Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Charlotte’

Asaltan una iglesia en Estados Unidos por su apoyo a las personas LGTB

Lunes, 5 de febrero de 2018

charlotte-church-600x337

A pesar de la intensa homofobia que destilan muchos jerarcas de las diferentes confesiones cristianas y otras religiones, cuando aparecen casos  de personas relacionadas con la religión que apoyan al colectivo LGBT  es nuestro deber anunciarlo y demostrar que aún existe un hilo de esperanza en este mundo tan oscuro.  

Una iglesia de Charlotte, Carolina del Norte, decidió mostrar su apoyo público al colectivo LGTB local (y quien quisiera entrar en su ciudad y en su iglesia) y colgó de su entrada la bandera arcoíris y pintó su puerta igual. Ellos son de los pocos que entienden que el Cristianismo trata de acoger y celebrar a todas las personas, y no considerarlas enfermas. Pero claro, llevar a cabo esto en una iglesia de Carolina del Norte es peligroso y llevan ya ni más ni menos que 7 ataques vandálicos a su propia Iglesia.

pintadas-en-la-iglesiaComo decimos, a fecha de hoy, llevan 7 ataques entre los que cuentan pintadas como la que os mostramos. No dudan en verter su odio y su intolerancia hacia una comunidad (la religiosa) que si bien nunca fue muy amiga de los gays y las lesbianas también es cierto que ha demostrado que dentro de sus filas hay quien ha decidido que todos y todas somos hijos de Dios .

Para conseguir arreglar los desperfectos y, suponemos, que para llevar a cabo actividades propias de la iglesia, les han abierto una campaña GoFundMe y llevan ya más de 5.000 dólares recaudados.

“Si bien ésta podría ser una razón para temer, elegimos unirnos más fuerte que nunca, listos para continuar dando la bienvenida”, dice la página de GoFundMe.

Fuente Agencias, vía Cromosomax/Oveja Rosa

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica ,

El gobernador de Carolina del Norte aprueba, por fin, una ley de protección LGTB

Sábado, 21 de octubre de 2017

roy-cooperEl gobernador demócrata de Carolina del Norte, Roy Cooper, firma una orden ejecutiva que prohíbe la discriminación en el gobierno estatal y en las empresas que hacen negocios con dinero público.

Además Cooper asegura que se ha llegado a un acuerdo judicial para derogar por fin la HB2 y la HB142, las leyes que prohibían a las personas trans utilizar el baño según su identidad de género.

Hace un tiempo que llevamos hablando de Carolina del Norte,  porque tenían un gobernador LGTBfóbico que había aprobado una de las leyes de los lavabos más infames de todo Estados Unidos.

Para resumir mucho: cuando la ciudad de Charlotte aprobó una ordenanza para proteger a las personas LGTB de la discriminación (que permitía a las personas trans usar el baño del género con el que se identificaban) los republicanos en el senado estatal aprobaron una ley para anular esa protección y prohibir a las personas trans usar esos baños. Pat McCrory, el gobernador, firmó la ley y se las dio de guay… hasta que la mitad de las empresas del estado decidieron irse a otra parte. McCrory tuvo que gastarse una millonada de un fondo contra desastres naturales para defender la ley (la HB2) en los tribunales. Pero sus problemas acabaron cuando, por culpa de la ley, perdió las elecciones frente al demócrata Roy Cooper.

Cuando Cooper llegó a la casa del Gobernador se esperaba que los demócratas tumbaran la HB2. Pero no pudieron porque no tenían mayoría en el senado y aunque los republicanos les hicieron creer que iban a derogarla al final se las ingeniaron para sacarse de la manga la HB142: una ley que, en teoría, servía para derogar la HB2 pero en realidad no lo hacía.

Pues no sé si porque el hombre estaba harto de tonterías o porque las asociaciones LGTB empezaban a cargar ahora contra él, pero finalmente Roy Cooper acaba de firmar una orden ejecutiva que prohíbe a las agencias estatales y a las empresas que hacen negocio con ellas (vamos, que reciben dinero público) discriminar a ninguna persona en base a su raza, color, etnia, sexo, orientación sexual, identidad de género o su estatus como veterano de los cuerpos de seguridad.

Al exigir a las compañías que trabajan con el estado que apliquen esta política anti discriminación el estado puede promover protecciones para más ciudadanos que están fuera del gobierno estatal” ha explicado Cooper. “Hemos trabajado con la comunidad empresarial, activistas y la comunidad LGTB+ y otros ciudadanos que saben que nuestro estado es más fuerte gracias a nuestra diversidad; y seguiré trabajando para que éste sea un estado acogedor e inclusivo.

Además Cooper ha afirmado que demócratas y republicanos están a punto de llegar a un acuerdo en la batalla legal contra la HB2 y la HB142. Según parece todos han acordado que las personas trans que residan en Carolina del Norte puedan acceder a los baños públicos conforme a su identidad de género. No hay muchos detalles al respecto, pero parece una medida un poco absurda porque más te vale no ser trans, pasar por ahí y tener ganas de mear. Además ¿qué van a hacer para comprobarlo? ¿Levantar faldas y bajar pantalones?

Sea como sea ahora un juez federal tiene que aprobar el acuerdo. Y tal vez así, por fin, se acabe toda esta mierda de las leyes de los lavabos.

Fuente | WITN

, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB , , , , , ,

El colectivo LGTB consigue una importante victoria al paralizar la aprobación de un proyecto de ley tránsfobo en el estado de Texas

Jueves, 24 de agosto de 2017

gaytexasAmpliamos la noticia que adelantábamos el pasado sábado. El proyecto de ley tránsfobo cuya aprobación perseguían los grupos conservadores en el estado de Texas ha quedado en vía muerta. El temor a los efectos económicos que una legislación así podría tener ha hecho que el sector moderado de los republicanos haya paralizado el proceso, en lo que supone una importante victoria para el colectivo LGTB. La amenaza de que el proyecto se reactive en 2019 sigue de todas formas muy viva. Los conservadores, de hecho, han adelantado que darán la batalla en las elecciones primarias republicanas, en las que gozan de una posición de privilegio, para barrer a los legisladores republicanos que a su juicio han impedido la aprobación del proyecto.

Texas lleva meses discutiendo la aprobación de un proyecto de ley para prohibir a las personas transexuales usar todas aquellas instalaciones públicas que correspondan a su identidad de género, derogando además las disposiciones contra la discriminación de las personas trans que hayan sido aprobadas por entidades locales. Se trata de un proyecto similar al que en su momento aprobó el estado de Carolina del Norte, y que supuso numerosos boicots contra ese estado e importantes pérdidas económicas. De hecho, tras las elecciones de noviembre, en las que el gobernador republicano Pat McCrory perdió por un estrecho margen, el nuevo gobernador de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, llegó a un acuerdo con los republicanos (que siguen controlando la legislatura estatal) para que la ley, en su redacción original, fuese derogada a cambio de que se derogasen tambien las ordenanzas antidiscriminatorias locales, y muy singularmente la de la ciudad de Charlotte, cuya aprobación fue precisamente la que animó a los republicanos a sacar adelante la ley discriminatoria. Un “apaño” que no gustó nada a los colectivos LGTB pero que ha supuesto el final del boicot económico al estado.

Lo sucedido en Carolina del Norte, sin embargo, no pareció desmotivar a los republicanos de Texas, que controlan la legislatura del estado y cuyo gobernador, Greg Abbott, se ha mostrado dispuesto a rubricar una ley de este tipo si era aprobada. El principal valedor del texto discriminatorio, conocido también como SB3, ha sido precisamente su vicegobernador, Dan Patrick, un político abiertamente anti-LGTB del que ya hemos hablado en esta página. Por ejemplo, cuando tras el atentado homófobo de Orlando difundió en Twitter una cita bíblica que parecía señalar a las víctimas como merecedoras de un castigo. Y antes, durante el proceso de aprobación del matrimonio igualitario, pidió a los jueces texanos que no casasen a parejas del mismo sexo, contraviniendo el dictamen de la justicia federal. Por desgracia, las personas transexuales también se cuentan entre sus objetivos: en su momento, Dan Patrick fue uno de los promotores de la derogación de la ley antidiscriminatoria de Houston por votación popular, cuya campaña inició el infame “pánico transexual en los baños” que ha alentado leyes anti-LGTB en varios estados. Y también desafió la orden de la administración Obama (ahora derogada por Trump)  de no discriminar a las personas transexuales en los centros de enseñanza que reciben ayudas públicas.

Aún así, hay una cosa con al que Abbott no contaba y fue  la fuerte oposición que se encontró a dicha propuesta por parte de buena parte del tejido económico del estado, así como de organizaciones sociales, deportivas, culturales y religiosas, hizo que la legislatura de Texas finalizara en mayo su periodo regular de sesiones sin haber sido capaz de aprobar el proyecto: Los grupos LGBT movilizaron a una gran parte de la sociedad y de los empresarios que se mostraron totalmente en contra de esa ley. Los jefes de policía de tres de las ciudades más grandes del estado ya dijeron que era una legislación que no ayudaba a nadie y que en lugar de plantear una solución a un problema lo que hacía era crear un problema nuevo. Las grandes petroleras del estado avisaron al senador de que no verían con buenos ojos una legislación discriminatoria y la Asociación de Negocios de Texas calculó que, si se aprobaba, el estado perdería casi seis mil millones de dólares de aquí a 2026.

Sin embargo, cuando parecía que el asunto quedaba aparcado, el gobernador Greg Abbott, haciendo uso de sus prerrogativas, volvía a incluir el asunto en la agenda de una sesión legislativa especial de 3o días a celebrar durante el verano, concebida para cerrar temas urgentes que hubiesen quedado pendientes (la próxima sesión regular ya no tendrá lugar hasta después de las elecciones de noviembre de 2018).

El Senado votó a favor…

El Senado de Texas, presidido precisamente por Dan Patrick, aprobaba de hecho la SB3 por 21 votos a 10 a finales de julio, no sin polémica y tras una debate de más de ocho horas de duración. Votaron a favor los 20 senadores republicanos y uno demócrata (Eddie Lucio Jr.). Lo hicieron en contra los 9 senadores demócratas restantes. La pelota pasaba así a la Cámara de Representantes, en la que el resultado se preveía más ajustado debido a la presencia de un grupo de republicanos moderados.

De hecho, ya el Senado había suavizado algunas disposiciones originales del proyecto tras los varios meses de polémica. Por ejemplo, el texto aprobado permitía a las personas transexuales usar las instalaciones que se correspondiesen con su documento estatal de identidad, y no con su certificado de nacimiento, lo que suponía una mejora para aquellas personas trans que hubiesen conseguido ya un documento de identidad actualizado.

Pero la Cámara de Representantes no llegó a votar

En la Cámara de Representantes, sin embargo, la última palabra seguía siendo la del speaker Joe Straus y el grupo de republicanos moderados (Straus es uno de los pocos moderados que, según describe literalmente The New York Times, aún “mantiene un puesto prominente en un estado cada vez más controlado por la extrema derecha”), que finalmente optaban por finalizar la sesión especial sin haber tramitado el proyecto. Y no precisamente porque durante este periodo no se votasen temas de índole “moral”, ya que la Cámara sí que aprobaba, por ejemplo, limitar aún más el acceso al aborto o facilitar a las agencias de adopción privadas la posibilidad de rechazar a los padres que no consideren adecuados por razones religiosas (por ejemplo, parejas del mismo sexo). En este caso, sin embargo, parece haber pesado más la oposición de los líderes empresariales del estado y el miedo a las pérdidas económicas que los anunciados boicots iban a suponer.

La noticia supone, en la práctica, que el proyecto queda en vía muerta hasta 2019. El sector más conservador de los republicanos, sin embargo, asegura no rendirse. Dan Patrick ha prometido que volverá a ser discutido en la próxima legislatura, mientras que los líderes de organizaciones ultraconservadoras ya han declarado que trabajaran para derrotar a los candidatos moderados en las próximas primarias republicanas (un terreno que les es especialmente favorable, debido a su más que demostrada capacidad de movilización) y conseguir una legislatura completamente afín a sus postulados.

En definitiva, una batalla ganada para los derechos LGTB… pero la guerra continúa.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos gays

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Las ONG cargan contra el gobernador demócrata de Carolina del Norte

Martes, 23 de mayo de 2017

roy-cooperRoy Cooper ganó las elecciones al republicano Pat McCrory y prometió derogar la discriminatoria ley HB2, pero en su lugar aprobó la HB142 que era más de lo mismo.

Cooper se defiende asegurando que necesitaba llegar a un “compromiso”, pero las ONG le acusan de ser un chaquetero.

La ciudad de Charlotte aprobó una ordenanza municipal que protegía a las personas trans y permitía que utilizaran el baño del género con el que se identifican. A los republicanos que gobernaban el estado esa ordenanza les pareció fatal, y la atacaron diciendo que eso era competencia del gobierno estatal; así que crearon la HB2: una ley discriminatoria que, entre muchas otras cosas, obligaba a las personas trans a usar el baño del género que había escrito en su DNI.

La ley fue un absoluto desastre. Cientos de empresas se fueron del estado y la imagen de Carolina del Norte quedó muy dañada. Ante unas pérdidas estimadas de 3 billones de dólares si la ley no se derogaba en 5 años, el gobernador republicando Pat McCrory acabó perdiendo las elecciones frente al demócrata Roy Cooper. Una de las primeras cosas que hizo Cooper fue intentar derogar la HB2, pero los republicanos -que seguían controlando la cámara de representantes- le hicieron una jugarreta y lo único que pudo hacer fue aprobar la HB142. Aunque esa ley “anulaba” la HB2, también prohibía a las ciudades aprobar ordenanzas sobre el uso de baños públicos hasta el 2020 diciendo que eso era competencia del estado; lo que implica que la HB2 sigue estando vigente durante 4 años más.

Desde la Human Rights Campaign han denunciado que a pesar de que Cooper quiere vender la HB142 como una victoria (“un acuerdo imperfecto“, lo llama el gobernador), en realidad se trata de “otra versión de la HB2 que oculta un intento desesperado de los legisladores con la esperanza de salvar la economía del estado“. Desde Equality NC su director ejecutivo, Chris Sgro, acusa a Cooper de ser bastante irresponsable con este tema: “El rechazo continuado de Cooper a asumir responsabilidades por las consecuencias negativas de la ley que firmó sobre la comunidad LGTB es descorazonador.

En una conferencia en el Centre for American Progress en Washington, Cooper ha dicho que está preparando una orden ejecutiva para asegurar los derechos de la comunidad LGTB: “Cuando derogamos la HB2 e iniciamos este compromiso dije que necesitábamos tomar medidas adicionales para asegurarnos de proteger a los ciudadanos LGTB. Estamos trabajando en una orden ejecutiva que nos ayude a conseguir esa meta.” Cooper además defendió la HB142 asegurando que “política y emocionalmente habría sido más fácil para mí seguir dando golpes sobre la mesa y no aceptar ese compromiso, pero sabía que no estaba siendo justo con mi estado. No estaba siendo justo con las personas LGTB.

Olivia Alair Dalton, vice-presidenta senior de la Human Rights Campaign (y antigua secretaria de prensa de Michelle Obama) ha declarado que esa afirmación de Cooper es “bastante extraordinaria, teniendo en cuenta que fue él quien firmó la HB142 y convirtió la discriminación en ley.

Más duros se muestran desde la ACLU: “Cooper representa lo más despreciable de la política. No puedes estar en misa y repicando. Nunca tendrás nuestro apoyo o confianza.

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Pat McCrory, exgobernador de Carolina del Norte, se queja de que no le dan trabajo por haber apoyado la ley LGTBfoba del estado

Jueves, 16 de marzo de 2017

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239El antiguo gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, ha declarado que tiene dificultades para encontrar quien le contrate, debido a que se le identifica como un fanático intolerante por haber promulgado y defendido durante su mandato la ley que permite la discriminación de las personas LGTB en su estado. La conocida como ley HB2 sigue en vigor debido al pertinaz empeño de los representantes del Partido Republicano, que cuentan con la mayoría en las dos cámaras del estado, a pesar de los esfuerzos del nuevo gobernador, el demócrata Roy Cooper, por intentar derogarla.

Tras perder las pasadas elecciones frente al demócrata Roy Cooper, Pat McCrory se dispuso a continuar con su vida laboral como consultor y asesor. Sin embargo, ha declarado que se encuentra con dificultades para conseguir contratos con empresas. Según el exgobernador, el hecho de que promulgara y defendiera hasta la saciedad la LGTBfoba ley HB2 “ha tenido consecuencias hasta el día de hoy, incluso después de dejar el cargo. La gente es reacia a contratarme, porque, ‘oh, Dios mío, es un fanático’, que es lo último que soy”.

También declara que ha intentado conseguir ser contratado por universidades para dar clases a tiempo parcial, pero se ha encontrado también con la negativa de los rectores, “por temor a las protestas de los estudiantes”. Otra de sus opciones es trabajar para la administración Trump, pero no parece haber nada claro al respecto.

Por supuesto, McCrory no se cree en absoluto responsable de la repercusión que han tenido sus decisiones políticas, sino que culpa de todo a los “grupos liberales” por haberlas denunciado. Siguiendo lo que parece ser una costumbre entre quienes defienden la intolerancia y la discriminación, el exgobernador dice que está “siendo purgado por sus opiniones”, y afirma que “si no estás de acuerdo con la Policía del pensamiento políticamente correcto sobre esta nueva definición de género, eres un fanático, eres lo peor. Es casi como si hubieras violado una ley”.

El fanatismo de la ley HB2, promulgada por el gobernador

La conocida ley HB2 de Carolina del Norte, fue promulgada en marzo de 2016, y prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB, a la vez que deroga las ya existentes. Una de sus consecuencias es la de impedir que las personas transexuales dispongan de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares, siendo esta además la medida que con mayor virulencia se defendió cuando la HB2 fue aprobada, poniendo a las personas transexuales en el punto de mira de los fanáticos.

La medida fue clamorosamente denunciada por activistas y defensores de los derechos civiles, que consiguieron el apoyo de empresas y corporaciones dispuestas incluso a boicotear cualquier actividad en Carolina del Norte mientras la infame ley siguiera en vigor. Figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company, Ringo Starr o Cyndi Lauper cancelaron sus conciertos o donaron su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones trasladaron su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank cesaron en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 apoyaron la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal. La propia liga de baloncesto profesional (NBA) anunció el traslado de la sede del All-Star Game, que debería celebrarse en Charlotte en 2017, si no se eliminaba cualquier discriminación a las personas LGTB de las leyes del estado. Las pérdidas económicas para el estado por esta decisión de la NBA se estimaban en 100 millones de dólares.

A pesar de ello, en los últimos intentos por parte del gobernador demócrata Roy Cooper por llegar a un consenso y derogar la ley, los representantes del Partido Republicano rehusaron finalmente votar por su anulación, a pesar de haber alcanzado acuerdos previos para ello. La ley, por lo tanto, sigue en vigor, sin que por el momento haya visos de un cambio de actitud de los republicanos al respecto.

Fuente Dosmanzanas

Etiquetas:

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Familia de filántropos de Carolina del Norte hace donación a causa LGBT al descubrir que su nieto es gay

Sábado, 4 de marzo de 2017

belk-gambrell-webSarah Belk Gambrell

Tras descubrir que es homosexual uno de los nietos de una adinerada familia de Charlotte, se vuelcan con la comunidad LGBT a través de una donación de 1,5 millones de dólares para la construcción de un refugio para personas LGBT sin recursos, iniciando una camapaña para animar a otros filántropos a la causa.

Perteneciente a la reputada dinastía de tiendas Belk, a sus 98 años de edad, Sarah Belk Gambrell anuncia su intención de donar 1,5 millones de dólares a Time Out Youth, un grupo de abogados que defiende a personas gays de entre 11 y 20 años de edad, que necesita 3,4 millones de dólares para comprar y renovar un edificio de oficinas y convertirlo en un centro de apoyo a personas del colectivo LGBT que también tendrá un refugio para personas LGBT sin recursos o en situación de desamparo en Charlotte, Carolina del Norte. Un gesto que no sólo influye aliento económico, sino que también aporta el prestigio y la influencia de un apellido como el de los Beck a la causa LGBT.

«Sarah Belk Gambrell siempre ha sido una mujer de su tiempo y adelantada a su tiempo. Ha liderado el camino para las mujeres en los negocios y en la filantropía. Ahora da un paso adelante para ayudar a los jóvenes sin recursos que a menudo no disponen de un lugar seguro (…). Su voz tiene tal credibilidad, que los donantes la seguirán donde quizás no habrían llegado de otra manera. Necesitamos un líder audaz en nuestra comunidad y este es otro ejemplo sobresaliente de la familia Belk que asume ese papel (…). Es una declaración a la ciudad, estado y país de que somos más que la Ley HB2, que nuestra ciudad se preocupa por la comunidad LGBTQ y que se asegurará de que nuestra ciudad sea un lugar acogedor para todos», declara Michael Marsicano, presidente de la Grambrell Family Foundation para las Carolinas, a través de la que se realizará la donación.

Sally Gambrell, la hija de Sarah Belk Gambrell y administradora de la Fundación Gambrell, asegura que el objetivo de la donación es tanto una muestra pública de apoyo a los jóvenes LGBTQ como una postura en contra de la lamentable ley de los cuartos de baño de Carolina del Norte aprobada por Pat McCrory. El motivo principal que impulsa a la familia a poyar en este momento al colectivo LGBT no es otro que uno de sus miembros, hijo de Gambrell y nieto de Beck Gambrell, ha salido del armario como homosexual, involucrando de esta manera a toda su familia en su causa porque «es la forma en que Dios lo hizo», explica unificando responsabilidad familiar con sentimiento religioso.

Lo que muchas personas homofóbicas no tienen nunca en cuenta es que yendo contra las personas homosexuales, bisexuales y transexuales, también van en contra de sus familias, que son heterosexuales. «Ahora mismo estoy en estado de shock por todo lo que sucede en este estado (…). Creo que HB2 es una reacción (…) basada en el miedo de lo que no entendemos. Y seamos honestos, la homosexualidad ha existido para siempre. Pero no es mi posición para juzgar a otros [a los que se oponen a los derechos LGBT]. No quiero añadir leña al fuego. Sólo quiero invertir en los jóvenes para que puedan alcanzar su máximo potencial y contribuir a la sociedad. Invito a la gente a unirse a mí», explica Sally Gambrell.

La noticia de la donación se produce pocos días después de que Donald Trump revocara una directriz de Barack Obama para que las escuelas públicas permitieran a las personas transexuales usar el baño acorde a su identidad de género. Según Time Out Youth, el conflicto con los cuartos de baño ha incrementado la inseguridad entre los miembros del colectivo LGBT, motivo por el que han doblado sus espacios el año pasado. Expertos aseguran que existen hasta 20.000 jóvenes del colectivo LGBT sin hogar en los Estados Unidos, muchos de ellos obligados a salir de sus casas por padres que se negaron a aceptar su condición sexual. «Los jóvenes LGBTQ que crecen en hogares homofóbicos o transfóbicos se enfrentan una tremenda crueldad y abuso (…) físico, emocional y verbal (…). Este refugio dará a nuestra juventud un lugar que puedan llamar hogar», declara Rodney Tucker, director ejecutivo de Time Out Youth.

Fuente Universogay

Cine/TV/Videos, General , , , , , , , , ,

Un ladrón entra en una iglesia presbiteriana incusiva y de paso deja un mensaje homófobo

Martes, 28 de febrero de 2017

iglesia-lgtb-ladron-520x322Hay gente muy aburrida en el mundo. El pasado miércoles, la iglesia presbiteriana de Caldwell (Charlotte, Carolina del Norte) sufrió un pequeño ataque. Un ladrón se coló dentro para pintarrajear un cuadro que mostraba el estado de Carolina del Norte con los colores de la bandera LGTB. ¿Y qué fue lo que garabateó? Pues claro, una cita bíblica. ¿Qué iba a ser si no? Concretamente, citó la Primera Carta a los Corintios 6:9-11  que dice:

“¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios. Y tales fuisteis algunos de vosotros. Pero habéis sido lavados, habéis sido santificados, habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios

Y esto lo ha dicho un señor o señora, en una pintada. El reverendo John Cleghorn ve una clara intención homófoba ya que la iglesia es inclusiva y ha colaborado en la celebración de distintos actos en el Orgullo, que con la que está cayendo en Carolina del Norte con este tema, es muy de agradecer.

Y aprovechando que había conseguido entrar, el autor del mensaje aprovechó para llevarse una tetera y café. Suponemos que lo de los ladrones, no va con los heterosexuales que roban y que sí heredarán el reino. O igual fue al revés, entró a robar una tetera y ya que estaba cogió el pincel y se dejó llevar… El caso amiga, es que nunca sabremos la verdad, pero nosotros no heredaremos el reino de los Cielos… Y nos lo dice un chorizo.

Fuente: PinkNews, vía EstoyBailando

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Presbiteriana , , , ,

Los republicanos de Texas quieren su propia ley de lavabos anti-trans

Miércoles, 11 de enero de 2017

613nnnhDan Patrick, teniente de gobernador de Texas

El teniente de gobernador de Texas dice que una ley de lavabos anti-trans es una prioridad de su gobierno, y los empresarios ya piensan en el dinero que van a perder.

Los republicanos de Texas han dicho que quieren tener su propia ley anti-trans. No la llaman así claro, le pondrán algún nombre absurdo con la palabra “libertad” o “defensa“, que son dos cosas que les gusta decir mucho pero aplicar poco. El caso es que quieren una ley que prohíba a las personas trans utilizar el baño del género con el que se identifican. Porque a Carolina del Norte le ha ido tan bien que claro, es normal que todos quieran una igual.

Dice el teniente de gobernador, el republicano Dan Patrick, que la creación de esa ley es una prioridad de su gobierno. Y en una nota enviada a la prensa alabando los esfuerzos por los republicanos de Carolina del Norte para evitar la derogación de la HB2  el mismo Patrick ha dicho que es “esencial una legislación que proteja la privacidad de las mujeres y los negocios para asegurar que los depredadores sexuales no puedan entrar libremente en los baños, vestuarios o duchas de las mujeres“.

De nuevo, el partido republicano implicando que las mujeres trans son hombres vestidos de mujer que quieren agredir sexualmente a sus mujeres cisgénero.

Aunque el partido republicano controla todo lo que se puede controlar políticamente en el estado de Texas, no parece que lo de crear una ley como la HB2 vaya a salir adelante porque parece que Dan Patrick es el único que no se ha dado cuenta de que este tipo de leyes (además de ser discriminatorias, aunque eso a los republicanos les da igual) hacen perder mucho dinero.

Forbes estimó que Carolina del Norte perdió unos 600 millones de dólares en seis meses por culpa del empeño de su ya ex-gobernador, Pat McCrory, en mantener la ley transfóbica. Sin contar los 500 millones que McCrory sacó de un fondo de prevención de desastres naturales para pagar los abogados que defendían la ley. Pero es que la Business Association de Texas ya avisó hace un mes de que tenían un “mensaje alto y claro de la comunidad de empresarios de Texas“, dijo su presidente Chris Wallace: una ley como al HB2 podría costarle al estado la pérdida de 100.000 puestos de trabajo y Ocho mil millones de dólares. “Proteger a Texas de la pérdida de miles de millones de dólares es fácil: no aprueben leyes innecesarias que discriminan a los texanos y a nuestros visitantes“, dicen desde la asociación de empresarios.

A todo esto, que Pat McCrory ya no es gobernador de Carolina del Norte. Pero aún así no ha perdido la ocasión de grabar un vídeo despidiéndose de las gentes del estado echándole la culpa de todo a “un problema social manufacturado” por “un grupo de izquierdas en Washington“ que creó un boycott intencionado al aprobar la ordenanza antidiscriminatoria en Charlotte para quitarle del puesto. Hay que tener la cara muy dura y ni una pizca de ética…

Fuente: Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La NBA reitera su boicot a Carolina del Norte mientras siga en vigor la ley que discrimina a los ciudadanos LGTB

Jueves, 29 de diciembre de 2016

nba-all-star-charlotte-300x155La NBA y otras asociaciones deportivas han reiterado su rechazo a celebrar sus competiciones en Carolina del Norte hasta que se derogue la ley que discrimina a las personas LGTB del estado, conocida como HB2. El rechazo de los representantes republicanos a invalidar la HB2 en la Asamblea General extraordinaria del pasado miércoles 21 de diciembre ha obligado a los grupos deportivos a tomar esta determinación, que seguirá causando pérdidas millonarias al estado sureño.

La liga profesional de baloncesto estadounidense, conocida mundialmente como NBA, ha confirmado a ESPN que seguirá con su boicot al estado de Carolina del Norte mientras no sea derogada la HB2, la ley que permite la discriminación de las personas LGTB, especialmente del colectivo transexual. La NBA ya trasladó fuera de Charlotte —la ciudad más poblada de Carolina del Norte— la celebración del All-Star Game de 2017, eligiendo como sede a Nueva Orleans, e insiste en que continuará con esa medida hasta que se deroguen todas las normativas discriminatorias en el estado sureño.

ncaa-logo-300x300Por su parte, la NCAA, la asociación más importante del deporte universitario estadounidense, también ha emitido un comunicado por boca de su portavoz, Bob Williams, en el que informaba que “la decisión de la NCAA de evitar la celebración de campeonatos en Carolina del Norte permanece sin cambios”. Esa postura de la NCAA, ahora reiterada, fue comunicada en el mes de septiembre, cuando los dirigentes de la asociación consideraron que la administración de Carolina del Norte había tomado “un cúmulo de acciones respecto a los derechos civiles”, que entraban en confrontación con “la larga tradición de los valores de la NCAA respecto a la inclusión, el bienestar de estudiantes y atletas, y la creación de una cultura de equidad”.

Ambas reiteraciones se producen después de que la Asamblea General de Carolina del Norte, convocada por el gobernador saliente Pat McCrory, rehusara derogar la HB2 tras una maratoniana sesión. La mayoría republicana rompió sin paliativos el acuerdo al que había llegado con el gobernador entrante, el demócrata Roy Cooper, a pesar de que este había cumplido con su compromiso de conseguir que el consejo de la ciudad de Charlotte revocara su legislación antidiscriminatoria. La decisión de la NBA y la NCAA corroboran las palabras de Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, tras la negativa republicana a cumplir con su compromiso: “hoy, la confianza pública ha sido traicionada una vez más. Los legisladores han enviado el mensaje de que Carolina del Norte sigue cerrada para los negocios”.

Las pérdidas económicas para Carolina del Norte por la decisión de la NBA de trasladar la sede del All-Star Game de 2017 fuera del estado se han estimado en 100 millones de dólares. En cuanto a la NCAA, para dar una idea del poderío económico y la capacidad de convocatoria de la asociación, en 2014 declaró unos ingresos de 1.000 millones de dólares y en disciplinas como el fútbol americano ha llegado a superar los 38 millones de espectadores. Desde su decisión, ya ha reubicado en otros estados más de 10 eventos de distintas disciplinas.

Una ley contra la igualdad LGTB

La conocida HB2, fue promulgada en marzo de este 2016 por Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que fue ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió el pasado 2015 en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Carolina del Norte no deroga la tóxica ”ley de los baños”

Viernes, 23 de diciembre de 2016

mccrory_y_coopEl gobernador en funciones de Carolina del Norte, Pat McCrory (izq), y el nuevo gobernador electo, Roy Cooper (dcha)

Los republicanos de Carolina del Norte se sacan de la manga una jugarreta para no eliminar la “ley de los lavabos” durante la sesión que convocaron para eliminar la “ley de los lavabos”.

La discriminatoria ley de Carolina del Norte que limita el acceso a los baños y vestuarios públicos a personas transexuales podía haber sido derogada esta semana después de meses de protestas y boicots económicos. Sin mbrgo, los legisladores del estado de Carolina del Norte han fracasado en su intento de revocar la polémica Ley HB2. Una norma discriminatoria que prohíbe a las personas transgénero usar sanitarios públicos según su identidad de género y las obliga a usar el baño que corresponda a su sexo biológico en edificios públicos. Carolina del Norte ha perdido una gran oportunidad para quitarse la etiqueta de estado más intolerante de EEUU. Tras más de nueve horas de reuniones a puerta cerrada, los legisladores demócratas de Carolina del Norte se marcharon con el ceño fruncido, fruto de la frustración de no haber podido derogar la ley que ha provocado unas perdidas millonarias al estado.

El Instituto Williams de la Escuela de Leyes de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), proyectó que las pérdidas para Carolina del Norte, por la HB2, alcanzarían anualmente los 5.000 millones de dólares.La noticia ha resultado una sorpresa de lo más desagradable. Sobre todo, si tenemos en cuenta que la ciudad más poblada del estado, Charlotte, ha derogado en su totalidad la ordenanza de no discriminación y el anuncio del nuevo gobernador demócrata que anunció que se había llegado al acuerdo de la eliminación de la HB2, que finalmente no ha sido aprobada por el peso republicano en el parlamento estatal de Carolina del Norte.

La ciudad de Charlotte aprobó hace tiempo una ordenanza municipal que protegía a las personas LGTB de cualquier tipo de discriminación y permitía a las personas trans utilizar el baño del género con el que se identifican. Los republicanos, que controlaban el estado de Carolina del Norte, se opusieron y su gobernador tardó muy poco en aprobar la HB2, una ley estatal que permitía a los negocios seguir discriminando a las personas LGTB y obligaba a las personas trans a utilizar el baño del sexo con el que nacieron; porque según ellos es de sentido común que un hombre no tenga acceso al baño de mujeres.

La HB2 ha supuesto un auténtico desastre económico para el estado, con muchos artistas, empresas y eventos largándose a otra parte porque no quieren invertir en un estado que fomenta la discriminación. Aunque el mayor coste ha sido el del puesto del gobernador, Pat McCrory, que perdió las elecciones en noviembre en lo que se entendió era un plebiscito sobre la HB2.

McCrory perdió las elecciones del pasado noviembre frente al demócrata Roy Cooper, que durante la campaña utilizó la derogación de la HB2 como uno de sus puntos fuertes. Y ahora que Cooper ya ha sido declarado vencedor de las elecciones (no sin varios intentos de McCrory por quedarse en el sillón del gobernador) era cuestión de tiempo que pudiéramos decirle adiós a la HB2.

Esta ley, la primera de su tipo, catapultó a Carolina del Norte al centro del debate sobre los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales y fue la causante de cientos de millones de dólares en pérdidas económicas y la exclusión del Estado en la celebración de grandes eventos deportivos como el Partido de las Estrellas de la NBA.

Con McCrory derrotado, la ciudad de Charlotte daba por hecho que se iba a derogar la HB2 y comenzó negociaciones para eliminar su ordenanza municipal, que ahora sería innecesaria. Y antes de salir del gobierno los republicanos anunciaron una sesión especial de los legisladores para eliminar la HB2, excusándose en que esa ley sólo existía por ordenanzas como la de Charlotte y que además todo había sido culpa de “la izquierda radical“. El ayuntamiento de Charlotte, la ciudad más grande del Estado, votó el pasado lunes la eliminación de las medidas locales de no discriminación que provocaron la aprobación de la HB2, pidiendo a su vez la derogación inmediata de la ley estatal. “Ahora que la ordenanza de Charlotte finalmente ha sido derogada, la privacidad en nuestras duchas, baños y vestuarios es restaurada y protegida por la ley estatal anterior”, dijo McCrory en una declaración grabada en video. Así, tras el acuerdo, el pasado lunes el consejo de Charlotte votaba por unanimidad la derogación de los artículos que entraban en conflicto con la HB2. Tan solo dejaban en vigor aquellos que prohibían al ayuntamiento establecer contratos oficiales con empresas que no establecieran medidas antidiscriminatorias para sus trabajadores LGTB. Pero eso no bastó a los republicanos, que querían una derogación sin excepciones, y acusaron a la “enloquecida izquierda” de Charlotte —refiriéndose a los representantes demócratas del municipio— de haberles engañado.

El gobernador electo actual, el demócrata Roy Cooper, dijo que contaba con garantías de que los líderes legislativos republicanos apoyarían la derogación de la “ley de los baños”. “Espero que mantengan su palabra”, dijo Cooper en un comunicado, señalando que la derogación ayudará a recuperar los trabajos y eventos perdidos en el boicot. Por ello, este miércoles siguiente, en un nuevo pleno, el consejo derogaba el articulado restante. Aun así, el gobernador electo Roy Cooper hizo unas declaraciones en las que se lamentaba de que los republicanos hubieran roto el acuerdo, a pesar de los esfuerzos realizados en Charlotte.

Pero no ha resultado muy bien… La sesión para repeler la HB2 ha sido un auténtico desastre. El gobernador saliente, el republicano Pat McCrory, había convocado una Asamblea General de las dos cámaras del estado para este mismo miércoles, con el objeto de votar la derogación de la HB2. Pero los representantes republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado pusieron todo tipo de objeciones. Interminables interrupciones y recesos llevaron la sesión hasta altas horas de la madrugada, sin que en la Cámara de Representantes se llegara finalmente a realizar ninguna votación, dando la sesión por concluida sin haber tomado ninguna medida.  Para cancelar la ley los republicanos se inventaron otra, la SB4 (Senate Bill 4) que es, básicamente, una cancelación de la HB2. Pero en el último momento intentaron colar en la misma ley una moratoria de 6 meses durante los cuales ningún municipio podría aprobar ninguna ordenanza concerniente al empleo público o el uso de los baños.

En cuanto al Senado, la proposición de ley republicana que trataba de derogar la HB2 fue enmendada por el mismo partido, cuyos miembros votaron favorablemente añadir a la propuesta el establecimiento de un período de demora de seis meses —luego ampliado a todo el ejercicio de 2017—, durante el cual se prohibía aprobar cualquier medida de protección contra la discriminación de las personas LGTB en el estado. Los representantes demócratas acusaron a sus rivales parlamentarios de haberles engañado, pues esa demora, que suponía de hecho continuar con la misma situación, no había formado de los acuerdos.

Tras largos debates, se acordó finalmente someter a votación dos propuestas, una por la que se derogaba completamente la HB2, y otra que recogía la enmienda que incluía la moratoria. La primera propuesta, que suponía la completa derogación de la HB2, fue rechazada por 32 votos a 16. Tras la votación, la sesión quedó finalmente suspendida. La ley discriminatoria sigue totalmente en vigor en Carolina del Norte, con la anuencia del Partido Republicano, que ha conseguido además la claudicación del consejo de la ciudad de Charlotte.

Evidentemente esto ha enfadado muchísimo a los demócratas y a las organizaciones por los derechos del colectivo LGTB, que denuncian que los republicanos han jugado sucio para asegurarse que se eliminaba la ordenanza de Charlotte pero no la HB2: “Éste no era el trato. Esta ley rompe el acuerdo. Charlotte no habría eliminado su ordenanza si esta nueva ley hubiera sido lo acordado“, ha dicho el Senador demócrata Jeff Jackson.

Por su parte los republicanos se defienden diciendo que todo esto es culpa de los demócratas, que pretendían ceder ante la izquierda radical, que ellos no creen en ningún tipo de discriminación pero van a seguir apoyando la HB2 porque “ninguna presión económica, política o ideológica me va a convencer de que lo que está mal está bien. Y permitir que un hombre tenga acceso a los baños y duchas de las mujeres siempre estará mal“, ha dicho Dan Forest, el teniente de Gobernador.

Durante la sesión en la que los republicanos han engañado a todo el mundo se han podido oir gritos de “¡Vergüenza!” por parte de las personas que acudieron al acto. Mara Keisling, la directora del Centro Nacional por la Igualdad Transgénero ha dicho que esta maniobra es inaceptable y que “las acciones de esta legislatura han demostrado a la gente de Carolina del Norte -particularmente a las personas transgénero- que no pueden tener ninguna fe en unos legisladores sinvergüenzas“.

Para Simone Bell, directora regional de Lambda Legal, “la Asamblea General y el gobernador McCrory están jugando al engaño político, y los ciudadanos de Carolina del Norte siguen perdiendo por ello. Es un ultraje que los legisladores de Carolina del Norte no sigan el mandato de los votantes y deroguen la HB2. Mientras la HB2 esté en vigor, miles de personas LGTB que consideran a Carolina del Norte su hogar, especialmente las personas transgénero, están siendo discriminadas y nunca se sentirán seguras. Ha sido un ejercicio contraproducente, al reafirmar al resto del país que Carolina del Norte quiere permanecer atascada en esta disputa divisiva”.

Por su parte, del director del Proyecto LGBT & VIH de la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles), James Esseks, consideraba que “es una pena que la Asamblea General de Carolina del Norte se haya negado a arreglar el desastre que habían cometido. El apoyo a la comunidad LGBT de líderes políticos, religiosos, empresas y personas de a pie que ha surgido este año no se desvanecerá. Los intentos de expulsar a las personas transgénero de la vida pública no serán tolerados. La legislatura no parece estar dispuesta a deshacer su extralimitación inconstitucional y respetar los derechos de las personas LGBT, así que tendremos que vernos en los tribunales”.

 La Human Rights Campaign también ha protestado por la vergonzosa forma de actuar de los republicanos y desde Lambda Legal y la ACLU acusan al gobernador de jugar al juego de “la gallina política” (ya sabes, a ver quién se atreve a llegar más lejos). “Mientras la HB2 siga en los libros, miles de personas LGTB que llaman hogar a Carolina del Norte, especialmente las personas transgénero, seguirán siendo discriminadas y nunca podrán sentirse seguras. Éste ha sido un ejercicio contraproducente que ha confirmado al resto del país que Carolina del Norte quiere seguir enfrascada en esta disputa divisoria“. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, afirmaba con contundencia que “hoy, la confianza pública ha sido traicionada una vez más. Los legisladores han enviado un mensaje claro: Carolina del Norte sigue cerrada para los negocios. Sus vergonzosas acciones y las promesas que han roto someten a los ciudadanos LGTB de Carolina del Norte a una discriminación establecida por el Estado, que contribuye a un ambiente de acoso y violencia, y continuará infligiendo un daño significativo a la reputación y la economía del estado. Hoy ha quedado claro que la crueldad de los líderes republicanos hacia los ciudadanos LGTB, especialmente las personas transexuales, de Carolina del Norte no conoce límites. Por nuestra parte, seguiremos luchando para derogar la HB2 y proteger a los ciudadanos de Carolina del Norte, haciendo lo que sea necesario”.

Por cierto, que desde la NCAA y la NBA han dicho que su negativa a organizar eventos deportivos en el estado sigue vigente mientras no se elimine por completo la HB2.

Durante este año, la NBA y los principales eventos deportivos universitarios excluyeron a Carolina del Norte como sede en sus agendas. Además, artistas como Bruce Springsteen, Maroon 5 y Pearl Jam cancelaron varios conciertos y compañías como PayPal Holdings y Deutsche Bank desecharon planes de inversión para la creación de nuevos puestos de trabajo en el Estado.

Fuente: Gay Star News | Pink News, vía Cáscara Amarga/EstoyBailandoEstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, reconoce finalmente su derrota en las pasadas elecciones

Sábado, 10 de diciembre de 2016

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239A pesar de que Pat McCrory se negaba a reconocer su fracaso electoral, finalmente ha terminado por admitir su derrota frente al demócrata Roy Cooper, quien asume su cargo de gobernador en enero, teniendo como uno de sus objetivos la derogación de la Ley HB2 sobre la restricción del uso del cuarto de baño a las personas transexuales.

De infarto fue el escrutinio de las elecciones que auparon a Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, pero no todos los republicanos lo celebraron de la misma manera porque, si bien ha obligado a un recuento de los votos posponiendo el final de su período como gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory perdía frente el demócrata Roy Cooper, de 59 años de edad y natural de Nashville, que firmará el cargo el 1 de enero siendo uno de sus primeros propósitos el de revocar las leyes discriminatorias contra la comunidad LGBT de su predecesor en el cargo.

El gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, ha reconocido finalmente su derrota en las pasadas elecciones, tras largos días de recuento de votos en gran parte de los condados del estado. McCrory es conocido por su empecinada LGTBfobia, que le llevó a aprobar y mantener una de las legislaciones más discriminatorias de los Estados Unidos, la conocida HB2. El nuevo gobernador, el demócrata Roy Cooper, ya ha declarado su intención de “acabar el trabajo” que han hecho los electores y derogar la infame ley. No lo tendrá fácil, dado que los republicanos sí han conseguido renovar el control de la legislatura del estado.

Tras pedir recuentos en 52 de los 110 condados que componen el estado de Carolina del Norte, y cuatro semanas después de que se celebraran las elecciones el pasado 8 de noviembre, el ya gobernador cesante Pat McCrory ha reconocido la victoria de su oponente, el hasta hoy fiscal general Ray Cooper, que presentó su candidatura por el Partido Demócrata. Lo ha hecho por medio de este vídeo, en el que declara que “a pesar de las cuestiones que deben tener respuesta respecto al proceso de votación, personalmente creo que la mayoría de nuestros ciudadanos han hablado y ahora debemos hacer todo lo que podamos para apoyar al gobernador número 75 de Carolina del Norte, Roy Cooper. Estoy orgulloso de que nuestro equipo deje este estado en un lugar mucho mejor que cuando llegamos a la oficina”:

Pat McCrory se ha convertido así en el primer gobernador de Carolina del Norte en perder una reelección. Pero lo ha hecho por un estrecho margen de unos 10.000 votos de diferencia de entre los más de 4.700.000 emitidos, a pesar de la polémica que ha rodeado su mandato en los últimos tiempos. La aprobación de la ley HB2, que discriminaba a las personas LGTB y afectaba especialmente a las personas transexuales, puso al gobernador en el ojo del huracán. Una ley infame que McCrory defendió a capa y espada, aun cuando las encuestas reflejaban que el 43 % de los ciudadanos de Carolina del Norte se oponía al texto legal, que tan solo apoyaba un 32 %.

roy-cooperSu aprobación arrastró al estado a grandes pérdidas económicas, debido al boicot de empresas y corporaciones, con la consiguiente repercusión en el empleo. Un estudio del William Insitute de la Universidad de California estimaba que, por cada año que la ley estuviera en vigor, el estado de Carolina del Norte perdería 5.000 millones de dólares. La oposición de los principales directores ejecutivos de empresas, artistas y organizaciones deportivas ha dado un golpe a la imagen comercial de Carolina del Norte, lo que ha llevado a las empresas a retirarse de la expansión en el estado, traducido en un considerable impacto negativo sobre Carolina del Norte, tal y como advertían a los políticos de Texas que habían anunciado su intención de copiar las mismas leyes discriminatorias. Quizás por ello, el ya gobernador electo, Roy Cooper, ha declarado que “con estas elecciones, Carolina del Norte está en en el buen camino para recuperar su reputación. Acabemos el trabajo y revoquemos la HB2”“Creo que la mayoría o todos los legisladores entienden el severo impacto económico de la Ley HB2 que está teniendo sobre nosotros y que necesitamos hacer algo al respecto”, declara Cooper en una entrevista. Un impacto que, a pesar de todo, ha sido discutido por algunos republicanos, que continúan defendiendo la ley alegando que proporciona privacidad a los menores que hacen uso de los cuartos de baño y los vestuarios en los centros de enseñanza.

Su victoria en Carolina del Norte ha sido celebrada por los líderes de Human Rights Campaign y Equality North Carolina que habían centrado sus esfuerzos en derrotar a McCrory con la movilización del colectivo LGBT en lo que se estiman habrían sido hasta 255.000 votantes.

El presidente de Human Rights Campaign, Chad Griffin, expresó en un comunicado que “el reinado de discriminación de Pat McCrory finalmente ha terminado. El apoyo obstinado y temerario de McCrory a la HB2 le ha costado estas elecciones, y su derrota envía una poderosa advertencia a los legisladores de todo el país de que los ataques a las personas LGTB no serán toleradas. Esperamos con interés trabajar con el gobernador electo Roy Cooper y los legisladores imparciales para derogar HB2. Ya es hora de reparar el daño infligido a la gente, la reputación y la economía de Carolina del Norte”.

Está perfectamente claro que la gente de Carolina del Norte quiere que esta legislación desaparezca”, declara Chris Sgro, director ejecutivo de Equality North Carolina, esperando que los políticos trabajen a favor de Cooper y deroguen la ley tan pronto como sea posible.

El empecinamiento en la discriminación

La conocida HB2, fue promulgada en marzo de este 2016 por Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que fue ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió el pasado 2015 en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario.

El gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados de mujer”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”. Esa fue es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

La ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, consideró de hecho la ley de Carolina del Norte la más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB. El fiscal general de Carolina del Norte y ahora gobernador electo, el demócrata Roy Cooper, dejó claro por su parte que no tenía la menor intención de defender ante los tribunales la constitucionalidad de la ley si esta era denunciada.

La patente discriminación que supone la ley HB2 tuvo consecuencias inmediatas para Carolina del Norte. A parte del All-Star, McCrory también ha visto como importantes figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company,  Itzhak Perlman, Ringo Starr o Cyndi Lauper han cancelado sus conciertos o han donado su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones han trasladado su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank han cesado en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 han apoyado la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal. La propia liga de baloncesto profesional (NBA) anunció el traslado de la sede del All-Star Game, que debería celebrarse en Charlotte en 2017, si no se eliminaba cualquier discriminación a las personas LGTB de las leyes del estado. Las pérdidas económicas para el estado por esta decisión de la NBA se estimaban en 100 millones de dólares.

Pero quizás la mayor pérdida económica sería la retirada de los fondos federales para educación, cifrados en 4.500 millones de dólares. El pasado mes de mayo, el Departamento de Justicia requirió al estado de Carolina del Norte que suspendiera la aplicación de la ley HB2, al considerar que violaba tanto el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el empleo por razón de sexo, como el denominado de forma genérica “Título IX”, la ley que prohíbe a toda institución educativa que reciba fondos del Gobierno discriminar por razón de sexo (no confundir con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles).

Transcurrido el plazo que el Gobierno estadounidense dio al estado de Carolina del Norte, el gobernador McCrory no solamente se negó a suspender la aplicación de la ley, sino que directamente demandó al Departamento de Justicia ante una Corte federal del estado, por considerar que se extralimitaba en el ejercicio de sus funciones. La respuesta de la administración federal fue rotunda: a través de su fiscal  general, la afroamericana Loretta Lynch (natural, ella misma, de Carolina del Norte) anunciaba la presentación de una demanda federal por violación de los derechos civiles contra Carolina del Norte y su gobernador, Pat McCrory, entre otras instituciones del estado. Lo hacía, además, en un apasionado discurso, en el que situaba directamente esta batalla legal en el campo de los derechos civiles. La fiscal instaba a que “en lugar de ignorar a nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, aprendamos de nuestra historia y evitemos repetir los errores de nuestro pasado. Reflexionemos sobre una obvia, pero a menudo olvidada, lección: que una discriminación sancionada por un estado nunca resiste la mirada retrospectiva”.

Derogar la ley no será fácil

Además de la educación, las energías renovables y la justicia criminal, también la revocación de la ley de la restricción del uso del cuarto de baño a personas transexuales en escuelas y edificios gubernamentales, conocida como Ley HB2, es uno de los objetivos de Roy Cooper, que quizás tendrá que esperar hasta el año que viene. Y e que Roy Cooper no lo tendrá fácil: pese a perder las elecciones a gobernador, los republicanos renovaron en noviembre su mayoría en las dos cámaras legislativas del estado y tendrán mayoría a favor del veto en la Cámara y el Senado en 2017. Y aunque varios legisladores republicanos entre los que con toda probabilidad estará Cecil Brockman, que salía del armario con la intención de concienciar a sus compañeros de partido, han manifestado después de todo lo sucedido que ya no están a favor de la ley HB2, ello no parece suficiente para proceder lisa y llanamente a su derogación. Los activistas LGTB locales, no obstante, se muestran moderadamente esperanzados ante la posibilidad de que se alcance algún tipo de compromiso. Estaremos atentos a lo que sucede.

Fuente Dosmanzanas/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Carolina del Norte se queda sin el Partido de las Estrellas de la NBA por su ley transfóbica

Martes, 26 de julio de 2016

charlotte-all-star-game-nbaLa NBA traslada la celebración del All-Star fuera de Carolina del Norte debido a sus leyes LGTBfobas

La NBA ha anunciado que el Partido de las Estrellas de 2017 no se disputará en la ciudad de Charlotte (Carolina del Norte) a raíz de una ley que exige a los transexuales en ese estado que utilicen los baños de acuerdo con el género con el que nacieron y no con el que se identifican.

La liga profesional de baloncesto estadounidense, la mundialmente conocida NBA, ha decidido cancelar la celebración del All-Star Game de 2017 en el estado de Carolina del Norte, debido a sus leyes LGTBfobas. La NBA había solicitado que se eliminase cualquier discriminación a las personas LGTB de la ley conocida como HB2, aprobada el pasado mes de marzo, sin que los representantes del estado hayan hecho nada al respecto. Por ello, la ciudad de Charlotte no será la sede del All-Star, uno de los acontecimientos deportivos más importantes del calendario estadounidense, con la consiguiente pérdida de visitantes e ingresos para la ciudad y el estado. En un comunicado, la NBA explicó que tanto la Liga como los Charlotte Hornets, la franquicia que tiene en Carolina del Norte, han intentado establecer vías de diálogo con las autoridades estatales para negociar “cambios positivos” en la legislación, pero ha sido en vano.

Parece que la cosa se pone muy mal para el gobernador de Carolina del Norte,  Pat McCrory, y empieza a verse acorralado por la ley antiLGTB (especialmente anti T) que aprobó hace unos meses, la HB2. Ya te hemos explicado varias veces por qué esa ley es horrorosa y por qué hay tantísima gente protestando contra ella, incluso hemos ido contando cómo la existencia de la misma está suponiendo un verdadero desastre económico para el estado.

Pero los Republicanos están muy ocupados luciendo su LGTBfobia y todo les daba igual. Plantaron unas pequeñas enmiendas para “contentar” a los que se quejan, pero eso no ha evitado que las demandas por inconstitucionalidad sigan adelante y que muchas empresas estén llevándose sus negocios del estado por la falta de protección al colectivo LGTB que representa la HB2.

El All-Star Game de la NBA no solo es un partido de carácter amistoso entre los mejores jugadores de baloncesto de cada año, sino que incluye toda una larga semana de eventos y concursos, llamada All-Star Weekend, que atrae a miles de visitantes a la ciudad donde se organiza. Para el año 2017, el equipo de los Charlotte Hornets iba a ser el anfitrión, y la ciudad de Charlotte, la más populosa de Carolina del Norte, se beneficiaría de los altos ingresos que produce un acontecimiento deportivo de esa envergadura.

Pero una de las condiciones de la NBA es que el festejo tenga lugar en un entorno inclusivo, y el empecinamiento del gobernador y los legisladores de Carolina del Norte en mantener la discriminación legal de las personas LGTB hace que el estado no cumpla con ese requerimiento.

Una de las amenazas que más preocupaba al gobierno estatal era la que hizo la NBA al avisar de que o eliminaban esa ley yo se llevaban el All Star de 2017 a otro estado. Y como McCrory y los suyos siguen erre que erre defendiendo la ley con argumentos tan maravillosos como que es “de sentido común” o que en realidad tampoco la han pensado demasiado bien… desde la liga de básquet americana han anunciado que se llevan el All Star a otro estado de forma definitiva con un comunicado oficial. Así lo ha hecho saber la NBA por medio del siguiente comunicado:

La NBA ha decidido trasladar el All-Star Game de 2017 de Charlotte, con la esperanza de que se pueda volver a programar para el 2019.

Desde marzo, cuando Carolina del Norte promulgó la HB2 y se hizo notoria la cuestión de la protección legal de la comunidad LGBT en, la NBA y los Charlotte Hornets han trabajado diligentemente para promover un diálogo constructivo y tratar de lograr un cambio positivo. Nuestra guía en estos debates han sido los valores básicos de nuestra liga desde hace muchos años. Estos incluyen no solo la diversidad, la inclusión, la equidad y el respeto a los demás, sino también la disposición a escuchar y considerar los puntos de vista opuestos.

Nuestra pretensión es que los eventos y actividades de más de una semana de duración relacionados con el All-Star sean una celebración mundial del baloncesto, de nuestra liga, y de los valores que defendemos, reuniendo a todos los miembros de la comunidad NBA actuales y a los exjugadores y antiguo personal directivo y técnico, a nuestros socios comerciales y a los aficionados. Si bien reconocemos que la NBA no puede escoger la ley en cada ciudad, estado y país en el que hacemos negocios, no creemos que podamos acoger con éxito la celebración del All-Star en Charlotte con el clima creado por la HB2.

Particularmente, somos conscientes del impacto de esta decisión para los aficionados de Carolina del Norte, que se cuentan entre los más apasionados de nuestra liga. También es importante insistir que la ciudad de Charlotte y la organización de los Hornets han deseado ofrecer un entorno inclusivo y que los Hornets seguirán asegurando que todos los patrocinadores —incluyendo a los miembros de la comunidad LGBT— se sientan bienvenidos cuando acudan a partidos o eventos en su cancha.

Esperamos reiniciar planes para la celebración del All-Star de 2019 en Charlotte, siempre y cuando haya una resolución apropiada para este asunto.

La NBA anunciará la nueva localización del All-Star Game en las próximas semanas.

Ciertamente, tras meses de requerimientos y diálogo, los legisladores de Carolina del Norte tan solo modificaron levemente la ley HB2, permitiendo que pueda ser denunciada la discriminación en el trabajo por razón de orientación sexual, sin que, por otra parte, se establezca ninguna medida protectora al respecto. Con la redacción anterior, ni siquiera se permitía la interposición de denuncia alguna. Una modificación insignificante e insuficiente, como manifiesta la NBA en su comunicado. Tras no lograr cambios en la controvertida norma, que fue aprobada en marzo y que también eliminó los protocolos que protegían de la discriminación a homosexuales, bisexuales y transexuales, la NBA, optó por el cambio de ubicación, aunque previamente ya había avisado de esta posibilidad, sumándose así a varias celebridades que cancelaron conciertos y espectáculos debido a esta discriminatoria ley.

“Aunque entendemos que la NBA no puede imponer las leyes en las ciudades, estados o países en los que hacemos negocio, no creemos que podamos organizar con éxito nuestro All-Star en Charlotte con la coyuntura creada tras la aprobación de la norma”, apuntó la liga.

El All-Star de la NBA no es sólo un partido que se juega en un estadio y ya, es toda una semana de eventos y partidos que mueven muchos millones de dólares y que “unen a todos los miembros de la comunidad de la NBA: jugadores actuales y retirados, oficiales de la liga y de los equipos, empresas colaboradoras y fans“. Es por eso que aunque desde la liga de básquet reconocen que no pueden elegir las leyes de cada ciudad, estado o país en el que hacen negocio, sí pueden elegir dónde hacer negocios y están convencidos de que “no podemos albergar de forma satisfactoria los eventos del All-Star en Charlotte dado el clima creado por la HB2.

Desde los Charlotte Hornets aseguran que han trabajado mano a mano con el ayuntamiento de la ciudad para conseguir crear un ambiente inclusivo que hiciera que todo el mundo -incluida la comunidad LGTB- se sintiera bienvenida en las celebraciones, pero dado que el estado no tiene pensado cambiar la ley han decidido que se largan, aunque no descartan volver a celebrar el evento en Charlotte en 2019 si finalmente la situación legal cambia.

La nueva sede se conocerá en las próximas semanas, aunque ya suenan con fuerza Nueva Orleans (Luisiana) y Orlando (Florida) como posibles reemplazos para el All-Star previsto para el 17, 18 y 19 de febrero.

Pese a todo, la NBA mostró su predisposición a organizar de nuevo el All-Star en Charlotte el año 2019 (en 2018 será en Los Ángeles) si se logran cambios en la legislación estatal.

La NBA también recibió destacados apoyos a su decisión como el del entrenador de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, el de la multinacional Nike o el de la cadena deportiva ESPN. Esta decisión de la NBA llega días después de que algunas de sus estrellas, LeBron James, Chris Paul, Dwyane Wade y Carmelo Anthony, pidieran soluciones para algunos problemas que sufre el país como las armas, el racismo o la violencia policial.

El gobernador ataca a la NBA

Tras conocer la noticia, el gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, divulgó un comunicado en el que acusó a la NBA, a la que tildó de “élite empresarial”, de “imponer sus visiones políticas ahí donde hacen negocio, evadiendo así los procesos democráticos”. “Durante meses, las élites deportivas han menospreciado nuestras leyes y demonizado a la gente de Carolina del Norte simplemente porque creemos que los niños y niñas tienen el derecho a utilizar los baños, vestuarios y duchas sin el sexo opuesto presente”, agregó McCrory.

Haciendo historia…el empecinamiento en la discriminación

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239La ley a la que hace referencia la NBA, fue promulgada el pasado mes de marzo por el gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que ha sido ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió hace unos meses en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario.

Enarbolando una vez más el fantasma (inventado) del “depredador sexual disfrazado de mujer”, el gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados de mujer”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”. Esa fue es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

La ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, consideró de hecho la ley de Carolina del Norte la más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB. El fiscal general de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, dejó claro por su parte que no tiene la menor intención de defender ante los tribunales la constitucionalidad de la ley si esta es denunciada.

La patente discriminación que supone la ley HB2 tuvo consecuencias inmediatas para Carolina del Norte. A parte del All-Star, McCrory también ha visto como importantes figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company,  Itzhak Perlman, Ringo Starr o Cyndi Lauper han cancelado sus conciertos o han donado su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones han trasladado su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank han cesado en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 han apoyado la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal.

Pero quizás la mayor pérdida económica sería la retirada de los fondos federales para educación, cifrados en 4.500 millones de dólares. El pasado mes de mayo, el Departamento de Justicia requirió al estado de Carolina del Norte que suspendiera la aplicación de la ley HB2, al considerar que violaba tanto el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el empleo por razón de sexo, como el denominado de forma genérica “Título IX”, la ley que prohíbe a toda institución educativa que reciba fondos del Gobierno discriminar por razón de sexo (no confundir con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles).

Loretta_Lynch,_official_portraitTranscurrido el plazo que el Gobierno estadounidense  dio al estado de Carolina del Norte, el gobernador McCrory no solamente se negó a suspender la aplicación de la ley, sino que directamente demandó al Departamento de Justicia ante una Corte federal del estado, por considerar que se extralimitaba en el ejercicio de sus funciones.

La respuesta de la administración federal fue rotunda: a través de su fiscal  general, la afroamericana Loretta Lynch (natural, ella misma, de Carolina del Norte) anunciaba la presentación de una demanda federal por violación de los derechos civiles contra Carolina del Norte y su gobernador, Pat McCrory, entre otras instituciones del estado. Lo hacía, además, en un apasionado discurso, en el que situaba directamente esta batalla legal en el campo de los derechos civiles. La fiscal instaba a que “en lugar de ignorar a nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, aprendamos de nuestra historia y evitemos repetir los errores de nuestro pasado. Reflexionemos sobre una obvia, pero a menudo olvidada, lección: que una discriminación sancionada por un estado nunca resiste la mirada retrospectiva”.

Fuente Cáscara amarga/Estoy Bailando/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Michael Jordan y la NBA se enfrentan a la ley homófoba de Carolina del Norte

Sábado, 9 de julio de 2016

jordan_homofobiaMichael Jordan durante un partido de los Charlotte Hornets

La norma, promulgada en marzo por el gobernador republicano Pat McCrory, exige a las personas usar los baños públicos de acuerdo a su sexo de nacimiento y no a su identidad de género.

“¿Ahora tengo que mostrar mi certificado de nacimiento para ir al baño?”, se preguntaba Mavis, una enfermera que no quiso dar su apellido. “Es simplemente ridículo“, comentó el pasado lunes la mujer de 45 años a AFP en Raleigh, capital de Carolina del Norte. Este jueves, un grupo de activistas de derechos humanos aumentaron su presión para exigir la revocación de la ley, mientras un grupo de legisladores demócratas se reunía con el gobernador republicano. La discusión hervía después de que el martes se filtrara a la prensa una versión corregida de la ley, cuyas enmiendas los defensores de los derechos de los LGBT consideran insuficientes.

A última hora del jueves se sumó la NBA, cuya influencia en este estado del sureste de Estados Unidos tiene peso específico: la ciudad de Charlotte será sede del All Star Weekend en febrero de 2017. “No apoyamos la versión del proyecto de ley que entendemos está actualmente en el Congreso. Seguimos comprometidos con nuestros principios rectores de inclusión, respeto mutuo y protección equitativa para todos”, escribieron la NBA y los Charlotte Hornets en un comunicado conjunto.

  El comisionado de la NBA, Adam Silver, ya había dicho hace dos semanas que la ley era “problemática”, pero no detalló si consideraba buscar otra sede.“No ha habido ninguna nueva decisión sobre el All Star Game de la NBA de 2017”, terminó el comunicado de este jueves.  

Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign -ONG que lucha por los derechos de los LGBT-, escribió en Twitter que se siente “alentado por el comunicado de la NBA”.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

¿Terrorismo tránsfobo? Estalla artefacto en una tienda Target después de posicionarse a favor de que las personas trans usen los baños que deseen

Lunes, 13 de junio de 2016

Target-bomb-800x430La histeria desatada en los sectores más conservadores de Estados Unidos contra el uso de baños públicos por personas transexuales parece no conocer límites. Aunque no es posible todavía confirmar la relación causa-efecto, los investigadores sospechan que la explosión de un pequeño artefacto en un baño de mujeres de uno de los grandes almacenes Target puede estar relacionada con la decisión de la popular cadena de invitar a las personas trans a usar los baños que mejor se acomoden a su identidad de género.

El pasado 19 de abril Target anunciaba de forma expresa que, en cumplimiento de su compromiso de inclusividad, las personas trans que acudiesen a cualquiera de sus establecimientos y deseasen hacer uso de los baños podrían escoger sin cortapisa alguna el que mejor se adapte a su identidad de género. Un anuncio que en otro contexto resultaría gratuito, pero que en el momento actual, cuando el uso de los baños públicos por personas trans se ha convertido en protagonista de primer orden del debate social y político en Estados Unidos, supone todo un compromiso en favor de la diversidad.

De hecho, simplemente por permitir a las personas trans usar el baño que les corresponde, Target está siendo sometida a una fuerte presión por parte de grupos y activistas ultraconservadores. Desde la American Family Association, por ejemplo, se está promoviendo una petición de boicot a la que ya se han sumado más de 1.300.000 personas. Militantes de la derecha religiosa se manifiestan frente a las tiendas e incluso en su interior, incomodando a los clientes que se niegan a secundar el boicot, y lo que es posiblemente más preocupante para la cadena: desde que anunció su política inclusiva ha sufrido importantes pérdidas bursátiles por las que algunos de sus inversores han pedido ya explicaciones al presidente ejecutivo de la empresa, Brian Cornell, que esta misma semana anunciaba que pese a todo Target mantendría su compromiso inclusivo.

Es por eso que la explosión de un pequeño artefacto en un baño de mujeres de una tienda Target en Evanston (Illinois) ha despertado las alarmas, a pesar de no haber causado apenas daños materiales ni personales. Aunque por el momento no hay confirmación, resulta inevitable sospechar que el artefacto pudo haber sido colocado en el baño de mujeres para amedrentar aún más a Target y forzarle a dar marcha atrás, lo que sería considerado todo un éxito de los grupos ultraconservadores.

Carolina del Norte prendió la mecha de la transfobia

Como hemos detallado en anteriores entradas, el principal catalizador de la histeria ha sido una ley recientemente aprobada en Carolina del Norte, posiblemente la más regresiva de las promovidas en Estados Unidos contra las personas LGTB. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las existentes, como la que ya había sido aprobada en Charlotte, que amparaba a este colectivo ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que pudieran utilizar los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida, por su simbolismo, fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado, a semejanza de lo que había ocurrido meses antes en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa, enarbolando el mito del “depredador sexual de niñas disfrazado de mujer”. En ambas cámaras, controladas por los republicanos, el resultado fue abrumadoramente mayoritario. La ley fue luego promulgada por el gobernador republicano Pat McCrory, que hizo oídos sordos a las peticiones para que la vetara, y que pese a la fuerte contestación social y a la pérdida de importantes inversiones económicas,  ha decidido convertirla en el eje de su campaña para la reelección el próximo noviembre, confiado en que le reportará el apoyo masivo de los electores conservadores.

La aplicación de la ley ha encontrado, eso sí, la rotunda oposición de la administración Obama, que ha iniciado una batalla legal al respecto y que ya ha advertido que al menos por lo que a los centros educativos que reciben fondos federales se refiere todos los estados del país deben respetar la identidad de género de sus estudiantes trans.

Mientras, en Massachusetts impera el sentido común

La polémica, de hecho, también está sirviendo para movilizar a los partidarios de la igualdad. Las dos cámaras del estado de Massachusetts, por ejemplo, acaban de aprobar una nueva norma que consagra la no discriminación de las personas trans en todo tipo de servicios e instalaciones, incluyendo por supuestos baños públicos y vestuarios. Está previsto que el gobernador, un republicano moderado, la promulgue sin problema una vez se ajusten algunas divergencias entre los textos aprobados por cada cámara.

Aunque no se trata de una ley especialmente novedosa (otros 17 estados, además del Distrito Federal y numerosas ciudades, cuentan ya con normativas similares), sí es la primera que se aprueba después de un paréntesis de dos años, lo que pone de manifiesto lo difícil de la coyuntura que se está viviendo en la actualidad en Estados Unidos por lo que a este tema se refiere.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Circo del Sol se une al boicot contra Carolina del Norte por su ley LGTBfóbica

Miércoles, 20 de abril de 2016

circo_del_solEl Circo del Sol ha cancelado sus tres actuaciones que tenía programadas en las localidades de Greensboro, Charlotte y Raleigh, en Carolina del Norte, como protesta contra la reciente ley de este estado que prohíbe a las personas transexuales el uso de los aseos correspondientes a su identidad sexual.

En un comunicado han afirmado que el Cirque du Soleil cree firmemente en la diversidad y la igualdad para cada individuo y se opone a cualquier forma de discriminación”. en alusión a la conocida como “ley del baño”, a la que califican de “una regresión importante para garantizar los derechos humanos para todos”.

“Esperamos sinceramente que los clientes que hayan comprado entradas para nuestras actuaciones en Carolina del Norte entiendan nuestra motivación y esperamos poder actuar en Carolina del Norte cuando se retire esta ley”, declaran en el comunicado, anunciando también el reembolso del precio de las entradas vendidas a quien lo solicite.

El Circo se une así a una cada vez más larga lista de artistas que cancelan sus actuaciones en este estado, como Bruce Springsteen, Bryan Adams y Ringo Starr. Cyndi Lauper convertirá su actuación en un concierto benéfico

Fuente Agencias

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Ringo Starr también cancela un concierto en Carolina del Norte por su ley antiLGTB: “Tenemos que tomar una posición contraria a este odio”, mientras la artista lesbiana Brandi Carlile si tocará…

Martes, 19 de abril de 2016

ringostarr459Hace solo unos días,  recogíamos la cancelación de un concierto de Bruce Springsteen en Carolina del Norte. ¿El motivo? Mostrar su oposición a la  ley LGTBfóbica sancionada por el gobernador de este territorio estadounidense, el republicano Pat McCrory. Otros artistas siguen uniéndose a los pasos del boss. Ringo Starr (que fue baterista de The Beatles y desde los años 70 inició su carrera en solitario como cantante, compositor y actor) lamenta “decepcionar” a los fans que desean verle pero manifiesta que “tenemos que tomar una posición contraria a este odio”. Por su parte, Cyndi Lauper (que lleva años comprometida con la defensa de los derechos del colectivo LGTB) mantendrá su espectáculo pero anuncia que donará todos sus beneficios a la organización igualitaria Equality North Carolina.

Cada vez son más las voces críticas con la legislación anti LGTB de Carolina del Norte, conocida como ‘HB2’. El republicano Pat McCrory la promulgaba después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que ha sido ampliamente criticado. Dicha ley es de aplicación desde el pasado 1 de abril y lo será hasta que no se declare su inconstitucionalidad. El demócrata Roy Cooper, a la sazón fiscal general de Carolina del Norte, anunciaba que él no defendería su constitucionalidad.

Si Bruce Springsteen justificaba la cancelación de su concierto alegando que “hay cosas más importantes que un espectáculo de rock”, ahora otros artistas siguen su estela, comprometiéndose con la igualdad de la comunidad LGTBI. Ringo Starr ha suspendido sus actuaciones en Greensboro (una ciudad del condado de Guilford, al norte del estado de Carolina del Norte) y en Cary (el los condados de Wake y Chatham). El que fuera componente de The Beatles se dirige a los promotores de la legislación LGTBfóbica y les dice que es “triste que sientan que este colectivo de personas no puedan ser defendidas”. Aunque Ringo Starr siente “decepcionar” a sus fans, considera que “tenemos que tomar una posición contraria a este odio”.

Cyndi Lauper opta por una estrategia diferente

Cindy-lauperLa cantante Cyndi Lauper donará todas los beneficios de su cuarto espectáculo de junio en Raleigh (la segunda ciudad más poblada de Carolina del Norte después de Charlotte) a Equality North Carolina, una organización que lucha para conseguir derogar la LGTBIfóbica ley HB2. “Creo que el mejor camino que puedo escoger es convertir mi show en un día entero para obtener el apoyo público para derogar la HB2”, dice Lauper. Su manager y agente también donarán sus comisiones.

“Todos tenemos que incluirnos en el esfuerzo de construir una sociedad inclusiva, pero cada persona debe hacerlo de la mejor manera que sepa”, ha añadido la intérprete del popular tema de los 80 Girls Just Want To Have Fun. Por ello, su estrategia es diferente a la de Springsteen o Ringo Starr, aunque el mensaje de rechazo a la legislación discriminatoria de Carolina del Norte es igualmente enérgico.

Lo cierto es que, viniendo de esta artista, sus palabras resultan más que creíbles. Dosmanzanas recogía en 2012 su iniciativa Forty to None Project en Estados Unidos, cuyo objetivo era proporcionar los medios necesarios a los jóvenes LGTBI sin hogar, protegerlos y concienciar a la sociedad de los problemas a los que se enfrentan.

Bryan+Adams0Bryan Adams protesta en Mississippi

Como ya anunciamos, el rockero canadiense Bryan Adams también ha optado por suspender su concierto en el estado de Mississippi, previsto para el 14 de abril. Lo hacía en protesta a la ley que, bajo la excusa de proteger la libertad religiosa, ampara la discriminación de las personas LGTBI. Adams decía que “no puedo, en conciencia, actuar en un estado en el que a ciertas personas se les niega sus derechos civiles debido a su orientación sexual”.

El artista, además, aseveraba que “uso mi voz en solidaridad con todos mis amigos LGBT para derogar esta ley extremadamente discriminatoria”.

El porno, fundido a negro

Como anécdota, los usuarios de internet de Carolina del Norte no podrán acceder a la web pornográfica XHamster.com. El conocido portal (uno de los más visitados del mundo), en su lugar, ofrecerá una pantalla en negro en su ordenador. “Hemos pasado los últimos 50 años luchando por la igualdad para todos y estas leyes son discriminatorias, algo que XHamster.com no tolera”, decían en un comunicado. Esta acción la plantean como “un golpe severo” contra el sistema de ingresos (incluidos los impuestos) del sistema que promueve esta “basura”, en referencia a la ley LGTBIfóbica HB2.

Desde la web añaden que el término “transexual”, durante el mes de marzo en Carolina del Norte, tuvo 400.000 impactos frente a los 319.907 que tuvo “gay”.

B9316746346Z.1_20150326112016_000_GNCAAOHU6.2-0La artista lesbiana Brandi Carlile si tocará en Carolina del Norte

Estos días ha sido noticia el compromiso de varios artistas con el respeto a la diversidad sexual y los derechos del colectivo LGBT, hablamos de Bruce Springsteen, que canceló un concierto en Carolina del norte como protesta por una ley antiLGBT y de Bryan Adams, que hizo lo propio en Mississippi, donde también se va a aprobar una ley de Libertad Religiosa que afectará a las personas LGBT. Aprovechando la coyuntura, la cantante Brandi Carlile ha publicado en su Facebook las causas por las que ella, como artista y como lesbiana, no cancelará sus conciertos en Carolina del norte, eso sí, mostrando todo su respeto a El Boss.

Mientras cruzo la línea del precioso estado de Massachusetts donde me casé legalmente con mi mujer hace 4 años, estoy contemplando el asunto de Bruce Springsteen y Carolina del norte, ya que vaya donde vaya me preguntan si planeo cancelar mis shows.

Debería empezar diciendo que quiero ser Bruce Springsteen cuando crezca. Bruce ha decidido no acudir a ese concierto por la ley que está siendo aprobada, que permite la discriminación de mis hermanos LGBT en NC. Aprecio profundamente lo que hace y quiero agradecerle personalmente lo que está haciendo. Ésos son shows masivos en este negocio, y es una gran pérdida para NC – Bruce no es LGBT pero nos está defendiendo a aquellos que lo somos. Gracias a cosas como ésta hemos visto el progreso que hemos visto.

Como artistas es nuestra responsabilidad tomar parte contra aquellos que oprimen a nuestros hermanos y hermanas y defenderlos empleando lo que poseemos. Bruce es un artista, pero en defensa de los ciudadanos LGBT, está privando a NC de este gran evento y lo que él conllevaría.

Por varias razones he decidido no cancelar mis shows en Carolina del Norte. Soy una artista pequeña, soy gay y muchos de mis fans son gay también. Cancelar mis shows en NC oprimirían aun más a mis fans que ya están siendo dañados con esa legislación, que han trabajado duro oponiéndose y que necesitan un lugar donde juntarse. Por eso nosotros estaremos en Wilkesboro, Charlotte, Asheville y Greensboro este verano. Vamos a ir todos juntos, vamos a ser oídos, a plantar cara y a hacer ruido enfrente de esa insultante ley.

Todos tenemos un rol que jugar aquí. Bruce está haciendo su papel increíblemente bien y yo lo respeto. En el mío, quiero ser testigo y protestar a través de la música. Nos vemos en NC amigos.

Sin duda, otro punto de vista diferente igualmente respetable dentro de la misma oposición a las terribles leyes anti- LGBT que están surgiendo en Estados Unidos. ¿Qué os parecen las medidas de unos y otros?

Fuente Dosmanzanas/ AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia., Música , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Hay cosas más importantes que un espectáculo de rock”: Bruce Springsteen cancela un concierto en Carolina del Norte por su ley antiLGTB

Martes, 12 de abril de 2016

bruce-springsteen_416x416Una vez más, por encima de preferencias musicales, Bruce Springsteen muestra su inmensa calidad humana. Mediante un comunicado hecho público en su página web, el boss ha anunciado la cancelación del concierto que este domingo tenía previsto dar en Carolina del Norte como protesta por la ley antiLGTB que acaba de aprobar ese estado: 

Como sabéis mis seguidores, este domingo toco en un concierto en Greensboro, Carolina del Norte. Como también sabéis, Carolina del Norte acaba de aprobar la HB2, conocida en los medios como ley “de los cuartos de baño”. La HBs, oficialmente Ley  de Seguridad y Privacidad en las Instalaciones Públicas, dicta cuáles son los baños que a las personas transgénero se les permite usar. Tan importante como eso, la ley ataca el derecho de los ciudadanos LGTB a denunciar cuando ven violados sus derechos humanos en sus lugares de trabajo. No existe ningún otro grupo de ciudadanos de Carolina del Norte que tenga que soportar esta carga. Desde mi punto de vista, se trata de un intento de las personas que no soportan el progreso que nuestro país ha hecho reconociendo los derechos humanos de todos los ciudadanos de revertir ese progreso. En este preciso momento hay muchos grupos, empresas y personas individuales en Carolina del Norte trabajando activamente para darle la vuelta a esta situación tan negativa. Teniendo esto en cuenta, siento que es el momento de que yo y mi grupo mostremos solidaridad con estos luchadores por la libertad. Por ello, y con las más absolutas disculpas a nuestros seguidores de Greensboro, hemos cancelado el concierto previsto este domingo, 10 de abril. Hay cosas que son más importantes que un espectáculo de rock, y la lucha contra el odio y los prejuicios, que está teniendo lugar mientras escribo, es una de ellas. Es lo máximo que ahora puedo hacer para dejar oír mi voz en contra de los que siguen empujandonos hacia detrás, en lugar de hacia delante.

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239La ley a la que hace referencia Springsteen, fue promulgada la pasada semana por el gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que ha sido ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió hace unos meses en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario. El gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados de mujer”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”. Esa fue es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

La ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, consideró de hecho la ley de Carolina del Norte la más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB, denunciando además que la norma ponía en peligro los más de 4.500 millones de dólares de fondos federales que Carolina del Norte recibe para subvencionar centros escolares, y que están condicionados a que en los mismos no exista discriminación por razón, entre otras, de la orientación sexual o identidad de género. El fiscal general de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, dejó claro por su parte que no tiene la menor intención de defender ante los tribunales la constitucionalidad de la ley si esta es denunciada.

PayPal cancela una inversión millonaria

paypalYa desde un principio expresaron  su repulsa a la ley la Liga de Municipios de Carolina del Norte y empresas como Red Hat, Dow Chemical, Apple, Siemens, Microsoft o AT&T. Pepsi Cola, compañía que precisamente nació en Carolina del Norte, ha pedido también la derogación de la ley. Wells Fargo, importante empresa de servicios financieros, expresaba también su opinión contraria de una forma especialmente original: adornando su rascacielos de Charlotte con los colores de la bandera trans coincidiendo con el Día Internacional de la Visibilidad Trans.

Una primera consecuencia negativa para la economía de Carolina del Norte ha sido de hecho la decisión de PayPal de cancelar la inversión de 3,6 millones de dólares para desarrollar un nuevo centro global de operaciones en Charlotte que hubiera supuesto la creación de hasta 400 puestos de trabajo. La compañía de pagos online buscará una localización alternativa. Por otra parte, diversas administraciones públicas de otros lugares de Estados Unidos ya han anunciado que, salvo necesidad insalvable, dejaran de sufragar gastos de viaje a sus empleados para cualquier acto que tenga lugar en Carolina del Norte.

El temor a este tipo de repercusiones económicas ha sido lo que de hecho ha conseguido el veto de otros gobernadores a legislaciones parecidas en estados como Indiana, Dakota del Sur, Georgia o Virginia. No ha sido posible sin embargo en Mississippi, cuyo gobernador sancionaba su propia ley LGTBfoba esta misma semana. Veremos lo que sucede con los proyectos en marcha en muchos otros estados.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Música , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La NBA anuncia boicot contra Carolina del Norte por su política transfóbica e IBM se une a la protesta contra esta ley

Viernes, 1 de abril de 2016

nba_all_starIBM se une a la protesta contra esta ley

La liga nacional de baloncesto ha sugerido que el tradicional y afamado partido de la NBA All-Star del próximo año no se celebre en Carolina del Norte, como estaba previsto, debido a la iniciativa discriminatoria promovida en ese estado.

El proyecto de ley recientemente aprobado y respaldado por el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, pretende anular cualquier ordenanza local contra la discriminación y que busque la protección de los derechos de las persoans LGTB. Debido a esto, según un comunicado emitido por la propia NBA, esta política es contraria a “la creación de un entorno inclusivo para todos los que asisten a nuestros juegos y eventos”.

“Estamos profundamente preocupados de que esta ley discriminatoria vaya en contra de nuestros principios fundamentales de igualdad y respeto mutuo y todavía no sabemos qué impacto tendrá en nuestra capacidad de acoger con éxito el partido de las All-Star en 2017 en Charlotte [municipio de Carolina del Norte]”, continúa la organización de la liga de baloncesto en el comunicado.

El ayuntamiento de Charlotte aprobó el mes pasado un proyecto de ley que, entre otras cosas, permitía a la gente a usar los baños, vestuarios y las instalaciones públicas respetando la identidad de género individual.

El gigante informático propiedad de Bill Gates también ha hecho pública una declaración en la que afirma que “IBM se opone a la discriminación por motivos de raza, color, religión, sexo, género, identidad o expresión de género, orientación sexual, origen nacional, la genética, discapacidad o edad. Nuestra empresa ha tenido una política explícita de no discriminación basada en la identidad o expresión de género desde 2002”.

“Estamos decepcionados por el paso de esta ley en la Asamblea General de Carolina del Norte debido a que esta medida reducirá, en lugar de ampliar, el alcance de la protección contra la discriminación en el estado. IBM continuará siguiendo sus políticas de no discriminación en el lugar de trabajo, y cree que un ambiente inclusivo y acogedor es la mejor manera de atraer a personas con talento a nuestra empresa”.

Fuente Agencias/ Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Activistas y colectivos LGTB plantan cara al estado de Carolina del Norte por su política transfóbica y es aprobada nueva ley LGTBfoba en Kansas

Jueves, 31 de marzo de 2016

north_carolina_legislativeCarolina del Norte frena las iniciativas legales contra la transfobia 

Legisladores republicanos del estado de Carolina del Norte han aprobado un proyecto de ley que impide que gobiernos locales y municipales aprueben sus propias normas contra la discriminación.

El proyecto de ley fue, además, aprobado de urgencia por las cámaras estatales, en un proceso muy criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. Sus efectos tendrán lugar el próximo 1 de abril.

La iniciativa, firmada por el gobernador Pat McCrory, ha sido un duro golpe para el movimiento LGBT después del éxito conseguido con las últimas protecciones legales para evitar la discriminación en las ciudades de todo el país.

La Asamblea General, controlada por los republicanos, actuó después de que los líderes municipales de la ciudad de Charlotte aprobaran el mes pasado una medida que permite que las personas transexuales puedan utilizar sin ningún obstáculo los aseos públicos acordes con su identidad de género. McCrory, que fue alcalde de Charlotte durante 14 años, ha criticado la ordenanza local. Aunque 12 demócratas se unieron a los republicanos presentes contra el proyecto de ley, posteriormente todos los demócratas en el Senado salieron del recinto durante el debate en señal de protesta. Los restantes republicanos en la cámara alta respaldaron la iniciativa transfóbica de forma unánime. “Elegimos no participar en esta farsa“, afirmó Dan Blue de Raleigh, líder de la minoría en el Senado. Phil Berger de Eden, líder de la cámara alta, dijo que no recordaba haber visto un acto así por parte de algunos legisladores antes de una votación, lo que consideró una “violación grave de su obligación hacia los ciudadanos que votaron para elegirlos”.

Como decimos, el detonante fue el proyecto de ley aprobado en la localidad de Charlotte, que amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Y esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para derogar la normativa de Charlotte, a semejanza de lo que ocurrió en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa.

Pero lo que no hubo en Carolina del Norte fue un debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, sino dos sesiones vertiginosas llevadas a cabo el pasado miércoles en la Cámara de Representantes y el Senado estatal. En este último, los senadores estatales del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario, por lo que el proyecto de ley fue enviado al gobernador McCroy para su promulgación.

Enarbolando una vez más el fantasma (inventado) del “depredador sexual disfrazado de mujer”, el gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”, y esa es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

Activistas por los derechos de la diversidad sexual han impugnado la nueva ley de Carolina del Norte, al iniciar una demanda federal el lunes en la que califican la ley de discriminatoria y da al colectivo LGTB un “tratamiento desfavorable”.

Para la ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, se trata de la ley más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB, pues los legisladores de Carolina del Norte “en lugar de ampliar las leyes antidiscriminatorias para proteger a todos los ciudadanos de Carolina del Norte, malgastan más de 42.000 dólares en un proyecto de ley extremista, que deshace todas las leyes antidiscriminatorias locales y excluye específicamente a los homosexuales y las personas transgénero de cualquier protección legal”.

ACLU también denuncia que se ponen en peligro los más de 4.500 millones de dólares de fondos federales que Carolina del Norte recibe para subvencionar centros escolares, y que están condicionados a que en los mismos no exista discriminación por razón, entre otras, de la orientación sexual o identidad de género. También han expresado su repulsa a la ley promulgada por el gobernador la Liga de Municipios de Carolina del Norte y empresas como Red Hat, Dow Chemical, Apple, Siemens, Microsoft,y AT&T.

El fiscal general de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, ha comunicado por su parte que no defenderá ante los tribunales la constitucionalidad de la ley LGTBfoba si esta es denunciada.

 Activistas y colectivos LGTB plantan cara al estado de Carolina del Norte por su política transfóbica

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239La ley, a la que también se oponen enérgicamente grandes empresas como Apple y Google, fue sancionada por el gobernador republicano Pat McCrory la semana pasada. La legislatura, dominada por los republicanos, aprobó la ley en respuesta a una ordenanza del municipio de Charlotte que permitía a las personas transexuales utilizar los baños correspondientes al género con que se identifican. La nueva ley del estado, prohíbe a ciudades y condados aprobar disposiciones que protegen la orientación sexual y la identidad de género de la discriminación en establecimientos públicos.

“Al brindar a las personas LGBT un tratamiento desfavorable e incluir explícitamente la discriminación de las personas transexuales en el derecho estatal, la nueva ley viola las garantías básicas de tratamiento igualitario y la Constitución de Estados Unidos”, reza la demanda.

Así, a partir de la sanción de la ley, Carolina del Norte se ha convertido en el primer estado que obliga a estudiantes de escuelas y universidades públicas a usar los baños que corresponden a sus certificados de nacimiento.

Los detractores de esta discriminatoria ley dicen que los legisladores estatales presentan argumentos falsos y los partidarios dicen que la nueva ley protege a las personas de tener que compartir el baño con gente que les provoca “inquietud”.

La demanda fue presentada por dos personas transexuales, una profesora lesbiana de la Universidad de Carolina del Norte y varios grupos defensores de las libertades civiles.

Ray Cooper, secretario de Justicia del estado y perteneciente al Partido Demócrata, también es otro de los acusados a pesar de su oposición la ley y sus declaraciones a favor de que se derogue, debido a que su oficina defiende al estado en la Corte.

Kansas

Sam-Brownback-gobernador-de-Kansas-300x245Por su parte, el gobernador de Kansas, Sam Brownback, ha promulgado también una ley motivada por esa supuesta defensa de la libertad religiosa, que permitirá que las asociaciones de estudiantes de los centros de enseñanza secundaria y universitarios puedan rechazar el ingreso de quienes “no se adhieran a las convicciones religiosas de la asociación”. Eso permitirá que se deniegue formar parte de esas asociaciones a los estudiantes LGTB, incluso en instituciones financiadas mayoritariamente con fondos públicos. La excusa del gobernador para la promulgación es que “la libertad religiosa es parte de lo que somos como nación y como estado”.

Según Human Rights Campaign, la ley pone en peligro políticas de no discriminación ya establecidas en instituciones educativas de Kansas, incluida la propia univesidad estatal. Estas instituciones prohíben que las organizaciones estudiantiles puedan discriminar por motivos de raza, sexo, religión, orientación sexual o identidad de género para seguir recibiendo apoyo financiero. También denuncian el daño que producirá a miles de estudiantes, que no podrán incluir en sus currículos la pertenencia a determinadas asociaciones de prestigio que se adhieran a la nueva ley.

Para el presidente de Human Rights Campaign, Chad Griffin, “la historia nunca ha estado de parte de los líderes que promueven la discriminación, y el gobernador Brownback ha abandonado imprudentemente su responsabilidad de asegurar que todos los estudiantes sean tratados con dignidad y respeto. Este es un día oscuro para Kansas, y tenemos que encontrar la manera de que esta deplorable ley sea finalmente derogada”.

Para Thomas Witt, director ejecutivo de Equality Kansas, la ley es una muestra más de la intolerancia del gobernador, pues “la administración Brownback se ha pasado seis años tratando de incluir la discriminación en las leyes de Kansas. Dirigirse contra los estudiantes universitarios con un proyecto de ley que les obliga a financiar grupos que les discriminan activamente es intolerante y vergonzoso. Este es un día triste para Kansas.

Agencias/Cáscara Amarga/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una iglesia de Estados Unidos luce la bandera del arcoíris pintada en su fachada

Viernes, 28 de agosto de 2015

church-21La parroquia ha querido así reivindicar su apoyo al colectivo LGTB tras un incidente homófobo.

Las puertas de la Iglesia de Wedgewood, en Charlotte, Carolina del Norte, lucen ahora los colores de la bandera del arcoíris después de que la propia parroquia quisiese reivindicar su apoyo al colectivo LGTB tras aparecer unas pintadas homófobas en la fachada de la misma.

En la Iglesia de Wedgewood tiene cabida cualquier cristiano, independientemente de su orientación sexual, y así lo citaba un cartel donde se podía leer “Igualdad LGTB”.

El mismo cartel que fue objeto del acto vandálico cuando alguien intentó destrozarlo con pintadas donde se podían leer insultos homófobos.

Desde la parroquia intentaron borrar las pintadas pero no fueron capaces, por lo que optaron por hacer una reivindicación pintando la bandera LGTB en las puertas.

Ahora también se plantean sustituir su señal de “Igualdad LGBT” por un cartel en el que diga “Os perdonamos”.

Los feligreses de Wedgewood han afirmado sentirse muy orgullosos de pertenecer a una parroquia tan moderna y tolerante.

Fuente Pink News

Cristianismo (Iglesias), General , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.