Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Kasha Nabagesera’

Una mujer de Uganda «renuncia» a su condición de lesbiana en televisión y una activista replica que «la religión es un veneno»

Jueves, 2 de agosto de 2018

hqdefaultLa declaración negacionista de Val Kalende, hasta ahora abiertamente lesbiana y activista LGTB ugandesa, es un jarro de agua fría para la comunidad sexualmente diversa de este país africano, atenazado por una fuerte LGTBfobia social y de Estado. «Lo único que aprendí de ser lesbiana fue a ser una chica rebelde», dice entre otras cosas Kalende en su confesión televisiva (que tiene tintes religiosos, según ella misma reconoce y como también puede apreciarse claramente en la grabación). Todavía no se han pronunciado muchas organizaciones igualitarias en Uganda al respecto. Sin embargo, las entidades y los activistas que lo han hecho no ha sido para cargar contra ella, a la que en todo caso le han agradecido el esfuerzo realizado hasta ahora, sino para poner el foco en la moral religiosa LGTBfóbica. «La religión es un veneno», ha declarado la activista Stella Nyanzi. Con toda probabilidad, el caso de la supuesta «conversión» de Kalende será utilizado contra el colectivo LGTB por los grupos fundamentalistas cristianos.

«Yo era la oveja negra de la familia. Mi familia estaba enojada conmigo por ser lesbiana. Mis tíos, tías, primos, sobrinos y muchos amigos me rechazaron y me repudiaron», narraba en su aparición televisiva la hasta ahora activista Val Kalende. «Me quedé huérfana entre los 16 y los 17 años. Mis padres fallecieron a causa del VIH/Sida antes de que se descubrieran los antiretrovirales. Mi madre falleció más tarde, después de mi padre. Fui a otra casa. Es en esta casa donde me introdujeron a las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo», continúa el discurso de esta mujer.

Kalende cuenta que «me fue muy bien en la escuela y fui admitida en uno de los mejores colegios femeninos de Uganda. Me uní a St. Joseph Nsambya y allí conocí a muchas chicas que mantenían relaciones sexuales del mismo sexo». A raíz de ahí «conocí e hice muchas amigas y sabía o era parte de los entornos lésbicos. Pero, estoy sorprendida de que casi todas estén casadas y de que tengan familias felices y crecidas. Sin embargo, aquí todavía estoy yo con la carga de ser lesbiana. La chica a la que podría llamar mi primera relación a los 17 años está felizmente casada y tiene una familia. Lo único que aprendí de ser lesbiana fue a ser una chica rebelde». En este sentido, remata preguntándose «por qué el mundo nos obligó a convertirnos en chicas que no aman a los hombres».

A pesar de estas sorprendentes declaraciones, que se pueden resumir en su frase de «ya no soy lesbiana», Val Kalende lleva más de una década trabajando para organizaciones LGTB como Freedom y Roam Uganda o Sexual Minorities Uganda, entre otras. También estableció lazos con el activismo de otros países como los Estados Unidos, impartió conferencias en distintos países y publicó artículos en medios de masas reclamando la igualdad y los derechos humanos. Llegó a ser arrestada en alguna ocasión. Ahora, Kalende se aleja de todo este pasado, construido con esfuerzo y sacrificio, para dedicarse a construir su moral cristiana.

Ya en 2009, al visibilizarse mediáticamente como lesbiana, uno de esos medios recogió los intentos de su pastor de que realizara otra entrevista en la que admitiera haberse «convertido» en heterosexual por «un milagro». Algo que no hizo entonces, pero que ha acabado haciendo casi una década después.

Todavía no se han pronunciado muchas organizaciones igualitarias en Uganda al respecto. Sin embargo, las entidades y los activistas que lo han hecho no ha sido para cargar contra ella, a la que en todo caso le han agradecido el esfuerzo realizado hasta ahora, sino para poner el foco en la moral religiosa LGTBfóbica. «La religión es un veneno», ha declarado la activista Stella Nyanzi.

«Tal vez tenemos que averiguar qué causó esto en lugar de culparla. Permitámonos también abordar el odio dentro de la comunidad misma», defiende Mirakel Rakkaus Hossy (otra activista ugandesa que tuvo oportunidad de trabajar con Kalende), que agrega que «no podemos decir que ella fue un fraude».

Este es el vídeo completo en el que se registra la intervención de Kalende:

La difícil situación del colectivo LGTB en Uganda

La situación de las personas LGTB en Uganda es muy complicada. El artículo 145 del Código Penal castiga con penas que pueden llegar hasta la cadena perpetua a aquellos que «tengan conocimiento carnal contra natura con otra persona». El mero intento de mantener relaciones homosexuales o lo que se denominan «prácticas indecentes» se castiga con hasta siete años de prisión.

El año pasado el Orgullo LGTB de Uganda tuvo que ser cancelado tras amenazar el Gobierno de este país africano con detenciones masivas. Unas amenazas que, unidas al antecedente de 2016 (cuando la policía ugandesa interrumpió la celebración y detuvo a varios activistas), llevaban a los activistas LGTB ugandeses a dar prioridad a su seguridad.

Pero esta durísima normativa no parece satisfacer a los LGTBfobos. La presidenta del Parlamento, Rebecca Kadaga, insistía también en reintroducir un proyecto de ley que endurecía el trato penal a la homosexualidad, con la pretensión de establecer la pena de muerte en determinados casos, y a la cual ella misma llegó a llamar «un regalo de Navidad». El proyecto fue aprobado por el Parlamento en diciembre de 2013, pero finalmente fue invalidado por el Tribunal Constitucional a causa de una falta de procedimiento: se había votado sin el quórum necesario.

Y aunque por el momento parece que este proyecto ha quedado aparcado, lo que no dejan de sucederse son los ataques a la libertad de reunión y asociación. En 2015, de hecho, se aprobó una ley, y esa sí está en vigor, que permite al gobierno tener un control férreo sobre las ONG y asociaciones del país, pudiendo no autorizar sus actividades e incluso disolverlas si no se adecuan al «interés público» o si son «contrarias a la dignidad del pueblo de Uganda». Las asociaciones LGTB ya avisaron de su peligro, ya que los activistas que trabajen en una organización que no cuente con el visto bueno del gobierno pueden llegar a ser encarcelados. Ello supone llevar la lucha por los derechos LGTB a la ilegalidad.

Por fortuna,  el Tribunal Constitucional de Uganda aliviaba un poco la presión a finales de 2016, al declarar contraria a derecho la normativa que impedía a determinados grupos, marcados en la ley como «inmorales o socialmente inaceptables», la posibilidad de reclamar ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en los casos de discriminación. Entre los colectivos señalados tan ignominiosamente se encontraban el de las personas LGTBI (para quienes fue diseñada especialmente la norma), los trabajadores del sexo o las personas que viven con el VIH. Pero conviene tener en cuenta que no todo depende del marco jurídico: la sociedad civil ugandesa también es fuente de ataques homófobos. Un ejemplo es el intento de linchamiento a un grupo de hombres homosexuales o los ataques que reciben los activistas que intentan llevar adelante la lucha.

La valiente e importantísima labor del activismo LGTB de este país se veía reconocida, en todo caso, a finales del año pasado, cuando el Gobierno Vasco reconocía con el Premio René Cassin 2017 el activismo LGTB de la asociación africana Sexual Minorities Uganda.

Fuente Dosmanzanas

General, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cancelado el Orgullo LGTB de Uganda tras amenazar el Gobierno con detenciones masivas

Lunes, 21 de agosto de 2017

prde17El Orgullo LGTB, cuya celebración estaba prevista esta semana, ha sido definitivamente cancelado por sus organizadores tras las amenazas del ministro ugandés de Ética e Integridad, Simon Lokodo. Unas amenazas que unidas al antecedente del año pasado, cuando la policía ugandesa interrumpió la celebración y detuvo a varios activistas, han llevado a los activistas LGTB ugandeses a dar prioridad a su seguridad.

La cancelación del Orgullo ugandés, compuesto por una serie de actos que iban a tener lugar desde el miércoles 16 de agosto hasta hoy, sábado 19, cuando debía tener lugar el evento principal, ha sido anunciada “con gran tristeza” a través de un comunicado de prensa por sus organizadores. En el comunicado, los activistas LGTB explican que tras lo sucedido el año pasado la celebración suponía un enorme desafío que en principio estaban dispuestos a acometer, pero que las amenazas de Lokodo de intensificar la persecución y las advertencias de la policía ugandesa, que el día de la gala de apertura se personó en el lugar e impidió su celebración, les han hecho cambiar de opinión. “Tristemente, el coraje y la determinación que llevamos en nuestros corazones no son suficientes como para poner en peligro tantas vidas inocentes”, explican.

El ministro ugandés de Ética e Integridad, que por cierto es un antiguo sacerdote católico que hace once años dejó el sacerdocio por la política (se graduó en Arte y en Teología en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma) no solo ha advertido que habría detenciones masivas, sino que ha llegado a amenazar físicamente a la activista Kasha Nabagesera si se la volvía a encontrar frente a frente. Así lo asegura el comunicado de prensa de los organizadores del Orgullo (sin nombrar expresamente a la conocida activista) y así lo ha confirmado la propia Nabagesera en una entrevista a Le Monde, en la que explica que ella y el ministro mantuvieron una conversación de más de 15 minutos el pasado lunes, tras la cual quedó claro que las amenazas de Lokodo iban muy en serio. “Ha sido una decisión muy difícil de tomar, pero ante todo tenemos que pensar en la seguridad de la comunidad”, declaraba Nabagesera al diario francés. El argumento del Gobierno ugandés para prohibir los actos del Orgullo, según asegura el comunicado y confirma Kasha Nabagesera, es que el Orgullo LGTB tiene como finalidad “reclutar” nuevos miembros para el colectivo.

“No estamos cancelando el Orgullo por vuesta homofobia [en referencia a las autoridades ugandesas] y falta de respeto a nuestros derechos, esta es una decisión que tomamos para protegernos. ¿Cómo lucharemos contra vuestra opresión si nos matáis o si nos metéis en la cárcel?”, explican sus organizadores en el comunicado. “Debe quedar claro para todos nuestros socios clave y para el resto del mundo que la lucha por la igualdad en Uganda está lejos de haber terminado. De hecho, acaba de empezar, y no pararemos hasta que las minorías sexuales y de género vean reconocidos sus derechos como seres humanos”, añaden.

Uganda: una pesadilla continua

La situación de las personas LGTB en Uganda es muy complicada. El artículo 145 del Código Penal castiga con penas que pueden llegar hasta la cadena perpetua a aquellos que “tengan conocimiento carnal contra natura con otra persona”. El mero intento de mantener relaciones homosexuales o lo que se denominan “prácticas indecentes” se castigan con hasta siete años de prisión.

Pero esta durísima normativa no parece satisfacer a los LGTBfobos. La presidenta del Parlamento, Rebecca Kadaga, insistía el año pasado en reintroducir un proyecto de ley que endurecía el trato penal a la homosexualidad, aprobada por el Parlamento en diciembre de 2013 y a la cual ella misma llegó a llamar “un regalo de Navidad”. Esta ley, que provocó la indignación internacional, fue anulada por vicio de forma por el Tribunal Constitucional en agosto de 2014. La ley finalmente fue invalidada por el Tribunal Constitucional a causa de una falta de procedimiento: se había aprobado sin el quórum necesario. Y aunque por el momento parece que este proyecto ha quedado aparcado, lo que no dejan de sucederse son los ataques a la libertad de reunión y asociación.

En noviembre de 2015, de hecho, se aprobó una ley, y esa sí está en vigor, que permite al gobierno tener un control férreo sobre las ONG y asociaciones del país, pudiendo no autorizar sus actividades e incluso disolverlas si no se adecuan al “interés público” o si son “contrarias a la dignidad del pueblo de Uganda”. Las asociaciones LGTB ya avisaron de su peligro, ya que los activistas que trabajen en una organización que no cuente con el visto bueno del gobierno pueden llegar a ser encarcelados. Ello supone llevar la lucha por los derechos LGTB a la ilegalidad.

Por fortuna, hace unos meses el Tribunal Constitucional de Uganda aliviaba un poco la presión, al declarar contraria a derecho la normativa que impedía a determinados grupos, marcados en la ley como “inmorales o socialmente inaceptables, la posibilidad de reclamar ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en los casos de discriminación. Entre los colectivos señalados tan ignominiosamente se encontraban el de las personas LGTBI (para quienes fue diseñada especialmente la norma), los trabajadores del sexo o las personas que viven con el VIH. Pero conviene tener en cuenta que no todo depende del marco jurídico: la sociedad civil ugandesa también es fuente de ataques homófobos. Un ejemplo es el intento de linchamiento a un grupo de hombres homosexuales o los ataques que reciben los activistas que intentan llevar adelante la lucha. Son muy numerosos los frentes en los que hay que seguir trabajando.

En fin, si ponemos en el buscador el nombre de Uganda… el horror es cotidiano.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

El Papa no respondió en Uganda: “¿Ser gay es un crimen contra Dios?”

Domingo, 6 de diciembre de 2015

ugandaEn Uganda, ser gay “no es natural” y la amenaza de castigar con pena de muerte esta orientación sexual sigue vigente. Por ahora, la ley que está vigente criminaliza a las personas que realizan actos homosexuales.

El papa Francisco llegó a este país, y las voces de los activistas gays se escucharon con fuerza, a pesar de la amenaza oficial. Pero finalmente el pontífice ignoró estas voces. Algo que no sorprende.

Si bien Francisco ya ha revelado su rostro conservador y nada gay friendly como algunos pensaban, todavía se cree -o creen algunos- que ha llegado para cambiar la iglesia. Su paso por Uganda revela que no, que Francisco y la Iglesia piensan lo mismo.

El artículo de la CNN “¿Ser gay es un crimen contra Dios?”, pregunta un homosexual ugandés a propósito de la visita del papa” recoge el drama de varios homosexuales perseguidos, amenazados y hartos de una sociedad que los considera enfermas. El propio presidente Yoweri Museveni aprobó una ley antigay en febrero pasado, y dijo a la cadena que la homosexualidad “no es natural” ni un derecho humano.

¿FRANCISCO CAMBIARÁ EN ALGO ESTE PANORAMA?

gays-ugandaJackson Mukasa y Kim Mukisa, dos hombres gay que fueron sometidos a juicio por participar en actos sexuales “contra el orden de la naturaleza”, fueron entrevistados por la CNN. Las palabras de ambos son dolorosas.

“Escuchamos personas gritando: ‘¡Los gays están aquí! ¡Los gays están aquí! Esperábamos que nos mataran”, recuerda Mukasa. Mukisa suplicó junto con Mukasa que necesitaban salvar algunas de sus pertenencias.

Relata CNN: “Mukisa escapó por un tiempo, pero la multitud golpeó severamente a Mukasa y luego los hicieron dirigirse a la estación de policía local. Su presunto delito: participar en actos sexuales “contra el orden de la naturaleza”. “Nunca supimos que se sospechaba de nosotros”, dijo Mukasa. “No podíamos dejar de expresar lo que somos. Estamos orgullosos de lo que somos”. Después de una serie de mensajes de texto y cuidadosas instrucciones, nos encontramos con el par en la casa de un amigo en Kampala. Ellos relatan su historia sentados uno al lado del otro, en una cama, en una habitación alquilada en un barrio pobre”.

Pasaron meses en la cárcel antes de que su caso finalmente fuera rechazado por falta de pruebas. Mukasa y Mukisa han sido abandonados por sus familias. Ambos quieren abandonar el país.

“Esperamos que el papa sea capaz de asumir una postura en cuanto a este tema y le confirme a Uganda y al mundo lo que está escrito en la Biblia… y así animar a muchos de quienes han estado trabajando para asegurarse de que la palabra que está escrita en la Biblia nunca sea destruida”, aseguró David Bahati, promotor de la ley antigay.

Mukasa no espera al papa con entusiasmo:  “Así que tengo una pregunta: ¿Acaso ser gay es un crimen en contra de Dios? ¿Es por eso que todas estas cosas están sucediendo?”

Francisco fue recibido por el presidente de ese país, Yoweri Museveni. ¿Qué se dijeron ambos? Un discurso lleno de frases hechas, y vacías. Dijo Francisco que África es el continente de la esperanza. ¿Y la comunidad gay? No, Francisco no habló de la comunidad LGBT.

Se estima que en Uganda hay medio millón de personas homosexuales. Según una encuesta de 2007 delPew Global Attitudes Project, el 96% de los ugandeses dicen que la homosexualidad debería ser rechazada por la sociedad.

➤➤ Si en Uganda se aprueba el proyecto de ley antihomosexual, se introduciria la pena de muerte para las personas homosexuales reincidentes, que sean VIH-positivas, o que realizan actos sexuales con personas del mismo sexo menores de 18 años.

SER ACTIVISTA LGBT EN UGANDA

“Ni siquiera me acuerdo de la cantidad de veces que he sido golpeada y que han intentado violarme para descubrir qué soy realmente”, denunció la activista Kasha Nabagesera en una entrevista para El País de España, donde advirtió que el Gobierno define el movimiento gay como algo insano y malvado. Los comparan con terroristas: “Tienen una lista negra de personas homosexuales peligrosas, entre las que estoy yo. Se nos acusa de varios delitos, el más grave es el de hacer promoción de la homosexualidad. Nuestros rostros son publicados en varios periódicos del país como personas buscadas a las que hay que encontrar y condenar. La gente tiene miedo. Hay que vivir a escondidas y tener muchísimo cuidado”.

Fuentes: sinetiquetas.org / CNN / El Pais, vía Latitud Gay

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Kasha Nabagesera, la activista LGBTI ugandesa que gana el ‘Premio Nobel Alternativo’

Sábado, 5 de diciembre de 2015

1394304005_679519_1394304618_noticia_normal“Unir a la comunidad LGBT de Uganda ha sido el mayor logro”

La misma semana que el terror regresaba a Uganda con una nueva Ley anti-gay que condena el activismo homosexual con penas que oscilan entre 4 a 8 años de prisión, en el continente europeo y en la ciudad de Estocolmo, el Parlamento sueco reconocía con el ‘Nobel Alternativo’ de la Fundación Rights Livelihood Award a la activista ugandesa Kasha Jacqueline Nabagesera. Una ex contable, considerada la “madre fundadora” del movimiento por los derechos LGBTI de su país al que no piensa abandonar a pesar de las continuas amenazas, acoso y presiones a las que cada día se ve sometida.

El premio de la Fundación Right Livelihood Award se concede a Nabagesera por “su valentía y persistencia, a pesar de la violencia y la intimidación, en su trabajo en defensa de los derecho de las personas LGBTI para lograr una vida libre de prejuicios y persecuciones”. Nabagesera nunca ha escondido su orientación sexual que casi le costó la expulsión de la universidad en 2002, momento en el cual decidió dedicarse al activismo y creó una ONG que dirigió durante 10 años.

Nabagesera es una de las pocas activistas en el país de África oriental en desafiar la LGBTIfobia a través del sistema judicial y recientemente se enfrentó en los tribunales al periódico homófobo y sensacionalista, Red Pepper, y ganó, después de que el medio publicara un listado con 200 nombres y las fotografías de personas LGBTI que los colocó en peligro de ser perseguidos y asesinados.

Nabagesera participa en foros internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Africana. La activista tuiteó que estaba “muy honrada” y que lo iba a recibir con humildad y en nombre de “todos los compañeros que trabajan por esta causa común. Es un reconocimiento a tantos años de lucha, aunque tenga que ser fuera de Uganda”. Nabagesera fue una de las 10 personas que dio la cara desafiando la ley contra la homosexualidad en 2014 en su país. “La mentalidad de las personas no cambia de un día para otro, y la del Gobierno tampoco”, asegura la activista.

Los homosexuales son perseguidos, asesinados y detenidos de forma arbitraria en Uganda, donde su orientación es castigada con pena de cárcel.  Para Nabagesera uno de sus principales handicup es conseguir fondos para financiar su causa social. Además está volcada en proyectos como la marcha del Orgullo Gay o la revista “Bombastic”, una publicación que refleja la vida cotidiana de las personas LGBTI en Uganda.

Te dejamos con una entrevista realizada a Nabagesera en la que la activista explica cuál es la situación de personas LGBTI en su país:

Unir a la comunidad LGBT ha supuesto el “mayor logro”, reconoce la activista ugandesa Kasha Nabagesera, que recibió hoy el Nobel Alternativo de la fundación Rights Livelihood Award.

Contable de profesión, Nabagesera nunca ha escondido una orientación sexual que casi le costó la expulsión de la universidad en 2002, momento en el cual decidió dedicarse al activismo y creó una ONG que dirigió durante 10 años.

“Recibir un premio tan prestigioso es siempre una buena noticia. No solo es una motivación para seguir haciendo lo que hago, sino que también es un reconocimiento a tantos años de lucha, aunque tenga que ser fuera de Uganda”, señala la activista, que no tiene intención de abandonar su país a pesar de las amenazas que recibe.

La valentía de Nabagesera y de otros compañeros de lucha ha permitido que los homosexuales ugandeses tengan ahora a quien acudir cuando se sienten en peligro, si bien reconoce que aún queda un largo camino por recorrer, porque “la mentalidad de las personas no cambia de un día para otro, y la del Gobierno tampoco”.

Los homosexuales son perseguidos, asaltados y detenidos de forma arbitraria en Uganda, donde su orientación es castigada con pena de cárcel, pero hay personas y organizaciones que levantan la voz e intentan que su causa forme parte del día a día de los ugandeses.

Nabageresa fue una de las tres personas que denunciaron a un conocido tabloide ugandés que publicó una lista con 200 nombres y numerosas fotos de personas sospechosas de ser homosexuales bajo el titular “Expuestos”. Y ganó el caso.

También formó parte del reducido número de activistas que llevaron a los tribunales la llamada “Ley antigais” que el Parlamento de Uganda pasó en febrero de 2014 y que el Tribunal Constitucional anularía meses después porque fue aprobada sin el quórum necesario. El Gobierno apeló al Supremo, que aún no se ha pronunciado, y además ha reactivado los mecanismos parlamentarios para volver a tramitarla.

La frenética actividad de Nabageresa en los tribunales, medios de comunicación y foros de debate le han creado muchos enemigos, pero no se deja intimidar: “Tengo muchos proyectos que quiero realizar en mi país y no quiero resignarme a pensar que no va a ser así”.

Además de hacer campaña en Uganda, viaja siempre que puede y es habitual verla en foros internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Africana, aunque no siempre acude como invitada.

“El premio también es un espaldarazo financiero para mi trabajo, ya que no es fácil conseguir fondos para hacer activismo en Uganda”, confiesa Nabageresa, que además está involucrada en otros proyectos como la marcha del Orgullo Gay o la revista “Bombastic”, una publicación que cuenta historias cotidianas de gais ugandeses.

La visita del papa Francisco a Uganda era un momento muy esperado por los homosexuales, pues el pontífice se ha mostrado más respetuoso que sus antecesores con la comunidad LGBT. Confiaban en que el papa diera un paso al frente y se posicionara de forma más clara en su defensa, pero no ocurrió y la esperanza se desvaneció. En opinión de Nabagesera, el papa no puede limitarse a pedir respeto “para todos los hombres y mujeres”, sino que debe ser más específico y “hablar abiertamente de los homosexuales o, al menos, de las minorías” porque de lo contrario el alcance de su mensaje es limitado.

Fuente Ragap y Cáscara Amarga

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

La activista ugandesa Kasha Nabagesera, premiada con el Nobel alternativo

Jueves, 8 de octubre de 2015

1394304005_679519_1394304618_noticia_normalLa activista LGTBI ugandesa Kasha Nabagesera ha sido galardonada con el premio Right Livelihood 2015. El jurado destacó “su valentía y persistencia, a pesar de la violencia y la intimidación, en trabajar por el derecho de gais y lesbianas a una vida libre de prejuicios y persecuciones“, en un acto celebrado este jueves en Estocolmo. La ceremonia de entrega se celebrará el próximo 30 de noviembre en el Parlamento sueco.

Kasha Jacqueline Nabagesera nació en Kampala, capital de Uganda, hace 35 años. Fue expulsada de varias escuelas, y a punto estuvo de serlo de la universidad en la que estudiaba para ser contable en 2002, por su condición de mujer lesbiana. Este incidente la motivó a convertirse en una activista de derechos humanos a los veintiún años y, tras varios cursos de derecho internacional en derechos humanos y una pasantía en una organización LGTBI sudafricana, decidió fundar la ONG Freedom and Roam Uganda (FARUG) en 2003. Después de diez años al frente de la organización, Nabagesera decidió dejar el cargo de Directora Ejecutiva de FARUG para centrar sus esfuerzos en la construcción y promoción de la comunidad LGTBI.

Desde que comenzase su andadura en el activismo, Nabagesera ha participado en diversos encuentros y congresos internacionales, hablando de la difícil situación que viven en su país las personas LGTBI. Su labor le ha reportado reconocimiento y diversos galardones. Pero también le ha traído más de un quebradero de cabeza. Sin ir más lejos, tras participar en el Foro Social Mundial de Nairobi 2007, fue acosada y amenazada en varias ocasiones. Sin desanimarse, continuó su lucha por la aceptación del colectivo LGTBI en su país. En 2011 recibió el Premio Martin Ennals de Derechos Humanos, y en 2013 logró el Premio Internacional de Derechos Humanos de Núremberg.

Nabagesera ha sufrido agresiones verbales y físicas en multitud de ocasiones, lo que le obliga a ocultar su rostro y esconderse con frecuencia. Estos días, apenas puede salir de casa pero, a pesar de ello, se muestra optimista y ve el lado positivo de esta situación: la gente ya no puede negar la existencia de gais y lesbianas en Uganda. “Estoy muy, muy esperanzada con el movimiento en Uganda. Incluso cuando algunos se van, otros vienen a bordo”, señala. La activista ugandesa tiene pensado seguir viajando por toda África, como embajadora de una nueva confianza dentro del movimiento LGTBI: “el reto está ahí, pero también registramos algunos éxitos que nos mantienen en la lucha”, dice. Cabe recordar que las relaciones homosexuales son ilegales en Uganda, país donde además reina una fuerte homofobia social.

Activismo y batalla judicial

Nabagesera es una de las pocas activistas en Uganda que ha participado en el proceso judicial para avanzar en los derechos de la comunidad LGTBI. Cuando un tabloide ugandés publicó los nombres y fotos de supuestos gais y lesbianas, ella fue una de las tres personas que denunció al periódico ante los tribunales y ganó el juicio. Y no solo eso. Cuando en 2012 el Ministro de Ética cerró un taller en el que participaban varias organizaciones LGBTI, con la excusa de que tales reuniones eran ilegales, Nabagesera formó parte del grupo que demandó al ministro por violar su libertad de reunión. Este y otros episodios contribuyeron a cambiar la opinión pública de una parte de la sociedad ugandesa, que comenzó a tomar conciencia de que las personas homosexuales también poseen derechos constitucionales. La activista es también miembro del Comité directivo de la Civil Society Coalition on Human Rights and Constitutional Law, que engloba a más de sesenta organizaciones ugandesas que colaboran para detener el progreso de la ley antigay vigente en el país.

En agosto de 2014, nos hacíamos eco de la decisión del Tribunal Constitucional de Uganda de anular la ley aprobada en diciembre del año anterior por el Parlamento de ese país y que endurecía el trato penal a las personas homosexuales, con penas que pueden llegar a la cadena perpetua, y castiga a las personas y organizaciones que les presten ayuda o soporte. Nabagesera fue una de las diez personas que presentaron una petición contra esa ley.

Pero además, Nabagesera decidió vengarse de la cruzada antigay llevada a cabo en su país en los últimos cuatro años, a través de varios medios de comunicación locales que contribuyeron a la intimidación y el acoso de las personas LGTBI, proporcionando sus datos personales y avergonzándoles. Por ello, a finales de 2014 decidió contraatacar lanzando Bombastic, una nueva revista de 72 páginas publicada y distribuida de forma privada. En ella, se pueden encontrar ensayos, historias personales y poemas escritos por gays, lesbianas, bisexuales y transexuales ugandeses, algunos de ellos utilizando seudónimos. La creación de la revista ha permitido a la activista poder sentarse y dialogar con funcionarios del gobierno. Nabagesera también ha puesto en marcha una web, Kuchutimes, donde se ofrece información y acceso a la revista.

Premios Nobel: activistas LGTB no, homófobos sí

Resulta, cuando menos llamativo, que en toda su historia el Premio Nobel de la Paz “oficial” jamás haya sido concedido a alguien que luche en favor de los derechos de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales. En cambio, sí ha premiado a homófobos, como el ex presidente de Polonia Lech Wałęsa, ganador del Nobel en 1983 y que en una entrevista concedida en 2013 no dudaba en afirmar que los diputados homosexuales debían sentarse “en la última fila, e incluso más allá, al otro lado de la pared”. Para rematar, Wałęsa añadió que era “de la vieja escuela” y que no pensaba cambiar. “Entiendo que hay gente diferente, diferentes orientaciones y que tienen derecho a su identidad. Pero que no cambien el orden establecido desde hace siglos. No quiero ni oír hablar de eso. Que lo hagan entre ellos y que nos dejen en paz a mí y a mis nietos”, añadía. Y en 2011 una de las ganadoras del Nobel de la Paz fue la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, que solo unos meses después se posicionó en contra de la despenalización de la homosexualidad en su país, declaraciones que luego matizó.

Este año, las apuestas señalan a Angela Merkel como una de las grandes favoritas al Nobel de la Paz, por su gestión en la crisis de refugiados. La canciller alemana ha manifestado públicamente su posición contraria a la adopción homoparental y al matrimonio igualitario. “Para mí el matrimonio es entre hombre y mujer”, ha señalado en más de una ocasión.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La revista LGTBI Bombastic se enfrenta a la homofobia en Uganda

Miércoles, 18 de febrero de 2015

lectores-de-la-nueva-revista-lgtbLectores de la nueva revista LGTB

Ya habíamos informado de su nacimiento el pasado diez de enero y ya ha empezado la persecución, como leemos en la web de la FELGTB…

Hace ahora cuatro años, David Kato, un conocido activista por los derechos LGTBI en Uganda fue brutalmente asesinado en su casa de Kampala. Los hechos ocurrían tres meses después de que su foto y datos personales aparecieran en la portada del diario sensacionalista -ya fuera de circulación- Rolling Stone. Desde entonces, los ataques contra homosexuales han sido constantes en este país de mayoría cristiana, auspiciados por los discursos políticos, y alentados desde púlpitos y medios de comunicación.

¿Cómo contrarrestar esa homofobia institucionalizada? Es una pregunta que Kasha J. Nabagesera, amiga cercana de Kato y una de las voces más destacadas dentro del colectivo LGTBI ugandés, lleva varios años formulándose. La fundadora de Freedom and Roam ( FARUG) ha llevado ahora su lucha un paso más allá y acaba de lanzar la primera revista LGTBI de Uganda, Bombastic. 75 páginas de historias personales y opinión que pretenden sacudir conciencias y romper estereotipos.

“Me di cuenta de que no teníamos ningún espacio en el que poder compartir nuestras historias porque todas las plataformas se nos cierran con el argumento de que promovemos la homosexualidad”, cuenta a eldiario.es desde Kampala. “Decidí que debíamos construir ese espacio propio, lejos de los medios de comunicación convencionales y su manera tergiversada de informar sobre la homosexualidad. Los medios lanzan mensajes en contra de los gays, han estado señalando a la gente, humillándola, así que el único modo de contar nuestras historias y promover un verdadero cambio de conciencia era éste“, explica.

Bombastic nació “como un regalo de Navidad”. El 22 de diciembre de 2014, antes de iniciarse las vacaciones, las revistas se distribuyeron a los diputados en el Parlamento. “Para que tuvieran algo que leer en esas fechas”, dice con ironía su directora. En realidad, la salida a la calle de la publicación coincidía con los rumores que hablaban de un nuevo intento de aprobar la polémica Ley anti-gay.

En febrero del pasado año, entraba en vigor una ley que endurecía las penas y ampliaba los delitos vinculados a la homosexualidad. El texto fue un duro golpe para las organizaciones LGTBI y tras su aprobación se incrementaron los ataques. Aumentó el miedo y muchas personas optaron por abandonar Uganda y buscar refugio en países fronterizos como Kenia. Kasha y su equipo, que ya estaban trabajando en Bombastic entonces, se vieron obligados a cesar la actividad. Publicarla hubiera sido ilegal, un riesgo demasiado alto.

En agosto, cuando la Corte Constitucional declaró la nulidad de la ley anti-gay retomaron el proyecto. “Ganamos este caso y eso fue una buena noticia pero también tuvo su contraparte. Cuando se notificó la suspensión de la ley se produjeron reacciones adversas, mucha gente se volvió en contra de la comunidad LGTBI y hubo una escalada de la violencia. Es verdad que sin la nueva ley nuestro trabajo ya no es tan peligroso –concede la activista- pero todavía tenemos que luchar contra la antigua”.

Kasha_Nabagesera-homofobia-Uganda_EDIIMA20150208_0314_14Kasha Jacqueline Nabagesera, directora de Bombastic y destacada activista LGBTI, ha recibido varios premios internacionales por su labor

“Quemaron las revistas delante de nosotros”

“A los 16 años me di cuenta de que era lesbiana y mi vida finalmente tuvo sentido para mí. No lo tuvo para mi familia y lo escondí durante mucho tiempo hasta que ya no pude más. El chantaje era terrible: la gente pensaba que podía utilizar el secreto en mi contra y salirse con la suya. Gente que era muy cercana a mí. Ser gay me ha supuesto un viaje que no ha sido fácil. Desde aceptarme hasta aprender y comprender que no todo el mundo me acepta por ser quien soy. Si tuviera elección, no sería lesbiana. […] Mi esperanza es que al compartir mi historia te des cuenta de que soy igual que tú, la única diferencia es a quien amo. Y a quien yo ame no te afectará, no ensuciará a tus hijos ni a ti. La homosexualidad no se contagia”.

Al principio no fue fácil recoger testimonios como este, de Angel. Kasha cuenta que la gente no acababa de entender el sentido de lo que les pedía. “Continué insistiendo, diciendo todos los días en las redes sociales por qué era importante para nosotros tener nuestra propia plataforma, y cuanto más lo compartía, más se iban emocionando los demás”, recuerda. Tanto que llegó a reunir 500 historias. “Lo difícil fue escoger”.

Junto al lanzamiento de Bombastic se ha puesto en marcha también la webKuchutimes. En ella, además de ofrecer acceso a la revista e información, se comparten testimonios en audio y video. El objetivo de Kasha es llegar a todos los distritos del país, incluidas las islas. Y a los medios. Ellos fueron también de los primeros receptores. “Lógicamente, la revista no les gustó mucho –en el primer número hay artículos muy críticos con la prensa ugandesa-, tan solo tres medios han informado algo sobre Bombastic, la mayoría de los periodistas reaccionaron sarcásticamente, con risas, diciendo yah, yah“.

Sesenta voluntarios se encargaron de distribuir gratuitamente las 15.000 revistas que se editaron. Se entregaron en supermercados, en tiendas, en la calle, en todas partes. La propia Kasha le dio una a un predicador. En una mano Bombastic, en la otra una Biblia. “Hay gente que reaccionaba bien, con curiosidad, veían mi foto y preguntaban qué pasaba con esa chica. Otros no se lo tomaron así. En una zona del Este de Uganda, unas personas que estaban en una tienda las quemaron delante de nosotros y amenazaron con llamar a la policía si nos volvían a ver”.

“Nos acusan de ser pornográficos, de dar información ilegal”

Kasha Nabagesera evalúa el impacto de Bombastic un mes después de su salida. “Ha sido enorme. Hemos recibido montones de llamadas felicitándonos por ser tan valientes, por hacer algo así en un entorno como éste, pero también nos han llegado numerosos mensajes de odio, amenazas de arresto de parte de líderes religiosos y del propio ministro de Ética, acusándonos de ser pornográficos, de dar información que es ilegal porque la homosexualidad sigue estando prohibida”, revela la activista, agradecida porque no paran de llegar nuevos testimonios.

Gracias a la publicación, Kasha asegura que ha conseguido sentarse y dialogar de tú a tú con funcionarios del gobierno, exponerles la violencia a la que sigue estando expuesta la comunidad LGTBI. Una semana antes de conversar con eldiario.es nueve ugandeses fueron arrestados en su pueblo por la policía tras expandirse el rumor de que eran gays. “Las violaciones de derechos humanos no han cesado”, insiste.

Bombastic es su forma de luchar contra la homofobia. “Nuestro plan es imprimir otras 55.000 copias y continuar captando fondos y recursos para poder sacar más números en papel”. Esa es la apuesta. “Cambiar la actitud de la gente, que entiendan a las personas LGTBI, y que ellas sepan que no están solas, que hay mucha gente pasando por una situación similar“. Para Kasha las amenazas son solo una parte más del proyecto. “No nos vamos a rendir, vamos a seguir publicándola. Tenemos demasiadas historias que sacar ahí afuera”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Última Hora: El Tribunal Constitucional de Uganda ha derogado la Ley contra la Homosexualidad del país hoy viernes 1 de agosto de 2014.

Viernes, 1 de agosto de 2014

noticias_file_foto_834323_1406893665El Tribunal Constitucional de Uganda ha derogado la Ley contra la Homosexualidad del país hoy viernes 1 de agosto de 2014.

Es derogada por una cuestión de forma, sin entrar al fondo del asunto.

Los activistas LGBT de Uganda creen difícil que el Parlamento vuelva a aprobarla.

La norma condenaba a cadena perpetua a los homosexuales y prohibía asociarse a este colectivo

*

Buena noticia la que conocíamos este 1 de agosto. El Tribunal Constitucional de Uganda ha anulado la ley aprobada en diciembre por el Parlamento de ese país en que endurece el trato penal a las personas homosexuales, con penas que pueden llegar a la cadena perpetua, y castiga además a las personas y organizaciones que les presten ayuda o soporte. La decisión, adoptada por unanimidad, no se pronuncia sobre el fondo de la cuestión y se limita a considerar que la votación del texto por el Parlamento no se ajustó a las normas procedimentales.

El Tribunal Constitucional de Uganda ha invalidado este viernes la ley por la que se condenaba a cadena perpetua a los homosexuales y prohibía la existencia de asociaciones de gays y lesbianas. La norma fue aprobada por el presidente Yoweri Museveni en febrero de 2014.

Con vítores y aplausos han acogido los activistas LGBT y por los derechos humanos la sentencia del Tribunal Constitucional de Uganda que ha dado esta mañana la razón a los demandantes y ha invalidado la legislación contra la homosexualidad que fue aprobada el pasado mes de febrero en el país. Ha sido un defecto de forma, la falta de quórum en el Parlamento en el momento de aprobarse la ley, lo que ha invalidado todo el proceso. “Primera victoria: El juez está de acuerdo con los demandantes en que no había quórum cuando la ley contra la homosexualidad se aprobó. Dice que fue una ilegalidad. Segunda victoria: la corte declara el proceso entero de aprobar la ley anti homosexualidad como nulo”, ha explicado en Twitter el activista ugandés Andrew Mwenda.

El tribunal ha estimado que la normativa es anticonstitucional ya que no contó con el mínimo de votos necesarios, al menos el respaldo de un tercio de los parlamentarios presentes en el momento de la votación, el pasado 20 de diciembre, según informaron corresponsales del portal Buzzfeed presentes en la sala en el momento de la sentencia. El tribunal responde así a la petición de 10 activistas en derechos humanos, académicos y políticos de la oposición. El Gobierno también había recibido la presión internacional, en particular de Estados Unidos que anunció sanciones como la prohibición de la entrada al país de las autoridades ugandesas.

edit-18384-1406882250-18El activista Anti-LGBT  Martin Ssempa (derecha) en Tribunal  Constitucional el 30 de julio con su hijo (centro). ISAAC KASAMANI/AFP / Getty Images

Los jueces han desestimado los argumentos de la abogada del Estado, Patricia Mutesi, que consideró que no había evidencia de que no existiera quórum. Los jueces recuerdan que hasta tres parlamentarios llamaron la atención sobre la falta de quórum, incluyendo el vicepresidente Amama Mbabazi, sin que la portavoz de la cámara, Rebecca Kadaga, atendiera la petición. Por lo tanto considera nulo todo el proceso judicial. La demanda la habían presentado diez activistas respaldados por colectivos como el de Minorías Sexuales de Uganda. La sentencia anula totalmente la ley, que solo podría reinstaurarse si se repitiera todo el trámite parlamentario, lo que por el momento elimina la prohibición de la homosexualidad. La ley endurecía las penas de cárcel para las relaciones entre personas del mismo sexo y obligaba a los ciudadanos a delatar a quienes mantuvieran relaciones homoeróticas. Todo eso queda ahora anulado.

Pese a todo la noticia ha sido recibida con entusiasmo por los defensores de los derechos humanos en Uganda y muy especialmente por los activistas LGTB que habían recurrido la ley ante el Tribunal Constitucional. “Soy oficialmente legal”tuiteaba Frank Mugisha, director de Sexual Minorities Uganda, nada más conocer la noticia. ”Ya no soy una criminal. Hoy hemos hecho historia”declaraba también en su perfil de Twitter Kasha Nabagesera, de la organización Freedom and Roam Uganda. No es de extrañar esta alegría. La noticia supone, incluso en el peor de los casos, un importante alivio temporal: los partidarios de la ley pueden volver a proponerla, pero deberá procederse a la tramitación parlamentaria completa. Hay que tener en cuenta, a este respecto, que desde que en 2009 se propuso endurecer la legislación contra los homosexuales hasta que la ley fue aprobada pasaron casi cinco años.

Por otra parte, el marco jurídico es muy distinto: una cosa es que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo estén tipificadas en el Código Penal ugandés, como ya sucedía antes, y otra que se criminalice la propia realidad homosexual, se persiga a aquellas personas que hacen activismo o que simplemente ayudan o dan soporte a personas homosexuales bajo la acusación de “promover la homosexualidad” e incluso que los ciudadanos que simplemente conozcan la existencia de una relación homosexual estén obligados a denunciarla.

1406893039_370769_1406893809_noticia_normalActivistas por los derechos de los homosexuales, en el Constitucional en Kampala. / AFP

Sin embargo, la derogación de la ley no acaba con la persecución de la homosexualidad en el país, donde todavía se considera delito. La homosexualidad se condena con la cárcel y la normativa de Museveni establecía además la cadena perpetua y la prohibición de las asociaciones LGTB. Aunque la decisión permite a los homosexuales volver a hacer su vida cotidiana, no se descarta una oleada de violencia homófoba ante la postura del Constitucional.

Según un estudio de las Minorías Sexuales de Uganda, desde que se votó la ley se ha registrado un incremento del acoso, el chantaje, los desalojos y la tortura hacia los homosexuales. El Proyecto de Refugiados de la Ley también ha visto censuradas varias de sus actividades por “promover la homosexualidad”, según el Gobierno.

Alivio para Museveni en vísperas de su encuentro con Obama

No lo expresará públicamente, pero de lo que pocos observadores dudan es de que la noticia habrá sido recibida con alivio por el presidente ugandés, Yoweri Museveni, que amagó en su momento con vetar la ley aunque al final optó por sumarse a la corriente homófoba.

Una decisión adoptada en clave interna, pero que a nivel internacional no le ha traído más que quebraderos de cabeza, incluyendo sanciones económicas en forma de reducción de la ayuda exterior, y que lastraba su próxima visita a Washington, prevista para dentro de unos días con motivo de la primera cumbre África-Estados Unidos.

Temor a represalias por parte de los homófobos

Como era de esperar, la noticia ha sido recibida con indignación por los defensores de la ley. Es el caso del pastor evangélico Martin Ssempa, uno de los propagadores del odio homófobo más conocidos del país, que de hecho ha acusado al presidente Museveni de estar detrás de la decisión del Constitucional y ha pedido al Parlamento que investigue si se ha vulnerado la independencia judicial.

El principal promotor de la ley, el diputado David Bahati (bien conectado por cierto con la derecha religiosa estadounidense) confía por su parte en que el fiscal general de Uganda apelará la sentencia y en que al final “la moral del pueblo de Uganda prevalecerá”.

Una indignación que los activistas LGTB temen que se pueda trasladar los próximos días a las calles en forma de pogromo contra las personas homosexuales, como ya ha advertido Kasha Nabagesera. No sería de extrañar, teniendo en cuenta el clima de odio desatado en Uganda desde la entrada en vigor de la ley ahora anulada, periodo durante el cual se han producido decenas de incidentes homófobos, que incluyen linchamientos, violencia colectiva, incendio de hogares, chantaje, pérdida de puestos de trabajo, detenciones, expulsiones y suicidios.

A continuación reproducimos íntegramente la nota de prensa de Fundación Triángulo con fecha 1 de Agosto de 2014.

En los cinco meses transcurridos desde que Uganda adoptó la ley, que imponía una pena de hasta cadena perpetua por la homosexualidad y tipificaba como delito la defensa de los derechos LGBT, los y las LGBT ugandeses han vivido bajo la amenaza constante de ser detenidos o sufrir violencia.

El tribunal anuló la ley por razones de procedimiento, diciendo que no era válida porque no había quórum en el Parlamento cuando se aprobó la legislación el 20 de diciembre. (El quórum es el requisito de que al menos un tercio de los miembros están presentes cuando se realice una votación). El tribunal se pronuncia sobre una petición presentada por un grupo de 10 activistas de derechos humanos, juristas y políticos de la oposición.

El tribunal no se pronunció sobre la cuestión de fondo de si las leyes anti-LGBT violan los derechos humanos básicos, por lo que el código de la sodomía preexistente, que se impuso cuando Uganda era una colonia británica, se mantiene en su lugar.

Para Miguel Ángel Sánchez, responsable del programa ÁfricaLGBT de Fundación Triángulo: “Es una magnífica noticia. La ley era una vergüenza para Uganda y ha sido el recurso de los propios ugandeses ante el tribunal lo que ha logrado que se anule. Cuando se aprobó la ley los diputados homófobos se saltaron el procedimiento, solo buscaban su propio interés. Ahora se ha puesto al descubierto su trampa. Felicitamos a los grupos LGBT y de Derechos Humanos ugandeses. Ese es el camino correcto, apoyar desde los países del norte la lucha por la igualdad de los propios ciudadanos de Uganda y de otros países. No intentamos imponer nuestra visión, sólo exigimos respeto a los Derechos Humanos en todo el mundo. Son los ciudadanos gais, lesbianas, trans, o simplemente gente de bien, los que exigen a sus gobiernos que cese la corrupción y la violencia contra las personas homosexuales y transexuales”.

Fuente El País, Ragap , Dosmanzanas y Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El horror homófobo se instala en Uganda.

Sábado, 1 de marzo de 2014

Uganda1Nos cuenta Dosmanzanas que no ha pasado ni una semana desde que el presidente de Uganda, Yoweri Museweni, firmara -y defendiera con pasión- la ley que castiga con penas de hasta cadena perpetua a a gays y lesbianas e incluso criminaliza a todo aquel que les de cobertura o no los denuncie, y ya se empiezan a conocer las primeras consecuencias del clima homófobo generado por esta infame legislación. A las denuncias de intentos de suicidio, de historias de acoso e incluso de algún asesinato se une, y esto sí es un hecho cierto, la publicación por un tabloide ugandés de los nombres de supuestos 200 homosexuales, que ven como sus vidas pueden convertirse en un infierno de la noche a la mañana.

El tabloide Red Pepper ha publicado lo que ha llamado “el top 200″ de los homosexuales de Uganda, dando a conocer 200 nombres entre los cuales hay conocidos activistas LGTB (como Pepe Julian Onziema) pero también personas que nunca han expresado públicamente su orientación sexual y otras que sin ser LGTB han apoyado la igualdad de derechos. No se trata, desgraciadamente, de la primera vez que una publicación ugandesa hace algo así. Cómo no recordar el asesinato en enero de 2011 del activista gay David Kato, uno de los 100 ciudadanos homosexuales cuyo nombre y fotografía habían sido publicados por Rolling Stone (otra publicación local), acompañados de la leyenda “Hang Them” (“a la Horca”). Es cierto que el asesino de Kato fue finalmente detenido y condenado a 30 años de cárcel y que un juez llegó a prohibir la publicación de este tipo de listas, pero la propia Red Pepper hacía oídos sordos a la prohibición y seguía hace un año los pasos de Rolling Stone publicando una nueva lista de supuestos “reclutadores gays” que incluía nombres y fotos. Ahora, con el nuevo marco legal, es seguro que las publicaciones ugandesas se sentirán mucho más respaldadas para cometer este tipo de barbaridades.

Otra espantosa noticia que han recogido algunas webs es el asesinato de un joven, supuestamente gay, que habría sido quemado vivo en los días posteriores a la aprobación de la ley por el Parlamento de Uganda, que tuvo lugar a finales de diciembre. La historia no ha sido confirmada, y aunque algunas de las páginas que la recogen reproducen una terrible fotografía del cuerpo del joven aún en llamas siendo observado por un grupo de niños, bien podría corresponder a otro tipo de incidente (terrible en cualquier caso). Más fiable parece el testimonio de Kasha Nabagesera, una de las activistas LGTB más importantes de Uganda, que puesta con comunicación con Fundación Triángulo (ver más abajo) ha contado, entre otras cosas, que una pareja de chicos gays ha sido asesinada en Kampala “al no dejarse detener por la policía”.

También merece credibilidad el testimonio a la web británica Gay Star News del activista Pepe Julian Onziema (antes mencionado como una de las personas incluidas en la lista de Red Pepper) según el cual varias personas habrían intentado suicidarse -tres de ellas lo habrían conseguido- al no poder soportar la situación que se les viene encima.

Condena internacional y suspensión de la ayuda

ban-ki-moonEn otro orden de cosas, la aprobación de la ley homófoba ha merecido la condena de personalidades y organismos internacionales. Algunas de ellas, como las de Desmond Tutu o las de la Casa Blanca, ya las recogíamos el lunes. Pero ha habido muchas más, entre ellas la del secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, que al igual que hizo Tutu comparó la legislación homófoba de Uganda al nazismo y al apartheid; la del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; la de la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navanethem “Navi” Pillay, o la de la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, la inglesa Catherine Ashton, por mencionar algunas de las más relevantes.

También resulta significativo que varios países hayan anunciado ya la paralización de las ayudas económicas a Uganda o al menos su revisión. Es el caso de Dinamarca, Holanda, Noruega, Reino Unido o Suecia. Varios de estos países han anunciado que derivarán dichas ayudas, en lugar del al Gobierno de Uganda, a organizaciones de la sociedad civil favorables a los derechos humanos. Conviene precisar, en este punto, que la retirada de ayuda internacional a Uganda es rechazada por la mayoría de los activistas LGTB de ese país, al considerar que no mejorará la situación y que incluso podría generar más hostilidad interna hacia las personas LGTB. El Gobierno de Uganda, entretanto, se muestra desafiante y ya ha manifestado a través de su portavoz que las amenazas de retirada de la ayuda occidental por este tema le son indiferentes.

Condena de los colectivos españoles

También en España se han sucedido las condenas, sobre todo por parte de los colectivos LGTB. La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha hecho extensiva la condena a la situación que viven las personas LGTB en numerosos países de África y ha pedido al Gobierno español “que trabaje activamente por un cambio en esta zona del mundo, por la garantía de los Derechos Humanos, independientemente de la orientación sexual y la identidad de género, y las garantías para el libre movimiento de las familias LGTB”.

Más rotunda se ha mostrado la Confederación COLEGAS, que ha exigido una condena pública del Ministerio de Asuntos Exteriores. “Desde COLEGAS solicitamos al gobierno español a que se pronuncie oficialmente sobre estos temas y que haga unas reconvenciones a estos países, algo que tradicionalmente realizan la mayoría de países occidentales pero que no acaba de incorporarse a la política exterior española”, ha declarado su presidente, Paco Ramírez. COLEGAS ha demandado a la Agencia Española de Cooperación Internacional que haga públicas las cantidades que España entrega a Uganda, Nigeria, Zimbabue y Gambia en concepto de ayudas y los conceptos en los que se entrega, así como la congelación inmediata de toda ayuda enviada directamente a sus gobiernos “con excepción de las ayudas a ONG y otro tipo de organizaciones humanitarias”.

La activista Kasha Nabagesera, “aterrorizada”

Fundación Triángulo, por su parte, se ha puesto en contacto con Kasha Nabagesera, una de las activistas LGTB más importantes de Uganda, que les ha transmitido que por el momento se encuentra bien pero “aterrorizada”. Nabagesera les ha comunicado, como hemos recogido arriba, que una pareja de chicos gays ha sido asesinada en Kampala “al no dejarse detener por la policía”. Si antes Nabagesera tenía que cambiar habitualmente de residencia, ahora no puede ni siquiera pensar en esto ante el miedo a ser descubierta.

“Esta situación nos ha llevado a replantearnos no solo el retroceso de derechos humanos de personas LGBT en Uganda, sino la demonización y la criminalización de personas que no elegimos amar de manera diferente. Desde Fundación Triángulo estaremos vigilantes de nuestros compañeros activistas con nombre propio que sin miedo y con toda la valentía que les caracteriza, han comandado una lucha por el respeto de sus derechos. Es en nombre de ellos y de David Kato que el activismo africano debe seguir en pie de lucha”, ha declarado el presidente de Fundación Triángulo, José María Núñez.

El Congreso declara 2014 año de los derechos LGTB

Siguiendo en España, es obligado referirse a la resolución del Congreso de los Diputados, que por una vez ha sido sensible a la ola homófoba que viven numerosos países de África y del mundo y ha aprobado por unanimidad una propuesta que la FELGTB había remitido a los grupos políticos y que ha materializado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) tras acordarla con los grupos popular y socialista. La resolución condena “la persecución y criminalización de las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales, así como las leyes homófobas que las institucionalizan, en cualquier lugar del mundo” y declara 2014 “Año por el Reconocimiento de los Derechos Humanos de las personas LGTB”.

Asimismo, el Congreso de los Diputados insta al Gobierno español a:

  • Mantener el compromiso de defensa en la ONU y otros foros internacionales de la aplicación efectiva de las normas de derechos humanos, en especial del artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que establece que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, promoviendo la protección en todos los ámbitos de las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales.
  • Seguir trabajando, en el marco de la UE y en otros foros, para promover activamente la derogación de las leyes que en numerosos países penalizan a las personas homosexuales y transexuales. Especialmente en los países del mundo que todavía permiten la aplicación de la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales consentidas entre personas adultas.
  • Buscar todas las fórmulas legales que permitan establecer un protocolo que garantice una especial atención a los procedimientos y solicitudes de asilo y refugio de las personas perseguidas por su identidad u orientación sexual y/o por su compromiso en la defensa de los derechos humanos de estas.
  • Colaborar en los trabajos y actividades que se desarrollen con motivo del ‘Año por el Reconocimiento de los Derechos Humanos de las personas LGTB’.

Desde dosmanzanas felicitamos tanto a la FELGTB como al Congreso por la aprobación de esta resolución. Ahora queda lo más difícil: que no quede en papel mojado y que el Gobierno español la haga efectiva. “Nos ponemos a disposición del Gobierno para trabajar en ello”, ha declarado al respecto Boti García Rodrigo, presidenta de la FELGTB.

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.