Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Elena Milashina’

¿Dónde está Zelim Bakaev? Se cumplió un año de la desaparición del cantante checheno quien habría sido víctima de una “purga” gay

Martes, 14 de agosto de 2018

bez-nazvaniya-e1508762632279Chechenia forma parte de la república del Cáucaso, parte de la Federación Rusa, y ha sido denunciada internacionalmente por la aplicación de las denominadas “purgas” de homosexuales efectuadas por los aparatos del Estado. Según los informes, en el 2017 se produjeron redadas redadas y detenciones en prisiones secretas que algunos definen como “campos de concentración para homosexuales” donde personas gay -o simplemente percibidas como gay- son golpeadas, torturadas, en unos casos hasta muertas y desaparecidas.

Como un crimen de odio perpetrado por agentes de Estado debido a su orientación sexual ha sido calificado el caso del cantante Zelim Bakaev, desaparecido exactamente desde el 8 de agosto de 2017. El joven intérprete de 25 años fue visto por última vez el 8 de agosto de 2017 caminando en una calle de Grozny, la capital de Chechenia, cuando fue interceptado e introducido en un vehículo. Desde ese momento no se ha sabido más nada de él.

Esta semana se cumplió un año desde su detención, privación ilegal de la libertad y probable tortura y homicidio a manos de la policía de la República de Chechenia, informó The Huffington Post. Según reseña este medio, Zelim Bakaev, natural de Chechenia, era un famoso cantante que alcanzó reconocimiento desde pequeño en la radio y en la televisión de su ciudad y de Moscú, Rusia. Su carrera se desarrolló, principalmente, entre concursos para talentos jóvenes y reality shows. Para muchos, era una estrella en ascenso a quien el odio apagó.

El día que desapareció, Bakaev se encontraba caminando en las calles de Grozni, capital de Chechenia, ciudad a donde había llegado procedente de Rusia para asistir a la boda de su hermana. Según testigos, Zelim fue interceptado por un auto y empujado al interior del vehículo. Desde entonces, nadie lo ha vuelto a ver.

Para las organizaciones pro defensa de los derechos del colectivo LGBTQ, el intérprete fue llevado a uno de los campos de concentración para homosexuales que ilegalmente estarían instalados en Chechenia, donde se hacen violentas terapias de conversión que, en realidad, cometen actos de tortura que terminan en homicidios.

El cantante tenía prohibida cualquier aparición pública en Chechenia, debido a que había hecho pública su homosexualidad durante su estancia en Rusia, es por eso que los activistas LGBT han denunciado a la policía y a los organismos del Estado por su desaparición y de negarse a investigar.

Con ocasión del primer aniversario de su desaparición, las organizaciones invitaron a las personas a protestar frente a la embajada de Rusia en varias partes del mundo, sin embargo, la participación fue muy poca, explicaron los organizadores que las personas tienen miedo de que las autoridades rusas tomen represalias contra sus familiares que aún se encuentra en el país euroasiático.

El activista Tony Knight tuiteó sobre este caso que “hace un año Zelim Bakaev desapareció y no ha sido visto desde entonces. Se cree que él era parte de la purga anti-gay en Chechenia junto a docenas de otros. Debemos exigir justicia para todos los que fueron atacados tan cruelmente”.

Homofobia de Estado. La situación en Chechenia un año después…

Hace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

La reacción internacional ha sido más bien tibia, y se han quedado en poco más de algunas declaraciones puntuales de políticos como Emmanuel Macron o Angela Merkel, que pidieron una respuesta de las autoridades rusas.

Así, el único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Francia había empezado a acoger refugiados chechenos perseguidos por su orientación sexual, al igual que Alemania y Canadá. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

El futbolista Mohamed Salah se pasea con Ramzan Kadyrov

Miércoles, 13 de junio de 2018

salah-kadyrov-2Foto: Karim Jaafar/AFP/Getty

El futbolista egipcio Mohamed Salah se  pasea y fotografía junto a Ramzan Kadyrov, el presidente de Chechenia que hace un año “purgó” su país de la presencia de homosexuales.

Ramzan Kadyrov secuestró, torturó y asesinó a más de 200 hombres gais y luego salió por la tele a decir que en su país no hay gais.

Suponíamos que en el Mundial de Rusia  se iban a dar episodios de repugnante  LGTBfobia  y  que los medios generalistas iban a ignorar totalmente el tema porque parece el fútbol es la esencia de la vida. Pero cuando ves a un jugador de primer nivel sonriendo y dándole la mano al presidente de Chechenia, hombre que hace un año aseguraba que en su país no hay homosexuales y que perdonará los “crímenes de honor” contra homosexuales cometidos por sus propias familias, que, según informaba El Novaya Gazeta, asesinó en campos de concentración, sin juicio previo a 56 personas en enero de 2017, entre las que  27 personas por ser homosexuales o bisexuales o al cantante Zelim Bakaev (aunque se supone que son muchos más), se te revuelve el estómago.

Mohamed Salah es un jugador del Liverpool que es una de las caras más conocidas del mundo del fútbol y uno de los jugadores más importantes y conocidos de la selección Egipcia, que curiosamente tiene su sede en Grozny, la capital de Chechenia.

Salah accedió a pasear junto a Kadyrov por el campo de entrenamiento de la selección egipcia y posó junto a él frente a la prensa, lo que ha encendido a muchas personas. Rachel Denber, subdirectora de la Human Rights Watch en Europa y Asia Central: “Era 100% previsible. Kadyrov intenta que la presencia de Egipto en Chechenia sirva para impulsar su ego. Se deleita en el punto de mira. Tiene un control despiadado sobre Chechenia e intenta eliminar todo tipo de oposición política en favor de los derechos humanos“.

Lo peor de todo esto es que el aficionado al fútbol medio no solo no ve el problema en las imágenes sino que alguno compara a Obama o Trump con Kadyrov. Esto es lo que comentan en la web de El Mundo Deportivo:

salah-kadyrov

¿Cuántos medios generalistas denunciaron la “purga gay” que se vivió en Chechenia el año pasado? ¿Qué periodista ha denunciado que Putin mira para otro lado, cuando no lo apoya, mientras su amigo Kadyrov asesina a personas homosexuales -o que le parecen homosexuales- sin que nadie haga nada?

El resultado: una figura de primer órden del mundo del fútbol dándose un paseo junto a un señor que asesina a homosexuales por ser homosexuales. Y la FIFA mirando para otro lado.

La situación en Chechenia un año después…

Como informábamos hace casi un mes, hace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

La reacción internacional ha sido más bien tibia, y se han quedado en poco más de algunas declaraciones puntuales de políticos como Emmanuel Macron o Angela Merkel, que pidieron una respuesta de las autoridades rusas.

Así, el único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Francia había empezado a acoger refugiados chechenos perseguidos por su orientación sexual, al igual que Alemania y Canadá. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

Fuente EstoyBailando/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

Chechenia: un año después, sin justicia para las víctimas

Martes, 15 de mayo de 2018

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbHace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

El único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

 Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

“Aquí seréis felices”: refugiados LGTB chechenos empiezan una nueva vida en Canadá

Lunes, 5 de febrero de 2018

refugiado-checheno-canada-300x159canadian-flag-700Acude nervioso a la entrevista de CBC, la radiotelevisión pública canadiense. Mientras se cubre la cabeza con la capucha de su sudadera, insiste en que su identidad no sea revelada. “Tengo miedo por mi vida y por mi familia”, asegura nada más empezar.

Se trata de un superviviente de la brutal persecución homófoba iniciada en Chechenia el pasado año 2017. La pasada primavera nos llegaban noticias estremecedoras de esta república rusa: al menos 100 personas habrían sido detenidas, torturadas y encarceladas , “sospechosas” de ser homosexuales. Algunas fuentes hablaban incluso de la existencia de verdaderos campos de exterminio. Elena Milashina, periodista del diario que reportó los hechos el pasado abril, ya anunciaba que les constaba la existencia de cuatro cárceles secretas donde se mantenían detenidas a personas LGTB y donde estas eran golpeadas, torturadas y asesinadas.

A pesar del miedo, uno de los testigos de este horror accedió a ser entrevistado el pasado septiembre en Canadá, país donde se encontraba refugiado desde hacía dos meses. Según declaró, aceptó a responder a las preguntas de los periodistas ya que “le dolía el alma”. Le dolía por todos aquellos que han tenido que pasar por esta odisea, por todos aquellos que aún están sufriendo esta atroz persecución. Según decía, explicar su historia era también una manera de decir ‘gracias’ a todos aquellos que le habían ayudado a escapar.

Su particular calvario empezó cuando varios militares irrumpieron en su puesto de trabajo para arrestarlo, intoducirlo por la fuerza en el maletero de un coche y llevarlo a una comisaría secreta, donde fue golpeado y torturado. En la entrevista, explica que fue víctima de todo tipo de golpes y patadas, e incluso de electroshocks. “Con tan solo experimentar los electroshocks una vez es suficiente para darte cuenta de que no quieres soportarlo ni una vez más. Eso fue lo más difícil de todo”, aseguró. El objetivo de estas torturas: que revelara información sobre otros hombres homosexuales. Aún así, en un arrebato de valentía, les dio nombres falsos para que nadie más tuviera que pasar por semejante tortura.

Después de tres semanas, fue liberado juntamente con otros detenidos. Sus familias fueron informadas. En la entrevista, prefirió no hablar de la reacción de su familia cuando conocieron lo ocurrido. Finalmente, consiguió ponerse en contacto con una organización de derechos humanos, quienes le ayudaron a huir a Moscú primero, para desde allí empezar su viaje hacia Canadá.

El ‘plan secreto’ del gobierno canadiense

Poco después de que los medios internacionales sacaran a la luz las primeras noticias sobre la persecución homófoba en Chechenia, el gobierno de Canadá condenó los hechos pero lamentaba no poder hacer nada para ayudar a las víctimas puesto que estas aún se encontraban en territorio ruso. No obstante, el ejecutivo presidido por Justin Trudeau ya había puesto en marcha un plan oculto, del que ya informamos hace unos meses.

Todo empezó gracias a la organización Rainbow Railroad, una ONG canadiense que ayuda a personas que han sido víctimas de persecución por su orientación sexoafectiva o su identidad de género en todo el mundo. Rainbow Railroad consiguió alertar al gobierno canadiense sobre la gravedad de la situación en Chechenia, y presionó para que se tomaran medidas. Después de recibir presiones por parte de esta y otras organizaciones como Human Rights Watch, el gobierno de Justin Trudeau se comprometió a actuar, pese al riesgo en que ello ponía las ya deterioradas relaciones entre Rusia y Canadá.

Una vía secreta para escapar

El Gobierno de Canadá y Rainbow Railroad iniciaron una colaboración con Russian LGBT Network, organización LGTB rusa que ha ayudado a decenas de homosexuales chechenos a huir a otras partes de Rusia y al extranjero. Países europeos como Francia, Alemania y Lituania habrían otorgado el asilo a algunas personas que huían de la purga homófoba.

No obstante, tanto el ejecutivo canadiense como las organizaciones colaboradoras eran conscientes de que Europa no era el lugar más seguro para las víctimas de la persecución homófoba en Chechenia, a causa del elevado número de migrantes chechenos presentes en distintos países europeos. De hecho algunos refugiados LGTB provinentes de Chechenia habrían sufrido ya amenazas y ataques por parte de sus compatriotas emigrados a diversos países de Europa. Además, Canadá ha sido el único país que ha adoptado un programa organizado y metódico para ayudar a las víctimas a huir de la persecución.

El secreto se mantuvo durante meses para evitar poner en peligro a las personas a las que se trataba de ayudar. En el trascurso del programa, el Gobierno canadiense ha tenido que afrontar los problemas que supone tramitar peticiones de asilo a distancia –puesto que la mayoría de los solicitantes se encontraban aún en Rusia– y ha tenido que realizar investigaciones para poder demostrar que las personas homosexuales chechenas no podían obtener protección en otras partes de la Federación Rusa. El hecho de no poder pedir esa protección en ningún otro lugar del propio país de origen es uno de los requisitos legales para tramitar la protección internacional. Por otra parte, además de cooperar con la Russian LGBT Network para procesar las peticiones de asilo y ayudar a estas personas a viajar de una forma segura hacia Canadá, el gobierno proporcionó un programa de ayuda de un año para cuando dichos refugiados llegaran al territorio nacional.

Cuando por fin se consiguió que esas personas llegaran al Canadá, llegó la hora de desvelar la existencia del plan secreto de evacuación. Hasta el mes de septiembre había permitido reconocer el asilo a 31 homosexuales chechenos, de los cuales 22 se encontraban ya en esa fecha en territorio canadiense. Según afirmó Kimahli Powell, director ejecutivo de la organización Rainbow Railroad, era necesario que la población canadiense conociera de la llegada de refugiados chechenos para poder ayudarles en la inserción laboral, el aprendizaje de la lengua y proporcionarles el asesoramiento necesario. “Aún se encuentran desconcertados”, afirmaba Powell. “Necesitarán ayuda, aún temen por sus vidas. Todavía se están acostumbrando a entender que están fuera de peligro, que pueden empezar una nueva vida”, añadía.

La concesión del estatus de refugiado ha permitido a todas esas personas obtener el permiso de residencia permanente y la plena nacionalidad canadiense. Muchos de estos refugiados homosexuales están siendo ayudados por organizaciones LGTB locales. Puesto que han sufrido en su propia piel una brutal persecución homófoba, se sienten mucho más cómodos y seguros siendo ayudados por la comunidad LGTB.

La persona que fue entrevistada sonríe cuando es preguntado por su nueva vida en Canadá. Aún no ha superado las secuelas de la persecución sufrida en Chechenia, pero ahora se siente seguro y quiere centrarse en rehacer su vida. Antes de finalizar la entrevista, lanza un mensaje a otras personas que están pasado por su misma situación y que están tratando de huir a Canadá: “Estamos aquí, estamos seguros y todo está bien. No tengo duda de que aquí seréis felices”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Premian a Elena Milashina por denunciar la purga masiva de homosexuales en Chechenia

Lunes, 11 de diciembre de 2017

russia_elena-milashina_sqmax-noticias-cjfe-logoLa asociación de Periodistas por la Libertad de Expresión (CJFE por sus siglas en inglés) concede el Premio Internacional de Libertad a Elena Milashina, la periodista que denunció la purga de homosexuales en Chechenia, quien actualmente vive en el exilio y en un lugar secreto, amenazada de muerte por simpatizantes de Ranzam Kadyrov.

Elena Milashina, la periodista rusa que denuncia en abril de este mismo años la purga homosexual llevada a cabo por los funcionarios de Ramzan Kadyrov en Chechenia, recibe el Premio Internacional de Libertad de la asociación de Periodistas Canadienses por la Libertad de Expresión (CJFE por sus siglas en inglés: Canadian Journalists for Free Expression ), que «reconoce la valentía sobresaliente de los periodistas que trabajan con gran riesgo personal y contra enormes obstáculos para que los medios de comunicación sigan siendo libres».

«Fue toda una campaña. La policía chechena recibió una orden de buscar a todos los hombres que eran homosexuales, y la orden fue limpiar la sangre chechena (…). No negaron las torturas. No negaron las detenciones. No negaron las prisiones secretas. No negaron los homicidios. Negaron la existencia de gays chechenos», declara Milashina en Toronto, donde viajó la semana pasada para aceptar el galardón, afirmando que «lo único que temen es a la publicidad. Como cualquier perverso, tienen miedo de ser nombrados».

Según la propia periodista y activista por los derechos humanos, la reacción de los chechenos ante su reportaje denunciando el asesinato de 3 personas y la desaparición de más de un centenar de homosexuales en Chechenia, publicado el 1 de abril, fue marcadamente negativa. La pequeña Federación Rusa es una sociedad profundamente conservadora y religiosa, y para muchos chechenos, el hecho de que en su país vivieran personas homosexuales constituía un insulto para su país, según la periodista, quien después de que hasta 15.000 personas se reunieran pocos días después en una mezquita de Grozny para declarar la jihad, no sólo a Novaya Gazeta, sino al comunidad periodística en general, decidía exiliarse de Rusia al tomare muy en serio este tipo de amenazas recordando el asesinato en 2006 de la periodista Anna Politkovskaya, quien también habría publicado varios reportajes sobre el conflicto en Chechenia.

Nueve meses después de la publicación de su reportaje, de los testimonios anónimos de muchos supervivientes y a pesar de la presión de líderes como Angela Merkel o Emmanuel Macron, las autoridades rusas  han amenazado con deportar al periodista que había empezado a informar de la “purga gay” diciendo que, en general, en Chechenia no pasa nada y que nos lo estamos inventando todo, y sólo han comenzado a tomarse en serio la persecución sistemática de personas homosexuales en la República de Chechenia cuando Maxim Lapunov se convertía en la primera persona que ha denunciado haber sido víctima de esta purga sin ocultar su identidad. Hemos escuchado los testimonios de los primeros refugiados en Francia y Alemania, aunque sin revelar su identidad por miedo a que los seguidores de Ramzan Kadyrov pudieran acosarles a ellos o a sus familiares en Chechenia. Además de muchas víctimas anónimas, se cree que el cantante Zelim Bakaev ha podido ser asesinado como consecuencia de la ideología homofóbica de Kadyrov, quien ha llegado a negar las denuncias alegando simplemente que «no hay gays en Chechenia».

Países como Francia o Alemania han acogido a refugiados que han escapado de Chechenia, pero sólo la acción directa de Justin Trudeau, en colaboración con la organización Rainbow Railroad y la Red Rusa LGBT, han hecho que Canadá se haya convertido en el refugio de la gran mayoría de personas que escapan de Chechenia. Milashina ha asegurado que a pesar de que vive fuera de Rusia por su propia seguridad, seguirá denunciado situaciones como las de Chechenia.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Denuncian a Ramzan Kadyrov y sus funcionarios por la purga de homosexuales en Chechenia ante la Corte Penal Internacional

Viernes, 19 de mayo de 2017

780x580-youtube-u0ym7-pdmu0-denuncian-a-ramzan-kadyrov-y-sus-funcionarios-por-la-purga-de-homosexuales-en-chechenia
Acusan al presidente checheno, Ramzan Kadyrov, de ser “el arquitecto del genocidio”.

Tres asociaciones francesas que luchan por los derechos del colectivo LGBT han denunciado a Ramzan Kadyrov y sus funcionarios ante la Corte Penal Internacional por la purga de homosexuales en Chechenia.

Stop Homophobie, Mousse y Comité IDAHO France son tres asociaciones francesas que luchan por los derechos del colectivo LGBT, que han interpuesto una denuncia ante la Corte penal Internacional contra Ramzan Kadyrov y sus funcionarios, acusándolos de una purga contra las personas homosexuales en Chechenia. Según Etienne Deshoulieres, abogado que representa a los tres grupos, Kadyrov sería el «arquitecto (…), el organizador de campos de tortura con el deseo de exterminar a los homosexuales». Alexandre Marcel, presidente de Comité IDAHO France, asegura que esta denuncia es «la única manera de perseguir el comportamiento nazi» a nivel internacional.

La publicación rusa Novaya Gazeta sacaba a la luz, a principios de abril, la purga de homosexuales que se estaba produciendo en Chechenia por la que habían muerto hasta 3 personas, siendo cientos internados en campos de concentración donde eran sometidos a amenazas y torturas con la intención de obligarles a delatar a otros homosexuales. Ante las primeras reacciones internacionales, la respuesta oficial del gobierno de Kadyrov era que tal persecución no podía estar sucediendo, porque no hay homosexuales en Chechenia, especificando que, de haberlos, sus propios familiares se habrían encargado de ellos. Lo que algunos habrían llegado a hacer inducidos por las propias autoridades chechenas. Sin embargo, Elena Milashina, autora del reportaje, se veía obliga a pasar a la clandestinidad, mucho antes de que las autoridades rusas arrestaran a un grupo de manifestantes pacíficos en San Petersburgo.

Mientras Vladimir Putin hacía oídos sordos a las pocas denuncias que se producían a nivel internacional, decidía cambiar de postura tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, asegurando que iba a poner todo lo que fuera necesario para una investigación. Pero, al contrario, pocos días después, cinco activistas eran detenidos cuando tan sólo pretendían hacer llegar al fiscal ruso las firmas que habían conseguido a través de varias campañas por internet.

A lo largo de todo este mes y medio, la Red LGBT Rusa asegura que ha conseguido la evacuación de alrededor de 40 chechenos, que estarían viviendo en clandestinidad en Rusia, consiguiendo el visado para viajar a dos países solamente a 2 de ellos, aunque muchos otros habrían escapado por sus propios medios. Donde no han podido llegar ninguno de ellos es a los Estados Unidos, con quienes las «negociaciones han sido difíciles», tal y como asegura Svetlana Zakharova, de la Red LGBT Rusa, a quien notificaban con toda claridad el martes, 16 de mayo, que «los Estados Unidos no van a extender visados a personas procedentes de Chechenia».

Coincidiendo con el Día Internacional contra la Homofobia, alrededor de un centenar de activistas se congregaban en San Petersburgo para realizar una flashmob como forma de protesta sobre lo que está sucediendo en Chechenia y con la intención de llamar la atención de la comunidad internacional. Al contrario que en otras ocasiones, esta vez no se produce ninguna arresto y los manifestantes consiguen terminar su acto de reivindicación sin problema.

Fuente Gay Star News, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Rusia dice que en Chechenia “no hay víctimas, amenazas ni violencia” hacia personas LGTB

Jueves, 18 de mayo de 2017

chechenia-300x150El primer ministro de Chechenia, Kadirov, junto a Vladimir Putin

La embajada rusa en Israel envía una carta al periódico Haaretz en la que asegura que la investigación llevada a cabo en Chechenia demuestra que no hay represión, ni amenazas ni violencia contra el colectivo LGTB en la región.

Hace unas semanas, después de que la mismísima Angela Merkel le diera un toque en público a Vladimir Putin, Rusia anunciaba que iba a crear un comité de investigación para determinar qué estaba pasando en Chechenia y si era verdad que el gobierno de la región estaba llevando a cabo una “purga gay”.

Por increíble que no te parezca, Rusia dice que podemos estar todos tranquilos que no está pasando nada.

En una carta enviada por la embajada rusa al periódico israelí Haaretz, el gobierno de Moscú asegura que “no hay víctimas de persecución, ni amenazas ni violencia” en Chechenia. Según la carta, enviada por el secretario de prensa de la embajada, Dmitry Alushkin, un grupo de “oficiales del gobierno de la Federación Rusa, en cooperación con el gobierno de la República de Chechenia, ha investigado las acusaciones realizadas por la periodista Elena Milashina en sus artículos publicados en el Novaya Gazeta y en otros medios rusos” y aunque hay decenas de testimonios y varias organizaciones internacionales de derechos humanos le dan validez a la historia, dicen los rusos que en Chechenia todo está perfecto. Que cuando queráis montamos allí un Circuit Festival si eso.

Ni las fuerzas del orden ni el Consejo de Derechos Humanos del presidente de la República de Chechenia han recibido quejas sobre este tema“, explica Alushkin en la carta; que además asegura que la “prisión secreta” (de la que ya te hablamos en esta web) en la que se estaba reteniendo a hombres gays para ser torturados y así conseguir más nombres de homosexuales (o no) en la región es simplemente un almacén militar. Según Alushkin, las informaciones publicadas por Milashina son “hechos incorrecto, rumores y especulaciones” y responden a unas intenciones ocultas de la periodista “que no tienen conexión alguna con la protección de los derechos de los gais.

Ahora es cuando se supone que tenemos que sorprendernos de que el gobierno de Putin haya tardado menos de una semana en decirnos que circulemos, que ahí no hay nada que ver.

Fuente: Unicorn Booty, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , ,

El presidente de Chechenia dice que las denuncias sobre persecuciones homófobas son “ridículas” y “afirmaciones sin fundamento” de Occidente

Jueves, 27 de abril de 2017

chechenia-300x150Ni campo de concentración, ni persecución de hombres gais, ni asesinatos. Ramzán Kadýrov, presidente de la República de Chechenia, niega la mayor y califica de “falsas” las informaciones publicadas por el diario ruso Novaya Gazeta, que destapaban el escándalo en la región. En la misma línea, considera que las denuncias de la ONU, de distintos gobiernos y de organizaciones internacionales de derechos humanos son “ridículas”. Kadýrov asevera que “sorprende” que desde Occidente se hagan “afirmaciones sin fundamento”. Mientras tanto, Novaya Gazeta, además de las amenazas, ha recibido sobres con polvo blanco sin identificar y se lamenta en un editorial de que en la Rusia actual “todo se perdona”, haciendo referencia explícita a “las amenazas a periodistas y jueces, el asesinato, la tortura y el crimen organizado”, así como la “burla a los defensores de derechos humanos, detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales”.

Desde que, a principios de mes, recogimos la primera información de que las autoridades chechenas desataban una persecución organizada contra su población homosexual, según publicaba el diario ruso Novaya Gazeta, dosmanzanas viene matizando que, en este caso, resulta muy difícil conocer toda la verdad de los hechos denunciados. Es cierto, pero también lo es que la administración federal rusa, controlada por Putin, carece de legitimidad y veracidad en cuestión de derechos humanos y de respeto al colectivo LGTB. Esta premisa se sostiene en el hecho contrastado de que, desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad de los grupos homófobos, dedicados a la extorsión, acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB, y que son muy tímidamente perseguidos por las autoridades.

De hecho, en lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados con multas considerables o incluso encarcelados.

Tampoco la administración chechena parece una voz autorizada en este sentido y más atendiendo a su primera reacción ante el escándalo. “No puedes detener a personas que no existen en nuestra república. Si personas así existieran en Chechenia, las fuerzas de orden público no tendrían que preocuparse de ellas: sus propias familias se encargarían de enviarlas donde no pudiesen volver”, decía Alvi Karimov, portavoz de Ramzán Kadýrov. La explicación más reciente que ha ofrecido el propio Kadýrov se basa en que todo se trataría de una estrategia de los “políticos occidentales” para ayudar a algunas personas, sin mencionar la orientación sexual de estas, a “moverse hacia el oeste”. Para logar este supuesto objetivo, el presidente checheno sostiene que “sorprende” que desde Occidente se hagan “afirmaciones sin fundamento”.

En cambio, Kadýrov no tiene ningún reparo, a continuación, de afirmar que algunos “demonios corruptos” deben pedir disculpas “a la población chechena” y “arrodillarse, porque nos han insultado, humillado y acusado”. El presidente checheno cuenta con el apoyo de Vladimir Putin que, como ya hemos publicado en dosmanzanas, no reconoce las torturas contra gais en esta república semiautónoma de Rusia, al no considerar la “información creíble”. Pero no olvidemos que los presidentes de la República de Chechenia y de la Federación de Rusia comparten, entre otras cosas, la misma formación política (Rusia Unida).

El Kremlin no tiene “ningún motivo” para dudar del presidente de Chechenia

Lamentablemente, las alianzas políticas y la estabilidad de Chechenia, castigada por los enfrentamientos violentos continuos entre separatistas y prorrusos, son cuestiones que preocupan más al Gobierno de Rusia que los derechos humanos del colectivo LGTB, como hemos expuesto en líneas anteriores. Las últimas declaraciones de Dmitriy Peskov, portavoz del Kremlin, apuntan al refuerzo interesado de los vínculos públicos entre Putin y Kadýrov. Peskov asegura que el Gobierno no tiene “ningún motivo” para desconfiar del presidente checheno y agrega que Putin se está “guiando por la información que recibe de los servicios especiales, las fuerzas del orden, el Servicio de Seguridad Federal” (todos al servicio de sus intereses, por cierto).

Las declaraciones qué sí nos han sorprendido son las del activista LGTB ruso Nikolai Alekseev, de quien hemos hablado en numerosas ocasiones. Alekseev se ha sumado, en esta ocasión, a la versión gubernamental rusa de que las informaciones publicadas sobre Chechenia son “falsas”. Lo ha hecho a través de su cuenta de Facebook y en declaraciones a distintos medios; incluso ha calificado esta posibilidad de “disparate”. No menos llamativa es la explicación de Alekseev de que la verdadera motivación sería la de facilitar una salida a personas que desean emigrar de Rusia.

Por otra parte, resulta muy curioso que para desmentir los supuestos hechos homófobos de Chechenia, las autoridades rusas se remitan ahora a las palabras del activista Alekseev, al que han llegado a detener en varias ocasiones. La propia embajada de Rusia en España, en respuesta a la concentración organizada por el grupo de Facebook “Parad el exterminio y tortura de homosexuales en Chechenia”, que reunió a varios centenares de activistas LGTB el pasado viernes, menciona a Alekseev como referente, concretamente en calidad de “líder y fundador del movimiento LGTB en Rusia” y reitera que todo el asunto se basa en “información falsa”.

Dicho todo esto, desde dosmanzanas hemos valorado que, si bien no podemos saber hasta qué punto son exactas todas las denuncias, seguiremos con la línea informativa acerca de Chechenia. Y lo hacemos respaldados por varias razones. En primer lugar, diversos gobiernos, instituciones y organizaciones no gubernamentales, muchas de ellas de reconocido prestigio, están exigiendo investigaciones exhaustivas sobre los hechos (incluyendo Russian LGBT Network; que ha habilitado una línea telefónica confidencial, operativa las 24 horas, para recoger más datos, llegar a las víctimas y, cuando corresponda, proceder a su urgente evacuación). En segundo lugar, cuando saltó la noticia de que se habría descubierto un campo de concentración para hombres homosexuales en la ciudad chechena de Argún, las autoridades regionales deberían de haber abierto de inmediato las instalaciones militares para mostrar a la opinión pública que, en efecto, no habría habido ninguna actividad ilegal allí.

Además, insistimos, tanto las autoridades rusas como las chechenas carecen de voz autorizada en lo que a respeto de derechos del colectivo LGTB se refiere. Por tanto, teniendo esto último especialmente en cuenta (y ante la falta de pruebas físicas), si se trata de elegir entre creer la palabra de quien lleva años oprimiendo y persiguiendo a la comunidad LGTB y legislando contra ella o a unas víctimas que, aunque no les pongamos rostro (por su seguridad), están denunciando una persecución organizada, lo tenemos claro. No obstante, queremos recordar a nuestros lectores que en todas las informaciones que hemos publicado sobre el tema enlazamos a las fuentes originales y nos nutrimos de la máxima documentación posible.

Crece la intensidad de las amenazas contra el diario Novaya Gazeta

Ya nos hemos hecho eco, días atrás, de las amenazas de muerte que están recibiendo los periodistas del diario ruso Novaya Gazeta. Fanáticos religiosos y nacionalistas chechenos realizaron una llamada para defender el “honor” de su pueblo, frente a las informaciones destapadas en territorio ruso por el diario Novaya Gazeta. De hecho, la mezquita principal de Grozni se llegó a utilizar, según apuntan varios medios rusos e internacionales, para abordar el tratamiento informativo que los profesionales de la comunicación de este medio han realizado sobre el caso de las torturas a homosexuales en Chechenia.

La llamada resolución de la Alta Asamblea de teólogos islámicos y líderes de la opinión pública en Chechenia lanzó la siguiente amenaza: “teniendo en cuenta el insulto a los fundamentos centenarios de la sociedad chechena y la dignidad de los hombres chechenos, así como a nuestra fe, prometemos que la respuesta alcanzará a los verdaderos instigadores, dondequiera que estén y quiénes sean, sin prescripción alguna”. Además, han solicitado “a todas las personas sensatas que luchen contra la difusión de semejante bajeza y provocación de todas las maneras posibles”.

En los últimos días, al diario han llegado varios sobres, uno de ellos con la inscripción de “terrible”. En el interior de los mismos encontraron polvo blanco, lo que desató todas las alarmas; posiblemente, al creer en un primer momento que se pudiera tratar de carbunco o ántrax (Amerithrax). Las primeras investigaciones policiales descartan que se trate de un agente peligroso, pero se han mandado a analizar muestras al laboratorio.

Por otra parte, ante el silencio del Gobierno de Putin a las amenazas a periodistas y el descrédito de las informaciones como único discurso público, en un editorial, Novaya Gazeta se lamenta de que en la Rusia actual “todo se perdona, haciendo referencia explícita a “las amenazas a periodistas y jueces, el asesinato, la tortura y el crimen organizado”, así como la “burla a los defensores de derechos humanos, detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales”. El tema principal del editorial aborda las responsabilidades sobre el asesinato en 2015 de Borís Nemtsov (fue ministro de Boris Yeltsin en 1998 y más recientemente abierto opositor de Putin). Pero se puede interpretar que la denuncia de Novaya Gazeta por la situación del sistema está también relacionada con las amenazas recibidas, ya que el editorial se publicaba solo unos días después de las resoluciones de Chechenia en las que se anima “luchar” por su “honor”.

“Eliminar” a los gais antes del Ramadán

Desde el Reino Unido, el ministro de estado para Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, Alan Duncan, ha expresado en el parlamento que “los grupos de derechos humanos informan que estas campañas anti-homosexuales y asesinatos están orquestados por el jefe de la república chechena, Ramzán Kadýrov”. Duncan también ha señalado que Kadýrov “ha llevado a cabo otras campañas violentas en el pasado y esta vez está dirigiendo sus esfuerzos hacia la comunidad LGTB”.

Asimismo, citando a fuentes internacionales y regionales chechenas, el ministro británico ha señalado que “él quiere que la comunidad [de LGTB] sea eliminada antes del comienzo del Ramadán”, cuya fecha de inicio está señalada para el próximo 26 de mayo.

Duncan ha hecho público que habló directamente con su homólogo ruso, el viceministro de Relaciones Exteriores, Vladimir Titov, para exigir actuaciones a la Federación de Rusia por los abusos contra los derechos humanos de las personas LGTB.

Por su parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Reino Unido, el abiertamente gay Boris Johnson, ha condenado la persecución de hombres gais en la República de Chechenia: “la declaración del Gobierno regional [checheno], que implica que tal tratamiento hacia LGBT es aceptable, es particularmente aborrecible. La situación de los derechos humanos de las personas LGTB en Rusia se ha deteriorado significativamente en los últimos años y seguimos expresando nuestra preocupación ante las autoridades rusas a todos los niveles”.

Protestas internacionales por los derechos LGTB en Chechenia y el resto de Rusia

El viernes, día en el que en España el activismo LGTB salía por primera vez a la calle (frente a la embajada de Rusia en Madrid) para exigir justicia e investigaciones reales sobre las denuncias de persecuciones, detenciones, abusos y asesinatos de hombres homosexuales en Chechenia (sin descartar otras víctimas LGTB), en Portugal se había liado una buena en el parlamento.

A propuesta del Bloco de Esquerda (Bloque de Izquierda), la Asamblea de la República de Portugal aprobaba una resolución de condena sobre el caso de Chechenia, con los votos a favor de todos los partidos, a excepción de la abstención de los diputados del Partido Comunista (PCP). En una justificación del sentido de su voto, que entregaron por escrito, argüían que los “supuestos hechos” no se han confirmado. Este posicionamiento del PCP se puede deber a la sintonía y solidaridad con el Partido Comunista Ruso (que viene apoyando a Putin en cualquier medida de recorte de derechos de la comunidad LGTB). El caso es que al resto de la cámara portuguesa le irritó la actitud de los comunistas y, a gritos, les increparon: “no hay gais en el PCP” (aludiendo, irónicamente, al discurso de los afines al presidente de Chechenia).

En la resolución de Portugal, se destaca que “esta violación de los derechos humanos es parte de una política más general de la persecución de la población LGBT continua” en Chechenia (y, por extensión, en otros territorios de Rusia). Tres días antes de que la cámara portuguesa exigiera una “presión internacional y diplomática” para exigir el respeto de los derechos humanos, cientos de activistas se concentraron frente a la embajada de Rusia en Lisboa, respondiendo a la llamada del grupo de Facebook “Um activismo por dia. A la concentración, según los organizadores, asistieron alrededor de 400 personas, entre ellos los diputados Isabel Moreira (Partido Socialista), Isabel Pires y Sandra Cunha (Bloco de Esquerda), además de Ricardo Robles, candidato bloquista a la Cámara de Lisboa.

En muchas otras ciudades, además de Lisboa y Madrid, se han celebrado protestas similares. Algunos ejemplos son las concentraciones de Londres, Ámsterdam, Nueva York, Toronto o Viena, entre muchas otras.

En España también siguen las movilizaciones. En la tarde de hoy están teniendo lugar actos de protesta y solidaridad por distintas ciudades como Alicante, Cádiz, Cartagena (Murcia), Córdoba, Huelva, Madrid, Málaga, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Terrassa (Barcelona) y Vigo (Pontevedra). El acto en Madrid, que comenzaba a las 18.00 horas, se ha organizado en la plaza de Pedro Zerolo. Otras organizaciones como Wado LGTBI+ Castilla-La Mancha aprovecharán sus actos del Día de la Visibilidad Lésbica de mañana, miércoles 26, para denunciar la situación del colectivo en Chechenia.

Hillary Clinton critica a Donald Trump por no condenar la purga de homosexuales en Chechenia

Hillary Clinton no duda en arremeter contra Donald Turmp por no condenar la purga de homosexuales en Chechenia llevada a cabo por Ramzan Kadyrov, recueprando una lema que ella misma hiciera famoso en campaña: «los derechos de las homosexuales son derechos humanos».

La ex secretaria de Estado y candidata presidencial demócrata 2016, Hillary Clinton, aprovechaba una cena organizada por The Center, una organización LGBT que le hace entrega de un premio por su lucha por la igualdad, en la que aprovecha para arremeter contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por no condenar de manera pública la purga de homosexuales en Chechenia, recuperando un lema que ella misma hiciera famoso: «los derechos de los homosexuales son derechos humanos».

«En las últimas semanas, hemos oído relatos aterradores de Chechenia de hombres homosexuales y bisexuales que fueron sacados de sus hogares y familias, torturados e incluso asesinados. Y cuando las autoridades gubernamentales se enfrentan a estos informes, su respuesta es escalofriante. Ellos dijeron: ‘no puedes detener o reprimir a personas que no existen’», explica Clinton, quien no esconde su perplejidad ante las mentiras de Ramzan Kadyrov, quien ha expresado que pretende eliminar a la comunidad LGBT antes del 26 de mayo, fecha en la que da comienzo el ramadán.

«El gobierno de los Estados Unidos, sí, este gobierno, debe exigir el fin de la persecución de personas inocentes en todo el mundo», reclama Clinton, quien ha aprovechado para alertar sobre los peligros de la administración Trump para la comunidad LGBT, quienes «pueden no estar tan seguros como esperábamos (…). Mi corazón se rompió cuando esta administración rescindió las protecciones para los estudiantes transgénero (…). Cuando me enteré de los recortes propuestos en la financiación de la investigación sobre el VIH y el sida, pensé en todos nuestros esfuerzos para tratar de lograr una generación libre de sida, y estábamos en camino. Algunos de los cambios que estamos viendo pueden parecer pequeños, pero importan mucho si usted es la persona afectada (…). Creo que tenemos que enfrentar el hecho de que tal vez no podamos contar con esta administración para liderar en asuntos LGBT».

A pesar de que la embajadora de los Estados Unidos en la Onu, Nikki Haley, reclamara una investigación sobre lo que está sucediendo en la Federación Rusa, el secretario de estado del gobierno de Donald Trump, Rex Tillerson, desaprovechaba la oportunidad de hablar públicamente sobre lo que está sucediendo en Chechenia y presionar al gobierno de Vladimir Putin en su visita a Moscú el pasado 12 de abril, a pesar de que hasta 50 miembros del Congreso, entre los que había 3 republicanos, habían firmado una carta instándole a ello. El gobierno de Mariano Rajoy ha demostrado la misma escasa sensibilidad, a pesar de que el pasado viernes, 21 de abril, Alejandro Amenábar lideraba una manifestación pacífica de condena ante la embajada rusa en Madrid, estando otra convocada por el Observatorio español contra la LGBTfobia el pasado martes, 25 de abril, a las 18:00 horas en la Plaza Pedro Zerolo de Madrid.

Fuente Dosmanzanas/ Universogay

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Putin no reconoce las torturas contra homosexuales en Chechenia, mientras los periodistas rusos que las destaparon están amenazados de muerte

Martes, 18 de abril de 2017

chechenia-300x150El clamor internacional para que el Gobierno de Rusia investigue la existencia de un campo de concentración para homosexuales en Chechenia y depure responsabilidades es cada vez mayor. Existen evidencias y testimonios directos del horror, así como varios cadáveres. Sin embargo, para la administración que encabeza Vladimir Putin no se trata de “información creíble”, razón por la cual, al menos por el momento, las autoridades federales permanecerán con los brazos cruzados ante el horror perpetrado por las “fuerzas de seguridad” chechenas, con el supuesto conocimiento de su presidente, Ramzán Kadýrov. Esta pasividad contrasta con las amenazas de muerte que están recibiendo los periodistas de Novaya Gazeta (el mismo diario ruso que destapó el escándalo sobre los secuestros, torturas y homicidios de homosexuales en la República de Chechenia).

Como venimos explicando, los presidentes de la República de Chechenia y de la Federación de Rusia comparten formación política (Rusia Unida) e intereses comunes, entre los que se encuentra la LGTBfobia de Estado. Quizá los métodos del checheno Ramzán Kadýrov sean excesivamente comprometedores para la línea trazada por Putin, pero todo apunta a que, lamentablemente, las alianzas políticas y la estabilidad de esta república semiautónoma (castigada por los enfrentamientos violentos continuos entre separatistas y prorrusos) son cuestiones que preocupan más al Kremlin que los derechos humanos del colectivo LGTB.

El negacionismo ante las evidencias parece la táctica escogida por los afines a Vladimir Putin, con la esperanza de que pronto amaine la tormenta y se vaya disipando el foco informativo internacional sobre lo que está ocurriendo en Chechenia. El portavoz principal de Putin, Dmitry Peskov, ha asegurado que el Kremlin no tiene conocimiento de “ninguna información creíble” sobre las denuncias de detenciones, torturas y asesinatos de más de 100 hombres gais en Chechenia.

Por supuesto, Peskov tampoco ha hecho ningún comentario oficial sobre el campo de concentración de prisioneros homosexuales, ubicado en un antiguo complejo militar en la ciudad chechena de Argún, a unos 15 kilómetros de Grozni (la capital de la república). La administración rusa no parece tener en consideración, ni siquiera, a la comisionada para de Derechos Humanos en Rusia, Tatiana Moskalkova, que días atrás enviaba una solicitud oficial al Fiscal General sobre la persecución de personas homosexuales en Chechenia.

Sin embargo, hay varios testimonios (y cada vez parece haber más) de supervivientes de esas detenciones que explican lo que está ocurriendo en el país. El diario se basa en el testimonio de personas que aseguran haber escapado de allí y que relatan historias escalofriante a ‘Novaya Gazeta’: “Varias veces al día llevaban a un interrogatorio en el que nos golpeaban. La principal tarea es averiguar nuestra red de contactos, pues piensan que al ser detenidos por ser homosexuales toda nuestra red también lo es”. Golpes con objetos contundentes, escupitajos en la cara, vejaciones… Algunos detenidos incluso son maltratados hasta quedar KO. Todo para llevar a cabo una limpieza contra todo el colectivo homosexual. En una redada, en la que murieron al menos tres homosexuales, cien fueron detenidos.

El rotativo británico The Guardian empezó ayer a publicar relatos de testimonios. Cita por ejemplo el caso de Adam, que denuncia que sus captores le electrocutaban varias veces al día. Si no chillaba, asegura, llegaban más carceleros para apalearle con bastones de madera o barras de hierro. “A veces intentaban obtener información; otras, simplemente se divertían”, denuncia el hombre. Muchos de ellos son devueltos a sus familias, tras haber sido apaleados hasta casi la muerte, para que sus propios familiares realicen lo que en las sociedades extremistas islámicas se conoce como “asesinato por honor”.

En cambio, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), cuya sede se encuentra en Ginebra, se ha sumado a las autoridades europeas y a organizaciones no gubernamentales como ILGA-Europa (la rama europea de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales), Amnistía Internacional o Human Rights Watch, así como a las exigencias de países como los Estados Unidos, el Reino Unido o Alemania. En un comunicado conjunto, cinco relatores pidieron que se ponga fin a los abusos y acoso contra ese colectivo y exhortaron al gobierno ruso a condenar las declaraciones homofóbicas, que incitan al odio y la violencia, y que muchas veces son pronunciadas por las autoridades locales. “Es vital que se investiguen a fondo las denuncias de secuestros, detenciones ilegales, tortura, palizas y asesinatos de gays y bisexuales”, subrayaron. A través de un comunicado, el ACNUDH exige que “los hombres detenidos en la República de Chechenia por el simple hecho de ser percibidos como homosexuales deben ser puestos en libertad inmediatamente y se debe terminar con los abusos y persecuciones”.

Desde el ACNUDH añaden que “son actos de persecución y violencia a una escala sin precedentes en la región, y constituyen graves violaciones de las obligaciones de la Federación Rusa, en virtud del derecho internacional en materia de derechos humanos”. Asimismo, los expertos de la ONU en derechos humanos urgen “a las autoridades a que procedan a la liberación inmediata de todas las personas detenidas ilegalmente en la República de Chechenia debido a su orientación sexual real o percibida, a que lleven a cabo investigaciones inmediatas, exhaustivas e imparciales sobre todos los casos sospechosos de secuestro, tortura y homicidio ilícitos y a velar por que todos los que participen en esos actos sean hechos responsables y por que se proporcionen a las víctimas recursos efectivos”. Entre los firmantes del comunicado se cuentan Vitit Muntarbhorn, experto en la protección contra la violencia por orientación sexual, y David Kaye, relator especial sobre la libertad de opinión y expresión.

Los periodistas de Novaya Gazeta, amenazados de muerte

chechenia-gais-homosexuales-amenaza-periodico-ruso-696x522El siniestro Ramzán Kadýrov rezando…

Fanáticos religiosos y nacionalistas chechenos están haciendo una llamada para defender el “honor” de su pueblo, frente a las informaciones destapadas en territorio ruso por el diario Novaya Gazeta. Hace unos días, la mezquita principal de Grozni se utilizaba, según apuntan varios medios rusos e internacionales, para abordar el tratamiento informativo que los profesionales de la comunicación de este medio han realizado sobre el caso de las torturas a homosexuales en Chechenia. Tras la publicación del reportaje que denunciaba los abusos del gobierno que dirige Ramzan Kadírov, se celebró en la mezquita central de Grozni una reunión con unos 15.000 asistentes entre los que estaban los principales líderes religiosos de la región. Durante esa reunión un consejero de Kadírov acusó al Nóvaya Gazeta de haberse inventado las acusaciones y los declaró “enemigos de nuestra fe y de nuestra patria. Al acabar el acto se aprobó una resolución: La llamada resolución de la Alta Asamblea de teólogos islámicos y líderes de la opinión pública en Chechenia ha lanzado la siguiente amenaza: “teniendo en cuenta el insulto a los fundamentos centenarios de la sociedad chechena y la dignidad de los hombres chechenos, así como a nuestra fe, prometemos que la respuesta alcanzará a los verdaderos instigadores, dondequiera que estén y quiénes sean, sin prescripción alguna”. Además, han solicitado “a todas las personas sensatas que luchen contra la difusión de semejante bajeza y provocación de todas las maneras posibles”.

Más tarde durante una entrevista a la emisora Habla Moscú, el muftí (un consultor jurídico musulmán cuyas decisiones públicas suelen considerarse leyes) de Chechenia se refirió a los periodistas del Nóvaya Gazeta así: “Yo no quiero llamar personas a esa gente. Esos seres responderán de acuerdo a la ley. En cuanto al castigo, el castigo de Alá les alcanzará irremediablemente“.

kadirov-putin-1-696x826Vladimir Putin junto a Ramzan Kadirov, presidente de Chechenia

Desde el Nóvaya Gazeta han publicado una declaración en la que han denunciado estas amenazas contra la redacción del periódico. Su director, Dmitri Muratov, se ha puesto en contacto con el Kremlin para informar de la situación y avisarles de que la redacción del periódico teme por su seguridad.

El Nóvaya Gazeta ha recordado al muftí checheno que durante el conflicto entre Rusia y Chechenia el periódico se mostró muy crítico con Rusia y defendió a Chechenia, lo que le costó la vida a la periodista Anna Politkóvskaya: “No hemos ofendido ni hemos tenido intención de ofender al pueblo chechén. Lo apreciamos sincera y profundamente. Estuvimos cerca en los años trágicos de la guerra, ayudamos a evacuar a los heridos, llevamos ayuda humanitaria, liberamos a rehenes. Cientos de familias chechenas recuerdan con agradecimiento el trabajo humanitario de nuestra reportera Anna Politkóvskaya. Confío en que la resolución de la Alta Asamblea estuviera dictada por la emoción. Especialmente en la parte que habla del castigo. Aquí veo un llamamiento directo a la represalia. Y la redacción recuerda muy bien y nunca olvidará los asesinatos por encargo de Anna Polikóvskaya y Natalia Estemirova.

Ante tales amenazas, Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que firmó las primeras informaciones sobre las torturas ilegales contra hombres gais en Chechenia, se ha visto obligada a esconderse en un lugar seguro, temiendo por su propia vida. En una entrevista concedida a Victoria Derbyshire, de la cadena de televisión británica BBC, Milashina ha dicho que las reacciones desde Chechenia han sido “aterradoras”, citando que “en la mezquita más grande de Grozni, 15.000 personas se reunieron y declararon una yihad contra nosotros … no solo contra mí personalmente, sino contra todos los periodistas de Novaya Gazeta”. Este es el vídeo de la entrevista:

Amnistía Internacional también ha denunciado esa declaración de los líderes chechenos y la consideran “una clara amenaza de violencia contra los periodistas“.

Desde el Kremlin su portavoz, Dmitri Peskov, ha asegurado que están al tanto de la situación y confirma que han recibido la carta del director del Nóvaya Gazeta. Peskov asegura que el gobierno ruso está “categóricamente en contra de cualquier método de presión que esté fuera de la ley. Y especialmente de cualquier acción que pueda suponer una amenaza para la seguridad de los periodistas.” El gobierno ruso recuerda a las autoridades chechenas que si consideran que las publicaciones del periódico no se ajustan a la realidad pueden acudir a los tribunales para denunciar a los autores.

Pero a la vez que dicen esto, después de haber prometido que investigarían la situación en Chechenia y a pesar de que todos los organismos internacionales que velan por el cumplimiento de los Derechos Humanos han dado total veracidad a los informes y testimonios que llegan desde la república, ahora el Kremlin asegura no tener “información fiable” de que se esté persiguiendo a los hombres gais en Chechenia y no les consta que haya ningún problema en la región.

Da la casualidad de que estos días el nuevo Secretario de Estado americano, Rex Tillerson, está de visita en Moscú. A Tillerson se le está presionando fervientemente para que interceda frente al Kremlin para que se investigue la situación en Chechenia. 50 miembros del congreso norteamericano firmaron una carta en la que urgen a Tillerson a hacer una declaración pública condenando la purga de gais en Chechenia y a presionar al Kremlin para que ponga fin a la situación.

Víctimas del horror homófobo en Chechenia, repudiadas por sus propias familias

Como hemos recalcado en las noticias relacionadas que hemos publicado, las autoridades chechenas se han negado a reconocer abiertamente la persecución organizada contra homosexuales (y otras posibles víctimas LGTB) con el argumento de que “no puedes detener a personas que no existen en nuestra república. Si personas así existieran en Chechenia, las fuerzas de orden público no tendrían que preocuparse de ellas: sus propias familias se encargarían de enviarlas donde no pudiesen volver”.

Más allá de la bravucona respuesta, lo cierto es que la realidad parece estar dándoles la razón en lo que a las represalias familiares homófobas se refiere. Sin ir más lejos, hace una semana nos hacíamos eco de una de las terribles historias ocurridas en Chechenia: un hombre gay de Grozni había sido torturado en una silla eléctrica para delatar a otros homosexuales. Ahora hemos sabido que se trata de un hombre joven que, después de sobrevivir a la tortura policial, se ha visto obligado a escapar de su familia y a huir de Chechenia.

Las descargas eléctricas a las que era sometido al menos una vez al día se compaginaban con palizas, insultos y vejaciones constantes. “A veces trataban de obtener información de mí, otras veces solo se estaban divirtiendo”. Cuando los matones policiales decidieron que habían obtenido suficiente información, llevaron a la víctima a su casa y le dijeron a su padre lo siguiente: “tu hijo es un maricón. Haz lo que tengas que hacer con él”. Aunque el joven no admitió a su familia que es gay, su padre lo amenazó con violencia física, incluso después de su terrible experiencia. Una noche, poco después de su liberación, abandonó su casa y escapó de Chechenia. Ya no tiene contacto con su familia.

El Gobierno español no se pronuncia y la FELGTB se une a la condena internacional

En España, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) se ha sumado a la campaña de Amnistía Internacional para “investigar sin demora los informes sobre secuestros, torturas y homicidios de homosexuales” en la República de Chechenia. Sin embargo, el Gobierno sigue sin pronunciarse oficialmente, a diferencia de otros países como Reino Unido o Alemania, entre otros.

A través de un tuit, Jesús Generelo, presidente de la FELGTB, se ha preguntado: “¿Volvemos a la Edad Media? Rusia debe parar su escalada de homofobia”:

Además de campañas como la de Amnistía Internacional, desde varias plataformas de recogidas de firmas se está instando a que “pongan fin a la represión contra las personas gay en Chechenia, al mismo tiempo que se respeten los valores de la justicia y la tolerancia”. Es el caso de Avaaz, en cuya página se han sumado hasta el momento de publicar este post más de 600.000 ciudadanos de distintas procedencias internacionales.

Fuente: La Vanguardia, Pink News,Dosmanzanas/EstoyBailando/Cáscara Amarga

 

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.