes que no sean el Código Civil de Taiwán?». La segunda se refiere a la educación en la diversidad afectivo-sexual: «¿Está de acuerdo con que los centros de educación primaria y secundaria no deben iniciar ‘educación gay y lésbica’ tal como está estipulado por la Ley de Reglas de Cumplimiento Para la Educación en la Igualdad de Género?». Y la tercera directamente plantea: «¿Está de acuerdo con que el Código Civil solo debe autorizar el matrimonio entre personas de distinto sexo?».

Paralelamente a los homófobos, un grupo de activistas y un diputado del Partido Socialdemócrata han iniciado su propia campaña de recogida de firmas para otro referéndum, este planteado de forma favorable a los derechos LGTB. Las preguntas que quieren plantear son: «¿Está de acuerdo con que los derechos de las parejas del mismo sexo a casarse debería estar protegido en el capítulo sobre matrimonio del Código Civil?» y «¿Está de acuerdo con que la Ley de Educación en la Igualdad de Género debería requerir que la educación en la igualdad de género incluyera la homosexualidad, las relaciones y la educación sexual y que se enseñara en los centros de educación primaria y secundaria?». Este lunes, los proponentes de este segundo referéndum se encontraban a 80.000 firmas de la cifra mínima requerida para convocarlo. El plazo expira a finales de mes, por lo que no se prevé que lo consigan.

p03-180830-aa1

La legisladora del Partido Progresista Demócrata Yu Mei-nu, delante izquierda, el legislador del Partido Nuevo Poder Freddy Lim, frente derecha, y defensores LGBT en conferencia de prensa en Taipei para condenar referéndums anti-LGBT.

Si finalmente se celebra el referéndum y su resultado es contrario a los derechos LGTB, no está claro cómo se resolvería la colisión con la resolución del Tribunal Constitucional, que no admite dudas en cuanto a su interpretación favorable al matrimonio igualitario. Los activistas LGTB, en cualquier caso, ya han empezado a organizarse para pedir un voto masivo por el triple «no» en la consulta homófoba. Al mismo tiempo, no dejan de pedir a la presidenta Tsai Ing-wen, favorable a la igualdad matrimonial, que promueva la aprobación de la medida por la vía legislativa cuanto antes para terminar con la actual inseguridad jurídica de las parejas del mismo sexo. La mandataria ya había advertido, antes de la sentencia del Constitucional, de que el proceso sería «largo» y «difícil».

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Fukuoka se convierte en la segunda gran ciudad de Japón con una ley de uniones de hecho para parejas del mismo sexo

Lunes, 9 de abril de 2018

miho-yamashita-anri-ishizakiJapón se encuentra entre los países con mayor índice de desarrollo humano del mundo y, sin embargo, es aquel (entre dicho grupo) que cuenta con menos legislación en materia de protección y reconocimiento de derechos LGTB. De hecho, ante la falta de políticas nacionales japonesas en este sentido, son las administraciones locales las que están dando pequeños pasos. Por ejemplo, con la aprobación de leyes de uniones de hecho para parejas del mismo sexo. Estas uniones no solapan el objetivo del activismo de luchar por el matrimonio igualitario, pero son un primer paso ante la inexistencia de cualquier otro reconocimiento hasta su aprobación. Fukuoka se acaba de convertir en la segunda gran ciudad de Japón en aplicar una ley de uniones de hecho, después de que el año pasado lo hiciera Sapporo.  

Las parejas del mismo sexo de Fukuoka (una ciudad de un millón y medio de habitantes al norte de la isla japonesa de Kyushu) ya pueden registrar sus uniones de hecho ante la administración. Fue el pasado mes de febrero cuando se aprobó la nueva legislación local, pero el inició de su aplicación se estableció para el presente mes de abril. En septiembre de 2017 el alcalde de Fukuaka, Soichiro Takashima, se mostraba partidario de seguir los pasos Sapporo (la primera gran ciudad de Japón en aprobar una ley de uniones de hecho). “Consideraré la introducción de un marco de apoyo para las minorías sexuales que incluya las uniones de hecho, con la intención de crear una sociedad más inclusiva que reconozca la diversidad”, declaraba Takashima.

Aunque estas uniones no son equivalentes a la figura del matrimonio plenamente igualitario (que sigue siendo objeto de reivindicación por parte del activismo LGTB japonés) reconocen derechos relativos a la vivienda, la posibilidad de beneficiarse de los seguros de la pareja o permitir las visitas hospitalarias, entre otras cuestiones.

El alcalde Takashima entregó el primer certificado de uniones de hecho a la pareja de formada por Miho Yamashita, de 27 años, y Anri Ishizaki, de 33. Ishizaki, que es activista trans y LGTB en Fukuoka Rainbow Educational Networks, aseguraba a los medios de comunicación tras el enlace que “ya hemos pasado nuestras vidas juntas como familia, pero estamos contentas porque sentimos que recibimos felicitaciones de la sociedad”.

En el siguiente vídeo se recogen algunos momentos de la unión de hecho entre esta primera pareja LGTB:

Los primeros antecedentes en Japón

La ciudad de Iga (que ronda los 95.000 habitantes, en la prefactura de Mie) se convertía en diciembre de 2015 en el cuarto municipio japonés en abrir a las parejas del mismo sexo la posibilidad de unirse civilmente. Aunque en Japón, como decíamos, tampoco se ha aprobado todavía el matrimonio igualitario, varias ciudades han tomado la delantera, aprobando la inclusión de parejas del mismo sexo en los registros de uniones de hecho.

La primera administración japonesa que anunció la apertura de uniones civiles entre parejas de gais y lesbianas fue la de Shibuya (un distrito especial de Tokio). Por su parte, Setagaya (como Shibuya, otro de los 23 distritos que conforman la municipalidad metropolitana de Tokio) secundaba poco después la iniciativa y se convertía en el segundo territorio japonés en ponerla en marcha.

Asimismo, en la ciudad de Takarazuka, en la prefectura de Hyogo, se iniciaba el pasado mes de junio la expedición de certificados de asociación a las parejas homosexuales. A diferencia de lo que ocurre en Shibuya, los registros de parejas de hecho en Takarazuka y Setagaya no exigen a las empresas privadas que reconozcan a las parejas homosexuales.

Los resultados de una encuesta realizada en el país nipón a finales de 2015 constatan que un 51% de la ciudadanía sería partidaria de la aprobación del matrimonio igualitario. Una gran evolución, teniendo en cuenta que hasta épocas recientes la homosexualidad era un tema tabú en la sociedad japonesa. Otro importante reconocimiento llegaba en julio de 2016, cuando el Ministerio de Trabajo de Japón incluía la discriminación hacia empleados LGTB como una forma de acoso sexual.

Aunque ningún país asiático ha aprobado por el momento el matrimonio igualitario, la situación del colectivo es diametralmente opuesta en los distintos países del continente. Japón y Taiwán furon pioneros en experimentar avances locales en el reconocimiento de las parejas del mismo sexo (aunque Taiwán está tomando la delantera, a pesar del escoyo de los grupos religiosos). Sin embargo, en algunos como MalasiaBrunéi o la India, , entre otros, las personas LGTB son víctimas de la homofobia de estado y la intransigencia social. Por el contrario, además de Taiwán y Japón, otros países como Vietnam van posicionándose en líneas más aperturistas e igualitarias (si bien no al ritmo que cabría desear).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Grupos religiosos de Taiwán siguen su cruzada contra el matrimonio igualitario: ahora quieren forzar un referéndum vinculante

Lunes, 19 de febrero de 2018

p03-180214-marriageLa Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, que agrupa a las jerarquías de las principales religiones de este pequeño país asiático, sigue dando vueltas de tuerca a su lucha contra la igualdad de las parejas del mismo sexo. Este miércoles, 14 de febrero, representantes de la citada organización presentaban su segunda apelación ante el Tribunal Administrativo Superior de Taiwán en contra de la interpretación constitucional que instruye al Yuan Legislativo a legalizar el matrimonio igualitario antes de 2019. Si no se producen cambios en este sentido, a partir de mayo del año que viene las parejas del mismo sexo podrán comenzar a registrar sus matrimonios automáticamente, por orden del Tribunal Constitucional. En este sentido, además de las apelaciones registradas, la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia ha presentado ante la Comisión Electoral Central la petición de celebrar un referéndum vinculante.

El pasado 10 de febrero, la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia recibía su primer mazazo: la justicia taiwanesa desestimaba su primera alegación en contra de la interpretación del Tribunal Constitucional favorable a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. Sin embargo, lejos de amedrentarse, a los cuatro días presentaban su segunda alegación. También conocíamos que la Comisión Electoral Central de Taiwán se verá obligada a estudiar la solicitud de la misma agrupación religiosa sobre la celebración de un referéndum.

La legislación de este país, que oficialmente recibe el nombre de República de China, establece un mínimo de 1.879 firmas para la toma en consideración sobre la celebración de un referéndum. Al parecer, la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia logró presentar 3.549 firmas (casi el doble de las necesarias). En cualquier caso, hay que recalcar que este primer paso solo obliga a la toma en consideración de la propuesta. En caso de que el Comité Electoral la aceptara, los promotores tendrían que ser capaces de presentar 281.745 firmas válidas, dentro de un plazo establecido, para la efectiva celebración del referéndum.

La pregunta que figura en la propuesta presentada por la Alianza de Grupos Religiosos es la siguiente: “¿está de acuerdo con que el gobierno mantenga la definición actual de matrimonio como el de un hombre y una mujer y apruebe una ley diferenciada para proteger el derecho de las parejas del mismo sexo a vivir juntos?”. El objetivo de la organización de jerarquías religiosas de Taiwán es agitar el odio, el miedo y el desconocimiento sobre la realidad LGTB entre la población para impedir la igualdad. De todas formas, incluso en el escenario de la hipotética celebración de un referéndum, habría que ver hasta qué punto su resultado colisionaría con la resolución del más alto tribunal del país, que es favorable a la igualdad matrimonial y que, como explicábamos en líneas anteriores, dictaminó en 2017 que si en dos años no se modifica el Código Civil en el parlamento, las parejas del mismo sexo podrán registrar sus matrimonios a partir de mayo de 2019.

En declaraciones a la prensa, representantes de la Alianza de Grupos Religiosos decían este miércoles cosas como que “el movimiento por los derechos de los homosexuales está devorando a Taiwán”, que “una vez que se aprueben estas leyes discriminatorias, las personas no tendrán libertad de expresión ni libertad religiosa” o que “queremos la educación sobre la liberación sexual fuera de nuestras escuelas”.

“Por lo tanto, pedimos a los jueces del Tribunal Administrativo Superior que tengan la conciencia y la integridad moral para decidir sobre nuestra apelación, a través de su propia postura independiente, y no ceder a la influencia política y a las fuerzas de intimidación, de cara a tomar una decisión conforme a las libertades y los valores de nuestra sociedad democrática”, decía Chang Shou-yi, secretario general de la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia.

Una espera “sencillamente agonizante”  para las parejas del mismo sexo

En un inclusivo editorial publicado este miércoles por el diario Taipei Times, se comparaba el enroque del matrimonio igualitario en Taiwán con lo ocurrido en Australia, que “legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en diciembre del año pasado, mientras que el mes pasado, el Alto Tribunal Administrativo de Taipei rechazó a la tercera pareja de lesbianas que intentó registrar su matrimonio desde octubre del año pasado. El tribunal dijo que, dado que las enmiendas que legalizaban el matrimonio entre personas del mismo sexo no se habían aprobado en la legislatura, no tenía base legal para aprobar la solicitud de matrimonio”.

Recogíamos en diciembre el caso de Liang Tzung-huei y Chu Pei-shuan, una pareja de mujeres que contrajo, en 2014, matrimonio en Canadá y que el Estado taiwanés seguirá sin reconocer a tenor de la resolución sobre la apelación que presentaron y que era denegada por un tribunal. Esta respuesta de la justicia entronca con casos anteriores y posteriores que han obtenido la misma negativa.

El citado editorial periodístico recuerda que “las restricciones al matrimonio entre personas del mismo sexo han sido declaradas inconstitucionales” y denuncia que “cuando la Ley de Referéndum fue enmendada en diciembre del año pasado, reduciendo los umbrales para iniciar, secuestrar y aprobar referéndums, casi se esperaba que los grupos opuestos al matrimonio homosexual saltaran sobre ella para promover su agenda”.

Prosigue diciendo, en referencia a la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, que “no tiene sentido discutir en contra de estos grupos, ya que es probable que no se detengan incluso después de que el matrimonio gay se legalice formalmente, pero solo continuamos resaltando que el gobierno no ha tomado medidas para convertir el fallo en ley”. Y finaliza señalando que “las uniones del mismo sexo se legalizarán en mayo del próximo año en cualquier caso, a menos que el gobierno tenga otras ideas”, ya que “es un tema de derechos humanos y la larga espera es sencillamente agonizante para la comunidad LGBT, muchos de los cuales necesitan desesperadamente casarse por motivos legítimos y prácticos”.

La lucha por el matrimonio igualitario ya acumula un largo recorrido en Taiwán

Sirva de ejemplo del largo recorrido que acumula el matrimonio igualitario en Taiwán la lucha del activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio, que llevan años peleando en los tribunales para ver reconocido su derecho a contraer matrimonio. Una batalla jurídica que parecía perdida después de que la Corte Administrativa de Taipéi desestimase su demanda en 2014, al considerar que la legislación vigente simplemente no lo permitía. O lo sucedido en septiembre de 2013, cuando 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar su derecho a casarse.

Tras las promesas nunca satisfechas de Nepal o de Vietnam, Taiwán (o la República de China, su nombre oficial) es el principal candidato a ser el primer país asiático que aprueba una ley de matrimonio igualitario. Por un lado, su sociedad es una de las más abiertas de Asia hacia la realidad LGTB: una encuesta llevada a cabo en 2014 mostraba ya entonces que el 68% de la población estaba a favor de que las parejas del mismo sexo pudieran casarse, cifra que ascendía al 71% en otra encuesta llevada a cabo un año después. Taipéi, de hecho, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático, celebra un Orgullo multitudinario y es un destino turístico LGTB en alza.

Asimismo, entre la clase política el matrimonio igualitario cuenta ya con un respaldo significativo. Tanto la capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan con un registro de parejas del mismo sexo. Y en octubre de 2015, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición de su alcalde, el independiente Ko Wen-je. Pero el hito político que marcó un antes y un después fue la elección, en enero de 2016, de una presidenta, Tsai Ing-wen, favorable al matrimonio igualitario. Su partido, el Partido Progresista Democrático (DPP) conseguía además la mayoría absoluta en el Yuan Legislativo. En octubre, de hecho, se anunciaba una iniciativa parlamentaria de modificación del Código Civil. Dos meses más tarde el proyecto superaba sus dos primeras lecturas.

El proceso de aprobación del matrimonio igualitario, estancado

Ninguno de los partidos representados en el Yuan Legislativo se ha comprometido oficialmente a que la medida sea finalmente aprobada. Una reticencia basada en las reservas de los diputados de los distritos más conservadores y en el temor a la reacción de los votantes cristianos, que suponen alrededor del 5% de la población de Taiwán pero cuyos sectores homófobos han empezado a movilizarse muy activamente. En noviembre de 2016, por ejemplo, tenía lugar una manifestación de diez mil personas en Taipéi convocadas por la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, para mostrar su protesta tras la aprobación en primera lectura. No demasiadas, comparadas con las 82.000 que participaron en el anterior Orgullo, pero suficientes como para generar un importante ruido mediático.

En marzo de este año, de hecho, nos hacíamos eco de la inquietud que cundía en el activismo LGTB taiwanés ante la actitud de precaución que parecía haber adoptado Tsai Ing-wen al respecto. La presidenta, tras reunirse tanto con partidarios como con opositores al matrimonio igualitario, reconocía las dificultades políticas a las que se enfrentaba el proyecto y afirmaba incluso que se abría un camino “largo y díficil”.

Fuente Dosmanzanas

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Un tribunal de Taiwán rechaza reconocer el matrimonio de una pareja de mujeres celebrado en Canadá en 2014

Martes, 2 de enero de 2018

201712270015t0001Liang Tzung-huei y Chu Pei-shuan, dos mujeres de origen taiwanés, contrajeron matrimonio legalmente en Canadá en 2014. Al regresar a Taiwán, solicitaron su inscripción como pareja casada en la Oficina de Registro de Hogares del distrito Zhongzheng de Taipei. Ante la negativa del registro, presentaron la correspondiente apelación y este miércoles llegaba la respuesta desestimatoria del tribunal. Como venimos recogiendo en los últimos años, tras este tipo de procesos judiciales a favor de la igualdad matrimonial en Taiwán subyace un activismo organizado y concienciado. En este sentido, un grupo de 30 parejas del mismo sexo solicitaron al registro en 2014 el reconocimiento legal de sus matrimonios y, sin éxito, varias de ellas acudieron a la vía judicial. Todas ellas con la misma respuesta infructuosa hasta el momento. La última de ellas, la formada por Liang Tzung-huei y Chu Pei-shuan, contaba con la particularidad de que ya están casadas oficialmente en el extranjero y buscan que el matrimonio sea homologado en su país natal.

Como informábamos el pasado mes de mayo, la Corte Constitucional de Taiwán consideraba que las disposiciones del Código Civil que impiden a las parejas del mismo sexo contraer matrimonio no se ajustan a la legalidad y daba un plazo de dos años al Yuan Legislativo (el Parlamento taiwanés) para que apruebe su reforma. En caso contrario, las parejas del mismo sexo podrán automáticamente comenzar a registrar sus matrimonios. Entretanto, en medio del largo camino que queda por delante, el activismo organizado sigue visibilizando en los tribunales la discriminación vigente todavía.

Este miércoles se ha hecho público el fallo sobre el caso de Liang Tzung-huei y Chu Pei-shuan, una pareja de mujeres que contrajo matrimonio hace tres años en Canadá, que el Estado taiwanés seguirá sin reconocer a tenor de la resolución sobre la apelación que presentaron y que ahora ha sido denegada por un tribunal. Esta respuesta negativa de la justicia entronca con casos anteriores que han obtenido la misma respuesta.

Sirva de ejemplo la lucha del activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio, que llevan años peleando en los tribunales para ver reconocido su derecho a contraer matrimonio. Una batalla jurídica que parecía perdida después de que la Corte Administrativa de Taipéi desestimase su demanda en 2014, al considerar que la legislación vigente simplemente no lo permitía. O lo sucedido en septiembre de 2013, cuando 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar su derecho a casarse.

Tras las promesas nunca satisfechas de Nepal o de Vietnam, Taiwán (o la República de China, su nombre oficial) es el principal candidato a ser el primer país asiático que aprueba una ley de matrimonio igualitario. Por un lado, su sociedad es una de las más abiertas de Asia hacia la realidad LGTB: una encuesta llevada a cabo en 2014 mostraba ya entonces que el 68% de la población estaba a favor de que las parejas del mismo sexo pudieran casarse, cifra que ascendía al 71% en otra encuesta llevada a cabo un año después. Taipéi, de hecho, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático, celebra un Orgullo multitudinario y es un destino turístico LGTB en alza.

Asimismo, entre la clase política el matrimonio igualitario cuenta ya con un respaldo significativo. Tanto la capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan con un registro de parejas del mismo sexo. Y en octubre de 2015, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición de su alcalde, el independiente Ko Wen-je. Pero el hito político que marcó un antes y un después fue la elección, en enero de 2016, de una presidenta, Tsai Ing-wen, favorable al matrimonio igualitario. Su partido, el Partido Progresista Democrático (DPP) conseguía además la mayoría absoluta en el Yuan Legislativo. En octubre, de hecho, se anunciaba una iniciativa parlamentaria de modificación del Código Civil. Dos meses más tarde el proyecto superaba sus dos primeras lecturas.

El proceso de aprobación del matrimonio igualitario, estancado

Ninguno de los partidos representados en el Yuan Legislativo se ha comprometido oficialmente a que la medida sea finalmente aprobada. Una reticencia basada en las reservas de los diputados de los distritos más conservadores y en el temor a la reacción de los votantes cristianos, que suponen alrededor del 5% de la población de Taiwán pero cuyos sectores homófobos han empezado a movilizarse muy activamente. En noviembre de 2016, por ejemplo, tenía lugar una manifestación de diez mil personas en Taipéi convocadas por la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, para mostrar su protesta tras la aprobación en primera lectura. No demasiadas, comparadas con las 82.000 que participaron en el anterior Orgullo, pero suficientes como para generar un importante ruido mediático.

En marzo de este año, de hecho, nos hacíamos eco de la inquietud que cundía en el activismo LGTB taiwanés ante la actitud de precaución que parecía haber adoptado Tsai Ing-wen al respecto. La presidenta, tras reunirse tanto con partidarios como con opositores al matrimonio igualitario, reconocía las dificultades políticas a las que se enfrentaba el proyecto y afirmaba incluso que se abría un camino “largo y díficil”.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Taiwán celebra los avances en derechos del colectivo LGBT en el orgullo más multitudinario de Asia

Sábado, 4 de noviembre de 2017

taiwan_gay-a6Más de cien mil personas se manifestaron en el orgullo LGBT en Taipei, celebrando que Taiwán esté en proceso de convertirse en el primer país del continente asiático en legalizar el matrimonio igualitario. 

Con la premisa de «haz el amor, no la guerra: educación sexual, esa es la dirección», más de cien mil personas celebran los avances en la defensa de los derechos del colectivo LGBT en el orgullo de Taipei, la capital de Taiwán, este sábado, 28 de octubre, en la que ha sido la mayor celebración del orgullo LGBT en el continente asiático. «La esperanza compartida es la pronta legalización del matrimonio gay en la isla», declara uno de los organizadores de la marcha, que ha estado apoyada por representantes de más de 20 países.

Tras la multitudinaria manifestación en favor del matrimonio igualitario, en diciembre del año pasado, Taiwán se convertía en el primer asiático que se abría al matrimonio igualitario por sentencia judicial del pasado mayo, dando un plazo de dos años al gobierno para enmendar y permitir legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo. «Taiwán continúa siendo pionera en fomentar el respeto y la tolerancia sobre el fanatismo y la discriminación», declara de forma unánime los representantes internacionales que han asistido a la manifestación, incluyendo a la Unión Europea y otros 12 países a través de un comunicado.

Esta demostración confirma el carácter abierto y pionero en la defensa de los derechos del colectivo LGBT en la isla, reflejando el motivo por el que Taiwán se ha convertido en el refugio de emigrantes de otros países donde son perseguidos por su identidad de género y su orientación sexual. «En mi país no puedo abrir la boca», declara uno de los emigrantes de origen asiáticos que residen ahora en Taiwán.

Más críticos se manifiestan los propios taiwaneses, como Hu, que reclama que «ya está bien de sufrimiento, no queremos esperar más», resaltando que a pesar de los avances logrados todavía siente la necesidad de que su gobierno confirme la apertura que su sociedad le demanda. En la misma línea se manifiesta el mítico activista que ha recibido el Premio Presidencial de la Cultura, Chi Chia-wei, impaciente por registrar su matrimonio, quien alega que «no se puede obligar a los taiwaneses a esperar dos años».

Fuente Universogay

General, Historia LGTB , , , , ,

La Corte Suprema de Taiwán avala el matrimonio igualitario

Jueves, 25 de mayo de 2017

taiwan_gay-a6El Tribunal da un plazo de dos años para modificar la ley actual, que restringe el matrimonio a uniones de personas de distinto sexo.

Taiwán será el primer lugar de Asia en permitir estas uniones.

La Corte Suprema de Justicia de Taiwán ha declarado inconstitucional la restricción del matrimonio a uniones de personas de distinto sexo y exigió la legalización del matrimonio homosexual, lo que como anunciábamos hace unos meses, convertirá a la isla en el primer lugar de Asia en permitirlo.

La actual ley que no legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional y debe ser modificada en el plazo de dos años, anunció el secretario general de la corte, Lu Tai-lang, en rueda de prensa.

La máxima autoridad judicial de Taiwán, conocida como Yan Judicial, dicta este miércoles, 24 de mayo, una sentencia mediante la que promueve la legalización del matrimonio igualitario en Taiwán al considerar que las actuales leyes sobre el matrimonio, que expresan literalmente que sólo se puede producir entre un hombre y una mujer, suponen una violación de los derechos constitucionales de las parejas del mismo sexo, otorgando un plazo de dos años para que el gobierno modifique la ley o aprobando una nueva ley que contemple con claridad a las parejas del mismo sexo. De esta manera Taiwán se convertiría en el primer país del continente asiático en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La declaración de los 14 jueces de la Corte Suprema responde a consultas sobre la constitucionalidad de la actual ley matrimonial presentadas por el veterano activista de los derechos de los homosexuales Chi Chia-wei y el gobierno municipal de Taipei.

“Se ha hecho realidad un sueño que llevo esperando más de 16 años”, dijo Chi, tras conocer la decisión, en medio de la algarabía de numerosos grupos a favor del matrimonio homosexual que esperaban expectantes la sentencia.

Ninguno de los dos partidos mayoritarios de Taiwán ha adoptado hasta ahora una postura clara sobre el matrimonio igualitario, aunque la presidenta del país y dirigente del Partido Demócrata Progresista (PDP), Tsai Ing-wen, sí ha expresado su apoyo en alguna ocasión.

El Parlamento taiwanés inició a finales del 2016 deliberaciones sobre una enmienda de ley para legalizar las bodas homosexuales, pero, por el momento, las propuestas sólo han pasado la primera de las tres fases necesarias para su aprobación y se desconoce cuando se producirá la segunda ronda.

Desde el 11 de enero de 2017, las parejas del mismo sexo pueden registrar legalmente sus uniones en once de las ciudades y condados de Taiwán, lo que representa el 80 %.

Legalizando el matrimonio igualitario, el colectivo LGBT aspira a conseguir los mismos derechos que disfrutan las parejas heterosexuales, incluyendo todo lo referente a la adopción de menores de edad, la crianza de los hijos, los derechos de herencia y las responsabilidades para autorizaciones relacionadas con emergencias sanitarias. Sin embargo son conscientes de que su gobierno podría simplemente legalizar la unión legal entre personas homosexuales, pero excluir algunas de estas cuestiones, como defienden grupos religiosos radicales que sostienen que asuntos que afectan a toda la sociedad no deberían ser decididos por unos cuantos magistrados, sino a través de un referéndum. Ambos colectivos se centran ahora en persuadir a los legisladores que tengan en cuenta sus respectivas posturas.

Aunque China sigue reclamando la soberanía de Taiwán, el pequeño país asiático tiene su propio gobierno, y es conocido por sus valores liberales, siendo Taipei la ciudad que acoge el evento anual del orgullo LGBT más multitudinario de Asia, convirtiéndose la legalización del matrimonio igualitario en una posibilidad real desde el momento en que asciende al poder la actual presidenta, Tsai ing-wen, permitiéndose en Taipei la inscripción en el registro de las parejas del mismo sexo desde enero de 2016, y celebrándose incluso bodas simbólicas entre personas del mismo sexo con el objetivo de conseguir la modificación de la ley.

Pero al igual que otros países europeos y americanos, esta postura ha provocado la movilización de grupos de radicales religiosos conservadores, que deben temer que les obliguen a contraer matrimonio con personas del mismo sexo, lo que no impide que una vez el tribunal constitucional, formado por 14 jueces, halla fallado en favor de la legalización del matrimonio igualitario, el gobierno comience el proceso para enmendar la actual legislación reaccionaria o introducir una nueva ley que de cobertura legal a todas las parejas, independientemente de que sean heterosexuales u homosexuales.

Fuente Universogay/Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , ,

La presidenta de Taiwán niega un cambio en su apoyo al matrimonio igualitario pero dice que su aprobación será “larga” y “difícil”

Lunes, 6 de marzo de 2017

taiwan_studies_tsa_ying_wen_091511El optimismo con el que el colectivo LGTB taiwanés recibió el nombramiento de Tsai Ing-wen como presidenta del país a principios de 2016 se está convirtiendo ahora en un estado de cierta preocupación. A través de su cuenta de Facebook, el activista Vincent Huang denunciaba que la presidenta le habría dicho que “puede que no veas el matrimonio entre personas del mismo sexo en tu vida”. Desde la Oficina Presidencial se apresuraban a aclarar que no ha habido un retroceso en la postura de Tsai Ing-wen en su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque la propia dirigente admite que su aprobación será “un camino largo” y “difícil”.

El Partido Progresista Democrático de Taiwán defendió abiertamente, cuando todavía estaba en la oposición, su apoyo sin fisuras a la igualdad matrimonial. Con esa promesa, entre otras, consiguió el apoyo generalizado de la comunidad LGTB y la mayoría absoluta parlamentaria. Ahora que Tsai Ing-wen ya es la presidenta de este país asiático, niega que haya cambiado de postura pero admite que existen dificultades para sacar la legislación adelante.

Hace solo unos días, la presidenta se reunía por separado con grupos de partidarios y detractores del matrimonio igualitario. Entre los opositores, fundamentalmente, se encuentran grupos religiosos que están ejerciendo una gran presión mediática y social para evitar el acceso de todas las personas a la institución matrimonial, con independencia de su orientación sexual. De hecho, a finales de 2016, coincidiendo con la reunión del Comité Judicial y de Leyes Orgánicas para revisar las enmiendas propuestas a la ley que haría legal el matrimonio entre personas del mismo sexo en Taiwán, la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia convocaba a 10.000 personas contrarias a la igualdad.

Por otra parte, varias familias homoparentales con hijos también fueron recibidas por la presidenta, ante representantes de altos funcionarios de la Oficina Presidencial, diputados del Yuan Legislativo y miembros del Gabinete y el comité legislativo del Partido Progresista Democrático. Alex Huang, portavoz de la Oficina Presidencial, ha asegurado que mientras se discute posiciones y se trata de llegar a un acuerdo con todas las partes, el Ministerio de Justicia se encuentra recopilando información sobre el matrimonio igualitario y los procedimientos legales pertinentes que se han aplicado en otros países.

El colectivo LGTB taiwanés, muy movilizado

82.000 personas apoyaron en octubre de 2016 el Orgullo LGTB de Taipéi (capital de Taiwán), casi 10.000 más que en la edición de 2015. Aunque los fines son radicalmente opuestos, si se compara la asistencia del Orgullo con la de la manifestación LGTBfóbica de noviembre, que apenas sumaba 10.000 personas, se puede concluir que una minoría ruidosa pretende imponer sus postulados discriminatorios e injustos.

Entre los participantes hubo representantes de la Unión Europea, los Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Hong Kong. Más de 100 asociaciones igualitarias, de derechos humanos, grupos feministas y estudiantiles de Taiwán fueron acompañados por delegaciones de varias misiones diplomáticas en el Orgullo LGTB de Taipéi, incluido el Instituto Americano de Taiwán.

En diciembre de 2014, el parlamento taiwanés era el primero en Asia en debatir la aprobación del matrimonio igualitario; una cuestión propuesta, precisamente, por el Partido Progresista Democrático de Taiwán y que cuenta con el rechazo del Kuomintang. El ahora principal partido de la oposición sí apoya las uniones civiles. Antes de convertirse en presidenta, Tsai Ing-wen publicó un vídeo para celebrar el equivalente chino del día de San Valentín en el que se incluyen tres parejas del mismo sexo. Ya era bien conocida su postura y la de su partido con respecto al apoyo explícito a la comunidad LGTB (y esperemos que así siga siendo).

Aunque el matrimonio igualitario todavía no es legal en Taiwán, el clima sociopolítico es cada vez más aperturista. La vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Por lo que se refiere a la aceptación social, hay indicios positivos. En octubre del año pasado, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición del alcalde de Taipéi, Ko Wen-je. El principal escollo proviene del ámbito religioso. La Alianza Nueva Generación fue uno de los grupúsculos cristianos que criticaron la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”. Con todo, cabe recordar que los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa.

Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población está a favor del matrimonio igualitario. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este año con un registro de parejas del mismo sexo.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Sapporo será la primera gran ciudad de Japón con una ley de uniones de hecho específica para parejas del mismo sexo

Lunes, 6 de febrero de 2017

gay-marriage-is-openly-accepted-in-asian-societies-like-japan-1506831-20140612153652-inter1-2-500x281Ya lo habíamos anunciado en diciembre pasado… Sapporo tiene cerca de dos millones de habitantes y es la quinta ciudad más poblada del país nipón (por detrás de Tokio, Yokohama, Osaka y Nagoya). Sapporo se convierte en la primera gran urbe que reconocerá las uniones de hecho de parejas del mismo sexo en Japón, a partir del nuevo ejercicio fiscal que comienza en abril. Aunque varios distritos y pequeñas ciudades empezaron a reconocer desde 2015 las parejas de hecho, Sapporo es, hasta el momento, la administración territorial japonesa más grande en hacer lo propio. Asimismo, también será pionera en abrir estas uniones a parejas en las que alguno de sus miembros (o ambos) sea una persona trans.

A falta de una ley nacional que permita las uniones de hecho entre parejas del mismo sexo en todo el territorio japonés y, por supuesto, a la espera del matrimonio plenamente igualitario, las administraciones locales son las que están dando pequeños pasos en este sentido. Aunque Sapporo no es la primera ciudad nipona en reconocer a las parejas no exclusivamente heterosexuales, como decíamos, sí es la administración más importante de las que lo ha hecho hasta el momento.

Para poder acogerse a este tipo de enlaces, “uno o ambos miembros de la pareja deben pertenecer a minorías sexuales, reconociéndose como compañeros de vida y prometen cooperar económicamente, físicamente y mentalmente en su vida cotidiana”. Además, ambos tendrán que ser mayores de 20 años y estar empadronados en Sapporo. El consistorio está trabajando para ultimar la normativa municipal para que pueda ser de aplicación a partir del próximo periodo fiscal, que se inicia en abril.

Con estas uniones de hecho, el ayuntamiento expedirá un certificado a las parejas contrayentes y les facilitará una copia de sus “votos de asociación”. Asimismo, si bien la certificación no les proporciona los mismos derechos y obligaciones legales que a las parejas heterosexuales unidas en matrimonio, con esta ley las parejas del mismo sexo, entre otras cosas, podrán convertirse en destinatarios del dinero del seguro de vida o disfrutar de varios descuentos para los miembros de la familia, como los contratos de telefonía móvil.

Por otra parte, Sapporo es el primer territorio japonés que abre la posibilidad de unirse a parejas en la que alguno o ambos de sus miembros sea una persona trans. De entrada es una buena noticia, ya que concede un derecho hasta la fecha desconocido en Japón para la comunidad trans. La mayor pega es que, al menos en lo que ha trascendido a los medios de comunicación, se habla en términos de “trastorno” o “disforia” de género, unos conceptos que chocan con las reivindicaciones actuales de libre autodeterminación de género.

Varios municipios japoneses ya reconocen las parejas de hecho

La ciudad de Iga (que ronda los 95.000 habitantes, en la prefactura de Mie) se convertía en diciembre de 2015 en el cuarto municipio japonés en abrir a las parejas del mismo sexo la posibilidad de unirse civilmente. Aunque en Japón, como decíamos, tampoco se ha aprobado todavía el matrimonio igualitario, varias ciudades han tomado la delantera, aprobando la inclusión de parejas del mismo sexo en los registros de parejas de hecho.

La primera administración japonesa que anunció la apertura de uniones civiles entre parejas de gais y lesbianas fue la de Shibuya (un distrito especial de Tokio). Por su parte, Setagaya (como Shibuya, otro de los 23 distritos que conforman la municipalidad metropolitana de Tokio) secundaba poco después la iniciativa y se convertía en el segundo territorio japonés en ponerla en marcha.

Asimismo, en la ciudad de Takarazuka, en la prefectura de Hyogo, se iniciaba el pasado mes de junio la expedición de certificados de asociación a las parejas homosexuales. A diferencia de lo que ocurre en Shibuya, los registros de parejas de hecho en Takarazuka y Setagaya no exigen a las empresas privadas que reconozcan a las parejas homosexuales.

Los resultados de una encuesta realizada en el país nipón a finales de 2015 constatan que un 51% de la ciudadanía sería partidaria de la aprobación del matrimonio igualitario. Una gran evolución, teniendo en cuenta que hasta épocas recientes la homosexualidad era un tema tabú en la sociedad japonesa. Otro importante reconocimiento llegaba en julio de 2016, cuando el Ministerio de Trabajo de Japón incluía la discriminación hacia empleados LGTB como una forma de acoso sexual.

Aunque ningún país asiático ha aprobado por el momento el matrimonio igualitario, la situación del colectivo es diametralmente opuesta en los distintos países del continente. Como viene recogiendo dosmanzanas, Japón y Taiwán están experimentando avances locales en el reconocimiento de las parejas del mismo sexo. Sin embargo, en algunos como MalasiaBrunéi o la India, , entre otros, las personas LGTB son víctimas de la homofobia de estado y la intransigencia social. Por el contrario, además de Taiwán y Japón, otros países como Vietnam van posicionándose en líneas más aperturistas e igualitarias (si bien no al ritmo que cabría desear).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El proceso de aprobación del matrimonio igualitario en Taiwán da un paso adelante

Jueves, 29 de diciembre de 2016

taiwan_gay-a6El proceso de aprobación del matrimonio igualitario siue adelante en Taiwán. Un comité legislativo del Yuan Legislativo (el Parlamento unicameral taiwanés) ha aprobado en segunda lectura una modificación del Código Civil de la isla que abre el matrimonio a las parejas del mismo sexo. La culminación del proceso no será sencilla, de todas formas. Quedan aún dos lecturas más, cuya discusión seguramente no tendrá lugar hasta mediados del año 2017, y la oposición de los grupos religiosos es intensa. El hecho de que las manifestaciones a favor sean realmente multitudinarias y de que las encuestas arrojen un apoyo mayoritario de la población permite sin embargo mantener la esperanza.

El vuelco electoral ocurrido en enero, que hizo presidenta a Tsai Ing-wen y daba mayoría absoluta a su partido, el Partido Progresista Democrático (DPP), acababa desembocando hace unas semanas en la presentación de varias iniciativa legislativas en esa dirección. La nueva presidenta, recordemos, es favorable al matrimonio igualitario (antes de convertirse en presidenta ya nos hicimos eco de uno de sus vídeos, en el que incluyó a parejas del mismo sexo) y la mayoría de su partido, al menos sobre el papel, también lo apoya.

Ya hace dos años, de hecho, que el Parlamento de Taiwán discutió el tema por primera vez, pero ahora el equilibrio de fuerzas parece más favorable. El matrimonio igualitario contaría con el apoyo de una fracción significativa del DPP, así como del minoritario Partido del Nuevo Poder (NPP), que tiene 5 diputados. Cuenta, sin embargo, con la oposición de la mayoría de los diputados del Kuomintang o Partido Nacionalista Chino, principal fuerza de la oposición (aunque también hay algún miembro de este que lo apoya).

La propuesta de modificación del Código Civil fue aprobada en primera lectura el pasado 8 de noviembre (en concreto, se aprobaron dos propuestas de enmienda). Este lunes, al menos una de las propuestas, la presentada por el diputado del DPP Yu Mei-nu, conseguía el aval del Comité Judicial y de Leyes Orgánicas de Yuan. No sin debate, de hecho. La redacción original, que sustituía a “el hombre y la mujer” por “las dos partes” en el texto legal, era sustituida por una nueva redacción, que sin eliminar la referencia al “hombre y la mujer” añadía una línea más al Código Civil específicando que el matrimonio también pueden tener lugar “entre dos personas del mismo sexo”, con los mismos requerimientos y consecuencias. La reforma también implica que las parejas del mismo sexo no podrán ser rechazadas en las solicitudes de adopción en base a su orientación sexual.

Comienza ahora el proceso posiblemente más delicado: las negociaciones entre los diputados para conseguir avanzar hacia una segunda y tercera lectura, que tendrían lugar ya a mediados del año 2017. Y es que, como ya comentamos en una entrada anterior, ninguno de los partidos representados en el Yuan Legislativo se ha comprometido oficialmente a que la medida sea finalmente aprobada. Una reticencia basada, muy posiblemente, en las reservas de los diputados de los distritos más conservadores. Y es que el proceso de discusión parlamentaria se está acompañando de una intensa movilización de los sectores homófobos. En noviembre nos hacíamos eco, por ejemplo, de una manifestación de diez mil personas en Taipéi, la capital taiwanesa, convocadas por la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, para mostrar su protesta tras la aprobación en primera lectura.

Sin embargo, también el movimiento en favor de la igualdad en Taiwán ha sido capaz de mostrar músculo. Semanas antes de la manifestación homófoba, unas 82.000 personas habían apoyado la celebración del Orgullo LGTB de Taipéi. Y ya en diciembre, un concierto en favor del matrimonio igualitario, que contó con algunas de las figuras más populares del pop taiwanés, fue capaz de atraer a unas 150.000 personas.

Veremos qué sucede finalmente. A día de hoy, la vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que la legislación vigente simplemente no lo permitía.

Punta de lanza de la igualdad en el Extremo Oriente

Lo cierto es que en Taiwán el clima social es cada vez más aperturista hacia el matrimonio igualitario. Una encuesta llevada a cabo en 2014 mostraba que el 68% de la población estaría ya a favor. Cifra que ascendía al 71% en otra encuesta llevada a cabo un año después. Los gestos públicos también parecen demostrarlo. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Y en octubre de 2015, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición de su alcalde, el independiente Ko Wen-je.

Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este año con un registro de parejas del mismo sexo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Miles de personas protestan en Taiwán contra el matrimonio igualitario

Lunes, 21 de noviembre de 2016

gettyimages-623786348-e1479378241715-520x347Cambian los actores y los escenarios, pero la historia se repite. Grupos civiles contrario a los derechos humanos de las personas LGTB, en este caso auspiciados por las jerarquías agrupadas en torno a la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia, han exhibido su intolerancia ante la posible aprobación del matrimonio igualitario en este país asiático. Sin embargo, los 10.000 manifestantes de la marcha homófoba solo representan un 12% de las personas que recientemente dieron su apoyo al Orgullo LGTB de Taipéi, que logró congregar 82.000 asistentes. Por otra parte, un pequeño grupo de agitadores LGTBfóbicos trató de colarse en el interior del parlamento nacional taiwanés, sin éxito, para reclamar un referéndum y “audiencias públicas” antes de que se decida la cuestión. A pesar de estas movilizaciones, el proyecto de ley ya ha pasado su primera lectura (a falta de dos más).

La buena noticia es que parece ser que es bastante probable que Taiwán se convierta en el primer país asiático en aprobar el matrimonio igualitario. Diez diputados del gobernante Partido Progresista Democrático (DPP), que consiguió en las pasadas elecciones una victoria más que suficiente y que apoya los derechos del colectivo LGTB -o al menos algunos-, han presentado un proyecto de ley para modificar la legislación sobre el matrimonio. La gran mayoría de la comunidad LGTB taiwanesa apoya el texto del DPP, aunque otros partidos han presentado sus propias versiones (cuatro en total). La propuesta de la formación que sustenta al Gobierno propugna eliminar las referencias de género en el capítulo matrimonial del Código Civil, reemplazando los términos ‘hombre’ y ‘mujer’ por “las dos partes”. El artículo 972 del Código Civil de Taiwán, que regula los derechos de los cónyuges, sería enmendado en consecuencia para establecer que “el acuerdo matrimonial será realizado por las dos partes”.Y se espera que no tenga problema en ser aprobada en el parlamento.

Esta propuesta no responde sólo a un compromiso de la presidenta electa, sino que además es fruto de las presiones que los grupos de activistas LGTB han ejercido sobre el gobierno taiwanés después del suicidio de un profesor francés, Jacques Picoux, que se quitó la vida tras la muerte de su pareja, Zeng Jingchao, y comprobar que, a efectos legales, eran completos desconocidos y no podía hacer nada para que se cumplieran las últimas voluntades del hombre con el que compartió 35 años de su vida.

Varios grupos religiosos, inspirados por los mismos grupos en países occidentales, estaban dispuestos a protestar para preservar la santidad del matrimonio… Y eso han hecho. Miles de manifestantes abarrotaron las calles de la capital, Taipei, para protestar por esta nueva propuesta del gobierno progresista.

La marcha LGTBfóbica celebrada este jueves ha coincidido con la reunión del Poder Judicial de la Legislatura y el Comité de Leyes y Estatutos Orgánicos para revisar las enmiendas propuestas a la ley que haría legal el matrimonio igualitario en este país de Asia. La Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia quiere que la ley se vote en referéndum y que se celebren “audiencias públicas”, una posibilidad que serviría para dar voz en sede parlamentaria a supuestos “expertos” contrarios a la igualdad, así como a representes religiosos.

Los manifestantes vestían de blanco y llevaban pancartas, una parte de la manifestación consistía en sentarse delante de una pantalla gigante a ver trabajar al comité que trabaja en la redacción de la ley. Abucheos, negaciones, pulgares abajo.

Este vídeo recoge un momento de la manifestación contraria al matrimonio entre personas del mismo sexo:

Uno de los organizadores de la marcha, David Tseng, explicó que están enfadados porque para ellos el matrimonio ha de ser entre un hombre y una mujer: “Ahora quieren cambiar la ley para eliminar lo del “padre” y la “madre” de golpe. Somos diferentes a occidente. En la cultura asiática le damos mucha importancia a la piedad filial hacia el padre y la madre. Es una virtud que tenemos que mantener.

Wang Tzu-hao, pastor portavoz de una alianza cristiana del sur del país, ha defendido que “solo un matrimonio heterosexual puede crear la posibilidad de tener hijos y solo entonces podremos sostener la próxima generación de la nación”. Una opinión similar a la defendida por los organizadores de la manifestación discriminatoria, que aseveran que “somos diferentes de Occidente, ya que en la cultura oriental damos gran importancia al respeto filial al padre y a la madre, una virtud que debemos mantener”.

No obstante, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ya ha expresado su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo. Ayer mismo, el portavoz de la oficina presidencial, Alex Huang, recordaba a los críticos y a los grupos homófobos que “Taiwán es una democracia” y, aunque todas las opiniones sean escuchadas, deben “respetar el debate en el parlamento y el proceso legislativo”. Si el proyecto de ley consigue superar las tres fases, Taiwán se convertiría en el primer país de Asia en aprobar el matrimonio igualitario.

Éxito del Orgullo LGTB de Taipéi

82.000 personas apoyaron hace unas semanas el Orgullo LGTB de Taipéi (capital de Taiwán), casi 10.000 más que en la edición de 2015. Aunque los fines son radicalmente opuestos, si se compara la asistencia del Orgullo con la de la manifestación LGTBfóbica, que apenas ha sumado 10.000 personas, se puede concluir que una minoría ruidosa pretende imponer sus postulados discriminatorios e injustos.

Entre los participantes hubo representantes de la Unión Europea, los Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Hong Kong. Más de 100 asociaciones igualitarias, de derechos humanos, grupos feministas y estudiantiles de Taiwán fueron acompañados por delegaciones de varias misiones diplomáticas en el Orgullo LGTB de Taipéi, incluido el Instituto Americano de Taiwán.

La punta de lanza de la igualdad en Asia

En diciembre de 2014, el parlamento taiwanés era el primero en Asia en debatir la aprobación del matrimonio igualitario; una cuestión propuesta, precisamente, por el DPP y que cuenta con el rechazo del Kuomintang. El ahora principal partido de la oposición sí apoya las uniones civiles. Antes de convertirse en presidenta, Tsai publicó un vídeo para celebrar el equivalente chino del día de San Valentín en el que se incluyen tres parejas del mismo sexo. Ya era bien conocida su postura y la de su partido con respecto al apoyo explícito a la comunidad LGTB.

Aunque el matrimonio igualitario todavía no es legal en Taiwán, el clima sociopolítico es cada vez más aperturista. La vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Por lo que se refiere a la aceptación social, hay indicios positivos. En octubre del año pasado, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición del alcalde de Taipéi, Ko Wen-je. El principal escollo proviene del ámbito religioso. La Alianza Nueva Generación fue uno de los grupúsculos cristianos que criticaron la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”. Con todo, cabe recordar que los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa.

Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población está a favor del matrimonio igualitario. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este año con un registro de parejas del mismo sexo.

Fuente: Pink News, vía Estoybailando/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Nueva iniciativa legislativa para aprobar el matrimonio igualitario en Taiwán

Viernes, 28 de octubre de 2016

201610240022t0001Nueva iniciativa legislativa para sacar adelante la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en Taiwán. Diez diputados del gobernante Partido Progresista Democrático (DPP) han anunciado la presentación de un proyecto de ley en esa dirección. Han pasado dos años desde el último intento y el balance de fuerzas es ahora más favorable a la igualdad.

En enero de este año se producía en Taiwán un vuelco electoral que hizo presidenta a la candidata del DPP Tsai Ing-wen, favorable al matrimonio igualitario. El partido de Tsai también consiguió la mayoría absoluta en el Yuan Legislativo, el parlamento unicameral del país. La victoria del DPP alimentó las esperanzas de nuevos avances en el país asiático, uno de los más adelantados del continente en materia de derechos LGTB.

Nueve meses después se produce el primer movimiento. Diez diputados del DPP anunciaron el lunes pasado la presentación de un proyecto de ley para modificar el Código Civil y abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. La propuesta cuenta ya con el apoyo de 33 diputados del partido en el Gobierno, que ocupa 68 de los 113 escaños. El opositor Partido del Nuevo Poder (NPP), con 5 asientos, también se ha mostrado favorable a la igualdad matrimonial y ha hecho pública su propio proyecto.

El proceso legislativo, sin embargo, se prevé largo. Por lo pronto, ninguno de los partidos representados en el Yuan Legislativo se ha comprometido oficialmente a que la medida se someta finalmente a votación en el pleno del Parlamento. Esta reticencia parece contradictoria con el hecho de que 65 de los diputados han expresado públicamente su apoyo al matrimonio igualitario. Pero muchos de ellos justifican su falta de resolución por la presión para no importunar a los electores de sus distritos con una decisión que creen difícil de explicar. El opositor Kuomintang se plantea dotar de libertad de voto a sus representantes llegado el momento.

La punta de lanza de la igualdad en Asia

En diciembre de 2014, el parlamento taiwanés era el primero en Asia en debatir la aprobación del matrimonio igualitario; una cuestión propuesta, precisamente, por el DPP y que cuenta con el rechazo del Kuomintang. El ahora principal partido de la oposición sí apoya las uniones civiles. Antes de convertirse en presidenta, Tsai publicó un vídeo para celebrar el equivalente chino del día de San Valentín en el que se incluyen tres parejas del mismo sexo. Ya era bien conocida su postura y la de su partido con respecto al apoyo explícito a la comunidad LGTB.

Aunque el matrimonio igualitario todavía no es legal en Taiwán, el clima sociopolítico es cada vez más aperturista. La vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Por lo que se refiere a la aceptación social, hay indicios positivos. En octubre del año pasado, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición del alcalde de Taipéi, Ko Wen-je. El principal escollo proviene del ámbito religioso. La Alianza Nueva Generación fue uno de los grupúsculos cristianos que criticaron la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”. Con todo, cabe recordar que los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa.

Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población está a favor del matrimonio igualitario. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este año con un registro de parejas del mismo sexo.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , ,

Multan a una universidad de Taiwán por expulsar a un estudiante con VIH

Viernes, 19 de agosto de 2016

780x580-noticias-national-defense-university-of-taiwan-logoUn universitario denunció a su universidad por discriminación cuando lo expulsaron poco después de que supieran que era VIH positivo. Los tribunales han dado la razón a la universidad, que alega mal comportamiento para su expulsión, pero han sido multada en base a una ley que protege a los enfermos de VIH y Sida.

Los Centers for Disease Control (Centros para el Control de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés) han multado a la National Defense University (Universidad Nacional de Defensa, NDU por sus siglas en inglés) con un millón de nuevos dólares taiwaneses por expulsar en 2013 a un estudiante que era VIH positivo. El lunes, 15 de agosto, se producía la notificación, en la que es la primera vez que una institución educativa en Taiwan es multada de esta manera por haber discriminado a uno de sus alumnos, además de que constituye la multa más grande emitida antes por los CDC.

El alumno, cuya identidad permanece en el anonimato por su deseo expreso, había dado positivo en una prueba rutinaria de VIH, en 2012. En el momento en que tienen conocimiento de su condición de seropositivo, la Universidad le prohibe tomar clases de natación y requiere que su comida, sus platos y ropa sean lavados por separado de los de los demás estudiantes. Expulsado seis meses antes de su graduación, r epresentantes de la NDU alegan que no lo expulsan por ser VIH positivo, sino por sus «acciones irrespetuosas contra la escuela».

El universiario demanda a la institución educativa por discriminación y por privarle de su derecho fundamental a la educación ante el Ministerio de Salud y Bienestar Social en 2014, que llega a las cortes en julio de ese mismo año. Pero el Alto Tribunal Administrativo de Taipei falla a favor de la decisión de la Universidad. Contradictoriamente, ese mismo tribunal advierte que el Ministerio de Salud y Bienestar está autorizado a multar a la universidad por el incumplimiento de la Ley de Protección de los Derechos del Paciente y el Control de la Infección por VIH.

Según Chou Jij-haw, director general de los CDC, la NDU hizo un uso abusivo de sus poderes, erigiéndose como un mal ejemplo para la nación a la hora de erradicar el estigma y la discriminación en pacientes de VIH y Sida. Asimismo, advierte de que los CDC pueden multar varias veces a la NDU si no cumplen la ley que protege a los pacientes con VIH, teniendo igualmente la potestad de dejar sin efecto la multa si deciden cumplir con la ley readmitiendo al alumno.

«Cuantos más pacientes con SIDA son puestos en vergüenza y tratados injustamente, es menos probable que los pacientes potencialmente infectados puedan dar un paso adelante para hacer chequeos sanitarios y tratamientos médicos, y más difícil será combatir la enfermedad», explica el director general de los CDC, desde donde continuarán apelando a los tribunales para que el alumno sea readmitido.

El programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (UNAIDS por sus siglas en inglés, ONUSIDA en español) ha expresado su preocupación por este caso. Por el momento, ha proporcionado al CDC todo tipo de información sobre juicios similares en otros países que puedan ayudarles en su lucha por los derechos del estudiante en los tribunales. Alrededor de 31.000 pacientes con VIH están protegidos bajo la Ley de Protección de los Derechos del Paciente y el Control de la Infección por VIH, así como por las directrices internacionales sobre VIH y Sida y Derechos Humanos.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Gran éxito en Taiwán de un anuncio publicitario en el que un hijo sale del armario ante su padre

Sábado, 12 de marzo de 2016

Anuncio-LGTB-McCafe-Taiwan-2-300x212Un vídeo publicitario de la cadena McCafé en Taiwán ha tenido un importante impacto en las redes sociales del país. Muestra a un hijo que sale del armario con su padre mientras toman un café en uno de los establecimientos de la cadena. La reacción del progenitor es en principio incierta… aunque acaba siendo comprensiva y confortadora. Su éxito es otra muestra de lo que hace de Taiwán la sociedad más amigable para con las personas LGTB del continente asiático. Como también lo es que en una reciente encuesta del Ministerio de Justicia el 71 % de los entrevistados se declare a favor del matrimonio igualitario, al igual que lo hace la propia presidenta del país.

La cadena de establecimientos McCafé —una franquicia dependiente del gigante McDonald’s— ha iniciado en Taiwán una campaña publicitaria que lleva como lema “Más calidez en las conversaciones”. Entre los anuncios emitidos, uno de ellos muestra a un padre y a un hijo sentados a la mesa de uno de sus locales. El hijo ofrece a su padre su vaso de café, en el que ha escrito el siguiente mensaje: “me gustan los chicos”.  El padre suspira sonoramente y abandona su asiento, mientras el hijo se queda solo y cabizbajo. Pero al momento, el progenitor regresa, toma un bolígrafo y añade al mensaje inicial unos caracteres que lo modifican para que diga “acepto que te gusten los chicos”. Ambos se sonríen cariñosamente, mientras el hijo apenas puede contener las lágrimas. Lo podéis ver a continuación:

La repercusión en las redes sociales ha sido muy amplia. En la página de Facebook de la compañía anunciante, el vídeo ha sido compartido por más de 5.400 usuarios y ha sido visto más de 1 millón y medio de veces.  En YouTube, lo han visto más de 700.000 personas. La inmensa mayoría de los comentarios y opiniones han sido favorables. En YouTube, por ejemplo, más de 3.600 usuarios han votado positivamente el vídeo, mientras que tan solo 145 lo han hecho en negativo. Sin embargo, algunas organizaciones como la Alianza de Grupos Religiosos de Taiwán para la Protección de la Familia han comunicado su condena, porque “se oponen a la promoción del comportamiento homosexual” y llaman al boicot de “todas las empresas que contaminen a las nuevas generaciones”.

Sociedad y Gobierno a favor de los derechos LGTB, pero sin legislarlos aún

Taiwán se muestra desde hace tiempo como la sociedad más abierta a los derechos LGTB del continente asiático. El Orgullo LGTB de 2014, por ejemplo, batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este 2016 con un registro de parejas del mismo sexo.

Tsai Ing-wen, la nueva presidenta del país elegida este mismo 2016, se ha declarado partidaria de los derechos LGTB. Incluso durante la campaña electoral aprovechó para iluminar la sede de su partido con los colores del arcoíris y expresar públicamente su apoyo al matrimonio igualitario. Una idea que reafirmó en un vídeo de Facebook en el que afirmó que “en lo que se refiere al amor, todos somos iguales”. Queda por saber si ese talante positivo fructificará en las necesarias reformas legislativas que conviertan a Taiwán en el primer territorio asiático en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por lo que se refiere a la aceptación social, los indicios son muy positivos. Ya en 2014 se hacía público que el 68 % de la población estaba a favor del matrimonio igualitario. En 2015, el Ministerio de Justicia elaboraba una nueva encuesta en la que se ese porcentaje ya alcanzaba el 71 %, que consideraba además que debía legalizarse “de inmediato”. Y es que el clima sociopolítico es cada vez más aperturista al respecto, aunque la vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

También se han sucedido los actos simbólicos a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar su aprobación. En octubre de 2015, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición del alcalde de Taipéi, Ko Wen-je.

El principal escollo proviene del ámbito religioso. La Alianza Nueva Generación fue uno de los grupúsculos cristianos que criticaron la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”. Con todo, cabe recordar que los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa.

Fuente Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Taiwán elige una presidenta y un parlamento favorables al matrimonio igualitario

Martes, 19 de enero de 2016

taiwan_studies_tsa_ying_wen_091511La candidata del Partido Demócrata Progresista de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha logrado un 56,1% de los votos en las elecciones presidenciales, convirtiéndose en la primera mujer presidenta de la isla del pacífico que además ha explicitado en varias ocasiones su apoyo a los derechos de la población LGTB

Buenas noticias desde Asia oriental. La candidata Tsai Ing-wen ha conseguido la victoria en las elecciones generales celebradas el pasado sábado y su Partido Progresista Democrático (DPP) ha obtenido una mayoría absoluta en el Yuan Legislativo, el parlamento del país. Tsai es una firme defensora de los derechos LGTB, incluido el matrimonio igualitario, como ha manifestado en varias ocasiones.

Vuelco electoral en la República de China, comúnmente conocida como Taiwán. El gobernante Kuomintang pasará a la oposición tras perder las elecciones presidenciales y legislativas frente al DPP. La presidenta electa ha mostrado su apoyo a la igualdad LGTB, lo que unido a la mayoría parlamentaria que ha conseguido su partido, permite albergar la esperanza de que el país se convierta en los próximos años en el pionero asiático en esta materia.

Se respiran aires de aperturismo en Taiwán. Desde el 1 de enero las tres ciudades más grandes del país asiático, Taipei, Kaohsiung y Taichung, permiten registrarse a las parejas del mismo sexo y, este sábado, los taiwaneses eligieron a la primera mujer presidente. Se llama Tsai Ing-wen es una ex docente moderada, pragmática y de gran capacidad que ha logrado un éxito histórico para su Partido Demócrata Progresista (PDP) a pesar de una corta experiencia personal en la política. Con un carácter dialogante y capaz de conjuntar voluntades, Tsai, de 59 años, se ha ganado un enorme apoyo popular, con un 56,2 % de los votos frente al 31 % de su principal rival, Eric Chu, del histórico Kuomintang (KMT). Tsai es partidaria del matrimonio del mismo sexo en Taiwán, un tema que ha permanecido estancado en el parlamento, aunque un proyecto de ley fue aprobado en una primera lectura en 2013.

Esta ex profesora de Derecho, educada en los Estados Unidos y Reino Unido se ha negado a responder a las preguntas sobre su orientación sexual durante su última campaña presidencial en 2012, alegando que le haría “cómplice de la represión sexual”.

Tsai Ing-wen, con un característico perfil conciliador pero opuesto a la subordinación de la isla a China, también ha sido la primera líder política que ha hecho explícito y recurrente su compromiso con la legislación del matrimonio entre personas del mismo sexo, así como otros derechos del colectivo LGTB.

La promesa electoral del PDP fue presentada a la opinión pública a través la campaña publicitaria que os acercamos a contuación, que toma las famosas declaraciones de John Lennon a favor del amor libre mientras muestra la vida cotidiaana de dos parejas homosexuales.

Tsai publicó el año pasado un vídeo para celebrar el equivalente chino del día de San Valentín en el que se incluyen tres parejas del mismo sexo. Ya era bien conocida su postura y la de su partido con respecto al apoyo explícito a la comunidad LGTB. En diciembre del año pasado, el parlamento taiwanés era el primero en Asia en debatir la aprobación del matrimonio igualitario; una cuestión propuesta, precisamente, por el DPP y que cuenta con el rechazo del Kuomintang. El que ahora será el principal partido de la oposición sí apoya las uniones civiles.

La nueva presidenta y entonces candidata también participó activamente en la última edición del Orgullo LGTB en Taipéi, el más multitudinario de Asia. Aprovechó para iluminar la sede de su partido con los colores del arco iris y expresar públicamente su apoyo al matrimonio igualitario. Una idea que reafirmó en un vídeo de Facebook en el que afirmó que “en lo que se refiere al amor, todos somos iguales Yo soy Tsai Ing-wen, y apoyo la igualdad del matrimonio y que todo el mundo sea capaz de amar y buscar la felicidad libremente”.

Aunque el matrimonio igualitario todavía no es legal en Taiwán, el clima sociopolítico es cada vez más aperturista. La vía legislativa parece la única viable, después de que la batalla jurídica emprendida por el activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio para contraer matrimonio fracasara cuando la Corte Administrativa de Taipéi desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Por lo que se refiere a la aceptación social, hay indicios positivos. En octubre del año pasado, por primera vez, en las bodas masivas de Taipéi participaron 10 parejas del mismo sexo (cuya unión fue simbólica y sin validez legal), con el apoyo y la bendición del alcalde de Taipéi, Ko Wen-je. El principal escollo proviene del ámbito religioso. La Alianza Nueva Generación fue uno de los grupúsculos cristianos que criticaron la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”. Con todo, cabe recordar que los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa.

Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población está a favor del matrimonio igualitario. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. La capital y Kaohsiung, la segunda ciudad del país, cuentan desde este año con un registro de parejas del mismo sexo.

taiwan_gay-a6Más polémico que el matrimonio entre personas del mismo sexo es el tema de la independencia de Taiwán. Tsai, que apoya a los separatistas, se ha comprometido en su discurso de victoria preservar el status quo en las relaciones con China para reclamar a la isla como propia y mantener la “paz y estabilidad en el estrecho de Formosa”. Pero advirtió a Pekín que “cualquier forma de represión dañará la estabilidad de las relaciones a través del Estrecho”.

Tsai Ing-wen, que lidera el Partido Democrático Progresista (PDP), obtuvo 56 por ciento de unos 13 millones de votos emitidos, de acuerdo con informes de los medios.

En la década de 1990 participó en las negociaciones para la adhesión de Taiwán a la Organización Mundial del Comercio y fue miembro del Consejo de Seguridad Nacional, con el presidente Lee Teng-hui, artífice de la democratización de la isla.

Tsai fue una de las personas que diseño la política de “sin prisa y con paciencia” de Lee en la apertura económica a China y de la controvertida doctrina de relaciones “especiales de Estado a Estado” con China, que en 2007 despertó las iras de Pekín.

Durante el Gobierno del independentista Chen Shui-bian (2000-2008) fue viceprimera ministra y titular del Consejo de Asuntos de China Continental, sin ser miembro del PDP hasta el 2004.

En tan sólo cuatro años desde su ingreso en el partido independentista, logró encaramarse a la presidencia y convertirse en su candidata presidencial en los comicios de 2012, que perdió ante Ma Ying-jeou.

Tras su renuncia a la presidencia del PDP en 2012, Tsai volvió a la cabeza del partido en 2014, imponiendo la paz entre las diferentes facciones e impulsando la moderación con respecto a las relaciones con China, lo que le granjeó fama de moderada y que EEUU no se oponga a sus políticas.

Su estilo pragmático y suave no oculta un rostro renovador, que quiere poner fin al poderío político del KMT, obligándolo a despojarse de sus propiedades y fondos, y también a un sistema de jubilación que privilegia a los funcionarios sobre el resto de los taiwaneses.

Tsai quiere traer a la política isleña más transparencia, rendición de cuentas y control popular, por medio de una reforma del Parlamento y la expansión de las leyes de referéndum y de consulta popular.

Tsai obtuvo la consideración de EEUU (al contrario que en 2012) sobre su política china durante un exitoso viaje a ese país, pero Pekín insiste en que rechace explícitamente la “independencia” y que acepte el “Consenso de 1992”, si no quiere que se los lazos se deterioren o incluso colapsen.

Tsai se ha alejado de las políticas independentistas radicales del presidente Chen Shui-bian (2000-2008), del Partido Democrático Progresista (DPP), que desencadenó fuertes tensiones con China, pero su formación aún mantiene una postura independentista y se opone firmemente al control chino de la economía, medios y política taiwanesa.

En economía, Tsai defiende políticas de reparto, apoyo al bienestar social y alza de salarios y muestra un cierto recelo ante las grandes empresas, sobre todo las que mantienen fuertes intereses en China.

Fuente Dosmanzanas/Ragap/Chueca.com

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Las tres ciudades más grandes de Taiwán crean un registro para parejas del mismo sexo

Jueves, 31 de diciembre de 2015

taiwan_gay-a6En marzo de 2014 llegaba una mala noticia desde Taiwán, el Gobierno del país asiático limitaba el matrimonio a las parejas heterosexuales pero parece que la presión mediática, social y de los grupos activistas ha hecho que se flexibilice la normativa y, a partir del próximo 1 de enero, las parejas del mismo sexo que se registren en Taipei y Kaohsiung, las dos grandes ciudades de la isla, serán reconocidas automáticamente.

Kaohsiung se convirtió en la primera ciudad en Taiwán en permitir en el pasado mes de mayo a los residentes homosexuales inscribirse en el registro como Unión Civil, seguida de Taipei en junio. La ciudad de Taichung fue la última en incorporar esta normativa en octubre. El director general de la oficina de asuntos civiles de Kaohsiung, Tseng Tzu-wen, explicó que los “registros’ serán simbólicos ya que el código civil sólo reconoce el matrimonio entre hombre y mujer.

Al no haber ningún certificado de por medio, se entregarán a las parejas un acuerdo que tendrán que firmar. Pero la ley tiene sus propias restricciones: Las parejas registradas no tendrán los mismos derechos que las casadas pero sí contemplan algunos beneficios. Las agencias públicas, incluyendo los servicios médicos, el sistema de justicia y la policía pueden acceder al registro de familias de la ciudad, lo que permitiría a las parejas registradas poder actuar como representantes legales de sus cónyuges. Por ejemplo, dar su consentimiento para una cirugía de emergencia.

Los residentes pueden registrarse con su documento de identidad y una prueba de que realmente es efectiva la relación de pareja. También pueden cancelar el registro si la pareja se separa.

El acuerdo se hizo “para dar a las parejas del mismo sexo el consuelo espiritual y para garantizar que las promesas que se hicieron el uno al otro con respecto a su vida en común puede llevarse a cabo”, explican desde el departamento de Asuntos Civiles de Taipei. Hasta el momento 44 parejas en esa ciudad se han registrado. Además, no se descarta ampliar el acuerdo para incluir a la ciudad de Taichung en el futuro.

Este pasado sábado, unas 2.000 personas marcharon en el Orgullo de Taiwan para solicitar que el registro de uniones se amplíe a esta cuarta ciudad de Taiwán y una de las más poblada de la República de China después de Taipéi, Kaohsiung y Taichung.

Taiwán no reconoce el matrimonio homosexual. Un proyecto de ley de matrimonio homosexual logró pasar una primera lectura en el Parlamento en 2013, pero desde entonces se ha estancado por culpa de una pequeña pero ruidosa minoría cristiana que se opone frontalmente.

Foto de portada: Instragram (charlesc1025)

Fuente Ragap

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Miles de personas reivindican la visibilidad en el Orgullo Gay de Hong Kong

Sábado, 14 de noviembre de 2015

orgullo_gay_hong_kongLa homosexualidad en China, donde hasta 2001 estaba considerada una enfermedad mental, sigue siendo un asunto casi tabú.

Varios miles de personas se han manifestado este sábado en Hong Kong con motivo del séptimo desfile del Orgullo LGTB de la Región Administrativa Especial (SAR) china. En esta ocasión, los manifestantes, muchos de ellos envueltos en banderas del arco iris o vestidos con divertidas ropas reivindicativas, aprovecharon la ocasión para exigir al gobierno del país una mejora en los derechos de la comunidad LGTB, así como la aplicación de protecciones para el colectivo y la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

A pesar de la lluvia persistente, al menos 9.000 personas, según los organizadores de la sexta edición del Gay Pride de Hong Kong, han participado en la marcha de la ciudad china, que en las últimas semanas está viviendo continuas protestas contra el régimen de Pekín para exigir más democracia y respeto a los derechos humanos.

El lema escogido para la manifestación, que este año volvió a batir un nuevo récord de participación, fue “Love is Love” (“El amor es el amor”). Los participantes (se habla de alrededor de 9.500 personas participando en la marcha) salieron a las calles del centro de Hong Kong para celebrar un nuevo desfile del Orgullo. Entre los asistentes, encontramos a algunos diplomáticos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. “Creo que Hong Kong está haciendo enormes progresos. Estamos viendo cambios … en la forma en que las personas reaccionan y responden hacia los gays en el lugar de trabajo y en la sociedad,“, aseguró Mark Green, de 54 años y uno de los manifestantes.

El evento hongkonés tuvo lugar justo una semana después de que Taipéi, en Taiwán (otro territorio del ámbito chino) celebrara también su Orgullo LGTB, que atrajo a 80.000 personas. El de Taipéi, como hemos recogido en ocasiones anteriores, es posiblemente el Orgullo más multitudinario de Asia.

“Cada año más y más personas están saliendo a la calle para dar el mensaje de que no hay nada intrínsecamente malo en ser gay; dos personas del mismo sexo pueden amarse igual que dos heterosexuales”, ha declarado Alison Yung, un director de marketing de 32 años de edad. “Todavía hay mucho trabajo por hacer para que los ciudadanos sean más tolerantes con la comunidad gay“, ha lamentado Yung.

El obispo católico de Hong Kong atraía la crítica al sugerir, en una carta publicada a principios de noviembre, que “el movimiento gay” estaba “desafiando” el concepto de matrimonio y el de familia. El cardenal John Tong aseguró que si el matrimonio entre personas del mismo sexo fuese legalizado en Hong Kong, o si se implantaran medidas de protección contra la discriminación se trajeron, “esto obligaría a nuestra sociedad a someterse a un cambio que les pondría boca abajo“.

Hong Kong vive en un equilibrio a veces complicado entre el control del Gobierno chino (receloso de cualquier reivindicación ciudadana, incluida la de los LGTB) y su autonomía como SAR, herencia de su antiguo estatus de colonia británica. Pese a su reputación como centro financiero internacional, la ciudad es relativamente conservadora en lo referente a derechos LGTB, no habiendo legalizado las relaciones homosexuales hasta 1991. Los últimos vestigios de la ley contra la sodomía heredada de la época colonial siguieron sin embargo vigentes hasta 2007, cuando fueron totalmente anulados por la Corte Suprema de Hong Kong. Poco antes, en 2005, tuvo que ser otra decisión judicial la que equiparó la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales a la de las relaciones heterosexuales (pasó de los 21 a los 16 años). Y no fue hasta 2008 que Hong Kong celebró formalmente su primer Orgullo LGTB.

En la República Popular China la homosexualidad es legal desde 1997 y dejó de estar catalogada como enfermedad mental en 2001. La creencia de que se trata de una enfermedad curable sigue aún extendida, pero también se ha avanzado en este tema: recientemente recogíamos como un tribunal de Pekín ha condenado a una clínica a pagar una compensación económica a una víctima de las “terapias reparadoras”. En cualquier caso, las autoridades se muestran reticentes con la causa LGTB: obstaculizaron la celebración del primer Orgullo de Shanghái, boicotearon el certamen de Mister Gay China y votaron en su momento en contra de conceder estatus consultivo en Naciones Unidas a ILGA (International Lesbian and Gay Association).

Más avanzada es la situación en Taiwán, primer territorio del ámbito chino en llevar el debate sobre el matrimonio igualitario a su parlamento. Dicha iniciativa surgió gracias a una propuesta del Partido Democrático Progresista (DPP), principal fuerza de la oposición. Hace pocos días, precisamente, recogíamos como el alcalde de Taipéi presidía una tradicional ceremonia multitudinaria de boda en la que por primera vez participaron (de forma simbólica, eso sí) varias parejas del mismo sexo.

Fuente Agencias y Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Taiwán celebra el mayor Orgullo de Asia por las calles de la capital

Jueves, 5 de noviembre de 2015

taiwan_gayEl debate sobre la legalización del matrimonio igualitario que actualmente tiene lugar en Taiwán fue uno de los principales temas del desfile, y así numerosos participantes llevaron carteles y signos a favor de esa medida.

Unas 80.000 personas participaron en Taipéi, la capital de Taiwán, en la marcha en defensa de la igualdad de derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, en uno de los mayores desfiles asiáticos de este tipo, según los organizadores.

Representantes de países de la Unión Europea en Taiwán participaron en la cabeza de la marcha, que partió de un lugar cercano al Palacio Presidencial y al Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla, y expresaron su apoyo a los derechos de esos grupos.

En el evento, se pudieron observar muchas banderas multicolores y de la Unión Europea, en un evento que contó además con la participación de unos 300 activistas de varios países asiáticos venidos a un congreso internacional sobre los derechos de estos colectivos.

La marcha estuvo acompañada por otras actividades culturales, entre las que destacó un festival de cine de temática LGTB y otro de música.

En esta ocasión destacó la participación de representantes de universidades y escuelas secundarias de la isla y la confección de un árbol con los colores del arco iris en que los participantes habían escritos sus pensamientos y deseos en hojas de papel de los distintos colores.

La candidata presidencial por el opositor Partido Demócrata Progresista (PDP), Tsai Ing-wen, expresó públicamente su apoyo a la marcha y la sede de ese partido se decoró con los colores del arco iris, pero no participó en el evento, debido a compromisos previos.

Taiwán debate la legalización del matrimonio igualitario, tema sobre el que, según un reciente sondeo de opinión del Ministerio de Justicia, el 60 por ciento lo aprueba.

Fuente Agencias

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Taiwán: 10 parejas del mismo sexo se casan simbólicamente en las tradicionales bodas masivas de la ciudad de Taipéi

Viernes, 30 de octubre de 2015

20151024000105MEl alcalde de Taipéi, Ko Wen-je, ha presidido las bodas multitudinarias que se celebran cada año desde 1973. Esta edición se han celebrado en el estadio deportivo de la Universidad de Taipéi, donde el regidor daba sus bendiciones a las 123 parejas que se casaron allí. Por primera vez en la historia, varias parejas del mismo sexo han participado en este enlace masivo y lo hacían, precisamente, con el apoyo explícito del ayuntamiento. Aunque el matrimonio igualitario todavía no ha llegado a Taiwán, este es otro pequeño paso adelante de la comunidad LGTB, en un contexto de progresiva aceptación social y política.

El consistorio de Taipéi modificaba el reglamento de las bodas masivas el pasado mes de julio, abriendo la puerta a las parejas del mismo sexo a unirse en las siguientes ediciones. Estas bodas se celebran en la capital del país dos veces al año y desde 1973 se han contabilizado más de 16.000 parejas participantes. Las imágenes y noticias de los enlaces multitudinarios de Taipei del pasado sábado 24 de octubre, sin embargo, están dando la vuelta al mundo por la participación de 10 parejas del mismo sexo, por primera vez. El alcalde de Taipéi, Ko Wen-je, ha mostrado su apoyo a la diversidad de manera pública (como podemos ver a la derecha de la imagen que acompaña a esta noticia).

201510240018t0002Para el activista LGTB Nelson Chen “a pesar de que el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no está legalizado en Taiwán, si las parejas homosexuales más valientes vienen aquí será un gran ejemplo para el público”. Por ello, Chen ha sido uno de los que ha querido ‘unirse’ a su pareja Kao Chih-wei. Tanto ellos como el resto de parejas del mismo sexo presentes en este evento son conscientes de que su boda solo tiene carácter simbólico y, por lo tanto, carece de cualquier validez legal o jurídica. Con todo, se trata de una importante muestra de apoyo político y de visibilidad internacional.

Chen considera que “la boda pública masiva es una bendición ceremonial de igualdad de trato” y, aunque se manifiesta “agradecido”, apunta que queda mucho camino por recorrer todavía hasta que se consiga la aprobación del matrimonio igualitario. De hecho, este activista insta al Gobierno a que saque adelante, además, una ley contra la discriminación y una ley básica de protección de los derechos humanos, con el fin de salvaguardar los derechos fundamentales de todos.

Dosmanzanas ya ha recogido con anterioridad noticias relacionadas con Nelson Chen (o Chen Ching-Hsueh). Él y su pareja, Kao Chih-wei, estuvieron a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013 sobre su derecho a contraer matrimonio. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”. Casi tres años después, a pesar de todo, Chen y Chih-wei siguen reivindicando sus derechos y los del colectivo LGTB de su país.

Homofobia entre las minorías cristianas frente al aperturismo social

Los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa, frente a un 35,1 % de budistas, un 33 % de taoístas o un 18,7 % que no profesa ninguna religión. No obstante, aún incluso siendo minoritarios, los grupos cristianos se han esforzado en oponerse públicamente a que las personas LGTB vean reconocido cualquier derecho. La Alianza Nueva Generación ha sido uno de los grupúsculos cristianos que han criticado la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”.

También ha dado la nota algún familiar de las propias parejas del mismo sexo. Una madre, por ejemplo, se negó a atender a los medios de comunicación en nombre de su hijo porque ella no quería que su identidad apareciera en las noticias en relación a este tema. Pero este tipo de reacciones penosas quedaron totalmente empequeñecidas, comparadas con el tremendo apoyo que las 10 parejas del mismo sexo recibieron del resto de contrayentes de distinto sexo cuando desfilaron por el pasillo central y despertaron una gran ovación.

Es más, con mayor frecuencia nos llegan noticias positivas desde Taiwán, indicadoras de un progresivo aperturismo social. A finales de agosto,  nos hacíamos eco del vídeo, que lanzaba el principal partido de la oposición, en el que se incluían varias parejas del mismo sexo. El Partido Democrático Progresista (DPP) celebraba de este modo el San Valentín chino. Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población taiwanesa está a favor del matrimonio igualitario.

ILGA se reúne esta semana en Taiwán

TaiwánFrente al conjunto de países asiáticos que padecen la LGTBfobia de estado (como Malasia, Brunéi o la India, entre otros), Taiwán se alinea entre los que se acercan poco a poco hacia la senda de la igualdad en la diversidad (como Vietnam). Es por ello que Taiwán (concretamente, Taipéi) acoge esta semana la reunión de 300 activistas llegados de otras 30 naciones, junto a los locales, para tratar temas tan relevantes como la igualdad civil, el VIH-Sida, y los progresos realizados por las familias LGBT en Taiwán. Se trata de la conferencia regional de la asociación internacional de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales ILGA, para la que la Unión Europea ha realizado una donación de 40.000 euros (según recogen distintos medios de comunicación taiwaneses).

Fuente Dosmanzanas

Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTB, Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Taipei registra la primera pareja lesbiana tras cambiar la ley municipal

Martes, 30 de junio de 2015

taipei_gayEl 16 de junio, Taipei cambió su legislación para permitir el registro de parejas homosexuales.

El Gobierno de Taipei, capital de Taiwán, ha registrado este martes la primera pareja de lesbianas, lo que se interpreta en la isla como un primer paso hacia la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Las dos mujeres, Chen Ling y Lu Hsin-chieh, registraron su unión y también su residencia común, lo que no equivale al reconocimiento de su relación como matrimonio, ya que el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no está legalizado.

El 16 de junio, Taipei cambió su legislación para permitir el registro de parejas homosexuales, un mes después de que la ciudad portuaria y sureña de Kaohsiung lo hiciese. Los colectivos en favor de los derechos de los homosexuales han reaccionado favorablemente a estos cambios legislativos.

“En Taiwán no hay prejuicios ideológicos o religiosos con respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo, la visión general es pragmática y que cada cual puede hacer lo que quiera en ese ámbito”, ha afirmado Jane Lu, una mujer lesbiana que participa en la campaña para legalizar el matrimonio entre homosexuales.

El candidato presidencial independiente Shih Ming-teh ha anunciado, este mismo mes, que si es elegido, aprobará el matrimonio entre personas del mismo sexo, y en el recién creado Partido Social Demócrata, su candidata, Lu Hsin-chieh, asegura que la sociedad lo espera.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

El matrimonio igualitario en Taiwán, a un paso de ser realidad

Viernes, 26 de diciembre de 2014

Same-sex marriage TaiwanEl comité judicial del Parlamento taiwanés aprobó hoy la enmienda al Código Civil para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que abre la posibilidad a su votación definitiva por la cámara isleña en 2015.

De aprobarse, la isla se convertiría en el primer lugar de Asia Oriental que permite el matrimonio igualitario.

Queda un largo camino por delante hasta su posible aprobación. No obstante, Taiwán ya es pionero entre los estados de la región por el simple hecho de llevar el debate sobre el matrimonio igualitario a su parlamento. La propuesta ha surgido de las filas del Partido Democrático Progresista (DPP), principal fuerza de la oposición. Sin embargo, el “Kuomintag” o Partido Nacionalista Chino se opone firmemente a un avance de derechos para el colectivo LGTB, ya que viene bloqueando o impidiendo cualquier propuesta en positivo. Según una encuesta pública de 2013, el 53 % de los taiwaneses aprueba la opción del matrimonio abierto a parejas del mismo sexo.

En apenas unos años la opinión pública taiwanesa se ha encaminado hacia la igualdad LGTB. Si ahora más de la mitad de la población se declara partidaria de las uniones igualitarias, en una anterior encuesta era solo el 37 %. Aprovechando este tirón social, el principal partido de la oposición (DPP) ha llevado el debate a la cámara de representación nacional. Por ahora, en todo caso, solo se trata de una declaración de buenas intenciones, ya que todavía no se está discutiendo un texto articulado. Antes de la promulgación de la ley a manos del presidente Ma Ying-jeou, el proyecto deberá superar tres lecturas durante la legislatura.

Aunque el peso del Partido Nacionalista Chino en el Parlamento de Taiwán es determinante y su postura homófoba es evidente, puede considerarse un punto de inflexión para el cambio que la principal institución del país trate la cuestión abiertamente. Sirvan como muestra del discurso del Gobierno las sucesivas declaraciones del ministro de Justicia taiwanés, Chen Ming-tang. Desde la hilarante excusa de lo “engorroso” de modificar los formularios oficiales para modificar términos como “padre”, “madre”, “abuelo” o “abuela”, hasta que las parejas de mismo sexo “no pueden procrear” y eso “impactaría en la institución del matrimonio”.

El diputado progresista del DPP Cheng Li-chiun, uno de los promotores de la ley igualitaria taiwanesas, ha dicho que “si no podemos romper el ciclo de discriminación, entonces todo el mundo podría convertirse en una víctima de discriminación a causa de sus respectivas diferencias”. Declaró en el debate legislativo de esta jornada que “ya es hora de que se cambien leyes discriminatorias e injustas”, en referencia a la exclusión del matrimonio entre personas del mismo sexo. “Nadie puede ser privado al nacer de tener los mismos derechos que los demás debido a diferencias biológicas o sicológicas“, adujo Cheng.

En la propuesta de enmienda, que cuenta con apoyos de sectores tanto en el partido gobernante como en la oposición, los términos “hombre y mujer”, “esposo y esposa” y “padre y madre” son sustituidos por palabras como “las dos partes”, “esposos” y “padres”, respectivamente.  La enmienda, que superó un primer trámite en el Parlamento el año pasado, ha estado en el limbo hasta hoy, lunes, debido a la oposición de grupos religiosos, pero el debate en la comisión parlamentaria augura que será enviada en breve al pleno. Las leyes o enmiendas de ley en Taiwán deben pasar tres revisiones en el Parlamento antes de ser enviadas al presidente para ser promulgadas. Grupos favorables a la enmienda se manifestaron fuera de la sede del Parlamento en apoyo a la legalización en Taiwán del matrimonio igualitario.

En el extremo opuesto se sitúa la Alianza Taiwanesa de Grupos Religiosos por la Familia convocó hoy una conferencia de prensa en la que expresó su “frontal oposición a la enmienda” por considerar que va contra de la familia y de la moralidad social. La alianza dice que los proponentes de la enmienda, “bajo la guisa de grupos cívicos”, “aterrorizan” a otros legisladores con opiniones distintas tachándolos de retrógrados, mientras desmontan la base de la familia. Agitando un discurso homófobo e intransigente, desde dicha agrupación han acusado al DDP y al colectivo LGTB de “pretender ser grupos cívicos” y de “aterrorizar” a otros diputados al hablar de matrimonio entre personas del mismo sexo.

La fuerza del activismo LGTB taiwanés

Apenas hace dos meses, la celebración del Orgullo LGTB de Taipéi (capital de Taiwán) batió un nuevo récord de apoyos: 65.000 personas volvieron a reclamar la igualdad legal. Y es que, a pesar de todo, la taiwanesa es una de las sociedades más abiertas a la diversidad del continente asiático. En este sentido, la valentía en los pasos dados por algunos activistas lleva tiempo dando la vuelta al mundo.

La lucha se centra ahora en el plano legislativo, después de que el año pasado el histórico activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio emprendieran una batalla jurídica tras intentar infructuosamente contraer matrimonio. La pareja decidió llevar su caso a la Corte Administrativa de Taipéi, que en marzo de este año desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Anteriormente ya había protagonizado un esfuerzo similar la pareja formada por Chen Ching-Hsueh (o Nelson Chen) y Kao Chih-wei, cuyo caso estuvo a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”.

El apoyo a los derechos LGTB, como hemos comentado al principio de este post, progresa a nivel social, a pesar de la ausencia de avances legales. En septiembre del año pasado, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza.

Fuente DosmanzanasCáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.