Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Martin Ssempa’

Última Hora: El Tribunal Constitucional de Uganda ha derogado la Ley contra la Homosexualidad del país hoy viernes 1 de agosto de 2014.

Viernes, 1 de agosto de 2014

noticias_file_foto_834323_1406893665El Tribunal Constitucional de Uganda ha derogado la Ley contra la Homosexualidad del país hoy viernes 1 de agosto de 2014.

Es derogada por una cuestión de forma, sin entrar al fondo del asunto.

Los activistas LGBT de Uganda creen difícil que el Parlamento vuelva a aprobarla.

La norma condenaba a cadena perpetua a los homosexuales y prohibía asociarse a este colectivo

*

Buena noticia la que conocíamos este 1 de agosto. El Tribunal Constitucional de Uganda ha anulado la ley aprobada en diciembre por el Parlamento de ese país en que endurece el trato penal a las personas homosexuales, con penas que pueden llegar a la cadena perpetua, y castiga además a las personas y organizaciones que les presten ayuda o soporte. La decisión, adoptada por unanimidad, no se pronuncia sobre el fondo de la cuestión y se limita a considerar que la votación del texto por el Parlamento no se ajustó a las normas procedimentales.

El Tribunal Constitucional de Uganda ha invalidado este viernes la ley por la que se condenaba a cadena perpetua a los homosexuales y prohibía la existencia de asociaciones de gays y lesbianas. La norma fue aprobada por el presidente Yoweri Museveni en febrero de 2014.

Con vítores y aplausos han acogido los activistas LGBT y por los derechos humanos la sentencia del Tribunal Constitucional de Uganda que ha dado esta mañana la razón a los demandantes y ha invalidado la legislación contra la homosexualidad que fue aprobada el pasado mes de febrero en el país. Ha sido un defecto de forma, la falta de quórum en el Parlamento en el momento de aprobarse la ley, lo que ha invalidado todo el proceso. “Primera victoria: El juez está de acuerdo con los demandantes en que no había quórum cuando la ley contra la homosexualidad se aprobó. Dice que fue una ilegalidad. Segunda victoria: la corte declara el proceso entero de aprobar la ley anti homosexualidad como nulo”, ha explicado en Twitter el activista ugandés Andrew Mwenda.

El tribunal ha estimado que la normativa es anticonstitucional ya que no contó con el mínimo de votos necesarios, al menos el respaldo de un tercio de los parlamentarios presentes en el momento de la votación, el pasado 20 de diciembre, según informaron corresponsales del portal Buzzfeed presentes en la sala en el momento de la sentencia. El tribunal responde así a la petición de 10 activistas en derechos humanos, académicos y políticos de la oposición. El Gobierno también había recibido la presión internacional, en particular de Estados Unidos que anunció sanciones como la prohibición de la entrada al país de las autoridades ugandesas.

edit-18384-1406882250-18El activista Anti-LGBT  Martin Ssempa (derecha) en Tribunal  Constitucional el 30 de julio con su hijo (centro). ISAAC KASAMANI/AFP / Getty Images

Los jueces han desestimado los argumentos de la abogada del Estado, Patricia Mutesi, que consideró que no había evidencia de que no existiera quórum. Los jueces recuerdan que hasta tres parlamentarios llamaron la atención sobre la falta de quórum, incluyendo el vicepresidente Amama Mbabazi, sin que la portavoz de la cámara, Rebecca Kadaga, atendiera la petición. Por lo tanto considera nulo todo el proceso judicial. La demanda la habían presentado diez activistas respaldados por colectivos como el de Minorías Sexuales de Uganda. La sentencia anula totalmente la ley, que solo podría reinstaurarse si se repitiera todo el trámite parlamentario, lo que por el momento elimina la prohibición de la homosexualidad. La ley endurecía las penas de cárcel para las relaciones entre personas del mismo sexo y obligaba a los ciudadanos a delatar a quienes mantuvieran relaciones homoeróticas. Todo eso queda ahora anulado.

Pese a todo la noticia ha sido recibida con entusiasmo por los defensores de los derechos humanos en Uganda y muy especialmente por los activistas LGTB que habían recurrido la ley ante el Tribunal Constitucional. “Soy oficialmente legal”tuiteaba Frank Mugisha, director de Sexual Minorities Uganda, nada más conocer la noticia. ”Ya no soy una criminal. Hoy hemos hecho historia”declaraba también en su perfil de Twitter Kasha Nabagesera, de la organización Freedom and Roam Uganda. No es de extrañar esta alegría. La noticia supone, incluso en el peor de los casos, un importante alivio temporal: los partidarios de la ley pueden volver a proponerla, pero deberá procederse a la tramitación parlamentaria completa. Hay que tener en cuenta, a este respecto, que desde que en 2009 se propuso endurecer la legislación contra los homosexuales hasta que la ley fue aprobada pasaron casi cinco años.

Por otra parte, el marco jurídico es muy distinto: una cosa es que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo estén tipificadas en el Código Penal ugandés, como ya sucedía antes, y otra que se criminalice la propia realidad homosexual, se persiga a aquellas personas que hacen activismo o que simplemente ayudan o dan soporte a personas homosexuales bajo la acusación de “promover la homosexualidad” e incluso que los ciudadanos que simplemente conozcan la existencia de una relación homosexual estén obligados a denunciarla.

1406893039_370769_1406893809_noticia_normalActivistas por los derechos de los homosexuales, en el Constitucional en Kampala. / AFP

Sin embargo, la derogación de la ley no acaba con la persecución de la homosexualidad en el país, donde todavía se considera delito. La homosexualidad se condena con la cárcel y la normativa de Museveni establecía además la cadena perpetua y la prohibición de las asociaciones LGTB. Aunque la decisión permite a los homosexuales volver a hacer su vida cotidiana, no se descarta una oleada de violencia homófoba ante la postura del Constitucional.

Según un estudio de las Minorías Sexuales de Uganda, desde que se votó la ley se ha registrado un incremento del acoso, el chantaje, los desalojos y la tortura hacia los homosexuales. El Proyecto de Refugiados de la Ley también ha visto censuradas varias de sus actividades por “promover la homosexualidad”, según el Gobierno.

Alivio para Museveni en vísperas de su encuentro con Obama

No lo expresará públicamente, pero de lo que pocos observadores dudan es de que la noticia habrá sido recibida con alivio por el presidente ugandés, Yoweri Museveni, que amagó en su momento con vetar la ley aunque al final optó por sumarse a la corriente homófoba.

Una decisión adoptada en clave interna, pero que a nivel internacional no le ha traído más que quebraderos de cabeza, incluyendo sanciones económicas en forma de reducción de la ayuda exterior, y que lastraba su próxima visita a Washington, prevista para dentro de unos días con motivo de la primera cumbre África-Estados Unidos.

Temor a represalias por parte de los homófobos

Como era de esperar, la noticia ha sido recibida con indignación por los defensores de la ley. Es el caso del pastor evangélico Martin Ssempa, uno de los propagadores del odio homófobo más conocidos del país, que de hecho ha acusado al presidente Museveni de estar detrás de la decisión del Constitucional y ha pedido al Parlamento que investigue si se ha vulnerado la independencia judicial.

El principal promotor de la ley, el diputado David Bahati (bien conectado por cierto con la derecha religiosa estadounidense) confía por su parte en que el fiscal general de Uganda apelará la sentencia y en que al final “la moral del pueblo de Uganda prevalecerá”.

Una indignación que los activistas LGTB temen que se pueda trasladar los próximos días a las calles en forma de pogromo contra las personas homosexuales, como ya ha advertido Kasha Nabagesera. No sería de extrañar, teniendo en cuenta el clima de odio desatado en Uganda desde la entrada en vigor de la ley ahora anulada, periodo durante el cual se han producido decenas de incidentes homófobos, que incluyen linchamientos, violencia colectiva, incendio de hogares, chantaje, pérdida de puestos de trabajo, detenciones, expulsiones y suicidios.

A continuación reproducimos íntegramente la nota de prensa de Fundación Triángulo con fecha 1 de Agosto de 2014.

En los cinco meses transcurridos desde que Uganda adoptó la ley, que imponía una pena de hasta cadena perpetua por la homosexualidad y tipificaba como delito la defensa de los derechos LGBT, los y las LGBT ugandeses han vivido bajo la amenaza constante de ser detenidos o sufrir violencia.

El tribunal anuló la ley por razones de procedimiento, diciendo que no era válida porque no había quórum en el Parlamento cuando se aprobó la legislación el 20 de diciembre. (El quórum es el requisito de que al menos un tercio de los miembros están presentes cuando se realice una votación). El tribunal se pronuncia sobre una petición presentada por un grupo de 10 activistas de derechos humanos, juristas y políticos de la oposición.

El tribunal no se pronunció sobre la cuestión de fondo de si las leyes anti-LGBT violan los derechos humanos básicos, por lo que el código de la sodomía preexistente, que se impuso cuando Uganda era una colonia británica, se mantiene en su lugar.

Para Miguel Ángel Sánchez, responsable del programa ÁfricaLGBT de Fundación Triángulo: “Es una magnífica noticia. La ley era una vergüenza para Uganda y ha sido el recurso de los propios ugandeses ante el tribunal lo que ha logrado que se anule. Cuando se aprobó la ley los diputados homófobos se saltaron el procedimiento, solo buscaban su propio interés. Ahora se ha puesto al descubierto su trampa. Felicitamos a los grupos LGBT y de Derechos Humanos ugandeses. Ese es el camino correcto, apoyar desde los países del norte la lucha por la igualdad de los propios ciudadanos de Uganda y de otros países. No intentamos imponer nuestra visión, sólo exigimos respeto a los Derechos Humanos en todo el mundo. Son los ciudadanos gais, lesbianas, trans, o simplemente gente de bien, los que exigen a sus gobiernos que cese la corrupción y la violencia contra las personas homosexuales y transexuales”.

Fuente El País, Ragap , Dosmanzanas y Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Christopher Senyonjo, el sacerdote que desafía a sus superiores y a la homofobia en Uganda.

Miércoles, 2 de abril de 2014

christopher_senyonjo-3369-6934-10186Siempre queda un rayo para la esperanza y en Uganda se llama Christopher Senyonjo. Los hombres jóvenes cantan himnos y recitan la Biblia antes de que el reverendo Senyonjo inicie su sermón sobre la sexualidad humana. Vestido con camisa de color púrpura y un alzacuellos blanco que ponen de relieve su fe anglicana, el obispo Senyonjo organiza sus oraciones en un reducido espacio para todos los que quieran escucharle pero sus sermones atraen a muchos gays que están familiarizados con sus puntos de vista comprensivos en un país donde otros predicadores se han aliado contra la cruzada anti-gay de Uganda. Es el caso de su superior, el arzobispo Stanley Ntagali, quien recientemente participó en una manifestación homófoba en Kampala con un incendiario discurso que incitaba a la persecución y asesinatos de homosexuales. Las declaraciones de la primera dama de Uganda dieron la vuelta al mundo cuando dijo: ‘Si las vacas no son gays, ¿cómo van a serlo las personas?’.

De hecho, Senyonjo se ha distanciado de la iglesia anglicana de Uganda. Se le impidió presidir eventos de la iglesia en 2006, cuando se enfrentó a los líderes religiosos instándoles a aceptar a los gays. La parroquia que en una ocasión llevó lo ha apartado de las labores ministeriales: “Ellos me dijeron que debía condenar a los homosexuales”, dice refiriéndose a los líderes anglicanos de Uganda. “No puedo hacer eso, porque fui llamado a servir a todas las personas, incluyendo a los marginados. Estoy suspendido hasta que me retracte pero todavía soy un miembro de la iglesia anglicana”, asegura Senyonjo.

En un comunicado a principios de este año, el jefe de la iglesia anglicana en Uganda, monseñor Stanley Ntagali, dijo que la iglesia se ha comprometido a ofrecer “la curación y la oración para las personas que están confundido con su sexualidad”. Senyonjo está en desacuerdo con esa postura, argumentando que debido a que “en toda sociedad hay un número de personas que tienen tendencias homosexuales, no se puede esperar que los gays cambien su orientación sexual”.

El bajo y fornido clérigo de 82 años de edad tiene una presencia tranquilizadora para los homosexuales ugandeses golpeados por el sentimiento anti-gay imperante en todo el país del África oriental.

gay-in-africa-bishop-christopher-senyonjo-uganda-pride-080412-bishop-christopher-senyonjo-atMuchos gays en Kampala, la capital de Uganda, han huido de sus hogares hacia destinos más seguros, dijo Senyonjo en un sermón en una pequeña oficina que hace las veces de iglesia improvisada. Hace un tiempo tenía más feligreses pero su número ha descendido, probablemente por temor a represalias.

Los homosexuales ugandeses dicen que la nueva ley fue alentada por algunos evangélicos de Estados Unidos que quería difundir su agenda anti-gay en África y Senyonjo dice que no es una acusación sin fundamento. En 2009, asistió a un seminario en un hotel de Kampala donde escuchó un evangélico americano, Scott Lively, hablar en contra de la homosexualidad. Lively aconsejaba terapias para ‘curar’ a los gays por lo que ha sido demandado por un tribunal federal en virtud de un estatuto de colaboración con Uganda que permite presentar recursos en los EE.UU. si se produce una presunta violación del derecho internacional.

Un tabloide ugandés incluso publico una lista con fotos de presuntos gays donde incluyó a Senyonjo como ‘simpatizante de los homosexuales’, lo que puede poner en peligro su vida aunque el sacerdote Aregua no tener miedo. Pepe Julián Onziema, un conocido activista LGTB en Uganda asegura que conoce al sacerdote desde hace muchos años: “Nuestra relación es de darnos apoyo mutuo. Senyonjo ha tomado una postura muy valiente”, dice Onziema.

Por su parte, el sacerdote cuenta que tenía una pequeña pensión que le cortaron como “una especie de castigo por sus actividades a favor de los homosexuales” ahora vive de la generosidad de sus amigos y feligreses: “Es muy difícil, incluso para mi familia. Pero yo sé la verdad y me ha hecho libre”, dice orgulloso Senyonjo.

repositorio_obj_3455_1396350236El sacerdote es padre de 10 hijos y a veces se ve obligado a afirmar su propia heterosexualidad. Un joven declaró recientemente en una parroquia anglicana que había sido testigo del pasado homosexual del sacerdote. El hombre que, ahora afirma que es heterosexual, dijo que Senyonjo viajó a la vecina Kenia para asistir a un taller sobre derechos de los homosexuales. Un evento al que calificó de “humillante”.

Recientemente se celebró una manifestación por Acción de Gracias que reunió a todas las fuerzas anti-gay en Kampala. En su discurso, el presidente del país, Yoweri Museveni, no tuvo en cuenta el amplio consenso científico sobre la homosexualidad y presentó un informe falsificado elaborado por supuestos expertos médicos y psicológicos de Uganda con el fin de justificar su draconiana política. Les acusa incluso de propagar el sida, a pesar de que las relaciones sexuales heterosexuales son la forma mayoritaria de transmisión del virus del VIH en África. Aunque la homosexualidad es una parte reconocida de la cultura africana, Museveni reiteró la afirmación de que se trata de una práctica importada de occidente.

Por su parte, el pastor anti-gay, Martin Ssempa, uno de los organizadores del evento, dijo durante la marcha: “Los gays hacen algunas cosas terribles. Lo que ellos llaman sexo oral. La boca es para comer. He venido a aprender que la homosexualidad es muy poco saludable. Esto se debe a que van en la dirección equivocada”, decía a sus seguidores. Durante la celebración, un periodista fue agredido. Un militar le obligó por la fuerza a dejar de hacer fotos después de ser testigo que los manifestantes se bajaban de camionetas del propio ejército ugandés.

Un activista de la Come Out Post-Test Club, que combate el SIDA y apoya a las personas LGTB seropositivas en los barrios pobres de Kampala, dijo que la manifestación debe servir como un recordatorio a los partidarios de la gran necesidad de asistencia financiera a las organizaciones de derechos LGBT en Uganda ante la represión. Unas consecuencias que puede resultar devastadoras.

Richard Rosendall, presidente de la Alianza de Activistas Gays y Lesbianas de Washington, DC apeló ayer al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, denuncialas declaraciones hechas por el arzobispo anglicano ugandés, Stanley Ntagali, sobre ley anti-gay en Uganda. Si quieres enviarle un mensaje de correo electrónico similar a Welby, le puedes escribir a contact@lambethpalace.org.uk.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Anglicana, Iglesias Evangélicas , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.