Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Chen Ching-Hsueh’

Taiwán: 10 parejas del mismo sexo se casan simbólicamente en las tradicionales bodas masivas de la ciudad de Taipéi

Viernes, 30 de octubre de 2015

20151024000105MEl alcalde de Taipéi, Ko Wen-je, ha presidido las bodas multitudinarias que se celebran cada año desde 1973. Esta edición se han celebrado en el estadio deportivo de la Universidad de Taipéi, donde el regidor daba sus bendiciones a las 123 parejas que se casaron allí. Por primera vez en la historia, varias parejas del mismo sexo han participado en este enlace masivo y lo hacían, precisamente, con el apoyo explícito del ayuntamiento. Aunque el matrimonio igualitario todavía no ha llegado a Taiwán, este es otro pequeño paso adelante de la comunidad LGTB, en un contexto de progresiva aceptación social y política.

El consistorio de Taipéi modificaba el reglamento de las bodas masivas el pasado mes de julio, abriendo la puerta a las parejas del mismo sexo a unirse en las siguientes ediciones. Estas bodas se celebran en la capital del país dos veces al año y desde 1973 se han contabilizado más de 16.000 parejas participantes. Las imágenes y noticias de los enlaces multitudinarios de Taipei del pasado sábado 24 de octubre, sin embargo, están dando la vuelta al mundo por la participación de 10 parejas del mismo sexo, por primera vez. El alcalde de Taipéi, Ko Wen-je, ha mostrado su apoyo a la diversidad de manera pública (como podemos ver a la derecha de la imagen que acompaña a esta noticia).

201510240018t0002Para el activista LGTB Nelson Chen “a pesar de que el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no está legalizado en Taiwán, si las parejas homosexuales más valientes vienen aquí será un gran ejemplo para el público”. Por ello, Chen ha sido uno de los que ha querido ‘unirse’ a su pareja Kao Chih-wei. Tanto ellos como el resto de parejas del mismo sexo presentes en este evento son conscientes de que su boda solo tiene carácter simbólico y, por lo tanto, carece de cualquier validez legal o jurídica. Con todo, se trata de una importante muestra de apoyo político y de visibilidad internacional.

Chen considera que “la boda pública masiva es una bendición ceremonial de igualdad de trato” y, aunque se manifiesta “agradecido”, apunta que queda mucho camino por recorrer todavía hasta que se consiga la aprobación del matrimonio igualitario. De hecho, este activista insta al Gobierno a que saque adelante, además, una ley contra la discriminación y una ley básica de protección de los derechos humanos, con el fin de salvaguardar los derechos fundamentales de todos.

Dosmanzanas ya ha recogido con anterioridad noticias relacionadas con Nelson Chen (o Chen Ching-Hsueh). Él y su pareja, Kao Chih-wei, estuvieron a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013 sobre su derecho a contraer matrimonio. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”. Casi tres años después, a pesar de todo, Chen y Chih-wei siguen reivindicando sus derechos y los del colectivo LGTB de su país.

Homofobia entre las minorías cristianas frente al aperturismo social

Los cristianos solo representan en torno al 3,9 % de la población taiwanesa, frente a un 35,1 % de budistas, un 33 % de taoístas o un 18,7 % que no profesa ninguna religión. No obstante, aún incluso siendo minoritarios, los grupos cristianos se han esforzado en oponerse públicamente a que las personas LGTB vean reconocido cualquier derecho. La Alianza Nueva Generación ha sido uno de los grupúsculos cristianos que han criticado la medida de incluir a parejas del mismo sexo en las bodas masivas: “nos oponemos firmemente a la promoción en la ciudad de la cultura gay con nuestro dinero, sin ninguna discusión”.

También ha dado la nota algún familiar de las propias parejas del mismo sexo. Una madre, por ejemplo, se negó a atender a los medios de comunicación en nombre de su hijo porque ella no quería que su identidad apareciera en las noticias en relación a este tema. Pero este tipo de reacciones penosas quedaron totalmente empequeñecidas, comparadas con el tremendo apoyo que las 10 parejas del mismo sexo recibieron del resto de contrayentes de distinto sexo cuando desfilaron por el pasillo central y despertaron una gran ovación.

Es más, con mayor frecuencia nos llegan noticias positivas desde Taiwán, indicadoras de un progresivo aperturismo social. A finales de agosto,  nos hacíamos eco del vídeo, que lanzaba el principal partido de la oposición, en el que se incluían varias parejas del mismo sexo. El Partido Democrático Progresista (DPP) celebraba de este modo el San Valentín chino. Por otra parte, en 2014 el Orgullo LGTB batía un nuevo récord de asistentes: 64.000 personas. Ese mismo año, se hacía público que el 68 % de la población taiwanesa está a favor del matrimonio igualitario.

ILGA se reúne esta semana en Taiwán

TaiwánFrente al conjunto de países asiáticos que padecen la LGTBfobia de estado (como Malasia, Brunéi o la India, entre otros), Taiwán se alinea entre los que se acercan poco a poco hacia la senda de la igualdad en la diversidad (como Vietnam). Es por ello que Taiwán (concretamente, Taipéi) acoge esta semana la reunión de 300 activistas llegados de otras 30 naciones, junto a los locales, para tratar temas tan relevantes como la igualdad civil, el VIH-Sida, y los progresos realizados por las familias LGBT en Taiwán. Se trata de la conferencia regional de la asociación internacional de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales ILGA, para la que la Unión Europea ha realizado una donación de 40.000 euros (según recogen distintos medios de comunicación taiwaneses).

Fuente Dosmanzanas

Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTB, Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El matrimonio igualitario en Taiwán, a un paso de ser realidad

Viernes, 26 de diciembre de 2014

Same-sex marriage TaiwanEl comité judicial del Parlamento taiwanés aprobó hoy la enmienda al Código Civil para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que abre la posibilidad a su votación definitiva por la cámara isleña en 2015.

De aprobarse, la isla se convertiría en el primer lugar de Asia Oriental que permite el matrimonio igualitario.

Queda un largo camino por delante hasta su posible aprobación. No obstante, Taiwán ya es pionero entre los estados de la región por el simple hecho de llevar el debate sobre el matrimonio igualitario a su parlamento. La propuesta ha surgido de las filas del Partido Democrático Progresista (DPP), principal fuerza de la oposición. Sin embargo, el “Kuomintag” o Partido Nacionalista Chino se opone firmemente a un avance de derechos para el colectivo LGTB, ya que viene bloqueando o impidiendo cualquier propuesta en positivo. Según una encuesta pública de 2013, el 53 % de los taiwaneses aprueba la opción del matrimonio abierto a parejas del mismo sexo.

En apenas unos años la opinión pública taiwanesa se ha encaminado hacia la igualdad LGTB. Si ahora más de la mitad de la población se declara partidaria de las uniones igualitarias, en una anterior encuesta era solo el 37 %. Aprovechando este tirón social, el principal partido de la oposición (DPP) ha llevado el debate a la cámara de representación nacional. Por ahora, en todo caso, solo se trata de una declaración de buenas intenciones, ya que todavía no se está discutiendo un texto articulado. Antes de la promulgación de la ley a manos del presidente Ma Ying-jeou, el proyecto deberá superar tres lecturas durante la legislatura.

Aunque el peso del Partido Nacionalista Chino en el Parlamento de Taiwán es determinante y su postura homófoba es evidente, puede considerarse un punto de inflexión para el cambio que la principal institución del país trate la cuestión abiertamente. Sirvan como muestra del discurso del Gobierno las sucesivas declaraciones del ministro de Justicia taiwanés, Chen Ming-tang. Desde la hilarante excusa de lo “engorroso” de modificar los formularios oficiales para modificar términos como “padre”, “madre”, “abuelo” o “abuela”, hasta que las parejas de mismo sexo “no pueden procrear” y eso “impactaría en la institución del matrimonio”.

El diputado progresista del DPP Cheng Li-chiun, uno de los promotores de la ley igualitaria taiwanesas, ha dicho que “si no podemos romper el ciclo de discriminación, entonces todo el mundo podría convertirse en una víctima de discriminación a causa de sus respectivas diferencias”. Declaró en el debate legislativo de esta jornada que “ya es hora de que se cambien leyes discriminatorias e injustas”, en referencia a la exclusión del matrimonio entre personas del mismo sexo. “Nadie puede ser privado al nacer de tener los mismos derechos que los demás debido a diferencias biológicas o sicológicas“, adujo Cheng.

En la propuesta de enmienda, que cuenta con apoyos de sectores tanto en el partido gobernante como en la oposición, los términos “hombre y mujer”, “esposo y esposa” y “padre y madre” son sustituidos por palabras como “las dos partes”, “esposos” y “padres”, respectivamente.  La enmienda, que superó un primer trámite en el Parlamento el año pasado, ha estado en el limbo hasta hoy, lunes, debido a la oposición de grupos religiosos, pero el debate en la comisión parlamentaria augura que será enviada en breve al pleno. Las leyes o enmiendas de ley en Taiwán deben pasar tres revisiones en el Parlamento antes de ser enviadas al presidente para ser promulgadas. Grupos favorables a la enmienda se manifestaron fuera de la sede del Parlamento en apoyo a la legalización en Taiwán del matrimonio igualitario.

En el extremo opuesto se sitúa la Alianza Taiwanesa de Grupos Religiosos por la Familia convocó hoy una conferencia de prensa en la que expresó su “frontal oposición a la enmienda” por considerar que va contra de la familia y de la moralidad social. La alianza dice que los proponentes de la enmienda, “bajo la guisa de grupos cívicos”, “aterrorizan” a otros legisladores con opiniones distintas tachándolos de retrógrados, mientras desmontan la base de la familia. Agitando un discurso homófobo e intransigente, desde dicha agrupación han acusado al DDP y al colectivo LGTB de “pretender ser grupos cívicos” y de “aterrorizar” a otros diputados al hablar de matrimonio entre personas del mismo sexo.

La fuerza del activismo LGTB taiwanés

Apenas hace dos meses, la celebración del Orgullo LGTB de Taipéi (capital de Taiwán) batió un nuevo récord de apoyos: 65.000 personas volvieron a reclamar la igualdad legal. Y es que, a pesar de todo, la taiwanesa es una de las sociedades más abiertas a la diversidad del continente asiático. En este sentido, la valentía en los pasos dados por algunos activistas lleva tiempo dando la vuelta al mundo.

La lucha se centra ahora en el plano legislativo, después de que el año pasado el histórico activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio emprendieran una batalla jurídica tras intentar infructuosamente contraer matrimonio. La pareja decidió llevar su caso a la Corte Administrativa de Taipéi, que en marzo de este año desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Anteriormente ya había protagonizado un esfuerzo similar la pareja formada por Chen Ching-Hsueh (o Nelson Chen) y Kao Chih-wei, cuyo caso estuvo a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”.

El apoyo a los derechos LGTB, como hemos comentado al principio de este post, progresa a nivel social, a pesar de la ausencia de avances legales. En septiembre del año pasado, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza.

Fuente DosmanzanasCáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Orgullo de Taiwán vuelve a congregar a una multitud por los derechos LGTB

Miércoles, 29 de octubre de 2014

gay_pride_taiwanNuevo éxito de convocatoria del Orgullo de Taipéi, la capital de Taiwán, evento que se consolida como uno de las principales citas anuales LGTB de Asia. Bajo el lema “Walk in Queer Shoes”, unas 65.000 personas volvieron a reclamar la igualdad legal el pasado sábado en una de las sociedades más abiertas a la diversidad del continente.

En la 12ª edición del Orgullo en la capital de la (oficialmente) República de China, los manifestantes han vuelto a demandar, como ya lo hicieran el año pasado, la aprobación de una ley de matrimonio igualitario. La lucha se centra ahora en el plano legislativo, después de que el año pasado el histórico activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio emprendieran una batalla jurídica tras intentar infructuosamente contraer matrimonio. La pareja decidió llevar su caso a la Corte Administrativa de Taipéi, que en marzo de este año desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Anteriormente ya había protagonizado un esfuerzo similar la pareja formada por Chen Ching-Hsueh (o Nelson Chen) y Kao Chih-wei, cuyo caso estuvo a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”.

El apoyo a los derechos LGTB, por otra parte, progresa a nivel social, a pesar de la ausencia de avances legales. En septiembre del año pasado, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Una encuesta conocida hace unas semanas mostraba, de hecho, que un 53% de los taiwaneses lo apoyaría. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. Las marchas del Orgullo (“Taiwan LGBT Pride“) se consolidan además como un hito de visibilidad que aúna reivindicación y fiesta con una participación más que considerable. Ya en 2012 recogíamos el éxito de la celebrada entonces, que convocó a más de 65.000 personas.

Un éxito que se ha repetido este año en su 12ª edición, en la que la principal reivindicación sigue siendo el matrimonio igualitario. Tras el inicio de la discusión de un proyecto de ley en este sentido, la situación parecía haberse estancado hasta que en septiembre, la diputada Yu Mei-un prometiera la tramitación de la iniciativa antes de que acabe el actual periodo de sesiones. Mientras tanto, los activistas siguen intentando registrar sus matrimonios, pero la administración deniega sistemáticamente sus peticiones y los grupos homófobos liderados por una minoría cristiana también comienzan a organizarse para intentar obstaculizar cualquier avance. De hecho, la Alianza de Guardianes de la Familia de Taiwán ha tachado de “inmoral” la marcha del Orgullo y ha pedido que se investigue por si se produjo algún delito de “escándalo público”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Taiwán: la Corte Administrativa de Taipéi falla en contra del matrimonio igualitario.

Miércoles, 2 de abril de 2014

taiwan1.520.360La Corte Administrativa de Taipéi ha fallado en contra de la demanda interpuesta en octubre de 2013 por el activista LGTB Qi Jia-wei ( o Chi Chia-wei) y su novio contra la oficina registral taiwanesa por impedirles la inscripción de su matrimonio. La Corte Administrativa ha estimado que la actuación de la oficina registral se ajusta a la legalidad vigente en Taiwán, que estipula que el contrato matrimonial debe efectuarse entre un hombre y una mujer. A pesar de que Taiwán es considerado uno de los países asiáticos con mayor tolerancia con el colectivo LGTB, la realidad es que carece de cualquier legislación igualitaria.

Qi Jia-wei se mostraba contrariado por el fallo de la Corte Administrativa, en el que ve un reflejo de la inoperancia del Gobierno taiwanés respecto a los derechos LGTB. “El Gobierno está anticuado y no ha hecho ningún progreso en los últimos años”, declaraba tras conocer la sentencia, “este caso no me concierne tan solo a mí, sino al bienestar de todas las personas homosexuales. Es injusto y voy a apelar”, concluía.

Desde las asociaciones LGTB también se deploraba la decisión de la Corte Administrativa. A través de un comunicado, Taiwan LGBT Family Rights Advocacy expresaba su contrariedad en los siguientes términos: “Lamentamos y estamos profundamente entristecidos por esta decisión… lo que demuestra que Taiwán se ha encallado en la situación de hace 20 años, mientras que los Estados Unidos y los países europeos siguen avanzando en su apoyo a los matrimonios homosexuales. Instamos al tribunal a que reconozca la importancia de la igualdad de derechos maritales y otorgue a los ciudadanos homosexuales su derecho a casarse”.

La vía judicial parece la más esperanzadora, pues aunque en octubre de 2013 se presentó en el Parlamento de Taiwán una propuesta de ley de matrimonio igualitaro, que fue remitida al comité jurídico para su revisión y una posible primera lectura, a fecha de hoy no se ha producido ningún avance en su tramitación.

Una reivindicación con historia

taiwan_gay-a6Si la apelación de Qi Jia-wei y su pareja sigue adelante, podrá concluirse la batalla legal iniciada por Chen Ching-Hsueh (o Nelson Chen) y Kao Chih-wei, cuyo caso estuvo a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013. En aquella ocasión, los interesados decidieron retirar el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwan en dar la cara”.

Esperemos que las acciones que inicien Qi Jia-wei y su pareja cuenten con mayor fortuna, porque lo que no se le puede negar al activista es su compromiso y su tenacidad. Qi Jia-wei lleva luchando por los derechos LGTB desde los años 80. En 1985 trató de constituir una organización para la defensa de los derechos igualitarios y, posteriormente, financió una campaña para la prevención del VIH/sida de su propio bolsillo, razón por la que acumula una deuda personal que supera los 50.000 euros. También solicitó al presidente del Tribunal Supremo, años atrás y sin éxito, que reinterpretara la Constitución.

Una sociedad favorable a los derechos LGTB

Mientras que en las instituciones predomina el inmovilismo, el apoyo social a los derechos LGTB continúa creciendo. En septiembre de 2013, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Una encuesta efectuada a finales del pasado año mostraba, de hecho, que un 53% de los taiwaneses lo apoyaría.

Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. Las marchas del Orgullo (“Taiwan LGBT Pride“) se consolidan además como un hito de visibilidad que aúna reivindicación y fiesta. En octubre de 2013 se celebró con gran éxito la 11ª edición del Orgullo LGTB, a la que asistieron decenas de miles de personas.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.