Resultados de la búsqueda

Palabra clave: ‘María Elósegui’

El PP del País Vasco se niega a anular el nombramiento de la jueza hómofoba María Elósegui

Sábado, 24 de marzo de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegEl PP vota contra una iniciativa del Parlamento Vasco que pide la destitución de la jueza si no se retracta de sus declaraciones homófobas. 

¿Dónde están los de #YoSoyGayYdelPP?

El Parlamento Vasco ha debatido sobre el tema del nombramiento de María Elósegui en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, esa señora jueza que decía que “la homosexualidad produce patologías”… y ha manifestado su apoyo a la iniciativa de 75 eurodiputados que instan al Tribunal a revocar su nombramiento en caso de que no se retracte de sus declaraciones. Asimismo, en una declaración firmada de forma conjunta por Elkarrekin Podemos, PNV, PSOE-EE y EH Bildu han mostrado su “total discrepancia con las declaraciones” realizadas por esta señora. Y, por supuesto, con el voto en contra… del PP

Son diversos los trabajos en los que de forma consistente Elósegui expone sus tesis homófobas y tránsfobas. Pero valga un ejemplo muy revelador: nada mejor que escucharla a ella misma, en la tercera parte de una clase magistral pronunciada en 2007 y que podemos encontrar colgada en el canal de YouTube de Una Mujer Una Voz. En ella, Elósegui se refiere a la transexualidad como “un síndrome catalogado dentro de la Psiquiatría” en el que “no hay ningún error cromosómico: es perfectamente varón o perfectamente mujer pero en el que la persona “no quiere reconocer su cuerpo“. Un síndrome psiquiátrico para el que Elósegui distingue dos tipos de “terapias”. La primera no es otra que la reasignación de sexo. La segunda, por la que Elósegui claramente muestra su preferencia, es el tratamiento psiquátrico. “Si la disfunción se da por la no aceptación de lo somático, lo que hay que hacer es una terapia psíquica: lo que habría que reconstruir es la aceptación por parte del transexual de su sexo cromosómico”, asegura. En definitiva: la transexualidad es un síndrome psiquiátrico para la que propone “terapia psíquica” con objeto de “reconstruir” la aceptación del sexo cromosómico. Terapia reparadora, dicho con otras palabras. Recordemos que para la jueza, los homosexuales hemos implantado la promiscuidad como estilo de vida y eso lleva “no solo a un aumento de las enfermedades de transmisión sexual, sino también a la aparición o el aumento de patologías piscosexuales” asegurando entre otras muchas barbaridades que “el consumo de pornografía y la promiscuidad son síntomas de retrato psicosexual que requieren un diagnóstico.”

Tras el revuelo causado por su nombramiento, aseguró con soberbia que no pensaba moverse de su puesto. Claro que nada de esto impidió que el PP de La Rioja la invitara a colaborar en la ley trans de la Comunidad. Y el año que viene llorarán otra vez si no les invitan al Orgullo.

Fuente | La Vanguardia, vía EstoyBailando/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

El PP retira en el Parlamento de La Rioja la solicitud de María Elósegui como experta en Ley de Igualdad

Sábado, 17 de febrero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegEl jefe del Ejecutivo riojano ha justificado la renuncia a la participación de Elósegui en la ponencia de esa ley en su reciente nombramiento como jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 

El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, ha comunicado hoy que el Grupo Parlamentario Popular registró ayer en la Cámara regional la retirada de su solicitud de la comparecencia de María Elósegui como experta en la redacción de la futura Ley de Igualdad de La Rioja.

Ceniceros ha intervenido en el pleno del Parlamento de La Rioja para responder a una pregunta del diputado de Podemos Juan Calvo sobre la petición de la comparecencia de esta jurista como experta.

El jefe del Ejecutivo regional ha justificado la renuncia a la participación de Elósegui en la ponencia de esa ley en su reciente nombramiento como jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. También ha considerado que “no debería proceder la formulación de esta pregunta” porque él acude al Parlamento a someterse al control de la acción del Gobierno. “No procede entrar en este apartado en el debate, se refiere a una determinación que ha tomado un grupo parlamentario, siempre contestaré gustosamente sobre las actuaciones del Gobierno, no de los grupos”, ha recalcado.

 Calvo se ha alegrado de esta “rectificación” porque, ha dicho que Elósegui, catedrática en la Universidad de Zaragoza, considera que “la homosexualidad produce patologías”, de modo que el diputado de Podemos ha calificado como “un grave error” que participara como experta en la elaboración de la Ley de Igualdad de La Rioja. Ha lamentado que “esta señora mantenga posiciones transfóbicas y homofóbicas”, al defender que la transexualidad es una patología severa, que requiere terapias psicológicas y psiquiátricas.

El parlamentario de la formación morada también ha considerado “preocupante” las reflexiones de Elósegui sobre el matrimonio igualitario y que califique como “promiscuas” a las personas LGTBI. Ha emplazado a Ceniceros a manifestar su opinión sobre la homofobia y la transfobia porque la rectificación al retirar la petición de comparecencia no supone que “no opinen igual” que ella. Además, ha dicho que Elósegui tenía que haber dimitido o haber sido relevada como juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos por sus “lamentables” opiniones y por haber “falseado” su currículum.

Por su parte, la diputada socialista Ana Santos también ha preguntado en el pleno sobre esta petición de comparecencia, por parte del PP, de Elósegui; ante lo que la consejera de Presidencia, Begoña Martínez Arregui, se ha remitido a lo ya contestado por Ceniceros.

Santos, en su intervención, ha afirmado que no duda de la preparación y conocimientos de Elósegui, pero “su trayectoria está llana de prejuicios”; y ha dicho que al PSOE le “ha indignado” que el Grupo Popular designara entre los expertos a esta jueza, quien “apela a terapias psicológicas y psiquiátricas para curar la transexualidad”.

Ha preguntado al Grupo Popular cómo puede ser que apoye con su voto una campaña de sensibilización y normalización de la realidad LGTBi en el Parlamento de La Rioja y, por otro lago, proponga un perfil como experta a quien mantiene “postulados discriminatorios”.

Santos ha dicho que se caracteriza por su persistencia y hablará del colectivo LGTBI “hasta el último instante por los veinte años de silencio en este Parlamento”.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

75 eurodiputados se adhieren a una carta de los socialistas españoles en la que se pide la revocación del nombramiento de María Elósegui

Martes, 13 de febrero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegLa delegación socialista española (PSOE) en el Parlamento Europeo ha promovido una carta que solicita la revocación del nombramiento de María Elósegui como jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (puedes descargarla aquí). Por lo que se refiere a los eurodiputados españoles, a la carta se han adherido todos los eurodiputados de Podemos y de Izquierda Unida, así como varios de los integrados en el grupo liberal del Parlamento Europeo (ALDE). En concreto, la independiente Beatriz Becerra (una eurodiputada muy destacada por su defensa de los derechos LGTB), así como Izaskun Bilbao (PNV), Maite Pagazaurtundúa (UPyD), Carolina Punset (Ciudadanos) y Ramón Tremosa (PDeCAT).

Por el contrario, no han secundado la misiva ni Javier Nart (el otro eurodiputado de Ciudadanos) ni Enrique Calvet ni Teresa Giménez Barbat. Estos dos últimos, al igual que Beatriz Becerra, fueron  elegidos en su momento en las listas de UPyD (aunque luego abandonaron el partido). Todos ellos forman parte de ALDE, el grupo liberal del Parlamento Europeo.

Tampoco la han secundado el eurodiputado de EH Bildu Josu Juaristi ni la eurodiputada de Alternativa Galega de Esquerda Lidia Senra (que abandonó en marzo de 2017 la delegación de Izquierda Plural y que ya no está integrada en el grupo de la Izquierda Unitaria Europea), así como ninguno de los eurodiputados del Partido Popular. Cabe señalar, en este sentido, que la delegación socialista española en el Parlamento Europeo recabó para su carta el apoyo de distintos grupos políticos de la Eurocámara, pero no de todos. No lo hizo “del Partido Popular Europeo, de los no inscritos y de las formaciones antieuropeas y xenófobas”, según el comunicado en el que anunciaron la iniciativa.

La carta cuenta con 75 firmas en total (un 10% del total de eurodiputados) y ha sido remitida este lunes al presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Michele Nicoletti, y al presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Guido Raimondi. En ella los firmantes expresan su profunda preocupación por las opiniones vertidas por María Elósegui en diferentes trabajos y conferencias en referencia a la homosexualidad y a la transexualidad. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, recordemos, no es una institución vinculada a la Unión Europea, sino al Consejo de Europa, y sun función es la de actuar como garante de los derechos reconocidos por la Convención Europea de Derechos Humanos y sus protocolos adicionales.

Elósegui no piensa dimitir

Este sábado nos hacíamos eco, precisamente, de la negativa de Elósegui a renunciar a su cargo por voluntad propia. En una entrevista a El Confidencial, se mostraba incluso desafiante hacia los que se lo han pedido. “Que pidan lo que quieran, yo ya he sido nombrada magistrada y eso es irreversible e irrevocable”, declaraba.

Dosmanzanas fue el primer medio que el pasado 24 de enero hizo hincapié en los antecedentes LGTBfobos de Elósegui, aunque no fue hasta un día después, cuando eldiario.es publicó la información e incluyó algunas referencias más, cuando la noticia alcanzó eco nacional. Elósegui formaba parte de la terna de candidatos que el Gobierno de Mariano Rajoy había presentado a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para ocupar la vacante española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y aunque no era la que contaba con las preferencias de la comisión evaluadora, la Asamblea Parlamentaria acabó decantándose por ella. Sus supuestos méritos en materia de igualdad de género fueron sin duda uno de los elementos que jugaron a su favor. Posteriormente se supo además que Elósegui había falseado el currículum que había presentado (aquí puedes verlo, junto al de los otros dos candidatos). Aseguraba haber elaborado el borrador de la ley de igualdad aprobada en 2007 y promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, algo que no es cierto.

Son diversos los trabajos en los que de forma consistente Elósegui expone sus tesis homófobas y tránsfobas. Pero valga un ejemplo muy revelador: nada mejor que escucharla a ella misma, en la tercera parte de una clase magistral pronunciada en 2007 y que podemos encontrar colgada en el canal de YouTube de Una Mujer Una Voz. En ella, Elósegui se refiere a la transexualidad como “un síndrome catalogado dentro de la Psiquiatría” en el que “no hay ningún error cromosómico: es perfectamente varón o perfectamente mujer pero en el que la persona “no quiere reconocer su cuerpo“. Un síndrome psiquiátrico para el que Elósegui distingue dos tipos de “terapias”. La primera no es otra que la reasignación de sexo. La segunda, por la que Elósegui claramente muestra su preferencia, es el tratamiento psiquátrico. “Si la disfunción se da por la no aceptación de lo somático, lo que hay que hacer es una terapia psíquica: lo que habría que reconstruir es la aceptación por parte del transexual de su sexo cromosómico”, asegura. En definitiva: la transexualidad es un síndrome psiquiátrico para la que propone “terapia psíquica” con objeto de “reconstruir” la aceptación del sexo cromosómico. Terapia reparadora, dicho con otras palabras.

De ahí que tanto los colectivos LGTB españoles como europeos hayan expresado su inquietud. Como también contamos el sábado, ILGA-Europa, la organización “paraguas” que agrupa a casi 500 colectivos y entidades LGTBI de todo el continente, ha hecho público un comunicado, firmado además por Transgender Europe, en la que asegura que vigilará muy estrechamente la situación. “Esperamos que todos los jueces elegidos para servir en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo hagan con una mentalidad abierta y libre de sesgos. Cualquier indicio de sesgo anti-LGTBI es, obviamente, causa de preocupación”, señala el comunicado. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha suscrito también la declaración, recordando además que, de forma conjunta con el colectivo DeFrente, está recogiendo firmas para instar a los representantes españoles en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que hagan todo lo que esté en su mano para evitar que Elósegui tome posesión del cargo en marzo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

María Elósegui responde con chulería a las peticiones de dimisión: “Que pidan lo que quieran, yo ya he sido nombrada y eso es irreversible”

Lunes, 12 de febrero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegMaría Elósegui no solo se enroca en sus posiciones en una entrevista a El Confidencial, sino que incluso se muestra desafiante y responde con chulería cuando se le recuerda la petición de dimisión. “Que pidan lo que quieran, yo ya he sido nombrada magistrada y eso es irreversible e irrevocable”, ha declarado. Mientras tanto, los colectivos LGTB europeos muestra su preocupación por el nombramiento de Elósegui como magistrada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Dosmanzanas fue el primer medio que el pasado día 24 hizo hincapié en los antecedentes LGTBfobos de Elósegui, aunque no fue hasta un día después, cuando eldiario.es publicó la información e incluyó algunas referencias más, cuando la noticia alcanzó eco nacional. Elósegui formaba parte de la terna de candidatos que el Gobierno de Mariano Rajoy había presentado a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para ocupar la vacante la vacante española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y aunque no era la que contaba con las preferencias de la comisión evaluadora, la Asamblea Parlamentaria acabó decantándose por ella. Sus supuestos méritos en materia de igualdad de género fueron sin duda uno de los elementos que jugaron a su favor. Posteriormente se supo además que Elósegui había falseado el currículum que había presentado (aquí puedes verlo, junto al de los otros dos candidatos). Aseguraba haber elaborado el borrador de la ley de igualdad aprobada en 2007 y promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, algo que no es cierto.

Lo sucedido desde entonces es bien conocido: peticiones de cese por el falseamiento del currículum, solicitud de explicaciones al Gobierno, petición de dimisión en change.org… Como era previsible, nada de eso ha sucedido. La propia María Elósegui lo deja claro en la entrevista a El Confidencial. “Parte de la polémica se ha centrado en sus ideas. Miembros del colectivo LGTBI han promovido una recogida de firmas para que usted dimita. ¿Cree usted que debe dimitir?”, le preguntan. “He sido votada por una asamblea parlamentaria y me debo a mis electores. Los periódicos, con todos mis respetos, no es el lugar en el que se vota. Se vota con los procedimientos formales, no se hace un juicio en paralelo. Eso no tiene ni pies ni cabeza”, responde. “La petición que le hacen es que dimita porque consideran que usted es homófoba”, insiste la periodista. “Que pidan lo que quieran, yo ya he sido nombrada magistrada y eso es irreversible e irrevocable”, añade Elósegui.

La nueva jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos insiste además en que sus palabras han sido manipuladas. “Niego la mayor. No son mis palabras, se han sacado de contexto y tergiversado, han puesto en boca mía cosas que no he dicho yo. Han hecho una mezcla, un popurrí, con idea de lesionar mi honor y buscando un acoso o discriminación laboral”, asegura.

Afirmaciones, es necesario insistir, que no son ciertas: son diversos los trabajos en los que de forma consistente Elósegui expone sus tesis homófobas y tránsfobas. Pero valga un ejemplo muy revelador: nada mejor que escucharla a ella misma, en la tercera parte de una clase magistral pronunciada en 2007 y que podemos encontrar colgada en el canal de YouTube de Una Mujer Una Voz. En ella, Elósegui se refiere a la transexualidad como “un síndrome catalogado dentro de la Psiquiatría” en el que “no hay ningún error cromosómico: es perfectamente varón o perfectamente mujer pero en el que la persona “no quiere reconocer su cuerpo“. Un síndrome psiquiátrico para el que Elósegui distingue dos tipos de “terapias”. La primera no es otra que la reasignación de sexo. La segunda, por la que Elósegui claramente muestra su preferencia, es el tratamiento psiquátrico. “Si la disfunción se da por la no aceptación de lo somático, lo que hay que hacer es una terapia psíquica: lo que habría que reconstruir es la aceptación por parte del transexual de su sexo cromosómico”, asegura. En definitiva: la transexualidad es un síndrome psiquiátrico para la que propone “terapia psíquica” con objeto de “reconstruir” la aceptación del sexo cromosómico. Terapia reparadora, dicho con otras palabras. Ni tergiversación ni manipulación.

Posicionamiento de ILGA Europe

La alarma por las opiniones de Elósegui, entretanto, ya ha sobrepasado nuestras fronteras. ILGA-Europa, la organización “paraguas” que agrupa a casi 500 colectivos y entidades LGTBI de todo el continente, hizo público hace varios días un comunicado, firmado además por Transgender Europe, en la que expresa su preocupación y asegura que vigilará muy estrechamente la situación. “Esperamos que todos los jueces elegidos para servir en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo hagan con una mentalidad abierta y libre de sesgos. Cualquier indicio de sesgo anti-LGTBI es, obviamente, causa de preocupación”, señala el comunicado.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha suscrito también la declaración, recordando además que, de forma conjunta con el colectivo DeFrente, está recogiendo firmas para instar a los representantes españoles en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que hagan todo lo que esté en su mano para evitar que Elósegui tome posesión del cargo en marzo. “Seguimos esperando a el Gobierno dé una respuesta sobre las negligencias que llevaron a que sus declaraciones homófobas y tránsfobas no supusiesen su automático descarte para ese puesto”, añade la FELGTB, en referencia a la exigencia al Gobierno español de explicaciones.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El PP de La Rioja ya consideraba a María Elósegui “experta” en transexualidad antes de ser elegida jueza en Estrasburgo y el PSOE inicia una campaña europea para revocar su nombramiento

Viernes, 2 de febrero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegLos socialistas europeos inician una recogida de firmas en el Parlamento Europeo para exigir que María Elósegui se retracte de sus comentarios LGTBfóbicos.

Si la catedrática no reacciona, el PSOE enviará una carta exigiendo la revocación del nombramiento de Elósegui como jueza del TEDH.

El Partido Popular de La Rioja ha invitado a la María Elósegui, la catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad de Zaragoza cuyo pensamiento LGTBfobo saltó a los medios tras ser elegida jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, como “experta” para hacer aportaciones a la futura ley de igualdad, reconocimiento a la identidad de género y derechos de las personas transexuales, cuya toma en consideración fue aprobada en noviembre con el voto favorable de PSOE, Ciudadanos y Podemos y la abstención de los populares. Un detalle nos llama la atención: la invitación a Elósegui fue hecha antes de que estallase la polémica, lo que a nuestro juicio sugiere que, al menos en parte, el Partido Popular conocía sus postulados. 

Dosmanzanas fue el primer medio que el pasado día 24 hizo hincapié en los antecedentes LGTBfobos de Elósegui, aunque no fue hasta un día después, cuando eldiario.es publicó la información e incluyó algunas referencias más, cuando la noticia alcanzó eco nacional. Elósegui formaba parte de la terna de candidatos que el Gobierno de Mariano Rajoy había presentado a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para ocupar la vacante, y aunque no era la que contaba con las preferencias de la comisión evaluadora, la Asamblea Parlamentaria acabó decantándose por ella. Sus supuestos méritos en materia de igualdad de género fueron sin duda uno de los elementos que jugaron a su favor. Posteriormente se supo además que Elósegui había falseado el currículum que había presentado (aquí puedes verlo, junto al de los otros dos candidatos). Aseguraba haber elaborado el borrador de la ley de igualdad aprobada en 2007 y promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, algo que no es cierto.

Lo sucedido desde entonces es bien conocido: PSOE y Unidos Podemos, por ejemplo, han pedido directamente el cese de Elósegui por el falseamiento del currículum, mientras que Ciudadanos ha criticado duramente su inclusión en la terna y ha pedido explicaciones al Gobierno. En change.org, por su parte, hay en marcha una petición de dimisión de Elósegui, dirida además a los representantes de España en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para que hagan “haga todo lo que esté en su mano” para que no llegue a tomar posesión de su cargo. Y son solo algunas de las reacciones…

El PP de La Rioja ya había invitado a Elósegui como “experta” en transexualidad

Este miércoles, sin embargo, se añadía una pieza más al vodevil, al conocerse que María Elósegui ha sido invitada por el PP al Parlamento de La Rioja como “experta” para hacer aportaciones a la futura ley de igualdad, reconocimiento a la identidad de género y derechos de las personas transexuales. En noviembre, recordemos, el Parlamento riojano aprobaba la toma en consideración de una proposición de ley en ese sentido promovida por PSOE, Ciudadanos y Podemos, y ante la que los populares preferían abstenerse.

Una invitación que según el portavoz parlamentario del PP, Jesús Ángel Garrido, fue anterior a que la LGTBfobia de Elósegui saltara a los medios. Según asegura el diario La Rioja, Garrido no ha aclarado si ahora se le retirará la invitación. “Podría ser, pero lo cierto es que no hemos tenido tiempo ni de planteárnoslo“, ha declarado. “La ahora juez de Estrasburgo supongo que tendrá una agenda muy complicada, pero lo que sí quiero dejar claro es que el criterio de elección, en su momento antes de hacerse públicas las supuestas manifestaciones que luego ha desmentido, fue por currículo científico”, añadía a este periódico.

El colectivo riojano Gylda ya ha expresado su absoluto rechazo a la presencia de Elósegui en el Parlamento regional, criticando además la actitud del PP por lo que la aprobación de la ley de transexualidad se refiere. “Gylda siempre se ha caracterizado por mantener un trato correcto con todas las fuerzas políticas y que continuaremos llevando a cabo, manteniendo reuniones, promoviendo iniciativas, etc. (…) Durante este último año, nuestra entidad ha mantenido varias reuniones con el PP, la última con su portavoz parlamentario don Jesús Garrido, en la que pudimos constatar el total desconocimiento de la realidad trans por parte de esta fuerza política, ofertándoles la posibilidad de reunirse con personas trans y especialmente, con madres y padres de menores trans para que pudieran conocer de primera mano su realidad, circunstancia que el PP no ha aceptado a día de hoy”explican de hecho en su nota, en la que acusan además a este partido de querer dilatar los plazos para que acabe la legislatura sin que la ley sea aprobada.

En toda esta historia, lo que más nos llama la atención es el hecho de que el PP de La Rioja hubiera tramitado la invitación a Elósegui para opinar sobre una ley de transexualidad ANTES de que saltara a los medios la polémica sobre su LGTBfobia. Una circunstancia que nos hace pensar que ese partido (o al menos alguien en ese partido) era plenamente consciente de sus posicionamientos sobre el tema, “supuestamente” desconocidos por los partidos políticos hasta la semana pasada. Y es que, como ya resaltamos en la primera entrada que dedicamos al tema (un día antes que los medios generalistas) es al referirse a la transexualidad cuando Elósegui expresa sus opiniones más extremas. Nada mejor que escucharla a ella misma, en la tercera parte de una clase magistral pronunciada en 2007 y que podemos encontrar colgada en el canal de YouTubede Una Mujer Una Voz.

En ella, Elósegui se refiere a la transexualidad como “un síndrome catalogado dentro de la Psiquiatría” en el que “no hay ningún error cromosómico: es perfectamente varón o perfectamente mujer pero en el que la persona “no quiere reconocer su cuerpo“. Un síndrome psiquiátrico para el que Elósegui distingue dos tipos de “terapias”. La primera no es otra que la reasignación de sexo. La segunda, por la que Elósegui claramente muestra su preferencia, es el tratamiento psiquátrico. “Si la disfunción se da por la no aceptación de lo somático, lo que hay que hacer es una terapia psíquica: lo que habría que reconstruir es la aceptación por parte del transexual de su sexo cromosómico”, asegura. En definitiva: la transexualidad es un síndrome psiquiátrico para la que propone “terapia psíquica” con objeto de “reconstruir” la aceptación del sexo cromosómico. Terapia reparadora, dicho con otras palabras.

Es grave que alguien como Elósegui vaya a ocupar una plaza en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Pero también es muy grave que en pleno 2018, casi trece años después de que el PP invitara a Aquilino Polaino al Senado de España para insultar a las personas homosexuales, haga lo mismo en La Rioja con las personas transexuales. Y de forma a todas luces consciente: si el PP no conocía las opiniones de Elósegui sobre las personas transexuales ¿para qué la invitó a una ley dedicada a este colectivo?

El PSOE inicia una campaña europea para revocar su nombramiento

Pues mientras el mismo PP invita a esta mujer a participar en la redacción de la Ley Integral Trans de la Rioja desde el PSOE han empezado una campaña a nivel europeo contra su nombramiento. Los diputados socialistas españoles en el Parlamento Europeo han iniciado una recogida de firmas para exigir a Elósegui que se retracte de sus declaraciones pasadas sobre el colectivo LGTB+. Entre las cosas que esta mujer nos ha ido dedicando está, por ejemplo, su idea de que una persona trans lo que tiene que hacer es buscar ayuda psicológica en lugar de vivir en contra de su “biología”, que los homosexuales no es que estemos enfermos pero sí que transmitimos muchas enfermedades y sufrimos varias patologías o que el preservativo es malo porque eso hace que los violadores violen más.

Si Elósegui no se retractara de esas declaraciones, los socialistas europeos enviarán una carta a Michele Nicoletti, presidente de la Asamblea del Consejo de Europa, y a Guido Raimondi, presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, para exigir que se revoque su nombramiento.

Los socialistas europeos insisten en que la igualdad de género y la lucha contra la LGTBfobia deberían ser ejes fundamentales de las instituciones de la UE, y en pedir que Elósegui se retracte ya que lleva años esparciendo el odio contra el colectivo LGTB+ como para que ahora tenga algo que decir sobre nuestros derechos a nivel europeo.

Por respeto a todo lo que el colectivo LGTB+ y las mujeres han sufrido y siguen sufriendo por culpa de personas con las ideas de Elósegui su nombramiento ni siquiera debería haber sido propuesto.

 Fuente Europapress/ Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Renunciar a Estrasburgo no es una opción para María Elósegui a pesar de la polémica por su homofobia

Sábado, 27 de enero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegAnte la polémica por la elección de María Elósegui Itxaso para integrarse como representante española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasburgo, la magistrada no se plantea renunciar ante la polémica debido a sus declaracioens homofóbicas y transfóbicas. 

Seis años después de que el Parlamento Europeo solicitara a la Organización Mundial de la Salud que dejara de considerar la transexualidad como una enfermedad, el organismo de la Organización de las Naciones Unidas especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención de salud a nivel internacional confirma a finales de marzo del año pasado que así lo iba a hacer de cara a este año, aunque pasando de denominar que las personas transexuales tienen «trastornos de personalidad y el comportamiento» a denominar que tienen «incongruencia de género». Esa misma incongruencia parece estar instalada en la votación realizada este martes, 23 de enero, por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa mediante la que han elegido a María Elósegui Itxaso, juez y catedrática de Filosofía del Derecho en la Universidad de Zaragoza, para representar a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El Gobierno español estaba obligado a presentar una terna de candidatos para el puesto, proponiendo junto a la magistrada a José Martín y Pérez de Nanclares, catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad de Salamanca, y a Francisco Pérez de los Cobos, expresidente del Tribunal Constitucional y favorito del gobierno quien se ha tenido que conformar con ningún voto, mientras que Elósegui se alza con el puesto por mayoría absoluta, señalando que podrá aportar al tribunal una «sensibilidad especial» con los derechos humanos y una perspectiva de mujer, siendo, de hecho, la primera mujer que España aporta al tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La sensibilidad y perspectiva a las que se refiere son aquellas que le han hecho notoria al haber demostrado su parcialidad en lo que se refiere a temas relacionados con la asignatura de religión y la iglesia, el aborto, el uso de preservativos y de la píldora del día después, la educación sexual, las personas transexuales y las homosexuales. «Es una clara patología referente al sexo psicológico que crea una severa disfunción que en no pocos casos conduce al suicidio», afirma la juez sobre las personas transexuales, denotando su preocupación por el fallecimiento de personas transexuales que no son asesinadas, así como considera que la conducta homosexual «es mucho más compulsiva, lleva, a pesar de la gran necesidad afectiva de estas personas, a tener un elevado número de parejas», dando por sentado que la promiscuidad está ligada a una orientación sexual determinada, la homosexual, y no a un género, el masculino, o un comportamiento, el heterosexual.

«Desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia estamos verdaderamente alarmados y preocupados de que se haya elegido a la Jueza María Elósegui para un puesto de tal relevancia y compromiso social como el TEDH, con tales actitudes ante la diversidad sexual y otros temas muy alejados de la sociedad actual, y que consideramos anticientíficas, discriminantes, estigmatizantes y contra la dignidad de las personas LGBTI. Es lamentable que nos hayamos enterado tan tarde de estos antecedentes tan deplorables en una persona que deberá intervenir en futuros procesos sobre los derechos de las personas LGBTI en Europa. Una situación paradójicamente comparable a la elección de Arabia Saudita como miembro de la Comisión de Derechos de las Mujeres en Naciones Unidas el año pasado, o la elección de Venezuela, Emiratos Árabes y otros como miembros del Consejo de Derechos Humanos también de Naciones Unidas», declara con contundencia Paco Ramírez, presidente del Observatorio.

Ferviente defensora de la conspiración mundial de la «ideología de género» y la «ideología gay», Elósegui se opone al matrimonio igualitario y a que las parejas del mismo sexo puedan tener descendencia. Promover el uso del preservativo incita a la violación, según su opinión, en lugar de prevenir enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados, de la misma forma que cuestiona el uso de la píldora del día después. Mientras apela a la libertad de cátedra al hablar de educación sexual, critica a quienes consideran que la asignatura religión está de más en un país laico. Si bien fomenta la fidelidad, recalca que es un valor todavía más importante para la mujer con el objetivo de lograr la felicidad de la pareja, fomentando de esta manera la sumisión de la mujer en el libro El rostro de la violencia. Más allá del dolor de las mujeres. Incluso llega a defender las terapias de conversión, que ella denomina «terapias psicológicas-psiquiátricas» a las que opina deberían someterse las personas transexuales.

La Asamblea del Consejo de Europa está compuesta por 324 miembros y otros tantos suplentes repartidos en siete grupos que aglutinan a partidos políticos de distintos países. Con 12 representantes y otros tantos suplentes, entre diputados y senadores, la mitad pertenecen al PP, tres al PSOE, una Unidos Podemos, otro a Ciudadanos y uno más al PNV. Izquiera Unida, Podemos y En Comú, se han sumado a las críticas del colectivo LGBT por la elección de Elósegui, a la que califican igualmente de «homófoba».

Sin embargo, todas estas reacciones están equivocadas y responden a una mala interpretación de sus textos y sus opiniones, por lo que Elósegui ya ha manifestado su rechazo a renunciar a este puesto. «No pienso que la homosexualidad sea una enfermedad ni que los homosexuales padezcan enfermedades por su orientación sexual (…). Las declaraciones que se han reproducido se han sacado de contexto (…). De hecho, algunas afirmaciones que se me han atribuido forman parte de textos publicados en Latinoamérica que incluyen términos y expresiones, como ideología gay, que yo nunca he utilizado porque no estoy de acuerdo con ellos: no se ajustan a la realidad», declara Elósegui, recordando que es una firme defensora de los derechos humanos y la igualdad y está en contra de la discriminación, como demuestra su trayectoria en organismos como el Consejo de Europa, además de que estuvo integrada en el equipo que se encarga de elaborar el borrador de la ley de Igualdad Efectiva entre hombres y mujeres en España, promulgada durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Gala Drag de Las Palmas y «los Javis», premiados en la XII Edición de los Plumas y Látigos, que ha culminado en un merecido homenaje a Boti García Rodrigo

Miércoles, 23 de mayo de 2018

20150605_botiLa Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha concedido este lunes, en un acto celebrado en las instalaciones de CentroCentro (el espacio cultural ubicado en la sede del Ayuntamiento de Madrid) a los galardonados de la XII edición de los premios Plumas y Látigos, que cada año reconocen con una Pluma o una mención a personas o instituciones que hayan contribuido de manera especial a la defensa de los derechos de las personas LGTBI y a su visibilidad. Por el contrario, la entrega del Látigo busca la denuncia pública de quienes inciden en su discriminación. En este sentido Javier Ambrossi y Javier Calvo, «los Javis» y el Partido Popular representan este año 2018 las dos caras de la moneda, aunque el galardón más emotivo ha sido el que reconoce la trayectoria activista de Boti García Rodrigo.

El acto, que se abría con una actuación del Coro de Voces LGTBI de Madrid, ha tenido como maestros de ceremonias a Niurka Gibaja y Paco Tomas. En primer lugar se han concedido las menciones especiales, cuyos destinatarios han sido la película chilena Una mujer fantástica, que suma un galardón más a su enorme lista de reconocimientos (entre ellos el Óscar a la mejor película en lengua no inglesa); la Unidad de Igualdad de la Universidad de La Rioja y Marielle Franco, la activista brasileña por los derechos de las mujeres y bisexual visible, recientemente asesinada en Río de Janeiro, ciudad de la que era concejala.

Posteriormente se han concedido los dos latigazos de este 2018, cuyos destinatarios han sido el Partido Popular, «por su cinismo e hipocresía al comprometerse por escrito a apoyar la tramitación de la Ley de Igualdad LGTBI y no cumplirlo» y a  la jurista María Elósegui, «por no retractarse de sus declaraciones tránsfobas y homófobas ni al ser elegida para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos». En ambos casos el público asistente ha acompañado la concesión de los «Látigo» (simbólica, puesto que nadie ha acudido a recogerlos) con sonoros abucheos.

Por lo que se refiere a las «Plumas», estas han sido para:

  • El cantautor trans Viruta, «por haber logrado poner música y letra a las reivindicaciones del colectivo LGTBI desde una visión feminista y haciendo reflexionar sobre la diversidad y la libertad».
  • A la cantautora trans Alicia Ramos, «por su visibilidad y por mostrar a través de su música otra forma de ser activista, transmitiendo un mensaje crítico hacia el patriarcado y el cisexismo».
  • Al Museo de América, «por la gran contribución a explicar la presencia de personas trans a lo largo de la historia gracias a la exposición TRANS*. Diversidad de Identidades y Roles de Género», que tuvo lugar entre junio y septiembre de 2017.
  • A las 21 ediciones de la Gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, «por ser un símbolo internacional de diversidad y reivindicación desde lo festivo y la libertad». Un galardón que ha sido recogido por la concejala del Carnaval del Ayuntamiento de Las Palmas y por las drags Sethlas y La Tullida, ganadoras de las dos últimas ediciones de la Gala Drag.
  • A Javier Ambrossi y Javier Calvo, «los Javis», «por haberse convertido en unos referentes para jóvenes LGTBI gracias a su producción audiovisual, su participación en Operación Triunfo y su presencia en redes sociales». 
  • A Boti García Rodrigo, activista LGTBI y expresidenta de COGAM y FELGTB, «por ser un icono nacional e internacional en la defensa de los derechos humanos». 

Durante la gala también se han concedido uno de los galardones de la segunda edición del concurso infantil «Esta es mi familia» y se ha reconocido la labor del colectivo asturiano XEGA, por sus 25 años recién cumplidos.

Los momentos más emocionantes

La XII edición de los Plumas y Látigos ha tenido numerosos momentos emotivos: el recuerdo de Viruta hacia las mujeres trans; las palabras de Alicia Ramos («cuando empecé mi transición pensé que la música se acababa para mí… Estaba equivocada: empezaba un camino precioso, un camino que se llama vida»); los aplausos a Sethlas (cuyo nombre real es Borja Casillas), que fue objeto de una persecución en los juzgados por parte de grupos ultraconservadores; o las palabras de la nueva presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, que además de insistir que para la organización este es el año de la liberación trans y de la autodeterminación de género ha tenido palabras de recuerdo para las personas LGTBI con discapacidad.

Otro momento emocionante han sido la intervención de «los Javis». Javier Ambrossi, con un discurso muy personal, ha puesto en valor la visibilidad, recordando cómo su propia vida cambió la primera vez que se cruzó con una manifestación del Orgullo. Javier Calvo, por su parte, ha considerado que se les premia simplemente por aplicar en todo lo que hacen el sentido común a la hora de reflejar la diversidad real de la sociedad… Si en un programa de televisión dos chicos cantan una canción de amor, ha explicado, lo lógico es que se la canten el uno al otro (cómo no recordar en este punto los momentazos de visibilidad en Operación Triunfo, programa del que fueron profesores).

Pero sin duda el momento culminante de la noche ha sido cuando Boti García Rodrigo ha subido al escenario para recoger su más que merecida Pluma, acogida con un aplauso estruendoso y con todo el público en pie. Boti lo ha sido todo en el activismo madrileño y español: fue presidenta de COGAM, formó parte de la ejecutiva de la “FELG” tras su refundación en el año 2000, acompañando a Pedro Zerolo, y posteriormente asumió su presidencia, ya como FELGTB, entre 2012 y 2015. Tras dejar la presidencia ha sido vocal y responsable de Relaciones Institucionales hasta su último congreso.

Boti ha regalado a los asistentes al acto una nueva muestra de entusiasmo activista («el activismo me ha dado amigas y compañeras. Pero sobre todo me ha dado sueños») y se ha mostrado agradecida a todas las personas que la han acompañado en el camino. Pero también ha advertido sobre la importancia de tener memoria y no olvidar a aquellos que buscan incansables recortar nuestros derechos. Porque contra ellos hay que seguir batallando, orgullosos, sin dejar de ser como somos. Sabias palabras de una mujer a la que es imposible no admirar.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , ,

FELGTB y GYLDA exigen un compromiso político para legislar en materia LGTB

Viernes, 23 de marzo de 2018

gylda-felgtbFederico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de Diciembre, Boti García Rodrigo, ex presidenta de FELGTB, José Sáenz, presidente de GYLDA, y Jordi Petit, presidente honorífico de la Coordinadora Gai-Lesbiana de Catalunya.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y GYLDA (Colectivo LGTBI+ de La Rioja) han reclamado conjuntamente la necesidad de aprobar con urgencia la Ley Integral Trans de La Rioja y la Ley de Igualdad LGTBI de ámbito estatal.

 En el transcurso de un desayuno informativo en el Colegio Profesional de Periodistas de La Rioja, José Sáenz, presidente de GYLDA, ha denunciado la paralización de la Ley Integral Trans en el Parlamento de La Rioja, “donde todavía ni siquiera se ha fijado una fecha para la comparecencia de las personas expertas”. En esta comunidad autónoma nunca se ha realizado legislación alguna en materia LGTBI, ni protocolos ni reglamentos referidos al colectivo en su conjunto; la Ley Integral Trans es la primera que se tramita.

La proposición de ley, registrada el 17 de mayo de 2017 y aceptada a trámite a mediados de noviembre, surgió hace dos años en las Jornadas de Diversidad Afectivo-Sexual y de Género de la Universidad de La Rioja, que impulsa GYLDA, y que estaban dedicadas a la realidad trans. Ayer dió comienzo la IX edición de las citadas jornadas, que en esta ocasión llevan por nombre Lxs Otrxs, y en las que también se reclamó el compromiso político para desatascar la tramitación.

“Urgimos a todos los grupos parlamentarios a que retomen la tramitación de la Ley Integral Trans. Actualmente, se encuentra totalmente parada, no solo por parte del Gobierno del Partido Popular, sino por la inacción de su Grupo Parlamentario y del resto de partidos de la oposición, que parecen haber bajado la intensidad en cuanto a su preocupación por la situación de las personas trans en La Rioja”, ha explicado José Sáenz. “Durante los últimos meses hemos denunciado el reparto de panfletos LGTBfóbicos en las puertas de los colegios, en los que se relacionaba la homosexualidad con la pederastia, así como hemos sentido sonrojo por la invitación como experta para hablar de la Ley Integral Trans a la magistrada tránsfoba María Elósegui. Estos hechos, sumados a la falta de actividad política, suponen una panorama muy desalentador con respecto a la protección de las personas LGTBI”, ha añadido el presidente de GYLDA.

 Situación a nivel estatal

“En la actualidad, para FELGTB la mayor prioridad es la aprobación de la Ley de Igualdad LGTBI. El primer borrador parte de nuestro trabajo, el de los colectivos LGTBI, y hemos seguido su tramitación parlamentaria desde que se registró en el Congreso de los Diputados el 4 de mayo de 2017, mantenido reuniones con todos los grupos parlamentarios y realizado acciones de sensibilización con las principales organizaciones y sindicatos de este país”, ha asegurado Boti García Rodrigo, expresidenta de FELGTB y actual responsable de relaciones institucionales de dicha organización.

Durante su participación en el desayuno informativo, Boti García Rodrigo ha mostrado a GYLDA el respaldo de FELGTB y ha hecho suyas las críticas hacia los partidos políticos riojanos. “Con la Ley de Igualdad LGTBI hemos visto cómo se ampliaban sistemáticamente las ampliaciones de plazos de enmiendas. Hemos insistido con todas nuestras fuerzas para que entendieran que se habían comprometido públicamente, cuando participaron en la manifestación del WorldPride el pasado mes de julio en Madrid, a tramitar la Ley de Igualdad LGTBI y, por ello, actuasen en consecuencia”, ha narrado García Rodrigo. “Todos los partidos políticos, de ámbito autonómico y de ámbito estatal, deben entender que estamos hablando de derechos humanos, de dejar de considerar enfermas a las personas trans, de evitar suicidios infantiles, de acabar con todo tipo de discriminaciones que hemos sufrido a lo largo de la historia. No podemos esperara más, y no vamos a bajar la guardia en ningún ámbito hasta que consigamos una absoluta igualdad legal”, ha concluido.

Tras cerrarse el periodo de enmiendas, la Ley de Igualdad LGTBI se encuentra desde finales de febrero en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados. En la actualidad está pendiente fijar las fechas para la participación de las personas expertas propuestas por los grupos parlamentarios para valorar la proposición de Ley de Igualdad LGTBI.

Fuente: FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Rusia retira la custodia de dos menores a una mujer porque creen que es un hombre trans

Lunes, 19 de febrero de 2018

yulia-savinovskikh-custodia-rusia-696x522Yulia y su familia

Un juzgado de Ekaterimburgo retira la custodia de dos menores en acogida a una mujer cis que se redujo el pecho porque los servicios sociales aseguran que es un hombre trans viviendo en una relación gay. 

Que en Rusia la la homofobia es una lacra lo demuestra no solo que un 83 ciento de sus habitantes cree que la homosexualidad es algo reprobable,… Pero parece que la estupidez impregna también a los juzgados, que acaban de retirar la custodia de dos niños de acogida a Yulia Savinovskikh por creer que es un hombre trans que mantiene una relación homosexual.

Hace unos años Yulia decidió someterse a una operación de reducción de pecho porque lleva un estilo de vida muy activo y le resultaba muy incómodo el tamaño de su busto. Además de estos dos menores de acogida, Yulia es madre biológica de otros tres menores, está casada (con un hombre, obviamente) y tiene un perro. Y mira, la mujer se cansó de su pecho y se lo redujo; algo que hacen cientos de miles de mujeres en todo el mundo. Pues en Rusia parece que no están muy al tanto de ese procedimiento y los servicios sociales decidieron que Yulia se había realizado la operación de forma ilegal y sugirieron que estaba ahorrando para someterse a cirugías de reafirmación de género.

Antes de la operación Yulia escribió un blog en el que se imaginaba a si misma como un hombre, pero la mujer insiste en que se trataba de una obra de ficción que le ayudaba a estar psicológicamente preparada para la operación de reducción de pecho.

Yulia, que no podía creerse el “malentendido infernal” en el que acababan de meterla, presentó toda la documentación referente a su operación para demostrar que se realizó de forma totalmente legal y que no es una persona trans. Pero los servicios sociales llevaron al caso a los tribunales alegando que Yulia “padece algún tipo de enfermedad que la impide ser madre de acogida” y añadieron que “su auto-identificación como hombre -teniendo en cuenta su matrimonio con otro hombre y el deseo de adoptar un rol característico masculino- contradice, en esencia, los principios de las leyes familiares de nuestro país, las tradiciones y la mentalidad de nuestra sociedad.

A Yulia le retiraron la custodia de los dos niños de acogida en agosto y la mujer recurrió la decisión, pero el tribunal de Ekaterimburgo se ha alineado con los servicios sociales y cree que los niños han de permanecer bajo tutela del estado porque el juez ha considerado que efectivamente Yulia se identifica como hombre trans (que no es así) y está viviendo en una relación homosexual que no es apta para formar una familia.

El abogado de Yulia, Alexei Bushmakov, ha confirmado a la prensa que volverán a recurrir la decisión y que están dispuesto a llevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Esperamos que no se encuentre con María Elósegui por el camino. En un post publicado en Facebook Yulia reconoce que escribió ese blog pero insiste en que no se identifica como un hombre: “No tengo planes de someterme a una operación para construirme un pene, ni someterme a terapia hormonal, ni cambiar mi género en el pasaporte. Mis hijos me llaman ‘mamá’“.

 Fuente | BBC, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Hazte Oír prepara un congreso tránsfobo en Madrid el 23 de febrero 2018

Sábado, 17 de febrero de 2018

congreso-hazte-oirALEAS denuncia la “nueva incitación al odio contra las personas LGTBI” de HazteOír y exige al Gobierno que retire la declaración de asociación de utilidad pública de la que se beneficia.

Hazte Oír continua con su particular cruzada contra la libertad y la no discriminación de las personas LGBTi. Si hace unos meses intentaba recorrer con más o menos éxito el estado español con el autobús naranja de la vergüenza, llegando incluso a intentar atropellar a manifestantes en Pamplona, ahora promete seguir dando que hablar con un Congreso tránsfobo que tendrá lugar en Madrid el próximo 23 de Febrero.

Según Hazte Oír, el suyo será el primer congreso del mundo sobre género, sexo y educación. Entre las lindezas que Hazte Oír debatirá en su congreso, se hablará de “adoctrinamiento infantil” de forma general para criticar la legislación en materia LGBTI y contará entre sus ponentes con una “víctima de la ideología de género”, un escritor cuyas teorías relacionan la pedofilia con el feminismo e incluso un médico que explicará por qué “mujer trans solo puede aspirar a ser un “hombre feminizado”, como cuenta la web Madrid Diario.

Resulta increíble que tras la polémica y escarnio de su autobús, que ya recorrió Madrid lleno de mensajes tránsfobos o del panfleto homófobo que envió a la mayor parte de los colegios españoles, que el diario ABC regaló como suplemento dominical, que siga dando guerra o protagonizando eventos de este cariz.

…O no tanto, teniendo en cuenta que la asociación Hazte Oír es receptora de ayudas y subvenciones por parte del gobierno de Rajoy, que la ha declarado de utilidad pública que “promueve el interés general” (sic), como podemos leer en La Sexta. Luego nos extraña que María Elósegui sea la magistrada elegida por el gobierno español para luchar por los derechos humanos, abiertamente homófoba.

El congreso de Hazte Oír será el 23F (casualidad o no, aniversario del golpe de estado de Tejero) en un restaurante del centro comercial ABC Serrano, si nadie del gobierno de la comunidad Madrid lo impide.

Izquierda Unida, a través de su Área federal de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS), denuncia la “nueva incitación al odio” contra las personas LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) que impulsa la plataforma ultraconservadora HazteOír.

Para la formación política, HazteOír pretende ahora “poner en duda la dignidad y la igualdad de derechos de las personas trans” y lo hace “a través de la convocatoria de un supuesto congreso mundial contra la mal llamada ‘ideología de género’”. Quieren que este cónclave se celebre en Madrid a partir del próximo 23 de febrero con la participación de “supuestos expertos internacionales”.

Desde ALEAS-IU recuerdan que “no es la primera vez que Hazte Oír utiliza sus convocatorias e iniciativas para lanzar mensajes que incitan al odio contra la diversidad sexual y de género. Valgan de ejemplo el patrocinio de un autobús que recorrió varias ciudades con mensajes contra las y los menores trans y el envío de folletos a colegios e institutos con argumentos discriminatorios son algunos ejemplos”. “Y todo ello utilizando los recursos y los beneficios económicos públicos de los que disfrutan por mantener desde 2013 la declaración de asociación de utilidad pública que les otorgó el Gobierno del PP”.

Ante esta situación, Izquierda Unida insta, por un lado, al Ejecutivo madrileño de Cristina Cifuentes a que “no permita lo que no es más que un ‘congreso de la intolerancia’ y aplique la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia, que prohíbe las expresiones vejatorias contra la diversidad sexual y de género en el ámbito madrileño”. Además, exige al Gobierno de Mariano Rajoy que “retire a Hazte Oír esa declaración de asociación de utilidad pública”, para impedir que “continúe sirviéndose de beneficios fiscales para atacar los derechos humanos de una parte importante de la ciudadanía”.

 Y… HazteOír afirma con chulería: “Vamos a desobedecer todas las leyes LGTBI”

actuallA través de su propia plataforma propagandística, Actuall, el director de Campañas y portavoz de HazteOír, Miguel Vidal, asegura que la administración regional presidida por Cristina Cifuentes “puede estar segura de que vamos a incumplir su ley LGTBI y no pensamos pagar las multas que quieran imponernos. Lo estamos anunciando, no nos escondemos: vamos a desobedecer conscientemente todas y cada una de las leyes LGTBI aprobadas en España.

La pataleta de la organización ultracatólica organizando este “encuentro” tiene su origen en la multa que impuso el pasado mes de diciembre la Comunidad de Madrid por la difusión del folleto titulado ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual, en el que arremetía contra las úlitmas leyes leyes que protegen al colectivo LGTB en la Comunidad de Madrid.

No obstante, el Gobierno de Cifuentes les ha avisado de que los responsables de abrir expedientes a ciudadanos estarán “vigilantes” ante la celebración el próximo viernes 23 de febrero de este “congreso internacional”.

Fuente AmbienteG/Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

España, el país más integrador y respetuoso hacia el colectivo trans, según un estudio

Miércoles, 31 de enero de 2018

transflagEl 81 % de los españoles es partidario de que tengan acceso a intervenciones quirúrgicas para que su identidad de género se corresponda con su realidad.

El 79% es partidario de que puedan servir en las Fuerzas Armadas como cualquier otro ciudadano.

8 de cada 10 creen que el Gobierno debería tomar medidas para proteger a este colectivo.

Los ciudadanos españoles son los más abiertos cuando de opinar sobre la realidad transgénero se refiere, según una encuesta realizada por Ipsos en 16 países y hecha pública este lunes. España lidera la clasificación en la mayoría de aspectos analizados (tales como las opiniones de los ciudadanos sobre acceso a cirugía, posibilidad de contraer matrimonio y adoptar hijos o servir en el Ejército). Y es el segundo país, detrás de Argentina, en porcentaje de partidarios de adoptar medidas políticas contra la discriminación. Y un dato significativo, y más tras las campañas tránsfobas de HazteOír o la elección de la tránsfoba María Elósegui como nueva jueza española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: España también es el país (de los 16 analizados) en el que el porcentaje de personas que creen que las personas trans son enfermas mentales es más bajo.

“Los españoles se revelan como la población más proclive a la plena integración de las personas transgénero en la sociedad a nivel mundial” según el estudio Actitudes hacia las personas transgénero llevado a cabo por IPSOS en 16 países.

Resultados que sitúan a España como el país más integrador y tolerante de todos los analizados en el estudio en la gran mayoría de aspectos tratados, como su derecho a tener hijos, a adoptar, a ser operados para lograr que su identidad de género case con su cuerpo, a formar parte del ejército, o la necesidad de ser protegidos por el Gobierno para evitar su discriminación.

Se refleja una actitud de normalización hacia el colectivo transgénero en España. El 63 % de los españoles afirma que España se ha vuelto más tolerante ante las personas transgénero.

La amplia mayoría de los españoles (81 %) es partidaria de que este colectivo tenga acceso a intervenciones quirúrgicas que permita que su identidad de género se corresponda con su realidad, porcentaje muy superior a la media mundial (69 %), ocupando el primer puesto del ranking por encima de argentinos (79 %), alemanes (78 %), o británicos (75 %), y lejos de japoneses (54 %), húngaros (55 %) o surcoreanos (59 %).

 estudio_transexual

(Pinchad en la foto para agrandar el tamaño)

También somos los que más de acuerdo estamos en que los transgénero formen parte de las Fuerzas Armadas (79%), uno de los temas que mayor oposición suscita a nivel mundial, donde la media se sitúa en el 61 %, es decir, 18 puntos por debajo de España.

Otro de los aspectos que más debate genera, y donde nuevamente España muestra una postura favorable y diferenciada es en la posibilidad de que puedan concebir y dar a luz a niños, si biológicamente están capacitados para ello, apoyado por 3 de cada 4 españoles (76 %).

Aquí la media mundial se sitúa en el 59%, destacando la división de opiniones de los belgas (56 % a favor), italianos (50 %) o franceses (48 %). Nuevamente, los más reticentes son Serbia (38 %), Polonia (39 %), Corea del Sur (45 %), y Japón (52 %).

España también apuesta por su derecho a la adopción, con el que estamos de acuerdo el 74 % de la población, 19 puntos por encima de la media mundial (55 %). Una cuestión apoyada en por el 68 % de británicos, 64 % de alemanes, 56% de belgas, 47 % de franceses o el 45 % de los italianos. A la cola se sitúan Serbia (26 %), Polonia (27%) y Corea del Sur (43 %).

Por último, más de 8 de cada 10 españoles (81 %) creen que el Gobierno debería tomar medidas para proteger a este colectivo, sólo por detrás de los argentinos, que esta vez lideran el ranking con un 84 %, y casi 11 puntos por encima de la media mundial, situada en el 70 %. Posición más favorable que los alemanes (78 %), norteamericanos (73 %), italianos (75 %), franceses (70 %) o belgas (70 %). Por el contrario, los países menos partidarios de la intervención estatal en pro de los transgénero son Polonia, donde 1 de cada 2 es contrario (51 %), Hungría (52 %) o Japón (60 %).

Fuentes de IPSOS España señalan que “en las últimas décadas, la posición de la sociedad española en temas como la homosexualidad, el aborto, el sexo, o en este caso concreto, las personas transgénero, ha evolucionado hacia posturas tolerantes e integradoras. Somos, en general, una población abierta, y comprensiva, incluso muy por encima de la media mundial, tal y como refleja este estudio”.

El estudio mundial de IPSOS “Actitudes hacia las personas transgénero” ha sido llevado a cabo entre octubre y noviembre de 2017 en 16 países: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Italia, Japón, Polonia, Serbia, Corea del Sur, España, Suecia, y Estados Unidos.

Para ello se han realizado más de 19.000 entrevistas a individuos entre 18 y 64 años (en el caso de Estados Unidos y Canadá el rango de edad fue de 16 a 64 años). En España, se realizaron 1,000 entrevistas con un margen de error del 3,5%.

La metodología utilizada ha sido la de entrevista auto cumplimentada a partir de la plataforma panel on-line de IPSOS.

Fuente Agencias, vía Cáscara amarga

General, Historia LGTB , , , , ,

Auschwitz. Para que sus nombres no se borren de la Historia

Miércoles, 31 de enero de 2018

25a756db-fc3f-4d43-b402-626abb62e580-700x430Un excelente artículo que publica en Cáscara Amarga

«No todo el mundo puede acceder en las mismas condiciones a la máxima dignidad del recuerdo».

“El homosexual es un hombre radicalmente enfermo en el plano psíquico. Es débil y se muestra cobarde en los casos decisivos”

En 1928 el Diario de las SS se afirmaba que «cualquiera que ejerza o incluso piense en el amor homosexual es nuestro enemigo»

«¡Los maricones al horno! ¡Tenían que volver a abrir los hornos y meterlos dentro!»

Aunque hayan pasado ya 73 años el recuerdo del Holocausto sigue estando fuertemente entrelazado con nuestra conciencia de la realidad. Leí en algún sitio, hace ya tiempo, que desde la bomba de Hiroshima en todo el planeta es detectable un cierto nivel de radiación.

Del mismo modo, desde que el 27 de enero de 1945 el ejército soviético liberase el campo de concentración de Auschwitz y fuera desvelado todo el horror del nazismo, la memoria del exterminio nos queda a flor de piel, y recordándola en días como hoy tratamos de evitar que vuelva a producirse un hecho terrible como aquel.

El problema es que la memoria se construye de una forma muy particular, si no interesada, y no todo el mundo puede acceder en las mismas condiciones a la máxima dignidad del recuerdo.

Estos días, en Madrid, es posible visitar una gran exposición que trata de recoger lo sucedido en los campos de concentración durante el nazismo: Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos, en el Centro de Exposiciones Arte Canal.

Hace unas semanas acudí a verla con un grupo de buenos amigos, y en las dos horas que dura el recorrido no dejaron de sorprenderme algunas cuestiones que creo necesario recoger aquí.

Mi primera sorpresa fue que entre las personas más célebres de religión judía a las que se hacía referencia se encontraba Magnus Hirschfeld, el mayor activista por los derechos de los homosexuales del primer tercio del siglo XX, fundador del Comité Científico-Humanitario, del Instituto para el Estudio de la Sexualidad, y de la Liga Mundial para la Reforma Sexual, y cuya vida estuvo íntegramente dedicada a tratar de despenalizar la homosexualidad en Alemania, perseguida a través del tristemente célebre artículo 175 que fue más tarde recrudecido por los nazis.

800px-bundesarchiv_bild_146-1993-051-07_tafel_mit_kz-kennzeichen_winkel_retouchedMe sorprendió que sobre este personaje de tanta relevancia sólo se mencionara que fue médico. Más tarde pude observar un dibujo de dos chicos jóvenes besándose, creo recordar que la única pieza que servía para exponer el exterminio sistemático de varones homosexuales tras los años de relativa libertad en el periodo de entreguerras; y un rato después encontré un triángulo rosa cosido al pecho de uno de los uniformes para los presos que se mostraban en una vitrina, pero comprobé una y otra vez que en la cartela explicativa no se hacía referencia alguna al significado del color de ese triángulo.

Por último, ya al terminar la exposición, mi sorpresa se transformó en indignación al encontrarme un gran cartel que ofrecía el recuento de los asesinados: 6.000.000 judíos, 5.700.000 civiles soviéticos, 1.800.000 polacos, 312.000 serbios, 250.000 personas con discapacidad, 208.000 gitanos, 70.000 criminales reincidentes y «asociales», y 1.900 testigos de Jehová.

El cartel se cerraba con el número «desconocido» de opositores políticos y, justo antes, en penúltimo lugar, se reservaba una línea para los homosexuales asesinados: «varios miles».

Si bien Guy Hocquenghem reconoce que «nunca ha sido posible saber el número exacto de homosexuales desaparecidos en los campos de concentración hitlerianos», las cifras que más frecuentemente se ofrecen nos indican que al menos fueron 50.000 los homosexuales procesados con el motivo único de su orientación sexual, de los cuales al menos 10.000 fueron asesinados en los campos de concentración.

Pero pudo ser mucho más numeroso el exterminio: Michel Tournier eleva el número de asesinados por ser homosexuales hasta los 800.000, y reconoce que «el nazismo se define esencialmente por el odio hacia el judío y el homosexual», mientras que Pierre Vidal-Naquet nos recuerda que «los homosexuales eran el grupo social más despreciado en los campos».

Creo que entenderás y compartirás mi indignación cuando me encontré que el mayor atentado contra las personas homosexuales perpetrado en el siglo XX se resumía en un vago, simple y casi invisibilizador «varios miles».

La memoria «LGTB» del Holocausto ha sido poco estudiada y, con el pasar del tiempo, se hace cada vez más difícil recuperarla y, como consecuencia, reconocerla. Los supervivientes de los campos de concentración mueren y se llevan con ellos sus recuerdos, dejándonos el espejo de nuestra infamia por no haber sido capaces de reconocerles en vida el valor de su testimonio.

En castellano solo podemos acceder a tres libros que recogen las experiencias de Heinz Heger, Rudolf Brazda y Pierre Seel. Estos últimos días he releído el texto de este último, como un intento de compensar el olvido histórico habitual, y quiero recordar con él qué les sucedió a esos «varios miles» de homosexuales en los campos de concentración.

Es curioso que el judaísmo pueda emplear el concepto Shoá (destrucción) para hablar del Holocausto, y que el pueblo gitano pueda usar también una palabra propia, Porrajmos (devoración) para hablar de lo ocurrido, mientras que, como colectivo que se supone que somos, nunca se nos haya ocurrido un término aplicable a esa forma particular y sistemática de exterminarnos que llevó a cabo el nazismo, cuyas intenciones se advertían ya desde antes de llegar Hitler al poder.

En 1928 el Diario de las SS se afirmaba que «cualquiera que ejerza o incluso piense en el amor homosexual es nuestro enemigo»; en 1937 Himmler declaraba que «el homosexual es un hombre radicalmente enfermo en el plano psíquico. Es débil y se muestra cobarde en los casos decisivos»; ideas que hoy creemos superadas pero que vuelven al discurso público de tarde en tarde, recordándonos que aún mucha gente que creemos honorable sigue vinculando la homosexualidad con la enfermedad. Lo hemos comprobado esta misma semana, al conocer las ideas de María Elósegui, candidata española a convertirse en nueva jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La obsesión del nazismo con la homosexualidad, evidente a través de las frases que he citado, provocó que un jovencísimo Pierre Seel se sorprendiera de que el agente de las SS que lo interrogaba supiera mucho más que él sobre las costumbres de los homosexuales alemanes.

Poco después, cuando fue trasladado al campo de concentración y empezó a llevar una cinta azul, variante del conocido triángulo rosa, descubrió que, mientras otros prisioneros establecían grupos de ayuda mutua para hacer soportable la cotidianeidad del campo, «yo no formaba parte de ninguno de los grupos de solidaridad». Como citaba antes, el escalafón más bajo en la complicada sociedad de los campos de concentración estaba ocupado por los presos homosexuales, cuya vida diaria nos relata Seel en primera persona:

Arrancados del sueño a las seis de la mañana, ingeríamos una tisana desleída y un cuarto de hogaza de «kommisbrot», una especie de pan negro generalmente duro o mohoso. Después de pasar lista, la mayor parte íbamos al valle a picar piedra en las canteras de los alrededores y a llenar las vagonetas. Los SS llevaban pastores alemanes para disuadirnos de que huyéramos por el espeso bosque. Otros iban a trabajar once horas seguidas a la fábrica Marchal de Wacenbach.

Hacia el mediodía nos servían una sopa clara con una rodaja de salchichón. Luego se reanudaba el trabajo hasta las seis de la tarde. De vuelta al campo éramos registrados concienzudamente. Posteriormente íbamos a nuestros barracones. Dos cacillos de sopa de nabos terminaban nuestra jornada. Después de un último recuento, nuestros barracones se cerraban con doble vuelta y empezaban las rondas nocturnas cuando el día no había aún acabado de declinar tras las montañas.

Dice Seel que «la idea misma del deseo no tenía ningún sentido en aquel espacio. Un fantasma no tiene ni fantasía ni sexualidad», pero recuerda que en ocasiones era posible cierta afinidad entre dos de los prisioneros y, aunque tenían prohibido hablar entre ellos, recuerda a «dos checos, sin duda una antigua pareja, que conseguían de vez en cuando intercambiar unas palabras poniéndose frente a una ventana de nuestro barracón. Se ponían de espaldas a los demás y vigilaban en el reflejo del cristal si alguien les miraba».

El propio Pierre reconoció también en el campo al joven que había sido su pareja más reciente, Jo, pero el encuentro resultó muy diferente:

En el centro del cuadrado que formábamos condujeron, escoltado por dos SS, a un joven. Horrorizado, reconocía a Jo, mi tierno amigo de dieciocho años. 

No lo había visto antes en el campo. ¿Había llegado antes o después que yo? No nos habíamos visto en los días que habían precedido a mi citación por la Gestapo. Me petrifiqué de terror. Había rezado para que escapase a sus redadas, a sus listas, a sus humillaciones. Y estaba allí, ante mis ojos impotentes que se anegaron de lágrimas. Él no había, como yo, llevado cartas peligrosas, arrancado carteles o firmado denuncias. Y, sin embargo, había sido detenido e iba a morir. Así que las listas estaban completas. ¿Qué le había pasado? ¿Qué le reprochaban esos monstruos? En mi dolor, no me enteré en absoluto del contenido de la sentencia de muerte.

Después, los altavoces difundieron una vibrante música clásica mientras que los SS le desnudaban. Luego le colocaron violentamente en la cabeza un cubo de hojalata. Azuzaron hacia él a los feroces perros guardianes del campo, los pastores alemanes, que le mordieron primero en el bajo vientre y en los muslos antes de devorarle ante nuestros ojos. Sus gritos de dolor eran amplificados y distorsionados por el cubo dentro del que seguía su cabeza. Rígido pero vacilante, con los ojos desorbitados por tanto horror y las lágrimas corriendo por mis mejillas, rogué fervientemente que perdiese el conocimiento con rapidez. Desde entonces, me sucede con frecuencia que me despierto gritando por la noche.

Las vivencias de Pierre Seel son absolutamente estremecedoras, y lo fueron incluso más las que nos han llegado a través de las memorias de Heinz Heger y Rudolf Brazda. Pero, junto a los «varios miles» de homosexuales cuyas vidas acabaron en aquellos campos de concentración, junto a tantos millones de personas exterminadas de forma sistemática por su religión, su etnia o sus ideas, hemos de recordar también la discriminación que siguió persiguiendo a los homosexuales que sobrevivieron a la persecución del nazismo.

gedenktafel_rosa_winkel_nollendorfplatzEn la Francia de De Gaulle la homosexualidad siguió siendo considerada una conducta delictiva durante años, y fueron varios los casos de hombres gais que salieron del campo de concentración para ingresar en la prisión.

Del mismo modo, en la Inglaterra que abanderó la resistencia al nacionalsocialismo la persecución continuó durante décadas, y entre los 50.000 varones procesados por el mismo delito que años antes condenó a Oscar Wilde, la «indecencia grave», es posible destacar la figura de Alan Turing, cuyo trabajo resultó imprescindible para alcanzar la victoria durante la II Guerra Mundial pero que, en lugar de ser reconocido como un héroe, fue condenado a someterse una terapia que acabó provocando su suicidio.

El reconocimiento a las víctimas homosexuales del Holocausto tardaría años en llegar. Seel recuerda diferentes desplantes, insultos y otros incidentes de odio que se produjeron contra los homosexuales incluso en los actos en memoria de las víctimas, cuando ya estaba cercano a su final el siglo XX.

«¡Los maricones al horno! ¡Tenían que volver a abrir los hornos y meterlos dentro!», nos cuenta que se escuchó en Besançon, en 1989. Parece que era habitual que los ramos de flores en memoria de los homosexuales asesinados por el nazismo tuvieran que esperar a ser depositados hasta que finalizara el acto.

En Dachau una placa conmemorativa tuvo que esperar diez años dentro de una iglesia hasta que los homosexuales fueran reconocidos como víctimas y las autoridades que gestionaban el campo accedieran a trasladarla a las instalaciones.

De igual manera fue frecuente, y sigue siéndolo, que los varones que desearon a otros varones y fueron represaliados por ello no pudieran acceder al mismo reconocimiento, social, institucional y económico, de que disfrutaban otras víctimas.

Para compensar este imperdonable olvido poco a poco han ido levantándose monumentos memoriales en algunas ciudades europeas, y en 2002, por fin, el gobierno alemán anulaba las sentencias nazis contra los homosexuales, pero no todas las que siguieron produciéndose después.

Un largo y durísimo periodo de discriminación institucional comenzaba a cerrarse, y aunque triste y tardío ha de servirnos como ejemplo. Porque en España sigue sin reconocerse a las víctimas no heterosexuales que fueron perseguidas por normativas como la Ley de Vagos y Maleantes o la durísima Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social.

La Asociación de Ex-Presos Sociales sigue trabajando para que las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales represaliados por la dictadura franquista sean debidamente reconocidas e indemnizadas. Empiezan a aparecer algunos monumentos, pero la ciudad de Madrid sigue sin reconocer a las víctimas de la homofobia, transfobia y bifobia a lo largo de la Historia, aunque han pasado ya dos años y medio desde que en el Pleno de su Ayuntamiento se aprobara, por iniciativa del Grupo Socialista, que debía levantarse un monumento memorial en la plaza de Pedro Zerolo.

Seel cierra sus memorias contádonos que, cuando estaba solo en casa, tenía la costumbre de encender una vela. «Esa llama frágil es mi recuerdo de Jo».

Hoy, en memoria de Seel, de Brazda, de Heger, de Jo, y de tantos y tantos otros que ya casi no podemos recordar, yo también encenderé una vela. Para que sus nombres no se borren de la Historia.

Si quieres saber más, y recordar mejor, puedes leer:

Heger, Heinz, Los hombres del triángulo rosa, Amaranto, 2002.

Seel, Pierre, Le Bitoux, Jean, Pierre Seel. Deportado homosexual, Bellaterra, 2001.

Schwab, Jean-Luc, Rudolf Brazda. Itinerario de un triángulo rosa: el último superviviente deportado por homosexual, Alianza, 2011.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Testigos de Jehová , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Así veía España la homosexualidad en 1981

Martes, 30 de enero de 2018

489372-847-542Un momento de la Manifestación del Orgullo Gay celebrada en Vallecas en 1981, una de las primeras manifestaciones LGTBI de Madrid.

“Una enfermedad más”: así hablaban los españoles de la Homosexualidad en 1981.

El Archivo de Radio Televisión Española  es fiel reflejo de la España de la que procedemos. Una España antediluviana en la que, por ejemplo, la homosexualidad era delito hasta 1978.  Y precisamente de la homosexualidad es el vídeo que el Archivo RTVE ha recuperado. Se trata de un fragmento de un Informe Semanal, emitido en 1981 y titulado:Homosexuales: Aquí y ahora

Aunque aún nos queda mucho por hacer, el colectivo LGBT ha conseguido mucho en las últimas décadas y la televisión pública se encarga de recordárnoslo con su archivo. Así veía España la homosexualidad en 1981. La cuenta de Twitter del archivo de RTVE rescata el reportaje de una edición de ‘Informe Semanal’ de aquel año, titulado “Homosexuales: aquí y ahora”. Y es para verlo.

Hace 37 años los españoles opinaban sobre la homosexualidad así, tachándola de enfermedad o de algo que no debería estar permitido por ley. Esto sucedía tan solo 3 años después de la despenalización de la homosexualidad en nuestro país. Por suerte el tratamiento del colectivo LGBT en la sociedad y en los medios de comunicación ha cambiado bastante y hoy en día serían intolerables palabras como estas, algunas incluso serían delito.

Entre las declaraciones recogidas por Informe Semanal, entre la ciudadanía española de aquel 1981, encontramos de todo. Y nada bueno. Desde comentarios despectivos, como que “tener un familiar gay sería una desgracia horrible”, a quienes catalogan la homosexualidad de “una enfermedad más”.  Hay un señor que relaciona el paro con la homosexualidad. “Hay mucho parado, no hay trabajo, están sin hacer nada y les da por hacer cualquier cosa”. El remate final lo puso un señor al que indigna la jornada del Orgullo Gay. ¿Por qué? “Porque me parece que no hay que presumir de una cosa que es una anomalía de la naturaleza”.

Esto era 1981. Hace dos días como quien dice. La pregunta es, ¿qué pasaría si se repitiera este reportaje a día de hoy? A lo mejor nos llevábamos una sorpresa. Lo que debería sorprendernos es que en 2018 el discurso de algunas personas siga siendo el mismo que en aquel lejano 1981, y que tengamos que hablar hoy de la jueza María Elósegui Itxaso que va a representar a España en el Tribunal de Derechos Humanos y que dice que ser gay es una patología.

Fuente twitter de Archivo RTVE, vía Chueca.com

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La nueva jueza española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sostenido postulados homófobos y defiende que la transexualidad es un síndrome psiquiátrico

Jueves, 25 de enero de 2018

maria_elosegui_itxaso_2016_cropped-jpegNumerosos medios se han hecho eco este martes de la elección de María Elósegui como jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Se trata de la primera mujer que aporta España al alto tribunal europeo, algo que ha sido ampliamente saludado por medios y redes sociales. Por desgracia, como medio LGTB no podemos compartir este “entusiasmo”. Elósegui ha defendido en el pasado posturas sobre la homosexualidad que consideramos claramente homófobos, pero son sobre todos sus posicionamientos sobre la transexualidad, que de forma explícita considera una patología psiquiátrica, los que nos generan una mayor alarma, teniendo en cuenta la importancia del TEDH a la hora de determinar el grado de protección de las personas LGTB bajo la Convención Europea de Derechos Humanos.

María Elósegui, catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad de Zaragoza, formaba parte de la terna de candidatos que el Gobierno de Mariano Rajoy presentó a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para ocupar la vacante que deja Luis López Guerra en el TEDH (elegido en 2007 y cuyo mandato ya ha concluido). Los otros dos candidatos eran el expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Pérez de los Cobos (supuestamente el favorito del Gobierno) y José Martín y Pérez de Nanclares, jefe de la Asesoría Jurídica Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Martín y Pérez de Nanclares. Y aunque fue este último el que contaba con las preferencias de la comisión evaluadora (7 de 10 votos, por 3 de Elósegui y ninguno de Pérez de los Cobos), la Asamblea Parlamentaria se decantaba finalmente por la única mujer de la terna  (114 votos, frente a 76 de Martín y 47 de Pérez de los Cobos).

Wikipedia afirma sobre María Elósegui que “sus investigaciones están centradas en Interculturalidad y el Derecho a la Identidad Cultural, desde una perspectiva jurídica y filosófica. También realiza trabajos de investigación sobre la igualdad Jurídica entre mujeres y hombres”. Sorprendidos de que una mujer con ese perfil hubiera sido incluida por un Gobierno tan conservador como el de Mariano Rajoy en la terna de candidatos a un puesto tan relevante, nos ha bastado una búsqueda en Google para encontrar testimonios del pensamiento de Elósegui. Y no son precisamente tranquilizadores desde el punto de vista LGTB.

Resumiendo su pensamiento, Elósegui es partidaria de un “modelo” de relación entre hombres y mujeres que se aleje no solo del modelo tradicional (superioridad del hombre) sino también del modelo “igualitario”. En este sentido, su posición es la de “igualdad en la diferencia”, que parte del supuesto de que la diferencia biológica entre mujeres y hombres condiciona necesariamente las esferas relacional y familiar. Y que tiene como derivadas la concepción de la homosexualidad, y sobre todo de la transexualidad, como una anomalía o disfunción propia de personas que no han sido capaces de acomodar su “psique” a esa realidad.

Podría argumentarse que esa es nuestra interpretación… Valgan algunos ejemplos para aquellos lectores que no acaben de creernos. María Elósegui es coautora de un artículo titulado “Sexo, género, identidad sexual y sus patologías”, publicado en Cuadernos de Bioética en 1999 junto a la ginecóloga Ana Carmen Marcuello. En este artículo, al que puedes acceder aquí, podemos leer, en referencia al momento histórico en el que “el primer feminismo radical [sic] plantea la igualdad absoluta de hombres y mujeres, lo siguiente:

(…) aparece la moda “bisexual”, se incrementa la homosexualidad que se presenta como un modo de vida “idílico” y se intenta buscar una base científica a la afirmación de que heterosexualidad y homosexualidad son aspectos igualmente normales de la naturaleza humana, que obedecen a mecanismos intrínsecos de las primeras fases del desarrollo. Conviene pues detenerse en resumir que es lo que en realidad conocemos sobre las posibles bases biológicas de la homosexualidad (…) Respecto a si la preferencia homosexual es patológica es un asunto que estaba fuera de duda para Freud quien consideraba la heterosexualidad como la condición adulta normal y la homosexualidad como un estado patológico de desarrollo interrumpido causado primordialmente por factores educativo-familiares (carácter absorbente de la madre, la hostilidad, debilidad o ausencia del padre, celos infantiles u otros factores).

Posteriormente desde la psicopatologia se ha definido la homosexualidad como “un estado persistente, postadolescente, en que el objeto sexual es una persona del mismo sexo y al que acompaña una aversión o repugnancia en diversos grados, a mantener relaciones con miembros de otro sexo” (Cavanagh). Muy recientemente el psicólogo holandés Gerard van den Aardweg ofrece en su libro “Homosexualidad y esperanza” una reflexión sobre las causas y soluciones a este problema con la experiencia de la atención directa de 250 pacientes de este tipo a lo largo de 20 años: “El estilo de vida homosexual -dice en el texto mencionado- se presenta de modo tendencioso e idílico, algo que se debe entender como simple propaganda, pues cuando se escuchan las historias de los homosexuales se ve claro que en ese género de vida no se encuentra la felicidad. Agitación en los contactos, soledad, celos, depresiones neuróticas, y, proporcionalmente, un elevado número de suicidios (por no mencionar las enfermedades venéreas y otras enfermedades somáticas) representan la otra cara de la moneda, que los medios de comunicación no muestran”. Es conocida la vivencia de la homosexualidad como sufrimiento (Guide) y el hecho de que la conducta homosexual supone una menor relación personal y una mayor dependencia del sexo dada la tendencia a obtener una gratificación sexual inmediata: la consecuencia es que el número de compañeros sexuales se multiplica y que el intento de presentar a una pareja homosexual como el equivalente a un matrimonio feliz no pasa de ser una pretensión sencillamente imposible (…).

Y esto es solo un pequeño fragmento del artículo, que recomendamos leer en su integridad para entender mejor el marco ideológico en el que se ubica María Elósegui por lo que a orientación sexual e identidad de género se refiere. Y que más adelante aprovecha también para lanzar una pulla a las familias mono y homoparentales: al defender el modelo de “igualdad en la diferencia”, asegura que es necesario “el reconocimiento de que no todos los estereotipos sociales atribuidos a los dos sexos son siempre indiferentes sino que algunos de ellos tienen una mayor raigambre o base biológica, de manera que no son una mera construcción cultural cambiable, sino que están inexorablemente unidos a la diferenciación sexual; así no es lo mismo ser padre que madre a la hora de educar a los hijos. Los dos papeles son insustituibles, complementarios y no intercambiables. Por tanto, tan perjudicial sería la desaparición de la figura de la madre, como la carencia de la figura del padre”.

La transexualidad, un síndrome psiquiátrico

Pero donde las tesis de María Elósegui alcanzan su mayor “esplendor” LGTBfobo es al referirse a la transexualidad con un enfoque fuertemente patologizante. Para conocer su opinión, nada mejor que escucharla a ella misma, en la tercera parte de una clase magistral pronunciada en 2007 y que podemos encontrar colgada en el canal de YouTube de Una Mujer Una Voz.

En ella, Elósegui comienza refiriéndose a la intersexualidad como “hermafroditismo”, asegurando que las personas “hermafroditas” padecen una “disfunción en el desarrollo genético” pero que no tienen una identidad sexual ambigua y son “hombres o mujeres”.En este sentido, distingue esta condición de la transexualidad, “un síndrome catalogado dentro de la Psiquiatría” en el que “no hay ningún error cromosómico: es perfectamente varón o perfectamente mujer pero en el que la persona “no quiere reconocer su cuerpo“. Un síndrome psiquiátrico para el que Elósegui distingue dos tipos de “terapias”. La primera no es otra que la reasignación de sexo. La segunda, por la que Elósegui claramente muestra su preferencia al asegurar que es la que se construye “desde el modelo 3” es el tratamiento psiquátrico. “Si la disfunción se da por la no aceptación de lo somático, lo que hay que hacer es una terapia psíquica: lo que habría que reconstruir es la aceptación por parte del transexual de su sexo cromosómico”, explica:

Puedes ver la primera y la segunda parte de la charla también en YouTube. En la segunda parte Elósegui se explaya sobre la homosexualidad en el mismo sentido que el texto que reproducíamos anteriormente, definiendo además las relaciones sexuales como “recíprocas e interdependientes” entre hombre y mujer, cada uno de los cuales “aporta su diferencia”.

El discurso de Elósegui, en definitiva, no deja de ser más que una variante “laica” del que mantiene, por ejemplo, la doctrina oficial de la Iglesia católica cuando condena la que llama “ideología de género” y niega la existencia de las identidades trans o las considera en todo caso un alejamiento perverso del orden natural. No sabemos si, en este sentido, tiene influencia en su pensamiento  su hipotética pertenencia al Opus Dei (dato que sostienen algunas informaciones). En realidad da igual: la nueva jueza del TEDH mantiene posiciones que, verbalizadas más o menos educadamente y sin las estridencias que caracterizan a otros portavoces de la LGTBfobia, pueden sustentar razonamientos a favor de la discriminación jurídica de las personas LGTB, e incluso aberraciones como las “terapias reparadoras” de la homosexualidad y de la transexualidad. No es de recibo que una persona así tenga la capacidad de decidir sobre asuntos que directamente involucran a los derechos humanos de las personas LGTB. Por mucho que tenga otros méritos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.