Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Colectivo LGTBI’

Nancy Cárdenas, líder del movimiento lésbico mexicano

Sábado, 22 de junio de 2019

Nancy-Cárdenas-696x383 Foto: Ulisex

Esta es la historia de Nancy Cárdenas, la mujer que se convirtió en la líder del movimiento lésbico, gay y feminista en México.

Directora de teatro, escritora, poeta, locutora, cineasta y doctora en Letras. ¿Qué más podía ser Nancy Cárdenas, una mujer cuya convicción le ayudó a romper los esquemas tradicionales de la familia? Ser la activista pionera del movimiento feminista y lésbico en México. Calificada como «valiente y arriesgada» por su entrañable amigo, el escritor Carlos Monsiváis, Cárdenas se convertiría en un ícono del movimiento LGBT+ en unas décadas muy difíciles para la comunidad.

Aunque la homosexualidad nunca ha sido condenada en nuestro país, los homosexuales (término que anteriormente englobaba a todos los LGBT+) sufrían de represión y discriminación. La sociedad altamente conservadora, fiel seguidora de las enseñanzas religiosas, mantenía a nuestra comunidad alejada de todos los ámbitos públicos. Sin embargo, esto no fue impedimento para que Nancy luchara por los derechos de la mujer y de los LGBT+.

 Sus verdaderas pasiones

Originaria de Parras, Coahuila, desde pequeña Cárdenas tuvo la convicción de dedicarse al teatro y al cine. Por ello decidió trasladarse a Ciudad de México para estudiar un doctorado en la Facultad de Filosofía de la UNAM. Además, estudió artes escénicas en la Universidad de Yale, en Estados Unidos, y en la ciudad de Lodz, Polonia.

Nancy-Cárdenas-2 Foto: DocPlayer

Dichos conocimientos le permitieron realizar varias puestas en escena en México. Y muchas de ellas fueron polémicas para la época. Por ejemplo, la primera obra de teatro gay que se montó en nuestro país: Los chicos de la banda, de Mart Croweley. Y la primera obra en México que abordaba el tema del VIH y ek sida: SIDA… así es la vida, de William Hoffmann. Además, Nancy realizó la obra El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas, la cual le valió el Premio de la Asociación de Críticos de Teatro.

A la par de los montajes, Nancy también trabajó en conjunto con Carlos Monsiváis para realizar el documental México de mis amores, en 1979. Este trata acerca de los 80 años del cine mexicano y sus principales exponentes a nivel mundial. Asimismo, participó junto a Monsiváis en el programa El cine y la crítica, de Radio UNAM.

 Nancy Cárdenas, líder del movimiento estudiantil

De acuerdo con Monsiváis en su carta a Nancy, desde las manifestaciones estudiantiles de la década de los 50, Cárdenas se convirtió en una líder indiscutible. Posición que fue reafirmada durante los movimientos de 1968, cuando fue una de las principales activistas de la Asamblea de Intelectuales y Artistas en apoyo del Movimiento Estudiantil.

Aquel fatídico 2 de octubre, Cárdenas estaba en compañía de sus amigos Beatriz Bueno y Luis Prieto en la Plaza de las Tres Culturas, cuando inició la masacre de universitarios. «Milagrosamente», según Monsiváis, los tres asistentes salieron con vida de la tragedia.

«Fue la única vez que te sentí deprimida a fondo, sin recursos emocionales, sin otra preocupación que la suerte de los amigos desaparecidos».

Un ícono LGBT+

Debido a su temperamento y la opresión que vivía la comunidad LGBT+, Nancy decidió salir del clóset con su círculo más allegado. Además, inició un grupo para discutir la liberación gay, convirtiéndose en el primer grupo que exigía el reconocimiento de los derechos LGBT+ en el país.

En 1973, mientras hablaba sobre prácticas homofóbicas de los psicoanalistas y los psiquiatras durante una entrevista en el noticiero 24 Horas de Televisa, conducido por Jacobo Zabludovsky, Nancy dio a conocer su verdadera orientación: era lesbiana. Cárdenas hizo historia al convertirse en la primera persona en salir del clóset en televisión abierta y sin miedo a las represalias.

Al día siguiente de la entrevista se reunió con Carlos Monsiváis en un restaurante de la Zona Rosa, en la capital mexicana. Él esperaba una serie de amenazas y agresiones por parte de los transeúntes. Pero para su sorpresa, la mayoría de las personas se acercaba para felicitarla y expresarle su apoyo. Un mesero se acercó a decirle: «Le agradezco a nombre de todos». Sin embargo, el gobierno se empeñó en presentarla como «enemiga de México» por sus ideas liberales.

Nancy-Cárdenas-3-1024x655Carlos Monsiváis también luchó por los derechos LGBT+ en compañía de Nancy Cárdenas. / Foto: 80 grados

Pronto, Nancy fundó el Frente de Liberación Homosexual. Durante la conmemoración de la masacre de Tlatelolco, Cárdenas encabezó la primera manifestación del Orgullo en la ciudad. Aunque el contingente era pequeño, fue suficiente para despertar el ánimo de la comunidad LGBT+ para exigir los derechos y respeto que se merecía.

Hablando se entiende la gente

En 1975, durante el Congreso por el Año Internacional de la Mujer en el Centro Médico de la Ciudad de México, Cárdenas participó en la única mesa dedicada al lesbianismo. En esta participaron expertas de Inglaterra, Estados Unidos y Francia. A su salida del inmueble, un grupo de mujeres «de aspecto popular» —según Monsiváis— increpó a Nancy, gritándole: «¡Fuera, Nancy Cárdenas, de México! ¡Mueran las lesbianas! ¡Por un México limpio de la perversión!». Lejos de sentirse atacada, Nancy se aproximó al contingente y les dijo:

«A ver, mis chulas, ¿qué les pasa? ¿Ya me conocían? ¿Verdad que no? ¿Y qué tienen contra mí? ¿Les he hecho algo? ¿Verdad que no? Vamos a conversar porque yo soy de las que creen que hablando se entiende la gente. Qué gusto conocerlas».

Nancy-Cárdenas-4

Miembros de la comunidad LGBT+ exigiendo sus derechos. / Foto: Twitter (@gobmx)

Las mujeres no supieron qué responderle, por lo que inmediatamente bajaron las pancartas con mensajes de odio y se apartaron. No obstante, no dejaron de mostrar su desprecio hacia Nancy, la mujer que luchaba por los derechos femeninos y de la comunidad LGBT+.

Nancy Cárdenas padecía cáncer de mama, enfermedad que terminó con su vida el 23 de marzo de 1994. Un día que quedó marcado por la muerte de una de las mujeres más sobresalientes del último siglo.

Fuente SoyHomosensual

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

La bifobia dentro de la comunidad homosexual. Un tabú que necesita soluciones.

Jueves, 14 de febrero de 2019

bisexualidad-bifobia¿Existe la bifobia dentro de la comunidad LGTB? Lo cierto es que, en mayor o menor grado, así es.

El otro día una amiga bisexual me hablaba de que en una aplicación para ligar algunas chicas lesbianas la habían dejado de hablar al decirles que era bisexual. Sin despedirse, sin explicaciones. Es más, alguna le había dicho que este no era su sitio e incluso le habían insultado en alguna ocasión.

Me incitó a buscar información sobre el tema y me encontré con un informe de la Universidad Abierta de Inglaterra que explica que hay mayor tasa de depresión, ansiedad e intentos de suicidios entre la gente bisexual que entre heterosexuales u homosexuales. Esto no pinta bien.

Recientemente, en Reino Unido, la organización pro derechos LGTB Stonewall ha querido señalar y denunciar la bifobia que existe dentro de la comunidad. Para su directora, Ruth Hunts, “es un problema muy real. El 27% de las bisexuales y el 18 de los bisexuales han experimentado bifobia. Muchos bisexuales vienen a contarnos que les preocupa la hostilidad que experimentan. Tal vez hay una cierta ansiedad entre los gays y lesbianas bífobos que les hace ver a los bisexuales como si realmente no lo fueran y como si no pertenecieran a la comunidad. Y esa es una narrativa profundamente ofensiva, estereotipada, estigmatizada, pero es algo que resulta ser muy popular y que se sigue perpetuando”Tal vez por ello más del 30% de los bisexuales no salen del armario con su familia, frente al menos del 10% homosexual.

love-island-sophie-gradon-katie-salmon-600x450La BBC News nos contaba la historia de Katie Salmon, partícipe del reality ingles Love Island, donde se enamoró de Sophie Graydon. Salió temerosa de la reacción de su familia, o del público en general, pero acabó contándole a este medio que lo que más de impactó y lo que más le dolió fue la bifobia recibida por parte de la propia comunidad gay. La acusaban de usar esta relación para publicitarse, la acusaban de hetero mentirosa, o de lesbiana cobarde. “Sentí como que todos dudaban (de que fuera bi). Honestamente estaba muy molesta porque no me apoyaron, era mi propia comunidad. Qué habrían sentido los bisexuales que en ese momento se estuvieran planteando salir del armario”. Para algunos hombres, mi bisexualidad es solo “algo sexual. Piensan que es un entretenimiento para ellos (…) Su actitud es como: ‘Oh, te gustan las mujeres también, entonces te gustan los tríos”. Katie se pregunta “¿Cómo es posible que no me dejen ser lo que soy?”. (Foto inferior: Katie y su chica en el reality).

https _img.huffingtonpost.com_asset_5a8d99cf2000008806eaf892BBC News nos trae otra interesante historia. Esta vez la de un hombre, Lewis Oakley, quien tuvo un novio a los 19 años, tras mudarse a Londres, donde se hizo muchos amigos gays. Su sorpresa llegó cuando se echó una novia. Muchos de sus amigos se lo tomaron fatal, y varios amigos de su chica le dijeron a esta que le dejara porque era gay. “Te lo acabarás encontrando en la cama con un hombre, tú no podrás satisfacerle -le dicen a mi chica- No lo entiendo. si fuese gay, simplemente me declararía gay”. “Una vez mis amigos gays me vieron en un bar besándome por una chica y empezaron a mofarse en nuestro grupo de wassap diciendo que qué desagradable” (Foto inferior: Lewis Oakley).

En el caso de los hombres, se presume que están en camino de ser gays. Y en el de las mujeres, se presume que solo están fingiéndolo” afirma Katie. El machismo sin duda influye en este enorme prejuicio: Una vez más la sexualidad femenina como mera prolongación de un deseo masculino. Resulta que para el grueso de los bífobos, según explica Stonewall, a un hombre bisexual realmente le gustan los hombres, a una mujer bisexual, también.  El machismo está evidenciándose demasiado en este tema.

Fuente Oveja Rosa

General , , , , , , , ,

Se han actualizado los Principios de Yogyakarta relativos a los derechos LGTBI

Miércoles, 13 de diciembre de 2017

principios-yogyakartaUn grupo de expertos liderado por el Servicio Internacional por los Derechos Humanos actualiza los Principios de Yogyakarta para incluir los avances y retrocesos que el colectivo LGTBI+ ha vivido en los últimos 10 años.

Es bastante probable que no tengas mucha idea de qué son los Principios de Yogyakarta. Es hasta probable que no sepas qué país es Yogyakarta (Yakarta en castellano). Pero eso no significa que no sean importantes.

Los Principios de Yogyakarta son un listado de principios, que se establecieron en 2007 y sirven como guía para organizaciones, organismos y gobiernos de todo el mundo (que quieran hacerles caso, claro) a la hora de regular los derechos humanos del colectivo LGTB+. Aunque en Yogyakarta se hablaba de SOGIESC: orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales. En su momento se consideraron como un hito para los derechos del colectivo y fueron redactados por un grupo de especialistas entre los que había un Ex Alto Comisionado de Derechos Humanos, especialistas e integrantes de las Naciones Unidas, miembros de la Human Rights Watch e integrantes del Centro para el Liderazgo Global de la Mujer.

 Ahora, 10 años después de su aprobación, un nuevo grupo de expertos liderados por el Servicio Internacional por los Derechos Humanos y ARC International se ha vuelto a reunir, esta vez en Ginebra, para actualizarlos y presentar los Principios de Yogyakarta Más 10.

actualizacion-principios-yakartaEl equipo que ha redactado los principios adicionales tras su reunión en Ginebra.

Los YP+10 necesitaban esa actualización para reflejar el desarrollo de las leyes referentes al colectivo en los últimos años y para perfilar las nuevas amenazas a los derechos del colectivo LGTB+ en diferentes países. “Los YP+10 introducen nuevo lenguaje que surge de las violaciones de derechos humanos que ya ocurrían y han seguido ocurriendo desde los Principios originales” ha explicado Mauro Cabral Grinspan, que formó parte del comité de redacción de los nuevos principios. “Al ponerles nombres y articularlas a través de los Principios de Yogyakarta esperamos poder remediar los anteriores huecos y contribuir no solo a la erradicación de esas violaciones, sino también a la reparación de los daños que causan alrededor del mundo.

Siendo más específicos, se han añadido nueve principios adicionales a los 29 que se aprobaron en 2007 que cubren temas más actuales como el uso de la información y de las tecnologías de la información, la pobreza y la diversidad cultural. Además se han añadido 111 “Obligaciones Estatales” para ayudar a definir la forma de luchar contra las torturas; mejorar los derechos de privacidad, asilo y salud; y para proteger a las ONG y activistas que luchan por los derechos humanos.

El psiquiatra Dainius Püras, Relator Especial de las Naciones Unidas en derechos sanitarios, ha explicado que a día de hoy es inaceptable que el colectivo LGTB+ siga sufriendo discriminación en temas tan importantes como el cuidado sanitario: “La discriminación en base a la SOGIESC necesita trabajo a nivel global para seguir el espíritu de la Agenda por un Desarrollo Sostenible y su objetivo para 2030. Hay que asegurarse de que nadie se queda atrás. Los YP+10 son un paso muy importante en esa dirección.

vitit-muntarbhorn-yogyakartaVitit Muntarbhorn, ex-experto en derechos LGTB de las Naciones Unidas, en la celebración del 10ª Aniversario de los Principios originales.

Los YP+10 sientan las bases sobre las que organizaciones internacionales, gobiernos, medios de comunicación ONGS, organizaciones profesionales… han de trabajar a partir de ahora para colaborar en la erradicación de la discriminación que afronta el colectivo LGTBI+ en todo el mundo.

Fuente | Gay Star News, vía EstoyBailando

Y para profundizar, incluímos este artículo de Pedro Fuentes publicado en Cáscara Amarga acerca del mismo tema:

 Revisados los Principios de Yogyakarta relativos a los derechos LGTBI

El año 2006 supuso un hito en el reconocimiento de los derechos de lesbianas, gais, intersexuales, bisexuales y personas transgénero al ser definidos los Principios de Yogyakarta (PY).

Muchos estados, sociedades e individuos imponen normas a través de las costumbres, las leyes o la violencia, buscando controlar cómo las personas viven sus relaciones, cómo se definen a sí mismas y cómo forman sus familias. Contra esa violencia y esas imposiciones, se promulgaron los PY, recogiéndose en ellos cómo se debe aplicar la legislación internacional a las cuestiones de orientación sexual e identidad de género, todo desde la óptica de los DDHH.

Su historia comenzó cuando 54 estados, en el Consejo de la ONU, hicieron un llamamiento para dar respuesta a la violación de derechos que las personas LGTBI+ sufren tan habitualmente y en tantos lugares. Un seminario internacional, realizado en Yogyakarta, Indonesia, en la Universidad de Gadjah Mada en noviembre del 2006, les dio cuerpo, aclarando la naturaleza, el alcance y la implementación de las obligaciones de los Estados en relación a la orientación sexual y la identidad de género.

La idea de la ONU para que los Principios fuesen un patrón universal de conducta ética no ha logrado completamente su objetivo. En pleno siglo XXI, reconocer que todas y todos somos iguales y con los mismos derechos es algo que aún no ha sido plenamente aceptado, sobre todo por quienes confunden la moral propia con la ética y el respeto a los DDHH. Pero los Principios están ahí e ignorarlos o despreciarlos solo señala a quien vive de y por la fobia al diferente.

Su presentación a los estados y gobiernos se realizó como una Carta global para los derechos de las personas LGBTI+, el 26 de marzo de 2007 ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra. Hoy, 10 años después, los Principios de Yogyakarta han sido revisados.

Este mes de noviembre se han hecho públicos los Principios de Yogyakarta Plus 10 (YP+10) . A los 29 principios iniciales se suman ahora 9 principios más, constituyendo un total de 38 puntos que deberían servir de guía para las decisiones y actuaciones de las diferentes Administraciones en todo lo relacionado con personas LGTBI+. Además, se han revisado los artículos previos para aclarar conceptos, mejorarlos y ampliar los derechos en ellos contemplados.

 La nueva versión se vuelve piedra angular en la defensa de nuestro colectivo, configurando una normativa que debería ser de obligado cumplimiento y formar parte del código social de gobiernos, partidos, asociaciones y de todos aquellos que trabajen por la igualdad real.

Leer más…

General, Historia LGTBI , , , , , ,

“Mala lex, sed lex: Las políticas de la identidad están matando al movimiento” LGTB, por Ramón Martínez

Sábado, 30 de septiembre de 2017

ley-igualdad-lgtbi-aprobada-pp-abstencion-696x522No creo que sea necesario a estas alturas recordar que hace mucha falta en nuestro maltrecho país una ley antidiscriminatoria que trate de erradicar la homofobia, entre otras muchos problemas que afectan a la totalidad de la población. Desde hace al menos dos años hemos podido comprobar como vuelve a visibilizarse el problema de las agresiones homófobas, y son ya varios los observatorios que coordinan entidades como el FAGC, Arcópoli y Diversitat para ofrecer a la ciudadanía la primera atención ante un incidente de odio. Después de casi un cuarto de siglo en que una buena parte del llamado «movimiento LGTB» centró sus esfuerzos en el reconocimiento institucional de la afectividad entre personas del mismo sexo a través de la consecución del Matrimonio Igualitario y, posteriormente, en su defensa, parece que las aguas de la reivindicación vuelven al cauce de la lucha para erradicar la homofobia. Fruto de este reordenamiento mosaico la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales presentó hace meses un borrador para una «Ley de Igualdad LGTBI» que la pasada semana fue aceptada a trámite en el Congreso tras su presentación formal por el grupo parlamentario de Unidos Podemos. Y, tras mucho pensar, creo que es necesario anotar, casi a vuelapluma, una idea sobre su texto que no consigo comprender y no puedo compartir.

Sería interesante señalar algunos de los errores de la iniciativa, que comienzan olvidando que una «Ley antidiscriminatoria» se intentó sacar adelante desde el activismo ya en la década de 1980, y cuyos fundamentos habría resultado interesante recuperar para establecer una genealogía de la reivindicación contra el odio homófobo. Sería necesario también indicar algunos errores técnicos, fácilmente subsanables con enmiendas, que convierten el texto en una proposición de ley difícilmente aprobable tal como está presentada. Pero yo, que sobre legislación tengo la información justita para saber que una ley ordinaria no puede enmendar las disposiciones de una ley orgánica, como aquí se pretende en algún punto, prefiero centrarme en un problema fundamental de este borrador. Creo que la Ley de Igualdad LGTBI está mal planteada.

En su primera línea, encabezando el texto que constituye su Exposición de motivos, podemos leer lo siguiente: «el objetivo de la presente Ley es desarrollar y garantizar los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales y transgénero, bisexuales e intersexuales». Dejando a un lado la redundancia bisexual, que se podría haber corregido, claro está, considero necesario destacar que ese objetivo es, precisamente, el que no debe perseguir una ley como esta. Me explico: necesitamos una ley que trate de erradicar la homofobia, no una ley que proteja los derechos de un colectivo determinado. La argumentación estratégica de «nuestro» movimiento siempre ha sido ad iustitiam: reivindicamos determinadas cosas porque si estas se aprobaran toda la sociedad resultaría beneficiada. Así conseguimos la abolición parcial de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, y también así logramos el Matrimonio Igualitario. Ahora, si en lugar de señalar la homofobia como un problema social que a todos y todas nos afecta, tratamos de argumentar ad hominem defendiendo los derechos de las «personas LGTBI» dejaremos fuera de nuestra reivindicación a una amplia mayoría de la sociedad que, como es lógico, será más difícil convencer de que nuestra causa es justa. La piedra de toque que demuestra este grave error de planteamiento se observa en diferentes puntos del texto, donde se menciona como personas a las que la ley protege «las personas LGTBI y sus descendientes». Y yo sigo sin comprender este último concepto, porque me resisto a pensar que, si bien un niño heterosexual cuyos padres o madres sean del mismo sexo, se ha de enfrentar a la homofobia, que me temo se enfrentará, será protegido por la ley; si bien no será así con un niño heterosexual cuyos padre y madre sean de distinto sexo y que, me temo también, puede enfrentarse igualmente a la homofobia si es percibido como infractor de los mandatos del género y la sexualidad.

Hace ya bastante tiempo que observo con miedo cómo las políticas de la identidad están matando al «movimiento LGTB». Hemos invertido nuestras «gafas rosas» para percibir la homofobia y solo sabemos mirarnos a nosotros y nosotras mismas: las personas que exhibimos con más o menos orgullo «el carné» identitario reconocible en unas siglas precisas. No es extraño, así, que haya quien en su insistente persecución nos acuse de ser un lobby, cuando parece que hemos dejado de buscar bienes sociales universales para centrarnos en las vicisitudes que nos atañen de una forma que creemos específica. Ya no argumentamos con la justicia, sino con la identidad, y de este modo tampoco resulta extraño que haya quien tergiverse la categoría de la «homofobia» para defender sus deseos como derechos, sin darse cuenta de que la oposición a sus intenciones no tiene fundamento en su heterodoxia sexogenérica sino en que con esos deseos puede conculcar, por ejemplo, los derechos de las mujeres. Y, al hilo de esto, cabe señalar también que nuestro «movimiento LGTB», que es y debe ser un bien social común y universal, no solo «nuestro», parece haber olvidado, entre otras cuestiones, su fundamentación feminista. Si bien la cuestión de los vientres de alquiler no se ha incluido finalmente en el texto de la Ley de Igualdad LGTBI –no sin un susto previo debido a un error de dos páginas en una disposición adicional–, queda ahí el problema de la identidad de género, que supone un enfrentamiento radical entre el discurso Feminista y el de las mujeres trans y que, si bien no me compete analizar ni tratar de resolver, indica, una vez más, el error de las políticas identitarias y, al mismo tiempo, el grave problema al que nos enfrentamos como movimiento social si ya no contamos con el apoyo de otro movimiento hermana, el Feminismo, que resulta y así debe ser, más bien, nuestra propia esencia como activistas.

La Ley de Igualdad LGTBI es, en resumen, una propuesta mala, pero al menos es una propuesta. Hay que agradecer con reverencia al conjunto de juristas voluntarios que han trabajado en ella su dedicación, pero también reconocer que no todo trabajo voluntario es aceptable ni deja de ser susceptible de crítica, o nos enfrentaríamos a una dictadura del voluntariado. El texto legal que se nos ofrece, quizá desarrollado con demasiada rapidez y con la ausencia de un largo proceso de pedagogía social que otrora hizo posibles otros avances, está en el Parlamento esperando enmiendas. Y si bien el error que aquí señalo es de tal calado que sería más sencillo que FELGTB retirara la propuesta y comenzara de nuevo la redacción de una propuesta mejor planteada, así como sería recomendable que el grupo de Unidos Podemos revisara mejor qué iniciativas lleva al Pleno del Congreso para evitar un bochornoso debate como el del pasado martes, al que tuve el honor de asistir como invitado; a pesar de todo esto, ahí está ya en trámite. Aprovechemos la ocasión: animemos a los partidos (incluso a los que carecen de honor y respeto a la palabra dada y son capaces de cualquier cosa con tal de sacarse una foto afortunada en el Orgullo) a convocar a todas las asociaciones, las que se agrupan dentro de FELGTB y otras tantas o más que quedan fuera, para mejorar el texto hasta que se convierta en la Ley para la erradicación de la homofobia, bifobia y transfobia que verdaderamente necesitamos como sociedad, no como individuos etiquetados y etiquetables. Una mala lex sigue siendo un punto de partida, una oportunidad para seguir avanzando. ¿Lo hacemos?

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

General, Historia LGTBI , , , ,

La web inmobiliaria más grande de Japón ayudará a las personas LGTB

Miércoles, 1 de marzo de 2017

japon-lgtb-alquilerLa web inmobiliaria más poderosa de Japón ayudará a las personas LGTB a encontrar casa en medio de una sociedad que les obliga a ocultar su orientación o identidad para poder alquilar o comprar.

Llevamos tiempo viendo cómo la sociedad oriental va avanzando poquito a poco y como cada vez se muestran más respetuosos con las personas LGTBI. En Taiwan, por ejemplo, el matrimonio igualitario avanza firme hacia la legalización y es bastante probable que acaben prohibiendo las “terapias” de conversión.

Japón tiene un marrón importante encima ahora mismo. Y es que en menos de cuatro años el mundo entero plantará sus ojos sobre la tierra de Doraemon cuando se celebren los JJ.OO. de Tokyo 2020. No te los menciono porque me acabe de acordar del vídeo de Super Mario llegando a Brasil, sino porque muchos analistas dan por hecho que Japón ha entendido que para poder acoger unos Juegos Olímpicos que hagan historia, tienen que cambiar su propia historia y abrirse más a occidente.

Una de las cosas que tienen que mejorar (entre otras cosas porque lo pone en el documento que firmaron con el COI), y son plenamente conscientes de ello, es su trato hacia las personas LGTB. No hace mucho los derechos del colectivo se colaban en las campañas políticas y las empresas empiezan a instaurar políticas de protección al colectivo. como, por ejemplo, considerar acoso sexual la discriminación a personas LGTB.

Además de eso muchas empresas japonesas se han dado cuenta de que el público LGTBI es un nicho de mercado que está bastante abandonado, y en sectores como el inmobiliario eso supone un grave problema. En el país no es ilegal ser LGTB, pero sí es habitual que a la hora de alquilar o comprar una propiedad sufran rechazo y discriminación por parte de los caseros; lo que lleva a muchos japoneses a ocultar su orientación o su identidad de género. Como tampoco hay leyes que protejan a las personas LGTB de estas discriminaciones (esas leyes que los conservadores allí, aquí y en todas partes del mundo dicen que no son necesarias) no se puede penalizar a las personas que se niegan a alquilarle un piso a otra por ser gay, lesbiana, bisexual, transexual, intersexo…

Suumo es la web inmobiliaria más grande del país. Y han decidido arreglar la situación ofreciendo un servicio que permita a los que ofrezcan sus propiedades señalar que reciben a personas LGTB y a las personas LGTB encontrar qué caseros no tienen ningún problema con su condición. “Las personas LGTB se enfrentan actualmente a condiciones que les hacen complicado encontrar una propiedad, sufren restricciones que les impiden vivir junto a su pareja en casas de alquiler, o se les rechaza y ni siquiera pueden mudarse. Nos gustaría ayudarles a encontrar caseros amistosos y apoyarles en su búsqueda de un hogar” ha publicado la compañía en su página web.

Con este cambio se espera que otras compañías sigan los pasos de Suumo, y ya sabes que cuando la sociedad comienza a caminar hacia un sitio los legisladores no pueden tardar mucho en seguirles. En varios distritos japoneses, como en Shibuya, las parejas del mismo sexo son reconocidas legalmente, lo que les da derecho a, entre otras cosas, alquilar una propiedad conjuntamente o a visitarse en el hospital. Y todo a punta a que más pronto que tarde esas “uniones civiles” acaben reconociéndose como matrimonios.

Y el día que pase eso, la igualdad LGTB en Asia dará un paso ENORME.

Fuente: Gay Star News, vía estoyBailando

General, Historia LGTBI , , ,

Arcópoli investigará cómo se relacionan las personas LGTB con la cultura

Miércoles, 22 de febrero de 2017

logo-de-arcopoliPor Ramón Martínez,

La asociación madrileña lanza una encuesta que dirige a la población LGTB las mismas preguntas que suelen realizarse en estudios estadísticos sobre cultura sin tener en cuenta la Diversidad Sexual y de Género.

Empleando las cuestiones del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas y de la Encuesta de hábitos y prácticas culturales de España, esta vez enfocadas a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, la asociación madrileña pretende poder comparar los resultados generales con los específicos de las personas LGTB, y averiguar así si existe alguna diferencia en el consumo de cultura que lleva a cabo el colectivo.

Además, una segunda parte de la encuesta está ideada para descubrir cómo la población de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales se relaciona con la cultura que se diseña de manera específica para la comunidad, intentando averiguar cómo se valoran esas formas culturales y si su especificidad es significativa a la hora de resultar interesantes para las personas LGTB.

Ramón Martínez, vocal de formación de Arcópoli, comenta que «uno de los debates constantes en el movimiento LGTB trata sobre la existencia o no de una cultura propia de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Para ayudar a resolverlo, o al menos tratando de enriquecerlo, desde Arcópoli creemos necesario averiguar, primero, cómo las personas no heterosexuales nos relacionamos con los productos y servicios culturales».

Por su parte Yago Blando, coordinador de la asociación, declara cómo «es fundamental que la realidad de las personas LGTB se tenga en cuenta a la hora de realizar estudios estadísticos. Si instituciones como el CIS no consideran relevantes nuestras identidades para llevar a cabo sus investigaciones nos obligan a las entidades activistas a completar su trabajo».

Puedes realizar la encuesta pinchando aquí.

Fuente Cáscara amarga

Cine/TV/Videos, General , , , , , ,

Un estudio en Perú refleja que hombres gays y lesbianas representan un 43% y un 18% respectivamente de la población LGTB del país

Martes, 21 de febrero de 2017
16830884_807779056037319_2630037372167013909_nVictor y Clayton, imagen facebook de Matrimonio Igualitario Perú

Una organización defensora de la comunidad LGTB ha llevado a cabo un estudio en Perú para conocer importantes datos sobre las características y la situación de la diversidad sexual en la región.

La asociación ‘No tengo miedo‘ ha publicado los datos de una encuesta que ha realizado en Perú para conocer la situación de la diversidad sexual en el país latinoamericano, así como las características de dicho colectivo en la región. Casi la mitad de la comunidad LGTB vive en Lima, la capital. Un 42,8% de la diversidad sexual estaría compuesta por hombres gays y un 18,5% por mujeres lesbianas.

Desde la organización ‘No tengo miedo‘ han publicado la información recabada en el estudio dentro de un informe titulado ‘Nuestra voz persiste: diagnóstico de la situación de personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queer en el Perú‘. Puedes descargar en PDF el citado informe, de 270 páginas, haciendo clic aquí.

Los resultados de la investigación de la citada organización ha permitido conocer que Lima, la capital de Perú, acoge al 45,7% de la población LGTB. La región de Callao acoge a un 14,5%, Arequipa un 12,4%, Loreto un 11,1%, La Libertad un 10,5%, Junín un 4,7% y el resto de localidades un 1%.

Respecto a las características de la diversidad sexual peruana, el informe ha revelado que un 42,8% de la comunidad LGTB del país latinoamericano estaría compuesta por hombres homosexuales.

16806912_807778352704056_1810698716481645263_nKarin y Rossana, imagen facebook de Matrimonio Igualitario Perú

Las mujeres lesbianas representarían un 18,5% de la comunidad LGTB peruana, las mujeres transexuales un 15,7%, las personas bisexuales o pansexuales un 15%, las personas de género no binario un 3,6%, los hombres transexuales un 2,6%, las personas intersexuales un 1,2% y las personas asexuales un 0,5%.

Respecto a la violencia o discriminación a la que hace frente la diversidad sexual peruana, la investigación ha revelado que un 47,7% de dichos incidentes provienen de desconocidos, un 35,7% de la familia tradicional y, entre otros, un 12,2% por parte de otras personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales o queer.

El informe también permite conocer el nivel de estudios de la comunidad LGTB del país, revelando que un 1,2% tiene la primaria incompleta, otro 1,2% la primera completada, un 8,6% la secundaria incompleta, un 18,5% la secundaria completa, un 10,9% la educación técnica incompleta, un 12,8% la educación técnica completa, un 24,1% la educación universitaria incompleta, un 18,8% la educación universitaria completa y un 3,9% cuenta con un postgrado.

Fuente No Tengo Miedo, vía Universogay

General, Historia LGTBI , , , ,

La ultraderecha cristiana colabora con el movimiento LGTB

Viernes, 14 de octubre de 2016

Homofobia religiosaEsta ultraderecha cristiana, que ha adecuado su mensaje a un nuevo contexto y ha actualizado su homofobia para que resulte más sutil, escondiéndola tras un mensaje de supuesta libertad, está haciendo posible algo en lo que considero que no se han parado a pensar.

 Si bien es cierto que desde que en la Comunidad de Madrid entró en vigor la Ley LGTB el pasado 11 de agosto, tan celebrada y necesaria, los ataques han sido constantes, con las habituales cartas de obispos llenas de despropósitos, centros escolares que difunden el discurso de odio contra las personas no heterosexuales y medios de comunicación que condenan insistentemente dicha ley, esto ayuda al movimiento en favor de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales casi tanto como la propia legislación que los protege.

Voy a explicarme más detenidamente, porque es muy posible que algún lector haya pensado que he perdido el juicio y, de momento, creo, sigo en mis cabales. Esta ultraderecha cristiana, que ha adecuado su mensaje a un nuevo contexto y ha actualizado su homofobia para que resulte más sutil, escondiéndola tras un mensaje de supuesta libertad, está haciendo posible algo en lo que considero que no se han parado a pensar.

Insisten en argumentar que la legislación que protege nuestros derechos ataca directamente el derecho de algunos padres que pretenden inculcar a sus vástagos las supuestas virtudes de la educación cristiana, que ellos entienden de una forma muy particular, pues dentro de ese concepto parecen querer amparar que hay personas que son libres de difundir un mensaje de odio y fomentar con él la discriminación de otras personas, llegando incluso a reivindicar su derecho a aplicar torturas que se disfrazan de “terapias” llevadas a cabo por personas con poca o ninguna instrucción y que persiguen en último término la erradicación de la Diversidad Sexual y de Género.

No entraré a valorar qué entienden estos señores por cristianismo, porque ni es el objetivo que hoy me ocupa ni me interesa, limitándome a esperar una verdadera revolución cristiana que expulse de los templos a los mercaderes del odio que se arrogan la representación única de un mensaje espiritual que han prostituido hasta límites insospechados; solo considero que, si estos señores reivindican estas atrocidades están haciendo posible que lesbianas, gais, bisexuales y transexuales empecemos a demandar “libertades” iguales, y exijamos poder educar a nuestros hijos dentro de un discurso de odio equivalente. Ese odio que nos profieren puede hacer posible que, por ejemplo, dos mujeres lesbianas inculquen a sus descendientes libremente la idea de que el cristianismo es una enfermedad mental, que puede tener curación a través de determinadas terapias, etc. Sería hasta divertido darles las gracias, pero sucede que el modelo social que pretendemos construir las personas verdaderamente comprometidas con los ideales de libertad e igualdad no se fundamenta en una redistribución del odio sino, al contrario, en una democratización de la libertad en que ninguna pueda emplearse para cercenar otras.

Dejando a un lado la broma, es bien cierto que ese mensaje extravagante que escuchamos desde obispados, centros de enseñanza y medios de comunicación ultra es un gran aliado inconsciente para nuestros intereses, precisamente porque su extravagancia, el tono delirante de sus declaraciones, no hace sino afianzar más y más nuestro progreso. Era esperable que aparecieran voces radicalizadas en su homofobia ahora que nuestro derecho a la igualdad empieza a ser compartido por una amplísima mayoría de nuestra sociedad, intentando a la desesperada sostener un sistema de discriminación que se derrumba.

Pero esos argumentarios pobres e insostenibles acaban consiguiendo precisamente lo contrario de lo que se proponen: que cualquier persona que pueda albergar aún dudas decida finalmente que no puede posicionarse del lado del fanatismo. Progresamos en nuestra lucha activista y estos, aunque disfrazados de liberales, con un traje impecable y religiosamente dominical, empiezan a ser los últimos homófobos sobre la tierra. Y ladran, claro, porque cabalgamos.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

Cristianismo (Iglesias) , , ,

Casas de Paz, espacios de concordia para el colectivo LGTB colombiano

Miércoles, 14 de septiembre de 2016

30293_pareja-de-chicas-colombia-manifestacionTras medio siglo de conflicto armado, no hay colectivo que no haya sufrido los estragos de la violencia en Colombia. Ahora, gracias al esfuerzo de las asociaciones de DDHH de la región, se han creado las Casas de Paz con el objetivo de convertirse en un espacio de confort y libertad para las personas LGTB.

Combatir el odio con arte. Apagar la violencia con sonrisas. Silenciar la discriminación con el crecimiento personal… las Casas de Paz que se han creado en Colombia para acoger y crear un espacio de libertad para el colectivo LGTBI se han convertido en la mejor solución para paliar la constante violación de los DDHH que se produce en el país cafetero desde hace medio siglo.

La película de terror que han protagonizado durante décadas el gobierno colombiano y las FARC ha segado millones de vidas. El diario local ‘El Espectador’, afirma que en Colombia hay 7.212.010 víctimas registradas, de las cuales la Unidad de Víctimas del país destaca que 1.795 pertenecen al colectivo de LGBTI.

Una comunidad que ha sufrido de un modo especialmente grave puesto que por la guerrilla siempre ha tenido la intención de establecer la heterosexualidad como única forma de amor.

El primer paso para que el colectivo dejase la situación de silencio a la que se ha visto abocado se ha dado con la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC. El segundo paso, para la reconstrucción de sus vidas, ha llegado con la creación de las Casas de Paz.

Arte Vs Violencia

Los establecimientos han nacido gracias al ingente esfuerzo de Wilson Castañeda, creador de ‘Caribe Informativo‘ y uno de los líderes del LGTBI más activos de la región. Están ubicados en cuatro municipios caribeños de Colombia (Maicao, Ciénaga, El Carmen de Bolívar y Soledad) y quieren convertirse en espacios de la memoria y a la asesoría psicosocial de las víctimas de este colectivo.

En estos espacios, se apostará por diferentes expresiones artísticas y culturales que buscan la sensibilización con aquellas personas que hayan recibido algún tipo de rechazo por diferentes factores relacionados con la orientación sexual durante los años de la guerra.

Además, se realizarán talleres grupales e individuales que estarán encaminadas a la construcción de la personalidad y se les formará “en la incidencia política en sus territorios para que puedan hacer uso de sus derechos ciudadanos y ser parte activa de la construcción del tejido social”, según ha indicado Castañeda en la entrevista.

Si se cumplen los plazos previstos, la apertura de estos espacios se producirá en el próximo mes de octubre con la finalidad de servir como medio de ayuda en la resolución del conflicto armado, no solo para la comunidad LGTBI, sino también para aquellos actores sociales comprometidos con la paz y la igualdad.

Fuente: Redacción Chueca

General , , , , , , , , , , ,

La comunidad LGTB tiene nuevos aliados en los Estados Unidos: los afroamericanos

Miércoles, 29 de junio de 2016

naacp_welcome-bec90c85272c9152ae9ceddbc0482ff7La batalla sobre los cuartos de baños en Carolina del Sur, el derecho a proporcionar servicios y la posibilidad de negar servicios terapéuticos en base a la libertad religiosa en Mississippi y Tennessee ha despertado la sensibilización de la comunidad afroamericana en los estados del sur, que todavía recuerdan el alto coste de la batalla por los derechos civiles de su comunidad. «Aquí estamos otra vez, enfrentándonos a la discriminación sobre un grupo de personas (…). Quién sabe dónde va a llevarnos esto», declara Sonya Williams Barnes, una abogado afroamericana de Mississippi que se opone a estas medidas entendiendo que la comunidad negra será el siguiente objetivo.

NAACP_logo_newLegisladores afroamericanos del estado de Mississippi han hecho un llamamiento para la revocación de la ley religiosa que permite negar servicios relacionados con bodas entre homosexuales, imponer límites a las empresas en el vestuario de sus trabajadores y restricciones en los cuartos de baño a las personas transexuales. El presidente de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color en Mississippi (NAACP en sus siglas en inglés) ha interpuesto una demanda con el objetivo de bloquear la medida, con efecto a partir del 1 de julio. En Carolina del Norte se han producido docenas de arrestos en protestas organizadas para protestar por la ley de los cuartos de baño.

La oposición al matrimonio igualitario ha sido una causa común entre los republicanos y los afroamericanos religiosos, por otra parte más liberales en sus posición política, pero las líneas rojas se están redistribuyendo. La nueva ola de medidas anti-LGTB está forzando a muchos a volver a plantearse sus prioridades y aunque algunos afroamericanos no aprueban la homosexualidad, rechazan todavía más las medidas discriminatorias contra esa misma comunidad.

«Sabemos lo que pasa una vez permites al racismo y al odio estar codificados y escritos en la ley«, declara el Reverendo William Barber II, presidente de la NAACP en Carolina del Norte.

«Cuando parece que todo lo que queremos hacer es sancionar la discriminación contra la gente y maltratarlos, causas una reacción totalmente diferente en la comunidad afroamericana», dice Dan Blue, abogado afroamericano y líder democrático al Senado de Carolina del Norte.

«Ellos lo ven no sólo como una cuestión LGTB sino como que se está abriendo la caja de Pandora para permitir la discriminación», proclama Erik Fleming, antiguo político afroamericano, actualmente integrante de la Unión de Libertades Civiles de Mississippi, donde un juez ha rechazado su propuesta de retirar la ley discriminatoria, quien nos recuerda un viejo dicho: «Esta película ya la he visto».

Fuente Universogay

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Kasha Nabagesera, la activista LGBTI ugandesa que gana el ‘Premio Nobel Alternativo’

Sábado, 5 de diciembre de 2015

1394304005_679519_1394304618_noticia_normal“Unir a la comunidad LGBT de Uganda ha sido el mayor logro”

La misma semana que el terror regresaba a Uganda con una nueva Ley anti-gay que condena el activismo homosexual con penas que oscilan entre 4 a 8 años de prisión, en el continente europeo y en la ciudad de Estocolmo, el Parlamento sueco reconocía con el ‘Nobel Alternativo’ de la Fundación Rights Livelihood Award a la activista ugandesa Kasha Jacqueline Nabagesera. Una ex contable, considerada la “madre fundadora” del movimiento por los derechos LGBTI de su país al que no piensa abandonar a pesar de las continuas amenazas, acoso y presiones a las que cada día se ve sometida.

El premio de la Fundación Right Livelihood Award se concede a Nabagesera por “su valentía y persistencia, a pesar de la violencia y la intimidación, en su trabajo en defensa de los derecho de las personas LGBTI para lograr una vida libre de prejuicios y persecuciones”. Nabagesera nunca ha escondido su orientación sexual que casi le costó la expulsión de la universidad en 2002, momento en el cual decidió dedicarse al activismo y creó una ONG que dirigió durante 10 años.

Nabagesera es una de las pocas activistas en el país de África oriental en desafiar la LGBTIfobia a través del sistema judicial y recientemente se enfrentó en los tribunales al periódico homófobo y sensacionalista, Red Pepper, y ganó, después de que el medio publicara un listado con 200 nombres y las fotografías de personas LGBTI que los colocó en peligro de ser perseguidos y asesinados.

Nabagesera participa en foros internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Africana. La activista tuiteó que estaba “muy honrada” y que lo iba a recibir con humildad y en nombre de “todos los compañeros que trabajan por esta causa común. Es un reconocimiento a tantos años de lucha, aunque tenga que ser fuera de Uganda”. Nabagesera fue una de las 10 personas que dio la cara desafiando la ley contra la homosexualidad en 2014 en su país. “La mentalidad de las personas no cambia de un día para otro, y la del Gobierno tampoco”, asegura la activista.

Los homosexuales son perseguidos, asesinados y detenidos de forma arbitraria en Uganda, donde su orientación es castigada con pena de cárcel.  Para Nabagesera uno de sus principales handicup es conseguir fondos para financiar su causa social. Además está volcada en proyectos como la marcha del Orgullo Gay o la revista “Bombastic”, una publicación que refleja la vida cotidiana de las personas LGBTI en Uganda.

Te dejamos con una entrevista realizada a Nabagesera en la que la activista explica cuál es la situación de personas LGBTI en su país:

Unir a la comunidad LGBT ha supuesto el “mayor logro”, reconoce la activista ugandesa Kasha Nabagesera, que recibió hoy el Nobel Alternativo de la fundación Rights Livelihood Award.

Contable de profesión, Nabagesera nunca ha escondido una orientación sexual que casi le costó la expulsión de la universidad en 2002, momento en el cual decidió dedicarse al activismo y creó una ONG que dirigió durante 10 años.

“Recibir un premio tan prestigioso es siempre una buena noticia. No solo es una motivación para seguir haciendo lo que hago, sino que también es un reconocimiento a tantos años de lucha, aunque tenga que ser fuera de Uganda”, señala la activista, que no tiene intención de abandonar su país a pesar de las amenazas que recibe.

La valentía de Nabagesera y de otros compañeros de lucha ha permitido que los homosexuales ugandeses tengan ahora a quien acudir cuando se sienten en peligro, si bien reconoce que aún queda un largo camino por recorrer, porque “la mentalidad de las personas no cambia de un día para otro, y la del Gobierno tampoco”.

Los homosexuales son perseguidos, asaltados y detenidos de forma arbitraria en Uganda, donde su orientación es castigada con pena de cárcel, pero hay personas y organizaciones que levantan la voz e intentan que su causa forme parte del día a día de los ugandeses.

Nabageresa fue una de las tres personas que denunciaron a un conocido tabloide ugandés que publicó una lista con 200 nombres y numerosas fotos de personas sospechosas de ser homosexuales bajo el titular “Expuestos”. Y ganó el caso.

También formó parte del reducido número de activistas que llevaron a los tribunales la llamada “Ley antigais” que el Parlamento de Uganda pasó en febrero de 2014 y que el Tribunal Constitucional anularía meses después porque fue aprobada sin el quórum necesario. El Gobierno apeló al Supremo, que aún no se ha pronunciado, y además ha reactivado los mecanismos parlamentarios para volver a tramitarla.

La frenética actividad de Nabageresa en los tribunales, medios de comunicación y foros de debate le han creado muchos enemigos, pero no se deja intimidar: “Tengo muchos proyectos que quiero realizar en mi país y no quiero resignarme a pensar que no va a ser así”.

Además de hacer campaña en Uganda, viaja siempre que puede y es habitual verla en foros internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Africana, aunque no siempre acude como invitada.

“El premio también es un espaldarazo financiero para mi trabajo, ya que no es fácil conseguir fondos para hacer activismo en Uganda”, confiesa Nabageresa, que además está involucrada en otros proyectos como la marcha del Orgullo Gay o la revista “Bombastic”, una publicación que cuenta historias cotidianas de gais ugandeses.

La visita del papa Francisco a Uganda era un momento muy esperado por los homosexuales, pues el pontífice se ha mostrado más respetuoso que sus antecesores con la comunidad LGBT. Confiaban en que el papa diera un paso al frente y se posicionara de forma más clara en su defensa, pero no ocurrió y la esperanza se desvaneció. En opinión de Nabagesera, el papa no puede limitarse a pedir respeto “para todos los hombres y mujeres”, sino que debe ser más específico y “hablar abiertamente de los homosexuales o, al menos, de las minorías” porque de lo contrario el alcance de su mensaje es limitado.

Fuente Ragap y Cáscara Amarga

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.